Vous êtes sur la page 1sur 17

Las mujeres samis el reno 1

Solveig Joks

LAS MUJERES SAMIS DEL RENO

En el centro de la actividad de las siiddat y los hogares trashumantes,


pero en el olvido público
Solveig Joks, Investigadora Social en el Instituto Sami de Kautokeino (Noruega)

Este ensayo es un breve estudio etnográfico realizado para comprender el estatus público que alcanzan las
mujeres que trabajan en la actividad del reno en una población del norte de Noruega. Hay un discurso de
etnicidad porque la actividad de reno está relacionado con poblaciones de pastores trashumantes que
constituyen el estereotipo étnico de “los samis”. Pero este texto no pone el acento en las dinámicas de la
etnicidad, trata de comprender cómo se construye la posición sociocultural de las mujeres que trabajan en
el reno y cómo es que siendo su aportación fundamental en el proceso del trabajo de la actividad, su
visibilidad pública es reducida y su capacidad de agenda política limitada.

ALGUNAS CLAVES DE LECTURA


a) Una etnografía hecha en otra casa.
Esta monografía originalmente escrita en sami, está escrita desde el marco de referencia de una
investigadora perteneciente a una sociedad históricamente colonizada, una etnografía escrita en otra casa.
Solveing Joks huye de cualquier tentación exotizadora de su propio contexto cultural. Al mirar su propia
sociedad como antropóloga no nos ofrece una imagen exótica de los pastores de renos del ártico europeo,
sino una imagen ordinaria, la de las personas que habitan, en la particularidad de su biografía y su
experiencia.

b) Un saber útil (UTILIDAD POLÍTICA E INSTITUCIONAL)


Nos enseña también algunos de los perfiles fundamentales de la utilidad práctica del saber etnográfico.
Responde a un problema institucional, en el contexto de una demanda de saberes concretos por parte de
una institución pública del estado noruego: el Consejo Profesional del Sector del Reno. Las mujeres samis
del reno, agentes sociales enmudecidos y velados por la prácticas de una burocracia que tiende a
ignorarlas, se ven dotadas de voz y se tornan visibles a la mirada pública. El objetivo descriptivo de toda
etnografía cobra un valor de utilidad. Relatar las condiciones concretas de vida de estas trabajadoras, sus
experiencias biográficas y sus relaciones con el entramado de actividades productivas, domésticas e
institucionales, ayuda a comprender su realidad sociocultural y capacita a los agentes institucionales y
políticos a tomar sus decisiones. La utilidad de la etnografía puede ser ayudar a ver y a mirar la
complejidad de las realidades sociales, ofreciendo un conocimiento teórico, una imagen del mundo social,
que está anclado en las vidas concretas de las personas de carne y hueso. Un primer paso para introducir
cualquier mejora en el terreno práctico.

c) La dimensión comparativa
Se dice que toda etnografía en su afán por conocer la vida social de grupos humanos concretos, incorpora
una orientación comparativa. Esto quiere decir que como mínimo toda investigación etnográfica opera
con el contraste entre el saber analítico de la investigadora y los saberes de los sujetos de su campo. El
avance de este contraste entre las perspectivas etic y emic a lo largo del proceso es el avance de la
investigación misma. Este movimiento comparativo que denominamos traducción cultural gana relieve
cuando intentamos apreciar las categorías analíticas que el investigador pone en juego. Hay hacerse
estas preguntas:
- ¿Qué categorías de análisis han ido orientando la investigación de la autora?
- Intente descubrir la categorías de análisis:
1. estructura familiar de los grupos domésticos de Ánne, Biret y Elle
2. transiciones históricas que estas personas aprecian en la actividad del reno
3. participación de estas personas en la estructura del trabajo externa a la actividad del
reno
4. momentos del ciclo vital de la unidad doméstica que estas personas destacan como
transiciones o cambios.
Además el texto ofrece otra dimensión de comparación, intenta explorar los contrastes tomando como
referencia a dos sujetos sociales teóricamente diferenciados,(las mujeres que trabajan en el reno y las
campesinas del capítulo 4) es el que conocemos como comparación intercultural. El hilo con el que se
construye el tejido de esta comparación está hecho de las categorías analíticas de la investigadora. Son
Las mujeres samis el reno 2
Solveig Joks

estas categorías las que hacen que la comparación sea o no pertinente y esté argumentalmente bien
construida:

a) valoración (sociomoral) del trabajo de las mujeres del reno y de las campesinas en los
documentos públicos
b) reglamentos que afectan a unas y a otras en cuanto a políticas de subvención
c) visiones del pasado y del futuro (es decir, del tiempo) cuando las instituciones públicas
tratan de una u otra actividad.

d) Elevarse al nivel de las prácticas


La autora dedica la última parte del texto al problema de la socialización de los saberes en la actividad del
reno. Estos contenidos son importantes para la comprensión de una de las propiedades fundamentales del
conocimiento que nos aportan las etnografías. Se interroga por las prácticas humanas en contexto. Al
ocuparse de la relación entre escuela y socialización en la actividad del reno, Joks nos hace oír una de las
preguntas formuladas por los propios agentes sociales en su campo ¿puede la escuela suplir a las formas
presenciales de socialización de saberes cuando se trata de formar a los sujetos para el trabajo? En el
capítulo 6 Joks nos ofrece una de las formulaciones más acabadas de nuestra intención docente “el
currículo escolar sami queda a un nivel meramente simbólico y no se eleva a nivel práctico” Esta noción
de elevación es la que queremos subrayar. La etnografía nos enseña a mirar el mundo de los saberes al
revés de como lo hacemos en la universidad. El hilo de la argumentación teórica, la trama textual de
nuestros argumentos, encuentra su razón de ser cuando nos ayuda a comprender lo que los seres humanos
hacen en sus prácticas concretas. Visto así, el orden de lo concreto es el orden principal, sólo si podemos
elevar nuestro saber teórico al orden de lo concreto podemos hacer inteligible la vida de la gente y
contribuir a alguna discusión teórica con sentido.

PREFACIO

En la primera mitad del año 2000, el Consejo Profesional del Sector del Reno hizo pública la concesión
de fondos para investigar la situación de los niños, jóvenes y mujeres que se dedican esta actividad. El
Instituto Sami obtuvo financiación y en agosto del 2000 se puso en marcha el proyecto.
Las tres mujeres que han colaborado son trabajadoras del reno y están preocupadas por la situación de la
familia en su actividad, tienen gran interés en su trabajo y fueron entusiastas interlocutoras en la
investigación. Han mostrado su trabajo y relatado sus experiencias y opiniones.

Capítulo 1
INTRODUCCIÓN

FUNDAMENTO
Hace tiempo que se dice que en la actividad del reno hay pocas mujeres, la actuales funciones están muy
ligadas al varón. Las funciones de la mujer sobre administración doméstica y la transición de los saberes
prácticos se desvanecen. Pero si han empezado a desaparecer las funciones de las mujeres hay que
preguntarse ¿en qué consiste esta actividad? Ellas son necesarias para actividades en el hogar trashumante
y en la siida pero sus tareas no son visibles.

SUS TAREAS TAMPOCO SON VISIBLES EN LOS TEXTOS PÚBLICOS los líderes políticos no
tienen en cuenta las funciones que desempeñan las mujeres del reno.

Pero ¿cómo se hace visible la política dedicada a la mujer y la familia? Y sus asuntos ¿quedan confinados
dentro de esas redes o pasan a la política general del reno?¿Por qué el rol del trabajador del reno está
ligado a las funciones del varón? ¿qué experiencia tienen las mujeres de esta situación?

PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA


Si se contempla la actividad del reno sólo como una actividad orientada a la producción de carne, el
resultado es que las mujeres permanecen invisibles. El espacio doméstico presenta un conjunto de
funciones laborales que deben asegurar la sostenibilidad viable y autónoma de la familia. El grupo
doméstico debe proveer de utensilios y dinero para el sustento y el hogar trashumante tiene obligaciones
laborales para la siida (la unidad mayor de cooperación). La mayor parte de las siiddat están compuestas
por estos hogares móviles que trabajan en colaboración, aunque los hay que pertenecen a siiddat
concretas. Cada siida es usuaria de un terreno de pasto especial, definido y distribuido en relación con las
de otras siiddat.
Las mujeres samis el reno 3
Solveig Joks

Los trabajos de la siida consisten en unificar las manada y preparar lo necesario para conseguirlo como
elevar cercados y repararlos. Estos trabajos se reparten entre los hogares trashumantes, así como los
turnos de pastoreo, cuando la manada se mueve. Se negocia cuando hay que cercar la manada y cuando se
hace la separación de los renos (trabajo anual que consiste en seleccionar los animales destinados a
mantener la capacidad reproductiva y los destinados al matadero para la venta de carne).

Todos estos trabajos están relacionados, el hogar trashumante y la siida llevan a cabo la totalidad de la
actividad del reno.

Si en el hogar trashumante hay poco que hacer, ello influye en la siida como en otoño cuando se levantan
los vallados. La siida tiene mucho trabajo en algunas temporadas y otras lo tiene el hogar trashumante.

Las subvenciones negociadas en el pacto para la Actividad del Reno están relacionadas con la
producción de carne y la ayuda se concede a los propietarios de la unidad de explotación, la mayor
parte pertenecen a varones por lo que la mayor parte de las mujeres quedan sin ayudas. Tampoco los
productos tienen subvención como los derivados de la confección manual. ¿CÓMO AFECTA ESTA
SITUACIÓN A SU IDENTIDAD COMO TRABAJADORAS?

