Vous êtes sur la page 1sur 11

UNIVERSIDAD NACIONAL DE PIURA

CURSO DE ACTUALIZACIÓN PARA


PROFESORES ASESORES EN EL PROCESO
DE INSERCIÓN A LA CARRERA PÚBLICA
MAGISTERIAL

LA SUPERVISIÓN PEDAGÓGICA:
PROBLEMAS, DIFICULTADES Y
ACCIONES DE CAMBIO

Prof. LUIS ARTURO LLACSAHUANGA GRANADINO

2011
Índice

INTRODUCCIÓN

1. LA SUPERVISIÓN PEDAGÓGICA Y LA EDUCACIÓN


1.1. Proceso administrativo de la supervisión escolar
1.2. EDUCACIÓN
2. MARCO TERICO BÁSICO SOBRE SUPERVISIÓN PEDAGÓGICA
2.1. SUPERVISIÓN PEDAGÓGICA
2.2. FUNCIONES DE LA SUPERVISIÓN PEDAGÓGICA
2.2.1. Función de control
2.2.2. Función de monitoreo
2.2.3. Función de acompañamiento
3. PROBLEMÁTICA DE LA SUPERVISIÓN PEDAGÓGICA
4. ACCIONES DE MEJORA DE LA SUPERVISIÓN PEDAGÓGICA

CONCLUSIONES
Introducción

La educación contemporánea hoy en día es considerada como una empresa


donde se sustenta y dirigen los valores humanos, si a esto agregamos los
avances sociales, económicos y tecnológicos, es un imperativo que la
educación marche al ritmo de la época, en consecuencia, quienes tienen la
responsabilidad de ejercer funciones directivas y de orientación no pueden
permanecer al margen de dichos adelantos, así como tampoco de permanecer
estáticos en sus procedimientos, pues esta actitud equivaldría a un retroceso.

Desde esta perspectiva, la supervisión educativa es importante en los procesos


de mejora continua, ya que promueve la necesidad de difundir nuevas acciones
y modificar dentro de la realidad educativa, el clima existente en la Instituciones
Educativas de tal modo que no afecte a los involucrados, por ello deberá
enfrentar desafíos, intercambiar ideas, y generar ayuda mutua para fortalecer el
clima institucional donde se canalizan las potencialidades y el desarrollo y
crecimiento de la comunidad.

Otras de las razones de la supervisión es la democratización y socialización de


la enseñanza, a medida que se incorporan más niños a las Instituciones
Educativas, la población escolar se hace más variada y como consecuencia la
educación se hace más difícil por cuanto habrá que tomar en cuenta las
diferencias individuales; ante esta situación la supervisión es indispensable
para hacer una educación adaptada a estas circunstancias.

Por ello, debemos tener en cuenta que el trabajo docente es una acción
cooperativa, donde supervisor y docente deben armonizar, colaborando para
alcanzar los mismos fines educativos; este factor hace necesaria la
supervisión, pues a través de ella docentes de distinta manera de ser pueden
ser bien aprovechado a favor de la educación.

Finalmente podríamos señalar, que la supervisión es necesaria para encauzar


la labor de los docentes, sobre todo de aquellos que recién se inician, pues
muchos de ellos se muestran recelosos al iniciarse en el trabajo de aula y
aunque algunos lo hacen con marcado entusiasmo, se corre el riesgo que esta
emoción disminuya al enfrentar la realidad y se conviertan en poco tiempo en
docentes rutinarios. La supervisión evita que se pierda este fervor inicial e
introducirá a los nuevos docentes en la profesión mediante el uso de nuevos
conocimientos, estimulándolos para que no pierdan los hábitos de estudio y el
interés.

