Vous êtes sur la page 1sur 16

DERECHO CONFLICTUAL

La denominación “Derecho Conflictual” es el modo por el cual se le conocía al Derecho Internacional


Privado por que el único método para la resolución de los conflictos derivados del trafico jurídico internacional
era precisamente el método conflictual. Por está razón es importante enfocarnos al objeto del Derecho
Internacional Privado que es el de dar adecuada regulación a los casos de relaciones privadas
internacionales, lo cual puede hacerse mediante el método conflictual a los otros medios de regulación
normativa ubicados dentro del Derecho Internacional Privado, cuyo objeto es en ocasiones la prevención de la
convergencia y no su solución. Dicho lo anterior analicemos su contenido.

1. NORMAS DE CONFLICTO

El método más antiguo o tradicional para el tratamiento a los problemas de trafico jurídico externo, se
presenta con el grupo de normas denominadas de conflicto. Estas normas se originaron en la Edad Media y
sus primeros estudios dieron lugar a las teorías estatutarias. Se trata de normas en las que el legislador
mediatiza la respuesta a un problema, hipótesis o situaciones de trafico jurídico internacional. Esto es que en
lugar de dar una respuesta directa a esa situación o hipótesis se establece que para localizar la respuesta
jurídico material, primeramente deberá consultarse un especifico ordenamiento jurídico, que puede ser el
propio o un extranjero; es por eso que también se les denominan normas con respuesta indirecta, normas de
localización, normas de remisión o simplemente normas de derecho internacional privado.

El llamado conflicto de leyes surge cuando existen puntos de conexión que ligan una situación jurídica
concreta con las normas jurídicas de dos o más estados, de manera primordial, son aquellos en los que existe
una situación jurídica determinada y es necesario determinar cual es la norma jurídica que le es aplicable
entre dos o más normas jurídicas de diferentes estados que se estima pueden regularla.

Naturalmente que la situación jurídica concreta puede ser sencilla o compleja. Será sencilla o simple
cuando la situación jurídica concreta presente un solo aspecto cuya regulación jurídica haya de determinarse
y será compleja cuando sean varios los aspectos que requieran la elección de la norma jurídica aplicable. Un
ejemplo de una situación jurídica concreta sencilla seria la celebración de un matrimonio entre dos personas
de nacionalidad diversas que en cuanto a su estado civil estuviesen regidas por la lex patrie. La situación
jurídica concreta seria compleja si la celebración del matrimonio implicase además un convenio respecto a
bienes.

La doctrina ha pretendido señalar las causas que dan lugar a que se presenten los conflictos de leyes
que son típicamente materia del Derecho Internacional Privado, o sean los conflictos internacionales de leyes.

Adolfo Miaja de la Muela 1 considera que “en el conflicto de leyes existen dos o más relaciones
jurídicas en potencia, tantas como leyes tengan contacto con las personas, cosas o actos que figuren en el
supuesto de hecho, pero mientras no se señale exactamente la ley aplicable, es decir, mientras no se
resuelva el conflicto lo único que tenemos es una relación humana, fáctica propia de la vida y sostiene que la
relación jurídica solo se podrá determinar cuando este fijada la legislación destinada a regular aquella
relación[1] humana.”

Carlos Arellano García [2] supone la existencia de los siguientes elementos para el conflicto de leyes:
1. Una situación concreta que debe regularse jurídicamente.
2. Circunstancias de hecho o de derecho de las que puede derivarse la realización de los supuestos
previstos en dos o más normas de diversos Estados.
3. Dos o más normas jurídicas de diversos Estados que podrían regular jurídicamente la situación concreta.

2. ELEMENTOS DE LAS NORMAS DE CONFLICTO

La convergencia de normas jurídicas o conflicto de leyes en el espacio suponen la existencia de los


siguientes elementos:

1. Situación concreta que debe regularse jurídicamente.


2. Circunstancias de hecho o de derecho que, en un determinado aspecto de la situación jurídica, puedan
derivar la aplicación de normas de diversas entidades o Estados soberanos. A las situaciones que ligan la
controversia con un sistema jurídico determinado se les llama puntos de conexión o de contacto.
3. Normas jurídicas de diversas entidades federativas o naciones que regulen instituciones contemplada) o
se abstengan de regir jurídicamente (institución desconocida o no contemplada) la situación concreta.

3. UNA DENOMINACIÓN INEXACTA

Para algunos autores la idea de que es inexacto llamar al problema de vigencia simultánea en dos o más
normas jurídicas de diversos estados que se pretenda rijan una situación concreta con la expresiones
“conflicto de leyes”. Las razones son diversas, por ello solo mencionaremos algunos autores:

Francisco José Contreras Vaca[3] argumenta que no esta de acuerdo con la denominación “conflicto de
leyes”, puesto que no se trata de un conflicto estrictamente hablando, toda vez que la palabra significa lucha,
antagonismo, conflagración... (Nueva Enciclopedia Sopena, Diccionario Ilustrado de la Lengua Española, t. II
Ramón Sopena, Barcelona, 1961). Expresión inadecuada ya que en ningún momento se refiere a un choque
entre ordenamientos jurídicos. No se limita estrictamente al ámbito de las leyes, sino a cualquier tipo de
normas jurídicas que incluyen las jurisprudenciales, se considera que la denominación correcta deberá ser
convergencia de normas jurídicas.

Alberto G. Arce [4] argumenta que la denominación es impropia porque es claro que la ley mexicana no se
aplica fuera del territorio mexicano ni la ley extranjera se aplica en el territorio nacional, sino en el caso de que
la ley interna lo decida, pues los jueces y tribunales en cada Estado forzosamente están sujetos a la ley
nacional y no pueden aplicar otra sino por mandato de esa ley.
No existe por lo mismo, conflicto de leyes, sino estudio y determinación de los casos en que por la
intervención de extranjeros o de relaciones jurídicas creadas fuera del territorio, el derecho interno autoriza o
manda que se apliquen a los extranjeros leyes nacionales o extranjeras.

Carlos Arellano García[5] resume la denominación “Conflicto de leyes” en los siguientes puntos:

1. La denominación “conflicto de leyes “utilizada en el Derecho Internacional Privado tiene la virtud de hacer
referencia a los problemas de vigencia simultánea de dos o más normas jurídicas de diversos estados que se
pretende rijan una sola situación concreta. La denominación citada es útil porque de una manera breve se
alude a un problema cuyo planteamiento tendría que emplear mayor numero de palabras.
2. En los problemas de vigencia simultanea de dos o más normas de diversos estados que se pretenda
rijan una situación concreta si hay una pugna o choque de dos o más estados que pretenden regir una sola
situación concreta y por tal motivo si hay conflicto de leyes .
3. La denominación conflicto de leyes es imprecisa, y un tanto inexacta ya que se derivan varios sinónimos
como pugna, choque, convergencia, colisión, la simultaneidad se produce no sólo entre leyes, se puede
producir entre normas consuetudinarias, reglamentos, normas jurisprudenciales, etc. Y seria más correcto
hablar de conflicto de normas.

La denominación bajo el concepto de varios autores es muy diversa ya que cada uno de ellos guarda su
propio concepto en cuanto a la problemática jurídica externa. Por ello fue necesario exponerlo, para crear un
criterio propio y no caer en confusiones. Sin embargo no sugerimos otra denominación y aceptamos la
denominación “conflicto de leyes” porque dentro del Derecho Internacional Privado sabido es que al referirse a
“conflicto de leyes” se hace alusión a los problemas de vigencia simultánea de dos o más normas jurídicas de
diversos estados que se pretende rijan una sola situación jurídica concreta.

