Vous êtes sur la page 1sur 600

X

/->

c

HISTORIA DE LA IGLESIA

MÉXICO

POR EL

P. MARIANO CUEVAS, S. J.

MIEMBRO DE LA SOCIEDAD MEXICANA DE GEOGRAFÍA Y ESTADÍSTICA

Y DE LA ACADEMIA MEXICANA DE LA HISTORIA

CORRESPONDIENTE DE LA REAL DE MADRID

TOMO II

LIBRO PRIMERO

CONSOLIDACIÓN Y ACTIVIDADES DE LAS INSTITUCIONES FUNDADORAS

1548—1572

LIBRO SEGUNDO LIBRO TERCERO

Y

LOS ELEMENTOS REGENERADORES. 15721600

FRUTOS ESPECIALES DE LA IGLESIA EN EL SIGLO XVI

TLALPAM. D. F. (México)

Imprenta del Asilo "Patricio Sanz"

  • 1922 CÍ.OÍ

..

STUO/fj

Nihü Obstat

Alexander Villaseñor, S. J.

Imprimí potest.

Camillus Crivelli, S. J.

PRAEP. PROV. MEX.

Inipr¿matar Mexicí 13 Junii 1922

*\' JOSEPH,

Archiepiscopus Mexicanus

Propiedad Registrada.

Queda hecho el depósi-

to que marca la ley.

A LA SANTIDAD DE

Pío XI

pontífice y rey

CON FILIAL AFECTO

El Autor.

w SuA Santita

W 4607.

DAL vaTICANIíI8 01«SD0 I92t«

Rav.mo Ptdr*.

II Santo fadre ha nvaaents gradlto l'ojoBggio fattoGll dais

la S.V.Bev.oa

ooo la dedica e l'lnvio del I* volnae della "HIbíoo

ria de la Iglesia

ea l¿ezioo''.alia cui compila sione Blla eta des

dicapdo tatta la Sna attivitá s le non coioanl doti di ecrittora

di etorleo. I,*AuguBto Fontefice.da un primo aguardo eonmario^rezidondosl

oopto dell'importansa dell' opera e dells ena imponente -vaatii^, oofi pud a mano di complaceral di una iniziativa ooal bella oh»

8tt oondotta felicemente a termine come tutto fa ritenére o ooao Bgli 8i augura, raggiungerá un nobilisslmo ed utile acopo qualo é quello di msttere in luce splendlda teetimonianze e pagina gloe

rioaa di vita religiosa di cui va superbamente onusta la atoria eccleeiastica di oodesto paese.

Bgli perianto mentra eaprime a VosT^ra Pirternitá i bqoí coas plimantl cordiall per el grandioso dieagno e gli augori del auo piü lieto coronamento,Le invla di cuore.in auspicio dagLi aiuti

a dalla protaaiono Caleata la Sua ASioatolioa Benedixiona. Valandoml di queata cirooetansa mi é grate raffermanni oon MBSi di diaUata a eioeara stis»

Al Bev.Bo P.llariaiio Coeva»

9.3,

dalla P.V.Rev.s» aff.mo nal Slgnora

y

'

'

/ ''y^'"'"

UBSSIOO

Núm: If,607.

Secretaría de Estado de Su Santidad.

Del Vaticano, a 13 de junio de 1922.

Reverendísimo Padre:

El Santo Padre ha agradecido cordialmente el homenaje que

le rinde Su Paternidad Reverendísima al ofrecerle y dedicarle el

primer volumen de la "Historia de la Iglesia en México", a cuya compilación está dedicando Su Paternidad Reverendísima toda su

actividad y sus no comunes dotes de escritor^ e historiador.

El Augusto Pontífice, ya desde su primer vistazo sobre la

obra, dándose cuenta de su importancia e imponente amplitud, no

pudo menos de complacerse de iniciativa tan hermosa. Si se lleva

a feliz término, como todo lo hace esperar y Su Santidad lo de- sea, se logrará con ello un fin tan nobilísimo y de tanta utilidad cual es el de dar a conocer esos espléndidos testimonios y esas'

gloriosas páginas de vida religiosa de que está regiamente enri-

quecida la historia eclesiástica de ese país.