Por tanto, el presente trabajo tiene la intención de enmarcarnos en el proceso


desde la perspectiva teórica, para poder, de alguna manera, contribuir en el
mejoramiento de este proceso.
1. LA SUPERVISIÓN PEDAGÓGICA Y LA EDUCACIÓN

El proceso de supervisión pedagógica a lo largo de las grandes reformas


educativas ha ido asumiendo diferentes concepciones, desde las más
rígidas y ligadas exclusivamente a las normas hasta las que la asumen
como orientación, ayuda, compañía, asesoramiento.

Desde esta perspectiva, sabemos que la Supervisión Educativa ha


carecido de eficiencia en la aplicación de métodos y técnicas para mejorar
la calidad de la educación en las Instituciones Educativas, pues, la
dinámica con que se desarrolla el proceso educativo aún es tradicional.

Por ello, es necesario deslindar la problemática que la envuelve para


poder entenderla y desde allí plantear algunas iniciativas de cambio que
nos permitan efectivizar su fin.

1.1. Proceso administrativo de la supervisión escolar

Abordar el tema de la supervisión educativa, nos conlleva necesariamente


a no desligarnos del concepto de administración, la cual se asume como
el control de los recursos materiales y humanos para ponerlos al servicio
de los grandes fines y aspiraciones de la educación.

Como disciplina científica la administración de la supervisión escolar es


esencialmente teórica, como disciplina aplicada es esencialmente
práctica, técnica, dinámica y compleja. La administración supone que el
hombre tiene que partir de un contenido para comprender la naturaleza de
esta tarea, ya que al realizarla tiene como escenario un medio a el cual se
integran tres elementos indispensables: El hombre, el trabajo, la situación
social.

Las funciones de la supervisión educativa desde esta perspectiva son:


 La previsión.
 El planeamiento.
 La organización.
 La dirección.
 La inspección.
 La orientación.
 La coordinación.
 El control de la educación de los individuos.

La administración de la supervisión educativa exige una organización


moderna, propia de la dirección, para prevenir y evitar las crisis y errores
que puedan darse y comprometer el éxito educativo de las Instituciones
Educativas.
Por tanto, corresponde al supervisor orientar a los directores, si es el
caso, en cuanto a los aspectos administrativos, institucionales y sobre
todo pedagógicos; y, si es el director el que asume este reto, le
corresponderá orientar los procesos pedagógicos de sus docentes.
1.2. EDUCACIÓN

Son diversas las conceptualizaciones que se le asignan a la educación,


sin embargo, todos coincidimos en afirmar que la educación es un
proceso sociocultural permanente, orientado a la formación integral de las
personas y al perfeccionamiento de la sociedad. Como tal, la educación
contribuye a la socialización de las nuevas generaciones y las prepara
para que sean capaces de transformar y crear cultura y de asumir sus
roles y responsabilidades como ciudadanos. La educación es función
esencial de la familia y la comunidad y es asumida también por
instituciones escolares, las cuales integran el sistema educativo con
normas y orientaciones explícitas.

2. MARCO TERICO BÁSICO SOBRE SUPERVISIÓN PEDAGÓGICA

La supervisión educativa es una herramienta estratégica que busca el


control de la calidad del servicio educativo, promoviendo la formación
integral de los niños, niñas y jóvenes, para lograr que sean capaces de
interactuar en un mundo globalizado.

2.1. SUPERVISIÓN PEDAGÓGICA

La Supervisión Pedagógica es un proceso intencionado y sistemático de


carácter técnico, de orientación y asesoramiento, instituido, para optimizar
las actividades pedagógicas en las instancias de gestión educativa
descentralizada. Está centrada en el mejoramiento continuo de los
procesos de aprendizaje, el desempeño profesional de los docentes, y el
ofrecimiento de la oportuna y consistente información, para una acertada
toma de decisiones.

La finalidad de la supervisión es la mejora del sistema educativo en todos


sus aspectos, implicando con ello lo institucional, lo administrativo y lo
pedagógico; sin embargo, la Supervisión Pedagógica pondrá especial
énfasis en los aspectos pedagógicos , con el propósito de garantizar el
mejoramiento del proceso total de la enseñanza - aprendizaje, el marco
total del aprendizaje; por lo que ha de estudiar y mejorar cooperativamente
todos los factores que influyen en el crecimiento y desarrollo del alumno, y
en la actuación profesional docente, analizando las situaciones y aportando
soluciones.

