Vous êtes sur la page 1sur 13

Yasmine Pejom Docente: Gina Angeles Laplace

N° 033 03 104 AB4 SE04 31603

Trabajo escrito para nota del seminario

Poética de la muerte:
Poesía mexicana del siglo XX

Selección de textos:

Nostalgia de la muerte de Javier Villaurrutia


Algo sobre la muerte del mayor Sabines de Jaime Sabines
Tarumba de Jaime Sabines 2004-2005
Introducción

Al leer de manera reiterada la selección de textos de los poetas mexicanos:

Javier Villaurrutia y Jaime Sabines, y al compararlos, he podido notar que el estilo era

muy diferente, pero que había imágenes que aparecen de la misma manera. El tema

central es la Muerte, pero se nota claramente que Javier Villaurrutia habla de una

experiencia mucho más solitaria y abstracta que Jaime Sabines. El elemento ácueo,

como un hilo rojo, pasa a través de las imágenes, creando ambientes y acentuando un

aspecto interno (del autor) o externo (de la muerte). Vamos a ver como Javier

Villaurrutia, en “Nostalgia de la muerte”, y Jaime Sabines, en “Algo sobre la muerte

del mayor Sabines” y “Tarumba”, emplean este elemento en sus diversas formas para

expresar su concepción de la Muerte.

La Muerte

Después de la primera y segunda Guerra Mundial, los poetas rescatan la

Muerte como parte integrante de la Vida. Villaurrutia explica su pasión de la muerte

en tanto que es lo único que no se puede quitar al hombre. (Ahora, tal vez pensaría

diferentemente, cuando pensamos en las personas que no pueden dejar nuestro

mundo por culpa de la ley (por ejemplo las eutanasias).)

En México, la Muerte ocupa un lugar diferente si comparamos con Europa. Se

festejan a los muertos. “El día de la fiesta de los Muertos, cada familia alza un altar al

2
interior de su casa para honorar a sus parientes desaparecidos.”1 “Un ambiente

relajado, pero también recogido, emana de esta celebración.”2

La Poesía es un género propicio para hablar de la Muerte, porque es casi

inseparable del hecho existencial, es la búsqueda de una verdad íntima o universal.

Además, permite rebelarse contra las normas y crear nuevos espacios: imaginario,

literario, filosófico...

La Muerte nos obliga a reflexionar en el fondo de nosotros mismos, hacer una

introspección, abrir los ojos sobre el pasado, el presente que va a desaparecer, la vida que

sigue de todas maneras, con o sin la persona que muere. Para el artista, es también darse

cuenta de su papel de creador en el mundo, se puede más o menos ilusionarse con la

inmortalización, creando obras. No hay nada más universal, nada más íntimo que la Muerte.

Todas estas preguntas se encuentran a lo largo de los poemas de Javier Villaurrutia y Jaime

Sabines.

1
Colectivo, Passions d’ailleurs Mexique, edición Larousse, 2001, pág.132, traducción del francés hacia el
español por Yasmine Pejom
2
Id.ibid., pág.133

3
El Agua y la Muerte

El agua es fundamental en la vida de cada uno. En efecto, es uno de los cuatro

elementos naturales, como el Fuego, la Tierra y el Aire, pero tiene un enlace más

fuerte con nosotros, porque es vital. Desde siempre, el humano le ha dado un lugar

importante en sus cultos, y es interesante ver como una relación estrecha se ha ligado

entre el elemento líquido y la Muerte.

Existen diversos ritos, por ejemplo,“entre los Toraïs de Indochina, los hombres

que participaron directamente en el entierro se bañan y queman hojas de tabaco en el

camino al cementerio. En muchas sociedades, el agua lustral acompaña al ser

humano a las dos puertas de su existencia, al nacimiento y a la muerte. El rito

cristiano de aspersión del cadáver con agua bendita, “que purifica y hace vivir”

(según el ritual bautismal), durante la misa de enterramiento, recuerda que el difunto

fue bautizado “sumergido”.”3 “[...E]ntre los judíos: en seguida que el moribundo

espira, los asistentes echan por fuera todo el agua que encuentran en la casa.” 4

En la mitología, el Agua está bien presente. “En un códice de Dresde, interpretado

como representando la destrucción del mundo:“una bóveda celeste de aspecto

parcialmente reptil donde brotaban tres columnas de agua; abajo de esta banda, la

antigua diosa Chac Chel [...] vacía el agua de una jarra [...].” 5
3
Gérard Chauvin, B.A.-BA Mort, vol.1, edición Pardès, 2002, pág.83-84 traducción del francés hacia el
español por Yasmine Pejom

4
id.ibid, pág.84
5
Karl Taube, Mythes aztèques et mayas, edición points Seuil, 1995, pág.131, traducción del francés hacia el
español por Yasmine Pejom

4
Al contrario del Fuego que transforma todo en sí mismo, el Agua toma diversas

formas, vamos a ver cuales son y cómo surgen en la poesía de Villaurrutia y Sabines.

