Vous êtes sur la page 1sur 15

INTRODUCCION

La Edad Media fue un período de la historia europea que dejó


profundas huellas en el continente. Marcada por importantes
acontecimientos históricos, su inicio y su fin se encontraron entre
cambios culturales, políticos, sociales y económicos, convirtiéndose en
uno de los períodos más fascinantes de la historia.

Este período se divide en dos etapas principales: la Alta Edad


Media y la Baja Edad Media. La primera carece de documentación
profunda, dejando un oscuro vacío en la historia europea. Se
caracterizó por la incorporación de una cultura barbarizada,
reemplazando a los clásicos romanos del antiguo imperio.

Se explican en este informe los aspectos políticos, económicos y


sociales de esta etapa de la historia. En lo relacionado a la sociedad
estaba conformada por tres clases bien definidas: el clero, secular y
monástico, ocupaba la posición más elevada; los siervos y granjeros
que ocupaban el estrato inferior y en el medio se encontraban los
señores, los aristócratas y los guerreros.

En lo político, el feudalismo, especie de gobierno patriarcal,


proporcionaba a los hombres hogar para su familia, alimento y
protección física, pero a cambio exigía lealtad, existía una gran
discriminación social entre el señor y el siervo, desembocando la
mayoría de las veces en abuso y descontento entre el pueblo.

1
SÍNTESIS DE LOS CAMBIOS OCURRIDOS EN LA EDAD MEDIA

La Edad Media es la época que abarca el periodo comprendido


entre el surgimiento de las naciones germánicas en lo que había sido
territorio del “Imperio Romano de Occidente”, en el siglo V, hasta el
comienzo de los grandes descubrimientos, en 1492. Esta época está
marcada por el desarrollo, el predominio y la unidad de la Iglesia
Católica romana. Por eso puede también considerarse que la Edad
Media finaliza con “La Reforma”, es decir, con la ruptura de dicha
unidad. En cuanto al espacio geográfico en el que se extiende la
cultura medieval, en un primer momento se limita a los pueblos
románicos y germánicos del oeste y el centro de Europa. El espíritu
misionero cristiano y la cultura occidental que emanan de esta región
se extiende hacia los países septentrionales y centro-orientales de
Europa.

Una prolongada y tenaz reconquista, permite recuperar las tierras


de las penínsulas ibérica e italiana que están en poder del Islam. En
cambio, fracasan a la larga los intentos de retornar a la esfera de la
influencia de occidente del Imperio Bizantino y las zonas de Oriente
Próximo que se pretende conquistar con las Cruzadas. A esta época se
le llama así porque está entre dos épocas muy parecidas.

Se divide generalmente la edad media en tres épocas.

1. Inicios de la edad media: Ningún evento concreto


determina el fin de la antigüedad y el inicio de la edad media:
ni el saqueo de Roma por los godos dirigidos por Alarico I en el
410, ni el derrocamiento de Rómulo Augústulo (último
emperador romano de Occidente) fueron sucesos que sus

2
contemporáneos consideraran iniciadores de una nueva
época. La culminación a finales del siglo V de una serie de
procesos de larga duración, entre ellos la grave dislocación
económica y las invasiones y asentamiento de los pueblos
germanos en el Imperio romano, hizo cambiar la faz de
Europa. Durante los siguientes 300 años Europa occidental
mantuvo una cultura primitiva aunque instalada sobre la
compleja y elaborada cultura del Imperio romano, que nunca
llegó a perderse u olvidarse por completo.

2. La alta edad media: Hacia mediados del siglo XI Europa se


encontraba en un periodo de evolución desconocido hasta ese
momento. La época de las grandes invasiones había llegado a
su fin y el continente europeo experimentaba el crecimiento
dinámico de una población ya asentada. Renacieron la vida
urbana y el comercio regular a gran escala y se desarrolló una
sociedad y cultura que fueron complejas, dinámicas e
innovadoras. Este periodo se ha convertido en centro de
atención de la moderna investigación y se le ha dado en
llamar el renacimiento del siglo XII.