Ni las mujeres ni sus funciones se hacen visibles, las mujeres del reno se preguntan cómo habrán podido
los niños aprender a hacer su trabajo si ellas no acompañan a las manadas. Los varones tienen mucho que
hacer cuando van con los renos y no tienen tiempo para enseñar a los niños. Surge la cuestión de que
clases de funciones tienen las mujeres en relación con los niños y cómo perciben la situación de los niños
y niñas.
CONTRASTE ENTRE LAS CAMPESINAS Y LAS TRABAJADORAS DEL RENO
Tanto la actividad del reno como el agropecuario son actividades de extracción y están bajo la
administración del ministerio de agricultura. Las campesinas han luchado para elevar el valor que se
concede a su trabajo, con una Ley de 1974 se consiguió que las mujeres menores de 36 años pueden
hacerse cargo de una explotación agropecuaria.
Las mujeres campesinas has tenido que adaptarse a los intereses de sus hogares o la elección responde a
las expectativas de sus núcleos domésticos. La decisión de los varones y la división sexual del trabajo en
las granjas hizo posible convertir a las mujeres en campesinas si no tienen un esposo que “compita” con
ellas. Si una pareja tiene una granja sólo se aplica el título de campesino al marido.

MÉTODO Y ESCRITURA DEL TEXTO


La autora quiere investigar la “empresa familiar” para ver el lugar que ocupa la mujer en relación con el
marido y los hijos y la función en la siida. PLAZO DE UN AÑO Se utiliza el relato de 3 MUJERES
SOBRE SU PROPIA ACTIVIDAD DEL RENO con las que convive UNA SEMANA CON CADA UNA
(y con su familia) usando una CÁMARA para grabar las tareas Y REGISTRÓ EN VÍDEO LAS
ENTREVISTAS.
LAS HA VISITADO DESPUÉS EN SUS RESIDENCIAS DE VERANO, con Elle ha estado
ELEVANDO EL VALLADO, ha registrado las conversaciones, porque quieres acercarlas al lector CON
SUS PROPIAS VOCES. (NO TRABAJO EL TIEMPO SUFICIENTE CON ELLAS EN SUS TAREAS)

Sólo son tres mujeres para aproximarse lo más posible a sus tareas. (justifica la elección de la muestra y
su representatividad,(pág. 24)
En el texto no están representadas las mujeres que son titulares de unidades de explotación salvo una
mujer a la que se entrevistó una vez. Tampoco el de las asalariadas en puestos externos a la actividad del
reno.

Se trata de la situaciones de estas tres mujeres y sus experiencias y de cómo es visto públicamente el
cometido de las mujeres del reno. Usando FUENTES ESCRITAS sobre POLÍTICAS PÚBLICAS del
sector y a un libro para examinar cómo se representa públicamente a las mujeres y sus funciones.
Se escogió a MADRES (entre cinco y seis hijos) para mostrar el trabajo en relación con sus hijos e hijas.

En el tiempo que se preparaba el trabajo hubo tres asuntos especiales en la arena pública: los daños
causados por animales salvajes, el cerramiento de los pastos en condiciones metereológicas adversas y la
consecuencia de no tener número suficiente de cabezas para vender a los mataderos y por eso no alcanzan
el criterio para acceder a subvenciones y la discusión de los trabajos de la comisión formada para crear
Las mujeres samis el reno 4
Solveig Joks

una nueva Ley del Reno. SIGUIÓ POR TV Y PRENSA LO QUE DIJERON SOBRE ESTAS
CUESTIONES:

La autora también asistió a una conferencia de la red de mujeres trabajadoras del reno de alcance
nacional, la primera vez en la historia que las mujeres trabajadoras del reno se reunían en conferencia.

UN VISTAZO A LA HISTORIA
FUENTES BIBLIOGRÁFICAS DONDE SE DOCUMENTÓ
Andrea Amft (2000) investigó en su tesis doctoral la división sexual del trabajo en la zona sami de
Suecia. Un cambio ostensible es el paso de una economía dependiente de recursos propios a dependiente
del dinero. La actividad estaba vinculada al animal que proporcionaba alimento y útiles, las niñas
ayudaban en el pastoreo pero ahora ya no hay tanta necesidad y no se estimula a las niñas para trabajar en
el reno. Se espera que abandonen la actividad y busquen trabajo en el mercado sueco.
La situación de las mujeres empezó a cambiar en los cincuenta y sesenta. Las ayudas para viviendas del
estado ponían la condición de que la casa estuviera cerca de una carretera transitable por automóviles, lo
que implicaba que las viviendas estaban lejos de los emplazamientos cambiantes de las siiddat. Luego
vino la escuela de nueve años de duración y en los sesenta la motonieve. Los tres factores (construcción
de las casas, escuela y motonieve) trajeron la reducción de la presencia de mujeres en el lugar de las
manadas. La motonieve redujo la necesidad de mano de obra y las mujeres se convirtieron en excedentes.

¿Qué significa que las mujeres sean un excedente? La definición es las autoridades es de que sólo se
entiende la actividad de reno como el trabajo que el pastor lleva a cabo con los renos diariamente.

MARCO TEÓRICO
La filósofa Iris Marion Young explica cómo funcionan los grupos sociales. Dice que un grupo social es
un colectivo suficientemente diferenciado. Las diferencias están basadas en formas culturales, costumbres
o modos de vida. Los miembros de un grupo tienen cosas parecidas entre si porque atraviesan las mismas
experiencias y tienen modos de vida parecidos.
Las características peculiares del grupo son:
- los miembros del grupo se identifican y se reconocen a sí mismas en sus status sociales
- comparten una historia común, y se identifican y se reconocen a sí mismos en sus grupos.

El grupo constituye a los individuos de manera que los significados que esos individuos atribuyen a la
historia, los parecidos y las peculiaridades forman parte de esa acción constituyente. Esto no quiere decir
que la gente no tenga rasgos personales, o que una persona no pueda cruzar la frontera de la identidad del
grupo. La persona puede tener muchos otros aspectos que no pertenecen a esa identidad de grupo.

La gente dedicada a la actividad del reno puede considerarse un grupo social según las ideas de Young.
El concepto de grupo social es útil para explicar cómo las tareas y las experiencias de estas tres mujeres
se articulan con sus grupos sociales en la actividad o se separan de ellos. También pertenecen a otros
grupos.
La actividad del reno no es sólo una forma de empresa, es también una forma de vida. Thomas Højrup
explica la noción de forma de vida: es en parte algo que se aprende desde la infancia y en parte algo que
no sólo guía las tareas aisladas, sino la mayor parte de nuestras actividades cotidianas.
. Al considerar la actividad del reno como un modo de vida se opta también por contemplarlos bajo el
prisma de la identidad. La vida cotidiana se dedica al reno y las tareas y experiencias del reno vinculan
estrechamente a las personas a los roles de trabajo. La actividad no es sólo una parte de la vida del
trabajador, de algún modo es toda su vida.

Al usar el concepto de identidad seguimos a Richard Jenkins que distingue entre la identidad nominal y
la identidad verdadera. La nominal es una denominación como por ejemplo “trabajador del reno”. El
concepto de identidad verdadera podemos indicar como la gente a través de las tareas se muestra
trabajador del reno y participa como tal durante largo tiempo. La atribución “trabajador del reno” no
implica que la persona la reconozca ni que lo reconozcan otros. Por ejemplo, el gobierno usa “amas de
casa” cuando habla de las mujeres del reno, pero ellas no se identifican necesariamente como “amas de
casa”. Tampoco es suficiente con que ella se vea como una “infatigable trabajadora del reno” si los
demás no lo reconocen.

Volviendo a nuestra categoría “infatigable trabajadora del reno” puede ser que esa mujer haya
participado en las tareas por largo tiempo y pero ello no implica que se le otorgue tal merecimiento. Su
Las mujeres samis el reno 5
Solveig Joks

identidad nominal no se convierte en identidad verdadera en tanto que los demás no la reconozcan. Puede
que los demás sean los que tienen el poder d avaluar qué significa “infatigable trabajadora del reno”
quienes siguen su propia definición y quienes la usan en muchas situaciones. Mientras no se hable
públicamente de las tareas de las mujeres del reno, como podría hacerse en las organizaciones que se
dedican a esta actividad o entre los poderes públicos que la gobiernan, es probable que la denominación
“trabajador infatigable” siga aplicándose sólo a las personas que pastorean la manada.

Para las mujeres, una “trabajadora infatigable del reno” puede ser la que enseña a los niños las tareas
de la actividad y cose las prendas que deben usarse en otoño, invierno y verano. Puesto que sólo lo ven
las mujeres, podemos preguntarnos si el grupo social no está dividido en dos partes: las mujeres del
reno y los hombres que trabajan en el sector. Y si es así, podemos preguntarnos también si no se concede
prioridad solamente a los cometidos de uno de los dos géneros. Tal prioridad incide en la consideración
de las funciones que conlleva el trabajo, tanto en el hogar trashumante, como en la siida y las políticas
públicas.

Capítulo 2
SOBRE LAS EXPERIENCIAS DE LAS MUJERES DEL RENO

ÁNNE, 50 AÑOS
Ánne se ha criado en la actividad del reno. Participó en el ordeño y en el pastoreo. Trabajó en la
confección manual de los utensilios y ropas y en el levantamiento de tiendas. Ella es de las mayores de su
familia y tiene hermanos varones menores que ella. Fue a la escuela cuando se impartía el ciclo de siete
años, iban desde noviembre hasta pascua. Ya adulta completó nueve años de escuela. Cuando al terminar
los siete años quiso solicitar una plaza escolar recibió la presión de su padre, que la necesitaba para el
reno. Continuó trabajando: pastorear, ordeñar, confeccionar útiles y ropas, cocinar. Cuando la motonieve
llegó a Sápmu sus hermanos habían crecido y podían trabajar con los renos, Ánne ya no era tan necesaria
y se empleó en un puesto público asalariado hasta que se casó con un sami pastor de renos y volvió a la
actividad.