4. NORMAS SUSTANTIVAS Y NORMAS CONFLICTUALES

Las normas de Derecho Internacional Privado son principalmente de carácter formal, se limitan a elegir la
norma jurídica aplicable para regular de fondo un determinado aspecto de la situación jurídica concreta,
cuando convergen disposiciones diversas,. A estas normas, que son las típicas de la materia, se les conoce
como normas conflictuales, normas de aplicación, normas de conflicto, normas de conexión, reglas
preliminares, etc. Las normas de conflicto eligen a la de orden sustantivo, que a su vez rige la conducta
humana, ya sea para constituir el acto, regular sus efectos o ambas. En otros términos, la norma conflictual es
la norma indicadora de la disposición competente o aplicable ante un conflicto de leyes y la norma material o
sustantiva es la que establece la conducta a seguir en la situación concreta. La norma sustantiva aplicable
viene a ser la elegida por la norma conflictual entre aquellas normas sustantivas que coincidieron en la
pretensión de regir una sola situación concreta.
La diferencia de estas normas radica en que las normas de conflicto: reconoce el supuesto extranjero,
pero no se le da una respuesta directa, sino que admite que la respuesta o regulación puede estar en un texto
extranjero o en uno del foro, empleando así un mecanismo de respuesta indirecta. Las normas materiales o
sustantivas: aunque existe un reconocimiento al supuesto extranjero se le da una respuesta especial directa.
Solo por mencionar a las normas de aplicación inmediata: se rechaza el reconocimiento al dato o supuesto
extranjero, aplicándose la norma foral.

5. CONFLICTOS POSITIVOS Y NEGATIVOS

En el conflicto de leyes, se pretende que una situación concreta se rija por normas jurídicas
pertenecientes a dos o más Estados. En el conflicto negativo la norma jurídica de un Estado, norma
conflictual, juzga aplicable la norma jurídica de Estado diverso. La norma conflictual de Estado diverso
considera que la norma aplicable no es su norma nacional sustantiva o material sino considera que la norma
material aplicable es la norma jurídica de un tercer Estado o la del mismo Estado que mencionamos en primer
término. A este conflicto se le da el cariz de conflicto negativo. En realidad este conflicto sólo surge si al
juzgador aplicable le norma extranjera se aplica la norma conflictual pues de aplicarse la norma sustantiva o
material, el conflicto negativo no surgiría. El conflicto positivo es el típico del Derecho Internacional Privado.
En él, dos o más normas jurídicas de Estados diversos se pretende se apliquen a una sola situación concreta,
por lo que debe elegirse una sola entre esas normas de Estados diferentes puesto que no es posible darle
aplicabilidad a las normas que pretenden vigencia simultánea.

En resumen, el conflicto de leyes se plantea entre normas sustantivas que se pretende rijan
simultáneamente una sola situación concreta. Por tanto, los conflictos de leyes son necesariamente positivos
y los conflictos que se llaman negativos únicamente son el producto de una confusión que emana de
pretender oponer normas conflictuales de Estados diversos. Las normas conflictuales no suscitan los
conflictos de leyes, las normas conflictuales establecen reglas de solución de conflictos de leyes. En otros
términos, las normas conflictuales no deben crear conflictos sino resolverlos. Naturalmente que el carácter
nacional de las normas del Derecho Internacional Privado determinan que las reglas conflictuales sean
distintas y que, por tanto, la solución de un conflicto sea distinta según el país ante cuyo juez se someta la
solución del conflicto de leyes.
LIMITES A LA APLICACIÓN DE LA NORMA EXTRANJERA

La aplicación de la ley extraña o extranjera, directa o indirectamente, puede ser puesta a un lado por el
juez si ocurre la intervención de algún limite excepcional a su respecto: en su lugar se aplicará la lex fori. Esos
limites representan una interrupción, una desvinculación de la operación de la ley extranjera, en defensa de
los fundamentales intereses del Estado del foro y de sus respectivos súbditos, por un extremado control de la
admisión de leyes e individuos extraños o extranjeros. Son pues, límites que se expanden en función del
aumento en el foro de la aplicación y del reconocimiento de unas y otras.

Fue Savigny [6] quien mostró claramente que las reglas de un carácter absoluto, imperativo (el ius
cogens), que se encuentran en cualquier sistema jurídico, son de dos clases:
1. Aquellas reglas “que son establecidas simplemente en provecho de las personas que son los
poseedores de derechos”, tales como las leyes que limitan la capacidad para actuar de acuerdo con la edad o
el sexo, o las leyes referentes a la trasferencia de propiedad;
2. Las reglas que no se hacen solo en beneficio de individuos aislados, sino que descansan en motivos
morales o en el “interés publico” (publica utilitas), “si se refieren a la política, orden o economía política”.

En cuanto al primer grupo de reglas, aunque no pueden ser excluidas de actuación por contrato- ius
cogens privatorum pactis mutari non potest- llegan a ser inaplicables, cuando de acuerdo con el Derecho
Internacional Privado, rige el caso un sistema jurídico extranjero. Las leyes pertenecientes al segundo grupo,
por otra parte, están determinadas para aplicarse en todas las circunstancias, aunque el sistema extranjero
aplicable no las conozca o conceda un “ alcance ilimitado a la voluntad individual”.

Adolfo Miaja de la Muela[7] agrega “Entre estas excepciones, una se encuentra admitida en todos los
sistemas de normas conflictuales, lea inaplicabilidad de leyes, inspiradas en concepciones morales- en su
más amplio sentido, que comprenda la moral religiosa y la económica- contrarias a las vigentes en el país del
juez. Tal excepción es la conocida con los nombres de orden público, cláusula de reserva (Vorbehaltsklausel)
o public policy. Otras excepciones, como el fraude a la ley el interés nacional, el desconocimiento en el foro de
la institución extranjera aplicable y la reciprocidad, aparecen con menos frecuencia en los fallos de los
tribunales, y casi nunca en las normas escritas de Derecho internacional privado, con la salvedad de la
llamada de interés nacional, que, por otra parte, no posee la generalidad de las otras excepciones, sino que
actúa únicamente en una determinada materia jurídica, la capacidad de obrar de los extranjeros”

Ramón Silva Alfonso[8] bajo su texto expone que las excepciones a la aplicabilidad del derecho extranjero son
diversas y tienen diferente fundamentos. Básicamente, pueden reducirse a tres: el reenvió, el orden publico y
el fraude a la ley. Existen, además, otras excepciones. Suelen citarse como posibles casos de limitaciones a
la aplicación de la ley extranjera los supuestos de reciprocidad y de retorsión.
• El primero supone que la ley extranjera aplicable no confiere igual trato a la del juez que habrá de
aplicarle en igualdad de condiciones.
• El segundo supone una acción de hechos que configuran un modo de forzar a otro Estado a llevar a cabo
acciones mediante medidas de diversa índole y alcance.
Y agrega que ambas figuras carecen de fundamentación científica para permitir rechazar al juez la
aplicación de la ley extranjera competente.

Haroldo Texeiro Valladao [9] nos indica que el principio que les rige y él único universal, en el Derecho
Internacional Privado de todos los países, es el orden público según los lineamientos antes expuestos. Es
diminuto, en la teoría territorialista estatutaria de Story (casos restrictos), mayor en la comunidad del Derecho
de Savigny ( excepciones a las leyes rigurosamente obligatorias del foro e instituciones por éste
desconocidas) y amplio en la Personalidad del Derecho de Manzini (regla de las leyes de derecho público,
orden público y buenas costumbres) y sus discípulos y continuadores como Laurent, Laine, Weiss y hasta el
propio Pillet.

Antonio Marín López Wolff[10] hace referencia a los intereses vitales del Estado e indica lo siguiente
“El Derecho extranjero está excluido de aplicación si ésta pone en peligro los intereses vitales del Estado. En
todos casos se ha utilizado la concepción de limite por que ha sido utilizada con el propósito de excluir el
derecho extranjero. En la guerra fue invocada para justificar la aplicación de reglas extranjeras que
normalmente podían haber sido excluidas. “ y continua diciendo; (hace referencia al principal limite que es el
Orden Público).