3. La baja edad media: Si la alta edad media estuvo


caracterizada por la consecución de la unidad institucional y
una síntesis intelectual, la baja edad media estuvo marcada
por los conflictos y la disolución de dicha unidad. Fue entonces
cuando empezó a surgir el Estado moderno —aún cuando éste
en ocasiones no era más que un incipiente sentimiento
nacional— y la lucha por la hegemonía entre la Iglesia y el
Estado se convirtió en un rasgo permanente de la historia de
Europa durante algunos siglos posteriores. Pueblos y ciudades

3
continuaron creciendo en tamaño y prosperidad y comenzaron
la lucha por la autonomía política. Este conflicto urbano se
convirtió además en una lucha interna en la que los diversos
grupos sociales quisieron imponer sus respectivos intereses.

Características de la edad media

A partir de este último hecho. comienza una nueva etapa en la


Historia, que se la conoce como la Edad Media. Esta etapa que
extiende por un período de diez siglos, y se caracteriza por:

• Las invasiones y conquistas de los bárbaros, sobre las


diversas provincias del imperio romano.

• El establecimiento del Imperio de Carlomagno

• El nacimiento, en Arabia, de una nueva religión, llamada


musulmana o islamismo, predicada por Mahoma.

• La invasión a España de los musulmanes, los cuales fueron


definitivamente expulsados por los Reyes Isabel y Fernando.

• La implantación de un nuevo sistema de "gobierno". el


feudalismo, sistema por el cual unos pocos terratenientes se
adueñaron de la tierras de casi todo Europa y de sus
habitantes, a quienes les permitían explotar sus tierras a
cambio de un impuesto.

• Las Cruzadas. que fueron expediciones religiosas y militares,


para recuperar el sepulcro de Cristo.

4
• La desigualdad social y el predominio de la Iglesia fueron
otras de las características de esta época.

ASPECTOS POLITICOS, ECONOMICOS, SOCIALES, DE LA EDAD MEDIA

La economía se caracteriza por la ruralización de la producción y


la subsistencia. Las ciudades pierden protagonismo en la vida
económica y social. Las pocas urbes que hay están directamente
vinculadas al cultivo del campo y al mercado local.

Todo el sistema estaba basado, como vemos, en una asistencia


mutua entre señor y vasallo, la de este último de tipo militar en la
mayoría de las ocasiones; esto implicaba la necesidad de recursos
para sufragar los gastos que suponía el mantenimiento de un caballo,
un castillo o un contingente militar. Por este motivo, el feudo debía
tener capacidad para generar ingresos suficientes a quien lo
detentaba. Sobre el dominio señorial se percibían unas prestaciones
que podían ser en especie o monetarias, como jornadas de trabajo en
las tierras del señor, pago de tributos, contribuciones y tasas, o por la
utilización de determinados servicios o bienes (molinos, montes,
puentes o caminos); con carácter excepcional, el señor también podía
percibir ingresos por la venta de tierras (laudemio) o la redención de
obligaciones (remensa).

Entre las múltiples figuras que se crearon para recaudar ingresos,


destaca el diezmo, percepción que cobraba el señor por el
mantenimiento y reparación de un templo que era utilizado por los
aldeanos como parroquia. Los señores feudales no eran siempre
militares, sino que la propia Iglesia estaba también integrada en este
sistema. Las catedrales, abadías y monasterios tenían también

5
posesiones, y el diezmo se convertía así en una de sus fuentes
principales de recursos.

Finalmente, junto con estos derechos económicos claramente


pecuniarios, había otros más sutiles, conocidos con el nombre
genérico de banalidades, habituales en los siglos XII y XIII. Consistían
en la imposición de obligaciones del tipo de acudir exclusivamente al
molino de señor, por ejemplo, o prohibiciones de llevar a cabo
determinadas faenas del campo hasta una determinada fecha, para
que el señor pudiera vender antes su producción. Estos derechos eran
más de tipo jurisdiccional, pues eran impuestos directamente por el
señor mediante un bando (bannum, de ahí su nombre).

La agricultura y la gran propiedad fueron las bases de la


economía feudal. Mientras la población se mantuvo en cifras bajas no
fue necesario ampliar la superficie de cultivo, pero a partir del siglo XII
se hicieron necesarias nuevas roturaciones. Las técnicas de cultivo
continuaron siendo las utilizadas en la época romana, salvo en el
mundo islámico, que desarrolló la técnica del regadío, con nuevos
instrumentos, como la noria. Los campesinos tendían a hacerse sus
aperos de labranza. Los musulmanes introdujeron, lentamente, el
cultivo del algodón, la caña de azúcar y la seda. Además, no hubo
integración de agricultura y ganadería, por lo que los abonos eran
escasos y las cosechas exiguas. El ganado era poco y caro, sobre todo
el de animales grandes. En España, se reguló la explotación ganadera,
ovina principalmente, con la institución de la Mesta, en el año 1273.