- Anne. Sólo tenía trece años cuando empecé a hacer turnos de pastoreo...tendría quince o dieciséis años
cuando dejamos de ordeñar a las hembras y comenzaron a cambiar los tiempos, empezaron a comprar
las primeras motonieves, antes de eso las chicas solíamos ir en la manada... Creo que la situación
cambió cuando dejamos de ordeñar, se dejó los renos sin pastorear y llegaron las motonieves. Ya no
cenducía renos de tiro ni se esquiaba. Mis hermanos crecieron y fueron a trabajar y se hicieron con sus
unidades de explotación y fui apartada a un lado. Conseguí un trabajo fijo del estado. Trabaje muchos
años hasta que me casé. Primero vivia en el orohat de invierno pero cuando los niños empezaron el
colegio hicimos una casa en el pueblo. Fue una buena época. Los hijos no querían vivir en el internado,
y en el orohat de verano podrían ir a la escuela pero no en sami (recuerda su trauma escolar en la
escuela hablando sólo noruego y que no entendía nada).

De niña y joven trabajó en el reno, lo dejó y volvió al casarse. Ahora confecciona ropas y útiles y prepara
los pertrechos de los demás y mantiene la ropa limpia.
Fui con Ánne al orohat de verano, fuimos una semana antes que el marido y los hijos partieran con la
manada desde la costa. Antes de salir empaquetamos las lonas, las hormas de la ropa, las cubiertas de las
tiendas, las pieles de reno, las mosquiteras, los colchones, las lonas para el remolque del coche y todo lo
necesario para levantar cercas y el desplazamiento al orohat de invierno. En el camino paramos en uno de
los lugares donde se detienen los que acompañan a la manada, en el lugar de acampada Ánne levanta la
tienda para que la encuentren preparada a su llegada. En el interior prepara la hoguera, la alacena y la
mesa, lava la loza y corta la leña. Coloca la cubierta impermeable y abandonamos la tienda y vamos al
orohat de verano. Allí prepara la comida y arregla las telas, acarrea lonas, sacos de dormir, colchonetas,
pieles de reno. En el cercado acondiciona las vallas y marca los animales, hace las mismas tareas que su
marido e hijos. Los varones colaboran en la marca de los terneros de reno pero las hijas no están. La
pequeña está en la escuela y la mayor en el instituto.

La identidad de Ánne como trabajadora del reno es intensa, puede hablar de todas las tareas, conoce el
terreno y sus nombres, es capaz de comunicar dónde está la manada aunque no esté en el lugar. Por el día
se comunica con ellos con un walkie talkie y avista con prismáticos donde se encuentran.
Otros suelen telefonearla porque saben que se comunica con su marido a menudo, y puede decir con
precisión dónde está cada uno porque conoce bien las tierras. Conocer los lugares y sus nombres es una
competencia necesaria en la actividad del reno. El comunicarse con ellos a diario refuerza su identidad
Las mujeres samis el reno 6
Solveig Joks

como mujer sami del reno. Es capaz de ocuparse de todas las facetas, lo aprendido en la infancia se
manifiesta con claridad hoy. Enseña a sus hijas a confeccionar útiles y ropa y sus hijos a desollar el
animal.

BIRET, 45 AÑOS
Es madre de seis hijos. Tenía doce o trece años cuando dejaron de ordeñar las hembras. Ella no llegó a
ordeñar pero llevaba el barreño y sujetaba el animal al acompañar a su madre. Atrapaba a lazo a las
hembras domadas.
Evoca los tiempos en que pastoreaba ella sola la manada, con dieciochjo o diecinueve años. Ella es la
mayor de los hermanos y aprendió todo lo que hay que saber sobre el reno. Ella sobrellevaba más trabajo
que un chico porque además cosia las ropas y confecciona adornos.

Cuando se casó con un sami pastor de renos cambió su situación. Pasó a dedicarse del hogar trashumante,
antes de casarse no se ocupaba ella del aprovisionamiento, lo hacía su madre. Ahora se ocupa de las ropas
y ornamentos de su marido e hijos. La tarea de la confección está sujeta al ciclo anual, cuando hay nieve
hace prendas de verano. Para casarse hay que saber coser.
Empieza a preparar la migración de primavera desde el otoño, empieza a coser botas de agua y forros de
cuero. Corta la madera y talla los astiles para los trineos. Compra las provisiones para la tundra y los
alimentos para cocinar.

En primavera migra con renos de tiro que ella ha domado, siempre los ha domado. Sólo come después de
mover los renos. Sólo seis veces no acompañó la manada en primavera, cuando nacieron sus hijos.
Durante la migración pesca y si no puede pescar se queda en la tienda trenzando cordel. En primavera
prepara la comida de los perros y sacrifica terneros jóvenes con alguna mutilación. Con la piel hace
cazadoras. Después de la migración hay mucha ropa que lavar y zurcir las plantillas del calzado. Biret
enseña a sus hijos el trabajo de confección.
Ya no sale tanto con los renos, ahora lo hacen sus hijos, les enseña a guardar silencio cuando los animales
están sueltos. Ella deshace la tienda, limpia y cocina. Ella desea trasmitir sus saberes a los hijos, desea
elevar el valor del saber tradicional. Les enseña el trabajo de confección, el nombre en sami de las cosas,
pastorear y cuidar de los renos. Ahora la escuela les quita tiempo (antes se adaptaba a las tareas del reno).
Ahora el pastoreo es distinto, se ha norueguizado y ahora no saben pastorear cuando hay poca nieve.
Habiendo escuela los niños crecen con poco contacto con el pastoreo. Sólo están en el vallado y pierden
la comprensión de la naturaleza, que en la escuela se enseña poco. Nosotros aprendimos a comprender la
naturaleza y la esencia de su funcionamiento.

Dice que la actual política del reno es demasiado simple, sólo se peocupan de la producción de carne, y
como un trabajo unipersonal, de una sola persona, además varón. Las unidades de explotación son un
buen ejemplo, las mujeres y los niños quedan fuera de la actividad del reno en el espacio público. La
unidad de explotación está inscrita a nombre de su marido que es el que se comunica con hacienda. Sólo
una persona de cada unidad de explotación es considerado trabajador, los demás quedan al margen. No
cuentan como trabajadores del reno.

Ella no puede admitir que no es una trabajadora del reno, su trabajo es tan necesario como el de él. No
puede admitir que desde el punto de vista del gobierno no es una trabajadora del sector. Es inadmisible la
identidad que le ha adscrito nominalmente el gobierno: “dependiente el marido” que sí es considerado
trabajador. Se empeña activamente que que toda la familia sea considerada “trabajador del reno”.

ELLE, 40 AÑOS
Elle tiene cuatro hijos y también se ha criado en la actividad del reno. Ahora sus hijos son mayores y
cuando puede coge un trabajo a tiempo parcial fuera de la actividad del reno, no lo puede hacer a tiempo
completo porque su trabajo es necesario en el hogar trashumante.
Colabora en la marca de los animales, separación de manadas y organización de las tareas, lleva a los
niños con la manada y les enseña a trabajar. El reno exige mucho trabajo burocrático, por ejemplo la
distribución de los orohagatk y la evaluación del número máximo de cabezas en cada orohat. Ha
invertido mucho tiempo en conversaciones, llamadas, consultas en asesorías. Se dedica también a coser y
otras actividades manuales. Además ya aprendió de niña a coser y confeccionar ropa.

Está preocupada por la política del reno, pero ponen distinto acento. Biret hace hincapié en el trabajo
manual. Elle prioriza el funcionamiento de las siiddat. Entiende que varones y mujeres deben colaborar
Las mujeres samis el reno 7
Solveig Joks

en la actividad para poder tener influencia sobre ella. Ella misma trabajó junto a las manadas cuando sus
hijos eran pequeños.

Cree que los actuales modos de trabajo de las unidades de explotación no funcionan bien, pues no está
claro si se trata de un asunto unipersonal o de grupo. El gobierno apoya económicamente a las personas,
pero no al funcionamiento de las siida, no se preocupa de los modos óptimos de funcionamiento. Cuando
apoya las unidades de explotación sólo da relieve a la supervivencia de los individuos. No piensa que
cada individuo es parte de un grupo mayor. Para ella la actual situación es muy complicada porque la
actividad está inscrita a nombre de una sola persona, ahora pueden inscribirse la mujer con el marido,
pero esto no mejora la situación porque no pueden registrarse los hijos. Además la mujer puede trabajar
en otras cosas y perder el interes por el reno. Además a veces puede ser una hermana y su marido los que
trabajen y no obtienen ningún provecho de ello. Se ha decidido de antemano que se inscriban a nombre
del marido y la mujer. La mujer debe tener ese derecho, por supuesto, pero hay más formas de familia.
Además el reno fue durante largo tiempo una actividad productiva con sus usos y métodos de trabajo
cooperatico, ahora llegó ese concepto de unidad de explotación y se decidió por ley aplicarlo a un periodo
de tiempo, y los que tenían la edad adecuada se inscribieron y está mal porque muchas familias con hijos
pequeños no tuvieron ese derecho y otras con hijos adultos se hicieron con más unidades de explotación y
esto trajo un desequilibrio entre grupos de parientes y familias. Es importante que cada persona tenga
valor y sobre todo los que trabajan activamente. En todas las demás actividades se concede valor a la
persona que trabaja en algo y no puede ser que nadie te escuche ni te vea en ninguna parte.