La Supervisión Pedagógica es un servicio técnico experto no una actividad


de inspección y marcada autoridad sobre el personal supervisado, por lo
tanto ayuda, apoya, comparte, y contribuye al mejoramiento del proceso
enseñanza - aprendizaje, mediante un conjunto organizado de principios,
métodos y técnicas efectivas y pertinentes. “Es un servicio de
asesoramiento de todas las actividades que influyen en el proceso de
enseñanza aprendizaje con miras a realizar un mejor planeamiento, una
mejor coordinación y ejecución de las mismas, para que se atienda en
forma más eficiente a las necesidades y aspiraciones del alumno y la
comunidad educativa, así como para que se lleven a efecto más
plenamente los objetivos generales de la educación y los objetivos
específicos de la escuela”. (Nérici, Imídeo Giuseppe, Introducción a la supervisión
escolar. Buenos Aires: Kapelusz, 1992).

2.2. FUNCIONES DE LA SUPERVISIÓN PEDAGÓGICA

En el contexto educativo del siglo XXI, la supervisión aparece


ampliamente impregnada por la concepción de lo que conocemos como
acompañamiento pedagógico, en tanto acción de asesoramiento; o por la
concepción de monitoreo, que supone acciones de recojo sistemático de
información. Sin embargo, no son conceptos de la misma jerarquía sino
que tanto el acompañamiento como el monitoreo, son funciones de la
supervisión pedagógica, que al igual que la función de control, se ejercen
en forma sincrónica y de acuerdo a objetivos previamente determinados.

El Área de Supervisión Educativa de la DISDE (Dirección de


Investigación, Supervisión y Documentación Educativa) del Ministerio
de Educación, hace un deslinde al respecto, en su Manual de Supervisión
Pedagógica 2009, que es necesario tenerla presente, pues establece un
marco conceptual de lo que significa la supervisión con la finalidad de
unificar el lenguaje, y tener un mejor manejo de la intencionalidad de la
supervisión pedagógica, en el marco de los Lineamientos y estrategias
generales para la supervisión Pedagógica (RVM Nº 038-2009-ED. Numeral
4.1.2.). Asimismo, actualiza tópicos elementales referidos a las funciones,
objetivos, principios, características y clasificación de la supervisión.

2.2.1. Función de control

Es la función administrativa de la supervisión caracterizada por la aplicación


de proceso de verificación del cumplimiento de la normatividad que rige
para las entidades educativas y las funciones de los profesionales de la
educación, orientado a garantizar el adecuado desarrollo del año escolar. Si
bien el Estado promueve la autonomía administrativa, institucional y
pedagógica en las instancias de gestión educativa descentralizada, no
excluye la necesidad del control, por el contrario, lo hace más necesario
para verificar y juzgar las prácticas en función de políticas educativas y
normas legales pertinentes; procesos de aprendizaje en el aula e
instrumentos pedagógicos; propuestas metodológicas; uso de materiales
educativos (uso de recursos y materiales educativos); cumplimiento de
horas efectivas de clase; cumplimiento del Plan Anual de Supervisión ,
entre otros.

2.2.2. Función de monitoreo


Es la función que consiste en el recojo, análisis y procesamiento de datos
que, interpretados, se convierten en información útil para la toma de
decisiones oportunas y pertinentes de carácter técnico, para la mejora de
los procesos pedagógicos a nivel de aula y la obtención de resultados en
la gestión pedagógica, de acuerdo a estándares previstos en el sistema.

