Vous êtes sur la page 1sur 19

OLEGARIO

NEGRJN

FAJARDO

CULTURA, EDUCACION

Y DESARROLLO COLONIAL

 

EN

GUINEA

ESPA¡\¡OLA (1949-1959)

 

Separata de

III AULA CANARIAS Y EL NOROESTE DE AFRICA

AOB

(1988)

942

OJ~ no¡u., EOUC'ti.OON Y Dl'.'ii\RROU.O COLONIAL EN GuiNEA

"5PANQU {]949-1959)

..

335

Introducción

La ponenci_a qu~ hemos elaborado para esta /JI Aula Canarias-Noroeste de

África es ~ontmuac1ón de

la presentada en

la

li

Aula de

1986, que llevaba la

denominación de "Valores educativos y realizaciones escolares en la colonización

española de Guinea (1939-1949)" 1

En esta ocasión estudiamos las características culturales y educativas de la colonización española de Jos territorios del Golfo de Guinea, para el periodo que se extiende entre 1949 y 1959, aproximadamente, que trajo consigo la puesta en marcha de una política colonial definida que puso las bases para los otros dos perfodos finales de la presencia española en Guinea (Provincias y Autonomía), antes de la independencia del pequeño país ecuatorial en 1968 1 El desarrollo de la ponencia está basado en el estudio y análisis de diversos aspectos complementarios; en primer lugar, se destacan las características de la evolución económica de los territorios españoles del Golfo de Guinea en el perio- do apuntado; seguidamente, se resumen los principales criterios de la política cul- tural y educativa para la España del África negra, que, en realidad, fue la aplica- ción de los principios del nacional-catolicismo, explicitados ya en el Estatuto de Enseñanza de Guinea de 1943; y, finalmente, nos ocupamos de analizar la realidad

.

  • 336 ÜLEGARIO N~<lRh~ ¡:-'.!

educativa de la que Juego sería denominada región ecuatorial

a

~

descripción de cada nivel del sistema educativo con los corr~s~o:pafiall% 1

estadísticos.

El desarrollo económico colonial

n Lentts da~~

las ~~-~~~a~ee!:~r:;~:~f~~:~~r~ /r~~i;~;~~~~Ztuhv~~~~i~~~i!:p~~. ~~~;~~=~~~K~

0

la san.dad, la educactón y las obras publicas, bases para la occtdentalización dei país y para el desarrollo y explotación de los territorios del Golfo de Guinea

Si

ya el

año

1949 marcó un hito en el desenvolvimiento de la región ecuato-

rial, cuando en

1959 se inició la etapa de la provincialización de los territorios

guineanos, el desarrollo socio-económico habfa alcanzado importantes cotas, hasta

el punto que los propios ingresos coloniales financiaban el presupuesto de Guinea sin gravar con cargas el nacional. Se puede, pues, considerar que la etapa que va de 1949 a 1959 se caracterizó por ser seguramente la más noreciente de la coloniz.ación española de Jos territO- rios que nos fueron asignados por el acuerdo hispano-francés de junio de 1900, y sirvió de base para el desarrollo posterior de las etapas de provincializ.ación y autonomía. El presupuesto aprobado para el ejercicio económico de 1949, que ascendió a más de sesenta y un millones de pesetas, se había convertido diez ai'los más tarde en casi el doble: algo más de ciento veinte millones de pesetas. Este aumento espectacular del presupuesto es un indicador fundamental que revela la siutación próspera de la economía colonial que, según la Memoria del Gobierno General, correspondiente al período 1949-1955, era "consecuencia directa al auge y desen- volvimiento de la economía privada de estos Territorios" 1 . En la citada Memoria se explica el auge económico de la etapa de la manera siguiente: "La libertad de precios del cacao y la revalorización correspondiente al café, ha pennitido a los agricultores, no sólo aumentar la producción, al emplear unos medios mecánicos muy superiores a los que utilizaban anterionnente, sino también ampliar las exten-

siones cultivadas y establecer nuevos cultivos de gran rendimiento y porvenir

"'.

... La buena situación agrfcola incidía directamente de una manera positiva en la economía general, pennitiendo el aumento de la producción y el desarrollo del comercio. Un dato puede resultar clarificador: en 1949 las exportaciones supera- ron a las importaciones en ciento cuarenta y dos millones de pesetas; en 1954, el superávit alcanzaba ya la cifra de doscientos treinta y cuatro millones, a pesasr de la baja mundial en los precios de los productos grasos, como el palmiste, los aceites de palma y palmiste, etc., que se producían en aquellos momentosJ.

La región ecua10rial, con una superficie equivalente a Galicia y una población de alrededor de doscientas mil personas, había encontrado el camino hacia el de· sarrollo y modernización de su agricultura y, al tiempo, "la elevación del nivel

' DIRECCIÓN GENERAL DE MARRUECOS Y COLONIAS (1955): Menwrws dt la labor

rtaliroda e11 el periodo 1949-1955. Madrid. Gobierno Genero/ de los Tenitorios E.~panole.~ del Golfo de Gumea. prólogo.

'

'

lbfdem.

lbfdrm.

CULllJRA. EDUCAOÓN Y DESARROllO C01

..

0N1AL

EN GUINEA !'SPAÑOU. (1949-1959)

337

material de vida de los indígenas que en estos seis años ha mejorado de forma tal, que serfa muy diffcil vuelva a repetirse el ciclo en la misma proporción" 6 En nuestra opinión, son múltiples las razones que coadyuvaron al desarrollo sorprendente de los territorios guineanos en la década de 1949 a 1959. Veamos algunas de los que parecen más significativas. Hechos exteriores a Guinea, como la recuperación de los mercados internacio- nales, después de la devastadora guerra mundial que finalizó en 1945, o el co- mienzo de una etapa de consolidación económica española, después de la penosa reconstrucción del país a partir de 1939, incidieron positivamente en el auge eco- nómico colonial. La lenta aculturación de los territorios empezaba a dar sus frutos; no en vano, desde hacía ya bastantes años existían escuelas primarias abiertas para todo el país, especialmente en Fernando Poo y, desde 1943, se estableció la crucial Escue- la Superior Indígena, continuación del Instituto Colonial, para la formación de maeslros y administrativos, soportes de la administración colonial. Pero la razón decisiva fue, con seguridad, la preocupación por desarrollar la infraestructura y estructura económicas que mostró el nuevo régimen y las facili- dades dadas a los colonos para la explotación de los territorios guineanos y sus posibilidades de rápido enriquecimiento. Hay que tener en cuenta que, perdido el imperio por culpa de la "anti-España", ahora tocaba a los nuevos "salvadores" de la patria procurar reivindicar los restos de aquél y fomentar el desarrollo de los territorios coloniales para llevar a la práctica el lema "por el Imperio hacia Dios", que unfa en un solo pensamiento los conceptos tradicionalistas y reaccionarios de los grupos aglutinados en torno al levantamiento militar de 1936. Todo ello, sin olvidar el esfuerzo pionero desarrollado por las autoridades co- loniales (Bonelli, Faustino Ruiz, etc.) y sus asesores, técnicos en materias diver- sas: sanidad, agricultura, educación, etc., y la justa ambición de los colonos que encontraron en los territorios ecuatoriales la manera de canalizar sus energías, consolidar sus fortunas y encontrar nuevas vías de salida a situaciones no siempre modélicas 7

.