Hoy no se tienen en cuenta a los trabajadores del reno. Hoy tienen valor la unidad de explotación y no el
trabajo. Los que tienen que ver con las actividades que realizan las mujeres, ellas administran la actividad
(los preparativos, las tareas de antes y después de los vallados), hay aspectos que quedan sin hacer: cosido
y tareas manuales. Está mal. El estado parece que no quiere que la actividad del reno se extienda
demasiado. Hoy hay otras oportunidades y la familia debe buscar las que les parezcan mejores.
Se suele decir que las niñas se apañaban bien en el reno. Los niños no pueden apañarse en solitario, no se
sale adelante solo. El reno no es trabajo de una sola persona, se necesita gente que apoye y ayude.

Los varones propietarios de titularidad de unidad de explotación son partidarios de la situación actual, ven
las cosas desde dentro del sistema. A ellos les llegan los papeles, las ayudas y son expertos del reno.
Tienen los derechos y no quieren perderlos. Por eso Elle piensa que las mujeres pueden verlo diferente.
Ellas ven lo que les espera a sus hijos, tampoco ellos tienen derechos cuando lleguen a edad de trabajar.
Si se fija un número de cabezas en las unidades de explotación, entonces se le dificultará el poder
dedicarse al reno. Nunca había límites rigidos en la actividad.

Elle pastoreó durante diez años, dice que cuando había poca gente los niños y las mujeres llevaban el
ganado. Su situación se tuvo que adaptar a la actividad del reno pero nunca ha tenido ayuda económica.
Hoy pueden acceder a esas ayudas como esposas del titular, pero Elle nunca las ha visto. Compara su
trabajo con el trabajo en un almacén, deben tener todo en orden si quieren encontrar las cosas en su sitio.
Si ha habido un mal año las mujeres no acceden a las ayudas porque el dinero que se concede a las
esposas está vinculado a las exigencias de matanza que fija el estado.

Elle organiza el trabajo del hogar trashumante y de la siida. Ella recibe información y pasa mensajes a los
que van por su ruta, ella siempre sabe dónde se encuentran los que van con su siida.

De sus palabras se desprende que la persona que debe estar incorporada al grupo social que trabaja en el
reno para ser tomada en consideración, lo que significa que debe colaborar en las tareas de siida. Los
trabajos prácticos de la actividad del reno, y las competencias que se les asocian conforman cómo debe
ser un sami pastor de renos.

LA TRANSFORMACION DE LA PARTICIPACIÓN DE LAS MUJERES EN LA ACTIVIDAD


DEL HOGAR TRASHUMANTE (BÁIKEDOALLU) Y EN LA SIIDA
Ellas son madres, enseñan a sus hijos las tareas de la siida y el hogar trashumante. Cuando los hijos
crecen, su situación laboral cambia. Después de cierta edad, los hijos se encargan de las tareas que hacían
su madres en esos espacios. En ellas siempre recayó todo el trabajo de la siida como el pastoreo. Cosían
para fabricar ropa para la tundra, adornos y artesanía para vender. Su situación cambió al casarse, y
tuvieron que hacerse cargo del hogar trashumante, antes era cosa de sus madres. Ruth Gasson estudio a
las mujeres campesinas en Inglaterra y encontró que las tareas en familias están determinadas por el
marido, hijos y el momento de su propio recorrido vital y no por su libre elección.
Las mujeres samis el reno 8
Solveig Joks

Sus tareas cambian al casarse y al crecer los hijos pero la identidad como trabajadoras del reno
permanece. Lo que cambia es el carácter de la dedicación. Ellas administran todas las tareas del reno que
conocen desde dentro. Pero su identidad como trabajadoras del reno no está solo vinculada a los
cometidos que se llevan a cabo mientras se acompaña a la manada. Son cometidos diversos, comprenden
la organización de la siida y el hogar trashumante, educación de los hijos, tareas manuales.

Vuokko Hirvonen investigó con escritoras samis y cómo reflejan en su literatura a las mujeres samis.
Cuando ha sido necesario, las mujeres se han desprendido de sus propios roles. La identidad de género no
ha estado vinculada a las tareas tradicionales femeninas, a esa identidad corresponde el estar preparada
para cruzar los límites de género socialmente establecidos. El rol de los varones es más rígido en la
distribución de las tareas, sólo muy raramente participa de las tareas de las mujeres.

Biret y Elle han experimentado que el sistema de unidades de explotación discrimina a las mujeres y los
demás que no son titulares de la unidad. Nunca han accedido a subvenciones ni sus nombres aparecen en
ningún documento público. Sólo aparece el nombre de sus maridos. Ánne se vió apartada de la actividad
porque sólo su hermano consiguió ser titular de la unidad d explotación. Estas tres mujeres han vivido de
forma diferente las consecuencias de este sistema de unidades: cómo ha elevado el status de algunos
trabajadores a consta de apartar a otros. Los quehaceres no han disminuido aunque se redujo el número
unidades de explotaciones. Las mujeres en siidat con pocas unidades de explotación trabajan más que si
el número de unidades es más grande.

Al preguntar a la hija de Biret si acompaña en el pastoreo responde que no se la necesita porque ya hay
muchos trabajadores. Otra encargada de una unidad dice que ella no necesita pastorear que deben hacerlo
los varones jóvenes, ella se dedica a las tareas manuales y a encontrar otro trabajo complementario. La
peor parte es para las que no lo encuentran.

LA ENSEÑANZA DE LOS NIÑOS


Ánne, Biret y Elle enseñan a sus hijos los trabajos que les corresponden en la siida y el hogar
trashumante. Biret enseñó a sus hijos a escribir y leer antes de ir a la escuela para que les resultara más
sencillo cuando hay mucho trabajo en el reno. No quiere que sean samis de vallado, la escuela quita
mucho tiempo, antes los tiempos escolares estaban más adaptados al reno.

En el año 2000, la Comisión de Cultura y Educación decidió poner nuevas reglas para conceder permisos
por trabajo productivo a los niños de primaria, se dice, que la enseñanza doméstica debe ser de sólo dos
semanas al año en la escuela infantil y cuatro en primaria.

No puede sacarse a los alumnos de la escuela para llevaros al reno sin garantizar que aprendan lo mismo
que aprenderían en la escuela. Pero también se dice en los fundamentos que los padres no asumen la
suficiente responsabilidad y los alumnos adquieren déficit en las materias escolares y se deriva una mala
disposición para acudir a la escuela.
El plan escolar sami de 1978 dice que la enseñanza escolar debe adaptarse a la situación local para
aprovechar las ventajas del medio local, si se permitiera que las competencias aprendidas en la actividad
productiva tradicional fueran útiles en la programación escolar, daría muchas posibilidades a la escuela.

El fundamento municipal da importancia a las competencias tradicionales, pero también a las materias
escolares. Coloca a los niños y a los padres en una dificil situación, los padres están divididos entre dos
mundos. La escasa motivación indica que la esuela no alcanza a integrar las competencias domésticas
tradicionales con las incluidas en los libros. La identidad de los niños estaría reforzada si la escuela
pudiera adaptar mejor esas competencias tradicionales en su programación. La escuela no puede ignorar
que el entorno de la actividad está unido estrechamente a la sociedad misma.

Ánne cuenta que su hija mayor quiere dedicarse al reno un año al acabar la escuela. Dudan que sea una
buena solución, creen que en el futuro pasa por ir a la escuela si quieren salir adelante. No ven claro que
en el sector tenga sitio ni que se a util para ella.
Si la sociedad tradicional quiere tomarse en serio el saber práctico tradicional ha de empeñarse en
trasnmitirlo y extenderlo. No podemos esperar que Ánne y su marido sepan qué utilidad tienen para la
sociedad el saber tradicional si la institución escolar no es capaz de explicarlo. En la escuela, la enseñanza
del reno depende de los maestros, muchos no saben nada del reno y ni siquiera dominan la terminología
de la actividad.
Las mujeres samis el reno 9
Solveig Joks

Parece natural que los alumnos y los padres deseen obtener el saber del reno en la misma actividad, si no
se empieza a tomar en serio las competencias que los niños aprenden de sus padres, la escuela y la
sociedad sami sufrirán un retraso en el saber práctico tradicional.

La escuela no ha sido capaz de integrar los saberes tradicionales en la programación aunque se


concede la posibilidad de transferir esos saberes a los centros escolares. El Plan dice que la escuela debe
conceder valor en su programación a la competencia cultural de los padres, abuelos y abuelas, familiares
y parientes. El ambiente escolar debería trabajar para que la vida social y cultura sami se contemple
positiva y sólidamente destacando saberes de la historia, la cultura, la lengua y la vida social sami.

Jens-Ivar Nergard se documentó en la escuela primaria de Kárásjohka y dice que mientras la institución
no tenga en cuenta los saberes fundamentales de actividades productivas importantes como el reno, nunca
llegará a ser adecuada para la sociedad sami. Hay problemas que conciernen a la política cultural,
ideología y política industrial. La escuela debería ser un lugar de desarrollo para los alumnos, los padres y
la sociedad. Su desafío es conceder valor al saber que ya existe en la sociedad sami.
Si los niños no están presentes en el reno se perderá un saber tradicional sobre las tierras, los pastos y la
trashumancia. Los niños y jóvenes también se encuentran entre dos mundos, no saben qué elegir.