El artesano es un figura vital en las comunidades medievales;


ya que la mayoría de ellas deben procurarse sus propios aperos de
labranza, paños y los útiles cotidianos. Desde el siglo XI los artesanos

6
comenzaron a agruparse en cofradías de ayuda mutua. Estas
cofradías estaban alentadas por la Iglesia y consagradas a un santo o
virgen. Las cofradías comenzaron a reglamentarse por estatutos,
algunos de ellos privilegiados, y acogían artesanos de distintos oficios.
Paralelamente se crearon los gremios, con artesanos del mismo oficio,
o de oficios complementarios, que reglamentaron la producción y el
aprendizaje. Los reglamentos de los gremios regulaban desde cómo y
con qué se debían hacer los productos, hasta los precios. Se intentaba
evitar el fraude y la competencia irresponsable. Cada gremio tenía sus
maestros, inspectores y cajeros, elegidos cada uno o dos años.

El comercio: Uno de los tópicos más arraigados de la Edad


Media es que el comercio desapareció totalmente. Nada más lejos de
la realidad. Si bien es cierto que la actividad comercial disminuyó,
sobre todo la internacional de productos de poco valor añadido, ni
mucho menos desapareció. Lo que ocurría era que, en gran medida,
las rutas comerciales no estaban en manos cristianas, sino
musulmanas. El comercio siguió siendo importante, en productos no
ubicuos, como la sal o los metales, y los artículos de lujo, de alto valor
añadido. El comercio a larga distancia está abierto, pero es escaso.
Este comercio se organiza en torno a dos ejes fundamentales: el
Mediterráneo y el Báltico e interior del continente. Después de las
oleadas de las invasiones el comercio se recupera, en los siglos VI y
VII. Es la época de esplendor de Bizancio. A partir del siglo X el
comercio vuelve a tener un auge importante.

ORGANIZACIÓN POLÍTICA

La estructura política y económica predominante en la Edad


Media fue el feudalismo. Este sistema se desarrolló como respuesta a

7
la desintegración de la autoridad central y al caos social que surgió
tras el fin del mandato romano.

El feudalismo es la organización social, política y económica


basada en el feudo, de la Europa Occidental durante el siglo IX al siglo
XV. Los orígenes, las ideas y las instituciones feudales tienen raíces
alemanas. Fue una concepción individualista de la política que se
desarrolló frente al centralismo y el poder absoluto de los reyes.

El feudo fue un contrato típico de la edad media por el cual los


soberanos y los grandes señores concedían tierras o rentas en
usufructo. Obligándose el que las recibía a guardar fidelidad de
vasallo al donante.

Una jerarquía de hombres poderosos, regidos por el nuevo


sistema de vasallaje y la división territorial en feudos, sustituyó al
antiguo sistema romano de emperador, senado, provincia, ciudad y
pueblo.

ORGANIZACIÓN SOCIAL

La Edad Media fue una época donde la sociedad se caracterizó


por la gran desigualdad de clases.
Solamente había un grupo reducido
de personas que eran libres; el
resto se encontraba sometido y no
podía abandonar la tierra donde
había nacido, sistema que se
conoció como servidumbre.

8
Las clases sociales eran tres:

La nobleza:

Lo constituía el rey, el señor y sus vasallos. Estaba constituida en


su mayoría por personas de origen franco o germánico. Todo poseedor
de un feudo era noble, pero la mayor o menor importancia de los
feudos contribuyó a establecer diversos grados en la nobleza. Los más
encumbrados eran los duques, condes y marqueses, poderosos
señores que sólo rendían homenaje a los reyes y de quienes
dependían numerosos vasallos.

De menor jerarquía, eran los llamados en Francia barones, y en


España ricos-hombres, quienes a su vez recibían el homenaje de
señores de inferior categoría, poseedores de feudos más pequeños.
Estos últimos constituían la pequeña nobleza y eran llamados
castellanos, hidalgos o caballeros. (Como los nobles combatían a
caballo, el término caballero se convirtió más adelante en sinónimo de
noble.)

