Vous êtes sur la page 1sur 206

MAURICE NICOLL

COMENTARIOS PSICOLÓGICOS

SOBRE LAS ENSEÑANZAS DE

GURDJIEFF Y OUSPENSKY

VOLUMEN V
Título original en inglés:
“Psychological Commentaries on the Teaching of Gurdjieff and Ouspensky” Editado por
Vincent Stuart Publishers Ltd., London.

NOTA PRELIMINAR
Al encararse la versión española de la presente obra, debieron obviarse ciertas dificultades
propias del peculiar estilo que el autor imprime a sus conceptos. Estos, en muchos casos,
fueron traducidos "ad-litteram" para no desvirtuar su verdadero sentido. Tal es lo que ocurre
con Observación de Sí y Recuerdo de Sí —entre otros— que, a pesar de contarse con términos
más eufónicos y menos elípticos, fueron así volcados para asegurar un fiel reflejo del original.
Salvedad similar corresponde formular con respecto a las reiteraciones de palabras, frases y
conceptos enteros por parte del autor, con afán coloquialmente didáctico, cuya modificación
en vías de un eventual atildamiento literario conspiraría contra el propósito auténtico de este
conjunto de trabajos tan concienzuda como ajustadamente traducidos por Gabriela de Civiny.

2
ÍNDICE
Great Amwell House, 20 de octubre de 1951.............................................................................8
LA RECEPCIÓN DE NUEVAS IDEAS ACERCA DE UNO MISMO Y DEL MUNDO.........8
Great Amwell House, 27 de octubre de 1951.............................................................................9
BREVE NOTA ACERCA DEL TRABAJO SOBRE UNO MISMO..........................................9
Great Amwell House, 3 de noviembre de 1951........................................................................11
EL "STOP" EXTERIOR E INTERIOR....................................................................................11
Great Amwell House, 10 de noviembre de 1951......................................................................13
CRECIENTE CONCIENCIA DE UNO MISMO.....................................................................13
Great Amwell House, 17 de noviembre de 1951......................................................................14
NUEVA NOTA SOBRE EL ACRECENTAMIENTO DE CONCIENCIA DE SÍ....................14
Great Amwell House, 24 de noviembre de 1951......................................................................16
¿QUE ES LA CONCIENCIA?.................................................................................................16
Great Amwell House, 1° de diciembre de 1951........................................................................19
LA IDEA DEL HOMBRE EQUILIBRADO PARTE I.............................................................19
Great Amwell House, 8 de diciembre de 1951.........................................................................20
LA IDEA DEL HOMBRE EQUILIBRADO II —EL SENTIMIENTO DE SÍ........................20
Great Amwell House, 15 de diciembre de 1951.......................................................................22
NUEVO COMENTARIO SOBRE LA CONCIENCIA Y CONSIDERACIONES
PRELIMINARES SOBRE EL SIGNIFICADO DEL ALMA..................................................22
Great Amwell House, Navidad de 1951....................................................................................24
NOTA SOBRE LA TENTACIÓN.............................................................................................24
Great Amwell House, Año Nuevo, 5 de enero de 1952............................................................26
ACERCA DEL RE QUE SUENA —NOTA SOBRE EMPEZAR EL TRABAJO..................26
Great Amwell House, 12 de enero de 1952..............................................................................27
EL CENTRO MAGNÉTICO....................................................................................................27
Notas para el lector...............................................................................................................29
Great Amwell House, 18 de enero de 1952..............................................................................29
LA TRANSFORMACIÓN DEL SIGNIFICADO I..................................................................29
Great Amwell House, 26 de enero de 1952..............................................................................31
EL PENSAMIENTO CRISTALIZADO...................................................................................31
Great Amwell House, 2 de febrero de 1952..............................................................................32
LA TRANSFORMACIÓN DEL SIGNIFICADO II.................................................................32
Great Amwell House, 9 de febrero de 1952..............................................................................34
LA TRANSFORMACIÓN DEL SIGNIFICADO III...............................................................34
Great Amwell House, 16 de febrero de 1952............................................................................36
EL HOMBRE CON UN SOLO TRAJE...................................................................................36
Great Amwell House, 23 de febrero de 1952............................................................................39
NOTA SOBRE CIERTOS "YO"...............................................................................................39
Great Amwell House, 1° de marzo de 1952..............................................................................40
EL TRABAJO Y EL AMOR EQUIVOCADO.........................................................................40
Great Amwell House, 6 de marzo de 1952...............................................................................42

3
ASOCIACIONES Y "YO" NEGATIVOS................................................................................42
Great Amwell House, 15 de marzo de 1952.............................................................................44
MI 12.........................................................................................................................................44
Great Amwell House, 22 de marzo de 1952.............................................................................45
SOBRE EL NO TENER MEDIO.............................................................................................45
Great Amwell House, 29 de marzo de 1952.............................................................................47
El PRIMER CHOQUE CONSCIENTE —EL RECUERDO DE SÍ Y LA MENTE SENSUAL
...................................................................................................................................................47
Great Amwell House, 3 de abril de 1952..................................................................................49
EJERCICIO DE PENSAR ACERCA DEL PÉNDULO...........................................................49
Great Amwell House, Pascua, 10 de abril de 1952...................................................................51
LA CONEXIÓN DE LA ESENCIA CON EL ESOTERISMO................................................51
Great Amwell House, 19 de abril de 1952................................................................................53
LOS ZAPATOS EN EL TRABAJO I........................................................................................53
Great Amwell House, 3 de mayo de 1952................................................................................57
EL PENSAR PSICOLÓGICO Y EL REINO DE LOS CIELOS..............................................57
Great Amwell House, 10 de mayo de 1952..............................................................................58
EL ESPACIO PSICOLÓGICO.................................................................................................58
Great Amwell House, 17 de mayo de 1952..............................................................................60
EL VANAGLORIARSE............................................................................................................60
Great Amwell House, 24 de mayo de 1952..............................................................................62
EL LABORATORIO INTERMEDIO.......................................................................................62
Great Amwell House, Pentecostés, 31 de mayo de 1952..........................................................64
LOS CARGOS INTERNOS Y EL PERDONAR.....................................................................64
Great Amwell House, 7 de junio de 1952.................................................................................66
VENGANZA Y CANCELACIÓN...........................................................................................66
Great Amwell House, 14 de junio de 1952...............................................................................68
LA CREENCIA EN EL TRABAJO..........................................................................................68
Great Amwell House, 28 de junio de 1952...............................................................................70
LA FALSA PERSONALIDAD Y LA FELICIDAD.................................................................70
Great Amwell House, 5 de julio de 1952..................................................................................71
¿QUE ES UN NUEVO QUERER?..........................................................................................71
Great Amwell House, 12 de julio de 1952................................................................................74
AUTOOBSERVACION DEFINIDA, TÓPICA Y CONCRETA..............................................74
Great Amwell House, 19 de julio de 1952................................................................................76
EL TRABAJO COMO UNA FORMA ESPECIAL DE FOTOGRAFÍA.................................76
Great Amwell House, 26 de julio de 1952................................................................................78
EL AMOR DE SÍ......................................................................................................................78
Great Amwell House, 31 de julio de 1952................................................................................80
EL AMOR DE SÍ Y EL UNIVERSO........................................................................................80
Great Amwell House, 9 de agosto de 1952...............................................................................83
EL AMOR DE SÍ Y EL HOMBRE INTERIOR.......................................................................83

4
Great Amwell House, 16 de agosto de 1952.............................................................................85
RESEÑA SOBRE LA ESENCIA Y LA PERSONALIDAD....................................................85
Great Amwell House, 23 de agosto de 1952.............................................................................87
LA ESENCIA Y EL VIAJE DE RETORNO............................................................................87
Great Amwell House, 30 de agosto de 1952.............................................................................91
EL ANTAGONISMO ENTRE EL AMOR DE SÍ Y EL TRABAJO........................................91
Great Amwell House, 20 de septiembre de 1952......................................................................94
NOTA SOBRE EL SIGNIFICADO DE LA FE........................................................................94
LA FE....................................................................................................................................94
NOTA....................................................................................................................................96
Great Amwell House, 27 de septiembre de 1952......................................................................96
DE QUE MODO LAS ACTITUDES EQUIVOCADAS NOS CASTIGAN...........................96
Great Amwell House, 4 de octubre de 1952.............................................................................99
LA COMPRENSIÓN DEL TRABAJO....................................................................................99
Great Amwell House, 11 de octubre de 1952.........................................................................101
CONJUNCIÓN CON EL TRABAJO.....................................................................................101
Great Amwell House, 18 de octubre de 1952.........................................................................103
CONCIENCIA Y AMOR........................................................................................................103
Great Amwell House, 25 de octubre de 1952.........................................................................105
EL TRABAJO Y EL AMOR DE SÍ........................................................................................105
Great Amwell House, 1° de noviembre de 1952.....................................................................107
EL TRABAJO COMO TERCERA FUERZA.........................................................................107
Great Amwell House, 8 de noviembre de 1952......................................................................109
NOTA SOBRE LAS TRIADAS.............................................................................................109
Great Amwell House, 15 de noviembre de 1952....................................................................112
EL RECUERDO DE SÍ Y LA TRIADA-TRABAJO..............................................................112
Great Amwell House, 22 de noviembre de 1952....................................................................114
NECESIDAD DE LA METANOIA PARA LA INVERSIÓN................................................114
Great Amwell House, 6 de diciembre de 1952.......................................................................116
ACTITUD CORRECTA HACIA LA VIDA...........................................................................116
Great Amwell House, 13 de diciembre de 1952.....................................................................117
SOBRE LA UBICACIÓN DEL SENTIMIENTO DEL YO...................................................117
Great Amwell House, 20 de diciembre de 1952.....................................................................118
SOBRE LA REALIZACIÓN DEL TRABAJO......................................................................118
Great Amwell House, 3 de enero de 1953..............................................................................121
SOBRE EL CAMBIO DE LA ESENCIA...............................................................................121
Great Amwell House, 10 de enero de 1953............................................................................122
TRABAJO SOBRE LA ESENCIA.........................................................................................122
Great Amwell House, 17 de enero de 1953............................................................................124
EL PROPOSITO Y EL "YO" IMAGINARIO........................................................................124
Great Amwell House, 24 de enero de 1953............................................................................126
NOTAS SOBRE HACER A LA PERSONALIDAD PASIVA I.............................................126

5
Great Amwell House, 31 de enero de 1953............................................................................128
SOBRE HACER A LA PERSONALIDAD PASIVA II..........................................................128
Great Amwell House, 7 de febrero de 1953............................................................................130
SOBRE HACER A LA PERSONALIDAD PASIVA III.........................................................130
Great Amwell House, 14 de febrero de 1953..........................................................................131
LA OBSERVACIÓN DE SÍ Y LAS RELACIONES..............................................................131
Great Amwell House, 21 de febrero de 1953..........................................................................133
LO EXTERIOR Y LO INTERIOR.........................................................................................133
Great Amwell House, 28 de febrero de 1953..........................................................................135
EMOCIONES NEGATIVAS..................................................................................................135
Great Amwell House, 7 de marzo de 1953.............................................................................137
PENSAR ACERCA DE LA VIDA DESDE EL TRABAJO Y FORMAR ACTITUDES DE
TRABAJO...............................................................................................................................137
Great Amwell House, 14 de marzo de 1953...........................................................................139
COMENTARIO SOBRE EL FIN, LA CAUSA Y EL EFECTO............................................139
Great Amwell House, 21 de marzo de 1953...........................................................................140
COMENTARIO SOBRE HACER EL TRABAJO.................................................................140
Great Amwell House, 28 de marzo de 1953...........................................................................143
LA SECRETARIA Y LOS TRES JEFES................................................................................143
Great Amwell House, Pascuas, 4 de abril de 1953.................................................................146
OBSERVACIÓN DE LOS ESTADOS DE ANIMO...............................................................146
Great Amwell House, 11 de abril de 1953..............................................................................148
NOTAS SOBRE LOS CENTROS INFERIORES Y SUPERIORES —SOBRE EQUILIBRAR
UN CENTRO..........................................................................................................................148
Great Amwell House, 18 de abril de 1953..............................................................................150
ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA OBSERVACIÓN DE SÍ......................................150
Great Amwell House, 25 de abril de 1953..............................................................................152
LAS DIVISIONES MEDIAS DE LOS CENTROS...............................................................152
Great Amwell House, 2 de mayo de 1953..............................................................................155
LA CONJUNCIÓN DE LAS DIVISIONES EXTERIORES E INTERIORES DE LOS
CENTROS..............................................................................................................................155
Great Amwell House, 9 de mayo de 1953..............................................................................157
LA APERTURA DE LA DIVISIÓN INTERIOR DE UN CENTRO.....................................157
Great Amwell House, 16 de mayo de 1953............................................................................159
LA APLICACIÓN DEL TRABAJO A UNO MISMO...........................................................159
Great Amwell House, Pentecostés, 23 de mayo de 1953........................................................162
LA PRISIÓN DE LAS EMOCIONES NEGATIVAS.............................................................162
Great Amwell House, 30 de mayo de 1953............................................................................163
LA FUERZA NEUTRALIZANTE DEL TRABAJO..............................................................163
Great Amwell House, 6 de junio de 1953...............................................................................165
LA CONCIENCIA OBJETIVA...............................................................................................165
Great Amwell House, 13 de junio de 1953.............................................................................167

6
MEMORIA DEL TRABAJO Y MEMORIA-TRABAJO.......................................................167
Great Amwell House, 20 de junio de 1953.............................................................................169
EL DESARROLLO DE LA COMPRENSIÓN......................................................................169
Great Amwell House, 27 de junio de 1953.............................................................................171
LA MULTITUD DE "YO" EN NUESTRO SER....................................................................171
Great Amwell House, 4 de julio de 1953................................................................................173
AUTOOBSERVACION INCOMPLETA Y SIN INTELIGENCIA........................................173
Great Amwell House, 11 de julio de 1953..............................................................................174
BREVE REPETICIÓN DE RECIENTES CHARLAS...........................................................174
Great Amwell House, 18 de julio de 1953..............................................................................176
LA SOMBRA DE NUESTRO SER........................................................................................176
Great Amwell House, 25 de julio de 1953..............................................................................178
REFLEXIONES SOBRE EL PSICOTRANSFORMISMO...................................................178
Great Amwell House, 1º de agosto de 1953............................................................................179
PSICOTRANSFORMISMO Y OBSERVACIÓN DE SÍ........................................................179
Great Amwell House, 8 de agosto de 1953.............................................................................181
EL CRECIMIENTO DE LA ESENCIA.................................................................................181
Great Amwell House, 16 de agosto de 1953...........................................................................183
OBSERVACIÓN DE LA ACTITUD HACIA EL TRABAJO................................................183
Great Amwell House, 20 de agosto de 1953...........................................................................185
DISERTACIÓN INCONCLUSA............................................................................................185
APÉNDICE.............................................................................................................................187
Birdlip, 26 de abril de 1941....................................................................................................187
NOTA SOBRE COMO TRABAJAR SOBRE SÍ...................................................................187
Birdlip, 18 de enero de 1943...................................................................................................189
COMENTARIO SOBRE EL SIGNIFICADO DEL ARCA....................................................189
Birdlip, marzo de 1944............................................................................................................196
EL DESCONOCER................................................................................................................196
Birdlip, abril de 1945..............................................................................................................201
EL TRABAJO Y LAS CIRCUNSTANCIAS EXTERNAS....................................................201
Great Amwell House, otoño de 1950......................................................................................203
"EN LA CASA DE MI PADRE HAY MUCHAS MORADAS" ...........................................203

7
Great Amwell House, 20 de octubre de 1951
LA RECEPCIÓN DE NUEVAS IDEAS ACERCA DE UNO MISMO Y DEL MUNDO

¿Por qué es tan difícil recibir nuevas ideas? La mente se encierra temprano en unas pocas
ideas convencionales. A veces se compara la mente a una jaula, y las ideas a pájaros. Algunos
pájaros muy bellos suelen entrar y salir. Si se los valora tal vez se queden. Pero si en una
visión una persona viera su mente representada como una jaula, ¿qué clase de aves percibiría
en ella? Tal vez unos papagayos, y algunas aves moribundas o muertas. El fondo de la jaula
estaría lleno de suciedad. ¿Qué representa psicológicamente esa suciedad? ¿Cuál es su
significado psicológico? Ideas equivocadas, ideas que refrenan el desarrollo de la mente, ideas
tradicionales que han llegado a ser inertes, o ideas convencionales obsequiosamente imitadas
son en la mente la suciedad. En suma, la mente obsequiosa hiede tanto como la mente repleta
de feas intenciones, parecidas a ratas. Ahora bien, recibir nuevas ideas y pensar según ellas
purifica la mente, y asimismo el semblante. El Trabajo está repleto de ideas nuevas y
poderosas, y si podemos afanarnos y humillarnos lo suficiente como para recibirlas y pensar
según ellas, nuestra mente olerá menos mal para las narices del cielo, y nuestros rostros
llegarán a ser más claros, puesto que la mente y el rostro están en relación reciproca. Por
cierto se espera que el rostro se modifique al cabo de un tiempo como signo exterior de la
modificación de la mente, pero si no ocurre así, se comprende que las nuevas y poderosas
ideas no fueron recibidas.
Ahora bien, para que la mente sea capaz de recibir debe asemejarse a un cuenco o una taza.
Quiero decir sencillamente que el cuenco o la taza podría representar la mente receptiva. Se
puede derramar en ella algo y será retenido. El cuenco o la taza boca abajo —esto es,
señalando lo bajo—, representaría entonces la mente no receptiva. Además, se puede llenar el
cuenco o la taza con basura de modo que, mientras no se la limpie, nada se puede poner en
ella, o al menos sin que se contamine. Las nuevas y poderosas ideas del Trabajo, por lo tanto,
no podrían ser recibidas si el cuenco o la taza estuviesen boca abajo o llenos de suciedad, y ya
hemos visto lo que representa psicológicamente la suciedad. Sólo se pueden representar estas
cuestiones por medio de imágenes visuales comunes, porque así no cabe la posibilidad de
emitir un juicio o una idea equivocada. Pero al usar los objetos visualizados por los sentidos
como si representasen cosas no vistas, es posible expresar lo invisible en función de lo
visible. Esto es posible a condición de comprender que las cosas visibles, de las cuales se hace
uso, representan cosas invisibles y no han de tomarse literalmente, sino psicológicamente. Así
un cuenco puede significar la mente. Vacío y boca arriba representa la mente receptiva a las
ideas; lleno de suciedad representa la mente llena de ideas falsas o equivocadas o ideas
muertas; y lleno de agua clara, lleno de ideas verdaderas y vivientes. Es muy cierto, empero,
decir que esta transformación del sentido literal en un sentido psicológico repugna a muchas
personas y es resentido vivamente por otras, para su desdicha. "Un cuenco es un cuenco,
señor, y sólo puede significar un cuenco. Un hombre debe decir lo que quiere expresar.
¿Cómo se le ocurre que un cuenco pueda tomar el lugar de la mente?" Bien, éste es
exactamente su significado en el cielo. Y si se dice que sólo representa la mente no cabe duda
que la réplica será: "Entonces, ¿por qué no dice de una vez por todas 'mente' en lugar de
complicar las cosas con cuencos, y suciedad y jaulas y papagayos?" O se suele encontrar a
una persona cortés y ligeramente burlona que nos contenta que todo ello es muy interesante,
pero traído por los cabellos, etcétera.
Por eso me apresuro a pasar a otro tema y evitar este valioso pero despreciado puentecillo que
nos conduce al nivel llamado Pensar Psicológico, y nos hace conocer un nuevo mundo de
significados. Mantengámonos en lo que es sensible y lógico y permanezcamos con nuestros
pies sólidamente plantados en la tierra de los hechos sensorios. Desdichadamente, si lo

8
hacemos arriesgamos permanecer en un nivel demasiado bajo de comprensión para el
Trabajo. Seguiremos siendo, por cierto, mecánicos o naturales y nada tendremos de lo
consciente o espiritual. Asimismo, el cuenco estará boca abajo. Si no podemos transformar lo
literal en lo psicológico, si no podemos transformar el sentido de la letra en el sentido del
espíritu —y nos han dicho en algún lugar que la letra mata—, entonces no podremos darnos el
Primer Choque Consciente. Y a no ser que el Primer Choque Consciente sea dado el hombre
sigue siendo natural o mecánico para quien el mundo es tal cual se le presenta. Todo para él es
como aparenta ser. Ese hombre pragmático no tarda en cristalizar. Su mundo lo fija muy
pronto. No puede desarrollarse. Si, se convierte pronto en una cosa fija porque toma el mundo
de ese modo, como hechos fijos. ¿No lo comprenden? ¿No se dan cuenta que lo que son
depende de lo que el mundo es para ustedes? Ahora bien, si siempre han tenido cierto
sentimiento de irrealidad acerca del mundo o si lo han sentido como un misterio, o se han
sentido a sí mismos como un misterio, no cristalizarán como la gente práctica que al parecer
progresa más que ustedes y no tiene dificultad alguna. Sin embargo, prefiero ser como
ustedes, porque son capaces de recibir ideas de cierta calidad que para la gente pragmática son
.sandeces. Pero ciertas ideas son insensatas para una mente y no lo son para. otras. Para
cambiar de metáfora, se puede tener un campo de aterrizaje para ciertas ideas que en otro
campo se estrellarían. Ahora bien, la recepción de nuevas ideas es necesaria para el cambio de
ser. Sólo puedo pensar de una manera nueva mediante nuevas ideas, y debo pensar
verdaderamente por mí mismo desde esas nuevas, ideas para poder cambiar mi mente. En el
Trabajo no se puede dejar el propio pensar a los otros; es preciso anhelar nuevas ideas que
transmitan una nueva verdad, anhelarlas como se desea el agua en el desierto. Nadie va a
ayudarnos si no nos ayudamos a nosotros mismos. Esta manera de pensar sorprende a algunos
y ofende a otros. Nunca pude comprender el porqué. Ahora bien, si pienso de una manera
nueva puedo ver las cosas de una manera nueva. Si cambio, mi manera de ver el mundo
cambiará. Si mi manera de ver el mundo cambia, yo cambiaré. Es por eso por lo cual el
Trabajo tiene dos lados en su enseñanza —uno psicológico y el otro cosmológico. A no ser
que yo cambie, mi mundo no cambiará. No puedo experimentar un cambio en mí mismo y
permanecer en el mismo mundo. Si empiezo a tener un nuevo sentimiento de mí mismo
comenzaré asimismo a tener un nuevo sentimiento del mundo, y yo y el mundo cambiarán al
mismo tiempo. Mi nuevo sentimiento del mundo me dará a su vez un nuevo sentimiento de
mí mismo. Los dos sentimientos se ayudarán mutuamente para crecer, puesto que el mundo es
como yo lo siento y mi sentimiento del mundo soy yo mismo. Si siento que en mí hay algo
más elevado que yo mismo, sentiré que tras el mundo hay algo más elevado que él. Pero todo
ello, y muchas otras cosas que escapan a la expresión, sólo empiezan a manifestarse con la
recepción de nuevas ideas y con el pensar según ellas por uno mismo.

Great Amwell House, 27 de octubre de 1951


BREVE NOTA ACERCA DEL TRABAJO SOBRE UNO MISMO

Hay tres líneas de Trabajo. La primera línea es el trabajo sobre uno mismo. Aunque se lo haya
oído muchas veces y aunque esté firmemente arraigado en la memoria, de nada sirve si no se
lo hace. Como es sabido, el Trabajo no debe descansar sólo en la memoria, sino en la vida.
Primero, se formularon algunas líneas que todos han de observar. Luego, es preciso observar
cuál es el obstáculo que nos impide progresar.
Ahora bien, en respuesta a la pregunta: "¿De qué manera trabaja usted sobre sí mismo en este
momento?" ¿Qué me responderá? Ocurre a veces que la gente no tiene ninguna idea acerca de
aquello sobre lo cual está trabajando, ni tampoco acerca del posible significado del trabajo
sobre sí. Este es uno de los mayores obstáculos. Pueden ayudar a los otros de todo corazón,

9
concibiendo que ésta es la segunda línea de trabajo, y se esfuerzan por hablar con entusiasmo
a los extraños sobre el sistema, para difundirlo, concibiendo que ésta es la tercera línea, pero
siempre existe la dificultad de no entender el Trabajo en absoluto, debido a este obstáculo
inicial. Sin embargo, si una persona hace con sinceridad la segunda y tercera líneas del
Trabajo, estoy de acuerdo que esta persona será útil para el Trabajo. Pero si por casualidad me
citan el ejemplo opuesto —a saber, una persona que sólo intenta hacer la primera línea y dice
que las otras dos líneas no son necesarias y no le incumben, y si agregan que pese a ello es
útil—, no estaré en absoluto de acuerdo con este parecer. Esta persona sirve a sus propios
intereses, y de este modo nunca podrá ir más allá de sí misma. Dicha persona hace un culto de
su voluntad, de su propia voluntad, un culto de sí misma (tal como dijo Pablo de estas
personas: "tales cosas tienen a la verdad, cierta reputación de sabiduría en culto voluntario, en
humildad y en duro trato del cuerpo..." (Colosenses, 11-23). Cuanto más trabaje, tanto más se
encerrará en sí misma —esto es, en su amor de sí y su culto voluntario—. Ahora bien,
retornando a nuestro tema: supongamos que usted ha alcanzado en el Trabajo la etapa que le
permite observar claramente que es negativo. Este es exactamente el punto en que puede
trabajar sobre si mismo. (Al hacerlo puede también, sin saberlo, trabajar sobre la segunda
línea.) Lo importante es que usted está ahora observando una cosa definida. Lo ha captado,
por así decirlo, en el mismo acto, y ello se debe a su disciplina en la auto-observación, sin la
cual el trabajo sobre sí es imposible. Porque si no observa lo que está ocurriendo en usted, si
no deja entrar un rayo de luz en sus tinieblas interiores mediante la práctica de la auto-
observación, nunca tendrá nada de verdadero sobre lo cual trabajar. Tan sólo a través de la
disciplina imparcial de la observación de sí podrá vislumbrar algo definido sobre lo cual
trabajar. Toda otra cosa sólo será seudo-trabajo, trabajo inventado, trabajo imaginario. Pero la
cuestión de una observación de sí imparcial requiere una prolongada auto-observación. Sólo
notará gradualmente cómo el demonio de la auto-justificación hace todo lo que está en su
poder para impedirlo. En este caso hará todo lo posible, no para protegerlo a usted, sino para
proteger las emociones negativas y definidas que usted ha descubierto. Pero esto ya no le será
de ninguna utilidad, esto es, si su deseo de trabajar sobre sí se ha convertido por último en un
propósito sentido. En todas las tres líneas de trabajo, cada una tiene un propósito que con el
tiempo llegará a sentirse en el Centro Emocional, puesto que corresponde a su correcto
desarrollo, y nos ayuda mucho en las batallas que de vez en cuando se entablan en el
transcurso del tiempo. Entonces, ¿qué hará con esta definida y claramente observada emoción
negativa si ya no le interesa más refugiarse en la auto-justificación (tal como: "Por supuesto,
yo no tengo la culpa. He sido siempre así. No merezco que me traten de esta manera. ¿Acaso
SOY nada? ¿Acaso no cuento para nada? En estas circunstancias, ¿no se sentiría usted como
yo? No comprende lo que estoy aguantando. Claro, usted tiene todo lo que desea. No lo puede
comprender. Nadie me comprende", y así sucesivamente) ? Pues bien, ¿qué hará si rechaza la
ayuda del auto justificarse? Si usted no hace nada, las emociones negativas llamarán en su
ayuda otras emociones negativas. Las energías acaparadas provocarán una regresión y
originarán síntomas. Es decir, retroceden, y al no poder quitarle su mentiroso disfraz —todas
las emociones negativas son mentirosas— las energías que extrajeran no estarán disponibles
para la vida corriente. Alentarán una nueva enfermedad o realentarán las viejas enfermedades
típicas —así como un río atascado no sólo se desbordará aguas arriba sino que también
detendrá el accionar de las ruedas hidráulicas, corriente abajo. Si se me comprende, esto
representa muy bien la mala distribución de la energía que tiene lugar en una persona
negativa. La energía psíquica, cuando está mal ubicada, actúa como veneno. Cuando somos
negativos nos envenenamos y envenenamos nuestro cuerpo —y a la verdad, envenenamos a
los demás. Pero claro está, debido al auto-justificarse no lo vemos así. La culpa nunca es
nuestra.
Retornemos a nuestro tema: ¿Qué puede hacerse para no ceder a la auto-justificación cuando

10
vemos claramente una emoción, negativa? Entre muchas cosas, mencionaré lo que debe
hacerse. Si comprendemos que permitir la existencia de un estado negativo, sin control ni
detención algunos, equivale tácitamente a dejarlo obrar de la peor manera posible, también
comprenderemos, tal como lo expresa un sistema oriental, que la emoción negativa, con la
cual nos identificamos, es algo similar y tan grave como una herida en el cuerpo; luego se
puede abrir juicio y esclarecer este punto. Le aconsejo que lo haga mentalmente y no en
público. Que comparezcan las diferentes partes de su persona. Que el Trabajo, como
Mayordomo-Delegado, preste atención a cada testigo. Que cada testigo hable claramente.
Todo ello requiere un clima de atención interior. Descubrirá que los "Yo" indignados,
furiosos, amargados o acusadores abandonan la sala del tribunal uno tras otro, como los
acusadores de la mujer adúltera, empezando por el más viejo. Pero hay un punto importante.
En este tribunal no hay juez. En la escena del templo no había juez. La persona de quien se
esperaba que juzgara no lo hizo. Dijo meramente: "Ni yo te condeno". Al cabo de un tiempo
descubrirá que toda la cuestión se aclaró y desapareció. Luego, suele suceder que la otra
persona conectada con su estado negativo le envía a usted un mensaje, o parece liberada.
Mencioné antes que si usted hace realmente la primera línea de trabajo, hace también algo de
la segunda. ¿Por qué la otra persona queda en libertad? Porque usted en su estado negativo
pone a la otra persona en la prisión —luego, más tarde, libera a dicha persona al cambiar de
estado.
Agregaré otro detalle significativo. El tribunal reunido en la mente con sus diversos miembros
debe actuar con cierta gracia y no debe carecer de agudeza. Si este tribunal actúa de un modo
pesado, triste y literal, es muy probable que lo haga a usted aún más negativo. Si es así, lo
único que puedo decir es que me alegra saberlo y que usted se lo merece. Porque en este
Trabajo nada se hace de útil sin gracia ni una pizca de sal.

Great Amwell House, 3 de noviembre de 1951


EL "STOP" EXTERIOR E INTERIOR

Entre los ejercicios que se vinculan con el Trabajo, hay uno llamado el Ejercicio del Stop (o
detención). En el momento en que se grita la voz de mando Stop hay que quedarse inmóvil en
la posición en que uno se encuentra. No sólo el cuerpo y los miembros deben permanecer
como si estuvieran petrificados, sino que la expresión del rostro y la dirección que siguen los
ojos no deben cambiar. Toda la atención debe centrarse en mantener la misma posición de
inmovilidad, hasta que una segunda voz de mando lo pone a uno en libertad. Se nos dijo que
en algunas escuelas de Oriente, si se recibía dicha orden de detención, digamos, en una
corriente que subía rápidamente, era preciso mantener la misma posición hasta corriendo el
riesgo de quedar sumergido por las aguas. Hasta que no se dé la orden de liberación no está
permitido moverse. Esto nos indica que el cuerpo debe estar bajo un completo control y ha de
confiarse plenamente en el maestro. Por alguna razón este relato se relaciona en mi mente con
otros dos. Uno es el relato del maestro que sumergió en un cubo de agua la cabeza de un
recién llegado que buscaba instrucción. Cuando el asombrado hombre, casi asfixiado, fue
puesto en libertad, se le preguntó qué era lo que más deseaba. Replicó que lo que deseaba
sobre todas las cosas era respirar. Se le dijo que si deseaba la instrucción del maestro tanto
como el aire, se le impartiría la enseñanza. Me imagino que se ofendió y se marchó. El otro
relato se refiere a un prisionero político a quien se le obligaba todos los días a dar vueltas en
un patio. Las ventanas con rejas de un cuarto de los pisos altos daban a ese patio y el
prisionero sabia que otro prisionero a quien deseaba urgentemente enviar un mensaje, vivía en
dicho cuarto. Envolvió una piedra con el mensaje y todos los días, mientras daba la vuelta del
patio, visualizaba el movimiento necesario para hacerlo llegar a la ventana, del mismo modo

11
que un gato hace lo propio antes de saltar a una alta pared. Había ocultado también una navaja
porque tenía pensado degollarse si fracasaba en su intento. Cuando se presentó la
oportunidad, arrojó la piedra y la hizo pasar a través de los barrotes de la ventana. Estos
relatos me parecen relacionados entre sí porque se presentaron juntos a mi mente, empero no
veo bien cuál es la razón. Tal vez la vean ustedes.
Ahora bien, dejando a un lado el ejercicio mediante el cual se mantiene el cuerpo inmóvil, y
que puede ser denominado el Stop Exterior, hay otro ejercicio similar pero diferente, por el
cual se deja la mente inmóvil. Este es llamado el Stop Interior. Los dos tienen que ver con el
logro de un estado de inmovilidad. Pero los dos ejercicios no se ejecutan en la misma esfera.
En el caso del primero, se produce la detención del cuerpo en el espacio. La gente puede pasar
a nuestro lado, hablarnos, decirnos que parecemos imbéciles, etc. Pero nuestros ojos y nuestro
cuerpo permanecen inmóviles en el espacio. En el caso del segundo, en la práctica del Stop
Interior, se permanece inmóvil en cuanto a la mente. Los pensamientos pasan, nos hablan, nos
preguntan qué estamos haciendo y otras cosas semejantes, pero no les prestamos atención. Se
ve en seguida que el Stop Interior está conectado con una forma de Recuerdo de Sí. Ahora
bien, es preciso señalar que el ejercicio del Stop Interior no es lo mismo que detener los
pensamientos. Tratar de detener sus pensamientos; y si es sincero en lo que respecta a esta
experiencia —y no se puede trabajar a menos de serlo— admitirá que no es posible
detenerlos. Pero permanecer inmóvil in mente es otra cuestión. Se puede permanecer
internamente inmóvil in mente, del mismo modo que el cuerpo puede permanecer
externamente inmóvil en el mundo. Ahora bien, ¿qué produce la inmovilidad? ¿Qué virtud
posee? En la Naturaleza se hace amplio uso de la inmovilidad con un propósito definido. El
movimiento es la primera cosa que se nota. El ojo percibe el movimiento antes de ver el color
o la forma. La detención de todo movimiento es un recurso común en el mundo animal para
escapar a la atención. Su objeto no es el de fingir la muerte, sino el de llegar a ser invisible.
La aminoración del movimiento hace asimismo que la detección sea más difícil, tal como
ocurre cuando un gato acecha un pájaro. Practicar el Stop Interior en la mente se asemeja a
quedarse inmóvil en el espacio. Uno no es observado. Sí —¿pero no observado por quién?—.
En la mente uno está rodeado por diferentes "Yo". Cada uno de ellos desea que uno crea que
es él. Cada uno desea que uno hable en su nombre. De pronto no nos pueden encontrar. Nos
buscan por todas partes. Les aseguro que se puede experimentar la búsqueda y el no
encontrarnos. Entonces se recuerda que no se telefoneó al médico. El efecto es similar a un
súbito movimiento en la selva. Todos los animales y aves y reptiles acuden al instante al lugar
en que nos encontramos. Las acostumbradas preocupaciones, irritaciones, pensamientos
desagradables, vanidades y ansiedades se apoderan de nosotros una vez más. Los animales y
aves rugen y chillan y los "Yo" gritan: "Lo hemos atrapado". Y este es el fin de lo que se es
realmente en ese momento. Somos desmembrados otra vez. Una persona que nos observa
desde el exterior tendrá conciencia de una súbita mirada de ansiedad, de un movimiento
rápido, de pasos apresurados y de una voz urgente por teléfono. Tal vez se dé cuenta que uno
estará "fuera" por el resto del día. Estará fuera de sí. No exagero al decir que es lo mismo que
arrojarse a los leones o tirarse bajo la Juggernaut o ahogarse en el mar. Quiero decir, que es un
suicidio y todos nos suicidamos una y otra vez sin que nadie en la vida del mundo nos lo
señale. Tan sólo el Trabajo, que proviene de fuentes que están fuera de la vida del mundo, nos
lo señala. No sólo nos señala que nos estamos suicidando diaria y continuamente, sino que
nos muestra con mucha paciencia cómo no hacerlo. ¿No parece extraño dicho con estas
palabras? Lo desdichado es que preferimos cometer un suicidio espiritual en todo momento
antes que darnos el Primer Choque Consciente. Nos parece más fácil que recordarnos a
nosotros mismos. Y a este respecto nos dice que nos asemejamos a gentes que prefieren vivir
en el sótano de su casa, aunque todas las habitaciones nos pertenecen y podemos vivir donde
más nos guste. ¿Cabe concebir algo más extraño que una ciudad de hermosas casas cuyos

12
habitantes insisten en vivir únicamente en los sótanos? La interpretación psicológica del
sótano nos dice que es la parte más baja de los centros donde vive la mayoría de los "Yo"
mecánicos. Ningún hombre puede recordarse a sí mismo en este nivel. Para recordarse a sí
mismo es preciso que se distinga de los habitantes del sótano que están en él. Para lograrlo
debe sentir respecto a esos habitantes que no son él. Debe decir con una convicción que crece
con el paso de los años: "Este no es Yo", a esos habitantes, uno tras otro, en especial a algunos
de ellos. Un "Yo" se acerca a uno mediante los pensamientos. Se puede practicar el Stop
Interior hacia esos pensamientos, una vez que se los ha observado suficientemente para saber
con certeza que anuncian la aproximación de un "Yo" malvado. Esto es practicar
específicamente el Stop Interior hacia una cosa. Pero el Stop Interior en su más amplio
sentido estriba en hacer que uno se inmovilice en la mente, para que así no se preste atención
a pensamiento alguno y por lo tanto pasen inadvertidos. Entonces uno se recuerda a sí mismo.

Great Amwell House, 10 de noviembre de 1951


CRECIENTE CONCIENCIA DE UNO MISMO

El Trabajo nos enseña que no estamos verdaderamente conscientes y que nuestro propósito
general es el de acrecentar la conciencia. Respecto a la parte de acrecentar la conciencia que
pertenece al acrecentamiento de conciencia de uno mismo, cuando se retrocede mentalmente
al pasado, hay que tratar de no ver a los otros en nuestra vida, sino a uno mismo. Hay que ver
qué clase de persona se fue en diferentes etapas de la vida. Es más fácil ver otras personas en
nuestra memoria, porque nuestros sentidos las graban. Nuestros sentidos no nos graban a
nosotros mismos, salvo quizás el haber tenido un traje de terciopelo en la infancia y un osito
de felpa, y el haber odiado las medias limpias que nos escogían. Todo ello tiene que ver con la
sensación y está almacenado en la memoria sensoria. Pero no nos muestra que una persona
fue un niño de mal carácter que solía tirarse en el suelo y gritar si no lo dejaban salirse con la
suya. Tal vez recuerde los gritos y el arrojarse al suelo, porque estas eran sensaciones, pero no
recuerda que tenía mal carácter, porque esto no es cuestión de los sentidos sino de la auto-
observación. Y si una persona nunca se ha observado a sí misma, es probable que siga
teniendo mal carácter y no se haya dado cuenta de ello. Y de modo parecido si recibió una
paliza por sacar la lengua a sus padres, tal vez no se dé cuenta que lo sigue haciendo
mentalmente. Así esos niños mal educados siguen viviendo en nosotros y no nos damos
cuenta de ello.
Ahora bien, me dirán: ¿Cómo podemos saber a qué nos asemejábamos en el pasado si nunca
lo hemos observado? ¿Cómo podemos recordar aquello que no está en la memoria? Ocurre de
la siguiente manera. Si ahora observo algo en mí mismo y recuerdo lo que observo, llegaré
lentamente a darme cuenta que existía antes de haberlo observado. La observación retrocede
en el tiempo, por lo general de una manera gradual. Pero a veces sucede que se experimenta
un destello de conciencia que se extienda muy atrás en el pasado de aquello de lo cual se tiene
conciencia ahora en el presente. Se ve que siempre se fue así. No creo que una repentina
revelación de esta clase pueda sobrevenir alguna vez sin una prolongada preparación. No
puede venir a menos de ser capaz de aceptarla sin justificación ni críticas ni siendo negativo.
No es agradable pero ¿cómo se puede esperar el logro de un acrecentamiento de conciencia
sin estar preparado para soportarlo? Todas las reprobaciones nos duelen. Somos tan
susceptibles que la menor cosa que toca nuestro egoísmo nos ofende. Desde luego, nunca nos
damos cuenta de ello. Creemos ser muy distintos de lo que somos. Pero ¿acaso no se dan
cuenta que esto es lo esencial en toda la cuestión del cambio de ser? Como no soportamos que
nos digan algo adverso a lo que imaginamos ser, se nos exhorta a observarnos a nosotros
mismos sincera e imparcialmente y, prescindiendo de la imaginación, a asimilar lo que

13
observamos. Esto es en verdad empezar a trabajar sobre sí. Pero noten que dije "asimilar".
Hemos de asimilar lo que observamos en nosotros mismos.
Ocupémonos de la cuestión del acrecentamiento de conciencia de uno mismo desde otro
ángulo. Hemos hablado antes de lo que es llamado la cosa intratable en nosotros mismos.
Aunque tratemos de definirla, nunca lo logramos completamente debido a nuestra conciencia
limitada. Esa cosa intratable bloquea una más plena y profunda entrada del Trabajo. Sólo lo
admite hasta cierto punto, pero lo suficiente como para empezar. Es algo que no nos permite
adelantar; es algo que no hará lo que es necesario; es algo que no mira hacia donde hay que
mirar. Es algo que nos pone mala cara; es algo que sonríe fríamente y no dice nada. O es algo
que grita: "No quiero, no quiero". ¿Qué puede modificar esa cosa intratable que bloquea la
entrada al Trabajo? Ahora bien, cuanto más trabaja un hombre con lo que tiene del Trabajo, y
llega a ser más consciente de lo que es y lo que ha sido, tanto más puede entrar en él el
Trabajo. Pero si uno llega a ser más consciente de lo que se es y ha sido, entonces algo debe
ceder para permitir la entrada del Trabajo. Les preguntaré a todos, si me han seguido hasta
ahora, qué es lo que cede. ¿Se debe al orgullo y a la resultante dureza de corazón? ¿O es amor
al poder que no cede? ¿O es obstinación, o testarudez, o tozudez, o malhumor, o franca
perversidad, o mera estupidez, o ignorancia, o qué es en realidad? Puesto que un creciente
conocimiento de sí lo modifica, su existencia ha de estar vinculada con la ignorancia —esto
es, con la falta de conciencia, y por lo tanto con la falta de conocimiento de la naturaleza de sí
mismo. Debe pertenecer, en suma, a una psicología irredimible —esto es, a la del hombre
dormido para sí y para el significado de la vida, al hombre que se toma sencillamente como
algo dado, al hombre mecánico, que imagina ser plenamente consciente y poseedor de un Yo
verdadero y estable y está en poder de todo el resto de las ilusiones que le impiden ver el
peligro y luchar para despertar.
Pero si examinamos esta cuestión desde otro ángulo, como lo mencioné, hay otra manera de
acrecentar la conciencia de sí que al parecer debilita esa cosa intratable en nosotros que
solemos llamar grandilocuentemente fuerte voluntad, individualidad, determinación, el poder
de conocer la propia mente, y otras cosas semejantes. Para empezar, hay que intentar a veces
ver el punto de vista opuesto al que se sostiene. No quiero decir que hay que descartar el
propio punto de vista sino que se ha de incluir el opuesto al mismo tiempo. Este ejercicio
exige primero que se observe claramente el propio punto de vista; y segundo, edificar
sinceramente el opuesto. La energía bloqueada por la parcialidad de nuestra conciencia
habitual no puede fluir hacia lo opuesto, que se mantiene fuera de la conciencia. La esfera de
nuestra conciencia habitual está por lo tanto limitada. Está estrechada, a veces ridículamente,
y ese estrechamiento de la conciencia lo relaciono en especial con esa cosa intratable que está
en nosotros. Si se incluye con sinceridad y esfuerzo lo opuesto en la conciencia, la esfera de la
conciencia se acrecienta grandemente y desaparece en nosotros gran número de rasgos
desagradables. Nuestra imparcialidad, que es la causa de nuestras reacciones demasiado
sensitivas y al mismo tiempo de nuestra auto-valoración totalmente equivocada, es
reemplazada por una conciencia más ancha, más amplia. Ya no insistimos más en tener razón
ni tampoco nos desalentamos cuando nos prueban que nos hemos equivocado. Cuesta más ser
mezquino. De hecho, escapamos de la prisión de nosotros mismos cuyos barrotes y puertas
son el resultado de nuestra parcialidad.

Great Amwell House, 17 de noviembre de 1951


NUEVA NOTA SOBRE EL ACRECENTAMIENTO DE CONCIENCIA DE SÍ

En las recientes disertaciones hemos hecho algunos comentarios sobre la enseñanza


fundamental del Trabajo relativa a la necesidad de acrecentar la conciencia. No somos aún

14
propiamente conscientes. Hablamos y nos comportamos, pensamos, sentimos y juzgamos
suponiendo que no sólo nosotros sino los otros son seres plenamente conscientes. Al reunir las
diferentes partes del Trabajo para formar un instrumento en la mente listo para recibir las
vibraciones más sutiles que llegan continuamente de los dos Centros Superiores presentes en
el Hombre, la idea de no ser propiamente consciente es una de las principales partes que
soportan el armazón de ese instrumento. En otras palabras, hay que comprender cada vez más
mediante la experiencia que no es verdaderamente consciente y que las otras personas
tampoco lo son. Esto produce en nosotros un considerable cambio. Pero a menos de llegar a
ser una verdad experimentada no puede ocupar el lugar necesario en dicho instrumento.
Permanecerá meramente sin uso alguno en la memoria. La verdad de cada parte de la
enseñanza debe ser experimentada antes que pueda ocupar su lugar en la construcción de ese
instrumento que está en el mundo interior de uno mismo. Afortunadamente, las ideas de esta
enseñanza son mutuamente afines, y una vez que las barreras preliminares subyacentes de la
negación han cedido y se han vuelto a formar en un nivel más profundo, tienden a ajustarse de
la mejor manera posible en el pequeño lugar que quedó vacante y que les pertenece. Al
parecer este es un largo proceso según esta lenta norma temporal para la cual un día
representa toda una vida, y un corto proceso según otra norma para la cual toda una vida
parece un día.
Ahora bien, hay tres direcciones en las cuales un acrecentamiento de conciencia puede
lograrse por medio de esfuerzos realizados sin tensión ni prisa. La primera conduce a un
acrecentamiento de conciencia en uno mismo; la segunda, a un acrecentamiento de conciencia
de los otros; la tercera, a un acrecentamiento de conciencia de la vida. En comentarios
recientes, hemos hablado sobre todo acerca de un acrecentamiento de conciencia de sí mismo,
mediante el cual se logra imperceptiblemente otro sentido de sí mismo, con gran alivio —
porque nadie puede lograr la paz interior y escapar de la incesante agitación nerviosa mientras
el sentimiento de sí mismo sigue siendo lo que es—. Ahora bien, el acrecentamiento de
conciencia de sí significa que hay más espacio en el mundo interior de uno mismo. Pero este
ensanchamiento, esta expansión de la conciencia, sólo puede tener lugar a expensas del
sentimiento habitual de uno mismo, el cual está conectado con la Personalidad:
y este sentimiento habitual de uno mismo luchará para retener su poder, del mismo modo que
un tirano lucha para retener su poder. Lo desdichado es que no se lo ve de esta manera.
Pensamos que yo mismo es Yo y hasta decimos "yo mismo", así nos aferramos a la fuente de
nuestras incomodidades y penas y resentimiento que nos separan de ello. Sí, hasta nos
aferramos a toda la amargura, cólera y odio en nosotros mismos, sin llegar a ser nunca
suficientemente conscientes como para ver que hemos de trabajar sobre nosotros mismos,
mientras estemos "en cambio"; o también, ya sea en la recurrencia o en cualquier otra cosa
que sobrevenga después de la vida, las cosas serán peores. Ahora bien, el acrecentamiento de
conciencia de sí es, según creo, la única forma de trabajar sobre sí que pueda librarnos
eventualmente de esa amargura, cólera u odio —y de muchas otras cosas—. ¿Por qué? Porque
cambiará el sentimiento de uno mismo. Pero ¿por qué ha de librarnos de la amargura, cólera u
odio? Porque lo que los causa y los mantiene vivos es exactamente el sentimiento que se tiene
al presente de uno mismo. En el último comentario nos hemos referido a un método de
acrecentar la conciencia de sí que estriba en tratar de ver la clase de persona que se fue en
diferentes periodos del pasado, y así a todo lo largo de nuestra vida, en lugar de recordar
meramente distantes escenas o personas. Hablamos de utilizar la presente observación de sí
como un atisbadero en el pasado, lo cual a veces nos lleva a descubrir que se ha sido siempre
igual a lo que se acaba de observar. Esto produce una gran profundidad de auto-observación.
No es necesariamente deprimente como algunos suelen pensar. Diría más bien que es una
experiencia liberadora. Todo aquello que se hace consciente produce una sensación de
libertad. Es en realidad liberar una parte de la tiranía de sí mismo. Al parecer es una paradoja

15
decir que llegar a ser consciente de un rasgo desagradable que obró a todo lo largo de nuestra
vida, y que antes se ignoraba, produce una sensación de liberación; pero la razón de ello la
pueden encontrar ustedes mismos. Y. claro está. nos topamos aquí con aquellos tediosos auto-
hipnotizados y estúpidos que afirman conocerse a sí mismos de pies a cabeza. Dejémoslos
con sus queridas ilusiones y con los pesados olores de sus mentes faltas de aire.
Ahora bien. el otro método que hemos mencionado es el de llegar a ser conscientes en lo
opuesto. Somos unilaterales. Admitimos en la conciencia un lado de las cosas y no el opuesto.
La unilateralidad nos hace, por ejemplo, hiper-sensitivos, fácilmente trastornados, de
reacciones demasiado rápidas, y así sucesivamente; o produce lo inverso —demasiado
insensibles, demasiado complacientes, demasiado indiferentes, etc.—. Nuestras opiniones y
hábitos de mente y sentimientos inculcados son parciales. Como se dijo, ver sinceramente el
lado opuesto, exige y constituye una expansión de la conciencia. Pero tal expansión causa
asombro u horror a la mente fija. ¿No se dan cuenta que significa perder el acostumbrado
sentimiento de sí mismo? Es como sentir que a uno le falta el suelo bajo los pies, ¿no es
cierto? Sí, es eso, y es excelente. Ya uno no se entrega más a ataques de rabia ni es tampoco
tan fanático ni falto de sentido del humor, ni se repiten las mismas cosas todos los días; y
usted, señora, se beneficiará grandemente. Un ensanchamiento de la conciencia seria una
bendición para todos nosotros. Se lo puede lograr —a condición de ver inteligentemente lo
que lo impide—. Ahora bien, ¿qué hacemos con los otros lados —los lados opuestos— que
nuestra conciencia no abarca? Los vemos en las otras personas. No los vemos en nosotros
mismos, pero los proyectamos a los otros. Las otras personas son culpables, las otras personas
son mezquinas, las otras personas son intolerables, las otras personas tienen mentes
desagradables, las otras personas son injustas, las otras personas tienen un carácter imposible
—pero nosotros no—. El resultado de la no aceptación hace que el mundo sea de lo más
extraño. Tan sólo viviendo en ese mundo se ve cuan extraño es. Pero preferimos vivir en la
imaginación y en los diversos infiernos que ésta crea. Ahora bien, en el lugar donde más nos
identificamos, allí está obrando la proyección: y donde la proyección está obrando, allí
también está obrando una conciencia unilateral y nadie puede llegar a convertirse en Hombre
Equilibrado si sigue siendo unilateral. La tabla de los siete diagramas del Hombre muestra
claramente que en el movimiento hacia la conciencia hay que lograr el estado de Hombre
Equilibrado —esto es, el Hombre Nº 4—. Vemos que para lograrlo es, ante todo, necesaria
una conciencia de sí muy acrecentada. Una manera de lograrlo, y es la más importante, es ser
cada vez más consciente de y en los opuestos en uno mismo, para que eventualmente nada se
proyecte hacia los otros. Así se libera uno de la amargura, la ira, el recelo, el odio, y muchas
otras cosas que caracterizan el acostumbrado sentimiento de sí —que derivan de la
unilateralidad y son destruidas por la bilateralidad—. En suma, el Hombre Nº 4 u Hombre
Equilibrado, no puede ser unilateral. Debe ser consciente de todo en sí mismo y así nada
podrá proyectar. Si no proyecta cosa alguna a los otros, no podrá identificarse con ellos.
Logrará así una gran libertad. Estará en camino para llegar a ser un Hombre Nº 5, 6 y 7 —esto
es, estará en camino para llegar a ser un Hombre Plenamente Consciente—. Reflexionen,
pues, todos ustedes, en el hecho que el Hombre Consciente está construido sobre el Hombre
Equilibrado —no sobre el Hombre Mecánico— y en la necesidad de llegar a ser conscientes
en los opuestos antes de poder alcanzar el estado de Hombre Equilibrado.

Great Amwell House, 24 de noviembre de 1951


¿QUE ES LA CONCIENCIA?

En este comentario consideraremos qué es la conciencia. Estamos estudiando el


acrecentamiento de conciencia sobre el cual tanto hincapié hace el Trabajo y en el que algunos

16
no ven significado alguno. Recordemos primero que hada se puede aprender con exactitud sin
afecto. Una de las manifestaciones del afecto es el interés. A nadie le cuesta ver que es
imposible aprender un tema a menos de interesarse por él. Por lo tanto, no veremos
significado alguno en todo lo que es enseñado acerca del acrecentamiento de conciencia en el
Trabajo si el tema no nos interesa. En este caso, probablemente creemos en secreto que ya
somos plenamente conscientes. Si es así, sólo cabe decir que constituye un admirable ejemplo
de la adoración de sí y exige una capilla privada con un altar sobre el cual esté colocado un
gran retrato de uno mismo.
Sin embargo, el problema a veces no radica en la adoración de sí. Se debe a veces a que una
persona no entiende a qué se asemeja un acrecentamiento de conciencia. Quiero decir, tal vez
no afirme cómoda o ciegamente que está plenamente consciente y hasta admite no estarlo,
pero es incapaz de entender lo que significa acrecentar la conciencia y se siente impotente
debido a su ignorancia. Todos conocemos ese estado. Ahora bien, para salir de ese estado
debemos retornar a la valoración del Trabajo y a las razones que impulsan a buscar el Trabajo.
Diré meramente que a menos de hacerlo nos quedaremos atascados. Todos los esfuerzos
cesarán, por eso es necesario regresar interiormente a la valoración —y revaluar el Trabajo—.
Esto libera la energía. En términos de la Octava-Trabajo hemos de retornar a la nota Do y
hacerla sonar con más fuerza. Muchos "Yo" atacan esa nota y buscan extraer su energía de
vibración —"Yo" burlones, "Yo" payasos, "Yo" feos, "Yo" crueles, "Yo" duros, "Yo"
discutidores, "Yo" denegadores, "Yo" alborotadores—. Todas las cosas desagradables que
están en nosotros intentan atacar esta nota inicial del Trabajo. Lo hacen porque saben, aunque
lo ignoremos, que el poder que tienen sobre nosotros se verá amenazado por el Trabajo, que
aporta valores extraños y nuevos. Porque la valoración del Trabajo, que es Do, radica en
valorar nuevos valores, y una constante renovación de ellos mediante la revaloración es
necesaria y no una constante revaloración de los antiguos valores. El hombre interior ha de
renovarse día tras día, tal como lo dice San Pablo. Le sorprenderá ver cuan tenue, cuan débil,
puede llegar a ser ese Do. Se debe ello a que no lo renueva día tras día y permite que el
tumulto de la vida lo ahogue. Las circunstancias pueden hacer que un Do-vida sea fácil: un
Do-Trabajo no es fácil —va en contra de la vida—. Además de hacer sonar fuertemente la
nota Do en nuestro ser, es preciso reflexionar hondamente —esto es, en el Hombre Interior—
por qué se busca el Trabajo, porque ambos van juntos —o deberían ir—. Si una persona
carece de valoración y de propósito, ¿cómo puede recibir alguna vez la fuerza del Trabajo?
Nada tiene con que recibirla. Si no hay nada en ella que reciba el Trabajo, éste no puede
ayudarla. Si no influye en su manera de pensar o sentir o actuar, es la señal de que carece de
valoración y de propósito.
Ahora bien, tal como se dijo, quizá se deba a que una persona es incapaz de comprender qué
significa el acrecentamiento de conciencia y se siente impotente. Ocurre así cuando dicha
persona nunca pensó en la conciencia. No cabe duda que la daba por supuesta y nunca pensó
qué era en realidad. Una enseñanza que le dice. que no es propiamente consciente la
desconcierta. Estará de acuerdo que si se derriba a un hombre con un fuerte golpe éste pierde
la conciencia y al cabo de un rato la recupera. De ello concluye que la conciencia es algo que
un hombre puede tener o no y con todo, permanecer con vida. La conciencia, luego, es algo
que no es idéntico a la vida. La energía de conciencia es diferente de la energía de vida; y a
este respecto el Trabajo dice que no hay cantidad de energía-vida capaz de producir la
conciencia, del mismo modo que no hay cantidad de energía física tal como el calor capaz de
producir la vida.
El diagrama utilizado para este particular es el siguiente:
Mente Superior
Energía de Conciencia
Energía Psíquica

17
Energía Vital
Energía Mecánica

Ninguna cantidad de una es capaz de producir la otra. Esto significa que no se unen la una con
la otra sino que están en diferentes niveles, en diferentes grados. Por ejemplo, un bebé posee
energía vital antes de poseer vida psíquica, y posee vida psíquica antes de tener conciencia,
pero están en diferentes planos. Son tan diferentes como la visión de los ojos de la visión de la
mente. Ninguna cantidad de una puede producir la otra. Este diagrama ayuda a reflexionar
sobre la energía de conciencia y el elevado lugar que ocupa en la escala de energía. Ayuda a
comprender que es algo distinto y definido y que, como las otras energías, se tiene la
posibilidad de disminuirla o aumentarla.
La próxima cosa que hemos de captar es que la conciencia no es la memoria, ni es el
pensamiento, ni es el sentimiento, ni es la sensación o movimiento. No es un proceso
psíquico. Procesos psíquicos muy complejos pueden tener lugar sin conciencia. La mente del
centro motor, por ejemplo, realiza estimaciones muy complejas en el patinaje o en la
ejecución en el piano, etc., sin conciencia —o es prácticamente así—. Toda suerte de
transformaciones y ajustes inteligentes tienen continuamente lugar en el cuerpo sin
conciencia. Ahora bien, es muy importante no decir que la memoria es conciencia. La
memoria y la conciencia no son la misma cosa. Este es un tema que merece pensarse. Son tan
diferentes como el rayo de luz de una linterna eléctrica lo es del sendero que ilumina. Nadie
piensa que son iguales. De modo parecido, la conciencia no es lo mismo que nuestro
pensamiento, nuestro sentimiento o nuestras sensaciones. A través de la conciencia se los
discierne como contenidos, pero no es lo mismo. De hecho, la conciencia puede existir sin
que haya contenido alguno.
El próximo punto es que la conciencia no puede acrecentarse mecánicamente. No hay proceso
mecánico que pueda conducir a un acrecentamiento de conciencia. Ya que el objeto del
Trabajo es el de acrecentar la conciencia, conviene recordar que ningún proceso mecánico
traerá este acrecentamiento. Este es un punto interesante que deben descubrir por sí mismos,
por eso es inútil que me hagan preguntas sobre ese particular. Pero una cosa se sigue de ello
claramente —a saber, que la conciencia sólo puede incrementarse con el uso de la conciencia.
Nos fue dado, naturalmente, un poco de conciencia para iniciar nuestra vida. Esta puede
acrecentarse, pero tan sólo mediante esfuerzos conscientes. Los esfuerzos mecánicos, que
pertenecen a la rutina del trabajo diario, no la aumentarán. Pero ir conscientemente en contra
de la mecanicidad la incrementará. La conciencia es, pues, una cosa muy extraña. Al parecer
se asemeja a la levadura, que en condiciones convenientes puede multiplicarse
indefinidamente. Pero esta comparación no nos da una idea correcta de lo que es la
conciencia. La conciencia no es como la levadura, ni tampoco es algo que evoluciona
gradualmente desde la energía vital o desde la energía psíquica. Es algo único. Es algo con lo
cual nos ponemos en contacto. Es un grupo de vibraciones de alta frecuencia y, como la luz,
existe fuera de nuestro contacto con ella. Al igual que la luz física está siempre aquí aunque
cerremos los ojos o seamos ciegos. De esta luz de conciencia es muy poco lo que recibimos.
Estamos casi ciegos. Ahora bien, no es la luz lo que hay que aumentar sino nuestro contacto
con ella. El punto receptivo de la conciencia debe ser cambiado. Luego se recibe más
conciencia. Hemos de empezar a trabajar con la reducida conciencia que poseemos. Tratemos
de no malgastarla en el identificarse. Pero la gente desecha hasta lo poco de conciencia que
posee. Despertar es llegar a ser cada vez más conciente, permitiendo que la conciencia entre
en los lugares oscuros. Por eso se dice que la auto-observación deja penetrar la luz en las
tinieblas que están dentro de nosotros. Y asimismo se dice en Juan que "la luz brilla en las
tinieblas y las tinieblas no la comprenden". Así ocurre con todos aquellos que reciben el
Trabajo, que es Cristianismo Esotérico —esto es, su significado interior— y no se le

18
franquean. No lo dejan entrar. Ven la luz pero, al no darse vuelta sobre sus propias tinieblas,
siguen sin comprenderla.

Great Amwell House, 1° de diciembre de 1951


LA IDEA DEL HOMBRE EQUILIBRADO PARTE I

Las ideas del Trabajo penetran lentamente. Ya hemos debido darnos cuenta que el camino
hacia el Hombre Consciente pasa por el Hombre Equilibrado. Ahora bien, reflexionando sobre
el diagrama de las siete categorías de Hombre, vemos, si lo deseamos así, que el Hombre Nº 4
u Hombre Equilibrado es en realidad el puente entre la Humanidad Mecánica y la Humanidad
Consciente y que, por lo tanto, es de la mayor importancia. Anteriormente habíamos obser-
vado el diagrama que se refiere al Hombre Consciente y al Hombre Mecánico e ignorado la
significación del Hombre Equilibrado. Ahora bien, vemos que es necesario concentrarse a
menudo en el significado de este vínculo que conecta las partes superior e inferior del
diagrama y tiene mucha significación para cada uno de nosotros. Cabe decir al principio que
toda la enseñanza del Trabajo converge hacia esa figura. El Hombre Equilibrado resume la
enseñanza y explica su existencia, y, al estar por encima del vivir mecánico de esta vida, está
abierto para responder a otra vida, cuyo vivir es nuestro derecho —un derecho que no es
innato ni adquirido, sino preexistente en la Esencia por la creación. Porque fuimos creados
para llegar a ser conscientes,; y alcanzar un grado de conciencia suficiente que nos permita
llegar a las orillas más alejadas del Círculo Consciente de la Humanidad es algo
inconmensurable que no se puede comparar con nada que ofrece la vida. Realmente, en
comparación con todos los asuntos y situaciones de la vida carecen de valor. Y así pudiéramos
recordarnos a nosotros mismos y nos recordáramos y estuviéramos en contacto con el Tercer
Estado de Conciencia ya lo sabríamos; y, al saberlo, sabríamos asimismo que nuestra vida está
por encima de nosotros, y no detrás ni delante de nosotros —un conocimiento que desplaza el
sentimiento acostumbrado de sí mismo que es horizontal y no vertical. Por horizontal quiero
decir que se basa en la línea horizontal de pasado, presente y futuro, y así en nuestra idea del
tiempo: y por vertical quiero decir que se basa en una escala, y está por encima y debajo, en
niveles superiores y niveles inferiores, y así se basa en valores que no se vinculan con el
tiempo sino con estados. De esta última condición tenemos escaso sentido o un sentido que no
es coherente. Pensamos en ayer y anteayer en función del tiempo, no en función de nuestros
estados interiores en aquellos días. No pensamos que anteayer estábamos en un estado de
insondable sueño sino que ayer tuvimos un instante de despertar. Porque pensamos en función
del tiempo, nuestra memoria de los estados es tan escasa. Al parecer adoramos el tiempo.
Decimos que el tiempo es dinero y hablamos de nunca perder el tiempo. Lo valoramos
altamente, pero no parecemos valorar los estados. Todo lo valioso es barrido por el tiempo.
Empero, ese instante de despertar que usted tuvo ayer tendría que haber sido puesto en el
cuarto de su memoria interior que está fuera del tiempo y colocado en estantes, dispuesto
verticalmente en una escala de valores. Tales momentos logran eventualmente elevarnos. Nos
permiten recordarnos fuera del tiempo y sus cuitas.
Que sea claro o no, consideremos qué clase de conciencia tiene el Hombre Equilibrado.
Entendemos que su conciencia- no puede ser unilateral. Por lo tanto pensaremos en él como
en algo bilateral, u otro-lateral en lo que concierne a la conciencia. Ha de haber
experimentado, trabajando sobre si, un acrecentamiento de conciencia. Su autoconciencia, su
percepción de sí, deben haberse ensanchado. O diríamos más bien, modificado, cambiado.
Esto significa que en este caso el acostumbrado "sentimiento de sí mismo" se ha desplazado
de su posición central y un nuevo sentimiento de sí ha ocupado su lugar; y ello ha ocurrido

19
porque ha incrementado su percepción de sí. Ha llegado a ser más consciente de lo que hay en
él, de lo que no había admitido completamente, o tal vez de lo que había negado con
vehemencia. Cuando se niega con vehemencia hay que observarse y si se nota que se lo hace
a menudo, tomar una exposición de tiempo. Ahora bien, las frases usadas para describir el
Tercer Estado de Conciencia son "Percepción de Sí", "Conciencia de Sí" y "Recuerdo de Sí".
Vemos que el Hombre Equilibrado debe ser mucho más consciente de sí para equilibrar su
conciencia de sí unilateral —esto es, su percepción de sí debe acrecentarse y con ella su
conciencia de sí—. Cuando en su caso ha tenido lugar el desplazamiento del acostumbrado
"sentimiento de sí" y la unilateralidad ha sido reemplazada por la bilateralidad o la otra-
lateralidad, entonces habrá alcanzado el equilibrio. Tal equilibrio debe por cierto caracterizar
al Hombre Nº 4. Ya no recordará más los sentimientos conectados con su anterior
unilateralidad o su estado de desequilibrio. Por una extensión de la conciencia ya no derivará
más sus sentimientos de sí mismo según lo que es falso o imaginario en él mismo —esto es,
desde la Falsa Personalidad o el "Yo" Imaginario—. Y viendo en sí mismo muchas de las
culpas que achaca a los otros, como también algunas peculiaridades propias, sus sentimientos
hacia los otros cambiarán por completo. Mientras todo esto tiene lugar gradualmente, a veces
sentirá que está perdiendo algo valioso. La vida ya no tendrá el mismo sabor. Pero si un
hombre o una mujer cambia, es imposible que la vida tenga el mismo sabor. Si lo tiene,
entonces el hombre o la mujer no ha cambiado. Esto es muy cierto. El cambio de ser significa
el cambio en todo. No se puede cambiar y seguir siendo el mismo. El hombre que alcanza el
nivel del Hombre Equilibrado no puede seguir siendo lo que era. En lo que respecta a su ser,
no puede ser lo que ha sido. Lamentar lo que se ha sido, en vista de este Trabajo, sólo puede
alimentar la auto-conmiseración. Creo que todo remordimiento acerca del pasado que es sólo
remordimiento es regresivo o llega a serlo muy fácilmente. Cuando al cambiar cambia nuestro
sabor, se descubren nuevos sabores, más finos y sutiles. El identificarse poco a poco
desaparece. Esto significa una purificación del Centro Emocional y, por lo tanto, de los
diferentes sentimientos. Así el Hombre Equilibrado no se verá atormentado por los mismos
sentimientos y emociones que infestan la vida del Hombre Nº 1, 2 y 3. Mediante la auto-
observación, mediante una creciente percepción de sí, mediante una incrementada conciencia
de sí mismo, mediante el atribuirse a si mismo lo que le sucede en lugar de achacarlo
mecánicamente a los otros, se convierte en una diferente clase de hombre designado en este
sistema como Hombre Nº 4.
Ahora bien, si nos concentramos en estos pensamientos, prestando interés a ellos, seremos
capaces de reflexionar sobre la naturaleza del Hombre Equilibrado y sobre nuestra propia
situación, comparándola con la de él. Por medio de esta comparación podremos percibir más
claramente lo que es necesario pedir y estimar donde hemos de trabajar sobre nosotros
mismos. Porque si no pedimos nada, nada lograremos. Eso está en la naturaleza del Universo,
que puede pensarse como una respuesta a la súplica.

Great Amwell House, 8 de diciembre de 1951


LA IDEA DEL HOMBRE EQUILIBRADO II —EL SENTIMIENTO DE SÍ

Hemos visto que, para llegar a ser el Hombre Nº 4 u Hombre Equilibrado, la conciencia de sí
debe acrecentarse como también el desarrollo de los centros. Hemos visto que, con un
acrecentamiento de conciencia de sí, el sentimiento de uno mismo está sujeto a modificación.
Es el acostumbrado sentimiento de sí lo que contribuye a nuestro desequilibrio. Estos son
puntos muy importantes. Con el sentimiento de uno mismo que se tiene ahora no puede haber
transformación de sí, porque, como dije, es el sentimiento de uno mismo lo que nos mantiene
en el lugar en donde estamos, hablando psicológicamente. Es difícil de comprender que esto

20
es así. Uno no se da muy bien cuenta de la existencia de ese sentimiento de uno mismo y de
qué modo esto nos limita. Ahora bien, un hombre equilibrado posiblemente no tiene el mismo
sentimiento de sí que tenía anteriormente porque su conciencia de sí se ensanchó. Ha perdido
su alma en un nivel y la halló en otro nivel de su ser. No obstante, nos aferramos a nuestro
sentimiento de nosotros mismos y por cierto no nos damos cuenta de ello. Les aconsejo tratar
de observarlo tan a menudo como puedan. Nos ayuda a interrelacionar muchas cosas del
Trabajo.
Tomemos un ejemplo, y sigámoslo paso a paso. Alguien habla y se comporta de una manera
que provoca en mi un violento resentimiento. Le replico con amargura. Abro un sinnúmero de
armarios repletos de amargos recuerdos cuidadosamente conservados. Sigo y sigo culpando a
dicha persona, no puedo dormir, etc. Esta es la manera de vida. La manera de Trabajo es
diferente. Primer paso: observo que soy violento y amargo. Esto es una cosa muy diferente de
ser violento y amargo. Deja penetrar un rayo de luz —esto es, mientras antes era inconsciente,
estaba identificado con mi estado, tengo ahora una ligera conciencia de dicho estado—. Noto
asimismo y recuerdo algo de lo que estoy diciendo y digo de costumbre. Segundo paso:
recuerdo que carece de importancia quién tiene la culpa, yo soy el culpable por ser negativo.
Si valoro el Trabajo, éste me ayuda a cambiar de frente y buscar la causa en mí mismo y no en
dicha persona. Tercer paso: debo preguntar qué es lo que está relacionado con el
acostumbrado sentimiento de mí mismo, aquello que está tras el estallido. Reflexiono en esa
quietud y relajamiento que sobreviene cuando se presta sinceramente una atención dirigida a
sí mismo. Porque la causa está en algo que incluyo en el habitual sentimiento de mí mismo: o
está en algo que no incluyo en ese sentimiento de mí mismo. Ocupémonos del primer caso —
a saber, me enfurecí tan violentamente porque algo que incluyo en el sentimiento de mi
mismo ha sido herido—. Reflexiono en lo que se dijo y se hizo. Decido que se criticó mi
eficiencia. ¿Tengo, pues, un retrato de ser eficiente y ésta es una parte componente de mi
acostumbrado sentimiento de mí mismo? No me había dado muy bien cuenta de ello. Con el
correr del tiempo llego a tener cada vez más conciencia de que esto es así. Hasta ese punto
acreciento mi conciencia de las fuentes de mi acostumbrado sentimiento de mí mismo. Luego
mi tarea es clara. Debo advertir dónde no soy del todo eficiente e incluirlo lentamente en mi
sentimiento de mí mismo. Ahora bien, esto cambiará ligeramente mi sentimiento de mi
mismo. ¿Por qué? Porque mi conciencia de mí mismo se acrecentó. Y me veré también
liberado de ser tan susceptible en esta dirección, por haber incluido lo opuesto.
Consideremos otra posibilidad, a saber que la causa radica en algo que no incluyo en el
habitual sentimiento de mí mismo. Estará por lo tanto en las tinieblas —esto es, el
inconsciente—, lado de mi mismo. Ahora bien, si esto es así tenderé a proyectarlo a los otros.
Reflexionando descubro que dicha persona siempre me irrita, prescindiendo de si me critica o
no. Hay algo en ella que no puedo soportar. Aun no estando presente, me molesta. ¿Por qué
no puedo descartarla? Empiezo a sospechar cuál es la razón. No la puedo descartar porque de
algún modo ella es yo. Pero cómo puede ocurrir esto, si no la quiero en absoluto y me quiero
tanto a mí mismo. Pues bien, es en verdad extraño, pero la razón estriba en que el amor de sí
no quiere admitir esta parte de mí en mi conciencia. No lo incluiré en mi sentimiento de mí
mismo. La solución es fácil. Proyecto simplemente ese desagradable lado de mí hacia
adelante y lo veo como si fuera otra persona que se le parece mucho. Así ocurre que las faltas
que más nos disgustan en los otros son por lo general las que desplegamos nosotros mismos
sin tener conciencia de ellas. Por cierto parecería como si se hubieran tomado todas las
precauciones para impedimos despertar a lo que somos realmente. Esta primera etapa en la
regeneración, o en el nacer nuevamente, no en la carne sino en el espíritu, es precisamente el
despertar a lo que somos realmente, y es tan sólo posible por medio del acrecentamiento de la
conciencia de uno mismo. Pero acercarse a esa primera etapa fue hecho deliberadamente muy
difícil. Hay por doquier pozos, trampas, barreras, muchos mojones y callejones sin salida. Y

21
además de todo ello, las más extraordinarias ilusiones sobre nosotros mismos nos son
inyectadas diariamente desde nuestra primera niñez, con el añadido de muchas persuasiones
estúpidas que casi sumergen nuestra percepción de la verdad. A este respecto, ¿no dirían
ustedes que el poder de la auto justificación, tan vigilante e inagotable, no fue designado para
ayudar nuestro despertar? (A propósito, ¿por qué los diablos son tan inagotables?)
Retornando a nuestro tema: He llegado hasta el punto de pensar que la causa de mi estallido
se relaciona con cosas mucho más profundas que una afrenta a mi retrato de ser eficiente,
porque esa persona despierta mi ira de tantas otras maneras. De hecho, ahora admito que
estoy proyectando hacia dicha persona algún lado desagradable de mi mismo que no quise
recibir en mi conciencia. Otros pueden haberlo descubierto, pero no yo: y en verdad nunca fue
incluido en mi sentimiento de mí mismo. Otra vez más mi tarea es clara. Debo estudiar
aquella persona a la luz de que es alguien en mí que ignoro. En general, ella es el opuesto a lo
que está incluido en mi habitual sentimiento de mí mismo: y cabe entender aquí que tal vez
posea cualidades cuya necesidad siento mucho. A medida que la admito en mi conciencia
llegará a ser entero, en lugar de ser parcial. Esto es algo maravilloso. Y claro está, el
sentimiento de mí mismo cambiará por completo.
Hemos de emplear todos los medios, métodos, artificios e invenciones para acrecentar la
conciencia de nosotros mismos con el fin de acercamos al nivel del Hombre Equilibrado. Dije
artificios e invenciones deliberadamente. A veces uno puede sorprenderse a sí mismo y otras
espiarse. Esto no es exactamente lo mismo que observarse a sí mismo, o más bien, es una
forma de prestarse atención, como también de espiarse. A propósito, prestarse atención nada
tiene que ver con criticarse a sí mismo; es lo mismo que advertir casualmente un transeúnte en
la calle. Pero en todos los casos se apunta a acrecentar la conciencia de uno mismo, pues
cuando esto sucede el sentimiento de uno mismo se modifica, y uno lo sabe y agradece a
Dios. Ahora bien, recuerden, la razón por la cual se modifica es que incluyen en su conciencia
de sí cosas que no habían incluido antes y así el anterior sentimiento de sí tiene que cambiar.
Ténganlo presente. Vivimos en una casa con las persianas cerradas. Un poco de luz penetra en
ella. Esa luz la llamamos plena conciencia: y así nosotros, un montón de imbéciles, que
vivimos en una oscuridad casi total, hacemos de nuestra vida un terrible embrollo y no
sabemos usar o no usamos correctamente los centros que pueden armonizar con centros que
están siempre en actividad. Como lo señaló una vez Ouspensky: "Vivimos en una casa llena
de máquinas muy delicadas y maravillosas. A la luz de una solitaria candela intentamos
hacerlas funcionar sin saber nada acerca de ellas. Si una cosa anda mal, la culpa siempre es
ajena."
No vayan a creer que esas palabras de Ouspensky son exageradas. Si necesitan una prueba,
miren en torno de ustedes —si son incapaces de mirarse a si mismos—. Ahora bien, abrir las
persianas suele lastimar al principio. Luego se puede soportar algo más de luz y después cada
vez más. Lo que se creía que era uno mismo empieza a parecerse a una prisión situada muy
lejos, en el valle que está a nuestros pies.

Great Amwell House, 15 de diciembre de 1951


NUEVO COMENTARIO SOBRE LA CONCIENCIA Y CONSIDERACIONES
PRELIMINARES SOBRE EL SIGNIFICADO DEL ALMA

Primero, seguiremos ampliando la enseñanza sobre la conciencia. A este respecto, como


hemos visto, el Trabajo dice que vivimos en una oscuridad relativa —como si estuviéramos
alumbrados por la luz de una solitaria candela, entre complejos instrumentos, cuyo uso no
comprendemos exactamente—. Esos instrumentos son nuestros centros corrientes y las partes
de esos centros, cada cual con su propio uso. Un hombre completo es por tanto la encamación

22
de todos esos usos. Cabe ver, pues, que el hombre completo está muy lejos de nosotros. Lo
vemos, al menos, a condición de no ser autocomplacientes e ignorantes de nuestras
innumerables deficiencias. La ignorancia, a propósito, es citada en la literatura esotérica como
uno de los vicios más mortales. Ningún hombre ni ninguna mujer habrían de estar satisfechos
de sí mismos. Me refiero aquí a la muerte psicológica, que es mucho más de temer que la
muerte del cuerpo. El Trabajo dice que nos encontramos con los muertos por doquier,
andando por las calles, descansando en las casas, trabajando en las oficinas, en los tribunales,
en los cines, en los clubes, en las iglesias, de hecho, por todos lados —los muertos vivientes
—. Este escandaloso orden de cosas no nos es revelado mientras no tengamos una vislumbre
de nosotros mismos. Al mirarnos al espejo, ¿estamos seguros acaso de no estar viendo un
muerto, o al menos un moribundo? —extraña pregunta—. La muerte del cuerpo es necesaria.
El cuerpo está destinado a morir. Pero no estamos destinados a la muerte psicológica y es a
esta clase de muerte a la que me refiero. Ahora bien, el acrecentamiento de conciencia lo
impide. Luchar contra la propia ignorancia mediante esfuerzos nos ayuda. Pero el
acrecentamiento de la propia conciencia ayuda aún mas y esto exige otra clase de esfuerzos.
Cuanto más amplia es la conciencia de uno mismo, tanto mayor es el poder de recepción. Un
"uno mismo" estrecho y lleno de prejuicios no recibe gran cosa. Esto hace que vencer la
ignorancia mediante esfuerzos, digamos, el estudio, sea casi imposible. La persona no se
interesa. Falta espacio en ella. Pero, claro está, sobra espacio. Su "uno mismo" carece de
espacio. Pero si acrecienta la conciencia de sí y por ello mismo pierde su anterior sentimiento
de sí, también se acrecentará su poder de recepción. ¿Cabe decir entonces que siempre lo
sabíamos? No lo creo. Se requiere una considerable reflexión para captar su significado.
Ahora bien, el Trabajo dice que tal como somos no oímos los continuos mensajes enviados en
la forma de vibraciones de alto nivel por el Centro Mental Superior y el Centro Emocional
Superior. Cuando dice que no los oímos, lo que quiere decir en realidad es que nuestros
centros ordinarios —esto es, nuestros centros inferiores— no las captan. El término Centros
Superiores implica la existencia de centros inferiores. Estos últimos no son receptivos a los
primeros. Debido al estado de los tres centros inferiores, nuestros poderes de recepción son
limitados. Es por esta razón por la que el Trabajo dice que nuestra tarea estriba en preparar los
centros inferiores para la recepción de las vibraciones de los Centros Superiores. Por lo tanto
debemos estudiar mediante la auto-observación el estado -de nuestros centros inferiores, y
esto se llama la primera línea de trabajo —a saber, el trabajo sobre sí—. Trabajar sobre
nosotros mismos significa trabajar sobre nuestros centros inferiores —sobre su estado, su
condición, su accionar equivocado—. Con una sola candela que da luz no los podemos ver. La
auto-observación deja penetrar más y más luz. Por eso el Trabajo se inicia con la observación
de sí. Ahora bien, la condición de nuestros centros inferiores no sólo hace que no sean
receptivos a los Centros Superiores, sino que esta condición es tal que sería peligroso
recibirlos. El estado del Centro Emocional, por ejemplo, saturado de la emoción del
identificarse y las emociones negativas y las auto-emociones, es tan malo que si las
vibraciones provenientes de los Centros Superiores obraran sobre él le causarían danos
terribles. Tan sólo mediante su gradual purificación pueden ser recibidos más o menos
directamente los rastros de la acción de los Centros Superiores. Aun así se necesita que un
transformador se interponga y disminuya el alto voltaje que pertenece a los Centros
Superiores para que los centros inferiores no. se fundan.
Ahora bien, una emoción negativa conduce un significado equivocado como lo hace
necesariamente una mentira. Pensar equivocadamente, desde ideas e ilusiones equivocadas,
exige metanoia, un firme y resuelto cambio de la mente por medio de nuevas ideas. Sentir
equivocadamente mediante emociones negativas, identificarse y el amor de sí requieren
mucha observación, un trabajo personal constante y una decisión inteligente. (Nada es más
fácil que ser negativo.) Esto hace que sea posible que esos centros puedan soportar voltajes

23
más altos. Tengan la certeza que los recibirán una vez que han sido preparados —si prefieren,
basándose en el principio que la Naturaleza aborrece el vacío—. Y así proseguirá el proceso
etapa tras etapa. Hay y debe de haber un transformador en la casa de tres pisos de nuestro ser.
Aunque modifique su razón para que podamos recibir más, me imagino que nunca seremos
capaces de soportar los altos voltajes de los influjos provenientes de los Centros Superiores.
En todo caso, toda la vida depende de la recepción, porque todo es recepción. Toda la
Naturaleza es recepción. Pero fuimos creados para recibir mucho más que las vibraciones de
la luz proveniente del Sol. Ahora bien, si todo aquello que el "uno mismo" en nosotros no
incluye es llevado gradualmente a la conciencia, nuestra recepción se acrecienta
correspondientemente. El "uno mismo" al cual se aterra cada persona en este momento (sin
darse muy bien cuenta de ello) deja su lugar a un sí más amplio que llega a convertirse
gradualmente en el SI. Desaparece este estrecho, hipersensitivo manojo de orgullo, prejuicios,
vanidad, ilusiones y actitudes equivocadas que forman el "uno mismo". El SI emerge como un
cuadro que fue restaurado en su integridad por la limpieza. La capacidad de recepción se
acrecienta entonces grandemente —esto es, se reciben mucho más influjos de los Centros
Superiores—. Pero se pierde, desde luego, el anterior sentimiento de uno mismo, porque no se
es la misma persona artificial a la cual tanto se aferraba uno y de la que tanto se sufrió por
considerarla nuestro verdadero sí. No sólo esto. El anterior "uno mismo" ya no tiene más
poder sobre nuestra persona. Se advierte el proceso por no dar tanta importancia a las cosas.
Esto significa que el manojo de cosas sensitivas que se creía que era uno mismo se mezcla
con el resto de nuestra persona y pierde su contorno. Ahora bien, el Trabajo enseña que
tenemos un alma pero que es pequeña y debe desarrollarse para que pueda incluir mucho más
de lo que ahora incluye. Tal como es el alma subdesarrollada, nos enseña, no es más que un
punto movedizo de la más intensa y violenta identificación. En una palabra, en el lugar en que
una persona está más identificada, allí está su alma. El desarrollo del alma se produce por un
ensanchamiento de esto. Aquí se ve en seguida una conexión con el ensanchamiento de ese
"uno mismo" que nos posee, tal como somos, pero deja de hacerlo cuando se desvanece en el
SI total. Por lo tanto cabe pensar que la frase "En paciencia poseeréis vuestras almas" nada
tiene que ver con el significado que se le atribuye habitualmente. La gente cree que significa
que debemos poseer nuestra alma en paciencia. No quiere decir nada de esta suerte y es mera-
mente un ejemplo de la degradación de significado de todas las observaciones esotéricas en el
Nuevo Testamento. Nos señala que tal como somos no poseemos nuestra alma sino que
nuestra alma nos posee, y sólo por medio de un trabajo prolongado y paciente podemos
poseerla, y la naturaleza de este trabajo paciente es lo que hemos estado estudiando —a saber,
el acrecentamiento de la conciencia de uno mismo que conduce- al surgimiento del amplio SI
que se distingue del estrecho uno mismo o seudo si. Luego consideraremos nuevamente la
identidad del Alma desarrollada y el SI, y el resultante acrecentamiento de recepción de las
vibraciones desde los Centros Superiores.

Great Amwell House, Navidad de 1951


NOTA SOBRE LA TENTACIÓN

En una pequeña reunión celebrada aquí el miércoles pasado se discutió la naturaleza de la


tentación, que surgió de una observación hecha recientemente según la cual sólo con respecto
al Trabajo cabe decir que podemos ser tentados y que las otras tentaciones no lo son en
realidad porque resultan de una conclusión predeterminada. Ahora bien, la tentación es
necesaria en el Trabajo. Si las gentes sienten que nunca son tentadas con respecto al Trabajo,
éste no les permite ponerse de acuerdo entre sí. Tal vez trabajen como en un sueño, y así
soñarán meramente que están trabajando. O quizás no vean vínculo alguno entre el Trabajo y

24
su vida, manteniéndolos en dos compartimientos separados. O tal vez sólo hagan sonar Do en
la octava del Trabajo, manteniéndolo en algún grado de valoración, pero sin hacer sonar Re y
por lo tanto en la incapacidad de sonar Mi. Porque si no se aplica el Trabajo a uno mismo, que
es Re, ¿cómo es posible llegar a darse cuenta de las dificultades personales en el Trabajo, que
es Mi? En tal caso no se experimentará el significado de ser tentado con respecto al Trabajo.
Ahora definiremos provisionalmente la tentación como un estado en el cual tiene lugar una
lucha en uno mismo para saber quién ejercerá el dominio. Hablando en función de los "Yo",
es una lucha entre diferentes "Yo". Hablando en función del deseo, es una lucha entre
diferentes deseos. El resultada de esa lucha es lo que se hace. A esto lo llamamos nuestra
voluntad o nuestra elección deliberada, y otras cosas parecidas, en caso de estar sujeto a una
auto-decepción y una auto justificación automáticas, siendo así de grosera fibra psicológica. Y
una vez que se hace lo que fuere según el resultado, la tentación cesa. Pero si una persona es
de un material más fino, se da cuenta interior y secretamente que en realidad no tomó
resolución alguna y que todo fue resuelto para ella. En otras palabras, no hubo tentación. Tal
vez hubo ansiedad pero no tentación. Ahora bien, si lo consideramos en función de una lucha
entre diferentes "Yo", el resultado es. en realidad una componenda entre los "Yo", tal como
sucede en política entre diferentes partidos. Considerado en función de diferentes deseos, el
resultado es en realidad la resultante de esos deseos, a semejanza de la resultante de fuerzas
que actúan en diferentes direcciones en mecánica. En suma, la cosa fue una conclusión
predeterminada. No fue decisión, sino componenda o resultante. En otras palabras, era
mecánico. Como se dijo, tal vez hubo ansiedad o hasta dudas y la transitoria aparición de
algunas resoluciones fantasmales, pero la cuestión se solucionó mecánicamente. Ahora bien,
no s« puede atribuir a una máquina el poder de ser tentado. ¿Cómo puede ser tentada una
máquina? Cuando en un automóvil se rompe un engranaje nunca se dice que tuvo la tentación
de hacerlo. Si una persona lo hace, utiliza un lenguaje equivocado. Les pediré ahora que
consideren el caso del Hombre. El Trabajo dice que el Hombre dormido es una máquina.
¿Cómo puede tentarse? Decirlo es usar un lenguaje equivocado. Pero si se habla de un
hombre que está despertando del sueño, la cuestión es diferente. Tal hombre puede ser
verdaderamente tentado. De hecho, es tentado, porque de otro modo no puede seguir
despertando. Ahora bien, un hombre que esta despertando no es del todo una máquina. Una
máquina carece de psicología, pero el hombre que está despertando empieza a tener una
psicología y así puede ser tentado. A este respecto, en una oportunidad en que se le hacía a G.
una pregunta acerca de la psicología del hombre, replicó:
"El hombre a quien usted se refiere no tiene psicología. Es una máquina. Para estudiar una
máquina, no es necesario hablar de psicología. En una máquina todo es cuestión de mecánica
y nada más. Basta estudiar a dicho hombre como se estudia una máquina y se sabrá
exactamente cómo se comportará en diferentes circunstancias." Eso es lo que dijo G.,
sucintamente. Nos muestra una de las razones por la cual tantas veces dijo: "¿Qué clase de
hombre?" cuando se refería a una persona. Olvidamos las siete categorías de Hombre y sólo
pensamos demasiado fácilmente en el HOMBRE contemplado abstractamente en lugar de
"qué hombre".
Ahora bien, si nos referimos a lo que es bueno y lo que es malo para el Trabajo, se nos enseña
que todo lo que nos hace caer en el sueño es malo. Sólo es posible observar lo que nos hace
caer en el sueño cuando se tiene un asidero en el Trabajo dentro de sí —esto es, cuando se
tiene dentro de sí algunos "Yo" que no se interesan mucho por las cosas que están en venta en
la vida—. Esos "Yo" se reúnen en el nivel del Yo Observante y su número sólo se acrecienta
gradualmente. Ligeramente por debajo de ellos está la multitud de "Yo" de vida sobre los
cuales el poder de desapego inherente al sentido interior llamado Yo Observante nos permite
ver —al principio confusamente—. Muchos de esos "Yo" no son en realidad "Yo" de vida y
tienen que ser rescatados de las aguas. Se podrá lograrlo si "el calor del Trabajo" en uno

25
mismo llega a ser igual al "calor de vida", tal como lo dice un antiguo autor. El calor significa
amor. Verán que escribo el estado del hombre que está despertando, el hombre que empieza a
tener psicología y no es una mera maquinaria. Ese hombre tiene algún poder de elección. La
elección se hace en dos niveles. Dos niveles comienzan a formarse en él —el nivel de Trabajo
y el nivel de vida—. Dos clases de "Yo" se están ordenando en él —los "Yo" de Trabajo y los
"Yo" de vida—. En lugar del desorden, el orden se establece en él. Ese es el poder que está
tras el Trabajo; y, cabe subrayarlo, en él el poder del Trabajo depende únicamente de su
propia e íntima valoración secreta del Trabajo. La vida no logra ni puede lograr en él ese
orden. Es por eso por lo cual el Trabajo siempre existió, en una forma u otra, según convenía
a la época. Ahora bien, la fuerza de vida, y su manera muy inteligente y muy sencilla de
hipnotizar a la gente y de mantener a la humanidad dormida, nos distrae continuamente para
que olvidemos de hacer el Trabajo. Pero podemos hacer el Trabajo. Es la única cosa que
podemos hacer. Así poseemos el poder de elección. Y así podemos ser realmente tentados,
sólo porque tenemos dos niveles en lugar de uno y podemos actuar desde un nivel o desde el
otro. Así, durante muchos años, somos tentados de esta manera y cedemos casi siempre a la
vida. Después de mucho tiempo comenzamos a ceder más al Trabajo, pero todo esto suele
suceder mucho más tarde.