Por esto, Su Santidad, al mismo tiempo que felicita cordial-

mente a V. P., por el plan tan grandioso de su obra y le desea

que prósperamente se termine, le envía de todo corazón como aus- picio de la protección y ayuda del Cielo su Apostólica Bendición. Aprovechando esta ocasión me es grato expresarle los senti- mientos de mi especial y sincera estimación.

De V. Paternidad Reverendísima.

Afectísimo en el Señor,

Pedro, CARDENAL GASPARRI.

Al Reverendísimo P. Mariano Cuevas, S. J.

México.

PROLOGO

Llenos de gratitud y de aliento por la paternal benevolen- cia con que Su Santidad el Papa Pío XI acoge y bendice nuestros

humildes trabajos, animados asimismo por el apoyo de nuestros

más conspicuos prelados, por la favorable crítica de nuestros

hombres de letras y por el cordial recibimiento con que el cle- ro y los fieles recibieron y agotaron nuestro primer tomo; pro-

cedemos a ofrecerles con nuestra mejor voluntad el segundo vo- lumen de la "Historia de la Iglesia en México".

El período histórico que aquí abarcamos, no es ciertamen-

te ni de tanto brillo ni tan lleno de vida y colorido como el que

llevaba por fondo escénico la más romanesca de las conquistas

y la más poética de las ruinas; es empero más significativo y de

más enseñanza, como que es el período de nuestra formación so-

cial, bajo la protección y en virtud de los impulsos de esa mis-

ma floreciente Iglesia que acabamos de ver organizada ya, y en

marcha, por los años de 1548.

En la actualidad crece de punto la importancia del período

que ahora historiamos por la semejanza de nuestra situación,

con las de aquellos antepasados de a mediados del siglo XVI: de-

cadente y ruinosa. ¡Ojalá que reaccionando como ellos, serenándo-

nos, ordenándonos y trabajando como ellos lo hicieron, lograsen

nuestros esfuerzos restauración social tan sólida y verdadera, co-

mo la que nos legó la valiente generación de las postrimerías de

la décima sexta centuria.

10

PROLOGO

Se impone la subdivisión cronológica de este gran período

en las dos partes que hemos adoptado, no ya tan sólo por razo-

nes de metodología y usanza, sino por la misma objetividad de

las instituciones y sucesos que presentamos: como que todo pa-

reció cambiarse radical y súbitamente, en el gran y memorable

año de 1572. Hasta entonces la historia de nuestra sociedad es la de un organismo, joven sí, pero por mil dolencias carcomido; desde

1572, su historia es la de la vida que vuelve.

En efecto, sus ele-

mentos primitivos de civilización cristiana: los obispos con cabil-

dos y clero, los religiosos franciscanos, dominicos y agustinos, habían actuado hasta entonces con un trabajo de conjunto, lau-

dable ciertamente y eficaz, mayormente entre los indios, pero ya era insuficiente para lo que con urgencia requería sociedad como

la de entonces tan compleja y tan aviesa.

Hacía falta inyec-

ción de vida nueva, una mano enérgica que desarraigase tanta

njaleza, y nuevos sembradores de la viña del Señor.

Todo esto

quedó instalado en 1571, y en plenas funciones de su actividad

el siguiente año de 1572.

Todo esto no fué otra cosa sino la lle-

gada de la Inquisición con elementos nuevos y en toda regla es-

tablecida, el florecimiento y salida al mundo de nuestros prime-

ros grupos literarios procedentes de la Universidad de México, y finalmente el tan deseado advenimiento de la Compañía de Je-

sús.

Por estas razones quedan bien justificados los títulos con

que encabezamos las dos partes cronológicas de este volumen:

"Consolidación y actividades de las instituciones fundadoras" para la primera, y "Los elementos regeneradores" para la se- gunda.

Viene en pos de ella una tercera parte, sincrónica a ambas:

"Frutos especiales de la Iglesia Mexicana en el siglo XVI". ; esos

frutos como lo verá el lector, son de repartirse entre todos los

> erdaderos labradores de la heredad de Cristo en Nueva España

durante el siglo XVI.

*

Por esta senda así trazada, caminaremos Dios mediante, con

el mismo método que hasta aquí y con más apego a él que antes,

PROLOGO

11

ya que tan bien recibido ha sido por muy buenos ingenios y me- todólogos de profesión.

Por esto en el distribuir de la materia, seguimos ateniéndo-

nos a nuestra regla de los centros históricos, ya descrita en el

tomo primero.