El agua que hace parte del ser humano.

El agua que hace parte del ser humano en estos poemas no está relacionado

con la Muerte directamente sino con la vida. Pero, como en la “religión maya[...][, se

puede venerar] algunas entidades en diferentes aspectos a parte de su personalidad.

Así, una sola y misma divinidad puede perfectamente ser un ser favorable o, al

contrario, una entidad destructora”6, el agua puede representar la Muerte o la Vida...

SUDOR

El sudor está sólo empleado por Javier Villaurrutia. Representa la fragancia de

la piel, el esfuerzo humano, el deseo. El elemento mostra más bien un intercambio

que un aspecto mortal. “Y es el sudor que moja nuestros muslos que se abrazan y

luchan y que, luego, se rinden.” 78

SALIVA

La saliva en estos poemas es benéfica, pierde totalmente su sentido insulto.

“Nocturno mar amargo que humedece mi lengua con su lenta saliva” escribe

Villaurrutia. Como si la saliva fuera salvadora, permite defenderse, hablar. La saliva

es símbolo de creación, recordamos de Jesús que cura un ciego con su saliva (Jean 9,

6
Heike Owusu, Les symboles des Incas, des Mayas et des Aztèques, edición Trédaniel, 2001, pág.49,
7
Para simplificar, N.M. es la abreviación de Nostalgia de la Muerte, A.S. de algo sobre la muerte del mayor
Sabines y T. de Tarumba, las páginas dónde aparecen las palabras citadas en cursiva se encuentran al
final de este trabajo.
8
J.Villaurrutia, N.M., pág.62

5
6). Para Sabines, la saliva tiene también un papel lúbrico “te gusta pasarles la lengua

de tus ojos a todas. Tú, Tarumba, naciste en la saliva”9. Muchos héroes nacieron

hechos de saliva, como Adán en diversos textos islámicos. El Agua aquí se relaciona

con el nacimiento. La diosa original maya Mam está representada a menudo

vaciando las aguas originales.

LAGRIMAS/ LLANTO / LLORAR

Las lagrimas expresan la pena de los que se quedan, algo de un sentimiento

interno que se traduce al exterior. El llanto en esta expresión “en tu carne sin llanto

no podrás morir”10 y “No vayas a llorar como nosotros porque tu muerte no es sino

un pretexto para llorar por todos”11 muestra que la pena es atributo de los que viven.

Esta relación con el muerto ajeno a él no aparece en los poemas de Villaurrutia,

tampoco estas dos palabras. Una sola vez se pone como a su cabecera y dice “mi

muerte que no puedo compartir ni llorar”. La acción de llorar para Sabines es algo

intenso “y me puse a llorar como se ponen a parir.”12

BEBER/SED

La acción de beber, participa a la definición de estar vivo, de disfrutar de la vida.

Sabines lo emplea para hablar de la vida pasada del muerto. Villaurrutia emplea la palabra sed

que define más bien el sentimiento que necesita el agua, pero no el elemento vital sino el otro,

el ambiente, el inconciente individual y también ajeno. “y una sed que en el agua del espejo

sacia su sed con una sed idéntica”13

9
J. Sabines, T., pág.53
10
J.Sabines, A.S., pág. 516
11
Id.Ibid pág.520
12
Id.ibid pág. 512
13
J.Villaurrutia, N.M., pág.41

6
El agua de la Naturaleza

LLOVER/ LLUVIA/ AGUACERO/ CHARCO

“Los Aztecas veneraban la diosa de la fertilidad Chalchihuitliciue que era la

esposa del dios de la lluvia Tlaloc. Los dos reinaban sobre Tlaloccan, un campo

celeste donde venían las almas de las personas ahogadas o muertas de enfermedades

en relación con el elemento agua[...].”14 La lluvia en Tarumba parece representar la

relación vertical, la recepción de algo demasiado grande, como una triste bendición

celeste. No se trata de lluvia en Algo sobre la muerte del mayor Sabines sino de aguacero

que parece ser como un atributo de la llegada de la Muerte, pero que tiene una

relación también con Dios.“de su pureza tétrica y profunda, vienen la muerte, Dios,

el aguacero golpeando las persianas”15. Los charcos son como lo que se queda después

del aguacero, o sea del pasaje de la Muerte. “lamentables charcos, ataúdes del agua”16

