Comunicado de prensa Familia de Odo n Mendoza Soto

N° 1 28 de septiembre de 2012

Cada vez cuando hay un evento fuera de lo normal en el proceso de la niña Patricia Flores, como ayer, con la reconstrucción en la escuela, tenemos que enterarnos del desequilibrio en la información que se da. Por esta razón vamos a afirmar, mediante comunicados de prensa, nuestra verdad. Respecto a lo que pasó ayer, es que, por primera vez, Odón Mendoza pudo decir libremente lo que fue el 27 de agosto de 1999 para él. Un día normal de trabajo del cual se acuerda muchas cosas (pero no todo, ya que pasó hace 13 años) puesto que, desde hace entonces tiene que recordárselo. Odón Mendoza trabajaba como regente en la escuela por que, con su formación de maestro rural, no podía enseñar en la ciudad, pero sí, suplencias eran permitidas, como la que efectuó aquel día para la profesora de manualidades quién se había tomado el día libre por ser cumpleañera. La abogada Barriga, con su afirmación de que la exdirectora no hubiera permitido que un regente sustituyera, demuestra una vez más su falta de seriedad en la preparación de la causa y su afán de torcer la verdad para poder condenar a un inocente. Su afirmación de que Mendoza hubiera señalado que vio a la niña salir de la escuela con un “hombre mayor” aquel 27 de agosto, es una más de las invenciones de esta señora, ya que, y esto se puede verificar en el expediente, Odón Mendoza, solamente había dicho que una semana antes de la desaparición de la niña Patricia, “se presentó un señor a recoger a la menor (…)” (fs. 28 del expediente). La madre negó inmediatamente esta afirmación pero hay que tomar en consideración que ella misma dijo que la niña nunca iba sola a la escuela y que su profesora indicó que mayormente vinieron los padres a recogerla, pero que a veces vino también una de sus hermanas mayores o una prima. Las declaraciones de Odón Mendoza durante su detención policial son nulas de pleno derecho según el art. 114. inc. II de la Constitución Política del Estado puesto que fueron tomadas mediante el empleo de coacción. Durante los largos 8 días de su detención policial, cuando la ley de aquel entonces daba como plazo máximo 48 horas, fue amenazado, hostigado y brutalmente golpeado, sin embargo nunca dejó de decir su verdad, QUE ES INOCENTE. Se denunció estas ilegalidades en el presente proceso y la parte acusadora sabe muy bien que no valen estas declaraciones extorsionadas. Por último aclarar que Odón Mendoza no puede pronunciarse sobre el asesinato y posterior violación de la niña Patricia Flores, puesto que no sabe nada al respecto.

QUE SE HAGA JUSTICIA DE VERDAD

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful