Vous êtes sur la page 1sur 22
Ducvrkin, Va here Cu Lhfo 9 LA DISCRIMINACION INVERSA 1 En 1945, un negro apellidado Sweatt se presenté a la Facul- tad de Derecho de la Universidad de Texas, pero se le negé la admision porque las leyes del Estado estipulaban que sdlo los blancos podfan concurrir a ella. La Suprema Corte de- claré que esa ley violaba los derechos asegurados a Sweatt por la Decimocuarta Enmienda a la Constitucién de los Es- tados Unidos, que dispone que ningun Estado puede negar a un hombre la igual proteccién de sus leyes! En 1971, un judfo apellidado DeFunis se presenté a la Facultad de Dere- cho de la Universidad de Washington; fue rechazado aunque la puntuacién de sus pruebas y sus calificaciones universita- rias eran tales que habria sido admitido de haberse tratado de un negro, un filipino, un chicano o un indio norteameri- cano. DeFunis pidié a la Suprema Corte que declarase que la prdctica vigente en Washington, que imped{a estandares menos exigentes a los grupos minoritarios, violaba los dere- chos que le concedfa la Decimocuarta Enmienda* Los procedimientos de admisién en la Facultad de Dere- cho en Washington eran complejos. Las solicitudes se divi- dian en dos grupos. Las de la mayorfa —es decir, las de quienes no provenfan de los grupos minoritarios designa- dos— eran sometidas a una seleccién previa para eliminar a todos los solicitantes cuyo promedio predecible, que es funcién de las notas universitarias y de la puntuacién de las pruebas de aptitud, quedaba por debajo de un nivel deter- minado. A los aspirantes mayoritarios que sobrevivian a esa selectividad inicial se los disponfa entonces en categorias que se sometian a una consideracién cada vez mas cuidadosa. Las solicitudes de los grupos minoritarios, por otra parte, no pasaban por la seleccién previa; cada una recibfa la mAs cui- dadosa consideracién de una comisién especial integrada por q 328 LOS DERECHOS EN SERIO un profesor negro y un profesor blanco; el segundo habia participado en programas de ayuda a los estudiantes de dere- cho negros. La mayor parte de los solicitantes minoritarios aceptados el aiio que rechazaron a DeFunis tenfan prome- dios predecibles infericres al del nivel de seleccién previa, y la facultad admitié que seguramente un solicitante minori- tario con un promedio habria sido aceptado. El caso DeFunis provocé divisiones entre los grupos de accién politica que, tradicionalmente, han brindado apoyo a Jas causas liberales. La Liga Antidifamacién B’nai Brith y la AFL-CIO, por ejemplo, presentaron alegatos como amici cu- riae en apoyo de la reclamacién de DeFunis, en tanto que el Consejo de Mujeres Hebreo-norteamericanas, la UAW y la UMWA los presentaron en contra.* Estas escisiones entre antiguos aliados demuestran la im- portancia, tanto pr4ctica como filoséfica, del caso. Hubo una época en que Jos liberales, en el marco de sus actitudes, sos- tenfan tres proposiciones: que la clasificacién racial es un mal en s{; que toda persona tiene derecho a una oportunidad educacional acorde con sus capacidades, y que la accién es- tatal interventora es la polftica adecuada para remediar las graves desigualdades de la sociedad estadounidense. Durante Ja ultima década, sin embargo, se ha afianzado la opinién de que en realidad esas tres proposiciones liberales no son compatibles, porque los programas de accién estatal més efectivos son los que conceden una ventaja competitiva a los grupos raciales minoritarios. Tal opinién, por supuesto, ha sido cuestionada. Algunos educadores sostienen que esa benignidad es ineficaz, e inclu- so contraproducente, porque el tratamiento preferencial re- forzard el sentimiento de inferioridad que tienen ya muchos negros. Otros plantean una objecién més general; argumen- * AFL-CIO: siglas de American Federation of Labour-Congress of Industrial Or- ganizations. Se trata de una federacién de asociaciones sindicales, quizd la més importante de U.S.A. fundada en 1955 como resultado de la fusién de la AFL (fundada en 188) y la CIO (Committee for Industrial Organization, establecida en 1935). UAW: siglas de Union Automobile Workers, asociacién sindical fundada en 1935. UMWA: ssiglas de United Mine Workers of America, asociacién sindical de mi- neros fundada en 1890. B'nai Brith: la organizacién judia ms antigua y més amplia que existe. Ful dada en 1843 en Nueva York, sus objetivos son la defensa de los derechos hums nos, la promocién de las relaciones culturales, la educacién general y religiosa de jos judios, la financiacién de Ia asistencia social y la colaboracién én los _pro- yectos sociales de Israel, La Anti-Defamation League fue fundada por el B'nai Brith en 1913, La Binai Brith est4 representada en la O.N.U. a través del Coor- dinating Board of Jewish Organizations. (N. de T.) LA DISCRIMINACION INVERSA 329 tan que cualquier discriminaci6n racial, aunque su propésito sea beneficiar a las minorfas, de hecho sera nociva para ellas, porque el prejuicio se favorece toda vez que se toleran dis- tinciones raciales, con cualquier propésito que sea. Pero éstos son juicios empiricos complejos y controvertibles, y —tal como lo admiten los criticos prudentes— es ain demasiado pronto para decidir si el tratamiento preferencial produce més dafio que beneficio. Tampoco es asunto de los jueces, particularmente en los casos constitucionales, anular las de- cisiones de otros funcionarios porque estén en desacuerdo respecto de la eficiencia de las prdcticas sociales. Esta critica empfrica se ve, por consiguiente, reforzada por el argumen- to moral segtin el cual, incluso si la discriminacién inversa beneficiara a la larga a las minorfas y redujera el prejuicio, seguirfa siendo incorrecta, porque las distinciones raciales son en s{ mismas injustas. Y lo son porque violan los dere- chos individuales de los miembros de aquellos grupos a quie- nes no favorecen, que por ello pueden quedar discriminados, como sucedié con DeFunis. DeFunis presenté a los tribunales este argumento moral, en la forma de un recurso constitucional. Finalmente, la Suprema Corte no decidié si el argumento era bueno o malo. DeFunis hab{a sido admitido en la facultad de derecho des- pués de que un tribunal inferior hubo decidido en su favor, la facultad dijo que se le permitirfa graduarse independiente- mente de cémo se decidiera el caso. La Corte sostuvo por ende que el caso era discutible y por esa razén desestimé el recurso. Pero el juez Douglas se mostré en desacuerdo con esa manera neutral de resolver el caso; presenté un voto particular discrepante, sosteniendo que la Corte habria de- bido apoyar el recurso de DeFunis basado en sus méritos. Muchas universidades han interpretado la opinién del juez Douglas como un mene, tekel, upharsin, y han cambiado sus prdcticas anticipAndose a una decisién posterior de la Corte, en‘ la que pueda prevalecer su opinién. En realidad, esta opi- nién sefialaba que las facultades de derecho podrian obtener un resultado muy semejante mediante una prdctica més re- finada que la usada en Washington. Una facultad podria estipular, por ejemplo, que las solicitudes, de cualquier raza © grupo que fueren, serfan consideradas en conjunto, pero que las pruebas de aptitud de ciertos solicitantes pertene- cientes a grupos minoritarios se calificarfan de forma dife- rente, o se les asignarfa menos peso en el promedio general previsto, porque la experiencia habfa demostrado que, por i