.

PoUtica educativa coloni1.11dora de EspañD en Guinea

Heriberto Ramón Álvarez Garcfa, inspector de enseñanza con el gobernador Bonelli, exponía ya en 1949 el resumen de los principios fundamentales de la polftica educativa colonizadora de España en Guinea 8 , a partir de su experiencia como ideólogo educativo y en la dirección de los temas de enseñanza de la colo- nia durante un amplio período de tiempo .

lbrtk~r~

'

Cada vez se hace mú imperio!'.~ la necellidad de conocer qui~nes fueron los coloruzadorcs de

Guinea_ • trav~s del análisis de su procedencia geogr~fica. familiill", social y económica. Dicho cono-

ctmiento nos podría dar muchas pistas sobre las verdadera.• caracterfsticas ideológicas de In colontza-

Ción e.•p~la y el talante y el o;omponamu:nto de nuestros colonos ptoneros

ÁLVAR.EZ. H. R (1949): ""La cultura. problema fundamental de coloniznc>ón··

'

Vtd

..

..

,¡,.¡ ln.llr/uto d~ E.<rudin.< A{riralln.<.

allo 111. n"

8.

pp.

25

a 49.

338

El sistema de referencia colonial

es

el

de España en América: "En primer
de España en
América: "En primer

lugar, hemos de hacer constar rotunda y categóricamente que nueSira política cul- tural en los territorios ecuatoriales de África que poseemos es, en esencia, paralela

a-'~ _desarrollada en las que fueron vastas posesiones de

Fthptnas". La escuela colonial pretende "intentar despertar facultades, encauzar instin~os.

España en América y

para que aquéllas forjen al hombre consciente y éstos le conduzcan a una actt~l­

dad llena de virtudes

... les o, p_ara ser más exacto, sujeto en su acción a los instintos

Educar a un pueblo, desprovisto de directrices fundamenta-

naturales, debe ser,

en senttdo español, hacer hombres cuya fonnación sea equilibrada Y conf~ a las leyes de la moral y de la vida cristiana, con cuyo conocimienlo Y prácuca se acerquen a la perfección humana y espiriiUal que debe ser el verdadero fin de toda educación'")

Para ell~. nada mejor que recordar las dos primeras bases del Estatuto:e E~­ seilan~ para los Territorios Españoles del Golfo de Guinea, de 1943: "La d sc~e ~

colomal se inspira en la ltadición de nuestros sistemas colonizador~s _Y pe

~g gJ

COS Y tiende a sostener el espíritu cristiano y espail.ol que debe res1d1r

en _e -~m­

biente espiritual de nuestra colonia. Los conceptos cristiano y español coJn~J -~" en nuestra Escuela colonial de tal modo que por ellos se comprende la mJSJ n

ide~nd~e~~tii::.til~~ti=~~;~:ial de la época se centraba en objetivos de carác-

ter religioso, polftico y social: "El primero aspira a incorporar al pue~/o negro de

Guinea a la comunidad católica, dotándole de los conocimientos prec1sos

... segundo, se tiende a crear en el ind(gena una conciencia patriótica que hermana en

Por el

una misma aspiración las ambiciones humanas, leg(timas, d~ ambos pueb/C?s y, por

último. intenta preparar al individuo para afrontar las realidades de la VJda

La

... Escuela colonial pretende una educación integral del individuo, tanto desde el punto de vista moral como mental y ffsico" 11 • Para evitar el desarraigo indfgena de sus tareas habituales, desde la escuela elemental y primaria se les iniciaba en actividades manuales y agrkolas, que luego pudieran ser completadas y perfeccionadas por las escuelas de artes y oficios y de agricultura, "sin que en ellas se descuide, de ningún modo, el cultivo de las facul- tades mentales y se favorezca el desarrollo de Jos sentimientos espirituales del alumno" u.

Ya en tal temprana fecha, se tenfa clara la idea de la formación de la clase dirigente, en palabras de H. R. Álvarez: "Esta clase que hemos denominado en más de una ocasión "burguesía del país", ha de ser como la argamasa que aúne y aglutine al pueblo culto europeo que coloniza con el nativo, que por su actual estado cuhural y social se encuentra incapacitado para efectuar directamente toda

acción responsable

...

Urge, sin duda, capacitar con toda seriedad una selección de

minorías si se quiere que arraigue nuestra cultura y nuestra civilización en el pueblo indígena de Guinea"ll_

de t~?.r:~.: 7yE'::,tÑJIIT.P dt loJ TuritorioJ E.lptlíloltJ dtl Golfo dt GlantQ, orden de 6 de ogo~lO

'

/b(dtm,

p.

27

;;

~~d:.R~ H.R. 0949): ··u culru~

..

:·. an.

cir..

pp. 28-29.

"

fbfdtm.

0

l'f'-

~o y '"

CULT\IRA, EDI.IC\CI(III Y DESARROLLO COI

...

ONIAI

...

EN GuiNEA ESPAf.IOLA (1949-1959)

339

Se pude entender que los criterios expuestos hasta aquí, de forma muy resumi- da. vienen a ser la quinlaesencia del pensamiento colonizador español de la Epoca. Veamos ahora su pues1a en práctica en las áreas de la cultura y la educación.

SilJUJción cultural

En la e1apa que estudiamos, sólo los europeos y los indígenas emancipados 1enían reconocidos los derechos de ciudadanía; pero emancipados plenos sólo exis-

tían pocos guineanos•~.

El plan de emancipación no fue una innovación española, sino la adap¡ación del método seguido en otros sistemas de colonización, como el portugués o el fi'IIDC6s. De haberse aplicado con mals generosidad" hubiera dado los resultados aperecidos de crear una clase media e, incluso, una Elite gobernante con concien- cia de sus objetivos y finalidades, con la ayuda de los mecanismos cullurales y

educativos complementarios. En realidad, el sistema de emancipación tenía resullados altamente molivadores para una parte de la población que era consciente que deseaba ser como el blanco, que aspiraba a tener su misma posición social y económica; pero, para la mayoría era una meta demasiado elevada, hasta que la progresiva escolarización de la po- blación y, luego, la evolución política fue haciendo posible de hecho. lo que tanto costaba alcanzar de derecho. Con el decre1o de provincialización de 1959, el pro- blema desaparecería al pasar a ser españoles de derecho lodos los habitantes de la

región ecuatorial' 6 •

La biblioteca pública de Santa Isabel, creada en 1945, tuvo en una primera etapa dos secciones separadas, una para blancos y otra para negros; si bien, en un momento que no hemos podido precisar, dicha diferencia desapareció y se atendía al público en una sala amplia, abiena al efecto en el mismo edificio del Instituto de Segunda Ensei'ianza 17 • En 1954 había ya casi ocho mil obras en existencia y mals de trece mil lectores, la mayoría espai'ioles 11 • En la misma fecha, el n!lmero de

•• Pal'l hacerse emancipado era preciso oblener una cana de emancipación del Pa1r0na10. En

¡cnenl. la otnenlan los tiwlan:s de un lfwlo de enseiianza superior, los cuadros del comercio. de h1

indusUia.II)SplanUidotes(ernandinos.eiC.Losderechosylosde~sdelosemancipadoseranan.li­

lo¡os a los de los blancos. EJ:iSIIa IS1m1smo una emancipación limiwl.a revocable que limitaba el

impone de b pRstamos que se podlan obtener por ella clleJOifa intermedia, pero no dispensaba de

1u leyes sobre probibición del alcohol. Vid

..

PELISSlER. R. (1964): Los tcrrirorios tspailo/ts dt

Á~~ ~"'de ~~-:Pación plena se concedlan en ndmem muy resllingido. Así, en 1948, por

ejemplo, se lmlliiUOJI S6 emancipaciones y 63 en 1949: lenicndo en cuenll que basllntes de ellas

pennanocfanpendimlesdedeci.si6nyque01r1Serandenepdas.esf.lic:ilsuponerlamo:rme.seleclivi-

dad y el fume control exiSiellle ca Jales lmlliJaeiones para oblener la cana de. e~apac1ón plena.

•• La ley de 30dejulio de 1949 consagró la división de Guinea en dos prov1naas: Femanc~? Poo.

con capilll en Sanlllsabel, y Rfo Moni, con capilal en Bala

..

El PlltroniiO de lnd.l¡enas fue .d•sue~IO

yensulugarsecrearonlasdipuiiiCionesproYinciales.l960fueelaftodel~elcccwnesydcslgi\ICw­

nesde10do:slosresponsablesdelanuevaesuucwraadminisiJ'IlivaypolfllCa.

" El edincio del Patrona10 colonial de EnseiiiiiiZI Media fue cons1n1ido en sólo un afto y medio;

ademú de servir de sede al lnsriluiO de Enseilanza Media. ad,o;criiO al Ramiro de MacZiu Y al Isabel

deEspalla deMadrid,alber¡Oensuse¡undaplanlaalabibliOI«'ap!lblicadeSanlllsabel.alarchivo ..

cid ~M~= ~~~':;':,~:e'~i dt lm TrrriiOriru rspoitofrsdrl Golfo dt Guillf!ll. Perfodo

~t>mprmdido en1re abril de 1949 y abril de 1955, Madrid, 1955. prólogo.

340

publicaciones que apar~cJan en la colonia era ya de nueve; a las cxistentes•9 vinit-

ron a sumarse las SJgu1entes: Bantú, Ager, Hoja ptJrroquial y Boletfn infont14ri'JO

de la Delegaci6n de Trabajo, en Fernando Poo; en Bata se publicaba el Potopo1o'lll

La emisora de radio oficial de

la colonia era

la de

Santa Isabel, que estaba

preparada para poder ser oída en Bata y tenía edificio nuevo desde 1952 con todos los medios técnicos posibles en aquellos momentos: discoteca, locutorio, estudio, talleres y oficinas. Se fue incrementando progresivamente el número de horas de emisión, dedicando a algunas de ésras a programas en portugués, francés e inglés, para su difusión en las colonias vecinas. Los programas que se realizaban y emi- tían eran muy diversos: funciones leatrales, partidos de fútbol, mllsica (regional española, lírica, sinfónica. etc.}, comerciales, concursos y retransmisiones varias 11 • En diciembre de 1953 empezó a funcionar radio ecuatorial de Bata, a p~r de una emisora de radioaficionado, pero que, a veces, cuando la propagación era favorable. se podfa oír en San1a Isabel. Exislfa, además, en Sanl8 Isabel u~a pe- queña emisora particular, radio papaya, que funcionaba en horas que no effli[ÍI la emisora oficial. Al margen de la mayor o menor calidad de Jos programas: y a pesar de los escasos medios W:nicos, es innegable la labor difusora de cultura y civilización hispánica que desarrollaron las emisoras mencionadas.

El sistema edUCQtiiiO colonial

Es ficil suponer que en una etapa de auge económico y desarrollo social con- siderable. teniendo en cuenla el 4rea gcogr4fica ecuatorial africana, el sistema edu- cativo en su conjunto se beneficiarla de una manera bien significativa. Y así ocu- rrió, como veremos enseguida, 1anto en la creación de plazas de maestros-auxilia- res, nuevas escuelas e instituciones educativas, como en el aumento del presupueto dedicado a la ensei'lanza y orras mejoras escolares. La regulación escolar funda- menlal de esta etapa siguió el Estatuto de Ensei\anza de 1943 y la institución superior más arraigada la Escuela SUperior de Indígenas, a la que se unirían pron- to un Instituto de Segunda Enseñanza, fundado en 1942 con la denominación de

CULTIJRA, EDUCACIOI\I Y DESARROU.O CXlLONlAl. 811 GuiNEA E.'!IPAilot.A (1949-1959)

341

Patronato de Enseñanza Media y el influyente Centro Laboral La Salle, de Bata, creado en 1959n. La reglamentación escolar para los territorios españoles del Golfo de Guinea 11 preveía los niveles de enseñanza siguientes:

A.

Escuelas de primera enseñanza:

1.

Escuelas elementales

2.

Escuelas primarias

B.

La enseñanza profesional:

l. Escuela Superior Indígena

2.

Escuela de capacitación sanitaria

3.

Escuela de capacitación agrícola

4.

Centro Laboral "La Salle"

5.