ORILLA

La orilla es simplemente el borde del mar. Cuando Villaurrutia escribe

“porque he dejado pies y brazos en la orilla”17 , no se sabe si el mar va a tomarle hasta

un sueño o a la muerte. La orilla representa, tal vez, su cama. Sabines escribe: “Morir

es [...] pasar el aire de una orilla a nado”18. Se nota que la orilla es la transición de un

14
Heike Owusu , Les symboles des Incas, des Mayas et des Aztèques, edición Trédaniel, 2001, pág.179,
traducción del francés hacia el español por Yasmine Pejom

15
J.Sabines, T., pág.511
16
J.Sabines, A.S., pág.511
17
J.Villaurrutia, N.M.,pág.37
18
J.Sabines, A.S.,pág 517

7
estado a un otro, lo de estar en la tierra hasta lo de perder pie en el mar, en su

inconsciente, en la muerte.

RÍO

La calle que es río, es como si el mundo cotidiano estuviera convirtiéndose en un

mundo marino, de la muerte. No es un azar si Villaurrutia utiliza esta palabra cuando imagina

la llegada de ángeles. “Me entregué a morir como una piedra al río” 19 dice Sabines y el río se

echa al mar. Recordamos del pasaje de la muerte en un barco para los Egipcios, los Vikingos

y los Mayas...

MAR

Sabines no escribe esta palabra en Tarumba, tal vez porque este texto trata más

de la vida que de la muerte, que del lado inconsciente que ya está presente en el

personaje de Tarumba. El mar está muy presente en Nostalgia de la Muerte. Es

inmenso,“un mar infinito”20, misterioso, se puede perder justo mirándola [sin]“la

brújula rosa marinera”21,“y mi voz se ahogue en ese mar de miedo”22, como un gran

secreto, perfecto para identificarla a la muerte. Le falta el color, y por eso a menudo

acompaña el autor el elemento líquido con una tinta negra, se trata de una “líquida

sombra en que me hundo”23,de un “nocturno mar amargo” 24 ...

El mar representa también el lugar de los sueños, del inconciente, algo interno.

“Porque la noche es siempre el mar de un sueño antiguo, de un sueño hueco y frío en

el que ya no queda del mar sino los restos de un naufragios de olvidos”25, “el mar
19
Id.Ibid., pág.513
20
J.Villaurrutia, N.M., pág. 43
21
Id.Ibid. pág.56
22
Id.Ibid. pág.46
23
Id.Ibid. pág.43
24
Id.Ibid. pág.60
25
Id.Ibid. págs.49, 50

8
que sube mudo hasta mis labios”26, “nada, nada podrá ser más amargo que el mar

que llevo dentro, solo y ciego, el mar antiguo edipo que me recorre a tientas”27.

Recodamos que Edipo es el personaje mítico que, cuando descubrió que había

matado a su padre y se había casado con su madre, se saltó sus ojos. De su historia

viene el proceso psicológico célebre. El mar es también exterior, frente al cielo.

Villaurrutia escribe “nada es el mar que como un dios quisiste poner entre lo dos” 28y

“vienen del mar, que es el espejo del cielo”29.

Ambos autores relacionan el mar con el tejido. “Mar que teje en la sombra su

tejido flotante”30 escribe Villaurrutia, y Sabines habla “de la tela del mar que nos

envuelve”31. Tal vez tienen el objetivo de aumentar la dimensión espacial, del

movimiento que viene y se va como tejiendo una vela invisible.

Conclusión

A través del presente trabajo, hemos visto algunos aspectos del elemento

“Agua”, pero podría ampliarse con la espuma, por ejemplo, (es como lo aparente del

mar, que se muestra en los labios) o con la nieve (como un enlace entre la dimensión

vertical y espiritual de su caída y su proximidad con la muerte gracias a su frialdad, a

su capacidad de cuajar las cosas...).

26
Id.ibid. pág.59
27
Id.Ibid. pág.59
28
Id.Ibid. pág.51
29
Id.Ibid. pág.54
30
Id.Ibid. pág.60
31
J.Sabines, A.S..pág. 511

9
En conclusión, se puede decir que la relación entre el Agua y la Muerte es algo

muy honda. Podemos darnos cuenta de que, desde siempre, el ser humano usa del

agua no solamente para vivir, sino para imaginar, expresarse, como símbolo, signo,

rito...