Great Amwell House, Año Nuevo, 5 de enero de 1952


ACERCA DEL RE QUE SUENA —NOTA SOBRE EMPEZAR EL TRABAJO

Muchas veces la gente que ha escuchado varios años la enseñanza del Trabajo no comprende
qué significa trabajar sobre sí. Oyen con sus oídos pero no escuchan cosa alguna con su
mente. En muchas oportunidades O. dijo que las gentes sólo oían las palabras que estaban
diciendo, pero que no trataban de prestar atención a su significado. Decía que estaban
perdiendo el tiempo. En las charlas cotidianas, sin embargo, apenas prestamos atención a las
palabras que usa otra persona, pero sí a su significado. Escuchamos el significado; el
significado habla al significado, no las palabras. Ahora bien, el significado está situado en un
nivel más alto que las palabras. Esto nos lo demuestra el hecho que el mismo significado
puede ser expresado en diferentes palabra? y asimismo en las palabras de un idioma
extranjero. En este caso las palabras son totalmente diferentes. Pero el significado será el
mismo. El significado, pues, está situado en un nivel más alto que las palabras y es así
anterior a las palabras. Ahora bien, con el fin de hacer que la comunicación sea más práctica,
aprendemos un lenguaje especial llamado el lenguaje del Trabajo. El Trabajo utiliza palabras
especiales con significados especiales, tales como Identificarse, Consideración Interna,
Recuerdo de Sí, Emociones Negativas, Auto-observación, Sueño, Sentimiento Equivocado del
Yo, Despertar, Muerte, Re-nacimiento, Yo Real, Mecanicidad, Rasgo Principal, Falsa
Personalidad, Ser, Esencia, Multiplicidad, Niveles, Octavas, Escala y muchas otras. Todas
esas palabras significan algo definido. Como palabras, pueden ser registradas y recordadas.
Pero éste no es el propósito de este lenguaje especial. Oír a dos personas, que no son
exactamente amigas, hablar la una con la otra, usando las palabras de Trabajo sin
comprenderlas y tratando una de silenciar a la otra, es algo que debe evitarse. Nos tienta a
pensar que el Trabajo ha de ser pura insensatez. Pero desde luego, lo que lo convierte en
insensatez es tal charla. Es tomar en vano el Nombre del Trabajo. Ahora bien, esta expresión
cuando se refiere a Dios —a saber, "No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano"— no
se refiere a las palabras en sí sino a su significado. Profanar el Nombre de Dios es degradar la
calidad del significado de Dios —y así abaratar lo que es más elevado en uno mismo y por lo
tanto herirse, porque las actitudes equivocadas nos hieren. Esotéricamente, el nombre
representa la calidad, y cuanto más alta es la calidad, más grande es el significado. Ahora

26
bien, la calidad de las palabras de Trabajo se degrada mucho cuando se usan de un modo
cualquiera, ora una palabra, otra la otra, sin una verdadera valoración del significado especial
de cada una. Entiendan que hacer malabarismos con ellas y usarlas sin destreza alguna con el
fin de contestar a una pregunta no es pensar. Hay escondida una gran densidad de significado
especial en cada palabra del Trabajo. Debido a esa densidad, a medida que uno crece en
comprensión, su significado crece y nos acompaña. Las palabras llegan a significar más y
más, del mismo modo que los Evangelios significan cada vez más a medida que nuestra
comprensión del Trabajo se acrecienta, probándonos así que el Trabajo es verdaderamente
Cristianismo esotérico. Pero aquí está lo que hemos de comprender y comprender una y otra
vez —a saber, que el significado de las palabras del Trabajo nunca podrá comprenderse a no
ser que se trabaje sobre algo definido en uno mismo—. Es lo mismo para todos nosotros.
Ahora bien, puesto que son tantos los que no comprenden lo que significa trabajar sobre si,
repitamos que tal cosa no existe. Ya se lo dijo antes muchas veces. Quiero decir, si me dicen
que trabajan sobre sí, esto no tiene significado alguno para mi. Pero si me dicen que una
persona está trabajando sobre algo muy definido que ha observado claramente en si misma,
entonces me alegra oírlo. Tal vez lo haya observado ya en mí mismo. Porque no cuesta nada
descubrir que una persona trabaja sobre algo definido. Su aspecto es diferente. Los ojos y la
expresión del rostro y la voz se modifican. Toda la atmósfera de la persona cambia. No hay
necesidad de decir a alguien ni de decirme qué es esa cosa definida que dicha persona ha
observado en sí misma y sobre la cual está trabajando. Conviene más guardarla en la quietud,
en el silencio. Quiero decir: conviene más no hablar en uno mismo acerca de ello, y así no
permitir que los "Yo" de vida lo sepan y empiecen a discutir, sino sólo permitir que lo sepan
los "Yo" de Trabajo. Porque entonces esos "Yo" nos recompensarán secretamente. Es lo que
quieren decir los versículos 3 y 4 en Mateo VI:
"Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha, para que sea
tu limosna en secreto; y tu Padre que ve en lo secreto te recompensará en público."

Por alguna razón extraordinaria la última línea dice: "Tu Padre que ve en secreto te
recompensará en público." No hay mención alguna de en público ni en el texto griego ni en el
latino de la Vulgata. Cuando hacemos alguna cosa por amor al Trabajo —es decir, mediante
los "Yo" de Trabajo en uno mismo— se recibe la recompensa en secreto, la que puede tomar
la forma de destellos de Recuerdo de Sí o destellos de emoción positiva y ciertos estados de
paz interior. Ser recompensado en público significa, al punto, que la recompensa entre en el
merecimiento de sí y así en la Personalidad.

Great Amwell House, 12 de enero de 1952


EL CENTRO MAGNÉTICO

Se dijo recientemente que una vez que se logró la valoración del Trabajo ya no se necesita
más el Centro Magnético. Es necesario comprender que una cosa debe ser útil en un lugar,
pero inútil y hasta un impedimento en otro. Nada es valioso en sí sino sólo en relación con
otras cosas. Ahora bien, ¿se les ocurre a ustedes algo que sea valioso en sí? Piensen un
momento. (Piensen ahora en una cosa que es útil en un lugar pero que es inútil y hasta un
impedimento en otro lugar.) Nos han enseñado que el Centro Magnético es valioso en su
lugar. Si es bastante fuerte puede conducirnos de la vida al Trabajo. El Sr. Ouspensky
desarrolló un fuerte Centro Magnético y para usar su lenguaje, fue "en búsqueda de lo
milagroso". No encontró lo que deseaba en la India. A su regreso encontró el Trabajo. Ahora
bien, el Centro Magnético es el poder de distinguir dos clases de influencias totalmente
diferentes con las cuales uno se encuentra en la vida. Se llaman las influencias A y las

27
influencias B. Las influencias A son creadas en la vida. Son los intereses en los negocios, la
política, la guerra, el deporte, el rango, el poder, las intrigas, la maledicencia, las
innumerables formas de juego, y otros intereses tales como el alimento, la bebida, el dinero, la
ropa, la publicidad, y así sucesivamente. Somos dominados por una u otra o varias de esas
influencias a través de nuestras actitudes. Son nuestras actitudes las que nos conectan con
ellas como por hilos invisibles. Reflexionen sobre este particular y presten atención a sus
intereses. Esas influencias (creadas en la vida y llamadas influencias A en el Trabajo)
mantienen el hervor de la olla. Esto es, mantienen a la humanidad en movimiento. Mantienen
a las gentes girando en redondo, siempre pensando que van hacia algún lado, hacia alguna
meta. Mientras no despertemos un poco, pensamos lo mismo; suponemos que la vida nos
lleva hacia algún lugar; imaginamos ir hacia alguna meta. Por cierto lo hacemos; pero no
hacia aquella que esperamos. Así no vemos nuestra verdadera situación; no valoramos sus
peligros; no vemos que estamos viviendo en lo que el Trabajo llama el Vestíbulo de los
Espejos y que no vamos en dirección alguna ni tampoco hacia ningún lugar. Los espejos están
dispuestos de tal manera que nos producen la idea de ir en dirección recta. En realidad no se
va a lugar alguno; sólo se gira en redondo. Esta es una ilusión sencilla pero muy inteligente.
Pero sólo tiene poder sobre nosotros mientras uno no se examina a sí mismo —y en la vida
nadie lo hace—. Es innecesario para la vida —de hecho, nadie desea observarse a sí mismo
—. Esto se debe a un sinnúmero de sencillas ilusiones, muy inteligentes todas ellas —tales
como "Oh, me conozco de pies a cabeza", o "esta manera de pensar hace que una persona sea
introspectiva —ya sabemos—, son ideas morbosas", "mis ocupaciones no me permiten pensar
en tales cosas. Soy una persona práctica"—. Es una colección muy interesante. Son
merecedores de estudio —quiero decir, en uno mismo—. Si no se las observa —esto es, si no
se las torna conscientes para uno mismo— nos harán mucho daño manteniéndonos dormidos
de diversas maneras, lo cual es desde luego su objeto. Como muchas otras cosas, sólo tienen
poder sobre nosotros mientras no se las lleve a la luz de la conciencia por medio de la auto-
observación. Si se las puede llevar a esa luz, entonces se puede contemplarlas muy
sencillamente del mismo modo que se mira una naranja que está en nuestro plato. Este punto
es más importante de todo lo que pueda decir. Sin embargo, es muy probable que ustedes
empiecen a identificarse y a auto justificarse mucho antes que esto suceda y todo volverá en
las atestadas tinieblas de sí mismos y todo será como antes. Ya ven, las ilusiones son mentiras,
y nadie se cuida de admitir ilusiones o mentiras. Y hay siempre la ilusión-maestra —a saber,
la de no tener ilusiones—. Esta canción de cuna nos adormece. ¿No es acaso muy inteligente?
Enumeren para sí las grandes ilusiones a las cuales se refiere el Trabajo. Vean por sí mismos,
en ustedes mismos, de qué manera sencilla e inteligente todos son mantenidos dormidos y
entiendan cómo es innecesario construir esas vallas alrededor de las ovejas. Ahora bien, un
hombre con un fuerte Centro Magnético ya tiene una parte de todo esto.
Han oído decir a menudo que el Trabajo se inicia al nivel del Buen Amo de Casa. No está
destinado a caprichosos, anormales ni inútiles. Es necesario ser una persona responsable, una
persona educada, una persona de cierta valía, y en lo posible una persona que es, o que está
por volverse, hábil en alguna cosa. Les ruego entender que para que una persona llegue a ser
Buen Amo de Casa en el sentido de Trabajo, no quiere decir que sea propietario de una casa.
El hombre es su propia casa. Se refiere a lo que está en dicha casa. Si los tres pisos tienen algo
en ellos, esto ayuda. Ahora bien, el Trabajo agrega unas cuantas cosas interesantes acerca del
Buen Amo de Casa. Dice que no cree en la vida. Verán que esas cosas están relacionadas entre
sí. Cuanto más fuerte es su Centro Magnético, menos ilusiones tendrá acerca de la vida,
creyendo así menos en ella. Tal vez no habrán observado anteriormente esta conexión.
Ahora bien, para retornar al Centro Magnético, se dijo antes que una vez que Do suena, el
Centro Magnético ha cumplido su trabajo. Se dijo asimismo que aunque nos pueda llevar al
Trabajo, no puede mantenernos en él. Intentará indicar brevemente de qué modo, en verdad,

28
puede llegar a ser un impedimento a menos de soltarlo. En los comienzos del Trabajo el Sr.
Gurdjieff me dijo que pusiera a un lado todos mis libros y no leyese más. Ahora bien, había
estudiado en el pasado la literatura gnóstica, los neoplatónicos, los alquimistas, algunas de las
Escrituras hindúes, los escritores herméticos, la literatura sufí, la Biblia, los místicos chinos,
los escritos de Eckhart, de Boehme, de Blake, de Swedenborg y de otros, y durante algunos
años fui discípulo de Jung. Les digo todo esto a propósito para mostrarles cómo me
sorprendió saber que tenía que prescindir de todos esos estudios. Pero esto no quería decir que
mi estudio había sido vano. Quería decir que ahora, por haber conocido el Trabajo, esos
estudios ya no eran más útiles. Habían desempeñado su papel con la formación del Centro
Magnético. Pero ahora me permitían ver cuan fuerte, claro y coherente era el Trabajo en
comparación. Lo que tenía que hacer ahora era estudiar las ideas y los métodos del Trabajo.
Todo lo útil que había ganado en el pasado ocuparía entonces su lugar. Siento a menudo que
es una lástima que tan pocas personas hayan fortalecido su Centro Magnético con el estudio
previo de las influencias B. El Centro Magnético, sea cual fuere su origen, puede fortalecerse
por el pensamiento y el estudio. Este es el punto principal. Cuanto más fuerte es el Centro
Magnético, mayor será la valoración del Trabajo. Para aquellos que no lo han hecho, no ven al
instante el valor del Trabajo y sus formulaciones únicas. Tienen demasiado pocas cosas para
compararlo. En este caso, necesitan estudiar literatura esotérica algún tiempo después de
haber escuchado y practicado el Trabajo con el fin de ampliar la mente. Las partes esotéricas
del Nuevo Testamento, tales como las Parábolas, son muy valiosas a este respecto y siguen
siéndolo a todo lo largo de nuestro desarrollo. En efecto, siempre que alguien las comprenda
sin la ayuda del Trabajo.

Notas para el lector


1) La antigua educación que daba un fondo de leyendas clásicas y un acercamiento a la
filosofía griega tendía a formar el Centro Magnético. Los modernos textos científicos no lo
hacen.
2) El Trabajo denomina a quienes no son Buenos Amos de Casa, —Vagabundos, Lunáticos y
Hasnamous—. (Existe el Hasnamous de negocios, el político y así sucesivamente, grandes y
pequeños.)

Great Amwell House, 18 de enero de 1952


LA TRANSFORMACIÓN DEL SIGNIFICADO I

DOCUMENTO I
Pensamos torpemente, y las emociones personales nos interrumpen de continuo. Sentimos
resentimiento y nuestro pensamiento se raya y rompe como una pantalla de televisión. G.
decía: "Ustedes siempre piensan, piensan, piensan. Yo miro." Claro está, no estamos pensando
—en verdad, no lo hacemos—. Sentimos que hemos de decir algo en lugar de mirar, digamos,
el árbol. No estamos acostumbrados al verdadero pensamiento. Nuestro pensamiento es tan
torpe —tan desmañado y confuso—, un ordenamiento equivocado de todas las cosas, triunfal,
como un niño idiota que rompe las cosas con placer maligno. Algunas personas sólo tienen un
pensamiento destructor. Otras sólo pueden estar en desacuerdo con todo y califican a ese
proceder de pensar. Algunas siempre dan la razón a las minorías como por una suerte de
terquedad y llaman a esto pensar. Muchas nunca saben en qué están pensando. La mayoría de
las personas llaman pensar al pensar asociativo.
Luego, está la persona cuya teoría vital es por completo equivocada, y todos los pensamientos
resultantes lo son también. Porque si las ideas de nuestros pensamientos son equivocados,
nuestro pensar, que proviene de nuestras ideas, será equivocado. Si se piensa según las ideas

29
del Trabajo, nuestro pensar empezará a enderezarse. Pensar según las ideas del Trabajo en
lugar de nuestras ideas previas es metanoia —esto es, cambiar la mente (no arrepentirse, como
fue equivocadamente traducido)—. Alejarse de nuestras maneras previas de pensar limpia la
suciedad de la mente y se empieza a captar su belleza. La batalla prosigue con altibajos por
largo tiempo. No es en realidad uno mismo quien está luchando. Pero parece como si se fuera
al encuentro de una fase de tentación tras otra —o de prueba, si se prefiere—. Es nuestro
Armagedón. Los refuerzos del pensar natural y de los sentidos siempre se presentan y, al
parecer, nos anegan —y lo lograrán si se cree internamente que la Naturaleza se creó a sí
misma, y que no hay significado, sino que sólo existen fuerzas ciegas, y cosas semejantes—.
Nuestro pensar se invertirá. Entonces nos sentiremos inquietos y desdichados, sólo porque
nada vemos por encima de la Naturaleza. Cuando no hay significado, el hombre enferma
necesariamente y perece. La violencia, la fealdad y la crueldad lo atraen —los significados
más bajos.
El hombre vive por el significado. El Trabajo transmite cada vez más significado a medida
que la mente se limpia de la suciedad del pensar y del sentir equivocados, porque se abre. El
pensar invertido es insensato. Es explicar lo superior por lo inferior. Se dice entonces que la
materia fue primero y que luego de ella surgió la mente. El Trabajo dice que la Mente fue la
primera. Dice, sucintamente, que antes de los comienzos del tiempo, la Mente es, no era, sino
que es, porque era pertenece al tiempo. Indica que la Mente, como el Absoluto, está fuera y
más allá de todo tiempo, y así está libre de todas las imperfecciones del tiempo
experimentadas por nuestro limitado ser. Indica que lo superior crea lo inferior en cada nivel
sucesivo en la total Escala de Ser. Nada se crea a si mismo. Todas las cosas creadas reciben
significado según su nivel de ser, lo cual determina la receptividad de significado. Todos los
significados derivan del Significado Absoluto que es infinito, y así no está en el tiempo y no
es creado. Ser creado es ser limitado, y el Absoluto no está bajo condiciones de límite. El
descenso del significado, de un nivel a otro nivel, de lo superior a lo inferior sucesivamente,
nunca cesa. y es diferente en cada nivel. Debido a ello, esta transformación de significado es
posible, y puede ser experimentada por el Hombre a medida que cambia su nivel de ser.
Donde había visto oscuramente una cosa, ahora ve distintamente miles.
En este Trabajo buscamos la transformación de significado mediante el cambio de sí. Esto es
posible y puede ser experimentado, pero no si nos aferramos a significados anteriores, y nos
entregamos a desenfrenadas auto-emociones y a la critica y sentimiento negativos. La
enseñanza del Trabajo establece una definida línea de trabajo a nuestro nivel. Si se lo practica
sinceramente por un tiempo, empezamos a mirar el pasado con sorpresa por haber vivido por
los anteriores significados. Esto señala el comienzo de un cambio en nuestro nivel de ser
debido a algún grado de transformación de significado.
A medida que nos elevamos en ser, así se transforma el significado. Si retrocedemos, los
antiguos significados regresan. Ese movimiento de subir y bajar prosigue hasta que se alcanza
definitivamente una etapa. Luego empieza nuevamente, para alcanzar así la nueva etapa. En
cada etapa nuevos significados afluyen y los antiguos disminuyen. Empezamos a pensar
diferentemente. Vemos la torpe chapucería de nuestro antiguo pensar —y sabemos que no era
pensamiento en absoluto—. Nos damos cuenta que los movimientos del verdadero pensar son
maravillosamente delicados y silenciosos, que no hay que forzar cosa alguna, ni unir lo que
claramente no le pertenece, ni poner nada fuera de orden o de escala. Vemos la tragedia de
nuestro pensar anterior, la conexión equivocada de las cosas, su cruda violencia, la confusión
cruel de las cosas. También se abre el mismo discernimiento en nuestros anteriores
sentimientos. Pero si persisten los viejos hábitos de mente y sentimiento, nada de eso podrá
tener lugar.

30
Great Amwell House, 26 de enero de 1952
EL PENSAMIENTO CRISTALIZADO

Los pensamientos cristalizados forman las actitudes. Si una persona piensa continuamente de
cierta manera, todos esos pensamientos cristalizan en una actitud. Supongamos que usted
siempre pensó que no le prestaban la atención que merecía. Se ha identificado con ese
pensamiento miles y miles de veces. Con el tiempo esos miles de pensamientos similares
llegan a formar un sólido depósito en la mente. Esto se llama cristalización. Tal cristalización
de pensamientos similares forma una actitud, de modo que tiene en usted una actitud hacia las
demás personas que ha sido formada por haber pensado una y otra vez que los otros no le
prestan la atención debida. Convendrá conmigo que tal cristalización que forma esta actitud
particular no es infrecuente y puede observarse en muchas personas que conoce. Muy bien,
pero ¿y usted? En el Trabajo hay que empezar siempre consigo mismo. ¿Acaso lo ha
observado obrar silenciosamente en su propia vida? Es causa de mucha infelicidad tanto para
usted como para los otros. Es componente muy poderoso de esa forma de consideración
interna llamada el hacer cargos. Devora nuestra fuerza todos los días y así produce una secreta
enfermedad interior del espíritu. Hace que uno sea extremadamente susceptible o quisquilloso
o cambiante o produce manifestaciones similares de debilidad. Pero además de todos los
males que su presencia pone de manifiesto en nuestra vida psíquica —y asimismo en nuestra
vida somática o corporal— el mayor mal al que está ligado es el de sernos inaccesible,
obrando silenciosamente en las tinieblas que están más allá de nuestra conciencia. Pues bien,
tenemos aquí una de las varias dificultades de la Primera Línea de Trabajo, que es el trabajar
sobre sí, empezando con la auto-observación. Esta es la dificultad: uno llega a darse cuenta y
nota ocasionalmente las cualidades de algunos de nuestros pensamientos. Si más tarde una
persona aprende a concentrarse, por lo cual quiero decir llegar a aquietarse en sí misma,
permanece entonces inmóvil en medio del carrusel y es testigo de una extraordinaria multitud,
de la cual muchos son subhumanos y casi siempre grotescos y deformados, o simplemente
malvados. Esos son los pensamientos sobre los cuales una persona está por lo general
montada. Si se identifica con uno de ellos se aparta del centro y gira en redondo —esto es,
ella y el pensamiento llegan a ser uno y entonces dice: "yo pienso".
Pero aunque puede observar cada vez más los diversos pensamientos que le llegan y por ese
método extraer de ellos cada vez más el sentimiento de yo, no puede observar una actitud.
Esta es la dificultad. Una vez que un sistema de pensamientos similares ha llegado a
cristalizarse en una actitud ya no es más directamente observable. Ha llegado a formar parte
de una persona y actúa invisible y automáticamente sin que se entere de ello. Ahora bien, un
pensamiento no la hace necesariamente actuar, pero una actitud sí. En el ejemplo dado, dicha
persona no seguirá pensando que no le prestan la atención que merece, pero seguirá actuando
como si fuera así y haga lo que hiciere no detendrá esa actitud que no sólo la impulsa a actuar
de cierta manera sino que le extrae diariamente su fuerza. El secreto de su poder reside en su
situación —esto es, opera un poco más allá del alcance de nuestra auto-observación directa—.
Está fuera de la reducida área de conciencia en la que se mora de costumbre en la vida. En
suma, nos es inaccesible tal como son las cosas esto es, mientras sigamos aferrados al
sentimiento corriente de uno mismo que es lo mismo que permanecer (a toda costa) en la
pequeña área de conciencia donde se mora internamente.
Pero una sincera práctica de la auto-observación lleva gradualmente a la conciencia las cosas
que están en las sombras y éstas, a su vez, hacen salir las cosas que permanecen en las
tinieblas. Si se empieza a acrecentar la conciencia de uno mismo mediante la observación de
lo que es accesible, luego, al cabo de un tiempo (según nuestra capacidad de aguantar un
choque) uno llega a darse cuenta de la existencia de uno mismo —nuestro modo de ser

31
psíquico—, de las cosas que no nos atribuíamos a nosotros mismos sino sólo a los otros.
Recuerden que proyectamos a los otros aquello de lo cual no somos conscientes en nosotros
mismos —un encantador artificio al cual todos apelamos y que tanto contribuye a la paz y
armonía de la vida humana en nuestro planeta.
Ahora bien, tenemos aquí otro ejemplo de pensamientos cristalizados. Supongamos que una
persona ha empezado a pensar en una temprana etapa de su vida que la gente no gusta de ella.
Se ha entregado libremente a ese pensamiento y sin traba alguna. Ha tenido el mismo
pensamiento una y otra vez, año tras año, hasta que ha cristalizado en una actitud. Es ahora
una persona que ha logrado mucho éxito, rodeada de amigos que la quieren. Pero hay en ella
algo que anda mal, una mirada triste, lejana, una queja. La actitud está obrando en secreto,
extrayendo su fuerza, sin que lo sepa. Pues bien, hay una cosa curiosa en lo relativo a la
actitud. Como dije, una persona puede observar sus pensamientos pero no sus actitudes:
asimismo un pensamiento no la hace necesariamente actuar, pero una actitud siempre la hace,
sin que se dé cuenta en absoluto de ello. Dicha persona suspira, tiene una mirada triste, lejana;
o actúa como si la hubieran agraviado, o parece sorprendida cuando se le da algo, etc. Todo
ello es causado por la actitud que obra en el trasfondo de su personalidad. Las actitudes
escondidas la hacen actuar mecánicamente —en suma, hacen que suspire, que parezca
desdichada, que actúe como si la hubiesen abandonado, y así sucesivamente— aunque no
haya razón exterior alguna para que esto sea así. La consume. Le extrae su fuerza, como el
gusano devora en secreto la rosa. Pero lo curioso es que aun cuando la gente le asegure
diariamente que simpatizan con ella o aun cuando le den una evidencia irrefutable de que le
prestan realmente atención, para ella esto no hace diferencia alguna, o si lo hace es sólo
momentánea. La actitud sigue ejerciendo su maligno poder desde su oscura morada. A
menudo la acompañan exquisitas formas de auto-conmiseración. Es en verdad uno de los
poderes de las tinieblas: y cada seguridad, cada prueba, será rechazada sin que se sepa por
qué. Esta clase de sufrimiento inútil es extremadamente común. Extrae enormes cantidades de
fuerza de la humanidad que es utilizada en otro lugar.

Great Amwell House, 2 de febrero de 1952


LA TRANSFORMACIÓN DEL SIGNIFICADO II

DOCUMENTO II
Hablamos en una disertación anterior acerca de la transformación del significado y de los
niveles de significado. Hay un significado mayor y uno menor; o, dicho en otras palabras, hay
un significado superior y uno inferior en la escala total de significado. Nuestras
susceptibilidad al significado depende de la calidad de nuestro ser. Un nivel bajo de ser es
sólo susceptible a un nivel bajo de significado. Recibirá un significado inferior. Un hombre
que pertenece a un nivel más desarrollado de ser será capaz de recibir significados de un nivel
superior. Pero de ello no se sigue que lo hará así.
Ahora bien, nuestro ser es múltiple en muchos sentidos. Tenemos muchos "Yo" diferentes. No
están en el mismo nivel. Tenemos asimismo diferentes centros, con diferentes partes,
superiores e inferiores n función y por lo tanto no en el mismo nivel. Los diferentes "Yo"
viven en las diferentes partes de los centros. Los "Yo" inferiores —esto es, los "Yo" más
mecánicos, tales como los que tienen que ver con el recuerdo de pequeñeces o los proyectos
insignificantes— viven en las partes inferiores. Los "Yo" superiores, tales como los que tienen
que ver con reflexiones o evidencias de peso, viven en las divisiones superiores de un centro.
De este breve vistazo que hemos dado a la enseñanza sobre el ser, vemos que nuestro ser no
está en un mismo nivel sino que está construido en diferentes niveles. Y de lo que se ha dicho
hasta ahora acerca de la conexión existente entre el nivel de ser y el nivel de significado, cabe

32
comprender que los diferentes niveles en nuestro ser serán receptivos a diferentes
significados.
Tal como lo demuestra la construcción del Universo mismo en el Rayo de Creación, el
hombre está situado en distintos niveles. El descenso de significado, de lo superior a lo
inferior, de un nivel a otro sucesivamente, nunca cesa. El significado situado en un nivel
superior no es comprendido por un nivel inferior. Esto es lo que quiere decir la afirmación
contenida en el primer capítulo de Juan, que la luz brillaba en las tinieblas y que las tinieblas
no la comprendían. El significado de la enseñanza de Cristo no era comprensible para el
pensamiento sensual, literal de quienes lo escuchaban. El pensamiento sensual, basado en el
nivel de significado al cual son receptivos los órganos externos de los sentidos, no puede
comprender el pensamiento psicológico. Entre ellos hay un abismo. Son discontinuos.
Sabemos según las tres Octavas de Radiación que derivan del Rayo de Creación, y la Tabla de
Hidrógeno», que a su vez deriva de la triple octava, que el Universo es una inmensa escala o
escalera de vibraciones que son discontinuas. Esto es, no se mezclan unas con otras, sino que
son distintas, están en diferentes niveles. Fue formulado por el Trabajo antes de este siglo.
Desde ese tiempo la ciencia física descubrió que el Universo físico observable, considerado
como energía, es una escala de vibraciones descendentes. Por ejemplo, nuestro órgano de
visión es receptivo a la luz que está compuesta por una octava de vibraciones cuya frecuencia
ondulatoria se calcula entre 750 billones (luz violeta) y 400 billones (roja) de vibraciones por
segundo. Pero estas energías ondulatorias son meramente una octava de vibraciones entre
muchas otras. Por encima y por debajo de la energía ondulatoria que vemos con el ojo,
digamos, como luz violeta (pero que en sí es simplemente una vibración) hay muchas otras
vibraciones de mayor o menor frecuencia y longitud de onda. Son discontinuas unas con
otras. Por ejemplo, las vibraciones que están justo por encima de la luz violeta en lo que
respecta a la frecuencia constituyen los rayos X. No hay cantidad de luz capaz de producir los
rayos X. Son vibraciones discontinuas. Tampoco tenemos un órgano externo para recibir los
rayos X. Similarmente, no tenemos un órgano dado para la recepción de las ondas
inalámbricas que están situadas por debajo de las vibraciones de luz. Ahora bien, en lo que
respecta a la recepción del significado, fuera de la recepción sensual, tenemos varios órganos
internos de recepción en los centros ordinarios y en las partes de los centros, que nos fueron
dados pero no son necesariamente usados: y tenemos asimismo Centros Superiores que, para
poder oírlos, nuestro nivel de ser está situado demasiado bajo.
En la enseñanza esotérica acerca del Renacimiento del cual fueron conservados fragmentos en
los Evangelios (aunque mezclados en un orden equivocado, tal como G. dijo), nos enseñan
que todo se inicia con el cambio de mente, con metanoia. "No; antes si no cambiáis, todos
pereceréis igualmente" (Lucas, XIII, 3-5). Esto implica que, por lo general, nuestra manera de
pensar, que es sensual, impedirá ese posible desarrollo interior, que conduce al re-nacimiento,
el Nuevo Hombre, la meta de cada individuo. Otros niveles de significado son necesarios, por
lo tanto, además del significado sensual. A la mente debe dársele nuevas ideas para que piense
según ellas. Las ideas del Trabajo son nuevas. Pensar según ellas cambia la mente. Las gentes,
empero, se apegan al pensar sensual, y al mismo tiempo tratan de prestar atención a las ideas
en lugar de pensar realmente según ellas. A ello se refieren los Evangelios diciendo que se
asemeja a poner vino nuevo en odres viejos, lo cual no es una cosa conveniente porque es
estropear a ambos. El pensar puramente sensual y el pensar psicológico no se pueden mezclar.
Son discontinuos —por estar en diferentes niveles.
Ahora bien, el pensar de un niñito se inicia simplemente desde los sentidos —según las
apariencias—. Piensa según lo que ve. El pensar, por tanto, comienza en el nivel sensual y es
profundamente inculcado. Nos tomamos a nosotros mismos por nuestros cuerpos. Las
divisiones mecánicas o motoras de los centros están vueltas hacia los sentidos. Pero los
centros poseen lados más internos en las divisiones emocionales e intelectuales. Estos pueden

33
abrirse a niveles más elevados de significado si están purificados. Pueden recibir las ideas de
Trabajo y pensar según ellas, si el amor y necesidad de ellas llega a ser bastante fuerte. El
nivel de ser en el cual viven algunos "Yo" —o donde podrían vivir, si les predicamos el
Trabajo— corresponde a la habilidad de llegar a ser receptivo a los niveles superiores de
significado que están más allá de los significados sensuales. Mientras la mente sensual nos
aterra y encadena, el Trabajo al parecer carecerá de sentido, porque carecemos de nivel para
recibir su significado más amplio. Seguimos estando en los significados inferiores. Nos
asemejamos entonces a las gentes ciegas, que no tienen un órgano de visión receptivo. Sin
embargo si luchamos y buscamos la visión, dándonos cuenta de nuestra ceguera, la
recibiremos y sentiremos las vibraciones del nuevo significado. Entonces nuestras relaciones
con todas las cosas y nuestra comprensión de ellas empezarán a experimentar una
transformación. Sentiremos nuestra vida de un modo diferente. Es el Trabajo, sobre el cual
hemos ponderado hondamente y que ha penetrado gradualmente en nuestro vivir la vida, el
que levanta a tal punto el ser que le permite ver otro nivel de significado. El nuevo significado
ya nos está esperando, tal como lo hacen las Vibraciones de otra estación que nuestra radio
aún no puede captar. No hacemos el nuevo significado. Tenemos que sintonizarlo. El Trabajo
se refiere a cómo lograrlo —por medio del psicotransformismo—. El psicotransformismo nos
conduce a un nuevo significado. Un nuevo nivel de significado resulta de un nuevo nivel de
ser. El cambio de ser comienza con el cambio de mente. Las ideas del Trabajo son nuevas. La
mente cambia cuando se piensa verdaderamente de una nueva manera y tiene significado. Y
finalmente el nuevo pensar no puede ser vertido en los viejos odres de la mente que están en
el nivel sensual.

Great Amwell House, 9 de febrero de 1952


LA TRANSFORMACIÓN DEL SIGNIFICADO III

DOCUMENTO III
Cuando veo una cosa familiar sin asociaciones me parece extraña. La veo de una manera
nueva. Su significado está modificado. Si miro a mi amigo sin asociaciones me parece
extraño. Lo veo de una manera nueva. Quizá no sea exagerar decir que apenas lo reconozco
por el momento. De la misma manera, si ando por un pasillo cuyo fondo está cerrado por un
espejo, tal vez no reconozca la persona que parece andar en dirección contraria y acercarse a
mi. Parece una persona extraña. Me veo a mí mismo sin asociaciones por el momento. Por lo
común, cuando nos miramos en un espejo nos vemos a nosotros mismos a través del velo de
asociaciones que tenemos respecto de nuestro aspecto. Lo importante es que, cuando el velo
de las asociaciones es momentáneamente arrancado, algo sucede. ¿Qué sucede? Todo cobra
vida. Sí, mediante una suficiente práctica, una persona puede desligarse de la Personalidad,
que es el lugar donde está la red de asociaciones, y permítanme agregar, en el cual surge el
sentimiento erróneo del "Yo", dicha persona se encuentra en un mundo diferente —un mundo
de otro significado—. En realidad el mundo es el mismo, pero las impresiones que recibe de
este mundo son diferentes y así el significado es diferente. Cuando una persona se desliza de
la Personalidad y del "Yo" Imaginario, las cosas están más cerca de ella. Le hablan. Entonces
recibe verdaderamente las impresiones. Las impresiones caen sobre la Esencia. El nivel de la
Esencia es más alto que el de la Personalidad. Entendemos que un nivel más alto recibe un
mayor significado. Pues bien, cuando una persona es bendecida —esto es, cuando se desliga
de la Personalidad— siente la intimidad de todo lo que la rodea, como si las cosas
comprendieran que pueden seguir jugando sin que ella se encolerice. Si una persona se
encoleriza no puede desatarse de la Personalidad.
O es como si ella y todo lo que la rodea se sintieran de súbito a sus anchas y algo pudiera

34
surgir de cada objeto y mostrarse pleno de vida a dicha persona. Y de pronto la vida se cierra
y la Personalidad vuelve a su lugar y todo está muerto. Ouspensky nos describe cómo el
sentido significativo de todas las cosas cambiaba cuando alcanzaba cierto nivel o estado al
cual lo llevaban sus experiencias. Cada objeto llegaba a tal plenitud, a tal brillo, de
significado, que era casi insoportable. Escribe:
"Recuerdo que una vez estaba en un sillón fumando y mirando un cenicero. Era un
común cenicero de cobre. De pronto comprendí que empezaba a comprender qué era
el cenicero, y al mismo tiempo, con alguna extrañeza y casi con temor, sentí que antes
nunca lo había comprendido y que no comprendía las cosas más sencillas que estaban
a mi alrededor.
El cenicero surgió de un remolino de pensamientos e imágenes. Contenía un número
tan infinito de eventos; estaba ligado con un número tan inmenso de cosas. Ante todo,
con todo aquello que se relacionaba con el fumar y el tabaco. Esto hizo surgir al punto
miles de imágenes, cuadros, memorias. Luego estaba el cenicero en sí. ¿Cómo había
llegado a existir? ¿Con cuántos materiales lo habían fabricado? Cobre. en este caso —
¿qué era el cobre?—. ¿Cómo lo había descubierto e! hombre por primera vez? ¿Cómo
había aprendido a utilizarlo? ¿Cómo y dónde se había obtenido el cobre con el cual
estaba hecho el cenicero? ¿A través de qué clase de tratamiento había pasado, cómo
había sido transportado de un lugar a otro, cuántas personas lo había trabajado o
estaban vinculadas con su preparación? ¿Cómo había sido transformado el cobre en un
cenicero? Surgieron estas y otras preguntas acerca de la historia del cenicero hasta el
día que había aparecido sobre mi mesa.
Recuerdo haber escrito unas pocas palabras sobre un trozo de papel con el fin de
retener el día siguiente algunos de esos pensamientos. Y leí el día siguiente: Un
hombre puede enloquecer debido a un cenicero. El significado de todo lo que había
sentido era que en un cenicero cabía la posibilidad de conocer todo. Por invisibles
hilos el cenicero estaba atado a todo lo que existía en el mundo, no sólo con el
presente, sino con todo el pasado y todo el futuro. Conocer un cenicero significa
conocer todo.
Mi descripción no expresa en lo mínimo las sensaciones tal como fueron en la
realidad, porque la primera y principal impresión fue que el cenicero estaba vivo, que
pensaba, comprendía y me decía todo lo que me relató acerca de sí mismo. Todo lo
que supe lo supe del mismo cenicero. La segunda impresión fincaba en el
extraordinario carácter emocional de todo lo que estaba conectado con lo que había
aprendido acerca del cenicero.
'Todo está vivo', dije para mi en medio de todas esas observaciones; 'no hay nada
muerto' los únicos muertos somos nosotros. Si llegamos a estar vivos un instante,
entonces sentimos que todo está vivo, que todas las cosas viven, sienten y pueden
hablarnos."

Habrán notado que Ouspensky dice que, en nuestro estado ordinario, estamos muertos. Esto
llegó a ser evidente para él en el nivel al cual lo habían llevado sus experimentos. Este
significado se manifestó para que pudiera recibirlo. En el nivel en que estamos no nos damos
cuenta que estamos muertos. No captamos la significación de la observación en las Escrituras:
"Que los muertos sepulten a sus muertos". Pero si podemos desligamos de la Personalidad nos
sorprenden las travesuras y jugarretas a las que nos entregamos y por qué tenemos tanta prisa,
nos acaloramos tanto, nos precipitamos tan locamente, tanto exterior como interiormente.
¿Quién es esa persona que se hace cargo de todo? ¿Quién es esa persona a la que debemos
servir, que nos dicta lo que debemos pensar y decir, y cómo hemos de comportarnos y qué
significan las cosas, la persona que cuanto más vislumbramos, más nos parece estúpida,

35
implacable y tiránica? ¿Es esa persona tan sólo compuesta de imaginación? ¿Cabe la
posibilidad de que sea el "Yo" Imaginario quien nos causa tantas molestias, ofensas, cuitas y
congojas, sin necesidad alguna? ¿Desprenderse de la personalidad no significa acaso
desprenderse de ese '"Yo" Imaginario —el sentimiento de "Yo" por completo equivocado que
nos tiraniza y que sólo todo el armamento del Trabajo y sus enseñanzas pueden destruir? Si
me liberasen de la tiranía del "Yo" Imaginario ¿no vería acaso todo diferentemente? Veamos
lo que descubrió Ouspensky acerca de esa tirana cuando estuvo libre de su esfera de
influencia y pasó a otro nivel de conciencia:
"Un lugar muy importante —tal vez el lugar principal— en todo lo que había
aprendido estaba ocupado por la idea de 'Yo'. Es decir, el sentimiento o sensación de
'Yo' cambió de algún modo extraño dentro de mí. Es muy difícil expresarlo en
palabras. Por lo general no comprendemos suficientemente que en los diferentes
momentos de nuestra vida sentimos nuestro 'Yo' diferentemente. En este caso, como
en muchos otros, tuve la ayuda de mis experimentos anteriores y de la observación de
mis sueños. Sabia que en el sueño el 'Yo' se siente diferentemente, no como se lo
siente en el estado de vigilia tan sólo diferentemente, pero de una manera muy distinta,
el 'Yo' se sentía en esas experiencias. La aproximación más cercana sería como si
dijese que todo lo que comúnmente siento como 'Yo' se convertía en 'no Yo', y todo lo
que es sentido como 'no Yo' se convertía en 'Yo'. Pienso que es imposible dar una
exposición exacta de lo que sentí y aprendí. Creo que una exposición exacta es
imposible. Sólo es necesario advertir que la nueva sensación de 'Yo' durante los
primeros experimentos, por lo que recuerdo, es una sensación aterradora. Sentí como
si estuviese desapareciendo, desvaneciéndome, conviniéndome en nada. Era el mismo
terror de infinitud al que ya me he referido, pero estaba invertido: en un caso era
TODO lo que me había tragado, en el otro era NADA. Pero esto no hacía diferencia
alguna, porque TODO era equivalente a NADA.
Pero lo notable era que más tarde, en experimentos subsiguientes, la misma sensación
de desaparición del 'Yo' empezó a producir en mí un sentimiento de extraordinaria
calma y confianza, que nada puede igualar en nuestras sensaciones ordinarias. Parecía
comprender en ese momento que todas las molestias habituales, las cuitas y las
ansiedades están conectadas con la habitual sensación de 'Yo', que resultan de ella y, al
mismo tiempo, la constituyen y la sustentan. Por lo tanto, cuando 'Yo' desaparecía,
todas las molestias, cuitas y ansiedades desaparecían. Cuando sentí que no existía,
todo lo demás llegó a ser muy sencillo y fácil. En esos momentos hasta contemplaba
como algo extraño el que pudiéramos cargar con tan terrible responsabilidad como la
de llevar al 'Yo' en todas las cosas, y tomar el 'Yo' como punto de partida en todas las
cosas. En la idea de 'Yo', en la sensación de 'Yo', tal como la tenemos habitualmente,
había algo casi anormal, una suerte de fantástico engreimiento que lindaba con la
blasfemia, como si cada uno de nosotros se llamase a sí mismo Dios. Sentí entonces
que sólo Dios podía llamarse a sí mismo 'Yo', que sólo Dios era 'Yo'. Pero nosotros
también nos llamamos a nosotros mismos 'Yo' y no vemos ni notamos la ironía de
hacerlo."

Great Amwell House, 16 de febrero de 1952


EL HOMBRE CON UN SOLO TRAJE

Si se levantase de pronto a un hombre hasta un nivel por encima del suyo aparecería desnudo,
porque no tendría vestidura de la verdad que pertenece a ese nivel. Imaginemos un hombre
que sólo posee la verdad sensual y es llevado a un lugar donde sólo existe la verdad

36
psicológica. Los sentidos no son guías que puedan conducir a la verdad. Hay demasiadas
falacias conocidas (y desconocidas) en los sentidos, tal como la de que el Hombre se apoya en
una tierra inmóvil y que el Sol y toda la hueste de los cuerpos celestiales giran humildemente
a su alrededor todas las veinticuatro horas. Las gentes lo tomaron a mal cuando se les dijo que
esto era una falacia de los sentidos. ¿Por qué? Porque este descubrimiento era una ofensa para
su auto-importancia. Muchos lo siguen creyendo todavía, creo, literalmente: muy pocos lo
sienten aún psicológicamente como una verdad que contradice la verdad dada por los
sentidos. Basta observar cómo las gentes visten su cuerpo como si fueran niños y el respeto
que se tiene por el cuerpo. La vida sensual posee tanto poder que la mente está ataviada con
sus ropajes en la mayoría de la gente y con ninguna otra cosa. No posee ningún ropaje de
verdad psicológica. Así si tal hombre, el hombre que sólo está en el nivel de la verdad sensual,
fuera levantado a un nivel más alto se presentaría desnudo por carecer de cambio de ropa en la
mente. Ahora bien, para tal hombre, con un solo traje, el Trabajo será siempre un obstáculo.
Lo escandalizará, ya sea en secreto, ya sea francamente. Los griegos tradujeron "ofendido" en
el Nuevo Testamento por σκανδάλίξω. Las gentes se escandalizaron cuando Cristo les enseñó
la verdad psicológica, tal como la de que aborrecer es matar, en lugar de cuantas veces se
debe uno lavar y lo que no hay que comer.
Ahora bien, toda persona es su propia verdad o su propio bien. Esto significa que el hombre o
la mujer tomado psicológicamente son lo que cada cual retiene como bien. Existe el hombre
(o la mujer) corpóreo y el hombre (o la mujer) psicológico. No vayan a pensar, por Dios, que
son la misma cosa. ¿Qué es, pues, lo que ustedes personalmente, retienen como verdad y lo
que retienen como bien? ¿Qué son ustedes psicológicamente? Es una cuestión sobre la cual
conviene reflexionar. Si para ustedes la verdad consiste únicamente en lo que evidencian los
sentidos, entonces son algo falso —es lo mismo que si pensaran que el bien consiste
únicamente en salirse con la suya, y están en el mal. Pero nos referimos aquí a la mente
sensual y en particular a la persona cuya mente sólo tiene un traje —esto es, al hombre
sensual—. Puesto que los sentidos están estrechamente limitados, la mente que sólo se basa
en su evidencia está estrechamente limitada. Si pensamos, por ejemplo, que cuando una
persona está muerta y enterrada ya no es más evidente a los sentidos, y no puede tener
posiblemente otra existencia, tal mente dirá: "Pero ¿cómo? —¿dónde?— ¿acaso la veo, o la
oigo, o la toco?" Esto es, depender de los sentidos como única fuente de toda verdad posible,
sólo puede llevar a la conclusión que los muertos dejan de tener existencia y son aniquilados.
Este es el pensar sensual que al limitarnos nos encierra en una prisión. La prisión es lo que
nos limita. Ahora bien, el Trabajo nos enseña que estamos en una prisión y no nos damos
cuenta de ello. ¿Cuál es la naturaleza de esta prisión? La enseñanza de que estamos en una
prisión es una antigua enseñanza esotérica. Pitágoras la enseñó hará unos veintiséis siglos.
Pues bien, si creemos que todo lo que nos muestran nuestros sentidos es real y que nos
muestran la Realidad toda y no existe otra realidad, nos mantenemos en la prisión de los
sentidos. Al leer algunas notas que había escrito hace algunos años encontré este pasaje:
"Hemos de temer el no recordarnos a nosotros mismos. Hemos de temer el estar bajo el poder
del mundo. Hemos de dar la espalda a las sombras que se mueven en la pared que está frente a
nosotros, y mirar la luz. Hemos de salir de la caverna. Cierto es que estamos encadenados y
apenas podemos volver la cabeza. Pero el Trabajo puede liberarnos gradualmente de nuestras
cadenas. Con el tiempo nos pondrá en libertad".
Pues bien, de lo dicho vemos que estamos completamente bajo el poder del mundo si no
poseemos otra cosa que el pensar sensual que se basa en el mundo tal como aparece a los
sentidos, y en nuestra mente no hay otra parte despierta que la sensual. Vemos que tal mente
sensual forma una cadena muy fuerte, manteniéndonos en una posición tal que sólo podemos
ver las sombras enfrente de nosotros y permaneciendo en la ignorancia de todo lo que sucede
detrás de nosotros. Los fenómenos —esto es, las apariencias— parecen ser la causa de sus

37
propios movimientos, y la verdad y la realidad parecen centrarse en esas mismas apariencias.
Es lo mismo que el cine que reproduce una situación. La sala a oscuras es la caverna, las
figuras que se mueven en la pantalla son las sombras sobre la pared, la película y la luz que
son la causa de todo están detrás de nosotros y las ignoramos. Miramos fijamente fascinados
lo que sucede enfrente de nosotros, hipnotizados por las sombras, tan completamente
engañados como lo somos por el engaño de la vida —o quizá cabe decir, mucho más—. Al
reflexionar sobre la estrecha hendidura de los sentidos que poseemos, se pregunta uno a qué
se asemejaría la realidad sensual si nos otorgasen un nuevo sentido, digamos, uno que nos
abriera el pensamiento de otra persona, haciendo así que toda decepción fuera imposible.
Imaginemos la extensión de la realidad que resultaría de ello. Si todos tuviéramos este nuevo
sentido nuestra vida llegaría a ser imposible en nuestro nivel de ser. Nadie pretendería tal
cosa. Nadie puede decir una cosa y pretender otra. Además de lo que sucede obviamente en
ciertas profesiones, sigo especulando acerca de la profesión médica.
Esto nos lleva a pensar que si nos fueron dados más sentidos, la mente sensual resultante, la
mente que se funda en esos sentidos —nuevos y viejos sentidos— sería muy diferente de lo
que es ahora. La realidad sensual —la realidad que nos es común a todos— estaría entonces
en un nivel mucho más elevado, abarcando mucha más verdad, mucha más realidad y mucha
menos falsedad, muchas menos falacias e ilusiones. Ahora bien, los sentidos internos se abren
a realidades que no son las de los sentidos externos. Deberíamos detenemos en esta verdad y
reflexionar sobre ella. Sabemos que el Trabajo nos enseña que tenemos más sentidos internos
que externos. ¿A qué realidades se abren? Si nuestros sentidos externos presentes sólo nos
muestran una pequeña parte, ¿podrían los sentidos internos mostrarnos una parte adicional y
mayor de lo Real, si estuviesen obrando ? Ni siquiera un completo desarrollo de nuestro
Conocimiento y Ser llegaría a revelarnos algo que se asemejara a la totalidad, grandeza y
plenitud de toda la realidad. Creerlo es meramente un ejemplo del estado de continua
blasfemia en que vivimos, en completa imperturbabilidad, y tan trivial como cuando decimos
"Yo" como si tuviéramos un yo —una forma de blasfemia que los niñitos evitan mientras les
sea posible—. Las gentes creen ser capaces de comprender cualquier cosa si tan sólo se la
explican. Pues bien, la mente sensual, tal como es al presente, es una blasfemia de por sí. Es
una pesada cadena que el hombre lleva en lomo del cuello y que le impide darse vuelta lo
suficiente como para observarse a sí mismo, porque el hombre sensual apenas puede
observarse a si mismo. No crean que esta cadena es un collar de perlas. Ni tampoco hay que
enorgullecerse de encarar la vida de una manera franca, recta y sensible. Si lo hacemos así,
nunca se logrará que lleguen a obrar esos inusados sentidos interiores, tan delicados, que nos
abren nuevos alcances de significado, a medida que la Falsa Personalidad debilita su dominio
sobre nosotros. Las asfixiantes opiniones que alimentamos acerca de nosotros mismos y la
maloliente autosuficiencia, por ser falsas emociones, anegan y extinguen su luz interior. Se
tiene el alma húmeda, tal como decían los antiguos. Un alma seca es preferible a una húmeda
—porque puede oír y ver más—. Mucho trabajo sobre sí es necesario para que esos inusados
sentidos empiecen a secarse y puedan trabajar débilmente. Es por eso que estudiamos y
practicamos este sistema durante tanto tiempo. La mente sensual, con su pensar sensual, tiene
que sufrir grandes cambios. Sólo comienzan pensando cada vez más según la idea del
Trabajo, con constantes adquisiciones de pensamientos nacidos de las ideas enseñadas en el
Trabajo, en lo posible adquisiciones cotidianas, que se acumulan hasta que la metanoia es
alcanzada definitivamente y la mente sensual sólo llega a ser una parte de la nueva mente. No
hay que confiar en la mente sensual. Es un sirviente útil. Pero que no sea nuestro amo.
Recuerden que los sentidos sólo obran en el momento presente. No nos muestran el pasado
que está en otra dimensión —como lo está el mundo entero—. No hay que confiar en la mente
sensual.

38
Great Amwell House, 23 de febrero de 1952
NOTA SOBRE CIERTOS "YO"

Cuando leemos a solas un libro se suele usar sobre todo el Centro Intelectual o el Centro
Emocional o el Centro Motor. Si cuesta captar el sentido de la lectura, se lee principalmente
con el Centro Intelectual y es necesario hacer uso de una atención dirigida. Se lo recuerda con
dificultad o se descubre que es poco lo que se comprendió y es preciso volver a leerlo. Por
regla general no se releen los libros y así nada nuevo aprendemos, desdichadamente. Si se lee
un libro con el Centro Emocional, éste tiene que ser excitante o romántico y se lo lee con
atención atraída. Nuestra atención es atraída, no dirigida, por los personajes y el relato, y
bastará usar la atención dirigida en los momentos en que no se sigue muy bien la trama del
libro o el significado de una frase. Se lo recuerda muy bien —a menudo muchos años después
—. Pero si el relato exige demasiada atención dirigida se lo deja a un lado. Esto ocurre porque
cae entre los centros. Si un suceso doméstico nos preocupa y abrimos un libro para
distraernos, se lo lee probablemente con el Centro Motor que requiere atención cero. Algunas
personas leen, gran parte de los libros sólo con el Centro Motor, en especial si están turbadas,
o si en un momento de tristeza se sienten obligadas a hacerlo. En este caso nada queda. No se
guarda la memoria de lo leído. La atención cero carece de memoria. Finalmente, muchas
personas no leen en absoluto.
Ahora bien, prescindiré de la cuestión de los centros y me ocuparé de los "Yo" en los centros
porque hoy deseo referirme en una forma más detallada no sólo a cómo se lee (estando solo)
sino a cómo se presta atención a otra persona —porque la lectura es una forma de prestar
atención, pero diferente. Quiero decir que se usan diferentes "Yo". La cuestión es la siguiente:
¿cuál es el "Yo" que está leyendo y cuál es el "Yo" que está prestando atención en un
momento dado? Y esto nos trae otra vez a la cuestión de los "Yo" en general, y a toda la
doctrina de los "Yo" que tiene tanta importancia en la comprensión y en la ejecución del
Trabajo en la práctica. La sorprendente enseñanza del Trabajo nos dice que ninguno de
nuestros pensamientos o sentimientos nos pertenece. Nos dice que nos son inducidos por
diferentes "Yo". Pero a todos ellos los tomamos como si fuesen nosotros mismos y pensamos
en ellos como si fueran nuestros pensamientos y nuestros sentimientos, y decimos "yo
pienso". Esta es una ilusión. No son nuestros pensamientos ni nuestros sentimientos (y
estados de ánimo, emociones, deseos y sensaciones) sino los de los diferentes "Yo" que
hablan a través de nosotros. Esto es, en mi caso son los pensamientos y sentimientos de gentes
que no son yo sino que tomo como yo mismo, sin poner en tela de juicio esta creencia. Lo
extraordinario es que nunca había descubierto que esto era así, mientras no comprendí que
estuve viviendo todos estos años con este orden de cosas que hubiera sido manifiesto y franco
si hubiera prestado más atención. Sí, pero no manifiesto y franco a mi vista externa o a
cualquiera de mis sentidos externos. Nunca lo había descubierto antes porque nunca había
usado un sentido interno —a saber, la visión interna—. Nunca me observé a mí mismo. Sin
embargo, el poder de discernimiento me fue dado pero nunca lo usé. De resultas de ello esas
gentes, esos "Yo", hasta ahora jugaron con mi vida como les daba la gana y yo nada
sospechaba.
Pues bien, he llegado a conocer varios "Yo" en mí mismo cuya proximidad y presencia pude
detectar por diversos signos y síntomas. Por ejemplo: uno de ellos habitualmente comienza
por afectarme físicamente y luego hace surgir ciertos sentimientos acompañados por ciertos
trenes de pensamiento, de los cuales muchos que me son ahora familiares pero aún no
completamente. Esto es, pienso todavía que yo estoy pensando algunos de los pensamientos
que me son inducidos, porque concuerdo con ellos. Puedo observar otros pensamientos que
me ofrece un "Yo" sabiendo que no son míos. Esto significa que todavía no soy capaz de

39
observar ese "Yo", puesto que participo de él como si fuese yo —esto es, digo "Yo" a esa
parte—. Así me es imposible separarme por completo de él. Esto significa que ese "Yo" no es
aún totalmente objetivo para mi. No lo puedo ver como algo enteramente distinto de mí, como
no siendo yo en absoluto, sino como otra persona en mí, que desea que la tome como si fuese
yo. Pues bien, a veces presto atención a ese "Yo" y después sufro las consecuencias. Esto
sucede cuando tienen lugar ciertas conversaciones y ese "Yo" se inmiscuye y habla de súbito
por mi boca. Logra hacerlo aunque lo que yo piense sea verídico. Observo que algunas de las
cosas que ese ''Yo" dice no son verídicas. Son mentiras, y por eso no son yo. Pero como dije,
algunos parecen verídicos y es así como pueden entrar. No alcanzo a ver que el "Yo" entero es
una mala persona que busca dañarme, porque cuando presto atención a ese "Yo" deforma
aquello a lo cual prestaba atención, y me cansa y me perturba después de haber comido lo
suficiente de mi persona como para quedar satisfecho por el momento. Ni siquiera puedo ver
que utiliza trozos de verdad con el fin de dominarme. O nuevamente, cuando estoy a solas,
leyendo, me doy cuenta que está allí, leyendo por mí. Entonces conozco que en el libro había
algo similar a lo que siempre desea hacerme pensar; y, al dar vuelta una o dos páginas, es
probable que descubra qué era aquello y en qué momento ese "Yo" aprovechó la oportunidad
de inmiscuirse sin que yo lo notase y dio comienzo a su diabólico hipnotismo. Hablo
gravemente porque cuando se trabaja los "Yo" negativos tienen que ser considerados con
creciente gravedad. Algunos ocultan su entrada con un disfraz inocente. Pero recuerden que
todos los "Yo"' negativos sólo desean hacer el mal y destruir nuestro trabajo. Intentan
arrastrarnos y hundirnos cada vez más profundamente en la prisión. Lo molesto es que
fortalecemos continuamente esos "Yo" por prestar atención y creer por intermedio de ellos, y
así poco es lo que se hace por los otros "Yo". Ahora que estoy leyendo solo y sin esperar a
nadie, los "Yo" que leen no son los mismos que cuando hay otras personas presentes, o espero
que me interrumpan. Quiero decir que estoy profundamente interesado en el libro, el "Yo" que
está leyendo y el "Yo" que está prestando atención no incluyen en su círculo el "Yo" que he
tratado de describir más arriba. Es preciso que hagan sus propias observaciones sobre este
particular. Dejaré ahora este ejemplo, pues me doy cuenta que no fue adecuadamente descrito,
y se debe en parte a la dificultad del lenguaje.
Debemos, pues, llegar lenta y penosamente a darnos cuenta que, mientras estemos en este
nivel, nada tenemos a lo cual podemos llamar Yo. Es pura imaginación decir que lo tenemos.
Así sólo tenemos el "Yo" Imaginario —esto es imaginamos tener un Yo real, permanente,
invariable—. Pero no es así.
Es un terrible golpe para nuestro orgullo ver esta verdad psicológica que nuestros sentidos
externos contradicen. Algunos ni siquiera tienen en cuenta esta idea por considerarla ridícula.
Traten, por lo tanto, de observar sus "Yo"'. Traten de ver cuáles son los "Yo" que piensan y
sienten, y les inducen esos estados de ánimo y pensamientos recurrentes que tanto los hacen
sufrir. El Trabajo cuidará de los buenos "Yo". Pero, en lo que respecta a los malos "Yo", el
camino que conduce a librarnos de ellos consiste en despojarlos y desnudarlos, en arrancarles
el precioso sentimiento de Yo que hemos tan tontamente despilfarrado, permitiendo que los
"Yo" malvados se apoderasen de él en todo momento, y sin el cual serían cosas informes. Pero
una observación incompleta no nos liberará. Nuestra observación debe llegar en forma
gradual a ser una plena observación de modo que todo sentimiento de Yo sea arrancada de los
"Yo" malvados. Entonces desaparecerán. Nos veremos libres de su poder.

Great Amwell House, 1° de marzo de 1952


EL TRABAJO Y EL AMOR EQUIVOCADO

El Trabajo debe convertirse en una realidad para ustedes. A no ser que llegue a ser real para

40
ustedes, no los podrá ayudar. Es preciso dejar lugar para el Trabajo. Si una persona permanece
llena de sí misma, el Trabajo no tiene lugar donde ubicarse. Si no renuncia a cosa alguna,
nada le dará. Si no renuncia a nada por amor al Trabajo, éste nunca creerá en ella, y si nunca
cree en ella, dicha persona nunca lo querrá. Si nunca quiere el Trabajo, nunca lo hará. Nunca
creerá en él si nunca lo reconoce y nunca lo querrá si nunca cree en el Trabajo. Si nunca cree
en él permanecerá en sus creencias presentes, las cuales no son creencias, si son creencias de
los sentidos u opiniones. Si dicha persona no cree en el Trabajo éste no creerá en ella. No
entrará en ella ni conversará ni le mostrará lo que tenga que hacer y adonde tenga que ir.
Nunca conocerá el extraordinario placer de esas conversaciones que en mi caso fueron
primero externas y ahora son internas —el placer de saber que el Trabajo es nuestro, no una
cosa en el mundo que puede ser robada ni tampoco una propiedad exclusiva que puede ser
envidiada, sino algo que nos es permitido—. No recojo ni me demoro en esos pensamientos
cuyos modelos están formados por emociones tales como los celos, la envidia y el odio,
porque provienen del amor de sí o egoísmo que es exclusivo. El placer de entregarse al
egoísmo ya no es más placer sino más bien el sentimiento de ahogarse. Ya no es más el amor
de sí lo que me hace buscar la prosecución de este Trabajo. Si lo fuera, no podría proseguir. Si
la meta hacia la cual apuntamos en este Trabajo es el amor de sí, nos enfrentaremos con una
barrera. ¿Cómo podría ser de otro modo? Si no tenemos lugares placenteros en nuestro
corazón sino los del triunfante egoísmo, ¿cómo se puede amar el Trabajo? Se es uno mismo el
objeto del amor. Es cosa sabida, pero ello no significa que hemos justipreciado la calidad de
nuestro amor. ¿Cómo puede lograr una persona un significado más grande si el más grande de
los significados consiste en salirse con la suya, que es lo que el amor de sí siempre desea y
busca? Cuando se llega a la barrera construida por el amor de sí algo tiene que ceder, es cosa
que todos sabemos. Algo tiene que llorar, es cosa que todos sabemos. Sí—pero después está la
liberación. Ya no estará más dominada por el resentimiento como antes. En lugar de tener el
corazón dominado por el amor de sí, y de este modo sentirse siempre herida, habrá algo más
delicado y encantador. En vez de ser conducida por el amor de sí, lo será por el Trabajo.
Dejará penetrar algo que, quizá, no se había dado cuenta que lo dejaba afuera. No se puede
alcanzar el pensar sobresensual —esto es al pensar psicológico (o espiritual)— por medio del
amor de sí. El pensar sensual y el amor de sí están unidos.

Los "Yo" que han ayudado a una persona a lograr su posición en la vida no la ayudarán
necesariamente en el Trabajo. No se puede tomar este Trabajo con los "Yo" que nos sirven
para andar por la vida ni con aquellos que nos son útiles en nuestra carrera. Algunos "Yo" de
vida suelen ser útiles, no como dirigentes sino para ocupar un lugar secundario. Nuestros "Yo"
de vida pertenecen a las partes de los centros que la vida ha desarrollado en nosotros —los
"Yo" que están vinculados con nuestras tareas—. Pero en nosotros son otras las partes que han
de llegar a ser receptivas. ¿Creen ustedes que han tenido éxito en la vida? Entonces no vayan
a imaginarse que esos "Yo" les procurarán el mismo éxito en el Trabajo. Los "Yo" que nos
procuran el éxito en la vida no están adaptados para captar el significado del Trabajo. Pertene-
cen a lo habitual, a lo que se conoce, a nuestra calle principal. Las semillas del Trabajo no
pueden crecer allí. Sólo crecen a cierta distancia de la orilla del camino —en nuestro campo
—. Es por eso por lo cual no se puede tomar el Trabajo en nuestro andar por la vida, lo que
sorprende a tanta gente. Asimismo, por la misma razón, el Trabajo nos enseña que debemos
despojarnos de la ropa —de todas las capas formadas por la vida— para llegar a ser lo que es
más uno mismo. Las semillas del Trabajo que se siembran en el egoísmo no echan raíces.
Aunque puedan crecer de un modo formatorio en el lado del Conocimiento, no lo harán en el
lado del Ser. El Trabajo se propone abrir una cosa que ayuda a la comprensión y que antes
estaba cerrada. El egoísmo no cede ante el amor. Esto es siempre así en todas las cosas y en
todas las direcciones, porque el amor vive a expensas del egoísmo. Así se llega a una barrera

41
que muchos alcanzaron, una barrera que alcancé y ante la cual me detuve hasta que presencié
la estatura del Trabajo y la mía, y algo cedió. Por mucho tiempo deseaba ser el primero ante
los ojos de mi maestro. Lo deseaba más que el Trabajo. Es preciso que comprendan
claramente lo que quiero decir aquí. Deseaba que recompensaran mi egoísmo. El egoísmo o
amor de sí siempre quiere estar en primera fila y suele ser muy mezquino. Cuando esto no
tenía lugar me enfurruñaba o me entregaba a la ira. ¿No se dan cuenta que debía ser tratado
con imparcialidad9 ¿Cuál era la razón? No cabe suponer que el Trabajo llegue a convertirse en
una realidad para nosotros si le anteponemos otros motivos, intereses y amores, o lo ponemos
al servicio de ellos. No cabe suponer que nos ayude en nuestros pesares o temores, por
recurrir a él como último resorte. Sus mensajeros no nos prestarán atención. Puesto que el
egoísmo no puede pensar con rectitud psicológica, o espiritualmente, debido a que no admite
nada que sea superior a sí mismo, nos mantendrá encadenados a la mente sensual. Significa
ello que nos entregaremos al poder exterior o inferior, y no al interior o superior. Será nuestra
propia culpa. Nos dejaremos gobernar por los sentidos. Pero lo superior puede establecerse
fuera de toda duda, porque sólo esto invierte la Personalidad y la vuelve pasiva para que
pueda crecer la Esencia. Porque esto produce en nosotros una inversión correcta. El amor de
sí hace que todo siga un camino equivocado e imposibilita que se pueda captar qué es el
Trabajo y el por qué de su existencia. Lo literal, que es estrecho, exigente, quebradizo y
carente de gracia, por lo tanto crucifica diariamente lo psicológico. Los sentidos crucifican
todos los días al espíritu. El amor de sí permanece intacto.

Great Amwell House, 6 de marzo de 1952


ASOCIACIONES Y "YO" NEGATIVOS

"Vemos al hombre ayer, no hoy." Les explicaré lo que esto significa. Nada captamos de nuevo
en él porque las impresiones que recibimos de él caen en las mismas asociaciones y las
estimulan. No somos conscientes de él sino de nuestras asociaciones con él. No lo percibimos
objetivamente sino lo que asociamos subjetivamente con él. Así el padre ve a su hijo como si
fuese un niñito, y la madre como un lactante. Del mismo modo el hijo ve a sus padres, en
especial su madre, como eran antes. Si descubre, digamos, que su madre no es lo que sus
asociaciones le inducen a pensar que es, suele horrorizarse. Cree, desde luego, que piensa en
su madre. No se da cuenta que no piensa en absoluto, sino que su pensar no es otra cosa que el
proceso de sus asociaciones mecánicas, que es puesto en marcha cada vez que la ve o la
recuerda. Fuera de él ella nunca es un ser independiente, que tiene su propia existencia
separada; ni tampoco él lo es para ella. Sólo vivir en las otras personas, sólo sentir su
existencia de esa manera, es una debilidad responsable de muchos errores y desdichas de la
humanidad. La base física de las asociaciones, tanto de las deseables como de las indeseables,
tanto de las útiles como de las inútiles, es el cerebro. Hemos de luchar contra algunos aspectos
del cerebro mecánico.
Ahora bien, algunas personas no ven la diferencia existente entre las impresiones y las
asociaciones. La impresión nos viene de fuera, principalmente a través de la vista o del oído.
Las asociaciones están dentro de nosotros, tal como lo enseña el Trabajo, registradas en los
rollos en los centros, como lo son los rollos de cera de un fonógrafo. Cuando vemos un objeto
familiar uno o más rollos que contienen registros del pasado asociados con el objeto empiezan
a girar. Esto es lo que significa la frase que inicia este comentario:
'Vemos al hombre ayer, no hoy". Significa simplemente que lo vemos a través de las
asociaciones que pertenecen al pasado y no lo vemos como es ahora en el presente. De este
modo lo vemos ayer, y no hoy. Hoy sólo lo reconocemos, así como reconocemos todas las
otras cosas. No vemos las cosas de nuevo. Por esta razón no podemos recibir nada nuevo. Nos

42
parecemos a aquellos salvajes que, al ver un velero por primera vez, no reparan en él, sino que
prestan toda su atención al bote que se acerca a la costa. El bote es para ellos algo familiar,
algo que pueden recibir porque lo asocian con sus propios botes. Del mismo modo que
nosotros no pueden recibir ninguna cosa que sea mucho más grande que aquellas a las cuales
están acostumbrados. Las cosas que no nos son familiares no nos gustan. Por ejemplo, la idea
de ser mecánicos o estar dormidos no nos gusta, ni tampoco la de no ser conscientes, la de ser
negativos o parecemos a una jaula llena de ''Yo''. Carecemos de asociaciones preformadas que
nos permitan recibir ideas ofensivas y desacostumbradas de esta clase. Por eso nos resistimos
a ellas y las resentimos. Tan sólo observándonos a nosotros mismos y todo lo que ocurre en
nosotros a la luz de tales ideas podemos grabar nuevas cosas en los centros mediante las
cuales seremos capaces de recibirlas y darnos cuenta de su veracidad. Estos registros se dife-
rencian de las asociaciones ordinarias. Son hechos conscientemente porque la observación
interna de uno mismo es un acto consciente. No puede tener lugar mecánicamente. Asimismo
las observaciones logradas mediante la auto-observación no provienen del mundo exterior por
vía de los sentidos externos sino de un sentido interno que nos fue dado pero que no usamos,
un testigo silencioso en uno mismo, un espectador de lo que ocurre en nuestra persona, en
quien hay que poner cada vez más conciencia, cada vez más sentimiento de yo, apartándolo
(con tedio, con dificultades) de lo que observa. Entonces en ese punto se inicia una gradual
concentración de conciencia y sentimiento del yo. que luego se convierte en el Yo Observante
en un sentido práctico, como experiencia práctica. Se emprende entonces el difícil y extraño
viaje hacia el Yo Real que está por encima del Yo Observante.
Deseo ahora que presten atención a la forma en que nuestros estados emocionales afectan en
nosotros las asociaciones. Habrán reparado en que cuando una persona está en un estado
placentero tiende a tener asociaciones agradables con los otros y a sonreír y a mirarlos con
simpatía: y cuando dicha persona se encuentra en un estado desagradable se vincula con
asociaciones desagradables. En suma, el estado emocional altera el ordenamiento de las cosas.
Pero un poderoso "Yo" negativo no sólo las modifica sino que hace daño a una persona. El
habitual oscilar del péndulo de las emociones, de lo agradable a lo desagradable y vuelta a lo
agradable, según mi parecer no se asemeja a las emociones negativas, puesto que éstas se
mantienen fijas largo tiempo. De hecho, su característica, es que son persistentes y siguen
siéndolo por si mismas. Ahora bien, cabe pensar de los estados negativos que son lo opuesto
de todo lo que puede ser llamado arte positivo, que anhelan transmitir significado desde un
nivel más elevado y así buscan lo que deriva del bien y lo que deriva de la verdad, y son
incapaces de sólo ver lo peor en todas las cosas. Para decirlo en una frase, violan los limites
de lo probable y siempre en una dirección equivocada, resultando en una mayor falsedad,
fealdad, deformación y mentira, muchas veces más allá de toda creencia y remedio. Un estado
negativo sólo hace más negativo lo que es negativo y no puede hacerlo de otra manera.
Debido a que su intención es fundamentalmente mala, lleva del odio a la violencia, de la
crueldad al crimen, y sólo puede transformarse en maldad. Todo estado negativo obra sobre
las asociaciones registradas en los rollos de los centros para deformarlas, si no se lo refrena
inflexiblemente. Intenta obstaculizar todas las buenas cosas registradas en los rollos y poner
en evidencia todo lo malo. Toda emoción negativa es por lo tanto lo opuesto de todo arte
positivo, lo cual es una transgresión dentro de los limites de lo probable y siempre en la
dirección de una mayor perfección y de un mayor significado. El tremendo poder y el número
de los "Yo" negativos que buscan dañarnos deformando las asociaciones y mintiendo nunca
debe tratarse con ligereza. Es preciso enfrentarlos —es, eventualmente, nuestro Armagedón,
si es que alguna vez sobreviene. En verdad son Legión, tal como se definieron a si mismos
cuando Cristo les pidió su nombre. Dijo al espíritu maligno que estaba en el hombre que
moraba entre las tumbas: "Sal de este hombre, espíritu inmundo".
"Y le preguntó: ¿Cómo te llamas? Y respondió diciendo: Legión me llamo; porque

43
somos muchos"
(Marcos V, 8, 9).

Sí, nuestros "Yo" negativos son muchos y la mente sensual es su hogar, porque es como una
tumba para el hombre espiritual interior. Ahora bien, las emociones negativas nos dañan
también de muchas otras maneras, oscureciendo todo como lo hace el pulpo derramando su
tinta. Y como el pulpo o la Hidra de la Mitología con sus muchas cabezas, se apoderan de un
hombre, ora por un lado, ora por el otro, gracias a sus muchos tentáculos, aferrándose de todo
lo que es débil en su modo de ser psicológico sobre el cual no ha trabajado o no lo ha llevado
a la luz de la conciencia. Cuando oye decir al Trabajo que no son el poder ni el sexo los que
gobiernan el mundo sino las emociones negativas, es una aseveración que quizá no acepta
seriamente. Y es posible que cuando una persona está en un estado negativo, no se dé cuenta
de lo que ello significa. Esto se debe en parte a su incapacidad de ver que se halla en un
estado negativo. Ve el estado en que está como un estado razonable (en las circunstancias
imperantes) y de este modo no negativo. Esta es la dificultad, similar a aquella de ver los "Yo"
en uno mismo e igualmente a aquel que nos agravia. Sentir que se tiene razón cuando se es
negativo, como se hace en la vida, es fortalecer dicho estado. En el Trabajo, es necesario ver
que uno está equivocado. Recordemos que al principio en el Trabajo nos penemos bajo más
leyes. La liberación viene más tarde.

Great Amwell House, 15 de marzo de 1952


MI 12

Si en toda situación pudiéramos actuar conscientemente no nos entregaríamos a la


consideración interna. La consideración interna nos induce a dormir más que cualquier otra
cosa. Derrocha nuestra energía. Si tan sólo pudiéramos considerar externamente ahorraríamos
energía. Si en toda situación pudiéramos actuar conscientemente crearíamos energía. Actuar
conscientemente significa actuar sin identificarse. La identificación lleva a la acción
inconsciente. Actuar conscientemente en toda situación sería actuar sin identificación. Actuar
sin identificación es una manera de darse el Primer Choque Consciente. Darse el Primer
Choque Consciente es crear energía. De tal modo dos nuevas energías se forman en la
máquina humana —la energía 24 en la primera etapa potencial denotada por Re, y la energía
12 en la nota Mi. Esas dos energías recién creadas que aparecen en la máquina, a causa de
haberse dado el Primer Choque Consciente, afecta fuertemente el obrar de los Centros
Emocional y Sexual respectivamente. Las energías Fa 24 y Sol 12 también son creadas.
Habrán notado que su posición en la octava no es tan potencial como la de Re 24 y Mi 12,
pero ejercen asimismo su influencia sobre los Centros Emocional y Sexual, modificando la
calidad de su obrar. El hidrógeno Si 12, producido por el choque mecánico de la respiración,
debido a su posición en la octava tiene menos potencialidad para el desarrollo —esto es, para
la diferenciación—. Es viejo, por así decirlo, y más fijo. Tiene menos juventud. La creación
de esas nuevas energías, que no están presentes en el hombre mecánico y de mente sensual,
tiene que ver con la transformación última del Centro Sexual en Centro Emocional Superior, y
su alejamiento muy gradual del Centro Instintivo, el identificarse, y los estados negativos y
las auto-emociones que caracterizan el obrar del Centro Emocional. Todas estas tres energías
12 pueden convertirse en Hidrógeno 6 bajo las pulsaciones del Segundo Choque Consciente
que posibilita gradualmente el contacto con los Centros Superiores. Empero, para que el
Segundo Choque Consciente empiece a actuar en una persona es preciso que Mi 12 esté
presente en suficiente cantidad y retenido en los momentos deseados. Aquí es mucho lo que
perdemos por el sueño y el hábito. Quiero decir que no somos alertas, ni sensibles inter-

44
namente. Hay una rueda giratoria de oportunidades y cuando nos ayudan no reparamos en
algunas de ellas. Ninguna de esas condiciones se cumplirán, por supuesto, si una persona es
crónicamente negativa e identificada o no quiere ver la insinceridad —un mal defecto— o se
deja guiar por el apetito y el sí y, en suma, no trabaja. En este caso, no se creará ninguna
energía especial Mi 12; y el Trabajo no puede ayudar. Dicha persona no verá nada de
extraordinario en la vida; no tendrá visión alguna del Trabajo; no transformará ninguna
impresión y seguirá viviendo en los olores de la mente sensual y sus obras muertas. No tiene
utilidad alguna hacerme preguntas acerca del Segundo Choque Consciente. Lo único que les
puedo decir es que es imposible comprender cosa alguna acerca de ese particular mientras Mi
12 no esté presente y en cantidad suficiente dentro de uno mismo. En suma, es preciso darse
el Primer Choque Consciente antes que se pueda conocer la naturaleza del Segundo Choque
Consciente, y llegar a conocer qué es y todo acerca de sus muchos aspectos, y así crear Mi 12,
e impedir su descenso al nivel sensual, hasta que nos muestre la dirección del Segundo
Choque Consciente. Porque, como José, puede interpretar los sueños del Faraón. Ahora bien,
recordarse a sí mismo en infinitas situaciones diferentes es buena cosa. También lo es actuar
más conscientemente, lo cual sólo empieza cuando se repara en las reacciones mecánicas
después que han tenido lugar y se las recuerda y luego se actúa diferentemente, cosa en
realidad muy conveniente. Como se dijo, esto equivale a darse o tratar de darse el Primer
Choque Consciente. He reparado en como se hacía. Pero la gente prefiere conservar sus
oscuras y gastadas vestiduras psicológicas —sus viejas reacciones— y se aforra a ellas.
Recordarse a sí mismo de seguro que no es recordar esas vestiduras. Me imagino que con este
proceder nunca se encontrarán rastros de la presencia de Mi 12 en una persona. La
encantadora juventud lo evitará —como el veneno.
Por eso es necesario pensar acerca del Primer Choque Consciente y de la primerísima
importancia que tiene en el Trabajo, porque sin Mi 12 hay escasas posibilidades de cambiar el
ser. He dicho que sólo me refiero al Primer Choque Consciente. A este respecto agregaré que
no ha de satisfacer a la gente seguir siendo lo que es. Hay en ello demasiada
autocomplacencia e indiferencia. Es preciso sopesar cuidadosamente si una persona no está,
en el fondo, satisfecha consigo misma tal como es, y sólo desea comprar un coche nuevo. No
es necesario señalar que si una persona está satisfecha consigo misma todo intento de
Recuerdo de Sí hará que se sienta aún más satisfecha consigo misma tal como es. La
adoración de esa cosa confusa llamada uno mismo es la más común, la más comprometedora
y la más limitada de las religiones. A menudo va acompañada de ritos cómicos. Pero aquí no
es aconsejable burlarse de tal cosa. Estallamos, nos ruborizamos, palidecemos, nos dejamos
dominar por la ira, y nunca perdonamos. ¡En qué estados estamos todos, sin excepción
alguna! Sin embargo, aun en estas condiciones, es posible trabajar de nuevo y a menudo sobre
el Primer Choque Consciente: y descubrirlo para nosotros mismos, tal como somos en esta
etapa. Nuestra misma violencia nos proporciona el material para el Recuerdo de Sí. De seguro
no podemos seguir satisfechos con nosotros mismos después de percibir los inestables
cimientos de nuestro destartalado ser, que la última persona en el Reino de los Cielos haría
desaparecer con una trivial observación. Sí, de seguro necesitamos nacer de nuevo; y esta vez
no en carne y hueso, sino en Agua y Espíritu. Esto significa tener otros cimientos y muy
nuevos: y ser así el Hombre Nuevo. Todo el Trabajo trata de este paso que hay que dar.

Great Amwell House, 22 de marzo de 1952


SOBRE EL NO TENER MEDIO

Todos, al cabo de cierto tiempo, necesitan trabajar sobre el péndulo que está en ellos. Un
péndulo oscila de un lado a otro, de un extremo al otro. En el caso de las emociones, se

45
produce la oscilación entre, digamos, el entusiasmo y su opuesto. Se está totalmente a favor y
poco después totalmente en contra de alguien. Se siente haber encontrado al amigo que
siempre se buscó en la vida, una persona que nos entiende verdaderamente en circunstancias
difíciles y que comprende nuestro sufrimiento; y al cabo de poco tiempo —tal vez sólo una
semana— uno se da cuenta que cometió un error y otra vea aparece en nuestro rostro una
expresión de resignación. Ahora bien, el péndulo es el gran ladrón que está dentro de nosotros
mismos. Sólo les recuerdo que deben encontrar el medio de manejarlo; de otro modo les
quitará todo lo que les concedió. Es muy molesto ver una persona totalmente dormida o sin
defensa alguna, temporariamente, en un extremo del péndulo, llena de excitación,
terriblemente feliz, esperando una nueva vida. En ese estado dicha persona está enteramente
identificada con un extremo de la oscilación del péndulo emocional. No hay señal alguna de
Recuerdo de Sí. Es preciso reparar en ese punto. Unos pocos días después el péndulo ha
regresado al lado opuesto.
Dicha persona se siente ahora deprimida y miserable, amargamente desengañada, todo parece
andar mal y no hay perspectiva alguna. Esta persona está otra vez completamente identificada
con el final de la oscilación del péndulo emocional. Reparen que no se ve nuevamente señal
alguna de Recuerdo de Sí. Así vemos hasta qué punto el péndulo es un gran ladrón. Asimismo
se darán cuenta del significado de haber dicho que debemos trabajar sobre la oscilación del
péndulo en nosotros mismos y encontrar alguna manera de dirigirla, después de haber estado
vinculado con el Trabajo durante algún tiempo. De otro modo lo que hemos logrado tiende a
sernos quitado y nos quedamos empantanados. En un momento una persona está en pro del
Trabajo; en otro, en contra; y así el vaivén del péndulo prosigue, con su víctima llevada-de un
lado al otro, sin que se dé cuenta que no hay que hacerlo. Ahora bien, como muchos de
ustedes ya lo han oído decir, no es necesario extraer fuerza de ambos opuestos —esto es, de
ambos extremos del péndulo—. Verán mediante la práctica que no es suficiente, ni en verdad
posible, extraer fuerza de un opuesto. Los dos opuestos están conectados como las dos caras
de una moneda y cuando una persona está en una debe recordar la otra. Si una persona se deja
identificar mecánicamente con cada extremo de los dos opuestos a la vez —esto es, con un
lado y luego con el otro del péndulo emocional, creyendo en cada uno con todo su
sentimiento de "Yo"— permanecerá impotente en el péndulo, yendo de un lado para el otro,
de la excitación a la depresión, de la depresión a la excitación. Emocionalmente dicha persona
será mecánica. No vivirá conscientemente respecto a su Centro Emocional sino que lo hará
mecánicamente y se convertirá en cada estado de ánimo que le presenta. Es importante darse
cuenta de ello. Las gentes siguen siendo ciegas a este respecto. Son simplemente sus estados y
no pueden separarse de ellos. Pero si una persona aprende a extraer fuerza tanto del lado
excitado como del deprimido, recordándose a sí misma en cada uñó de ellos y recordando su
opuesto, y lo practica todos los días y a lo largo de la semana, empezará a vivir
conscientemente. Es preciso que forme tanto una memoria semanal como una diaria. Aunque
no debe mostrar lo que se propone, quedándose inmóvil o mirando fijamente el vacío, sin
duda alguna, presentará una hermosa imagen de sí misma al mantenerse tan firme, o
esperando que la gente repare en su dominio de sí. Todas estas actitudes arruinan el trabajo
personal sobre sí, como lo presencié muchas veces. Se debe a que fortalece la Falsa
Personalidad —la cosa misma que hay que soltar y de la que uno debe despojarse, vestidura
tras vestidura, antes que se pueda descubrir algo real sobre lo cual el Trabajo pueda descansar
verdaderamente—. Habrán notado cómo los "Yo" que componen la Falsa Personalidad piden
ser oídos en público y cómo los tientan para que se exhiban, o que se exhiban no
exhibiéndose. Según mi parecer los niños muy pequeños son capaces de jugar en silenciosa
absorción sin que nadie presencie sus juegos, pero los adultos los alaban y les dicen que son
muy inteligentes para que la fase esencial llegue pronto a su fin. Es comprensible entonces
que tan importante forma de trabajo personal como la de extraer fuerza de los opuestos

46
mediante el Recuerdo de Sí y la de recordar debe encararse con la comprensión interna y
realizarse en silencio. Aquí es en verdad donde entre la significancia de no permitir que
nuestra mano izquierda sepa lo que está haciendo la derecha. El lado externo de un hombre —
vuelto hacia la vida— el hombre de fuera compuesto de pequeños "Yo", prolíficos y
charlatanes, en las partes pequeñas de los centros —no tienen la posibilidad de extraer fuerza
de ambos extremos de la oscilación del péndulo—. Estos "Yo" siguen la oscilación del
péndulo. Carecen de ancla que los mantenga fijos. Sólo el Yo Observante no oscila con el
péndulo; y éste es el que debe ser fortalecido. Expliqué en otro lugar que esto significa que
nuestro vinculo con el Yo Observante debe ser fortalecido porque no está anclado en las
ondas. En suma, es preciso practicar, y al menos todos los días, el ejercicio de observarse a sí
mismo imparcialmente sin la jabonosa espuma auto justificadora. Como nos estamos
refiriendo al péndulo emocional, y lo consideramos como un péndulo por amor a la simpli-
ficación, cabe señalar ahora que la observación de nuestro estado emocional no debe limitarse
al estado emocional momentáneo. El Sr. Ouspensky solía hacer hincapié en que es preciso
observar toda la oscilación del péndulo desde un estado al opuesto, y una de sus
acostumbradas respuestas a los ejemplos dados a los grupos sobre este particular era
sencillamente: "Observación incompleta". La gente no captaba bien que no se puede tener una
emoción sin su opuesta, que a menudo es muy curiosa. Me refiero a la esfera de las
emociones mecánicas, que están bajo la ley del péndulo —y esta ley obra sobre todas las
cosas temporales, tanto en los aconteceres de la vida como en nosotros—. Les recuerdo otra
vez la frase del Eclesiástico: "Todas las cosas son dobles, la una contra la otra" —esto es, en
secuencia en el Tiempo—. Por eso no se puede tener gozo sin pena —los cuales dudo que
sean opuestos— como tampoco se puede tener electricidad positiva sin electricidad negativa,
ni un imán sin polos opuestos, ni un bastón con sólo una punta.
Pero en el estudio de sí mediante la auto-observación nos cuesta mucho observar que un
estado dado está conectado con su opuesto, o cuál es su opuesto. Un estado emocional dado
parece ser una cosa en sí que nada tiene que ver con otro estado. Pues bien, la incapacidad de
darse cuenta que tiene que ver, es uno de los factores que nos hacen tan impotentes frente a
nuestra vida emocional y tan .a merced de su vaivén. No tenemos conciencia del punto en que
el péndulo, en su viaje de retorno, cobra impulso y, después de pasar por el punto medio, entra
en la esfera de influencia del estado emocional opuesto —al parecer, en otro país. Somos
incapaces de ver la conexión. En verdad, no hay conexión lógica alguna. Los dos países son
totalmente disímiles. Exactamente por eso el Trabajo nos dice que debemos observar toda la
oscilación del péndulo desde un extremo al otro con el fin de descubrir nuestros opuestos
peculiares. Esto significa un acrecentamiento en conciencia al cual nos hemos referido a
menudo. Un acrecentamiento en conciencia en relación con nuestra vida emocional se logra
haciendo conscientes a los opuestos que siguen la oscilación en. el Tiempo, y viendo cómo
están conectados, lo que desplaza gradualmente la conciencia desde la zona media del
péndulo a un tercer lugar que está situado entre los opuestos que se vuelven receptivos a
nuevas emociones que no están en el péndulo. Adquirimos un punto medio. Agregaré una
cosa. Si se puede observar el péndulo en todo su recorrido, sorprende mucho ver en qué se
transforma el opuesto de un estado dado, y de este modo uno se da cuenta por qué la
liberación es tan difícil.

Great Amwell House, 29 de marzo de 1952


El PRIMER CHOQUE CONSCIENTE —EL RECUERDO DE SÍ Y LA MENTE SENSUAL

La Esencia proviene de lo alto y se viste con un cuerpo que está construido con los materiales
aportados por ambos padres, y limitado por ellos. Mediante el cuerpo la Esencia se pone en

47
contacto con el mundo. El cuerpo trae lo que ha heredado de los padres. El cuerpo en sí ocupa
tres dimensiones. Lo que es hereditario está en la cuarta dimensión, esto es, en el tiempo, en
la línea de los antepasados. La Esencia, aunque íntimamente conectada con el cuerpo, no es lo
mismo que el cuerpo. El cuerpo perece, pero la Esencia no. Cuando, debido a una de las
muchas falacias de la mente sensual, nos tomamos a nosotros mismos como nuestros cuerpos,
obtenemos una impresión equivocada de nosotros mismos. De ello resulta que no podemos
recordarnos a nosotros mismos. Ello se debe porque tomamos el cuerpo visible como nosotros
mismos y somos incapaces de tener otra idea de nosotros mismos salvo una idea sensual.
porque para la mente sensual sólo existe lo que puede ser aprehendido por los sentidos
externos. Para ella, por lo tanto, la muerte del cuerpo es el fin del hombre y todo lo que se
dice en contrario es tontería. Una vez hice una colección de los epítetos característicos
empleados por la gente sensual. Tonterías, cuentos de hadas, farsas, idioteces, ñoñerías,
palabras sin sentido, insensateces, niñerías, etc. Desde luego, la idea de la Esencia carece de
sentido. No se la puede ver. Nunca se ve lo que ordena las cosas. Ahora bien, la mente sensual
en nosotros no es capaz de admitir que el natural mundo tridimensional depende y está
ordenado por un mundo sobrenatural en otras dimensiones. Ni tampoco puede aprehender que
la Esencia entre y salga por una dimensión no accesible a nuestros muy limitados sentidos.
Pero la mente que piensa psicológicamente es capaz de captarlo. También nos permite
recordarnos a nosotros mismos. Les he señalado muchas veces que la Oración del Señor
empieza con el Recuerdo de Sí —pues cualquiera plegaria que no lo hace es fraudulenta y
pura pérdida de tiempo—. Dice: "Padre nuestro que estás en los Cielos." Ignora
completamente al padre que nos proporcionó la mitad del material de construcción para
nuestros cuerpos. Se refiere a la Esencia, para la cual no hay padre en esta tierra. Pues bien,
cuando vemos todo esto con nuestra comprensión interna, empezamos a recordarnos a noso-
tros mismos. La mente sensual, que sólo se basa en la evidencia .de los sentidos, cuando se le
habla acerca de estas cuestiones las niega y no puede hacer de otro modo. En realidad no
habría que decirle tales cosas, salvo en parábolas o de la manera indirecta que emplee el
Trabajo. Aquí cabe citar las siguientes palabras: "Por eso les hablo en parábolas: porque
viendo no ven, y oyendo no oyen, ni entienden." Y otra frase, utilizada en otro lugar, se refiere
otra vez a la mente-sensual: "El mundo no puede recibir el Espíritu de Verdad porque no lo
busca ni lo conoce." Nos damos cuenta, pues, cuan necesario es desarrollar el pensar
psicológico, aquel que va más allá de los sentidos, para poder captar que tenemos dos fuentes
de origen o dos padres, una conectada con el cuerpo y la otra con la Esencia, que lo sensual
no busca ni conoce. Esto hace que el Recuerdo de Sí sea posible.
Ahora bien, el hombre no puede cambiar, no puede sufrir ningún psicotransformismo, a no ser
que su mente cambie, y su mente no puede cambiar a no ser que el Universo cambie para él, y
a no ser que cambie su sentimiento de Yo. Grábenlo cuidadosamente y reflexionen sobre este
particular. Tener los mismos pensamientos y las mismas perspectivas del mundo y el mismo
sentimiento de Yo que siempre se tuvo, significa que una persona es exactamente lo que
siempre fue y si piensa de otro modo se engaña a si misma. Y esto a todos nos gusta hacer.
Cambio significa definitivamente cambio; y en este caso cambio significa cambiarse a sí
mismo —en todas las direcciones—. Si usted cambia, el Universo cambiará y cambiará su
sentimiento de Yo. Ahora bien, si piensa según las ideas que el Trabajo le enseña, empezará a
pensar diferentemente, y éste es el punto de partida de todo lo demás. Este Trabajo trata de
enseñarle a pensar de una manera nueva, acerca de lo que es usted y de lo que es el mundo.
Cuántos son los que oyen; pero que no oyen. Se le dijo al Sr. O. en sus experimentos acerca
de cambiar el sentimiento de Yo temporaria y artificialmente —después de haber pasado por
la región habitada por tramposos, esto es, por "Yo" que le mentían e intentaban atraerlo y
engañarlo, como suelen hacer tantos— que debía "pensar en otras categorías". Esto significa
pensar de una manera nueva. Se le mostró, por ejemplo, que ya no podía pensar en sí mismo

48
cómo siempre lo hizo. Era necesaria otra categoría. Recordarán que cuando, bajo la influencia
de una droga, pasó a través de lo que llamaba el segundo umbral, tuvo el sentimiento de haber
estado en contacto con otra persona que era él mismo. Dice: "Me puse en contacto conmigo
mismo, con el sí que está siempre conmigo, y siempre me decía algo que no podía comprender
y ni siquiera oír en los estados corrientes de conciencia. ¿Por qué? Porque en el estado
ordinario de conciencia miles de voces están creando al mismo tiempo lo que llamamos
nuestra conciencia, nuestros pensamientos, sentimientos y estados de ánimo, nuestra
imaginación. Esas voces ahogan el sonido de la voz interior." Agrega que, sólo cuando el
clamor de esos "Yo" son aquietados por algún medio, puede oírse la otra voz. En mi caso esto
será yo mismo, no Nicoll. Ahora bien, en nosotros la mente sensual es muy poderosa. A
menudo nos domina durante días. Dice: "Yo soy Nicoll." Para ella no existe otro sí que el sí
corpóreo y el cerebro visible. No puede haber un si conectado con la Esencia, distinto por su
origen del si corpóreo. El piano y el pianista son la misma cosa. Pensar de otro modo sería
pensar acerca de uno mismo en una categoría no-sensual. Empero, conozco por experiencia
que hay en mí otra persona más esencial y real que Nicoll. Esta persona, que es yo mismo, no
habla mi lenguaje. Por esta razón es necesario que intente estudiar su lenguaje, que no es
idioma nacional y que a veces sólo se expresa por sentimientos cambiantes, delicados y
coloreados, como flores (que Nicoll pisotea con zapatones), y a veces por cosas y personas
vistas, como en una comedia, y otras veces, por significados súbitos, sin palabras, que
conectan una cosa con otra. Lo que esa persona, que es yo mismo, me comunica, nunca lo
hace, al parecer, en términos sencillos e inequívocos de sí o no, sino que se presentan en una
forma elevada de paradojas, muy irritantes para la práctica mente sensual.

Great Amwell House, 3 de abril de 1952


EJERCICIO DE PENSAR ACERCA DEL PÉNDULO

A través de la acción de la Ley del Péndulo la violencia que un hombre comete se vuelve
contra él. La Historia nos ilustra abundantemente acerca de este particular. El dicho, por lo
tanto, que "no hay que hacer al prójimo lo que deseamos que no nos hagan a nosotros" está
conectado con un aspecto del liberarse de la ley a la cual está sujeto el Hombre mecánico.
Una conducta unilateral, característica del Hombre mecánico, lo pone bajo la Ley del
Péndulo. Excitará lo opuesto en el sentido de "lo que hago a los otros me será hecho". Este
debe ser el significado del dicho que aquellos que viven por la espada perecerán por la
espada. Ahora bien, no limitaremos la acción de la Ley del Péndulo a una sola vida. El Sr. O.
nos dijo, al preguntársele sobre la Recurrencia, lo que G. había contestado: "Es algo así: el
ejecutado se convierte en el ejecutor; el ejecutor se convierte en el ejecutado." En suma, la
situación se invierte. Lo pasivo llega a ser activo y lo activo llega a ser pasivo. La situación se
dio vuelta completamente. Ahora bien, cabe la posibilidad de hacer lo mismo mentalmente,
pero la gente se niega con obstinación a seguir este proceder. Nos enseñan a este respecto,
como ejercicio para acrecentar la conciencia, considerar a veces conscientemente el punto de
vista opuesto al que consideramos mecánicamente. Esto es incluir lo opuesto, pero sin recha-
zar el otro punto de vista. Es llevar los opuestos reunidos hacia un punto medio, incluyendo
ambos lados en la conciencia. No es la conversión en lo contrario, sino reconocerla. Es un
ejercicio muy útil si de vez en cuando se lo realiza verdaderamente. Amplia la extensión de la
mente. Como ejercicio está vinculado con la Consideración Externa. Entre muchos otros
beneficios, ser cada vez más consciente de ambos lados del Péndulo disminuye la violencia.
Por ejemplo, se siente uno atacado por una súbita crisis de pensamientos y sentimientos
violentos. Cuando esto sucede uno se identifica evidentemente con una posición extrema del
Péndulo. ¿Cuál es, pues, el opuesto que se debe hacer comparecer ante la conciencia para

49
equilibrar el proceso si se desea trabajar sobre este desagradable estado? Convocar al opuesto
convencional —esto es, verse uno mismo pleno de bondad y tolerancia, tal como se recuerda
haber sido, digamos, ayer, es poco probable que sea el opuesto efectivo que permita la
liberación—. El esfuerzo tal vez resulte en una agravación del estado. ¿Dónde puede
encontrarse el opuesto efectivo? Cabe responder que se lo encuentra en lo que no se incluye
en el sentimiento de uno mismo. En un reciente comentario sobre el Péndulo se hizo notar que
el opuesto es a menudo curioso y de ninguna manera lo que se suponía. Porque de acuerdo
con el uso corriente de las palabras se espera que el hombre violento sea en algún sentido lo
opuesto del hombre manso. En el ejemplo más arriba —tomándome a mí mismo como la
víctima de un súbito ataque de violencia— descubro que la mansedumbre no es el opuesto
efectivo. Si lo fuera neutralizaría la violencia mediante la memoria-Trabajo de los estados de
mansedumbre en mí mismo —esto es, a través del recuerdo consciente de los estados de
mansedumbre que he observado y relacionado con la memoria del Yo Observante—. Pero
estoy suponiendo que esto no dio resultado alguno y que me doy cuenta que estoy en peligro
de descender a algún estado realmente negativo o a otro estado que, por conocerlo, ruego que
me liberen de él. Ahora bien, el esfuerzo que hago para salvarme llevando mi conciencia a lo
opuesto no da resultado alguno porque en este caso el opuesto no es la mansedumbre, sino
algo de lo cual no tengo conciencia y así no lo incluyo en mi estimación de mí mismo. Por lo
tanto, sólo cuando contemplo en mí mismo lo que ha levantado mi violencia en otra persona
desaparece la tormenta —como por arte de magia—. Aquí los opuestos están entre aquello de
lo cual soy consciente en otro y aquello de lo cual soy consciente en mí mismo. (Si esos dos
factores en dos personas fueran iguales, el uno eliminaría al otro, y las dos personas estarían
en paz la una con la otra. Pero cada una de ellas debería incluir mucho más en su conciencia
de sí para alcanzar el grado de vinculación consciente de la una con la otra.) Los opuestos a
que me estoy refiriendo aquí son los grandes opuestos de la Luz y de las Tinieblas. Porque
aquello de lo cual soy consciente está en la Luz, y aquello de lo cual soy inconsciente está en
las Tinieblas, y estos dos son grandes poderes que están en desacuerdo uno con otro.
A todo lo largo de la historia antigua se encuentran mitos acerca de esa lucha entre la Luz y
las Tinieblas, del héroe de la Luz combatiendo el dragón de las Tinieblas o que es
temporariamente tragado por el monstruo y se abre penosamente camino para liberarse, y
otros relatos semejantes. El Trabajo nos enseña que no somos propiamente conscientes. Nos
indica que la meta suprema es el acrecentamiento de conciencia. Tal como somos,
pertenecemos a "la gente que vive en las tinieblas y evita la luz". No nos enfrentamos con no-
sotros mismos. Nos negamos a ver. Cambiamos de tema o nos justificamos a nosotros
mismos. Pues bien, lo que está en las tinieblas de una persona posee un extraño poder sobre
ella. Sigue ejerciendo su influencia sobre ella y por más que parezca resistir, termina por
dominarla. Su secreto paraliza por momentos su voluntad consciente. Tan sólo el héroe, es
decir la conciencia, puede luchar contra su poder-dragón. El héroe vive, para empezar, en esa
máquina fotográfica por medio de la cual podemos observarnos a nosotros mismos y por lo
tanto ampliar y así acrecentar nuestra conciencia de nosotros mismos. Se nos enseña en
realidad que el observarse a sí mismo deja penetrar un rayo de luz en nuestras tinieblas
interiores —esto es, en aquello de lo cual somos inconscientes y así no se incluye en nuestro
acostumbrado sentimiento de sí—. ¡Oh esta cosa maldita llamada "uno mismo" —este manojo
demasiado sensible—, esa tonta colección que es causa de tantas molestias y nos posee sin
que la veamos! Ahora bien, cuanto más se amplía nuestra conciencia, tanto más incluye, y
menos serán los opuestos y así menos estará nuestra existencia espiritual a la merced de las
oscilaciones del péndulo. Ese "uno mismo" es notablemente exclusivo. Es
extraordinariamente exclusivo. No quiere incluir la "otra cara" de la moneda en la conciencia.
Por cierto, uno tendría que abominar a ese "uno mismo", que es una mentira. El amor de sí
está en él. Pero el amor de sí debería tener una mejor meta, porque ese "uno mismo", que nos

50
procura tantos opuestos innecesarios por su empecinada negativa a incluir más de lo que
incluye en la conciencia, no es el Sí al que llegamos por último cuando la conciencia ha
logrado un suficiente ensanchamiento y las fronteras del pequeño y tonto "uno mismo" son
derribadas.
En conclusión, trataré de hacer más fácil este ejercicio de pensar y expondré la cuestión
diferentemente. La antítesis es al parecer algo entre: "El es un insensato" — "Yo no soy un
insensato." Elaboro este par de opuestos de modo que cuanto más me concibo a mí mismo
como no siendo un insensato, tanto más mi violencia se mantiene contra él por ser tan
insensato. Pues bien, la raíz de la cuestión radica en mi sentimiento de superioridad. Llevar a
la mente la mansedumbre o una visión de no violencia no podrá neutralizar mi ataque de
violencia. Si llego a tener conciencia que el insensato que contemplo en él está también en mí,
la antítesis se convierte: "El es un insensato" — "Yo soy también un insensato." Estos no son
opuestos, de modo que la antítesis desaparece.

Great Amwell House, Pascua, 10 de abril de 1952


LA CONEXIÓN DE LA ESENCIA CON EL ESOTERISMO

En el Trabajo es necesario pensar de una manera nueva. Se dice repetidas veces que el
Trabajo se propone hacernos pensar de una manera nueva. Si no lo hacemos así, nada sucede.
Permanecemos muertos ante la acción del Trabajo, porque si no pensamos en el Trabajo, éste
no puede pensar en nosotros. Empezar a pensar en el Trabajo es comenzar a pensar de una
manera nueva. Por consiguiente es preciso que pensemos por nosotros mismos acerca de las
cosas que nos enseña el Trabajo. Esto significa que se ha de empezar a pensar tranquila e
internamente acerca de, digamos, una o dos de las ideas pertenecientes a este sistema de
enseñanza y seguir un tren de pensamientos acerca de ellas, y establecer conexiones, a modo
de tentativa, entre ellas. La gente está tan ocupada que es escasa la que lo hace. Está
demasiado inmersa en las cosas externas. Escuchar es una cosa: pensar es otra. Una es
externa, la otra interna. Ahora bien, el Trabajo está hecho de muchas ideas diferentes, algunas
de mayor y otras de menor densidad de significado. Si se piensa acerca de ellas, abren su
significado a la mente. El significado viene pensando. Esas ideas, todas ellas de diferentes
colores, se juntan para formar una sola luz interna como lo hacen los colores del espectro
visible para formar la luz blanca. Cambiando de imagen, el Trabajo puede compararse a algo
organizado desde muchas partes diferentes como lo es el cuerpo para formar un todo orgánico
o unidad. El Trabajo es una unidad. En realidad, es un todo viviente, pero sólo llega a ser un
todo viviente cuando es aceptado por la mente con algún grado de gracia y se conecta
gradualmente por medio del pensamiento y la memoria y por haber oído que se lo enseñaba
una y otra vez. Entonces llega a ser un todo viviente, una luz en una persona. De otro modo
sigue siendo algo que está fuera de ella, en el pizarrón, y no tarda en convertirse en una
simple jerga. Permanece muerto en lo que respecta a dicha persona, porque ponerse en
contacto con el Trabajo es una cuestión interna. Ahora bien, si es confuso y no está conectado
correctamente o si sólo se toman al azar trozos del Trabajo, no puede realizar su obra en una
persona, salvo débilmente, así como una radio no puede transmitir claramente vibraciones
desde una fuente que no es visible a los sentidos, si partes de dicho aparato faltan o están mal
conectadas, o si las pilas están agotadas debido a cortocircuitos, como lo hacen en nuestro
caso las emociones negativas, entre otras cosas. Tal es la sencillez de esta cuestión. El Trabajo
es un instrumento mental que debe conectar la raza humana con los Centros Superiores.
Puede ajustarse a la mente y si esta correctamente conectado puede transformar el pensar,
cambiando los poderes de recepción. Dos sanciones, sin embargo, son requeridas para que
esto suceda. La primera es que el hombre debe querer aceptarlo, de otro modo no podrá entrar

51
en él. Si la mente está cerrada a todo, salvo a las preocupaciones e intereses de la vida externa,
por más que el Trabajo golpee con fuerza a la puerta, no le será permitido entrar. £1 hombre
tiene aquí el poder de elección. La segunda, si se permitió entrar al Trabajo, luego, al cabo de
un tiempo, que varia grandemente con las distintas personas, el hombre ha de querer hacerlo.
Debe empezar a hacer su verdad. Aquí el hombre tiene libertad de elección. Estas dos
elecciones dependen del sancionar interno del hombre. Ahora bien, toda la verdadera
enseñanza esotérica existe porque el hombre está dormido y puede despertar. Es por eso que
existen los Evangelios. Es por eso que este Trabajo, que es una reformulación del
Cristianismo y a veces es llamado Cristianismo Esotérico, existe. Pero no se puede persuadir
o cegar al hombre con milagros u obligarlo por la fuerza a despertar. Sólo puede despertar él
mismo. Y esto sólo puede hacerlo si da las dos sanciones mencionadas —no externamente,
sino internamente; no desde el hombre exterior sino desde el hombre interior: no desde el
hombre superficial, el hombre de la Falsa Personalidad y el hombre-imitación. el hombre de
las apariencias, sino desde el hombre esencial, escondido—. De otro modo el Trabajo sólo
acrecentará la acción de la Personalidad y tornará la Esencia más remota y pasiva que nunca.
Sólo el más sencillo y, por así decirlo, el más inocente, menos sofisticado y verdadero lado del
hombre puede recibir la enseñanza esotérica correctamente y esto es lo que significa ''De
cierto os digo, que el que no recibe el reino de Dios como un niño, no entrará en él'' (Lucas,
XVIII 17). Lo que significa el niño es la Esencia. La enseñanza esotérica debe llegar a la
Esencia. La enseñanza esotérica se refiere siempre al ''Reino de Dios". Siempre trata del
desarrollo interior que es posible al Hombre —a saber, al crecimiento de la Esencia—. Y la
Esencia no puede crecer a no ser que sea fertilizada por la "Palabra de Dios". Y si una persona
espera una maravillosa experiencia mística, y por esa razón asiste a las charlas del Trabajo,
dicha persona trabaja desde un amor equivocado, y sólo descuidará lo que habría de ser su
verdadero trabajo para preparar los centros inferiores, y ensalzará su Falsa Personalidad.
Cuando el Trabajo penetra atravesando capa tras capa de la Personalidad adquirida para llegar
a la Esencia innata, la Esencia se vuelve activa. La "palabra espermática" del esoterismo la
impregna y ella empieza a crecer y desarrollarse. La Esencia está en nosotros como la
galladura en el huevo. La Personalidad puede compararse a la yema y la clara. Si el huevo es
fertilizado la galladura crece y consume la yema y la clara y de ello resulta un ser viviente.
Pero si no es fertilizada sigue siendo un huevo. Así ocurre en el caso del Hombre. Pensemos
ahora "en una manera nueva" tal como dijimos según lo que enseña el Trabajo. Lo que hemos
dicho forma el punto de partida de pensar según una o dos ideas del Trabajo. Se nos dice que
el Hombre es un organismo subdesarrollado compuesto de una Esencia innata y de una
Personalidad adquirida, y que la Esencia es pasiva y la Personalidad es activa, y que la vida
está como fuerza neutralizante que mantiene en movimiento ese vinculo. Se nos dice que si el
Trabajo se convierte en Fuerza Neutralizante, la posición se invierte —a saber la Esencia llega
a ser gradualmente activa y la personalidad gradualmente pasiva—. Si una persona piensa por
si misma verá que esto significa que el hombre vive y mucre sin haber cumplido su destino,
como un lluevo que no lo ha cumplido, mientras la vida siga actuando sobre él, porque su
Esencia es en él el punto germinal, y sólo el esoterismo puede despertarlo a la actividad y al
crecimiento. Ya hemos hablado del hombre que recibe y con el tiempo quiere y hace el
Trabajo, mediante su propia elección. En tal hombre el Trabajo ya se convierte en Fuerza
Neutralizante y la relación entre la Esencia y la Personalidad ha empezado a invertirse. Si se
piensa por sí mismo según esta idea-Trabajo que posee tan grande densidad de significado que
para mí es inagotable, se pensará de una manera nueva. La mente empezará a moverse, con
vacilación al principio, a lo largo de nuevas sendas, y se verán muchas cosas que antes no se
podían ver, cuando la mente se movía estrechamente a lo largo de sus acostumbrados carriles.
Para la mente es una experiencia buena y refrescante pensar de una nueva manera. Se asemeja
a salir de un camino trillado para vagar por la campiña. Si el pensar de una persona es muy

52
convencional, al principio se sentirá muy torpe y tal vez un tanto culpable. Pero al cabo de un
tiempo, quizá conozca a un niñito. Y lo que es más curioso, ese niñito tal vez la conozca.

Great Amwell House, 19 de abril de 1952


LOS ZAPATOS EN EL TRABAJO I

PARTE I
Cada uno de ustedes tiene una memoria-vida diferente, pero descubrirán que su memoria-
Trabajo llega a ser muy parecida. Nuestras experiencias en la vida son variadas, pero nuestras
experiencias en este Trabajo son muy similares. Entendemos que en la vida se pueden seguir
muchos rumbos; pero este Trabajo apunta a una sola dirección. Debido a que apunta a una
sola dirección las experiencias-Trabajo tienden a ser similares, y así las memorias-Trabajo
llegan a ser más o menos similares. Reflexionemos un instante sobre este particular. En la
vida no se nos enseña que estamos dormidos. Damos por supuesto el estar despiertos y
plenamente conscientes, y que actuamos conscientemente. En el Trabajo oímos una idea
completamente nueva y sorprendente. De hecho se nos dice un misterio. Se nos dice que
estamos dormidos y no nos damos cuenta de ello. No somos propiamente conscientes.
Actuamos mecánicamente. A la luz de este misterio nuestras memorias-vida son la memoria
de personas que están dormida?, de gentes que vagan por las tinieblas, de sonámbulos. Pero
cuando empezamos a seguir, y más tarde obedecer, el Trabajo, nuestras memorias se
convierten en las de gentes que comienzan a despertar. Se forma otra memoria —una
memoria-Trabajo—. Estas memorias-Trabajo no son como nuestras muy diferentes
memorias-vida. Son simplemente similares porque las sucesivas etapas del despertar son
similares, como las posadas ubicadas a lo largo de un camino común —un camino que
conduce eventualmente a un mar extraordinario—. Esta es la razón por la cual encontramos
en relatos de distintas épocas experiencias similares. Pero cuando se llega y uno se embarca
en lo que he llamado un mar extraordinario, un hombre desaparece del alcance humano. Si ha
dejado algunos escritos tras de sí, éstos sólo se refieren al viaje hasta alcanzar la costa. Pero
una vez que se embarca —si es que lo hace— ya no dejará escrito alguno.
Ahora bien, supongamos que deja algún escrito, en su propio lenguaje y simbolismo, acerca
del viaje que lo llevó a la orilla del mar. Por ejemplo, pudo haber dejado instrucciones
diciendo que era necesario, antes que nada, encontrar una tienda donde se podía comprar
verdadero cuero, con el cual confeccionar zapatos que le permitieran realizar su viaje, y que
nunca se debe permitir que el barro que los mancha toque los ojos, porque pondría en peligro
su vista; y también que debe conseguir un instrumento de música con el cual debe aprender
pacientemente a inventar diversas armonías y tocarlas, de distintas maneras, y nunca
olvidarlas, en especial cuando se siente cansado.
Pues bien, dejemos a un lado por el momento las discusiones sobre la significación de cada
una de estas instrucciones para recordar que en lo tocante a las sucesivas etapas del despertar,
el Trabajo enseña que estamos en una prisión, y mientras permanezcamos dormidos
seguiremos estando en esa prisión. Dice que algunos, que habían descubierto el camino que
conduce a la salida, dejaron tras ellos instrucciones en código para aquellos que desearan
seguirlos. Esta idea no es peculiar del Trabajo. Es una imagen muy antigua de la situación del
Hombre en la Tierra. Pues bien, las gentes no se dan cuenta que están en una prisión, así como
no ven que están dormidas. Por eso desconocen que tienen una psicología de prisión y son
sonámbulas, aunque tal vez lleguen a descubrirlo más tarde. Las gentes pueden asistir a
charlas que se refieren al Trabajo año tras año y nunca darse cuenta de la verdad viviente de
estas dos aseveraciones, en parte porque no se observan a sí mismas, y en parte porque se
toman sensualmente. Ven las incomodidades de su vida, la falta de dinero, los defectos de los

53
otros y otras cosas parecidas, pero no se dan cuenta que el Trabajo significa que todas las
gentes, de alta o baja posición, cualquiera sea su posesión y persona, están en una prisión y
dormidas, y es por eso que la vida sigue siendo lo que es, parecida a un relato de labios de un
idiota. Al no ver paredes literales, ni oír ronquidos, las gentes de mente sensual creen que
estas ideas son descabelladas. No pueden ver su significado psicológico. Siguen viviendo de
la manera habitual, trastornadas, preocupadas y negativas, a merced de planes y ambiciones
ilusorios, adorando infinitas variedades de falsos valores, sin ver nunca que esas cosas forman
las paredes de su prisión y que ciertos "Yo" son sus carceleros. La mente que se basa en los
sentidos los ciega y, como de costumbre, el significado sensual crucifica al significado
psicológico. Así afirman que no están dormidas ni tampoco en una prisión. Sin embargo,
todos lo están.
Ocupémonos ahora de los zapatos mencionados en las instrucciones dejadas por el hombre
que pudo llegar realmente al mar, y no en un sueño. (Si se empleara la imagen del hombre que
sale de la prisión, el lenguaje o simbolismo habría sido diferente, pero el significado es el
mismo.) Primero, ¿qué son los zapatos? Desde luego, no se habla de verdaderos zapatos, ni de
cuero literal. Se quiere decir zapatos psicológicos; no los llevados por pies literales, sino por
los pies del hombre psicológico. Los pies psicológicos son el lugar donde el hombre
psicológico se pone en contacto con la vida. En este Trabajo hemos de andar por la vida de
una manera diferente de lo que solemos hacer. Nos enseñan de qué manera debemos usar los
eventos diarios de la vida para que se conviertan en medios de trabajo sobre sí. Por ejemplo,
nos dicen que no nos identifiquemos. Ahora bien, es obvió que el hombre que está practi-
cando el no identificarse, anda por la vida de una manera muy diferente que el hombre que
está identificado con todas las cosas. Se puede expresarlo usando la imagen sensual del
hombre que anda llevando zapatos hechos por él mismo con un cuero especial. Como todas
las parábolas, ésta no apela a la mente sensual. Pero el significado no es sensual sino
psicológico, y es justamente aquí donde la persona totalmente sensual no es capaz de llegar al
significado psicológico. Ahora bien, nos han dicho que debemos aislarnos gradualmente y
cada vez más de las influencias de vida —de otro modo perdemos continuamente fuerza—.
Para despertar es preciso conservar la fuerza. Debemos trabajar siempre sobre un centro o
sobre el otro. Un hombre carente de fuerza no puede despertar. La vida nos agota
completamente todos los días si no andamos más conscientemente por ella. A este respecto,
además de mantenerse apartado de la poderosa atracción ejercida por el estado de identificarse
y no permitir que las cosas lleguen hasta la sangre, el Trabajo enseña que la auto-observación
(que conduce a un acrecentamiento del conocimiento de nuestro ser) disminuye y detiene el
considerar interno y finalmente, el Recuerdo de Sí, que está por encima de todo lo demás.
Todas esas cosas nos ayudan a aislarnos. Si hacemos esas cosas andaremos por la vida
llevando zapatos nuevos —zapatos-Trabajo, no zapatos-vida—. Repito, si lo hacemos. El
primer requisito finca en encontrar el lugar donde se vende el cuero conveniente. El segundo
requisito estriba en hacer con ese cuero los zapatos para uno mismo y empezar a andar por la
vida llevándolos puestos, lo cual no es fácil. Traten de captar el significado de estos zapatos.
Se usa aquí lo que se puede denominar una palabra-código. Es preciso aprehender que con
ello no se quiere decir cosa alguna literal. Hay que hacer abstracción del significado-sentido.
Si no se lo hace, uno se queda atascado en el Trabajo. Para este Trabajo es necesario el
pensamiento psicológico —tal como lo vio O—. Si se lo mantiene al nivel de la mente
sensual no puede llegar a ser viviente en una persona. Tanto el Antiguo como el Nuevo
Testamento lo proclaman. Cuando dice que los caballos de Egipto son carne, no espíritu, aun
cuando nos digan que "caballo" es una palabra-código para el intelecto, no vemos muy bien lo
que ello significa.
La próxima vez discutiremos las instrucciones restantes.

54
Great Amwell House, 26 de abril de 1952
LOS ZAPATOS EN EL TRABAJO II

PARTE II: EL BARRO EN EL OJO


Debido a que somos propensos a pensar sensualmente, aceptamos la idea del hombre
psicológico con la mayor dificultad. Pero el hombre organizado psicológicamente es una
posibilidad como lo es el hombre organizado físicamente, pero muy distinta. Cabe admitir que
lo que es un hombre psicológicamente es distinto de lo que es físicamente, y que en este
Trabajo es necesario mirar al hombre psicológico o a la mujer psicológica, aunque sea muy
poco lo que haya que mirar salvo una serie de hábitos, convenciones, clisés y discos de
gramófono. Pero cuando me refiero al hombre psicológico quiero decir una persona
organizada psicológicamente. Todas las personas tienen cierta clase de psicología, pero no
una organizada. Ahora bien, la organización del hombre físico se recibe gratis. Al hombre y a
la mujer se les dan sus cuerpos, con su maquinaria un tanto diferente y compleja, y sus
15.000.000.000 de neuronas y todo el resto como hecho a medida. Al principio están abiertos
a los sentidos y así el nivel sensual empieza a formarse. Ese nivel sensual, para decirlo así,
forma los pies o base de la subsiguiente mente. Esta está hecha de materias psicológicas,
distintas de las materias del cuerpo físico, pero no organizadas. Se forma cuando el alborear
de la conciencia toca esa cosa extraña, ajena, nunca captada, llamada el mundo externo, y la
llena con la emoción del asombro. A medida que la mente sensual crece, pone cada vez más
en relación la persona con la vida externa. El niño aprende a andar de un lado para otro, da
por sentadas cada vez más cosas, y desecha el asombrarse. De esta manera el pensar eventual
tiende a basarse casi siempre en los sentidos y, despojado del asombro, el mundo visto llega a
ser real, el mundo de todos los días. De ello resulta el hombre sensual —el hombre influido
por las influencias-vida, por la evidencia de los sentidos, por las influencias A, que no tienen
ninguna ventana abierta a las influencias B—. Al tener un pensamiento sensual y carecer del
psicológico el hombre no está equilibrado. Nunca puede llegar a ser el Hombre Nº 4. Está
desequilibrado. Es físicamente un hombre. Psicológicamente no lo es. Este es el hombre-
máquina al que se refiere el Trabajo cuando habla del hombre que carece de verdadera
psicología. ¿Cómo, preguntaba G., puede tener psicología una máquina?
Un hombre equilibrado, en el sentido-Trabajo, es aquel que tiene un pensar sensual tanto
como un pensar psicológico. Asimismo debe tratar de perfeccionarlos en lo que le sea posible.
A todo lo largo de su vida debe moverse en estas dos direcciones. A no ser que lo haga, llegará
a ser un hombre unilateral tanto de una manera como de la otra. Diciéndolo brevemente, uno
lo pone en relación con el mundo, el otro con los Centros Superiores. Lo que hemos de
comprender ahora es que el pensar sensual no se pone en relación ni puede hacerlo con los
Centros Superiores, ni tampoco lleva a la organización del hombre psicológico. No podemos
recordarnos a nosotros mismos correctamente si sólo tenemos el pensar sensual y así no
podemos transformar las impresiones viendo las cosas diferentemente en otra luz que la del
sol.
Ni tampoco podemos tener otro propósito que un propósito-vida, tal como el poder, las
posesiones, la adoración, la fama, y otras cosas semejantes. De paso, cabe advertir, que en la
primera tentación de Cristo que nos fue transmitida, el poder y las posesiones son
mencionadas. La vida y los propósitos de vida son personificados por el diablo, que le dice
después de haberle mostrado en un instante todos los reinos del mundo:
"A ti te daré toda esta potestad, y la gloria de ellos; porque a mí me ha sido entregada,
y a quien quiero la doy. Si tú postrado me adorares, todos serán tuyos"
(Lucas, IV, 6,7).

Este Trabajo se propone enseñarnos el pensamiento psicológico, y los propósitos de Trabajo,

55
y si se los vive, organizar eventualmente en nosotros al hombre psicológico que la vida no
organiza. Cuando comenzamos a asimilar algunas de las ideas del Trabajo y a pensar según
ellas acerca de la vida, comienza la transformación del significado de la vida, viéndola a
través de la visión de una Mente Superior en lugar de la visión de la mente sensual. Hemos de
imitar el pensamiento del Hombre Consciente.
Hemos hablado la última vez de la necesidad de confeccionar zapatos para nosotros mismos
con el cuero especial que vende el Trabajo. Por ejemplo, si nos calzamos con la idea de
separarnos interiormente de la identificación, empezaremos a andar por los eventos diarios de
una manera psicológica y no sólo sensual. Las ideas de auto-observación, de no identificarse,
de no considerar, y todas las otras, pertenecen al pensar psicológico, no al sensual. Son
adiciones al pensar de los sentidos y difieren de él, y nos sitúan en otro nivel. Pero al mismo
tiempo empezamos a formar la base o pies del hombre psicológico en nosotros mismos. No
hacer cosa alguna para aislarse de las reacciones mecánicas contra la vida, reaccionar a cada
objeto de los sentidos, y á cada situación, hace que la organización del hombre segundo —el
hombre que no nos fue dado hecho de medida, esto es, el hombre psicológico— sea
imposible. El hombre sensual ganará todas las partidas. Es preciso confeccionar zapatos
psicológicos para protegernos de la vida. Las ideas-Trabajo y su enseñanza forman el cuero
que debemos comprar. Pensarlas y vivirlas forman los zapatos. Esto sólo lo puede hacer usted
mismo. Yo no lo pude hacer por usted. Pero le puedo vender el cuero, y puedo decirle hasta
cierto punto si no confecciona bien sus zapatos, si los cose de un modo estúpido, o si aun no
ha tratado de confeccionar sus zapatos, no habiendo captado cosa alguna al cabo de muchos
años. Ahora bien, puesto que el pensar sensual y el pensar psicológico están colocados en
diferentes niveles, es preciso no mezclarlos. Esto es lo que significa la instrucción dada en la
conferencia anterior, que el barro de nuestros zapatos no debe tocar los ojos. Entiendan, les
ruego, que la mente sensual es enemiga de la mente psicológica. La vida vista materialmente
busca herir y destruir la vida vista espiritualmente. Así después nos dejamos tentar por la
evidencia de las cosas vistas, por lo obvio, en suma, sólo por la vida, que busca mantenemos
encarcelados en la mente sensual. Debemos conocer qué significa realmente el esfuerzo y
dónde está.
Que los sentidos siempre estarán en guerra contra el espíritu es señalado en la alegoría dada
en el Génesis. Se dice que Dios maldijo a la serpiente después que ésta hubo engañado a la
Mujer y dijo:
"Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; ésta te
herirá en la cabeza, y tú la herirás en el calcañar (talón)"
(Génesis, III, 15).

La serpiente condenada a arrastrarse sobre el vientre simboliza la mente sensual separada


desde ahora de todo lo demás. Muerde el talón o el nivel más bajo del hombre psicológico y
él le aplasta la cabeza, el intelecto que sólo se basa en los sentidos. Pues bien, cuando
desarrollo gradualmente mi pensar psicológico mediante las ideas del Trabajo, veo la vida de
una manera muy diferente de lo que mi pensar sensual me llevó a suponer. Veo la vida como
una cosa sobre la cual hay que trabajar. La veo como un medio para un fin que nunca
comprendí. Ya no la veo más como un fin en si misma. La cuestión es, pues, en un momento
dado: "¿Puedo tomar esta o aquella experiencia sin ser dominado, sin estar totalmente
identificado, hasta destrozado? ¿O la puedo tomar como un trabajo? ¿El hombre psicológico
ha llegado a ser en mí lo suficientemente fuerte?" Llegará a serlo si se aterra de la cuerda,
porque entonces la fuerza le será dada. Pero esto exige esfuerzo y más esfuerzo. Sólo a esa
luz, derramada por el Trabajo, todas las cosas pueden tener un significado presente o futuro
para una persona; y todo lo que le sucederá es el choque que necesita en ese mismo momento,
y se dará cuenta de ello muchos años después. Lo que no podemos ver con la mente sensual

56
es que si trabajamos, entonces algo empieza a trabajar continua y estrechamente sobre
nosotros, y muy a menudo drásticamente, porque el resultado tiene mucho valor y no es una
cosa trivial, carente de importancia.

Great Amwell House, 3 de mayo de 1952


EL PENSAR PSICOLÓGICO Y EL REINO DE LOS CIELOS

Si se contempla la idea del pensar psicológico como distinta del pensar sensual, cabe ver que
la interpretación de los sentidos no debe manchar con barro la comprensión de lo que nada
tiene que ver con los sentidos. Por ejemplo, no vemos a Dios. Su existencia no es evidente
para ninguno de nuestros sentidos. No puedo verlo con mi vida, ni oírlo con mis oídos, ni
tocarlo con mi mano. Ya que Dios no es un objeto de los sentidos, mi mente sensual negará su
existencia, porque el pensar sensual se basa en la evidencia de los sentidos y ninguno de mis
sentidos me muestra que Dios existe. Admitiré la existencia del Sol porque puedo verlo, pero
no la existencia de un creador, porque no veo un creador en lugar alguno, ni siquiera con la
ayuda de un telescopio; así pienso en función de la existencia del Sol y las estrellas porque los
veo plenamente, pero la idea de que fueron creados me produce el efecto de una cosa carente
de sentido. La existencia de Dios, empero, puede ser comprendida, aunque no se lo vea. Es
aquí donde tiene cabida el pensar psicológico. Está en otro nivel. Es distinto del pensar
sensual. En este ejemplo, mezclarlos es lo mismo que echar barro a los ojos.
Ahora bien, ¿qué significa el barro y qué significan los ojos aquí? No se habla ni de barro
literal ni de ojos literales. Cristo señaló a sus discípulos que para ellos sólo era necesario lavar
los pies y esto es lo que se les exigía. Presten cuidadosa atención a esto. Sus pies reales,
visibles para los sentidos, eran lavados con agua real, visible a los sentidos. Así una persona
seguirá ejecutando esta ceremonia todo el resto de su vida, pensando que con ello alcanzará
finalmente el paraíso. Mientras que yo pienso, debido a la experiencia obtenida en otro lugar,
que lavar literalmente los pies es una práctica excelente y sociable, pero no creo que lleve al
Reino de Dios. Ni tampoco creo que el ceremonial de las otras religiones tenga el menor valor
a este respecto, si se lo toma sensualmente y no psicológicamente. Cristo, que enseñó el
pensar psicológico como la llave del Reino, y mostró que el Bautista no la había logrado, tuvo
mucho que decir acerca de esta cuestión y lo dijo, a veces en palabras de duro sarcasmo.
Asimismo dejó confundidas a las masas de burlones sensualistas, rígidos en su infatuación,
diciéndoles que el Reino de los Cielos estaba dentro de ellos y no era visible. Dijo:
"El reino de Dios no vendrá con advertencia, ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he
aquí el reino de Dios está entre vosotros"
(Lucas, XVII, 20,21).

Era un estado, no un lugar. Ahora bien, si el Reino está en el hombre, el cumplimiento del
desarrollo del hombre, que es alcanzar el Círculo Consciente de la Humanidad, está rumbo
hacia dentro. Esto es, está en dirección psicológica. Por lo tanto, de ello se sigue que el pensar
sensual no lo descubrirá y que el pensar psicológico lo logrará. Por consiguiente, para
empezar debo cerciorarme de la clase de hombre que soy psicológicamente, y no de la clase
de hombre que parezco ser física o socialmente. Tendré que estudiar qué cosas psicológicas
están en mí que pueden impedir mi desarrollo en una dirección correcta y para esto necesitaré
instrucciones —a menudo repetidas, porque al parecer son muy difíciles de recordar— y, de
vez en cuando, sabios consejos. Quienquiera que sea, se me enseñará que lo que la vida ha
hecho de mí no me hará apto para ser aceptado por el Círculo Consciente de la Humanidad
porque, entre otras cosas, la vida me hizo unilateral. Ahora bien, cuando —y si— hago
sinceramente un acercamiento psicológico a mí mismo y lentamente —muy lentamente—

57
hago el inventario de las diversas cosas psicológicas que están en mí mismo —tales como el
amor de sí, el engreimiento, el orgullo de sí, que son señores muy crueles que destruyen
nuestra tranquilidad mental— me daré cuenta con mucha lentitud que impiden mi desarrollo y
que con la ayuda de repetidas instrucciones y una reiterada enseñanza del Trabajo tal vez
llegue a entender que las cosas ocurren así. Entonces estoy pensando psicológicamente.
Pienso psicológicamente acerca de esa cosa llamada mí mismo que hasta ahora había dado
por supuesta. Hasta estoy empezando a comprender algo del significado de las palabras: "El
reino de Dios está entre vosotros."
Ahora bien, descubriré que cada vez que permito que el anterior pensar sensual acerca de mí
mismo se mezcle con el pensar psicológico de mí mismo que se está formando en mí, ahogará
este último. Debo mantenerlos separados porque de otro modo se producirá, por así decirlo,
una inundación, y si no se ha construido un Arca, puede llevarnos a la muerte psicológica. Si
el Arca que el Trabajo levanta eventualmente con nuestra ayuda no es capaz de navegar, habrá
un período de peligro. Uno se cansa del Trabajo, en especial cuando uno no está cansado. Se
carece de tiempo. Todo es demasiado vago —¡como si fuera posible!—. El molino de arriba
muele cada vez más lentamente —esto es, nuestro pensar psicológico se aminora y casi deja
de funcionar—, Es necesario entonces tocar el instrumento musical y hacer sonar una o dos
cuerdas que producen armonía y alejan la disonancia. Porque se necesita mucho tiempo antes
que la mente psicológica sea más fuerte que la mente sensual y la evidencia de las cosas no
vistas sea más fuerte que la evidencia de las cosas vistas. Pero esta inversión es posible. En
cuanto a las cuerdas musicales que establecen el funcionamiento del pensar psicológico, sólo
cabe decir aquí que hay cosas que se pueden recordar, cosas que se pueden olvidar, cosas que
uno lee y vuelve a leer, y cosas a las cuales hay que aferrarse sencillamente hasta que la
tentación del pensar-vida nos abandone —por un tiempo—. La tentación es, claro está,
inteligente y necesaria. Al tratar con Saulo, a quien quizá se reconozca, David usó el arpa no
una vez sino en diversas ocasiones. Orfeo amenazó a los animales con su laúd. Asimismo,
entiendo que los Ángeles tocan a menudo instrumentos musicales, y muy bellamente. Pero
dudo que estos instrumentos puedan ser comprendidos sensualmente, como tampoco los
zapatos-Trabajo a los que me referí antes. No son instrumentos musicales literales ni son
tampoco zapatos de cuero literales. Como se dijo una vez, el diablo es también necesario. El
diablo es la mente sensual. Cuando se ve la intención del Trabajo al tentarnos y se comprende
que es necesario, se hace sonar una cuerda en nuestro instrumento musical, el cual desde
luego debe tener más de una cuerda.

Great Amwell House, 10 de mayo de 1952


EL ESPACIO PSICOLÓGICO

El hombre está, a la vez, en el tiempo y fuera del tiempo. Ahora bien, la mente sensual tiene
su base en el tiempo y el espacio, pero no la mente psicológica. Cabe decir que sólo es
accesible a la mente sensual una verdad parcial. La verdad es comparable a un saco lleno de
plata, del cual cayeron unas pocas monedas, mientras que el resto queda en el saco. Como
veremos, es sólo otra manera de" decir que la mente sensual no puede captar lo que sólo la
mente psicológica es capaz de hacer. Cuanto más se expande el pensamiento del hombre más
allá de los sentidos y de su evidencia, tanta más verdad obtiene del saco. Diremos ahora una
palabra acerca de la verdad, cuya calidad está íntimamente conectada con el bien en el
hombre. Cabe cambiar el bien, tal como la caridad, en verdad —esto es, expresándolo
esotéricamente, el oro en plata— por eso el Buen Amo de Casa es el punto de partida
necesario en el Trabajo. No podemos cambiar el mal, tal como el aborrecimiento, en verdad.
Sólo da nacimiento a mentiras. Pues bien. sólo se cambia la verdad en oro queriéndolo y por

58
lo tanto amándolo y por lo tanto viviéndolo —por que hacemos lo que amamos y queremos lo
que amamos—. Por consiguiente, debemos hacer los zapatos-Trabajo para poder así querer, y
amar, y vivir el Trabajo en la vida cotidiana tan sencillamente como nos sea posible. Debo
abrir aquí un paréntesis y decir que el nivel del Buen Amo de Casa tal vez no se haya
alcanzado todavía en un sentido práctico, en cuyo caso. el trabajo de una persona estribará en
adaptarse mejor a la vida mediante el entrenamiento de la mente sensual, con esfuerzo, en el
lugar donde su carencia es un obstáculo. Este ha de ser nuestro trabajo, por el momento. Es
preciso captar aquí el punto importante que la necesidad de realizar dicho esfuerzo se observe.
se entienda, se comprenda clara y personalmente y se acepte, y los resultados no tardarán en
aparecer. Esto se debe en parte a que se lo quiere individualmente y por lo tanto no se hace
debido a una compulsión exterior o al miedo, o con un sentido de injusticia, y en parte porque
el Trabajo encontrará el medio de ayudarnos, si lo valoramos suficientemente. Porque cuando
se hace una cosa según y para el Trabajo éste estará presente en lo que hacemos, pero no si se
lo hace de otro modo. De la valoración proviene el afecto, y el afecto atrae la presencia. La
insensibilidad del corazón y la mente sólo pueden repeler al Trabajo. Basta reflexionar sobre
ello para darse cuenta de su evidencia.
Ahora bien, retornemos a la verdad. Existen la verdad psicológica y la verdad sensual. Se
sobreponen la una a la otra pero no son la misma cosa. Discutiremos ese punto en otro lugar,
pero cabe decir aquí que es sobre todo la verdad psicológica la que puede cambiar nuestro ser
y no la verdad sensual. Se concibe la verdad sensual en función del tiempo y del espacio
tridimensional, porque los sentidos sólo registran el momento presente del tiempo y el
espacio. No puedo verlo a usted ayer en su cuarto. Sólo puedo recordar un poco. No puedo
oír lo que me dijo en el piso alto hace un instante. Sólo puedo recordar un poco. No lo puedo
tocar a usted hace un momento cuando estaba sentado en esa silla, porque usted ya salió.
Puedo tocar la silla, que está todavía en el presente momento de espacio pero no lo puedo
tocar a usted. Tanto el tiempo como el espacio nos separan. Cuando salgo a la calle es ahora
en el presente momento de espacio y puedo verlo a usted otra vez. Estamos ahora los dos en
otra parte del espacio y en otra parte del tiempo. Así obran mis sentidos externos —siempre
en el huidizo momento presente de tiempo y en el espacio tridimensional, común a todos
nosotros—. Hemos de pensar en ello a menudo, porque es muy extraño, aunque la gente no se
dé cuenta. Pues bien, ya que lo quiero a usted, usted está siempre cerca o presente para mí —
sí, pero en algún otro mundo, en algún otro espacio, que no es común a todos, muy distinto
del común mundo externo registrado por los sentidos, pero tan real como él—. Ahora bien,
¿en cuál, o en qué, dimensión está el otro mundo, en el cual sigue usted existiendo
"psicológicamente" para mí, de tal modo que a veces me parece que puedo hablar con usted?
¿O cómo ocurre que sueño muy claramente que estamos caminando o hablando juntos por la
mañana en la pendiente de una colina? ¿En qué tiempo y en qué espacio sucede esto? Por
cierto, no sucede ni en el tiempo ni en el espacio a los cuales se abren nuestros sentidos
exteriores.
Ahora bien, cambiemos de argumentos. ¿Les preguntaré en qué dimensión está su memoria?
Nuevamente, le preguntaré cuántas dimensiones tiene su pensamiento. ¿Posee acaso longitud,
ancho y altura? ¿Se puede hablar de un largo o de un ancho o de un alto pensamiento? ¿Es
tridimensional como su cuerpo y la silla sobre la cual está sentado? Sin embargo, para usted
su pensamiento es real. Puede estar sumergido en sus pensamientos sin tener conciencia del
tiempo o del espacio. ¿Dónde está usted, pues? Su conciencia está sin duda en algún lugar.
Por cierto, su cuerpo permanece en las dimensiones de tiempo y espacio comunes a todos
nosotros. Es visible y tangible para los sentidos. Pero su pensamiento es invisible e intangible
para los sentidos y, sin embargo, existe y es real. Por lo tanto, concluimos que las dimensiones
existen y están abiertas a nuestra interioridad además de las dimensiones a las cuales están
abiertos nuestros sentidos exteriormente y en las cuales existen nuestro cuerpo y el mundo.

59
Cada persona tiene su espacio privado. Ahora bien, en ese espacio interior o privado, que cada
persona tiene, el pensamiento y el sentimiento son los causantes del movimiento y no los
músculos. Por ejemplo, el afecto nos trae la presencia o la vecindad en ese espacio interior. La
aversión produce lo contrario. El afecto es un estado. El amor es un estado. La aversión es un
estado. El odio es un estado. Sentir afecto o amor es estar en un estado particular y ese estado
particular en el cual se está es nuestro espacio interior o privado, y no el espacio exterior o
público. Por eso dije más arriba que el afecto y la valoración hacen presente al Trabajo. La
indiferencia o la antipatía lo alejan. Sí —pero lo alejan en nuestro espacio interior y privado,
no en el espacio externo, porque se puede estar en una reunión, sintiendo antipatía por todos
los presentes y con todo estar en el espacio—. Pues bien, mientras siga sintiendo afecto a una
persona estoy en cierto estado que prosigue y dicha persona está presente o cercana en ese
espacio interior. Externamente, para mis sentidos, esa persona puede estar presente en un
momento y ausente en otro, pero no ocurre así internamente. Parecería, por lo tanto, que en
ese espacio interior que para mí es privado, no hay tiempo tal como lo entendemos
sensualmente. En lugar de un tiempo siempre cambiante y pasajero, hay un estado. Logramos,
por lo tanto, una vislumbre de algo en nosotros que está más allá del tiempo —a saber, estado
y espacio interior—. Es por eso que se dijo al comienzo de este comentario que estamos a la
vez en el tiempo y fuera del tiempo. Si nada es transformado más allá del nivel basado en los
sentidos, estamos sobre todo en el tiempo. La parte de nosotros que está fuera del tiempo
depende de la parte gobernada por el tiempo y el espacio exteriores y los sentidos externos y
la mente sensual, y de qué modo podamos entrar y organizar el espacio interior mediante
estados buenos y mantener y sentir que esa parte está separada y es distinta de las agitaciones
de las cosas diarias. Sólo añadiré aquí que ese espacio interior, privado, es algo que se puede
representar por una habitación que nunca hemos descubierto y no sabíamos que existiera. Es
preciso, por lo tanto, distinguir los dos espacios por medio de la observación, el pensamiento,
el sentimiento y el sabor interior.

Great Amwell House, 17 de mayo de 1952


EL VANAGLORIARSE

Hoy hablaremos del vanagloriarse. Por ejemplo, algunos utilizan su sexo para vanagloriarse.
Esto acrecienta su inquietud interior y así los hace inquietos o los fatiga. Porque éste es
siempre el resultado cuando cada acción está mezclada con demasiada auto-glorificación.
Cuando lo que se hace es muy secundario para satisfacer el deseo de vanagloria la vida se
vuelve molesta. Si una persona observa este rasgo en sí misma, lo verá también en los otros. A
veces se asemeja a una burbuja llena de cola transparente dentro de la cual la persona se
mueve sin darse cuenta de estar encerrada. A veces aparece como una casa de varios pisos
construida sobre la arena junto al mar o a un acantilado. Son muchas las imágenes sensuales
que se emplean para representar el estado psicológico o interior de hacer cualquier cosa para
lograr la gloria. Esto es muy natural porque es el estado psicológico más común en la Tierra.
A la inversa, lo que acompaña a menudo la auto-glorificación, es gran número y variedad de
imágenes que nos estimulan para perseguir el auto-gloriarse. ¿No ven el valiente buquecito
luchando contra la furiosa borrasca y barrido por enormes olas con su tripulación demasiado
asustada para subir a la cubierta? ¿No ven quién está al timón? Pues bien, soy yo. O
nuevamente, ¿no ven a ese guapo oficial andando por la tierra de nadie, desperezándose y
bostezando con aire de aburrimiento, y luego retornando a la trinchera, después de encender
fríamente un cigarrillo, bajo una lluvia de balas? Pues bien, también soy yo. Estos dos retratos
se exhiben en la misma galería. Si usted ha superado estos retratos, le preguntaré: ¿en qué
galería está usted ahora, en la Gran Academia de Pintura Terrenal? Dudaré si usted me dice

60
que salió del edificio. Por ejemplo, sin darse cuenta puede estar mirando cuadros de la mujer
más encantadora o más ingeniosa o más a la moda, o quizá del hombre más bello o mejor
vestido, o de un gran estadista o de un aristócrata o de un famoso político o de un millonario.
(Claro está, no hablamos literalmente, porque por lo general los políticos o los millonarios no
son atractivos para la vista.) Pero en todo caso, es muy probable que usted esté mirando en su
mente algún cuadro, y conviene mucho ponerse a trabajar y llevarlo a la conciencia mediante
una sincera auto-observación. ¿Por qué conviene llevarlo a la conciencia mediante una sincera
auto-observación? Es algo conveniente porque si se lo deja en las tinieblas, en lo que está en
nuestro inconsciente, en aquella región que no reconocemos ni incluimos en el inventario y la
concepción de nosotros mismos, seguirá obrando constantemente sobre uno mismo y, al estar
poseído por el poder desenfrenado que la inconciencia da a todo lo que está en nosotros —
esto es, todo aquello a lo cual no hacemos frente— puede complicarnos la vida hasta llegar a
la tragedia. Le ruego no cometer el error elemental de creer que porque no está consciente de
una cosa ésta no puede estar en usted. En este Trabajo éste es un error infantil, pero algunos
siguen cometiéndole y así no van a parte alguna. Tienen, empero, el consuelo de retener su
engreimiento y así de salir del Trabajo tales como eran al entrar.
Ahora bien, cuando el vanagloriarse es el objeto principal, la calidad de todo el trabajo que se
ejecuta pasa a segundo lugar. Ocurre así porque gran parte de la energía que habría de
emplearse en una tarea pasa a grandiosas auto-imaginaciones y sólo una parte a lo que se tiene
en mano. Un pintor, un escritor, por ejemplo, que trabaja en medio de la fantasía de llegar a
ser famoso, disipa su energía, y su obra se resentirá y su calidad reflejará el ser que le dio
origen. Recuerden que cada acto psíquico nos extrae fuerza. Las fantasías absorben gran
cantidad de fuerza —extraen la fuerza y agotan a la gente—. Las fantasías de ser grande, de
tener poderes o encantos insólitos, son muy comunes. Por lo general son una compensación
para la vulgaridad y extraen gran cantidad de fuerza y la utilizan de un modo muy inútil.
Minan a una persona. Por esa razón impiden a menudo que una persona logre lo que hubiera
podido conquistar si encarase las cosas de una manera más sencilla y directa, y tuviese
conciencia de ellas y se separase de tan grandiosas imaginaciones. ¡He visto tanta infelicidad
y maltrato que tuvo su origen en tales fantasías! Surgen de los "Yo" que hacen uso de las
fantasías para lograr poder sobre nosotros y llegar absorber —esto es, comer— nuestra fuerza
y así vivir como lo hacen las sabandijas. Hay algunos que son mucho más peligrosos que
otros. La única manera de escapar a su poder es observarlos y observarlos y observarlos cada
vez más claramente, porque por este medio. por hacerlos más conscientes, uno se separa
eventualmente de ellos, y una vez que uno se ha apartado, aunque sea por el grosor del filo de
un cuchillo, perecen, como una planta cortada. Se representa a menudo la conciencia como un
cuchillo en el antiguo simbolismo, porque nos separa de lo que está pegado a nosotros y nos
extrae nuestra fuerza. Esta imagen de la verdadera acción de la conciencia es oportuna. Es
preciso reflexionar humildemente a veces sobre la hondura de la antigua comprensión y la
pobreza de la nuestra. Nos procura emociones justas, no auto-emociones complacientes.
Ahora bien, todo lo que se hace sobre la base del auto-gloriarse es espurio. También está
contaminado. Son aguas servidas, no las claras aguas de la verdad sino las aguas sucias de la
mentira. Todo lo que se hizo según al auto-gloriarse carece de valor. No es real. No puede
elevar nuestro nivel de ser. Una persona puede haberse sacrificado aparentemente, puede
haber visitado y cuidado enfermos —según un retrato—. Ha saltado sobre torrentes, se ha
precipitado en casas incendiadas para salvar a sus moradores, ha ofrecido su brazo para una
inyección de prueba que podía matarla —todo según un retrato. No cuenta para nada. Todo se
basa sobre retratos y la resultante vanagloria. Entiendan otra vez que la conciencia es nuestro
único remedio. Corta lo que está pegado a nosotros. Una persona actúa, sin saberlo, según un
retrato. No tiene conciencia de este hecho. Reflexionemos nuevamente sobre los retratos.
Muchos retratos diferentes se exhiben en las galerías de la Academia Terrenal —retratos de

61
héroes pequeños y grandes, de mártires y santos, galerías que están consagradas a los retratos
de aquellos cuya gloria no fue comprendida, muchos retratos de gentes que trabajaron
duramente y cuya gloria finca en sostener un hogar, trastornando todo para lograrlo, muchos
retratos bastante similares de gentes que se afanan y se esclavizan en la noche sin necesidad
alguna, muchos de gentes que están tan ocupadas y tienen tanta prisa que apenas se las ve, y
miles de otros retratos, algunos desagradables, algunos criminales. Cada uno de esos retratos
apela a la vanagloria de diferentes personas— se conoce la gloria de los criminales en sus
crímenes. En todos los casos la persona no se entera que está dominada por un retrato. Como
se dijo, una cosa de la cual la persona es inconsciente tiene sobre ella mucho poder como un
imán invisible. Repito que el remedio es la luz de la conciencia. Este Trabajo se fundamenta
en el acrecentamiento de la luz de la conciencia. Se ocupa en hacernos más conscientes —
nosotros que vivimos en las tinieblas— mediante la auto-observación y un prolongado trabajo
sobre nosotros mismos. Respaldados por la fuerza del Trabajo lograremos gradualmente que
un retrato secreto y peligroso se vuelva consciente. Como un cuchillo que corta un tallo, la
conciencia nos separa del retrato. Por fin nos veremos libres de su poder. Cuando se lo
arrastra a la conciencia —penosamente, a expensas de nuestro auto-engreimiento— pierde su
poder. Se recupera la fuerza que nos estaba carcomiendo. La leyenda dice que las hadas
pierden su poder cuando se adivina su nombre. Traten de ver su retrato y la forma que adopta
su vanagloria. Hagan ambas cosas. Háganlo durante un largo período. ¿De qué se
vanaglorian? ¿Cuál es su retrato —ese retrato escondido a cuyo servicio estuvo tanto tiempo y
lo ha extraviado fue la causa de tanta desdicha?

NOTA: Este comentario se refiere a:


1) Vanagloria, que surge de
2) Retratos, de los cuales sólo la
3) Conciencia nos puede liberar.

Great Amwell House, 24 de mayo de 1952


EL LABORATORIO INTERMEDIO

Porque este Trabajo no consiste en salirse con la suya en cualquiera de los centros, se vuelve
repugnante al amor de sí y crea dificultades a todos. Las dificultades suelen aparecer al
principio o pueden surgir más tarde. Ya que las divisiones mecánicas de todos los centros
resienten el Trabajo, el Hombre Mecánico, compuesto de las diversas conexiones habituales
dentro y entre esas partes de los centros, lucha para mantener su existencia y así impedir la
formación del Hombre Nuevo que va a reemplazarlo. Para expresar esta situación más
correctamente, cabe decir que muchos "Yo" en los diferentes centros cuyo poder está
amenazado resienten el Trabajo y así crean dificultades mediante objeciones, argumentaciones
o una franca negativa. Ahora bien, un hombre, por su vida, puede tener muchos "Yo"
mundanos, fuertes, egoístas y resistentes que quieren imponerse, y así los "Yo" que desean el
Trabajo tienen pocas posibilidades de formar un grupo y volverse más fuertes. «Esto significa
sencillamente que el Hombre Mecánico asesinará cualquier manifestación del Hombre Nuevo.
Otros, un poco mejor situados psicológicamente. por haber dudado de la vida y reflexionado
con asombro a veces sobre su significado, suelen aceptar al principio el Trabajo hasta cierto
punto, de modo que una diminuta cosa viviente empieza a manifestarse en ellos. Este es el
comienzo de una nueva manera de pensar y sentir. Entonces surgen las dificultades. Pueden
suceder tres cosas. La diminuta cosa viviente, que es el comienzo del Hombre Nuevo, se
marchita porque carece de profundidad o de suelo; o el Hombre Mecánico lo mata por
violencia como Heredes mató a los niños recién nacidos, en la esperanza de destruir a Cristo;

62
o, tercero, el hombre revaloriza el Trabajo y empieza otra vez. Ahora bien, hablemos de los
tres laboratorios que están en el Hombre y, en particular del laboratorio intermedio, donde el
asesino puede entrar y destruir a menos de ser vigilado. Elige, como un ladrón, el momento en
que el hombre no está despierto. No me refiero aquí el sueño literal.
Sabemos, gracias al diagrama de los tres alimentos del Hombre y su transformación, que hay
tres laboratorios de transformación en nosotros. Estos transforman las materias groseras en
materias más sutiles. Debemos entender que si comen un bistec este no puede pasar, digamos,
al cerebro, tal como es. Tiene que ser transformado en materias más sutiles. Ahora bien, por
regla general, sólo se habla del laboratorio intermedio. Esto se debe a que es aquel más sujeto
a ser dañado. Pero todos pueden ser dañados. La primera transformación del alimento,
simbolizada por la cifra 768 que es cambiada en 384, se lleva a cabo en el laboratorio interior
o más bajo. La cifra 768 denota todas las sustancias que el estómago y los intestinos del hom-
bre pueden digerir. Cabe recordar aquí que la Tabla de Hidrógenos es una Tabla de Usos. Las
cosas están clasificadas y ordenadas en escala vertical según su uso. Por ejemplo, cualquier
cosa que pueda ser usada por esa forma de alimento que el Hombre digiere en su estómago e
intestinos es denominada 768, De este modo, sustancias de la más diversa clase son llevadas a
una relación, que a primera vista parece asombrosa, mediante este método esotérico de
clasificarlas por su uso. Cabe agregar aquí que nosotros somos también clasificados de la
misma manera. (Así habría que preguntarse: "¿Para qué sirvo yo?") Pues bien, si algo anda
mal en el primer laboratorio —y ocupémonos sólo de esa parte llamada estómago— como,
por ejemplo, un alimento equivocado, demasiado alimento, exceso o escasez de ácido clorhí-
drico, fermentos débiles o faltantes, enfriamiento o un centenar de otros factores —entonces
se produce una interferencia en la transformación de 768 en 384—. Toda la octava de
alimento que empieza desde el pasivo Do 768 y procede mecánicamente por sucesivas
transformaciones hasta Si 12 se verá hasta cierto punto afectada. Pero a este respecto nos
dicen que podemos acostumbrarnos a comer mucho menos alimento y que tenemos un apetito
artificial y que sentir hambre es en gran parte una cuestión de hábito, lo cual no refleja las
verdaderas necesidades del Centro Instintivo. Cuando se practica una dieta de hambre, la
disminución de este apetito artificial al segundo día se experimenta claramente.
No hablaré más aquí de los trastornos que se producen en el laboratorio inferior, excepto para
decir que tanto en la primera fase de la digestión en el estómago ácido y tal vez más en estos
días en la segunda fase de la digestión llevada a cabo en el duodeno en un medio alcalino, las
persistentes emociones de ansiedad y temor, tan características en el hombre moderno, pueden
hacer que los jugos digestivos digieran las paredes vivientes que los contienen, y hasta
provocar una perforación. En otras palabras, presas de esas emociones negativas, el hombre
comienza a comerse a sí mismo. Nos referiremos ahora al laboratorio intermedio, que es
nuestra principal preocupación. El trabajo que se lleva a cabo ahí es de clase más sutil. Las
materias tratadas en ese laboratorio pertenecen a un orden mucho más fino y más elevado, y
así son capaces de mayores usos y mayores abusos. Este laboratorio intermedio, al cual
suponemos, mediante una burda analogía, lleno de los más delicados e intrincados aparatos
químicos y eléctricos, exige, por así decir, una temperatura constante, falta completa de
humedad, y ausencia de ruidos y vibraciones, para poder llevar a cabo su trabajo. Cabe
observar que recibe sustancias del laboratorio inferior para una nueva transformación y
también recibe sustancias para una nueva transformación del laboratorio superior. Por lo tanto
tiene que realizar tareas muy complicadas que son de la mayor importancia para la octava de
alimento. Asimismo, el alimento atmosférico 192 llamado AIRE entra aquí y es transformado
en 96, pasando al laboratorio superior. Por estar situado en el segundo piso de la casa de tres
pisos del Hombre, está íntimamente conectado con el Centro Emocional, que está ubicado
allí. Por consiguiente la calidad del trabajo de transformación en el segundo laboratorio
dependerá del estado del Centro Emocional. Si el estado del Centro Emocional es bueno, el

63
laboratorio intermedio trabajará bien. La cosa más dañosa que puede sucedemos es una crisis
de violencia. La violencia actúa como una explosión. En casos extremos puede llegar a ser tan
intensa que daña el laboratorio intermedio permanentemente. Debido a sus repercusiones en
el laboratorio superior puede afectar la razón. Ahora bien, nos enseñaron que todas las
emociones negativas tienen su base en la violencia y llevan a la violencia. Asimismo sabemos
que la violencia sólo engendra la violencia. Nada se arregla por la violencia —como puede
atestiguarlo el mundo—. Cabe señalar muchas otras cosas, que se pueden observar en uno
mismo, respecto de la violencia. Es preciso, ante todo, llegar a ser consciente de la propia
violencia. Solemos tener crisis menores de violencia. Es menester circunscribirlas si
queremos impedir que toda vida nueva sea asesinada por la violencia. Todos tenemos que
trabajar sobre nuestra violencia porque todos la padecemos aunque muchos lo niegan. Esos
ataques menores de violencia surgen al permitir que las cosas lleguen hasta el punto de
"encender nuestra sangre". De esto se logra "mala sangre" del uno contra el otro. Es debido al
identificarse. Trate de observar en usted mismo lo que lo enfurece en otra persona hasta tal
punto que usted se identifica por completo con esa persona y no puede aguantarla. Este
observar la misma cosa en uno mismo cancela la violencia así como más uno y menos uno se
anulan. Este es el verdadero significado de la palabra griega traducida por "perdonar" —tal
como "perdonaos los unos a los otros"—. No hay señales de "perdonar" en cancelar. No tiene
ningún seudo significado. Todo queda cancelado como si pasara una chispa eléctrica entre dos
cuerpos con cargas opuestas. Cuanto más engreída es una persona menos podrá "perdonar"
viendo la misma cosa en ella misma que la hará más proclive a la violencia, porque el
engreimiento impide la auto-observación. Ella será su propio castigo como lo somos todos.
Ahora bien, un ataque de violencia siempre trastorna la salud. Es un choque equivocado en un
mal lugar. El choque obra muchas veces varios días después provocando una enfermedad o
molestias físicas. Trastorna el trabajo del laboratorio intermedio, impidiendo, entre otras
cosas, la formación de la materia simbolizada por la cifra 96 —cuyo uso tiene que ver con el
equilibrio y la protección de lo que llamaré almohadilla de salud entre la vida psíquica y la
física. La disminución de esta materia sutil reduce la resistencia física, mientras que el identi-
ficarse reduce la resistencia psicológica. Ambos estados permiten que las cosas que habría que
dejar fuera puedan penetrar. Las consecuencias son psicosomáticas. Ahora bien, es preciso
recordar que la violencia surge del identificarse. Si pudiéramos recordarnos a nosotros
mismos —esto es, sacar a voluntad nuestra conciencia de las cosas-vida— no nos
identificaríamos y así no seríamos violentos.

Great Amwell House, Pentecostés, 31 de mayo de 1952


LOS CARGOS INTERNOS Y EL PERDONAR

Cabe tener la certeza que lo esencial del Trabajo se relaciona con el auto-desarrollo interior.
Todo lo que enseña el Trabajo se refiere al auto-desarrollo interior del cual es capaz el
Hombre por su creación. Mas para que el desarrollo empiece y prosiga, el hombre y la mujer
deben estudiar y volver a estudiar, una y otra vez, lo que enseña el Trabajo. Al principio nada
se recibe en realidad. Se oyen ciertas frases y ciertas palabras. Se desparraman por la
superficie de la mente. Pero no arraigan y no lo pueden hacer a menos de agregar el factor
emocional de la valoración. De otro modo no son atesoradas, que equivale a decir que no son
valoradas, y así el corazón, que proporciona la profundidad necesaria de suelo, no interviene
en el proceso. Donde está el tesoro de un hombre, ahí está el corazón. Si el Centro Emocional
no está eventualmente en el Trabajo, nada sucederá. No se producirá cambio alguno en una
persona. Las gentes seguirán siendo lo que eran. No se producirá psicotransformismo. Su
corazón estará en otro lugar. Esto es, su valoración estará en otras cosas. Tal vez alaben de

64
labios afuera el Trabajo pero no lo valoran. Por dicha razón, se dice que la Octava-Trabajo
empieza con la valoración. Noten que se habló de la Octava-Trabajo. Muchos preliminares
relativos a los problemas y • dependientes de ellos, mucho empezar y detenerse, muchos
.argumentos, mucho luchar entre el sí y el no, son necesarios antes que una persona pueda
encaminarse por la senda que es la octava del Trabajo. Aquellos que son capaces de discernir
prefieren evitar la Octava-Trabajo, y otros, aunque deseen evitarla, se ven obligados a entrar
en la Octava-Trabajo a través de la influencia ejercida por el despertar del Centro Emocional,
la sede de la Conciencia Enterrada, que ya conoce el Trabajo, y lo reconoce. Pero tal
reconocimiento es imposible si las frases y palabras de la enseñanza están desparramadas por
la superficie de la mente y permanecen allí por carecer de suelo donde echar raíces. Todo en el
Trabajo es germinal —las ideas, las instrucciones, las frases, las palabras— esto es, son las
semillas. Ahora bien, consideren una frase como "hacer cargos internos". ¿Han estudiado
ustedes y vuelto a estudiar una y otra vez lo que esta frase significa? ¿Pueden decir que han
comprendido verdaderamente lo que significa hacer cargos internos? ¿Pueden decir con
sinceridad que conocen muy bien qué formas adquiere en su vida el hacer cargos? ¿Los han
observado hoy? ¿Contra quién los hacen ustedes? ¿Contra Dios, o el Destino, o la Fortuna, o
el hombre, o la mujer, o el gobierno, o sus superiores e inferiores? Siempre se personifica a
quien se culpa. No se hacen cargos a una casa húmeda, sino contra el arquitecto o el
constructor, o contra la persona que la vendió, y desde luego contra el médico que nos
aconsejó vivir en el campo. Siempre se culpa al médico, si no se tiene otra persona a mano.
Ahora bien, han oído decir que una persona puede conocer el Trabajo pero no comprenderlo.
Conocer es una cosa; Comprender es otra. El Centro Intelectual puede conocer el Trabajo y
repetirlo de memoria, pero necesita la cooperación de los centros Intelectual y Emocional.
Una persona puede saber que es necesario dejar de hacer cargos internos, pero ¿entiende por
qué es necesario? ¿No reflexionó acaso, no una vez sino centenares de veces, que tiene que
renunciar a los cargos internos? Si no es así, no entiende nada de esa parte de la enseñanza
que el Trabajo nos ofrece. Lo oye, pero no lo comprende. ¿Por qué? Porque no lo conecta
consigo mismo. No lo conecta mediante la primera línea de Trabajo, que es el trabajo sobre si,
a la luz del conocimiento que enseña el Trabajo. Escuchen esta conversación: un recién
venido dice, "¿Qué quiere decir esto de hacer cargos internos?" La persona que cree conocer
replica: "Oh, es muy importante. Usted oye muchas veces una frase. De paso, usted conoce a
Atkinson, ¿no? Ese hombre, por lo que sé, dijo yo era un estúpido. Acabo de escribirle una
carta acerca de ese particular". "¿Le escribió una carta? Pero le he oído decir muchas veces
que Atkinson es un imbécil lleno de engreimiento." "Es cierto. Rechazó el empleo que yo le
había ofrecido, pensando que no era bastante bueno." "Pero esto, ¿no tiene que ver con hacer
cargos?'' "Querido muchacho, no tiene nada que ver. Por favor, no vaya a llenarse la cabeza de
conexiones equivocadas. En este asunto soy un veterano, con mucha experiencia en este
Trabajo, y sé perfectamente lo que digo; ¿se imagina que permitiré que alguien me llame
estúpido? ¡Por cierto no! Me arreglaré para que no lo olvide, se lo aseguro."
Pues bien, no llegaré a decir que fui testigo de esta conversación, pero he oído muchas
similares. Si una persona dice: "¿Cómo puede ocurrir esto?" Le contestaré: "La respuesta es
muy sencilla. Es exactamente lo que dice una persona que nunca comprendió de qué trata el
Trabajo, aun cuando conozca las frases y palabras usadas en este lenguaje especial, dando así
la impresión superficial de comprenderlo. Nunca lo ha conectado con su propia psicología".
Me han preguntado si el dejar de hacer cargos internos tiene algo que ver con lo que se dijo la
semana pasada, cuando se leyó el comentario sobre la violencia. Pues bien, tiene mucho que
ver. Explicamos la semana pasada los peligros de la violencia en relación con el delicado
trabajo de transformación que se lleva a cabo sobre todo en el Laboratorio Intermedio. La
violencia hiere los nuevos pensamientos y sentimientos que el Trabajo está formando dentro
de nosotros. Hiere al Hombre Nuevo. Se dijo que si se pudiera ver lo que hace a uno violento

65
con otra persona y si se pudiera descubrir mediante la observación la misma cosa en uno
mismo, la violencia desaparecería. Quedaría cancelada, tal como lo hace más uno y menos
uno, lo cual equivale en la práctica a nada. Culpar al otro, hacer cargos internos contra él,
precipita la violencia. Ahora bien, en resumen es esto —a saber, si llego a ser consciente de
todo y todas las cosas en mi mismo, me es imposible ser violento contra cualquier
manifestación desagradable en el otro, porque la veo también en mi mismo. Me vería a mi
mismo en los otros y los otros en mí mismo. Alcanzaría ese grado de conciencia objetiva. Se
mencionó que la palabra griega traducida por "perdonar" significa cancelar una deuda, remitir,
borrar en nuestro libro de cuentas lo que el otro nos adeuda. No tiene ningún significado
sentimental. Decir que se perdona al otro una injuria o un insulto no es sólo desengañarse sino
una forma de arrogancia espiritual. Es como si se pensara que uno podría hacerlo. No, lo
único que puede llevarnos a esa condición es un lento desarrollo de la conciencia de lo que
está en uno mediante una larga auto-observación, lo cual destruirá la idea favorita de uno
mismo, pero nos pondrá en libertad —y también a los otros que hemos encarcelado en nuestro
odio y violencia.
Ahora bien, en el original griego, no se dice: "Perdónanos nuestros pecados", en la Oración de
Dios, sino "Cancela lo que debemos (en proporción) como nosotros cancelamos lo que nos
deben los otros". Reparen que se pone énfasis no en lo que hemos hecho sino en lo que no
hemos hecho. Esto significa que si, digamos, nunca me recuerdo a mí mismo, debo a mi Padre
que está en los Cielos y sigo debiendo cada vez más a medida que prosigue mi vida de ser
dormido. Quizá me preocupe intermitentemente por algunas cosas que hice pero esto es muy
diferente de reflexionar sobre las cosas que no se hicieron. Si se considera el Trabajo desde
este punto de vista se descubrirán varias cosas interesantes.

Great Amwell House, 7 de junio de 1952


VENGANZA Y CANCELACIÓN

Todos sabemos que el "insulto" despierta la sed de venganza y no se preocupa en absoluto por
la cancelación. Porque, debido a ello, cancelar es matar al otro y no ver la misma cosa en uno
mismo. Cuando se tiene sed de venganza, se está dominado por los "Yo" malvados. Nos
sugieren esto y aquello. Si se los vigila, se llega a conocer algo de lo que está en uno. Pero si
no se lo hace, nos identificaremos con ellos. Es mucho más fácil identificarse. Un punto de
vista limitado, procura mucho más satisfacción. La venganza es dulce. El Trabajo no lo es. Ir
en contra de uno mismo nunca es dulce. Cuando una persona se identifica de esa manera en
lugar de separarse, cada uno de esos "Yo" le sugerirá que diga esto o aquello, que escriba o se
comporte de esta o de otra manera. Pero a dicha persona le parecerá que es ELLA MISMA la
que piensa todo esto. Le parecerá como si: "Pienso que diré o escribiré esto. Pienso que
escribiré aquello", o "Pienso que haré esto. No, pienso que haré aquello". Lo que le sucede es
que ciertos "Yo"' que viven en la parte negativa de los centros se han apoderado de ella.
Simplemente, les permitió que se apoderen de ella. Está dormida y gozando de emociones
negativas. Recorre así la parte baja de la gran ciudad de sí misma. Ya está en las manos de
gente muy desagradable. Esos "Yo" son inescrupulosos y malvados. Pero dicha persona no los
ve. Por medio de un ardid —y qué ardid— son al parecer ella —su pensar y su sentir—. Los
toma por ella, así le infunden sus pensamientos y sentimientos. Se identifica con ellos. Les
dice "Yo" a ellos. A cualquier cosa que le diga "Yo", la toma como si fuese ella y con eso está
identificada. Hace de esa cosa algo igual a ella. Este es el identificarse. El proceso no es
deliberado. Sucede automática e instantáneamente. Tiene que suceder automática e
instantáneamente a toda persona que toma lo que ocurre dentro de ella como si fuese ella
misma. Este misterio no se entiende. Hace poco lo llamé un ardid. La mayoría de las gentes

66
no lo ven. Algunas personas nunca llegan a verlo. Si una persona empieza a verlo, descubre
para sorpresa suya que es un ardid. Es por cierto un ardid. Es uno de los diversos ardides muy
sencillos y muy exitosos que mantienen el misterio central de que el Hombre está dormido
pero que puede despertar, y sin embargo no se da cuenta de ello.
Pues bien, estando ya, mediante el identificarse, en las manos de algunos "Yo" pertenecientes
a las calles menos deseables de la ciudad psicológica de usted, si continúa identificándose,
como la tonta y ciega oveja que se es con respecto a lo que ocurre dentro de uno, caerá en
manos de una multitud de "Yo" aún más groseros y rudos y malvados. No reparan en la
calumnia, en incriminar a los otros y hacer uso de la violencia. Ellos, a su vez, pueden
entregarlo a los "Yo" más bajos, asesinos y malvados. Todo esto puede y suele resultar del
desenfrenado identificarse con los "Yo" negativos cuando se busca el desquite y la venganza.
Ahora bien, sólo desean una cosa. Esos "Yo" desean dominarlo a usted y extraerle su fuerza.
Emplean como método el identificarse con ellos, de modo que su conciencia ya no puede
distinguir entre usted y ellos. Pero le recordará aquí que se la pueda adiestrar para que lo
logre. El Trabajo desea que lo haga para que no siga perdiendo la pequeña parte de conciencia
que posee. Ahora bien, el identificarse con un "Yo" es lo mismo que si un hombre de la calle
se convirtiese de súbito en usted. Es como si ese hombre hubiese desaparecido en usted, y
usted no se hubiera dado cuenta de nada. Desde luego, esto sólo puede suceder si usted es
inconsciente de todo cuanto ocurre en sí mismo. El único remedio es dejar penetrar un rayo de
luz de conciencia en uno mismo. Esto significa que es preciso observarse a sí mismo —y
observarse significa ver las cosas en uno mismo y ver eventualmente que muchos "Yo"
diferentes viven en uno y usan nuestro nombre y voz—. Llegar a esta etapa de auto-
observación se asemeja a ver muchas personas diferentes en la calle donde parecía que uno
estaba solo. Ahora bien, nuestros vínculos con el mundo externo son tales que cuando vemos
una persona en la calle no la tomamos como si fuese uno mismo. No decimos: "Yo soy esa
persona, esa persona es mí". Ni tampoco dicha persona puede acercarse y decir: "Usted es mí
y yo soy usted". Tal conducta sería embarazosa. Por cierto, nos enfureceríamos ante tal intento
de posesión. No obstante, el vínculo que mantenemos con el mundo interno de uno mismo es
tal que esto sucede continuamente y no nos embaraza ni nos trastorna en lo mínimo. El ardid
obra bella, silenciosa y prácticamente, y nadie se da cuenta de ello. En este momento está en
uso en todo el mundo. El Trabajo trata que nos demos cuenta de ello, de abrir nuestra
comprensión. Pero hasta con la ayuda del trabajo y todo lo que enseña las gentes siguen sin
darse cuenta del ardid. Claro está, si ya estamos poseídos interiormente por aquel estado de
conciencia llamado Percepción dé Sí que el Trabajo nos recomienda firmemente de lograr
para nuestro bien, percibiremos en seguida que tratan de engañamos cuando algún "Yo" se nos
acerca internamente y dice: "Usted es mí y yo soy usted", y luego intenta desaparecer dentro
de nosotros. Nos daríamos cuenta tanto de la aproximación del "Yo" y de su intención de
dominamos convirtiéndonos en él, como el príncipe de los cuentos de hadas que se convierte
en una rana o Circe que convierte a los marineros de Ulises en cerdos. Pero esta clase de
magia se sigue haciendo y en todo momento la gente es convertida en lo que no es. De seguro
la isla de Circe es este mundo. Ahora bien, como a Ulises nos fue dado un remedio desde lo
alto, un contrahechizo divino. Es el Tercer Estado de Conciencia. Es el Recuerdo de Sí, la
Percepción de Sí y la Conciencia de Sí.
Sin embargo, no utilizamos este remedio porque no vemos la necesidad de hacerlo. El Trabajo
no es actual ni lo bastante serio para nosotros y no vemos claramente lo que nos está
sucediendo. Tenemos dentro de nosotros una cantidad de topes que suavizan las cosas. En
cuanto al Trabajo, solemos estar en un estado de ofuscamiento, de confusión y de perplejidad,
día tras día. Vamos a la deriva. No vemos, por ejemplo, que en realidad nos domina una
mayoría de "Yo" que es hostil o indiferente al Trabajo, y a toda la enseñanza del esoterismo
—que nos dominan varios "Yo" a los cuales sólo alguna clase de amor propio en nosotros les

67
impide seguir su curso lógico, o que se esconden con tanta inteligencia que no comprendemos
conscientemente el verdadero peligro de nuestra situación interior. Tenemos "Yo" que son
antagónicos al Trabajo como también lo son realmente en la vida algunas personas
intransigentes y mezquinas. Tales "Yo" pueden emponzoñarnos tranquilamente. Se pueden
ocultar tras un retrato de virtud. Si algún "Yo" lo hace, tengan la seguridad 'que es
secretamente nuestro enemigo. Poco sospechamos cuántos "Yo" son nuestros enemigos y sólo
desean retener su poder sobre nosotros.
Ahora bien, la necesidad del Recuerdo de Sí se asemeja a llevar en las manos una copa de
vino llena hasta el borde. Por eso es necesario entre otras cosas notar cuando uno está
andando dentro de sí mismo. En los barrios de mala fama se corre por cierto el peligro de que
le hagan caer la copa de las manos. Por lo tanto, se estará bajo la pura necesidad de encararse
con el "insulto" de una manera que no sea la del desquite mecánico y de la venganza ni la de
sólo sentirse ofendido. Porque todas estas cosas nos hacen negativos y nos llevan a los barrios
bajos. Así se pierde la oportunidad de trabajar sobre sí y se derrama una parte del vino a no
ser que se encuentre la manera de entenderse consigo mismo. Es aquí donde interviene la
cancelación. Este caso es diferente para quienes no han alcanzado aún la necesidad del
Recuerdo de Sí. Aun no llevan copa alguna. No son los que llevan la copa. Tratan de
recordarse a si mismos ocasionalmente cuando gozan de tiempo y no tienen nada importante
que hacer.

Great Amwell House, 14 de junio de 1952


LA CREENCIA EN EL TRABAJO

En este Trabajo nos dicen que nada puede cambiar al hombre a no ser que empiece a pensar
de una manera nueva. Se dice asimismo que el Trabajo se propone hacernos pensar de una
nueva manera. Consideremos estas dos aseveraciones para que emerja una parte de su
significado y nos dé una o dos bofetadas en el rostro. Se verá que de estas aseveraciones sigue
que la mente debe creer en el Trabajo. Esta es la primera bofetada en el rostro. Si no hay
creencia en el Trabajo, nada sucede. Esta es la segunda bofetada. El hombre o la mujer
seguirá pensando como siempre lo ha hecho y todo permanecerá como era antes. Es posible
permanecer "en el Trabajo", tal como lo dice la frase, año tras año, y no creer en él, y así
seguir sin cambio alguno en nuestra manera de pensar. Esto parece, a primera vista,
imposible. Pero si una persona no cree en el Trabajo y en su autoridad y en su enseñanza,
dicha persona no sufrirá cambio alguno de mente y si la manera de pensar de una persona
sigue sin modificarse, el Trabajo no puede actuar sobre ella. Este es el punto y este es el
significado de las dos aseveraciones.
Consideremos esta cuestión más detenidamente, de modo que atraiga nuestra más profunda
atención y nos haga encarar en qué lugar del Trabajo estamos. Vemos que si una persona
carece de "Yo" que se sientan atraídos o que crean verdaderamente en el Trabajo, dicha
persona no se ocupará de lo que enseña. Nadie se preocupa seriamente por aquello en lo cual
no se cree. Por otra parte, si se cree que una cosa es verdadera, se piensa en ella, en particular
si nos concierne de cerca. Ahora bien, nos concierne muy de cerca. En verdad, no puedo
pensar en cosa alguna que concierne más de cerca al hombre o a la mujer que la enseñanza de
este Trabajo. Pero si no creen en él, ¿acaso se imaginan que les podrá cambiar la mente
milagrosamente y serán capaces de pensar de una nueva manera? Debería haber dicho no de
una nueva manera sino de una manera enteramente nueva. ¿No ven, pues, que nada puede
cambiarnos a no ser que empecemos a pensar de una nueva manera, y puesto que el Trabajo
se propone hacernos pensar eventualmente de una manera por entero nueva, a menos de creer
en lo que nos enseña no producirá efecto alguno sobre nosotros? Si somos duros de mente

68
seguiremos siendo lo que siempre fuimos. No se producirá cambio de ser porque no hay
cambio de pensar. Sin cambio de pensamiento no puede haber cambio de ser. Un hombre
seguirá siendo el mismo hombre. La mente, con sus anteriores actitudes y hábitos de
pensamiento, permanecerá sin modificación alguna y así el resto de la persona no sufrirá
modificación alguna. El conocimiento enseñado por el Trabajo no penetrará en el
pensamiento ni lo modificará. Ni el hombre ni la mujer tratarán de pensar según las nuevas
ideas que el Trabajo enseña, y así no verán la vida ni ellos mismos de una nueva manera. No
tratarán de pensar según las ideas del Trabajo porque no creen en ellas. Oirán decir que tienen
muchos "Yo" pero no lo creerán —y ocurrirá lo mismo con las otras ideas—. Por ejemplo,
oirán decir que el nuevo conocimiento, el nuevo ser y la nueva comprensión están todos
interrelacionados y no se puede tener una nueva comprensión sin los otros dos. Pero no lo
creerán. Pues bien, es preciso reflexionar cuidadosamente sobre este punto. Notar si se ha
captado su significado.
¿Creen ustedes que su comprensión permanecerá en el mismo nivel si su conocimiento no
cambia, ya que su ser no cambiará a no ser que cambie su conocimiento? Lo dudo. Mas, para
proseguir, el nuevo conocimiento contenido en el Trabajo me será dado y le prestaré muchas
veces atención, pero sin creer realmente en él. En este caso no aplicaré el nuevo conocimiento
al estudio de mi ser. No haré intento alguno de visualizar la clase de hombre que soy
psicológicamente desde el ángulo del nuevo conocimiento. Seguiré haciendo lo que hago
siempre, corriendo tras mis intereses cotidianos, persiguiendo mis fantasías, satisfaciendo mis
apetitos y hablando de mis imbecilidades diarias, con la mayor complacencia. Por lo tanto, no
veré nada de mecánico en todo esto. Me reiré a solas con escarnio de la idea de ser un hombre
mecánico y profundamente dormido en mente y corazón.
Ahora bien, el Trabajo se refiere a la posibilidad de un cambio que es inherente al Hombre por
su creación. ¿Encuentran que es difícil de creer? No caben dudas de ello. Pues bien, este
cambio se llama psicotransformismo. Ahora bien, el psicotransformismo empieza con la
transformación de la mente. Comienza con metanoia, para emplear una palabra del Nuevo
Testamento, la cual significa cambio de mente y no arrepentimiento. Una persona, por lo
tanto, que no cree realmente en el Trabajo no experimentará transformación alguna de mente
y así no se trasladará internamente a una posición donde el cambio puede producirse mediante
las influencias del Trabajo. El Trabajo no será recibido. Esas influencias actúan primero sobre
la mente para cambiar el pensar. De otro modo no puede haber psicotransformismo —ninguna
transformación última de toda la psicología de una persona—. No puede producirse,
simplemente porque cuando se va al grano dicha persona no cree en el Trabajo o lo ridiculiza
o se burla en secreto de él. No se producirá cambio de mente y por lo tanto no habrá cambio
alguno en el nivel de ser y por lo tanto ningún cambio en el nivel de la comprensión. Al
parecer dicha persona cambia un poco externamente. Tal vez se deba al ejemplo, a la
atmósfera y la imitación, a la vanidad o a motivos de interés propio. Pero no habría cambio
interno-, ni transformación genuina, nada de tan real e íntimo que el hombre, vuelto y torcido
en todas direcciones, seguirá siempre apuntando hacia el Trabajo. La mente, al no estar
despertada por el Trabajo, no despertará el Centro Emocional. La incredulidad subyacente en
el Centro Intelectual se reflejará como disgusto e incredulidad en el Centro Emocional. Esto
es, las auto-emociones y no las emociones-Trabajo permanecerán dominantes.
Ahora bien, un hombre puede conocer el Trabajo y no creer en el mismo. Conocer no es
creer. Además, puede enseñar el Trabajo y no creer en él. Esto es muy posible para ciertos
tipos de hombre. No se engaña a sí mismo pero engaña a los otros. Puede fingir creer, pero
son muchos los que fingen creer en el cristianismo, por ejemplo, y no creen en absoluto. Es
por eso que de vez en cuando hay que observarse a sí mismo y ver qué parte de uno cree en el
Trabajo y cuál es la calidad de nuestra creencia y cuántos "Yo" luchan contra ella. Porque
según la calidad de nuestra creencia, así el Trabajo responderá y actuará sobre nosotros. Un

69
hombre puede creer que cree en el Trabajo y descubrir, por una cándida e imparcial auto-
observación, que no cree. Descubre que se estaba engañando a sí mismo. Esto le da la
oportunidad de proseguir. Es un choque útil como lo son todos los momentos de sinceridad
consigo mismo. Despejan los falsos "Yo" que son como hechiceros parásitos en la mente. El
hombre, la mujer, llegan a ser a tal punto su sinceridad interior en este Trabajo. Sólo agregaré
una cosa. Creer es tener confianza. Creer en el Trabajo es tener confianza en algo que es más
que uno mismo. Creer en el Trabajo es creer en algo más grande que uno mismo. Es creer en
el Mente Superior —esto es, en la Mente más grande que nuestra mente—. Ahora bien, la
mente es invisible. La Mente Superior es invisible. Nuestra mente es invisible. Creer en la
Mente Superior es por lo tanto que algo invisible cree en algo más grande también invisible.
Como habrán visto, hablamos ahora en el nivel psicológico.