Escuela de artes y oficios

  • C. la enseiúlnw Media.

  • D. La enseiúlnw ruriversitaria y ticnica.

Escuelas de primera enseñanw:

Las escuelas de primera enseñanza de Guinea se clasificaban en elementales y primarias; la enseñanza elemental tenía carácter obligatorio para todos los nii\os africanos que residieran a menos de cinco kilómetros de una escueJa. En el perlo- do que estudiamos se produjo una extensión considerable de esta enseñanza que hizo que descendiera drásticamente el ndmero de analfabetos, teniendo que supri· mir las escuelas de adultos en muchos lugares por falta de alumnos. Veamos algunos datos para poder calibrar las características del incremento registrado en el período en el nivel de enseñanza elemental:

''Vid.

NEGRfN. O.

"El Estatuto de

Enseftanza...

PELISSIER. R. (1964): lAS 1trril0rios espG/foks.Á.frica. op. cit., pp.

(1987):

", cm. cil., y, especialmente,

:50yss..

y, ALVAREZ, H.R.

(1948): Historio tk la a«/dlt cultural M la Guinea esptJI!ofa. cnn 1t0/tu sobre lo ell.l"e/IQIIZQ en el

).¡rica negra. Madrid, lnstituiO de Eswdios A.fric:all05. Pan entender el dt~arrollo del perfodo escolar

1949-1959, hay que werc:omo reremtcia fundamental el tnl'-.jodel¡obr:mador Bonelli y sus cola-

botadores. que prepararon la refonna y la prorundjzación del proceso coiODia:ador. En el eunpo de la

educacióa hay que resaltar la importutte labor orpniativa y pllnUieadora de Heribeno Ramón

Alvuez.

:• Adcmis de la bibliopafla citada en las noras anteriOJeS, para la elabonc:ión de los apanados de

educación hemos manejado principalmente los resdmenes t~tadfslicos del Gobierno gencnl de los

territorios espalloles. para todo el pert"odo de eswdio y la Memoria del Gobierno ¡eneral, pua la ellpa

1949-1955. Los datos que aquf aparecen esdn ucados de los citados resdmenes y de la obra DIREC-

CIÓN GENERAL DE PLAZAS Y PROVINCIAS AFRICANAS (1961): Lll edt11:ar:illn en la rtKIIIII

n:uatoriulde E.spaikl. 1949-1959. Madrid.

342

ÜLEGARIO NEGRIN FAJ~J

 

Fernando Poo

Rfo Muni

 

a11canos

europeos

lota!

africanos

europeos

""'

Censo de 1950

39.438

2.440

41.878

155.288

1.497

l56.78S

Censo de

1960

58.390

4.222

62.612

180.513

2.864

183.3JP

El incremento de los centros de enseñanza en la región ecuatorial queda reg¡~

[J'ado en el cuadro siguiente:

ESCUELAS ELEMENTALES

PROVINCIA

EDiflCIOS

INCREMENTO

1949

1954

1959

enl959

Fernando Poo

23

25

28

21%

Rfo Muni

47

63

78

65%

TotaL

70

88

106

51%

CLASES

Fernando Poo

56

56

62

10%

Río Muni

108

143

169

56%

164

199

231

41%ll

.......

yss.':' ~~~~nc~~ =c~;!s:~~aR~e~fó~~~,/::;~/~ri:::::/:.~:~

tiltuli5ticoJ, op. cil

..

corre:spondienles a 1958-59. Pelissier anota algunas obse

p~~ :~~~:· op.

cit., _pp. 46

datos: "1" escasez de población blanca en el continente, con una concenll'llción

2"aplauante mayorfa

de la mareha de los jornaleros hacia

el

invernadero de

Fernando Poo.

· ·Y en RtJWI!tlllJ
·
·Y en RtJWI!tlllJ

europeos debida a la mala rq~utación ~anitaria del territorio. PELISSIER,

~-fav::~·-~t:~~~~~c~~~~~: ~e~ f~~¡:f';~~sri:~~;), ~icf~'·~~~~~~I. ~:~;~;~~~~~;:%~~~~~~:::

CULTURA. EDUCACIÓN Y DESARROLLO COLDNIAL EN ÜUINEA. ESPAÑOLA (1949·1959)

343

Se puede observar que en diez ai'ios el número de escuelas oficiales elemenla· les se incrementó en un cincuenta y uno por ciento, lo que viene a significar que existía una escuela elemenlal oficial por cada 1.361 habitanles (una clase por cada 700 habitantes); si se considera sólo la isla de Fernando Poo, íntegramen1e españolizada entonces, había una escuela elemental por cada 653 habitantes (una clase por cada 295 habitantes) 26 • Para tener el panorama completo de la realidad escolar elemental de la época, hay que tener en cuema que la relación del número de habitantes por escuela descendería baslante, si se consideran las escuelas privadas (religiosas y laicas). Al terminar de cursar los estudios que integran el nivel elemental de la primera enseñanza, se celebrabanen el mes de diciembre de cada año exámenes para obte- ner el certificado de estudios elementales; en 1949 se presentaron 706 alumnos a dichos exámenes, que se celebraban en el grupo escolar de cada ayuntamiento 2 ' y ya fueron 1.683 en 1959, lo que revela el interés mostrado por alcanzar tales certificaciones, que garantizaban que el interesado poseía una escolaridad de cinco años como mínimo y le permitían concurrir a vacantes que se produjeran en des- tinos oficiales. los alumnos que obluviesen el certificado de es1udios elementales continuaban sus estudios en las escuelas primarias que funcionaban en la cabecera de ayunta- miento y en los poblados más importantes. Al frente de cada escuela debía haber un maestro de primera enseñanza, titulado por una Escuela de Magisterio españo- la, aunque debido a la insuficiencia de su número, se encargaba a los auxiliares- maestros, diplomados por la Escuela Superior Indígena, que fueran más capaces, la dirección de algunos grupos escolares y de las clases respeclivas de primaria. Durante el curso 1959 funcionaban trece escuelas primaria soficiales en la re- gión ecuatorial, de ellas seis en Fernando Poo, con una matrícula de 1.088 a1um- nos, de los que finalizaron el curso 932 13 • Al finalizar la ensei'ianza primaria, después de dos años de escolaridad, existía lambién la posibilidad de obtener el certificado de estudios primarios, superando las correspondientes pruebas que se celebraban en las dos capitales provinciales y

Ebibeyin 211 • Los misioneros claretianos sostenían cinco colegios en Fernando Poo y siete en Río Muni, que, en 1959, tuvieron una matrícula total de 1.711 alumnos, atendidos por once religiosos y 28 auxiliares seglares; las concepcionistas atendían tres co- legios en la isla y cuatro en el continente, con un total de mil seiscientas ochenta

en

:• Hay que 1cneren cuenta que en los dalos expueslos no se han incluido las escuelas privadas (reli¡iosasolaicas)yqueal¡unasescuelaslienenunaplanl•lladevariosauxiliares·maestro.s;po:rolnl pane, en 1959, rodas las escuelas de Fernando Poo. ll'lles hechas de maleriales de pafs, cslaban ahora

conslnlidas a base de bloques de ccmen10. carpinlelia de taller y lecho de cinc. a elCCpción de las escuelas de Ruiche, Balachli y Ureca; en Río Muni se avanuba a buen ritmo en la sustitución de las

escuelasdecalabóynipaporcdific:~eioncssólidas.