“Hay una fascinación del agua, inscrita en la psicología elemental del ser humano,

multiplicada y refractada por el discurso mitológico-literario.”32

“L’être voué à l’eau est un être en vertige. Il meurt à chaque minute, sans

cesse quelque chose de sa substance s’écoule. La mort quotidienne est la

mort de l’eau. L’eau coule toujours, l’eau tombe toujours, elle finit

toujours en sa mort horizontale.”33

El misterio de la muerte, como el del mar, tal vez será una vez descubierto,

cada uno lo enfrentará el día de su propio final...

Bibliografía

Villaurrutia, Javier. Nostalgia de la muerte. 2003

Sabines, Jaime. Algo sobre la muerte del mayor Sabines. 2003

Sabines, Jaime. Tarumba. 2003

Colectivo. Passions d’ailleurs Mexique. Edición Larousse, 2001

32
Jean Libis, L’eau et la mort, edición universitaires de Dijon, 1993
33
Gaston Bachelard, L’eau et les rêves, edición José Corti, 1942, pág.9

10
Chauvin,Gérard. B.A.-BA Mort, vol.1. Edición Pardès, 2002

Taube,Karl. Mythes aztèques et mayas. Edición points Seuil, 1995

Owusu, Heike. Les symboles des Incas, des Mayas et des Aztèques. Edición Trédaniel, 2001

Libis, Jean. L’eau et la mort. Edición universitaires de Dijon, 1993

Bachelard, Gaston. L’eau et les rêves. Edición José Corti, 1942,

Complemento

Biografías:

Javier Villaurrutia (1903-1951)

Nació en la Ciudad de México en 1903, dirigió, junto a Salvador Novo, la


revista Ulises, formó parte del grupo de la revista Contemporáneos y fue redactor de
El Hijo Pródigo. Recibió una beca de la fundación Rockefeller en la Universidad de
Yale. Se dedicó también al teatro, escribió guiones cinematográficos y fue director del
Museo de Bellas Artes.

11
El « poeta evolucionó muy pronto de una percepción simple de la poesía a
concepciones en que la alucinación, el sentido de la noche, el tema de la muerte,
habrían de señorear en la porción más importante de su obra. En sus mejores
momentos, la representación plástica de las emociones —particularmente en sus
"nocturnos"— proporcionó uno de los aspectos definidos de su sensibilidad. »34 Sus
temas predicados son el Doble, la Muerte, los Laberintos poéticos... Tiene influencia
del surrealismo, del simbolismo, corrientes que rechazan lo que era el Modernismo.
El periodo cuando vivió era fecundo en México para las artes, los años treinta son la
década de oro para las creaciones, los experimentos.

Jaime Sabines (1926-1999)

Nació en Tuxtla Gutiérrez, estado de Chiapas, en 1926. Hijo de un inmigrante


libanés, estudió Medicina y Letras en la Universidad Nacional. Es el autor de Horal,
La señal, Adán y Eva, Tarumba (1956), Yuri, Maltiempo, Algo sobre la muerte del
Mayor Sabines (1973) y Uno es el hombre. « Fue Premio Villaurrutia en 1973 y
Premio Nacional de Literatura en 1983 y en 1994 fue distinguido con la medalla
“Belisario Domínguez”. Fue diputado federal por el estado de Chiapas de 1976 a
1979 y diputado en el Congreso de la Unión en 1988 por el Distrito Federal. Falleció
el 19 de marzo de 1999. "Su última voluntad fue que enterraran su cuerpo junto al de
sus padres, el mayor Sabines y doña Luz, quienes descansan en el Panteón Jardín de
la Ciudad de México". »35

Aparición de los elementos citados:

SUDOR ( N.M. 36págs.31, 62, 70 )

SALIVA (N. M. pág.60, T. pág.53)

34
http://buscabiografias.com/cgi-bin/verbio.cgi?id=2682 04.09.2005
35
http://buscabiografias.com/cgi-bin/verbio.cgi?id=3347 04.09.2005
36
Para simplificar, N.M. es la abreviación de Nostalgia de la Muerte, A.S. de algo sobre la muerte del mayor
Sabines y T. de Tarumba

12
LAGRIMAS (A. S., págs 512, 513)

LLANTO (A.S. pág.516)

LLORAR (N. M. pág. 74, A.S. págs. 512, 520, 521, 524, T. págs. 54, 57)

BEBER (A.S. págs.518,523)

SED (N.M.págs. 41,54)

LLOVER (T.págs.51,57)

LLUVIA (T.pág.57)

AGUACERO (A.S.págs. 511,524)

CHARCO (A.S. págs.511, 517)

ORILLA (N.M. págs.37, 74, A.S. pág.517 )

RÍO (N.M. pág.54, A.S. págs 513,518)

Mar, marinera (N.M.,págs.43, 46, 49, 50, 51, 54, 56, 59, 60, A.S.págs.511, 512, 522)

13