Great Amwell House, 28 de junio de 1952


LA FALSA PERSONALIDAD Y LA FELICIDAD

¿En qué consiste la felicidad? Tomemos su caso. Supongamos que usted cree que hay otra
vida en el más allá e irá al Cielo y será perfectamente feliz. ¿Cómo concibe usted esta
felicidad? ¿Ha pensado alguna vez acerca de ello? Algunos se imaginan que están en un
estado de gran magnificencia, que viven en palacios, que son servidos por esclavos, que todos
los adoran, los admiran y los alaban. Sienten que esto los haría soberanamente felices. Ahora
bien, es necesario erradicar por completo tal idea de felicidad. Es preciso arrancársela del
corazón. La crudeza y vulgaridad de esta fantasía tan difundida fue comentada por Cristo,
cuando sus discípulos se querellaban para saber quién de ellos era el más grande. Dijo que en
el Reino de los Cielos la persona que servía era la más grande. Esta transvaloración de los
valores mundanales habrá sido un choque para ellos, como en verdad lo fue toda la vida de
Cristo. Otra vulgar idea en lo que respecta a la felicidad es pensar que consiste en la
gratificación de uno u otro de los apetitos corporales. Esto pertenece por completo al sí y para
provecho del sí y no sirve a nadie sino al sí. Pero pasaré a la relación entre la idea de felicidad
y la Falsa Personalidad.
Consideremos un momento a la gente cuya felicidad se basa principalmente en satisfacer su
Falsa Personalidad. No se puede decir que al hacerlo sean profundamente felices. Por otra
parte, evitan ser desdichados. Al satisfacer los requerimientos de la Falsa Personalidad
obtienen su recompensa. Por cierto, como veremos, se dice de ellos que ya han obtenido su
recompensa por el mismo acto de obedecer a la Falsa Personalidad. Esto es interesante. La
recompensa no viene más tarde como ocurre, digamos, cuando un hombre trabaja sobre sí por
un prolongado período y de súbito, aparentemente sin causa alguna, algo se abre y en un
destello de emoción positiva ve la Verdad. Probablemente no esperaba recompensa alguna.
No "trabajaba para obtener un resultado". Quiero decir que no hacía cargos internos contra la
Deidad, tales como: "He dominado mi mal carácter cinco minutos. ¿Cuándo obtendré mi
recompensa?" Cabe decir que algunas personas al parecer esperan redituar un porcentaje
notablemente alto por haber realizado un esfuerzo de Trabajo, y otras por hacerlo se dan una
extraña importancia. La calidad del esfuerzo en el Trabajo es pobre cuando está mezclado con
cargos internos y demasiada auto-admiración. Ya que la naturaleza de la Falsa Personalidad
está conectada con una recompensa instantánea, no soporta muy alegremente el Trabajo, en el
cual la recompensa no es en modo alguno instantánea. Citemos algunos ejemplos de lo que se
dice acerca de la Falsa Personalidad y la recompensa en Mateo VI 5:
"Y cuando oréis, no seáis como los hipócritas, que gustan de orar en pie en las
sinagogas y en los cantones de las plazas, para ser vistos de los hombres; en verdad os
digo que ya recibieron su recompensa."

70
O nuevamente Mateo VI 2:
"Estad atentos a no hacer vuestra justicia delante de los hombres, para que os vean...
no vayas tocando la trompeta delante de ti, como hacen los hipócritas en las sinagogas
y en las calles, para ser alabados de los hombres; en verdad os digo que ya recibieron
su recompensa."

Ahora bien, se habrán dado cuenta que en estos ejemplos la recompensa es instantánea. No
acaban de tocar la trompeta y dado dinero en público que ya reciben su recompensa. ¿Qué han
hecho? Han satisfecho la Falsa Personalidad y por haberlo hecho lograron un instante de
felicidad. Quiero decir que tuvieron un instante de esa particular calidad de felicidad.
¿Conocen su sabor? Es una felicidad que se relaciona con lo que los otros piensan de uno.
Deriva de lo exterior, no de lo interior. En este sentido es externa. Quiero decir que se origina
desde el mundo. Surge del público. Exige público. Esto se debe al carácter de la Falsa
Personalidad. Cuando se hace una cosa desde la Falsa Personalidad, se espera al menos
alguna clase de elogio. Hasta el menear de la cola de nuestro perro es suficiente. Pero si se ha
hecho una cosa sin huella de amor al hacerla, o de amor a hacerla por otra persona —lo cual
es servir— entonces se establece una larga cuenta interna al no lograr reconocimiento alguno.
Sí, cuesta mucho esforzarse sin lograr reconocimiento alguno. Sin embargo gran parte del
Trabajo depende de esto. ¿Por qué? Porque, es preciso entenderlo, de otro modo acrecienta la
Falsa Personalidad.
Ahora bien, la calidad de la felicidad que proviene de ser el primero en todo, o de tener más
posesiones, o de tener mejor aspecto que los demás, y así sucesivamente, no es una felicidad
genuina ni profunda puesto que depende de lo que piensa la demás gente, y exige volver a ser
estimulada continuamente, y es de tan corta duración, como lo señalan las palabras: "ya
recibieron su recompensa". Por eso, como ven, desean que se repita y esto los llena de
inquietud. Pero hay otra calidad de felicidad que es independiente de las cosas externas.
Pertenece a nuestro ser interior. Por esta razón la Falsa Personalidad, que pertenece a nuestro
ser exterior, no la puede conocer. Uno de sus definidos efectos es el de reemplazar la
inquietud y sus allegados, la ansiedad y el temor, por la paz. Esta paz no puede ser conmovida
por los eventos externos si uno se mantiene despierto. Pero no se puede alcanzarla mientras la
conciencia siga centrada en la Falsa Personalidad y esta última es el gobernante activo dentro
de una persona. Es por eso por lo cual las sucesivas capas de la Falsa Personalidad tienen que
ser arrancadas, tal como se despoja uno de una piel tras otra. Ese despojarse es penoso para la
vanidad, el orgullo, el engreimiento y al amor a sí, por eso exige tiempo, a veces más, a veces
menos. Quitarse una piel ya es maravilloso. No mata a una persona, porque esas pieles no son
ella. Son esas pieles las que lo matan a uno. El despojarse la libera de ellas, de lo que hace la
Falsa Personalidad que no es dicha persona. Es una prisión psicológica. Cada generación tiene
su propia clase de prisión. Basta observar su acción en los otros, en la entonación de la voz,
en la expresión, en las posturas, en los movimientos. Es preciso tratar de hacerlo en uno
mismo; y, finalmente, observarlo en la vida, en las novelas, en la historia, en los diarios, en las
fotografías, en especial en uno mismo en el pasado, y también en el presente. Estas son tres
poderosas líneas de trabajo que obran recíprocamente.

Great Amwell House, 5 de julio de 1952


¿QUE ES UN NUEVO QUERER?

Empecemos por comprender algo acerca de lo que es la voluntad. En primer lugar, querer y
pensar son dos cosas diferentes, pero solemos confundirlas. Es necesario observar claramente

71
en uno mismo que no somos capaces de distinguir entre el querer y el pensar. Tienen un sabor
diferente. En nosotros, el querer está conectado con el lado emocional mientras que el pensar
pertenece al Centro Intelectual. Pues bien, estos dos lados de una persona no trabajan
armoniosamente juntos. No se puede decir que uno siempre quiere lo que piensa, ni tampoco
que uno piensa lo que quiere. Un hombre puede pensar que debería fumar menos. Pero esto
no significa que quiere hacerlo y lo hace. Si pudiéramos ver en una visión de conciencia
expandida todo nuestro pensar a lo largo de la vida y en una segunda visión todo lo que
hemos querido, nos sorprendería la diferencia. En realidad estos dos registros existen
interiormente en cada persona. Cabe agregar aquí que el nivel de ser de un hombre o una
mujer está en relación mucho más estrecha con lo que ha querido que con lo que ha pensado.
Pero puesto que confundimos el pensar y el querer no observamos y estudiamos la acción del
querer en nuestra vida para distinguirla del pensar. Así no vemos nuestra vida como voluntad.
Puesto que el trabajo de cada centro y cada parte de un centro tiene en nosotros un sabor
interior diferente, tendríamos que ser capaces de lograrlo. Es posible lograrlo si nos lo
proponemos. El resultado, empero no es halagador aunque muy interesante. Pero si no
renunciamos a pensar cuan maravillosos somos, es preferible no intentarlo, sino seguir nuestra
vida de ilusiones y disgustos. Pero hoy sólo deseo referirme a lo que puede y significa una
nueva voluntad.
La voluntad está relacionada con lo que nos gusta y con lo que amamos. Lo que un hombre
ama lo quiere y lo que quiere lo hace, ya sea en secreto o francamente. Si se ve impedido, lo
hará en la imaginación, lo cual espiritualmente —esto es, psicológicamente— es lo mismo.
Quiero decir que no se forma una nueva voluntad. El perro retorna a su vómito cuando se
presenta la oportunidad. Una nueva voluntad significa seguir un nuevo rumbo. Pero si uno
deja de gustar o de amar algo —tal como amarse a sí mismo— se lo querrá cada vez menos.
Ahora bien, mediante la observación, una persona puede no gustar de una parte de sí, de algo
en ella misma. Entonces ya no lo querrá tanto como lo hacía cuando no lo veía claramente.
Pero mientras se mantenga el amor de sí, la selva no descubierta, inexplorada, prehistórica
que es el amor de sí, permitirá sin saberlo que quiera todo lo que le pertenece, por ignorar los
enemigos, los "Yo" malvados que oculta, por no ser consciente de lo que hay en la selva.
Entre otras osas significa que dicha persona ya sea abiertamente o en secreto siempre quiere
salirse con la suya. Esta es voluntad según el amor de sí. Este es un querer indiscriminado, y
significa en realidad que todas las cosas en esa selva, todas las cosas que se llaman a si
mismas con el nombre de dicha persona —hasta los caníbales— alimentan su propia
voluntad. Algunas gritan de rabia si algo les impide hacerlo. De paso, hay papagayos gritones
en la selva de todas las personas, que hablan y hablan y contribuyen a empeorar las relaciones
cotidianas humanas cuando no las destruyen. Ahora bien, si pudiéramos mediante la auto-
observación y el auto-estudio dejar de amarnos a nosotros mismos tanto, no desearíamos
hacer nuestra santa voluntad. Esto liberaría energía. Si viéramos mejor a qué nos asemejamos
no nos amaríamos tanto. No criticaríamos tanto a los otros ni trataríamos de vencerlos (secreta
o abiertamente). El amor de sí es el principal amor y extrae cantidades de energía en todo
momento. Ser más tolerante, mediante auto-humillaciones hechas a solas durante el trabajo
sobre sí y sobre el egoísmo, pondrá en libertad algo de fuerza que nos permitirá prestar
atención a lo que los otros desean en vez de prestarla a lo que deseamos. En suma, lograremos
un poquito de nueva voluntad —como un niñito— del amor de sí en disminución. Ahora bien,
si un hombre sigue amando las mismas cosas, seguirá queriéndolas y haciéndolas. En este
caso no habrá nueva voluntad. Sus energías son completamente usadas en el círculo de sus
intereses. Seguirá siempre el mismo rumbo. Por ejemplo, no será capaz de hacer ninguna cosa
nueva, por estar atado al círculo de sus amores según los cuales quiere. Pero si trabaja contra
la mecanicidad —que es más fácil para quienes observan externamente— o contra el amor de
sí —que es más fácil para aquellos que han logrado la observación interior— o si trabaja

72
contra ambos, y los dos son difíciles, liberará bastante energía para hacer algo que pensaba era
imposible. Quiero decir, sigue un rumbo para el cual nunca había desarrollado ninguna
función aplicable o del cual no había visto el uso mientras seguía siendo la máquina que no
sospechaba que era. Les ofrezco nuevamente un ejemplo en el siguiente sueño que tuve una
vez, que fue dado hace algún tiempo. En ese sueño se me mostraba con mucha sencillez un
rumbo y un estado de voluntad que en aquel momento me parecía imposible de seguir o hasta
de alcanzar. Me fue mostrado después de cruzar una barrera, que se conectaba claramente con
lo que podría ser llamado el hombre salvaje del amor de sí, el hombre prehistórico (o mujer)
en uno mismo. Esa barrera, que representaba algo psicológico —esto es, algo en el propio ser
— estaba simbolizado por un hondo y estrecho abismo, difícil de cruzar y lleno de viejos
huesos. Comprendan que no les quiero decir que era un abismo literal, huesos literales, etc.
Era una alegoría, cuyo propósito era el de mostrarme algo. El sueño era el siguiente:
"Alguien me empuja por una pendiente cubierta de pasto. Hay una zanja. No es ancha,
pero es difícil de cruzar. La zanja difícil de cruzar está ubicada en lo alto de la
pendiente y está llena de huesos de animales prehistóricos —los restos de seres
violentos, de animales de presa, de monstruos, de serpientes—. Llenan el abismo en
profundidad. Hay un tablón para cruzarlo, pero en el aire parece pesar un poder de
represión, como la influencia invisible de un poderoso imán; y esto, a lo cual se agrega
el temor de cruzar esa hondura —aunque el ancho no es grande— me impide mover.
No sé cuánto tiempo estuve en esa situación, porque en todo ese sueño el tiempo no
era aquel de todos los días. De pronto me encuentro del otro lado del abismo —en la
otra orilla—. ¿Qué visión maravillosa veo ahora? Veo a alguien que enseña o adiestra
a algunos reclutas. Esto es todo. A primera vista no hay nada de maravilloso. El sonríe.
En cierto modo parece no esperar resultado alguno de lo que está haciendo. Al parecer
no le importa. No demuestra señal alguna de impaciencia cuando los reclutas se
muestran groseros. La lección está a punto de terminar, pero para él esto no hace
diferencia alguna. Es como si dijera: 'Pues bien, había que hacerlo. No se puede
esperar gran cosa. Es preciso prestar ayuda, aunque no la deseen. Lo que me sorprende
es su invulnerabilidad. No lo hieren ni lo enfurecen las burlas ni la falta de disciplina.
Posee un extraño poder pero apenas lo usa. Paso de largo maravillándome de que lo
pueda hacer. No me ocuparía nunca de una tarea tan ingrata. Al cabo de un rato llego a
un lugar, tal vez un cobertizo, donde se guardan botes. Más allá está el mar."

Cuando despierto pienso en ese hombre. ¡Hacer lo que estaba haciendo es tan contrario a
cualquier cosa que yo podría hacer! Necesitaría una nueva voluntad para poder hacerlo.
Significa que tendría que seguir un rumbo que nunca había seguido. Mucho pensé acerca de
ese rumbo. ¿Cómo podría definirlo para mí mismo ? Yo habría sido violento can esos reclutas.
Si, es eso. No mostraba violencia. No tenía voluntad de violencia. Parecía purificado de toda
violencia. Este era su secreto. Esta era la causa del curioso poder que había descubierto en él.
Un hombre sin violencia. Y luego reflexioné que para llegar hasta donde estaba tenía que
cruzar la honda sima llena de huesos de bestias prehistóricas, llena de restos de seres
violentos. De algún modo se me hizo ese favor y me encontré en la linde otro país, sólo a la
orilla, pero más allá de los animales prehistóricos. Aquí ese hombre no violento vivía y
enseñaba. Era el país de los no violentos, donde se enseñaba a los reclutas. Parecían
muchachos indiferentes, pero quizá representaban gentes que con el tiempo llegarían a
aprender alguna cosa.
Estaba dando término a su lección. Más allá estaba el mar, y en la orilla había botes. No cabe
duda que al terminar su curso iba a partir, hacia algún lugar, más allá de la costa. Sólo tuve
una vislumbre del significado de una nueva voluntad —una voluntad que no se basaba en la
violencia o en salirse con la suya—. Lo repito —tan sólo un vislumbre—. Porque sabía que

73
no había cruzado, salvo en espíritu, la profunda sima, llena de los huesos de un pasado
violento, y que tampoco la había dejado finalmente atrás. Para mí no había reclutas —¿no
serían acaso los diferentes "Yoes" en mí mismo a quienes trataba de enseñar?—. Por cierto,
ninguno de los botes que esperaban era mío. Pero esa vislumbre me hizo conocer más
prácticamente qué era seguir un nuevo rumbo y qué significaba una nueva voluntad purificada
de la violencia. Sabia también que las posibilidades de seguir esta nueva voluntad y nuevo
rumbo estaban en cada momento de nuestra vida —y que lo olvidaba continuamente.

Great Amwell House, 12 de julio de 1952


AUTOOBSERVACION DEFINIDA, TÓPICA Y CONCRETA

Tratemos de obtener una parte de la energía contenida en la idea que el Hombre está dormido,
y reflexionemos acerca de ella. Se dijo a menudo en estos Comentarios que no hemos de
permanecer inconscientes de nuestra psicología. Una de las razones es que sólo tendemos a
ver en los otros aquello de lo cual somos inconscientes en nosotros. Quiero decir, que
tendemos a ver, digamos, la mezquindad, como si estuviese fuera de nosotros cuando es muy
posible que esté dentro de nosotros mismos. Si vemos constantemente la mezquindad en los
otros podemos tener la seguridad que es algo que está en nosotros y para lo cual estamos
ciegos. Ahora bien, esta tendencia es una parte determinada de nuestro estado general de
sueño. Si reflexionamos sobre esta parte particular de nuestro sueño descubriremos que da
origen a una cantidad incalculable de desdicha en el mundo. Acusamos y condenamos al otro
por lo que nosotros también hacemos y somos. Este es un descuido o una falta de conciencia
debida al nivel general de nuestra conciencia. Caracteriza el segundo o "así llamado estado de
vigilia", al que creemos —mientras no despertemos a él— ser un estado de plena conciencia.
El Trabajo lo llama un estado de sueño. Abro un paréntesis para preguntar aquí: "¿no se da en
verdad cuenta después de una prolongada e imparcial auto-observación que no está realmente
consciente?" Tal vez nadie piensa de este modo acerca de sí mismo. Imaginemos ahora una
persona que dice: "La idea de que el Hombre está dormido no se me puede aplicar. Estoy muy
lejos de estar dormido. Estoy de acuerdo que otros lo están. Pero estoy lleno de vivacidad y
siempre despierto —y, de paso, no puedo aguantar al Sr. X que se pasa la vida exhibiéndose y
diciendo que es diferente". Todos hacen observaciones de esta clase. Se deben a la falta de
conciencia. No reparan que muchas veces son exactamente lo que critican en los otros. Son
inconscientes de su psicología. En consecuencia ven lo que está en ellos proyectado afuera
hacia otra persona tal como lo hace una linterna mágica. La persona imaginaria mencionada
más arriba no ve que es ella misma la que siempre se está jactando y diciendo que es diferente
de las otras personas. Por no verlo en ella misma, critica siempre a los otros. Si lo viera en ella
no se comportaría de ese modo.
Ahora bien, a este respecto deseo hacer hincapié en el punto que en el Trabajo la gente no
practica la auto-observación en relación con algo tan definido como notar la misma cosa en
ellas que critican en los otros. No cabe duda que tal cosa exista en lo abstracto, la auto-
observación retrospectiva o remota. Puede adoptar más de una forma, útil y necesaria, a
condición que no pase a ser un remordimiento inútil e innecesario o una meditación negativa.
Una de las formas se conecta con tomar fotografías de uno mismo. Pero aquí estoy hablando
de la autoobservación definida, tópica y concreta. Consiste en observar en uno mismo lo que
nos irrita definitivamente en otra persona. Es definida, porque se refiere a lo que se nota
definitivamente en otra persona. Es tópica, porque tiene que ver con lo que ocurre en un
momento dado y es concreta porque exige que uno se ocupe de la tarea concreta de descubrir
en uno mismo lo que tanto nos irrita en otra persona. Por esta razón llamo a este comentario:
AUTOOBSERVACIÓN DEFINIDA, TÓPICA Y CONCRETA. Cabe admitir que hay

74
demasiada auto-observación blanda, inconsistente e insincera; y hay demasiadas personas que
nunca se observan a sí mismas. No desbrozan camino alguno en ellas mismas y no ven
ninguna razón para hacerlo. Por lo tanto todo lo que está dentro de ellas permanece
desconocido y en las tinieblas y el Trabajo sigue siendo un acertijo. Pero el Trabajo da a la
auto-observación el rango de necesidad primordial. ¿Por qué? Primero, ¿cómo puede un
hombre lograr el cambio de sí a menos de conocer lo que está en él? Y segundo, dejando
penetrar la luz en las tinieblas interiores —esto es, la luz de la conciencia— ciertos cambios
pueden tener lugar mediante su influencia. Las cosas desagradables crecen con la ausencia de
luz. Es la oscuridad de la inconciencia la que es un peligro. Hemos oído una y otra vez que el
Trabajo se propone acrecentar nuestra conciencia. "Las tinieblas de la ignorancia y de la
inconciencia son disipadas por la luz de la conciencia." Sí, esta frase tiene un bello sonido. Tal
lenguaje apela a las personas románticas, seudo-espiritualistas. "¡Luz!", exclaman, mirando
hacia arriba. "¡Qué maravilla!" Desdichadamente esta luz es muy dolorosa en su manera de
obrar. Encuentran que dejar penetrar la luz dentro de sí no es agradable en absoluto. Tienen
que ver cuan imbéciles son realmente. Es justamente eso lo que es un acrecentamiento de
conciencia. Pero en todos los casos, cualquiera sea éste, es un asunto muy duro de
incrementar la conciencia en uno mismo y que no produce placer alguno. En absoluto. El
acrecentamiento de conciencia en uno mismo siempre se hace a expensas de la propia
imaginación de sí, de la propia vanidad, a expensas del "Yo" Imaginario, a expensas de todos
los retratos atesorados por la Falsa Personalidad. Porque la luz de la conciencia, que ilumina
las cosas en nosotros, busca eventualmente producir la caída de todo lo ficticio e irreal para
que una nueva persona pueda desarrollarse. Ahora bien, ver la propia insensatez es un
incremento de conciencia si uno se consideraba antes sabio. Quiero decir que el
acrecentamiento de conciencia amplía el conocimiento de uno mismo. Se refiere a algo. No es
"vacío". Conocer más acerca de uno mismo es llegar a ser más consciente de las cosas en uno
mismo. Destruye el sentimiento primitivo. Esto nos trae de regreso a hallar en uno mismo la
cosa misma que nos irrita en el otro, de la cual éramos inconscientes. Cuando esto se produce,
cuando invertimos las cosas, nuestra irritación se disipa. Desaparece. Ahora bien, debido a
que las cosas en los otros nos irritan y nos enojan, a que no soportamos su conducta, lo que
dicen y todo lo demás, perdemos energía por volvernos negativos y corremos el riesgo de
entregarnos a una crisis de emoción negativa. Todos los estados negativos provocan una
pérdida de energía. El Trabajo dice que deberíamos actuar como espejos los unos para con los
otros en lugar de no gustar unos de otros. Esto es, podemos llegar a vernos nosotros mismos
en los otros y los otros en nosotros mismos. El perro que estaba en el Instituto en Francia se
llamaba "Kak vass", como usted. Muchas veces me irritaban sus maneras pretenciosas y
holgazanas. Los Evangelios nos dicen que debemos ver tanto la viga en nuestro ojo como la
paja en el ajeno. Recordemos que el Trabajo fue definido como cristianismo esotérico y
consideren un instante la cuestión de la viga y la paja. La frase es así: "¿Y por qué miras la
paja que está en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está en tu propio ojo?"
(Mateo, VII, 3) (Echas de ver, consideras, —κατανοεϊς—). En griego la palabra usada por
paja es simplemente ver. Esto es fácil de hacer. Pero la palabra usada por viga en uno mismo
es interesante. Significa "reparar en, descubrir, adquirir conocimiento de, contemplar un
hecho, aprender, observar, comprender". Evidentemente significa algo mucho más difícil que
ver simplemente las propias faltas. Dar una vuelta completa no es fácil. Pero el Trabajo lo
espera.
Si se estudia lo que Cristo dijo, se descubre que se refiere casi siempre a lo que está dentro de
nosotros. El Trabajo se refiere asimismo a lo que está dado. Es por eso que empieza por la
auto-observación y el reparar en uno mismo.

75
Great Amwell House, 19 de julio de 1952
EL TRABAJO COMO UNA FORMA ESPECIAL DE FOTOGRAFÍA

No cabe admitir la posibilidad de una observación continua. Así como es imposible observar
continuamente un objeto exterior, así tampoco lo es observar continuamente un objeto interior
en nosotros mismos. Hay una ventaja, empero, en lo que respecta a la auto-observación —a
saber, que nos llevamos a nosotros mismos de modo que podemos observarnos en un mo-
mento cualquiera si se nos ocurre hacerlo—. Sin embargo, aún así no nos observamos de un
modo fresco, sino de una manera más bien rancia, mediante las asociaciones. Observamos lo
que siempre observamos —un proceso opaco carente de luz—. Si practicáramos la
observación de cada centro, algo de luz penetraría en nosotros. Si observamos en nosotros
mismos lo que vemos en los otros, penetra mucho más luz. En este caso, por cierto deja de ser
una auto-observación asociativa que no es por supuesto observación sino un proceso
mecánico. Toda auto-observación que nos puede ser útil es consciente. Esas auto-
observaciones conscientes son, como se dijo, observaciones no continuas. Son consideradas
como eventos discretos, discontinuos, de una clase especial que de ordinario la gente
experimenta pocas veces. Estos eventos discretos —por lo cual quiero decir separados— y
discontinuos están sujeto?. sin embargo, a un ordenamiento definido. Están puestos en orden
y forman una memoria especial sobre la cual les llamé la atención anteriormente y que
denominé Memoria-Trabajo. Si no la hay. el trabajo personal está a su nivel mínimo. Este
ordenamiento de observaciones conscientes de uno mismo constituye el accionar de los
centros mismos, y debe dejarse a ellos, porque si la parte formatoria del Centro Intelectual
interviene puede estropear su correcto ordenamiento. Muchas observaciones están conectadas
emocional o sensorialmente; por ejemplo, aquellas que formatoriamente no se creen posibles.
El resultado de todo este trabajo oculto de ordenamiento es llegar a tomar fotografías
completas de uno mismo —digamos una, o tal vez dos, al cabo de muchos años—. Nada hay
más valioso que la posesión de una de estas fotografías de tamaño natural. Con la posesión de
una de estas fotografías, que se logró reuniendo los trozos que el obrar de los centros
suministró mediante centenares de instantáneas auto-observaciones, breves pero conscientes,
nos salvamos del poder inconsciente de todo lo que está representado en esa fotografía.
Sabemos que el objeto de la observación de sí es dejar penetrar la luz de la conciencia en todo
aquello que en nosotros está en la oscuridad. Somos inconscientes de todo lo que en nosotros
está en las tinieblas. La inconciencia son las tinieblas, y las tinieblas es la inconciencia. El
único remedio es la conciencia, que es la luz. La luz vence las tinieblas. Por mucho tiempo no
entendemos lo que esto significa, oyendo las palabras con los oídos y no con la mente.
Sabemos que todo lo que llevamos a la luz de la conciencia pierde el poder que tiene sobre
nosotros si permanecemos inconscientes —esto es, en nuestras inexploradas tinieblas
interiores—. Operando desde nuestras tinieblas logra tener un gran poder y extraordinaria
fascinación. ¿Cuál sería el objeto de una auto-observación consciente realizada de tal modo
que ilumine las tinieblas si esto no pudiera suceder? Sí, como dije, las gentes no se dan cuenta
de lo que significa. Son incapaces de relacionar la luz con la conciencia, porque estas palabras
son diferentes. Y por esta razón no comprenden la observación de sí o cuál es su utilidad. No
captan que, a menos de dejar penetrar cada vez más la luz de la conciencia en nosotros, no
podremos cambiar. Todo aquello de lo cual somos interiormente inconscientes, todo aquello
que está en las tinieblas de la inconciencia, permanece sin cambio alguno y conserva toda su
actividad.
Ahora bien, todo el Trabajo se basa en la Conciencia —en el poder de la Conciencia para
equilibrarnos y así curarnos—. Porque una vez que una cosa de la cual no nos dábamos
cuenta llega a sernos consciente y es vista en relación con otras cosas de las que ya somos

76
conscientes, cobra su tamaño exacto y se ajusta a su lugar apropiado o se aprecia como
ridícula y desprovista de poder. Esto es el equilibrio mediante la conciencia. Ya no puede
desempeñar más el papel de un bandido violento y malvado que libra un combate de guerrilla
en la región interior de la conciencia. Esos bandidos nos convierten muchas veces en el niño
maleducado, endomingado. Si se lo expone a plena luz parece ridículo. Ocurre lo mismo con
la acción de los topes que impiden lograr una plena conciencia y de este modo la conciencia
real. Ya sabrán algunos de ustedes que tienen contradicciones interiores que los llevan
eventualmente a sufrir una caída, tal como ocurre con la casa dividida, que no puede
mantenerse en pie. Los dos lados de las contradicciones deben confrontarse muy a menudo a
la luz de la conciencia. No hay otro remedio. El remedio estriba precisamente en una luz
simultánea —no en la luz que ilumina un lado y luego el otro.
Ahora bien, regresemos a la cosa más valiosa que poseemos —la fotografía de tamaño natural
—. Se dijo que nos salvaba del poder inconsciente de todo lo que estaba representado en ella.
Se debe ello a que todo lo que estaba representado en ella llegó a sernos consciente, en un
momento o en otro, por un rayo momentáneo de observación. Esto es, la conciencia con el
paso de los años ha tocado cada parte de dicha fotografía. Sí —pero organizar todas estas
observaciones momentáneas, esos eventos personales discontinuos, en una fotografía de
tamaño natural no es nuestro trabajo—. Nosotros no vemos las conexiones existentes entre
nuestras observaciones. Pero algo en nosotros lo hizo y nos presentó finalmente la fotografía.
"Esto", dice, "es un aspecto de su vida que ya no puede encarcelarlo más". No veíamos todas
las relaciones existentes entre una parte y otra que ahora nos permite trazar esa fotografía de
gran tamaño. Porque esta fotografía de gran tamaño es la unión y el ordenamiento de todas
esas instantáneas separadas y en apariencia sin relación alguna y que llegan a ser un todo
viviente. Aquello que tenía poder en nosotros y a cuyo servicio estamos mientras permanecía
en las tinieblas de la inconciencia se ha vuelto objetivo. Una fotografía de esa clase, una
fotografía de tiempo-viviente, está más allá del poder de la palabra porque, como todo lo
proveniente de los Centros Superiores, posee doble significación y doble uso. Basta decir que
aquello que era subjetivo se ha vuelto objetivo y aquello de lo cual éramos inconscientes ha
llegado a ser consciente. Desde este punto de vista cabe decir que este Trabajo enseña una
clase especial de fotografías. Sé que si se llega a estar en posesión de una de estas fotografías
de tamaño natural nunca se volverá a sufrir una recurrencia absoluta de vida. Contando con
una fotografía que nos sirva de estudio ya no se podrá ser más como antes y la conciencia
objetiva no estará muy lejos.
Señalaré ahora unas pocas cosas que se pueden aplicar a todos. Si fuéramos plenamente
conscientes no necesitaríamos este Trabajo. No existiría en este planeta. Pero no somos
plenamente conscientes. Si lo fuéramos, seriamos plenamente conscientes de nuestros
prójimos y ellos de nosotros. Nos veríamos entonces en los otros y los otros en nosotros y el
odio y las guerras cesarían, entre otras cosas. Cada uno de ustedes debe alcanzar y se espera
que alcance el estado de discernimiento interior que permite ver que hay mucho en usted que
se hace cargo de usted y que usted es inconsciente de ello. Si no lo puede ver se sentirá
probablemente lleno de rebeldía y se resistirá al Trabajo, abierta o silenciosamente, como lo
hacen algunos. Intente darse cuenta de su necesidad del Trabajo. Trate de darse cuenta,
aunque sea en teoría, que en usted hay muchas personas de quienes no tiene conciencia y así
nada sabe de ellas, que lo dominan continuamente y le hacen hacer y decir lo que desean, de
modo que usted no puede decir que su vida le es propia. No crea nunca que usted es una
persona bien equilibrada. Esta creencia hace que usted sea rígido y lento. Usted es unilateral;
y cuanto más unilateral sea usted tanto más creerá que es equilibrado. Recuerde que un
hombre equilibrado es multilateral y flexible. Repare en que en modo alguno se comporta
conscientemente en todo momento. Si cree hacerlo, usted es simplemente un insensato y está
profundamente dormido. Usted no es lo que cree ser. Pero usted es muchas cosas que no cree

77
ser y no está en lo mínimo consciente de ello. No se requiere un gran acrecentamiento de
conciencia mediante la auto-observación para que sospeche que esto es lo que ocurre en
realidad. Una persona debería sospechar de sí misma, no de las otras. Pues bien, es inútil
negarse a admitir estas pocas afirmaciones extraídas del Trabajo. Hacerlo señala meramente
una dignidad ofendida, lo cual es muy común, o algo más seno. El Trabajo, desde luego, es
todo lo contrario a los elogios. Les recordaré finalmente que G. dijo que debemos mover el
cerebro todos los días, además de otras cosas. Dijo asimismo que este Trabajo se propone
hacemos pensar de una manera nueva —tanto acerca de nosotros mismos como de la vida en
este planeta—. Tendemos a permanecer en la fétida atmósfera de nuestra pequeña mente con
todas las ventanas cerradas, abrazando un lamentable y horrible "Yo" Imaginario que se pasa
el tiempo chillando y agarrando cosas que no le pertenecen. Esta es la extensión de nuestra
conciencia. Este es el Hombre en el segundo Estado de Conciencia.

Great Amwell House, 26 de julio de 1952


EL AMOR DE SÍ

De nada sirve estar en este planeta disciplinario sintiéndose agraviado por todo. Como todos
los otros estados negativos el resentimiento es una mala química. Una psicología negativa,
que se ajusta a un cuerpo sano, lo envenena. Aquí tenemos que recordar por lo menos dos
cosas. La primera es que nuestro ser atrae nuestra vida. En suma, hay algo que anda mal en
nuestra manera de tomar las cosas. La otra es que ya que la Creación proviene de la
interacción de Tres Fuerzas, una Trinidad compuesta de un poder activo, uno pasivo y otro
neutralizante, habrá siempre una fuerza pasiva, segunda o de resistencia que se opone a
nosotros en la naturaleza misma de las cosas. Nadie tiene la culpa de ello. Asimismo, es inútil
personificar la Segunda Fuerza como el Diablo. Estos dos factores, uno que está dentro, el
otro fuera, los ignoramos. No les prestamos atención. Nuestro amor de sí es sordo. Preferimos
tomar las cosas personalmente. En el Instituto, si bien nos decían que la Personalidad apenas
tenia derecho a existir allí, nadie captaba realmente lo que ello significaba. Me imagino que ni
siquiera sabíamos que teníamos una Personalidad de la cual había que apartarse. Toma mucho
tiempo darse cuenta de las cosas. No entendía que uno de los significados de esta observación
fincaba en no tomar todas las cosas personalmente. Si hubiera conocido y practicado la
"ausencia de resentimiento" en lugar de una especie de paciencia tolerante, cansada, que
ocultaba mis resentimientos, habría comprendido en la práctica algunas cosas más temprano.
En lugar de ello me aplicaba en afeitarme, por más temprano que tuviera que levantarme, por-
que, claro está, había que guardar las apariencias. No me separaba de la Personalidad, sino
todo lo contrario. Este es el peor de los ideales. Me dejaba guiar por retrasos. Diciéndolo de
otro modo, me dejaba guiar por mi auto-amor, sin disminuirlo. Además, en aquel tiempo
buscaba el Trabajo sobre todo por egoísmo, en la esperanza de llegar a ser un mago dotado de
poderes sobrenaturales.
Ahora bien, no me refiero al resentimiento que no se muestra, sino a la práctica de la ausencia
de resentimiento, que es una cosa diferente. Ocultar cortésmente el resentimiento no cambia el
amor de sí que le es subyacente. Lo hace la práctica de la ausencia de resentimiento. El
Trabajo, con todas sus enseñanzas, ideas y diagramas, busca transformar el amor de sí. No es
suficiente amarse a uno mismo. Es preciso amar también al Trabajo. ¿Qué diablos es ese amor
de sí? ¿A qué se asemeja? ¿Cómo actúa? En rigor es difícil de captar que por ser hombres o
mujeres mecánicos es nuestro sostén. Tratemos de encontrar ejemplos, aproximaciones y
definiciones. Cabe decir que sus disfraces son infinitos. Es un lobo que se viste de oveja. En si
mismo resiente la injuria. Aborrece que se burlen de él. No es capaz de reírse de sí mismo. Le
gustaría que cada suceso reflejase el merecimiento de sí y que todos lo admirasen, y en lo

78
posible que se inclinaran ante él. En este último caso se disfraza con la vestidura de la más
extremada modestia y es muy humilde. Pero si lo pica algo que ha oído por casualidad, replica
con una voz como la de una avispa en un jarro de miel. En el fondo es duro como pedernal,
salvo para quienes ensalzan su mérito. Para aquellos que lo hacen suele disfrazarse de bondad,
que se convierte en un rostro duro si se lo critica o se comete un error. Cabe tener la seguridad
de que haga lo que hiciere el egoísmo siempre tiene en vista su propio interés —por más que
diga que esto no es así—. Edificios públicos, dones muníficos, bibliotecas dadas libremente,
benefician a los otros, pero encarecen la reputación del donante, que es su verdadero objeto.
Lo que parece ser el motivo, y lo que es en realidad, son dos cosas distintas —exactamente
como ocurre con cada uno de nosotros—. Es preciso saber que todo ello está en nosotros
mismos.
Un escritor habla del amor de sí o egoísmo con estas palabras: "Acaso hay algo que sea más
inquieto en el fondo, más fácilmente provocado, que con más violencia se enfurezca que el
amor de sí; y lo es a menudo cuando no es ensalzado según su propia vanidad, o cuando nada
sucede, según su placer y deseo." Pues bien, no hay persona que pueda ver directamente su
egoísmo. Sólo es posible ver los resultados. El resentimiento, la inquietud, el ser fácilmente
provocado o el enfurecerse violentamente, son resultados que por casualidad a veces se
observan. Se prefiere ignorarlo; o más bien, el egoísmo no lo permite. Nuevamente, todas las
emociones negativas resultan del amor de sí, herido o insatisfecho. Todos sabemos que las
emociones negativas nos llevan a la violencia —al hombre prehistórico, a la mujer
prehistórica—. Lo que deseamos está del otro lado. Ahora bien, toda transformación del amor
de sí significa liberarse de la violencia y así se forma una nueva voluntad que no es la
voluntad de sí. La voluntad surge de lo que amamos. El amor de sí y la voluntad de sí son
mellizos. Describí en un comentario reciente a un hombre dotado de nueva voluntad a quien
conocí más allá del abismo lleno de huesos prehistóricos, más allá de la violencia. No
mostraba resentimiento alguno. Su amor de sí debía de haber sido transformado —quizás en
amor a Dios - Amor propio en Amor Dei— o amor al prójimo. Pero se puede tener el último
sin tener el primero, pues así sucede.
En todo caso, lo que importa es que el amor de sí nos hace a todos desdichados. Todos
tenemos esta base, y es inútil mirar con suficiencia a otra persona y decirle "Gracias a Dios no
soy tan egoísta" —porque es nuestro amor de sí el que habla otra vez con este disfraz—. El
amor de sí, la voluntad de sí, el fariseísmo —tal como "cumplo todos los mandamientos"—,
estos tres forman un feo trío. En los Evangelios se habla asimismo de otra rectitud, y también
en el Trabajo. No tiene nada que ver con la rectitud de la Falsa Personalidad, con el
merecimiento, con la reputación, con las apariencias exteriores, con el público —los cuales
todos tienen que ver con el amor de sí. ¿No se han dado cuenta todavía que una persona puede
ser buena y decir la verdad y practicar la sinceridad y comportarse con justicia y hacerlo todo
por el amor de sí, todo por amor a la reputación, a las apariencias, los honores o el provecho,
y esa persona dentro de sí nada quiere de bueno y no piensa en absoluto en la verdad? Es la
persona en sí misma lo que el Trabajo busca cambiar. Ese hombre interior, ese hombre
escondido es el sujeto de la transformación, de tal modo que si se eliminasen todos los
temores sociales y la policía, todas las restricciones, no se precipitaría hacia todas las clases
de mal que provienen del amor de sí.
Ahora bien, la educación-vida es, o debiera ser, una educación de amor de sí. Se obtienen
premios. ¿Por qué otra cosa trabajan los maestros de escuela? Es al mismo tiempo deseable y
necesaria. Es preferible estar entre gentes que tienen un amor de sí educado, que entre
palurdos. Pero, hablando paradójicamente, si bien es deseable y necesario, es un obstáculo en
el camino del Trabajo. El Trabajo no encuentra lugar donde entrar y la percepción interior de
su verdad no es nunca experimentada. Si otro le otorga fuerza, suele penetrar en una persona,
pero el amor de sí subyacente seguirá expulsándolo y el Mayordomo Delegado no se podrá

79
formar. El Mayordomo Delegado se opone al amor de sí. El mismo Mayordomo lucha contra
él.
Ahora bien, una manera de atacar el amor de sí es la auto-observación. Se puede reparar en
una o dos estúpidas invenciones del amor de sí acerca de uno mismo. Son llevadas
gradualmente a la luz de la conciencia. La observación de sí deja penetrar la luz. La luz
ilumina la ridiculez. Uno se ríe de sí mismo y así hiere al egoísmo. Es dar un gran paso hacia
adelante por capaz de reírse sinceramente del propio amor de sí. Lo que es consciente —esto
es, la luz— se encuentra con lo que operaba inconscientemente, en las tinieblas. Lo blanco y
lo negro se encuentran, aunque sea por breve instante. Pero cada vez que esto ocurre, el amor
de sí se ve disminuido, y la conciencia se acrecienta a sus expensas. Es maravilloso tener una
vislumbre del propio egoísmo y ser capaz de reír. Se pierde cada vez más el antiguo
sentimiento, altamente explosivo y demasiado sensitivo, del "Yo". Esto quiere decir que se
logra un mayor equilibrio. Significa mayor suavidad. Se puede observar durante un largo
período un claro aspecto del amor de sí y lograr así una fotografía de tamaño natural en
nuestro Cuerpo-Tiempo. Pero ya nos hemos referido a este particular. Una palabra más. El
amor de sí no transformado, como lo señalé, impide cambio alguno en el nivel del ser.
En una de sus Epístolas, Pablo habla de las dificultades que encontraba en la gente de los
grupos que no se preocupaban en absoluto de lo que les estaba enseñando, pero que acudían
por otras razones. Dice "porque todos buscan lo suyo propio" (Filipenses, II, 21). En otro
lugar (II Timoteo, iii, 7) donde habla de los "amantes de sí" (φιλαυτοι), dice que están
"siempre aprendiendo y nunca capaces de llegar al conocimiento de la verdad". Quiere decir
que al tener sólo amor de sí y no amor por su enseñanza no pueden elevar su nivel
suficientemente como para percibir internamente la verdad de lo que enseñaba, y conocerla
por sí mismos.

NOTA: El tema del amor de sí es tan inmenso que sólo se mencionan en este comentario unos
pocos aspectos. Toda vida se basa en el amor de sí. En todas partes las gentes buscan
satisfacer su amor de sí de una manera u otra, o buscan desquitarse por lo que imaginan son
heridas para su amor de sí. Cabe mencionar una o dos cosas. Uno de los grandes peligros que
amenazan a la humanidad es el amor de sí o egoísmo organizado. Esto se logra dando a las
gentes cierto ideal y adiestrando a los jóvenes en pro de éste, pero no me extenderé más sobre
este particular. Lo dejo a la reflexión de ustedes.
¿No están de acuerdo que lo que sigue es una sencilla y universal ilustración del amor de sí?
"Smith desprecia a Brown y se burla de él. Brown desprecia a Smith y se burla de él. Pero
Smith no puede burlarse de Smith ni Brown burlarse de Brown. Este es el obstáculo. Es por
eso que el Trabajo nos dice de separarnos de la Personalidad. Tengo que trabajar sobre Nicoll
y ser capaz de burlarme de él. No cuesta nada que los otros se rían de él. Pero esto no viene al
caso."

Great Amwell House, 31 de julio de 1952


EL AMOR DE SÍ Y EL UNIVERSO

Si un hombre se cambia a sí mismo, su perspectiva del Universo en el cual vive también


cambiará. El uno no puede cambiar sin el otro. Así como lo que fue se ha vuelto diferente, así
también el lugar en que vive se ha vuelto diferente. Ya no se siente más a sí mismo de la
misma manera en que antes lo sentía; y ya no siente más el mundo de la misma manera en que
antes lo sentía. ¿Cuál es su vista del Universo donde usted vive? Quizá lo haya dado por
supuesto del mismo modo que usted se daba por supuesto. Es decir, nunca se detuvo a pensar
ni en uno ni en el otro. En mi caso, consideraba simplemente el Universo como una vasta

80
máquina, tan vasta que un rayo de luz que recorre 300.000 kilómetros por segundo necesitaría
varios millones para cruzarlo. Contiene billones de estrellas, muchas más de las que podemos
ver a simple vista. Estas estrellas están ordenadas en grandes masas llamadas galaxias.
Nuestro Sol es una estrella en una galaxia, la Vía Láctea. Nuestra galaxia tiene la forma de un
disco. Como estamos en el disco, al mirar hacia arriba vemos por encima de nuestra cabeza
una espesa banda de estrellas. Hay alrededor de 100.000 millones de estrellas, semejantes al
sol, en nuestra galaxia. El telescopio de 100" de Mount Wilson, en América, ha descubierto
que hay unas 100.000.000 de galaxias parecidas dentro de los límites de su alcance, al cual
llega hasta una distancia de 1.000.000.000 de años luz. 1 Intenten concebir la distancia que la
luz recorre en un año yendo a una velocidad de 300.000 kilómetros por segundo, que
constituye un año luz, y luego traten de concebir una distancia de 1.000.000.000 de años luz.
Para nosotros es inconcebible, aunque tal vez no lo sea para una mente superior.
Un rayo de luz que surge de la segunda estrella más próxima a nosotros en nuestra galaxia —
el Sol es la estrella más cercana— necesita más de cuatro años para llegar a nosotros. Ello
significa que la vemos donde estaba hace cuatro años. Vemos el Sol, sin embargo, donde
estaba hace ocho minutos. Ninguna estrella, debido a su distancia y a la limitada velocidad de
la luz que se arrastra por el espacio interestelar, está en el sitio en el cual parece estar. En este
Universo, más extenso de lo que cabe concebir, de una increíble profundidad, la tierra navega
como una diminuta partícula con la mitad iluminada. En esa partícula, mitad en la sombra,
mitad iluminada, ustedes y yo, llenos de egoísmo y auto-importancia, existimos como
partículas todavía más infinitesimales. Esta es nuestra situación en función de la magnitud
física en el Universo visible, que se extiende en un espacio de tres dimensiones. En lo que
respecta a la cuarta dimensión o dimensión-tiempo, tiene una relación peculiar con el
momento presente del tiempo porque no vemos el lugar en que están las estrellas, sino el que
ocupaban en el pasado. Vemos el Universo en el pasado —tal como era—. Sería desagradable
si ocurriese lo mismo con los objetos que están en nuestro cuarto. Los veríamos, pero no
podríamos tocarlos.
Ahora bien, ¿cuál es el efecto de esto sobre el amor de sí? ¿No hace que el Hombre "ande con
más humildad ante Dios", tal como dice la frase? ¿No disminuye acaso la exaltada idea que el
Hombre tiene de su importancia? Lo hizo antes, pero no ahora. Hace algunos siglos cuando
Galileo afirmó que la tierra no sólo tenía un movimiento de rotación sino que giraba además
en torno del Sol, el amor de sí del Hombre, al no ser capaz de ajustarse a esa idea, se sintió
gravemente herido, hasta tal punto que Galileo fue detenido por la Inquisición y tuvo que
retractarse en público. Fue en aquella oportunidad cuando murmuró: "Empero se mueve" ("e
pur si muove"). Hasta ese entonces las gentes creían que esa diminuta partícula, nuestra
Tierra, era el centro inmóvil de todo el Universo con sus miríadas de estrellas, las cuales
giraban obsequiosas y humildemente en torno de ella, junto con el Sol, todas las veinticuatro
horas. Pero siempre se encuentra la manera de reafirmar el amor de sí si éste recibe un choque
al encontrarse ante algo que le quita el aliento o es estupendo. De seguro que lo hará. Es como
la persona que al ver por primera vez el Partenón, para afirmarse, borronea su nombre en una
de las columnas. Al afirmar su amor de sí, como un niño travieso, recobra su ligereza.
Algunos astrónomos modernos se comportan al parecer de la misma manera con el Universo.
Es una técnica favorita del amor de sí la de menospreciar todo lo que amenaza su supremacía.
Siempre queda el recurso de reír con escarnio. La ciencia nos dice que el Universo, por más
gigantesco que sea, no es una razón para sentir un temor reverente o sorprendente. Llegó a
existir accidentalmente y carece de sentido. Es así. Puesto que el amor de sí aborrece todo lo
que es más grande o superior a él, se sospecha que ese aborrecimiento, que se origina en el
amor de sí, respalda la moderna negación científica del propósito y significado de cuanto
1
Como se ha logrado un alcance mayor de este telescopio desde la muerte del autor, se pensó que era
conveniente corregir estas cifras.

81
existe. Todo puede ser explicado, hasta el exquisito orden que cabe discernir en la estructura
de las cosas más diminutas como los átomos, como también en las vastas cosas como los
sistemas solares y las galaxias. La Naturaleza se ve como una serie de cajas chinas, una dentro
de la otra, y los científicos ya están diciendo: "Esperamos que pronto podremos abrir la última
caja, la más pequeña, la más recóndita de todas." No agregan que con seguridad dirán que está
vacía, cualquiera sea la cosa que encuentren. Cuando Jung decía a Freud que muchos sueños
tenían otra interpretación que la de la satisfacción sexual regresiva y algunos mostraban un
útil rumbo prospectivo para el desarrollo personal, se le contestó que esa idea no se podía
admitir. Jung se negó a no admitirlo. Hoy día la querella se entabló entre la ciencia en general
y sus interpretaciones, algunas de las cuales son de sorprendentemente mala calidad. Pero
muchos científicos temen decir lo que piensan. Declarar que el Universo está respaldado por
la inteligencia significa el ostracismo.
Ahora bien, la idea de un Universo mecánico, accidental, carente de sentido, no ayudará al
Hombre a elevar su nivel de ser. Producirá un efecto contrario, y en verdad así ocurre. Al no
sentir temor reverente ni asombro, el amor de sí no es afectado. Se dijo en el comentario
anterior que si el amor de sí no experimenta cambio alguno, tampoco se puede producir
ningún cambio en una persona. Aunque no se lo entienda bien, sólo me cabe decir que es
inútil discutir sobre ese particular. Claro está que el amor de sí es el que siempre discute, por
temor a perder el poder que ejerce sobre nosotros. ¿No han notado que el amor de sí es muy
sensible a los ataques? El Trabajo menciona dos gigantes que andan delante de nosotros y
todo lo disponen de antemano. Son el Orgullo y la Vanidad. Estos dos aspectos del amor de sí
son muy sensibles a todo lo que puede deponerlos. Es estar al servicio de crueles señores. El
Trabajo no puede andar delante de nosotros (como debiera hacer en todas las cosas) mientras
la fuerza de estos dos Gigantes, vacíos y estériles, no disminuya. Observarlos largo tiempo los
debilita. Pero basta considerar un momento esto: es la calidad de nuestro amor al Trabajo lo
que determina nuestra valoración del Trabajo y su poder para cambiarnos. Si este amor es
distinto de nuestro amor de sí, luego al observar los Gigantes los debilitaremos. El Trabajo los
debilita, pero si nuestro amor al Trabajo es sólo otra manifestación del amor de sí, al observar
a los Gigantes no los debilitaremos sino que los fortaleceremos.
Pues bien, sabemos que, según la enseñanza del Trabajo, el Universo es una creación, no una
cosa muerta, inexplicable, accidental y carente de sentido. Es una cosa viviente compuesta de
sistemas dentro de sistemas, cada cual con un propósito y significado, cada cual viviente y
capaz de desarrollarse o de degenerar. Fuimos creados dentro de ese Universo con un
propósito y significado como seres vivientes y capaces de desarrollo o de degeneración. La
humanidad en la Tierra es, de hecho, un experimento especial en auto-evolución. Se nos pide
algo más que dejarnos vivir y ganar nuestra vida. Es algo adicional que estudiamos por
intermedio de las enseñanzas del Trabajo. El Trabajo trata de esa cosa adicional. Así por una
parte, tal como dije al comienzo, puedo contemplar el Universo como una vasta máquina,
accidental, carente de sentido y muerta, o puedo considerarlo a la Luz de lo que el Trabajo me
dice acerca de él. ¿Cuál es la actitud que mejor puede disminuir mi amor de sí y de este modo
cambiarme? Les dejo que respondan por ustedes mismos y por mí. Mencioné al principio que
muy probablemente nunca hayan pensado profundamente acerca del Universo y de este modo
no tienen ninguna opinión formada sobre ese particular. Lo aceptan tal cual es. Sin embargo,
es aquello dentro de lo cual todos existen. El Trabajo pone mucho énfasis en llamarles la
atención sobre ese tema. Pero las gentes ni siquiera se dan cuenta que viven en el Sistema
Solar. Parece extraño que ni siquiera extiendan su conciencia hasta ese punto. ¿No adivinan
cuál es la razón de esto?

82
Great Amwell House, 9 de agosto de 1952
EL AMOR DE SÍ Y EL HOMBRE INTERIOR

Buscamos el don de una nueva calidad de voluntad, la que no conoce el resentimiento.


Reuniendo en la mente todo lo que pertenece a nuestra memoria-Trabajo personal, y todo lo
que hemos comprendido hasta ahora de acuerdo con lo que nos dice el Trabajo, no tendremos
dificultad en ver que esa nueva calidad de voluntad no puede ser la misma que la voluntad de
sí. La voluntad de sí se fundamenta en el amor de sí. Este último siente continuamente
resentimiento si no se lo alaba y se lo mima. Exige hacer su santa voluntad y no presta
atención a nadie. Se convierte fácilmente en quemante ira que cuesta mucho apaciguar si se
carece de memoria y agilidad mental y luego se transforma en odio y después en acciones
violentas. Las ventajas de recibir el don de una nueva calidad de voluntad en la cual el
resentimiento está ausente son tan numerosas y evidentes que no vale la pena mencionarlas.
Pero señalaré una o dos. Poseer una voluntad caracterizada por la ausencia de resentimiento
equivaldría a convertirse en Hombre Nuevo —esto es, en otra clase de hombre—. Tal hombre,
por ejemplo, pasaría a través del confuso entrecruzamiento de celos y ambiciones y del
enmarañamiento de las relaciones humanas en general sin perder fuerza. En lo que respecta a
nosotros, nuestras energías más conscientes no tardan en agotarse y nos zambullimos en las
reacciones mecánicas. Para él la cosa seria distinta. En los lugares donde nos hundimos, él
sigue andando. Dije que es otra clase de hombre. Hace muchos años solían hacernos esta
pregunta: "Según su parecer, ¿a qué se asemeja un hombre perteneciente al Círculo
Consciente de la Humanidad? ¿Cuáles son los signos por los cuales lo reconocería?"
Naturalmente, algunos creían que debía de ser un hombre de elevada estatura e
inexpresablemente hermoso, una figura sobresaliente con ojos oscuros y penetrantes, vestido
con elegancia y modales perfectos —y todo lo demás—. Otros pensaban que sería un hombre
muy fuerte con enormes músculos, mandíbula sobresaliente, voluntad inquebrantable y
tremenda energía. Algunos, más ingenuos, creían que debía ser un hombre muy bien
relacionado. La imaginación de toda esa gente no iba más lejos. Ouspensky señaló que todas
esas suposiciones demasiado humanas acerca del Hombre Consciente se basaban en una
exageración del hombre corriente y mecánico. Dijo que el Hombre Consciente era otra clase
de hombre —un hombre totalmente diferente del hombre ordinario—. En suma, un Hombre
Nuevo. Ahora bien, de acuerdo con lo que sabemos y hemos oído, nos aventuraríamos a
pensar que el Hombre Consciente no se dejaría impresionar por ninguna de las
manifestaciones del amor de sí tan desenfrenadas en nosotros. En efecto, las atacaría. Este
sería uno de los signos por el cual lo descubriríamos. Nos diría probablemente de despojarnos
de todas estas cosas. Otro de los signos sería la ausencia de resentimiento, lo cual apunta a la
posesión de una nueva voluntad. Se ve en seguida que el Hombre Consciente no tiene una
voluntad fundada en el amor de sí. El Hombre Consciente es el hombre que ha sufrido un
cambio de ser —en realidad una transformación del ser—. Como lo hemos señalado en
comentarios recientes, ningún cambio de ser es posible mientras el amor de sí permanezca
sin cambio alguno; y mientras el amor de sí siga siendo el mismo, la voluntad de sí sigue
siendo lo que era. Dicho hombre seguirá obedeciéndose a sí mismo. No reconocerá
interiormente cosa alguna acerca de sí mismo. No obedecerá interiormente al Trabajo, aunque
pretenda hacerlo exteriormente. No renovará al hombre interior porque interiormente no cree
en ello.
Me extenderé ahora sobre el hombre exterior y el interior. Tomé estos términos en parte de
una observación de Pablo en una de sus epístolas a su grupo en Corinto. Está hablando de la
nueva fe aunque no había conocido al Cristo: Escribe: "Por lo cual no desmayamos, sino que
mientras nuestro hombre exterior se corrompe, nuestro hombre interior se renueva de día en

83
día" (II Corintios, IV, 16). Es este renovar —o hacer nuevamente fresco, tal como lo dice la
palabra griega— del hombre interior (eso), acompañado al mismo tiempo por el perecer —o
el desgastarse— del hombre exterior (exo), a lo cual debemos prestar atención. Nos recuerda
la enseñanza-Trabajo acerca de hacer pasiva a la Personalidad y activa a la Esencia. Mediante
el gradual descaecer de la Personalidad, mediante el extraer energía de las reacciones
mecánicas, que la hacen pasiva, la Esencia se desarrolla. Esto es, la Esencia sólo puede
desarrollarse a expensas de la Personalidad. Cabe relacionar la Personalidad con lo de fuera
(exo) o parte externa de nosotros mismos que rodea la Esencia, y la Esencia con la parte
interior (eso) rodeada. (El Cristianismo esotérico se refiere al significado interior de lo que
Cristo enseñó: el Cristianismo esotérico se refiere al significado literal exterior y al ritual.)
Ahora bien, la Esencia interna y su comprensión sólo puede crecer a través de lo que es
genuino. La mentira la mata. La verdad la desarrolla. Tiene un origen elevado. Lo que es falso
fortalece la Personalidad exterior, la cual tiene su origen en la vida en la tierra. Nuevamente,
lo que es del amor de sí no es genuino y así sólo puede fortalecer la Personalidad. Pablo dice a
su manera cómo una fe genuina renueva o estimula o da vida otra vez al hombre interior y
debilita al hombre exterior, "... mientras nuestro hombre exterior se corrompe, nuestro hombre
interior se renueva de día en día".
Ahora bien, el Trabajo en su totalidad puede estar en el hombre exterior o Personalidad. Se
logra entonces un extraño resultado. El Trabajo, que no proviene de la vida sino que tiene un
elevado origen, en vez de conducir a un desarrollo del hombre interior o Esencia, que también
tiene un origen elevado, fortalece al hombre exterior o Personalidad que tiene un origen bajo
y proviene de la vida. Tal persona parece creer todo lo que el Trabajo le enseña aunque suene
pequeño. Y puesto que en tal caso no puede haber renovación del hombre interior (de día en
día), no le es concedido el renovarse desde dentro. El Trabajo permanece en la superficie de
su mente como mera memoria y no como algo que obra profundamente, llevando de continuo
a una nueva percepción de la verdad.
Cuando Cristo se refirió a las gentes que se asemejaban a sepulcros blanqueados ira para decir
que lo de fuera no corresponde a lo de dentro. Cristo dijo:
"¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque sois semejantes a sepulcros
blanqueados, que por fuera, a la verdad, se muestran hermosos, mas por dentro están
llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia"
(Mateo, XXIII, 27).

Hemos de mirar, entonces, la calidad del hombre interior. Hablé sobre este particular en el
último comentario. Es un ejercicio muy necesario y práctico, tal como el de practicar la
ausencia de resentimiento. ¿A qué se asemejarían ustedes si los despojasen de lo externo y
sólo quedara lo interno? ¿Qué hay tras la pulida fachada? Si un hombre siguiera siendo el
mismo después de haber sido despojado, podría felicitarse de haber desarrollado la Esencia.
Mucho me temo que lo que exhibe externamente el hombre promedio tiene escaso parecido
con lo que exhibe internamente. Pues bien, lo que cuenta en el Trabajo es lo interno y su
estado —no la fachada—. Hablando específicamente de la relación existente entre el Trabajo
y el lado exterior y el interior de una persona, hay personas que suelen decir que creen en el
Trabajo y hablan bien de él y han enseñado a otros y así han hecho un bien por amor al
Trabajo. Sin embargo, si se las despojase del hombre exterior y sólo se les permitiera exponer
al hombre interior, la cuestión sería muy diferente. Internamente no creen una iota en el
Trabajo y en lo que enseña. No tienen buena opinión del Trabajo y, en suma, lo utilizaron para
producir una buena impresión exterior en los otros, tal como la de estar bien informado, o la
de conocer todo acerca del esoterismo y otras cosas semejantes. Lo asombroso es que no
observan sus contradicciones, una de las cosas que el Trabajo nos dice que observemos.
Siendo incapaces de observar lo que sucede en su interior, suelen creer que creen, o se

84
persuaden a sí mismas de ello, negándose a atisbar su interioridad por temor a enfrentarse
consigo mismas.
Ahora bien, en lo que respecta al hombre interior en usted: cuando su conciencia de sí se ha
acrecentado bastante como para permitirle ver mejor a qué se asemeja usted debajo de las
ilusiones del amor de sí, entonces por primera vez se dará cuenta porque Cristo tantas veces y
con tanta dureza dijo: "Vosotros hipócritas." Antes estas palabras no tenían significado alguno
para usted. No podía creer seriamente que el hipócrita era usted. No podía entenderlo —a
menos de ser ayudado por una luz de conciencia complementaria—. Pero cuando la luz vino y
el agarro del amor de sí empieza a soltarse mediante algunas experiencias de auto-observación
sin ceder al auto justificarse y a la auto-conmiseración, logró un acrecentamiento de
conciencia y ya comprendió este dicho y probablemente muchos otros. Por primera vez
tuvieron significado para usted. Comprendió entonces por qué el Trabajo es llamado cristia-
nismo esotérico —esto es, el significado interior de la enseñanza de los Evangelios—, lo cual
es imposible de alcanzar sin trabajar sobre sí, empezando con una auto-observación
desprovista de crítica o de auto-justificación o de auto-conmiseración.
una palabra final: usted puede decir que cree interiormente en el Trabajo. Tal vez sea así. En
esta cuestión es usted su propio juez. Pero añadiré una cosa: ¿tiene fe en su creencia? Si no le
es fiel todos los días, como una planta, no crecerá.

Great Amwell House, 16 de agosto de 1952


RESEÑA SOBRE LA ESENCIA Y LA PERSONALIDAD

Reseñaremos brevemente lo que ahora comprendemos acerca de la Esencia y la Personalidad


en esta etapa de nuestro estudio del Trabajo. Primero se enseñó que el Hombre está
compuesto de dos partes distintas llamadas Esencia y Personalidad. Es, para así decirlo, el
primer gran misterio acerca del Hombre (el segundo es el de estar dormido). Luego decimos
que el Hombre nace siendo sólo Esencia y no tiene Personalidad. En esta condición es
inofensivo como todas las cosas muy jóvenes. La tercera es que la Esencia sólo crece un poco
y es rodeada por la Personalidad. Luego, la Esencia y la Personalidad no están bajo el mismo
número de leyes. La Esencia que se manifiesta en el niño recién nacido está bajo 24 órdenes
de leyes y la Personalidad que se manifiesta en el niño que está creciendo está bajo 48
órdenes de leyes. El Hombre, por consiguiente, tiene la posibilidad de dos vidas, una
perteneciente a la Esencia y la otra a la Personalidad. La quinta cosa es que la Personalidad se
vuelve activa y, en consecuencia, la Esencia se vuelve pasiva. La Personalidad y su vida
dominan la Esencia que permanece sin desarrollarse.' La sexta cosa es que el objeto del
Trabajo consiste en invertir este estado en el Hombre y hacer que la Esencia llegue a ser
activa y la Personalidad pasiva. Cuando se ha alcanzado este estado, la vida de la Esencia
domina la vida de la Personalidad. El hombre es entonces, desde el punto de vista del Trabajo,
un hombre desarrollado o completo, lo cual lo distingue del hombre subdesarrollado o
incompleto. La séptima cosa es que la vida y el mundo actúan como fuerza neutralizante o
tercera fuerza para mantener a la Personalidad activa y la Esencia pasiva. Sólo cuando el
Trabajo llega a ser una fuerza neutralizante tiene lugar la inversión y la Esencia se vuelve
activa y la Personalidad pasiva.
Contentémonos al presente con estos siete puntos de enseñanza específicamente dados por el
Trabajo en lo que respecta a la Personalidad y la Esencia, y prosigamos comentando. Para
empezar me ocuparé de las dos tríadas mayores que son posibles en el Hombre y que acabo
de mencionar. Supongamos a un hombre que posee en él la tríada hecha por la Personalidad
como fuerza activa o primera fuerza, la Esencia como fuerza pasiva o segunda fuerza, y la
Vida como fuerza neutralizante o tercera fuerza. Esta es la gran configuración. O, para decirlo

85
de otro modo, esto determina su relación con la vida. Esta configuración o relación es
necesaria e inevitable en el país llamado Hombre civilizado de Occidente. Nos sucede a todos
nosotros. Supongamos ahora la existencia de un hombre en quien la tríada mayor está
compuesta por la Esencia como fuerza activa o primera fuerza, la Personalidad como fuerza
pasiva o segunda fuerza, y el Trabajo como fuerza neutralizante o tercera fuerza. Tal
configuración o relación no es necesaria para que un hombre ande por la vida y por cierto no
es inevitable. No sucede. No es llevada a cabo mecánicamente. Para lograrla son necesarias al
menos dos cosas. La primera es encontrar una enseñanza designada precisamente para
llevamos a ese estado en el cual existe una fuerza neutralizante. La segunda es vivir esta
enseñanza en uno mismo y así hacer todo lo que enseña. Tal enseñanza está en contra de la
vida: porque la vida ha producido la primera tríada y no puede producir la segunda tríada. Es
por eso por lo cual se dice que el Trabajo, no la vida, debe convertirse en fuerza neutralizante
o tercera fuerza para que tenga lugar la configuración de la segunda tríada. Observemos que
es inútil tratar meramente de cambiar la propia vida tomando una nueva profesión o tocando
el clavicordio o viviendo en otro país. Todo esto es vida. Esto se descubre mejor a medida que
uno despierta. Impide los esfuerzos equivocados o inútiles para evitar un verdadero esfuerzo.
El sabor interior, en suma, se desarrolla. Nuevamente, es inútil renunciar meramente a salir, o
a concurrir a teatros, o a leer novelas, o a tocar el clavicordio, y así sucesivamente. No —lo
que es importante es hacer lo que se hizo de manera distinta interiormente—, por ejemplo,
observar a qué se asemeja uno sin identificarse como antes se hacia, sin haber continuamente
cargos contra los otros o volverse negativo o sentirse lleno de resentimiento. Con el tiempo el
trabajo interior llega a cambiar la tríada-Vida.
Ahora bien, muchas veces las gentes se refieren volublemente al Trabajo diciendo que es una
nueva fuerza neutralizante, sin darse cuenta de lo que ello significa. Ven el Trabajo escrito en
el pizarrón y menean la cabeza. Ese diagrama lo habían visto antes. Consideremos cuál puede
ser su significado y empecemos por considerar lo que no significa. Si un hombre o una mujer
sigue viviendo, hablando, sintiendo, actuando y comportándose como siempre lo hizo, aunque
se le imparta la enseñanza del Trabajo, la Vida sigue siendo la fuerza neutralizante y no el
Trabajo. En realidad no lo valoran y así no obedecen al Trabajo. Valoran y obedecen a la Vida.
Nada hay de reprensible en esto. ¿Por qué no lo harán? ¿Por qué despojarse de la ropa que
creen cómoda, a cambio de una vaga promesa que se les dará nueva ropa que les sentará
mejor? Es cierto que, al permanecer apoyados en el amor de sí, que es una característica
necesaria de la tríada de Vida, y por lo tanto siempre proclives a resentirse por todo y por
todos, experimentan a menudo tristeza o ira o infelicidad. Pero no perciben que esto es así
porque llevan sin saberlo un cruel cilicio debajo de sus vestiduras superficiales. No pueden
percibirlo porque no valoran la observación de sí y el cambio. Todos los gigantes familiares
de vida que surgen del amor de sí, los gigantes de orgullo, de vanidad y de envidia, con sus
innumerables sirvientes, los gigantes de celos y de poder y de codicia y de odio que
mantienen la vida humana tal como es, lo impedirán. Tal es el poder de la primera tríada o
tríada-Vida. Es algo que nosotros, dormidos en el aparentemente suave capullo del amor de sí,
sólo empezamos a ver cuando nos movemos y comenzamos a despertar y a emerger de la
ilusión de ser libres, conscientes y capaces de decisión. Les aconsejo que siempre observen en
ustedes mismos el amor de sí y se den cuenta de lo que les hace, sin sutilezas ni crudeza.
Estamos acribillados de sus malas pasiones. Que nadie me diga que está libre de ellas o que
no las conoce. Esta es la voz del amor de sí que está hablando. Pero dejemos esta cuestión y
digamos unas palabras acerca de lo que significa el Trabajo como tercera fuerza y por qué
existe la enseñanza esotérica o interior, tal como la educación de vida, en vista de las dos
partes distintas y discontinuas del Hombre —a saber, la Personalidad y la Esencia—. La
Personalidad es desarrollada por la vida y tiene que ser así. Pero la Vida no desarrolla la
Esencia. ¿Por qué no? Es esto sobre lo cual hay que enfocar la atención. ¿Por qué la vida no

86
habría de llevar la Esencia a su pleno desarrollo? ¿Cómo ocurre que un hombre en quien la
Vida ha desarrollado una plena Personalidad no puede proceder fácilmente a desarrollar
plenamente su Esencia? De seguro, si la Vida pudo lograr lo primero, ¿no podrá lograr lo
segundo con igual, facilidad? En absoluto: la Vida no puede lograrlo. La Vida puede suminis-
trar el alimento para el desarrollo de la Personalidad pero no el alimento necesario para el
desarrollo de la Esencia. El secreto finca en que la Personalidad y la Esencia necesitan
diferentes alimentos para su respectivo desarrollo. Necesitan diferentes clases de verdad. Por
ejemplo, la educación de la Personalidad progresa por el conocimiento de las verdades de la
ciencia, pero la de la Esencia no. El conocimiento, digamos, de los mercados mundiales y de
la situación política desarrolla la Personalidad, pero la Esencia no se desarrolla por conocer
verdades de esa clase. La Esencia, antes de manifestarse en un cuerpo humano, el cual deriva
de sus padres en la tierra, proviene de un nivel mucho más elevado que el Mundo Planetario
que está bajo 24 órdenes de leyes. Se dice que proviene "de las estrellas". Nuestro Sol es una
Estrella en nuestra Galaxia llamada la Vía Láctea. Que se diga que proviene del nivel del Sol
o de las afueras del Sistema Solar no importa por el momento. Lo interesante es que tiene un
origen muy elevado, en la escala vertical. Por comparación, la Personalidad tiene un origen
muy bajo, sean cuales fueren en el pasado nuestros ancestros situados en el tiempo horizontal.
Ahora bien, la Esencia deja de crecer porque no obtiene de la Vida un alimento apropiado que
le permita crecer. Pero si un hombre, imbuido de un conocimiento de este Trabajo (cuyo
origen deriva del Círculo Consciente de la Humanidad, que en los Evangelios se llama el
Reino de los Cielos) empapa continuamente su mente con sus Verdades y las piensa y las
repiensa y percibe su profundidad y las reconoce y las aplica a sus estados interiores, entonces
la Esencia empezará a crecer. Le está dando el alimento apropiado que el negocio de la Vida
no le suministra. Sus energías cesarán de fluir sólo hacia lo bajo y a sus reacciones personales
y empezarán a fluir hacia lo alto, como el mítico Jordán, a otro nivel, donde está la Esencia.
Porque la Esencia y la Personalidad están en diferentes niveles. Nosotros lo estamos también.
Uno de esos niveles está bajo menos leyes que el otro. Esto significa que está en un nivel más
alto. Sólo la clase de Verdad que el Trabajo enseña desarrolla la Esencia. Si un hombre lo
ama, eventualmente lo va a querer, y si lo quiere lo hace. Es este querer de la Verdad del
Trabajo lo que forma la Nueva Voluntad en el hombre —acerca de la cual hemos hablado
recientemente—. Es este querer hacer la Verdad del Trabajo lo que desarrolla la Esencia. Este
es el alimento apropiado, el cual ha bajado para ser recibido. La Esencia es inmortal. Cuando
el cuerpo de -carne y sangre se deja a un lado retorna al lugar del cual vino, llevando lo que
había recibido. Este querer del Trabajo no deriva de la voluntad de sí, la cual proviene del
amor de sí. La voluntad de la Personalidad ocupa el segundo lugar respecto a esta voluntad.
La voluntad de la Personalidad exterior obedece a la Voluntad de la Esencia interior. Se
contenta con decir: "Hágase tu voluntad pero no la mía." Habiendo hecho la Personalidad
pasiva mediante una desarrollada Esencia que se ha vuelto activa, por el poder que se logra
haciendo la Verdad del Trabajo, el cual es más fuerte que la vida, el hombre ha alcanzado
ahora el fin secreto y el significado oculto de su creación. Dejando de ser el medio-hombre
que la Vida había hecho es ahora un HOMBRE completo.

Great Amwell House, 23 de agosto de 1952


LA ESENCIA Y EL VIAJE DE RETORNO

La siguiente cita es interesante en vista del tema de los recientes comentarios. La damos a
continuación:
"Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu"
(Isaías, LVII, 15).

87
Sea cual fuere su significado, sugiere que un hombre que está lleno del amor de sí, que nunca
cuestiona su propia importancia, no será capaz de ascender en la Escala de Ser a un nivel más
elevado de desarrollo. Probablemente el autor de la cita está en un nivel más alto porque dice
que "habita en la altura y la santidad". Para ascender a ese nivel, una persona debe ser
aparentemente humilde y quebrantada o contrita. Sabemos que en este mundo hay vidas
ascendentes y descendentes, y no cabe dudar que también las hay en el otro mundo. Pero
sabemos específicamente que en el Trabajo el ascenso significa algo definido. Quiero decir
que sabemos que en una octava ascendente —Do, Re, Mi— se va de lo que es más burdo a lo
más fino, y que siempre se empieza con el Do pasivo. Ahora bien, ¿imaginan al amor de sí
como algo pasivo? ¿Dirían que es humilde y contrito? Obviamente, el amor de sí y toda su
descendencia —orgullo, vanidad, poder, egotismo y todo lo demás, nada tienen de contrito y
de humilde. Un hombre no ascenderá con su ayuda a un nuevo ser. Pues bien, el Do pasivo
significa que cualquiera sea aquello a que se refiere, es algo sobre lo cual puede actuar lo que
está más alto en la escala. Cede ante lo que está más alto que él mismo. Por otra parte, el Do
activo significa que sea lo que fuere, actúa sobre alguna otra cosa, y nada actúa sobre él.
Consideremos el alimento 768 que es tomado por el cuerpo. Sobre él actúan los jugos
digestivos. Es decir, es pasivo, porque se somete a las acciones que rompen el alimento en
materias más finas y, por lo tanto, más inteligentes y más útiles que pasan a la sangre,
mientras que todo lo que es inútil es desechado. Esto es lo que el Trabajo ha de hacemos
psicológicamente, si sólo lo permitiéramos. Pero el amor de sí hará lo imposible para impedir
que esto suceda. En el caso de la Octava-Alimento, el primer paso es la transformación del Do
pasivo 768 —que es el alimento ordinario— en materias más altas clasificadas con el número
384; y así en adelante, etapa tras etapa, hasta la materia 12. Si 768 entró como un Do activo,
sólo puede descender en la escala de materias, volviéndose cada vez más denso y, por lo tanto,
más estúpido y menos útil. Así ocurre psicológicamente con quienquiera cuyo amor de sí no
regenerado, no enfrentado y no combatido, es dominante, porque esto obstaculiza el camino
hacia la octava ascendente. El amor de sí no es pasivo y no permite que se actúe sobre él.
Ahora bien, ya que la Esencia desciende de un "plano superior" y por último se encierra en un
cuerpo de sangre y carne, en el Hombre la octava ascendente debe existir en relación con este
descenso. Aquí se sostiene la idea que la Esencia, por haber descendido, debe ser capaz de
reascender —esto es, de desandar el camino de su descenso—. Si la Esencia reasciende y el
centro de gravedad de la conciencia de un hombre y de su ser estuviesen verdaderamente en la
Esencia en lugar de estar en la Personalidad, luego el reascenso de la Esencia sería asimismo
el ascenso del hombre al nivel de su origen. Sería el viaje de retomo. Esa idea del "viaje de
retorno" se menciona en varios lugares en la antigua literatura esotérica, como en el Himno de
la Vestidura de Gloria en los escritos gnósticos, y hay obviamente una referencia en la
parábola del Hijo Pródigo en los Evangelios (Lucas, XV 11-32). El Hijo Pródigo, que con toda
probabilidad era un hombre que había satisfecho todos los deseos de su amor de sí y encontró
que todo sabía a nada y nada era real —tal vez haya sido un multimillonario— es descrito
como alguien que "vuelve en sí". Se dio cuenta de una manera u otra que no seguía un buen
rumbo y que había llegado al fin de las cosas. Todo carecía de sentido, como suele ocurrir
cuando el único objeto de la vida es la satisfacción del amor de sí y sus ambiciones. Por eso
dice, luego de haber vuelto en si: "Me levantaré e iré a mi padre, y le diré: Padre, erré el
blanco." Así se levantó y se llegó a su padre. No quiere decir su padre terrenal. Su padre se
regocija y dice: "Hagamos fiesta, porque este mi hijo muerto era, y ha revivido; se había
perdido, y es hallado." Habrán de ver la significación de estas palabras, muerto y perdido.
Cuando un hombre vuelve sobre sus pasos y, dejando a la Personalidad tras él, empieza a
moverse en dirección a la Esencia, deja de estar muerto o perdido. Buscando el desarrollo de
la Esencia por medio del hombre interno, y alejándose de las falsedades e insinceridades y

88
profesiones hueras del hombre externo, empieza a estar vivo en lugar de estar muerto —
interiormente, en espíritu—. Ya se da cuenta de lo que tiene que hacer, de lo que en él es
espurio, de lo que tiene que observar y lograr que se vuelva cada vez más consciente y de
aquello sobre lo cual debe trabajar, y de aquello de lo cual debe despojarse y dejarlo tras sí. Ya
no está más perdido, andando a la deriva y sin meta alguna a través de los años. Ahora tiene
un rumbo. Ha partido para un verdadero viaje. Es un viaje muy largo, pero no tardará en sentir
que recibe ayuda. Por eso en la parábola se dice: "Y cuando aún estaba lejos, lo vio su padre,
y fue movido a misericordia, y corrió, y se echó sobre su cuello, y le besó." La frase "cuando
aún estaba lejos" indica que el viaje desde la Personalidad a la Esencia es muy largo. La
misericordia y el ser bien recibido señalan la ayuda. Ocurre como si el Trabajo estuviese
hablando, y diciendo que cuando un hombre vuelve verdaderamente en sí —esto es, cuando
se recuerda a si mismo y se reconoce— sabe que no es la persona que siempre pretendió ser, o
aquella que ha tomado por sí mismo, y que ha seguido un rumbo equivocado y trata de
mantenerse en él. Es curioso que esa parábola es llamada la del Hijo Pródigo. ¿De qué era
pródigo? Algunas personas dicen seriamente que se refiere al dinero. Lo toman sensual,
literalmente, e imaginan que fue usada por padres avaros que se alimentaban de algarrobas.
Habrán notado que la palabra "Pródigo" no aparece en la parábola. Es en realidad una
parábola acerca de un hombre que, por más que haya tenido éxito, descubre que la vida no le
dio lo que esperaba y, al darse cuenta que debe tener otro origen que la vida, lo cual no tiene
sentido tomado por sí mismo, y debe hacer otra cosa además de vivir, emprende el camino
para librarse de toda la falsedad que la vida y sus modalidades han depositado en él, y
despojarse de todas las actitudes que su vanidad y sus ilusiones sobre sí mismo han forjado en
él. Es en realidad una parábola acerca del retorno al origen de uno mismo —no el retomo a la
madre, sino a algo que está más allá y es diferente—. El hombre ha descubierto su verdadero
origen. Ha descubierto la Esencia. Toda su vida emocional empieza a cambiar. Se ha asido de
la cuerda que cuelga por encima de su cabeza —no porque le hayan hablado de ella, sino
saltando él mismo, mediante un esfuerzo que le es propio, por medio de un acto interior de su
hombre interior—. En relación con esta comprensión de nuestro origen vertical, que es
distinto de nuestro origen temporal, y el resultante reconocimiento de uno mismo, daré
algunas citas, sin comentario alguno. Cristo dijo: "No llaméis padre vuestro a nadie en la
tierra" (Mateo, XXIII, 9). Cuando su madre le habla del milagro del agua convertida en vino,
le dice: "¿Qué tienes conmigo, mujer?" (Juan, II, 4). En otro lugar dice: "¿No sabéis que
vosotros todos sois hijos de Dios?" Daré un breve extracto de la Literatura Hermética
(Hermética, Libro 1). El autor se refiere al Creador estableciendo los ciclos de nacimiento y
muerte de todos los seres vivientes que tienen lugar en la tierra, incluso el del Hombre. Pero
el Hombre es diferente de todo el resto de la Vida Orgánica —acerca de la cual hablaremos
dentro de un momento—. El Hombre tiene dentro de sí algo más que los animales y esto tiene
que llegar a saberlo. Tiene mente sobre y por encima de los sentidos.
"Que el hombre, que tiene mente en él, reconozca que es inmortal... Aquel que se ha
reconocido a sí mismo entra en aquel Dios que está arriba." Agrega que aquellos que no lo
hacen, vagan por las tinieblas del mundo de los sentidos y repiten dentro de él su
renacimiento. Por último, en la visión de Jacob tenemos la escala que se extiende entre el
Cielo y la Tierra, con figuras que ascienden y descienden:
"Y Jacob soñó: y he aquí una escalera que estaba apoyada en tierra, y su extremo
tocaba en el cielo; y he aquí ángeles de Dios que subían y descendían por ella"
(Génesis, XXVIII, 12).

Piensen por sí mismos lo que señalan estas pocas referencias.

Ahora bien, vemos que nada de lo que se dijo más arriba puede aplicarse similarmente a la

89
Personalidad. Quiero decir, no hay viaje de regreso por vía de la Personalidad, porque está en
el nivel de la vida y fue creada por la vida. No hay, por lo tanto, ascenso en la Escala de Ser
por medio de la Personalidad. No descendió a esta vida-tierra tal como lo hizo la Esencia, sino
que fue hecha por la vida. El principal problema que nos plantea la Personalidad es el de
hacer, eventualmente, su poder casi insignificante a voluntad. Entonces se la puede emplear.
Retornemos ahora al origen de la Esencia. Entendemos que la Vida Orgánica se originó en el
nivel de inteligencia representado visiblemente por el Sol. Es más sencillo emplear el término
"Sol". Le fue necesario al Sol crear una película viviente y sensible sobre la tierra capaz de
recibir las influencias que descienden por el Rayo de Creación y hacerlas llegar al punto
terminal de nuestro Rayo particular —a saber, la Luna—. Tendremos que hablar en términos
de alegoría. El Sol estaba deseoso de emprender esta tarea, pero sólo a condición recibir algo
como recompensa por todo su trabajo de planificar, crear, experimentar y mantener la sensible
película de la Vida Orgánica sobre la tierra. Con este propósito, después de haber hecho que
las condiciones en la tierra fuesen convenientes, creó al Hombre como organismo capaz de
desarrollo propio. Esto es, dio al Hombre más de lo que era necesario. Esta creación especial
era puramente experimental. Podía fracasar. Lo importante era que si un número suficiente de
seres humanos se desarrollasen a sí mismos más allá de lo que era necesario para existir y
sobrevivir en la tierra, podían elevarse en la Escala de Ser hasta el nivel de lo que es
representado por el Sol. El Sol recibiría entonces algo por si mismo. Además, con este fin,
cierta clase de enseñanza que imparte instrucciones para el auto-desarrollo, fue sembrada en
la tierra en lugares y épocas convenientes. Debido al nivel de la inteligencia del Hombre no
podían ser impartidas excepto de una manera difícil y deformada. Esto es lo que significan las
Influencias C provenientes del Círculo Consciente de la Humanidad y que se transforman
inevitablemente en Influencias B en la tierra. El problema reside en nuestro pensar ordinario,
que no puede abarcar los opuestos aunque lo puedan hacer los Centros Superiores. Por lo
demás, la Vida Orgánica fue creada como una clase de fábrica de dolor en la cual todo debe
esforzarse continuamente o sufrir de diferentes maneras, y todo ello, el nacimiento, el dolor, la
muerte, el sufrimiento y el temor, y también las emociones negativas y la ansiedad, producen
vibraciones que son alimento y sustento para el crecimiento de la Luna. Tal es, muy
brevemente, nuestra situación en la Vida Orgánica sobre la tierra. Pablo se refiere en algún
lugar a toda la creación gimiendo a una, en la espera del nacimiento de los Hijos de Dios.
Dice:
"Porque el anhelo ardiente de la creación es el aguardar la manifestación de los hijos
de Dios... porque sabemos que toda la creación gime a una, y a una está con dolores de
parto hasta ahora..."
(Romanos, VIII, 19, 22).

No se conoce en qué escuela Pablo recibió su enseñanza, pero su frase parece similar a lo que
enseña el Trabajo. Asimismo se encuentran similares indirectas desparramadas por los
Evangelios. El Hombre, por lo tanto, por ser distinto a las otras formas de vida, tiene una
posibilidad en este mundo de sufrimiento, dolor y peligro, y su posición no es tan
desesperada. Tiene en él aquello que viene de lo alto, aunque por estar dormido ha olvidado
su origen y sólo cree en sus sentidos. Si desarrolla sus vínculos con lo que viene de lo alto,
luego de haber desarrollado primero los vínculos necesarios con lo que viene de la vida,
puede ascender al nivel de su origen. Cabe suponer que el término "Hijos de Dios" se refiere a
aquellos que han sufrido este desarrollo, y ascendieron a otro nivel de experiencia.
Tanto los Evangelios como el Trabajo nos dan instrucciones para que podamos emprender ese
ascenso. Si se pondera lo que se dio, por ejemplo, en el Sermón del Monte, nos
convenceremos que no es el amor de sí ni las diversas formas groseras o sutiles en las cuales
puede manifestarse las que señalan el camino hacia el ascenso. Como punto de partida se

90
necesita otro amor.

