Vous êtes sur la page 1sur 5

PRESUPUESTO PERSONAL

El presupuesto es una manera de


tener disponible dinero Es el formato
con el que puede planear su ahorro
mensual, partiendo desde sus
ingresos y abarcando la totalidad de
sus posibles gastos.

Un presupuesto particular es un plan


de control de gastos que nos imponemos a
nosotros mismos para organizar nuestros pagos y poder
ahorrar dinero. De esta manera podemos controlar los
gastos que realizamos y prever, en la medida de lo
posible, desembolsos importantes de dinero.

para las cosas necesarias y evitar los desembolsos


triviales o evitables. No todo el mundo lo necesita para
organizar su actividad monetaria pero resulta una
herramienta muy útil para aquellos que no puedan
permitirse grandes gastos o para quienes no sean de
tendencia ahorradora.

Para realizar un presupuesto lo primero que tenemos


que hacer es conocer en qué gastamos nuestro dinero.
Para ello, la mejor opción es llevar la cuenta de
nuestros gastos durante un periodo de tiempo definido,
luego podremos sacar conclusiones e idear formas de
reducir los gastos.

Si queremos controlar nuestros gastos en, por ejemplo,


un mes deberemos ser exhaustivos con el método
elegido. De esta manera, es indispensable que
apuntemos nuestros consumos para hacer una
comparativa. Los datos que apuntaremos serán la
cuantía del desembolso, en qué ha consistido el gasto
monetario, cómo hemos pagado (en efectivo, por tarjeta
de crédito etc.) y la fecha en la que lo hemos efectuado.

Llevar la cuenta de nuestras compras de esta forma nos


ayuda a tener una visión general y a medio plazo de los
gastos que realizamos normalmente.
De todas maneras, debemos tener en cuenta que
elaborar un presupuesto es un método de control del
gasto a medio y largo plazo. No hemos de desesperar si
comprobamos que tras unas semanas de llevar la
contabilidad personal no se producen los resultados
esperados. Hemos de tener la capacidad de ser flexibles
y cambiar, si es necesario, la organización o cuantía de
nuestro presupuesto.

Un presupuesto es una herramienta financiera que es


sumamente importante para el progreso económico de
una persona, familia, organización, empresa, gobierno,
etc. En un presupuesto eres capaz de proyectar con
cierta exactitud los gastos e ingresos que podrían suceder
en un tiempo definido.

Es muy importante hacer diferentes presupuestos para


cada una de las etapas de la vida que se compongan de
gastos; como podrían ser la casa, la familia, las
vacaciones, la ida al cine, la cita con la novia y mucho
más. El presupuesto será tu plan para cerciorarte de que
solo gastes lo que tengas que gastar, y hasta hacer
ajustes donde sean necesarios.

Cuando una persona quiere comenzar a ahorrar o pagar


sus deudas lo primero que se tiene que hacer es decidir
cuánto dinero hay disponible para una cosa o la otra. El
presupuesto es solo una descripción simple del dinero
que entra, y como sale.

La economía es una parte indispensable y esencial del ser


humano, el acto final del proceso económico es el
consumo, una persona desde que nace realiza el procesos
económico, lamentablemente a veces nos olvidamos de
cuidar nuestra propia economía y el saber en qué
gastamos nuestros ingresos.

Los porcentajes deben acomodarse de acuerdo a las


prioridades de cada familia, pero no deben cambiar en
porcentajes excesivos, ya que se pierde la esencia de
equilibrio que tiene esta regla
El tema puede solucionar más de una situación enojosa
en el seno familiar. Éste método sencillo sirve para
acordar entre los miembros un presupuesto con el que se
pueda vivir, sin excederse del mismo, y alcanzando metas
que sin orden son difíciles de lograr.

