Vous êtes sur la page 1sur 6

Sistema de Salud en Colombia, para humanoides.

Elaborado por; Jessica Chaux Lizarazo

Código Estudiante

2008141020

Cátedra de Salud Integral III

Docente. Karen Ávila Labastidas

Programa de Psicología Universidad del Magdalena Agosto 16 de 2012

Sistema de Salud en Colombia, para humanoides.

El sistema de salud en Colombia esta deshumanizado, se nos trata como objetos bípedos que con dosis amplias de “ibuprofeno y amoxicilina” tienen más que suficiente para seguir con su función vital. Se nos trata como todo menos como humanos, nos atienden al por mayor, una consulta actual en cualquier entidad de salud no tiene una duración mayor de 15 minutos y no puede ser referida a varias enfermedades en un mismo paciente es decir, si usted tiene más de una dolencia, debe apartar una cita médica en su entidad “promotora de salud” por cada una de ellas. La corrupción y el interés en el dinero del “paciente” son más que obvias; unos culpan a la politiquería, otros a las entidades de salud, otros a los mismos profesionales, otros a los colombianos, “que tal vez no deberían enfermarse y ser más productivos”, y seguir las pautas de algún ex mandatario que quería imponer el “trabajar, trabajar y trabajar” como medio y calidad de vida en un país que cada vez involuciona más no solo en el plano de la salud, si no en casi todos los aspectos. O que decir de la educación en Colombia…

Ahora bien, una vez descargados mis pensamientos sin tapujos y sin temor a equivocarme en el párrafo anterior, me concentrare por especificar la raíz de la problemática del actual sistema de salud. La Estructura:

El sistema en salud está compuesto básicamente por tres entes:

El estado: actúa como ente de coordinación, dirección y control. Sus organismos son :

El Ministerio de la Salud y Protección Social (Colombia), la Comisión de Regulación en Salud (CRES) que reemplazó al Concejo Nacional de Seguridad Social en Salud (CNSSS) por la Ley 1122 de 2007, y la Superintendencia Nacional de Salud que vigila y controla a los actores del sistema.

Los aseguradores: Son entidades privadas que aseguran a la población, actúan como intermediarias y administradoras de los recursos que provee el estado en forma de

prima anual denominada Unidad de Pago por Capitación -UPC-. Son las entidades promotoras de salud (EPS) y las administradoras de riesgos profesionales (ARP).

Los prestadores: son las instituciones prestadores de salud (IPS), son los hospitales, clínicas, laboratorios, etc que prestan directamente el servicio a los usuarios y aportan todos los recursos necesarios para la recuperación de la salud y la prevención de la enfermedad, los profesionales independientes de salud (médicos, enfermeras/os, etc) y los transportadores especializados de pacientes (ambulancias).

Pero ¿Cuál es el problema que tiene esta estructura?, si se lo analiza, a simple vista es un sistema no solo eficiente, sino además bien estructurado en cuanto a estabilidad, incluso como dijo el actual secretario de salud en México Salomón Chertorivski, Desde mi punto de vista, Colombia tiene el mejor modelo de sistemas de salud de América Latina, pero carece de una buena implementación.” No pudo ser mejor expresado; ahora lleguemos a la lógica criolla del problema, estimado lector; haga el ejercicio de preguntarle a un colombiano de edad mediana que concepción tiene acerca del Estado. Tenga por seguro que inmediatamente lo dirigirá al gobierno colombiano, y seguramente en su argumento palabras como politiqueros, y corrupción saldrán a relucir más de una vez. Y aunque el argumento de este personaje este completamente plagado de la conciencia histórica colectiva de que el político en Colombia es o es corrupto, no está para nada alejado de la realidad. En este punto traigamos presentemos la aclamada ley 100, para centrarnos aún más en el objetivo de este escrito. El sistema de salud en el país está reglamentado en el segundo libro de la Ley 100 de 1993 expedida por el Congreso de Colombia, la cual estableció el Sistema de Seguridad Social en el país y que además se ocupa de regular el sistema de pensiónes en el primer libro, de las condiciones de trabajo en el tercer libro, y dispone sobre servicios complementarios en el cuarto libro, aspectos que se deben prestar con sujeción a los principios de eficiencia, universalidad, solidaridad, integralidad, unidad y participación.

La reforma al sistema de salud tuvo como fin evitar el monopolio del estado sobre la salud y permitir el derecho de la competencia con la incorporación de empresas prestadoras de salud. También la creación de subsidios al sector salud para cubrir a la población con menos ingresos.

En pocas palabras la ley 100 intentodescentralizar (lavarse las manos) el monopolio político del gobierno sobre la salud y lo paso a mano de empresas “ajenas” prestadoras de servicio, lo que nos lleva a la actual estructura anteriormente mencionada. Desafortunadamente esa estructura cabe perfectamente en la comparación con tres niños jugando a la pelota. La salud de los colombianos deja de ser responsabilidad de los tres ejes para ser pateada de un lado al otro, el estado, las aseguradoras, y las entidades prestadoras, se culpan unos a otros de la falta de calidad del sistema de salud, mientras juegan con la vida del colombiano. El problema es mucho más grave de lo que suena, aunque en el sistema de salud actual se manejan alrededor de 38 billones de pesos, la situación financiera del sistema es prácticamente nula, cientos de trabajadores profesionales en salud no reciben remuneración por su trabajo, o le reciben atrasada, o prácticamente mendigan con tal de permanecer en un trabajo “estable”. Quien antes con honor llevaba el título de médico, enfermero, psicólogo, etc. Ahora no es más que un borrego de un sistema de salud que obliga al profesional a costas de es mejor esto que nada, a malograr su labor, o piense… ¿qué se puede lograr en 15min de consulta psicología por ejemplo?. Ni siquiera llenar la Anamnesis del sujeto, o conocer su motivo de consulta. O ¿qué calidad de consulta médica puede tener aquella en la que el paciente solo puede manifestar una dolencia?, ¿cuantas enfermedades bastante complejas no son manifestadas por más de un síntoma? Si el medico actual prácticamente obligándose se levanta de su escritorio para revisar a su paciente, al punto que casi podemos ver el polvo en el estetoscopio cuando nos lo colocan en el pecho. ¿Por qué pareciese que al médico le cuesta tanto remitirnos a un especialista? ¿Acaso esto solo se volvió beneficio del amigo o conocido del médico? Si tenemos en cuenta que actualmente el colombiano promedio se reúsa a usar su derecho a la salud, porque sencillamente se ha

vuelto más efectivo ir a la farmacia y auto medicarse, o buscar en internet “que puede ser bueno para…” que ir a una entidad de salud a esperar incluso horas para que al final la solución sea “ibuprofeno y amoxicilina” y un “esto no es considerado una emergencia su multa es de…” De acuerdo a lo anterior podemos deducir que una persona en el área de urgencias REALMENTE se siente muy mal ¿Qué apoyo psicológico recibe el paciente cuando llega al área de urgencias? En donde tanto enfermeras como médicos, lo atienden despectivamente. Puede que lo anterior suene muy plagado de suposiciones y experiencias propias del autor, y es así, en cuanto a las experiencias. Pero invito al lector, si es que es ajeno a esta realidad que haga el ejercicio de ir al área de urgencias de cualquier entidad de salud por más de 3 horas, para que asemeje ese panorama con el acá mencionado. Aunque si usted es como el colombiano promedio que no se pierde el noticiero del mediodía, recuerde cuantas noticias en lo que va del año mencionaban a médicos golpeados por sus pacientes desesperados por la falta de atención, o por la muerte de un familiar.

Desafortunadamente el colombiano está muy apegado al lema “mientras no es conmigo no me importa”, y permite con sus decisiones colectivas que gente inescrupulosa se siente a dirigir su ciudad, su municipio, y su país. ¿Vale más mercadito en mano en época de campañas electorales, que calidad de vida en un futuro nada lejano? No podemos permitir como colombianos que se juegue con nuestra salud. Y tampoco podemos permitir como profesionales que se nos rebaje al punto de parecer maquinas industriales cíclicas “recibimos, medio atendemos, despachamos”. Debemos tomar conciencia que la solución a esto no está en el vecino, ni en los que salen en el televisor, la solución está en la unificación del pueblo, y en el poder que este tiene para derribar a los pocos pero poderosos personajes que nos manipulan como a pequeños títeres. ¡Es hora de exigir nuestros derechos como seres humanos!