Great Amwell House, 30 de agosto de 1952


EL ANTAGONISMO ENTRE EL AMOR DE SÍ Y EL TRABAJO

¿No les habrá ocurrido alguna vez observarse y reírse un tamo de las manifestaciones del
amor de sí? ¿Son aún demasiado orgullosos o plenos de auto-satisfacción o simplemente
ciegos? Recuerden que en su psicología ningún cambio puede tener lugar mientras el amor de
sí permanezca sin cambio alguno.
Cuando el cuerpo de carne y sangre es dejado a un lado no se puede llevar nada excepto la
psicología. Una persona se convierte en su psicología. Es la víctima de su psicología. Si odia,
se halla en odio, con todos aquellos que odian similarmente. Entonces todos se odian los unos
a los otros. El odio surge del amor de sí que ha sido herido o menospreciado o burlado. La
persona que siempre se siente insultada está llena de amor de sí. Odia a la gente. Hoy en día
hay en el mundo una extraordinaria cantidad de odio. El odio hace a las gentes subhumanas
en su comportamiento, tal como lo hemos presenciado en los últimos años. Para empezar a
aprehender lo que somos psicológicamente, basta preguntarse con frecuencia cuál es nuestra
relación con el bien del Trabajo, con las verdades que enseña sobre nosotros mismos. ¿Cuál es
su relación con su bien y su verdad? Hablo de nuestra relación interior —esto es, de nuestra
verdadera relación—, no de la que pretende o despliega o imagina la Falsa Personalidad.
Nuestro cuerpo psicológico está debidamente organizado de acuerdo con nuestra relación
interior con el Trabajo. Reflexionemos un poco sobre esta relación interior. Cuando las gentes
sienten secretamente que hacen un acto de bondad al Trabajo al asociarse con él. no tienen
ninguna relación interior con el Trabajo y en realidad están psicológicamente en peligro. Un
hombre o una mujer debe desear verdaderamente más al Trabajo que al estado presente de su
vida para entablar una relación interior con él. Deben cuidarse de nunca patronizarlo exterior
o interiormente. He presenciado las implacables consecuencias de haberlo hecho así. Conectar
el Trabajo con el amor de sí personal es valorarse uno mismo más que el Trabajo. ¿No es
verdad? El cuerpo psicológico está entonces en desorden y no puede formarse. Vemos que
esas personas que en el fondo se aman y se valoran a sí mismas y aman y valoran su presente
vida ante todo, nunca son capaces de aprehender claramente lo que enseña el Trabajo. Todo
está mezclado y es confuso y oscuro en ellas. La razón finca en que el pensamiento no sigue
un rumbo claro. Ocurre como si en un río se encontrasen corrientes opuestas y levantaran el
barro en sus remolinos. Dan vueltas en redondo. ¿Por qué? Porque el Trabajo amenaza su
amor de sí. ¿Cómo se podría pensar claramente sobre el Trabajo si nuestro amor de sí lo
detesta en secreto o lo ridiculiza? Nuestros pensamientos no lo captarán. A este respecto citaré
otra vez una observación hecha por Pablo en su segunda epístola a Timoteo. Se refiere a lo
que sucede cuando el amor de sí se encuentra con la verdad esotérica. Se refiere en especial al
fin de la edad en la cual estamos viviendo, "cuando todas las cosas estarán crujiendo —poco a
poco—", como dijo G. Menciona varios signos y síntomas del derrumbe general de toda
bondad y verdad y el advenimiento de la maldad y falsedad. Entre otras cosas Pablo dice:
"Porque habrá hombres amadores de sí mismos ( φιλατοι ) siempre aprendiendo, y nunca
pueden llegar al conocimiento de la verdad" (II Timoteo, III, 2, 7). Es preciso que ustedes sean
capaces de ver la razón por la cual no pueden percibir la verdad por sí mismos. El amor de sí
combate las verdades del Trabajo. Las verdades del Trabajo son capaces de despertarnos. El
amor de sí trata de mantener al hombre o a la mujer dormido. El despertar se vuelve así
imposible para ellos. Están "siempre aprendiendo, y nunca pueden llegar al conocimiento de
la verdad". Ya deben de haber comprendido que nadie puede despertar sin auto-observación.
Para despertar, una persona debe ver cada vez más claramente a qué se asemeja. Esto es

91
doloroso. Pero nos da coraje para morir para nosotros mismos y nuestro amor de sí. Cuando el
amor de sí es fuerte impide la auto-observación. Una persona, cuando se le dice que es difícil,
lerda, satisfecha de sí, perezosa, presumida, vanidosa, etc., no puede ver simplemente lo que
ello significa. El amor de sí no lo quiere aceptar. Suele ir a la violencia. Si no puede ver
mediante la auto-observación, llevada a cabo paso a paso, por un tiempo prolongado y
acumulativo, a qué se asemeja, no podrá despertar a lo que es en realidad, y así nunca deseará
morir a lo que es. Su conciencia de sí no le mostrará acrecentamiento alguno. Y a no ser que
despierte a lo que es, el amor de sí seguirá manteniendo un poder pleno e indisputado sobre
él. Pensará, desde luego, que tiene poder sobre sí mismo. Estará dolorosa, trágicamente
equivocado. Será su orgullo, su engreimiento, su vanidad, y el enojo o violencia que siente
cuando éstos son heridos por el poder que tienen sobre él. Es la idea de su propio encanto y
excelencia, de su autoestima, autovaloración, auto-importancia, su cortés superioridad, y el
desprecio de los otros, que lo orientarán. Es su indiferencia interior y su categórico egoísmo y
mezquindad, su envidia, celos y deseos de poder, que lo dominarán. Todos esos gigantes, la
progenie del amor de sí, tienen poder sobre él, no él sobre ellos. El pequeño y tonto "Yo"
imaginario, aquella cosa imaginaria a la que llama "Yo", le hace imaginar que anda por la vida
en la multitud de su propia inteligencia y fuerza, y esto es lo trágico en todos nosotros. No,
aquellos implacables y duros gigantes lo obligan a andar. Excelente tema, por cierto para una
caricatura —como lo son tantas cosas en el Trabajo—. (Por ejemplo, traten de retratar su
Falsa Personalidad.) Sí, aquellos gigantes son señores crueles. El hombre que está bajo el
mando de su vanidad, digamos, sufre muchas veces y sin utilidad alguna dicho gigante. Por
eso se siente perplejo, a menudo herido. Como dije recientemente. es lo mismo que llevar un
cilicio sin conocer la razón de su incomodidad. Todos los aspectos que asume el amor de sí
nos atormentan y nos hacen sufrir de centenares y centenares de maneras, todas inútiles.
Destruyen nuestra vida. Por lo tanto debemos observar, y observar nuevamente, nuestro amor
de sí, y llevarlo a la percepción consciente y reconocerlo. A esto lo llamaría el método
directo. O debemos observar una y otra vez a qué nos asemejamos. Esto disminuye
constantemente el amor de sí. Empezamos por perder nuestra admiración y amor de sí a
medida que observamos nuestra conducta y lo que esta en nosotros. A esto lo llamo el método
indirecto. En ciertos puntos los dos métodos se mezclan. En ambos casos, empero, no hay que
justificarse a si mismo. O más bien, ya que esto es imposible, es preciso observar también de
qué modo uno se justifica a sí mismo. Quiero decir, es preciso incluir en nuestra observación
de algo en nosotros mismos aquello que lo justifica para lograr una observación completa. Es
esto lo que olvidamos continuamente de hacer, si bien nos fue enseñado repetidas veces.
Ouspensky solía hacer hincapié en que la observación de sí realizada por las gentes es
siempre incompleta, debido a que no han observado después cómo criticaron o se justificaron
a si mismas. Cuando también se observa el resultado sobre si mismo de lo que se observa se
lleva a la conciencia aquello con lo cual de otro modo se hubiese identificado. Recuerden que
uno no se identifica con aquello que se observa distintamente. Cuando una persona se
identifica con todo lo que dice, siente, piensa y hace, dicha persona no se está observando.
Luego, dicha persona está dormida. Ahora bien, proseguiremos; consideremos las dificultades
que presenta ver el amor de sí.
Nuestra relación interior con el Trabajo, por medio de la cual nos nutre, depende de dos cosas.
Una es la percepción de las verdades que nos enseña. Algunas de estas verdades nos dicen que
el Hombre está dormido y que su tarea especial es la de despertar del sueño, que es una
multiplicidad y no una unidad, que no se recuerda a sí mismo, que se identifica y considera
internamente, que se somete constantemente al poder de las emociones negativas y de la Falsa
Personalidad, que sólo tiene un "Yo" Imaginario y comete el error fatal de tomarlo por el Yo
Real; y así sucesivamente. Estas son unas pocas verdades del Trabajo. Lo menciono porque
preguntaron recientemente cuál era el significado de las verdades del Trabajo. La segunda

92
cosa que determina su relación interior con el trabajo es hacer el Trabajo. Si el hombre se
conecta mediante su propia percepción interior con las verdades del Trabajo y poniéndolas en
práctica se da cuenta de su bondad, recibirá los dos alimentos necesarios para el desarrollo de
la Esencia. Así como el cuerpo físico requiere que le den literalmente de comer y beber para
nutrirse, así el cuerpo psicológico requiere los dos alimentos psicológicos del bien y la
verdad, los cuales le pueden ser suministrados por el Trabajo.
Ahora bien, una de las dos cosas que hay que hacer es observarse a sí mismo y darse cuenta
del bien que esto representa con el correr del tiempo. Una de las dificultades en la observación
de sí estriba en darse cabalmente cuenta del significado de una palabra con la cual nos
califican. Ocupémonos de la palabra vanidad. Alguien me dice: "Usted es un vanidoso".
Supongamos que no me doy cuenta del significado de esta palabra, debido a que nunca me
observé a mí mismo, y contesto: "No soy en absoluto un vanidoso", y me siento herido. Hay
una brecha aquí que sólo uno mismo puede llenar. Cuando G. dijo a una persona hace algunos
años que su rasgo principal era Pavo real, dicha persona lo miró con incredulidad. No llegaba
a darse cuenta del significado de lo que le decían, y creo que nunca lo logró. Sin embargo,
otras personas se dan cuenta fácilmente de lo que ello significa. Esto nos hace ver una de las
dificultades de hacer el Trabajo por el lado de observarse a si mismo. Se da una palabra —tal
como amor de sí— y dicha persona no encuentra forma de aplicarla a sí misma. Por otra
parte, a veces se suele observar algo para lo cual es imposible hallar una palabra y sólo se lo
reconoce por el sabor interior. Quizá, más tarde, se comprenda que es la vanidad, acerca de la
cual se era incrédulo. Esta es una experiencia característica en el Trabajo, y una señal del
debilitamiento del amor de sí que permite penetrar un poco de verdad acerca de uno mismo.
Ahora bien, retornemos al antagonismo existente entre el amor de sí y el Trabajo y la cuestión
de la calidad de nuestra relación interior con este último.
Cabe exponer esta cuestión muy sencillamente. Si nuestra relación con el Trabajo está
mezclada de amor de sí no se recibe nada de verdadero y se corre mucho peligro porque la
simiente del Trabajo puede ser destruida. Este es el tema de varias parábolas. La semilla que
cae en terreno pedregoso y es destruida por el calor del sol es una:
"Pero salido el sol, se quemó; y porque no tenía raíz, se secó"
(Marcos, IV, 6).

Aquí el sol es el calor del amor de sí. A este respecto, la parábola más importante es aquella
que se refiere a la Purificación del Templo. Significa que la relación interior con el Trabajo
debe ser purificada del elemento del amor de sí y sus intereses y ambiciones. El Trabajo no es
una proposición para los negocios, ni tiene nada que ver con los propósitos de la vida. Esas
cosas no pueden desarrollar la Esencia que ha descendido de otro nivel. El vínculo interior
con el Trabajo, purificado del amor de sí, constituye el templo dentro de nosotros mismos.
Mediante el "templo" existe la posibilidad de establecer una comunicación con un nivel
superior, pero no si está contaminado con el amor de sí y sus intereses:
"Y entró Jesús en el templo de Dios, y echó fuera a todos los que vendían y
compraban en el templo, y volcó las mesas de los cambistas, las sillas de los que
vendían palomas; y les dijo: Escrito está: Mi casa, casa de oración será llamada; mas
vosotros la habéis hecho cueva de ladrones"
(Mateo, XXI, 12, 13).

Habrán notado con cuanta dureza el Trabajo en la persona de Jesús trata la mezcla del amor
de sí con nuestra relación interior con él. Es mezclar dos niveles que, si no están separados en
la mente y el corazón, son mutuamente antagónicos. El significado psicológico de esta
parábola es lo importante para nosotros hoy en día.

93
Great Amwell House, 20 de septiembre de 1952
NOTA SOBRE EL SIGNIFICADO DE LA FE

INTRODUCCIÓN DE TRABAJO
Por el momento retornaremos a la necesidad del pensar psicológico en el Trabajo para
diferenciarlo del pensar sensual. Esta idea, brevemente expresada, es que nadie puede
desarrollarse internamente mediante el pensar sensual. La clase de pensamiento que sólo se
basa en los sentidos, por más lógico que sea, nos lleva demasiado lejos. No abre ni tampoco
puede abrir la mente interior. Sólo lo puede hacer el pensar psicológico. A este respecto
tenemos en primer lugar la escala que el Trabajo da sobre los niveles de pensamiento:

MENTE SUPERIOR
PENSAR PSICOLÓGICO
PENSAR LÓGICO PENSAR SENSIBLE PENSAR FORMATORIO
PENSAR ALÓGICO SUPERSTICIÓN

Les recordaré que nos dijeron que a menos de creer en la existencia de una Mente Superior no
podremos asimilar el Trabajo —esto es, recibirlo hasta que llegue a formar parte de nosotros y
así sufrir su influencia. La habilidad necesaria para alcanzar el nivel del pensar psicológico
depende de nuestra convicción de la existencia de la Mente Superior. Sin pensar psicológico
no podemos ponemos en contacto con los Centros Superiores. En segundo lugar, tenemos las
tres divisiones primarias del Centro Intelectual y del Centro Emocional, que se denominan la
parte motora, la parte emocional y la parte intelectual.

Me ocuparé del Centro Intelectual y llamaré parte motora a la sede de la mente exterior o
externa, parte emocional a la sede de la mente media o intermedia y parte intelectual a la sede
de la interior o interna. Esta última mente está vuelta hacia los Centros Superiores. El Pensar
Sensual no la puede abrir: sólo el Pensar Psicológico puede abrir la mente interior. Pues bien,
reparen en los puntos de contacto entre lo que se dijo más arriba y lo que sigue, que fue
extraído de un capitulo del libro que escribíamos, llamado provisionalmente The Mark.

• • •
LA FE
La palabra traducida por fe (pistis) en el Nuevo Testamento significa más que creencia.
Significa otra clase de pensar. Tomemos un ejemplo de los Evangelios. En Mateo XVI 5-12,
se dice:
"Llegando sus discípulos al otro lado, se habían olvidado de traer pan. Y Jesús les dijo:
Mirad, guardaos de la levadura de los fariseos y de los saduceos. Ellos pensaban
dentro de sí, diciendo: Esto dice porque no trajimos pan. Y entendiéndolo Jesús, les
dijo: ¿Por qué pensáis dentro de vosotros, hombres de poca fe, que no tenéis pan?...
¿Cómo es que no entendéis que no fue por el pan que os dije que os guardaseis de la
levadura de los fariseos y de los saduceos? Entonces entendieron que no les había
dicho que se guardasen de la levadura del pan, sino de la doctrina de los fariseos y de

94
los saduceos."

En este incidente está claro que los discípulos entendieron algo que dijo Cristo en su
significado sensual —esto es, según el sentido literal de las palabras. Cristo les dijo que eso
era señal de que tenían poca fe. No es una cuestión de creencia. Creían grandemente en el
Cristo visible. Sin embargo tenían poca fe. ¿Qué significa esto? Significa que la fe es algo
más que la creencia. En este caso, la fe significa entender en otro nivel que el nivel literal. El
entender sensual no puede ponerse en contacto con los significados contenidos en la
enseñanza de Cristo. No se refería a la levadura literal sino a la psicológica. Cristo no estaba
hablando sensualmente sino psicológicamente. Sus palabras no tenían ningún sentido literal
sino sólo un significado psicológico. La levadura a la que se refiere no es levadura literal ni el
pan literal sino la falsedad que contamina el bien. Los saduceos y los fariseos siempre están
dentro de nosotros. Los saduceos se pueden comparar con los científicos de hoy en día. No
creían en ninguna vida después de la muerte. Esta es su levadura de falsedad. Los fariseos
pueden compararse a las gentes que están en las apariencias, para quienes, para así decirlo, lo
importante es ir a la iglesia los domingos "para ser vistos por los hombres". Esta es su
levadura. Fueron estigmatizados como hipócritas —sin creencia interior—. Ahora bien, Cristo
relaciona aquí la falta de entendimiento psicológico de los discípulos y la consiguiente
inhabilidad de ver lo que quería decir la escasez de fe. En otras palabras. Cristo relaciona la
capacidad del entender psicológico con la posesión de la fe; y el entender sensual con la
escasez de fe, o todavía con la ceguera, con la completa ausencia de fe y la muerte interior. La
fe es necesaria para abrir una parte de la mente que los sentidos no abren.
Ocupémonos ahora de otros pasajes que se refieren a la fe y sus elevados significados.
Muchos habrán creído en Cristo como un hacedor de milagros visible. Creían a través de lo
que veían, a través de la evidencia de los sentidos. Pero en Hebreos XI, 1, la fe es llamada la
convicción de lo que no vemos. "Ahora bien: es la fe firme seguridad de lo que esperamos, la
convicción de lo que no vemos." No es sólo la convicción de cosas que no vemos, sino que es
una base o plano desde el cual se puede alcanzar otro mundo de relaciones y valores, uno que
está por encima del mundo que vemos y es su causa. Por eso el desconocido autor dé los
Hebreos prosigue de esta guisa:
"Por la fe conocemos que los mundos han sido dispuestos por la palabra de Dios, de
suerte que de lo invisible ha tenido origen lo visible."

El autor prosigue escribiendo de qué modo, mediante la posesión de la fe, ciertas cosas han
sido hechas. Ahora bien, aunque sea tal vez cierto que en ningún lugar de las Escrituras la fe
se define exactamente, sino sobre todo sus efectos, se dicen ciertas cosas acerca de ella —tal
como más arriba— para mostrar que tiene que ver con una percepción interior de escala. Si la
fe hace que un hombre perciba en su mente que un mundo, invisible a los sentidos, está por
encima del mundo visible y es su causa, luego percibe las cosas en escala —esto es, en
función de niveles superiores e inferiores—. Cuando el centurión dijo que era hombre puesto
bajo autoridad y tenía soldados bajo sus órdenes, y agregó que debía ocurrir lo mismo con
Cristo, hablaba en función de escala. quería decir que Cristo sólo tenía que dar la orden y su
siervo enfermo se sanaría. Al oírlo Cristo exclamó que nunca había encontrado a alguien que
entendiese mejor lo que significaba la fe. Se dice que un centurión envió mensajeros a Cristo
para pedirle que sanase a su siervo:
"Y Jesús fue con ellos. Pero cuando no estaban lejos de la casa, el centurión envió a él
unos amigos, diciéndole: Señor, no te molestes, pues no soy digno de que entres bajo
mi techo; por lo que ni aun me tuve por digno de venir a ti; pero di la palabra, y mi
siervo será sano. Porque también yo soy hombre puesto bajo autoridad, y tengo
soldados bajo mis órdenes; y digo a éste: Ve, y va; y al otro: Ven, y viene; y a mi

95
siervo: Haz esto, y lo hace. Al oír esto, Jesús se maravilló de él, y volviéndose, dijo a
la gente que le seguía: Os digo que ni aun en Israel he hallado tanta fe. Y al regresar a
caso los que habían sido enviados, hallaron sano al siervo que había estado enfermo"
(Lucas VII, 6-10).

Retornando a los Hebreos, el autor prosigue diciendo: "... sin fe es imposible agradar a Dios".
Esto es, es imposible sin la base o cimiento de la fe, la cual hace que le sea posible al hombre
pensar más allá de la evidencia de sus sentidos y darse cuenta de la existencia de una escala
invisible y entender el significado psicológico. Entender la escala quiere decir entender que
hay diferentes niveles de significado. El significado literal es una cosa, el significado
psicológico o espiritual es otra —aunque se empleen las mismas palabras—. Por ejemplo,
vimos que la palabra levadura empleada en el incidente que citamos señalaba dos niveles de
significado. Los discípulos la entendieron en el nivel más bajo y se les dijo que esto era así
porque su fe era poca. Su pensar era sensual. Les costaba pensar de una nueva manera y en
otro nivel. Y su pensar psicológico era tan débil porque se apoyaba en los sentidos y no en la
fe. Así sentidos y fe describen dos maneras de pensar, no opuestas, ni antagónicas, sino en
dos niveles diferentes. Porque sin la percepción de escala y niveles, las cosas se vuelven
opuestas cuando no lo son en realidad, y la mente del Hombre se escinde en "una cosa" —"u
otra", lo cual conduce a inacabables confusiones y discordias mentales y desdichas. El autor
prosigue diciendo: "Que es preciso que quien se acerque a Dios crea que existe y que es
remunerador de los que le buscan". Es aparente que si tras todas las cosas hay escala, si orden
es escala, y si establecer un orden es establecer una escala, luego deben existir lo superior y lo
inferior. Para todas las cosas debe de haber un arriba y un abajo. Un hombre que no puede
percibir la escala, sea ésta visible o invisible, como lo hizo el centurión por medio de su
comprensión psicológica que provenía de su gran fe, estará cerrado a las intuiciones que sólo
la fe deja penetrar en toda mente que antes había estado dormida en los sentidos y en el
limitado mundo que éstos revelan.

NOTA
(1) Según el diagrama de Trabajo, hay una mente exterior, una mente media y una interior. Se
les puede dar el nombre que se quiera: sólo la mente exterior está vinculada a los sentidos y la
mente interior a los Centros Superiores y a su modo de pensar.
(2) La mente interior no puede ser abierta por el amor de sí porque entonces un hombre sólo
piensa en sí mismo y en todas las cosas sólo se ve a sí mismo y a nada superior a él.
(3) Si la mente interior no está abierta, el hombre sólo vive en la exterioridad y sólo tiene los
sentidos y el pensar sensual como cimiento de su comprensión. No tiene poder de pensar
psicológico —o al menos muy poco— porque no está en contacto con los Centros Superiores.

Great Amwell House, 27 de septiembre de 1952


DE QUE MODO LAS ACTITUDES EQUIVOCADAS NOS CASTIGAN

El Trabajo hace hincapié en la importancia de las actitudes. En el estudio de sí nos dicen que
hemos de observar nuestras actitudes. Se nos dice que no podemos cambiar mientras no
cambien nuestras actitudes. Una actitud equivocada deforma nuestras relaciones con las cosas.
El Trabajo nos enseña que estamos conectados con las cosas exteriores por nuestras actitudes,
como por hilos. Cuando no se tiene actitud alguna hacia alguna cosa no se está conectado con
ella. Si se es completamente indiferente, por ejemplo, a la religión, quizá uno se imagine ser
muy tolerante, pero en realidad se debe al no tener actitud alguna sobre ese particular. Las
influencias que son creadas en la vida, tal como la política, la guerra y todas sus intrigas, las

96
riquezas, la posición social, los negocios, los deportes, el ganar pruebas de velocidad, la
bebida, el juego, y otras cosas semejantes, se llaman influencias A. Nuestras actitudes hacia
ellas nos conectan con ellas y nos mantienen en la vida, no atados por hilos sino por cuerdas.
Así como son nuestras actitudes, así estamos conectados con esas influencias-vida. Otras
influencias de un orden diferente son sembradas en la vida por el Círculo Consciente de la
Humanidad y tienen que ver con el psicotransformismo —esto es, con la posible
transformación del Hombre a través de un desarrollo interior—. No son creadas por la vida.
Esas influencias en sí son llamadas influencias C, pero nos llegan cambiadas por la vida como
influencias B. Esto es porque para comprender directamente las Influencias C tendríamos que
entender el lenguaje de los Centros Superiores, los cuales piensan en función de Sí y No.
Nosotros pensamos en función de Sí o No. Esto es, pensamos formatoriamente. El pensar
formatorio no tiene la tercera fuerza o fuerza conectante que tienen los Centros Superiores. La
Tercera Fuerza pone en relación las dos fuerzas opuestas. El pensar formatorio se asemeja a
preguntar cuando se va en bicicleta si hay que girar hacia la derecha o hacia la izquierda e
insistir en recibir una respuesta definida.
Ahora bien, el Trabajo deriva principalmente de las Influencias C y nos puede abrir a los
Centros Superiores. Nuestra conexión con el Trabajo depende de nuestra actitud hacia él, y de
la idea de una Mente Superior u Hombre Consciente. Las actitudes pueden ser negativas o
positivas. Si se tiene una actitud negativa hacia el Trabajo, no se lo podrá entender. Esto suele
suceder si un hombre carece de Centro Magnético, porque el Centro Magnético en realidad se
define como el poder de distinguir entre las Influencias A y B. Por ejemplo, deberíamos tener
la capacidad de distinguir las influencias contenidas en el Financial Times, y las influencias
contenidas en los Evangelios. Deberíamos tener la capacidad de ver que son dos cosas muy
diferentes. El hombre que quiere entrar en el Trabajo debería estudiar durante un prolongado
período mediante la auto-observación cuáles son sus actitudes hacia él. Es una parte
interesante y necesaria del estudio de sí. Algunas de sus, actitudes serán negativas y otras
serán positivas. A medida que acrecienta el estudio del Trabajo aplicándolo a su propio ser,
viendo y reconociendo su verdad, sus actitudes se volverán cada vez más positivas y menos
negativas. La verdad lo cambia. Si, por acaso, no estudia el Trabajo relacionándolo con su ser
mediante la observación de sí, y no ve verdad alguna en él, sus actitudes no se modificarán.
Seguirá siendo el mismo. Puesto que no somos directamente conscientes de nuestras
actitudes, debemos tratar de descubrirlas por medio de algún método, como ser reparando en
los efectos que producen. Lo difícil es que nos sentimos a nuestras anchas con nuestras
actitudes, pero el Trabajo luchará inevitablemente con muchas de ellas si le permitimos entrar.
Si una persona no desea cambiar y no ve razón alguna en ello, lo que tiene que hacer es
impedir la entrada del Trabajo para poder seguir siendo lo que es. (Revelo este proceder como
un profundo secreto.) Repito otra vez que la gente ignora que tiene actitudes. Se contentan
con tener aversión a algunas personas y simpatizar con otras, aborrecer sus intereses y luego
gustar de otros, y así en lo sucesivo, sin darse cuenta que todo ello se debe a sus actitudes.
Personas muy ingenuas nos dicen que carecen de actitudes y lo creen realmente —imaginan
ser imparciales.
Ahora bien, deseo decirles, a modo de comentario, cómo nos hieren las actitudes equivocadas.
No podemos tener actitudes equivocadas sin que, de algún modo, nos lastimen. Como dije,
una actitud equivocada nos procura una relación equivocada con una cosa; por ejemplo, una
actitud equivocada hacia otras personas nos da una relación equivocada con nosotros mismos.
Lo trataré de explicar exponiendo las actitudes que tenemos para con el sexo opuesto. En el
hombre hay una mujer, y en la mujer hay un hombre. Mientras sigamos siendo unilaterales y
así desequilibrados —esto es, mientras sigamos siendo personas Nº 1, Nº 2 ó Nº 3, hay una
desarmonía en el hombre con la mujer que está en él, o en la mujer con el hombre que está en
ella. Es decir, la mujer dentro del hombre castiga al hombre, y el hombre dentro de la mujer

97
castiga a la mujer. En cada caso, están en desacuerdo consigo mismo. Cuando el hombre trae
la mujer que está dentro de él a la conciencia, o la mujer trae a la conciencia al hombre que
está dentro de ella, este desacuerdo interior cesa. Es una larga tarea, pero de ella deriva la paz
y la aceptación de los sexos. Desde luego, aquí estoy hablando psicológicamente. Esto es lo
que al parecer quiso decir Cristo cuando le preguntaron cuándo llegaría su reino y contestó:
"Cuando los dos serán uno, y lo que está fuera como lo que está dentro, y el varón con
la mujer no será ni varón ni mujer."

Este dicho de Cristo se refiere en la Segunda Epístola de Clemente. Cabe notar aquí que en el
caso del hombre, aquello que está fuera es el hombre, y aquello que está dentro es la mujer, y
viceversa.
Ahora bien, si un hombre tiene una mala actitud hacia la Mujer, luego tendrá una mala actitud
hacia la mujer dentro de sí mismo. Si una mujer tiene una mala actitud hacia el Hombre,
luego tiene una mala actitud hacia el hombre dentro de si misma. Ocurre exactamente lo
mismo con todo lo demás. Se puede tener una mala actitud hacia la vida, hacia el mundo "y el
mismo Universo —pero una persona está en todas esas cosas y todas esas cosas están en ella.
De la misma manera, si una persona odia a sus semejantes, odia también algo en sí misma, y
una parte de ella, y de hecho una parte muy importante de ella, se verá disminuida y
maltrecha. Cuanto más se reflexiona acerca de las actitudes, más se comprende su
importancia, y lo peligroso que suelen ser las actitudes equivocadas. Cuando la actitud es
correcta, las conexiones más se realizan plenamente. Si tuviéramos conciencia objetiva
veríamos las cosas tal como son en realidad. Si viéramos las cosas tal, como son en realidad,
tendríamos una actitud correcta hacia todo. Al presente esto está aún muy lejos de nosotros. Si
un hombre llegase a ser consciente de la mujer dentro de él, vería entonces las cosas tanto
desde el punto de vista de la mujer como desde el punto de vista del hombre. Esto lo haría
evidentemente menos subjetivo. Pero aunque al presente no poseemos nada que pueda
compararse a la conciencia objetiva y vemos todo a través de nuestros prejuicios e ilusiones,
tal hombre no se haría ilusiones sobre las mujeres, por conocer a la mujer en si mismo, y lo
mismo se podría aplicar a la mujer que conoce al hombre que está dentro de ella. Mientras
tanto, todos podemos trabajar al menos sobre las actitudes equivocadas —en especial las
actitudes equivocadas hacia el Trabajo mismo y en lo posible las actitudes equivocadas de
unos hacia otros en el Trabajo. Estas últimas nos exigen estudiar el significado de la
consideración externa, el cual nunca debe descuidarse para hacer nuestra santa voluntad.
Una actitud equivocada produce una mala relación. Por eso, una actitud equivocada hacia el
Trabajo resulta en una mala relación con él. Demos un ejemplo. Supongamos que hemos oído
que el objeto del Trabajo es el de limpiar y purificar los centros inferiores para que puedan
recibir a los Centros Superiores. Supongamos que nos dicen que los Centros Superiores
existen en nosotros, plenamente desarrollados y siempre obrando, pero no los podemos oír
debido al clamor de los "Yo", de los estados negativos, del considerar interno del identificarse,
del auto-justificarse, del fantasear, de la vanidad, del orgullo, y de todo el resto, como también
a causa de la silenciosa obstrucción de los topes. Supongamos que me han enseñado todo
esto, pero por el momento no puedo aceptar la idea de que los Centros Superiores ya están en
mí. Creo que tengo que buscar y hallar algo fuera de mí. Tendré entonces una actitud
equivocada hacia el Trabajo. Debido a esta actitud equivocada, nunca podré aprehender
propiamente lo que me está enseñando el Trabajo, mis búsquedas se orientarán hacia fuera —
no hacia dentro—. La idea de que el Círculo Consciente de la Humanidad está dentro de mí
me parecerá extraordinaria. Cuando se dice —tal como se hizo en el reciente comentario
sobre la Fe— que las divisiones interiores de los Centros pueden comunicarse con los Centros
Superiores dentro de nosotros, y las divisiones exteriores sólo pueden comunicarse con el
mundo de los sentidos que nos es exterior, luego no creeré una palabra de lo que se dice, y

98
seguiré buscando alguna clase de "dios de piedra" fuera de mí. Me imagino que son muchos
los que, debido a esta particular actitud equivocada, se atascan en el Trabajo. Al no aceptar los
Centros Superiores dentro de ellos, adorarán un dios externo, en la tradición, en las
costumbres y opiniones sociales, en las convenciones, hasta en ciertas personas. Luego tienen
una actitud equivocada hacia el Trabajo. A no ser que se produzca un cambio de actitud
permanecerán empantanados y no se moverán más. Más allá de un punto limitado, el Trabajo
será incapaz de crecer en ellos. Si el Trabajo no puede crecer en ellos, tampoco puede conec-
tarlos con los Centros Superiores.
La comparación de las actitudes con las posturas corporales sirve de ayuda. Una actitud
correcta equivale a una postura correcta. No se puede-cruzar una puerta estrecha y baja con
una postura equivocada —llevando erguida la cabeza—. No se puede cruzarla. Sucede lo
mismo con las actitudes equivocadas.

Great Amwell House, 4 de octubre de 1952


LA COMPRENSIÓN DEL TRABAJO

Conocer el Trabajo no quiere decir comprenderlo. Hay una diferencia enorme entre conocer y
comprender. Después de haber publicado "Tertium Organum", G. le dijo a O.: "Si usted
comprendiera todo lo que ha escrito en su libro, me quitaría el sombrero ante usted". A
primera vista parece extraordinario que conocer y comprender no sean la misma cosa. La
gente suele decir de una persona reputada por su saber que conoce mucho. No cree que es
necesario añadir que también comprende mucho. Piensa que lo uno implica lo otro. Sin
embargo, sería correcto decir que sabe mucho pero no comprende nada. Asimismo sería
correcto decir de una persona que sabe poco pero comprende mucho. Si se reflexiona sobre
este último ejemplo, se verá que comprende por completo lo poco que conoce. Confundir en
la vida el conocer y el comprender, y los errores que surgen de esta confusión no son aquí de
nuestra incumbencia. Pero en el Trabajo hemos de captar de más en más la diferencia esencial
existente entre el conocer y el comprender —de otro modo puede levantarse una barrera que
nos obligará a detenernos. Conocer el Trabajo es una cosa: comprender el Trabajo es otra muy
diferente. Conocer el Trabajo compromete una parte de un solo centro. Comprender el
Trabajo compromete al Hombre en su totalidad. Por Hombre Cabal quiero decir al Hombre
Psicológico —el Hombre de Pensamiento, el Hombre de Emoción y Voluntad, y el Hombre
de Acción— Todos los centros en el Hombre eventualmente tendrán que participar si alguien
apunta a una profunda comprensión del Trabajo. Una pequeña parte de un solo centro no es
suficiente. ¿Cómo alguien puede esperar comprender una cosa tan gigantesca como el
Trabajo, respaldado por un inmenso trasfondo en el tiempo, con una pequeña parte de un
centro poco usada y mal ordenada? Es lo mismo que tener la esperanza de convertirse en un
gran músico después de haber aprendido unas notas en el piano —y no todas las notas, desde
luego, sino unas pocas en el centro del teclado—. Tal es nuestro engreimiento que los dioses
deben reír o llorar. Porque, como dijo G., parecemos macacos ante el Hombre Consciente. Y
me imagino que no se necesita una prolongada observación de sí, a condición de ser sincera,
imparcial y carente de auto-justificación —para captar sorprendentes vislumbres de lo que
quería decir—. Ahora bien, tanto el hombre como la mujer deben conocer el Trabajo antes de
poder comprenderlo. El conocimiento viene antes de la comprensión en el correr horizontal
del tiempo, pero en la escala de valores, eterna y vertical, la comprensión está situada mucho
mas alto y es mucho más grande que el conocimiento. El Trabajo dice que en nosotros no se
puede crear una fuerza mayor que la comprensión. Dice también que quienquiera esté en
contacto con el Trabajo debe tratar continuamente de acrecentar su comprensión de él. Es otra
vez la parábola de los talentos. Porque de otro modo el Trabajo se enfría y empieza a morir.

99
Les recordaré que el Trabajo juzga nuestra propia obra, porque el Trabajo está escondido
dentro de nosotros. Está dentro de nosotros en la forma de la Conciencia Enterrada. Si no
estuviese, ningún hombre trabajaría. Nadie percibe la Conciencia Enterrada. Pero ésta percibe
la sinceridad de nuestros esfuerzos de Trabajo y nuestras emociones y pensamientos
referentes a éste. El trabajo sincero empieza por traer la Conciencia Enterrada a nuestra
conciencia, poco a poco, para que podamos soportarlo. El trabajo insincero la entierra cada
vez más.
Ahora bien, si el conocimiento del Trabajo, tal como es, sólo permanece en la memoria como
un talento no usado, nunca se lo comprenderá. En rigor, nunca se sabrá realmente de qué
trata. Se escucharán una y otra vez frases como Recuerdo de Sí, consideración interna,
identificarse, auto-observación, y todo aumentará nuestro desconcierto. Se convertirá en una
especie de jerga. Esto se debe a que todavía no se comprende ni una sola cosa acerca del
Trabajo. No se ha pensado por sí mismo acerca del Trabajo, por eso no se comprende por qué
existe o qué significa o cómo se lo puede aplicar a uno mismo. Las reuniones serán tensas.
Nos alegrará escapar al aire puro del sencillo mundo de Dios y entablar una conversación
sobre la razón que impide hablar a los Valentine-Osborne en su rinconcito de este colosal
universo. Pues bien, en este caso, es lo mejor que le puede hacer. Lo que hay que entender es
que nadie puede hacer este Trabajo sin comprender algo acerca de él. ¿De qué sirve hacer una
cosa sin comprenderla? Si se intenta trabajar sin comprender el Trabajo no se obtiene
resultado alguno. Sólo cuando el Trabajo llega a ser emocional se puede empezar a
comprenderlo. Su conocimiento en el Centro Intelectual y la aparición de su necesidad
emocional, y su creciente valoración en el Centro Emocional, junto con la creciente
percepción de su verdad, se unen para dar principio a su comprensión. El Trabajo ya no es
más cuestión de mera memoria o palabras. Ya no es más mero conocimiento. Se convierte en
experiencia viviente que afecta al Ser del hombre y entra en su Voluntad. Así el Conocimiento
y el Ser se unen para formar la Comprensión. Supongamos que una persona intenta trabajar de
memoria lo que conoce del Trabajo y sin comprenderlo. Es muy posible que me diga después
de un tiempo: "Me observo a mí mismo tres veces por día un minuto después de cada comida.
Me recuerdo a mi mismo dos minutos antes del desayuno y después de la cena, si me acuerdo
de hacerlo. Leo los Comentarios —dos páginas cada día— antes de acostarme. Pero al parecer
no obtengo resultado alguno. No he tenido ninguna experiencia emocional elevada". No —
desde luego, no la tendrá usted—. Se darán cuenta en seguida, de seguro, que tal persona no
está trabajando desde ninguna comprensión del Trabajo, sino según una regla empírica. No
hay participación alguna del Centro Emocional. Es una cosa preparada de antemano, como
esos ejercicios de gimnasia, prescritos por un médico. Los esfuerzos de esta clase son inútiles.
En verdad, todo esfuerzo que se hace sin comprenderlo es inútil. Sólo cuenta lo que se hace
desde la propia comprensión. Si una persona no puede comprender por qué ha de observarse a
si misma, si no alcanza a comprender que es una masa de "Yo"' contradictorios y no tiene
Voluntad Real sino muchas voluntades y éstas nada son, si no puede comprender que pasa
gran parte de su vida dormida en su espíritu interior y no se recuerda a sí misma sino que se
toma por su Personalidad, si no puede comprender que las emociones negativas son malas y
dañinas y destruyen su felicidad, si no puede comprender que el identificarse estropea todo el
goce de las verdaderas emociones y que la consideración interna lo debilita y lo llena de auto-
conmiseración —si todo esto y mucho más— entonces ¿por qué trabaja esa persona, y haga lo
que hiciere, es acaso trabajo?

100
Great Amwell House, 11 de octubre de 1952
CONJUNCIÓN CON EL TRABAJO

Ninguna conjunción es posible sin afecto reciproco. Si el Trabajo intenta entrar en la


comprensión de un hombre, será incapaz de hacerlo si no hay reciprocidad por parte del
hombre. La verdadera unión con el Trabajo exige que se le tenga afecto. El afecto es aquello
que abre, mientras que el no afecto cierra. No hay verdadera unión entre el hombre y la mujer
si no hay afecto recíproco. El debe tenerle afecto —sí, pero ella debe tenerle afecto, de otro
modo no hay conjunción—. Sólo es verdadera una conjunción cuando la une el afecto mutuo.
El afecto de una parte sin el afecto reciproco de la otra no resulta en conjunción alguna y
produce una situación humana común. Ahora bien, si un hombre o una mujer busca la
conjunción con el Trabajo pero sin tenerle afecto, dicha conjunción es imposible. A no ser que
se produzca la conjunción con el Trabajo, no puede dar comienzo a su obra alquímica de
transformar el plomo psicológico en oro. Sólo mediante el afecto que se siente por el Trabajo
éste produce gradualmente un cambio en nuestro ser y comprensión. Un afecto escaso
produce un cambio pequeño. ¿Por qué? Porque produce una conjunción endeble. Una
conjunción adecuada no es posible sin un adecuado afecto reciproco de parte de una persona.
Según la amplitud del afecto reciproco así será la conjunción. Ahora bien, con relación al
Trabajo, nadie puede decir de buenas a primeras la calidad de su afecto. Es decir, es imposible
conocer si nuestro afecto es bueno o malo. Pero aunque no sea posible un conocimiento
directo de la calidad de nuestro afecto hay un signo por lo cual se lo puede juzgar.
Si una persona sigue siendo siempre la misma, sin darse cuenta de todo lo que se refiere al
Trabajo, ni preocuparse por ello, luego la calidad de su afecto por el Trabajo es mala. Por ello
se quiere decir que la calidad de su afecto es de tal naturaleza que le es imposible al Trabajo
realizar una conjunción adecuada con ella. Sus afectos y los intereses, pensamientos y ocupa-
ciones que resultan de sus afectos la llevan a una dirección que no es la del Trabajo. No es
culpa del Trabajo si no puede realizar una adecuada conjunción con dicha persona —y por
adecuada quiero decir suficiente para que pueda entrar en ella y arraigarse en el suelo de su
ser—. Si lo logra, a medida que crece así crecerá su comprensión, y verá más y más los
significados interiores del Trabajo que son infinitos. Pero si no puede arraigarse en su ser su
comprensión no crecerá. Es la culpa de dicha persona. En realidad no valora el Trabajo. Por lo
tanto le tiene poco afecto o no es genuino, y aquí me refiero al mismo Trabajo viviente y al
espíritu de sus significados. Es común amarse a sí mismo. Este afecto es la más vulgar de
todas las emociones. Pero es raro sentir afecto por el Trabajo y todo lo que implica en sus
enseñanzas. Tal afecto no pertenece a la división mecánica del Centro Emocional en el cual
por regla general vive la gente. No es una manifestación del vulgar y común amor de sí, que
sólo puede odiar el Trabajo una vez que percibe claramente adonde éste conduce. Sólo es
posible la conjunción con el Trabajo mediante las emociones de un orden superior que
pertenecen a la división no mecánica del Centro Emocional. Esto hace que sea eventualmente
posible que el Amo, esto es, el Yo Real, tome a una persona a su cargo. Este es el objeto del
Trabajo. El sendero del Trabajo conduce interiormente al Yo Real. Nos aleja de nuestro
nombre —en mi caso de Nicoll—. El Amo no se puede acercar a persona alguna a menos que
ésta se despoje de las muchas capas del amor de sí. ¿Cómo? Por el método de ver a qué se
asemeja uno realmente mediante una observación imparcial, no justificadora —en lugar de lo
que uno imagina ser—. El hombre, la mujer, debe despertar a lo que es en realidad. Lo que
causa el amor de sí es estar dormido. A medida que despertamos, el amor de sí disminuye. El
Yo Imaginario y la Falsa Personalidad deben entregar el alma. Pero el hombre ni siquiera
intenta observar seriamente si el afecto que siente por si mismo, como engrudo, está más
pegado a él que todo el apego que pueda sentir por el Trabajo. El Trabajo enseña que hay tres

101
líneas de Trabajo. Ahora bien, en los Evangelios nos hablan, al parecer, de tres calidades de
afecto. El hombre debe amar a Dios con toda su alma, corazón y mente; y amar a su prójimo
como a sí mismo. Está el amor a Dios como la cosa suprema, y luego el amor al prójimo, y el
amor de sí. Siempre pensé, y sigo pensando así, que esta segunda amonestación no es fácil
de entender. Daré una traducción absolutamente literal de los pasajes en (Mateo, XXII, 37,
39.)
"Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu
mente", y "Amarás a tu prójimo como a ti mismo."

La última amonestación no quiere decir que hemos de amar a nuestro prójimo en proporción
al amor que tenemos por nosotros mismos, porque entonces parecería seguir de ello que a
medida que el amor a nosotros mismos disminuye, así también disminuye el amor a nuestro
prójimo. El prójimo no significa necesariamente alguien que está junto a nosotros en el
espacio.
Nuestro prójimo no es necesariamente la persona que vive en la casa vecina. Este sería el
significado sensual. Pero si elevamos la idea de prójimo a su significado psicológico, nuestro
prójimo significaría la persona que está más próxima a nosotros aunque en un sentido por
completo diferente. Podría significar la persona psicológicamente más cercana a nosotros,
mas cercana en comprensión o calidad de ser. Asimismo nuestro prójimo podría significar las
personas cuyos afectos son similares a los nuestros. Hemos visto que los afectos recíprocos se
unen. Todas las gentes que tienen afectos similares podrían luego ser nuestros prójimos
mediante sus similares afectos recíprocos. En teoría, el amor a Dios debería unir a toda la
gente. Pero es obvio que no lo hace. Las sectas religiosas se odian las unas a las otras. ¿Quién
puede decir que ama a Dios? Las gentes tienen diferentes calidades de afecto. Aman cosas de
muy diferente clase. Los afectos que no son similares no se pueden unir. Pero aquellos que
tienen afectos similares, que aman cosas similares, forman una categoría definida de gentes
invisiblemente conectadas y capaces de unirse unas con otras. Psicológicamente son prójimas.
Se amarían unas a .otras más fácilmente. Habría que hallar a nuestro prójimo —o prójimos—
para así escapar al solitario confinamiento en la cerrada y triste prisión del amor de sí que en
realidad es un señor cruel.
La segunda amonestación es al parecer explicada generalmente como si dijera: "Amarás a tu
prójimo". Lo que no es tan fácil es el añadido "como a ti mismo". Pablo dice:
"Porque toda la ley en esta sola palabra se cumple: 'Amarás a tu prójimo como a ti
mismo'. Pero si os mordéis y os coméis unos a otros, mirad que también no os
consumáis unos a otros."
(Gálatas, V, 14-15.)

¿Pero cómo puede el irredento amor de sí dejar de morder a otro? He notado que no puede
hacerlo. Pablo omite el amor a Dios como primera necesidad. Después de las dos
amonestaciones dadas en Lucas, X, 29, el doctor de la Ley desea que sus deberes morales sean
exactamente definidos y clasificados con precisión. Traduciéndolo literalmente, pregunta: "¿Y
quién es mi prójimo?" Le sigue la parábola del Buen Samaritano, en la cual el Sacerdote y el
Levita pasan sucesivamente junto al hombre que yace herido por los ladrones en el camino.
La tercera persona es un Samaritano que tiene piedad de él, lo levanta y lo lleva al mesón para
cuidarlo. Cristo pregunta al doctor de la Ley: "¿Quién, pues, de estos tres te parece que fue el
prójimo del que cayó en manos de los ladrones?" El doctor de la Ley replica: "El que usó de
misericordia con él", sin usar la odiada palabra Samaritano debido a la actitud extremada de
esta Secta. Entonces Cristo le dijo brevemente:- "Ve, y haz tú lo mismo". ¿Hacer qué? Se
entiende la parábola como queriendo decir ante todo que es preciso tener compasión de
quienes están en la desdicha. Pero al parecer quiere decir algo más, puesto que se refiere a la

102
necesidad de trabajar sobre las actitudes equivocadas. Si no fuese así ¿por qué aparece un
Samaritano, tan odioso a un Judío? La parábola implica que es necesario liberarse de los
prejuicios fijados y de las actitudes equivocadas antes de poder llegar a la etapa de desarrollo
llamada amor al prójimo. Y esto significa desechar una considerable cantidad de amor de sí
encontrado. Cristo aconseja al doctor de la Ley ir y hacer exactamente eso.
El amor de sí, si es primordial, no sólo destruye el afecto mutuo sino que destruiría, si lo
dejasen hacer, la sociedad humana. Quiere todo el poder. No quiere ni tampoco puede amar al
prójimo, aunque emite ese papel y muchos otros tanto piadosos como sentimentales. No
puede formar una conjunción con el Trabajo. No ama cosa alguna que esté más alto que él
mismo —y el Trabajo está situado mucho más alto—. El Yo Real está más alto; y tras el Yo
Real está Dios. Por lo general se reconoce que no se puede amar al prójimo salvo por medio
de un amor más elevado que el amor de sí, y es por eso por lo cual el amor a Dios se pone a la
cabeza de todo, en la posición principal. Pero este amor pertenece a la división más recóndita
de las tres divisiones del Centro Emocional y así no necesita adorar ningún ídolo externo.
Sabe que Dios está dentro del hombre. (Recóndito es lo mismo que superior.) El amor de sí
nunca puede abrir la mente recóndita. Mantiene al hombre patinando penosamente sobre la
superficie de su ser. Por sí mismo, exponiendo la cuestión lo más sencillamente posible, el
amor de sí es el infierno. El infierno es un orden invertido en el cual las cosas están cabeza
abajo como el reflejo de un árbol en el agua. Poner el amor de sí en el lugar más elevado es
poner el amor más común, vulgar, estúpido y tonto donde tiene que estar una calidad muy
distinta de amor. En mi caso, significaría poner a Nicoll, y todo lo que imagina ser, en primer
lugar. ¿Cómo, entonces, podría tener afecto al Trabajo? ¿Cómo podría unirse el Trabajo a mí
si nada de recíproco proviene de mí? El amor de sí no tendría utilidad alguna, porque el amor
de sí es amarse a uno mismo y no amar al Trabajo. Puede ser atraído al principio por alguna
forma de engreimiento o vanidad. Pero el Trabajo no aceptará por mucho tiempo esta calidad
de amor. No se arraigará en el suelo de nuestro ser para que su crecimiento sea al mismo
tiempo nuestro desarrollo. La persona que se encierra en su amor de sí experimentará escaso
cambio. Y su comprensión del Trabajo será oscura porque éste necesita un afecto recíproco de
buena calidad para unirse a nuestra comprensión y sustentarla.

Great Amwell House, 18 de octubre de 1952


CONCIENCIA Y AMOR

En el último comentario hemos dicho que el afecto reciproco era necesario para la conjunción
con el Trabajo. Si una persona no tiene afecto al Trabajo no se puede producir la conjunción
con él. Si no hay conjunción no hay tampoco comprensión del Trabajo. En suma, el afecto al
Trabajo abre el camino a su eventual comprensión. La indiferencia o la antipatía cierra el
camino a la comprensión. Si un hombre valora más otras cosas que el valor que presta al
Trabajo en su yo más interior —dejando a un lado lo que finge con su sí exterior— será
incapaz de llegar a una conjunción con el Trabajo. No se parecerá a aquel mercader que
buscaba buenas perlas y "habiendo hallado una perla preciosa, fue y vendió todo lo que tenía,
y la compró" (Mateo, XIII, 46). Observen que primero tuvo que vender antes de poder
comprar. Vendió lo que carecía de valor en comparación con la perla. El mercader es uno
mismo en relación con el Trabajo. Vender significa, psicológicamente, librarse de intereses
anteriores a los que se prestaba valor extrayéndoles energía mediante el no identificarse. Esto
libera energía que puede ir a la "perla" —la cual para nosotros e? el Trabajo y el llegar a la
conciencia—. Todo esto toma muchos años. Es un proceso misterioso como el de la semilla
que crece sin que se sepa cómo lo hace, y conduce a una gradual transvaloración de nuestras
valoraciones previas. Comprar quiere decir apropiarse de una cosa, hacer que una cosa sea

103
psicológicamente de uno. La energía psíquica se asemeja al dinero. Con poca energía psíquica
libre sólo se puede comprar escasa comprensión nueva. Ahora bien, querer una cosa es
valorarla, comprendiendo que aún no se la tiene. No quererla es no valorarla. Esto se debe a
que uñó imagina que ya la tiene, o que no le damos importancia alguna. Anhelar una cosa con
toda nuestra mente, con toda el alma, el corazón y la fuerza es darle un valor supremo y
anhelarla con todos los centros. Es amarla, sentir por ella el más poderoso afecto y emoción,
antes que a cualquier otra cosa. Pero el Trabajo nos dice que no podemos amar así. No somos
uno sino mucho?. Nuestro ser está caracterizado por la multiplicidad. Tenemos muchos "Yo"
diferentes que apuntan hacia todas direcciones. Un "Yo" desea algo, otro ''Yo" no lo desea. A
un "Yo" le gusta algo, a otro "Yo" le disgusta. Un "Yo" siente afecto, otro "Yo" es indiferente.
Cuando una persona está en el Trabajo, toda esta confusa lucha de los "Yo" prosigue año tras
año bajo la vacilante luz de la auto-observación, y al alcance del oído del Trabajo. Este es el
período en que se forma el Mayordomo Delegado. Todos esos "Yo" que con el tiempo juzgan
que su vida es necia, y que valoran el Trabajo más que sus anteriores empeños se agrupan en
torno del Yo Observante y empiezan a apuntar más o menos hacia una dirección. Constituyen
un medio transmisor para las influencias que descienden desde lo alto, desde el Mayordomo
que está en contacto con el Yo Real. Pero al principio este medio transmisor es imperfecto.
Algunos "Yo" no debieran estar allí, y algunos más importantes no están presentes. Pero el
hombre, la mujer, que sólo sienten el efecto general masivo del Mayordomo Delegado suelen
decir que valoran el Trabajo y le tienen un afecto recíproco. No dirán que lo aman. Dirás, sin
embargo, que están muy conscientes del Trabajo. La razón de ello finca en que el Trabajo está
ahora en ellos y no en el pizarrón.
Surge esta cuestión: ¿Es el amor en su verdadero sentido conciencia. Esto nos trae otra vez a
la amonestación: "Amarás a tu prójimo como a ti mismo" (Mateo, XXII, 39), cuyo significado
se discutió la semana pasada. Dije entonces que siempre lo hallé incómodo de entender.
Además del significado del prójimo que es bastante difícil de entender, ¿qué significa "como a
ti mismo"? ¿Qué ti mismo? De las cartas que he recibido llegué a la conclusión que algunas
personas no hallan dificultad alguna en este pasaje y no consideran que necesita ser explicado.
Una dice que significa simplemente que uno debe amar al prójimo y que todos saben lo que
esto significa. Muy bien. Pero aun así, ¿por qué agregar "como a ti mismo"? Fuimos
construidos mecánicamente sobre el amor de sí que debe ser separado dolorosa-mente de
nosotros capa tras capa a medida que despertamos a nuestra verdadera condición. Gran parte
de lo que llamamos amor es una velada extensión del amor de sí. Los únicos comentarios
pertinentes que pude hallar son los de los primeros Padres de la Iglesia que descansan sobre
todo en la parábola ilustrativa del Buen Samaritano, tal como está en Lucas, X, 29-37 y que
sigue a la amonestación. Lo entienden como si significase que Cristo- quien vino de lo alto
para ser el prójimo de aquellos que en el mundo están tan espiritualmente heridos que han
llegado casi a la muerte espiritual. El simbolismo es interesante. Les dio "aceite" y "vino", y
los pagó en el Mesón. Por cierto cualquier persona que entiende este Trabajo podría ser capaz
de ayudar a aquellos que hoy día están similarmente heridos por esta edad de materialismo.
Entonces serán verdaderos prójimos, hablando psicológicamente.
Ahora bien, el Trabajo habla de tres clases de amor. Hay el amor físico, el amor emocional y
el amor Consciente. Dice que el amor emocional puede fácilmente convertirse en su opuesto.
Es amor-odio. Para esta clase de amor, la palabra griega φιλειν suele usarse en los Evangelios.
Es un amor atormentador y celoso —y en realidad no es amor—. Para el amor Consciente
suele emplearse la palabra άγαπειν. Nunca se la utiliza para el amor sexual. Cristo le pregunta
a Pedro qué clase de amor le tiene. Pero Pedro sólo entiende el amor emocional (Juan, XXI,
15-17). Esta es la palabra empleada en el pasaje que estamos discutiendo. Supongamos que
sustituyamos conciencia por amor. Entonces leeríamos: "Serás consciente de tu prójimo como
de ti mismo". Esto podría significar: "Serás consciente de tu prójimo como eres consciente de

104
ti mismo". Para mí, al menos, esta traducción seria mucho más comprensible a la luz de lo que
enseña el Trabajo acerca de la necesidad de acrecentar nuestra conciencia. Ni siquiera somos
conscientes de nosotros mismos. Vemos la paja en el ojo ajeno, pero no vemos la viga en el
nuestro. No nos colocamos conscientemente en la posición de otra persona. No hacemos a los
otros lo que querríamos que los otros nos hicieran a nosotros. Debido a una falta general de
conciencia, las relaciones humanas en el mundo son lo que son. A medida que una persona
llega a ser más y más consciente de lo que es en realidad, critica cada vez menos lo que es la
otra persona. La arrogancia, la superioridad y la intolerancia se desvanecen, porque descubre
que son ridículas. El objeto de este Trabajo es el de acrecentar la conciencia en todas
direcciones. Observando, con tranquilidad, la misma falta en uno mismo que se ha señalado
con acaloramiento o amargura en otra persona me parece que es el verdadero amor práctico.
Pues, mediante el método del Trabajo que halla la misma cosa en uno mismo, se llega con el
tiempo a ver el prójimo como uno mismo, y uno mismo como el prójimo. Mas, para empezar
hay que conocerse a sí mismo. Es preciso empezar a ser consciente de uno mismo. Esta es la
parte más necesaria del Amor Consciente, que no es un amor ciego.

Great Amwell House, 25 de octubre de 1952


EL TRABAJO Y EL AMOR DE SÍ

Se dijo en el comentario anterior que la parte externa del Centro Emocional es la sede del
amor de sí. Por eso es tan necesario referirse a menudo al amor de sí mientras ese amor siga
dominándonos completamente y nos separe de las partes media e interior del Centro
Emocional que el Trabajo trata de despertar. Cuando el Trabajo dice que su objeto es el de
despertar eventualmente al Centro Emocional, esto es lo que en realidad quiere decir. Cuando
la emoción del amor de sí domina a una persona, el Centro Emocional está dormido. No
puede despertar. Lo que ha de comprenderse y volver a comprenderse es que la parte externa
de una persona está dominada por el amor de sí. El sitio psicológico de este amor de sí está
ubicado en la división externa del Centro Emocional. Mientras esa persona siga dominada y
por lo tanto guiada por el amor de sí, ninguna otra cosa puede guiarla. Este es el primer punto.
El segundo es que mientras alguien está dominado por su amor de sí, en dicha persona no hay
posibilidad alguna de desarrollo de las divisiones interiores del Centro Emocional. No sólo se
debe a que el amor de sí no puede conectar a una persona con el lado interno de sí misma. Es
más que esto. El amor de sí en realidad desune la parte externa de una persona de la interna —
esto es, la separa del lado que el Trabajo intenta despertar y desarrollar. El Trabajo no trata de
desarrollar el amor de sí. Por el contrario, trata de disminuirlo. Intenta extraer la energía de
nuestro amor de sí para que así esta energía liberada pueda seguir otra dirección. La acción
del Trabajo en una persona no finca en hacerla más orgullosa y engreída, ni tampoco más
egoísta o centrada en sí o negativa. Fue concebido para producir un efecto opuesto, a
condición de que ésta lo haga. Fue concebido para que las gentes sientan más y -más, en
proporción a su poder de aguante y de diferentes maneras, y después de distintos períodos, un
proceso de despersonalízación, de modo que ya no tengan el mismo sentimiento de quiénes o
qué son. Esta gradual retirada de la energía de su acostumbrado sentimiento, estrecho,
quebradizo y que se resiente fácilmente, de "Yo", está acompañado por un sentimiento de Yo
gradual, nuevo y más amplio —como si uno estuviese viviendo en un lugar más amplio—.
Este sentimiento de Yo, gradual, nuevo y más amplio, no está centrado en el amor de sí. No
está situado en la división externa del Centro Emocional. Es interno con respecto a la división
externa. Puede escuchar, sentir, valorar y comprender el Trabajo. En suma, puede hacer lo que
el amor de sí no puede. Este nuevo sentimiento de Yo es muy deseable. Es como si le
presentasen a uno una nueva civilización, otra forma de vida. Pero durante mucho tiempo el

105
antiguo sentimiento de "Yo" se reafirma temporariamente y trata de recobrar su dominio. Es
ahí donde es posible hablar de tentación, en el significado esotérico de la palabra. Si se deja
de mantener el Trabajo cálido y viable en uno mismo, si se lo deja enfriar por demasiado
tiempo, llega el castigo. Toma la forma de un cese de significado, de una muerte interior. Se
retorna a la vida. Se empieza a quejarse otra vez, se sienten los viejos agravios, se hacen
cargos contra los otros y, en suma, se canta la misma canción. Esto es fácil. Es mecánico. No
es el Trabajo. Desde luego, no hay nadie que nos pueda castigar. Nos castigamos a nosotros
mismos —arrojándonos a un nivel más bajo porque nos hemos entregado al sueño—. El
remedio finca en empezar a trabajar otra vez —seriamente—. Para esto debemos sacrificar
nuestro sufrimiento. Claro está, es más fácil dormir —y sufrir inútilmente, y "alimentar la
Luna"—. ¿No se ha dado cuenta todavía que una sola oración proferida por un "Yo" negativo
y aceptada en nuestra charla interior permite la acometida de muchos "Yo" negativos? Basta
una oración tal como: "Está muy bien que ella diga esto...". Desciende el ascensor de golpe
hasta el subsuelo, y todos los diablos de la noche emergen prontos para comer su fuerza,
como lo hacían antes.
Ahora bien, el amor de sí puede imitar el afecto a los otros. Sin embargo, no se puede ayudar
a otra persona imitando afectos. No son cognoscitivos —esto es, no nos procuran ningún
conocimiento, ninguna intuición interior—. Las emociones cognoscitivas —esto es, las
emociones que nos procuran tanto el conocimiento acerca de nosotros como de los otros—
pertenecen a las divisiones medias e interiores del Centro Emocional y no a la división
externa. El hombre o la mujer poderosamente afectado por el amor de sí no tendrán amor a
algo tan abstracto como el conocimiento. ¿Por qué habrían de tenerlo? Se consideran como si
fuesen todo. El amor de sí siempre tiene consideraciones para consigo mismo. No puede
levantar la vista. Subyacente al amor de sí está, inevitablemente, el odio. Es por eso por lo
cual el amor emocional mecánico se convierte en su opuesto cuando se lo provoca. Lo que
realmente desea el amor de sí es salirse con la suya y dominar todos los demás y convertirlos
en esclavos —hasta el mundo entero, como nos lo muestra la historia—. Empero, adopta
muchas formas. Se debería observar algunas de las formas que adopta para uno mismo —
quiero decir, en uno mismo—. Si no se tienen demasiadas actitudes falsas acerca de uno
mismo y demasiados topes, se lo puede descubrir de vez en cuando obrando en uno y tener
una vislumbre de algunas de sus maneras de ocultarse y de fingir que es algo muy diferente.
Basta reparar en que todo lo que se hace para lograr, mérito es en realidad amor de sí. Gran
parte de lo que la gente llama amor —tal como el amor por los amigos— es una extensión del
amor de sí. Si una persona es amable con quienes son amables con ella, que no vaya a creer
que el amor de sí nada tiene que ver con ello. Basta esperar hasta que la otra persona ya no sea
más amable y observará el amor de sí hinchándose como una tormenta. La vida del amor de sí
es una muerte. Las gentes inmersas hasta el cuello en el amor de sí están realmente muertas.
Sólo son externas. En ellas nada hay de interno. La forma más peligrosa y desdichada del
amor de sí es amar el poder por sí mismo —social, profesional, político, local o doméstico—.
El amor a gobernar es extraordinariamente destructivo para con la justicia o la tranquilidad de
mente y por cierto arruina el Trabajo. Una madre que gusta dominar puede dañar mucho a sus
hijos, en especial a los varones. El modelo-amor es malo. Además esta mala característica
suele fijar tempranas amarguras o tristezas en los niños. He visto muchos ejemplos
semejantes. Cuando el amor a dominar a toda costa se antepone a todo, una persona es
interiormente un verdadero demonio, sea cual fuere su apariencia exterior. Se lo puede sentir
experimentando el cese de todo en uno mismo, el marchitamiento de todo pensamiento y
sentimiento. Tales personas tratan de parecer simpáticas. Se adoran a sí mismas.
El hombre aprisionado en su amor de sí se ve a sí mismo en todo. Está rodeado por sí mismo.
Su mente está cubierta de su propia imagen. Aun cuando eleve sus pensamientos al cielo, se
ve a si mismo allá y piensa en si mismo y en cómo ha de comportarse y en que observación

106
convencional debe hacer —como "Lindo lugar este"—. Pues ¿cómo puede elevarse el amor
de sí por encima de sí mismo? Dejaría de ser amor de sí. ¿Cómo podría dejar de preocuparse
por lo que le sucedió? ¿Cómo podría dejar de estar siempre considerando internamente? Se
podría pensar que el conocimiento de sí —para lo cual una vida no es bastante— surge
naturalmente del amor de sí. Si un hombre sólo se interesa por sí mismo y por lo que le es
propio y siempre se contempla a sí mismo, ¿acaso no se conocerá necesariamente? Por el
contrario, será ciego a la clase de persona que es. El amor de sí no es cognoscitivo. No
establece memoria para la "próxima vez". Deja en tinieblas, sin luz, interiormente. Por lo
tanto dicho hombre aborrecerá la observación de sí que permite entrar un rayo de luz dentro
de él. El primer mandamiento del Decálogo dice: "No tendrás otro Dios que a mí". Para la
mente sensual, literal, esto significa que no hay que inclinarse ante los ídolos. El significado
psicológico dice que no hay que adorarse a sí mismo. Sólo se puede dejar de hacerlo,
observando poco a poco a qué se asemeja uno. El hombre que se ama a sí mismo ante todo, se
adora. Hace de sí mismo un dios. Ahora bien, lo que debemos amar más es nuestro Dios.
Piensen un instante. ¿Qué es lo que más aman? ¿Quién es el Dios de ustedes?

Great Amwell House, 1° de noviembre de 1952


EL TRABAJO COMO TERCERA FUERZA

En el comentario de la penúltima semana se dijeron algunas cosas sobre la formación del


Mayordomo Delegado. Se explicó que el Mayordomo Delegado se formaba gradualmente en
un nivel más alto que los "Yo" vueltos hacia la vida. Esta colección de "Yo" de diversa fuerza
de carácter rodean al Yo Observante, y llegan a ser, con el correr del tiempo y en número
suficiente, un medio transmisor que puede recibir, si bien oscuramente al principio, las
influencias del Trabajo que descienden de un nivel más elevado. La tarea del Yo Observante
es la de observar a su dueño desde el punto de vista de lo que enseña el Trabajo. Esto es
aplicar el Trabajo a uno mismo. Si no se lo hace, ninguna conexión interior puede establecerse
entre uno mismo y el Trabajo. En una persona capaz de percibir la diferencia entre las influen-
cias A y B —esto es, brevemente, en una persona que posee el Centro Magnético— existen
"Yo" que no creen en la vida o no están contentos con ella. Siente que debe haber algo más.
Se señaló en el comentario que en el Mayordomo Delegado puede haber un "Yo" malo o
alguno puede faltar o —agregaré— un importante "Yo" puede entrar y luego extraviarse. El
Mayordomo Delegado se asemeja exactamente a la formación de un grupo en el Trabajo, sólo
que es interno, invisible, dentro de uno mismo, y no fuera como lo es un grupo visible de
personas. Se encuentra la confirmación de lo que decimos en algunas de las parábolas de los
Evangelios. Les recuerdo nuevamente que este Trabajo es Cristianismo Esotérico —esto es, el
significado interior de la enseñanza dada en los cuatro Evangelios—. En cuanto a un "Yo" que
se aparta del Mayordomo Delegado tenemos la parábola de la oveja perdida. Noventa y nueve
ovejas están en el monte, pero una se ha perdido. Como se dijo, el Mayordomo Delegado se
forma en un nivel más elevado —esto es, en el monte— fuera de aquellos "Yo" que pueden
escuchar el Trabajo. La parábola dice lo siguiente:
"¿Qué os parece? Si un hombre tiene cien ovejas, y se descarría una de ellas, ¿no deja
las noventa y nueve y va por los montes a buscar la que se había descarriado? Y si
acontece que la encuentra, de cierto os digo que se regocija más por aquélla, que por
las noventa y nueve que no se descarriaron"
(Mateo, XVIII, 12-13).

La frase "por los montes" es traducida literalmente del griego. Es evidente que los traductores
responsables de las versiones autorizadas y de las revisadas no la comprendieron y tradujeron

107
la frase "y se introdujo en los montes".
En lo que respecta a un "Yo" malo que está presente en el Mayordomo Delegado, una de las
parábolas que trata de esta cuestión es la del hombre que no estaba vestido de boda. Damos el
pasaje pertinente a continuación:
"Y entró el rey para ver a los convidados, y vio allí a un hombre que no estaba vestido
de boda. Y le dijo: Amigo, ¿cómo entraste aquí, sin estar vestido de boda? Mas él
enmudeció. Entonces el rey dijo a los que servían: Atadle de pies y manos, y echadle
en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes. Porque muchos son
llamados y pocos escogidos"
(Mateo, XXII, 11-14).

¿Qué significa esta falta del vestido de boda? En el antiguo lenguaje de las parábolas, que
todavía aparece en los sueños, un vestido es empleado en el sentido de que viste la mente. El
significado del vestido es psicológico cuando se lo usa en las parábolas. ¿No creen que una
persona puede tener una actitud equivocada hacia el Trabajo y no obstante aparentar
pertenecer a él? Una persona quizá no quiere llegar a una conjunción verdadera e interior con
el Trabajo, sino que sólo desea usarlo para sus propios propósitos. Una boda tiene que ver con
la conjunción, pero al no tener vestido de boda significa que no se tiene ningún deseo
emocional de unirse interiormente con el Trabajo. Tal "Yo" puede entrar muy bien en la
primera formación del Mayordomo Delegado. No sería tan aceptable para el Amo —esto es,
el Yo Real— que está por encima del Mayordomo Delegado. Sería, por así decirlo, un embus-
tero. Quizá se asemejaría al charlatán en El progreso del peregrino, que Bunyan describe
como si lo relatase "en la similitud de un sueño". Este personaje es llamado Ignorancia.
Bunyan implica que es ignorante respecto del conocimiento de sí mismo. Charla hasta el
último momento del viaje místico de Cristian y luego desaparece en el Infierno.
Se puede hacer la misma cosa según un motivo puro o impuro. Sí, se puede entender algo con
el fin de exhibirse, o por amor a dicha cosa. Una persona puede aceptar el Trabajo, no porque
lo ame ni por lo que implique, ni tampoco por aquello a lo cual puede conducir, sino por
razones muy diferentes. Ahora bien, sobre este particular me voy a referir a la Fuerza
Neutralizante del Trabajo. Sabemos que el Trabajo enseña que la Esencia, con la cual
nacemos, no puede desarrollarse por sí misma más allá de cierto punto y luego es rodeada por
la Personalidad, que es algo adquirido de la vida y necesario para ella. De ello resulta que la
Esencia permanece sin desarrollar. Esta situación interna que ha de quedar establecida antes
que algo pueda tener lugar, se expresa diciendo que la Personalidad es entonces activa, la
Esencia pasiva, y la Vida neutralizante. Esta es la primera Tríada. La segunda Tríada está
hecha por la influencia del Trabajo y resulta en que la Esencia se vuelve activa, la
Personalidad pasiva, y el Trabajo neutralizante. Cabe dar el nombre de primera educación a la
primera Tríada y de segunda educación a la segunda Tríada. Esta segunda educación no es
necesaria para la vida, pero es esencial al auto-desarrollo en el significado de la enseñanza-
Trabajo.
¿Cuál es la naturaleza de la Fuerza Neutralizante del Trabajo, que tiene el poder de invertir la
primera Tríada y de hacer pasiva a la Personalidad y activa a la Esencia? Tratemos de
entender lo que expuso Cristo a este respecto. En una ocasión Cristo preguntó a sus
discípulos:
"¿Qué disputabais entre vosotros en el camino? Mas ellos callaron; porque en el
camino habían disputado entre sí, quién había de ser el mayor. Entonces él se sentó y
llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos,
y el servidor de todos"
(Marcos, IX, 33-35).

108
En otra ocasión les dijo:

"Sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que son
grandes ejercen sobre ellas potestad. Mas entre vosotros no será así, sino que el que
quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor, y el que quiera ser el
primero entre vosotros será vuestro siervo"
(Mateo, XX, 25-27).

En estos dos pasajes, los valores de vida están invertidos. El amor de sí es, por así decir,
expulsado. En la vida, el amor de sí trata de ser el primero en todo. Cristo dice que debe ser el
último. En otro lugar, se extiende más sobre la naturaleza de la Tercera Fuerza en el Trabajo.

Great Amwell House, 8 de noviembre de 1952


NOTA SOBRE LAS TRIADAS

El Trabajo enseña que en cada manifestación intervienen tres fuerzas. Nada se hace, nada se
crea, mediante una fuerza o dos, sino mediante tres fuerzas. Esta trinidad de fuerzas está
compuesta de las fuerzas Activa, Pasiva y Neutralizante. En la cosa más pequeña, como el
átomo, intervienen tres fuerzas. La Fuerza Activa es la fuerza iniciante, la Pasiva es la fuerza
de resistencia, y la Fuerza Neutralizante es la fuerza conectante o de relación entre ellas. Si no
hubiese Fuerza Neutralizante o conectante, las fuerzas Activa y Pasiva estarían en oposición
la una con la otra y nada podría suceder. Ahora bien, si la fuerza conectante se modifica, las
otras dos fuerzas también se modifican. Debemos pensar en la Fuerza Neutralizante como en
algo capaz de romper el equilibrio entre las fuerzas Activa y Pasiva de tal modo que la activa
pueda convertirse en pasiva, y la pasiva convertirse en activa. Si se piensa que una tríada es
como una tabla sostenida cerca de su centro por un soporte o punto de apoyo de modo que un
extremo de la tabla está levantado y el otro bajo, luego si se mueve el fulcro un poco hacia un
extremo, la punta de la tabla que está levantada bajará, y viceversa, como lo haría un sube y
baja. En otras palabras, se puede producir una inversión de signo modificando la Tercera
Fuerza. Ahora bien, el Trabajo enseña que en la edad adulta una persona se compone de dos
partes distintas llamadas Esencia y Personalidad. La Personalidad es activa y la Esencia es
pasiva. Hemos nacido, empero, sólo con la Esencia que crece hasta cierto punto. En los
primeros años de la vida pensamos en la madre como si formase parte de una oscura tríada en
relación con nuestra Esencia. La Esencia es la Fuerza Activa y la madre es la Fuerza
Neutralizante. A esa misma edad la vida se presenta al niño como algo asombroso. Se le
relatan cuentos de hadas, muchos de los cuales contienen enseñanza esotérica. Cabe concebir
que éstos forman en la Esencia los cimientos de lo que más tarde en la vida se convierte en
Centro Magnético. Quiero decir, que el asombro natural de la Esencia y la memoria de los
cuentos de hadas se conectan más tarde con la tríada-Trabajo mediante la cual la Esencia se
vuelve activa otra vez y empieza a crecer. Si lo contemplamos de esta manera, la tríada-Madre
y la tríada-Trabajo deben estar vinculadas. Pero la tríada-Vida debe intervenir entre ellas
durante muchos años. Debemos recordar que desde el punto de vista del Trabajo la Esencia es
el punto capaz de crecimiento en el verdadero hombre o mujer. Si la tríada-Madre persiste por
demasiado tiempo se vuelve dañina. El niño rehuirá la vida. La tríada-Vida se verá demorada
y sus etapas no se constituirán en el momento apropiado. La tríada-Vida, que viene después de
la tríada-Madre, forma gradualmente la Personalidad mediante la cual se enfrenta la vida. La
Personalidad es distinta de la Esencia y la rodea para protegerla como la cáscara de una
semilla. La Esencia deja de crecer y se vuelve pasiva. En su lugar crece la Personalidad. La
Personalidad no es la verdadera persona, pero necesariamente debe formarse. Entonces la

109
Fuerza Neutralizante ya no es más la madre, sino la vida misma. La Personalidad se vuelve
activa, la Esencia se vuelve pasiva, y la Vida actúa como Tercera o Fuerza Neutralizante. Esta
es la tríada-Vida. Tiene que estar bien formada antes que pueda empezar la tríada-Trabajo —si
es que alguna vez lo hace. Si lo hace, la Personalidad actúa como alimento para el crecimiento
de la Esencia.
Les recuerdo todo esto porque nos olvidamos de reflexionar sobre los significados de estas
muy importantes verdades iniciales del Trabajo. La lenta formación de la Personalidad, que
debería ser lo más rica posible en experiencias y conocimiento, es lo que se puede denominar
la primera educación. Si en un hombre esta tríada no se ha formado suficientemente debido a
una vida estrecha y falta de inteligencia, su desarrollo posterior y último, que es la segunda
educación, será difícil. Tendrá que educarse a sí mismo en muchas direcciones. Se debería
conocer y experimentar todo antes de intentar formar la próxima tríada, que resulta de una
segunda educación, y no es formada por la vida, ni tampoco es necesaria para ella. Es
contraria a la vida. El Trabajo, y todo lo que enseña, pertenece a la segunda educación; el
objeto de esta segunda educación es el de invertir la tríada formada por la vida de modo que
eventualmente la Personalidad llegue a ser pasiva, y la Esencia, al llegar a ser activa, crezca
una vez más, nutriéndose de algunas de las energías que habían ido a la Personalidad. Este
proceso es muy gradual. Si un hombre comienza a trabajar sobre sí, digamos para separarse
de las emociones negativas, empieza a extraer energía de ciertas partes de la Personalidad. Si
un hombre tiene genuino afecto al Trabajo y cree genuinamente en él, esta energía se moverá
en dirección a la Esencia. Si no es así, retornará a la Personalidad. Sólo lo que es genuino
puede nutrir la Esencia. El seudo trabajo, el trabajo fingido, acrecentarán sencillamente el
poder de la Personalidad, en especial de la parte llamada Falsa Personalidad. No vayan a
creer, por favor, que llega un momento dramático en que la Esencia de súbito se vuelve activa
y la Personalidad pasiva. Es un proceso gradual de despertar del sueño mediante el
reconocimiento, la comprensión, el querer del Trabajo y, finalmente, el hacerlo. Me estoy
refiriendo a quienes desean ardientemente despertar del sueño de la vida. Durante ese proceso,
que fluctúa de un lado para otro, el hombre experimenta una gradual modificación de su
manera de pensar. Este nuevo pensar es llamado metanoia, o cambio de mente, que es una
palabra constantemente usada en los Evangelios y equivocadamente traducida por
arrepentimiento. Este cambio en la manera de pensar pertenece al comienzo de la segunda
educación, y es el signo que la Fuerza Neutralizante de vida, que antes mantenía en sus garras
a la Personalidad activa, y a la Esencia pasiva, empieza a ser parcialmente reemplazada por
otra cualidad de la Fuerza Neutralizante. Si una persona está en esa situación se la puede
describir como estando en parte en el Trabajo. Si no hay cambio en su pensar, si prosigue sólo
pensando según la vida, no está en el Trabajo. Le basta observarlo en sí misma. A no ser que
la parte de dicha persona que ha comenzado a pensar de una nueva manera se mantenga
despierta mediante el esfuerzo, retornará a su primer estado. Si no recibe seriamente el
Trabajo mismo y nunca piensa interiormente en él, sólo muchos y vigorosos esfuerzos la
llevarán a la recuperación. Debe enfrentarse consigo misma. Empero, mucha misericordia se
ve aquí, pero quizá una puerta dentro de dicha persona finalmente se cerrará. Esta puerta
comunica últimamente con los Centros Superiores. Es preciso recordar aquí una frase que se
empleó una vez en el Trabajo —"Ningún esfuerzo - ningún trabajo: ningún trabajo - ningún
despertar: ningún despertar - muerte"— cuando, de hecho, uno se convierte en uno de la
multitud de muertos del mundo que andan por las calles entre los pocos vivos. Los vivos son
aquellos cuya mente ha despertado, y han empezado a pensar interiormente por si mismos.
Cabe preguntarse si la totalidad de la Personalidad debe desecharse. Esta es una idea muy
equivocada. Todo lo que hay de inútil y espurio en la Personalidad debe desecharse, y en
especial la parte llamada Falsa Personalidad que se funda sobre el amor de sí, y se vincula con
el "Yo" Imaginario y hace que sea imposible llegar hasta el Yo Real. Mucho conocimiento

110
falso debe desaparecer. Ahora bien, en charlas recientes se ha mencionado a menudo cómo en
la parte exterior del Centro Emocional, la parte vuelta hacia la vida a través de los sentidos,
reina el amor de sí. Lo que es llamado en los Evangelios el Amor a Dios y el Amor al Prójimo
no puede existir donde el amor de sí es dominante. El amor de sí no puede amar lo que es más
elevado que él mismo. El amor de sí ama el yo y lo que éste posee, hijos, hogar, propiedades.
dinero, posición social y todo lo demás. Mientras el amor de sí siga siendo dominante, la
tríada en la cual la vida es la Tercera Fuerza no se puede invertir. El objeto oculto de los
Evangelios es el de invertir la tríada-Vida para así llevar a cabo el desarrollo de la Esencia.
Nos dicen que debemos llegar a ser semejantes a niñitos. Es de esperar que hallaremos en los
Evangelios muchas indicaciones acerca de la naturaleza de la nueva Fuerza Neutralizante para
distinguirla de la vida. Les recordaré una vez más que Gurdjieff definió el Trabajo como
Cristianismo Esotérico. Quería decir el significado interior de los dichos y parábolas de Cristo
para distinguirlos de los diversos dogmas de las diferentes iglesias y denominaciones que han
sido establecidas en el mundo. Según mi experiencia sólo el Trabajo puede revelarlos. Ahora
bien, puesto que el amor de sí caracteriza la formación de la tríada-Vida, cabe esperar que
algunas de sus ramificaciones se mencionan en los Evangelios como las cosas contra las
cuales hay que trabajar en sí mismo para lograr ese desarrollo que no nos da la vida. De paso,
todos ustedes deben comprender que el Trabajo nunca llegará a ser su Fuerza Neutralizante a
menos que trabajen. Por alguna razón este punto para mí no es muy claro, y al parecer la
gente no lo comprende aún. Olvidan conectar el Trabajo consigo mismas, o no desean
hacerlo. Repito que el Trabajo nunca llegará a ser nuestra Fuerza Neutralizante a menos que
trabajemos. No se producirá cambio alguno si sólo se escucha lo que dice el Trabajo.
En el último comentario se presentaron dos ejemplos que nos dan una indicación sobre la
naturaleza de la Fuerza Neutralizante que hace a la Personalidad pasiva y la Esencia activa.
Citaré otra vez uno de esos ejemplos. Cristo preguntó a sus discípulos:
"¿Qué disputabais entre vosotros en el camino? Mas ellos callaron; porque en el
camino habían disputado entre sí, quién había de ser el mayor. Entonces él se sentó y
llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos,
y el servidor de todos"
(Marcos, IX, 33-35).

Es sabido que el amor de sí siempre quiere ser el primero. El hombre que tiene buena opinión
de sí gusta de salirse con la suya, y no gusta de estar bajo otra persona. Si tiene que estar bajo
otra persona se vuelve envidioso y difícil. Esta es la situación normal en la vida. Tratar de ser
el primero, tratar de ser el más grande, el que está colocado en el lugar más elevado, se
considera una ambición normal. Todo ello se basa en el amor de sí que domina las relaciones
de vida. La vida como Tercera Fuerza en la tríada-Vida parece estar compuesta
psicológicamente y sobre todo de amor de sí. Cabe escribir entonces que la Tríada-Vida es
Personalidad Activa, Esencia Pasiva y Amor de Sí como Fuerza Neutralizante. De ello se
deduce que la Tercera Fuerza o Fuerza Neutralizante del Trabajo no puede ser amor de sí. Me
referiré ahora al Sermón del Monte. Entre otras cosas, dice:
"Bienaventurados los pobres en espíritu" (aquellos que no se identifican) .
"Bienaventurados los mansos" (aquellos que no conocen el resentimiento) .
"Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia" (y no de justicia de sí).

Me he referido a este punto en otro lugar. Lo que quiero que comprendan es que aquí se hace
referencia a algo que el Trabajo llama la formación de la tríada-Trabajo por cuyo medio la
Personalidad se vuelve pasiva. Mediante aquello a lo cual el Trabajo nos abre los ojos, vemos
qué significan todas esas declaraciones y otras que aparecen en los Evangelios y que son tan
difíciles de entender. No son un fin en sí. Sólo se refieren a "ser bueno". Son instrucciones.

111
Para lograr que la Personalidad se vuelva pasiva de modo que la Esencia pueda crecer y el Yo
Real o Amo pueda entrar. Porque el Amo no puede entrar en la Personalidad. Una vez que
entra el Yo Real, se alcanza la meta-Trabajo. Los medios y los métodos para alcanzarlo
pueden dejarse a un lado. Me extenderé más sobre este punto en futuros comentarios.

Great Amwell House, 15 de noviembre de 1952


EL RECUERDO DE SÍ Y LA TRIADA-TRABAJO

En el último comentario nos referimos a las tres fases posibles de la Esencia, primero activa,
luego pasiva y finalmente otra vez activa. La tercera fase requiere una Fuerza Neutralizante
distinta de la Vida. Dije que si queremos comprender a qué se asemeja la Fuerza
Neutralizante, la hallaremos descrita tanto en los Evangelios como en el Trabajo. El estudio
del Trabajo nos ayuda a comprender a qué se refería Cristo en los Evangelios y viceversa.
Tanto el Trabajo como los Evangelios están estrechamente interrelacionados. El Trabajo es el
significado interior de los dichos y parábolas de Cristo, y los dichos y parábolas de Cristo es
lo que enseña el Trabajo. Entiendan que no hablo de toda la maquinaria del ritual y el dogma
que fueron levantados subsiguientemente por las distintas iglesias. Ahora bien, tanto la
enseñanza de Cristo como la enseñanza del Trabajo se refieren a la Tercera Fuerza o Fuerza
Neutralizante, que hace que la Personalidad se vuelva pasiva y la Esencia activa. Son
instrucciones y descripciones sobre este particular. Citaré la última página del comentario
anterior:
"Me referiré ahora al Sermón del Monte. Entre otras cosas dice:
'Bienaventurados los pobres en espíritu' (aquellos que no se identifican).
'Bienaventurados los mansos' (aquellos que no conocen el resentimiento) .
'Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia' (no de justicia de sí).
'Me he referido a este punto en otro lugar. Lo que quiero es que comprendan que aquí se hace
referencia a algo que el Trabajo llama la formación de la Tríada-Trabajo por cuyo medio la
Personalidad se vuelve pasiva. Mediante aquello a lo cual el Trabajo nos abre los ojos, vemos
qué significan todas esas aseveraciones y otras que aparecen en los Evangelios y que son tan
difíciles de entender. No son un fin en sí. Sólo se refieren a "ser bueno". Son instrucciones
para lograr que la Personalidad se vuelva pasiva de modo que la Esencia pueda crecer y entrar
en el Yo Real o Amo. Porque el Amo no puede entrar en la Personalidad. Una vez que entra el
Yo Real, se alcanza la meta-Trabajo. Los medios y los métodos para alcanzarlo pueden
dejarse a un lado."

Ahora bien, en respuesta a quienes dicen que no pueden ver a qué se asemeja la Tercera
Fuerza, sólo me cabe decir que se asemeja al Trabajo. Es la aplicación del Trabajo a nuestra
vida. Si entonces me preguntan qué significa aplicar el Trabajo a nuestra vida, diré que se
empieza observando qué ocurre en uno mismo de acuerdo con ciertas instrucciones definidas
y bien establecidas. Y si personas más antiguas en el Trabajo me preguntan qué son esas
instrucciones, sólo puedo maravillarme. El Trabajo expone muchas cosas con más claridad
que en los Evangelios. Según mi parecer, la necesidad de la auto-observación no se expone
tan definitiva, enfática y continuamente en los Evangelios como en las instrucciones de
Trabajo. Ni tampoco son tan claras las instrucciones acerca de qué debemos observar. Al decir
esto me doy muy bien cuenta que mucho se ha dicho, pero que sólo llegó a ser claro y
viviente para mí después de haber pasado muchos años en el Trabajo. Por lo tanto, como dije
antes, según mi punto de vista y experiencia, la comprensión del Trabajo es necesaria para
comprender los Evangelios. En este caso es así, diría, al comprender que los Evangelios no se
refieren sólo a "ser bueno", ni a parecer piadoso o humilde, ni tampoco a vivir en la pobreza o

112
ser pobre en espíritu. Son instrucciones relativas a hacer que la Esencia sea activa de modo
que pueda crecer y ponerse en contacto con el Yo Real en un nivel más elevado. La meta es
ponerse en contacto —no ser bueno.
Uno de los misterios acerca del Yo Real es que se pone en contacto con lo que es verdadero,
pero lo que es verdadero en nosotros no está desarrollado. El hombre verdadero o la mujer
verdadera es al presente sólo una Esencia que no ha crecido, pero que puede llegar a ser una
Esencia desarrollada; y esto es una unidad que se convierte en Yo en una persona y esa
persona se convierte en ello, pero no la "persona" que es el "Yo" Imaginario con sus cóm-
plices. de los cuales el más malvado es la Falsa Personalidad. El "Yo" Imaginario es
reemplazado por el Yo Real. ¿Cabe concebir tal cambio? ¿Cabe creer que esa cosí. sin valor,
ensoberbecida, pretenciosa, ignorante, mundanal, fraudulenta, llamada "Yo" Imaginario, que
pretende ser un millonario y que todo puede hacer, puede ser reemplazado por alguien que es
en realidad un millonario que no sólo entiende el lenguaje de los Centros Superiores sino que
no está cerca de Dios? G. dijo: "Tras el Yo Real está Dios". También dijo: "Ustedes se creen
millonarios, pero sólo viendo que no son nada pueden llegar a ser verdaderos millonarios".
Pero el misterio del Yo Real es un misterio, lo cual quiere decir que no se puede explicarlo
con el lenguaje formatorio. No es una experiencia. Basta aceptarlo sencillamente como no
siendo lo que llamamos "Yo" —como cuando se exclama: "¿No sabe usted quién soy yo?"—
cuando uno no se conoce a sí mismo pero imagina conocerse. Es un sentimiento y sensación
de yo completamente nuevo. En el Recuerdo de Sí solemos experimentarlo. No tiene nada que
ver con el amor de sí y los pobres sentimientos conectados con él —tanto con el amor de sí
ensalzado como con el amor de sí herido—. Ahora bien, como tenemos momentos de contacto
con el Yo Real mucho antes que nuestra Esencia esté desarrollada. debe estar ya allí —
plenamente desarrollado como lo son los Centros Superiores, aunque no estamos en contacto
con ellos—. Sin embargo nos dicen que la Esencia debe desarrollarse en nosotros para que
pueda venir el Yo Real, y ésta es la meta. Cuando llega nos convertimos en él. Como dijo G.:
"Un hombre es entonces verdaderamente Dueño de Sí". La conciencia debe por lo tanto
trasladarse desde todos los sentimientos inferiores de Yo al Yo Real. Sólo cabe decir que, a no
ser que la Esencia crezca suficientemente y la Personalidad se vuelva pasiva, nuestro contacto
con el Yo Real es raro —tal vez una o dos veces en el curso de toda una vida—. Si la Esencia
se desarrolla —esto es, si se practica la tercera Tríada por bastante tiempo con comprensión—
de súbito (creo) alcanzaría un nivel que es el del Yo Real y los dos se vuelven idénticos —uno
en el otro—. Varias veces Cristo habla de la necesidad de velar no sea que el Amo venga
súbitamente —"como un ladrón en la noche"—. Se dice en el Evangelio de Marcos:
Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la
medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; para que cuando venga de repente, no
os halle durmiendo"
(Marcos, XIII, 35, 36).

Es aparente que el desarrollo de la Esencia es un viaje de regreso o un ascenso (como el del


Hijo Pródigo) puesto que baja de un nivel elevado. Muchas veces me pregunté si los dos hijos
no se convierten en uno —el que permaneció con su padre y el que bajó al mundo y su vida, y
al recordar su origen ascendió otra vez. Creo que debe ser así, porque no pude hallar ninguna
explicación para el segundo hijo que permaneció con el padre. Al recordar su origen, el hijo
que descendió a la vida se dio cuenta que estaba comiendo cáscaras y empezó el ascenso. Esto
es similar a la Tríada-Trabajo que reemplaza la Tríada-Vida y la inversión que tiene lugar. La
Esencia ahora crece hasta el nivel de su origen. Esto me recuerda que debo decir unas pocas
palabras sobre la necesidad del Recuerdo de Sí en la Tríada-Trabajo. Es preciso encontrar
diversas maneras de no estar sólo en la vida —de otro modo se entra en la Tríada-Vida. Sentir
que nuestro origen no deriva de la tierra ni de nuestros padres ni de nuestros antecesores es

113
una manera —sólo una— de recordarse a sí mismo. "Y no llaméis padre vuestro a nadie en la
tierra" (Mateo, XXIII, 9). Cristo dice que hemos de hacer las cosas en su Nombre. Se le exige
a usted que piense y trabaje secretamente en Nombre del Trabajo y no por una recompensa.
De otro modo se convierte en algo meritorio y así va a la Personalidad. Conviene percibir
internamente la verdad de aquello que enseña el Trabajo y hacerlo porque se ve su verdad y
no porque nos lo dicen y deseamos ser los primeros. Se ha de recordar a menudo que en
nuestra vida todo existe y cuanto hemos pensado, sentido, dicho y hecho está allí, en una
dimensión superior, oculto a los sentidos. Hemos de hacer frente a la vida desde el punto de
vista del Trabajo. Ayuda a recordarse a sí mismo si uno se da cuenta que la vida es un circulo
y lo que ahora se hace conscientemente cambia tanto el pasado como el futuro, y lo que se
hace mecánicamente no produce cambio alguno. En vez de querer culpar, desee comprender.
Intente invertir realmente la culpa y ver la misma falta en si mismo. Cada vez que recuerda
algo en el Trabajo respecto a aquello con lo cual se está identificando y hacia lo cual es
negativo, en ese momento esto constituye una forma de Recuerdo de Sí. Lo levanta un poco
por encima de los estados de ánimo inducidos por la vida en las cuales cree con tanta
facilidad. Cada vez que dice: "Esto no es Yo", cuando cavila y es negativo y se queja,
acrecienta un poco el despertar. Recordar temprano en la mañana que está haciendo este
Trabajo y reparar en su estado de ánimo y pensamiento y no identificarse con ellos puede
cambiar el día entero. Trate de aceptar los eventos que el día le presenta exactamente de la
misma manera que le es dado trabajar sobre ellos. Hay centenares de maneras de recordarse a
sí mismo —esto es, de prevenir el caerse boca abajo en el lodo de la vida—. Todas esas
diferentes maneras diarias de Recuerdo de Sí que nos ponen en presencia del Trabajo ponen
en movimiento octavas que, cuando vivimos mecánicamente y estamos dormidos en la vida,
no pueden proseguir. Nuevos hidrógenos —esto es, energías— se producen.
Se producen Re 24 y Mi 12. También Fa 24 y Sol 12. Advierta claramente de qué modo, sin
los choques dados a menudo del Recuerdo de Sí, la máquina humana sólo produce La 24 y Si
12. Ahora bien, el La 24 solo no puede despertar al Centro Emocional en su totalidad.
Sustenta la división del amor de sí. Pero las tres sustancias 24 sustentan el Centro Emocional
en todas sus tres divisiones principales. Esto es, mientras La 24 sustenta la división exterior,
Fa 24 sustenta la división media y Re 24 la interior. Ahora bien, si se toman tres hombres, son
los mismos en cuanto son hombres, pero sus potencialidades pueden ser diferentes. Sin
sustancias adicionales —las mismas en densidad pero diferentes en potencialidad— la
Esencia no puede crecer. Es por eso que el Recuerdo de Sí, para que se pueda sentir la
presencia del Trabajo, es necesario para la Tríada-Trabajo. Sin Recuerdo de Sí, cualquiera sea
la cosa que se haga irá dentro de la Tríada-Vida, y la Personalidad permanecerá activa y la
Esencia pasiva porque estaremos trabajando en nuestro nombre.