La exclusión del Derecho extranjero no va más allá de lo que es necesario en el interés público. Esto
nos conduce a dos limitaciones.

1. No todas las consecuencias de la aplicación de una regla objecionables son necesariamente


objecionables.(no quebrantar el orden público es decir no romper con otras reglas morales ).
2. Cuando se excluye una regla jurídica extranjera, su lugar se remplaza en la mayoría de los casos por la
lex fori. Pero esta sustitución debe ser restringida lo más posible. Si el derecho extranjero, normalmente
aplicable, contiene una regla (X) que es inobjecionable, pero que está sujeta a una excepción (Y), y si ésta es
contraria al orden público, su exclusión no origina la aplicación del derecho, sino la de la principal regla
extranjera (X).

1. EXPECIONES A LA APLICACIÓN DEL DERECHO EXTRANJERO

En el Derecho Internacional Privado existen casos en que a pesar de que a prima facie la norma de remisión,
localización o conflicto disponga que el derecho extranjero sea reconocido y aplicado, a tales casos sólo podrá
aplicárseles el derecho local, que en nuestro caso es el mexicano. Se trata de cláusulas de reserva que
contienen excepciones a la aplicación del derecho u orden jurídico extranjero. El derecho internacional privado
suele incluir en estas excepciones los casos en que se ataque el orden público nacional, se pretenda un
fraude a la lex fori, falte la reciprocidad, o se trate de alguna institución desconocida en el foro. Al lado de
estas excepciones la doctrina y la jurisprudencia extranjera han introducido otras excepciones, respecto de las
cuales solo se consideran importantes por solo mencionar las de inadecuación al interés nacional.

1. EL ORDEN PÚBLICO NACIONAL Una vez identificada la norma jurídica sustantiva susceptible de
aplicar, resultado de utilizar la norma de conflicto y en caso de que esta sea extraña al foro (de otra entidad
federativa o de un país extranjero), surge la necesidad de analizar si está acorde con el “orden público” del
juez que conoce del asunto, ya que si es contraria, el tribunal deberá resolver el fondo del litigio con su
derecho sustantivo.
2. FRAUDE A LA LEX FORI Es un mecanismo que posee el órgano jurisdiccional para impedir la aplicación
en el foro del derecho extraño (de otra entidad federativa o de un país extranjero) designado por la norma
conflictual, cuando descubre que alguna de las partes en el proceso, para evadir una norma, provoca
intencionalmente – mediante el cambio voluntario de puntos de contacto en una relación jurídica- la artificiosa
aplicación de una norma sustantiva diferente, por lo general más benéfica para sus intereses, de la que se
hubiere elegido normalmente en el procedimiento de solución de conflictos.
3. LA RECIPROCIDAD A decir de Eduardo Trigueros[11] el requisito de reciprocidad se introdujo en
México en el Código Civil de 1870. por fortuna prácticamente ha desaparecido en la época actual, pero ello no
le niega que perduro como una excepción al reconocimiento o aplicación de la ley u orden jurídico extranjero.
(se exigía la reciprocidad para reconocer algún dato o elemento extranjero- se puede obrar la reciprocidad a
cambio de algo aplicas la justicia es decir una compensación.)
4. INSTITUCIÓN DESCONOCIDA EN EL FORO. Una institución jurídica consiste en un conjunto de
normas, reglas o disposiciones orientadas a establecer un sistema o cuerpo orgánico, que en conjunto,
además de su propia función, producen un efecto jurídico. Se rechaza la institución cuando esta ofende los
principios fundamentales del sistema.
5. INADECUACIÓN AL INTERÉS NACIONAL. Actúa como un dispositivo de seguridad para el trafico
importado y el propio y por tanto en aquellos casos en que el orden jurídico propio se vea lesionado.
No hay una resolución semejante de esta ultima figura en México que pueda ejemplificar; ni estudios en las
obras de los autores mexicanos, sin embargo se trata de un mexicano y es necesario emitirlo.
EL REENVÍO Y SUS MODALIDADES

1. UN PASO PREVIO AL REENVÍO

Es necesario considerar, cuando se presenta una situación jurídica en la que en un determinado aspecto
existen puntos de conexión o contacto con diversas legislaciones:

• Hay que determinar, primero, qué juez es competente para conocer la controversia y resolverla de
manera vinculativa para las partes.
• Al tribunal que conoce del asunto le compete resolver los conflictos de leyes (convergencia de normas
jurídicas) que se presenten, es decir, determinar el derecho que va a aplicar para dirimir el fondo de la
controversia, para lo cual deberá utilizar las normas de conflicto del foro, a menos que exista algún tratado
internacional.
• Para aplicar las normas conflictuales y determinar el derecho de fondo aplicable, el juez tiene que seguir
los lineamientos que a continuación se señalan.

Francisco José Contreras Vaca nos habla de la Calificación[12]: Es una actividad que realiza el órgano
jurisdiccional para determinar en qué institución jurídica encuadra la situación sometida a proceso. Por
ejemplo, delimitar si la controversia se refiere a cuestiones de forma de los actos, capacidad, estado civil,
efectos de los actos jurídicos, etcétera. Ésta es una condición necesaria para determinar la norma conflictual
aplicable, ya que, al igual que las otras creadas por el legislador, no se refieren a situaciones particulares sino
que, como todas las leyes de los sistemas romanistas, derivan de la generalidad y el carácter abstracto de sus
disposiciones. Todo conflicto de leyes presupone una calificación previa.

Cuando se permite la extraterritorialidad de la norma, al lado del conflicto de leyes puede surgir un conflicto
de calificación, ya que se origina cuando el acto jurídico se ubica en una institución jurídica diferente, en los
diversos ordenamientos con los que la controversia tiene puntos de contacto. Antes de resolver el conflicto de
leyes hay que solucionar el de calificación. ¿Cómo se resuelven los conflictos de calificación? Las opiniones
doctrinales son diversas y contradictorias, pero existen tres principales:

• De lex fori: considera que debe calificarse el hecho conforme a la ley del juez que conoce del asunto.
• De lex cause: sostienen que si el juez utiliza la ley extraña para dirimir la controversia, debe calificar con
base en ese derecho.
• Método comparativo (dritte schule): propone que a la norma de conflictos se le provea de elementos con
los cuales se analicen los conceptos de carácter sustantivo de una manera amplia, al desligarlos en su
contenido de la rigidez que marca el derecho interno, lo que permite calificar situaciones con elementos
extraños.
2. REMISIÓN Y REENVÍO

Una vez calificado el derecho sometido a proceso, el tribunal utilizará la norma conflictual prevista en su
legislación, que sea acorde con la naturaleza del litigio, a fin de determinar el derecho sustantivo aplicable
para resolver la controversia. Puede suceder que la norma conflictual le ordene al juez usar el derecho de
foro; pero cuando le permite utilizar uno ajeno, surge la siguiente pregunta: ¿Se referirá únicamente a sus
normas sustantivas o también se incluyen las de conflicto?, De acuerdo con el criterio que se adopte, pueden
surgir las siguientes situaciones: la utilización exclusiva del derecho sustantivo extraño o de la legislación
extraforo en su conjunto.

3. UTILIZACIÓN EXCLUSIVA DEL DERECHO SUSTANTIVO EXTRAFORO

Si la legislación del juez del foro indica, expresamente, que se aplique el derecho sustantivo extraño, sólo
se utilizará éste (remisión simple). Hay que recordar que los derechos que concurren en la situación jurídica
son de diversas entidades federativas (convergencia nacional) o de países (convergencia internacional).

