Vous êtes sur la page 1sur 6

La historia oculta de Karadima: su mentor y otros sacerd... http://ciperchile.cl/2011/04/01/la-historia-oculta-de-kar...

Karadima se formó con varios de los hombres más conservadores de la iglesia chilena,
entre ellos el obispo Medina. Fue Alejandro Hunneus Cox, el rico y piadoso sacerdote
que fundó la parroquia El Bosque, quien entregó la administración a Karadima,
convencido de que era un ser excepcional. La parroquia se alzó como un faro de rectitud
en una sociedad que a ojos de la feligresía conservadora vivía una crisis moral.
Testimonios recogidos por CIPER muestran que por más de 50 años El Bosque no fue lo
que sus fieles creyeron. Emergen nuevas denuncias de abusos cometidos en décadas
pasadas.

Cuando tenía 12 años el arquitecto Juan Pablo Zañartu tuvo que confesarse varias veces
con el sacerdote Fernando Karadima en la parroquia El Bosque. Recuerda que el
religioso se sentaba con las piernas abiertas y él se tenía que poner de rodillas entre
ellas, muy cerca del pecho del cura. Éste inclinaba su cabeza y Zañartu podía sentir la
respiración del hombre en su oreja. En esa posición, el sacerdote le preguntaba si se
masturbaba y qué fantasías sexuales tenía.

Su peor experiencia en El Bosque, sin embargo, la tuvo con otro sacerdote: Raúl Claro
Hunneus, hijo de la destacada narradora chilena Marcela Paz, autora de Papelucho.
Zañartu acusa que en dos ocasiones Claro lo invitó a su pieza, se tendió en la cama y
desde allí le dijo: “Juan, ven y abrázame” (ver entrevista).

Para lograr la reapertura de la investigación, los principales acusadores de Karadima


-James Hamilton, Juan Carlos Cruz y José Murillo- insistieron ante la justicia sobre la
existencia de antecedentes de otros abusos que este sacerdote cometió hasta 2010. En
ese contexto, la denuncia de Zañartu, que judicialmente está prescrita, tiene un gran
valor: fija un inicio, un punto de arranque. Y transforma los momentos atroces narrados
por los denunciantes, en partes de un patrón de comportamiento perverso que se
extendió en total impunidad al menos durante 50 años.

Cincuenta años en los que El Bosque y su párroco fueron considerados por el


Arzobispado de Santiago y la Nunciatura, que mantenía lazos estrechos con Karadima,
como un ejemplo a seguir. Mientras los fieles repletaban su templo y confiaban a sus
hijos a la formación de la Acción Católica de El Bosque, en los pasillos y dependencias
de la parroquia se vivían otras historias en un mundo cerrado y secreto.

Así lo piensa Zañartu: “Debe haber muchas más víctimas. Yo soy el único de los años 60
que hablé, pero ¿y qué pasó en los ‘70?”.

James Hamilton y Juan Carlos Cruz son algunas de las víctimas de los ‘80. José Andrés
Murillo y Fernando Battle, algunos de los abusados en los ‘90. Faltan relatos y

2 de 11 04-04-2011 16:20
La historia oculta de Karadima: su mentor y otros sacerd... http://ciperchile.cl/2011/04/01/la-historia-oculta-de-kar...

testimonios de eventuales abusos cometidos en las décadas más recientes, los que, de
haber ocurrido, podrían estar contenidos por un dolor y una vergüenza que están más
frescos. Si en años recientes hubo víctimas, como creen los denunciantes, esos abusos
no estarían prescritos y los afectados serían muchachos menores de 25 años.

El testimonio de Zañartu es interesante


también porque acusa la existencia de otros sacerdotes actuando en estos ilícitos con
Karadima. Y revela una vez más la violación del secreto de confesión perpetrado por
Karadima, tal como lo testimoniara Juan Carlos Cruz. Zañartu cree, por ejemplo, que lo
que él le confesaba a Karadima terminaba sabiéndolo Claro y éste lo usaba para lograr
sus propósitos.

