P. 1
Jitrik, Noe - Historia e Imaginación Literaria

Jitrik, Noe - Historia e Imaginación Literaria

5.0

|Views: 1,186|Likes:
Publié parCAP

More info:

Published by: CAP on Oct 16, 2008
Droits d'auteur :Attribution Non-commercial

Availability:

Read on Scribd mobile: iPhone, iPad and Android.
download as PDF, TXT or read online from Scribd
See more
See less

08/08/2013

pdf

text

original

Como se dijo, el modelo de la novela histórica para
América Latina es “oportuno”, más que impuesto
groseramente. Esto sugiere, de entrada, que pueden
existir diferencias de dirección en los productos del
género, europeos y latinoamericanos. Se supone que
ello implica diferencias de sentido. En lo particular,
tales diferencias han sido seguramente estudiadas, lo
que me exime de ser exhaustivo sobre el punto. Me
referiré, tan sólo, a un par de cuestiones que me
parecen decisivas.

En primer lugar, hay que decir que con la irrupción
del romanticismo surgen en Europa preguntas sobre
la identidad, tanto en el ámbito individual y psicoló-
gico, del que se ocupan sobre todo la poesía y el
drama, como en el social, asumido también parcial-
mente por el teatro pero fundamentalmente por la
novela histórica. Se trata, en el primer caso, de
“angustia” por el ser o por el destino, sobre telón de
fondo de ruptura de límites y posibilidad real e
imaginaria de acceder a una plenitud, a una verifica-
ción de sí mismo; en el segundo, de un sentimiento
análogo referido a estructuras de clase, concreta-
mente al cambio de civilización que implica la bur-
guesía en el poder o a punto de modificar el modo de
la dominación.

En la literatura, como lo muestra admirablemente
Erich Auerbach en Mimesis (“El músico Miller”) a propó-
sito de Schiller, confluyen las dos perspectivas en la idea
del “derecho al amor”, lo que supone una vibración
clasista en la construcción del conflicto. El imaginario,
en suma, se ha reorganizado en tomo a un ser eminen-
temente social y los textos que requiere o produce
intentan responder a la pregunta central sobre el ser,
que lo informa y lo caracteriza.

40

En América Latina, en cambio, y quizá a causa del
vacío político y cultural que se abre bruscamente, las

preguntas también se formulan en relación con la
identidad pero se especifican en el aspecto nacional.
Dicho de otro modo, la novela histórica latinoamericana
no se pregunta por el ser ni por el destino de los
individuos ni por su procedencia mítica sino por lo que
es una comunidad frente a la identidad bien establecida
y operante de otras comunidades. Por supuesto, histó-
ricamente esta idea se entiende bien: no sólo se, deja de
ser español para ser “criollo” con todas sus variantes
sino que muy pronto hay venezolanos, colombianos,
mexicanos, cubanos, argentinos, chilenos, peruanos,
bolivianos, uruguayos y demás, casi de la noche a la
mañana, y tales designaciones, que tienen seguramente
un sentido político muy preciso, son como formas vacías
o como ambiguos proyectos, pues de algún modo hay
materialidades y símbolos que parecen justificar esas
etiquetas bajo las cuales algunos se reconocen como
parientes, hermanos o miembros. Así, pues, qué pudo
“ser” ser paraguayo en 1820, cuando se pertenecía a un
virreinato con sede en Buenos Aires, aunque, aparente-
mente, más fácil era “ser” mexicano o peruano porque
esas palabras indicaban la pertenencia a una historia
previa que la Independencia venía tan sólo a actualizar
y a potenciar.

Las preguntas, por consecuencia, no son acerca de
dónde se procede sino qué se es como nación, actual
o presunta, como realidad enfáticamente afirmada y
como proyecto más sensato de construcción y, de
manera derivada, qué quiere decir ser argentino,
mexicano, peruano o lo que sea frente a identidades
nacionales bien definidas, como la española, francesa,
inglesa, italiana, que sirven por otra parte de unidades
comparativas y de medida.

41

Y bien, esta diferencia tiene grandes consecuencias
para la literatura latinoamericana; si la cuestión de la
identidad nacional no es el determinante de ciertas
peculiaridades de la literatura al menos hay una
analogía entre la literatura y lo que esa cuestión
implicó para el desarrollo institucional. En cuanto a la

literatura, yo creo que la actitud generalizadamente
evasiva respecto del pasado, en el sentido de que las
preguntas sobre el origen no son obsesivas y, por otro
lado, las preguntas sobre la identidad nacional, como
asunto candente y actual, dan lugar en su intersec-
ción a las mejores y más propias manifestaciones
entre las cuales debe mencionarse el ensayo, que en
América Latina posee una configuración propia y
reconocible. Más aún, en las historias del ensayo
raramente se invocan, porque no puede hacerse,
modelos y, por el contrario, se destaca la originalidad,
ya sea de Sarmiento, de Martí, de Hostos, de Rodó, de
Reyes, de Vasconcelos, de Samuel Ramos, de Martínez
Estrada y de tantos otros. Por cierto, Montaigne es
quien usa por primera vez la palabra, pero en este
continente se aplica a configuraciones no sólo de
alcance y pretensiones diferentes, más fuertemente
esclarecedoras, sino que se articula en una interrelación
textual que para la tradición europea es sorprendente;
a un orden de objetivos o propósitos claros se añaden
sostenes literarios y filosóficos de las tradiciones y las
épocas más diversas: es como si el ensayo latinoame-
ricano se hubiera construido sobre una lectura uni-
versal, no especializada ni específica. Es más, el
ensayo viene a suplir una débil percepción
historiográfica, la historia como discurso revelador es
incipiente en estas culturas nuevas; la actitud
ensayística es más potente y vigorosa y logra hacer
virtud de una carencia.
En suma, que así como el ensayo puede haber
surgido precisamente del sistema de preguntas acerca
de la identidad, sobre una debilidad historiográfica, lo
mismo puede haber ocurrido con la novela histórica,
pero no sólo en esta carencia historiográfica sino,
también, como respuesta incompleta a las preguntas
sobre la identidad nacional, desde la doble censura de
lo constituyente; de lo fundante.

42

You're Reading a Free Preview

Télécharger
scribd
/*********** DO NOT ALTER ANYTHING BELOW THIS LINE ! ************/ var s_code=s.t();if(s_code)document.write(s_code)//-->