Cuadro de explicación:
| | |Legislación mexicana| |Legislación española| |
| |Norma conflictual |1 3| | | |
| | |(?) 0 | | | |
| |Norma sustantiva | | | | |
| | | | | | |

4. UTILIZACIÓN DE LA LEGISLACIÓN EXTRAFORO EN SU CONJUNTO

Si la legislación del juez que conoce de la controversia es omisa o así lo indica, deberán incluirse las
normas de conflicto de derecho extraño, por que son parte del mismo. De aquí se deriva alguna de las
siguientes dos situaciones: reemisión y reenvió

5. REMISIÓN

Francisco José Contreras Vaca nos habla de la Remisión[13] de la cual dice que; Surge cuando la norma
conflictual del juez del foro permite utilizar un derecho extraño en su conjunto (incluidas normas de conflicto y
sustantivas), y la norma conflictual de esa legislación, por ser idéntica, semejante o acorde a la nacional,
coincide en que se aplique el derecho sustantivo.

| | | | | |
| |Legislación mexicana | |Legislación española | |
|Norma conflictual | 1 | | 2 | |
|Norma sustantiva | | | | |
| | | | | |

6. EL REENVÍO

El supuesto esencial para que el reenvío se produzca consiste en la existencia de un conflicto negativo. Las
leyes de dos o más Estados juzgan como norma jurídica competente a la norma jurídica extranjera. La norma
jurídica extranjera puede ser aplicada como norma conflictual (norma de derecho internacional privado) o
formal, o puede aplicarse como norma de fondo (norma de derecho interno) o material. Si se aplica la norma
jurídica interna extranjera que ha sido juzgada como competente no habrá reenvío.

7. CONCEPTO

La mayoría de los autores coinciden al conceptuar al reenvió, sin embargo consideramos necesario
mencionar solo algunos que a la larga podremos tomar como referencia:

Silva Alberto Jorge[14] nos dice en su texto: Cuando la norma de conflicto del foro determina que la
norma jurídica aplicable es la extranjera, esto nos mueve a especificar si la norma jurídica extranjera elegida
ha de ser la sustantiva o la norma de conflicto extranjera. Si es la norma sustantiva extranjera, encontramos la
respuesta directa, pero si es la de conflicto extranjera, tal ley extranjera nos podrá remitir a otro orden jurídico.

De aceptarse la norma de conflicto extranjera ello nos llevaría a la posibilidad de que la norma sustantiva
no se encuentre en ese Estado extranjero, sino en otro Estado. Esto es lo que precisamente se conoce como
reenvío, es decir, al hecho de que la norma de conflicto extranjera remita a otro orden jurídico en busca de
respuesta. En este caso puede ocurrir que la norma de conflicto extranjera determine la aplicabilidad de la
norma mexicana (reenvío ulterior o de segundo grado).

Ramón Silva Alfonso[15] señala: La llamada doctrina del reenvío es aquella que preconiza la aplicación de
la norma de conflicto extranjera, cuando nuestro derecho señala al derecho extranjero como aplicable a
determinada situación jurídica. Tal doctrina hace posible que la norma de conflicto extranjera consultada
derive la solución del caso de nuevo hacia nuestro derecho o hacia un tercer sistema jurídico.

Francisco José Contreras Vaca[16] nos proporciona el surgimiento del reenvío: La jurisprudencia francesa
fue la primera en desarrollar esta noción; surge cuando la norma conflictual del juez del foro permite la
aplicación en su conjunto de un derecho extraño (de otra entidad federativa o de un país extranjero), y la
norma de conflicto de esa legislación, por no ser idéntica a la del juez, no prevé la utilización de su derecho
sustantivo, sino el de otro Estado. En este caso existe un verdadero conflicto entre las normas de elección de
un Estado y las del otro.

8. ELEMENTOS BÁSICOS PARA SU SURGIMIENTO

Carlos Arellano García[17] da referencia sobre dos elementos básicos para que surja el reenvío:
1. Un conflicto negativo. Se requiere por tanto, como primer requisito, que haya un doble traslado en la
legislación conflictual de dos o más Estados. Las reglas conflictuales de dos o más Estados consideran
aplicable una norma jurídica diferente a al de ellos.( la ley francesa remite a la ley inglesa y la ley inglesa
remite también a la ley extranjera)
2. Una invocación de la norma conflictual del Estado cuya norma jurídica se juzga competente, porque si se
aplica la ley material, de fondo, no se produce la remisión.
9. MODALIDADES DEL REENVÍO

Cuando hasta ahora ha sido expuesto no permite formar más que una idea parcial de esta cuestión, una
de las más complejas y discutidas dentro del Derecho Internacional Privado. El retorno o conflicto negativo
entre reglas de conflicto no es más que un aspecto, desde luego el más importante por su mayor aceptación
por la doctrina y las legislaciones, el reenvío, dentro del cual se presentan también otras modalidades como el
reenvío de segundo grado y el doble reenvío.

Carlos Arellano García[18] nos dice sobre estos dos elementos:


• Es de primer grado o reenvío simple, aquel supuesto en el que la norma jurídica del juez considera
competente la norma jurídica de un segundo país, se aplica la regla de Derecho Internacional Privado de este
país, la que a su vez estima competente la norma jurídica del país del juez.
• En el reenvío de segundo grado o reenvío ulterior, la norma de Derecho Internacional Privado del
segundo país remite a la norma jurídica de fondo de un tercer país.
Siguiendo a Lewald[19] Miaja de la Muela considera que el reenvío puede complicarse hasta alcanzar tres
o más grados y se refiere al supuesto de que la norma iusprivatista del tercer país enviase a un cuarto país y
este remitiese a la norma del primero, segundo o tercer país.

Francisco José Contreras Vaca[20] Hace referencia a los mismos tipos de reenvío del autor anterior citado; sin
embargo el los denomina de la siguiente manera:

Reenvió simple o en primer grado. Surge cuando la norma conflictual del juez que conoce el asunto (foro)
permite la aplicación del derecho extraño en su conjunto (primer paso), y la norma de conflicto de ese derecho
extraño, por ser diferente de la del órgano jurisdiccional, envía al derecho del tribunal que conoce la
controversia (segundo paso). El juez del foro, al ver lo anterior, no podrá determinar qué derecho aplicar para
resolver el litigio (tercer paso), puesto que se crea un círculo vicioso, a menos que su propia legislación le
indique qué hacer. Por regla general, en estos casos las legislaciones dan preferencia al derecho interno; de
esta manera, el tribunal resolverá conforme a sus propias normas sustantivas. Por último, cabe recordar que
las normas que convergen en el litigio pueden ser de algún Estado extranjero (convergencia internacional) o
de otra entidad federativa (convergencia nacional).

Reenvió en grados Surge cuando la norma conflictual del juez que conoce el asunto permite la aplicación
del derecho extraño en su conjunto (primer paso), y la norma conflictual de ese derecho extraño, por ser
diferente de la del tribunal (foro), envía a la legislación de una tercera entidad o país (segundo paso). La
norma conflictual de esa tercera entidad o nación, a su vez, puede enviar el derecho de una cuarta (tercer
paso) y así sucesivamente. Esta serie indefinida de reenvíos se terminará cuando la norma conflictual de
alguna entidad o país:
• Autorice aplicar su derecho sustantivo
• Ordene utilizar solamente las normas sustantivas del derecho extraño.
Es importante mencionar que cuando el reenvío en grados intervienen tres legislaciones se le llama de
segundo grado, si son cuatro se denomina de tercer grado y así sucesivamente.