" El tnbunal examinador lo rormaban el maesu-o de ensel\anu pli.maria, dos auxiliares-mae.\IIOS y un misionero, que representabaalaensellanza privada. El examen consistfaen divcrsll!l pruebas escrilas(enviadll!lensobrelacradoyselladoporlainspcccióndeensel\anza)yOirasorales.Miisdaros

en LB "'ucució11 en la región eciiGtorial de EspaiUJ,op. f:it.,

'" Vid., La rduc:aciÓII en hl región

...

, op.

cit.,

p.

8.

pP.

20 y ss.

'" Ibídem, p. 9. El número de alumno~ presentados para la oblención del certificado de esludios prim:lfiO$ pafs. en la década 1949-1959, de 162, penenecient~s a 19 e.~cuelas oficiales y cua1ro pnva-

da•. a 496. rroccdeniCS de 29 e~uela~ oficiales y nueve pnvadas, m~rumen1o del 2(1()% en el número de alumnos presentados.

lo que supuso en tal periodo un

  • 344 ÜLEGARIO NEGRIN F.>,JAI:to-.

alumnas (840 internas), a cargo de

28 religiosas y

19 auxiliares nativaslo L:

colegios mencionados eran subvencionados por el gobierno de la región; ex

111

¡~'

~~~~:!bao~1o~~~~~~~ :St~~~~j~s s~:~~~~~~jsad~~~ani~~~~o~.a~~i~~·q~~rr~ :~~e ,¡;

enseñanza en lengua inglesa: "No se intenta que aprendan el español por marc~ todos con sus padres".

1

En el curso 1960, el servicio de enseñanza de la región ecuatorial estaba aten. dido por el siguiente personal docentel 1 :

'

Director-Inspector de Enseñanza, del escalafón de inspectores de primaria

Subinspector de Enseñanza, para Rfo Muni, maestro nacional

.........

 

1

...

1

Subinspector de

la Escuela Superior Provincial, maestro nacional

...

1

Maestros nacionales, del escalafón del M.E.N

..

13

Maestros de enseñanza primaria, guineanos ..

2

Auxiliares-maestros, equiparados a oficiales de tercera ...

5

Auxiliares-maestros mayores

..

 

IJ

Auxiliares-maestros de primera clase Auxiliares-maestros de segunda clase

.

26

41

Auxiliares-maestros

de

... tercera clase ...

.

118

Total

personal docente

MMOM

,,

-

-

MM m

Si bien algunas plazas de auxiliares-maestros de tercera estaban ocupadas por guineanos sin tftulo. seleccionados entre los que poseían certificado de estudi01 primarios y habían ejercido varios años de pr.áctica como monitores en las escue-

las primarias. Estos educadores no titulados recibían el nombre de aspirantes a auxiliares maestros y, después de cinco años de práctica docente, adquirían la categoría de auxiliar-maestro rural. con an.álogos sueldos y siendo destinados a las escuelas no cubiertas por auxiliares-maestros. La evolución del número de maestros y auxiliares-maestros, para el periodo 1949-1959, fue la siguiente: 31

regi:n/~~~';;;,~ ~ · 2 1 Ex~stfan. además. o~ insrüuciones que colaboraban en la obra educariva de
regi:n/~~~';;;,~ ~ ·
2
1
Ex~stfan. además. o~ insrüuciones que colaboraban en la obra educariva de 11

1

1

~~;:!~~c.n~:~~uee=~~~:::n<~~~~~t;~_l~=~:~!~~d~o~~=~~~!rc~~;~ ia or:~%

~~

de 1?~ :~::z:e pl.o~~raccros). es pnvada.s (sosren1das por empresas madereras yorras. para el <ef\'ltiO

CULTl.IRA, EDUCAaóN Y DESARROU.O COLONIAL EN GUINEA ESPAÑOLo\ (1949-\959)

345

MAESTROS Y AUXILIARES-MAESTROS

Maestros titulados

Varones

Hembi<IS

Totales

Auxiliares-Maestros

Varones

Hembras

Interinos-prácticas

Totales

Total personal docente

,...

,

12

8

20

93

18

111

131

 

Incremento

12

12

9

9

12%

21

21

5%

92

118

26%

22

37

105%

26

32

140

187

68%

161

208

58%

Se puede observar que el número de maestros litulados se mantuvo el mismo en todo el periodo y sólo se registra el aumenlo de una maestra enlre 1949 y 1954. Sin embargo, se regislran aumentos muy significativos en el número de auxiliares- maestros, de interinos en práctica, en la etapa 1949-1954, y de auxiliares-maestros de ambos sexos y de inlerinos, de 1954 a 1959.

La e11señanza profesional

Dadas las caracteristicas administralivas de los lerritorios guineanos y, sobre todo, al lratarse de una etapa de expansión colonizadora, era imprescindible fo- memar y desarrollar la enseñanza profesional que preparara mano de obra cualifi- cada y técnicos elementales y medios, que sirvieran de auxiliares en las diversas instiiUciones exislentes, administración y empresas privadas. Conseguida en buena parte la expansión de la enseñanza elemental y primaria, ya era posible y preciso dar un paso más en la creación de una cierta clase media técnica y profesional, que estaba llamada a ca-dirigir los destinos de Guinea, dán- doles progresivamente mayor autonomía a los nativos, penniténdoles alcanzar pri- vilegios del blanco, a través de una emancipación muy controlada y selectiva, a la que nos hemos referido con anterioridad. Como veremos enseguida, la Escuela Superior Indígena, que sustituyó al lnsli- tuto Colonial, se creó en el perfodo del gobernador Bonelli, con la imención de cubrir la escasez, cuando no inexistencia, de nativos preparados para desarrollar operaciones elemenlales y cualificadas, que demandaba el proceso de desarrollo acelerado de la colonización.

  • 346 ÜLECIAklO NOOMIN FAIAIIDO

l. Escut'f•l Sll{l'ri(lr Swrto 10mds dt' Aq11i11o

La Escuela Superior Indígena p11só u llamarse. pos1eriormen1e. Escuela Supe. rior Sanlo Tomás t.le Aquino, cuando los "indfgenns" pasaron a ser ciudadanos espalloles ~o-on plenos derechos. Los resabios de la ~olonización dura, para la que los ne¡ros guineanos eran unos seres desvalidos a proteger paternalmente, empe. zaba a dejar paSCI a la consideración de espadoles especiales, con caracterfsticas humanns. psicológica-. e intelectuales peculiares, pero con una aproximación rápi- da hacia la igualdad de derechos. al menos sobre el papel. con el res1o de compa-

triOias espadoles: Guinea dejaba de ser colonia y se convertía en región española, dividida en dos provincias más de la comlln patria hispana. En la Escuela Superior se fonnaban los educadores, maestros de primera ense- ñanza, y los funcionarios auxiliares de la administración regional. El plan de estu- dio constaba de cinco cun;ns, en régimen de inlemado: tre~ de cultura general, comunes a todas las especialidades, y dos de especialización, con asignaturas pro. pias de cada una de las carreras previstas 1 l. Los tres primeros cursos comunes de cultura general venían a ser equivalentes al bachillerato element:!l; una vez supen1da esta primera etapa., comenzaba ya una segunda con carlicter de formación profesional para la docencia o la administra- ción. El gobierno subvencionaba completamente todos los gastos de la carrera: estu- dios, alimentación, vestuario, etc. y, al 1erminar la carrera, una vez aprobada la reválida y realizar un ai\o de práctica con sueldo, ingresaban en los escalafones oficiales, con un sueldo superior a dos mil pesetas mensuales. No era difícil obte- ner la posibilidad de uabajar directamenle en la empresa privada, una vez finaliza-

dos los estudios. a pesar de la expresada prohibición que existía en tal sentidol 4 L.a idea que los administradores y autoridades coloniales tenían en torno a 1960 sobre la función a desiUTOIIar por la Escuela Superior era de una claridad

meridiana: "

... mos llamar la clase media en cualquier ciudad europea y siendo un firme sostén

constituyendo estos eficienles funcionarios de color lo que pudi6ra-

de la obra de España en sus m4s lejanas provincias")'· Al final del período 1949-1959 habían salido ya trece promociones de la Es- cuela Superior, habiéndose otorgado 132 diplomas de auxiliares-maestros y 98 de auxiliares-administrativos (incluyendo los nueve alumnos de la primera promo- ción, que iniciaron sus estudios en el Instituto Colonial Indígena). La distribución de los diplomados en los centros oficiales era, en tomo a 1960, la siguiente:

" Es.kltldo M Eutllallla para /m ttrritorios thl Golfo dt Guinta. "el orden superior'', bllSCS XI