Sin embargo, este no es el único incidente que la investigación de CIPER ha recogido en


torno a El Bosque en los años 60. Tres fuentes diferentes confirmaron a este medio que
también se produjeron actos indebidos con niños en un grupo scout que funcionaba en
la parroquia. El encargado del grupo era un seminarista de nombre Juan Pablo. Un
acusador que lo conoció en el Saint George, donde el seminarista hacía clases de
religión optativas, habló con CIPER a condición de mantener la reserva de su identidad y
relató lo siguiente:

-Yo tenía 10 años y me pasaba las tardes jugando por esa parroquia. Me dejaban ir solo
porque ¿qué lugar podía ser más seguro para un niño que una parroquia? Este tipo,
Juan Pablo, organizó un paseo a la playa con los scout. A mi papá no le gustó este gallo
y antes de darme permiso, habló con él. Le advirtió que si me llegaba a pasar algo, le
garantizaba que lo iba a golpear hasta matarlo. Así de claro. Antes de irnos de paseo,
este tipo me dice que me tiene que hacer unas pruebas físicas para saber si estoy apto
para ir. Fuimos al campanario y ahí, en un entrepiso, a oscuras, me dijo que me sacara
la polera. El se sentó en la escala, me sentó en sus rodillas y empezó a tocarme los
brazos, la espalda, las piernas. Luego me dijo que me tendiera en el suelo y me hizo lo
mismo. No sé cuanto rato estuvimos ahí y no me hizo nada más. Me dijo que podía ir,
que era muy maceteado. Yo ahora pienso que estaba desesperado, porque a pesar de lo
que le había dicho mi padre, igual no se contuvo y me toqueteó.

Gabriel Bunster Betteley, ingeniero de la Universidad de Chile, ex alumno del Grange y


miembro de los scout de El Bosque, recuerda a Juan Pablo:

-Él tuvo en esos años conductas poco santas con algunos niños de esa tropa.

Bunster prefiere no entrar en detalles, pero aporta otro antecedente: mucho tiempo

3 de 11 04-04-2011 16:20
La historia oculta de Karadima: su mentor y otros sacerd... http://ciperchile.cl/2011/04/01/la-historia-oculta-de-kar...

después recibió un llamado del mismo personaje, que le dijo que quería contactarse con
los que habían estado en los scout “para pedirles perdón por lo que había pasado en
esos años”.

Un antiguo trabajador de la parroquia confirmó a CIPER que el grupo scout terminó de


improviso cuando se destapó un escándalo, aunque nunca se precisó qué fue lo que
ocurrió.

Hay un hombre que jugó un rol central en la vida de Karadima que puede ayudar a
explicar parte de las dudas que hoy se acrecientan en torno a la historia de El Bosque.
Se trata de Alejandro Hunneus Cox, un prestigioso y acaudalado sacerdote que vivió
entre 1900 y 1989 y que tuvo una enorme influencia en la Iglesia Católica chilena en los
años 50. Fue Hunneus quien formó como sacerdote a Karadima y lo preparó para que
fuera su sucesor. Durante muchos años Hunneus pensó que Karadima era un hombre
excepcional.

Hunneus era un hombre piadoso y casto, al punto que


unos de sus orgullos era que jamás había tocado su castidad, según contó a CIPER
Alejandro Devés, ex seminarista que lo cuidó hasta sus últimos días. Según recuerda el
sacristán de El Bosque Mariano Cepeda, el sacerdote era famoso por su generosidad:
todas las semanas en la puerta de la parroquia se juntaba una larga fila de gente de
escasos recursos que esperaban su limosna y su bendición.

Por su origen familiar tenía fuerte influencia en el clero y en las familias importantes de
la época. Fue así que convenció a la millonaria Loreto Cousiño de Lyon de construir una
parroquia única, icónica, señera, con amplias dependencias, como para recibir a una
veintena de postulantes al sacerdocio en un barrio exclusivo y residencial.

En ese lugar Hunneus concibió un sueño: crear una asociación clerical chilena que
formara sus propios sacerdotes. No parece haber aspirado a fundar una orden -como

4 de 11 04-04-2011 16:20
La historia oculta de Karadima: su mentor y otros sacerd... http://ciperchile.cl/2011/04/01/la-historia-oculta-de-kar...

los Legionarios de Cristo, Opus Dei o Jesuitas- sino una sociedad, como los salesianos,
que educan a sus propios sacerdotes poniendo énfasis en determinados aspectos, pero
luego éstos se integran al clero diocesano y se ponen al servicio del obispo local.