Ejemplo del reenvío de primer grado

| | |Legislación | |Legislación | |
| | |mexicana | |francesa | |
| |Norma conflictual |1 3| |2 | |
| | |(?) 0 | | | |
| |Norma sustantiva | | | | |
| | | | | | |

Ejemplo del reenvío en grados

| | |Legislación mexicana | |Legislación española | |


| | | | | | | | |

10. ARGUMENTOS A FAVOR Y EN CONTRA DEL REENVÍO

El reenvío es motivo de opiniones contradictorias en la doctrina. La contradicción teórica ha


trascendido a las legislaciones y a los tratados internacionales. Los argumentos clásicos a favor del reenvío
son los siguientes:
1. La legislación extranjera forma un todo indivisible. A este argumento se le formula la objeción llamada del
“juego de raqueta”, si la ley extranjera a la que se remite es un todo indivisible, también lo es la ley a la que se
le hace el reenvío y se aplicarían las normas conflictuales del país al que se hace el reenvío, y así
sucesivamente. Por tanto este argumento es sumamente endeble.
2. No hay que ser más exigente que la ley extranjera misma, este argumento lógicamente, puede revertirse
en contra de la ley propia, ya que la ley propia remite a otra norma jurídica y no se puede ser más exigente
que la norma nacional. La norma nacional no se juzga competente y a pesar de ello la aplicamos.
3. Se asegura la uniformidad de la solución de los conflictos. Se duda de este argumento ya que no hay tal
uniformidad en las soluciones.
Se han hecho valer otros argumentos a favor del reenvío.

a. Argumento de la soberanía. Este argumento carece de suficiente fuerza de convicción pues, la


coexistencia de soberanías se logra de igual manera si se aplica la norma material extranjera.
b. Argumento de la imposibilidad de distinguir radicalmente entre normas conflictuales y normas materiales.
c. Argumentos del desistimiento. La norma conflictual extranjera a la que se hizo el primer envió se desiste
de su competencia, por lo que el juez de la norma que hizo el envió en un reenvío acepta la competencia de
su norma nacional establecida por la norma jurídica conflictual extranjera. Acerca de este argumento podemos
objetar que la norma del juez también se desistió.

Las objeciones a la inconsistencia de los argumentos favorables del reenvío constituyen los puntos de vista
doctrinales contrarios al reenvío.
1. Si en los foros se aplica la norma conflictual extranjera no hay conculcación de la norma jurídica nacional
que remitió a la norma jurídica extranjera terminándose con la aplicación de la norma jurídica nacional. Por
ello se juzga recomendable que el legislador se pronuncie por admitir o por rechazar la situación del reenvío.
2. Es innegable la corriente de simpatía que engendra el reenvío de primer grado porque el procedimiento
de reenvío culmina con la aplicación de la ley material del juzgador que conoce del asunto.
3. La norma extranjera debe ser aplicada no por sistema sino solo por excepción cuando es necesario para
satisfacer mejor las necesidades humanas. Si esto es así, la situación del reenvío debe ser rechazada y debe
aplicarse la norma extranjera material y no la conflictual. En cambio, si se ha establecido la competencia de
las normas jurídica extranjera ( nos referimos a la material como una necesidad), debe implicarse la norma
jurídica extranjera y no invocarse el reenvío.
4. En los países en donde el sistema territorial es prevaleciente y en donde hay poca aplicación de derecho
extranjero es natural que no tenga éxito la remisión pues, la remisión es un subterfugio para dejar de aplicar la
norma jurídica extranjera competente y aplicar forzadamente el derecho nacional material.

11. EL REENVÍO EN LA JURISPRUDENCIA

Jurisprudencia extranjera: La jurisprudencia de otros países ha conocido de casos como estos desde el siglo
XVII, aunque no fue sino hasta el caso FORGO a finales del siglo XIX en que se sistematizo la idea,
construyéndose toda una teoría. En realidad, inicialmente el caso FORGO partió del interés político del Estado
francés para quedarse con los bienes de Javier Forgo.

a. FRANZ JAVIER FORGO, había estado domiciliado en París siendo de origen bávaro. Forgo falleció a los
68 años de edad dejando hermanos y algunos bienes muebles. Como falleció siendo soltero se planteo el
problema consistente en saber cuál era el derecho aplicable a la sucesión. Si se aplicaba el derecho bávaro
los bienes en la sucesión pasaban a los hermanos. Si se aplicaba la ley francesa, heredaba el fisco, ya que
esta ley consideraba vacante la sucesión. La Corte de Casación, por su parte, revoco la sentencia del tribunal,
declarando heredero al Estado, considerando que la norma de conflicto bávara reenviaba la cuestión a la
legislación francesa. Partiendo de este caso es como la doctrina habría de elaborar la celebre teoría del
reenvío.
b. Otro caso de reenvío que proporciona la jurisprudencia francesa corresponde al caso del señor Morelos.
Ciudadano de nacionalidad mexicana que al fallecer dejo en Francia un inmueble. Antes de esto, Morelos se
había casado en Nueva York con una mujer de los EUA sin que hubiese celebrado capitulaciones
matrimoniales. El asunto fue llevado al tribunal francés, que tuvo que resolver a quien correspondían los
derechos a ese inmueble. Según la ley neoyorquina había separación de bienes, mientras que según la ley
francesa existía sociedad conyugal, de manera que la mitad de los bienes ya pertenecían a la viuda. El
tribunal francés sostuvo que el régimen patrimonial del matrimonio estaba regido por la ley del lugar donde se
había celebrado el matrimonio, de manera que al consular la ley neoyorquina encontró que esta en su norma
de conflicto disponía que los inmuebles se regían conforme a la ley del lugar de la ubicación de los inmuebles.
Si el tribunal francés hubiese estimado aplicable a la regla sustantiva, seguramente hubiese decidido por la
separación de bienes, pero como estimo que la norma de conflicto remita a la norma de conflicto de Nueva
York, entonces se produjo un reenvío de retorno, también conocido como de primer grado.
c. Otro de los casos interesantes en la jurisprudencia internacional ha sido el de Antenor Patiño contra
Cristina de Borbón. El caso no solo ha sido objeto de estudio en México, sino también Francia, España, EUA,
Bolivia, etc. Con anterioridad a la demanda de divorcio que se planteo en México, esta se presento en Francia
resolviéndose mediante el reenvío de segundo grado. El tribunal de Sena que recibió la demanda encontró en
el derecho francés una norma de conflicto que remitía a la ley boliviana (el Sr. Patiño era boliviano) para
resolver sobre el divorcio. A la vez, la ley conflictual boliviana disponía que todo matrimonio celebrado en el
extranjero podía disolverse, con la condición de que en la ley del país donde se celebro permitía esa
disolución. Como el matrimonio se había celebrado en España y por esa época no existía el divorcio, el juez
francés declaro la improcedencia del divorcio.

Jurisprudencia mexicana: los anales mexicanos la jurisprudencia nos ha mostrado unos cuantos casos de
reenvío, por cierto poco claros.

a. En 1990 un TCC resolvió un caso en el que se había planteado un problema de nacionalidad con la
finalidad de que en España se pudiera aplicar la ley de la nacionalidad. El caso fue el siguiente: la señora
Rafaela Bosh Labrus que había obtenido la nacionalidad mexicana por naturalización falleció dejando un
testamento en el cual desheredo a su único hijo. Testando sus bienes a favor de su nieto. El juicio
testamentario se abrió en España, lugar donde se estimo que la nacionalidad de la de cujus era la mexicana.
Es pertinente agregar que en España la capacidad se rige conforme a la ley de la nacionalidad de las
personas, y además establece- según aparece en la resolución-, que el testador no puede desheredar a su
único hijo. En este caso el hijo desheredado pidió a las autoridades mexicanas que declararan que su madre
había perdido la nacionalidad mexicana a partir de una fecha anterior a la del otorgamiento del testamento.
Como se advierte, si acaso la autoridad mexicana hubiese declarado que la de cujus no era mexicana,
entonces el hijo desheredado tendría la posibilidad de alegar en España que ella era española y que por no
haber testado a favor del único hijo, tal testamento podría ser declarado ineficaz. El TCC no accedió a la
petición del hijo. (Tesis 612).[21]

Se trata de unos cuantos casos de reenvío. Y es que el acentuado territorialismo vigente, hacia casi
imposible estas instituciones. Alberto G. Arce[22] ya reportaba desde mediados de siglo que las leyes
mexicanas. “ ignoraban por completo la doctrina del reenvío, lo cual se explica porque siendo eminentemente
territoriales, son muy pocos casos, es evidente que la ley mexicana se ha referido a las disposiciones del
derecho interno, y no a las reglas de conflicto de derecho internacional...” En fin, aunque ha habido en México
casos de reenvío, lo cierto es que esta institución no parece que hubiese estado en la mente de los
juzgadores.