En virtud de la cual, noticias tan interesantes

como las referentes a las órdenes del Carmen, de la Merced,

Dieguinos, etc., no menos que las relativas a los conventos de re- ligiosas, que quedan pospuestos para el siguiente volumen.

Seguimos también en nuestro sistema de documentar pro-

fusamente, no sólo aquellos puntos que han estado sujetos a con-

troversia, sino también los que fácilmente pueden estarlo. Aun

a riesgo de que resulten pesados algunos de nuestros capítulos,

no hemos querido despojarlos de una documentación donde va

toda el alma y defensa lógica de nuestras afirmaciones.

Esta abundancia y fidelidad de nuestra documentacón, ha sido tal vez la causa de que todos hayan quedado satisfechos de

nuestros juicios críticos o por lo menos sin respuesta contra ellos: raro caso, ciertamente, siempre que se escriba para pú-

blicos tan divididos en opiniones y aficiones como son todos los

de lengua castellana.

Nuestro método de crítica, así sobre la historicidad como

sobre la ética de los sucesos que relatamos, va esta vez más ro- bustecido y alentado con las frases de nuestro esclarecido maes-

tra y egregio historiógrafo el R. P. Antonio Astrain, de la Com-

pañía de Jesús: "Una de las cualidades (nos escribe) que me

ha agradado de este libro ("Historia de la Iglesia en México") es

el criterio netamente católico con que está escrito.

No consiste

este criterio como algunos devotos modernos se imaginan, en ca-

llar o disimular los pecados que en la Iglesia se cometieron o en defender lo que no tiene defensa posible o en presentar solamen-

te el lado brillante y glorioso de los sucesos.

Todo esto no es

crítica recta, sino falta de crítica; la verdadera crítica consiste

en presentar la justa medida de lo bueno y de lo malo.

Mien-

tras vivamos en este mundo, siempre en el campo del padre de

familias, estará mezclado el trigo con la zizaña.

Así lo anunció

Jesucristo y así lo vemos cumplido en cualquier período de la

Historia. Debe pues el buen crítico exponer con lisura a los ojos

12

PROLOGO

del lector, lo que aparece a cada instante en la realidad, las mi-

serias del hombre y las grandezas de Dios".

La impresión que deja el libro en cuanto a la crítica, me parece buena, y la que debe ser, porque en él percibimos la ac- ción de la Iglesia, que lenta, pero constantemente va regeneran-

do al mundo y cumpliendo las palabras de San Pablo: "Instau-

rare omnia in Christo".

*

Con los brazos abiertos y con mucho agradecimiento reci-

biremos y aprovecharemos las observaciones, o enmiendas que

de nuestros trabajos históricos se nos hicieren, con tal de que

vengan provistas de su correspondiente lógica y documentación.

México, vigilia de San Bartolomé Apóstol.

Año del Señor de 1922.

Mariano Cuevas, S. J.

SUPLEMENTO BIBLIOGRÁFICO

Acias del Cabildo de !a Ciudad de México.

México, 1871-187Ji ..

Alcedo D. Antonio de.Biblioteca Americana. Catálogo de los auto-

res que han escrito de la América en diferentes idiomas, y noticia de su

vida y patria, años en que vivieron y obras que escribieron.

I8O7.

Alegre Francisco Javier.Historia de la Compañía de Jesús en Nueva

España. México 18Ul.

Astrain Antonio.

"Historia de la Compañía de Jesús en la Asistencia

de España".Tomos II, III y IV.

Madrid, 1905. 1909. 1913.

Berruecos Car!os.Apuntes históricos sobre la Imagen de Nuestra Se-

ñora de los Angeles y su Santuario.

México, Tlálpam, 1922.

Calvo Carlos.Colección histórica de los tratados, convenios, capitula- ciones, armisticios, cuestiones de límites y otros actos diplomáticos y políti-

cos de todos los Estados de la América latina comprendidos entre el Golfo

de México y el Cabo de Hornos, desde el año 1493 hasta nuestros días, pre-

cedida de una Memoria sobre el estado actual de la América, de cuadros

estadísticos, de un diccionario diplomático y de una noticia histórica sobre

cada uno de los tratados más importantes.—Pai-ís. 1862-69.

Cantoya Domingo de la.

"Instrucción y Cartas Acordadas del Santo

Oficio de la Inquisición".