Y s.s. Con pos~moridad, en enero de 1944, el gobernador general hacia pdblico en una. ordenanza el rt&Jamcn¡o de la Esc~~ela Superior lnd/gena, formado por 46 anfeulos, y un reglamenw de régimen

~=:·,¿:aar:_re~idcncia-inlemado. formado por sets cap/lulos y elaborado en 1945 por Hcribalo

"

Eltalutrn....

/bfdrm.

De hecho. en 1

...

11

tdw:acidir il!n lt1 rtgión ii!Ciltltoriul dt Espoilll.op.

cil..

p.

1), 5C puede leer: ''Todos ellos prW;Ian una eficaz colabonu:ión en lu diversas or~tiRIL~ e h.•bicndo aiJunoco¡ \Cilicitado 11 e~tccdmcia pan ejcn::er paniculannenle, c011a que ~e les hD. concedidc ~•n lfllba mlsuna. pe5C ~ lo5 psiOS invcnidOJI en 5U formación."

"

Vid

..

Lll ~ducat·Mn tn nxidll n:w111Jri11/, ''fl· di.,

p.

!l.

..

~1a1ale5.

C\JLTtJRA, EDUCACIÓN Y DESARROLLO COLONIAL EN GUINEA ESPAÑOLA (1949-1959)

a. Auxiliares-maestros diplomados

Promociones. En activo, al frente de escuelas elementales y primarias .. Fallecidos .............................................................................. Excedentes por cursar estudios .. Bajas por otras causas.

.

Total ..

13

119

'

'

3

132

b. Auxiliares-Administrativos diplomados

347

 

13

81

i~É~i[fi';~~~~~:::::O<;,;.~fi;¡;¡~;······ ..

1

2

Total ..

14

De l~s datos expuestos se pueden sacar algunas conclusiones. En primer lugar ~~r:precta_ ~n c~cimiento rápido del número de diplomados, tanto educadores e 0 admmlstrattvos, que salieron preparados de la Escuela Superior; así, en 1949,

~n ya 28 _maestros y 24 administrativos, que se transformaron, en 1954, en 74 y

5

respectlv~mente, y, en 1959, llegaron a ser 132 y 98, respectivamente, a los que nos refenamos anterionneme. La importancia de las cifras alcanzadas es enor- me: porque la diplomatura duraba cinco años y en las condiciones africanas de Gumea fonnar una media de más de veinte diplomados por año, era un paso serio a~elante en la fonnación de los cuadros técnicos precisos para el eficaz funciona- mtento de la máquina administrativa y el desarrollo de la primera enseñanza hasta en los lugares más apartados y recónditos del territorio guineano. Los auxiliares administrativos realizaban su cometido en los siguientes servi- cios oficiales: gobierno general(l4), gobierno civil de Río Muni(4), Delegación de hacienda(6), jefatura de policía(5), Delegación de ttabajo(3), Registto de la pro- piedad(2), jefatura de industtias(4), servicio forestal(!), Administración de co- rreos(4), conslrucciones urbanas(3), servicio de justicia(?), servicio agronómico(4), obras públicas(3), delegaciones gubemativas(9), alumnos en prácticas(l2)ll. Algunos de los alumnos de la Escuela Superior (siete en total: cinco auxiliares- maestros y dos auxiliares-administrativos), después de obtener el diploma corres- pondiente, solicitaron continuar estudios superiores en centros peninsulares y se les concedió beca para cubrir sus gastos mienttas durasen dichos estudios 38

••Jbfdem.

"/bfdem.

"//>ídem.

"'

  • 2. Escuda de CapC1átació11 Sa11itrJric1

Ql.I;GAR/0 NEGK[N FAJ~-Ill!

A cargo del servicio de sanidad, se organizó la enseimnza eminentemente pril;. tica de enfenneros y enfermeras necesarios para cubrir el aumento de la demanda

dep!rsonalcualificadoque se registraba con el desarrollo e intensificación de la¡

nuevas consuucciones de centros de asistencia hospila\aria, 1anto en la isla como

en la región continental.

En la e1apa que estudiamos, los servicios médicos e:llislentes necesilaban au~i­ liarcs preparados que les colaboraran en !oda una serie de funciones complemC!I- tarias. para las que se necesi1aba, al menos. una cultura elemental Y el conocimien- 10 empirico de las labores a realizar. Por esta razón, se utilizaban de una manera especial las dependencias del hospital provincial para formar a los futuros ayudan-

1

tes sanilarios en las técnicas, procedimientos y actividades auxiliares previsto pan¡ ellos. Los alumnos que resuhaban aprobados eran destinados a los hospitales y zonas saniwias de Santa Isabel y Rfo Muni, según se fueran produciendo las vacantes.

  • 3. Escuela de Capaciración Agrfcola

La Escuela de Capacitación Agrícola de Santa Isabel fue inaugurada en 1953, en un edificio escolar de nueva construcción, amplio y bien dotado: 1.700 metros cuadrados de superficie cubierta y casi cinco mil metros cuadrados de zonas dt jardines, con un presupuesto de construcción de tres millones y medio de pesetas, y tresciemas mil pesetas anuales de sostenimiento. Por Jos datos que hemos podido averiguar, sabemos que el primer cursillo dt

capacitación se celebró en noviembre de

\955

y,

a

finales

de

1960, se habfu

celebrado ya seis cursillos, con una asistencia total de 111 alumnos, de los que sólo 40 fueron declarados aptos al terminar. El primer cursillo se desarrolló eo tomo al tema "Agricultura en general" y los cinco restantes sobre ''cultivo del café y del cacao")9.

Los profesores de la Escuela de Capacitación eran los propios peritos agrícolas del servicio de Agricultura y la dirección de la misma era ejercida por el ingeniero del Servicio agronómico. La misión de la Escuela era formar capataces que pasaran a desempeñar sus funciones en el Servicio de Extensión Agrícola de la provincia de Río Muni, o bien en fincas paniculares; los alumnos aprobados, a los que se les extendia 1111 justificante de haber seguido el curso correspondiente, solían encontrar colocación con facilidad .

.• fhiJ~111. p. ]4,

CLJLTlJRA• EPUCAOÓN Y DESARROU.O COLONIAL EN UU!NfA ESPAÑOLA (1949-1959)

4 .

~:;~~://~~~;~~a;~ Oficios de Santa

Isabel y ce!// ro laboral

349

Ex 1 stían en Guinea dos escuelas de

arte~ y

oficios,

una en Santa Isabel

y

la

!r.l en Bata: durante la década de los años cmcuenta, la escuela de artes y oficios

~e Bata se transformará en centro laboral, financiado por la Diputaci.ón provincial de Río Muni. En 1959 se cursaba el bachillerato laboral en su modalidad agrícola- e:anadera y se preveía su ampliación a las modalidades industrial y pesquera; du- rante el c~rso de 1960 se matricularon 185 alumnos. La dirección técnica del establecimiento corría a cargo de los Hermanos de las Escuelas Cristianas 40 • En el edificio de la Misión católica de Santa Isabel funcionaba una escuela de artes y oficios, subvencionada por el gobierno general, con talleres de carpintería, ebanistería, mecánicas, sastrería e imprenta: los alumnos vivían en régimen de internado. obteniendo la categoría de oficial en sus respectivas modalidades al rem1inar sus estudios y prácticas.

E11seíianza media

La Enseñanza media se daba en el Patronato provincial Cardenal Cisneros, 1 adscrito a los Institutos de Madrid, Ramiro de Maeztu e Isabel la Católica, para las secciones masculina y femenina, respectivamente. Fue fundado en 1942 y aun- que desde el primer momento acudieron a las aulas blancos y negros, el porcenlaje de alumnos guineanos fue bastante inferior en números absolutos y, sobre todo rela!ivos, al de escolares blancos, salvo en el curso 1954-1955:

 

blancos%

negros%

Curso 1942-43

  • 24 4

96

1

1944-45

  • 26 86

4

14

1949-50

47

78

13

22

1954-55

  • 59 45

73

55

1959-60

160

60

108

40''

Las clases del Instituto estaban a cargo de licenciados en Ciencias o Letras y de profesorado titulado; los exámenes de reválida, con un escaso número de sus- pensos, eran realizados ante los tribunales desplazados expresamente desde Ma- drid, en régimen análogo al de los restantes colegios reconocidos de la península. El centro estaba instalado en un edificio construido con tal finalidad, de dos plantas y rodeado de espacios verdes, al que nos referimos con anterioridad Yque, en la actualidad, es sede del Centro Cultural Hispano-Guineano.

'"Ibídem. pp.

14 y ss.

En 1959 la Dipura~ión i_nvir1i6 catorce millonc~ de pesetas; de _esa canu-

dad. m:is de doce mi[[ones en los obra.~ de edllicacJón

y m~s de

med10 millón en mobJllano. stcndo

e[

r~-;~~b~;..