CONDICIONES DE VIDA FUERA DE LA ACTIVIDAD DEL RENO


Muchas mujeres deben ocuparse en otros trabajos asalariados porque la actividad no aporta ingresos
suficientes. Ven como el tiempo en el reno no ofrece ventajas. Ánne dejó el trabajo asalariado poque era
duro compaginar las dos cosas, hoy ve que perdió puntos para su pensión, en el reno no ha cotizado nada
para su pensión.
Dice el jefe de la Oficina de Impuestos que son los trabajadores los que deciden como distribuir sus
ingresos, la mayor parte permanece a nombre del propietario de la unidad de explotación. Los puntos de
la pensión se calculan en funcion de los ingresos. Las mujeres del reno se convierten en pensionistas
sujetas a pensión mínima.

Las mujeres que trabajan fuera de la actividad deberían tomar un permiso laboral y solicitar una ayuda al
Fondo para el Desarrollo de la Actividad del Reno. Hay ayudas que se condecen a mujeres que pueden
definir los tiempos que dedicarán al reno, esta propuesta fue elevada por la red de mujeres del reno, se
habló de ella en la reunión anual de la Asociacion de trabajadores trashumantes samis del reno de
Guovdageaidnu de 2001, el líder decia: “no puedo apoyar que las mujeres que trabajan en puestos
asalariados puedan conseguir ayudas económicas en el reno al pedir un permiso para pasar de un trabajo a
otro, deberían trabajar en vacaciones. Dudo que puedan enseñar a los niños la tareas de la actividad
cuando ellas mismas no le dedican todo su tiempo, sería un agravio comparativo con las que trabajan en
el reno a tiempo completo. Ellas si son las maestras adecuadas”.

Las mujeres se han visto forzadas a trabajar fuera al no haber ingresos para ellas, ni cotización ni subsidio
por enfermedad ni ayudas por maternidad. Todo esto sucede porque los ingresos, en el reno, no se
reparten entre el marido y la mujer.

LA PERTENENCIA DE LAS MUJERES EN LA ACTIVIDAD DEL RENO


El mito de que las mujeres sami viven sojuzgadas no se corresponde con Ánne, Biret y Elle en la siida y
el hogar trashumante, confeccionan la ropa para la tundra y preparan la carne, pescado y útiles. Gestionan
la economía y realizan todas las tareas que pertenecen a la administraciòn del reno.

Reconocen que no han sido tenidas en cuenta igual que a los hombres, su experiencia les dice que sus
trabajos son necesarios en la actividad. Sus trabajos las vinculan a su identidad como trabajadoras del
reno. Es a través del trabajo como se muestra a los otros que se es una trabajadora del reno. La
comunicación es otro modo de demostrar que se es competente en la actividad, el don de la comunicación
no viene solo, debe haber estado en la misma situación y haberse familiarizado con tierras y nombres, la
comunicación depende de cómo se las arregla para las tareas del reno. No vale ser trabajadora simbólica,
por ejemplo por casarse con un sami, no es suficiente con tener un nombre sami del reno, una identidad
nominal. El grupo social nunca la reconocerá.

La identidad está ligada al grupo social, donde trabaja y se desenvuelve. Para hacer los trabajos que
brinden a las mujeres la pertenencia al conjunto de la actividad propia del reno es preciso que el grupo
social lo reconozca. El grupo social próximo de las mujeres del reno y el que compone su hogar puede
Las mujeres samis el reno 10
Solveig Joks

considerar estas tareas necesarias y reconocerlas. Si no se habla de ello en el grupo social es imposible
que se valoren.

El grupo social puede pensar que esas funciones son necesarias, pero si no se eleva al plano del debate
político, esas funciones acabarán siendo concebidas como externas al grupo. El reconocimiento no se hará
real hasta que los que gobiernan en la actividad del reno no eleven el valor de las tareas asignadas a las
mujeres. El grupo debe debatir la cuestión de si esos trabajos forman o no forman parte de la actividad del
reno.

Algunas tareas pueden acabar cayendo en el exterior del grupo social de la actividad. Por ejemplo, las
subvenciones tienen que pasar por un Fondo para el Desarrollo de la Actividad del Reno, ante el aumento
de solicitudes, se habla de actividades combinadas como la artesanía, la explotación de los recursos de la
tundra y el turismo basado en el sector.

Hoy se transfiere dinero desde el Pacto para la Actividad del Reno, en concepto de apoyo a actividades
combinadas en las que el reno es uno de los componentes. Las ayudas deberían ser de la administración
directa del sector si quieren obtener un reconocimiento de esas actividades combinadas como la artesanía.
Pero es el grupo el que debe sostener el debate. Muchas veces los miembros de la asociación de
trabajadores trashumantes no reconocen esas ayudas como parte direta de la actividad del reno por lo que
podemos pensar que tales actividades han llegado a situarse fuera del grupo social.

Otro aspecto es que el Fondo exige la previsión de un beneficio seguro antes de conceder apoyo a las
actividades productivas combinadas. Pero la artesanía del reno no se destina sólo a la venta, es necesaria
para el desarrollo del trabajo. Las actividades productivas que se combinan con el reno pueden situarse
fuera de la discusión pública acerca de la política del sector.

Capítulo 3
EL LUGAR DE LAS TAREAS DE LAS MUJERES EN LA POLÍTICA PÚBLICA DE LA
ACTIVIDAD DEL RENO

Ánne confecciona la ropa de abrigo para el invierno por encargo de la gente. La gente le pregunta por qué
no ha buscado trabajo. ¿Por qué se le pregunta esto si ya tiene bastante trabajo?
Hay muchas respuestas, una es que se describe el trabajo del reno como un rol masculino.
La actividad no recae en una sola persona, no es sólo el trabajo con la manada. Hay muchos roles que no
puede hacer una sola persona. Las mujeres del reno realizan trabajos y tienen responsabilidades en el
hogar trashumante y en la siida, la actividad de ellas sostiene el hogar trashumante. Organizan el trabajo
en la siida y desempeñan tareas que se hacen allí.

¿CÓMO SE RETRATA A LA MUJER DEL RENO EN LA POLIÍTICA PÚBLICA?

EL LUGAR DE LA MUJER EN LA ACTIVIDAD DEL RENO


En el instituto Sami se creó un grupo que entrevistó a doce mujeres trabajadoras del reno. Con el título
“situaciones laborales de las mujeres samis casadas que trabajan en el reno” se publicó un ensayo en el
que se describia así a las mujeres del reno: “es frecuente que la mujer administre el hogar, supervisar la
provisión suficiente de alimentos, ropas y otros implementos de manera que siempre esté garantizada. La
mujer soltera se ocupa de tareas similares y en la familia debe ocuparse de las tareas que frecuentemente
llevan a cabo los varones

Joan Newhouse antropóloga que acompañó a una familia sami en 1940 escribió sobre las funciones
asignadas a cada género. La mujer mayor se encarga de las tareas del hogar trashumante y sus hijos
varones se dirigen a ella para pedir consejo, ella conoce cada monte y cada valle de la tundra, cada río y
cada bosque. Lleva a hombros la carga de la familia y los alimentos, cose las ropas y cuando vivia su
marido le ayudaba con la manada. Era la primera en levantarse por la mañana y subir a la colina para
hacer sonar el cencerro. Desde niña sabe que la manada es lo primero y se ocupa de ella nada más que se
levanta.

Jorun Etkjok estudió la situación vital de las mujeres en una aldea sami y cómo cambió la situación a lo
largo de tres generaciones en el siglo XX. La actividad del reno se ha convertido en una industria
progresivamente masculina. Esta actividad ha sido siempre un símbolo de la samicidad. Los varones han
ocupado, en el discurso público, el lugar de lo que es la samicidad, y de lo que es más adecuado
Las mujeres samis el reno 11
Solveig Joks

considerar como tal. La política sami se ha conformado con arreglo al varón. La generación de mujeres
jóvenes no participa ya directa ni cotidianamente en los trabajos del reno, su función se ha confinado a las
tareas de la casa y la educación de los niños.
Los trabajos de ellas son necesarios para la supervivencia del hogar trashumante, ninguna duda de su
necesidad, nadie lo duda en su familia, pero públicamente estas tareas no se hacen sentir y por eso a
Ánne le preguntan por qué no busca trabajo.

EL LUGAR DE LA MUJER EN LA ASOCIACIÓN DE TRABAJADORES TRASHUMANTES


SAMIS DEL RENO DE GUOVDAGEAIDNU (GUOVDAGEAINNU JOHTTISÁMIID SEARVI) Y
EN LA ASOCIACIÓN NACIONAL NORUEGA DE TRABAJADORES SAMIS DEL RENO
(NORGGA BOAZOSÁPMELACCAID RIIKASEARVI (NBR))
¿Qué posibilidades han tenido las mujeres del reno para hacer visibles sus tareas en la política de la
actividad? En 1999 la asociación llevaba funcionando cincuenta años, en su aniversario Bard a. Berg
escribió un libro sobre las actividades de la asociación. El número de varones en la junta directiva fue
cinco veces mayor que el de mujeres. Nunca hubo una mujer lider. La representación de mujeres en la
dirección nunca superó la cuarta parte de los cargos. Como máximo han llegado a ocupar dos de los siete
puestos de la Junta Directiva. En 1961 accedió por primera vez una mujer.

La producción de carne no fue siempre un asunto central en la actividad del reno. Berg escribe que en la
primera reunión de samis de 1917 había dos visiones diferenciadas sobre la actividad, unos daban
prioridad al ordeño tradicional de las hembras de leche y otros a la comercialización mercantil y la
producción de carne.

La NBR acentuó el punto de vista de la produción de carne en la década de los cincuenta, y esa política se
transmitió a los hijos. De todos modos había un gran desinteres por las organizaciones y los gobiernos
noruegos.