12. EL REENVÍO EN EL DERECHO MEXICANO

El reenvió es escaso, pero su aceptación es adecuada para lograr en fallo más justo. Sin embargo, no debe
aplicarse indiscriminadamente, debido a que crea serios problemas para lograr una expedita administración
de justicia, lo que hace necesario restringir su uso.

Algunas legislaciones lo rechazan, y otras, por regla general, lo limitan al segundo grado, como Austria,
Bélgica, Francia, Inglaterra, Israel y Polonia.
En opinión del maestro Carlos Arellano García[23] opina que el reenvío debe ser regulado por el legislador
mexicano. Al regularse estimamos que debe ser proscrito para indicar que, en aquellos casos en que el
derecho mexicano remite a la norma jurídica extranjera, porque es justo y ventajoso aplicar la norma jurídica
extranjera se refiere a la norma jurídica material y no a la conflictual. Si el caso no puede resolverse por la
norma jurídica material extranjera, el juzgador deberá aplicar los principios generales de derecho.

El panorama ha cambiado a partir del Derecho reformador y adicionador del Código Civil del DF, publicado
en el Diario Oficial. Ahora el artículo 14 del Código Civil del DF en la fracción II regula el reenvío de la
siguiente manera:

“Artículo 14. En la aplicación del derecho extranjero se observara lo siguiente:


II. Se aplicara el Derecho sustantivo extranjero, salvo cuando dadas las especiales circunstancias del
caso, deban tomarse en cuenta, con carácter excepcional, las normas conflictuales de ese derecho, que
hagan aplicables las normas sustantivas mexicanas o de un tercer estado.”
De lo anterior se desprende que:
a. Trata de evitarse el reenvío, por lo que se remite generalmente a las normas sustantivas.
b. El juez, al analizar las circunstancias de cada caso y cuando estime que lo amerita, aplicara la norma
conflictual extranjera, que podrá reenviar la solución del asunto a la norma jurídica de otro Estado, pero
limitándola al reenvío simple y en segundo grado.

El sistema es adecuado, puesto que facilita el desarrollo jurisprudencial, al facultar al juez para determinar
en que casos es necesario aplicar la norma conflictual extraña, ya que es inadecuado que una norma
legislativa abstracta e impersonal los prevea.

A juicio del maestro Carlos Arellano García[24] la regulación del reenvío es desacertada, por las siguientes
razones:

1. Admitir el reenvío esta en contra del objeto del Derecho Internacional Privado, ya que su objeto es
determinar la norma jurídica aplicable entre dos o más normas jurídicas de países distintos que tratan de
regular la situación concreta.
2. El legislador atenta contra la seguridad jurídica y conduce al casuismo cuando sostiene como excepción
para aceptar el reenvío que haya “circunstancias especiales del caso”
3. Se acepta la remisión o reenvío de primer grado cuando se termina con la aplicación de las normas
materiales mexicanas y se acepta la remisión o reenvío de segundo grado cuando se aplican las normas de
un tercer Estado. Ambos reenvíos son inadecuados pues, ya se ha elegido por la norma conflictual el conflicto
de leyes con la aplicación de la norma jurídica extranjera material. Aplicar la norma conflictual extranjera en
lugar de la norma jurídica material extranjera significa desacatar la norma conflictual que ha resuelto el
conflicto de leyes.
EL ORDEN PÚBLICO

El Orden Publico en el Derecho Internacional Privado funciona, al igual que la remisión y la calificación,
como un obstáculo que impide la solución uniforme de los conflictos de leyes. Se caracteriza porque habiendo
resultado competente la norma jurídica extranjera, decidirse el conflicto de leyes, no se aplica la norma
jurídica extranjera. Se invocan altos intereses sociales, muchas veces imprecisos y de gran subjetividad, con
el nombre de Orden Público para dejar de aplicar la norma jurídica extranjera que, de acuerdo con el Derecho
Internacional Privado se ha determinado como competente.

Con objeto de limitar el alcance de la noción de orden publico en materia conflictual, es conveniente
hacer dos distinciones.
a. Entre lo que debe entenderse por Orden público en derecho interno y lo que se entiende por Orden
público en el DIPr. Por un lado y,
b. Entre leyes territoriales o leyes de aplicación inmediata y el concepto de orden público.

Al respecto la jurisprudencia ha establecido: “ ... para que el orden público esté interesado, es preciso que
los intereses (involucrados)sean de tal manera importantes que, no obstante... la aquiescencia del interesado,
el acto prohibido pueda causar un daño a la colectividad, al Estado o a la Nación”.[25]

En primer lugar, el concepto de orden público en el ámbito interno mexicano se encuentra definido por el
artículo 6°del CCF: La voluntad de los particulares no pueden eximir de la observancia de la ley, ni alterarla ni
modificarla. Solo pueden renunciarse los derechos privados que no afecten directamente el interés público,
cuando la renuncia no perjudique derechos de terceros.

De este modo, el concepto de orden público en el derecho interno mexicano significa un limite a la
autonomía de la voluntad, el cual puede ocasionar la nulidad del acto jurídico llevado a cabo en ejercicio de
ella, mientras que en el DIPr. Dicho concepto tiene una connotación diferente aunque vinculada. Se trata de
un medio de que se vale el órgano aplacador del derecho, normalmente el juez, para impedir la implicación en
el foro de la norma jurídica extranjera competente. Así, por ejemplo, si las partes en el contrato celebrado en
el extranjero han violado el principio establecido en el Art. 6° del CCF citado, el juez mexicano no le otorgara
efectos en México por considerar que un acto celebrado de esa forma va en contra del orden público
mexicano.
En segundo lugar, a veces se ha llegado a confundir lo que se entiende genéricamente por leyes o
normas jurídicas territoriales o de aplicación inmediata, con el concepto de orden público, esto es, por leyes o
normas jurídicas territoriales se han considerado todas aquellas normas del sistema que, por tener ciertas
características, deben aplicarse, como su nombre lo indica, territorialmente ( normas procésales, fiscales,
etc). Lo que subsiste en las leyes o normas territoriales es el deseo del legislador de que en circunstancias
determinadas sean aplicables de manera invariable en su territorio.

En el orden público concurren los siguientes factores:


I. Existe un conflicto de leyes
II. La norma conflictual determina la competencia de la norma jurídica extranjera.
III. Se decide no aplicar la norma jurídica extranjera por oponerse esta al orden público.
IV. El orden público es un elemento que impide la aplicación de la norma jurídica extranjera cuando seria
contrario a los intereses de una sociedad la aplicación de la norma jurídica extranjera.
V. Se palpa en la noción del orden público una inseguridad, una incertidumbre, una imprecisión, una
subjetividad, puesto que se requiere la determinación de esos intereses sociales que exigen la no aplicación
de la norma jurídica extranjera competente.