~~~~~c~~li~o~.e~~~e~~~o~~~~R~;::~~~:~e:~~(/~~.l~~~~-~.l:~~cc~~~ed7e~~-~ 3 los al\os 195g_

1959 y en todos [o, rc~limcnc> ~nua!c' del pcrfodu IJUC c.~!udimno~.

JSO

ÜLEGARIO NEGRIN F

,

Du

E11st1ia11:;a unil•trsiraria ." téc11ir:a

Salvo los dos seminarios exislenles en Fernando Poo con 66 alumnos en 1959 no exislían en la región cenlros de cultura superior. universitaria, dada la escasa Y diseminada población, y que resullaba más práctico y económico enviar alumnos a estudiar a la metrópoli.

En el curso 1960.61 se enconlraban cursando estudios superiores como bEca. rios. 24 alumnos distribuidos en las carreras de Filosofía y Letras3, Teologfa6,

Derecho4, Medicina y Fannacia8, Veterinaria!, Ciencias Económicas! e Ingeniero AgrónomoJ'l. Además, había en aquella época otros 21 españoles negros cutsanc~o estudios en Escuelas Técnicas de grado medio y otros centros, según el siguien~e detalle: Aparejador4, Perilo agrícola!, Perito industria\2, Ayudante técnico sanila-

rio2, Procurador de los lribunalesl, Ayudante de lelecomunicaciónl, Perito mer-

cantill, Topógrafo!, Carrera de idiomas2, Corte y confección l. Preparación para

opositar al cuerpo de auxiliares de hacienda). u_

En el mismo curso 1960-61 se daba la cifra tOla! de 108 alumnos guincanos" en centros de la península o Canarias. sin contar los que estudiaban en la Escuela de especialistas del Ministerio del Aire (3 ingresados y 20 aspirantes) o en la del Ministerio de Marina (34 seleccionados se encontraban en la península preparando su examen de ingreso).

