Vous êtes sur la page 1sur 151

Manfred Pabst

KungFu
Teoria y practica del estilo
clasico y moderno

Con la colaboracion de
Konstantin Gil (4 DAN Taekwon-Do)
Lutz Pforr

http://bestsellers.webcindario.com

Mensajero
® EDICIONES MENSAJERO - Sancho de Azpeitia, 2 - 48014 BILBAO
Apartado 73-48080 BILBAO
ISBN 84-271-1451-6
Deposito legal: BU-134. — 1986
Printed in Spain
Imprenta de Aldecoa. Diego de Siloe, 18-09002 Burgos 20285
Indice

Preludio y esbozo de la cuestion 7

Parte primera:

Caracteristicas del Kunq Fu


Base espiritual, historia, tendencias estilisticas y principios 9

Hipotesis sobre su origen e influjo del Tao //


El desarrollo del Kung Fu: Budismo y Boxeo Monje Shaolin 14
Hitos histbricos 16
Kung Fu en China hoy 18
Los distintos rumbos del estilo Kung Fu 20
Relacion entre arte marcial y «principio corporal» o fisico 22
Un sistema Kung Fu moderno: el Jeet Kune Do de Bruce Lee 24

Parte segunda:

Tendencias estilisticas modernas en el Kung Fu: Jeet Kune Do y Wing Chun 27

Fundamentos 29
Principios fundamentales del Jeet Kune Do 29
Posiciones y formas de movimiento 30
Modelo de ejercicio para aprender distintas posiciones 44
Tecnicas de contraataque con los brazos 51
Para un concepto alternativo del punetazo en Bruce Lee 56
Formas defensivas y el ahorro en su aplicacion 57
Defensa contra ataques en grado superior 59
Defensa contra ataques en grado inferior 61
Tecnicas de la pierna 63

5
Ejercicios de lucha 69

Principles f u n d a m e n t a l s en el marco de las acciones de ataque y contraataque 69


Formas basicas de la accion en contra 69
Recursos contra ataques con el pie 77
Combinaciones contra ataques dobles 81
Tecnicas (combinaciones) ofensivas 91
Tecnica de las manos que entrampan o atrancan 95
Formas de aplicacion 95

Parte tercera:

Tendencias estilisticas clasicas en el Kung Fu 101

Fundamentos 103
Los dos campos de referenda de la teoria del entrenamiento 103
Posiciones y formas de movimiento 106
Significado simbolico de las formas de saludo 106
Diferentes posiciones en la trayectoria del movimiento 108
Tecnicas de defensa y contraataque en el marco de ejercicios con compafiero 115
Recursos contra ataques aislados y combinaciones ofensivas 116
Valor posicional de las tecnicas del suelo 131
Forma de ejercicio para quites seguidos 132
Combinaciones ofensivas en lucha libre 134
Formas de ejercicio para combinaciones de patada sin compafiero 134
Combinacion de tecnicas de mano y pie 137
Modelos de aplicacion con compafiero 139
Modelos de ejercicio dos-hombres 142
Forma breve I 142
Forma breve II 149

6
Preludio y esbozo de la cuestión

Del conjunto de leyendas e historias maravillosas con que la devota tradición y


la admiración de ios fieles han ido tejiendo el arte marcial chino Chuan Fa o
Kung Fu, viejo de cerca de dos milenios, comienza a desprenderse poco a poco
un auténtico núcleo. De aquí que sea posible, ya en el comienzo, un juicio ajus-
tado y satisfactorio sobre el célebre estilo Shaolin del boxeo monacal en sus
formas primitivas, como también en jos hitos históricos de su desarrollo.
Cuando en 1968 se celebraron en los Estados Unidos las primeras competi-
ciones gimnásticas entre karatecas y estilistas Kung.Fu, —hasta entonces el
público no había visto actuar nunca a ningún púgil Kung F u ^ , se vio claro que
en modo alguno se trataba de aptitudes místicas. El crítico de una revista espe-
cializada en deportes Budo lo resumió en esta atinada fórmula: «También los
expertos Kung Fu están sometidos a la ley de la gravedad». Y cuando el 2 de
enero de 1974 tuvo lugar, en el Madison Square Carden, el espectacular encuentro
entre el karateca John Davis y el joven estilista Kung Fu, Tyari Casel, un crítico
observó: «Ambos demostraron el estilo propio de un virtuoso. Pero dar una
respuesta sobre qué es mejor, el karate o el Kung Fu, no parece posible». Lo
que significa que cada estilo posee cualitativamente un carácter peculiar y que
el método no puede confundirse con las personas, que lo demuestran en cada
caso con cualidades diferentes. Esta razón debe valer como presupuesto incues-
tionable para una valoración realista del Kung Fu, todavía sujeto de mil modos
a exóticas y místicas representaciones. Este juicio real y objetivo es hoy todavía
necesario para contrarrestar la renovada «formación de leyendas» que al pre-
sente florece, en el marco de una expansión ascendente del Kung Fu por obra
del cine y los «comics».
Esta incomprensión frente a las artes marciales del Lejano Oriente tiene no
obstante fundamentos objetivos, que se pueden reducir al defectuoso conoci-
miento que tiene el mundo occidental de las relaciones espirituales y cultura-
les del mundo asiático oriental. Como parte constitutiva esencial de la filosofía
y de la religión de la antigua China, fue el Kung Fu en sus orígenes una escuela
del cuerpo (o física] y un ejercicio de movimiento rítmico, propio de la escuela
de meditación del budismo Zen: sólo más tarde evolucionó hacia un sistema
de ejercicios de lucha. Esta relación debe tenerse en cuenta, si queremos captar
la diferencia y el punto de convergencia entre las tendencias clásicas y moder-
nas del Kung Fu.
La cuestión sobre la forma en que se presentó el Kung Fu en la segunda mitad
del siglo XX y sobre el momento en que se diferenció del boxeo tradicional
y clásico del monje Shaolin, debe resolverse sobre la base de polifacéticas inves-
tigaciones. Hablaremos también de las tendencias estilísticas clásicas y de los
últimos sistemas modernos.

Estructura, del libro


En la parte teórica, trataremos del trasfondo espiritual, de los hitos históricos
del desarrollo, de sus peculiaridades características y de las diferentes corrien-
tes estilísticas del Kung Fu. Seguidamente desarrollaremos las bases de un
Kung Fu moderno, valiéndonos del sistema Jeet Kune Do, de Bruce Lee, que
luego, en la segunda parte —junto con el Kung Fu Wing Chun, de análoga estruc-
tura— serán presentados prácticamente a base de las técnicas fundamentales
y de los ejercicios de lucha más importantes. En su fundamentación del Jeet
Kune Do, Bruce Lee se refirió de manera decisiva a las diferencias entre téc-
nicas clásicas y modernas, deduciendo consecuencias esenciales para un sistema
combativo, económicamente estructurado y flexible.
En la exposición se procederá de manera que ambos estilos —Jeet Kune Do y
moderno Kung Fu Wing Chu— se combinen en cuanto a sus semejanzas y a su
mutua posibilidad de complementación y se muestren sobre una base homogé-
nea. Lo mismo se intentará en la exposición de las tendencias clásicas de la
escuela del norte Shaolin, el estilo Tai Mantis y Wuan Chuan. Habida cuenta
de la enorme multiplicidad de estilos en el Kung Fu, con sus respectivas pecu-
liaridades y técnicas especiales, parece en resumidas cuentas razonable partir
de un concepto del Kung Fu que abarque las distintas tendencias estilísticas.
Para lo cual, lo primero será seleccionar un núcleo de técnicas básicas, modelos
de ejercicios y combinaciones combativas, y sobre esta base desarrollar un
programa de doctrina coherente que todo lo abarque.
Este es el método que sigue el autor de este libro, quien prescinde de poner
de relieve semejanzas de estilo cuando son reconocibles y de presentar técnicas
combativas y recursos de contrataque que se aplican a infinidad de situaciones.
Un objetivo fundamental de este libro consiste en proporcionar a quienes seria-
mente se interesan por las artes marciales chinas, la más exacta información
posible sobre los varios aspectos y actualmente las más importantes noveda-
des de! Kung Fu tanto clásico como moderno.
Parte Primera
Características del Kung Fu

Base espiritual, historia, tendencias estilísticas


y principios

«Quien infunde el alma al espíritu y


abarca unidad, puede ser indiviso.
SI regula la respiración hasta la ductilidad
puede ser como un niño»
Tao-te-ching, cap. 10
Hipótesis sobre su origen e influjo del Tao

Sobre el origen preciso del Kung Fu o Chuan Fa no poseemos ninguna prueba


auténtica, sino que suelen aducirse leyendas más o menos creíbles y transmi-
siones de la tradición. Aunque la historia escrita de los chinos se remonta a
los emperadores del siglo tercero antes de Cristo, nunca nos será posible llegar
a las mismas fuentes. Cuanto sabemos Sobre las primitivas formas de las artes
marciales chinas, cuanto podemos descubrir a través de las leyendas, la litera-
tura y la historia, es siempre resultado de un desarrollo complejo.
Por ejemplo, una leyenda popular dice que el origen del Kung Fu hay que bus-
carlo en el arte más antiguo de la ciencia médica y se remonta al «Libro de la
medicina interna», atribuido al emperador Hung Ti (hacia 2.800 a.C). En dicho
libro se describen los primeros ejercicios respiratorios y los primeros princi-
pios de la salud, que son similares a los del «boxeo chino» (Shaolin-su).
La antigua filosofía china ejerció indudablemente un influjo esencial en el Kung
Fu, sobre todo el Taoísmo, en el que se inspiran lo mismo las tendencias estilís-
ticas clásicas que las modernas del Kung Fu. En ellas se orientan las artes
marciales, que al igual que el taoísmo se basan en los ejercicios de meditación
y concentración, las técnicas respiratorias y los principios de gimnasia sana,
en la obra más valiosa de la antigua filosofía y religión chinas, el Tao-te-ching
de Lao-tsé (fecha, siglo IV a.C). Como uno de los conceptos clave más impor-
tantes de este libro aparece el Tao, que, en sentido metafórico, se presentó
como el Ser absoluto, fundamento de todas las cosas o Ley universal, como
el Uno que está detrás de la multiplicidad de todos los fenómenos. Pero en
cuanto al sentido que se da siempre al Tao, en la mayoría de los casos, significa
sencillamente 'camino', 'ruta', 'senda' o 'viaje'.
Por eso, el libro hoy tal vez más importante del moderno Kung Fu lleva el título
de «Tao del Jeet Kune Do», y el autor de este libro, presentado sólo en frag-
mentos, el difunto Bruce Lee, se refiere en él, entre otras cosas, al motivo central
taoístico, como «Yin y Yang», la «Energía Chl», el «Símbolo del agua», «wu-we¡»

11
(= impremeditación creadora, acción no activa) y el motivo de «poder-ser-como-
un-niño».
Además del concepto Tao, exaltan las artes marciales sobre todo la doctrina
de Yin y Yang y el concepto «Chi», como principio espiritual de orientación:
así, por ejemplo, en las conocidísimas orientaciones de la escuela blanda, el
Tai Chi Chuan, Pakua y Hsíng-I.
La doctrina Yin-Yang ocupa el centro de la concepción taoística del mundo. Se-
gún eso, toda cosa, cada fenómeno pertenece a uno u otro de estos principios:
luz-tiniebla, sol-luna, padre-hijo, calor-frío, hombre-mujer, etc. Todas las cosas
y fenómenos pueden por consiguiente referirse a Yin-Yang, pero no pueden
comprenderse como fuerzas opuestas y contradictorias, sino que en su polari-
dad representan la mutua relación (el estar mutuamente relacionados) y la co-
rrespondencia recíproca. En el l-Ching o «Libro de las metamorfosis» (tal vez
de principios de la dinastía Chou; 1027-249 a.C.) se describe el «Tao» como
aquello «que destaca unas veces como oscuridad (Yin), y otras como claridad
(Yang)...». Como en este documento tan antiguo surgen por primera vez los
conceptos Yin y Yang, aparece en algunos informes el origen del Kung Fu
temporalmente vinculado al l-Ching, aserto especulativo, carente por supuesto
de toda Justificación.
El concepto «Chi» admite igualmente un significado clave en las más distintas
concepciones del «boxeo chino». En el estilo hoy más conocido de la escuela blanda
(o interna), el Tai Chi Chuan (a la letra: la energía creadora del puño), se le
asigna la máxima importancia a la concentración en la «fuerza Chi». «Chi» (res-
piración, energía vital) significa en sentido metafórico una fuerza psicológica
interior, e importantes budocas de las artes marciales del Lejano Oriente, apli-
can el concepto «Chi» a la explicación de extraordinarios logros, de todo punto
imposibles con la sola fuerza física y la perfección técnica.
En el capítulo 10 del Tao-te-ching, se presentan en estrecha unión el «Chi»
(también hálito vital) y el «Tao». «Quien infunde el alma al espíritu y abarca
unidad, puede ser indiviso. Si regula la respiración hasta la ductilidad, puede
ser como un niño».
Sobre esta base, el taoísmo y las artes marciales han desarrollado complicados
ejercicios de meditación respiratoria, con el fin de infundir el espíritu en las
legitimidades de la circulación corporal.
Bruce Lee, en el marco de su fundamentación de un moderno sistema Kung Fu
orientado hacia una categoría taoísta —sobre la que hablaremos más adelante
con mayor detenimiento— trata de los conceptos e imágenes esenciales del
Tao-te-ching, así como del lugar en donde lo «meditado» se pone en contacto con
la «infancia», el primer candor y el «wu-wei» (no-actuar, impremeditación crea-
dora). «Poder-ser-como-un-niño» y «poder-ser-capaz-de-wu-vvei» en el humilde
desinterés, y «obrar, y sobre eso no dar; conservar sin dominar, esa es la ver-
dadera superioridad y la verdadera virtud». Sobre esa base da también la escue-
la blanda del Kung Fu más importancia al desarrollo de la «energía Chi» y al
«wu-wei», que a enérgicas acciones y a la perfección técnica. Pero también ios

12
modernos estilos Kung Fu, como el Jeet Kune Do y el recientemente desarrolla-
do Kung Fu Wing, se ajustan en su estructura a tales principios, y princi-
palmente al de la «sencillez» y la «inmediatez»: aquí «wu-wei» significa aptitud
para conseguir la máxima efectividad posible en la defensa y el contraataque
con un mínimo de consumo de energía. Más adelante veremos, al exponer las
modernas contratécnicas, cómo se han de emplear en la práctica estos principios.

Grabado 1

13
Desarrollo del Kung Fu:
Budismo y boxeo Monje Shaolin

En exposiciones populares, la constitución y propio despliegue del arte marcial


chino se presenta en unión con la introducción del budismo en China, en la
corriente del tráfico de la India y del centro de Asia (a más tardar, en el siglo I
anterior al cristianismo). Pero la doctrina budista, sólo en forma de la escuela
de meditación del Zen (en chino, Ch'an), conoció su propia expresión y con ello
también según la leyenda, el boxeo monje Shaolin (Chuan-shu).
Se cuenta que un bonzo indio de nombre Bodhu-Dharma, considerado como
fundador y primer patriarca del budismo Zen, fue a China a principios del si-
glo VI y fijó su residencia en el famoso templo Shaolin, en la actual provincia
de Honan. Se dice que allí enseñó, junto con el Zen, un arte marcial, que prac-
ticaban en la India las castas guerreras, los Kshatriyi, y se describía como Vajra-
mushti (que puede traducirse como «el puño cerrado como arma»). Más tarde,
los bonzos chinos modificaron las técnicas indias, según su propio estilo, en
lucha de puño contra puño (Shaolin-shu o ssu).
La hipótesis de que el Kung Fu tuvo su origen en el templo Shaolin hay que
reducirla principalmente a la semejanza entre ejercicios Zen y la forma espe-
cífica de la escuela física o del cuerpo y el arte marpial. El templo Shaolin se
hizo célebre como centro de la escuela de meditación y del «arte del boxeo
monacal» (gr. 2).
Al principio, el estilo Shaolin del boxeo monacal ponía el peso principal en el
control de la respiración y en la concentración espiritual, en el marco de los
distintos ejercicios de movimientos rítmicos. El blanco de estos ejercicios era,
en último extremo, hacer pasar el «espíritu inmaculado» a los miembros, para
de esa manera producir la Irrompible unidad entre espíritu, alma y cuerpo. Sólo
más tarde se desarrollaron estos ejercicios de modo más práctico y se asenta-
ron como técnicas elementales de lucha. Esto tuvo lugar con los «Dieciocho
ejercicios boxísticos de Lo-han», que luego dieron base al Kung Fu Shaolin.
Tras la muerte de Bodhi-Darma, las formas fundamentales del boxeo monacal fue-
ron ulteriormente desarrolladas, hasta un total de 170 acciones, por un monje de

14
nombre Ch'euh Yuan, ayudado por el maestro L¡, de la provincia Shensl. Este
estilo se dio a conocer como una de las formas Chuan-Ya mes importantes. El
estilo Shaolin de Chuan-Fa (camino del puño), que toscamente traducido se
denomina Kung Fu, fue también el primer estilo de la escuela dura (o exterior).
En las ideas arriba expresadas se ve claramente que el arte marcial chino
Kung Fu o Chuan-Fa no se desarrolló inicialmente por obra de los monjes en
defensa del templo —como de ordinario suele interpretarse—, sino que era
un elemento integrador de la escuela de meditación del Zen. Sólo después,
durante las crisis políticas y sociales, bonzos locales adoctrinaron a los habi-
tantes del pueblo en el arte del Chuan-Fa. Probablemente, también, en unión
con las distintas revueltas populares, que se alzaron contra funcionarios corrom-
pidos y contra el dominio extranjero manchú, se propagó en diversas partes
de China el Chuan-Fa, Independientemente de su contenido espiritual.

Grabado 2

Las estatuas representan a los vigilantes de los muertos (Nio) a la entrada del
dharma-vestíbulo de un templo budista, y simbolizan la estrecha unión entre budismo
y boxeo monacal.

15
Hitos históricos

La transmisión al pueblo de un arte marcial, originariamente pensado para ini-


ciados (bonzos), tuvo lugar sobre todo durante la era manchú (1644-1911). Los
bonzos eran a menudo en este tiempo jefes de los campesinos, y las socieda-
des secretas, cuyos jefes eran con frecuencia expertos en Chuan-Fa, organiza-
ban las revueltas populares. En Honan y en la provincia de Shatung actuaba la
Liga secreta «Loto blanco»; después siguió, en el norte de China, el alzamiento
de las «Sectas de la Ley celeste» (1813), y finalmente la insurrección de los
«boxer» (1900), que se levantó contra la clase social dirigente (la gentry) y los
manchúes. Además poseyeron gran poder, en particular, la sociedad secreta de
los «Ocho diagramas», junto con algunos otros grupos rebeldes, los «l-Ho-Chuan»
o «Puños rectos y armónicos». Ambos grupos jefes eran expertos en el Chuan-Fa
o Kung Fu.
En la época Ming (1368-1644), cuando entre China y Okinawa florecía el inter-
cambio cultural, los habitantes de Okinawa entraron en contacto con el Chuan-Fa
(hacia 1374). Años después surgió el primer estilo de lucha de Okinawa, el
«Tode» {= Mano T'ang). Este nombre expresaba admiración por la época Tang
(618-906), período de las reformas internas y del florecimiento cultural en China.
A fines del siglo XIV, envió China a Okinawa un numeroso grupo de comercian-
tes y artistas llamados también «las 36 familias». Entre ellas había muchos ex-
pertos en Chuan-Fa. En 1629 tuvieron lugar en Okinawa diversas conferencias
secretas entre grupos Chuan-Fa y grupos Tode. El resultado de estas reuniones
fue un nuevo estilo, que se caracterizó como Okinawa-Te (Manos Okinawa).
Sólo en 1906 empleó Chomo Hanagi por primera vez la palabra «kara» (vacío).
Por tanto, el karate (= manos vacías) no es, en modo alguno, de origen japo-
nés, sino que fue introducido en Japón, en 1915, por primera vez, por obra de
dos maestros de karate procedentes de Okinawa, Kenwa Mabuni y Gichin Funa-
koshi. Fuera de los países asiáticos, Hawai entró en contacto por vez primera

16
con el Chuan Fa. Desde este punto llegó (hacia 1880) con los inmigrantes chinos
al continente americano, donde se propagó como arte marcial secreta en «Chi-
natown». Luego, en 1946, el Chuan Fa o Kung Fu fue presentado por primera
vez también al público americano. Su iniciador fue el maestro Wong Ark Yeu,
de Los Angeles.

17
Kung Fu en China hoy

Muchos relatos citan el norte de China como lugar de nacimiento y verdadera


ciudad donde se forjó el Kung Fu. En algunas informaciones se dice también
que la forma primitiva del arte marcial se llamaba Gwo-chi o Gwo-shu (arte
nacional) y Wu-Su (es decir, la aplicación práctica de la disciplina espiritual y
monástica). Pero con independencia de saber dónde se inició el Kung Fu o
cómo se le llamó siempre, corresponde indudablemente al norte el principal
papel en el desarrollo del arte marcial chino.
En el norte tenía el templo Shaolin su sede originaria, y el emperador, los
cortesanos y los partidarios del budismo de meditación fomentaban el desarrollo
de las diversas disciplinas del cuerpo.
Ya hemos dicho que más tarde el Chuan-Fa o Kung Fu jugó un papel funda-
mental en unión con las revueltas populares y las insurrecciones. El templo
Shaolin en este tiempo era más una sede revolucionaria que un lugar religioso,
constituyendo el centro de las sociedades secretas enemigas del gobierno. La
«Liga Hung», fundada por cinco bonzos escapados de la destrucción del templo
Shaolin, y la «Liga trinitaria», promovieron el Kung Fu como medio en la lucha
contra los manchúes. Al término de la dinastía manchú (1912), alcanzó el Kung
Fu otro significado.
Recientemente, la República Popular China envió a los Estados Unidos una de-
legación de expertos en Kung Fu, autodenominada Compañía Wu-Shu. Dicha
delegación debía presentar allí al joven Kung Fu que se practica en la actua-
lidad en China. En conformidad con la Compañía Wu-Shu, el gobierno actual
promueve la expansión del Kung Fu como escuela física para el pueblo. El
Kung Fu no debe ser ya, por más tiempo, privilegio de las clases altas. En la
antigua China, la población no podía aprender un arte como el «Tai Chi Chuan»
(Gran puño exterior), ni el estilo «Kranich»; esto estaba reservado a la clase
feudal. En la actualidad, según la delegación Wu-Shu, cualquiera puede apren-
derlo todo. El Kung Fu Wu-Shu debe conservar el carácter de deporte popular.

18
Ciertamente, este método Kung Fu se distingue notablemente del concepto de
«ganar a cualquier precio», que predomina sobre todo en el karate profesional
en los Estados Unidos. Lo que la Compañía Wu-Shu representaba eran logros
artísticos extraordinarios, que debían proporcionar nuevo lustre al arte marcial,
viejo de tantos siglos. No se excluye que la China del norte vuelva a asumir
en el futuro el papel clave en el desarrollo del Kung Fu.

19
Los distintos rumbos del estilo Kung Fu

En el desarrollo de conjunto del Kung Fu predominaron dos escuelas: la dura


(o exterior) y la blanda (o interior). Mientras la escuela dura aplicaba posiciones
altas, enérgicas técnicas de golpe y pegada, altas patadas y saltos, la escuela
blanda prefería posiciones extremadamente bajas, movimientos flexibles de eva-
sión y evitación y elegantes combinaciones a la manera del ballet. Modelo ejem-
plar de la escuela blanda es el tantas veces citado Tai Chi Chuan, que en sentido
metafórico se llama «Gran puño exterior». Este estilo, a semejanza del taoísmo,
sitúa la energía vital Chl y las dos fuerzas polares Yin y Yang en el centro de
su concepción espiritual.
Junto a este estilo de la escuela blanda, tal vez el más popular hoy en día —que
se practica por doquier en China, en todas las edades, como escuela física y
gimnasia sueca—, se encuentra también el Pa-Kua y Hsing-I o Hing-Hi. El estilo
Pa-Kua del «boxeo chino» se caracteriza esencialmente por técnicas complicadas
de pierna, que una tras otra se ejecutan en rápida serie y, conforme a los Ocho
Caminos de la doctrina taoísta, discurren en ocho direcciones; el Hsing-I, final-
mente, sólo tiene doce movimientos, que, no obstante, presuponen un dominio
corporal altamente artístico.
La escuela dura (o exterior) desarrollaba, en su edad de oro, una enorme varie-
dad en las tendencias estilísticas. Algunas de ellas, hoy las más populares,
como el Wan Chuan, el Tai Mantis del norte (estilo 'china adoradora de Dios'),
Fu Jow Pai (sistema de la zarpa del tigre), Bak Hoh Pal (estilo grulla común),
o Hun Gar, se han abierto camino en los Estados Unidos.
Un carácter común de las distintas tendencias estilísticas consiste, entre otras
cosas, en su orientación hacia las formas de movimiento de distintas especies
de animales, como el tigre, el mono, la serpiente, el leopardo, la grulla, el
oso, etc. En una conocida leyenda se habla del médico Hua To (hacia 190-265 d.C),
como el primero que, por inríitación de movimientos animales, estableció las
bases de una escuela física dinámica (gimnasia sueca). En ellas, los movimientos
del tigre representan la fuerza, la ferocidad y el dinamismo; los del oso, la
resistencia y el valor; los del mono, el modo táctico de adelantarse y la agili-
dad, y los movimientos de la grulla común, la elegancia y la ligereza.

20
Más de una vez se cita también al patriarca indio Bodhidharma, quien en dos
libros {el l-chin-ching y Hsien-sui-ching), debió de desarrollar, para una escuela
física, elementales análisis de movimientos animales.
Este esquema de la imitación de movimientos animales, en diferentes técnicas
de ataque y contraataque, se encuentra en muchas tendencias estilísticas clási-
cas del Kung Fu. En un estilo popular de la escuela del norte Shaolin, el «Tai
Mantis» (estilo de la china adoradora de Dios), se imitan en algunas técnicas
los movimientos de captura de la mortal Mantis (véase gr. 3). La china adoradora
de Dios (Tai Mantis] ha convertido sus patas delanteras en poderosos instru-
mentos de captura (tenazas). Estas se hallan en actitud 'orante'. Los movimien-
tos de la mantis al coger su presa son rapidísimos y están altamente coordina-
dos. El fundador del Tai Mantis fue el bonzo Won Long, que desarrolló este
sistema de lucha, basándose en el estudio de los movimientos de una china
adoradora de Dios. A ello le movió el hecho de que, sentado a la sombra de un
árbol, fue testigo de la lucha entre una mantis y un saltamontes.

Grabado 3

21
Relación entre arte marcial y
"principio corporal" o físico

Varias veces hemos hablado de la estrecha relación entre ejercicio Zen y escuela
física o corporal (ejercicio elemental del boxeo monacal). Sobre esta relación
clave para la comprensión del Kung Fu, vamos a decir unas palabras.
La meta del .budismo es el perfeccionamiento del cuerpo, el dominio de las fun-
ciones corporales o físicas, mediante la coordinación y control respiratorio, y
no —como lo han introducido en el Zen los países occidentales— la liberación
del espíritu de las ataduras del cuerpo. La Iluminación (satori) procede del cen-
tro físico de la personalidad (hará), que es representado al mismo tiempo como
Intelectual-espiritual. La meta del ejercicio Zen es llegar, desde el centro del
cuerpo, al centro radiante del 'uno mismo', a través de la disposición sobre
/as fuerzas vitales elementales. El principio corporal juega un papel esencial
en la escuela de meditación del Zen. Sobre este fondo se comprenderá tam-
bién que uno de los fines del monje fuese desarrollar una escuela física —una
especie de ejercicio de meditación transformado en acciones móviles—, que
estuviese determinada por la fuerza de la espontaneidad y del automatismo in-
terno, vital, lo cual, sin embargo, a tenor de la doctr-ina budista, sólo cabe
conseguir cuando uno deja «fluir» sus 'aptitudes naturales', libres de influjos
perturbadores. Pero éste es precisamente el problema, porque en comparación
con el animal, al hombre le faltan esas aptitudes naturales y esas condiciones
corporales ligadas al instinto.
La solución de este problema se halla en el Shaolin-ssu, la vía del boxeo mo-
nacal. Para unos, los miembros del cuerpo están configurados como armas natu-
rales; para otros, y esto es lo decisivo, el hombre se orienta hacia las formas
móviles de los distintos animales, precisamente hacia aquéllas que se caracte-
rizan por modos de movimiento especializado y automático. Algo así se fueron
desarrollando también las armas naturales, sobre todo, las posiciones de manos
y dedos, a base de los movimientos y armas de los animales (véase gr. 4).
La investigación de las formas móviles de los animales ha puesto en claro que
los animales están sometidos al «principio corporal» o físico, es decir, que el
cuerpo está organizado de la forma más efectiva para vencer la resistencia.

22
Ejemplo de cuanto decimos lo tenemos en el ya citado estilo Tai Mantis, porque
el comportamiento dirigido por el instinto ha alcanzado, sobre todo en los
insectos, un alto grado de perfección.
Con el desarrollo del arte marcial chino, se intentó justamente someter la razón
a los miembros, para de ese modo lograr hacerse con aquella seguridad que
muestra el «principio corporal», es decir, el modo de movimiento, instintivo y
automático, de los animales.
A esto obedece, y no en último término, la fascinación que ejercen las artes
marciales, que son capaces de demostrar una seguridad de movimientos seme-
jantes a la de los animales y que con ello parecen superar en astucia la imper-
fección del cuerpo humano.

Figura 1: La «zarpa del águila»

Figura 2: La «cabeza del dragón

Figura 3: La «garra del tigre»

Figura 4: El ••empellón del leopardo»

Figura 5: La «forma de la grulla común»

Grabado 4

23
Un sistema moderno Kung Fu:
El Jeet Kune Do, de Bruce Lee

Muchos expertos y críticos, que han estudiado el iibro «Tao dei Jeet Kune Do»,
coinciden en que, con la fundación del Jeet Kune Do, se ha abierto una nueva
era para las artes marciales.
Este moderno estilo de lucha se caracteriza por su insistencia en lo individual,
su flexibilidad y por su sencilla y directa manera de proceder en la estructura
de las técnicas marciales.
Desde que el Jeet Kune Do se dio a conocer, incluso en la publicidad interesada
del deporte, muchas escuelas Karate y Kung Fu en América se mantienen en
actitud crítica frente a los clásicos sistemas y comienzan a desarrollar su pro-
pio estilo de lucha más libre y más flexible.
Da que pensar que con la complejidad y peculiaridad de una técnica —lo que
hace unos años se consideraba como ventaja de un estilo— vaya unida al mis-
mo tiempo su limitación y artificiosidad (como el golpe de grulla común o la
garra del águila). Cada día se irá acentuando más la línea divisoria entre los
momentos tradicionales y rituales de un modo de lucha y su contenido práctico
relativo a su aplicación.
En contraste con las clásicas tendencias estilísticas, con sus exclusivos y esti-
lizados movimientos gestuales, el Jeet Kune Do se encamina hacia técnicas
sencillas y directas, aplicables a gran número de situaciones. Según Bruce Lee,
un programa de entrenamiento debe concentrarse más en los ademanes genera-
les de uno que se ejercita que en técnicas individuales especiales y complicadas.
Este cambio en la concepción de las artes marciales se debe en su mayor parte
al último Bruce Lee. El llamó también la atención de manera decisiva sobre las
representaciones Irreales e ilusorias de la mayoría de las películas sobre el
karate y el Kung Fu: «Esos espectaculares combates pertenecen a la engañosa
realidad de esos filmes. El espectador no ve el trampolín. Confunde amaños arti-
ficiosos con la realidad». El Jeet Kune Do desarrollado por Bruce Lee se entiende
como un Kung Fu moderno no clásico. «Jeet» significa tanto como detener, fre-
nar o parar; «Kune» significa puño, y el concepto «Do» (el término japonés para

24
el Tao de Lao-tsé) señala el elemento intelectual de este arte marcial. En suma,
'Jeet Kune Do' quiere decir: El camino del puño que desvía o detiene.
Es característico, de este estilo la ausencia de las clásicas y pasivas formas de-
fensivas y de los movimientos estilizados. Defensa y contraataque se veri-
fican simultáneamente y los movimientos están dispuestos sencilla y directa-
mente. Bruce Lee describió su estilo-como dinámico y flexible. «Mi estilo nada
tiene de místico. Los movimientos son económicos y su peculiaridad descansa
precisamente en su sencillez y ausencia de complejidad». Y, «yo parto del prin-
cipio de que el camino fácil es también el camino verdadero». (Tao del Jeet
Kune Do). Aquí especialmente aparece clara la connotación taoísta del 'Jeet
Kune Do'. El término clave de la ética del Tao-te-ching se llama sencillez, im-
premeditación creado/a (wu-wel), obrar a través del poco-hacer, disponer de
las cosas sin tomar posesión de ellas. «El hombre perfecto desea no desear
y no estima en mucho bienes que fácilmente se adquieren...» (Will Durant, El
Legado de Oriente, página 701, cap. 16, 64).
Más arriba hemos indicado que, en el taoísmo, ambos motivos —Wu-Wei (acción-
no-activa) y lo Infantil («Poder-ser-como-un-niño»)— están íntimamente unidos.
Un aspecto llamativo del Tao es asimismo su rasgo «femenino». «Lo femenino,
lo débil vence siempre a lo masculino, a lo fuerte». Este pensamiento de que
lo débil vence a lo fuerte, fue aplicado por los maestros Kung Fu a los funcio-
narios corrompidos y a los ocupantes extranjeros. Este tema de la superación
del fuerte por el débil está simbolizado también en el ejemplo del agua. El agua
puede penetrar allí donde los hombres no pueden llegar. Será fuerte, aunque
es lo más débil del mundo. Por eso, al Tao se le compara también con frecuen-
cia con el mar.
En el Jeet Kune Do, las técnicas se reducen a pocos, principios, pero eficien-
tes; por eso, la trayectoria del movimiento, puede ajustarse fácilmente a reflejos
automáticos.
Bruce Lee ha llamado una y otra vez la atención sobre la diferencia entre com-
petición deportiva y situación real de lucha (autodefensa). En la situación real,
las posiciones clásicas son ineficaces; el axioma principal es una actuación rea-
lista con relación a los casos concretos de una situación específica. «El apren-
dizaje de las formas clásicas —escribe Bruce Lee— es sólo el primer paso en
el desarrollo de un discípulo». Las formas clásicas no son insignificantes, pero
nadie debe creer que, en su pureza estilizada, sean inmediatamente aplicables
a situaciones reales. Un luchador experimentado debe reconocer su importancia,
pero, al mismo tiempo, también sus limitaciones.
Bruce Lee, que deseaba que su libro «Tao del Jeet Kune Do» fuese entendido
como un «fortalecedor espiritual», parte del supuesto de simplificar las acciones
en lugar de complicarlas. Todo lo ornamental y artificioso, que a menudo se
arrastra como parte tradicional y ritual, contradice en la mayoría de los casos
a la lógica de una trayectoria de movimiento eficiente. Lo estilísticamente reves-
tido, tal vez precisamente conocido por un observador inexperto, reduce la flexi-
bilidad y el aspecto -general de la situación.
25
En este contexto, aduce Bruces Lee el siguiente ejemplo: «Como el agua, así
tiene que ser tu entrenamiento. Cuando derramas agua con su natural Informe
en una taza, el líquido se adapta a la taza. Si la derramas en un cántaro, se
adapta al cántaro». Por eso, abogaba también Bruce Lee por un «estilo abierto
y total», que no se asienta en posiciones y técnicas tradicionales.
Asimismo criticaba la rigurosa separación entre los estilos duro (exterior) y
blando (interior). Ambas fuerzas Yin y Yang las entendió él como elementos
integrantes de una unidad plena y no como principios opuestos. Cada mitad está
en correlación con la otra y está así igualmente en el punto medio. En el «Jeet
Kune Do» se nos previene contra la confianza ciega en las técnicas tradiciona-
les y clásicas. Es significativa a este propósito una sentencia que se puede
leer en una placa simbólica, en el Instituto Jeet Kune Do: «A la memoria de
un buen joven que fue atiborrado y trastornado por el mensaje clásico». También
respecto de patadas y saltos artísticos fue Bruce Lee muy escéptico, algo sor-
prendente para quienes han visto sus películas. En realidad, daba preferencia
no a los saltos y a las complicadas combinaciones de patadas, sino a las pa-
tadas sencillas y bajas. «No creo en esas patadas y saltos, propios de juegos,
que excitan la fantasía. Esos los he mostrado sólo por su efecto dramático»
(El jefe de entrenamiento del Jeet Kune Do, de Bruce Lee).
El Jeet Kune Do parte del hecho de que cada cual tiene que desarrollar su pro-
pio estilo individual sobre la base de lo aprendido. Esto tiene lugar en un pro-
grama de ejercicios, que deja espacio para una «experimentación lúdica» con
las posibilidades y aptitudes individuales. Muchos sistemas de lucha son dema-
siado imitatorios y, por lo mismo, limitados en relación con un contacto libre
con técnicas básicas aprendidas. Esta «pedagogía creativa del arte marcial y
de la escuela física» se encuentra por cierto, hoy todavía, en los jardines de
infancia. Con su «Jeet Kune Do», Bruce Lee realizó un primero, aunque no
insignificante comienzo.

26
Parte Segunda
Tendencias estilísticas modernas en el Kung Fu

Jeet Kune Do y Wing Chu

«El camino fácil es también el camino verdadero»


Bruce Lee
Fundamentos

Principes fundamentales al círculo siguiente, transmitiéndole


su energía. (Nota del autor; La teoría
del Jeet Kune Do
del círculo se basa en el Hap Ki Do
coreano).
Estructura económico-cerrada en la
En los párrafos que siguen, presenta- defensa/contraataque: trayectoria mó-
remos estos principios a modo de vil ahorradora de energía y simulta-
frases hedías y luego los explicare- neidad de defensa/contraataque; «in-
mos prácticamente a base de las dis- movilización» fincapacidad de movi-
tintas acciones en contra. miento) del arma ofensiva del contra-
Trayectoria móvil y campo de percep- rio; técnica de manos que enganchan
ción: el movimiento se verifica no en y entrampan; vigorosa entrada en el
sí, es decir, no por mera complacen- ataque con rechazo (con la palma de
cia estética, sino en relación con ac- la mano) y mano en forma de zarpa;
ciones del contrario. La dinámica del ráfaga movida y sencillo trabajo de
movimiento que preside la lucha deja pierna; numerosos movimientos: di-
que el compañero aparezca en un rectos y circulares, arriba y abajo, a
particular campo de percepción: en izquierda y a derecha; oscilar y tejer,
él sobresalen los puntos que se de- etc.
terminan o a ofrecer protección o, Tradicional puñetazo directo, acción
como puntos de peor cobertura, a centrífuga del cuerpo o en espi-
convertirse en campo de tiro. ral; impulso de cadera, como movi-
En combinaciones de lucha ofensiva, miento inicial del golpe. En cambio,
vale el movimiento en «círculo fluen- puñetazo alternativo relacionado con
te». Principio de esta serie del mo- la lucha, el movimiento golpeante co-
vimiento circular es que cada círculo mienza con los brazos; eliminación
pasa, con más precisa consecuencia. del movimiento inicial visible.

29
Posiciones y formas En lo que sigue se describen aquellas
móviles posiciones y formas móviles, desarro-
(Fotos 1-4) lladas sobre todo en el moderno Kung
Fu Wing Chun y, en forma variada,
en el Jeet Kune Do. En la descrip-
ción de las posiciones fundamentales,
procederemos de modo que, ya desde
el principio, se mostrará la posición
correcta de los brazos respecto a la
función defensiva. Todas las artes
marciales destacan la importancia de
las posiciones más fuertes y equili-
bradas (equilibrio, estabilidad, tensión
correcta, etc.) para la rápida y eficaz

Posiciones clásicas (Fotos 1-2)

30
aplicación de las técnicas. Las clási- con ello, del sentido de la medida
cas posiciones tradicionales y las for- correcta y del cambio fluente de ten-
mas estilizadas de movimiento se ven, sión y distensión, un estilo de lucha
con todo, ampliamente limitadas res- será ante todo dinámico y flexible.
pecto a la posibilidad de su aplica- Como ejemplo de la diferencia entre
ción dentro de un sistema flexible y posiciones tradicionales y modernas
practicable de lucha. En su compara- debe servir de antemano la compara-
ción, las posiciones desarrolladas en ción siguiente:
el más moderno Kung Fu están ela-
boradas más sencilla y directamente,
y facilitan una utilización óptima de
la posibilidad existente de movimien-
tos. Mediante el aprendizaje de una
sencilla dirección de movimientos y.

Posiciones modernas (Fotos 3-4)

31
Posición inicial Esta posición, que fácilmente se pue-
(Foto 5, gr. 5) de cambiar a las otras, se describe
como posición cuadrangular. El peso
del cuerpo se reparte simétricamen-
te en las dos piernas; los pies distan
entre sí el ancho de hombro, y las
rodillas cargan ligeramente hacia fue-
ra. A tener en cuenta, en esta posi-
ción, que los .brazos estén én la acti-
tud correcta. En caso de posición
inicial correcta, el antebrazo derecho
tiene en el codo un ángulo de unos
90 grados; el otro brazo se situará
con la palma en vertical, delante del
centro del pecho (plexo solar). Am-
bos brazos defienden la línea central
del cuerpo. El codo debe sobresalir
del costado; obedece a la ley de la
«inmovilidad», en contraste con la
mano y el antebrazo, que pueden mo-
verse en cualquier dirección. El codo
regula como eje los movimientos ha-
cia la izquierda y la derecha, hacia
arriba y hacia abajo.

Foto 5 Grabado 5

32
Esta posición defensa y ataque, de-
Posición por la derecha sarrollada en el Kung Fu Wing Chun,
(Foto 6)
debe entenderse así: desde posi-
ción inicial se va con la pierna dere-
cha hacia adelante (el pie se adelan-
ta como un ancho de hombro) y des-
plaza el peso del cuerpo sobre la pier-
na posterior. Los pies giran hacia
dentro; vistos por delante, quedan
con los talones separados unos 20 cm.
Desde esta posición se puede, median-
te un avance con el pie delantero,
unido al desplazamiento de peso, des-
lizarse rápido a una posición más
profunda.

Foto 6 Grabado 6
33
Posición por la izquierda Esta posición se efectúa a la inversa.
(Foto 7, gr. 6). La pierna izquierda se adelanta y el
peso del cuerpo carga sobre la pier-
na derecha.

Nota: La posición desarrollada por


Bruce Lee para el Jeet Kune Do
(JKD), la posición inicial correcta o
posición de lucha, se diferencia en
algunos puntos de la posición por la
derecha Wing Chun arriba indicada.
(Antes de desarrollar su propio 'Esti-
lo del sin estilo', Bruce Lee estudió
el Kung Fu Chun). Véase «La posición
inicial correcta o de lucha en el JDK».

Foto 7

34
Posición (ligera) a caballo

Esta posición es una variante de la


clásica y muy profunda de cabalgar.
Desde la posición inicial se va a la
a caballo mediante enérgico giro de Grabado 7

Foto 8 Foto 9

35
las caderas (y del tronco) y el despla- sobre el cuerpo hasta quedar en línea
zamlento de peso a la pierna interior. con la mano del antebrazo.
En caso de posición correcta a caballo, En la posición a caballo izquierda, el
el peso recae sobre la pierna dereclia. peso descansa sobre la pierna izquier-
Posicíón de los brazos: La pierna iz- da (Foto 9, gr. 7).
quierda irá hacia abajo, luego se lleva

Ejemplo de aplicación
(Foto 10)
Un golpe con el puño derecho se re^
chazará, desde la posición a caballo
derecha, con la palma izquierda. El
contraataque se realiza al mismo tiem-
po con un puñetazo vertical por la de-
recha.

36
Foto 10

37
Formas de movimiento
Deslizamiento liacia adelante en posi-
ción por la derecha
(Fotos 11-13, gr. 8-10)

Foto 11

Ejemplo de aplicación
Con rápido deslizamiento hacia adelan-
te, puede acortarse la distancia del
contrario, para luego efectuar el ata-
que correspondiente: en el JKD esto
se verifica al mismo tiempo con una
«inmovilización» (paralización) de la
pierna adelantada del contrario, para
que éste no pueda replicar con una
patada. En el ejemplo representado,
el pie delantero avanza como medio
paso, mientras el posterior se retrasa.
El pie adelantado del contrario será
paralizado con el pie derecho. Luego
el brazo derecho del contrario se blo-
quea con la palma izquierda y al mis- Grabado 8
mo tiempo se efectúa un puñetazo
vertical.

38
Foto 15 Foto 16 Foto 17

N /
\
W* •=" V\
Grabado 12 Grabado 13 Grabado 14

41
Movimiento laieraj iiacia
la izquierda en posición
por la derecha
(Fotos 18-21, gr. 15-18)

Foto 18

De la posición por la derecha se ade-


lanta el pie posterior y luego lo lleva
a un lado dos anchos de hombro, has-
ta quedar en línea con el pie dere-
cho. Seguido, arranca el pie derecho
hacia el pie izquierdo y avanza hacia
fuera; el pié izquierdo se retrae unos
20 cm.

Grabado 15

42
Foto 19 Foto 20 Foto 21

V'^^ ^ ^
Grabado 16 Grabado 17 Grabado 18

43
Modelo de ejercicio para
aprender distintas
posiciones

Ei caballo de t r a v é s

Foto 22

Posición inicial: cuadrangular (gr. 22).


Giramos el tronco hacia la izquierda
(torsión de cadera y desplazamiento
de peso) a la posición derecha a ca-
ballo (foto 23). Luego giramos unos 180
grados a la derecha a la posición iz-
quierda a caballo (foto 24). Ponemos
el pie derecho junto al izquierdo
(foto 25) y lo volvemos a la posición
izquierda (foto 26). Luego nuevamente
atraemos la pierna posterior hacia la
anterior (foto 27) e inmediatamente Grabado 19
ia adelantamos derechamente hacia
fuera (foto 28). Nuevamente devolve-
mos el pie derecho adelantado junto
al pie izquierdo (foto 29) y lo pone-
mos a un lado como un ancho de hom-
bro hacia la derecha (foto 30).

44
Foto 23 Foto 24 Foto 25

|> l'^ É ^ J^ r-éJ


Grabado 20 Grabado 21 Grabado 22

45
Foto 26 Foto 27

Grabado 23 Grabado 24

46
Foto 29 Foto 30

" 1

Grabado 25 Grabado 26 Grabado 27

47
Posición inicial correcta con una retirada rápida. Un buen lu-
o de lucha en el chador —asi Bruce Lee— debe estar
en movimiento constante y tener ade-
Jeet Kune Do más una posición bien equilibrada,
desde la que pueda iniciar ultrarrápido
el ataque, defensa y contraataque.
Además esta posición tiene la ventaja
de que desde ella puede asestar un
directo hacia adelante o un castigo
tal que el movimiento inicial no sea.
perceptible para el contrario, es decir,
«la tanda de golpes caiga fuera del
campo visual del adversario» (Véanse
también los argumentos para un con-
cepto alternativo del puñetazo en
Bruce Lee).
El «Tao del Jeet Kune Do» describe
como sigue la posición inicial correc-
ta (gr. 28].

1. Movimiento de esguince de la ca-


beza y cambio repentino de altura.
Para fundamentar las técnicas de JKD,
Bruce Lee se remontó a los principios 2. Hombro derecho ligeramente le-
clave de la técnica boxística. Asimis- vantado y mandíbula ligeramente alza-
mo muchos estilos de lucha prefieren da en defensa de la mitad derecha de
hoy una posición alta y móvil, como la cara.
la que es usual en el boxeo. Una po-
sición flexible y semiagachada sobre 3. El codo derecho protege la parte
la rodilla ligeramente doblada (con media del cuerpo, las costillas de la
perfecta cobertura del cuerpo], es se- derecha y el costado derecho.
mejante a la descrita por Bruce Lee
4. Rodilla derecha ligeramente vuel-
en el «Tao del JKD», que desarrolló
ta hacia dentro (protección de los ge-
sobre todo para la lucha libre. Esta
posición adecuada a la lucha, que de- nitales).
signó como posición inicial correcta,
5. Talón derecho ligeramente vuelto
permite una ejecución ultrarrápida y
hacia fuera (el pie derecho es el arma
mecánica de todas las técnicas (ópti-
ma utilización de los recursos móvi- principal de la marcha).
les existentes] y, respecto de los 6. La mano izquierda protege la par-
músculos, facilita una pronta tensión
te derecha e izquierda de la cara y
y distensión. Un aspecto interesan-
los genitales; es preponderante en la
te de la posición del JDK es la
defensa.
posibilidad de desplazarse en la trayec-
toria móvil y su eficacia en relación 7. El antebrazo izquierdo protege el
con el inicio de una acción ofensiva y centro del cuerpo.

48
Grabado 28

49
8. El codo izquierdo protege el cos-
tado izquierdo.

9. La mano derecha protege la par-


te derecha e izquierda de la cara y
los genitales; es el arma principal de
la pegada y el empujón.

10. El talón izquierdo está levantado


como un muelle, para facilitar mayor
movilidad.
Hay, por tanto, tres características
esenciales en la posición arriba des-
crita: a) la posición elevada de la fle-
xión de pierna, con el talón posterior
ligeramente alzado, para facilitar una
sencilla dirección del movimiento;
b) la óptima protección de la mitad
del cuerpo (línea de centro) y c) el
realce del arma principal de la pegada
y el empellón. Aquí la parte más ro-
busta del cuerpo está vuelta hacia
adelante, para que la mano delantera
y la pierna actuante mantengan la dis-
tancia más corta al blanco y puedan
emplearse al máximo. Esto no impide
el uso de la mano posterior y de la
pierna posterior, sino que tan sólo
considera el hecho de que aquéllas
distan más del blanco, por lo que han
de cubrir mayor camino, para poder
emprender un ataque o contraataque
eficaz.
Otra ventaja de la posición inicial co-
rrecta está en que desde ella cabe
realizar muy rápidos movimientos de
esguince y evitación. Mediante un rá-
pido retroceso, el tronco puede que-
dar fuera del campo del ataque con-
trario, sin perder por eso el equili-
brio. El ejemplo más claro que para
esto aporta Bruce Lee en el «Tao del
JKD» es el «salto hacia atrás, como
un resorte». Nos referimos a un sú-
bito retroceso del tronco para poder
esquivar un directo inminente. Cuan- contra un directo, aplicable sobre todo
do el atacante retira entonces su bra- como base de una combinación de
zo, es posible entrarle al adversario pegada uno-dos, como puede verse en
y colocarle una vigorosa contratécni- las adjuntas ilustraciones.
ca. Esta es una técnica muy eficaz (Gr. 29-31).

Técnicas de contraataque la pegada con el dorso del puño y el


golpe horizontal con los dedos.
con los brazos
Es de notar que el usual puñetazo
frontal de la mayoría de los sistemas
karate (donde el puño gira unos 180
grados en su momento final), sólo rara
vez se aplica.
Sin embargo, el puñetazo vertical aquí
representado se aplica igualmente en
algunas modalidades de karate como
técnica principal de pegada: por ejem-
plo, en el Issein Ryu Karate. Sus re-
presentantes sostienen que el golpe
En esto distinguiremos entre técnicas con el puño en vertical es más rápido
de pegada y técnicas de embestida o y más vigoroso que el tradicional pu-
empujón. En comparación con los tra- ñetazo directo. No podemos ofrecer
dicionales y clásicos estilos Kung Fu, aquí ningún argumento definitivo so-
con sus variadas técnicas de brazos bre la exactitud de esta suposición;
(como, por ejemplo, puñetazo directo, más bien cada cual ha de averiguar
golpe con los dedos, con las palmas, qué clase de procedimiento le va
doble golpe; además, diferentes gol- mejor.
pes con el canto de la mano y técni-
cas con el codo), en los modernos
sistemas Kung Fu se utilizan sencilla
y directamente: las técnicas de con-
traataque —que se aplicarán preferen-
temente al mismo tiempo con los co-
rrespondientes métodos defensivos—
se reducen a unas pocas formas bási-
cas: el golpe con el puño en vertical,

51
El puñetazo vertical
[Fotos 31-33, gr. 32)

Foto 31

Forma primitiva: El golpe con el puño En unión con el giro corporal. Bruce
vertical se efectuaba en el Wing Lee enseñó la siguiente técnica: la
Chun asi: Se inicia en la parte del torsión tiene lugar sobre la parte
pecho (o en medio del cuerpo), mues- gruesa de ambos pies durante el mo-
tra el codo hacia atrás, el antebrazo vimiento percusor. El puño procede
diagonal en dirección al blanco. El directamente de la mitad del cuerpo,
otro puño está en la otra parte del con toda la energía de una u otra
pecho (moderado en el ejercicio). En pierna que lo secunda. Muchas veces
la ejecución del golpe, se dirigirá el esto puede realizarse también median-
puño en dirección al blanco (en esto te un salto rápido de seis o siete
la nariz es el eje guía), e inmediata- centímetros.
mente, antes de llegar a él, girará de
modo que en la posición final apunte
al suelo (por tanto, hace una media
torsión de 90 grados). Con esta tor-
sión producirá un «efecto saca,cor-
chos".
En la versión Bruce Lee del directo,
se añaden los siguientes elementos
protectores: el óptimo desarrollo de
la energía en el golpe proviene de un
rápido giro de la cadera, no de un
movimiento agitado o columpiante,
sino de un viraje repentino sobre la
pierna conductora estirada. (Véanse
también los argumentos para un con-
cepto alternativo del puñetazo, en
Bruce Lee). La mano percuciente sólo
debe cerrarse al golpear (por un breve
instante, todos los músculos se ten-
san cuando el puño descansa).

52
Foto 32 Foto 33

Grabado 32

53
Pegada cor> el dorso
del puño
(Fotos, 34, 35, gr. 33)

Foto 34

Esta pegada se aplicará, preferente-


mente en el contraataque, así: Comien-
za con el dorso de la mano hacia arri-
ba sobre el hombro que tiene enfrente;
el otro brazo se extiende hacia delan-
te (en la forma del ejercicio). El puño
percusor se disparará desde la articu-
lación del codo hasta el blanco y sólo
en el último instante girará, de modo
que el dorso golpee con los huesos
de los dedos índice y medio. Luego,
Foto 35
sin interrupción, el antebrazo vuelve
nuevamente hacia atrás. En esto, la
retirada debe ser tan rápida como el
disparo.
Ejemplo de aplicación: La pegada con
el dorso del pLffto se ejecuta junto con
bloqueo simultáneo con la palma
(también bloqueo inferior de la palma).

Grabado 33

54
Pegada con los dedos
(Fotos 36-38, gr. 34)

Foto 36

Comienza como la puñada vertical


a la altura del pecho (plexo solar). La
otra mano se extiende delante del
cuerpo. Ahora la mano derecha será
impelida directamente hacia arriba en
dirección al blanco. Durante la pega-
da, se retraerá la mano Izquierda ha-
cia la mitad del pecho. Inmediatamen-
te antes de dar, gira la mano percu-
sora con el dorso hacia arriba. La
pegada será perfecta si la mano dere-
cha está extendida del todo y la pal-
ma izquierda queda vertical a mitad
del pecho. Foto 37

Grabado 34 Foto 38
55
Para un concepto movimiento de rodilla y caderas (ro-
dillazo y caderazo), prosigue en un
alternativo del puñetazo,
movimiento de hombros y por último
en Bruce Lee culmina en la fase final con un golpe
de brazo (cierre de la muñeca y de los
dedos). Rodillazo, caderazo y golpe
de brazo se trasvenan y confunden
con celeridad creciente y terminan
con distensión simultánea de piernas
y brazos. Cierto que no se golpea
con los pies —según Bruce Lee^—,
pero el movimiento de pegada se ini-
cia con los pies y/o con las caderas.
Un aspecto importante de este movi-
miento, que recorre las partes tensas
del cuerpo en forma de ola que pre-
siona, consiste en que la incoación
de cada movimiento parcial acontece
lo más tarde posible, a fin de obtener
así un efecto óptimo en el movimien-
to cumbre. Él cierre definitivo de la
muñeca, como estribación final de esta
Los argumentos de Bruce Lee en tor- acción impulsiva y de esta acelera-
no a la rapidez y dinámica de una téc- ción, debe, por tanto, retardarse hasta
nica de pegada provocaron una discu- el último fnomento. Con una vigorosa
sión, en cuyo núcleo se hallan Jas si- torsión de cadera, se catapultará el
guientes cuestiones: «¿Cuál es la rea- puño hacia delante, girándolo unos
lización óptima del puñetazo? ¿Qué 180 grados poco antes del blanco.
diferencia el puñetazo tradicional, di- Esta forma de movimiento —la arran-
recto, de la puñada moderna referida cada o acción impulsiva con los pies
a la lucha?». Para hacernos una ¡dea y/o la cadera— es la base clásica del
de lo que constituye el meollo de esta puñetazo. La celeridad y el ímpetu del
disputa, hay que exponer brevemente, golpe descansan en estas leyes.
en cuanto sigue, la idea fundamental
Bruce Lee está de acuerdo con esto,
de la concepción de Bruce Lee.
pero al mismo tiempo pone la limi-
En unión con distintas observaciones tación de que la cadera no debe ini-
en torno a los principios físicos fun- ciar ¡ncondicionalmente el movimien-
damentales del puñetazo directo, Bru- to de pegada, y que en una situación
ce Lee se refiere a la «acción», pare- combativa vale la ley siguiente: Abren
cida a la fuerza centrífuga o «en es- la marcha las manos, precediendo a
piral helicoidal», del cuerpo humano los pies y/o la cadera; el impulso de
en el marco de un movimiento de pe- la cadera sobreviene después, como
gada. Esto significa que el movimien- instante fortalecedor del movimiento
to activo comienza en los pies (pun- del brazo. Esta última afirmación afec-
tillas), luego se eleva de golpe a un ta a la incoación combativa de un

56
golpe, teniendo en cuenta la posible Pero, si primero se mueve el brazo,
aptitud del contrario para poder per- el movimiento inicial de pegada guar-
cibir la inminencia de la pegada. En da una distancia respecto al blanco.
este contexto desarrolla Bruce Lee su Por eso, el golpe será más dinámico
argumento clave a favor de la supe- y podrá ser visto por el contrario con
rioridad de la pegada en la lucha. más dificultad que el puñetazo clási-
En el clásico puñetazo directo, el mo- co. Viene luego el impulso de cadera
vimiento principal actúa «in situ», es como momento fortalecedor del mo-
decir, la mano no guarda ninguna dis- vimiento de-pegada del brazo. Actual-
tancia al blanco. De aquí que el con- mente, muchos karatecas y estilistas
trario que sea agudo observador, pue- del Kung Fu aplican este método de
da ver el movimiento percusor; pues movimiento de pegada, para eliminar
precisamente la forma desarrollada lo más posible el movimiento inicial
al máximo en esta serie, en la que el visible de sus golpes (y de sus pa-
intervalo entre el movimiento de ca- tadas).
dera y mano es mínimo, comienza con
un movimiento «in situ».

Formas defensivas y su En el Kung Fu moderno, orientado ha-


cia una autodefensa efectiva, ocupan
ahorro en la aplicación las formas defensivas un valor clave.
Una defensa racionalmente organiza-
da vuelve ineficaz el ataque contra-
rio y lo hace vagar «en el vacío». Las
formas básicas defensivas, tal como
se desarrollan en el JKD y en el mo-
derno Kung Fu Wing Chun, se fundan
en el principio de la economía de mo-
vimientos, es decir, en el principio del
máximo ahorro posible en la aplica-
ción de energía en la defensa y con-
traataque. La orientación de este

57
«•principio económico», a saber, con hacer sus propias experiencias en
un mínimo de aplicación obtener un cuanto a la eficiencia de los diferen-
máximo de resultado, hace que nos tes recursos defensivos y ejercitarse
parezca natural que, en los modernos en aquellas técnicas que mejor le van.
estilos Kung Fu, defensa y contraata- En las formas defensivas que siguen,
que se efectúen, de modo preponde- no distinguiremos, como suele hacer-
rante, al mismo tiempo. Por el contra- se en las varías modalidades de kara-
rio, las técnicas en las que lo prime- te, entre tres grados (superior, medio
ro es la defensa y luego el contra- e inferior), sino sólo entre defensa gra-
ataque ofrecen considerables desven- do superior (cabeza hasta línea del
tajas. Esto se verá claro después, cinturón o plexo solar) y defensa gra-
con Instructivos ejemplos de aplica- do inferior (partes del cuerpo, por de-
ción, al tratar de los distintos recur- bajo de esa linea del cinturón). Hare-
sos para la acción en contra. mos excepción con las técnicas de
Como más adelante hablaremos tam- rodilla, donde distinguiremos entre gra-
bién de las tradicionales técnicas de- dos de ataque superior, medio e in-
fensivas, cada estudiante, a base de ferior.
esta exposición comparativa, puede

58
Defensa contra ataques
en grado superior
Defensa s u p e r i o r con golpe
con la palma
(Fotos 39, 40)

Esta defensa, llamada también blo-


queo con la palma, se empleará sobre
todo contra ataques a ia cabeza y se
aplicará, con preferencia, con un con-
traataque efectuado al mismo tiempo
(puñada vertical, golpe con ios dedos
y pegada con el dorso del puño).
Foto 39

Foto 40
59
Bloqueo con la palma hacia arriba

Esta defensa grado superior es estric-


tamente un bloqueo con la parte inte-
rior del canto de la mano (— lado del
pulgar). El canto defensor se alzará
delante del cuerpo y, en el último
instante, girará hacia fuera (o el an-
tebrazo Interior), pues así puede con-
seguir un efecto de choque mejor. En
la frase final, el lado del pulgar seña-
la hacia fuera y el brazo y antebrazo
forman un ángulo de 90 grados.
El ejemplo de aplicación debe ilustrar
cómo hay que establecer esta defen-
sa junto con un contraataque simul-
táneo (foto 42).

Foto 41
Defensa contra ataques
en grado inferior

Defensa i n f e r i o r con golpe


de la palma
(Fotos 43, 44)

También esta defensa ha de aplicarse


preferentemente en forma simultánea,
es decir, con contraataque simultáneo.
Obsérvese que la mano defensora no
sobresale demasiado del costado.

Foto 43

Foto 44
61
Bloqueo i n t e r i o r con la muñeca
(Foto 45)

Esta defensa se Inicia a la altura del


lado opuesto del pecho. El brazo de-
fensor se lleva hacia abajo y luego,
con el canto de la mano, gira hacia
fuera, de forma que descanse apro-
ximadamente sobre la mitad del mus-
lo. Aplicación del bloqueo inferior con
la muñeca con contrataque simultá-
neo (foto 45a).

Foto 45

Foto 45a

62
Técnicas de la pierna buen equilibrio, la distancia justa y
un correcto empleo de caderas.
Notemos que, en los modernos esti-
los Kung Fu, las piernas se han de uti-
lizar sencilla y directamente: compli-
cadas y altas técnicas de patada,
como a veces se emplean en diferen-
tes modalidades combativas, sólo se
emplearán muy rara vez, pues son me-
nos efectivas en el marco de la auto-
defensa práctica.
En el Kung Fu Wing Chun predominan
dos patadas: la patada hacia delante
y la patada hacia un lado. Ambas se
subdividen, respectivamente, según
su altura, en patada superior hacia
Por su gran alcance y su enorme po- delante, patada media hacia delante
tencial físico, las piernas son también, y patada inferior hacia un lado. Es-
junto con los brazos, poderosas armas tas formas básicas se emplean en la
naturales de defensa y contraataque. ofensiva, la mayoría de las veces, o
Mediante su correcto empleo (y en como «paralizadoras del ataque» o
combinación con las técnicas del bra- como «fortalecedoras del contraata-
zo) será un estilo dinámico y flexible. que». Esta última forma es especial-
Naturalmente se presupone que serán mente efectiva, porque —si el contra-
empleadas con exactitud, es decir, rio entra dentro de nuestro propio
con celeridad y apuntando al blanco. contraataque— su potencia (o ener-
Fundamentalmente, en toda técnica de gía) agresiva puede ser aprovechada
piernas, se ha de tener en cuenta un en nuestro propio contraataque.

63
Aquí el pie dereclio será llevado al pie
Patada hacia delante izquierdo (rodilla ligeramente flexio-
grado medio nada) y luego se disparará con el talón
en línea recta hacia adelante.
A p l i c a c i ó n de la p o s i c i ó n por la
izquierda c o m o talonazo
(Fotos 46-48)

Foto 47 Foto 48
Foto 46

64
Patada hacia delante Aquí, lo primero, se alzará lo más po-
sible la pierna percuciente; luego se
grado superior disparará arriba hacia delante el pie
de la pierna alzada. En la fase final,
A p l i c a c i ó n desde la p o s i c i ó n por queda estirada la pierna.
la izquierda c o m o golpe
bloqueante
(Fotos 49-50)

Foto 49 Foto 50
65
Patada hacia un lado muy encorvados y el pie forme ángu-
grado inferior lo con la tibia.
(Fotos 51-52) Es de advertir que en el JKD, que en
las diferentes acciones en contra pre-
Aquí se alza hacia delante la pierna senta fuertes analogías con las técni-
percuciente, como en el golpe blo- cas ahorrativas o series de movimien-
queo. El golpe se verifica luego con tos del Kung Fu Wing Chun (Bruce
fuerte intervención de cadera en di- Lee estudió primero el Wing Chun),
rección al blanco (elevación de la ro- también se emplea la patada alta la-
dilla), con lo cual actúa el talón o el teral (al plexo solar o a la cabeza).
canto del pie. En la ejecución de la Una patada lateral más alta, como la
patada hacia un lado ha de tenerse en indicada en la foto 52a, carece obvia-
cuenta que el tranco gire al máximo mente de toda aplicación práctica en
en dirección al blanco (desplazamien- la autodefensa. Patadas altas espec-
to de la energía física al pie percu- taculares, como las del karate, Taek-
sor) y que la posición del pie sea co- won-Do y Savate, se emplean sobre
rrecta, esto es, que los dedos estén todo en las competiciones deportivas.

Foto 51 Foto 52

66
Foto 52a

67
Ejercicios de lucha

Principios fundamentales en ataque (como la forma más racional


el marco de las acciones de la acción en contra).
de ataque y contraataque c. El método de proceder de fuera
adentro, o sea, de repeler el ataque
—a ser posible'— desde fuera y luego
acercarse al contrario hacia dentro.
En este capítulo se exponen, a base d. El método de la «inmovilización»:
de ejercicios con compañero, las for- con él quedan «inmovilizadas» o cla-
mas de ataque y las posibilidades de vadas las armas ofensivas del contra-
contraataque fundamentales, tal como rio. Se subdivide en 1) inmoviliza-
se desarrollaron en el JKD y en el ción de la pierna para impedir una
Kung Fu Wing Chun. Aquí se emplean patada del contrario, y 2) inmoviliza-
ción mediante la técnica de las «ma-
fundamentalmente las técnicas contra
nos atrapadas o al cerrojo» (técnica
ataques y series (combinaciones) de
del tapón o llave); además también la
ataques aislados, pues son muy apro-
inmovilización completa, en la que
piadas para una autodefensa moderna
brazos y piernas quedan bloqueadas al
y práctica. Son además, precisamente mismo tiempo.
por su estructura económica, sencilla
y directa, altamente espectaculares y
se aprenden con facilidad. Ahora enun-
ciaremos brevemente aquellos princi- Formas básicas de la
pios según los cuales se organizan acción en contra
la defensa y el contrataque:
Recursos f u n d a m e n t a l e s contra
a. La trayectoria económica del movi- ataques aislados:
miento, como principio trascendente Golpe con la palma de la mano
de orientación.
Aquí emplearemos sobre todo el blo-
b. El principio de simultaneidad o queo con la palma en unión con la
sincronicidad de defensa y contra- mano que echa la zarpa: sus variado-
nes son a) ei agarro interior y exte- sistema defensa/contraataque es que
rior, y b) el bloqueo interior y exterior la unión de las técnicas obedece al
con la palma; además, el bloqueo cru- principio del máximo ahorro posible
zado con la palma y el agarro cruza- o de la mínima diferencia. Es decir,
do. Todas estas técnicas, junto con las técnicas combinadas se diferen-
las respectivas técnicas de contra- cian entre sí lo menos posible en las
ataque, la puñada vertical, el golpe distintas situaciones de lucha, pero se
con los dedos y la pegada con el dor- diferencian sin embargo en sus varia-
so del puño, dan por resultado un sis- ciones. Y esto precisamente constitu-
tema económico de acción en contra. ye su eficacia en un moderno y prác-
Una característica de este moderno tico sistema de autodefensa.

Agarro por fuera


(Fotos 53, 54)

Foto 53

Cuando hemos rechazado desde fue-


ra el ataque contrario, empleamos la
técnica de la mano que echa la zar-
pa; Con nuestra derecha agarramos el
brazo del contrario y lo bajamos, al
mismo tiempo que efectuamos un
puñetazo vertical a la cabeza del ad-
versario.

Foto 54

70
Agarro por dentro
[Fotos 55, 56)

Foto 55

Utilizamos esta técnica cuando hemos


repelido el brazo del agresor por den-
tro: Con nuestra izquierda asimos la
muñeca derecha del contrario, luego
bajamos el brazo y efectuamos al mis-
mo tiempo, como contraataque, una
pegada vertical por la derecha.

Foto 56

71
Agarro en cruz
[Fotos 57-60]

Foto 57

Una vez hemos repelido el brazo agre-


sor del contrario por fuera (con
el dorso de la mano de nuestro brazo
derecho], deslizamos sencillamente
nuestra izquierda bajo nuestro brazo
bloqueante, asimos luego el brazo iz-
quierdo del contrario y lo bajamos.
Como contraataque, con el dorso del Foto 58
puño, efectuamos por la derecha un
directo a la cabeza del contrario.

Foto 59

Foto 60
72
Defensa exterior con un
golpe de la palma
(Fotos 61-63)

Una vez hemos bloqueado con el dor-


so de nuestra derecha el brazo agre-
sor del contrario, seguimos al punto
con un golpe de la palma Izquierda al
brazo delantero del contrario y al
mismo tiempo atacamos con un direc-
to vertical por la derecha.

Foto 62

Foto 63
73
Ataque: Puñada vertical
por la derecha,
grado superior

Foto 64

Defensa/contraataque: Desde la co-


rrecta posición a caballo se efectúa
un bloqueo hacia arriba con la palma
(lado interior del canto de la mano)
y al mismo tiempo un puñada.vertical
a la cabeza del contrario.
(Fotos 64, 65)

Foto 65

74
Ataque: Puñada vertical pe a la sien del contrario con el dorso
por la derecha, del puño derecho.
grado inferior Nota: En el empleo de la energía mo-
triz, sería aquí más económica y aho-
Defensa/contraataque: Bloqueo infe- rrativa una técnica que detuviese el
rior con la muñeca, por fuera; luego ataque inmediatamente —es decir,
levantar el brazo bloqueante y acto sin el rodeo que supone bloquear con
seguido, con un golpe de palma, blo- la muñeca— con el golpe de la palma.
quear el brazo agresor del contrario; (Fotos 66-69)
al mismo tiempo, tiene lugar un gol-

Foto 66 Foto 67

Foto 68 Foto 69

75
Ataque: Puñada vertical
por la derecha,
grado inferior

Defensa/contraataque: Bloqueo infe-


rior con ia muñeca por la izquierda,
con contraataque simultáneo por la
derecha.
[Fotos 70-72)

Foto 70

Foto 71

Foto 72
76
Recursos contra ataques Con patada hacia delante
(Fotos 73-76)
con el pie
Ambos luchadores están en posición
de imagen reflejada en el espejo. El
ataque sobreviene con una patada di-
recta hacia delante. Desplazamos el
peso del cuerpo —con el correspon-
diente giro de cadera— al pie delan-
tero derecho e iniciamos con la mu-
ñeca izquierda un bloqueo. Luego le-
vantamos inmediatamente la pierna
izquierda y efectuamos una patada
hacia delante.

Foto 75
Con patada lateral inferior
(Fotos 77-79)

Si nuestro compañero ataca con una


patada hacia delante por la derecha,
la bloqueamos con una patada lateral
directa. Luego levantamos nuestro pie
derecho adentro junto al pie delante-
ro del compañero y con un puñetazo
vertical atacamos a su cabeza. Fase
intermedia: Tras poner en el suelo el
pie derecho, bloqueamos el brazo de-
recho de nuestro compañero con nues-
tra palma izquierda.
Esta técnica ilustra una vez más los
principios fundamentales de la defen-
sa y contraataque, en el marco de un
moderno Kung Fu [JKD). Para urios,
defensa y contrataque se verifican en
la última fase al mismo tiempo; para
otros, se emplea en esta acción en
contra la «inmovilización completa» de
las armas ofensivas del contrario, es
decir, de brazos y piernas. Así se im-
pedirá un, ulterior ataque del contra-
rio y puede realizarse el propio con-
traataque sin riesgo alguno.

Foto 79
78
Contra una patada hacia
delante
(Fotos 80-82)

Foto 80

El contrario ataca con una patada ha-


cia delante. La detenemos con nues-
tro pie derecho, pasamos luego a la
posición izquierda (inmovilizando aho-
ra el pie delantero del contrario) y
con el dorso del puño izquierdo gol-
peamos la cabeza.

Foto 81 ^m

Foto 82

79
Empleo simultáneo del
bloqueo con la palma
y patada lateral contra
un puñetazo
(Fotos 83-86)

Foto 83 Foto 84

Foto 86
Combinaciones contra trario abre el ataque con un puñetazo
vertical contra el grado superior (ca-
ataques dobles beza). Lo bloqueamos con nuestra
palma izquierda (a saber, con golpe
defensivo de la palma cruzada) y efec-
tuamos al mismo tiempo, como con-
traataque, un golpe con el puño de-
recho vertical a la cabeza del contra-
rio. Si éste retrae su brazo atacante
y, con un segundo golpe, un puñeta-
zo inferior, acosa a nuestro bajo
vientre, reaccionamos con un golpe
En lo que sigue, ilustramos la eficien- con la palma por la derecha en grado
cia de un sistema defensa/contra- inferior y asestamos, al mismo tiem-
ataque económicamente estructurado, po, un golpe a la cabeza del contra-
a base de diversas contracombinacio- rio, con el puño derecho vertical.
nes (grado superior e inferior): el con- (Fotos 87-90)

Foto 87
81
Foto 88

Foto 89

Foto 90

82
Primer ataque: puñada por la derecha, Segundo ataque; puñada por la iz-
defensa/contraataque grado superior: quierda, defensa/contraataque grado
Bloqueo hacia arriba con el canto in- jriferior: Bloqueo inferior con la mu-
terior de la mano izquierda (lado del ñeca, con simultáneo puñetazo verti-
pulgar) y al mismo tiempo, puñada cal por la izquierda, grado superior.
efectuada por la derecha. (Fotos 91-94)

Foto 91

Foto 92

83
Foto 93

Foto 94

Primer ataque: puñada por la izquier-


da, defensa/contraataque grado supe-
rior: Defensa con golpe con la palma
cruzada y simultáneo puñetazo verti-
cal por la derecha.
Segando ataque: puñetazo por la dere-
cha, defensa/contraataque grado su-
perior: Defensa con el canto interior
de la mano por la izquierda con simul'
táneo puñetazo vertical por la derecha.
(Fotos 95-99)

84
Foto 95

Foto 96

Foto 97

85
Foto 98

Foto 99

Primer ataque: puñada por la derecha,


puñada/contraataque grado superior:
Defensa con golpe con la palma cru-
zada y simultáneo golpe efectuado
con los dedos por la izquierda.
Segundo ataque: puñada por la iz-
quierda, defensa /contraataque grado
inferior; defensa con la palma y simul-
táneo golpe con los dedos por la de-
recha.
(Fotos 100-103]

86
Foto 100

Foto 101

Foto 102

87
Foto 103

88
Primer ataque: puñada por la izquier- Segundo ataque: tras retracción puño
da, defensa/contraataque grado supe- quierda, defensa/contraataque grado
rior: bloqueo con la palma por la iz- superior. Defensa/contraataque: Blo-
quierda y al mismo tiempo puñetazo queo con la palma por la izquierda con
vertical al plexo solar por la derecha. simultáneo golpe con ios dedos por
la derecha.
(Fotos 104-107)

Foto 106 Foto 107


89
Ataque: puñada por la derecha, de-
fensa/contraataque grado superior:
Bloqueo con el lado interior del canto
de la mano (lado del pulgar).
Segundo ataque: puñada por la Iz-
quierda, defensa/contraataque al bajo
vientre: Bloqueo por la derecha con
la muñeca y simultáneo puñetazo ver-
tical por la izquierda.
(Fotos 108-110)

Foto 108

Foto 109

Foto 110
90
Técnicas (combinaciones) Simulamos un ataque con un golpe con
los dedos por la derecha. Ponemos
de ataque
rápido nuestro pie izquierdo junto al
derecho; se bajará la mano derecha
como defensa contra una patada del
contrario. Bloqueamos su antebrazo
con nuestra palma Izquierda y simultá-
neamente con nuestro pie derecho
asestamos un golpe hacia delante con-
tra el bajo vientre.
(Fotos 111-114)

Foto 111/113 Foto 112/114

91
Abrimos el ataque con un directo ver- con la izquierda la muñeca del contra-
tical. Si nuestro compañero lo repele rio y con el dorso del puño derecho
con el brazo izquierdo por fuera y lue- golpeamos al mismo tiempo su ca-
go presiona hacia abajo, iniciamos un beza.
bloqueo hacia arriba con nuestro codo (Fotos 115-120)
derecho. Inmediatamente agarramos

Foto 115 Foto 116

Foto 117 Foto 118

Foto 119 Foto 120


92
Aplicación de agarro mismo tiempo asestamos una pegada,
con el puño izquierdo vertical, a su
exterior e interior en
cabeza. Al punto, bloqueamos con
el marco de un ataque nuestra izquierda el brazo derecho del
(Fotos 121-126) contrario y golpeamos con nuestro
puño derecho vertical. Si el contrario
Abrimos el ataque con un golpe con bloquea también este golpe por fuera,
los dedos por la derecha. SI nuestro aplicamos el agarro interior, ejecu-
compañero lo bloquea con su derecha, tando al mismo tiempo una pegada,
aplicamos el agarro por fuera y al con el dorso del puño, por la izquierda.

93
Ejemplo suplementario para «inmovi- multáneamente hacemos una pegada
lizar» piernas y brazos de un contra- vertical por la izquierda. Si el contra-
rio: rio repele este golpe con la mano
Desde la posición correcta nos ade- izquierda, agarramos su muñeca y lle-
lantamos ultrarrápidos con el pie de- vamos el brazo hacia la izquierda so-
rectio y bloqueamos la pierna delan- bre su cuerpo. Luego golpeamos su
tera del contrario. Seguido, bloquea- cabeza con el dorso del puño dere-
mos por seguridad, con la palma dere- cho.
cha, el antebrazo del contrario y si- (Fotos 127-132)

Foto 127 Foto 128 ,

Foto 129 Foto 130

Foto 131 Foto 132


94
Técnica de las manos que Fu Wing Chun como la de «las ma-
nos que entrampan o atrancan». Esta
entrampan o atrancan «técnica de inmovilización» especial,
pensada más para personas adelanta-
das en este terreno, y en la que «un
objeto o campo es entrampado o
atrancado» [aquí, las manos del con-
trario), está sobre todo indicada con-
tra adversarios que acostumbran a
defenderse, primero, y atacar, des-
pués, en oposición a quienes se de-
fienden y contraatacan al mismo tiem-
po. El empleo correcto de esta técni-
ca presupone, sin embargo, muchísi-
mo ejercicio.
Vamos a presentar ahora, en algunos
ejemplos modélicos, cómo se ha de
Varias veces hemos hablado del mé- aplicar en la práctica la técnica de las
todo para inmovilizar en el marco de manos que entrampan o atrancan. Y
las distintas técnicas de ataque, de- como todo esto depende de una tra-
fensa y contraataque. Estrechamente yectoria de movimientos muy precisa
relacionada con ese método hay otra y minuciosa, hemos procedido a ilus-
técnica, descrita en el moderno Kung trarlo con dibujos.

Técnica Nuestro compañero ha rechazado con


(Gr. 35] su brazo derecho, es decir, con el lado
interior del canto de la mano, la pu-
ñada que le hemos dirigido (1-2). Aho-
ra, asimos ultrarrápidos con nuestra
derecha la muñeca derecha del con-
trario, bajamos su brazo y al mismo
tiempo, con nuestro puño izquierdo,
golpeamos su cabeza. Si nuestro con-
trario repele también este golpe (3),
agarramos con la izquierda el brazo
bloqueante y lo levantamos por enci-

95
ma de su cuerpo. Finalmente, con
nuestro puño derecho efectuamos un
golpe a su cabeza (4).

Grabado 35

96
Técnica del pulgari— (1), Si luego agarra con
(Gr. 36) su derecha nuestra muñeca derecha e
intenta una pegada con el puño iz-
quierdo (2), nos oponemos efectuan-
do con nuestro brazo derecho un blo-
queo del codo hacia arriba. Al mismo
tiempo, agarramos con nuestra iz-
quierda el brazo percuciente del con-
trario (3). Luego bajamos el brazo así
agarrado del contrario, intentando al
mismo tiempo un golpe con el dorso
del puño derecho. Si el adversario
refuerza entonces su agarro (4), coge-
Si nuestro adversario inicia su ataque mos su muñeca izquierda con nuestra
con un directo (por la derecha), lo mano derecha y asestamos, con el
bloqueamos por fuera con el canto puño izquierdo vertical, un golpe a la
interior de la mano derecha —lugar cabeza del contrario (5).

Grabado 36

97
Grabado 36

98
Técnica III bloquea con su brazo derecho el gol-
[Gr. 37) Pe, comenzamos por un bloqueo hacia
arriba del codo derecho (2). Una vez
Conseguido, agarramos con nuestra de-
recha la muñeca derecha del contra-
rio. Así nuestra izquierda quedará li-
bre para un puñetazo (3), Entonces ce-
rramos el brazo izquierdo del contra-
rio con nuestro brazo derecho, al
tiempo que efectuamos el golpe (4).
S¡, a pesar de todo, consigue el contra-
rio escurrir nuestro bloqueo codal y
repeler con el brazo izquierdo nuestro
golpe (5), agarramos ultrarrápidos el
brazo que nos bloquea y lo bajamos
Abrimos el ataque, bloqueando el bra- Sobre su cuerpo y sobre su brazo de-
zo derecho del contrario, intentando al recho. Acto seguido, efectuamos con
mismo tiempo con el puño derecho el dorso de nuestro puño derecho una
una pegada a su cabeza (1). Si éste Pegada (6).

Grabado 37

99
Grabado 37

100
Parte Tercera
Tendencias estilísticas clásicas en el Kung Fu:

Tai Mantis y Wan Chuan

«Tao es eterno No-hacer, y sin embargo nada queda inacabado»


Tao-te-ching, cap. 37
Advertencia preliminar fácilmente verificable, ambas orienta-
ciones. Sería poco juicioso exponer so-
lamente un estilo especial Kung Fu o
tratar los diversos estilos uno por uno
y cada uno por separado, pues de ese
modo se darian muchas repeticiones
y una continua referencia a técnicas
ya sabidas.
La exposición dejará claro que los es-
tilos clásicos, a base de sus compo-
nentes tradicionales y estilizados, se
diferencian en alto grado de las mo-
dernas técnicas JKD y Wing Chun.
Con todo, poseen los primeros una im-
portancia fundamental como formas
de ejercicios y combinaciones comba-
En la exposición de las técnicas clave tivas en la lucha libre deportiva, cuan-
del estilo Tai Mantis y Wan Chuan, de to más que también la escuela del nor-
la escuela del norte, tiene lugar la te otorga más valor a las acciones
selección de las formas de movimien- espaciosas y a las combinaciones de
to, ejercicios de lucha y formas dos- patadas (patada alta y salto) que qui-
hombres, según puntos de vista me- zá la escuela del sur o los modernos
tódicos y sistemáticos, para poder sistemas Kung Fu, más orientados
ordenar, en una cohesión panorámica y hacia la autodefensa.