El clero:

Además de las funciones religiosas, tuvo un papel trascendental


en la sociedad y la cultura, debido a que sus miembros recibían una
instrucción superior que les capacitaba para dirigir la sociedad. Un
aspecto interesante de la constitución clerical del medioevo es que, si
bien a menudo se conformaba con nobles, no excluía que humildes
campesinos pudieran también ordenarse sacerdotes.

9
Población campesina:

Era la base de la pirámide social. Sus integrantes salvo unos


pocos que habían permanecido libres dependían de algún señor, ya
fuera por nacimiento o por herencia. El campesino o siervo no era
dueño de su persona, pues formaba parte de la gleba o tierra, y no
podía abandonarla sin el consentimiento del señor. Tal vez su mayor
ventaja era la de no poder ser arrancado de la hacienda, pues estaba
unido a ella prácticamente como arrendatario perpetuo..

Los nobles tenían a su cargo las tareas guerreras; los clérigos, lo


concerniente a la vida religiosa; los villanos, la labranza y las faenas
manuales.

La nobleza y el clero disfrutaban de grandes privilegios y


monopolizaban la propiedad de la tierra. La nobleza basaba, además,
su poderío, en la fuerza militar; el clero, en su prestigio religioso y
cultural.

EL CAPITALISMO

Régimen económico fundado en el predominio del capital.


Sistema basado en el predominio de la empresa privada en la
organización económica. La producción capitalista esta destinada al
cambio. Los medios de producción son propiedad de cierto sector de
la sociedad: los capitalistas; el resto de los miembros de la sociedad
(la gran mayoría), no posee sus propios medios de producción;
trabajan.

Tanto los mercaderes como el comercio existen desde que existe


la civilización, pero el capitalismo como sistema económico no

10
apareció hasta el siglo XIII en Europa sustituyendo al feudalismo.
Según Adam Smith, los seres humanos siempre han tenido una fuerte
tendencia a "realizar trueques, cambios e intercambios de unas cosas
por otras". Este impulso natural hacia el comercio y el intercambio fue
acentuado y fomentado por las Cruzadas que se organizaron en
Europa occidental desde el siglo XI hasta el siglo XIII.

Las grandes travesías y expediciones de los siglos XV y XVI


reforzaron estas tendencias y fomentaron el comercio, sobre todo tras
el descubrimiento del Nuevo Mundo y la entrada en Europa de
ingentes cantidades de metales preciosos provenientes de aquellas
tierras. El orden económico resultante de estos acontecimientos fue
un sistema en el que predominaba lo comercial o mercantil, es decir,
cuyo objetivo principal consistía en intercambiar bienes y no en
producirlos. La importancia de la producción no se hizo patente hasta
la Revolución industrial que tuvo lugar en el siglo XIX.

El camino hacia el capitalismo a partir del siglo XIII fue allanado


gracias a la filosofía del renacimiento y de la Reforma. Estos
movimientos cambiaron de forma drástica la sociedad, facilitando la
aparición de los modernos Estados nacionales que proporcionaron las
condiciones necesarias para el crecimiento y desarrollo del
capitalismo. Este crecimiento fue posible gracias a la acumulación del
excedente económico que generaba el empresario privado y a la
reinversión de este excedente para generar mayor crecimiento.

11
Características del capitalismo

A lo largo de su historia, pero sobre todo durante su auge en la


segunda mitad del siglo XIX, el capitalismo tuvo una serie de
características básicas.

• En primer lugar, los medios de producción —tierra y capital—


son de propiedad privada. En este contexto el capital se
refiere a los edificios, la maquinaria y otras herramientas
utilizadas para producir bienes y servicios destinados al
consumo.

• En segundo lugar, la actividad económica aparece


organizada y coordinada por la interacción entre
compradores y vendedores (o productores) que se produce
en los mercados.

• En tercer lugar, tanto los propietarios de la tierra y el capital


como los trabajadores, son libres y buscan maximizar su
bienestar, por lo que intentan sacar el mayor partido posible
de sus recursos y del trabajo que utilizan para producir; los
consumidores pueden gastar como y cuando quieran sus
ingresos para obtener la mayor satisfacción posible.