Un Presupuesto Personal es una herramienta que te


ayudará a cambiar tu situación financiera porque te
permite identificar cuáles son tus gastos innecesarios,
aprendes a realizar compras inteligentes y puedes
encontrar las salidas de dinero y restringirlas de acuerdo
a tus objetivos.

Cierta vez leí que tener un “presupuesto” sirve para no


decir “por supuesto” a cada gasto que se te pone
enfrente. A continuación encontrarás más
detalladamente las razones por las cuales debes
considerar realizar un Presupuesto Personal. También
compartiré algunos consejos para crear un presupuesto
que sí funciona.
Un Presupuesto Personal es un plan que contempla los
posibles gastos que realizarás en un período de tiempo;
por ejemplo, un mes. Muchas personas creen que hacer
un presupuesto personal es una tarea innecesaria, por lo
que simplemente tienen un control “mental” de sus
ingresos y gastos. Pero no es una tarea innecesaria.
Veamos algunas razones por las cuales deberías realizar
un Presupuesto Personal:

Hacer un presupuesto libera tu mente: Si pones en


papel tu plan de gastos del mes y lo visitas cada cierto
tiempo para mantenerte en el camino correcto, te librarás
del estrés de estar recordando cuánto quieres gastar en
cada cosa, a cada momento. Aparte, tu mente no es muy
confiable para este tipo de cosas.

Es un ejercicio de disciplina: En casi cualquier meta


que te pongas, necesitas disciplina. La libertad financiera
no es la excepción. Y si crear un presupuesto es algo que
te ayuda a practicar la auto-disciplina y al mismo tiempo
a acercarte a la libertad financiera, debes hacerlo.
Te ayuda a tomar decisiones: Tu presupuesto es un
plan. Será como el plano de una casa; te ayuda a tomar
decisiones importantes porque sabrás cuál es el impacto
de cada una de las opciones entre las cuales debas
decidir.

Controlas al dinero y no el dinero a ti: Esto es un


efecto del punto anterior. Ya que tienes una herramienta
para tomar las decisiones estás en total control del uso
que le darás a tu dinero, por lo que podrás usar al dinero
como mejor te parezca y evitarás estar en una situación
en la que no puedes comprar o gastar en algo porque no
tienes dinero.
Hay muchas razones por las cuales hacer un
presupuesto y aplican para casi cualquier persona.
Hacerlo es en realidad más fácil y útil de lo que parece en
principio. Pero si aún no estás convencido/a de que
hacer un Presupuesto Personal es lo tuyo o de si
realmente tendrá algún beneficio, sólo te queda una
opción: inténtalo y evalúa los resultados tu mismo/a.
Puedes intentarlo sólo como un ejercicio mental: Piensa,
¿qué sería mejor experimentar: un mes en el que tienes
un plan y un registro de lo que sucedió con tu dinero, o
un mes en el que no sabes si puedes gastar o no en algo,
cada vez que sacas la billetera?

Aunque recomiendo que hagas el ejercicio en la realidad,


el simple hecho de considerar las diferencias
mentalmente puede darte una luz sobre lo que más te
sirve si estás en busca de la libertad financiera. Si
quieres hacerlo en la realidad, puedes probar ambos
enfoques: Durante un mes simplemente “vete con la
corriente” y en el siguiente crea un presupuesto de tus
gastos. Si ya realizas algún tipo de planificación
seguramente sentirás la necesidad de planificar tus
gastos durante el mes sin presupuesto. Probablemente
resultes haciéndolo inconscientemente en tu mente y
notarás que existe realmente una necesidad de
planificación.

En cambio, si nunca o casi nunca haces un presupuesto


sentirás la mayor diferencia en el mes con presupuesto.
Simplemente debes esperar al final del mes para analizar
en retrospectiva cuáles son los beneficios de haberlo
hecho. Aún si, por cualquier motivo, decides que estás
mejor sin un presupuesto, al menos habrás aprendido
cuáles son tus razones para actuar de tal forma y por qué
es más útil para ti.

Centres d'intérêt liés