Las cantidades invertidas por el gobierno general y las diputaciones provio;:ia-

les en becas se elevaba a un millón setecientas mil pesetas, de ellas, m4s de un millón se destinaba para becas para estudiar fuera de la regiónu.

LtJ tlrseñanUJ en ti presupuesto de la cotonitt 6

El presupuesto tOla! para la colonia que era de cincuenta y tres millones de pesetas en 1950 se elevó a más de ciento noventa y ocho millones en 1959, regi5- llindose un aumento de más de ciento cuarenta y cinco millones de pesetas, lo

•: lbfdel,p.l6. Lapropon:i6n de estudiantes universiWioseradeuno porcada6.SOOIIUiwt- te5; de los 24 alumnos universitarios. 15 eran oriundos de Fernando Poo, siendo en la isla la popr- ci6n de un estudiante universiWio por cada mil habitantes. Las becas eran de IJ'einlamil pese111

111uales,ldemúdeviajesgmuitosdesdelaregi6nalapeafnsula.

' 1 En el centro se apm:ia una sen~ible evolución positiva en el ndmero de alumnos lle sctulldlril csp«talmen!e en el n~mero de alumnos negros, que pasa de uno, en el curso 1941-43, a 101, m d

cursoi9S9-60.SeobservaunruerteCied.mientodelndmerodealumnosguineanosenelpnfodode

19S0ai95Sydeestancamientoeneldeb1ancos.

"PtUMierafinnaqueen 1963-64. sin contar los cursillistas militares, habl:aun!Oialde92 Juineanos eslu~iando en todos los niveles en la metrópoli; "Buteloaa y Madrid son los ceiiVOS IP tedn~n mú umvcr:sillrios (14 en 1960). La [C!lidencia de Madrid contaba en 1960. 3a~4 ~cos.)_administrams.ljurista,l ingeniero,! bachilk:r.Ea 1961 habfaenfemandoPoodiU

afncanosdtplomados,deellosdo.sm&lk:os,a\osqueseaftadenlossacerdotesdecolor

Eill963-

 

la cmera ya terminada: 4 médtcos y 4 abogados (uno. mujer)

Se contaba en 1961~3. 11 bel;an!IS*

::a~~_i::.n,: =~~n'=: ~~C:c!1~r9a :~i~::~-e!~oe!=~j~::c=:;~

~-~:~.n:;l;c•~~ pontilicales" Vid. PELISSIER, R. (1964); Lns t~rrilurio5 tspaitolr.s dt },fnct~. lf

i.utt/U<"IIt'lfffll!ll/tirt¡¡itintc.·IIQfllritJ/..••

IJp.

cit..

p.

IJ.

  • 352 ÜLEGARIO NEGRIN F,.,1~~lll¡

~~~~=g~í~~:~~a~e~~v;~~j¡¿~~a~~!~ se alcanzaba

con muchísima dificultad y lo

Junto con el despegue económico y los avances sociales se produce un intenso

desarrollo cultural y educativo; se liende hacia la universalización de la enseñan~

primaria, consiguiendo que la tasa de analfabetismo descendiera hasta cotas insig. nificantes, especialmente en la isla; se potencia el desarrollo de la enseñanza pm.

fesional y se comienza a formar una clase media, que aspiraba a obten~r acces~ a

la ensefianza secundaria y que empieza a enviar sus hijos a la metrópoh a estud1ar

carreras universitanas.

.

Los ideólogos del régimen franquista propugnaban explícitamente la formactón

\

de una minoria dirigente y la consolidación de una clase media, llamada~ amb; .a ir_ progresivamente_ocupándose de _la conducción del país, ~unque,tutelas~:g¡ó ~~~ g1das_ ~r las autondades metropolitanas. La Esc~ela Supenor Ind¡gen~ar diversas

el O~Je11vo de fo~ar educador~s. y pe~sonal cualificado para desem~as normales

~~n~~~:~oa~ ;e~~~~~p~fa~~a~l~;n~~~~~f:~f:s 0 ~~ 0 e~~uc~i~~~~~~~:~~~~ con la aper- vers~tO::~ neon s~~~~~.d~=~~u~~~;~e~ ~~~~~: :U~~~~~~~:~a;l~~:~~~Uerato eran

tura del Patronato de Enseñanza Media.

.

.

ciones uni-

envi~dos a España para continuar estudios superiores. se descuidó la formación profesional

F1~almente, no

y la de

artes

l_as pnmeras escuelas de artes

y oficios de Guinea,

se vino ~ su~ar el

ficios· a

Y_ 0 1 rt ~te

tmp~n~\es

t:entro laboral de Bata. Todos los alumnos de las escuelas pnmanas Y ele~

1

eran iniciados en los rudimentos de las artes y los oficios y los que postenormen e

:~;~~~~n d~ 1: e~~~~!~~e~e r:::~ ~x~~~~~~~~s~~~~:~ne~ ~~~~~a!:s~\~~ ~~~~e~~ e~

de oficios y el agrícola.

El balanc~ de la acción cultural y educativa \levada a cabo por Españ~ _en su

colonia del Africa negra, en el período de 1949 a 1959, a pesar de

la poht_tca de

paternalismo oficial, se puede considerar muy positiva, habiéndose consegut~o u_n amplio desarrollo en los primeros años del ciclo elemental, aunque tendía a dtsmt· nuir rápidamente en los grados siguientes, siendo la enseñanza secundaria clara· mente insuficiente, pensada más bien para los hijos de los blancos y emancipados plenos; el estado de la enseñanza superior resulta aceptable si se le compara con Jos datos de otras realidades semejantes. A pesar de decrecer en cifras relalivas, el capítulo del presupuesto dedicado a la enseñanza no deja de aumentar en cifras absolutas año tras año, llegando a su máximo desarrollo en la etapa de la Autono·

mía. Antes, en el período 1949-1959, se hizo un esfuerzo considerable en cons- trucciones escolares, siendo de destacar el edificio dedicado a enseñanza media en Malabo y el de Ja Escuela de artes y oficios en Bata.