Vous êtes sur la page 1sur 3

CÓDIGO PENAL: ANÁLISIS DEL TITULO V REFERENTE A LOS DELITOS

CONTRA EL ORDEN PÚBLICO ESPECIFICAMENTE AL CAPITULO I


SOBRE LA IMPORTACIÓN, FABRICACIÓN, COMERCIO, DETENCIÓN Y
PORTE DE ARMAS, EN CONCORDANCIA CON LA LEY SOBRE ARMAS
Y EXPLOSIVOS.

Este capítulo aborda lo relacionado a la importación, fabricación,


distribución, comercio, detención y porte de armas establecidos en el Código
Penal y a su vez en la Ley sobre Armas y Explosivos.

Todo aquel que importe, fabrique, distribuya, comercialice, detente y


porte armas sin cumplir las disposiciones establecidas en ambas normas
jurídicas vigentes se considerara que comete delito. Así mismo se considera
como circunstancia agravante si los delitos antes mencionados recaen en
funcionarios policiales, custodios de aduanas, funcionarios públicos,
vigilantes privados legalmente autorizados y empleados públicos. (CP Art.
272) (LAE Art. 1).
También establece el concepto de arma como un instrumento que
maltrata o hiere siempre y cuando figure establecida como tal por la ley. (CP
Art. 273) (LAE Art.2)

En otro punto determina que el comercio, importación, fabricación,


porte, posesión, suministro y ocultamiento de armas de guerra tendrá como
castigo una pena de prisión de cinco a ocho años. (CP Art.274) (LAE Art. 7).
Ahora bien aquellas personas que coleccionen armas consideradas como
objetos históricos o de estudio no incurrirán en el párrafo anterior salvo que
no cumpla con los requisitos para tal fin establecidos por el Ejecutivo
Nacional (CP Art. 275) (LAE Art. 8).
Además el comercio, importación, fabricación y suministro de armas
no consideradas de guerra, pero que estuviesen prohibidas por la Ley sobre
Armas y Explosivos tendrá una pena de prisión de cinco a ocho años. Eso
incluye el porte, detentación o el ocultamiento de las armas que en este caso
tendrá pena de prisión de tres a cinco años (CP Art. 276, 277) (LAE Art. 9,
10)

Ejemplo: Cuando funcionarios del Cuerpo de Investigaciones


Científicas, Penales y Criminalísticas CICPC detienen a un sujeto portando
un arma de fuego tipo revolver y no posee el correspondiente porte de arma
es puesto a las ordenes del Ministerio Público que a su vez lo acusa ante los
tribunales de justicia correspondientes, por el delito de porte ilícito de arma
de fuego; en cuanto al arma decomisada la misma es objeto de una
experticia y reconocimiento legal por parte de expertos del CICPC luego
depositada en la sala de objetos recuperados y posteriormente remitida al
Parque Nacional de Armas de la Dirección de Armas y Explosivos DAEX.(CP
Art. 278) (LAE Art. 10).

No se considera que incurra en los delitos y penas anteriormente


mencionados los militares en servicio activo, funcionarios de policía nacional,
estadal, municipal, de inteligencia, CICPC, resguardos de aduanas, ni los
funcionarios o empleados públicos autorizados para tenerlas o portarlas
(escoltas) por las leyes o reglamentos que rijan su desempeño. De igual
manera tampoco incurren en las penas previstas en los artículos 277, 278 los
ciudadanos a quienes el Ejecutivo Nacional autorice expresamente a
portarlas (CP Art. 279, 280) (LAE Art. 22, 23).
Aquellas personas mencionadas en los párrafos anteriores no podrán
hacer uso de las armas que porten salvo en casos de legítima defensa o en
defensa del orden público, de no ser así, es decir hacer uso indebido de
dichas armas será castigado y sujeto a las penas de los artículos 277 y 278
del Código Penal aumentada un tercio según el caso. (CP Art. 281) (LAE Art.
24)

No incurrirán en las penas impuestas en los artículos 276, 277 y 278


del Código Penal los poseedores de armas que hayan sido empadronadas
(escopetas para cazar, escopetines, rifles) siempre y cuando no les den un
destino contrario. (CP Art. 282).

Ejemplo: Las armas tipo escopeta o rifle, que generalmente se utilizan


para cacería son empadronadas por la primera autoridad civil del municipio
donde resida el poseedor de dichas armas. Hay escopetas de calibre 12 o
calibre 16 que son las más comunes.