El sueño lo amasó durante décadas y para materializarlo reunió a importantes


presbíteros en una organización que hoy aparece mencionada muchas veces en la
investigación judicial contra Karadima: la Unión Sacerdotal del Amor Misericordioso del
Sagrado Corazón de Jesús. En la estructura eclesial, se trata de una asociación de
religiosos conocida como Pía Unión. Esta organización fue usada por Karadima como
una suerte de inmobiliaria para la compra de departamentos en el barrio El Bosque (ver
reportaje “Los secretos del imperio financiero que controla el sacerdote Fernando
Karadima”).

En la concepción de Hunneus, la Pía Unión iba a ser el paraguas que cobijaría su


proyecto fundacional. Con dinero de su bolsillo compró los terrenos de la parroquia a
Loreto Cousiño y la donó a la Pía Unión. Y en ese espléndido templo reunió a una decena
de jóvenes candidatos que buscaban discernir su vocación sacerdotal. Entre ellos estaba
Fernando Karadima Fariña.

Los estudiantes de Hunneus recibían buena parte de su instrucción de los mismos


sacerdotes de la Pía Unión. Por su preparación e influencia, destacaba el sacerdote
Emilio Tagle Covarrubias, que en 1958 fue nombrado obispo auxiliar de Santiago y luego
de la muerte del Cardenal José María Caro estuvo tres años como administrador
apostólico del Arzobispado, es decir como un arzobispo de facto, con las atribuciones
pero sin nombramiento.

Que Tagle haya estado en los orígenes es importante, porque muestra no sólo la rapidez
con que la Pía Unión ganó influencia en la Iglesia Católica chilena, sino también el sesgo
peculiar que adquirió desde un comienzo la formación en El Bosque. En esos años en
que el jesuita Alberto Hurtado (fallecido en 1952) hablaba del problema social con una
franqueza inaudita y donde acababa de asumir Raúl Silva Henríquez como arzobispo de
Santiago, Emilio Tagle ocupaba el púlpito para dar una lucha encarnizada contra las
mujeres que empezaban a usar bikini en las playas de Reñaca.

Con el pasar de los años El Bosque se fue transformando en refugio de una parte de la
iglesia que se sentía agredida por los cambios sociales que vivía el mundo. Y su
respuesta era afincarse en la prédica moral, desde una postura de superioridad,
haciendo de esos aspectos un asunto central de la fe y de la expresión de religiosidad.
Por esas características que determinaron la identidad del círculo de El Bosque, la
parroquia se convirtió en la favorita de una feligresía conservadora, que recelaba del
discurso social adoptado tras el renovador Concilio Vaticano II por una iglesia a la que
tildaban de “roja”.

Pero Karadima no solo tomó clases con Tagle. El plan formativo de los sacerdotes de la
Pía Unión incluía retiros espirituales con los jesuitas y aprobar los cursos de teología de
la Universidad Católica.

5 de 11 04-04-2011 16:20
La historia oculta de Karadima: su mentor y otros sacerd... http://ciperchile.cl/2011/04/01/la-historia-oculta-de-kar...

El profesor de estos primeros postulantes en


la UC fue Jorge Medina Estévez, futuro obispo de Valparaíso (en esa ciudad, en los años
90 Medina llevó adelante una cruzada contra las revistas pornográficas que se vendían
en los kioscos, emulando lo realizado por Tagle décadas antes). A mediados de los 50,
Medina acababa de ser ordenado sacerdote por un tío de Karadima, el obispo Alberto
Fariña. Un asistente a esas clases dijo a CIPER que en una ocasión Medina echó de la
sala a Karadima. Consultado sobre eso, el prelado dijo a CIPER que “jamás ocurrió tal
cosa, porque si lo hubiera echado no habría entrado más a mi clase”. Sí reconoció que
fue su alumno y lo recuerda como un “joven tranquilo y criterioso”.