En términos generales el Orden Público en el DIPr. Es un remedio que impide la aplicación de la norma
jurídica extranjera competente, pues de aplicarse, provocaría un malestar social, impediría la satisfacción de
una necesidad colectiva o evitaría la obtención de un beneficio para el conglomerado.

Es esta noción, establecemos como genero próximo la impedición de la aplicación de la norma jurídica
extranjera competente y como diferencia especifica las razones por las que debe dejar de aplicarse la norma
jurídica extranjera. Estas razones en cuanto a su contenido pueden ser cambiantes en el tiempo y en el
espacio y se requiere la intervención del juzgador para advertir la presencia del malestar social, de la
necesidad colectiva y del beneficio para el conglomerado pero por lo menos tiene ya un criterio calibrador y
orientador de su actuación que ya será menos arbitraria y subjetiva.

1. CONTENIDO DEL ORDEN PÚBLICO

La intervención del Juez es de importancia superlativa en la determinación del orden público en cuanto a
su contenido. No obstante que esta tarea es a posteriori, estimamos que, si bien es cierto que el orden
público no puede determinarse a priori en lo que atañe a su contenido, si es factible que, anticipadamente se
establezcan en la legislación criterio o criterios orientadores de su tarea para evitar graves errores en la
invocación del orden público.

De lo anterior se deduce que el análisis de la norma extranjera aplicable debe efectuarlo el juez
nacional precisamente con motivos y en el momento de su aplicación, lo cual lleva a formular los principios
siguientes: ninguna norma puede considerarse, en abstracto, como contraria al orden público del foro- lo que
es contrario hoy podría no serlo mañana-, lo cual a su vez implica la relatividad de dicho concepto.

Por ello, resultaría ocioso pretender determinar a priori en que casos ciertas normas pueden estimarse
contrarias al orden público del foro. Incluso, en un mismo país, el simple transcurso el tiempo suele provocar
el cambio conceptual que permite aplicar normas que previamente, en condiciones similares, hubieran sido
rechazadas.
2. EFECTOS DEL ORDEN PÚBLICO

El efecto obvio, indiscutible, del orden público es impedir la aplicación de la norma jurídica extranjera
competente. Deja de aplicarse la norma jurídica extranjera que se considera perjudicial para una colectividad.
De esta manera, si unos extranjeros, invocando su ley nacional, pretenden divorciarse en un país en que el
divorcio no se admite, el orden público impedirá ese divorcio. En este caso y dado el efecto primordial del
orden público, se dice que el orden público produce un efecto negativo. Al lado del efecto negativo, se puede
producir, a continuación, un efecto positivo. No se aplica la norma jurídica extranjera y en substitución de ella
se aplica la norma jurídica nacional.
Para que se pueda producir la aplicación de la norma jurídica del país de recepción, en substitución de
las norma jurídica extranjera competente que ha sido calificada como contraria al orden público, es preciso
que se establezca en el Derecho del país de recepción la aplicación substituta o, en su defecto, que el juez
tenga facultades para hacer esa aplicación sucedánea, pues, de no ser así, no hay fundamento legal para
establecer el efecto positivo a continuación del efecto negativo del orden público.

3. EXTENSIÓN DEL ORDEN PÚBLICO

Dos máximas que son facetas de la misma regla de aplicación de derecho extranjero:
1. A mayor aplicabilidad extraterritorial de normas jurídicas extranjeras se invocará con más frecuencia la
noción de orden publico para impedir la aplicación de aquellas normas jurídicas extranjeras competentes que
se juzguen perjudiciales en el país de recepción.
2. A menor aplicabilidad de la norma jurídica extranjera, no se tendrá que invocar el orden público, pues se
aplicara el Derecho propio sin tener que acudir a la noción de orden público.

4. EL ORDEN PÚBLICO EN EL DERECHO MEXICANO

El actual texto del artículo 12 del Código Civil para el DF mantiene como regla general el territorialismo
de las leyes mexicanas. Desde el punto de vista del orden público ello significa que si la norma jurídica
mexicana es la aplicable no tendrá que invocarse el orden público para impedir la aplicación de la norma
jurídica extranjera que haya resultado competente.

No obstante esta última afirmación, cuando se produzca la aplicación de la norma jurídica extranjera
por así prescribirlo la ley conflictual mexicana o por así regularlo la norma jurídica conflictual internacional
contenida en los tratados o convenciones de que México sea parte, puede llegar a invocarse el orden público
para impedir que se aplique la norma jurídica extranjera competente, tal y como lo previene la fracción II del
artículo 15 del Código Civil para el DF:

“ Artículo 15. No se aplicará el derecho extranjero :


II. Cuando las disposiciones del derecho extranjero o el resultado de su aplicación sean contrarios a
principios o instituciones fundamentales del orden público mexicano”.
CONCLUSIONES

La realización del presente trabajo, dejo grandes expectativas entre nosotros, esto en razón del
conocimiento obtuvido mediante la investigación documental previa a la realización del escrito. Cabe destacar
que fue importante los conocimientos básicos, previos que se tenían del Derecho Internacional Privado, pues
eran parte fundamental para el entendimiento adecuado de cierto conceptos alejados de nuestra lengua
madre.

El tema principal de nuestro trabajo fue el de Derecho Conflictual, ya que de el deriva una gran gama de
fenómenos que alteran una esfera jurídica, creando así varios aspectos a estudiar, en primer término se hablo
del objeto fundamental del DIPr. El cual era determinar la norma jurídica aplicable entre dos o más normas
jurídicas de países distintos que tratan de regular la situación concreta. Si lo vemos de una manera muy
somera podemos decir que a lo que se le llama derecho conflictual es en sí, nuestra disciplina a estudiar. Pero
poco nos debe de sorprender ya que la denominación “internacional” lo deja entre ver; regresando al punto
inicial se concluyo que las normas de conflicto son normas de aplicación indirecta ya que no dispone de
manera expresa la solución de un conflicto externo y deja entre ver que pueden ser aplicables dos supuestos
que son la norma propia o norma de foro o bien la norma extranjera.

De ahí que para evitar confusiones el legislador denomino con diferentes nombres a las leyes entre las
que destacan las normas de conflicto: las cuales reconoce el supuesto extranjero, pero no se le da una
respuesta directa, sino que admite que la respuesta o regulación puede estar en un texto extranjero o en uno
del foro, empleando así un mecanismo de respuesta indirecta. Las normas materiales o sustantivas: que
aunque existe un reconocimiento al supuesto extranjero se le da una respuesta especial directa. Solo por
mencionar a las normas de aplicación inmediata: que se rechaza el reconocimiento al dato o supuesto
extranjero, aplicándose la norma foral.
Sin embargo, no siempre se podrá aplicar el Derecho Extranjero, ya que una vez que logra colocarse
en la solución, se considerara que la norma nacional fue incompetente para solucionar dicho asunto (X).O
bien que la ley nacional remitió la solución a otro Estado, este fenómeno se conoce con el nombre de Reenvío
y este puede presentarse de diversas manera, puede ser simple o de primer grado y de grados. Si la norma
material o sustantiva no soluciono el problema entonces se aplica el derecho extranjero sin embargo puede
existir una situación en donde esta ley quebrante los principios y el interés público de una sociedad, ante esta
adversidad nos encontraremos con los limites de la ley extranjera.

Los limites de la ley extranjera son principalmente el orden público nacional, fraude a la lex fori, la
reciprocidad, o se trate de alguna institución desconocida en el foro. Al lado de estas excepciones la doctrina y
la jurisprudencia extranjera han introducido otras excepciones, respecto de las cuales solo se consideran
importantes por solo mencionar las de inadecuación al interés nacional.

En general se puede decir que los temas antes expuestos forman parte de un todo, y este todo es el Derecho
Internacional Privado.

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

➢ ARELLANO GARCÍA Carlos. “Derecho Internacional Privado” Ed. Porrúa, México 1998.