Como estrategia de seguimiento, está destinada a identificar de manera


sistemática y periódica la calidad de desempeño de un sistema, sub -
sistema o proceso para verificar el avance en la ejecución de metas
(eficacia), la adecuada utilización de recursos para lograr dicho avance
(eficiencia) y la consecución de los objetivos planteados durante el proceso
de ejecución (efectividad), con el fin de detectar, oportunamente,
deficiencias, obstáculos y/o necesidades a efecto de introducir los ajustes a
los cambios pertinentes , que aseguren el logro de resultados y efectos en
el entorno.

2.2.3. Función de acompañamiento

Es la función pedagógica de la supervisión orientada a fortalecer el


desempeño profesional docente por la vía de la asistencia técnica; se basa
en el intercambio de experiencias entre el acompañante y el acompañado,
sin distinción de niveles de superioridad ni jerarquía. Se requiere interacción
auténtica, creando relaciones horizontales, en un ambiente de ínter
aprendizaje pedagógico, pertinente al entorno de la institución.

Este proceso de intercambio profesional, se produce a través del diálogo y


a partir de la observación y el análisis del trabajo en el aula; implica
poseer la capacidad para compartir y la disposición para establecer
compromisos que nos ayuden a crecer juntos generando
emprendimientos sociales y culturales. Incluye algunas consultas a los
estudiantes, y otros procedimientos vinculados a la investigación acción.

El Acompañamiento como servicio está destinado a ofrecer asesoría


planificada, continua, contextualizada, interactiva y respetuosa del saber
adquirido por directores, personal jerárquico, especialistas, docentes y
coordinadoras de programas, para la mejora de la calidad de los
aprendizajes de los estudiantes, del desempeño docente y de la gestión de
la institución educativa.

El enfoque de la asistencia técnica está centrado en revalorar las


prácticas pedagógicas del docente y que este proceso sea estimulante al
posibilitar experiencias de éxito cotidianas que los animen y sostengan en
su proceso de mejoramiento continuo.

El Acompañamiento responde a las necesidades específicas identificadas,


lo cual implica brindar de manera oportuna estrategias y contenidos
diferenciados de acuerdo a los distintos programas y servicios educativos, y
siempre en procura de mejorar la calidad de los aprendizajes de los
alumnos, evidenciados en sus resultados.
Tanto la función de monitoreo como de acompañamiento, se ejercen con
mayor énfasis durante las supervisiones especializadas que realizan las
Direcciones Generales y Pedagógicas del Vice Ministerio de Gestión
Pedagógica , en estrecha coordinación con las Direcciones Regionales de
Educación de todo el país.

3. PROBLEMÁTICA DE LA SUPERVISIÓN PEDAGÓGICA

El Ministerio de Educación considera que para identificar la problemática


de la supervisión pedagógica se debe considerar cuatro aspectos
fundamentales; enfoque, gestión, ámbito de aplicación y perfil de los
actores de la supervisión pedagógica.

Con respecto a los enfoques es necesario precisar que no existe


actualmente no existe un sistema de supervisión pedagógica, estructurado
o establecido orgánicamente, que permita la coordinación y articulación
entre el Ministerio de Educación, las Direcciones Regionales de
Educación, las Unidades de Gestión Educativa Local y las Instituciones
Educativas. Así mismo, no se ha concordado una delimitación conceptual
de lo que es y significa la supervisión, el acompañamiento y el monitoreo
entre las diferentes instancias de gestión (MED, DRE y UGEL). No hay
unidad de criterio en materia de bases conceptuales acerca de lo que es
la supervisión educativa, monitoreo, acompañamiento, evaluación, etc.
dando lugar al uso de propias teorías y categorías conceptuales en las
diferentes instancias educativas, generando informes con resultados
diferentes que no contribuyen a la adecuada toma de decisiones o
aplicación de medidas correctivas. A todo ello, se suma que no existe un
estándar metodológico y procedimental de las herramientas de
supervisión pedagógica que establezca protocolos, instrumentos,
indicadores, agentes, perfiles y funciones donde se unifique el lenguaje,
así como, criterios para seleccionar fuentes de información, indicadores
claros y formatos de presentación de resultados.