Great Amwell House, 22 de noviembre de 1952


NECESIDAD DE LA METANOIA PARA LA INVERSIÓN

CONSIDERACIÓN INTERNA
Hacer cargos internos contra los otros es parte de la Consideración Interna. Hacer cargos
internos contra otro significa que usted siente que el otro está en deuda con usted. Seguir
sintiendo que el otro está en deuda con usted es un signo de una mala relación con la otra
persona. Es una forma del Identificarse. Toda clase de Consideración Interna surge del
Identificarse. Al presente estamos estudiando el significado práctico de la definición del Tra-
bajo dada por G. Dijo que era Cristianismo Esotérico. Esperamos, pues, encontrar en los
Evangelios algo que se refiera a lo que el Trabajo llama hacer cargos. Desde luego, no
esperamos encontrar que en ellos se emplea el término actual "hacer cargos", sino una idea

114
similar. Una de las principales parábolas que versa sobre ese tema es la siguiente:
"Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer cuentas con
sus siervos. Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez
mil talentos. A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e
hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda. Entonces aquel siervo,
postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.
El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó la deuda. Pero
saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía cien denarios; y
asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que me debes. Entonces su consiervo,
postrándose a sus pies, le rogaba diciendo: Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré
todo. Mas él no quiso, sino fue y lo echó en la cárcel, hasta que pagase la deuda.
Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y fueron y refirieron a
su señor todo lo que había pasado. Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo
malvado, toda aquella deuda te perdoné, porque me rogaste. ¿No debías tú también
tener misericordia de tu consiervo, como yo tuve misericordia de ti? Entonces su
señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que pagase todo lo que le debía"
(Mateo, XVIII, 23-24).

Ahora bien, el Hombre, organismo auto-desarrollante por su creación, no se da cuenta de


cuánto debe permaneciendo dormido en la vida. Cree que están en deuda con él. Pensando
sensualmente, ha de ser así. Es preciso invertir esa actitud. Es imposible lograrlo excepto por
las ideas que llevan a cabo metanoia —esto es, el cambio de mente. Al hombre hay que darle
nuevas ideas para que piense de una manera nueva. Ha de pensar esotéricamente y no
sensualmente acerca de sí mismo. El pensamiento sensual es externo, basado en la apariencia
exterior, en las cosas como parecen ser. El pensamiento esotérico es interno y se refiere al
significado interior y al propósito de nuestra vida en este planeta. No es una cuestión de los
sentidos sino de la comprensión. Los Evangelios y el Trabajo sólo se refieren al significado
interior —esto es, hablan esotéricamente—. Esotérico significa interior. De acuerdo con las
apariencias exteriores, les es muy fácil pensar a los seres humanos que están en deuda con
ellos: de acuerdo con la verdad interior, son ellos quienes están en deuda. Esta es una
inversión del pensar. Es una nueva manera de pensar. Es por cierto metanoia. Todas las ideas
contenidas en la enseñanza tanto de los Evangelios como del Trabajo pueden hacernos pensar
lentamente de una nueva manera. Esto es, si pensamos. Pueden llevar a. cabo las inversiones
del pensamiento. Las similares ideas esotéricas en los Evangelios y en el Trabajo fueron
hechas para darnos una mente que está más allá de nuestra mente ordinaria. Entonces la
Esencia puede crecer. Pero a menos de recibir y asimilar estas enseñanzas, nada sucede. La
gente seguirá pensando de la misma manera Ninguna idea invertida entrará en ella. Ahora
bien, si usted piensa de la misma manera, usted seguirá siendo lo que era antes. Se dice que
así como piensa un hombre, así es él. Muchos, sin embargo, no pensarán de una nueva
manera. Esto nos recuerda una casa deshabitada con pilas de diarios sin abrir, panes y botellas
de leche amontonados en la entrada. No reciben nada. Quizá no haya nadie vivo en esa casa
para recibir lo que le traen.
Ahora bien, cuando en el Trabajo un hombre empieza a darse cuenta cuánto debe a .causa de
su vida de sueño y puede saldar su deuda, deja de preocuparse por lo que los otros le deben.
Ya no se contempla más como lo hacía cuando estaba inmerso en el amor de sí. Toda
Consideración Interna surge de la consideración para consigo mismo. Cuanto más se respete a
sí mismo, tanto mayor será la consideración interna. Cuando un hombre hace cargos a otros,
está identificado y pierde fuerza. Produce un lugar doloroso en él mismo. Llevar una vida de
Consideración Interna es sólo tener consideración para consigo mismo y cómo la gente lo
trata a uno. Deja fuera cómo se trata a los otros. La idea y la práctica de ponerse uno mismo

115
en la posición de los otros invierte la dirección del pensamiento. Exige un esfuerzo cons-
ciente. Todas las ideas de Trabajo invierten las cosas. Para aplicarlas se requieren esfuerzos
conscientes. Es preciso renovarlos continuamente a lo largo de los años hasta que conduzcan a
un cambio de pensar que sea real. Entonces la visión de la vida y de uno mismo es diferente.
Entre muchas otras cosas, comprenderán el significado de la parábola del hombre que debía
millones.

Great Amwell House, 6 de diciembre de 1952


ACTITUD CORRECTA HACIA LA VIDA

En lo que respecta a la actitud hacia la vida, conviene más pensar que las experiencias que
sufrimos nos son necesarias. De otro modo haremos continuamente cargos internos y nos
quejaremos que las cosas no son justas. Admitir este punto de vista acerca de nuestras
experiencias nos da un mayor significado. Esta es la única manera de lograr algo de cada
experiencia. Es la única respuesta al por qué sufrimos tantas experiencias desagradables.
Ahora bien, con el fin de sostener este punto de vista sobre nuestras experiencias debemos
recordar y estar despiertos. Debemos estar despiertos al punto de vista consciente al cual
pertenece nuestra experiencia porque nuestro ser la necesita para desarrollarse. Vemos
entonces que el material para nuestro desarrollo está en nuestras experiencias. Pero sin este
punto de vista entendido conscientemente no lo podemos ver porque estamos dormidos.
Creemos que esas experiencias no hubieran debido acaecemos y posiblemente no tienen
ningún sentido para nosotros. Pero son exactamente el material sobre el cual hemos de
trabajar. Es mediante esas experiencias como nos desarrollamos a expensas de nuestra
imaginación. La persona imaginaria debe desaparecer. Pero la gente no lo entiende. Por
doquier se ve a gente que no comprende lo que tiene que hacer a este respecto. Por doquier
vemos a dos personas imaginarias que viven juntas, cada una en su propio mundo y sin
aprovechar sus experiencias. Claro está, esta opinión modifica mucho este punto de vista, y
hace que nuestros ensueños diarios sean de segunda importancia. El negocio de vivir no está
de acuerdo ni con nuestros deseos ni con nuestros ensueños, ni tampoco con lo que se espera
lograr de la vida. Tomar las experiencias de vida como material para trabajar sobre sí es
invertir la manera habitual de tomarlas. Una vez que uno se entrega a la auto-conmiseración,
o se identifica de alguna otra manera, esta inversión se invierte nuevamente y se está de vuelta
a la manera ordinaria de tomar la vida. Ya no se hace más el Trabajo. Ahora bien, éste es
nuestro punto débil —esto es, el lugar en que uno es más vulnerable— que nos impide hacer
uso de esas experiencias en vez de permitir que hagan uso de nosotros. Desde luego, si una
persona nunca se observa a si misma, nunca será capaz de descubrir su punto débil. A veces
hay más de uno. Los puntos débiles deben ser fortalecidos y sólo se puede fortalecerlos por
medio del Trabajo. Es preciso hacer frente a algunas experiencias. Quiero decir, no se puede
evitar todas las experiencias que son desagradables, porque si se tiene el dinero y la
oportunidad de hacerlo así no habrá desarrollo. Es probable que se crezca cada vez más
estrecho y egoísta, lo cual al parecer siempre sucede cuando no hay desarrollo.
Ahora bien, el sabor del trabajo es muy definido. Cuando se reciben las experiencias de vida
más conscientemente, es el correcto ordenamiento de las cosas en uno lo que procura cierto
sabor interior. Ya no somos más conducidos por la vida. Pero cuando uno se identifica, y por
lo tanto cae en el sueño, ese sabor interior desaparece y en su lugar se tiene lo que antes he
llamado el sabor de vida, el cual por comparación es muy desabrido. El sabor de vida siempre
es el mismo, sean cuales fueren las formas particulares de excitación. Cabe decir, que al cabo
de un tiempo una persona es capaz de descubrirlo por sí misma. Ahora bien, cuando se trabaja
se lleva a cabo cierta clase de inversión. Se tiene el sabor del Trabajo. Si no se lleva a cabo

116
ninguna inversión, no se trabaja. Tiene un sabor diferente. Por ejemplo, imaginarse que se está
trabajando cuando en realidad no se lo hace, no produce inversión alguna. La gente se
imagina muchas veces que está observando en los momentos en que no lo está haciendo. Esto
no es trabajar, y carece en absoluto del sabor limpio y astringente del trabajar. La imaginación
no invierte cosa alguna. Lo que se hace en imaginación no lleva a ninguna clase de desarrollo.
Ahora bien, hay un diagrama general que está conectado con los Cuatro Cuerpos del Hombre
y en el cual se muestra que el Hombre tal como es, es arrastrado por la vida desde un extremo.
Mientras el hombre permanezca dormido y sea mecánico, es manejado por una punta de esa
máquina. Por consiguiente, cabe llamarlo apropiadamente una máquina; pero si el hombre
empieza a desarrollarse interiormente por el trabajo empieza a ser manejado desde el otro
extremo —desde el lado de su Voluntad—. Si quiero desde el Trabajo trabajar sobre una
experiencia en la cual me hallo, no me arrastrará. No seré capaz de cambiar la experiencia,
pero seré capaz de cambiar la manera en que la recibo. Al saberlo, mi actitud hacia la
experiencia será correcta. Desde luego, si una experiencia muy desagradable hace que usted
se vuelva negativo, su máquina será manejada por la vida y usted seguirá siendo exactamente
lo que se supone no debe ser en este mundo, puesto que fuimos creados para no ser manejados
por la vida. Fuimos creados para no ser máquinas, pero al mismo tiempo podemos ser
máquinas y servir a la Naturaleza, y la mayoría de la gente sigue siendo máquinas toda su
vida.
Un hombre en vías de desarrollo empieza a ser trabajado en parte desde el lado de la
Voluntad, en lugar del lado de vida de su maquinaria. Comienza por hacer que su maquinaria
opere a veces de cierta manera que es el revés de la manera en que la vida la hace operar.

Great Amwell House, 13 de diciembre de 1952


SOBRE LA UBICACIÓN DEL SENTIMIENTO DEL YO

A medida que una persona se vuelve más consciente de lo que era hasta ahora la calidad de su
vida, se pregunta cómo pudo haber colocado su sentimiento de Yo en las cosas donde antes lo
colocaba. ¿Cómo se identificaba con ellas de esa manera? Ve con creciente claridad que si no
hubiese colocado el sentimiento de Yo donde lo situaba, habría evitado algunas de las cosas
que no pudo evitar. Empezó, como podemos verlo, a colocar el Yo en algo. Reflexiona —
ahora que lo ve más claramente— y dice: "¿Por qué coloqué mi sentimiento de Yo en eso?"
Dice que es porque se está volviendo más consciente y ve mejor. No dice: "¿Por qué hice
eso?" como suele decir la gente. Lo dice de una manera diferente porque ha comenzado a
comprender algo que antes no comprendía. Cualquiera sea la cosa que hizo, la hizo porque
colocó su sentimiento dentro de ella. Si hubiese estado despierta no habría permitido que el
sentimiento de Yo siguiera ese rumbo. No habría hecho lo que hizo. Se da cuenta que en ese
momento de sueño no veía conexión alguna entre el sentimiento de Yo y lo que hacía. No
estaba percibido claramente el sentimiento de Yo. Puede que se diera cuenta de lo que hizo, en
especial después de haberlo hecho. Pero no se dio cuenta que lo hizo porque permitió que el
sentimiento de Yo pasara adentro de ello. Dejamos que el sentimiento de Yo pase adentro de
toda clase de cosas y no nos damos cuenta de lo que estamos haciendo. Es como firmar
cheque tras cheque sin fijarnos para quien los firmamos. A este respecto nuestro descuido es
increíble. Arrojamos el sentimiento de Yo en todas direcciones en vez de guardarlo. Sucede lo
mismo con los pensamientos prescindiendo de las acciones. El pensamiento de que alguien
está mintiendo se me viene a la mente. Coloco el sentimiento de Yo dentro de ello. Luego creo
que es verdad. He firmado el cheque. Ahora bien, el pensamiento se me puede ocurrir. Esta es
una cosa. Pero colocar el sentimiento de Yo dentro de ello es otra cosa muy distinta y los
resultados son muy diferentes. Si una persona siempre pone el sentimiento de Yo dentro de

117
pensamientos dudosos y desagradables se verá rodeada y cercada por ellos y todos afirmará
que son sus hijos mentales. Todos padecen, si bien muchas veces sin enterarse de ello, al
colocar el sentimiento de Yo dentro de pensamientos que no son verídicos. Las emociones
negativas siempre dan origen a mentiras. Es preciso no poner el sentimiento de Yo en ellas. Si
no lo hace, pasarán y desaparecerán. Lo mismo puede aplicarse a las sensaciones. Si se pone
el sentimiento de Yo en una sensación, se la intensifica. Cuando el Trabajo se refiere a la
separación, significa extirpar el sentimiento de Yo. Nuevamente, ocurre lo mismo con un
evento dado o una experiencia. Uno puede identificarse, recibirlo personalmente y poner en
ello el sentimiento de Yo.
Trate de leer un libro y observar una película o un partido sin poner el sentimiento de Yo
dentro de ello. Si siempre pone el sentimiento de Yo dentro de esto, aquello y lo otro, nunca
será capaz de recordarse a sí mismo. Para recordarse a sí mismo es preciso sacar el
sentimiento de Yo de las cosas, negocios, objetos, adornos, pensamientos, estados de ánimo,
apetitos, vanidades de vida y otras añagazas ideadas para mantenernos dormidos. El
sentimiento de Yo es algo muy precioso. Es "espíritu" pero está enredado con materia grosera.
Hay que examinar lo que se pone dentro de ello.

Great Amwell House, 20 de diciembre de 1952


SOBRE LA REALIZACIÓN DEL TRABAJO

Cabe decir con suficiente verdad que si conocemos realmente por qué hacemos este Trabajo,
lo haríamos realmente. Ninguno de nosotros puede decir por qué estamos haciendo este
Trabajo, empero, aunque digamos que lo estamos haciendo. La razón estriba en que no
sabemos realmente qué es el Trabajo en su aplicación a nosotros mismos. ¿Qué es el Trabajo?
Aquí sigue gran número de respuestas —como cuando O. nos hizo esta pregunta hace muchos
años—. Algunas personas usan una frase y otras emplean otra. Dirán: "El Trabajo es un
método de despertar", o "Es auto-observación", o "Es elevar el nivel de ser". Otros dirán: "Es
desarrollar la Esencia", o "Es ver las contradicciones interiores". Algunos dicen "es acrecentar
la conciencia", que está más cerca de la verdad. Todas ellas son frases —necesarias, pero que
no se han comprendido. Ahora bien, en la práctica el Trabajo no es tanto lograr algo que aún
no tenemos sino librarnos de algo que tenemos, para así conseguir más espacio. Pero ¿qué es
aquello de lo cual debemos librarnos? Esto, en teoría, lo comprendemos. Francamente,
ustedes lo ignoran. Esta es la dificultad. La cosa no está clara. Vacila. Están ustedes
demasiado ocupados para pensar. Por eso no comprenden de una manera práctica que en esta
etapa el Trabajo no es lograr algo que aún no se tiene, sino librarse de algo que se tiene. No
quiero decir ocultar y seguir gustando de ello, para así obtener favores. Quiero decir verlo y
librarse realmente de ello y rogar que sea así. Si ustedes no ven su tarea especial —que es la
razón por la cual ustedes están aquí en este planeta y que nunca es la misma para el prójimo—
ustedes no conocen aún aquello sobre lo cual han de trabajar, y si ustedes no conocen
realmente aquello sobre lo cual han de trabajar, ustedes no conocen exactamente por qué están
haciendo el Trabajo. ¿Tiene alguno de ustedes alguna idea distinta sobre lo cual han de
trabajar? Tal como se dijo al comienzo de este comentario, si conociéramos realmente por qué
estamos haciendo este Trabajo, lo estaríamos haciendo realmente. El Trabajo, cuando no se lo
aplica específicamente, no se parece sino a un museo lleno de antiguallas. Las gentes van de
un lado para otro, mirando ahora una vitrina rotulada "Centros Superiores" —que al parecer
está completamente vacía— y luego una alta construcción de alambre que está formada por
círculos y lleva el rótulo "Rayo de Creación", que contemplan con poca simpatía. La figura de
un hombre de pie que lleva el letrero "Hombre Despierto", con la cual se comparan señalando
que ellos, también, están de pie. Una vitrina de vidrio llena de basura y serpientes con el

118
rótulo "Emociones Negativas", que todos proclaman que es un asco y no debería ser expuesta
a la mirada del público. Un hermoso espejo en un marco de fino oro que, cuando se miran en
él, les hace aparecer completamente ridículos, es considerado una broma. Entre risas se oyen
exclamaciones tales como "Qué cosa más absurda", "Es imposible que sea cierto", "Qué
insolencia". El espejo lleva el letrero "Observación de Sí". En varios lugares y a distinta
distancia hay otras vitrinas que la gente mira con desaprobación.
No nos ocupemos más del museo que es sólo accesible a quienes nunca aplican a sí mismos ni
un solo elemento del Trabajo, sino que sólo piensan en él como un lugar donde se celebran
reuniones. Para quienes si aplican el Trabajo, no hay museo alguno. De una manera muy
parecida la gente contempla la Iglesia. La consideran como un edificio al extremo de la calle
al que deben asistir de vez en cuando. Así son muchos los que no captan que tanto el Trabajo
como la Iglesia no son cosos sino fuerzas que pueden regenerarlos —a condición que
verdaderamente intenten vivir según lo que enseñan—. Estoy hablando del Trabajo viviente e
invisible y de la Iglesia viviente e invisible. Son idénticos en esto de hacer posible la
conjunción con fuerzas provenientes de un nivel más elevado. (No me estoy refiriendo a la
Iglesia muerta y visible.) Esa conjunción es lo que hace que para nosotros sea posible estar
expuestos años tras años y hasta vida tras vida a nuevas influencias. Esas nuevas influencias,
comparables a vibraciones de frecuencia mucho más alta que las de la luz del Sol físico,
modifican gradualmente nuestro ser. Llevan a cabo por último la transformación definida del
hombre mecánico en Hombre Consciente acerca de lo cual el Trabajo habla de tantas
maneras. En los Evangelios es llamado el renacer del hombre. A este respecto Cristo dice que
el hombre debe nacer de arriba. Tal como es, nacido de abajo de sus padres terrenales, no
puede entrar en el Reino de los Cielos, sea cual fuere su ascendencia. "En verdad te digo que
quien no naciere de arriba, no podrá entrar en el reino de Dios" (Juan, III, 3). Esas influencias
más elevadas a las cuales nos referimos vienen "de arriba". Al actuar sobre el hombre o la
mujer por un tiempo suficientemente largo, efectúan una transmutación. Sí —pero no a menos
de haber una respuesta práctica a ellas. Por ejemplo, si ustedes no aplican el Trabajo a su vida
nada sucederá. La cosa que menos hacemos es aplicar el Trabajo en la práctica a las
recurrentes experiencias de nuestra vida. Esto muestra que no sabemos por qué estamos
haciendo el Trabajo. De un lado está la corriente de nuestras experiencias diarias, del otro,
todo cuanto el Trabajo nos enseña a hacer. No establecemos conexión alguna entre ellos. Así
nunca captamos qué es aquello sobre lo cual debemos trabajar. De ahí sigue que nunca
sabemos qué es el Trabajo. Se puede decir que se tiene fe. Sí —pero las obras son asimismo
necesarias. Si una persona tiene fe en una clase de vida, y vive otra clase, ¿qué es dicha
persona? No hay nada más maravilloso que tener una visión de lo diferente que es nuestra
vida según el Trabajo. Esta es una señal del acrecentamiento de conciencia. Pero sólo una
fuerza "de arriba" puede hacerlo para uno —y sólo si se lo quiere—. Una palabra para
concluir: la conjunción de la humanidad con un nivel más elevado puede romperse. La
humanidad entonces no tendría oportunidad alguna. Cristo vino en una de esas épocas
críticas. Puso las cosas en orden y restableció la conexión— por un tiempo—. La Navidad
conmemora el establecimiento de las cosas en su orden correcto para la humanidad.

Great Amwell House, Navidad de 1952


SOBRE EL SENTIMIENTO DE "YO" II

El sentimiento de Yo puede ser despilfarrado de infinitas maneras. Sólo por la observación de


sí se puede comprender cuan infinitas son las maneras de despilfarrar el sentimiento de Yo.
No hay que confundir la observación con la auto-observación. No sabrá cosa alguna acerca de
su despilfarro del sentimiento de Yo, por más que sea un buen observador. No hay que ser un
buen observador es lo mismo que observarse bien a sí mismo. La observación sólo contempla

119
el mundo que está fuera de usted. La auto-observación contempla el mundo que está dentro de
usted. Una contempla las cosas visibles, la otra las cosas invisibles. Usted está entre esos dos
mundos, el visible y el invisible. De paso, ¿acaso ha pensado alguna vez en usted mismo de
esa manera? Su vinculación con esos dos mundos, entre los cuales está, es igualmente impor-
tante. ¿Ha reparado en ello también? Se puede tener una buena vinculación con el mundo que
está fuera de uno y una mala con el mundo que está dentro. En este caso se es desdichado. El
cuerpo puede estar bien pero el alma enferma. Cabe dar el nombre de alma de un modo
general a la función de ponernos en relación con el mundo interior y con la sede de los
sentidos interiores. El poder de auto-observación es un sentido interior, raramente usado. A
través del cuerpo y sus sentidos estamos en relación con el mundo exterior. Ponemos el senti-
miento de yo a aquello que pertenece al mundo de fuera y a aquello que pertenece al mundo
de dentro. Despilfarramos esta cosa muy preciosa en ambas direcciones. No percibimos lo
que estamos haciendo. Por ejemplo, pensamos y sentimos y hasta decimos: "Soy una buena
persona". Si usted lo hace, coloca el sentimiento de yo en ser una buena persona. Ahora bien,
los dos son por completo distintos. El sentimiento de yo no es lo mismo que el sentimiento de
ser una buena persona. El sentimiento de que usted es una buena persona puede existir en
usted sin que ponga el sentimiento de yo dentro de ello. Si coloca el sentimiento de yo en el
sentimiento de que usted es una buena persona, usted es causa de la conjunción de dos cosas
por completo distintas en una unión muy impura y viciosa. Estaba por decir en una unión
blasfema. Está mezclando lo que tiene su origen muy arriba con lo que tiene su origen muy
abajo. Esto se llama prostituirse en las Escrituras. Exponiéndolo de la manera más breve
posible pero en una formulación de la mayor densidad de significado, usted no se está
recordando a sí mismo. Está cometiendo un pecado —y usted ya debería saber que el
verdadero significado del pecado es no dar en el blanco. Colocando el sentimiento de yo en el
sentimiento de ser una buena persona, usted no da en el blanco y por lo tanto peca contra el
Trabajo mismo que nos dice constantemente que lo que tenemos que recordar es recordarnos
a nosotros mismos. De todo ello tal vez pueda vislumbrar por qué la vanidad entre otras cosas
es siempre atacada en el Trabajo, debido a su venenoso y paralizante efecto sobre el Recuerdo
de Sí. Ahora bien, si piensa, o siente, o hasta dice que es una mala persona y pone el
sentimiento de yo en el sentimiento de ser una mala persona, usted es causa de una
conjunción entre dos cosas distintas. Hace lo mismo que una persona que pone el sentimiento
de yo en el sentimiento de ser una buena persona. Usted no da en el blanco y justamente por
la misma razón. Usted no se está recordando a sí mismo. En los dos casos está poniendo el
sentimiento de yo en uno u otro de los opuestos —bueno y malo—. Ya habrá oído decir que
hemos de extraer el sentimiento de yo de los opuestos. Esto significa el intento de sacar el
sentimiento de yo del sentimiento de ser bueno o de ser malo. Hay una tercera cosa entre los
opuestos que es llamada diversamente Fuerza Neutralizante, Fuerza Conectante, Fuerza
Armonizante, Fuerza Relacionante, Fuerza Reconciliante, o simplemente Tercera Fuerza.
Llegar a ser consciente en la Tercera Fuerza es misericordia y liberación. Pero seguirá siendo
imposible si siente secretamente que es excelente o que es culpable. Al nivel de la tierra cabe
la posibilidad de establecer contactos con la Tercera Fuerza haciendo pasiva a la Personalidad.
Quiero decir, hay una fuerza relacionante, conectante, ordenante y armonizante —en suma, la
Tercera Fuerza— a ese nivel. Al nivel más bajo de creación —representado a los sentidos
corporales por la Luna y al Alma por el tormento— no hay Tercera Fuerza —no hay "Espíritu
Santo"—. Aquí los opuestos están muy separados. Está por completo separados. No hay
fuerza relacionante. Los más inconcebibles extremos de calor y los más inconcebibles
extremos de frío existen sin que nada haya entre ellos. Nada de armonizante, nada de mente,
nada de ordenado, nada con significado, nada con belleza, nada de inteligencia, nada de amor
puede existir allí. Sólo existen horror, insensatez, fealdad, carencia de forma, crueldad sin
sentido, destrucción, disonancia, y loca discordancia. Esto es el INFIERNO. Lo señalo a

120
propósito, porque el Infierno se infiltra en todas las cosas en este terrible siglo —hasta en el
arte, la poesía y la música, que son usadas para ponernos en conexión con la MENTE SUPE-
RIOR—. En ellas no hay Tercera Fuerza. Todas las cosas están desconectadas, sin relación
alguna. Esta es la formulación más breve, más comprensible —ausencia de Tercera Fuerza.

Great Amwell House, 3 de enero de 1953


SOBRE EL CAMBIO DE LA ESENCIA

Si usted no conoce por qué está haciendo este Trabajo, permanece sin relación alguna consigo
mismo. Si el Trabajo sigue sin relación alguna consigo mismo, no tendrá influencia alguna
sobre usted o sobre su vida. Si no tiene influencia alguna sobre usted o sobre su vida, usted no
experimentará cambio alguno. Mientras usted permanezca sin experimentar cambio alguno, el
nivel de su ser seguirá siendo el mismo. Si su nivel de ser sigue siendo el mismo, su Esencia
no se desarrollará. Si su Esencia sigue siendo la misma, atraerá siempre la misma vida. Esto
es, si su vida recurre atraerá los mismos aconteceres, la misma Personalidad y la misma Falsa
Personalidad. Pero si el Trabajo lleva a cabo el crecimiento de su Esencia, su vida ya no será
la misma. Esto se debe a que el desarrollo de la Esencia significa que no atraerá la misma vida
en la recurrencia. Conviene esforzarse para comprender lo que se quiere decir aquí. La gente
piensa que, si hay recurrencia, se encontrarán con el Trabajo nuevamente cuando, digamos,
tengan cuarenta años, la edad en que lo conocieron por primera vez. Lo piensan porque no
comprenden que el crecimiento de la Esencia significa un cambio eterno y no un cambio
temporal. Aquí la mente sensual y literal fracasa por completó en su comprensión. Por lo
tanto se ha de usar otro instrumento —a saber, la mente intuitiva, psicológica, que puede obrar
fuera de la sucesión y las fechas definidas en el tiempo—. No tiene que argüir que, porque
conoció el Trabajo al tener exactamente cuarenta años, luego si su vida se repite lo conocerá
otra vez al tener exactamente cuarenta años. Este es el pensar sensual. Deja a un lado las
extrañas propiedades de la Esencia, que es inmortal y así no está en el tiempo como el cuerpo
y la Personalidad, que se adquieren en el tiempo. Todo cambio en la Esencia se produce fuera
del tiempo. Aunque un cambio en la Esencia pueda haber tenido lugar en cierto momento en
su vida, ya no está más limitado a ese momento. Ha tenido lugar en lo que es vertical al
tiempo y está por encima de él. El cuerpo está en el tiempo pero no así la Esencia. La Esencia
puede formar otra vez un cuerpo y una Personalidad en el tiempo, en las limitadas
dimensiones que implican comienzo y fin, y nacimiento y muerte, pero si la Esencia ha
cambiado —esto es, se ha desarrollado— no formará el mismo cuerpo y Personalidad. No
atraerá la misma vida que atrajo antes de ser cambiada. No puede. Toca una nueva canción.
Ahora bien, si usted no observa cosa alguna que necesita modificarse en sí mismo, no
cambiará la Esencia. Abrirse camino a través de la auto-satisfacción y de las auto-excusas,
empero, no es fácil. Las gentes que escuchan el Trabajo no ven nada de seriamente malo en
ellas mismas, hasta cuando se consideran a la luz de lo que enseña el Trabajo, lo cual rara vez
hacen. No conectan el Trabajo consigo mismas. No hay fuerza conectante —no hay Tercera
Fuerza—. Como se dijo, si usted no sabe por qué está haciendo este Trabajo, permanece sin
conexión alguna con él. ¿Cómo podría ser de otro modo? Podría hablarles durante años sobre
un viaje al Oriente y explicarles las dificultades con las cuales se enfrentarán y lo que hay que
hacer, pero si ustedes no tienen un verdadero deseo y la intención de realizar ese viaje sino
que piensan quedarse en su país, no habrá fuerza conectante. Es así como están las cosas para
muchas personas. No saltan para asir la cuerda que está por encima de su cabeza. No ven
razón alguna para hacerlo. Si lo hicieran, habría una fuerza conectante. Pero hay una brecha
entre la punta de la cuerda y ellas. Se quedan en el suelo. Sólo la aguda comprensión de que
hay algo que debe cambiar en ellas mismas les hará saltar y conectarse.

121
Ahora bien, a no ser que cambie o trate de cambiar algo que está ahora en mí mismo, esto se
repetirá, puede despertarme a mi situación. Las cosas no mejorarán en el tiempo. Tal vez capte
entonces una vislumbre del precipicio y levante los ojos y vea la cuerda que cuelga encima de
mi cabeza. Esa cosa en mí, que, desde luego, debo de haber observado, se acrecentará cuando
repita mi vida. Al darme cuenta que mi tarea es cambiarla, seré capaz de ver por qué he de
hacer el Trabajo y de qué debo librarme. De esta manera, abriéndome paso a través de la
autosatisfacción, puedo establecer la conexión entre yo mismo y el Trabajo, al percibir que lo
necesito urgentemente. Una vez que lo haya. hecho, empezaré a comprender el Trabajo como
algo viviente y no como palabras muertas porque conozco algo acerca de aquello sobre lo
cual debo trabajar en mí mismo. Sólo cuando se conoce aquello sobre lo cual se debe trabajar,
se conocerá el por qué se está haciendo el Trabajo. Entonces se hace realmente el Trabajo y
éste responderá a nuestras necesidades interiores. Recuerde siempre que sólo el Trabajo puede
desarrollar la Esencia. La vida no puede hacerlo. Lo que se hace por razones de vida sólo
acrecienta la Personalidad. Lo que se hace por razones de Trabajo —y aquí hay que tener
cuidado porque muchos intentan hacer este trabajo por razones de vida y así se engañan—
desarrolla la Esencia. Lo que se hace para ser recompensado, para las apariencias, para las
convenciones, para el mérito, para el auto-interés, para la autoestima, no ejercerá influencia
alguna sobre la eterna Esencia. Otra calidad de esfuerzo, otro pensar, y emociones de otra
clase, se requieren.

Great Amwell House, 10 de enero de 1953


TRABAJO SOBRE LA ESENCIA

Cuando se empieza a conocer aquello sobre lo cual se debe trabajar, no hay que decírselo a
nadie. Mucho se dice acerca del silencio interior en el Nuevo Testamento. Por ejemplo, nos
dicen que no debemos dejar que la mano izquierda conozca lo que hace la derecha.
"Mas cuando tú des limosna, no sepa tu izquierda lo que hace tu derecha"
(Mateo, VI, 3.)

En este Trabajo debemos mover la conciencia cada vez más internamente. Muchas cosas se
han dicho sobre las partes externas de los centros, y las partes internas de los centros que se
comunican con los Centros Superiores. Las partes externas de los centros se comunican con
los sentidos externos y el mundo externo. No se desea llegar a ser más externo sino más
interno. Si. por lo tanto, se desea llegar a ser más consciente de lo que está internamente en
uno mismo, no hay que permitir que los pequeños "Yo" que viven en las divisiones externas
de los centros expresen aquello sobre lo cual se está trabajando —aquello que se ha
descubierto gradualmente y sobre lo cual se debe trabajar— porque en este descubrimiento
hay algo casi sagrado. Pertenece más bien a la naturaleza de una revelación que nos fue
otorgada cuando éramos capaces de recibirla que al así llamado proceso lógico de los "Yo"
formatorios. ¿Qué pueden conocer, los pequeños "Yo" en el centro formatorio acerca de
nosotros? ¿Cómo puede el centro formatorio, que es la Tercera Fuerza ciega y por lo tanto
implacable, dictarnos lo que hemos de hacer? Sólo puede decir que somos malos o buenos.
Obra en los opuestos. Nuestro corazón conoce mucho más acerca de nosotros que la cabeza.
Me imagino que el Centro Emocional en su parte interior conoce mucho más acerca de la
naturaleza del Rasgo Principal, y de todas las conexiones sobre las cuales hemos de trabajar.
No se puede expresarlo en una palabra. Una novela o una pieza de teatro podrían expresarlo.
La verdad está entre los opuestos. Por consiguiente, es imposible expresarla formatoriamente.
El lenguaje emplea ya sea un opuesto, ya sea el otro, pero no sabemos que hay otro lenguaje
que está entre los opuestos, hablado por los Centros Superiores: lenguaje que sólo mediante el

122
entrenamiento llegamos a entender un poco, pero que no se expresa en palabras formatorias
—lenguaje, por cierto, que a menudo se viste con alegorías de sueño o con parábolas—. No
pienso, por lo tanto, que deberíamos poner en palabras aquello sobre lo cual sentimos que
deberíamos trabajar. Además no es posible dar una sincera observación sobre uno mismo en
público, con lo cual según mi parecer todos ustedes están de acuerdo. Claro está, se puede
representar el papel de ser sincero y franco y de nunca ocultar cosa alguna a los otros. Luego,
por supuesto, usted no hace otra cosa que exhibirse para ganar la estima de los otros. Gran
parte de lo que hacemos se hace por esta razón. Ahora bien, hacer preguntas en un grupo no es
lo mismo que hacer esas así llamadas observaciones sinceras acerca de uno mismo. Hacer
preguntas pertenece a aquel lado del Trabajo llamado Trabajo sobre el Conocimiento.
Observarse a sí mismo pertenece a aquel lado llamado Trabajo sobre el Ser. La auto-
observación lo hace a uno más ampliamente consciente de sí y de lo que está en uno mismo,
en el propio ser. Al presente es una cosa difícil e intermitente de hacer. Es más fácil reparar en
uno mismo retrospectivamente, tanto inmediata como remotamente. Así se logra una nueva
memoria de uno mismo —una Memoria de Trabajo—. Esto nos muestra gradualmente que no
somos lo que creíamos ser. Modifica nuestras ideas de nosotros mismos. Si una persona trata
de hablar sobre sus observaciones a las otras, las trae a las partes externas de los centros, y la
Memoria de Trabajo de dicha persona no se forma en el lugar correcto. No se puede formar en
las partes externas de los centros. Desde luego, tal vez perciba una muy sencilla artimaña que
está allí. Es algo parecido a esto: una persona se dice a sí misma que no debe hablar acerca de
sus íntimas auto-observaciones, guardará silencio sobre ellas y no las referirá a ninguno —de
lo cual resulta que dicha persona deja de observarse a sí misma. Ocurre así cuando las cosas
se hacen sólo por motivos pertenecientes a la vida externa y la vida interior carece para
nosotros de realidad o seriedad.
Nuestras observaciones y nuestros deseos concernientes a lo que deseamos cambiar en
nosotros deben moverse interiormente hacia los Centros Superiores. Sólo entonces recibimos
ayuda. Está escrito en Mateo, vi, que nuestras oraciones y limosnas deben mantenerse secretas
"tu Padre que ve en lo secreto te recompensará". Esto es lo que quise decir en la disertación
anterior al expresar que si hacemos las cosas por razones-vida no desarrolla la Esencia, mas si
hacemos las cosas por razones-Trabajo, la desarrolla. Si se ora para ser visto por los hombres
nada sucederá, pero si se ora en secreto seremos oídos y recompensados —en secreto—. Esta
es la idea psicológica. Se refiere al lugar donde actuamos en nosotros mismos. ¿Por qué
motivo hace usted el Trabajo? ¿Desde qué lugar actúa usted —si actúa alguna vez—? Esta
pregunta se hizo antes. Como se dijo, si se ha visto algo que realmente debe cambiar, alguna
contradicción demasiado flagrante, entonces se está en una posición para hacer el Trabajo por
un motivo definido —por una razón-Trabajo—. Muchos ardides, sin embargo, están también
allí. Usted puede ver algo acerca de sí mismo que ha de ser cambiado y tal vez tenga razón,
pero intenta cambiarlo por razones-vida —tales como por amor a su reputación y apariencia
—. No lo está haciendo por amor a su creencia en el Trabajo y desea vivir el Trabajo. Así el
Trabajo no lo ayudará. Su esfuerzo no ayudará a desarrollar la Esencia. Tiene su origen en el
exterior. Ya se habrá dado cuenta que me refiero a algo que preferiría no poner en palabras.
Hay un pasaje que dice lo siguiente:
"¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque limpiáis lo de fuera del vaso
y del plato, pero por dentro están llenos de robo y de injusticia. Limpia primero lo de
dentro del vaso y del plato, para que también lo de fuera sea limpio"
(Mateo, XXIII, 25, 26).

¿Se imagina que tratar de cambiar algo por amor a las apariencias es limpiar lo de dentro?
Este limpiar lo que está dentro —esto es, lo interno a las apariencias de fuera— es limpiar y
desarrollar la Esencia misma. Esto es lo que debe venir primero. Este es el punto importante.

123
No son las razones de vida las que han de traer esta limpieza interna. Su Personalidad quizá
tenga una hermosa apariencia. Parece usted externamente profundamente religioso y muy
piadoso y moral, pero lo que importa es lo que es usted internamente. Internamente, tal vez
piense que la religión, y toda esa clase de cosas, es una farsa. Tal vez parezca bondadoso y
sinceramente preocupado por los otros, pero internamente no le importa un comino lo que les
pueda suceder. Parece entusiasmarse mucho por el Trabajo, pero interiormente piensa que es
pura patraña.
Ahora bien, ¿no me dirá usted que muchas veces se siente apenado por las completas
contradicciones que existen en usted entre su comportamiento exterior: y sus pensamientos y
sentimientos interiores? De ningún modo. ¿Por qué? Porque usted no se observa a sí mismo.
Sin auto-observación rara vez nos sentimos alterados acerca de nosotros mismos. Por lo tanto
las gentes no trabajan sobre lo que deberían hacerlo. No ven, por ejemplo, las específicas y
peligrosas contradicciones que existen en ellas. Todos vemos la paja pero no la viga. Esto se
debe a la acción de los topes. Los topes impiden que nos veamos a nosotros mismos. Impiden
que veamos las contradicciones en nuestra conducta. Por eso parecemos satisfechos con
nosotros mismos. Al menos, no nos sentimos insatisfechos por algo específico. Además, esos
entrometidos "Yo", que siempre se justifican, ponen manos a la obra si queda algún resto del
sentimiento de que estamos comportándonos de una manera contradictoria y que tal vez nos
equivoquemos. Intentar hacer que nuestra conducta sea más uniforme y tranquila no viene al
caso. Sería una cuestión externa. Nos dice que primero debemos limpiar la parte de dentro —
esa parte que al presente está subdesarrollada, es irresponsable, maleducada, y tan a menudo,
contradictoria a lo que fingimos ser exteriormente en Personalidad, y no lo podemos hacer por
motivos de vida. Por cierto, no lo podemos hacer desde aquello que pertenece a la Falsa
Personalidad, que hace las cosas "para ser vista por los hombres". Hay, empero, una traza de
Yo Real en nosotros, según nos dicen. Si hiciéramos alguna cosa desde esa traza de Yo Real,
no lo haríamos desde la Falsa Personalidad, ni desde el "Yo" Imaginario. Ni tampoco lo
haríamos por razones de vida. Actuaríamos por razones de Trabajo (que suelen ir en contra de
las razones de vida). Pero se necesita mucho tiempo antes de llegar a ser consciente de las
diferencias existentes en las calidades de los sentimientos de yo. Asimismo, esforzarse por
amor a algo que no es tangible, ni visible, ni provechoso, en la vida, ni obviamente meritorio,
parece extraño a muchas personas. Parece extraño a la Personalidad. Sin embargo, si
pudiéramos hacer un esfuerzo desde el correcto sentimiento de yo seríamos recompensados —
en secreto—. ¿De qué modo seriamos recompensados? La Esencia crecería. Un crecimiento
de la Esencia quiere decir un desarrollo por encima del tiempo —un cambio supratemporal—
algo que no termina con la muerte. Pero si hacemos un esfuerzo desde un mal lugar y un mal
sentimiento de yo, no obtenemos ninguna respuesta de esta clase. La Esencia es la parte
eterna. Si no crece, se repite una y otra vez. Busca la perfección. Pero los esfuerzos de vida no
la perfeccionarán. Sigue siendo imperfecta. Buscar la perfección en algo sin que intervenga la
ambición, ni la alabanza ni ningún motivo de vida similar, desarrollaría la Esencia. "Entonces
vino uno y le dijo: Maestro bueno, ¿qué haré para tener la vida eterna?" y Cristo le contestó:
"Si quieres ser perfecto, anda, vende lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro
en el cielo; y ven y sígueme"
(Mateo, XIX, 16, 21).

Great Amwell House, 17 de enero de 1953


EL PROPOSITO Y EL "YO" IMAGINARIO

El Trabajo nos explica que debemos tener un PROPOSITO. Dice que sin PROPOSITO no
podemos hacer el Trabajo. Podemos prestarle atención, asistir a las reuniones, pasarnos el

124
tiempo mirando los diagramas en el pizarrón, pero esto no será hacer el Trabajo. Y a menos
de hacer el Trabajo nunca comprenderemos de qué trata. Esa peculiar vinculación con
nosotros mismos, a la que llamamos Yo, sin embargo, y a la que concebimos como siendo real
y verdaderamente nosotros, no nos permite tener un propósito personal en el Trabajo. El
propósito personal implica tener algún propósito acerca de uno mismo. Se refiere al cambio
de sí —al cambio de algo que se ha observado en uno mismo—. Pero la existencia del "Yo"
Imaginario, que es la formulación del Trabajo para esa peculiar vinculación que tenemos con
nosotros mismos y a la que llamamos Yo, nos impide tener algún propósito inteligente acerca
de nosotros mismos. Actúa como un poderoso hipnótico. Debido a ello parecemos ser
personas verdaderas, hombres y mujeres verdaderos, unificados y definidos, con nombres,
carreras y posiciones, las mismas hoy que ayer —sólidos e inquebrantables, innegables
hechos. Esto se debe a nuestro hábito fatal de pensar sensualmente con relación a todas las
cosas. Sería una buena experiencia mirarnos en el espejo y no ver a ninguna persona reflejada.
Pero a causa del pensar sensual acerca de nosotros mismos, decimos: "Esto es yo",
confidencialmente a la imagen reflejada en el espejo. Esto mantiene al "Yo" Imaginario
aherrojado. Nutre el considerar interno y los estados negativos e infinitas otras cosas que
contribuyen a la miseria humana y nunca nos afectaría una vez que nos diéramos cuenta que
este "Yo" no existe salvo en nuestra imaginación. De hecho, está compuesto de imaginación.
Nos dicen que es preciso trabajar sobre la imaginación. El "Yo" Imaginario, compuesto de
imaginación, nos hipnotiza haciéndonos creer que somos uno —unidad—. Esto nos impide
vernos a nosotros mismos. El no vernos a nosotros mismos nos impide tener un propósito-
Trabajo. Así vamos a la deriva en el "Yo" Imaginario. Tenemos, desde luego, diversos
propósitos-vida, pero estos no son los mismos que los propósitos-Trabajo. Tal vez tengamos el
propósito de pasar un examen o de comprar una casa o de adelantar en nuestro empleo o de
cambiar de algún modo nuestras circunstancias. Todas las personas se hacen propósitos de
esta clase. Son propósitos-vida. Los propósitos de esa clase no son propósitos-Trabajo. Los
propósitos-vida exigen esfuerzos-vida. Pero los propósitos-Trabajo exigen esfuerzos-Trabajo.
Los esfuerzos-Trabajo son diferentes de los esfuerzos-vida. Siguen un rumbo diferente. No
siguen la dirección que los conduce a cambiar nuestras circunstancias sino la dirección que
los lleva a cambiarnos a nosotros mismos. Pero mientras reine el "Yo" Imaginario sin traba
alguna en una persona, ésta no descubrirá la dirección que la lleva al cambio de sí misma.
A modo de comentario les referiré una breve alegoría para ilustrar la acción que ejerce sobre
nosotros el "Yo" Imaginario. Supongamos que un hombre le invita para ver su casa. Se
imagina que es un edificio sólido. Al cruzar una alta pared que oscurece todo. encuentra
confusos montones de materiales, desparramados sin orden alguno por doquier, algunos de
cosas sin valor y otros de cosas útiles. No hay casa alguna. El hombre, empero, que
permanece del otro lado del alto muro que oscurece todo, parece no reparar en ello y sigue
hablando como si poseyera una casa. Pero sólo existe en su imaginación. Es la imaginación la
que crea esos montones de materiales en una casa. Sabemos ahora que si imaginamos tener
alguna cosa, nos impide observar que carecemos de ella. La imaginación actúa como un alto
muro que oscurece todo e impide al hombre darse cuenta de lo que está más allá. Esta es la
acción que ejerce el "Yo" Imaginario sobre nosotros. Nos impide ver en nosotros todo lo que
es erróneo. Nos impide observar nuestro verdadero estado a la luz del Trabajo. Nos impide
ver todo aquello en nosotros mismos sobre lo cual hemos de trabajar seriamente. Por eso nos
impide tener algún propósito de Trabajo personal, inteligente, yuxtapuesto, y por lo tanto nos
impide hacer un esfuerzo de Trabajo apropiado a nuestro estado interior. No nos impide hacer
un esfuerzo de vida exterior. Pero nos impide hallar cualquier cosa interior a la cual debemos
aplicar inequivocadamente el Trabajo. Nos impide, de una manera muy sencilla pero sutil,
toda aplicación de las ideas de Trabajo a nosotros mismos. El "Yo" Imaginario retiene su
pleno poder hasta que una persona se da vagamente cuenta que cuando dice "Yo esto" y "Yo

125
aquello", la palabra "Yo" no tiene la importancia que se le atribuye. Cuando empiece a darse
cuenta de ello, le será permitido observarse a sí mismo y eventualmente hallar algo en si que
puede llegar a ser un propósito personal e inteligente sobre el cual trabajar. Recuerde que debe
hallar y ver indiscutiblemente por sí mismo aquello sobre lo cual ha de trabajar. De otro modo
no lo creerá internamente en su corazón ni lo percibirá internamente en su mente. Esto
significa que el así llamado esfuerzo de Trabajo que hace lo hará por completo externamente
y por amor a las apariencias o por lograr favores, y sólo fortalecerá lo que es falso e
imaginario en usted. Porque decirle a un hombre, por ejemplo, que trabaje sobre su mentir
habitual, será inútil. Sólo observando en si mismo, a solas, interiormente y en silencio, que
miente, puede trabajar eficazmente sobre esos "Yo" mentirosos que están en él. Su propósito
será apropiado y real. Pero tal hombre ya se ha enfrentado con el despojamiento del "Yo"
Imaginario.

Great Amwell House, 24 de enero de 1953


NOTAS SOBRE HACER A LA PERSONALIDAD PASIVA I

DOCUMENTO I
Si se hace la pregunta: ''¿Qué significa hacer a la Personalidad pasiva?" la primera respuesta
es que por uno mismo no se la puede hacer pasiva. Se necesita ayuda. Pero si uno debe
ponerse en relación con esa ayuda y querer someterse a su obrar y seguir sus instrucciones. Lo
repetiré otra vez. Usted —quienquiera que sea— no puede por si mismo hacer pasiva a su
Personalidad—. Sin ayuda es impotente. No lo puede hacer por sí mismo. Y permítame
agregar: a menos de darse cuenta eventualmente de ello, no logrará esa ayuda. Si cree que
usted, en su propia sabiduría, inteligencia y poder, puede hacer pasiva a su Personalidad si
desea hacerlo, tiene una idea muy equivocada de sí mismo y de aquello contra lo cual se va a
enfrentar. Y nuevamente, si imagina a solas en lo más secreto de su corazón que es
continuamente escudriñado por los Centros Superiores, que nada hay en usted que debe ser
hecho pasivo y por lo tanto nada hay de seriamente equivocado que debe ser desechado o
hecho pasivo, inactivo, entonces en verdad nunca recibirá ayuda alguna. ¿Por qué habría de
recibirla? Su "Yo" Imaginario lo envuelve como un vestido de fantasía y le impide ver su
desdichada debilidad y dolorosos defectos. No lo vaya a tomar por un vestido de gloria.
Cubierto por ese vestido de fantasía que es su "Yo" Imaginario, nunca podrá observarse a si
mismo. Actuará como una bruma a través de la cual en usted todo se ve confusamente. Así no
podrá observar de una manera distinta y verdadera lo que está en su Personalidad. Por lo tanto
la Personalidad seguirá siendo activa. Pero si lograse que algunas de las cosas pertenecientes
a la Personalidad llegaran a ser conscientes para sí mismo debido a que se destacan con
creciente nitidez a la introspección y no confusamente como a través de una bruma, esos
elementos llegarían a ser menos y menos activos a medida que la luz dirigida de la conciencia
se derrama más y más plenamente sobre ellos. Si, ya lo habrá oído decir muchas veces. Sé
muy bien que lo hemos oído decir. Pero ¿acaso ya lo ha entendido? ¿Ha comprendido o
tratado de comprender lo que quiere decir el Trabajo cuando afirma que no se basa
primordialmente en la Fe ni en la Esperanza ni el Amor, sino en la Conciencia? ¿Comprende
con su propia comprensión que intenta acrecentar nuestra conciencia —y por qué—? Intenta
acrecentar nuestra conciencia —ante todo la de nosotros mismos, y lenta y gradualmente
nuestra conciencia de los otros— para que, entre otros resultados, los veamos en nosotros y
nosotros en ellos —cosa que destruye el engreimiento, la complacencia, el orgullo, la vanidad
y todos los desprecios y desdenes, para sólo mencionar unos pocos de los diablos en nosotros
que asesinan diariamente y en espíritu a los otros—. Es por eso por lo cual el Trabajo empieza
en el lado práctico —el lado de hacerlo— con la observación de sí. La auto-observación

126
significa verse a sí mismo tal como se es y no como uno se imagina ser —vasta tarea, pero
que se espera de nosotros, ya que fuimos especialmente creados para sufrir una
transformación o renacimiento, lo que una Personalidad activa impide. En verdad, aquella
parte de la Personalidad llamada "Yo" Imaginario hará lo imposible para que esto no tenga
lugar. Seguirá murmurándole: "Yo y ninguno otro", mientras que en verdad no hay un solo yo
y los otros son una multitud. Pero el poder del "Yo" Imaginario es enorme. La gente no puede
concebir la carencia de un Yo real, inmutable, siempre presente, permanente, que la controla.
Repitámoslo: dije que la gente no puede concebir la carencia de un Yo Real, inmutable,
siempre presente, permanente, que la controla. Así esa poderosa ilusión —ese artero sueño
inducido por el "Yo" Imaginario —es un obstáculo en el camino que conduce a todos los
momentos de revelación que destruirán esa ilusión. Así sigue oponiéndose como una bruma
entre el Trabajo mismo y sus poderes, y nosotros mismos y nuestra oculta nadidad. De este
modo nadie nos golpea para sorprendernos y conmovernos. Nos impide obtener la ayuda que
necesitamos. ¿Por qué? Porque, aunque escuchemos a menudo el Trabajo, en realidad no lo
aplicamos internamente a nosotros mismos como resultado de una inequívoca evidencia de
nuestra observación de sí. De ese modo no se pone en conexión con nosotros. Si lo
hiciéramos, recibiríamos, poco a poco, a medida que podamos soportarlo, la esperada ayuda
que es necesaria para hacer pasiva a la Personalidad de modo que el milagro del renacimiento
pueda tener lugar.
Ahora bien, sabemos que la Personalidad permanece activa mientras la Vida sea la Fuerza
Neutralizante. Estamos todos conectados con la Vida y sus exigencias. Sabemos asimismo
que el Trabajo enseña que se necesita otra Fuerza Neutralizante para hacer pasiva a la
Personalidad. Este es el Trabajo mismo. No estamos conectados mecánicamente con el
Trabajo. Nadie puede hacer mecánicamente el Trabajo. Requiere un esfuerzo consciente
cotidiano. Quizá hablemos de ello pero no lo hacemos. Es sólo por medio de esfuerzos
conscientes como podemos conectarnos con la Tercera Fuerza del Trabajo. Es extraordinario
observar cómo no hacemos el Trabajo. Les pregunto a cada uno de ustedes —¿acaso conocen
aquello sobre lo cual están trabajando?—. Hacemos la vida, por supuesto, pero no el Trabajo.
Pero sólo haciendo el Trabajo puede volverse pasiva la Personalidad, pues ésta es la única
manera de conectarse con la Tercera Fuerza del Trabajo. Así verá usted qué absurdo es el
hombre que se cree capaz de hacer pasiva a la Personalidad por sí mismo y a su manera
mientras la Vida sigue siendo su Fuerza Neutralizante. Es sencillamente algo imposible de
hacer. Sólo puede hacerlo el Trabajo. Por eso no basta escuchar el Trabajo. Es preciso
hacerlo. Cristo dijo:
"Pero cualquiera que me oye estas palabras y no las hace, le compararé a un hombre
insensato, que edificó su casa sobre la arena"
(Mateo, VII, 26).

El Trabajo dice lo mismo. La arena es la Personalidad.


Ahora bien, si no se produce cambio alguno en el pensar de una persona señala que su Fuerza
Neutralizante sigue siendo la Vida. El Trabajo dice definitivamente qué se propone hacernos
pensar de una nueva manera. Debe hacerlo así para que algo suceda. Lo puede hacer —si lo
recibimos con buena voluntad y nos esforzamos verdaderamente para comprenderlo—. Pero
es posible escuchar sus enseñanzas año tras año y seguir pensando tal como lo hacíamos
antes. Esto es, seguir pensando convencionalmente —como los otros de la misma clase—
imitando lo que se oye decir a los otros, lo que se acepta sin objeción alguna, siempre
aferrado a las mismas actitudes mentales y prejuicios, por más dañosas que sean, y siempre
usando las mismas frases convencionales, tomadas en préstamo, acerca de uno mismo, de la
gente y de las cosas. Claro está, esto no es pensar. Es un mero hacer una serie de ruidos
mecánicos. El Trabajo exige el verdadero uso de nuestro Centro Mental —en el primer año,

127
me parece. De otro modo noté que produce una leve impresión en la mente o la impresiona
algo más tarde. Debe golpearnos temprano —y luego otra vez, y así sucesivamente—. Si no
penetra dentro de las divisiones interiores del Centro Mental como un choque dado al
pensamiento, seguirá siendo externo como las palabras, con poco —o hasta ninguno—
significado que lo conecte. Así nada se ensambla, nada se une. No se ven claramente las
conexiones. Luego, no puede cambiar el pensar anterior. El Trabajo es vertido en las viejas
actitudes y perece. No se puede superponer las ideas del Trabajo a las anteriores actitudes
mentales y hábitos de pensamiento.
Algunos de ustedes nunca pensaron según el Trabajo acerca de la Vida, sino que siguen
pensando según la Vida acerca del Trabajo. Esto es, ustedes siguen pensando de la vieja
manera. No piensan de una manera nueva. Así el Trabajo no puede entrar en ustedes.
Finalmente, si no piensan de una manera nueva —esto es, según el Trabajo— nunca pensarán
de una nueva manera acerca de sí mismos —una cosa de primerísima importancia para el
cambio de sí.

Great Amwell House, 31 de enero de 1953


SOBRE HACER A LA PERSONALIDAD PASIVA II

DOCUMENTO II
La idea de que la Personalidad ha de hacerse pasiva a lo largo de la vida, y poco a poco, antes
que el desarrollo interior pueda llegar a la perfección, es una de las Grandes Ideas ensenadas
por el Trabajo. Ahora bien, a no ser que su mente capte algunas de las Grandes Ideas del
Trabajo nunca llegará a comprender realmente de qué trata. No se trata tanto de captar las
cosas insignificantes que carecen de fondo. Este no expandirá la mente. Permanecerá siempre
en los detalles insignificantes y los argumentos fórmatenos. Orígenes, uno de los primeros
Padres de la Iglesia (siglo III d. de Cristo) cita un dicho de Cristo: "Buscad las grandes cosas,
y las pequeñas os serán dadas por añadidura; buscad las cosas celestiales, y las terrenales os
serán dadas por añadidura". Porque las cosas celestiales son las grandes cosas del Trabajo.
Examinemos una vez más la idea que se refiere a la Personalidad. El Trabajo enseña que la
Vida no nos desarrolla completamente, sino tan sólo en parte. La vida lleva a cabo el
desarrollo de la Personalidad y esto es muy necesario en una primera etapa. Pero la próxima
etapa de desarrollo, posible y en latencia en el Hombre (que por su creación es un organismo
auto-desarrollante), no es llevada a cabo por la Vida. Hemos de señalar aquí dos puntos:
1) Esta próxima etapa de desarrollo sólo puede realizarse haciendo pasiva a la Personalidad.
2) Sólo el Trabajo puede hacerlo. Esto es, un hombre en la Vida y de la Vida y que sólo
conoce la Vida y sus propósitos y puntos de vista no puede hacer pasiva a su Personalidad.
Esto es formulado por el Trabajo en términos de otra gran idea —a saber, que el Hombre
puede estar bajo dos Fuerzas Neutralizantes por completo diferentes. Mientras siga estando
enteramente bajo la Fuerza Neutralizante de Vida y sus propósitos y puntos de vista, la Perso-
nalidad debe permanecer activa. Pero si un hombre recibe el Trabajo y sus propósitos y puntos
de vista, la nueva Fuerza Neutralizante empieza a actuar sobre él por medio de la cual la
Personalidad poco a poco se vuelve pasiva. Esta nueva Fuerza Neutralizante no viene desde la
dirección de Vida.

Ahora bien, todo lo que se acaba de decir debe ser captado claramente por cada Uno de
ustedes. Cada uno de ustedes debe emplear su Centro Mental, para que así el significado de
esta parte del Trabajo penetre realmente y alimente el centro y comience a establecer una
nueva manera de pensar, tanto con respecto a su situación como a la de los otros en la tierra.
Esto es pensar según el Trabajo acerca de la Vida, y es preciso hacerlo. Les aseguro que a

128
menos que las ideas del Trabajo sean recibidas en la mente individual de todos ustedes y
entren definitivamente en su pensar individual, la Fuerza Neutralizante del Trabajo no se
pondrá en contacto con ustedes. La mente permanecerá cerrada para ellas. Ningún cambio de
pensamiento tendrá lugar. De este modo no recibirán ayuda alguna y en consecuencia la
Personalidad seguirá siendo tan activa como siempre.
Entendemos, pues, que la Vida misma es la fuerza suprema que mantiene activa a la
Personalidad. Veamos, por lo tanto, qué es esa fuerza que actúa sobre nosotros mismos. Ahora
bien, una fuerza debe actuar sobre algo para producir un efecto. Para hallar una respuesta a
esta cuestión debemos regresar a lo que el Trabajo enseña sobre este tema. No podemos
esperar una respuesta de la Vida, puesto que la Vida misma ha hecho a la Personalidad en
nosotros y es su fuerza la que la mantiene activa. Seleccionaré algunas de las cosas en
nosotros que, tal como lo señala el Trabajo, mantienen a la Personalidad activa:
1) El "Yo" Imaginario.
2) La Falsa Personalidad.
3) Las actitudes y creencias convencionales, mecánicas, que todos dan por sentadas,
los acostumbrados hábitos de pensamiento (que no son pensamiento), los juicios
mecánicos (que no son juicios), los puntos de vista parciales (ya sea en favor o en
contra), los diversos prejuicios desapercibidos. (Mucho más se podría decir aquí. Lo
que se menciona en especial es lo que mantiene activa a la Personalidad.)
4) El Pensar sensual —y todas las falacias que surgen de los sentidos y de sólo pensar
desde su evidencia.

Esos factores en nosotros sobre los cuales la fuerza de Vida actúa de tal modo que mantiene a
la Personalidad activa son suficientes por el momento. En modo alguno están todos, tal como
lo demuestra un estudio detallado del Trabajo. En el Documento anterior (Documento I en la
serie "Sobre el hacer pasiva a la Personalidad") se describieron algunos de los efectos del
"Yo" Imaginario. Consideraremos ahora la Falsa Personalidad. La gente suele preguntar si
estas dos no son la misma cosa. Son iguales en cuanto las dos están compuestas de
imaginación. Inducen a la gente a atribuirse cosas que no les pertenece. El "Yo" Imaginario
hace que la gente se imagine tener un Yo real, permanente, inmutable, y así impide la
observación de sí. La Falsa Personalidad hace que la gente se imagine poseer toda clase de
cualidades y virtudes que no tiene. Es la Falsa Personalidad la que hace que las personas se
den aires y sean amaneradas y finjan lo que no son. Es una actriz —una hipócrita—. Lo peor
de todo es que engaña con tanta facilidad a su dueño. El hombre o la mujer termina por creer
en las poses y virtudes y superioridades manufacturadas en los talleres de la Falsa
Personalidad. Es una lástima, si son extendidas, porque el despertar será entonces mucho más
doloroso y en verdad casi imposible. Todo lo que la Falsa Personalidad nos hace atribuir a
nosotros mismos, tiene que ser arrancado, piel tras piel, en la prolongada etapa del despertar.
Similarmente, el "Yo" Imaginario tiene que ser arrancado para poder discernir claramente la
muchedumbre de "Yo" de toda laya que se esconden tras él como si los ocultase la niebla y
darnos cuenta que no somos una unidad. Tanto el "Yo" Imaginario como la Falsa
Personalidad son Mentiras. Sólo comercian en mentiras. Nada que sea verdadero puede
conectarse con ellos. Pero sus mentiras son fácilmente creídas y aceptadas. Las gentes gustan
de imaginar que están dotadas de dones especiales y valores inusitados. Basta considerar
cómo la gente miente y cómo se excusa mediante la mentira para no enfrentarse con una
verdad desagradable. Pero hay que empezar observándose a sí mismo. Observar de qué modo
se miente para mantener en movimiento a la Falsa Personalidad. Recordar siempre lo que se
dice en la parábola de la paja y la viga: "¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo". En
el Trabajo siempre el cambio de sí debe empezar consigo mismo. En la Vida nunca se lo hace.
La otra persona es la culpable. Estarán de acuerdo que andar por la vida con una viga en el ojo

129
es la señal de que la Personalidad no se ha vuelto pasiva mediante la conciencia. La parábola
dice:
"¿Y por qué miras la paja en el ojo de tu hermano, y no echas de ver la viga que está
en tu propio ojo? ¡Hipócrita! saca primero la viga de tu propio ojo..."
(Mateo, VII, 3, 5).

Sacar la viga de la propia vista es sólo posible por un acrecentamiento de conciencia obtenido
mediante una prolongada e imparcial auto-observación. Es preciso reflexionar sobre el
significado de hipócrita, tal como se emplea aquí. Comparémoslo con el significado de la
Falsa Personalidad en el Trabajo. ¿No son acaso la misma cosa? Llegar a ser consciente del
hipócrita en uno mismo es al parecer lo mismo que llegar a ser consciente de la propia Falsa
Personalidad.

Great Amwell House, 7 de febrero de 1953


SOBRE HACER A LA PERSONALIDAD PASIVA III

DOCUMENTO III
Todos los cuerpos se mueven ¿untos desde el ayer al hoy. Una parte de nosotros está en el
movimiento común del Tiempo y otra parte no. La parte que está en el Tiempo puede verse: la
parte que no está no puede verse. Por ejemplo, no se puede ver la Personalidad ni la Esencia
como tampoco se puede ver el pensamiento. Cuando la parte que está en el Tiempo, que es el
cuerpo, se separa de la parte que no está en el Tiempo, cesa de obrar, su organización se
rompe, y ya no puede funcionar más. Muere y es enterrado y la gente dice: "Fulano ha
muerto. Vi cómo lo enterraban". La mayor de las confusiones surge en los asuntos espirituales
de esta clase de pensar que ingenuamente cree que la persona toda es visible. Este es puro
pensar sensual, sin mezcla alguna, que es una de las cosas que mantienen activa a la Persona-
lidad. Piensa que una persona es su cuerpo visible y que no hay otra cosa. Ahora bien el
destino de la invisible Personalidad después de haber llegado a su fin la vida del cuerpo no es
el mismo que el de la invisible Esencia. Nos dicen que la Personalidad, formada por la vida y
sobre la que se ejerce la acción de la vida, es destructible y se desintegra. La Esencia, sin
embargo, regresa a su Estrella 2, por ser en nosotros el poder inmortal del crecimiento, al que
descuidamos. Preferimos un acrecentamiento de la Personalidad, que el amor de sí y el mundo
alimentan fácilmente. Nos dicen asimismo que la Personalidad, si se endurece, se desintegra
lentamente. Muchas cosas la endurecen. El odio implacable, el insaciable amor al poder, la
intratable vanidad y el gran orgullo, y otras cosas semejantes. Cuanto más se puso el
sentimiento de yo en ella, por haberse identificado con ese sentimiento, tanto más retiene la
conciencia. Si se logró que la Personalidad se volviese pasiva, la conciencia pasa
necesariamente de ella a la Esencia y al Yo Real. Entonces la Personalidad puede
desintegrarse fácilmente. Ouspensky habló muchas veces sobre el peligro de cristalizar la
Personalidad. Decía que en la gente sencilla la Personalidad no tiene lugares duros y se
desintegra sin mucho sufrimiento. Por otra parte, cuanto más rica es la Personalidad que se ha
formado en torno de la Esencia, más material podrá usar la Esencia para su crecimiento, a
condición que un hombre trabaje sobre sí para hacer que la Personalidad sea cada vez más
pasiva. Si a este respecto nada hace, vive y muere como una semilla que no ha germinado.
Como un difícil y complejo experimento que ha fracasado. El hombre es creado como un
complejo experimento puesto que fue hecho para esta vida y otra vida mientras está en esta
vida. Esto nos trae al misterio de la Esencia y a la existencia de la enseñanza esotérica en el
mundo. ¿Por qué existe la enseñanza esotérica? La respuesta nos dice que existe porque la
2
En el original pone “Estralla”.

130
vida no puede hacer crecer la Esencia. La vida desarrolla la Personalidad pero no la Esencia.
En esto reside el problema: y aquí está la fuente de la paradoja más aparente en el Trabajo —
como cuando se dice que conviene más tener poca Personalidad y aún más una rica
Personalidad—. Se habla de dos cosas diferentes. El hombre es un dúplex. Está bajo dos
series de influencias llamadas A y B. Las influencias A surgen de la vida y la Personalidad se
relaciona con ellas. Las influencias B tienen otro origen. Son sembradas en la vida por el
Círculo Consciente de la Humanidad —esto es, por las influencias C. Son cambiadas en
influencias B a causa sobre todo del pensar sensual y formatorio. Si un hombre sólo absorbe
las influencias A, su Personalidad se mantiene activa. Su Esencia no puede crecer. Si debido al
Centro Magnético, que es aquello en nosotros capaz de distinguir la diferencia entre las
influencias A y B, un hombre empieza a absorber las influencias B, entonces puede ponerse en
contacto, en diverso grado, con las influencias C. Las influencias B, tales como los Evangelios
y este Trabajo, tienen que ver con el crecimiento de la Esencia. Si se enseña a un hombre qué
significan y qué le aconsejan hacer, la Esencia puede comenzar a crecer. Pero sólo lo hace a
expensas de la Personalidad. No se puede retener una Personalidad floreciente y desarrollar la
Esencia al mismo tiempo. Este es un sueño ocioso, que surge de la vanidad. La Personalidad
ha de decir como Juan el Bautista: "Debo volverme más pequeño para que crezca la Esencia".
Esta es la idea suprema que respalda la Enseñanza Esotérica. "De cierto os digo, que si no os
volvéis y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos" (Mateo, XVIII, 3). Hay
que despojar a la Personalidad de mucho para que llegue a ser como un niño. Porque la
Esencia no puede desarrollarse por medio de las influencias A, las influencias B deben existir.
Si fuera posible, sólo habría influencias A. El hombre entonces no sería el experimento difícil,
complejo y paradójico para lo cual fue creado. No sería un organismo capaz de desarrollo
propio. La Vida, la Vida mecánica, lo completaría.

Great Amwell House, 14 de febrero de 1953


LA OBSERVACIÓN DE SÍ Y LAS RELACIONES

Cuando se dice que se simpatiza con una persona no quiere decir que se simpatiza con dicha
persona en su totalidad. Hay en ella aspectos que no nos gustan. Pero los lados que nos gustan
son suficientes para dejar los otros en la sombra. Ocasionalmente este ordenamiento de lo que
nos gusta y lo que nos disgusta se modifica y los lados que no nos gustan aparecen en primer
plano y por el momento no se gusta de Dicha persona. En nuestras relaciones humanas esta es
una situación muy común. Si no se trabaja sobre sí y se permite que las fases de disgusto nos
hacen pensar y sentirnos negativos y uno se complace en identificarse con ellas, las relaciones
suelen convertirse en algo desdichado. Una vez que uno se identifica y llega a ser muy
'negativo con una persona, se ha estropeado algo. Es nuestra culpa. No se ha trabajado sobre
sí. Nunca se pensó que había que hacerlo, quizás, o se fue lo bastante estúpido como para
imaginar que las relaciones humanas se establecían por si solas. Ahora bien, ninguna relación
se establece por sí misma. Requieren un trabajo consciente de los dos lados. Si una persona
trabaja, y la otra no lo hace, quiere decir que hay que trabajar duramente —o se vuelve
imposible—. El, que trabaja sobre si, se niega a querellarse. Ella se enfurece porque no puede
lograr que él se vuelva negativo —o viceversa—. Si ninguna de las partes trabaja, entonces
sirven a uno de los propósitos de la Vida Orgánica, el cual es alimentar a la Luna. Se pelean
como gatos, exponen sus antipatías mutuas, sus críticas u odios —toda la infernal progenie de
emociones y pensamientos negativos— establecen vibraciones de una cierta "longitud de
onda" que son transmitidas a la Luna y usadas por ella, la cual está debajo de nosotros en el
orden descendente de la Creación. Nadie que está en un nivel más elevado necesita alimento
de una clase tan sucia. Es preciso darse cuenta que la mayoría de las personas están a menudo,

131
sino siempre, en un estado negativo —incluso uno mismo— y manufacturan ese alimento
psicológico de mala calidad. Vivimos en un Universo en el cual se hace uso de todo y todo es
útil para alguna cosa. Se asemeja a una granja bien administrada. Nada se despilfarra. Si
hacemos un mal uso de nuestras energías psíquicas lo que producen es usado para alguna otra
cosa. Nuestras emociones negativas, de las que gozamos sórdidamente, aunque sean inútiles
para nosotros, se emplean como el estiércol en una granja. Tengamos en cuenta la enorme
cantidad de esas emociones que se producen en todo momento a lo ancho y largo del mundo.
Imaginar estas cosas ayuda a captar la terrible significación de esta parte de la enseñanza del
Trabajo —que dice que el mundo humano está gobernado no por el sexo, como piensan
algunos, sino por las emociones negativas—. Para un ser que está en la Luna y tiene un
órgano de la vista que responde no a las vibraciones del Sol sino a las de las emociones nega-
tivas, la Tierra debe parecerle como un planeta cubierto de llamas.
Ahora bien, retornemos a lo que nos hace simpatizar con algunos aspectos de una persona y
con otros no. No vemos a otra persona a través de su "Yo" Imaginario. Se considera a sí
misma como una persona —como una unidad—. Su "Yo" Imaginario la induce a pensar así.
Pero la vemos diferentemente. La vemos como si estuviera hecha de lados diferentes que son
por completo contradictorios. Ella lo ignora. Dice: "¿Simpatiza conmigo?" —como si fuese
una sola persona. Si se le contesta que nos gustan algunos lados de ella, le produciría un
choque. ¿A quién le produciría un choque? Pues bien, a su "Yo" Imaginario, que no es
percibido por ella —ni tampoco lo es por nosotros. No es percibido por ella, porque no
observa que no es una sino muchas personas. No es percibido por nosotros, porque la vemos
como muchas y no una. Así prosigue el juego de la vida. Pero si dicha persona empieza a
observarse a sí misma y se da cuenta lentamente —y con tanta lentitud— que no es un "Yo"
sino muchos "Yo" rodeados por una envoltura de celofán, con el marbete de "Yo", comienza a
ser una persona diferente. Empieza a trabajar sobre sí. Ve a través la fatua y vana ilusión del
"Yo"' Imaginario. Empieza a verse a sí misma como la vemos nosotros. Y si ahora le decimos
que algunos lados de ella nos gustan pero no los otros, ella no se sentirá mortalmente ofendida
o herida. Se volverá mucho más fuerte y no será tan vulnerable ni se trastornará con tanta
facilidad. Ahora bien, dos personas que han alcanzado esta etapa de acrecentada conciencia y
así de desarrollo interior, serán capaces de establecer relaciones que antes era imposibles. Las
dos son conscientes de sus lados negativos de los cuales deben separarse, con los cuales no
deben identificarse, ni gozarlos, ni poner en ellos el sentimiento de "Yo". Tales personas, al
conocerlo y hacerlo, y al permanecer, por así decir, en la entrada del Trabajo, son tan
diferentes de las personas dormidas en la vida, que es cosa de no creer. Ahora bien, para
aquellos que no pueden observarse a sí mismos y en consecuencia no pueden recibir el
Trabajo, este comentario puede serles útil. Pueden ver que los otros tienen muchos lados, de
los cuales algunos les gustan y otros les disgustan. No cabe duda que lo admitirán. Pero no
ven la misma cosa en ellos mismos, porque están hechizadas por el "Yo" Imaginario que les
hace creer que son una sola persona y no muchas. No creen tener diferentes lados —lo cual
significa diferentes "Yo"— y así no pueden entrar en el Trabajo. Tal vez su ceguera se deba a
otra razón además del "Yo" Imaginario. Quizá se deba a que no se ven a sí mismos como los
ven los otros. Quizá su engreimiento no les permite enfrentarlo. Pero por lo general se debe a
que el "Yo" Imaginario bloquea el camino que conduce a la auto-observación.
Ahora bien, cada vez que vemos un lado de una persona que no nos gusta, tratemos de
definirlo lo más claramente posible. Tratemos de hallar la misma cosa en uno mismo
mediante la observación de sí. Esto puede ayudar a quienes les parece imposible observarse a
sí mismos sin ayuda alguna. La gente no lo hace en la vida. Pero se supone que la gente en el
Trabajo lo hace. Más tarde, deben hacerlo.

132
Great Amwell House, 21 de febrero de 1953
LO EXTERIOR Y LO INTERIOR

Puesto que a continuación presentaré algunos comentarios sobre las partes exteriores e
interiores de los centros, daré a modo de prefacio una nota general sobre el significado
psicológico de interior y exterior. Espero que ustedes serán capaces de seguir lo que se dice
en esta nota para lograr una idea precisa de lo que indica. Lo digo porque si no pueden lograr
una concepción personal del tema al cual nos referimos, les será imposible comprender los
comentarios que seguirán a esta nota. Les aconsejo detener el considerar interno y prestar
mentalmente atención al significado que respalda las palabras y preguntarse si han
comprendido alguna cosa y en caso contrario, hacer preguntas, y de esta manera realizar un
esfuerzo personal para comprender. Esto los ayudará a todos. Que nadie piense que esta
reunión tiene que ver con alguna persona determinada o que otra no tiene responsabilidad
alguna con respecto a esta charla y puede mantenerse apartada y no intervenir. Tal parecer
muestra una mala actitud hacia el Trabajo.
En primer lugar, todas las cosas tienen un sentido exterior e interior, los cuales son por
completo diferentes. Esto parece extraordinario, pero es verdad. La misma cosa contemplada
exteriormente es muy diferente de lo que es contemplada interiormente. Sin embargo es la
misma cosa. Debido a que esto es así, surge mucha confusión y se producen innumeras
discusiones. Por amor a la simplicidad dividamos la mente en mente exterior y en mente
interior. La misma cosa contemplada por la mente exterior se vuelve muy diferente que
cuando la contempla la mente interior. Si hay dos hombres, uno de los cuales contempla una
cosa con su mente exterior, y el otro la contempla con su mente interior, tendrán impresiones
totalmente diferentes de dicha cosa. Al parecer están contemplando dos cosas por completo
diferentes y sin relación alguna. Empero están contemplando la misma cosa, pero con dos
mentes diferentes. Uno contempla la cosa con su mente exterior, y el otro la contempla con su
mente interior. Cuando una persona que sólo tiene una mente exterior lee alguna frase en las
Escrituras que dice que Dios en su ira arroja un hombre al infierno, para ella significa
literalmente lo que dice. Para la mente interior el sentido se invierte, ya que Dios no puede ser
dominado por la ira y el significado aparente se transforma en un sentido interior, el cual es
que el hombre que se deja dominar por la ira se arroja a un nivel inferior de ser. Nuevamente,
todas las parábolas tienen un significado exterior y uno interior. Ahora bien, es evidente que
ya que las dos mentes, la exterior y la interior, contemplan la misma cosa de una manera tan
completamente diferente, no pueden ser continuas, sino discontinuas. Con esto se quiere decir
que una no puede mezclarse gradualmente con la otra. Deben ser distintas y separadas una de
la otra como dos cuartos en una casa, uno de los cuales está en la planta baja y el otro en el
primer piso. Esta discontinuidad de las dos mentes muestra que sus funciones son diferentes.
Esto es, sus usos son diferentes. La mente exterior es usada para el mundo de fuera. Está
vuelta hacia la vida y sus asuntos por medio de los sentidos. Puede ser inteligente o estúpida,
o bien o pobremente desarrollada. Debería desarrollarse tan ampliamente como lo sea posible.
Su conocimiento es de la clase que se puede comprar en cualquier lugar y en cualquier
momento. El uso de la mente interior es más difícil de definir. En la mayoría de la gente no es
usada en absoluto. No está abierta, como un cuarto desocupado, cuya puerta nunca fue
abierta. No se puede pasar libremente desde la mente exterior a la mente interior, porque no
están en el mismo piso. Algunas personas suponen que se puede hacerlo. Cuando se ponen en
contacto con el Trabajo y se les dice que es necesario un cambio de mente (metanoia), usan la
misma mente que antes, año tras año, y así se quedan empantanadas o atascadas. Como lo
señalé, se puede comparar la mente interior a un cuarto en el primer piso, mientras que la
mente exterior está en el piso bajo. Al no poseer sentido alguno de escala, dichas personas no

133
comprenden lo "superior" y lo "inferior" era ellas. Les recordaré que escala significa escalera
(scala) y una escalera se utiliza para subir y bajar y sus peldaños son discontinuos. Si no lo
fueran, no sería una escalera sino una tabla. Para subir un peldaño, hay que abandonar el piso
bajo. Es preciso dejar la mente exterior y sensual, con sus maneras de pensar, y contemplar las
cosas. Algunos lo encuentran imposible. Sin embargo es posible, si uno se deja ir. ¿Soltar
qué? No tengo idea alguna de lo que usted debe soltar. Es preciso que lo descubra por sí
mismo. Ha de mirar hacia una dirección que a usted le parece increíble —quiero decir hacia si
mismo.
Ahora bien, la mente interior cuando se la abre y se la limpia y se deja penetrar el aire, está
pronta para recibir y agasajar a sus invitados —o dejar entrar, digamos, pensamientos y
percepciones— que afectan a la mente exterior y eventualmente la controlan. Es así como
debieran ser las cosas. Este es el orden correcto. Cuando la mente exterior nos gobierna, el
orden es incorrecto. Un orden equivocado nos hace desdichados. Lo interior, por ser mucho
más elevado en dignidad y excelencia —esto es, en la escala de ser— debería controlar lo
inferior. Cuando, sin embargo, exaltamos lo inferior y lo dotamos de falsa dignidad y
excelencia, es por cierto algo ridículo y doloroso. Empero las gentes lo hacen; y no pueden
subir la escalera. Por lo tanto algo debe suceder primero —antes de subir la escalera—. Ahora
bien, la mente más baja o exterior no puede abrir la mente más alta o interior. Les ruego
comprender y grabar que exterior es inferior, e interior es superior. Las divisiones exteriores
de los centros son inferiores y las divisiones interiores son superiores en escala. Asimismo lo
que es superior es "más inteligente" que lo que es inferior; lo superior puede ver y
comprender lo inferior, pero lo inferior rao puede comprender lo superior. Es lo mismo que
decir que lo interior puede observar y comprender lo que es exterior: pero lo exterior rao
puede observarse o comprender lo que es interior. De ahí sigue que la mente exterior o
inferior no puede abrir la mente interior o superior. Esto es, el pensar sensual no puede abrir la
mente interior. Mientras siga usted pensando sensualmente, está en la planta baja de su ser.
Tiene que empezar a pensar de una nueva manera para subir al piso alto. El primer objeto del
Trabajo es hacerle pensar de una nueva manera —cambiar su mente—. Como dije
recientemente, usted no lo puede hacer si persiste en pensar acerca del Trabajo desde la vida
—esto es, con su mente exterior. Tiene que empezar a pensar acerca de la vida desde el
Trabajo. Cuando recibe el Trabajo interiormente, comienza a abrir la mente interior, porque
está designada para hacerlo así. Entonces empieza a ver la vida desde lo que el Trabajo dice
acerca de ella. La ve muy diferentemente de lo que la veía cuando la contemplaba desde su
mente exterior. Esto se debe a que la está contemplando desde su mente interior, que el
Trabajo abre. Nos enseña cómo la misma cosa, contemplada desde la mente exterior, se
vuelve muy diferente cuando se la contempla desde la mente interior. Es la misma cosa pero
contemplada por dos mentes muy diferentes y discontinuas, situadas en niveles diferentes —
era uno mismo—. No piense que puede captar casualmente este Trabajo añadiéndole algún
conocimiento de su mente exterior. Nunca podrá arraigarse allí. No se puede sembrar trigo en
la calle de una ciudad. Sólo una calidad correcta de valoración del Trabajo la hará caer en un
suelo apropiado en usted donde podrá crecer —y éste es la mente interior—. Y por valoración
no quiero decir valorarlo en función de los valores de vida, tal como ser eminente o gozar de
poder o de distinción o de fama o de posición o de opulencia o de lujo y de posesión. Estas
son las fuerzas rectoras de la vida. Pertenecen a la mente exterior.

134
Great Amwell House, 28 de febrero de 1953
EMOCIONES NEGATIVAS

Cuando usted es muy negativo hacia una persona, una experiencia muy desagradable fluye en
su mente hacia la imagen de dicha persona. Hasta un personaje desagradable en la novela que
está leyendo se convierte en esa persona. A veces le es imposible librarse de ella. Está con
usted cuando se va a dormir y también cuando despierta. Dicha persona se convierte en el
diablo. ¿Qué nos demuestra esto? Nos demuestra que usted se puso bajo el poder de una
persona cuando se vuelve negativo con ella. La persona adquiere poder sobre usted. Esa
persona produce por así decir una verdadera depresión .en usted, y todo se desagota hacia ella.
Se convierte en un pantano que puede estropearle la mente. Es muy peligroso. Esa tierra
pantanosa en usted debe ser eventualmente desagotada —tarea digna de un ingeniero—. Sin
embargo ¿no le parece a usted que sintiéndose negativo y quizás odiando a otra persona, usted
tiene el poder y no la otra persona? ¿Es acaso una ilusión? En un sentido no, porque todas las
emociones negativas conducen por último a la violencia física y las gentes sienten que pueden
herirse o matarse los unos a los otros. En otro sentido, sí, porque al permitirse ser negativo
otorga poder a la otra persona sobre usted sin que ésta sepa necesariamente algo sobre este
particular. Parecería que nos hacemos a nosotros mismos una grave injuria al ser negativos
con otra persona. Noten que siempre es una persona, verdadera o imaginada, y nunca una
cosa.
Las emociones negativas nos atraen fácilmente. Las gentes suelen gozar de ellas. Hay un
relato en el que se dice que un Ángel visitó la tierra. Durante mucho tiempo creyó que todos
estaban locos. No podía comprender qué era aquello que los hacía gozar tanto. Después de un
tiempo el Ángel también se infestó. Empezó a gozar de las emociones negativas y enloqueció
como todos los otros. Se envió un mensajero a la tierra para decirle que había fracasado en su
misión. Había olvidado algo y ahora debía permanecer en la tierra hasta que se hubiese
desenredado de todas las emociones negativas, y esto lo enloqueció más que nunca. Esta es
una alegoría de nuestra situación en este planeta. Ilustrar asimismo un aspecto de la
negatividad, que es el poder no sólo de persistir sino de acumularse como. un fuego que se
propaga. Uno se puede sentir negativo hacia todo el mundo. Cambiando la. imagen, la
negatividad nos anega como una inundación. Si no ha construido un arca dentro de sí, puede
ahogarse espiritualmente. Si sigue las instrucciones del Trabajo, empero, puede construir un
arca que, debido a la experiencia. llegue a ser cada vez más capaz de navegar. Está construida
en tres partes. Noé recibió instrucciones para construir un arca de tres pisos. En las jugueterías
nunca vi un arca que tuviese tres pisos. El Trabajo dice que el Hombre es una casa de tres
pisos pero que está en el más completo desorden. Por cierto a menudo se inunda con estados
negativos, tanto intelectuales como emocionales. El pensar negativo con la emoción negativa
es destructoramente peligroso. ¿Nadie nos ha dicho claramente cuan malo y peligroso es ser
negativo? Llorar o estar triste y un aspecto doloroso eran considerados como signos de
desarrollo espiritual. Hay muchísimas buenas pinturas que se inspiraron en tales emociones
negativas. Fueron muy admiradas. Hoy día es enorme la cantidad de pinturas feas y
deformadas. Son muy admiradas y son igualmente negativas. Cada período tiene sus estados
negativos que están de moda. Las gentes gustan de sus emociones negativas. No las sueltan
fácilmente. ¿No es extraño que haya pocas cosas en la vida que puedan reemplazarlas? Otras
emociones se vuelven insípidas si se las compara con las curiosas delicias de ser negativo, tal
como el planear una venganza. Asimismo, estar triste o tener mal carácter, o compadecerse y
quejarse, o hablar con tono desabrido o criticar, o decir cosas maliciosamente hirientes, es
muy fácil.
¿Ha reflexionado alguna vez sobre ese particular? No se necesita aliciente alguno. ¿Se le ha

135
ocurrido alguna vez que debe de haber algo en las emociones negativas comparable a una
droga fascinante. Una droga se apodera de una persona. No se la puede desechar sin mucha
dificultad. ¿Produce una emoción negativa la misma clase de solaz que una droga? ¿Podría el
mundo andar sin las emociones negativas? No lo creo. Pero en el Trabajo debemos aprender a
hacerlo. Una de las cosas que nos ayudan es aprender a expresarlas de una manera menos
desagradable o violenta. Esto exige un poco de atención consciente. Ouspensky. dijo que
acrecentamos nuestras emociones negativas al expresarlas mecánicamente. Pero podemos
estudiar de qué modo se pueden expresar más conscientemente. Esto modifica su poder
dañino. Desde luego, no quiero decir que las exprese con una sonrisa dulce, malvada. Se dijo
antes que las emociones negativas y no el sexo gobiernan el mundo. Destruyen el sexo. No se
considere usted un ser excepcional y libre de estados negativos. ¿Nunca está de mal humor?
¿Nunca siente celos ni envidia? ¿No tiene agravios? ¿Nunca siente encono? No es una pérdida
de tiempo observar y trazar la sutil acción de las emociones negativas en uno mismo. Están en
el origen de tantísimas cosas que se cree hacer por alguna otra razón. Todas las emociones
negativas buscan expresarse hiriendo a alguna persona, tarde o temprano.
Porque las emociones negativas estropean a tal punto la vida de todos, sería conveniente
estudiarlas como se hace con cualquier otra enfermedad humana. Es preciso recoger datos.
Hay enfermedades físicas típicas y enfermedades psicológicas típicas. En lo que respecta a las
emociones negativas hay tres líneas de estudio. Todas las tres son necesarias para
desenredarnos de sus arrollamientos. La primera línea es estudiar las emociones negativas en
uno mismo. Sólo se puede hacerlo por medio de la auto-observación. Es preciso observar y
recordar. Es menester construir una memoria-Trabajo. Mas para hacerlo, hay que tener la
voluntad de admitir que se tienen emociones negativas. Ahora bien, la gente se niega a
admitirlo. No es hipocresía. Hasta llegan a decir que en realidad ignoran lo que son las
emociones negativas y sin embargo no es hipocresía —es porque no llegan a ser plenamente
conscientes de sus estados negativos— ni tampoco lo quieren. Aquí hay que despojarse de un
velo liviano y fuerte. ¿No ha oído alguna vez decir a alguien sin veneno alguno: "Yo soy
negativo"? No —dicen: "Estoy harto", o "Estoy trastornado", o frases similares como "Estoy
ofendido" o "Estoy furioso". Pero de hecho son negativos. Pues bien, la cosa ocurre así:
cuando usted no admite alguna cosa en sí mismo a la plena luz de la conciencia pero la oculta,
retiene su poder secreto sobre usted, por más que parezca luchar. ¿No sabe que si una persona
violenta y furiosa empieza a ver claramente y se vuelve cada vez más consciente de su
violencia y furia y eventualmente no intenta más justificarse a sí misma o excusarse,
gradualmente llegará a ser diferente? Esto es hecho para ella. Porque tal es la acción de la luz
de la conciencia cuando la volvemos sobre nosotros mismos —lo cual casi nunca se hace. El
Trabajo nos pide de derramar un rayo de luz en nuestras tinieblas interiores. ¿Acaso lo
hacemos? Preferimos las tinieblas a la luz. Esto significa que preferimos los estados negativos
que son estados de tinieblas. Ahora bien, el remedio es observarse honradamente —a
continuación que no le acompañe un bonito retrato, tomado por una firma llamada Amor de Sí
— de uno mismo que se observa honradamente. Esta es la clase de cosa que sucede, ¿no es
cierto ? Siempre parecemos hacer otra cosa además de la que estamos haciendo. Siempre
parece haber en ello algún retrato.
En otra oportunidad hablaré de la segunda y tercera línea de estudio de las emociones
negativas. Sólo mencionaré aquí que la segunda línea es estudiar las emociones negativas en
aquellas personas relacionadas con usted, y la tercera línea es estudiar la acción de las
emociones negativas en el mundo. Puesto que el Trabajo enseña que las emociones negativas
gobiernan el mundo, si estudiamos el mundo desde esta idea, estaremos pensando acerca de la
vida desde el punto de vista del Trabajo. Este es un ejemplo muy sencillo, pero no creo que
muchos se den cuenta de su significado. No importa, es realmente necesario pensar acerca de
la vida desde las ideas del Trabajo.