En el libro de Berg no aparece casi nada acerca de las actividades de las mujeres. Las mujeres forman
parte como miembros y como trabajadoras en la organización de la actividad del reno, pero no están
presentes en la actividad del reno, sus nombres casi no se mencionan y mucho menos sus tareas.
Mark Nuttall ha escrito que los varones y las mujeres tienen diferentes funciones en la produción
económica, lo que significa que tienen distintas experiencias y comprensiones de la naturaleza.
La producción económica de las mujeres en la actividad del reno no parece ser valorada porque sus tareas
en la siida y en el hogar trashumante son poco visibles en los escritos públicos. Las ayudas económicas
van a nombre del varón porque están inscritas a su nombre la mayoría de las unidades de explotación.
Además conceden prioridad sólo a la producción de carne, pues es la parte de la producción que recibe
ayudas económicas. Las ayudas van a nombre de la unidad de explotación. Solo el 18% está a nombre de
mujeres. Ahora tras la reforma de 1996 pueden aparecer los dos cónyuges.

Al estar basada la política del reno en la unidad de explotación, muchas mujeres quedan fuera del grupo
laboral. Johan B. Henriksen valora la situación jurídica de las mujeres del reno como dependientes del
marido en lo que respecta al trabajo productivo. La situación de ellas es mucho peor que la de los varones
aunque en la elaboración formal de la ley no hay diferencias.

Si aparecen inscritas conjuntamente con el cónyuge suele ser en posición de subordinación. Ellas están
insatisfechas con esta situación y creen que sus derechos no son tenidos en cuenta. Las mujeres no pueden
deducir en la declaración la compra de bienes, materiales y servicios que usan en relación a su trabajo
productivo. Cada dos años pueden la unidades de explotación deducir el gasto de la compra de la
motonieve en el IVA, el marido es el que usa este derecho porque es el titular aunque los dos son
propietarios de los renos.

El concepto de unidad de explotación no tiene en cuenta a todos los trabajadores, la práctica es


imposible por una sola persona y el actual sistema no tiene en cuenta los trabajos que realizan las mujeres
del reno y otras personas que no figuran como miembros de la unidad. En algunos orohagat el derecho a
voto está reservado a los titulares de la unidad de explotación.

En 2000 el Pacto para la Actividad del Reno instituyó un programa de creación de riqueza. El Ministerio
de agricultura dijo en una conferencia que debía asegurar el complemento necesario para estimular la
creación de riqueza en la actividad. El programa no se limita a los aspectos alimentarios o de la
Las mujeres samis el reno 12
Solveig Joks

producción cárnica. Incluye los aspectos de la actividad del reno que pueden incrementar la creación de
riqueza en el sector.

En la documentación se ha dibujado un reno en el que se echa en falta partes fundamentales del animal
que deberían ser tenidas en cuenta por su dimensión productiva. Son las partes que usan las mujeres en la
confección de artículos artesanales y bienes de uso en el seno de la actividad.
Ánne se pregunta qué dibujo del reno es éste, en el que se ignora la piel de las patas del animal, y la piel
del cráneo. Son olvidos extraños porque el programa tienen en cuenta todas las partes útiles del animal.
Se pregunta si estas lagunas se deben a que los varones no perciben el trabajo que desempeñan las
mujeres en el reno.

La producción cárnica se denomina “producto principal” y las elaboraciones artesanales “producto


complementario”. La mayor parte del valor productivo procede de las partes consideradas “producto
complementario”. La carne, considerada producto principal se vende directamente en el matadero.

En un estudio para el Instituto de Artesanía, Inga Hermansen entrevistó a 27 mujeres del reno. Les
preguntó cuántas trabajaban en tareas de artesanía asociadas al animal. Todas lo hacían.
La actividad del reno en Noruega incluye 2822 trabajadores, se reparten 631 unidades de
explotación. La cuarta parte de los trabajadores no son titulares. Elle y Riesten dicen que los
trabajadores que no tienen una son invisibles. La mayor parte son mujeres y jóvenes cuyos
nombres no figuran en el regisro. Sus tareas tampoco son visibles a pesar de su importancia. Como
esas tareas no son tenidas en cuenta en los documentos, la personas y sus funciones quedan
desplazadas de la historia del sector. La historia escrita se usa como fuente; las mujeres, jóvenes y
sus tareas quedan desplazados porque no se hacen visibles en ella.

Aunque las mujeres del reno trabajan en el hogar trashumante y en la siida son invisibles en la política de
la actividad. Sus tareas son, entre otras, la confección de objetos y ropas, la preparación de los alimentos
y la preparación de los trabajos en la siida. Las ayudas tampoco vienen a su nombre ni la información
sobre la actividad, porque están a nombre del varón.

Capítulo 4
LAS MUJERES DEL RENO Y LAS CAMPESINAS

La actividad del reno y la agropecuaria pertenecen al Ministerio de Agricultura, ambas obtienen ayudas
estatales anuales a través de pactos laborales.

LAS CAMPESINAS
Marit S. Haugen cita un libro de Thorsen (el género flexible) donde describe que, aunque varones y
mujeres tienen asignadas ocupaciones diferentes en la actividad agropecuaria, hay muchas evidencias que
indican que las mujeres atraviesan las fronteras entre las diversas tareas. Las mujeres han trabajado en
“tareas de varones” cuando ha sido necesario. Ellas se adaptan a las circunstancias con más frecuencia
que ellos. Los hombres se averguenzan de hacer tareas de mujer.

Haugen escribe que la política agrícola de Noruega incluye el objetivo de la igualdad de género, la
reforma de la Ley de herencia de 1974 concede a las mujeres los mismos derechos que a los hombres.
Sólo es la edad la que determina qué hijo hereda la propiedad. Antes el establo lo heredaba el varón
mayor. Pero esta igualdad formal no necesariamente produce cambios reales. El cambio de Ley no trajo
una nueva realidad o nuevas actitudes. La realidad es la desigualdad de género.

La política de igualdad ha condicionado el que las mujeres tomen decisiones y cambien sus estrategias.
Como la norma fue hecha por varones, hemos conseguido la igualdad al tomar las mismas decisiones que
ellos. Los hombres y las mujeres deben ser iguales en las asociaciones públicas como la enseñanza, vida
laboral, política y trabajos organizativos. En la vida privada, la igualdad está vinculada al pacto
matrimonial. Las investigadoras hasn demostrado que este pacto sitúa los intereses de las mujeres en
posición subordinada.

Las tareas tradicionalmente encomendadas a la mujer en el establo tienen valor inferior que las de los
hombres. Las tareas femeninas deben adaptarse a las masculinas y estan subordinadas. El trabajo en la
granja era más importante que el de la casa. La mujeres podían hacer tareas masculinas pero los varones
no podían desempeñar tareas de mujeres sin ver disminuido su valor. El trabajo en la granja se considera
Las mujeres samis el reno 13
Solveig Joks

de más valor porque de ahí viene el dinero. Los géneros de varón y mujer se edifican sobre diferente
fundamento, la expectativa de las chicas es trabajar en casa y el cuidado doméstico pero es diferente para
los chicos. Los intereses de las mujeres tienen status inferior.

Haugen escribe sobre una chica que contaba que su hermano sólo quería conducir el tractor, como no le
dejaban no quería trabajar en otra cosa. La muchacha pensaba que debían trabajar asociados y le dejó
conducir. Las mujeres suelen perder el interés en trabajar de campesinas porque los varones consiguen
hacer las tareas que desean y tienen más valor y ellas acaban haciendo las tareas que no quieren.

La política agropecuaria está lejos de alcanzar la igualdad de género. Hay una Ley que tiene como objeto
conseguir la igualdad de valoración, igualdad de status, que conlleva tener los mismos derechos los
hombres y las mujeres y las mismas oportunidades en el espacio tradicional. La igualdad de valoración es
la necesidad de elevar la importancia de las mujeres y sus tareas. Al investigar el uso de los fondos de
desarrollo rural se muestra que las mujeres refuerzan las actividades que ellas mismas han creado y los
saberes de las campesinas se consideran creadores de riqueza.

En los documentos públicos se indica que la capacidad de decisión de las mujeres en el reno debe
reforzarse y deben crearse condiciones para el acceso de más mujeres a la actividad. También dicen que
deben crearse las condiciones para el despegue de actividades combinadas a aquellas mujeres que no
quieren trabajar en el sector. Los varones tienen menos escolarización, esto lleva a que estén más
fuertemente vinculados que ellas a la actividad del reno, pues no disfrutan de las mismas posibilidades en
el mercado de trabajo. La consecuencia es que el reno se convierte en actividad masculina.

En la actividad agropecuaria se contempla a las mujeres como portadoras de un capital específico de


saberes, en el reno ni siquiera se mencionan las competencias especiales de las mujeres. No se dice nada
de cómo los saberes y competencias de las mujeres podrían ser de utilidad en el reno y la sociedad.
Además, las mujeres acaban desplazadadas en el proyecto de actividades combinadas.

En un documento estatal se pone el acento en la enseñanza escolar, se elogia la motivación de las mujeres
para ir a la escuela y se considera un perjuicio que los varones no lo hagan. Pero podría ser que las
mujeres vayan más a la escuela no por libre decisión, la duda es si realmente son ellas las que han elegido
la escuela.

Haugen sugiere que hay una paradógica libertad de elección. Pero lo cierto es que cuando sus propios
intereses se enfrentan a los de otros, parece que ponen los intereses de los demás por delante de los suyos.
Las mujeres adaptan su situación a las necesidades de la familia antes que velar por sus propias
necesidades.