Toledo, 1561.

Cárdenas Juan de.Primera parte de los Problemas y Secretos Mara-

villosos de las Indias.

México, 1591.

Cervantes Salazar Francisco. Tres Diálogos Latinos. México, 1815. Concilio Tercero Mexicano.Con notas del P. Basilio Arrigalla, S. J.

México 1859'

 

Dávila Garibi José Ignacio. Guadalajara, 1922.

"Dos ilustres Prelados de Guadalajara".

Díaz de Arce Juan.Libro de la Vida del V. P. Bernardino Alvarez.

México, 1772.

.

  • 14 SUPLEMENTO BIBLIOGRÁFICO

Figuero de Dávila Antonio.Breve compendio de la vida de San Felipe

de Jesús.

México, 1802.

Francisco de S. Diego.Relación verdadera de la persecución y mar- tirios de los mártires del Japón.

Frasso Petrus.Tractatus de regio patronato ac alijs nonnullis Rega-

lijis Regibus Catholicis in Indiarum occidentalum Imperio

Matriti, 1677-77.

pertinentibus.

.

García Gregorio.Historia eclesiástica y seglar de la India Oriental y Occidental y predicación del Santo Evangelio en ella, por los apóstoles. Baeza, Pedro de la Cuesta, 1626.

García Pimentel Luis.

"Descripción del Arzobispado de México hecha

en 1510".—México, 1897.

García Pimentel Luis.

"Relación de los Obispados de Tlaxcala, Michoa-

cán y otros lugares".

Qay José Antonio.

México, 1904-. "Historia de Oaxaca".

Guzmán Luis.Historia de las

misiones. .

México, 1881. .en el Japón.

Madrid, 1650.

Harrisse Henry.Biblotheca Americana Vetustissima. A description

of works relating to America published between the years 1490 and 1551. Bradsteet Press, Neiv-York, 1866.

Haro D. José de.Maravillas de la providencia Divina

...

en la admira-

ble conservación de Nuestra Señora de los Angeles.

México, 1871.

Instrucciones que los Virreyes de Nueva España dejaron a sus suce»

sores.(Biblioteca Histórica de la Iberia, Tomos XIII y XIV).

México, 1873.

Joseph Manuel

Rodríguez.Vida y prodigios del V.

Sebastián de Aparicio. México, 1761.

Siervo de Dios

Larrainzar Manuel.Estudio sobre la historia de América, sus rui-

nas y antigüedades, comparadas con lo más notable que se conoce del otro continente en los tiempos más remotos y sobre el origen de sus habitantes.

—México, 1875-78.

Lecrerc Ch.Biblioteca Americana, Catalogue raisonné. Arras, 1867.

Lorenzana Francisco Antonio.

"Concilios Mexicanos" Adiciones al I

y II tomos.

México, 1770.

Marroquí José María.La Ciudad de México. Héxico, 1900.

Medina José Toribio.La Imprenta en México, 1539-1621. Santiago

de Chile, 1919.

Medina Toribio.

"El Santo Oficio de la Inquisición en México".

SUPLEMENTO BIBLIOGRÁFICO

15

Morelli Ciriacus.Fasti Novi Orbis et Ordinationum Apostolicarum

ad Indias pertinentium Breviarum cum adnotationibus. Venetiis, MDCCXXVI.

Apud Antonium Zatta.

Murillo Valverde Pedro.Geographía histórica de la América y de las

islas adyacentes a las tierras árticas y antarticas y islas de los mares del

Norte y Sur.

Madrid, 1752.

Pérez de Rivas Andrés.

"Crónica histórica-religiosa de la Prov. de la

Compañía de Jesús en México".

México, 1896.

Pérez de Rivas Andrés.Historia de los triunfos de Nuestra Santa

Fe entre gentes las más bárbaras.

México, 16i5.

 

. Puga Vasco de.Provisiones,

Cédulas

e

Instrucciones de su

Majes-

tad desde el año 1525 hasta esta presente de 63.

México, 1563.

Saravia Antonio G.Los misioneros muertos en el Norte de la Nueva España. Durango, 1920.

Solórzano Pereira Juan de.Política indiana

...

México, 1756.

dividida en seis libros.

Ternaux=Compans Henry.Archives des voyages, ou Collection d'an-

ciennes relations inédites, ou tres rares de lettres, mémoires, itinéraires, etc.

