Vous êtes sur la page 1sur 5

Unidad 4

 La investigación documental

Tomemos la definición de documento del Diccionario de la Real


Academia Española: Diploma, carta, relación u otro escrito que ilustra acerca de
algún hecho, principalmente de los históricos //2. Escrito en que constan datos
fidedignos o susceptibles de ser empleados como tales para probar algo. [Esta
concepción deja fuera a los registros documentales más actuales que emplean
tecnologías como recurso para la captación por ejemplo de lo audiovisual]

“También el contenido de discursos de líderes políticos, sociales,


militares o religiosos es material susceptible de recolectarse y analizarse
(análisis cualitativo del contenido), así como los anuncios en medios de
comunicación colectiva, documentos escritos (como notas previas al suicidio,
cartas de cualquier naturaleza, pasajes bíblicos, novelas, o aun mensajes
terroristas). Cualquier tipo de comunicación es útil para el análisis cualitativo.
(...) el objetivo central (...) [es] el análisis de significados, expresiones,
patrones y profundidad del contenido.” (Hernandez Sampieri et al., 2004: 473-
474)

“La investigación documental, a través de la observación y el análisis de


la “documentación” nos permite volver la mirada hacia un tiempo pasado para
de este modo comprender e interpretar una realidad actual (sincrónica) a la luz
de acontecimientos pasados que han sido los antecedentes que han derivado en
los consecuentes de situaciones, acontecimientos y procesos de una realidad
determinada. (...)
El análisis de “documentos” supone la lectura de éstos como si fuesen
“textos” – en un sentido metafórico- que nos permiten reconstruir los
componentes de una realidad determinada. A estos textos se los indaga
haciéndoles preguntas y se los observa como a cualquier acontecimiento que se
está produciendo actualmente. De ahí que , la lectura de “documentos” es “una
mezcla de entrevista/observación y puede desarrollarse como cualquiera de
ellas” (Ruiz Olabuénaga e Ispizua, 1989). (...)
(...) definición de investigación documental, entendida como una
“estrategia metodológica de obtención de información, que supone por parte
del investigador el instruirse acerca de la realidad objeto de estudio a través de
documentos de diferente materialidad (escritos, visuales, numéricos, etc.), con
el fin de acreditar las justificaciones e interpretaciones que realiza en el análisis
y reconstrucción de un fenómeno que tiene características de historicidad”.
(Yuni y Urbano, 2003b: 73-75)

Clasificación de los documentos:

“Los documentos pueden clasificarse en:


- Según su materialidad:
Documentos escritos: son aquellos que emplean un sistema de símbolos
que suponen narraciones a través de sistemas de signos convencionales
(conceptos) que expresan situaciones, acontecimientos y procesos. Dentro de los
documentos escritos se encuentran: la prensa escrita (periódicos y revistas),

1
cartas, diarios personales, documentos numéricos, censos, archivos, documentos
institucionales, etc.
Documentos visuales: son aquellos en los que se expresan ideas a través
de elementos aprehensibles mediante la observación directa (...). Dentro de los
documentos visuales es posible encontrar: fotografías, pinturas, etc.
Documentos audiovisuales: son aquellos que emplean el soporte de
tecnologías para registrar acontecimientos (...); registro que supone captar lo
sonoro y lo visual de un acontecimiento. [por ejemplo documentales históricos,
materiales obtenidos por los noticieros de televisión, etc.] (...)

- Según sea la intencionalidad con que se hayan producido:


Documentos públicos: aquellos materiales que se han producido con la
intencionalidad de ser difundidos. Dentro de este tipo de documentos es posible
encontrar: informes y estadísticas oficiales en general, anuarios, discursos,
memorias, biografías, etc.
Documentos privados: son aquellos cuya expresión está reservada a la
esfera íntima y privada de las personas o las instituciones. Dentro de estos
documentos encontramos: cartas personales, diarios íntimos, material biográfico
en general, testamentos, etc.” (Yuni y Urbano, 2003b: 75-76)

 La recolección de datos bibliográficos

Registro de la información:

"La búsqueda bibliográfica se orienta a la identificación de textos e


investigaciones previas que se hayan realizado con anterioridad [el subrayado
es nuestro]. Esta tarea es fundamental. De la calidad de su realización depende la
resolución de muchas tareas que se realizarán luego a lo largo de todo el proceso
de investigación. (...)
Una estrategia a seguir es el registro de información básica de las fuentes
consultadas. Los autores indicaron tradicionalmente la confección de fichas
bibliográficas." (Yuni y Urbano, 2003a: 66)
"Algunos autores sugieren el uso de fichas (...). Sin embargo, la
información también se recopila en hojas sueltas, libretas o cuadernos, en un
archivo en disquete, disco compacto o disco duro (...). La manera de recopilarlas
es lo de menos, lo importante es que se extraigan los datos y las ideas necesarios
para la elaboración del marco teórico. En algunos casos únicamente se extrae
una idea, un tema, un comentario o una cifra; en cambio en otros se extraen
varias ideas, se resume la referencia (por ejemplo, los resultados de una
investigación) o se reproducen textualmente partes del documento. En cualquier
caso, resulta indispensable anotar la referencia completa de donde se extrajo la
información (...)" (Hernandez Sampieri et al., 2004: 75).
Para ejemplificar, el registro de la información bibliográfica, lo haremos
a través de la técnica más difundida: la del fichaje (Lorenzo y Zangaro, 2003). El
investigador puede confeccionar distintos tipos de fichas, nos ocuparemos de
tres de ellas: fichas bibliográficas, las de lectura o síntesis y las eruditas o de
citas.
- Fichas bibliográficas: son las que registran los datos de una obra: libro,
artículo de revista, periódico, etc. Este es el tipo de fichas que encontramos

2
en los ficheros de las bibliotecas. De esta manera el investigador registra la
información completa de las obras con las cuales trabaja.
- Fichas de lectura o síntesis: contienen además de los datos de las fichas
bibliográficas, una síntesis del texto o de parte de él. El investigador redacta
la síntesis, y puede incluir alguna cita textual que deberá escribirse entre
comillas (y aclarando el o los números de páginas).
- Fichas de citas: contienen citas textuales de la obra trabajada. Lo que se
copia debe ir entre comillas y no deben realizarse modificaciones en lo
copiado. Si se quiere eliminar una parte del texto, la eliminación se indica
colocando tres puntos suspensivos entre paréntesis. Además de los datos de
las fichas bibliográficas deben incluirse los números de las páginas de donde
fueron extraídas las citas.

Algunas estrategias de búsqueda y selección:

"La clave de esta tarea consiste en ampliar sucesivamente el campo de


búsqueda. En primer lugar conviene detectar algunas publicaciones
especializadas a las que uno pueda acceder. En la actualidad, la informática
permite acceder a bibliotecas y bases de datos virtuales."(Yuni y Urbano, 2003a:
64)

"Las bibliotecas constituyen el lugar habitual al que muchos


investigadores recurren en busca de información. Muchas escuelas cuentan con
bibliotecas bastante nutridas, pero a veces no contienen materiales relacionados
con los temas que nos interesan. Es necesario entonces recurrir a bibliotecas
mayores, generalmente abiertas a todo tipo de público.
Habitualmente la información acerca de los materiales disponibles en la
biblioteca está en ficheros. En los ficheros se encuentran pequeñas fichas que
proporcionan los datos necesarios para identificar las distintas obras. Por lo
general las fichas contienen datos relativos a: autor o autores de la obra, título y
subtítulo, datos de la edición (lugar, editorial y año de publicación) y una
secuencia de números y letras que se denominan signatura. La signatura indica
la ubicación de la obra en la biblioteca. Cuando se solicita una obra al
bibliotecario es necesario proporcionar este dato para que pueda localizarla.
En las bibliotecas suele haber distinto tipos de ficheros. Podemos
encontrarnos con ficheros por autores, por tema o materia y por títulos. En
todos los casos, las fichas están ordenadas alfabéticamente (por apellido de
autor, por tema o por título). Qué fichero se consulte depende de qué tipo de
búsqueda se vaya a realizar. Por ejemplo, si necesitamos material sobre un tema
determinado y no tenemos conocimiento de quienes se han ocupado de él,
deberemos recurrir al fichero temático. Si, en cambio, queremos acceder a uno o
más libros específicos de los que ya conocemos el nombre del autor,
recurriremos al fichero por autores para obtener la signatura correspondiente.
(...) La hemeroteca es la sección de la biblioteca que reúne los periódicos
y las revistas.
Algunas bibliotecas han informatizado sus ficheros generando bases de
datos que se pueden consultar desde las distintas terminales a disposición de los
usuarios." (Lorenzo y Zangaro, 2003: 67-68)

3
"En la actualidad, Internet constituye una herramienta muy utilizada para
la búsqueda de datos e información, sobre todo porque pone a nuestro alcance
materiales a los que, de otra manera, nos sería casi imposible acceder por costo o
por tiempo.
A la gran cantidad de información disponible en la red es posible acceder
por medio de buscadores. Un buscador es un mecanismo automatizado de
búsqueda que pone a disposición del usuario en cuestión de segundos la
información disponible en la red sobre aquello que haya solicitado. Los
buscadores, por medio de un software especial, recorren la red (o la web)
recolectando la información disponible." (Lorenzo y Zangaro, 2003: 69). Hay
que seleccionar cuidadosamente esa información: es fundamental en la
búsqueda en Internet que los sitios de donde se extrae información sean
oficiales, especializados o reconocidos por la calidad de su información.
Además debe citarse siempre la dirección del sitio utilizado.

"(...) La búsqueda por palabra clave es también importante en la consulta


en bibliotecas y centros de documentación. (...)
(...) También los sitios y páginas de Internet especializados ofrecen
enlaces con otras fuentes de información, lo cual facilita la búsqueda.
Una estrategia básica de búsqueda, aplicable a diferentes situaciones, es
lo que llamamos 'la técnica bola de nieve'. Consiste en tomar un punto de partida
y a partir de la información que se obtiene, ir ampliando progresivamente el
campo de recolección y la variedad de materiales.
Cuando utilizamos esta técnica para la búsqueda de artículos originales,
conviene prestar atención a la sección de bibliografía. Allí pueden detectarse
autores que han investigado sobre el mismo tema u otros estudios realizados por
los mismos investigadores. También pueden detectarse otras referencias que
conviene anotar para luego buscarlas.
A poco de comenzar la revisión se dará cuenta que hay unos pocos
autores que aparecen citados en la mayoría de los trabajos. Estos autores pueden
considerarse como auténticos expertos en el tema específico." (Yuni y Urbano,
2003a: 64-65)

Bibliografía utilizada:
- Hernández Sampieri, R., C. Fernández Collado y P. Baptista Lucio (2004)
Metodología de la investigación. Ed. Mc Graw Hill, México D.F.
- Lorenzo, M. R. y M. Zangaro (2003) Proyectos y metodologías de la
investigación. Ed. Aula Taller, Buenos Aires.
- Yuni, J. A. y C. A. Urbano (2003a) Técnicas para investigar y formular
proyectos de investigación. Volumen I. Editorial Brujas, Córdoba.
- Yuni, J. A. y C. A. Urbano (2003b) Técnicas para investigar y formular
proyectos de investigación. Volumen II. Editorial Brujas, Córdoba.

4
5