136
Great Amwell House, 7 de marzo de 1953
PENSAR ACERCA DE LA VIDA DESDE EL TRABAJO Y FORMAR ACTITUDES DE
TRABAJO

Una de las razones porque las gentes captan el significado del Trabajo con tanta lentitud es
que siguen pensando acerca del Trabajo desde la Vida en lugar de pensar acerca de la Vida
desde el Trabajo. Como algunos hallan difícil de comprender lo que se quiere decir al
expresar esto, trataré de dar algunas explicaciones en este comentario. Muchas de las ideas
que el Trabajo les presenta son extrañas cuando se oyen por primera vez. Por ejemplo, la idea
de que el Hombre está dormido suena extraña. Como cuando se dice y se ve en la Vida que el
hombre puede estar tanto dormido en su cama como despierto y levantado y trabajando.
Mientras siga pensando según lo que le han enseñado y lo que ha visto en la Vida, esta idea
del Trabajo no le parecerá verídica y por cierto muy absurda. Pues ¿cómo, pensando desde la
vida, puede decirse que el Hombre está dormido? En verdad, a veces está dormido. Tiene que
estarlo. Pero en otros momentos está plenamente despierto. Basta mirar a las gentes que
corren de prisa por la calle o saltan al ómnibus o se meten en el subterráneo —¿me dirá usted
que están dormidas?—. Tienen los ojos abiertos. Si usted les dirige la palabra, le contestarán.
Algunos están leyendo el diario. ¿Cómo puede un hombre dormido leer un periódico? Por eso
usted piensa que es una insensatez decir que el Hombre está dormido. Exactamente. Es
insensatez. No es cuestión de los sentidos. No es cuestión del pensar sensual que deriva de la
evidencia de los sentidos. A despecho de todo lo que diga, el Trabajo tiene razón. El Hombre
está dormido. La dificultad finca en el hecho de no entender lo que quiere decir el Trabajo al
afirmar que el hombre está dormido. Con el pensar sensual, lo entiende literalmente, como si
significase el verdadero sueño físico. Esté es un ejemplo de lo que significa "pensar el Trabajo
desde la Vida". Desde los puntos de vista establecidos en usted por su experiencia de Vida, la
idea de que el Hombre está dormido no es aceptable a su mente. Por lo tanto cuando trata de
aprehender la enseñanza del Trabajo que dice que el Hombre está dormido intenta
superponerle una idea en un nivel de pensamiento que la contradice por completo. Entonces
su mente es incapaz de asimilar la idea de Trabajo. Está vertiendo vino nuevo en odres viejos.
Este error ya fue señalado hará cosa de unos dos mil años. No es de sorprender, por
consiguiente, que el Trabajo nos dice con énfasis que su objeto, ante todo, es el de hacernos
pensar de una nueva manera. Es una técnica muy equivocada la de intentar verter nuevo
pensamiento en pensamiento viejo. Pero como usted sigue aferrado a sus antiguas maneras de
pensar, a sus antiguas opiniones y actitudes, continuará pensando las ideas del Trabajo desde
las ideas de Vida. Será incapaz de ver la Vida desde las ideas del Trabajo. Olvidará
constantemente lo que enseña el Trabajo porque es lo bastante estúpido como para tratar de
comprenderlas en función de las ideas de Vida. De este modo las está destruyendo
constantemente, y así no aprehenderá el Trabajo. Pero si recibe el Trabajo en un lugar que es
especial debido a su valoración de él, éste se construirá y se organizará en usted. Será capaz
de ver la Vida desde el Trabajo. Verá interiormente lo que significa el Trabajo cuando dice que
el Hombre está dormido. Verá que todo sucede de la única manera en que puede suceder
porque el Hombre está dormido, y descubrirá asimismo que usted ha estado dormido toda su
vida. Verá por qué el estado de vigilia del Hombre es llamado por el Trabajo el "así llamado
Estado de Vigilia" —un estado que G. describe diciendo que es un mal estado en el que el
Hombre puede hacer un daño infinito al Hombre. Podrá ver que el Hombre no se recuerda a
si mismo en ese estado por la razón de que está dormido en espíritu. Comprenderá y verá a la
luz de la verdad que el Hombre está dormido simplemente porque no se recuerda a si mismo:
y que usted está dormido por la misma razón. Comprenderá que si la humanidad alcanzara el

137
tercer estado de conciencia llamado en el Trabajo Recuerdo de Sí, Conciencia de Sí y
Percepción de Sí, todo sería diferente en la tierra. Los hombres no pronunciarían los discursos
que pronuncian, no escribirían los libros que escriben, no hablarían como lo hacen, no se
comportarían unos con otros como lo hacen, y no se odiarían, ni se calumniarían ni se
matarían uno a otros como lo hacen. Verá y comprenderá que el Hombre no se recuerda a sí
mismo sino que se olvida de sí mismo porque se identifica con todo y todos. No se observa a
sí mismo de modo que no es consciente de lo que está en sí mismo o en sus estados
contradictorios. Debido a su auto-complacencia no entiende que está en peligro y así no tiene
percepción de sí como la tendría si conociera que está en territorio enemigo y ya no creería
más que sólo la pompa de la vida material puede llevarle a una verdadera meta. Y toda esta
introspección y verdad y mucho más sobrevendrán porque usted está pensando acerca de la
Vida desde el Trabajo y no de la otra manera. Ahora bien, a no ser que piense de una manera
nueva, a no ser que sufra metanoia —que no significa arrepentimiento, sino cambio de pensar
— no formará ninguna actitud del Trabajo en sí mismo. Retendrá las acostumbradas actitudes
que la Vida ha construido en usted. Una actitud empieza con un pensamiento. Esto es, se
inicia en el Centro Mental. Si sigue pensando de la misma manera, tiene lugar una
cristalización y se forma una actitud. Entonces usted piensa y habla según esa actitud, sólo
que no se da cuenta que lo hace. Cree que piensa por sí mismo. Las gentes llenas de actitudes
cristalizadas son muy aburridas. No son vivas sino que están muertas. Para la gente de pocas
luces muy a menudo parecen torres de fortaleza —porque siempre dicen las mismas cosas—.
Ahora bien, las actitudes de Vida no ayudarán a un hombre en el Trabajo. Las ideas del
Trabajo al luchar contra las actitudes de Vida harán surgir reacciones antagónicas de toda
clase. Su propia existencia está amenazada. Todo en la psicología de usted lucha por salvarse
—es por eso que el cambio de sí es tan difícil—. Ahora bien, mientras no piense de una nueva
manera, no puede formar nuevas actitudes, porque una actitud comienza con un pensamiento.
Si no piensa a menudo acerca del Trabajo y su remota significación, si interiormente apenas
piensa en él, si es incapaz de comprender que es Cristianismo esotérico porque, tal como lo
dijo G... se fundamenta en el significado interior de las parábolas y palabras de Cristo,
entonces dentro de usted no se podrá formar ninguna actitud de Trabajo. Seguirá aprisionado
en sus actitudes de Vida y su Personalidad permanecerá activa. Después de oír el Trabajo por
muchos años pero sin prestarle atención seguirá siendo la misma persona. El Trabajo no lo
aceptará porque usted no lo quiere recibir. Pero si lo recibe, otra historia comienza en usted.
Empezará a escuchar y ver el Trabajo —esto es, a ser consciente de sus verdades—. Esto
indicará que ha comenzado la formación de las actitudes de Trabajo. No se forman en la
misma parte de la mente que las actitudes de Vida. Se forman en una división más interior del
Centro Intelectual, más cercana a los Centros Superiores. Por lo tanto pueden debilitar las
actitudes de Vida y hacerlas desaparecer, porque lo que es interior tiene más poder que lo que
es exterior. Cabe comprender que si un hombre nunca piensa profundamente y por sí mismo
acerca de la enseñanza y significación del Trabajo, sus pensamientos no caerán en la división
más profunda e interior del Centro Intelectual. Si sólo piensa superficialmente el Trabajo,
caerán en medio de las actitudes de Vida en la mente externa y no le servirán de nada a dicho
hombre. Caerán sobre un suelo pedregoso y perecerán. Recuerde esto, entonces: una actitud
se inicia en la mente del Centro Intelectual. Comienza con el pensar. Eventualmente hace
sentir su influencia sobre la mente del Centro Emocional; pero lo importante es que se inicia
en el Centro Intelectual. Cuando se empieza a mirar verdaderamente la Vida a través de una u
otra de las ideas de Trabajo, se ve la Vida de otra manera, y se empieza a pensar de una
manera nueva. Esto puede empezar con una actitud de Trabajo en la mente. Pero será una cosa
joven en medio de hombres y mujeres pesados, pomposos, dentro de usted, por eso recuerde
que debe amarla, alentarla y defenderla. De otro modo esa cosita nueva, muy preciosa —
acerca de la cual tal vez sueñe— perecerá, como ha sucedido tantas veces. Cuando una actitud

138
de Trabajo se ha formado transmite los infinitos significados del Trabajo. Una actitud de Vida
las obstaculiza. Las actitudes de Trabajo se parecen a ventanas: las actitudes de vida, a
paredes.

Great Amwell House, 14 de marzo de 1953


COMENTARIO SOBRE EL FIN, LA CAUSA Y EL EFECTO

De acuerdo con la formulación dada por el Trabajo, entran tres fuerzas en cada manifestación.
Una fuerza no puede producir una manifestación. Tampoco lo pueden dos fuerzas. Sólo tres
fuerzas, activa, pasiva y conectante, en relación una con otra, pueden lograrlo. Tres fuerzas
activas, o tres fuerzas pasivas, o tres fuerzas conectantes o neutralizantes, no pueden producir
una manifestación. Lo que quiero decir es que las tres fuerzas que crean la manifestación
deben estar relacionadas entre sí como activa, pasiva y conectante. Lo interesante es esta
relación. La misma fuerza puede ser activa en una tríada, pasiva en otra, y neutralizante en
una tercera tríada, según como esté interrelacionada con las otras dos fuerzas. Esta
formulación es bastante clara. Sin embargo, no la entendemos claramente. Aun cuando
meditemos a menudo sobre su significado, sigue siendo misteriosa porque, de hecho, asciende
al misterio de la Misma Trinidad primordial, que nunca fue comprendida por hombre alguno
con la mente sensual ni se conectó con sus limitados sentidos. No obstante, quedan los
escritos de quienes han contemplado durante un instante un poco de su infinito significado,
pero sólo cuando de súbito la mente suprasensual se abre. Esto es lo que llamamos la mente
interior a la cual nos hemos referido recientemente. La mente exterior o formatoria, la
"tercera-fuerza-ciega", es obviamente un instrumento inútil para este propósito. Diré aquí,
empero, que, en lugar de afanarse laboriosamente con esa mente, esperando apoderarse de la
Trinidad por su medio, es preferible reconocer primero que estamos en presencia de algo que
está muy por encima de nosotros, y luego, con esta emoción, tratar de aprehender lo que
podamos a nuestro nivel. Hay muchas ideas preliminares que tienen que ver con el misterio
de las tres fuerzas que se entienden hasta cierto punto y para las cuales se pueden hallar
ejemplos aproximados.
Empezaré con esta pregunta: ¿por qué dos hombres iguales, que al parecer hacen la misma
cosa, llegan a resultados tan diferentes? La respuesta es que sus fines son diferentes. Digamos
que el fin de uno es el poder y el fin del otro es el uso. Además supongamos que van a
emplear los mismos medios para llevar a efecto sus fines. Es decir, irán a la misma
Universidad y escucharán a los mismos profesores y estudiarán en los mismos libros. Reparen
en las tres cosas implicadas —fin, medios y efecto—. Ahora bien, esas tres cosas se
interpenetran la una con la otra. La una está en la otra. El fin penetra en el efecto y los medios
penetran en el efecto y el efecto está en relación con el fin. En lo concerniente a la
interpretación de los tres aspectos de la suprema Trinidad, Juan anota muchos de los más
profundos dichos de Cristo. La calidad de su Evangelio es totalmente distinta de la de los
otros, y las gentes no lo leen porque no es tanto una narración de hechos cuanto una relación
del más alto nivel. Leído en una actitud equivocada parece negativo y hasta reiterativo. En
realidad es el más poderoso de todos los Evangelios. Este Evangelio nos hace ver por sí
mismo, cuando se está pronto para ello, por qué Juan era el discípulo a quien más amaba
Cristo. Se refiere al Segundo Choque Consciente que, de paso, nada tiene que ver con el amor
físico. Se refiere a las relaciones de Cristo con Dios y con sus discípulos. No vamos a
discutirlo. Regresemos al caso de los dos hombres que estábamos imaginando. La calidad de
sus fines no es similar. En uno el amor a gobernar, el amor al poder, el amor a las posiciones
elevadas, etc., constituyen el fin al cual apunta. Esto interpenetra los medios que emplea y el
logro del propósito, que es el resultado o efecto. El fin está en el efecto y está en los medios.

139
Sin embargo los tres son diferentes, pero están a tal punto asociados y se interpenetran de tal
modo que constituyen una sola unicidad de unidad. Este hombre llega a ser arzobispo: su
amor a gobernar se ve ahora satisfecho. En el caso del otro hombre, su fin primordial es ser
útil. Empleando los mismos medios que el otro, llega a ser un sacerdote en un distrito pobre
donde es indudable que lo quieren mucho. No pienso ser sentimental. Ahora bien, los
resultados son tan diferentes porque los fines primordiales eran tan diferentes, aunque los
medios eran los mismos. Este ejemplo es trivial, pero confronta a cada uno de ustedes con la
pregunta de por qué hacen el Trabajo. ¿Cuál es su razón? ¿Cuál es su fin? ¿Sólo trata de ser el
primero? ¿Su fin es lograr poderes sobrenaturales? ¿Tiene algo que ver con ello la envidia?
¿Su fin es renovar su juventud —un fin no muy digno, dirá yo? Su propósito o fin cambia,
desde luego, a medida que comprende mejor el Trabajo. Ya que implica su muerte, tiene que
ser así. Hablo psicológicamente. Al principio quiere más de esto o de aquello y hasta mucho
más. Más tarde quiere menos y menos de esto y de aquello. Todo se invierte —o debiera
hacerlo. Quiere librarse de cosas que observa en sí mismo. Desea vender montones de cosas
que creía bellas, y comprar una cosa. Estar en posesión del Yo Real sería maravilloso. Claro
está, si está trabajando bajo la influencia de un fin malo, como el arzobispo que hemos
imaginado y que apuntaba a mandar, usted, a solas, según sí mismo, no desea comprar cosa
alguna, ni en verdad librarse de nada si no lo puede hacer en público. El público no es el fin
correcto. Aun así, cabe la posibilidad de trabajar desde un mal lugar durante mucho tiempo y
luego de repente se hace la luz y se ve lo que estaba haciendo y se lo reconoce en secreto y
entonces todo ocupa el lugar que le corresponde. Luego, su trabajo no depende de nadie sino
de usted mismo y usted posee fortaleza interior en vez de debilidad. Cuando se alcanza esa
etapa —y puede suceder— ya no le pueden robar más. Este es uno de los significados de
poner el tesoro en un mal lugar y en un buen lugar. Los lugares buenos y los malos están en
usted. Un fin malo significa un mal lugar. El Trabajo puesto en un mal lugar en usted puede
ser destrozado o robado. El versículo que se refiere a este particular es el siguiente:
"No os hagáis tesoros en la tierra, donde la polilla y el orín corrompen, y donde
ladrones minan y hurtan; sino haceos tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el orín
corrompen, y donde ladrones no minan ni hurtan"
(Mateo, VI, 19-20).

Tal vez le cueste imaginarse cuan difícil es hacer algo en el Trabajo desde un motivo
absolutamente puro y evitar hacer una cosa "para ser visto por los hombres".
En lo que respecta al significado de tierra y cielo en el dicho más arriba, esta expresión se
utiliza a menudo para aquello que está en un nivel más bajo y para lo que está en un nivel más
alto. Ya sabemos que los más bajo y lo más alto corresponden a lo externo y lo interno. L'
inferior es externo a lo superior y lo superior es interno a ello. Hacerse tesoros en el cielo
significa por lo tanto comprender el trabajo con la mente interior porque tal comprensión no
nos puede ser quitada y no depende de nada externo tal como el aliento o la alabanza. Pero lo
hemos visto en los comentarios anteriores al encarar esta cuestión desde otros ángulos.

Great Amwell House, 21 de marzo de 1953


COMENTARIO SOBRE HACER EL TRABAJO

Las gentes se ven detenidas en el Trabajo porque no aplican a sí mismas lo que éste les enseña
hacer. Es necesario tanto oír como hacer. En este comentario me referiré a algunos puntos que
atañan a la cuestión de no hacer el Trabajo. Omitiré toda la cuestión de oír el Trabajo, salvo
decir que esto sea imposible. Espero que la gente tenga al menos la voluntad de recibir el
Trabajo. La primera cosa que las gentes no hacen es observarse a sí mismas. Uno de los

140
sentidos interiores menos usado es la facultad de la auto-observación. Debemos adiestrarnos
para usar esta cámara interna. Si se la usa, nos presenta eventualmente retratos al natural de
nosotros mismos por entero diferentes de lo que habríamos esperado. La mente sensual se
basa en la evidencia de los sentidos externos. Si se hace uso de este sentido interior —de esta
cámara interior— de la auto-observación, una mente empieza a abrirse que está por encima de
la mente sensual. En el Trabajo aquél que comienza a pensar por encima del nivel sensual es
un hombre sabio, y un insensato quien no lo hace. Lo que se aprende de la auto-observación
evidentemente no es sensual, sino más allá de los sentidos exteriores. En realidad, da
comienzo a la mente suprasensual en un hombre. Sin embargo, la cámara interior no es fácil
de usar. Al principio se está demasiado cerca. El próximo punto sobre el cual llamaré la
atención en este comentario se refiere al identificarse con todo aquello que ocurre en uno
mismo —con cada pensamiento, sentimiento, sensación, estado de ánimo, actitud, fantasía.
Decir "Yo" a todo y no observar cosa alguna. Todo es uno mismo. Este es un estado de sueño
completo. Se asemeja a pensar que la multitud que está en la calle es uno mismo. El punto
siguiente es que cuando se observa algo se intenta en seguida cambiarlo. No es eso lo que
enseña el Trabajo. Lo que dice es que se debe practicar la separación interior— el proceso de
desunirse uno mismo.
Como dije, las gentes reparan que hay algo en ellas e inmediatamente piensan que tienen que
cambiarlo, pero se dan cuenta que no lo pueden hacer. Les daré un ejemplo. En uno de los
subgrupos una mujer dijo que se había observado a sí misma actuando desde una actitud, pero
que carecía del conocimiento y el poder para efectuar el cambio de sí. Desde luego no podía
cambiar la actitud. Una actitud es una cosa muy difícil de observar y cambiar. Lo que tiene
que hacer es intentar sacar el sentimiento de Yo de esa acción que produce la actitud cada vez
que tiene lugar, y recordarse a si misma, para así absorber energía. Debe separarse
internamente de ello. En lugar de hacerlo intenta cambiar la actitud, mientras debería extraer
fuerza de la actitud no identificándose con ella. Está diciendo "Yo" en vez de decir: "Esto no
es Yo. Yo no soy esa actitud" o "Si bien esa actitud está en mí, Yo no soy ella". O algo
parecido. Este extraer la fuerza de algo que se observa es una de las prácticas importantes del
Trabajo. Pensar que se puede cambiar alguna cosa directamente sin separación interior
significa que se está tratando de cambiarlo desde el nivel de los "Yoes" ordinarios, pero nunca
se cambiará cosa alguna desde ese nivel como no se podrá levantar una tabla sobre la cual se
está de pie. El Yo Observante está en un nivel diferente de los otros "Yoes" puesto que está
conectado con el Yo Real. A veces es muy difícil separarse. Esto ocurre en especial cuando
uno no desea realmente separarse, como en el caso de las emociones negativas de las cuales
gozamos en secreto. Una persona no se puede separar de algo en ella misma a lo cual se apega
en todo momento y no desea soltar. La gente se engaña muy fácilmente en esto.
El otro punto que mencionaré en este comentario es que todos ustedes se justifican a sí
mismos muy fácilmente. Justificarse significa tener la opinión que se tiene razón y
mantenerla. La gente hasta justifica sus estados negativos y descarta el testigo del sabor
interior. Una de las maneras es negar que se es negativo. La gente no admite que no tiene
razón. ¿Saben por qué? Pues bien, traten de observar y así conocerán la razón. Ese
conocimiento exige mucho tiempo —en verdad, años, y no conveniente al engreimiento y la
auto-adoración. Una breve digresión: la amonestación escrita en el Templo de Delfos en la
antigua Grecia era CONÓCETE A TÍ MISMO. Esto nos demuestra al punto que era una
Escuela Esotérica. Las escuelas de vida comunes tratan del conocimiento en general: una
Escuela Esotérica trata del conocimiento de sí. Esto significa muchas cosas. Hemos de
conocernos a nosotros mismos y conocer lo oculto en nosotros que es malo, y qué posibi-
lidades ha preparado para nosotros la Creación. En este Trabajo, por ejemplo, hemos de
conocer según la auto-observación de que estamos dormidos y en qué sentido. Tenemos
también que conocer que es posible despertar del sueño, y de qué manera. Si una persona

141
logra conocer mediante la auto-observación por qué siempre se justifica a sí misma, y por qué
no se enfrenta con la verdad de no tener razón, conocerá mucho acerca de sí misma. Hay que
empezar deteniendo el auto justificarse. ¿Lo puede hacer? Esa clase de conocimiento —esto
es, el conocimiento de sí— cambia a una persona. Es parte del despertar. El despertar no es
muy placentero. Se sufre y también se siente alegría. Se siente que por último se hace lo que
se deseaba, pero que se lo había olvidado. Ahora bien, respecto al conocimiento de sí, retor-
nará a la auto-observación. El conocimiento de sí empieza con la auto-observación. Si no
puede observar una cosa en sí mismo no la conoce. Si no la conoce, está identificado con ella.
No puede extraer fuerza de alguna cosa en usted si no conoce por la observación que existe en
usted. ¿Lo aprehende claramente? Tal vez los otros lo conozcan. Pero usted no. No está
incluido en el magro y erróneo inventario consciente de sí mismo. ¿No se ha dado cuenta que'
su conciencia de sí no es en modo alguno igual a la conciencia que otra persona posee de
usted? Temo que las dos no puedan concordar. Tal como usted es, no podría aguantar ser
consciente de aquello de lo cual los otros tienen conciencia en usted. Sería una medicina
demasiado fuerte —aun con respecto a un solo amigo.
Llegamos ahora al siguiente punto. ¿Por qué la vinculación apenas existe en el mundo
mecánico y su lugar está ocupado por el hábito y el compromiso? ¿Por qué dos personas son
en potencia una mezcla tan explosiva? No sería tan explosiva si tuvieran algún grado
recíproco de conocimiento de sí mediante la práctica de la auto-observación. ¿Por qué?
porque conduce —digamos, en mi caso— a verme a mí mismo en el otro y el otro en mi
mismo. No se pueden arrojar observaciones violentas y amargas los unos a los otros, cuando
cada uno de ustedes las está arrojando a usted mismo. Esto abre el corazón verdadero, interior,
porque va más profundamente y más allá del corazón amante de sí y exclusivo. ¿Qué puede
sentir de tan exclusivo y tan precioso en usted cuando empieza a verse claramente en los otros
y a los otros en usted mismo? Es una revelación —a expensas de la auto-idolatría y del auto-
engreimiento. Repare en que es una verdadera y real expansión de conciencia el verse uno
mismo en el prójimo y el prójimo en uno mismo. Entonces se comprende que el desarrollo y
extensión de esta vinculación consciente lleva a la compasión por el mundo que, según nos
dicen, caracterizaba en el pasado a los grandes maestros de la humanidad. Cristo emplea esta
palabra. No seria un acto sentimental sino un estado permanente de introspección con un
nuevo sentimiento de Yo. Si yo observo a mi prójimo en mi mismo y si yo observo a mí
mismo en mi prójimo ¿creen que podría sentirme superior a él? Tengan en consideración el
cambio completo que tendría lugar en el Centro Emocional si esta mutua, entrecruzada, doble
e interpenetrante conciencia de ver lo que está fuera en nuestro prójimo y dentro en uno
mismo naciera en nosotros. Contrastémoslo con el estado cerrado del Centro Emocional
subdesarrollado y mecánico donde sólo reinan las variadas formas del amor de sí y el auto-
interés. Les recuerdo aquí que uno de los objetos en que más hincapié hace el Trabajo es el
despertar el Centro Emocional. ¿Han meditado alguna vez sobre lo que esto podría significar
y han pasado en revista la calidad media de sus estados emocionales cotidianos? ¿Qué es un
Centro Emocional despierto? Al menos, no puede significar que se goce de estados de ánimo
y de emociones negativas aún más violentos. ¿Están ustedes satisfechos de tales emociones?
Si no lo están, ¿por qué no deja de atribuirlas a la otra persona, y empieza a atribuirlas a usted
mismo y encuentra las causas en sí mismo? El Trabajo nos aconseja enérgicamente de hacer
así. Sí, lo repito, de hacerlo. Estábamos hablando de hacer el Trabajo. Dice que debemos
llegar a ser responsables de nuestras emociones negativas y por último comprender que si
somos negativos la culpa siempre es nuestra.
Pero aquí lo importante es vernos claramente en nuestro prójimo y nuestro prójimo en
nosotros mismos —conscientemente y no sentimentalmente— porque si tuviéramos un poco
de esa conciencia mágica, interpenetrante y recíproca que el mundo entero necesita tanto
como nosotros, el Centro Emocional sería purificado de su parte negativa. El prójimo nos

142
hace negativos. Luego, no sólo seria innecesario sacar los sentimientos de Yo de los estados
negativos provocados por nuestros prójimos sino que nuestro sentimiento de Yo cambiaría por
completo. Ahora bien, este cambio del sentimiento de Yo anunciaría la llegada del Yo Real.
Con nuestro presente sentimiento de Yo, exclusivo y estrecho, en el cual se intenta en vano
conservar el propio equilibrio y evitar una caída y romperse la cabeza, no soportaríamos el
acercamiento del Yo Real, que al parecer nos priva de nuestra vida misma. Pero como es
sabido, este Trabajo se propone preparar los centros inferiores —de los cuales surge nuestro
acostumbrado sentimiento de Yo— para la recepción de los Centros Superiores, con los cuales
está relacionado el Yo Real.

Great Amwell House, 28 de marzo de 1953


LA SECRETARIA Y LOS TRES JEFES

Al hablar de "los tres centros", nos referimos al Intelectual, al Emocional y al Instintivo-


Motor. Estos tres centros ocupan la casa de tres pisos con la cual se compara al Hombre. En el
piso de arriba está el Centro Intelectual, en el piso intermedio el Centro Emocional, y en el
piso bajo el Centro Instintivo-Motor. Aunque se dice a veces que el Centro Instintivo y el
Centro Motor son distintos, están tan estrechamente relacionados el uno con el otro que a
menudo lo consideramos como un centro llamado Centro Instintivo-Motor. La sensación y el
movimiento están entrelazados. Si no se tuviera sensación en las piernas no se podría caminar.
Al mismo tiempo, se puede tener sensación sin movimiento. Estos tres centros son llamados
por G. "los tres jefes". Al hablar de ellos echó de ver que no entienden el lenguaje unos de
otros. Es lo mismo que si uno de los jefes hablase en griego, el otro en italiano, y el tercero en
turco. Esos tres centros, dijo, están en conexión con una secretaria que los llama cada vez que
surge la ocasión, pero desdichadamente no comprende gran cosa de los mensajes que recibe y
por lo general llama al jefe a quien no corresponde el mensaje, y así comete muchos errores.
La última vez que vi a G. dibujar este diagrama, lo hizo mucho después de medianoche, en un
teatro helado; con el cabo de una candela sobre el reverso de una alfombra persa dibujó a la
secretaria fuera de la casa de tres pisos. Los tres centros no fueron trazados como círculos
cerrados, sino como segmentos de círculo. Tres líneas conectaban a la secretaria con ellos.
¿Qué se puede hacer, pues (cabe preguntarse) si tales condiciones existen en nosotros? ¿Acaso
se puede reemplazar a la secretaria que es incapaz de pensar por sí misma, que busca lo que
necesita en estereotipados libros de referencia y a menudo llama al jefe equivocado para el
trabajo que está realizando? Ahora bien, esta pregunta nunca fue contestada en pocas palabras,
y por lo que sé tampoco puede serlo. Es necesario hacer un comentario sobre este particular.
Empezaré de este modo: por lo común no sabemos cosa alguna acerca de los centros y en
realidad ignoramos por completo que los tenemos. A despecho de los hallazgos neurológicos
establecidos desde hace mucho sobre los niveles y la localización comparativa de las
funciones cerebrales, la gente en general no entiende cosa alguna acerca de los centros. Por lo
general esta idea les disgusta. La ilusión del "Yo" Imaginario, y el engaño de ser
conscientemente dueños de sí, hace que poner al desnudo la maquinaria que subyace a ellos
les sea desagradable. No buscan pensamientos nuevos, emociones nuevas o cualesquiera
cosas nuevas. El Trabajo nos dice que debemos observar nuestros centros, y nos lo dice al
principio. Nos ayuda a disociarnos. Casi al comienzo de su enseñanza en Londres O. reiteró la
importancia de observar nuestros centros y lo que estaban haciendo. Mientras no se los
observa, no se repara en ninguno de ellos o en el trabajo equivocado de la única secretaria que
se pone en comunicación con ellos. ¿Por qué no habríamos de llamar los centros en lugar de
esa estúpida secretaria, que les da órdenes erróneas y no entiende situación ninguna en la
vida, y busca las cosas en anticuados libros de referencia? ¿Qué nos impide hacerlo? La

143
respuesta es la falta de conciencia —y los hábitos—. Tenemos hábitos de pensar inculcados,
actitudes inculcadas, maneras de reaccionar inculcadas, estereotipados sentimientos
convencionales, y otras cosas semejantes. Todo ello tiene que ver con la secretaria que es tan
estúpida. Ahora bien, cuando usted actúa según actitudes adquiridas ¿acaso no actúa
estúpidamente? Usted está lleno de prejuicios, lo cual significa juzgar de antemano. Así en ese
momento no está actuando según su comprensión. Si esto es así, se volverá cada vez más
estúpido y lleno de prejuicios a medida que envejece, porque cada vez que actúa de un modo
estereotipado según una actitud en una situación dada no hace uso de su comprensión —y
esto significa la muerte—. ¿Cree realmente que sus actitudes mecánicas son. su comprensión?
Es aquello que impide una inteligente comprensión. Lo hacen mentalmente rígido, mientras
que en este Trabajo usted debe volverse más y más flexible. ¿No ha notado que la gente con
fuertes actitudes arraigadas tiene por lo general posturas muy rígidas, muy tiesas, como si
estuviera en un desfile? De ello se deduce cómo ciertas partes de los centros llegan a estar
cubiertas por una red de actitudes, asociaciones y hábitos, que las conecta muy
equivocadamente. Usted tiene hábitos de pensar, hábitos de sentir, hábitos de mover, hábitos
de sensación. Esa red superpuesta a los centros es el sistema telefónico empleado por la
secretaria que recibe las impresiones entrantes. Es evidente para toda persona que el centro
mismo no será capaz de obrar con flexibilidad e inteligencia como un conjunto en su propio
campo de actividad mientras una red de reacciones habituales, mecánicas se superpone a la
parte generalmente empleada. El choque de vivir debiera en realidad hacernos desear que
nuestros centros trabajen mejor. Sin embargo, las gentes no descubren que sus centros
trabajan mecánicamente hasta que se les dice que tienen centros y empiezan a observarlos a la
luz de este Trabajo.
Reparen que G. sólo dibujó segmentos o partes de los centros en el diagrama antes
mencionado. A esos los llama las partes mecánicas de los centros. Se esforzó al principio por
abrir partes no usadas de los centros mediante un nuevo pensar y nuevos movimientos y
posturas. Cuando las impresiones caen en esas partes de los centros, usadas, mecánicas y mal
conectadas, nada sucede. Quiero decir que no se recibe nuevo alimento de impresiones ni
tampoco se lo asimila. Opera el antiguo sistema telefónico. Las viejas respuestas, las viejas
reacciones, se obtienen. Esto está representado en el diagrama de los tres alimentos que entran
como impresiones 48 en el piso superior y se encuentran obstaculizadas. La energía 48 no es
transformada. El obstáculo se debe a las viejas paneras de tomar las cosas —las viejas
maneras de pensar y sentir, las viejas posturas, etc.—. Ahora bien, 48 no está aún en la
máquina como tampoco lo está 768. Una chuleta de cordero en su estómago no es aún usted.
No ha empezado a ser "digerida". Por eso G. puso a la "secretaria" fuera de la casa de tres
pisos. Ahora bien, el Yo Observante tendría que reemplazar a esa hipotética y estúpida secre-
taria. Mediante la observación de los centros mientras están obrando, se puede llegar a ser
consciente de lo que están haciendo mecánicamente. La conciencia empieza a reemplazar a la
secretaria. La conciencia es una conectara. Sea lo que fuere en sí nos pone en conexión con
las cosas así como lo hace la luz en una noche oscura. Nuestra máquina está
inconscientemente conectada con toda clase de maneras equivocadas. No tenemos conciencia
de ello. Tal como lo expuso G., nuestra máquina está sucia y necesita que la limpien y la
reconecten. Llegar a ser consciente de conexiones equivocadas es conectarlas con nuestra
conciencia. Es un nuevo conectar lo que puede cambiar algunas cosas muy fácilmente,
mientras que otras no. Supongamos que usted deja de enfurecerse violentamente cada vez que
el correo se retrasa. Supongamos que usted observa. Supongamos que esto rompe
conscientemente esta conexión equivocada. No es difícil una vez que lo observa. Este Trabajo
trata del acrecentamiento de conciencia, de llegar a ser más conscientes de nosotros mismos
para con nosotros mismos, y de lo que está en nosotros. La luz de la conciencia cura muchas
cosas malas. Cabe ver el por qué. Mediante una conciencia acrecentada llegamos a percibir

144
aquello que anteriormente no percibíamos —esto es, aquello de lo cual éramos inconscientes
—. Mediante la observación de su Centro Emocional en este Trabajo, por ejemplo, usted llega
a percibir el número de emociones negativas, grandes y pequeñas, que proceden de dicho
Centro, que antes no sabía que existían en usted. Esto hace que critique menos a su prójimo.
Ve, en suma, que usted andaba por la vida en un estado de sueño en lo que respecta a las
actividades de su Centro Emocional, que simplemente era un mal químico y le envenenaba
todos los días de su vida sin impedimento alguno. Se contentaba con pensar que su prójimo
no valía nada. Similarmente, observe su Centro Intelectual. No cabe duda que se sorprenderá
ante los pensamientos que fluyen sin impedimento alguno. En ambos casos usted los conecta
mediante la conciencia y así debilita el poder de las antiguas conexiones. Porque debido a la
luz de la conciencia no es dado ver parte del obrar equivocado que está en marcha. El obrar
equivocado se debe a la red de antiguos hábitos y de asociaciones malas que está sobre la
superficie de las partes externas de los centros e impide que las asociaciones sean asimiladas.
Ahora bien, ¿han observado verdaderamente algunos de ustedes el obrar de los tres centros
imparcialmente? Es más interesante que ir al cine, dijo O. Les daré un pequeño ejemplo. Por
la mañana temprano estoy acostado medio dormido. Cuando se está dormido a medias, se
puede observar más fácilmente por qué la secretaria está dormida. Observo que mi Centro
Intelectual empieza por sí mismo a hacer el plan de lo que debo hacer después de haberme
levantado. Ese plan se forma lenta y confusamente, trayendo y rechazando ideas vagas y
diferentes. (Si les presto toda mi atención, estaré plenamente despierto.) Tiene que ver con
hacer algunas correcciones especiales o con algo que he escrito. Prosigo observando. Empieza
a trabajar sobre esas correcciones. El centro está trabajando por sí mismo como debe hacerlo.
La gente lo llama actividad subconsciente. Mientras esto prosigue observo que mi Centro
Instintivo aparentemente no toma parte en el plan, ni tampoco mi Centro Emocional. Estos
dos centros están al parecer quietos en cuanto me cabe observar. Entonces reparo en una
novela colocada en mi mesita de luz que había empezado a leer la noche anterior y había
encontrado interesante. Sólo entonces observo que me siento muy cómodo en la cama como si
en realidad otra persona me lo dijera. La mañana parece fría, desagradable. Entonces es
evidente para mi que el Centro Instintivo-Motor me está diciendo que no desea hacer el
esfuerzo de levantarse. Prefiere permanecer cómodo. Asimismo, me doy cuenta que el Centro
Emocional desea ahora proseguir la lectura de esa interesante novela y no está interesado en el
plan intelectual de corregir el manuscrito, como tampoco el Centro Instintivo Motor desea
dejar la cálida sensación de la cama, y hacer los movimientos necesarios para levantarse. Al
final me quedo en cama y leo la novela. Dos centros contra uno. El Centro Emocional y el
Instintivo-Motor estaban en contra del Centro Intelectual. El resultado es una conclusión
previsible conocida de antemano. Si la novela no hubiera atraído al Centro Emocional se
hubiese interesado quizás en las correcciones que el Centro Intelectual se aprestaba a realizar.

145
El Centro Instintivo-Motor se hubiera visto entonces obligado a ceder antes las fuerzas
combinadas del Centro Intelectual y del Emocional. En todo ello lo más interesante es que
noté que mi Centro Intelectual, tal como resultaron las cosas, empezó a justificar el que me
quedase en cama diciendo que puesto que había tenido una recaída de gripe era más
conveniente no realizar trabajo alguno.
Significa que las impresiones caen en los antiguos "lugares" (asociaciones, actitudes, hábitos).
Este es el Bloqueo. No son transformadas a no ser que se dé el "1 er. Choque Consciente" en
donde está el Bloqueo. (Todo cuanto nos hace más conscientes pertenece al 1er. Choque
Consciente, por ejemplo si observamos de qué modo estamos reaccionando.)
En la ocasión que se menciona en el comentario G. dibujó el tema de este modo:

Esto quiere decir que una impresión entrante fue transmitida automáticamente al mismo
"lugar".
Este es el Bloqueo o el sistema telefónico mecánico que nos hace recibir todo de la misma
manera. Está ubicado en la parte externa de los centros. El Bloqueo es sencillamente este
sistema mecánico de conexiones. G. sólo nos mostró de qué modo estaba conectado con la
parte mecánica de los tres centros.

Great Amwell House, Pascuas, 4 de abril de 1953


OBSERVACIÓN DE LOS ESTADOS DE ANIMO

Hablaremos hoy de los estados de ánimo y de su observación. Cuando usted es capaz de usar
apropiadamente el Yo Observante, posee entonces un punto de conciencia que es
independiente de sus estados de ánimo. No llega a estar sumergido en ellos. Lo observa desde
arriba. Ese punto de conciencia está por encima de sus estados de ánimo. Si observa el estado
de ánimo que está en movimiento en usted, usted no es ese estado de ánimo. Usted no está
identificado con él. Alcanzar esa etapa señala un paso definido en el Trabajo. Debo señalarle
que si no practica la auto-observación nunca alcanzará esa etapa. Ni tampoco comprenderá
por qué el Trabajo insiste tanto en que usted se observe a sí mismo. Agregaré también una
palabra de advertencia. No imite a las personas que hacen uso de sofismas para explicar la
auto-observación o que nunca captan que son ellas mismas a quienes en realidad deben
observar. Ahora bien, el proceso de auto-observación se asemeja a separar gradualmente dos
superficies de madera que están fuertemente pegadas. Al principio parece imposible. No se
puede encontrar la herramienta apropiada para insertarla entre las dos superficies. Por un
momento no se descubre en qué sitio insertarla. Los dos trozos de madera forman una pieza
indisoluble. Utilizo esta grosera imagen para ilustrar cómo nuestra conciencia y nuestros
estados de ánimo están fusionados y parecen una y la misma cosa. Al parecer son

146
indisolubles. Este es un error. Se pueden separar poco a poco. La conciencia se puede sacar
gradualmente de un estado de ánimo. Mediante la práctica puede observar su estado de ánimo
cada vez más distintamente como si fuese algo objetivo para usted. Por medio de la práctica
puede contemplar sus estados de ánimo como contempla un estanque. Un estanque es un
objeto de los sentidos. Es objetivo para usted. Usted no toma un estanque como usted mismo.
Pero mientras esté profundamente dormido en la vida, mientras siga siendo el esclavo
mecánico de sí mismo, tomará todo lo que sucede dentro de sí como siendo usted. Esto
significa que su vinculación con el mundo interior de sí mismo no está desarrollada, es
infantil e imbécil, como lo sería su vinculación con el mundo externo si pensara que un
estanque o un elefante fueran usted. Ahora bien, un estado de ánimo es algo que pertenece a
su mundo interior. No lo puede ver andando por el pavimento a su lado. Es inútil buscarlo en
esa dirección, aun cuando su nodriza le dijo que era un perro negro. Pero en lugar de ello lo
puede observar en sí mismo. ¿No se ha dado cuenta que vivimos en dos mundos, uno exterior
y el otro interior? Este Trabajo se refiere ante todo a su vinculación con el mundo interior.
Empezamos a estudiarlo desarrollando el Yo Observante, el cual está vuelto hacia el interior.
Es llamado el sentido interior.
Mediante el empleo del Yo Observante a lo largo de los años, nuestra educación es suficiente
como para permitirnos percibir una gran comarca psicológica que está situada dentro de
nosotros, invisible a los sentidos exteriores, pero visible al sentido interior. Esa comarca, que
se revela lentamente, tiene sus ciudades y aldeas, sus caminos y sendas, sus montes y valles.
Muchas personas viven en ella, conocidas y desconocidas. En los sueños nos encontramos en
esa comarca. En rigor, es en esa comarca interior en la que vemos y por la que andamos en los
sueños, y no en el mundo externo. Tiene buenos lugares, y lugares llenos de peligros en los
que moran gentes malvadas, tal como los tiene la comarca a la que están abiertos nuestros
sentidos externos. Mientras siga totalmente dormido para consigo mismo, como lo está si
nunca se observa a si mismo, usted tropezará ciegamente en ese país interior, al no
comprender que existe y al no darse cuenta del lugar a donde se dirige. Toda nuestra felicidad
depende del lugar en que estamos en ese país y también toda nuestra desdicha. Lo que
importa no es el lugar donde estamos fuera, sino aquel donde estamos dentro. Ahora bien, un
estado de ánimo dado es un lugar dado en esa comarca interior, donde se puede permanecer a
menudo por mucho tiempo. Pero aun cuando haya llegado a estar educado internamente de un
modo considerable y conoce algunos de los rasgos de su comarca interior y algunos lugares
malos y buenos y sus habitantes, quizá no sea capaz de observar una cosa lenta, gradual como
lo es un estado de ánimo. Como todo aquello que tiene que ver con el péndulo de las
emociones mecánicas, los estados de ánimo están en los opuestos, y se pasa de un estado de
ánimo a un estado de ánimo opuesto. La plena observación reside en observar los dos
opuestos, los dos extremos de la oscilación del péndulo. Pero un estado de ánimo es una cosa
lenta, no como una emoción aguda, rápida, vivida. Con todo, un estado de ánimo es un estado
emocional y corresponde a un lugar en nuestro mundo interior. Las gentes con frecuencia
niegan estar en un estado de ánimo. Pueden estar dominadas por el malhumor durante días y
negarlo con toda sinceridad. Esto se debe en parte a que los estados de ánimo son muy
difíciles de observar. Es difícil enfocarlos con la cámara del Yo Observante. Empero, es de la
mayor importancia observarlos porque un estado de ánimo, como la bruma, suele persistir y
extraer sutilmente la fuerza de una persona, mostrando una fase opuesta, breve y excitante, y
luego estableciéndose de nuevo. A veces un estado de ánimo tranquilo, desagradable, es
representado en un sueño como una niebla en medio de la cual se busca tanteando el camino.
Ahora bien, si se puede observar un estado de ánimo no se está completamente sumido en él.
Parte de la conciencia va entonces al Yo Observante, pero el resto de la conciencia sigue
apegada al estado de ánimo, esto es, permanece identificada con él. Así una persona es al
mismo tiempo su estado de ánimo y no lo es. Esto marca el comienzo de la separación. Si

147
dicha persona no se deja dominar demasiado tiempo por el sueño, la separación se hará más
amplia hasta que su conciencia pueda mirar desde arriba al estado de ánimo que antes solía
envolverla completamente. Se parecerá entonces a una capa de bruma en un distante valle que
está por debajo de nosotros. Dicha persona se preguntará por qué solía ir tan a menudo a ese
valle y permanecer en la niebla. Aparentemente lo creía necesario. Cuanto más la conciencia
asciende al nivel del Yo Observante, más se preguntará por qué vagaba por los lugares que
antes solía frecuentar.

Great Amwell House, 11 de abril de 1953


NOTAS SOBRE LOS CENTROS INFERIORES Y SUPERIORES —SOBRE EQUILIBRAR
UN CENTRO

El Trabajo enseña que en nosotros hay dos Centros Superiores, denominados Centro
Emocional Superior y Centro Intelectual Superior. Son distintos del Centro Emocional
inferior y del Centro Intelectual inferior. Los dos Centros Superiores están plenamente
desarrollados y su obrar es constante, pero no los oímos. Sus vibraciones son demasiadas
finas. Los centros inferiores, a menos de estar desarrollados, no están sintonizados con ellos.
Es decir, no podemos oír los mensajes que nos llegan desde los niveles superiores de
conciencia. Ahora bien, sabemos que en la enseñanza del Trabajo es un principio que lo que
está en un nivel superior percibe y aprehende lo que está en un nivel inferior, pero lo que está
en un nivel inferior no puede percibir ni aprehender lo que está en un nivel superior. Vemos
que ocurre lo mismo en la vida visible, que refleja las cosas invisibles de los significados
superiores. Una persona estúpida no puede comprender a una persona inteligente. Lo inferior
no comprende lo superior. Un mono no puede comprender a un hombre. De la misma manera,
no podemos comprender a un Hombre Consciente, despierto, un Hombre Nº 7. Sería
totalmente diferente de nosotros. Sus discípulos no podían comprender a Cristo (que era un
"Hombre Nº 8). Suponemos que un Hombre Consciente es una especie de hombre más grande
e impresionante que un hombre ordinario. A primera vista no podemos entender fácilmente
que es otra clase de hombre —un hombre por completo NUEVO—. Más tarde, a medida que
nos elevamos al nivel del Mayordomo Delegado, empezamos a captar vislumbres de lo que
esto significa y tal vez veamos alguna conexión con las palabras:
"El viento sopla de donde quiere, y oyes su sonido; mas no sabes de dónde viene, ni a
dónde va; así es de todo aquel que es nacido del Espíritu"
(Juan, III, 8).

Cabe comprender que ser "nacido del Espíritu" tiene que ver con haber nacido bajo otra
Fuerza Neutralizante que la Vida. Ahora bien, un Hombre Consciente puede "oír" los Centros
Superiores, y así seguir sus insólitas amonestaciones e instrucciones. No es predecible como
la vida de un hombre mecánico. Como dijo G.: "Ya no será más una máquina, así la
mecanicidad no lo explicará. En lugar de ello es una psicología". Sus centros inferiores están
al mismo tiempo "purificados" y "equilibrados" de modo que ahora están sintonizados con las
sutiles vibraciones que provienen del Centro Emocional Superior (que trabaja con el
Hidrógeno 12, una materia-energía muy fina), y las vibraciones del Centro Intelectual
Superior (que trabaja con el Hidrógeno 6, una materia-energía aún más fina). Esto significa,
entre muchas otras cosas, que las divisiones interiores de los centros Intelectual y Emocional
están plenamente abiertos en tal hombre. Pero mientras un hombre siga usando sólo las
divisiones exteriores de sus centros ordinarios (en las cuales sólo residen el pensar sensual y
las auto-emociones), está sintonizado con el Mundo. Entonces no puede "oír" sus Centros
Superiores, aunque estén trabajando constantemente. Aunque pudiera oírlos, estaría "ciego" a

148
su significado.
Si hablamos otra vez del Hombre Equilibrado —esto es, el Hombre Nº 4— debemos extender
nuestra concepción de lo que para el Trabajo significa el término equilibrio más allá de lo que
fue explicado previamente. Consideremos un solo centro. Si un hombre sólo usa la división
externa de un centro, aquella que está vuelta hacia la Vida por intermedio de los sentidos, ese
centro no está equilibrado. Evidentemente no está equilibrado. La única parte de ese centro,
que es usada, hará juicios y tomará decisiones sobre asuntos importantes, tal como si se
tratase del centro entero. Por ejemplo, la división externa del Centro Emocional, donde la
poderosa emoción del amor de sí gobierna por sí mismo, emitirá decisiones emocionales
acerca de la gente y de las situaciones que serían totalmente diferentes si el Centro entero
estuviera obrando. Esto es absurdo, y da cuenta de la gran cantidad de sorprendes absurdos y
violencias de nuestra acostumbrada vida emocional. De la misma manera, la división externa
o formatoria del Centro Intelectual llega a conclusiones acerca de cuestiones importantes,
como, digamos, la naturaleza del Universo, que están basadas por entero en la limitada lógica
del Si o No y en el pensar sensual —esto es, en el pensar que sólo se basa en la evidencia de
los sentidos externos—. Esto es nuevamente absurdo. Pero da cuenta de los insensatos
absurdos de las interpretaciones modernas. Lo importante es que el centro entero debiera
trabajar y no una pequeña parte por sí misma. Si sólo se usa una pequeña parte de un centro,
los juicios y conclusiones están sujetos a ser invariablemente equivocados salvo para los
asuntos triviales. Entonces estamos usando centros desequilibrados. Han de ver que estoy
hablando de una manera especial. Pero si el Trabajo comienza a abrir las divisiones interiores
de los centros (como lo puede hacer si se trabaja) que comunican, no con el mundo visible y
sus significados, sino con los significados transmitidos por los niveles superiores que
pertenecen a los Centros Superiores, el centro mismo llega a ser cada vez más equilibrado. De
otro modo un hombre está abierto de un lado y cerrado del otro. Entonces es un hombre
desequilibrado, hablando psicológicamente. Ahora bien, ¿cómo puede abrir el otro lado, el
vuelto hacia los significados que fluyen continuamente desde los Centros Superiores, para los
cuales estamos sordos? Sólo por el trabajo sobre sí. (De paso, ¿han hecho ustedes hoy un
poco de trabajo sobre si —o esta semana— tanto en la línea del Conocimiento como en la del
Ser?) Cuando los hombres o las mujeres trabajan sobre sí —interiormente (para no ser vistos
por los otros) e inteligentemente, lo cual es ver lo que antes eran o lo que son ahora en
relación con lo que el Trabajo enseña— entonces queda grabado. Están haciendo algo
especial. No están trabajando por una razón-vida sino por una razón-Trabajo. Están usando
momentáneamente la Fuerza Neutralizante del Trabajo y no la de Vida. Están disminuyendo
la Personalidad hasta hacer de ella una sombra. Es por eso por lo cual es especial y por lo cual
queda grabado. Queda grabado en las divisiones interiores de los centros y así empieza a
abrirlos. Los Centros Superiores —que están en nosotros— nos conocen y comprenden,
porque el nivel superior percibe y comprende al inferior. Es por eso que todo esfuerzo de
Trabajo genuino queda grabado en un lugar especial —esto es, en las divisiones interiores de
los centros—. No debemos preocuparnos porque nadie reparó en ello. Somos plenamente
conocidos y transparentes para aquellos que están en un nivel superior que se intercomunica
con los Centros Superiores. No nos conocemos a nosotros mismos pero imaginamos
conocernos. Estamos sordos y ciegos, y por eso necesitamos que nos curen. Pablo dijo, al
hablar de su fin: "Ahora conozco en parte; pero entonces conoceré como fui conocido" (I
Corintios, XIII, 12). ¿Por qué algunos de ustedes tantean en la oscuridad, después de tantos
años, aún sin comprender lo que significa el trabajo sobre sí? ¿Qué les pasa? ¿No son capaces
de observar lo que en ustedes contradice francamente la enseñanza del Trabajo?

149
Great Amwell House, 18 de abril de 1953
ALGUNAS REFLEXIONES SOBRE LA OBSERVACIÓN DE SÍ

Cuando una persona está enferma, la Personalidad no es activa, o no debiera serlo. A menos
de haberse cristalizado en estados negativos tiene la oportunidad de observarse a sí misma
desde cierto ángulo. Le hablan diferentes voces. En realidad puede oírlas. Son los diferentes
"Yo" que, por el momento, no están ocupados y vagabundean por la ciudad de sí misma. Si
está muy enferma, éstos dejan de moverse y la ciudad permanece en quietud. Esto ocurre
cuando el Centro Instintivo extrae energía de todas las fuentes para su propio uso, tal como
sucede en la guerra. La señal de que una persona está recobrando la salud es la reaparición de
los "Yo" divertidos y el oírlos charlar. Una voz alegre dentro de sí es al parecer una medicina
de orden elevado utilizada por el Centro Instintivo. En lo que respecta a los síntomas y la
simpatía cabe observar muchas cosas. Muchos "Yo" desean simpatía mientras que otros son
indiferentes. Por cierto el deseo de simpatía acecha tras un síntoma. Esto no suele ser aparente
mientras no se reciba una demostración de simpatía que se esperaba. Entonces algunos "Yo",
como si esperasen un agravio, se vuelven negativos y se indignan. Esto suele mantener en
movimiento a los síntomas. Los síntomas y la simpatía pueden establecer un complicado
vínculo recíproco. Que le digan a una persona que tiene la suerte de no ser peor produce un
efecto mezclado sobre distintos "Yo". Asimismo, para los "Yo" infantiles un síntoma se
asemeja al logro de un triunfo. No se desea renunciar al sufrimiento —quiero decir, algunos
"Yo" no lo desean. A veces la observación de un síntoma suele acortar su duración si se la
realiza impersonalmente —esto es, desde el Yo Observante—. Pero no ocurre así si se debe a
la auto-conmiseración de "Yo" vecinos porque entonces un enjambre de síntomas menores
suelen entrar en la conciencia, todos charlando sin ton ni son. Es necesario entonces practicar
la DETENCIÓN interior decisivamente. Con la creciente luz que proviene de una auto-
observación impersonal nos extraña ver como gran parte de lo que decimos y hacemos surge
de resentimientos no apaciguados, recientes y antiguos, y lo poco que sabemos acerca de ello.
En la enfermedad, retrocediendo en el Tiempo, los vemos a todos destacándose como figuras
iluminadas por un reflector. Esto me lleva a la siguiente reflexión: Vemos que los
resentimientos tienen tendencia a causarnos encono mientras llevamos la vida a medias del
hombre dormido. Mecánicamente, sólo somos unilaterales. No vemos a la otra persona en
nosotros mismos y a nosotros mismos en la otra persona y cancelamos nuestros
resentimientos por medio de ese método hacia el cual tantas veces les llamé la atención.
Vemos a la otra persona pero no a nosotros mismos simultáneamente, que es sólo la mitad de
toda la cuestión y hace que gran parte de la vida sea insoluble. En este Trabajo tenemos que
hallar y ajustar la mitad faltante. Entonces los puntos de encono quedan envainados. Se ase-
meja a ajustar los dos bordes de un plato quebrado. Los trozos salientes encajan exactamente
en los trozos opuestos. En esto se es ayudado eventualmente —como en todo en el Trabajo—
una vez que se empieza desde la propia comprensión a trabajar verdaderamente para verse
uno mismo y la otra persona simultáneamente, a saber como una sola persona —uno en ella, y
ella en uno—. Esto exige muchos períodos de trabajo e integridad tanto en la observación
como en el recordar, junto con períodos de relajamiento y diversión. Ahora bien, les diré aquí
que este movimiento de vaivén, de contracción y expansión, de sístole y diástole, es necesario
para todos los lados de nuestro trabajo. Un corazón siempre en contracción (sístole) sería
inútil. Además se necesita una válvula para impedir que lo que fluye hacia dentro refluya
nuevamente. Si usted trabaja y siempre se vuelve negativo carece de una válvula de una sola
dirección. Su corazón psicológico no tiene válvula y así es inútil. Necesita una válvula que se
abra y cierre, que deja entrar e impide salir. Sin válvula, lo que logra le es quitado en el
inevitable balanceo de los opuestos, de modo que en sus momentos de relajamiento y placer

150
debe cuidarse de estar despierto. ¿De qué sirve trabajar y luego dejarlo partir en un momento
de ira o de depresión? Se requiere a todos más resolución e inteligencia en este Trabajo.
Ahora bien, sin auto-observación es imposible todo cambio de sí. Aborrecemos el observarnos
a nosotros mismos. Consideren cómo nunca lo hacen. Entre otras cosas sólo la Luz de una
creciente conciencia derramada por la auto-observación y la Memoria del Trabajo pueden
curarnos de la extraña enfermedad de ser la mitad de lo que realmente somos. De otro modo
nuestra otra mitad permanece permanentemente en las tinieblas. Esta extraña enfermedad
inadvertida, empero, sirve a los propósitos de la Vida Orgánica o Naturaleza —la película
viviente y sensible que cubre la tierra y exige ser reemplazada implacablemente— porque
entonces buscamos nuestra otra mitad en el sexo opuesto. Esto significa que el lado de
nosotros mismos que no está en nuestra conciencia, y así está en las tinieblas, se ve como si
estuviese fuera de nosotros en una persona muy diferente, a menudo misteriosa y fascinante,
aunque en realidad muy común. Esto actúa ora de una manera ora de otra. La mujer se siente
fascinada por el hombre, o el hombre por la mujer, pero al parecer no mutuamente. La
atracción mutua no es fascinación. La fascinación se basa en la ilusión. Cuando el hombre
llega a ser cada vez más consciente de la mujer en sí mismo no puede enamorarse. No puede
ser fascinado sino que es atraído. Ocurre lo mismo con la mujer. Supongo que la palabra
"infatuación" puede sustituir "fascinación", pero cualquiera sea la palabra que se usa significa
un poderoso encantamiento. Conocemos por los estudios previos en el Trabajo que cuando
estamos identificados no podemos ver una cosa como es —como es en realidad—. Hay
grados de identificación. Podemos estar más o menos identificados. En el Cuarto Estado de
Conciencia, llamado Conciencia Objetiva, vemos las cosas tal como son. Esto, desde luego,
nos incluye a nosotros mismos. Nos veríamos a nosotros mismos y a los otros tal como
realmente son. El estado de "estar enamorado" sería desconocido puesto que caracteriza a la
gente a medias. Mientras un hombre esté "enamorado" todo vínculo es imposible.
Ahora bien, la Personalidad es la función del vínculo con el mundo externo. Es lo que nos
pone en relación con las cosas. Si se tiene una Personalidad débil, falta de entrenamiento,
nuestro vínculo con el mundo externo es débil, y es probable que uno sea para los otros un
estorbo. Equivale a decir que la función de vinculación con el mundo externo es débil. Ahora
nos referiremos brevemente a la cuestión del alma. El alma es la función de vinculación con
los Centros Superiores. El alma ha de estar vuelta hacia lo interior, pero de ordinario está
vuelta exteriormente hacia algún objeto o persona en el mundo de los sentidos y permanece
sin desarrollar. Esto no debería ser así. Por ejemplo, un hombre no debería permitir que su
alma se enredase con una mujer. La gente suele decir que está bajo el poder de la mujer, pero
en realidad está bajo el poder de su propia alma. Deben entender que el mundo de los sentidos
y el mundo externo son la misma cosa. La Personalidad no nos permite relacionarnos con los
Centros Superiores, o con nuestro mundo interior. Está vuelta exteriormente hacia la vida
externa. Este Trabajo intenta desarrollar relaciones con lo que está escondido en nosotros. El
desarrollo del Yo Observante comienza por apartar el alma de los sentidos, tal como lo hace
todo el trabajo contra la mecanicidad. La vuelve hacia dentro. El alma subdesarrollada no
quiere en absoluto ejecutar la función que le es propia. Las cosas intratables, como los niños
mal educados, exigen paciencia. Siempre sigue mirando por la ventana. El alma al actuar en el
amor de sí nos posee. No entiende en absoluto el dicho: "Con vuestra paciencia ganaréis
vuestras almas" (Lucas, XXI, 19). traducido apropiadamente por: "Con vuestra paciencia
aseguraréis la posesión de vuestras almas". Cuando el alma gira en redondo encuentra su
lugar apropiado y empieza a ejercer interiormente su función propia, que tiene que ver con la
recepción de significados de los Centros Superiores. La Personalidad no puede recibir los
mensajes de los Centros Superiores, y si lo hiciera, no podría entenderlos porque el lenguaje
de los Centros Superiores nada tiene que ver con el Tiempo y el Espacio, y no es, por
consiguiente, lógico, tal como entendemos la lógica. No es formatorio. Pero el alma puede

151
recibir mensajes y nuevos significados. En el caso del hombre el alma es femenina. En el caso
de la mujer es masculina. En una persona superficial y vacía el alma no está desarrollada.
Toda suerte de trampas y añagazas se centran en estos sencillos hechos. Al menos, cabe
comprender aquí una cosa, y es que el hombre que tiene éxito en la vida externa no puede
proceder rectamente de la misma manera para desarrollar una vinculación con los Centros
Superiores. Ni tampoco lo puede lograr una mujer. En el hombre o la mujer debe producirse
un nuevo inicio —y de hecho una inversión— y han de aceptarse ideas por completo nuevas y
se debe pensar acerca de ellas, y han de hacerse esfuerzos totalmente nuevas. Pero una de las
mayores dificultades finca en arrancar por la fuerza al alma de su identificación con las cosas
de vida. Cuando está demasiado identificada, el punto de mayor intensidad en la
identificación, es lo que la hace tan difícil de vencer. Cuando, mediante la auto-observación,
que es la observación de nuestro mundo interior, y otro trabajo, el alma se aparta de las cosas
de la vida externa y sus apetitos y su comercio con los "Yo" inferiores, empieza a captar los
significados provenientes de los niveles superiores y así se desarrolla. Si permanece pegada a
los sentidos como, digamos, a una persona, esto no sucederá. Será incapaz de cambiar de
rumbo. La persona entonces vive y muere y no da en el blanco. No se ha completado a sí
misma. Pero si un hombre o una mujer se ponen en relación de un modo correcto tanto con el
mundo externo como con el interno ya no son más ni medio-mujer ni medio-hombre. Se han
completado. Son hombres enteros y mujeres enteras. Cuando el joven rico preguntó cómo
podría lograr la vida eterna Cristo dijo: "Si quieres ser completo, anda, vende lo que tienes, y
sígueme" (Mateo, XIX, 21). ¿Creen que esto significa meramente que tenía que andar por el
polvo del camino tras Cristo? No, significaba que debía sufrir un desarrollo por completo
nuevo, en una nueva dirección, interiormente, haciendo pasivo todo cuanto había ganado
hasta entonces por considerarlo carente de valor. Al parecer tenía muy buena opinión de sí.

Great Amwell House, 25 de abril de 1953


LAS DIVISIONES MEDIAS DE LOS CENTROS

En un comentario anterior se puso de relieve que un centro se divide en tres divisiones, una
externa, la otra media y la tercera interna. Dije que no hablaría por el momento de la división
media. La división media es intermedia entre la división exterior y la interior, y puede, por así
decir, mirar de ambos lados. Es la parte con la cual se razona y se llega a una conclusión
acerca de las cosas. La división exterior, como se dijo, está bajo el vaivén de los sentidos y es
la sede de la mente sensual. Si la división media se inclina hacia la división exterior, la
refuerza y el hombre razona y piensa de una manera completamente sensual. Empero, si la
división media se inclina hacia la división interior el hombre puede pensar también psicoló-
gica o espiritualmente. Al adoptar por el momento la antigua formulación de las tres
divisiones, la división exterior puede llamarse natural, la media racional, y la interior
espiritual, lo que corresponde a los tres grados del Hombre, a saber el hombre natural, el
hombre racional, y el hombre espiritual. Ahora bien, en cuestiones espirituales, la mente
sensual no sirve de nada salvo para negarlas, y siempre hubo dichos o comentarios acerca del
peligro de mezclar las cuestiones espirituales, que requieren una comprensión psicológica,
con las cuestiones de los sentidos exteriores que se abren sólo al mundo externo. Por ejemplo,
está el cuarto Mandamiento: "No te harás imagen ni ninguna semejanza de lo que está arriba
en el cielo..." (Éxodo, XX 4). Uno de los significados de este Mandamiento es que la
concepción de "Dios", no ha de ser sensual, basada en un objeto. "Dios" no debe ser pensado
como un objeto aparente para los sentidos. Tenemos que comprender realmente aquí que
"Dios", o para expresarlo en función del Trabajo, el Absoluto, no es una cosa creada, porque
lo que es creado necesita un creador. "Dios o el Absoluto es increado; esto es, no está en el

152
Espacio ni el Tiempo donde existe la creación visible. En relación con esto Cristo dijo
expresamente: "Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que
adoren" (Juan, IV, 24). No es un objeto de los sentidos que vive en algún lugar del Espacio,
instante tras instante. El alma que es la función de vinculación con nuestro mundo interior y
cuyo destino es apartarse de los sentidos para ir hacia otro orden de verdad llamado "Dios" no
debe volverse hacia las cosas vistas, sino interiormente hacia las realidades que son invisibles
y no pueden tocarse, pero pueden ser plenamente experimentadas a intervalos como influjos
de nuevos significados —esto es decir, vuelta hacia los dos Centros Superiores tal como lo
señala el Trabajo—. Los Centros Superiores se abren a Cosmos más elevados de los cuales
uno es el Cosmo-Sol. Cuando el Trabajo dice que hemos de preparar nuestros centros
inferiores, que se abren a los Cosmos más bajos, para la recepción de los Centros Superiores,
una cosa necesaria es abrir las divisiones interiores, y esto es imposible si seguimos siendo
sensualmente inclinados.
Ahora bien, el hombre que usa su división media sólo para razonar y argüir desde los
sentidos, desde la evidencia de las cosas vistas —esto es, desde lo percibido— y extrae
conclusiones o conceptos de las múltiples ilusiones de los sentidos —de los cuales la más
sencilla es que el Sol gira en torno de la tierra, o que el hombre no es nada sino su cuerpo
físico visible— necesariamente experimenta muchas dificultades para creer que puedan existir
otras realidades que no son aparentes a sus cinco sentidos externos, sea con ayuda o sin ella.
Por cierto, muchas veces se burlará de esta idea, o la ridicularizará en secreto. Muchos lo
hacen así sin darse cuenta de ello. Esta actitud impide por completo la apertura de las
divisiones interiores de los centros que es el objeto de toda la enseñanza esotérica, incluso
este Trabajo, y hace toda la diferencia entre un animal de dos patas y el Hombre. El hombre es
sólo Hombre mediante su comprensión, y a no ser que las divisiones interiores de los centros
inferiores estén abiertas no entiende nada correctamente. Esta dificultad en creer va siempre a
la par con la incapacidad de alcanzar el nivel del pensar psicológico, que está por encima del
pensar lógico y materialístico, y está necesariamente acompañado por la insistencia sobre los
hechos materiales y la literalidad en tratar, por ejemplo, las Escrituras u otros escritos
esotéricos. Por lo tanto, no se presta credibilidad alguna a la idea de que en las Sagradas
Escrituras hay un significado escondido o esotérico. Es por eso por lo cual Cristo dijo a los
doctores de la ley:
"¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley! porque habéis quitado la llave de la ciencia;
vosotros mismos no entrasteis, y a los que entraban se lo impedisteis"
(Lucas, XI, 52).

La comprensión psicológica es la llave quitada, sólo dejando el significado literal. Nadie,


empero, puede comprender literalmente una parábola. Reflexionen sobre la parábola de las
diez vírgenes que tenían diez lámparas y sólo cinco tenían aceite. ¿Se imaginan que hay que
entenderlo literalmente y que eran verdaderas vírgenes y verdaderas lámparas y aceite, tal
como lo significan los objetos-sentido? No. Lo que quiere decir, es que la persona que tiene
un justo conocimiento formado de este Trabajo, que es el significado interior de la enseñanza
de Cristo, y nunca lo hace no le será permitido entrar en el Círculo Consciente de la
Humanidad y para ella la puerta estará cerrada. El significado psicológico es totalmente
distinto del significado sensual. No se puede comprender la enseñanza esotérica con la mente
sensual, y si se hace el intento el resultado será malo. La comprensión espiritual o psicológica
es totalmente diferente de la comprensión sensual literal. Pero el hombre que insiste que los
hechos materiales y el significado literal es la sola clase de verdad —y no cabe duda que dice
a su ama de llaves de no descuidar que las lámparas estén llenas— de ello resulta que las
divisiones interiores de los centros nunca se abren ni lo pueden hacer. Permanecen cerradas, y
toda la psicología de ese hombre se inclina abruptamente hacia el mundo de los sentidos, y la

153
evidencia sensual. Sin embargo, si algunas de las ideas del Trabajo penetran hasta las
divisiones interiores de los centros debido a que dicho hombre no razona sensualmente y
literalmente acerca de ellas —tal como "de seguro el Hombre no duerme realmente"— toda la
actitud cambia y la verdad de las ideas comienza a entenderse como una experiencia interior
personal. Esto se debe al trabajo de las divisiones interiores que conectan las cosas de una
nueva manera, y es muy diferente de las conexiones realizadas por las divisiones externas. Tal
persona está despertando. Le fue otorgado algún grado de percepción interior de la verdad y,
como acabo de decir, esto proviene del obrar de las divisiones interiores de los centros. Ya no
está más atada por la mente sensual a la literalidad y a los hechos, como siendo la única forma
de realidad. Ya no arguye más formatoriamente sobre si una cosa es cierta o no, porque ha
empezado a ver la verdad por sí misma. Ya no mira más con desasosiego en torno de sí para
cerciorarse de que los otros creen en una afirmación hecha por el Trabajo, y si los otros la han
aprobado, se apresura en hacer lo mismo, siempre ansioso de seguir la moda. No, su conducta
es muy diferente. La fuerza está ahora en él y no depende de los otros. Pero no ocurre así con
el hombre que sufre el desasosiego de nunca ser capaz de ver la verdad por sí mismo y vigila
a los otros para saber lo que piensan. Tal persona obtiene su verdad de los otros y no la ve por
sí misma, aunque afirme hacerlo así. Lee libros sin ser capaz de saber si contienen o no la
verdad. En tal persona la verdad no está en ella, sino que es un delgado barniz depositado
sobre ella. Ahora bien, lo que no está realmente en uno mismo es quitado al morir del cuerpo.
Sólo cuando se ha visto la verdad por sí mismo, mediante la percepción interior, y se la ha
reconocido, es nuestra y permanece con nosotros para siempre. Es al parecer muy duro, pero
si se piensa en ello, ¿cómo podría ser de otra manera? ¿Cómo espera vivir en un estado más
sutil de materia donde todo lo que es secreto en su vida, todo el falso barniz, se ponen de
manifiesto? Se reirán de usted. Es en verdad muy trágico observar a un hombre cuya
percepción interior de la verdad no está aún despierta en sí mismo, y que realmente no
aprehende con su comprensión sensual a qué se refiere el Trabajo. Tal vez se deje dominar por
los nervios o por el mal humor, o permanezca rígido y con la boca cerrada. Nada penetra
profundamente en él, por no tener dentro de sí nada que lo reciba, porque nunca hizo frente a
la verdad ni lo deseó, sino que siempre siguió las opiniones de los otros con el fin de estar,
como lo cree, en lugar seguro. Cualquiera sea el asentimiento que parece dar, o que desea dar,
el Trabajo descansa meramente en la superficie de una profunda negación. Antes hemos
hablado a menudo acerca de este tema. Es preciso comprender que la mente sensual siempre
negará este Trabajo porque es una cuestión de comprensión psicológica y no una cuestión de
hechos sensuales. Al Trabajo, que trata de abrir los niveles interiores o superiores del ser del
hombre, que están situados en las divisiones interiores de los centros, no se le permite hacerlo
—muchas veces debido a algo afín a la cobardía—. En el caso de las mujeres esto no es tan
aparente porque por lo general no son mentalmente inclinadas a ocultar las cosas y, por lo
tanto, no son pensadores cobardes. Para las personas que están en este Trabajo es inútil que
teman pensar de una nueva manera porque el Trabajo no puede de este modo ejercer su
influencia sobre ellas. Están sujetas a seguir siendo personas mentalmente sensuales, para
quienes la vida del mundo es suficiente, y en quienes las divisiones interiores de los centros
siempre permanecerán cerradas. Creadas como seres auto-desarrollantes viven y mueren —
cerradas—. Los significados por los cuales viven consistirán entonces en lo que se halla en
los compartimientos inferiores de la casa de tres pisos del hombre —a saber, el sexo, el
movimiento, y la comodidad y el comer y el beber. G. enseñó que esa tríada de centros, con
los significados que derivan de ellos, suministran los estímulos requeridos para mantener a la
mayor parte de la dormida humanidad satisfecha. Lo comparó a vivir en la planta baja.
Verán por lo que se ha dicho que mucho depende, por lo tanto, de cómo razona un hombre —
esto es, de cómo usa la división media o racional de sus centros inferiores—. Puede razonar al
efecto de que todo en el Universo carece de sentido y sucedió de algún modo

154
accidentalmente, y que hace mucho tiempo nada había, y luego hubo algo, de un modo u otro,
y después apareció un átomo de algún modo y luego aparecieron billones y billones de
átomos, y eventualmente aparecieron mundos de algún modo, y apareció la vida de algún
modo, y finalmente apareció el hombre de algún modo. Hoy en día son muchas las personas
que razonan de esta manera extraordinaria, y así hacen que sea imposible el despertar de las
divisiones interiores. Esto lleva a una declinación general de la comprensión, y hasta de las
formas más sencillas de la inteligencia. Por eso les pregunto —¿cómo razonan?—. ¿Cuál es
su visión del Universo? ¿Cómo piensan? ¿Les parece increíble el significado que está latente
en el Rayo de Creación? ¿Los niveles superiores de ser les parecen fantásticos, o al menos
muy dudosos? ¿Ha decidido por sí mismo, y según la verdad percibida en sí mismo, que hay
grados superiores de ser y conciencia —aun un ser y una conciencia divinos— o supone que
ya los ha alcanzado, y nada hay de más elevado que usted mismo? No se puede cometer
mayor error que creer que nuestra visión individual del Universo no hace diferencia alguna
para nosotros y no tiene importancia alguna. Tiene mucha importancia, porque lo que piensa y
cómo razona acerca del Universo y el significado de su existencia en él, puede tanto cerrar
como abrir las más importantes divisiones del Centro Intelectual y del Centro Emocional. Las
ideas son muy poderosas. Una idea puede cerrar y otra abrir la mente interior y el corazón.
Ciertas ideas hacen toda la diferencia entre un hombre natural y un posible hombre espiritual.
Pueden hacer la diferencia entre un hombre mecánico, un hombre conducido por la vida
externa como una máquina por una cinta transportadora, y el hombre capaz de llegar a ser
cada vez menos mecánico y cada vez más consciente, y eventualmente tener una verdadera
psicología y convertirse, en suma, en un verdadero Hombre que posee un Yo Real y por lo
tanto unidad de ser.

Great Amwell House, 2 de mayo de 1953


LA CONJUNCIÓN DE LAS DIVISIONES EXTERIORES E INTERIORES DE LOS
CENTROS

En el comentario previo que versaba sobre las tres divisiones de un centro —a saber, las
divisiones exterior, media e interior— se mencionaron algunos usos de la división media.
Recapitularé brevemente lo que se dijo. La división media razona y puede razonar en dos
direcciones. En una dirección puede razonar acerca de la vida tal como es vista desde la
evidencia de los sentidos —esto es. desde las apariencias—. En este caso, el terreno de su
razón está en los cinco sentidos. Es decir, razona desde la división externa que está vuelta
hacia la vida externa. Por vida externa quiero decir la vida que se ve, se oye, se huele, se
saborea y toca —la vida del mundo y de sus múltiples asuntos, la vida de las apariencias y de
las cosas y gentes tal como parecen ser a los sentidos. Todo ello, que a veces se llama el
mundo fenoménico, constituye lo que la gente por lo general contempla como realidad. ¿No
creen acaso que no puede haber otra realidad que la que es evidente a nuestros limitados cinco
sentidos? Si lo cree así, entonces su pensar es sensual y sólo tiene una mente sensual. Repito
todo esto porque está cuestión debe ser enfrentada por todos y se debe llegar a una conclusión
definida —no una conclusión a regañadientes acompañada por un encogerse de hombros, sino
una conclusión pensada, individual—. Porque si usted contempla la realidad como algo
confinado por los sentidos, la división media siempre buscará la verdad en la división externa,
y razonará desde ella, y nunca apelará a la división interna y descubrirá otra realidad y orden
de verdad más allá de los sentidos. Será entonces un hombre muerto (o una mujer muerta)
desde el punto de vista del Trabajo, por más inteligente y eficiente que sea. A este respecto
agregaré aquí que estamos rodeados por una escala descendente de vibraciones
electromagnéticas, empezando por los rayos cósmicos, acerca de los cuales nuestros sentidos

155
nada nos dicen, salvo para una pequeña octava para la cual tenemos un órgano-sentido y a la
cual llamamos luz. ¿Me va a decir que algunas de las octavas inferiores de esas vibraciones
electromagnéticas, que viajan a 300.000 kilómetros por segundo y en este momento
atraviesan imperceptiblemente esta habitación, pudiendo transformarse en audibles
vibraciones sonoras por la radio, no existen? ¿Puede tomar pues sus cinco sentidos como
criterio de realidad? Lo repito, ¿puede hacerlo? porque algunos de ustedes no quieren
enfrentar esta conclusión y la evaden con inquietud y se mantienen con los pies aferrados a la
tierra. No me referiré a la invisibilidad del pensamiento y la conciencia.
Pasaremos ahora a lo que puede denominarse el mayor problema de la enseñanza esotérica —
a saber, la apertura de las divisiones interiores de los centros y formar con ellos una
conjunción con las divisiones exteriores mediante una fuerte división media que puede mirar
en ambas direcciones y comprender la verdad de un nivel inferior y la verdad de un nivel
superior sin contemplarlas cómo contradicciones. Sólo mediante tal conjunción la división
exterior con su pensar sensual y verdad sensual, llamados hechos, puede ser controlada y
ocupar su lugar correcto en el esquema del posible desarrollo del Hombre. Porque la división
interior, vuelta hacia las vibraciones provenientes de los Centros Superiores, que son aberturas
a los niveles superiores del Rayo de la Creación, está situada en un nivel superior a la
división exterior vuelta a los cinco sentidos que se abren al mundo, y sólo lo que está en un
nivel superior puede controlar lo que está en un nivel inferior. No se puede controlar al
Hombre Natural, sensual, en uno mismo excepto por medio del Hombre Espiritual,
desarrollado y no sensual. La división media, que es la división racional o razonante, está
situada entre lo Natural o Exterior y lo Espiritual o Interior, y puede conectarlos. Como dije
antes, empleo a sabiendas estos términos tomados de un antiguo sistema, en lugar de los
términos de Trabajo, Motor (o Mecánico), Emocional e Intelectual.
Las tres divisiones de los centros pueden compararse a tres hombres que viven en tres cuartos
en uno mismo. Esos hombres tienen diferentes estaturas. El primero vive en la división
externa, que es el cuarto exterior, y es el de más corta estatura, el segundo en la división
media, que es el cuarto intermedio. y el tercero en la división más interior que es el cuarto
más interior —y es el más alto—. Si el hombre que vive en el cuarto intermedio sólo se une
con el hombre exterior, no se tiene relación alguna con el hombre interior. Asimismo, ya que
los tres cuartos no están en el mismo piso sino uno encima del otro, si el hombre medio sólo
se une con el hombre externo, siempre mira hacia lo bajo. Por otra parte, si se une con el
hombre interior, mira hacia lo alto, o más bien intenta hacerlo —y desprecia las cosas de los
sentidos—. Si el hombre medio cree que debe hacer una cosa o la otra, es débil. Si ocurre así
con usted, luego tiene un medio- débil. Si el hombre medio es fuerte, empero, no confunde la
verdad científica con la psicológica. Ve a cada una en su propia escala y no las lleva como
opuestos a una colisión. Ve al mismo tiempo los sentidos y la mente de los sentidos y sus
significados y verdades, y ve más arriba la mente suprasensual, que recibe significados y
verdades de otro orden de los Centros Superiores que están continuamente obrando en
nosotros, pero que no podemos "oír". De estas consideraciones es aparente que el científico
extremado, que sólo cree en las verdades de la Ciencia, y el religioso extremado, que
contempla a la Ciencia como la obra del diablo, están ambos equivocados. Cada uno tiene un
medio débil. Cada cual sólo mira en una sola dirección. Cada uno desprecia al otro. Cada cual
es unilateral. Gurdjieff dijo una vez que uno de los objetos del Trabajo es unir la Ciencia de
Occidente con la Sabiduría de Oriente. De ahí que Oriente no ha conocido desarrollo
científico y Occidente sabiduría alguna.
Ahora bien, este Trabajo no se basa en el pensar sensual. No está vuelto hacia esa dirección.
No trata de las cosas que se pueden percibir con los cinco sentidos. No se lo puede pesar y
medir o examinar con una lente de aumento o un microscopio. Está orientado hacia lo interior,
hacia las partes interiores de los centros. El orden de verdades que enseña no pertenecen al

156
mismo orden que la verdad científica. No se refiere a los hechos de los sentidos. Tienen que
ver con los hechos de nuestro ser y con llevar esos hechos a la luz de la conciencia, lo cual
conduce el Cambio de Ser. El conocimiento científico no cambia el ser de un hombre. El
hombre cuyo ser es pobre, mezquino, desagradable, o definitivamente malo, el hombre que
sólo desea lograr el poder a toda costa sobre los otros, y en quien el amor a dominar es el
principal amor, puede lograr el conocimiento científico y emplearlo para la destrucción y no
cambiará su ser en lo más mínimo. Pero la Observación de Sí, el Recuerdo de Sí, el No
Identificarse y el No Considerar pueden cambiar el ser de un hombre si se practican —junto
con otras cosas que estudiamos en este Trabajo.

Great Amwell House, 9 de mayo de 1953


LA APERTURA DE LA DIVISIÓN INTERIOR DE UN CENTRO

A menos que se abra la división interior de un centro, la persona está gobernada por la
división externa. Equivale a decir que a no ser que la mente suprasensual se abra la persona
está gobernada por la mente sensual. Además, si usted es un pensador y sólo razona según la
evidencia de los sentidos, y cree que la realidad sensual es toda la realidad, la división media
va a reforzar la mente sensual y usted arribará a conclusiones acerca del Hombre y del
Universo que no pueden admitir que la vida humana en la tierra, o las estupendas Galaxias de
Soles que se extienden a través del espacio, tienen sentido alguno. Este razonar negativo
producirá el efecto de cerrar las divisiones interiores de los centros. Como las divisiones
interiores son las más elevadas y más importantes divisiones de los centros inferiores en el
hombre y cuando se abren hacen del hombre un Hombre que se distingue del animal, ya que
el razonamiento negativo y la formación de conclusiones negativas son métodos de
autodestrucción. En aquellos que poseen un Centro Magnético, esta clase de autodestrucción
no suele darse, pero existe siempre el peligro de la imaginación, que es igualmente destructiva
por impulsarlos a extraviarse a veces en creencias insensatas. Las creencias insensatas no
abren la puerta que conduce a las divisiones interiores de los centros. Las creencias
insensatas, tanto como la falta de creencia, mantienen la puerta cerrada. Tengo la impresión
que las gentes impregnadas desde hace mucho en creencias imaginarias no pueden empezar a
trabajar realmente sobre sí sino vagar de un sistema de imaginación a otro. En este Trabajo,
nos dicen severamente de luchar contra la imaginación y sus ilusiones. Agregaré entre
paréntesis que es preciso observar si sólo se trabaja en imaginación y no sobre la imaginación.
Ahora bien, al tener en consideración qué es necesario para abrir las divisiones interiores, es
evidente que un sensualista, que cree fundamentalmente en lo hondo de sí que sólo es verdad
lo que sus sentidos le revelan, tendrá la enfermedad de la incredulidad oponiéndose a un
ulterior desarrollarse en HOMBRE. Esto es al parecer tan difícil de curar como una insensata
creencia imaginaria. No nos dicen cómo Cristo curó al ciego a quien condujo fuera de la
Ciudad de Betsaida. Sólo sabemos que Betsaida representa la incredulidad, tal como la
expone Mateo, XI, versículo 21.
"¡Ay de ti, Corazón! ¡Ay de tí, Betsaida! Porque si en Tiro y en Sidón se hubieran
hecho los milagros que han sido hechos en vosotras, tiempo ha que se hubieran
arrepentido en cilicio y en ceniza."

El relato de la cura es como sigue:

"Vino luego a Betsaida; y le trajeron un ciego, y le rogaron que le tocase. Entonces,


tomando la mano del ciego, le sacó fuera de la aldea; y escupiendo en sus ojos, le puso
las manos encima, y le preguntó si veía algo. El, mirando, dijo: Veo los hombres como

157
árboles, pero los veo que andan. Luego le puso otra vez las manos sobre los ojos, y le
hizo. que mirase; y fue restablecido, y vio de lejos y claramente a todos"
(Marcos, VIII, 22-25).

El ciego representa al hombre que padece la enfermedad de la ceguera espiritual. Esta es la


enfermedad del hombre sensual. El primer paso en esta cura es llevarlo fuera de su falta de
creencia, pero no nos dicen cómo Cristo lo realizó. Se dice sencillamente "tomando la mano
del ciego, le sacó fuera de la aldea". Una vez que fue sacado de la incredulidad de su mente
sensual, se le dio a sus "ojos" algo que venía directamente de Cristo. En el lenguaje de la
parábola los ojos representan la comprensión. Levantar los ojos es levantar el nivel de la
comprensión. Esto debía hacerse dos veces antes que viera —esto es, la verdad no sensual—
la verdad claramente:
"Y escupiendo en sus ojos, le puso las manos encima, y le preguntó si veía algo. El,
mirando, dijo: Veo los hombres como árboles, pero los veo que andan."

Ha logrado una visión parcial. Reparen en que un árbol extrae su vida del Sol que está encima
como de la Tierra que está abajo.
"Luego le puso otra vez las manos sobre los ojos, y le hizo que mirase; y fue
restablecido, y vio de lejos y claramente a todos."

Ahora ve, no los hombres como árboles, sino como hombres. Ahora la verdad del hombre
sensual deriva de lo que está debajo de él, de la evidencia de sus sentidos, no de las ideas. Su
pensar es según las cosas y es por lo tanto pasivo, determinado por las apariencias, y así está
en los opuestos. Pero pensar espiritualmente es pensar, no pasivamente desde la evidencia de
los sentidos, sino desde ideas que han de comprenderse con esfuerzo, y por lo tanto es activo.
Las verdades espirituales por consiguientes son simbolizados por hombres, no por mujeres. El
despertar del pensar viril, que el Trabajo puede llevar a cabo si se piensa desde las ideas
espermáticas que enseña —tal como la de que el Hombre puede alcanzar un nivel más
elevado de conciencia— significa que se ha empezado a tener acceso a las divisiones inte-
riores de los centros, que están vueltas hacia los Centros Superiores en los cuales no existen
los opuestos.
Ahora bien, si una persona no cree fundamentalmente en el Trabajo y las ideas contenidas en
los Evangelios, pero no observa que lo hace así, dicha persona se indignará con quienes
parecen no creer. Esto se debe sencillamente a ver aquello que está realmente en ella como si
estuviese fuera de ella en los otros. Esto es un caso muy común. Por lo tanto es necesario
llevar el propio descreimiento a la conciencia para que uno mismo pueda confrontarlo. Es
mejor hacerlo así porque de otro modo no será capaz de ver la verdad de todo cuanto enseña
el Trabajo por sí mismo, porque estará siempre negándolo interiormente. Pero si enfrenta
sinceramente su descreimiento, será ayudado, si hay buena voluntad en creer. Esto nos lleva a
otra cosa que es necesaria para abrir las divisiones interiores —a saber, el reconocimiento
interior de lo. que en uno está equivocado desde el punto de vista del Trabajo. El Trabajo se
refiere a varias cosas que es preciso evitar y a tres cosas principales que es necesario hacer. Su
objeto es alcanzar una meta definida que de otro modo no se puede alcanzar. Si no se intenta
evitar lo que el Trabajo señala ni hacer lo que nos dice hacer, naturalmente no se alcanza la
meta. ¿No les parece sorprendente? Ahora bien, es evidente para toda persona que ha
reflexionado sobre el contenido de los Evangelios que Cristo dio instrucciones muy definidas
acerca de algo. Muchos de los que le escucharon sólo lo hacían con su pensar exterior o
sensual y así no pudieron entender su significado. Todos ellos son una clase bien delineada de
pensadores inflexibles, sensuales que pertenecen tanto, sino más, a la época presente como al
pasado. Al hablar de la mente interna y cómo abrirla para poder entrar en el Reino de los

158
Cielos, Cristo explicó repetidas veces que un hombre, externamente bueno y piadoso, pero
muy diferente internamente, no puede experimentar esa etapa de desarrollo. No da en el
blanco. Lo que importa es el estado de su vida interna e invisible. ¿Qué piensa y siente
realmente? Ahora bien, un hombre en el Trabajo tiene que llegar a entender por sí mismo
cómo y cuándo no da en el blanco —de un modo tan claro y práctico como el automovilista
que descubre que se ha equivocado de rumbo—. Por ejemplo, dejar entrar sin resistencia las
emociones negativas y echar leña al fuego y gozarlas es no dar en el blanco que el Trabajo
tiene en vista. Es pecar contra el Trabajo porque el Trabajo enseña que las emociones
negativas impiden el despertar. De otro modo no sería un pecado. Es sólo un pecado en
relación con lo que es la meta o blanco. En griego pecado quiere decir no dar en el blanco.
Ahora bien, si un hombre no quiere reconocer interiormente cómo o cuándo peca contra lo
que le dice el Trabajo de no hacer o de hacer, no lo valora. No lo toma seriamente. Para él
carece de peso. Pero si se refrena o trata de hacerlo por amor al Trabajo —desde un
sentimiento por el Trabajo— desde un genuino y secreto deseo de buscar y obedecer al
Trabajo sin exhibición alguna —entonces verá que la puerta a las divisiones interiores
empiezan a abrirse y entran nuevos significados. Estos nuevos significados controlarán
gradualmente y pondrán en orden al hombre sensual o externo. La división interna está
entonces en conjunción con la división externa. El hombre interior se pone en contacto con el
hombre exterior.