Por otro lado, en lo que respecta a la Gestión, es necesario precisar, en la


misma línea del planteamiento hecho desde el Ministerio de Educación,
en que existe una disminución drástica y debilitamiento de las acciones de
supervisión y apoyo a los docentes; ya que actualmente, las funciones de
supervisión, son asumidas con muchas dificultades, por los especialistas
de las DRE y/o UGEL, en tanto ello exige, el manejo de conocimientos
pedagógicos y metodológicos, que aportan en el mejoramiento de la
planificación, ejecución y evaluación del proceso técnico pedagógico que
desarrollan los directores y docentes. Así mismo no están claramente
delimitadas las atribuciones y responsabilidades del MED, las DRE, las
UGEL y las IE referidos a la supervisión pedagógica, por la carencia de
lineamientos que orienten la supervisión, evitando conflictos,
contradicciones y vacíos. Esta Situación ha generado la existencia de
duplicidad de esfuerzos tanto al interior de cada instancia de gestión
educativa como en los diferentes niveles (MED-DRE-UGEL). Esto se
traduce en un impacto negativo en las IE dado que no tienen un referente
claro en términos de lenguaje y conceptos; se genera confusión porque el
lenguaje, los conceptos y los procedimientos que cada Instancia de
Gestión Descentralizad plasma en sus directivas en algunos o muchos
casos son contradictorias. Por ejemplo, las orientaciones para la
programación curricular en la IE tienen diferentes orientaciones que
confunden a los docentes; el MED orienta hacia la autonomía de la IE,
asesorando desde un enfoque abierto, mientras que las UGEL “imponen”
modelos de programación homogéneos y de obligatorio cumplimiento.

Toda esta problemática se traduce en la falta de unidad de criterios al


momento de realizar este proceso, conllevando en muchos casos, a que
quienes la realizan no tienen el perfil mínimo requerido.

4. ACCIONES DE MEJORA DE LA SUPERVISIÓN PEDAGÓGICA

Luego de haber hecho un repaso teórico de cómo viene dándose el


proceso de supervisión pedagógica en nuestras Instituciones Educativas
y en todas las instancias de gestión del Sistema Educativo, es necesario
plantear algunas sugerencias que pueden ser asumidas para mejorar
paulatinamente las debilidades mencionadas anteriormente.

Debemos entender a la supervisión es un servicio de orientación y


asesoría técnica en la cual la verificación y la evaluación son acciones
complementarias que permiten recoger información sobre la
problemática que deberá ser superada a través de acciones de
asesoramiento, tan pronto sean detectadas.

Para iniciar un proceso de mejora de la supervisión pedagógica es


necesario aplicar enfoques que se orienten al asesoramiento y
acompañamiento pedagógico, entendiéndola como:

 La supervisión educativa es parte del sistema educativo y es un


servicio cooperativo de trabajo en equipo.
 Todos los docentes, en cualquier nivel necesitan de ayuda y
orientación de la supervisión educativa sistemática y humanista.
 La supervisión educativa debe ser adaptada, para enfrentar las
necesidades individuales y de grupo de la Institución Educativa.
 La supervisión educativa debe permitir y ayudar a mejorar las
actitudes y relaciones de los directivos con el personal docente.
 Debe ser constructiva y creadora, rechazando lo rutinario y
negativo.
 La supervisión educativa debe caracterizarse por naturalidad y
sencillez, así como por ser acumulativa en sus resultados.