102
Fundamentos

Los dos campos de parejas. Las piernas tienen un gran ra-


dio de acción y pueden emplearse
referencia de la teoría
muy vigorosamente. En la aplicación
del entrenamiento de las técnicas de piernas, constituye
un serio problema el equilibrio (unido
al exacto desplazamiento del peso so-
bre la pierna de apoyo).
Los ojos acompañan todos los actos
de movimiento, informando sobre las
intenciones del contrario o mostrando
a éste las nuestras. Por último, las ca-
deras determinan en gran parte la
eficacia de las técnicas empleadas.
La articulación de la cadera sirve de
eje y base para nuestra defensa (im-
pulso giratorio) o para un contra-
ataque efectivo.
El campo de referencia indirecto cons-
En el Kung Fu partimos de dos cam- ta de ciencia, conocimiento, observa-
pos de referencia, el directo y el indi- ción autocrítica y confianza en sí mis-
recto. El primero consta de los cua- mo. La ciencia es limitada, pero pue-
tro miembros del cuerpo, que de mil de ampliarse mediante un proceso de
maneras pueden emplearse como «ar- aprendizaje. Mucho se puede aprender
mas naturales», los ojos y las cade- de la experiencia. La autoconfianza
ras, como puente entre el bajo vientre aumenta la probabilidad de éxito de!
y el tronco. Los brazos poseen una aprendiz y la disposición para acome-
importancia clave, porque su posibili- ter incluso tareas complicadas.
dad de aplicación es de lo más varia- La observación autocrítica representa
da. Pueden utilizarse con o sin fuer- una instancia fundamental de contro\.
za, rápidamente o despacio, en forma Gracias a ella, se pueden transformar
de círculo o de gancho, aislados o por las experiencias realizadas en inteli-

103
gencias y conocimientos productivos. ras 38 y 39 muestran el máximo radio
El autodominio, finalmente, sirve como de acción alcanzable, cuando las ar-
elemento regulador frente a los des- mas naturales, brazos y piernas, en-
bordamientos, la irritabilidad y el ner- tran en acción. Notemos que las lámi-
viosismo emocionales. Todas las técni- nas sólo muestran el radio de acción
cas aplicadas tienen su origen en tres frontal (o delantero) y por tanto no
movimientos fundamentales del cuer- presentan el radio de acción de las
po: rectos, circulares y angulares. Fa- armas naturales ofensivas hacia atrás
cilitan los tiros, las torsiones, recha- o en el marco de las acciones circu-
zos, esguinces, agarros, empellones, lares.
golpes, patadas y saltos. Las figu-

Grabado 38

104
Grabado 39

105
Posiciones y formas cial, el respeto al público asistente y
la consideración hacia la escuela y
de movimiento
sus miembros. En el saludo, la mano
izquierda representaba a la escuela y
Significado s i m b ó l i c o de las la derecha a los socios que se ejer-
f o r m a s de saludo citaban en las artes marciales.
(Gr. 40, figuras 1-3).
En la época de la dinastía Ching o
Manchó (1644-1912), cambió el signi-
ficado de los gestos de saludo. La
mano izquierda simbolizaba al presen-
te el día, la mano derecha la luna,
en lo cual esta combinación se refería
a la oposición revolucionaria contra
el dominio extranjero y a la lucha por
la restauración de la verdadera China
de la época Ming (1368-1644). En esta
forma de saludo, los dorsos de las
Los clásicos gestos de saludo en los
palmas se colocan uno contra otro
movimientos aislados tenían el carác-
(las palmas miraban hacia fuera). Más
ter de introducción a las siguientes
adelante, ambos puños se colocaban,
formas de ejercicio [= colocación uno
para el saludo, en las caderas. Lo
contra otro y combinación de diversas
cual quería decir: «Si tiramos juntos
técnicas de ataque, defensa y contra-
de una misma cuerda y nos mantene-
ataque contra un enemigo imaginario)
mos juntos, podemos liberar a nues-
y simbolizaban la estima hacia el
tro país del dominio manchó».
maestro y fundador de la escuela mar-

106
Grabado 40
107
Diferentes posiciones en la
trayectoria del movimiento
(Fotos 133-148, gr. 41-52)

Representaremos las distintas posi-


ciones en forma de cambio de postu-
ras, que pasan de una a otra, según
diversas direcciones. En esto pueden
ejercitarse aquellas posturas que apa- Foto 133
recen más tarde en ejercicios de lu-
cha y en formas dos-hombres.
Posición inicial: Posición a caballo,
mirada hacia delante (foto 133, gr.
41). Retrocedemos con el pie izquier-
do a la correcta posición hacia delan-
te o posición flecha y arco (foto 134,
gr. 42). Luego desplazamos el peso
del cuerpo a la pierna posterior, de
modo que ahora adoptamos la posi-
ción flecha-arco a la inversa (foto 135,
gr. 43). Atraemos ahora nuestro pie
delantero al pie posterior y formamos
la posición flexible «T» (del gato);
posamos el pie delantero sobre la par-
te gruesa y desplazamos el peso del
cuerpo un 90% a la pierna posterior
(foto 135, gr. 44). Luego giramos, en
sentido contrario a las manecillas del
reloj, a la posición a caballo (foto 137,
gr. 45). Retraemos el pie delantero iz-
quierdo y adoptamos la posición ><T»
flexible izquierda (foto 138). Retira-
mos el pie delantero tras el derecho

108
Foto 134 Foto 135 Foto 136

Grabado 42 Grabado 43 Grabado 44

109
y vamos a la posición pierna cruzada
(también, posición twist, foto 139, gr.
47). Entonces giramos, en sentido con-
trario a las manecillas del reloj, a la
posición a caballo, mirada liacia de-
lante (foto 140, gr. 48), nos deslizamos
con el pie izquierdo hacia delante y
formamos la posición de pierna cru-
zada delantera (foto 141, gr. 49). Ro-
tamos el cuerpo, en sentido del reloj,
a la posición a caballo, espalda hacia
delante (foto 142, gr. 50), atraemos
después el pie derecho hacia el iz-
quierdo y adoptamos la postura pato.
El peso recae aquí sobre el pie dere-
cho (foto 143, gr. 51). Desplazamos
después nuestro pie derecho y rota-
mos sobre la parte gruesa del pie
izquierdo, en sentido contrario a las
manecillas, a la posición pato inver-
tida (foto 144, gr. 52). Giramos el
cuerpo en el sentido del reloj, y reco-
Foto 137
bramos la posición a caballo, espalda
hacia adelante (foto 145, gr. 53). Lue-
go desplazamos nuestro peso a la
pierna posterior y vamos a la correcta
posición flecha-arco Invertida (foto
146, gr. 54). Luego desplazamos el
peso del cuerpo sobre la pierna de-
lantera y formamos la posición iz-
quierda delantera flecha-arco (foto
147, gr. 55). Ahora retrocedemos con
el pie izquierdo y acabamos el ejerci-
cio, mientras nuevamente volvemos a
la posición inicial o a caballo (foto 148,
gr. 56).

Grabado 45

110
Foto 138 Foto 139 Foto 140

Grabado 46 Grabado 47
Grabado 52 Grabado 53 Grabado 54

113
Foto 148
Foto 147

f U
V
V

Grabado 55 Grabado 56

114
Técnicas de defensa y cuando contienen trayectorias de mo-
vimiento similares o acciones comple-
contraataque en el marco
mentarias; por ejemplo, los contra-
de ejercicios con ataques del sistema Fu Jow Pal (zarpa
compañero del tigre).
Los ejercicios con compañero com-
prenden tanto métodos defensivos y
vigorosos, como trayectorias de movi-
miento suaves y fluctuaníes. Mientras
los primeros preHeren golpes, empello-
nes y variedad de patadas, basados en
la fuerza y el dinamismo concentrados,
los últimos comprenden técnicas de
bloqueo, esguinces, ganchií y el gué-
io, inspirados en el principio de «za-
Los ejercicios ilustrados con compa- farse de las acciones del adversario».
ñero demuestran técnicas alternativas De este modo, la energía ofensiva del
de defensa y contraataque, aplicables contrario puede convertirse en dispo-
a múltiples situaciones. En esto se nible para el propio contraataque. La
han de preferir técnicas que respon- trayectoria fundamental del movimien-
dan a criterios de eficiencia y conse- to, que se aplica en la mayoría de las
cuencia lógica. Estas pertenecen sobre técnicas de defensa y contraataque,
todo a los estilos del norte, principal- es la escapada [o salida) lateral de la
mente al Kung Fu Tai Mantis y Wan dirección del ataque, la desviación de
Chuan. Pero pondremos también técni- la energía agresiva y la inmediata
cas de otras tendencias de estilo. reacción en contra.

115
Recursos contra ataques
aislados y combinaciones
ofensivas

Foto 149

Recursos c o n t r a un puñetazo
( l a t e r a l m e n t e invertido)

Detenemos el ataque contrario, mien-


tras escapamos hacia la izquierda de
la dirección del ataque e inmediata-
mente bloqueamos con la palma iz-
quierda el brazo atacante. Como con-
traataque, efectuamos un puñetazo en
el lado derecho, descubierto, del con-
trario.

Foto 150

Foto 151
116
Recursos con una patada
lateral
(Fotos 152-154)

Foto 152

Nos adelantamos al ataque del contra-


rio, mientras atacamos directamente
con una patada lateral la rodilla del
contrario. En esto, por seguridad, te-
ner la mano izquierda dispuesta para
el bloqueo.

Foto 153

Foto 154
117
Defensa/contraataque con Si nuestro contrario se adelanta con
un puñetazo, lo esquivamos lateral-
el mismo brazo
mente hacia la derecha (adoptar posi-
(Fotos 155-158)
ción gato), paramos el golpe con el
brazo derecho y, seguido, con el bra-
zo bloqueante, golpeamos la cabeza
del contrario.

Foto 155 Foto 156


Bloqueo en tijeras Si nuestro compañero ataca con un
(Fotos 159-161) puñetazo por la izquierda (lateralmen-
te invertido), empleamos un bloqueo
tijeras Tai Mantis; salimos hacia la
derecha fuera de la dirección del
ataque, agarramos con nuestra mano
izquierda, por la muñeca, el bra-
zo percuciente del contrario y asesta-
mos al mismo tiempo nuestro puño
derecho contra su codo y, luego, final-
mente, a la cabeza.

Foto 159

Foto 160

Foto 161

119
Con esta técnica podemos aplicar tam-
bién, acto seguido, otra técnica de pa-
lanca: Ponemos nuestra pierna delan-
tera detrás de la izquierda del contra-
rio, agarramos por la muñeca su
brazo percuciente y llevamos nuestro
brazo derecho sobre su cuello (palan-
ca extensible de cerrojo) y rompemos
luego el equilibrio con un tirón hacia
atrás.
[Fotos 162-165)

í^B^^^

Foto 165
Nuestro compañero abre el ataque pie maní
con un directo hacia nuestra cabeza. plexo so
Ultrarrápidos, nos ponemos en posi- (Fotos II
clon a caballo, mientras nuestra dere-
cha golpea hacia arriba para bloquear
con la palma el brazo contrario. Al
mismo tiempo, el puño izquierdo, que
está en el lado opuesto (el dorso de
la mano apunta hacia arriba], en un
movimiento de resorte, golpeará las
costillas del contrario. Efectuamos un
segundo contraataque con un golpe de
pierna semicircular (con el canto del
Otras técnicas de
contraataque

Técnica A:
Bloqueo-aletazo contra
combinación agresiva

Si el contrario ataca con un directo


(equilátero) por la derecha, lo para-
Foto 170
mos con un bloqueo-aletazo zurdo. Si
el contrario, sin que podamos reaccio-
nar contra el primer golpe, efectúa
inmediatamente un puñetazo por la
izquierda, lo bloqueamos con la de-
recha. Entonces ultrarrápidos nos aga-
chamos y contraatacamos con un do-
ble puñetazo al plexo solar del con-
trario.
(Fotos 170-175)

Foto 171

Foto 174 Foto 172

Foto 175 Foto 173

122
Técnica B: F°t° i^e
Si el contrario se adelanta con una
puñada por la derecha, escapamos de
la dirección del ataque lateralmente,
por la izquierda, barremos hacia den-
tro con nuestra palma izquierda su
brazo atacante y acto seguido asesta-
mos, tras vigoroso empleo de cadera,
el dorso de nuestro puño derecho con-
tra la cabeza del contrario. La pega-
da se inicia en la cadera derecha y
describe un semicírculo hasta dar en
el blanco.
(Fotos 176-180).
Técnica C:
Recurso c o n t r a un ataque d o b l e
(Fotos 181-185)

El golpe del agresor, efectuado de


arriba abajo con el canto de la mano,
se repelerá con el antebrazo derecho
(bloqueo palanca). Si luego el agresor
quiere seguir con una patada hacia
delante, levantamos nuestra rodilla iz-
Foto 181
quierda, detenemos la patada por fue-
ra y golpeamos inmediatamente con la
pierna bloqueante la rodilla izquierda
del contrario.
Cuando detenemos la patada por den-
tro, levantemos rápidamente la pierna
izquierda y bloqueemos con la palma
la pierna agresora del contrario. Como
contraataque, efectuamos una patada
lateral a la pierna izquierda del con-
trario.

Foto 182

Foto 183

•x-m Foto 185 Foto 184

124
Defensa contra combinación
de puñetazo por la derecha
y por la izquierda
(Fotos 186-192) Foto 186

Bloqueamos la primera puñada con la


mano izquierda abierta, nos ladeamos
hacia la derecha y golpeamos circular-
mente hacia abajo la mano bloqueante
contra el puño del contrario. La se-
gunda pegada la bloqueamos con el
mismo brazo; éste describe un movi-
miento ascendente. Como contraata-
que, efectuamos luego un golpe con
el dorso del puño, mirando la palma
hacia fuera, contra la cabeza del con-
trario. Acto seguido, rotamos sobre
la parte gruesa del pie adelantado y
efectuamos una patada semicircular
a la cabeza o al plexo solar del con-
trario.

Foto 187

Foto 188
125
Foto 190/192

Recursos contra patada bloqueamos con nuestro brazo dere-


cro por fuera. Luego llevamos ia pier-
en semicírculo
(Fotos 193-199) na atacante más hacia la derecha,
hasta que el contrario la sitúa en un
giro de 45 grados, ofreciéndonos su
espalda indefensa para un contra-
ataque. Ahora podemos actuar o con
técnica manual o de pie, o bien —si
disponemos de un ejercicio constante
El contrario ataca con patada semi- en técnicas del suelo— con una tije-
circular. Retrasamos rápidamente la ra desde la posición decúbito prono y
pierna derecha en posición cruzada, la consiguiente patada a la cabeza
nos escabullimos bajo la patada y la del contrario.

126
Foto 193

Foto 197 Foto 194

Foto 198 Foto 195

Foto 199 Foto 196

127
Defensa de una patada
hacia delante Foto 200
(Fotos 200-204)
\
Ambos contendientes están en posi-
ción de imagen reflejada en el espejo.
Cuando el atacante se anticipa con
una patada hacia delante, desviamos su
golpe con nuestra mano abierta, le-
vantada en arco hacia dentro. Como
contraataque, efectuamos con nuestra
pierna derecha un golpe en arco de
círculo a la región occipital del con-
trario.
Foto 203 Foto 201

Foto 202
Recurso con un golpe
giratorio
Si el contrario se adelanta con un pu-
ñetazo, sorteamos el golpe por de-
bajo, giramos hacia dentro sobre la
parte gruesa del pie delantero y efec-
tuamos, en pleno giro, con el talón
una patada a la cabeza del contrario.

