Vous êtes sur la page 1sur 4
4400333333353539333933 eo athurg, La muerte del autor (eas) en su novela Sarrasine, hablando de un castrado dis. frazado de mujer, escribe Io siguiente: «Era la mujer, con sus tniedos repentinos, sus caprichos irracionales, sus instintvas tur.) bacionss, sus audacias sin causa, sus bravatas y su exquisita —/ delicadeza de sentimientos.»]eQuién esta hablando ast7¢E héroe de'la novela, interesado en 1ghOTaT aT castrada que-¢e esconide bajo la mujer? EI individuo Balzac, al que In experiencia perso. nal ha provisto de una flosofia sobre Ia mujer? que un patie respecto a su hua [P. nirario el escriton. noes en s{ misma mas que un diccionario ya compuesto, en oderpa nace a Ia vez que su textor no esta provisto én absoluto que las palabras no pueden explicarse sino a través de otras pala ‘de un ser que preceda o exceda su escritura, no es en absoluto el ras, y asi jndefinidamente: aventura que le sucedié de manera sujeto cuyo predicado scria el libro; aaapigammmwereterrmerenroret~ ejemplar a{Chomas de Quincey}de joven, que iba tan bien en de la enunciacion, y todo texto est escrito eternamente agut agriego que para traducir a esa lengua ideas e imégenes absoluta- whore Es que (0 se sigue queV(escribinyya no puede seguir desig- mente modernas, segiin nos cuenta (Baudelaire) ehebia creado mrando una operacién de regist¥0, de constatacién, de representa: para si mismo un diccionario siempre a punto, y de muy distinta , de «pinturas (como decian los Clé jos), sino que mas bien complejidad y extensién del que resulta de !a vulgar paciencia de