LA ESCASEZ DE APOYOS AL TRABAJO ARTESANAL EN EL HOGAR TRASHUMANTE


Las mujeres confeccionan la ropa de abrigo, y antes desuellan las patas del animal, se encargan de todo el
proceso en el lugar de residencia, no hay una estancia o taller especial. El pacto para la Actividad del
Reno no reserva ninguna cantidad para el taller de confección aunque sería comparable a la cabaña de
pastoreo a la que sí se le da apoyo económico.

Ingá cuenta que intentó conseguir ayuda para construir un taller de confección en varias instituciones
públicas. No lo consiguió y su situación laboral es penosa con todas las materias primas en la cocina y las
paredes exteriores de su casa, ella no vive sola, los hijos también necesitan usar la cocina y el salón.

Hay ayudas para una caseta de labores, la entendida para la actividad agropecuaria (ganado, semillas,
crianza de bestias, almacenar la producción, depósito de productos, etc). es una estancia laboral. También
hay ayudas para almacenar herramientas pero no las hay para la actividad del reno.

En el Consejo Sami dicen que la artesanía es una actividad industrial especial, sólo se ayuda a los
productos para la venta y que sea demandado y comprado por su utilidad. El turismo es un complemento
económico en el reno. Se les venden piezas artesanales, objetos relacionados con el reno, cecina, cuero y
la fresa ártica. Se suelen vender a pié de carretera.
La actividad del reno tiene actividades combinadas como la artesanía, la explotación de la tundra y el
turismo.. pero las normas del Consejo Sami no reconocern el turismo como actividad combinada.
Los trabajos artesanales de Ingá y los de otras mujeres no encajan en las normas del Consejo Sami y no
tienen ayudas para la inversión.
Las mujeres samis el reno 14
Solveig Joks

La confección manual de implementos no es sólo una actividad destinada a la venta, forma parte
intrínseca de la actividad. Risten dice que la moderna ropa de motonieve es adecuada, pero cuando bajan
las temperaturas necesitan las ropas artesanales. Además hay una normativa nueva que no permite
sacrificar animales en el vallado. Los despojos hay que transportarlos a lugares especiales. Las mujeres
siguen al camión de los despojos hasta el matadero para recoger allí las pieles del animal.

LA FINALIDAD DEL RENO Y DE LA ACTIVIDAD AGROPECUARIA. DOS MARCOS


DIFERENTES
El Parlamento noruego parece tener distintos objetivos para el reno y para el sector agropecuario. Para el
reno dice que debe desarrollar una industria sostenible desde el punto de vista ecológico y económico.
Una exigencia es la disminución del número de renos y que debe haber una proporción adecuada entre los
recursos del sector y el número de personas que trabajan en él.

El objetivo de la actividad agropeuaria consiste en tener en cuenta los recursos locales del sector y
utilizarlos en la creación de más recursos. Se trata de propiciar oportunidades de beneficio para hacer la
actividad atractiva a los trabajadores. Pueden sacar un provecho óptimo que repercute en la utilidad para
la sociedad. Los campesinos son autónomos a los que se les reconoce la responsabilidad de administrar
los bienes de la naturaleza.
Su actividad asegura la productividad de sus tierras. Los valores están asociados a los saberes locales,
artesanía, cultura alimentaria y habilidad para trabajar la tierra.

Aunque el gobierno declara que la actividad de reno tiene un significado cultural e industrial, en este caso
no ve la necesidad de reconocer que deben mantenerse activamente los saberes y competencias y la
cultura. Sólo indica los problemas que afectan al sector y al conjunto de la sociedad sami.

En el reno se ven pocas posibilidades de desarrollo, al contrario que la agropecuaria. Parace más
necesaria la actividad de las campesinas que las de las mujeres del reno. Las campesinas están en un
sector con una política de desarrollo.
Las campesinas realizan tareas de varones igual que las del reno y a la inversa es raro. Pero las tareas de
las mujeres campesinas encuentran en los documentos públicos un lugar más notorio que las del reno. Sus
saberes y experiencias son considerados parte de la riqueza del sector. No pasa lo mismo con las mujeres
del reno.

Capítulo 5
LA TRANSMISIÓN DE SABERES A LOS NIÑOS Y LOS JÓVENES DEL RENO

Las mujeres del reno escuchan en la radio, ven en la televisión y leen en la prensa cómo se responsabiliza
a los que se dedican a la actividad de la degradación ecológica de la tundra. Se pregunan porqué no les
piden consejo sobre el uso de pastos y cuestiones de la actividad. Ellos conocen el territorio y espacios
naturales, sus saberes no se encuentran en los libros, van con las personas (son corporales o prácticos). En
el futuro serán los niños y jóvenes los encargados de trasnmitirla, hay que enseñarles pronto las tareas de
la actividad. Su comprensión de la naturaleza es distinta de la del gobierno.

Los propios renos, si se les conduce adecuadamente ahorran tierra de pasto. Pero si el hombre conduce a
la manada y puede que no haya ahorro. Lo esencial del reno es ahorrar tierra de pasto, si se le perturba
entonces se deteriora la tierra, si se le deja en paz, no lo deteriora.
El cuidado de la tierra es esencial, la forma de elegir distintos tipos de tierra de pasto en los diferentes
periodos del año. La comprensión de la tierra que tiene Biret ella la compara con la del gobierno, son dos
formas diferentes de entender el asunto. Ella se ha fijado en el comportamiento del reno en la naturaleza y
en cómo su comportamiento influye sobre la tierra. Su descubrimiento se basa en la experiencia. El
gobierno dice a menudo que la tierra está agotada y que los renos la deterioran. En sami hay muchas
palabras para describir cómo pastan los renos, su percepción es detallada, la del gobierno es simplificada,
usan una sola palabra.

Mark Nuttall dice que el compromiso práctico de los pueblos indígenas tienen con las tierras y la aguas
les da competencias y saberes precisos, íntimos y complejos sobre el medio ambiente y los recursos
naturales de los que dependen. ¿Qué es ese saber práctico?

¿CÓMO ACLARAR LO QUE ES EL SABER PRÁCTICO (máhttu)?


Las mujeres samis el reno 15
Solveig Joks

Paul Connerton divide el saber práctico en dos partes: la práctica incorporativa y la práctica inscrita. El
saber corporativo está en el cuerpo de la persona y significa que esa persona que tiene el saber debe ser la
encargada de transmitirlo. Por otra parte, el saber inscrito es como un depósito de conocimiento, como los
escritos o las grabaciones de audio o los ordenadores, es fácil de buscar por que está archivado y puede
obtenerse aunque ya no esté la persona que los ha coleccionado.

Las personas no inscriben la historia de la vida en la naturaleza como lo hacen los escritores, entender la
naturaleza socializada implica que ésta no se puede manipular como un objeto, es un proceso vital. La
naturaleza da forma a las personas y las personas dan forma a la naturaleza.
Los trabajadores del reno dan forma a su entorno a través de sus experiencias vitales, y la naturaleza hace
a las personas. No han estudiado en los libros cómo trabajar en el reno, los saberes se transmiten de
generación en generación y no son estables. Por ejemplo cambian con el clima.

En la comprensión de los saberes prácticos tradicionales hay dos visiones opuestas. La primera es la
visión moderna del aparato estatal (MTK) y la segunda la que sostienen las personas locales en su vida
cotidiana (LTK). La MTK contempla la tradición como sustancia y la LTK la ve como proceso. Las
tradiciones cambian, algunos saberes prácticos se pierden y se obtienen otros nuevos. Las personas
desarrollan sus formas de acción como soluciones a cuestiones en un contexto ambiental.

Hanne Veber critica a los que usan el concepto de cultura como un fundamento existencial de las
personas. Esta comprensión pertenece al mismo orden epistémico que la de diversidad biológica. Desde
ese discurso no se entiende que los pueblos indígenas son sociedades vivas. Para conservar su cultura no
atiende a razones morales o éticas, se considera que su cultura les otorga unos derechos. Es la cultura que
quieren conservar y las personas se convierten en pretextos para la conservación de la cultura. Si los
pueblos indígenas quieren ser auténticos, deben tener una cultura, diferente de las del estado o nación.
Deberán mantener y conservar las formas de producción, valores, costumbres sociales, tradiciones
artesanales. Su cultura debe ser vieja y haberse mantenido durante mucho tiempo.

Ingold defiende una aproximación relacional, que sitúa en el centro las experiencias vitales que la gente
tiene con la tierra, no hay diferencia entre la continuidad y el cambio. El cambio es lo que descubrimos de
vez en cuando cuando contemplamos un proceso continuo.

Si comparamos las ideas de Ingold y Veber sobre el saber práctico y la cultura vemos cómo subrayan
tanto el cambio del saber como el cambio cultural. Si el saber práctico se relaciona con la cultura, puede
decirse que la cultura no se compone sólo de costumbres y saberes que se transmiten de generación en
generación, sino de formas de acción que se ajustan con el entorno en el que vive la persona. El entorno
cambia y así lo hacen las culturas y los saberes prácticos.

LA ENSEÑANZA DE LA ACTIVIDAD DL RENO EN LA ESCUELA Y DURANTE LA


ACTIVIDAD MISMA
En una conferencia de mujeres trabajadoras del reno se creó un grupo de trabajo para ver si la escuela era
una rémora o si contribuye al desarrollo del aprendizaje de los chicos de la actividad del reno. Se propuso
instituir un centro de enseñanza en el interior mismo de la actividad. El departamento de enseñanza del
parlamento sami dijo que iba a crear un diploma profesional para la actividad del reno.