Foto 206

Foto 207 Foto 208

129
Recurso con patada doble Repelemos por fuera el puñetazo del
(Fotos 209-212) atacante con la parte interior del can-
to de la mano derecha y simulamos
una patada hacia delante al bajo vien-
tre del contrario. Si éste repele el
golpe con la mano derecha, levanta-
mos rápidamente esta misma pierna,
sin ponerla previamente en el suelo,
en semicírculo hasta la cabeza del con-
trario. Con esta patada en giro (punto
de choque, la parte gruesa del pie o
empeine) evitamos eficazmente la de-
fensa del contrario.
Foto 209 Foto 210

Foto 212
Valor posicional de las
técnicas del suelo
Estas tienen importancia fundamental
en las tendencias estilísticas del Kung
Fu del norte. Una regla fundamental
dice que no puede darse por termina-
da una pelea por el hecho de que uno
de los combatientes ha caído. Por
eso, los llamados estilos Kung Fu han
desarrollado oportunas acciones de
defensa y contraataque para las situa-
ciones del suelo. Tengamos presente
que estas técnicas han de practicarse
constantemente, si queremos emplear-
las con eficacia y sin riesgo.
Es especialmente importante la si-
guiente técnica del suelo, que se des-
cribe como «escoba de hierro».
(Fotos 213-218).
Si el contrario ataca con una puñada,
nos escabullimos hacia abajo e inicia-
mos, desde la posición de salida y con
la pierna derecha, un movimiento de
barrido. Si el contrario puede recono-
cer este barrido y levanta la pierna
delantera, perseguimos con un barri-
do ulterior la pierna de apoyo del con-
trario. Entonces desplazamos ultra-
rrápidos el peso a la pierna derecha
delantera, nos defendemos con ambas
manos en el suelo y golpeamos aho-
ra, con la pierna izquierda extendida
y en movimiento semicircular, la pier-
na de apoyo del contrario.
Forma de ejercicio para
quites seguidos

La serie de secuencias de movimiento


de brazos, descrita en lo que sigue, se
halla en el «sistema garra de tigre»
(Fu Jow Pai). Recibe el nombre de «la
mano continua (ininterrumpida]» y re-
presenta un ejercicio excelente para
la coordinación del movimiento de bra-
zos, el empleo correcto de caderas, el
sentido de distancia y la capacidad de
reacción. En la realización de la «mano
continua» se mantendrá siempre la
misma posición; sólo se moverá la ca-
dera. La importancia capital reside en
las acciones defensivas, mediante las
cuales el defensor debe aprender a
parar o detener una serie continua de
ataques. Por otra parte, cada qui-
te se convierte, de un modo fluido y
rítmico, en el próximo siguiente. Na-
turalmente, para poder realizar esta
«mano continua», se requiere un ejer-
cicio constante. Sobre la base de lo
una vez aprendido, pueden ensayarse
ulteriores series de movimientos y
variaciones.
Ejemplo de una serie de rechazos y
quites continuos.
(Fotos 219-230)

132
Combinaciones ofensivas en lucha libre

Formas de ejercicio para Desde posición adelantada se efectúa,


combinaciones de patada ''°" ^""^'^^ ¡mpulso de cadera y con
• „„rnna~ ^' P'^ derecho, una patada hacia de-
Sm companero l^^jg ^^^^ adelantar la pierna percu-
ciente, se efectúa, con enérgica tor-
sión de cadera, una patada en semi-
círculo por la izquierda (el pie se dis-
Los ejercicios que siguen contienen parará hacia el blanco desde un mo-
distintas combinaciones de patada, vimiento resorte de la articulación de
utilizadas también por los estilistas de la rodilla). Tras poner en el suelo la
Kung Fu en las competiciones gimnás- pierna percuciente, viene, desde un
ticas. giro hacia atrás, una patada vuelta
hacia un lado con la pierna derecha.
IVIodelo I
(Fotos 231-239)
Modelo II Posición como en I: Adelantar el cuer-
(Fotos 240-245) po en una patada hacia delante por
la derecha. Poner el pie actuante ha-
cia delante, inmediatamente saltar
y simular una patada al aire con el
pie izquierdo. Cuando el pie derecho
toma contacto con el suelo, al punto
la pierna izquierda golpeará hacia
arriba con enérgico empleo de cade-
ra (patada hacia delante con el canto
del pie). Mediante el fuerte impulso
estirado y el empleado de cadera,
esta patada lateral puede efectuarse
con la máxima energía.

Foto 240 Foto 241 Foto 242

Foto 243 Foto 244 Foto 245


136
Combinación de técnicas
de mano y pie

Antes de pasar a una combinación de


ataque más complicada, debemos mos-
trar un modelo sencillo, especialmen-
te ideado para principiantes.
Combinación con puñada directa y
patada hacia delante (fotos 246-256).
Tomamos una posición inicial natural,
ambos pies juntos. Luego vamos con
el pie izquierdo hacia delante a la
posición a caballo y efectuamos un di-
recto con el puño izquierdo. Mediante
el desplazamiento siguiente de peso
y un vigoroso giro de cadera, toma-
mos la posición hacia delante por la
izquierda y golpeamos ahora con el
puño derecho (aquí también, nueva-
mente, vigorosa torsión de cadera ha-
cia delante). Después atraemos el pie
posterior al izquierdo adelantado y
ejecutamos una patada hacia delante
con simultáneo golpe directo por la
izquierda. Tras adelantar la pierna,
golpeamos con el puño derecho, mien-
tras, en la última fase, volvemos a la
posición a caballo.

Foto 247

137
Foto 256
Modelos de aplicación con
compañero
1. Ejemplo
(Fotos 257-264)
Ambos compañeros de pie, en posición de ima-
gen reflejada en el espejo. Si el atacante ata-
ca con una patada en semicírculo, desviamos
ultrarrápidos el cuerpo de la dirección del ata-
que y al mismo tiempo alzamos la pierna iz- Foto 257
quierda, para efectuar una patada de lado
como contraataque. Adelantamos la pierna per-
cuciente y simulamos con el pie derecho pos-
terior un paso adelante. Luego adelantamos el
pie y, desde un giro del cuerpo, unido a la
torsión sobre la parte gruesa del pie, golpea-
mos, con la pierna derecha en arco de círculo,
la cabeza del contrario. En todo esto es impor-
tante la correcta distancia del ataque.

Foto 258

Foto 262 Foto 263 Foto 264

139
2. Ejemplo
(Fotos 265-273}

Ambos compañeros de pie, en posi-


ción de imagen reflejada (foto 265).
El atacante toma la posición de pier-
na cruzada y efectúa un golpe marti-
llo con el puño cerrado (foto 266).
Adelanta inmediatamente su pie iz-
quierdo a la posición gato y levanta
su brazo izquierdo hacia el costado
opuesto para una pegada con el dorso
del puño (foto 267). El se catapulta
como el rayo hacia delante y el puño
izquierdo golpea, con movimiento re-
sorte, la cabeza (foto 268). Al punto 265
sigue con un ulterior ataque, en el
que la pierna posterior barre, en mo-
vimiento en arco, hasta la pierna de-
lantera del contrario (foto 269). Si el
contrario paraliza este barrido, el ata-
cante se alza como el rayo, hace una
torsión de cuerpo (180 grados), da un
salto y golpea al aire, con el pie iz-
quierdo, la cabeza del contrario y re-
trocede (fotos 270-271). En esta pa-
tada con salto, es la misma la pierna
que salta y pega. Tras tomar tierra,
tiene lugar, partiendo de un ulterior
giro del cuerpo, una patada de lado
tendida a la altura del pecho (plexo 268
solar; fotos 272-273).

271
140
266

267
269

270
272

273

141
Modelos de ejercicio dos-hombres

Ambos modelos breves contienen téc- por cierto, del que abre el ataque al
nicas fundamentales de ataque, defen- comienzo del ejercicio. De ese modo,
sa y contraataque. Para ello se han se hará también más claro el tránsito
seleccionado las técnicas más impor- de una posición a otra.
tantes de un modelo más extenso de
ejercicio dos-hombres, de la escuela
norte, y se exponen en una serie con-
tinua.
Forma breve I
Ambos modelos breves representan un
buen ejercicio para el exacto aprendi- (Fotos 274-302)
zaje de las más variadas técnicas de
pegada, patada y bloqueo. Asimismo,
Posición inicial: El cuerpo está dere-
pueden desarrollarse con ellos el equi-
cho, a pies juntillas; los puños (pal-
librio, las posiciones y la distancia mas hacia arriba) se encuentran en
correcta. Los modelos elegidos abar- el vientre; codos ligeramente vueltos
can las formas más importantes de hacia fuera (fotos 274-275). El atacan-
ataque (pegada, empujón, patada) y los te hace un giro de unos 90 grados
recursos defensivos (bloqueo palanca hacia la izquierda, alza la pierna de-
de brazos, de codo, con el canto de recha a la altura del pecho y pone
la mano y bloqueo martillazo). Contie- ambos puños en las caderas: esta
nen además las distintas posiciones postura señala el comienzo del pri-
fundamentales y sus variantes (de ata- mer ataque (fotos 276-277). El atacan-
que y de defensa, a caballo, de pier- te pone luego la pierna estirada en
na cruzada, de gato y de tigre). posición hacia delante o anterior fle-
Para ¡lustrar la trayectoria del movi- cha-arco, y efectúa al mismo tiempo
miento se mostrarán en la Forma I, una pegada con el puño vertical, que
junto a las acciones dos-hombres, una detiene el defensor con bloqueo pa-
vez más por separado, las acciones lanca del brazo (278-279). El defen-
de ataque y defensa de un hombre, y sor responde después con una pu-

142
Foto
274 275

Foto
276 277

Foto
278 279
nada vertical por la derecha, que e! contrario. El atacante bloquea este
atacante detendrá con bloqueo con golpe con la palma izquierda (fotos
la palma de la mano (280, 281). 284, 285); desplaza luego su peso so-
El atacante avanza por la Izquierda a bre la pierna izquierda y efectúa con
la posición hacia delante y ejecuta los dedos un golpe a la cara del de-
inmediatamerhte un golpe invertido fensor, que éste detiene con el canto
con los dedos, las palmas mirando interior de la mano (lado del pulgar).
arriba. El defensor retrocede con el El defensor, como contraataque, eje-
pie derecho y bloquea este golpe con cuta un paso adelante con el pie de-
su antebrazo derecha (fotos 282, 283), recho, que será repelido por el ata-
mientras acto seguido, como contra- cante (adoptando posición tigre) con
ataque, efectúa con el puño izquierdo el antebrazo derecho (fotos 288, 289).
vertical una pegada al plexo solar del Luego salta el atacante, se desliza con

Foto
280 281

Foto
282 283 rm
144
Foto
284 285

Foto
286 287

Foto
288 289

145
10
el pie izquierdo hacia adelante a la cha, agarra ultrarrápido el brazo per-
posición a caballo (fotos 290, 291), y cuciente por la articulación del codo
levanta el brazo para una pegada con (foto 296) e intenta barrer la pierna
el dorso del puño izquierdo en el lado delantera del atacante. Pero éste le-
opuesto del pecho (fotos 292, 293). vanta rápido la pierna, de modo que
Esta pegada, será repelida por el de- el barrido cae en el vacío (fotos 297,
fensor, que ha retirado su pierna, con 298). Salta luego sobre la otra pierna,
el antebrazo izquierdo exterior (fotos avanza hasta la correcta posición de-
294, 295). Luego, con la mano dere- lantera y efectúa un golpe vertical

Foto
290 291

Foto
292 293
146
por la derecha. El defensor retrae Foto 299
nuevamente su pierna derecha, se
pone en posición a caballo y bloquea
este golpe con su antebrazo izquierdo
(fotos 299-3013. Finalmente, ambos
vuelven a la posición inicial (foto 302].

Foto 300/301

Foto 302

148
Forma, breve II
(Fotos 303-311)

Posición inicial como en I (foto 303).


El atacante va inmediatamente con el
pie izquierdo, en parte, a la posición
a caballo y al mismo tiempo golpea
con el (iorso del puño izquierdo la
cabeza del defensor. Este retrocede
con su pie izquierdo (adopta la posi-
ción neutral flecha-arco, en la que el
peso del cuerpo está simétricamente
repartido en ambas piernas) y bloquea
el ataque con su antebrazo (foto 304).
El defensor efectúa luego, como con-
traataque, una patada hacia delante
por la izquierda, que el atacante, retro-
cediendo en posición agachada, repe-
le con un puñetazo martillo (foto 305).
El atacante salta y efectúa una pata-
da a un lado con la pierna izquierda.
El defensor retrae su pierna percu-

FotO 303/304/305

149
cíente, se lanza a la posición flecha-
arco y detiene la patada con su ante-
brazo derecho anterior (fotos 306-308).
El defensor da luego un paso de trans-
misión —mueve el pie izquierdo de-
lante dei derecho (posición pierna
cruzada)— y lanza luego su cuerpo
como una catapulta hacia adelante, a
la posición derecha anterior flecha-
arco, al mismo tiempo que golpea con
el dorso del puño derecho la cabeza
del contrario. El atacante retrae su
pierna percuciente y bloquea el golpe
inminente con el antebrazo derecho o
el canto de la mano (foto 309). Luego
se adelanta el atacante con el pie de-
recho, adopta la posición a caballo y
efectúa un puñetazo bajo por la dere-
cha. Así el brazo izquierdo quedará
horizontal al cuerpo, de forma que fá-
cilmente muestre el costado derecho.
El defensor bloquea por fuera este gol-
pe con su codo izquierdo (foto 310).
Acto seguido, ambos compañeros re-
gresan a la posición inicial (foto 311).

Foto 309

150
Foto 310 Foto 311

151
Diversos motivos de luciía
(Para esto, véanse las fotos 312-330,
a gusto de cada cual].

152
153
154
?
I

Foto 328

Foto 329

Foto 330

155
Manfred Pabst

KUNG FU
Teoría y práctica del estilo
clásico y moderno

Ediciones Mensajero
Teoría y práctica del estilo
clásico y moderno
Con numerosos ejercicios y
sus correspondientes ilustra-
ciones, este manual expone el
moderno sistema Kung Fu, co¬
mo arte marcial y autodefen¬
sa, y al mismo tiempo- la base
cultural y religiosa de esta es-
cuela física y del carácter,
Manfred Pabst, diplomado en
Sociología estudia hace años
los fundamentos teóricos y
prácticos del antiquísimo arte
marcial chino, Shaolin-ssu,
hoy conocido como Kung Fu.

Ediciones Mensajero

Centres d'intérêt liés