Paris, 18i2.

Ternaux=Compans Henry.Recueil de documents et mémoires originaux

sur l'histoire des possessions espagnoles dans l'Amérique. París, 18. 'fO.

Ternaux^Compans Henry.Bibliothéque Américaine. Paris, 1837.

Torqueniada Fray Tomás de.

"Compilaciones de las Instituciones del

Oficio de la Santa Inquisición".

Toledo, 15 UO.

Vera Fortino Hipólito.Escritores Eclesiásticos de México, o biblio-

grafía histórica eclesiástica mexicana. Aunecameca, 1880.

Vera Fortino Hipólito.Compendio Histórico del Concilio Tercero Me-

xicano. Amecameca, 1879.

Vera Fortino Hipólito.Apuntamientos Históricos de los Concilios Pro-

vinciales Mexicanos. México, 1893.

Villadiego Gonzalo de.

"Tractatus contra Haereticam Pravitatem"

Toledo, 1519.

Villanueva A. P.Vida del Protomártir mexicano San Felipe de Jesús.

México, 1912.

ADVERTENCIA

El Escudo de Armas que aparece en la portada de este tomo

es el de Dn. Pedro Moya de Contreras, como un homenaje que ren-

dimos a quien con tanto amor y tino supo regenerarnos.

El escudo es acuartelado; primero, de plata y una cabeza de lobo, de sable, ensangrentada y linguada de gules; que es de Hos-

coso, uno de los apellidos del padre del señor Moya;

segundo, de

gules y una escala de oro;

tercero, verado de plata y azur; ambos

cuarteles son de Moya ;

cuarto de oro y tres bastones de azur, que

es de Contreras.

Bordura general de gules y ocho aspas de oro.

Piferrer en su Nobiliario da cuenta, separadamente, de todos los enlaces que forman el escudo de armas del señor Moya de Contre-

ras; y a la vez nos proporciona varias noticias genealógicas.

La

familia Hoscoso era originaria de Galicia. Suero Vázquez de Hos-

coso pasó a Andalucía, fue Veinticuatro (o regidor, según antiguo

régimen municipal) de la ciudad de Sevilla; y las ramas de su tron-

co, de donde descendía el padre del Señor Hoya, también se exten-

óÁeron por extremadura. (Véase a Silva y Almeida, Nobleza de

Extremadura). En cuanto a los Hoyas, son de viejo abolengo es- pañol: el primero que tomó este apellido, según la opinión más ge- neralizada, fué Dn. Alvaro de Hoya, conquistador de la villa de este

nombre, y de él procedieron Dn. Rodrigo, Dn. Roberto, Dn. Alonso

y nuestro Dn. Pedro, todos esclarecidos varones.

{Descripción tomada de la -4* edición, aún inédita, de la GUIA para visitar los Salones de Historia de México, del Museo Nacional, por Dn. Jesús Galindo y Villa, 1922).

PARTE PRIMERA

CONSOLIDACIÓN Y ACTIVIDADES

DE LAS

INSTITUCIONES FUNDADORAS.

1548—1572.

CAPITULO PRIMERO

ESTADO MORAL DE LOS COLONOS DE LA NUEVA ESPAÑA

EN LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XVI

Clase social de los inmigrantes Peninsulares. Antigüe- dad DE nuestra clase SOCIAL DE VAGABUNDOS Y HOLGAZANES.LU-

jo Y Molicie de la época. De la usura y la embriaguez.

Pri-

meras cervecerías. Sobre los conquistadores Judíos. Como

SE desempeñaban los cargos de encomienda.

Atenuantes.

Los criollos primitivos y su carácter. La psicología del mes-

tizo.

Noticias sobre los negros y mulatos.Los primeros

judíos y herejes del siglo XVI.

bibliografía especial

ACTAS DE CABILDO DE LA CIUDAD DE MÉXICO.—México, 1871-1874.

ALEGRE FRANCISCO JAVIER.—Historia de la Compañía de Jesús.Méxic», 1841. BENAVENTE TORIBIO.—Historia de los Indios de Nueva España.Barcelona, 1914. CÁRDENAS JUAN DE.Primera parte de los ¡Problemas y Secretos Maravillosos de

las Indias.México, 1591.

CORTES HERNÁN.—Escritos Sueltos. (Biblioteca Histórica de la Iberia, T. XII).