• En cuarto lugar, bajo el sistema capitalista el control del


sector privado por parte del sector público debe ser mínimo;
se considera que si existe competencia, la actividad
económica se controlará a sí misma; la actividad del gobierno
sólo es necesaria para gestionar la defensa nacional, hacer

12
respetar la propiedad privada y garantizar el cumplimiento
de los contratos.

SURGIMIENTO DE LAS UNIVERSIDADES

El surgimiento de las ciudades, la formación de una próspera


clase media, las reformas monásticas y el contacto con otras culturas
estimularon el desarrollo cultural. Los príncipes y la Iglesia
necesitaban de personas instruidas en las leyes. El comercio
internacional y las operaciones de dinero requerían de un mayor
grado de instrucción. Con el fin de responder a estas exigencias se
formaron asociaciones de profesores y estudiantes, comparables a los
gremios con sus maestros y aprendices. Estas corporaciones de
estudio recibieron el nombre de Universidades. La primera fue la
Escuela de Bolonia, famosa por sus juristas.

Luego, los príncipes y reyes fundaron Universidades en toda


Europa. La fundación debía ser aprobada por el Papa. Cada
Universidad recibía sus estatutos propios. La Universidad estaba
dividida en las cuatro Facultades de Artes, Medicina, Derecho y
Teología. El primer grado universitario era el Bachillerato. El título de
Magister confería el derecho de enseñar en la Universidad. Los
estudios culminaban en el Doctorado.

Las Universidades servían a la formación profesional y


preparaban a los profesores, médicos y abogados que la sociedad
necesitaba. Pero su tarea más elevada consistía en la búsqueda e
interpretación de la verdad. Los sabios cristianos estaban convencidos
de que la razón y la fe se complementaban. La filosofía y la teología
debían explicar los misterios de la revelación divina. El sabio más

13
famoso de la Edad Media fue Santo Tomás (1225-1274), el principal
representante de la Escolástica, quien creo con su Summa una
síntesis de la filosofía aristotélica y del pensamiento cristiano.

Durante toda la Edad Media el latín fue la lengua de la Iglesia, de


las Universidades y de la ciencia. Al formarse las nacionalidades
europeas, éstas desarrollaron sus propias lenguas, que luego
encontraron también expresión literaria. En España nació como primer
documento literario de la lengua vernácula el Poema del Cid. Se
considera que la obra literaria más grandiosa de la Edad Media es la
Divina Comedia, del poeta italiano Dante. Esta obra, que narra la
historia del viaje mítico del poeta por el infierno, el purgatorio y el
cielo, es auténtica expresión del espíritu religioso de la Edad Media.

La religiosidad medieval encontró también su expresión en las


creaciones del arte y, en especial, en la arquitectura. A partir del siglo
X se desarrolló el arte románico, que se caracteriza ante todo por el
empleo del arco de medio punto y la bóveda y la cúpula de media
naranja. En el siglo XII nació en Francia un nuevo arte que recibiría el
nombre de gótico. Sus elementos más típicos son el arco apuntado u
ojiva, las ventanas de lancetas, los rosetones y las vidrieras de
múltiples colores. La catedral gótica, con sus altas torres y sus altas
naves era expresión de una profunda religiosidad y de la mística
esperanza del hombre medieval de unirse a Dios.

EL SURGIMIENTO DE LAS LENGUAS NACIONALES

Después de las cruzadas al debilitarse el feudalismo surgen en


Europa España, Francia e Inglaterra como naciones de gobierno
centralizado y territorio bien definido. a estas características se

14
agrega la unidad de idioma: es el surgimiento de las lenguas
nacionales.

Rama latina: del latín se derivo el conjunto de lenguas llamadas


neolatinas. ellas resultaron del latín vulgar, hablado por el pueblo en
general, diferente del latín literario que habían hablado las cultas
familias romanas y que en el Medievo usaban los clerigosel cual
habían adoptado como lengua oficial para la iglesia.

• El castellano: fue inicialmente el dialecto hablado en el


reino de castilla

• El italiano: fue en un principio el dialecto del estado de


Florencia y se conocía con el nombre de toscano o florentino

• El francés: se formo de 2 dialectos, uno del norte, el oil, y el


otro del sur, el oc.

• El ingles: resulto de una triple influencia: el latín, el


anglosajón, como núcleo, y el normando.

• El alemán: tuvo igualmente influencia de los numerosos


pueblos germanos

15