➢ CONTRERAS VACA José Francisco. “Derecho Internacional Privado” Parte general. Ed. OXFORD
University press. Mexico 1998. pp. 337

➢ GOLDSCHIDT Werner. Derecho Internacional Privado” Derecho de la tolerancia 8° edición. Ed.


Depalma Buenos Aires 1995.

➢ MIAJA DE LA MUELA Adolfo. “Derecho Internacional Privado” Tomo I, Parte general e introducción. Ed.
Atlas Lope de Vega. Madrid 1985

➢ PEREZNIETO CASTRO Leonel. “Derecho Internacional Privado” Ed. OXFORD University press. México
2003. pp. 760

➢ SILVA ALBERTO Jorge. “Derecho Internacional Privado” Su recepción Judicial en México. Ed. Porrúa,
México 1999.

➢ SILVA ALFONSO Ramón. “Derecho Internacional Privado” Ed. Intercontinental. Asunción Paraguay
1994. pp. 215

➢ TEXEIRO VALLADAO Haroldo. “Derecho Internacional Privado” Introducción y parte general. Ed. Trillas
1987 pp. 624.

➢ TRIGUEROS SARAVIA Eduardo. “Estudios de Derecho Internacional Privado” Aplicación de leyes


extrañas. Ed. UNAM Instituto de Investigaciones Jurídicas. México 1980 pp. 272

➢ WOLF LOPEZ Marín Antonio. “Derecho Internacional Privado” Ed. Bosch urgel Barcelona 1958.

➢ CÓDIGO CIVIL DEL DISTRITO FEDERAL

-----------------------
[1] MIAJA DE LA MUELA Adolfo. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” tomo I parte general e
introducción. Editorial Atlas Lope de Vega Madrid (1985)
[2] ARELLANO GARCIA Carlos. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” Editorial. Porrúa. México (1998).
[3] CONTRERAS VACA José Francisco. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” tomo I parte general.
Editorial Oxford University press. México (1998) pp. 337
[4] Arce G. Alberto. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” , cuarta edición, Guadalajara México, 1964,
Pág. 105.
[5] Obra antes citada ARELLANO GARCIA Carlos “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO”
[6] Véase a MARÍN LOPEZ WOLFF Antonio. Cita a SAVIGNY, System d. Rom. R. VII,35 (traducción inglesa
de Guthrie, página 78).
[7] Obra antes citada MIAJA DE LA MUELA Adolfo. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO”
[8] SILVA ALFONSO Ramón. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” ED. Intercontinental pp. 142

[9] TEXEIRO VALLADAO Haroldo. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” Introducción y parte general. Ed
Trillas (1987) pp 570
[10] LOPEZ WOLF Marín Antonio. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” ED. Bosch Urgel Barcelona
(1958).
[11] TRIGUEROS Eduardo. “LA EVOLUCION DOCTRINAL DEL DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO”,
PAG. 189
[12] Obra antes citada CONTRERAS VACA José Francisco. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” tomo I
parte general. Editorial Oxford University press. México (1998) pp. 166

[13] Obra antes citada CONTRERAS VACA José Francisco. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” tomo I
parte general. Editorial Oxford University press. México (1998) pp. 337

[14] SILVA ALBERTO Jorge. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO”Su recepción judicial en México . Ed
Pórrua (1999).

[15] Obra antes citada SILVA ALFONSO Ramón. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” ED.
Intercontinental pp. 143

[16] Obra antes citada CONTRERAS VACA José Francisco. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” tomo I
parte general. Editorial Oxford University press. México (1998) pp. 337

[17] Obra antes citada ARELLANO GARCIA Carlos “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO”
[18] Obra antes citada ARELLANO GARCIA Carlos “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO”
[19] La Theorie du renvoir, citado por MIAJA DE LA MUELA. Obra citada, Pág. 241
[20] Obra antes citada CONTRERAS VACA José Francisco. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” tomo I
parte general. Editorial Oxford University press. México (1998) pp. 337

[21] PUENTE EGIDO,P. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO ESPAÑOL” Doctrina legal del Supremo
Tribunal 1841-1977, Págs. 22 y sigts, obra citada por SILVA ALBERTO Jorge. “DERECHO INTERNACIONAL
PRIVADO”Su recepción judicial en México . Ed Pórrua (1999).

[22] Obra antes citada. Arce G. Alberto. “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” , cuarta edición,
Guadalajara México, 1964, Pág. 106.

[23] Obra antes citada ARELLANO GARCIA Carlos “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO”
[24] Obra antes citada ARELLANO GARCIA Carlos “DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO”
[25] Semanario Judicial de la Federación, XXXVIII, P. 1334. citado por PEREZNIETO CASTRO Leonel.
“DERECHO INTERNACIONAL PRIVADO” ED. OXFORD (2003)

-----------------------
Ejemplo: Normalmente en cualquier país sus ordenamientos jurídicos contienen dos tipos de normas: las que
primeramente deben ser consultadas y que nos indican cual es el ordenamiento que regula el acto (X), así
como las normas que indican las condiciones requeridas para la validez del acto(X). El primer tipo de normas
no indican cuáles son las condiciones de validez del acto (X), sino que solo indica en cual ordenamiento se
deben buscar las condiciones del acto (X), que bien pueden ser las del propio país A o del país B.
Ejemplo: Mexicano que contrajo matrimonio en Sevilla, España, con española, y que establecieron su
domicilio conyugal en México, DF. Uno de los cónyuges pretende demandar al otro la nulidad del matrimonio,
en virtud de que no se cumplieron las formalidades que exige la legislación española para su celebración.

Ejemplo: Españoles que están domiciliados en Asturias, España, y que celebran un contrato de arrendamiento
en México, Distrito Federal, para una de sus empresas, respecto de un inmueble ubicado en este ultimo
territorio. Posteriormente, uno quiere demandar la nulidad de la operación en virtud de que el otro es incapaz,
de acuerdo con las leyes españolas.

Ejemplo: Se presenta ante un juez francés un problema relativo al estado civil de un ingles. La norma jurídica
competente es la “lex patriae”, o sea la ley inglesa. Se aplica la ley inglesa material, de fondo, interna y el
conflicto se resuelve.

En cambio, si se aplica la norma jurídica conflictual extranjera, se producirá el reenvío.

Ejemplo: Se presenta ante un juez francés un problema relativo al estado civil de un inglés. La norma jurídica
competente es la “lex patriae”o sea la ley inglesa. Se aplica la ley inglesa conflictual, iusprivatista, formal, en
lugar de la ley interna. La norma conflictual inglesa establece que es competente la ley del domicilio, y el
domicilio del inglés no está en Inglaterra sino en Francia o en un tercer país. En
esta segunda situación ha surgido el reenvío.
Ejemplo tomado del libro de ARELLANO GARCIA)

Controversia. Mexicano que domiciliado en París, realiza su ultimo testamento en México, DF, cinco años
antes de su fallecimiento, y en él nombra como única, universal heredera y albacea de todos sus bienes
presentes y futuros a una mexicana. Posteriormente, el ultimo año de vida, establece su domicilio en México.
La esposa del de cujus, de nacionalidad Italiana, al entablar el juicio sucesorio pretende demandar la nulidad
del testamento, pues afirma que en el momento de laborarlo estaba incapacitado, por lo que, en consecuencia
, es procedente que se abra su sucesión legítima.

Controversia. Persona de nacionalidad francesa, domiciliada en Alemania, que celebra un contrato de


compraventa con un mexicano residente en México, respecto de una maquinaria procedente de Suiza, en él
vendedor francés se compromete a entregar la mercancía en México, DF, contra el pago del producto. El
comprador mexicano pretende demandar la nulidad del contrato cuando se da cuenta de que el vendedor es
incapaz conforme a las leyes de México, DF.