Conclusiones
1. Desde el ámbito estructural, se deben establecer políticas que
promuevan la descentralización. Para ello, es necesario fijar políticas,
objetivos y procedimientos que apoyen el desarrollo escolar en el
contexto de las expectativas del sistema.
2. No existe una unidad de criterios con respecto a la Supervisión
Pedagógica, lo que se evidencia en la carencia de efectividad para la
superación de la problemática pedagógica.
3. Los especialistas y directores encargados de la supervisión pedagógica
no reúnen el perfil para poder realizar con éxito este proceso.
4. Es necesario, capacitar a los encargados de efectuar este proceso y de
establecer un perfil mínimo básico para seleccionar a los responsables
de esta acción.
5. La supervisión tiene que hacer frente a los retos de la creciente
autonomía de las Instituciones Educativas. Tal vez por ello se está
haciendo, cada vez más, en diversos sistemas educativos un especial
énfasis en el control de calidad mediante el ejercicio de la función
evaluadora de las mismas y de sus resultados, así como de la de
asesoramiento.

2. PERFIL DEL SUPERVISOR PEDAGÓGICO

El Supervisor Pedagógico debe tener el siguiente perfil:

1º. Ser un líder transformacional y democrático.


2º. Debe practicar habilidades sociales (empático, asertivo, etc.)
3º. Debe saber discernir problemas pedagógicos.
4º. Capacidad de comunicar ideas y a la vez oír las opiniones de los demás.
5º. Ser investigador y agente de cambio.
6º. Conocedor de la realidad para poder mejorarla y/o transformarla.
7º. Motivador, creativo e innovador.
8º. Abierto al diálogo, la crítica y la autocrítica.
9º. Poseer principios éticos sólidos expresados en una auténtica vivencia de
valores.
10º. Sólida formación pedagógica y académica.
11º. Poseer autonomía personal y profesional.
12º. Poseer una actitud democrática, convicción de libertad, responsabilidad,
respeto por todas las personas y grupos humanos.
13º. Amplia formación cultural con una real comprensión de su tiempo y de
su medio que le permita enfrentar con acierto y seguridad los diversos
desafíos culturales.
14º. Tener condiciones personales y la formación ética y técnica requerida
para establecer relaciones institucionales y personales positivas.
15º. Fundamentar teóricamente sus prácticas de enseñanza enmarcadas en
concepciones éticas y sociales del conocimiento, en función de la
Institución Educativa y de la educación.
16º. Con capacidad de aprendizaje y un espíritu crítico e innovador que le
permita valorar las nuevas corrientes e incorporarlas a su práctica, con el
objetivo de hacer el mejor aporte posible a la comunidad educativa a la
que pertenece.
17º. Debe dominar cabalmente su área curricular, que le permita una
autonomía profesional en la toma de decisiones informadas.
18º. Comprometerse con los resultados de su acción docente y evaluarla
críticamente.
19º. Practicar el trabajo en equipo y asumir el liderazgo en su interior.
20º. Conocer una diversidad de estrategias didácticas que le permitan
enfrentar con éxito las diferentes situaciones de aprendizaje y, orientar el
trabajo pedagógico de sus asesorados.
21º. Capaz de efectuar demostraciones didácticas.
22º. Evaluador que ayude a los docentes a quienes asesora lograr su auto
evaluación y la del proceso de aprendizaje.
23º. Orientador que tome la responsabilidad de ayudar a los docentes que se
inician en el trabajo pedagógico.
24º. Consejero que proporcione orientación y asesoramiento y responda a las
consultas que le hagan los docentes
25º. Investigador de los problemas de la educación y de la experimentación
de nuevos métodos y técnicas de aprendizaje.
26º. Agente de cambio para ayudar a los educadores a sensibilizarse ante el
cambio y el mejoramiento continuo.
27º. Tener preparación científica y pedagógica y un deseo constante de
aprender y actualizarse.
28º. Poseer iniciativa y capacidad creadora, conociendo los aspectos que
comprende la supervisión.
29º. Tener entusiasmo, constancia y optimismo en la actividad que realiza.
30º. Observar prudencia, sinceridad, lealtad, honestidad y equilibrio
emocional en sus tareas.
31º. Inspirar confianza al personal supervisado, procurando tener
ascendencia en ellos y siendo justo e imparcial: escuchando,
comprendiendo, valorando y estimulando constantemente a los
profesores en el esfuerzo educativo de su labor.