Vous êtes sur la page 1sur 1

Dentro del surgimiento de la teora sociolgica clsica encontramos las fuerzas sociales y las fuerzas intelectuales.

Las fuerzas sociales vienen siendo todos los movimientos que se realizaron a finales del siglo XlX y principios del XX pero que tambin continuaron dentro de este siglo, al aspecto de esto es interesante ver como a partir de ideas nuevas a esta poca los cientficos de ese entonces se empiezan a dar cuenta la gran estructura de la sociedad y que realmente no hay ninguna ciencia que se dedique a estudiar los cambios en la estructura social, y el detonador de esto fue el cambio de sistema agrcola a industrial que trago consigo nuevas visiones de la estructura y quiso examinar dichos sistemas. En lo que respecta a las fuerzas intelectuales no deja de sorprenderme la inmensidad de socilogos o; seudosociologoas algunos, y precisamente como respuesta a los cambios por las revoluciones se empiezan a dar cuenta de lo complejo de la sociedad pero tambin en respuesta a los cambios pretendiendo establecer una visin de mundo desde su punto de vista, tratando de influir en la gente para que se diera cuenta en el sistema que estaban viviendo y cual seria el mas indicado. Otras de las grandes revelaciones que me dejo este texto es la falsa conceptualizacin que tenia sobre Marx pensando que era el creador del socialismo y en si cual es el significado de socialismo, dejando entre ver los falso conocimientos enseados por mis maestros, en cierto modo a Marx lo que le intereso fue la critica de dicho sistema capitalista pero nunca la aparicin del socialismo o comunismo y lo que ello implica, el solo da su manera de ver las cosas pero desde un positivismo dialectico, lo que me deja firme la lectura es la visualizacin de satisfacerse la misma sociedad y la no explotacin en demasa. La lectura es amplia en conocimiento ya que tambin incluye teoras y tericos mas all de los que siempre se nos viene a la cabeza en sociologa dando as las grandes aportaciones de los diferentes tratamientos que se le dan a la sociologa pero a la vez muestra el descontento de los socilogos de Norteamrica por el marxismo y eso no se debe despreciar aunque uno no congenie con esta ideas pero creo que de todo se puede aprender.