Para ellas la escuela no había sido capaz de ofrecer a los chavales del reno un saber tradicional y lo veían
imposible para el futuro. Demandaban por eso un centro de enseñanza de la actividad. Debería enseñar a
niños, jóvenes y adultos con distintas actividades breves y de larga duración, encuentros de niños y
jóvenes con trabajadores, asesoramiento, organización de enseñanzas en la familia, reuniones sobre el
saber tradicional, etc.

Hay que preguntarse por qué demandan el centro en el seno de la actividad y no en las instituciones ya
existentes. Primero porque ven las carencias de las actuales instituciones escolares y en segundo lugar
porque sus saberes tradicionales son excluidos o se consideran que no son auténticos saberes.

LOS OBSTÁCULOS DE LA ESCUELA PARA EL DESARROLLO DE LOS NIÑOS Y LOS


JÓVENES EN LA ACTIVIDAD DEL RENO
Un asistente a la conferencia dijo que era bueno trashumar sirviéndose de renos conductores y que eso
hace posible enseñar a los hijos cosas sobre las tierras. La enseñanza se hace mientras se acompaña a los
animales (la motonieve por ejemplo impide la comunicación). Y es mejor transmitir el saber práctico a
Las mujeres samis el reno 16
Solveig Joks

los jóvenes directamentem, en la naturaleza. El saber práctico se genera en el contexto de vida de las
personas.

La escuela sami de secundaria no concede permisos para ir a las tareas y esto no parece razonable cuando
se trata de una rama dedicada a la actividad el reno. Muchos hijos encuentran dificultades para obtener
permisos de trabajo en la ecuela secundaria aunque la primaria si lo hace. Hay palabras que sólo pueden
aprender cuando conducen a la manada. En la escuela aprenden cosas necesarias pero también aprenden
cosas innecesarias, es una cultura finlandesa fuera del contacto con los samis.
Además la enseñanza escolar es diferente de las tareas laborales cuya base es el conocimiento preciso
acerca de cómo y dónde encontrar los recursos y cómo usarlos. Estos saberes se encuentran en canciones,
mitos, rituales, relatos fantásticos, chistes, nombres de lugares, reglas no escritas y conversaciones
cotidianas.

EL VALOR DEL SABER PRÁCTICO TRADICIONAL


Para estas mujeres el aumento del valor de los saberes es importante. El centro de enseñanza debería
expedir acreditaciones para todas las tareas de la actividad del reno. Se entienden las acreditaciones desde
la perspectiva de que el reno no es una actividad completamente aislada del resto de la sociedad. Además
buscan la legitimación en los documentos escritos que alcanza más valor. Por eso quieren obtener papeles
que acrediten sus competencias. Pero no se pueden obtener en la escuela como un certificado profesional
más, tiene que ser en un centro que esté en el seno de la actividad. Así obtendría respeto para sus
competencias.

El deseo de un centro de enseñanza en el seno de la actividad, con sus propias acreditaciones y


trabajadores del sector puede contemplarse desde la perspectiva del valor. No quieren seguir las formas
de la escuela, sino enseñar según su forma tradicional, poniendo a la gente mayor de enseñantes. Deben
ser diferentes del modelo escolar habitual.

La enseñanza escolar se produce fuera del entorno, las mujeres creen que la escuela no puede ser un
recurso para el desarrollo del conocimiento de los niños del reno. Además quieren elevar el valor de sus
propios saberes, sus saberes y sus formas de enseñarlos no están escritos.

Capítulo 6
CONCLUSIÓN

Las situaciones y las tareas de Ánne, Biret y Elle en el reno han cambiado. Las fases podrían ser tres:
antes de contraer matrimonio, antes de que los hijos han crecido y cuando los hijos, sobre todo los
varones, han alcanzado la edad laboral. Ánne y Biret que eran las mayores de sus hermanos trabajaron en
el pastoreo y se ocuparon de coser la ropa y adornos de la tundra. Aunque participaban en el hogar
trashumante eran sus madres las encargadas. Ánne abandono el reno para trabajar en un puesto asalariado
cuando crecieron sus hermanos varones pero regresó al casarse con un pastor de renos sami. Al casarse
las tres mujeres se hicieron cargo del trabajo en el hogar trashumante al que corresponde la
administración de la actividad en el seno de la familia, la elaboración de ropas y utensilios, elaboración de
alimentos, preparación de materiales, cuidado de los niños y provisión de los trabajos de la siida. Cuando
sus hijos eran pequeños empleaban más tiempo en las tareas de la siida, como el pastoreo, la
trashumancia o la construcción de vallados. Cuando los hijos varones llegan a la edad laboral se hacen
cargo de esas tareas.

Ninguna de ellas duda de su utilidad en la actividad del reno, ni en sus hogares se duda de su aportación
necesaria. Pero deben demostrar que son competentes para realizar las tareas que pertenecen al ámbito de
la siida. Allí no es suficiente decir nominalmente que se es un trabajador del reno si no muestras a través
del trabajo que controlas la actividad. No es suficiente autodesignarse como trabajador del reno por medio
de una identidad nominal. La comunicación es central en la actividad del reno y es donde se pone de
relieve lo bien que se conoce los renos, tierras y otros aspectos de las tareas.

Las mujeres saben de la importancia de los saberes para los niños y jóvenes y por eso quieren que esten
presentes en las treas del hogar trshumante y en las siida. No tienen la misma idea de las instituciones
escolares de Uovdageaidmu que hacen hincapié en la enseñanza ordinaria de las materias escolares y
creen que los permisos laborales dificultan el desarrollo curricular de la escuela. En el reno los padres
viven en dos mundos, porque la escuela y la sociedad sami no valoran lo suficiente los saberes de la
actividad. Los padres deben enseñar a sus hijos las materias escolares para que no se retrasen mientras
Las mujeres samis el reno 17
Solveig Joks

asisten a las tareas del reno pero también es necesario que aprendan los trabajos de la siida y el hogar
trashumante. Las instituciones y la sociedad no han sabido integrar los saberes de la actividad del reno en
las escuelas. El resultado es que esos saberes permanencen confinados en la actividad misma y no tienen
utilidad para la sociedad general. El curriculum escolar sami en el que se subrayan las competecencias
tradicionales queda a un nivel meramente simbólico y no se eleva a la práctica.

Las mujeres del reno critican que la identidad pública del trabajador del reno esté vinculada al nombre de
quienes poseen la unidad de explotación, la mayor parte varones. Las ayudas económicas sólo se dan a la
producción de carne. Los trabajos de las mujeres están invisibles para los escritos públicos como en la
contabilidad anual de la actividad. Los trabajos que hacen las mujeres caen fuera de la actividad en su
proyección pública y parece que no trabajan en el reno.

Ellas no obtienen ayudas económicas para sus tareas y se habla poco de ellas en el espacio público. Las
partidas de apoyo no contemplan las actividades combinadas como el de la artesanía y además quedan
fuera de los informes económicos. Al no haber estadísticas ni informes permanencen invisibles y en el
olvido, fuera de la esfera pública de la actividad. Las mujeres necesitan espacio donde elaborar la
artesanía para vender y para usar en el hogar trashumante pero no hay nada en los documentos de
subvenciones aunque es una parte intrínseca de la actividad.

La NBR es la única asociación con capacidad para negociar con el estado noruego, la primera mujer fue
elegida después veinticinco años de funcionamiento. En la asociación de Trabajadores Trashumantes se
eligió la primera mujer para la junta directiva cuando llevaba funcionando doce años y nunca ha habido
más de dos mujeres a la vez. En el libro del cincuentenario no se mencionan las tareas específicas de las
mujeres por lo que parece que desempeñan las mismas tareas que los hombres.

La actividad del reno no está blindada en relación al resto de la sociedad, comparan las mujeres del reno
su situación con las de otros sectores, como el agropecuario, y ven que las otras tienen apoyos y respeto
por sus saberes tradicionales, pero a las del reno no se las ve como un capital especial y se la subordina a
la unidad de explotación. El gobierno fomenta que las campesinas sigan en su actividad porque se aprecia
su valor, pero no ocurre lo mismo con el reno. En el sector agrícola hay desarrollo y en el del reno
reducción.

Los saberes del reno fueron objeto central de atención en la primera conferencia de mujeres del reno
celebrada en Noruega en 2001. Se hicieron grupos de trabajo por temas, en el de la conservación de
competencias y modos de enseñanza de la actividad se concluyó que a los niños y jóvenes no se les
instruye adecuadamente en las tareas de la actividad en el método actual, no les dan la formación
necesaria para apañárselas en el sector. Creen que deben instituir un centro de enseñanza especial para la
actividad donde los trabajadores del centro deberían ser trabajadores del reno y además el centro debería
expedir acreditaciones especiales fundadas en los saberes tradicionales. El centro deberá tener en cuenta
cada zona geográfica, pues los saberes son diversos según la zona. Los saberes no son los mismos en
todos los orohagat. Es adecuado entender las competencias como competencias corporales, que la
persona aprende mientras trabaja en su medio natural. Diferentes entornos naturales ofrecen diversas
posibilidades para conformar sus competencias. Los saberes del reno pueden contemplarse desde una
perspectiva relacional y de valor. Desde la relacional el saber puede entenderse como un proceso que se
genera en la práctica local.
Obtenemos de dos formas diferentes el saber: del reno y el saber escolar. El saber del reno se obtiene
cuando se desempeñan las tareas, el saber escolar se obtiene a través de los libros. Las mujeres del reno
quieren elevar el valor de la actividad, y de ese modo elevar el valor de sus propias tareas. No hay un
lugar para ellas en la esfera pública, y con esto están insatisfechas. Ahora, a través de sus saberes y
competencias, desean que la visibilidad alcance también a los trabajos que ellas desempeñan en la
actividad.