Great Amwell House, 16 de mayo de 1953


LA APLICACIÓN DEL TRABAJO A UNO MISMO

Comenzaré repitiendo una vez más que si se sigue pensando en la enseñanza-Trabajo desde
los puntos de vista de la vida y según la manera en que siempre se pensó acerca de la vida, no
penetrará en nuestra mente. Esto quiere decir que el Trabajo será incapaz de cambiar nuestra
mente. No cambiará nuestra manera habitual de pensar, nuestros hábitos de pensamiento. Pero
si se piensa seriamente acerca de la vida según las ideas que enseña el Trabajo, nuestra mente
cambiará, y se iniciará la primera etapa de nuestra regeneración —llamada metanoia, o
cambio de mente, o cambio de pensar, o nuevo pensar—. En los Evangelios es siempre
incorrectamente traducido por "arrepentimiento" —"arrepentíos", donde debiera ser "Cambiad
vuestra manera de pensar, cambiad vuestra mente, pensad de una nueva manera"—. Ahora
bien, la mente sensual, basada en las apariencias, no es un suelo en el cual pueda crecer el
Trabajo. Por cierto ahogará al Trabajo —como prosigue haciéndolo en muchas gentes que lo
han escuchado durante mucho tiempo sin haber entendido cosa alguna—. Nunca empiezan
con una idea-Trabajo y piensan según ella. Por ejemplo, no entienden la idea-Trabajo: nuestro
Ser atrae nuestra vida ni piensan según ella. Siguen viendo la vida como algo que está
separado de ellos mismos y que a menudo los trata mal. Hasta hacen cargos internos contra
"Dios", pensando en realidad que "Dios" gusta de ser resentido, mezquino o difícil, y les
estropea todo. Ven simplemente cualidades de su Ser, para el cual son ciegos, proyectadas,
como por una linterna mágica, a su concepción de "Dios". Lo que ven enfrente de ellos está
realmente detrás de ellos. Está en ellos. Por eso los otros son los culpables —o "Dios" y la
fortuna—. Si pensaran realmente que su Ser atrajo su vida, girarían en redondo, fuera de sus
sentidos y mirarían "tras ellos" y verían cuáles son las cosas en ellos que causaron sus
desdichadas experiencias. Pero, ¿creen acaso que lo harán así? No, no lo harán: porque si bien
han oído una y otra vez que nuestro Ser atrae nuestra vida, no creen en ello, y si no se cree
una cosa no se la piensa, porque se piensa lo que se cree y se rehúsa pensar lo que no se cree.
Esto es, en este caso, no cambian su mente con respecto a la particular enseñanza que su Ser
atrae su vida. Siguen pensando como antes, nunca viendo que la culpa está en ellos. Y así, de

159
la misma manera, ninguna de las ideas-Trabajo produce efecto alguno sobre su mente porque
no creen en ellas —o, si prefieren, no las creen—. Porque si creyeran en ellas empezarían a
pensar desde las ideas-Trabajo y su mente cambiaría y observarían su Ser y verían en ellos
mismos la causa de los errores que cometieron. A medida que llegaran a ser más conscientes
de lo que está en ellos y vieran que son culpables, su Ser empezaría a cambiar y su vida ya no
atraería la misma infelicidad o desastres. Todo esto tendría lugar cuando esta idea-Trabajo
fuera aprehendida por la mente y se le permitiese ejercer su poder sobre ella y modificarla.
Ahora bien, aquí, por ejemplo, tenemos a una persona que siempre parece estar confundida,
que va de un lado para otro en una perpetua prisa, que parece preocupada y por lo general se
queja de ser desdichada. Supongamos que dicha persona escuchó muchos años el Trabajo.
¿Qué es lo que anda mal? Ninguna de las ideas del Trabajo ha penetrado en su mente. Su
mente está como estaba antes. Piensa como siempre lo hizo. De resultas de ello, no se hace
ningún esfuerzo-Trabajo, ni puede hacerlo. La aplicación de las ideas-Trabajo a uno mismo
nunca se hace —quizá ni siquiera se suena. Se presta atención a la idea de que es preciso
conectar el Trabajo consigo mismo de vez en cuando, se reconocen las palabras, pero nada se
hace y las ideas del Trabajo y su significado no son pensados. Ahora bien, a todos nos
enseñan que hay tres líneas de Trabajo —el Trabajo sobre si, el trabajo con otros, y el trabajo
que ayuda al Trabajo—. Son todas necesarias. En cuanto a la primera línea, el trabajo sobre sí,
hay dos ramas —el trabajo sobre el conocimiento del Trabajo y el trabajo sobre el propio Ser
—. En la proporción en que se aplica nuestro Conocimiento del Trabajo sobre nuestro Ser,
mediante el vinculo de la auto-observación sin justificarse, se logra la Comprensión, la cosa
más valiosa y poderosa que se pueda ganar. Pero, ¿cómo esto es posible si nunca se piensa
con la propia mente acerca del conocimiento que enseña el Trabajo y así se puede cambiar
nuestra manera de pensar? Empero la gente se sorprende cuando se le dice que debe pensar
por si misma acerca de las ideas-Trabajo —sí, y pensar mucho y eventualmente nunca dejar
de pensar de esta nueva manera—. Es preciso usar la mente en este Trabajo. El Trabajo se
inicia con la mente. No se puede trabajar sobre la línea de Conocimiento del Trabajo a menos
de usar la mente activamente. Y no se puede cambiar el Ser excepto mediante la aplicación de
este Conocimiento a él. Es preciso ver en la propia mente —en el gradual formarse de la
nueva mente-Trabajo— que hemos de trabajar sobre nuestro Ser. ¿Sobre qué, de paso, están
ustedes trabajando? No sirve de nada el trabajo ciego, el esfuerzo estúpido ni el querer
trabajar mañana. El trabajo inteligente está basado en algo que se observa hoy, ahora, en uno
mismo, algo que el Conocimiento del Trabajo nos enseña que es aquello sobre lo cual
debemos trabajar. Por ejemplo, ¿observa, hoy, ahora, que está gastando mucha energía
nerviosa en el considerar interno? Pues bien, aquí tiene algo sobre lo cual debe trabajar ahora
eliminando de ello el sentimiento de Yo. Les daré algunos extractos de una carta reciente que
puede ayudar a algunos de ustedes que no parecen usar prácticamente el Trabajo.
La persona que la escribió, a quien no conozco, primero reconoce la ayuda que los
Comentarios le prestaron en momento difíciles. Muchas veces abrió el libro y halló una
solución a uno de sus problemas personales. Luego describe una experiencia que tuvo después
de estar de mal humor todo un día —un estado de ánimo que en el pasado deseó cambiar a
menudo sin ser capaz de lograrlo—. En esta ocasión, leyendo el “Comentario sobre la
Mente”, se dio cuenta que lo que leía podía aplicarse directamente a sus dificultades. Escribe
lo que sigue:
"Encontré el Comentario sobre la Mente, y me di cuenta que era el tema mismo contra
el cual estaba luchando, y en la página 548 encontré la respuesta a lo que me había
vencido casi siempre desde que puedo recordar. Al leer las palabras en el segundo
párrafo, 'Pero si empiezo con la mente', antes de proseguir leyendo anoté por qué y
cómo me preocupaba por el problema particular que me había estropeado el día. A me-
dida que escribía experimentaba una sorprendente sensación de libertad —era

160
literalmente la liberación de un mal estado cuyo efecto es instantáneo—. De repente vi
que podía apartarme de esos estados de ánimo, que no eran, ni necesitaban ser, Mí,
como siempre me habían acostumbrado a pensar, y así a temerlos y dejarme aterrorizar
por ellos. Tomando el libro, lo hallé expresado en las siguientes frases que se refieren
a observar el cómo y el por qué. Además, en la página 549, las palabras 'Basta decir,
«No debo preocuparme»'... repiten lo que siempre descubrí, a saber, que eran inútiles.
Pero nunca hasta ese momento fui capaz de hallar la manera de no preocuparme."

Habrán notado que utilizó el Trabajo inteligentemente y conectó su estado con lo que enseña
y obtuvo como respuesta una inmediata ayuda. Citaré una parte de lo que está escrito en la
página 548 haciendo ver lo que quería decir en esa carta. El tema de esa página es la
mecanicidad en cada uno de los centros. Menciono hábitos de pensar y hábitos de sentimiento
—hábitos que la gente no nota que son hábitos y, por lo tanto, mecánicos, sino que los toma
como maneras de pensar y sentir justas y necesarias— de hecho, las únicas maneras posibles.
Deseo que algunos de ustedes lo vieran por sí mismos y se den cuenta en un deslumbrante
momento de introspección hasta qué punto sufren sin necesidad ni utilidad alguna debido a
los hábitos de pensar y sentir muertos y mecánicos que no necesitan sufrir si dejan entrar en la
mente al Trabajo viviente. ¿Pueden librarse de esta expresión de desdicha, de desconcierto? El
Comentario dice a continuación:
"El Trabajo se inicia con la mente tal como lo hacen los Evangelios. Se inicia con el
cambio de mente, con ver las cosas diferentemente, con una nueva enseñanza, con
nuevas ideas. A no ser que esto tenga lugar, a no ser que empecemos a ver,
mentalmente, nosotros mismos y la vida de una nueva manera, no podremos trabajar
sobre los otros centros de una manera inteligente. Puedo estar de cuclillas todo el día;
puedo negarme a comer; puedo someterme a los mayores tormentos físicos como un
faquir —pero el resultado será siempre inútil porque no está vinculado con mi
comprensión, y así no conducirá a ningún desarrollo interior. Pero si empiezo con mi
mente y observo, digamos, cómo me preocupan las cosas, de qué manera me
preocupan las cosas, y me pregunto por qué me preocupan las cosas de esa manera, y
pienso en el Trabajo, empezaré a tener algún discernimiento de la cosa que siempre di
por sentado que era indisputablemente yo mismo y siempre tenía razón, a lo cual doy
el nombre de mente. Veré que mi mente, tal como es, con su montoncito de piedras, es
una cosa cómica, limitada y algo de lo cual no puedo decir que siempre tiene razón.
De hecho, empezaré a ver que es muy posible mi mente esté equivocada y todas mis
ideas también lo son y que, en un sentido, tengo que librarme de esa forma de mi
mente, de esa mezquina manera de pensar acerca de todo, y así de esa manera de
preocuparme. Imagínese que en un momento en que está muy preocupado viene
alguien y le dice: '¿No ve que la razón por la cual se preocupa tanto es que hay algo
que no anda en su mente, y que usted se preocupa equivocadamente y debería tratar de
cambiar su mente de una manera por completo nueva acerca de esa cosa por la que
tanto se preocupa?' No caben dudas que usted se enfadará mucho. Ahora bien, trate de
mirar en profundidad esa cuestión de preocuparse por las cosas y vislumbre que hay
algo en su mente que lo hace preocuparse de esa manera, algo en sus pensamientos,
que sólo provienen de la mente, tal como son, porque mientras su mente esté formada
de esa manera siempre producirá la misma clase de pensamientos. Quiero decir, trate
de ver que se preocupa por las cosas, a causa del montón de piedras que toma por su
única mente."

161
Great Amwell House, Pentecostés, 23 de mayo de 1953
LA PRISIÓN DE LAS EMOCIONES NEGATIVAS

En la enseñanza esotérica siempre nos dicen que estamos en una prisión. Nadie ve la prisión.
Para la mente sensual una prisión debe tener muros, cerrojos y barrotes. La prisión en la cual
estamos no tiene ninguna de esas cosas. Está hecha principalmente de estados. En el Trabajo
los estudiamos. Todas las emociones equivocadas nos mantienen en la prisión. Hay muchos
grados de emociones negativas, del mismo modo que hay grados de Infierno. El cambio de las
emociones no negativas a las negativas es tan definido como un cambio químico de una
sustancia alcalina a una ácida. Eventualmente llegamos a conocerlo al darnos cuenta que
estamos en una prisión. Las emociones negativas parecen mucho más inteligentes que las
emociones no negativas. Parecen más fértiles, más interesantes, más ingeniosas. Esto es
porque mienten. Como todos los mentirosos tratan de persuadirnos. El objeto de las
emociones negativas no es sólo el de destruir la verdad sino el de dañar. Todo lo malo trata de
dañar. Es extraordinariamente fácil dañar. No es fácil saber cómo hacer el bien a los otros
pero saber herirlos es mucho mas fácil. Hay un placer distinto en dañar. Consideremos el
placer de la calumnia. En la raíz de las emociones negativas está la violencia. Hay grados de
emociones negativas —tanto grados continuos como discontinuos—. Un estado negativo
particular puede aumentar o disminuir; o puede llegar a ser más profundo y peligroso. En lo
que respecta a las emociones negativas se necesita una disciplina. Debe empezar con la auto-
observación. Es preciso saber y reconocer en qué momento se es negativo. La gente no lo
hace. Una disciplina nunca debe convertirse en un fin. Es un medio para llegar a un fin. La
disciplina que tiene que ver con los estados negativos tiene como fin el gradual debilitamiento
de su poder para encarcelarnos. Es parte de la técnica general del Trabajo que se refiere a
escapar de la prisión. Es necesario hallar e inventar todos los métodos posibles para prevenir
que los eventos recurrentes nos hagan negativos. No es cuestión de armadura sino de
conocimiento de sí, acompañado por una destreza similar a la que mostró la Mujer sirio-
fenicia en la respuesta que dio cuando se la comparó a un perro. No se volvió negativa.
Cuando le pidió a Cristo que sanara a su hija. El dijo:
"Dejad primero que se sacien los hijos, porque no está bien tomar el pan de los hijos y
echarlo a los perrillos. Respondió ella y le dijo: Sí, Señor; pero aun los perrillos,
debajo de la mesa, comen de las migajas de los hijos. Entonces le dijo: Por esta
palabra, ve; el demonio ha salido de tu hija"
(Marcos, VII, 27-29).

El Trabajo enseña que las emociones negativas gobiernan el mundo. Son extremadamente
infecciosas. Un hombre puede hacer que mil personas se vuelvan negativas. Una persona
negativa puede convertir una casa en un Infierno. Esta habilidad de afectar a los otros da a la
persona negativa un sentido de poder. Es un poder maligno. Las emociones negativas parecen
destruir todo sentido de humor en las personas. Leí que los cuentos de hadas de Grimm iban a
ser reescritos. El Hada Buena es descrita como una "desviacionista". ¿Puede una persona reír
sinceramente si es negativa? No de sí misma, en todo caso. Quizá nunca nos reímos de
nosotros mismos, sino que fingimos hacerlo. Gran parte de la vida es fingimiento y aun
cuando lo sepamos, lo tomamos seriamente. Porque hay alguna fuerza invisible que nos ata y
se mezcla con todo cuanto hacemos —como una cuerda que hubiéramos debido cortar con un
cuchillo afilado hace mucho tiempo—. El Trabajo denomina identificar los efectos de esa
cuerda no cortada. Estar identificado es la fuente de las emociones negativas. Aquí está usted,
por ejemplo, muy satisfecho de algo que acaba de hacer, mezclándose usted con la tarea y la
tarea con usted mismo, y luego aparece un idiota y enciende el fuego con ello. Tiene que ser

162
muy diestro para impedir volverse negativo. Pero si usted estuviese despierto habría
observado cómo se estaba identificando mientras realizaba su tarea y esto lo habría ayudado a
no reaccionar tan negativamente. Si nunca se identificara, no mezclaría lo que no debe ser
mezclado con lo que hace, y no sería negativo. Si siempre se recordara a sí mismo, nunca se
identificaría, y si nunca se identificara nunca sería negativo. Esto significa simplemente que si
viviéramos en el nivel del Tercer Estado de Conciencia nunca nos identificaríamos y nunca
seríamos negativos. Pero el Hombre está dormido. La gente vive en el Segundo Estado de
Conciencia —el así llamado Estado de Vigilia— y no sabe que esta es la prisión dentro de la
cual vive sin saberlo, quizá desconcertada por lo que sucede, pero sin ver la causa de todo lo
que ocurre. Pensar acerca de la vida de esa manera activa según lo que enseña el Trabajo en
lugar de hacerlo de la otra manera, nos hace ver que luchar fragmentariamente con ésta o
aquella emoción negativa es lo mismo que tratar de leer un diario en un huracán. En la
atmósfera que rodea la tierra por encima de cierta altitud no hay tormentas. Ocurre lo mismo
con nosotros. Si pudiéramos alcanzar la altitud de conciencia perteneciente al estado de
Recuerdo de Sí, de Conciencia de Sí y de Percepción de Sí, se viajaría por encima de las
inevitables y naturales tempestades que pertenecen al nivel inferior de conciencia. Ser
negativo es pecar contra el Trabajo. Es no dar en el Blanco. ¿Lo siente así? Puede, y por cierto
debe hallar e inventar para usted mismo maneras de cercar con artificio las emociones
negativas. Hallar algo que requiera una atención dirigida es una manera, si es capaz de
hacerlo. Otra es rememorar y recordar y retroceder en el tiempo a similares ocasiones previas
—a condición de tener una memoria-Trabajo basada en una genuina auto-observación y no la
mera y acostumbrada memoria ilusoria y embustera—. Vigilar un estado es siempre útil —si
se puede hacerlo sin unirse a dicho estado—. Otra manera es ver lo que nos hizo negativos —
si se puede hacerlo—. Esa clase de esfuerzos nos hacen más conscientes y esto siempre ayuda
porque nos pone en las mejores partes de los centros, en lugares menos bajos en la ciudad
interior de uno mismo. Es preciso sentir que se está equivocado si uno es negativo —sentirlo
realmente— no porque nos lo dijeron sino porque se lo ve por sí mismo. Sin ese sentimiento
todo lo que se hace es inútil y meretricio y artificial. El verdadero Camino para escapar a
esto es el Recuerdo de Sí.

Great Amwell House, 30 de mayo de 1953


LA FUERZA NEUTRALIZANTE DEL TRABAJO

Es difícil hallar la Fuerza Neutralizante del Trabajo. Es inevitable una larga búsqueda para
encontrarla. Toda persona que ha logrado la suficiente convicción de que el Trabajo es algo
real y que conduce a una meta, tiene que emprender esa búsqueda, sola, por sí misma. No se
lo puede comunicar de una manera directa, como tampoco se puede comunicar el sabor de
una manzana a alguien que nunca la probó. El largo periodo de búsqueda para encontrar la
Fuerza Neutralizante del Trabajo se inicia cuando uno se da cuenta que no se está trabajando
de una manera correcta. Esta comprensión es un sentimiento pasajero, un sabor momentáneo.
No es un pensamiento. Quiero decir que una persona cualquiera puede pensar que no está
trabajando de una manera correcta, en especial la gente que se ha hecho al hábito y al goce de
preocuparse por todos y todas las cosas. Pero estoy hablando de una emoción, de un sabor
interior, de un rápido discernimiento emocional, y no de un pensamiento. No lo sabe, pero
siente que no hace el Trabajo correctamente. Observe que no estoy diciendo que usted siente
cómo debe hacer el Trabajo correctamente, sino que siente que no lo está haciendo
correctamente —por el momento—. No se le dice lo que es correcto sino sólo que algo está
mal. Esta es la manera del Trabajo una vez que ha empezado a actuar sobre usted. No le
indica lo que debe hacer, pero suele darle un rápido sentimiento de disgusto por lo que está

163
haciendo. Lo detiene —por el momento—. Se le deja a usted hallar lo que debería hacer.
Decirle lo que debe hacer se asemejaría a una compulsión, y seria inútil, porque la
compulsión no conduce al desarrollo interior. Hacer una cosa debido a la compulsión es muy
diferente de hacerla debido a la comprensión. Es sólo mediante la compulsión, que significa
ver por sí por qué una cosa es necesaria, que puede tener lugar el desarrollo interior. Y
eventualmente, permítanme que lo diga aquí, se tiene que ver por sí mismo por qué el Trabajo
es necesario para uno. Esto nos acerca a una actitud correcta hacia el Trabajo. Puesto que el
Trabajo nos enseña que, mientras la vida siga siendo la única Fuerza Neutralizante que actúa
sobre nosotros, la Personalidad permanecerá activa y la Esencia pasiva, es necesario buscar
otra Fuerza Neutralizante. Una Esencia pasiva no puede crecer. Esto significa que no habrá
crecimiento de la Esencia a medida que nuestra vida prosiga, fuera del crecimiento parcial que
tuvo lugar en los primeros años de la infancia. En este caso se vive y se muere inacabado —
un experimento en el auto-desarrollo que no pudo completarse—. Desde luego, si la Vida nos
completase, la enseñanza esotérica no existiría. Al estar la Esencia cada vez más rodeada por
las capas pesadas de la Personalidad puede por último separarse completamente de ella.
Entonces una persona está muerta. La Personalidad la gobierna, y perderá el poder de pensar
por sí misma, entre muchas otras cosas. Sólo otra y diferente Fuerza Neutralizante
proveniente del esoterismo puede modificar esta situación y eventualmente invertirla—. Esa
otra y diferente Fuerza Neutralizante en nuestro caso es el Trabajo. Su origen está fuera de la
Vida. Esto no significa que en cuanto una persona se ponga en contacto con el Trabajo, tenga
lugar ese cambio o esa inversión, como algunos imaginan. Muy lejos de ello. Por muchos
años seguirá usando la Fuerza Neutralizante de la Vida y pensará según la Vida acerca del
Trabajo. No pensará acerca de la Vida según el Trabajo. Esta es una de las dificultades. No
puede evitar trabajar según la Personalidad por mucho tiempo y así sus esfuerzos provendrán
de la parte mala en sí misma, y de motivos equivocados. Sin la fuerza del nuevo pensar según
las ideas del Trabajo, intentará hacer pasiva a la Personalidad por medio de la Personalidad.
Pero al cabo de un tiempo empezará a ver que esto es así —hasta cierto punto— debido a los
breves sentimientos de que las cosas no andan bien. Como dije, es difícil, y exige una
prolongada búsqueda hallar la Fuerza Neutralizante del Trabajo —la fuerza que
eventualmente hace que la Personalidad sea pasiva—. Meditando sobre cómo la Personalidad,
con sus prejuicios adquiridos, sus imitadas actitudes, sus topes y sus reacciones mecánicas,
rodea la Esencia como una alta muralla circular, vemos que es la causa principal de nuestra
prisión. Se protege a sí misma. Consideren cómo se venga con el resentimiento. Es activa —
esto es, ustedes están a su cargo—. La parte de nosotros que puede crecer después que se ha
formado la Personalidad está ahora encerrada en una casita dentro de esa muralla —a la que
tomamos como nosotros mismos—. ¿No es extraño que hemos de construir esa muralla,
ladrillo tras ladrillo, en la primera parte de nuestra vida, y hacerla tan fuerte como sea posible
y luego, en la segunda parte, derribarla, construir y ampliar la casita con algunos de los
ladrillos? Reforzada por la Falsa Personalidad con sus inagotables poderes de engaño, la
Personalidad, que es esa muralla, puede emprender muy fácilmente el Trabajo de tal manera
que hace creer a una persona que está trabajando según la nueva Fuerza Neutralizante del
Trabajo. Mientras que en todo ese tiempo está trabajando según la antigua Fuerza
Neutralizante de la Vida. Tal vez desee ser excelente o se piense que está dotada de
misteriosos poderes y cosas semejantes. Pero sea cual fuere el motivo, si la gente sigue
trabajando según la Personalidad y así según motivos pertenecientes a la Fuerza Neutralizante
de la Vida, el Trabajo no puede arraigarse apropiadamente. Si nunca experimentan los
transitorios y peculiares sentimientos de que no están trabajando correctamente, se quedan
detenidos. Tal vez no se den cuenta de ello. Necesitan un choque. Una de las razones es que
no ven verdad alguna en el Trabajo por sí mismos. Hablan del Trabajo de memoria pero no
según la percepción de su verdad. Ver la verdad actúa como un choque —el cual no se dan a si

164
mismos—. Esto se debe a que el orden de Verdad enseñado por el Trabajo sólo puede ser
comprendido por las divisiones más interiores de los centros y no por las divisiones exteriores
donde mora la mente sensual. El Trabajo no es una verdad sensual. El suelo de la mente
sensual no es conveniente para que puedan crecer en él las semillas del Trabajo. Puede
recordar la enseñanza del Trabajo pero no comprenderla. Ahora bien, si una persona nunca ve
por sí misma y entiende la verdad de una sola de las ideas enseñadas por el Trabajo, no tiene
punto alguno en el Trabajo, tal como suele decirse. Dentro de ella todo se desplaza como la
arena en el desierto. Nada hay de lo cual aferrarse. No tener punto alguno en el Trabajo, aun
después de años de contacto, y no hacer intento determinado alguno para hallarlo, sino seguir
escuchando las propias objeciones y escepticismo es un orden de cosas del cual no se puede
esperar que atraiga la Fuerza Neutralizante del Trabajo. Esta actitud está muy equivocada. Así
la Personalidad seguirá siendo dominante y dicha persona, como experimento, será un
fracaso. Nuevamente —fingir tener un punto en el Trabajo no hará cosa alguna para aflojar el
poder de la Personalidad—. Las verdades de este Trabajo pueden liberarnos de la
Personalidad, pero no si fingimos verlas y valorarlas, y en secreto no lo hacemos. Esta actitud
es muy mala. Nuevamente —tratar de hacer el Trabajo, o de enseñarlo, según los "Yo"
adiestrados por nuestra vida-trabajo diaria o nuestra profesión, por cierto no será enseñarlo o
hacerlo desde el lugar correcto. Esta actitud es culpable. Es verter el Trabajo en viejas
botellas. Se hablará según los "Yo" equivocados. Nuevamente —el hombre ambicioso en la
vida no puede desplazar sus ambiciosos "Yo"-vida al Trabajo—. No puede, por así decir,
declarar: "Vamos, muchachos, lograremos aclarar esta tarea del cambio de sí en un instante".
Un hombre o una mujer exitosa tal vez sientan que como son capaces de "hacer" en la vida,
pueden igualmente "hacer" en el Trabajo. Pero ese sentir no puede ser transferido
directamente al Trabajo, salvo de una mala manera. Es un sentir típico de la Falsa
Personalidad, que siempre cree que puede hacer. Pero no se puede poner el amor de sí y la
autoestima primero en el Trabajo. El Trabajo no tiene nada que ver con esto. El Trabajo es
difícil de cortejar, y ve instantáneamente todo lo falso en nuestra declaración de amor. Porque
para que el Trabajo responda y efectúe el milagro gradual de hacer pasiva a la Personalidad, y
provocar el desarrollo de la Esencia, es preciso cortejarlo y amar genuinamente su enseñanza.
Eventualmente se hallará la Fuerza Neutralizante del Trabajo. Empezará a comprender por
qué se dijo una vez que a menos de ser como los niños, no se puede entrar en el Círculo de la
Humanidad Consciente —en el cual aun la persona con una Personalidad altamente
desarrollada pero con una Esencia subdesarrollada no puede entrar—. Se empezará a conocer
la razón por la cual no puede entrar.

Great Amwell House, 6 de junio de 1953


LA CONCIENCIA OBJETIVA

En el nivel de conciencia del Hombre-dormido todo se ve subjetivamente. Ver objetivamente


a qué se asemeja una cosa o una persona se parece entre otras cosas a no criticar ni a juzgar.
Criticar a los otros es sólo neutralizado por criticarse igualmente uno mismo. Porque cuando
vemos que todo lo que criticamos está en nosotros, a este respecto pasamos de un estado
relativamente subjetivo a un estado objetivo de conciencia. Las gentes se transforman en
espejos para nosotros y nos convertimos en espejos para ellas, tal como dijo G. una vez. Se
nos dijo en otro lugar de no juzgar para no ser juzgados. Asimismo se nos dijo que con la vara
con que medimos seremos medidos. Esta relación recíproca entre nosotros mismos y el
Universo —o los otros, porque las otras gentes forman parte del Universo— está claramente
expuesta en el Trabajo que nos enseña que a medida que cambiamos nuestro nivel de Ser nos
ponemos bajo menos leyes, y en la frase-Trabajo: "Nuestro Ser atrae nuestra vida". Puesto que

165
la gente no puede ver su Ser, juzga subjetivamente. Esto es, juzga o critica según lo que le han
enseñado es justo y apropiado y desde las asociaciones. Un ejercicio-Trabajo consiste en tratar
de ver las cosas sin asociaciones. Si las gentes tuvieran una Conciencia Objetiva no juzgarían,
ni criticarían ni censurarían a los otros. Toda esta parte desdichada y querelladora de la vida se
desprendería de ellas porque pertenece al Segundo Estado de Conciencia, que es casi por
completo un estado subjetivo. En él las cosas no son vistas como son. El Cuarto Estado de
Conciencia es completamente objetivo. A ese nivel todo se ve como es realmente. No hay
ilusiones, ni apariencias ni fingimientos. La persona invisible, escondida, se manifiesta
claramente como también su exterior visible. Los pensamientos y sentimientos interiores se
vuelven transparentes como también lo son nuestros secretos deseos y sentimientos y
tramoyas y toda nuestra vida se extiende en la Cuarta Dimensión. Si se medita muchas veces
sobre este particular es probable que se llegue a la conclusión que tal como se es al presente
no se podría soportar existir entre la gente del Cuarto Estado de Conciencia, que ve a través
de nosotros. De hecho, uno no se daría cuenta que vive en medio de ellas. Nuestras
conversaciones y maneras corteses y hasta nuestra encantadora sonrisa serían inútiles. Nos
sentiríamos molestos, sobre todo porque en el Segundo Estado de Conciencia la gente miente
continuamente. Se ve obligada a hacerlo. La vida social se basa en la mentira, si
reflexionamos sobre ello.
Ahora bien, las gentes pueden ponerse en contacto con el Cuarto Estado, que es la Conciencia
Objetiva, antes de conocer el Tercer Estado, que es el Recuerdo de Sí. Si lo hacen, poco de lo
que experimenten y entiendan mientras estén en el Cuarto Estado permanece en su mente y
memoria —tal vez sólo una frase o palabra que parece sin sentido—. Esto se debe a que caen
desde el Cuarto Estado Objetivo directamente al Segundo Estado Subjetivo, que no puede ver
cosa alguna tal como realmente es. Porque la mente sensual está limitada por los sentidos a la
superficie de las cosas. Ve lo que está fuera de las cosas y no está preparada para entender lo
que puede ver el Cuarto Estado de Conciencia. Boehme, al tratar de describir una experiencia
de la Conciencia Objetiva, escribió: "Sólo puedo decir que se asemeja a una resurrección de la
muerte". Comprendió que la prisión de la mente sensual se asemeja a la muerte. Después de
otra experiencia del mismo nivel de conciencia dice que le parecía contemplar el mismo
corazón de las cosas. Su conciencia superficial había sido reemplazada por una profundidad
de comprensión en la cual veía "la Esencia, el uso y las propiedades de todas las cosas que
contemplaba". Escribió: "En un cuarto de hora vi y supe más que si hubiese pasado muchos
años en la Universidad. Vi y conocí el Ser de todas las cosas". Reparen que la velocidad de sus
impresiones se había acrecentado notablemente. Vio en un breve instante lo que de otro modo
le hubiera tomado mucho tiempo. En el Cuarto Estado de Conciencia recibió más impresiones
en un cuarto de hora que las que habría captado en muchos años en la Universidad en el
Segundo Estado de Conciencia. Cabe decir que dudo que hubiese podido verlo alguna vez
después de haber pasado toda su vida en la Universidad.
Un estado más elevado de Conciencia no sólo está caracterizado por el incremento de la
velocidad de las percepciones y la profundización de ésta», lo cual procura un mayor
significado, sino por un "estado de beatitud" —esto es, por un sentimiento de liberación—.
Esto se debe a que ya no se está más dominado por todo aquello que pertenece al nivel
ordinario de conciencia. Se logra la liberación de la prisión. Se ha logrado por un momento la
meta del Trabajo. El estado pasará, empero, porque aún no se ha pagado bastante para
retenerlo. Se paga aplicando el Trabajo a uno mismo. El estado aparece momentáneamente
como recompensa. Toda emoción positiva o "beatitud" sobreviene como recompensa. La
felicidad que experimentamos al nivel sensual no tiene punto de comparación. La recompensa
de la emoción positiva no sobrevendrá, desde luego, a todo aquel que sólo trabaja desde el
amor de sí. Como se dijo, en muchos recientes comentarios, el amor de sí y sus motivos no
pueden abrir las partes de los centros suprasensuales o las partes interiores de los centros. Se

166
necesita otra calidad de amor. Ahora bien, en cuanto a lo que se dijo acerca de la necesidad de
tener un Tercer Estado de Conciencia desarrollado con el fin de retener la experiencia del
Cuarto Estado, si se permanece en el nivel de la mente sensual no se será capaz de desarrollar
el Tercer Estado de Conciencia porque cuando se intenta recordarse uno mismo, se pensará en
el cuerpo como siendo uno mismo. La persona literalmente sensual contempla a su cuerpo
visible como la única cosa real. Lo que no puede ver y tocar no es real. No hay evidencia,
dirá. Así, al creer ella misma que es su cuerpo, cuando intenta recordarse a sí misma, a
sabiendas o no, recordará su cuerpo. Esto la mantiene en el nivel de la mente sensual en las
divisiones externas de los centros.

Great Amwell House, 13 de junio de 1953


MEMORIA DEL TRABAJO Y MEMORIA-TRABAJO

En el siguiente Comentario me referiré a la memoria-Vida, a la Memoria del Trabajo,


y a la Memoria-Trabajo. Estableceré asimismo una breve conexión entre la Memoria-
Trabajo y aquello de lo cual se habla tan a menudo en el Nuevo Testamento, que se
llama Fe, y que nunca es mencionado en el Antiguo Testamento.

Para trazar la distinción entre la memoria del Trabajo y la Memoria-Trabajo: cuando se


escucha por primera vez la enseñanza del Trabajo, se lo recibe en el Centro Formatorio. El
Centro Formatorio es la división externa del Centro Intelectual. Aquí se forma la memoria del
Trabajo. Es la parte de la mente que se usa cuando en la escuela se aprende una materia
cualquiera. El Trabajo debe caer antes que nada en el Centro Formatorio. Esto es, es preciso
aprenderlo como cualquier otra materia. Algunas personas, al escuchar el Trabajo, lo sienten
emocionalmente, pero no lo siguen mentalmente. No aprenden el Trabajo, y de resultas de
ello no tienen una memoria apropiada del Trabajo. Casi nada queda registrado en su Centro
Formatorio. A menudo ni siquiera se les ocurrió que tienen que aprender el Trabajo en el
mismo sentido en que aprenden cualquier otra cosa. Piensan que la valuación emocional es
suficiente. Permanecen toda la vida en una confusión y todas las cosas carecen de sentido
sencillamente porque carecen de una base intelectual. A veces personas que son muy capaces
de aprender el Trabajo intelectualmente por alguna razón no intentan hacerlo. Ahora bien,
supongamos que una persona ha alcanzado una buena captación intelectual de diversas partes
del Trabajo, pero no lo siente intelectualmente. Entonces queda meramente en su memoria,
como el talento que fue enterrado en la tierra. Se le dio un talento que no convirtió en dos.
Contesta las respuestas de la misma manera que lo haría en un examen. La razón se debe a
que no pensó acerca del Trabajo o que no aplicó el Trabajo a sí mismo, sino que se contenta
con recordar todo cuanto escuchó acerca de él. Ahora bien, tal hombre no comprende el
Trabajo. Su memoria del Trabajo no se ha convertido en Memoria-Trabajo; sigue siendo
formatoria y por eso está junto a su memoria de los asuntos-vida, de su tarea y de otras cosas
semejantes. Está en la división externa del Centro Intelectual. De tal persona se podría decir:
"Sí, parece conocer el Trabajo, pero al parecer no lo comprende". Ahora bien, mientras el
Trabajo sólo esté en la división externa del Centro Formatorio no verá su significado, pero si
empieza a aplicar el Trabajo a si mismo su memoria del Trabajo se desplazará interiormente
hacia las divisiones internas de los centros. Entonces comenzará a tener una Memoria-Trabajo
personal debido a que experimenta la acción del Trabajo en sí mismo. Ya no está más junto a
su memoria de las cosas pertenecientes a su memoria-Vida. Cuando esto sucede su memoria
del Trabajo ya no está más al mismo nivel que, digamos, su profesión. No puede crecer al
mismo nivel. Esto es, cuando el Trabajo "cae al costado del camino" tal como lo señala la
Parábola del Sembrador y la Semilla. La Semilla es el Trabajo, y si cae al costado del tráfico

167
de las cosas-vida y permanece allí, no se desarrollará. Las ideas no crecerán en el hombre, y
no pueden hacerlo. Si tiene una buena memoria del Trabajo, dirá a la carrera las palabras tal
como las aprendió, y no según una Memoria-Trabajo. De hecho, no será capaz de responder a
las preguntas salvo de una manera estereotipada, desvirtuada, desde la memoria. Mientras que
si las contestase desde su comprensión sus réplicas nunca serian estereotipadas, y conducirían
fuerza.
Ahora bien, si un hombre al mismo tiempo piensa el Trabajo y lo aplica a sí mismo, su
memoria del Trabajo cambia porque se convertirá ahora en memoria de sus experiencias.
Cuando ha comenzado a aplicar el Trabajo a si mismo empieza a ver cómo se aplica a él. La
ubicación de su Memoria-Trabajo pasa entonces hacia el interior, como se dijo, y
eventualmente llega a las divisiones interiores de los centros donde la comunicación con los
Centros Superiores es posible. Recibe ayuda desde dentro. Entonces comienza a ver el
Trabajo y su significado. Empieza también a tener lo que es llamado un punto en el Trabajo.
Ahora bien, cuando se comprende algo se lo reconoce. Se puede ver que una cosa es así tanto
con la comprensión como con los sentidos. Del mismo modo que se ve que una naranja está
sobres la mesa con nuestros sentidos se ve con la comprensión que una cosa es verdadera.
Pero las dos clases de "ver" están en escala por completo diferente. Si se pudiera ver con la
comprensión que una cosa es verdadera se reconocería su verdad así como se ve con los
sentidos que una naranja está sobre la mesa y se reconoce que es así. Si nunca se ve con la
comprensión que todo cuanto enseña el Trabajo es verdad, no se cree en el Trabajo y nuestra
Memoria-Trabajo es de una clase muy curiosa. No nos ayudará. Estará sobre todo compuesta
de dudas y negaciones. Se ha cerrado la puerta por nuestra actitud al Trabajo. Ahora bien, si se
ha abierto la puerta al Trabajo y se ha empezado a ver algunas de las verdades que enseña
acerca de uno mismo y acerca del significado de la vida, nuestra Memoria-Trabajo estará a un
nivel mucho más alto que nuestra memoria formatoria del mismo. Estará mucho más alto —
esto es, será mucho más interior— porque ya no está más al costado del camino mezclada con
la memoria-Vida, sino que ha comenzado a creer en un buen sueldo. Cuando esto es así,
cuando se recuerda acordarse del Trabajo y se lo emplaza en la mente nos ayudará. Se sentirá
que la fuerza fluye en nosotros. No se necesitará tener fe en el Trabajo ni tratar de creer en éL
Todo lo que se ha comprendido del Trabajo y cuya verdad se ha visto por sí mismo, se reunirá
para convertirse en una fuente de energía, cuya fuerza será tan grande que, eventualmente,
cuando se la despierte, nos levantará por encima de todas las cosas mezquinas que de
ordinario nos preocupan —todos nuestros agravios, nuestros estados negativos, nuestras
ansiedades y cuitas, nuestros sentimientos de soledad, nuestra auto-conmiseración y
amargura, nuestros celos, nuestros desengaños, y nuestra existencia caótica y dislocada. Esto
se debe a que el Trabajo está por completo interrelacionado y pone orden en el caos. Ahora
nos será posible recordamos a nosotros mismos entrando en nuestra Memoria-Trabajo. Pero si
la memoria del Trabajo sólo está en el Centro Formatorio no nos será posible recordamos a
nosotros mismos de esa manera.
¿No han aprehendido que el Trabajo fue ideado para penetrar en las divisiones interiores de
los centros una vez que se lo recibe y crecer en ellas, de modo que gradualmente se ve cada
vez más significado hasta en las más sencillas formulaciones contenidas en su enseñanza? No
obstante, el Trabajo debe caer ante todo en el Centro Formatorio, y su primera memoria debe
estar allí lo más claramente posible. La primera dificultad finca entonces en que las gentes
nunca aprenden el Trabajo y nunca logran una correcta memoria formatoria del mismo. La
segunda dificultad estriba en que las gentes no piensan acerca del Trabajo ni lo aplican a sí
mismas. La tercera dificultad es que no pueden ver, o no quieren ver, con su comprensión,
verdad alguna en el Trabajo. De ello resulta que no pueden penetrar en las partes más inte-
riores de los centros porque no es aceptado. La cuarta dificultad radica en que a no ser que se
forme una apropiada Memoria-Trabajo no se recibe ayuda alguna de él. Si se ha tratado el

168
Trabajo de una manera desdeñosa, nos tratará similarmente. Nuestra relación con el Trabajo y
la suya con nosotros son recíprocas. Una Memoria-Trabajo apropiada se construye a lo largo
de muchos años. Sólo lo que es sincero y genuino puede entrar en su formación. Lo compone
todo aquello que hemos observado y cuya verdad hemos visto y reconocido internamente. Se
ordena por sí mismo —porque las cosas psicológicas de calidad similar se reúnen por sí
mismas en el mismo nivel—. Posee existencia propia. Cuando se entra en esa memoria
especial, se conoce que posee su propia existencia independiente, y que es muy diferente de
las cosas-vida y las memorias-vida. Está en otro nivel. Se ve por qué hemos de dejarnos
aplastar por las memorias-vida, por qué no hemos de identificarnos con ellas, por qué no
hemos de poner el sentimiento de yo en ellas, en especial en las cosas tristes, negativas o
amargas. Se entiende que esta Memoria-Trabajo es lo que contiene todas nuestras intuiciones
interiores pasadas, toda nuestra auto-observación pasada, todos nuestros momentos de trabajo
pasados y todas nuestras experiencias de la verdad vista y comprendida por nosotros mismos,
y esta es la cosa más preciosa que hemos creado y poseemos. Es por eso que el Trabajo
enseña que la comprensión es la fuerza más poderosa que podemos crear. Y se empieza a
sentir el poder que conduce, que puede elevarnos por encima de los males de la vida, grandes
y pequeños, se tiene una vislumbre, creo, del significado de la palabra traducida por Fe, que
es la verdad que es verdad, y no lo que nos dicen que es verdad.
Porque el Trabajo no es una religión. No es una doctrina. No es una fe que exige una ciega
obediencia y así mantiene cautiva a la comprensión. Por el contrario es liberar y abrir la
comprensión que ahora puede desarrollarse, otorgándonos una fuente de nuevos y crecientes
significados e intuiciones a medida que pasa nuestra vida física. Pero esto sólo puede tener
lugar cuando se comienza a percibir la verdad de lo que enseña con la propia
comprensión. Les aseguro que este factor es descuidado por muchas gentes que se imaginan
estar en el Trabajo.

Great Amwell House, 20 de junio de 1953


EL DESARROLLO DE LA COMPRENSIÓN

Si de este Trabajo no cae cosa alguna en la comprensión, no les servirá de nada. Quiero decir,
no les puede ayudar. Además no los puede ayudar si lo creen e internamente lo niegan. Su
verdad tiene que ser vista con nuestra propia comprensión para que llegue a ser una verdad
para nosotros. Nuevamente, si las gentes a quienes consideran idóneas les dicen que el
Trabajo es verídico, aunque no puedan ver con su comprensión donde es verídico, y lo
aceptan como siendo verídico porque se les dice así, no obtendrán cosa alguna del Trabajo.
Por cierto, se parecerán a muchos que creen que su religión es verídica porque les han
enseñado desde la infancia que esto es así. Este creer por imitación, por hábito adquirido y por
persuasión, no desarrolla la comprensión sino que la bloquea. Lo que no comprendemos no
puede desarrollar nuestra Esencia. Ahora bien, el objeto de este Trabajo es desarrollar la
comprensión en el hombre o en la mujer. Como se dijo en un comentario anterior y hace algún
tiempo, la creencia por persuasión mantiene cautiva a la comprensión. Impide que crezca. Nos
lo dicen sucintamente: "Deben creer. No se esfuercen por comprender. Han de tener fe, no
comprensión". De ello resultan muchas creencias, muchas fes, muchos dogmas, muchos
odios, mucho menosprecio y muchas persecuciones —y nada de comprensión—. Comprender
no es sectarismo. Comprender une: el odio desune. Cuando el Trabajo dice que la
comprensión es la fuerza más poderosa que podemos desarrollar, quiere decir exactamente
esto. Ahora bien, sobre ese particular no veo razón alguna para que alguien diga, por ejemplo,
que de seguro el querer es la cosa más poderosa que se pueda desarrollar. Les haré esta
pregunta: ¿De qué sirve el querer a menos de pasar a la acción mediante la comprensión? No

169
estamos siguiendo el Primer Camino —el Camino del Faquir—. Los que entran en una
Escuela de faquires son nativos ignorantes. En el Cuarto Camino, a cuyo largo nos conduce el
Trabajo, se supone, desde el comienzo, que las gentes que lo emprenden han tenido una
educación razonable, son responsables y capaces de lidiar con la vida. No es para
"vagabundos" —como son aquellos que no quieren trabajar— ni "lunáticos" —como los
entusiastas que desean reformar el mundo—. No es para los tontos que buscan el elixir de la
juventud perpetua, ni para los psicópatas. El Cuarto Camino se inicia desde el nivel del Buen
Amo de Casa. Esto es, se inicia desde algún grado de bien —desde algún oro—. Se hizo
hincapié en ello en los primeros días y no necesita ser repetido. Además cuando el Trabajo
dice que la comprensión es la cosa más poderosa que se puede desarrollar, quiere decir que,
empezando en el nivel del Buen Amo de Casa, esto es así. No ocurre así con el nativo carente
de educación que, siguiendo el Camino del Faquir, intenta desarrollar la voluntad sobre su
cuerpo manteniendo la misma postura durante años. Desarrollar la voluntad sin desarrollar la
comprensión no es la meta del Cuarto Camino. Como dije, ¿cuál será su uso sin comprensión?
¿Cómo vamos a usarla? No se necesita mucho discernimiento para ver que el resultado puede
ser malo. ¿Creen que la actividad que se basa en una voluntad poderosa sin el correspondiente
desarrollo de la comprensión es algo deseable? No simpatizo con quienes lo creen y practican
métodos para lograr ese resultado carente de sentido.
Ahora bien, ¿qué es la comprensión en el sentido en que se emplea esta palabra en el Trabajo?
¿Es lo mismo que el conocimiento? No. Conocer y comprender son dos cosas diferentes. Por
ejemplo, puedo conocer algo que enseña el Trabajo, con todas sus ideas, diagramas e
instrucciones prácticas, anotadas en las libretas de mi memoria, pero esto no quiere decir que
comprendo el Trabajo. Mi conocimiento del Trabajo no es la misma cosa que mi comprensión
del mismo. A muchos esto les suena extraño al principio porque conocer y tomar el
comprender muchas veces como si significaran la misma cosa. Daremos algunos ejemplos:
Tal vez conozca que el Trabajo enseña que el Hombre se ha dormido y su primera tarea es la
de despertar y mediante el despertar ver a qué se asemeja realmente. Esto lo puedo conocer
como parte de mi conocimiento del Trabajo. Pero no comprenderé qué es el despertar.
Conoceré meramente que se dice que el Hombre está dormido y debe despertar, de acuerdo
con esta enseñanza —la que, de paso, es llamada Cristianismo Esotérico—. No comprenderé
que un hombre dormido en ideas equivocadas acerca de sí mismo y lleno de las ilusiones de
su Falsa Personalidad no puede efectuar el cambio de sí a no ser que mediante una prolongada
y sincera auto-observación a la luz del Trabajo empiece a despertar a lo que es realmente.
Tampoco comprenderé que sólo de esta manera, mediante el pensar de sí mismo —y de la
vida— a una nueva luz, nunca logrará la fuerza para morir gradualmente a lo que era. Por eso
primero debe despertar, luego morir, y sólo entonces puede renacer. Todo esto está contenido,
desde luego, en los Dichos de los Evangelios, sólo que no están dispuestos en este orden.
Puedo conocer también, como parte de mi conocimiento del Trabajo, que el Hombre vive en
un nivel más bajo de conciencia que el que le pertenece por derecho de nacimiento, pero que
al ser criado entre personas dormidas, cae en el sueño debido al terrible hipnotismo de la
imitación. Quizá conozca todo esto —en mi memoria— porque lo he oído decir en muchas
oportunidades. ¿Pero imaginan un instante que comprendo lo que significa? Claro que no. Son
meras palabras. Puedo creerlas o no; pero la sola creencia no me hará comprender.
De lo que acabo de decir verán qué sólo aplicando el Trabajo a uno mismo se puede lograr su
comprensión. Primero es necesario conocer el Trabajo, luego aplicarlo a uno mismo mediante
una larga e imparcial auto-observación, a la luz de lo que nos enseña. Y de resultas de ello se
comprende gradualmente el Trabajo. Nuestra comprensión se desarrollará. Esto es, nuestro
conocimiento pasará gradualmente a la comprensión mediante la aplicación del Trabajo a
nuestro ser, por cuyo medio se verá la verdad de lo que enseña. Pero si nunca se ve verdad
alguna en el Trabajo con la comprensión que se posee, esta transformación del conocimiento

170
en comprensión mediante su aplicación a uno mismo, por medio de la auto-observación, no
tendrá lugar. En este breve comentario me queda por decir que todo cambio en el nivel de
nuestro ser empieza a causa de una gradual observación de él. Esto es, se modifica lentamente
al volverse cada vez más consciente de él —de todo lo que está realmente en uno
prescindiendo de lo que se imagina ser. La conciencia cambia el ser como la luz modifica lo
que está creciendo en la oscuridad. A medida que cambia nuestro nivel de ser, se acrecienta
nuestra conciencia. Esto es expresado brevemente en un diagrama que relaciona el
Conocimiento, el Ser y la Comprensión. Eso muestra que un hombre que posee un gran
Conocimiento y un pobre Ser comprende poco.

Great Amwell House, 27 de junio de 1953


LA MULTITUD DE "YO" EN NUESTRO SER

Como sabemos, entendemos nuestro Ser como si fuese uno y creemos que tenemos un solo
yo. Esta es una ilusión, y mientras persiste esa ilusión es imposible cambiar. Hay muchas
otras ilusiones que impiden el cambio de Ser. Hemos dicho recientemente que el Ser debe
cambiar para que la Comprensión pueda cambiar si logramos el conocimiento de este Trabajo,
pero si nuestro Ser sigue siendo el mismo no podemos comprenderlo. Es necesario aplicar el
Trabajo a nuestro Ser. Una de las señales de que una persona no está trabajando es que sigue
siendo exactamente la misma año tras año.
Ahora bien, nuestro Ser está caracterizado por la multiplicidad, lo cual quiere decir que no
tenemos un yo, sino muchos "Yo". Algunos de esos "Yo" son muy jóvenes y han permanecido
en nosotros sin cambio alguno. Tenemos, por ejemplo, muchos "Yo" infantiles que muchas
veces nos causan un sinfín de molestias. Aunque nuestro cuerpo tenga una sola edad,
internamente tenemos muchas edades, en nuestro entorno interior —esto es, en nuestra psique
—. Físicamente tenemos una edad: psicológicamente tenemos muchas. Cuando se dice a una
persona que tiene tal o cual edad, significa probablemente que actúa demasiado a menudo
según sus "Yo" infantiles. Como dije, algunos de esos "Yo" son muy jóvenes, y carecen de
experiencia. Entonces es necesario apartarse de ellos.
Sólo diré una palabra acerca de la separación de los diferentes "Yo". ¿Han prestado atención
alguna vez a los "Yo" que hablan en ustedes? Muchas veces los "Yo" entablan una larga
conversación, pero ustedes no lo observan. Piensan que están hablando consigo mismos.
Debido a la ilusión de temer un solo "Yo", nada se puede hacer acerca de esa situación interior
para separarse de ella. Pensar que siempre es "usted" el que está hablando consigo mismo es
poner el sentimiento de yo en lo que es un "Yo" en usted, identificarse con cada uno de los
"Yo" que están hablando en usted. Cuando cree que siempre es "usted" el que está hablando
en usted mismo y no puede ver que son diferentes "Yo" en usted, y que comete el error de
poner el sentimiento de yo en cada uno de esos diferentes "Yo", equivale a pensar que todos
los que están hablando en un cuarto lleno de gente es usted. Esta incapacidad de entender que
son diferentes "Yo" que están hablando en usted, y que usted está cometiendo un enorme
error-Trabajo al poner el sentimiento de yo en cada uno de esos "Yo", conduce a una situación
de estancamiento en usted, y hace que la separación interna de los diferentes "Yo" sea
imposible. Quiero decir que su Ser sigue siendo exactamente el mismo porque usted está
aferrado a él —es decir, usted no experimenta cambio alguno año tras año, sino que sigue
siendo el mismo, porque, al decir yo a cada "Yo", impide todo cambio—. En otras palabras,
no aplica el Trabajo a usted, mismo. No aplica a usted mismo lo que le enseña. Persiste en
pensar que no tiene muchos "Yo" sino que siempre es el mismo Yo. No puede ver que en usted
son los diferentes "Yo" los que insisten en poner el sentimiento de Yo dentro de usted, así que
usted llama USTED a esos diferentes "Yo". Es decir, usted dice: "Yo pienso", "Yo siento",

171
cuando debería decir que es un "Yo" el que piensa o siente, y que usted puede retirar el
sentimiento de Yo de ello. En efecto, al poner siempre el sentimiento de Yo en cada "Yo" en
usted, sigue siendo lo que siempre fue, y esta es la razón por la cual no puede cambiar —o al
menos es la principal razón.
Cuando descubre que muchos de esos "Yo" no son usted, y en especial cuando se da cuenta
que esos "Yo" tienen todos diferente edad, no puede creerlo al principio. Está tan
acostumbrado a decir "Yo" a todo lo que ocurre en usted —a toda vez que habla en usted la
considera como si fuese yo que está hablando—. Esto es lo que quiero decir cuando afirmo
que no presta atención a los "Yo" que están hablando en usted, sino que siempre piensa que es
USTED que está hablando consigo mismo. Es decir, que usted siempre está identificado con
los "Yo" que no son usted. Ahora bien, deja de identificarse cuando retira el sentimiento de Yo
de una cosa. Si pone el sentimiento de Yo dentro de ello —sea cual fuere la cosa— usted se
identifica con ello, lo cual significa que usted piensa que es USTED. Identificarse significa
"ser lo mismo que la cosa con la cual uno se identifica". Mientras lo siga haciendo consigo
mismo los diferentes "Yo" que en usted constituyen la multiplicidad de "Yo" en su Ser, dirá a
cada "Yo": "Este es Yo", "Este es mí". Hace que esos diferentes "Yo" sean usted. Es necesario
retirar el sentimiento de yo de ellos. Luego al cabo de un tiempo podrá decir: "Este no es Yo,
sino un "Yo" en mí que ha sido una calamidad durante años y que ahora veo que no es mí".
Cuando se alcanza esa etapa, se puede adelantar rápidamente en lo que respecta a la
separación interior. Este progreso conduce realmente al cambio de Ser.
¿No ha visto por sí mismo, psicológica, espiritualmente, que usted se parece a una multitud en
marcha, de personas de toda edad, y entre ellas hay algunas muy desagradables, y si usted se
presentase tendría que incluir a todas y dar a cada persona su nombre? A veces en los sueños
aparece una multitud, muchas veces muy extraña —algunas personas decentemente vestidas,
otras en harapos, algunas contrahechas, otras normales, y así sucesivamente. Es así como un
sueño, en ciertos casos —cuando se empieza a trabajar— pueden representarlo. Esa multitud
de personas incompatibles y a veces muy raras representa la multiplicidad de su Ser, y le
puedo asegurar según mi experiencia personal en muchas oportunidades, que produce un
fuerte choque darse cuenta lo que significa esta representación de uno mismo. Pero una vez
que empezó a entender que usted es una multiplicidad, y ha dejado de decir tan fácilmente Yo
a esa multitud, raras veces tendrá ese sueño. Sobreviene para ayudarlo de un modo general al
comienzo. Luego se detiene. Esto se debe a que comienza a distinguirse de la abigarrada
procesión, esa multitud que ha tomado como sí mismo —como Yo—. De hecho, es uno de los
momentos en que puede tener una vislumbre a lo lejos del Yo Real —una vez que ve que esos
"Yo" de su historia personal no son usted—. Pero la visión pasa. Repito —mientras siga
pensando que usted es todos los diferentes "Yo", usted está "identificado consigo mismo"—.
Significa que usted no discierne nada dentro de sí y no aplica el Trabajo a sí mismo, al no
creer que usted son muchos. Significa que no ha aprehendido que tiene muchos "Yo" en usted,
sino que sigue estando bajo la ilusión sensual que hay sólo un Yo, porque sólo hay un Cuerpo.
Mientras siga identificado consigo mismo su Ser no puede cambiar.
Diré ahora unas pocas palabras acerca de las consecuencias que acarrean los diferentes "Yo"
de distinta edad que están en uno mismo. Un "Yo" puede haberse formado en época temprana
en nuestra vida cuando estábamos en insólitas y desdichadas circunstancias, debido quizás a
un pariente, hermano, hermana o gobernanta, y cuando sentíamos y pensábamos que todo era
muy injusto. Cuando cambiaron nuestras circunstancias a medida que pasaban los años, no
había razón alguna, para sentir que las cosas eran injustas. Pero ese "Yo" formado en época
temprana sigue existiendo en nosotros. Porque no nos separamos de él, y por lo tanto lo
tomamos como Yo, se asoma a la superficie cada vez que surge una dificultad y nos controla
ansiosamente y nos hace desdichados. De ese modo estamos aprisionados en "Yo" que son
anacrónicos —esto es, que no pertenecen al tiempo presente sino al pasado—. Una

172
observación distinta, calma de ellos que nos permita ver que son "Yo" tempranos
pertenecientes a situaciones que hace mucho pasaron y ya no son más válidas y el decirles:
"Esto no es Yo" o "Yo no soy ese 'Yo'", y aunque dijeron la verdad alguna vez ya no lo hacen
más —en suma, separarse no identificándose más con ellos y no creyéndolos más, luego de
determinada lucha, hace que gradualmente desaparezcan hasta convertirse en sombras. Sentirá
una milagrosa libertad. Pero si se deja adormecer por ellos y una vez más permite tontamente
que el sentimiento de Yo vaya a ellos, es lo mismo que darles su sangre y pronto reviven, y
con el mayor deleite reproducen en postura, expresión, entonación, sentimiento y
pensamiento, toda la antigua desdicha. Todos sufrimos esos "Yo" tempranos, pasados de
moda, y seguiremos sufriéndolos mientras creamos que tenemos un solo Yo y digamos por lo
tanto Yo a toda la multitud de "Yo" de diferente edad que están en nosotros. Le ruego
comprenda que mientras siga diciendo: "Desearía no estar tan preocupado", usted está
diciendo Yo a su preocupación y así se identifica con ella. No se está separando de ella,
haciéndola pasar hambre. Por el contrario le hace una transfusión de su sangre. Porque cada
vez que dice: "Desearía no estar tan preocupado", está poniendo el sentimiento de Yo dentro
de un "Yo".

Great Amwell House, 4 de julio de 1953


AUTOOBSERVACION INCOMPLETA Y SIN INTELIGENCIA

Trabajar sobre sí inteligentemente es beneficiarse a si mismo. Es lo que se tiene que hacer


para mejorar la propia situación. Siempre hay algo sobre lo cual hemos de trabajar pero no lo
observamos. Se mira hacia una dirección equivocada. Se buscan cosas importantes, crisis, no
las pequeñas cosas cotidianas. Pero las cosas importantes tienen su origen en las cosas
pequeñas. ¿No ha observado ese ligero sentimiento negativo que acaba de entrar en usted sin
impedimento alguno y con el cual se identificó al momento? Cambió su expresión y lo
condujo al estado de ánimo quejoso en la cual está usted ahora. No, no lo observó. Si lo
hubiese hecho, su Memoria-Trabajo habría impedido que se internara en esa fácil senda de las
asociaciones. Ya debería saber cómo sucede: primero un ligero sentimiento negativo de
descontento con el cual se identifica y al que dice "Yo", luego un estado de ánimo de quejarse,
después la irrupción de sentimientos y pensamientos de que todo es injusto —ante los cuales
tal vez se asombre, porque nunca observa y reconoce realmente cuántos cargos internos hace
en el día contra las personas que no parecen tratarlo con justicia—. Esos cargos se acumulan
en el mismo lugar en usted hasta llenarlo, y estalla. Finalmente, al extremo de esa senda de
asociaciones está un mal carácter y luego un despilfarro de tristeza y depresión. Luego se
recobra por un momento y no se siente ni deprimido ni excitado. Pero al cabo de un intervalo
las diversas estaciones a lo largo de esa senda se llenan de energía y todo está pronto para una
cadena de estados que estallan en el mismo orden de sucesión. Las gentes no observan esos
encadenamientos de estados interiores, vinculados el uno con el otro, o cómo un estado
conduce asociativamente a otro. No han trazado el mapa de sí mismas. Al tratar de observar
un solo estado no ven su conexión con el precedente o con el subsiguiente. Esto es, su
observación es incompleta y sin inteligencia.
El Trabajo dice que en la práctica de la Observación de Sí habría que reparar que las cosas
vienen en pares. Una razón se debe a la Ley del Péndulo. Una oscilación en una dirección es
seguida tarde o temprano por una oscilación en la dirección opuesta. Por ejemplo, uno está
sobre-excitado y luego demasiado deprimido. Es inútil observar sólo uno de esos dos estados.
No los va a detener. Uno sigue al otro y es preciso extraer gradualmente el sentimiento de Yo
de ambos. Ouspensky señaló con frecuencia que no nos dábamos cuenta de que las cosas
venían en pares. De costumbre solía decir: "Observación incompleta", cuando alguien

173
expresaba una observación personal en una reunión. Por muchos años la gente tiende a
observar sólo una cosa y tal vez una semana después observa otra cosa. Si lo hacen no tienen
por qué asombrarse de lograr un mapa de ustedes mismos —esto es, de lo que está en ustedes
y de las sendas que conectan esas cosas en el país psicológico interior—. Por ejemplo, si una
persona hace algo y después se siente avergonzada y se desprecia a si misma, suele observar
lo que ha hecho pero no observa que la resultante fase negativa de sentirse avergonzada y de
despreciarse a sí misma puede producir un giro en redondo y dar fuerza a cualquier cosa que
esté haciendo otra vez. En otras palabras, el hacerlo y el sentir remordimiento forman un
circulo auto-reforzante. Ocurre lo mismo con el auto-justificarse o el dar excusas que siguen a
una mala conducta. Si fuese más consciente y no se identificara tan completamente con el
remordimiento y el justificarse que sigue a su conducta, el poder del ciclo mecánico podría
aflojarse gradualmente. Recuerden que a veces es preciso ver con la comprensión de qué
modo se da energía a aquello con lo cual nos identificamos, y que el único remedio es no
identificarse. No creo mucho en el arrepentimiento y las lágrimas como indicadores de dar
vuelta a una nueva hoja. Cuando mucho van a reforzar el lado activo del antiguo estado.
Tampoco creo que los juramentos sirvan de algo —tal como "Nunca lo haré otra vez, lo
juro"—. Se lo hará otra vez. Tales métodos de encarar una situación no son los del Trabajo. El
uso de la observación, del no identificarse y del comprender son métodos-trabajo y suelen dar
resultados permanentes. G. dijo que una vez que una persona comprendió realmente por sí
misma por qué no ha de hacer algo, comete un crimen contra sí misma y contra el Trabajo si
sigue haciéndolo. Algunos de ustedes ya deben saber que no hacer algo porque les dijeron no
hacerlo es una cosa muy diferente de no hacerlo porque se comprendió por qué no ha de
hacerse. Por lo tanto, oren siempre para obtener la comprensión. Se nos será dada de acuerdo
con nuestra valoración del Trabajo y según nuestra comprensión de la necesidad del Trabajo y
de acuerdo con nuestra paciencia con nosotros mismos.
Ahora bien, en cuanto a realizar una más prolongada auto-observación que nos permita llegar
a ser más conscientes de la forma en que están conectadas las cosas en una mismo y así trazar
un mapa de sí, al cual se le pueden agregar dichas conexiones. Habrán oído la frase: "Estado
es lugar". Quiere decir que cuando se está en un particular estado se está, psicológicamente,
en cierto lugar en uno mismo. Tal vez sepan que la superficie del cerebro físico está dividido
en diferentes áreas o lugares. Un lugar ve, otro oye, otro siente al ser estimulado, y así
sucesivamente. Consideren ahora el diagrama de los muchos "Yo", que es psicológico.
Cuando una persona está en un particular "Yo" o grupo de "Yo" similares y está identificada,
éstos inducen un estado particular en ella. Esto es, si se deleitan en ser acerbos y negativos,
dicha persona, al estar identificada y tomándolos como ella, se sentirá acerba y negativa. Su
estado se deberá al lugar en el cual está. Esto es lo que significa "Estado es Lugar". Hay
muchos lugares peligrosos en la ciudad psicológica de una persona. Es necesario estudiarlos
por una prolongada Observación de Sí y tratar de llegar a ver cada vez más consciente de los
caminos que conducen a esos lugares y por qué uno los recorre. Esta es una observación
inteligente.

Great Amwell House, 11 de julio de 1953


BREVE REPETICIÓN DE RECIENTES CHARLAS

Cuanto más se identifica uno consigo mismo, tanto menos se observa uno a sí mismo, y
cuanto menos se observa uno a sí mismo, tanto menos se aplica la enseñanza del trabajo a uno
mismo. La mayoría de ustedes piensa que todo lo que tiene lugar en ustedes es Yo. ¿Cómo se
puede retirar el sentimiento de Yo de aquello que uno toma como Yo? ¿Cómo se puede decir
alguna vez: "Esto no es Yo", cuando en todo momento uno está convencido de que lo es? El

174
sentimiento de Yo no puede observar el sentimiento de Yo. Quiero decir que usted no puede
observar un "Yo" y distinguirlo de usted mismo mientras tenga el sentimiento de que ese "Yo"
es usted mismo difícil de observarse, pero esto no lo libera de la necesidad de observarse a sí
mismo. Por qué tantas personas suelen decir, por ejemplo: "Soy muy irritable." Si usted dice
"Yo soy muy irritable", pone el sentimiento de Yo en "Yoes" irritables, y, por lo tanto, no se
puede separar de ellos.
Ahora bien, han oído decir muchas veces que no se puede comprender este Trabajo a menos
de aplicar el conocimiento que se tiene de él al propio Ser y de esta manera ver la verdad de lo
que es. Ante todo es preciso aprender el conocimiento del Trabajo, lo cual significa que se
debe estudiar lo que dice, y luego aplicarlo a nuestro conocimiento del propio Ser. Este es el
punto de partida de vivir el Trabajo. Si lo hace, tendrá una probabilidad de empezar a
comprender el Trabajo. Pero si no logra conocer el Trabajo ni lo aplica a su propio Ser
mediante la Observación de Sí, nunca lo comprenderá en el significado-Trabajo de esa difícil
palabra. Comprensión. Cuando usted está identificado con cada pensamiento y opinión, y
sentimiento y estado de ánimo, y pasión, no puede, desde luego, observarse a sí mismo
porque contempla todas esas cosas como si fueran "YO MISMO". Las personas que toman
como "Yo" todo lo que ocurre en ellas, no pueden observar de una manera correcta. Como lo
señalé, dicen: "Yo me siento irritable", "Yo estoy enamorado", pero en realidad deberían decir:
"¿Qué 'Yo' está enamorado?" (no cabe duda que es su "Yo" romántico) o nuevamente: "¿Qué
"yo" es irritable?" Como he dicho antes, mientras siga estando en la mente sensual y por lo
tanto en el pensar sensual, no puede creer que tiene muchos "Yo" porque sólo tiene un cuerpo
que puede ver, sentir, y amar. El método del Trabajo finca en retirar el sentimiento de Yo de
los "yoes" que por el momento están usando su teléfono y gritando irritados a todo el mundo.
Supongamos que acabe de regresar de una comida en la agradable casa de la Sra. X. Antes de
ir allá estuvo enzarzado en una rencilla doméstica y profería por su teléfono las declaraciones
más espantosas. Al llegar a la casa de la Sra. X inviste sus "Yo" sociales. Fue extremadamente
divertido. Luego regresó a su casa y siguió peleándose. Si usted me va a decir que éste es uno
y el mismo "Yo" que obra en usted, no lo creeré.
Como es sabido, mediante la acción de los topes que están en nosotros, los "Yo" están
separados unos de otros de modo que no vemos las contradicciones interiores que tienen
lugar. Alguien que conoce a la Sra. X llega y empieza a hablar de ella. Los "Yo" que gustan de
la maledicencia tienen mucho que decir aquí; de este modo una persona está en diferentes
"Yo". Ahora bien, todo eso tiene lugar con mucha suavidad y dicha persona no ve las
contradicciones, y sin embargo "Yo" muy diferentes han usado su teléfono —esto es, su boca
—. Tan sólo viendo esas contradicciones empieza a debilitar los topes. Algunas personas
tienen en ellas contradicciones tan fuertes, en las cuales no reparan, que no tienen esperanza
alguna de acercarse a la unidad de Ser, y, al no observar esas contradicciones, permanecen sin
poder alguno de Observación de Sí. Es decir, no puede experimentar modificación alguna
porque toman todo como Yo. No extraen el sentimiento de Yo poco a poco de esas cosas tal
como lo subraya urgentemente el Trabajo, por ejemplo, de las emociones negativas. Ignoran a
tal punto lo que el Trabajo les enseña a observar, y sienten tal temor a mirar dentro de sí,
posiblemente debido a sus primeros temores religiosos que mantienen cautiva a su
comprensión y así impiden su desarrollo. No saben cosa alguna acerca de la separación
interior.
En el pleno Recuerdo de Sí el sentimiento de "Yo" es sacado de la maquinaria de los "Yo".
Cuando se está en ese estado se puede ver el obrar de la maquinaria de los "Yo" que marcha
debajo de uno como una imprenta. Se asombra uno de haberla tomado por uno mismo. Luego
uno se identifica —y de nuevo se vuelve a ser lo que se era.
La última cosa que recordaré brevemente es que si usted se llama John Smith tiene que
observar a John Smith y ser cada vez menos John Smith. Al presente John Smith es su mayor

175
enemigo aun cuando esté cubierto de condecoraciones y rodeado del aplauso del mundo.

Great Amwell House, 18 de julio de 1953


LA SOMBRA DE NUESTRO SER

Si no puede ver en sí mismo las añagazas, maniobras y engaños que los otros emplean, se
hallará continuamente en desventaja, y podrá ser engañado con facilidad. Sólo se puede ver a
través de otra persona viendo a través de uno mismo. Al decir esto, para presentar el tema de
este comentario, tengo que hacer nuevamente hincapié en dos ideas-Trabajo —a saber, que
nuestro Ser atrae nuestra vida y no nos conocemos a nosotros mismos—. La carencia de
conocimiento de sí es la regla en la existencia humana y contribuye en mucho al inútil
sufrimiento del Hombre. Porque la energía humana que se gasta en sufrimiento inútil, cuando
se la ve en una visión, es increíble y terrible. Sin embargo, si bien es inútil para la humanidad,
esa energía es usada en otro lugar en este Universo económico y totalmente carente de
sentimientos, donde nada se derrocha. ¿Ha notado usted, de paso, cuánta energía derrocha
realmente en sufrimiento inútil? Tal vez haya pasado la mañana sintiéndose desdichado, o de
mal humor, o lleno de auto-compasión- Pues bien, ese es sufrimiento inútil. Hemos de
sacrificar nuestro sufrimiento —como tantas veces nos lo dijeron—. ¿Pero acaso lo
sacrificamos? Claro que no. No se nos ocurre que el Trabajo tiene que ser aplicado a uno
mismo, por eso seguimos pareciéndonos a moribundos patos en una tormenta en lugar de
enfrentarnos con nosotros mismos. Pero si pudiéramos tocar nuestra vida objetivamente
mediante el auto-conocimiento, no tendríamos ni podríamos tener sentimientos inútiles de esa
clase.
Retomaremos ahora a las dos cosas que mencioné —a saber—, que nuestro Ser atrae nuestra
vida y no nos conocemos a nosotros mismos. —¿Qué es lo que impide que esto suceda así?
Las respuestas son sencillas. Las ilusiones lo impiden. En el primer caso, no somos culpables
.de nada de lo que nos sucede en el sentido ordinario. Es siempre la culpa del otro. Es así
como lo creemos mecánicamente. Por eso no podemos ver que la culpa es verdaderamente
nuestra. Por lo tanto no deseamos cambiar nuestro Ser ni vemos conexión alguna entre esto y
lo que nos sucede en la vida. De hecho, me imagino que en realidad no captamos tener un Ser
de una forma particular. En el segundo caso, desde luego nos conocemos a nosotros mismos.
¡Qué tontería decir que no me conozco a mí mismo. ¿Quién podría conocerme mejor que yo
mismo? Esto es de nuevo pura ilusión. Ahora bien, a causa de esas ilusiones la humanidad es
mantenida dormida y la fábrica de dolor en este planeta funciona a todo vapor —sin
necesidad alguna, como dijo G.—, sino debido al hábito y a nuestro estado de sueño. Hay
maneras de librarse de esto, y siempre las hubo, en todas las épocas. Porque la enseñanza
esotérica se refiere a salir de ello. Este Trabajo es el salir de esto para el período moderno —
el salir de esto que conveniente para este período —esto es, si se lo hace— pero no de otro
modo. Pero pocos hallan la manera de salir porque no pueden o no quieren o no ven que para
salir tienen que empezar a trabajar arduamente para cambiar en sí mismos aquello que el
Trabajo les dice de cambiar. No quieren enfrentarse consigo mismos. No quieren observarse a
sí mismos y hallar en ellos mismos lo que señala el Trabajo. Tienen sus propias ideas de sí
mismos. Además, la inmensamente poderosa red de sencillas y astutas ilusiones acerca de sí
mismos les impide conocerse. A esto hay que agregar la nebulosa ilusión de que las cosas
mejorarán necesariamente con el tiempo —la ilusión del mañana, que G. solía decir era
aquello contra lo cual más se debía luchar. No se ve que ya que nuestro Ser atrae nuestra vida,
las cosas no irán mejor a menos que cambie nuestro Ser. Les pregunto otra vez; ¿han notado
en ustedes mismos lo que el Trabajo les dice de cambiar? No. Pues bien, algunos "Yo" tendrán
que partir. Una persona, puede tener la suerte, sin embargo, de tener una revelación y

176
despertar, entendiendo de pronto la cegadora verdad del Trabajo en lo que respecta a sí
misma. De paso mencionaré aquí que sin un arduo trabajo sobre sí y un constante recurrir a
nuestra Memoria-Trabajo y su renuevo, a medida que se envejezca se empeorará, y con el
tiempo se cristalizará en una mala y deformada forma. De modo que es preciso hacer algo
acerca de este particular, tal como el trabajo no cesa de decir, sólo que lo oímos confusamente
en nuestro profundo sueño. De paso, ¿saben que están dormidos?
Ahora bien, verán que las dos cosas mencionadas, a saber, que nuestro Ser atrae nuestra vida
y que pensamos conocernos —están juntas—. Significa, en suma, que imaginan conocer su
Ser. Pero no lo conocen. Si lo conocieran, su vida no seria lo que es la auto-observación no
sería necesaria. No conocen su Ser y así no conocen por qué atraen su clase de vida. Si
tuvieran un suficiente conocimiento de sí podrían ver que necesitan esa clase de vida o que
podrían hacerla diferente. Ahora bien, sólo el Trabajo puede cambiar su Ser. Conociéndolo,
reconociéndolo, y aplicándolo a sí mismo, todo cuanto sucede a una persona llega a ser
inteligente. Considere el identificarse —¿está libre de ello? Mire hasta qué punto está
identificado en este momento. Considere el Recuerdo de Sí —¿acaso lo practica alguna vez?
Considere un agravio que dura toda la vida; considere un hacer cargos cotidianos contra los
otros; considere preocupaciones que durante toda la vida con emociones negativas y
desagradables; considere los Gigantes, Orgullo y Vanidad, y qué desorden provocan y cómo
estropean todo; considere los celos y el odio; considere su espantosa ignorancia; considere el
temor a lo que piensa la gente; considere su violencia; considere sus cambiantes mentiras —
¿me va a decir que no encuentra nada sobre lo cual trabajar, nada en este Trabajo que pueda
aplicarse a usted? Sólo mencioné unas pocas cosas, ¿pero está libre su Ser de tales cosas?
Aparentemente a menudo ocurre así, porque la gente me pregunta sobre qué cosa han de
trabajar. La respuesta tal vez sea que no pueden observarse a sí mismas y así siguen siendo
ciegas. Por lo general son pensadores muy sensuales y para quienes la cuestión de los sentidos
es la realidad. Carecen de atención interna. Con todo, aun cuando una persona piense muy
sensualmente, hasta un poco de atención interna conscientemente dirigida hacia lo que está
ocurriendo en ella la sorprenderá y le mostrará hasta qué punto desconoce su Ser y así
empezará a cambiar su idea de sí misma. ¿Por qué no es claro como el cristal que su idea de sí
debe cambiar antes que ella puede cambiar? Eventualmente, tarde o temprano usted debe ver
a través de sí mismo —esa persona inventada que mantiene en movimiento a tal costo— este
usted que no es usted. Este es en verdad conocimiento de sí. En la proporción en que lo hace,
así verá a través de las triquiñuelas y maniobras y engaños de los otros. ¿Por qué? Porque los
verá en usted mismo y usted mismo en ellos. Por más extraño que parezca, esto lo libera del
poder de ellos —pues es ese mantenerse demasiado alto en sí mismo y sentirse superior lo que
lo pone tan a menudo bajo el poder de los otros. Asimismo, ya no se sorprende ni se indigna
tanto con los otros, lo cual es representar un papel tedioso y agotador. Buscamos dejar entrar
la luz en nuestras tinieblas interiores. La luz nos sana. Pone las cosas en su orden correcto.
Esto quiere decir que tratamos de ser más conscientes de nosotros mismos. Por ejemplo, le
enseño a hallar en sí mismo lo que juzga tan críticamente en los otros. Tendrá así que llegar a
conocer en su Ser —lo que nunca entendió.
Muchos años antes de conocer este Trabajo era discípulo de Jung en Zurich. Una de las cosas
útiles que nos enseñaba es que todos tenemos una sombra psicológica y que el comienzo del
camino a la evolución interna radicaba en hacer que esa sombra se volviese gradualmente
consciente. La sombra es aquella parte de nosotros de la cual no somos conscientes, aunque
debamos serlo —con dolor para nuestro orgullo tanto como para nuestra vanidad—, lo cual es
el sufrimiento consciente —que llega a ser eventualmente consciente—. Es enfrentarse con la
propia sombra si somos serios. Desde luego, modifica profundamente nuestra idea de nosotros
mismos. Aquella sombra, que está en todos, puede provocar la catástrofe en nuestra vida,
mientras sigamos siendo inconscientes de ella. Como parte de nuestro Ser que no

177
reconocemos, atrae muchas cosas que parecen incomprensibles en nuestra Vida, debido a que
no las aceptamos. El hombre que carece de sombra sería plenamente consciente de sí. Habría
sufrido útilmente.

Great Amwell House, 25 de julio de 1953


REFLEXIONES SOBRE EL PSICOTRANSFORMISMO

Cuando O. sugirió que este Trabajo debería conocerse con el nombre de


"Psicotransformismo", algunos pensaron que era un nombre conveniente y otros no.
Personalmente, la palabra "Transformismo" no me gustaba, y al mismo tiempo
"Psicotransformación" no sonaba bien. En todo caso, el término "Psicotransformismo" da a
entender la enseñanza básica que respalda el Trabajo —a saber, que el Hombre fue creado
experimentalmente como organismo auto-desarrollante, capaz de sufrir una transformación
muy definida que haga de él otra clase de hombre —un Hombre Nuevo— y por lo tanto capaz
de completare. La vida y el vivir rutinario no lo completan. Ahora bien, la vida está hecha de
una serie de diferentes eventos y de los diferentes estados que éstos producen en nosotros.
Mediante la gradual transformación de nuestro ser, ya no atraemos toas los mismos eventos
sino que modificamos los estados que éstos producen en nosotros. Toda la enseñanza del
Trabajo se refiere a los métodos que nos permitan lograrlo. Cuando conocemos, reconocemos
y aplicamos el Trabajo a los eventos que nos suceden, el proceso de Psicotransformismo es
puesto en movimiento. Entonces recibimos la vida sobre el Trabajo que interviene entre los
eventos y nuestras primeras reacciones a ellos, de modo que no sólo debemos transformarnos,
sino transformar también la manera de recibir todos los eventos diarios que nos acaecen.
Algunos eventos son más difíciles de "transformar" que otros. Por mucho tiempo no debemos
esperar ser más que niñitos en el trabajo de transformar nuestras reacciones a las cosas, tal
como el efecto que la gente produce sobre nosotros, pero hemos de entender que esta es
nuestra tarea más importante. Cuando vemos que lo que nos disgusta en los otros es una
proyección de lo que está en nosotros mismos, desconocida para nosotros, transformamos la
situación. Hundirse en un estado de sueño no es transformar el significado de la vida o
nuestras reacciones a ella. Por ejemplo, todos conocen el sentimiento de pesadez, monotonía y
aburrimiento, que aparece con tanta facilidad con el pensamiento de la rutina cotidiana y la
igualdad de la existencia. Este es un sentimiento contra el cual ha de lucharse y que debe
evitarse. Cuanto más engreída es una persona, por más que lo sea inconscientemente, tanto
mayor es el aburrimiento que surge. El engreimiento nos coloca a demasiada altura para que
podamos ver claramente. La vida debe verse al nivel del ojo. El aburrimiento también
sobreviene al pensar en la vida sólo en función de la sucesión en el Tiempo. En realidad, no
hay cosa alguna que siempre sea la misma a menos de hacerle así por medio del identificarse.
Nuevamente, el sabor de los estados negativos es siempre el mismo. Por esta razón no reci-
bimos nuevas impresiones y por lo tanto sufrimos de aquella forma de "escorbuto"
psicológico que se debe a la falta de impresiones frescas. Por lo general estamos identificados
y somos negativos. Durante toda la vida es preciso realizar algún trabajo en este punto para
corregir esta mala actitud.
En realidad, nuestra vida está fuera del Tiempo y el Espacio. Más bien deberíamos sentir que
estamos insertos en el Tiempo y el Espacio como un niño que mira un circo a través de un
agujero. Nuestra conciencia no está en el Tiempo y el Espacio como tampoco lo está nuestra
mente. Se puede pensar, en un destello, en países, o en estrellas, muy alejados en el Espacio, y
de la misma manera se puede pensar en los días de la antigua Roma y en el día presente. Pero
cuando el Tiempo y el Espacio se apoderan de nosotros y sólo vemos los días que se
extienden hacia el infinito, el vivir en la misma casa, la misma habitación, violamos algo que

178
está profundamente arraigado en nosotros, que es independiente de esas limitaciones —algo
que está libre y no habría de subordinarse a los sentidos salvo en lo que es necesario. Sólo
nuestros cuerpos están en el Tiempo y el Espacio. Podemos, y lo hacemos, llegar a
identificarnos completamente con nuestro cuerpo, y como lo he dicho a menudo, el hombre
que se identifica con su cuerpo, y que lo toma como si fuese él mismo, y cree que nada hay
sino su cuerpo que es él, pronto llega a una detención en este Trabajo. En efecto, un pensador
tan extremadamente sensual no puede recibir cosa alguna que se refiere a este Trabajo, según
lo que pude observar. No será capaz de transformar cosa alguna, al no tener el sentimiento de
que es un pequeño espíritu consciente subdesarrollado encerrado en un aparato de carne y
hueso. Su estado interior será una función de su estado corporal. Con ello, quiero decir que
dependerá de su estado corporal. Ahora bien, nuestro estado interior no habría de depender de
nuestro estado corporal. Una vez le dije a O. que cuando me sentía bien físicamente, había
observado que psicológicamente estaba muy dormido, y que cuando estaba más despierto
psicológicamente, había notado a menudo que no estaba bien físicamente. Me dijo que la
gente pocas veces lo notaba. Sólo se preocupaban por su salud corporal. Agregó que la
enfermedad muchas veces abre cosas en la gente que sus esfuerzos serían incapaces de abrir.
Tengo la seguridad que para transformar las cosas diarias de la vida, y la manera de tomarlas,
es necesario poseer un fuerte sentido que el lado psicológico de uno no es lo mismo que el
lado corpóreo. Como por cierto ejercen el uno sobre el otro una acción recíproca, cabe la
posibilidad de separarlos más y más. Claro está, si se posee el Segundo Cuerpo se puede
separarlos completamente.
Ahora bien, según mi parecer, cada día debemos recogernos en nosotros mismos y sentir que
somos nosotros los que debemos aproximársenos a cualquier cosa que hagamos, por propia
voluntad. Hemos de ir a las cosas nosotros, mismos y no ser arrastrados por ellas. Asimismo,
no debemos dejar que un día se convierta en otro para transformarse en una especie de cosa
borrosa en la cual nuestra conciencia de sí es muy ligera. De otro modo ¿cómo podemos
practicar el psicotransformismo si nos dejamos arrastrar impotentes en medio de la corriente
(sin darnos cuenta) por la marea de la vida? El acto de Recuerdo de Sí nos saca
momentáneamente de la corriente. Pero de ordinario somos arrastrados como en un canal de
molino y no hacemos intento alguno de separamos. No nos sentimos distintos de ello con
todos sus eventos que transcurren como "una cosa tras otra". Cuando estamos dormidos de esa
manera, no se existe realmente en el sentido consciente de la palabra, y por cierto nada se
transforma. Si nada se transforma, se vive mecánicamente. Sólo se es una máquina. Nada se
toma de una nueva manera. Nunca se le ocurre a uno hacerlo. Pero se puede hacerlo, es
sabido, una vez que se ve que debemos transformar las cosas, como la única solución. Hemos
de lograr que nuestro sentimiento de existencia sea mucho más consciente porque la
humanidad padece el gran defecto de su falta de conciencia. Esta falta de conciencia acarrea
los innecesarios y malos desastres que suceden a la humanidad. Si la gente fuese más
consciente no haría lo que hace, ni se comportaría como lo hace, ni tampoco pensaría ni
sentiría como lo hace. Ahora bien, en verdad, no podrían inventar lo que al presente están
inventando. A este respecto, parece que el defecto en la conciencia es aún mayor de lo que
nunca fue. Transformación no es destrucción.

Great Amwell House, 1º de agosto de 1953


PSICOTRANSFORMISMO Y OBSERVACIÓN DE SÍ

Hemos hablado la vez pasada de Psicotransformismo. Como dije, se usa ese término como un
nombre para este Trabajo. Este nombre, al menos hace hincapié que este Trabajo es
esencialmente psicológico. Su objeto es cambiar la psicología del hombre o de la mujer.

179
Como se dijo muchas veces en estos comentarios la gente no se da cuenta que tiene una
psicología. No puede verla, y para la gente muy literal, mentalmente sensual, lo que no se ve
no existe. Pero todos tienen una psicología que pueden llegar a conocer por medio de la auto-
observación. Una vez que lo han logrado, han dado un gran paso hacia adelante. Una persona
que empieza a practicar la Observación de Sí es muy diferente de las otras personas. Hemos
dicho que la vida es una serie de eventos que producen una serie de estados en nosotros. No
nos damos cuenta de ello. No observamos conscientemente el evento ni observamos
conscientemente el efecto que tiene sobre nosotros. Por ejemplo, el mozo parece grosero si no
satisface en seguida nuestro pedido. Nos encolerizamos. Esta clase de evento del mozo que no
nos sirve inmediatamente nos produce un estado de violencia. Pero no vemos que esta clase
particular de evento produce mecánicamente una clase particular de estado en nosotros. Una
persona puede permanecer toda la vida sin darse cuenta de ello, aunque los otros se percaten
dolorosamente de esta situación. Dicha persona también debe percatarse dolorosamente de
ello. Pero ya que no se percata de ello no ve la parte desagradable de su psicología y así no
intenta transformarla. En lugar de ello, trata de transformar al mozo.
Han oído decir que tenemos que cambiar nuestras actitudes, y que a no ser que cambiemos
nuestras actitudes no podemos cambiarnos a nosotros mismos. También han oído decir que
nuestras actitudes nos conectan con los eventos de vida como por medio de un hilo invisible.
Si siempre tiende a perder los estribos con el mozo, que parece grosero o lo ignora, entonces
una vez que ha empezado a trabajar sobre sí tiene que llevar gradualmente a su conciencia
cuál es su actitud hacia el mozo. Suponiendo que usted es una persona muy engreída, podría
surgir del sentimiento de su auto-importancia que, desde luego, hará de usted una persona
quisquillosa y violenta. Luego es su actitud hacia si mismo la que primordialmente está
equivocada. Al mismo tiempo, tal vez tenga una actitud de desprecio hacia los extranjeros en
general, que contribuye a la tendencia de siempre querellarse con los mozos. Finalmente, no
ve cuan grosero es usted, y cómo ignora a los otros. Todo ello tiene que ver con el llegar a ser
más consciente.
Ahora bien, si encara con seriedad el cambio de su psicología, lo cual significa cambiar su
Ser, verá que es mucho lo que tendrá que hacer aún para cambiar una sola cosa. Pero nada
cambiará en usted a menos de llegar a ser consciente del hecho de tener una psicología
definida que lo induce a comportarse de cierta manera ante determinado evento. Si nunca
llega a verlo, no hay esperanza alguna de que pueda efectuar el cambio de sí y seguirá
creyendo en sí mismo. Como dije al comienzo de esta Nota, una persona que ha empezado a
observarse a sí misma ha dado ya un gran paso en esta evolución posible. Ha emprendido la
senda del auto-conocimiento. Con todo, hay muchos entre ustedes que ni siquiera se imaginan
qué es lo que deben cambiar en ustedes mismos, sencillamente porque nunca se enfrentan
consigo mismos y así nunca se observan a sí mismos. Observar qué eventos nos hacen
reaccionar de una manera negativa ayuda mucho a la auto-observación, al auto-conocimiento
y a la formación de la Memoria-Trabajo. Puede haber oído hablar de la auto-observación toda
la vida, pero siempre la brecha es muy grande entre oír y hacer. ¿Ha observado alguna cosa en
sí esta semana? ¿No comprende que si no cambia ninguna de sus maneras habituales con las
cuales toma la vida, seguirá siendo el mismo y atraerá las mismas situaciones? Empiece por
controlar su manera de reaccionar. El mozo sólo es un ejemplo. Una nueva vida depende de
un nuevo Ser. ¿No busca acaso un nue