México, 1871.

INSTRUCCIONES QUE LOS VIRREYES DE NUEVA ESPAÑA DEJARON A SUS

SUCESORES.— (Biblioteca Histórica de la Iberia, Tomos

XIII y XIV).México,

1873.

MOLINA FRAY ALONSO.Confesonario Mayor en Lengua Mexicana y Castellana. México, 1578.

20

LAS INSTITUCIONES FUNDADORAS

PERIODO de que nos ocupamos en el primer volumen de

EL

esta obra, fué ciertamente importantísimo en la Histo-

ria de la Iglesia Mexicana: los triunfos en él obtenidos

por los primeros Obispos y conquistadores espirituales,

son de gloria imborrable y únicos en su género en la

misma historia de la universal Iglesia de Dios.

Aunque menos conocido y menos ponderado, el período de

que en este segundo volumen vamos a ocuparnos, fué todavía de mayor importancia en la Historia de la Iglesia y en la historia

nacional y el triunfo al final obtenido, fué aún más egregio y más glorioso sino para determinados individuos como el anterior pe-

ríodo, sí para la colectividad eclesiástica, o mejor aún, para los

altos principios y sobrenaturales remedios de nuestra sagrada

religión.

La segunda mitad del siglo XVI fué el período de niñez y ju-

ventud de nuestra patria y por sólo esto debía ya atraer nuestra

atención. Su educación, la transformación de sus primitivos rui-

nes elementos en la noble y fuerte Nueva España de los siglos

XVII y XVIII, fué cambio más increíble que la dominación y

doctrinación de las razas indígenas.

En efecto, el problema de la conversión de los infieles con

haber sido gigantesco, y humanamente imposible, estaba ya a me-

diados del siglo, sino resuelto, sí bien comprendido, bien plan- teado y en vías de solución tan segura, que de haberse desarro-

llado tal como se comenzara, habríase hecho de conquistados y

conquistadores el pueblo más próspero de la tierra.

Extinguida la idolatría en las masas, aunque hubiese acá y

acullá casos aislados de reincidencia, (1) abominados y completa-

(1)

Hay quien se empeñe en multiplicar gratuitamente los casos de

idolatría y en deducir, más gratuitamente aún, que los indios en su tota-

lidad quedaron idólatras. Los más empeñados en sostener esta tesis no nos han podido probar la historicidad ni de treinta de esos casos. Aunque pro-

basen de tres mil casos, todavía, repartidos en el tiempo de tres siglos y en

el espacio de toda nuestra nación, no significarían nada. El año 38, Moto- linía estampaba las siguientes palabras: "Ya que en algún pueblo hay algún

ídolo, o está podrido, o tan olvidado, o tan secreto que en pueblo de diez mil ánimas no lo saben cinco, y tiénenles en lo que ellos son, que es tenerlos

por piedras o por

maderos. . .

Tienen los indios tan olvidados como si hubie-

ra cien años que hubieran pasado". Hist. de los Indios de la Nueva España.

Tomo III. Cap. XX.

C. I. ESTADO MORAL DE LOS COLONOS, EN EL SIGLO XVI

21

mente extinguidos los sacrificios humanos; bautizada y doctrina- da la mayor parte de los habitantes ; instalados por doquiera con- ventos y parroquias y visto el próspero resultado general de la

campaña en esta forma emprendida, la empresa de la conversión

de las razas de Anáhuac quedaría reducida a

repetir tantas

veces lo hecho, cuantos fueran los pueblos que iban a constituir

nuestra nación.

El problema social y político relativo a los indígenas, estaba

y sigue estando sin solventar, cuando ya el religioso quedaba en

principio satisfactoriamente resueJto sin más sistema,

ni más

trabajo que' el de adherirse fervorosamente a Jesucristo Señor

Nuestro, siguiendo sus pisadas e imitando su manera de evange- lizar y santificar los pueblos por donde pasaba. Mas entonces precisamente surgía implacable y muy teme- roso el problema de conjunto, el de la civilización de lo que ya de

hecho constituía la Nueva España. A mediados de siglo no era ya

ésta un puñado de conquistadores frente a una masa bien defi- nida y bien conocida de conquistados. No : era una abigarrada mu-

chedumbre, la hez de España, que por razón de sus costumbres

todo podían llamarse, menos