No se detuvo ahí la relación del obispo Medina con Karadima. Porque una vez que éste
se ordenó sacerdote, se continuaron viendo:

-Él me invitaba a predicar en El Bosque en el Mes de María. Y fíjese que cuando fui
nombrado obispo, como yo no tenía muchos medios, él me regaló un báculo y es el que
uso hasta hoy. Tuvimos una buena relación- dijo a CIPER.

Esta relación permite entender que ayer Medina apareciera en los medios argumentando
a favor de su ex alumno: “Un muchacho de 17 años sabe lo que hace”, dijo el ex
hombre fuerte de la Congregación para el Culto, intentando explicar que en este caso no
corresponde hablar de abusos sexuales. Sus frases provocaron un fuerte impacto en el
Arzobispado.

En esos años los novicios de la Pía Unión eran mirados con recelo por el resto de la
Iglesia. Uno de estos primeros postulantes, que luego no se hizo sacerdote y habló con
CIPER a condición de permanecer bajo reserva, relata que les hacían burlas por la
completa obediencia que les debían a sus superiores.

-Nosotros antes de recoger un papel teníamos que pedirle permiso a nuestro superior.
Me acuerdo que Medina se reía de eso.

Años después, echando mano a esas costumbres, Karadima ejerció un férreo control
sobre los jóvenes que lo rodeaban. Y fue incluso más allá, porque sólo con él se podían
confesar y los obligaba a relatarle hasta los mas ínfimos detalles de sus vidas privadas.
También debían consultarle qué ropa usar, con qué mujer juntarse y qué amigos
frecuentar. La ex mujer de James Hamilton contó en su declaración judicial que en un
momento su marido se preguntaba si usar determinado lápiz le parecería correcto al
sacerdote.

6 de 11 04-04-2011 16:20
La historia oculta de Karadima: su mentor y otros sacerd... http://ciperchile.cl/2011/04/01/la-historia-oculta-de-kar...

Testigos de aquella época afirman que durante los años 50 y 60 Karadima pasaba
muchas horas hablando con Hunneus en su pieza del primer piso, frente al jardín.
Hunneus parece haber valorado sus dotes para expresase en público, pues en la prédica
desplegaba un innegable magnetismo. Por otra parte, Karadima era sobrino de un
obispo y, aún mejor, había estado cerca del Padre Hurtado. Al parecer, Karadima lo
convenció de que había sido discípulo y secretario de Hurtado.

-Para monseñor Hunneus tener a Karadima en el Bosque era como tener en un equipo
de fútbol a alguien que había jugado con Pelé- explica Deves.

Pero Karadima no era Pelé ni había jugado


con él. Ni siquiera, dice Deves, fue agradecido con Hunneus. Cuando el fundador
envejeció y se volvió senil, Karadima lo hizo objeto de su burla constante.

-Lo imitaba y nos hacía reírnos de él- recuerda Juan Carlos Cruz.

Hunneus, extremadamente alto y delgado, se paraba con los pies abiertos, como si sus
grandes zapatones indicaran siempre la misma hora: las diez y cuarto. En sus últimos
años estaba relegado en su pieza, aunque a veces se lo veía deambulando por su
parroquia, con su sotana larga hasta el suelo y sucia de comida, dando voces, como un
fantasma, con su voz gutural: “¡Karadima, hay que amar al Padre, Karadima!”.

Es imposible culpar a Hunneus o a otros de los maestros de Karadima por las conductas
que terminaron condenándolo a una vida de oración y penitencia. Pero es posible que
algunos filtros, en la fórmula ideada por Hunneus para formar sacerdotes, no hayan
funcionado debidamente. Lo cierto es que en 1961 el Vaticano ordenó que todos los
postulantes de El Bosque se fueran al Seminario Pontificio. La producción de vocaciones,
guiadas bajo un prisma conservador y moralista tal como la había soñado Hunneus, se
detuvo.

Algunos creen que es posible que el escándalo de Raúl Claro haya terminado sepultando
los sueños de Hunneus de hacer su congregación. Lo que sí está claro es que para
entonces Karadima ya había sido ordenado y estaba listo para comenzar su carrera

* CIPER intentó comunicarse con Raúl Claro, que reside en Alemania, por
escrito y por teléfono, pero no respondió a nuestras múltiples demandas.

7 de 11 04-04-2011 16:20