Vous êtes sur la page 1sur 32

Una introducción al Kundalini Yoga

El Arte del Kundalini Yoga y la Meditación fue desarrollado hace más de


5.000 años por los sabios de la India y el Tibet, los cuales probaron y
perfeccionaron de forma sistemática los movimientos, posturas,
sonidos, y respiración precisos que activan distintas partes del cuerpo y
el cerebro para así producir resultados específicos.

Estas enseñanzas sagradas y hasta hace poco secretos fueron traídos a


Occidente en 1969, y presentados al público por primera vez por Yogui
Bhajan. Aparte de ser la primera vez de haberse enseñado en público,
también es la primera vez que éstas han sido recogidos por escrito, y
puestos a disposición de todos aquellos que deseen practicarlas, en vez
de pertenecer a un selecto y reducido grupo de iniciados. Es su creencia
de que estos conocimientos pertenecen a todo el mundo.

Kundalini Yoga es la ciencia, el arte y la tecnología que permite que uno


pueda acceder a y utilizar su propio poder creativo para elevar su
conciencia, para su curación y para otros fines aparte de la
reproducción. Este poder (shakti), permanece adormecido en la base de
la columna vertebral, y a menudo es representado como una serpiente
adormecida y enrollada (kundalini significa enrollada), hasta que la
despertamos, tanto de forma espontánea como a través de técnicas
yóguicas, y se alza para unirse con la Energía Universal (prana),
dotando al individuo de una conciencia más allá de la percepción
ordinaria y poderes (siddhis) más allá de las habilidades normales.

Tal y como enseñada por Yogui Bhajan, Kundalini Yoga consiste de


ejercicios o posturas (Asanas) con ejercicios especiales de respiración
(Pranayama), gestos de dedos y manos (Mudras), contracciones
corporales (Bhandas), entonación de Mantras y Meditación. (Para más
información visita nuestra sección - Componentes del Kundalini Yoga).
Estos son hechos de forma conjunta o en secuencia, para crear efectos
exactos y específicos.

Una Kriya es un ejercicio o grupo de ellos, con uno o más componentes


previamente mencionados, cuyo impacto total es mayor que le suma de
sus partes. Las series enseñadas por Yogui Bhajan son kriyas, en vez de
series sueltas de estiramiento.

Kundalini Yoga es la forma más completa y potente de yoga que hay.


Hay muchas otras formas de yoga - Hatha, la más conocida en
occidente, la cual es mayoritariamente, pero no exclusivamente, física.
Raja Yoga afirma ser la forma más álgida de yoga - Raja significa "Real"
- pero olvida la parte física.

Mantra, Jap y Naad Yoga se concentran en el sonido y el significado,


Swara Yoga se concentra en la respiración, Bhakti Yoga en la plegaria y
meditación devocionales, Karma Yoga en el trabajo y el servicio, y el
Yoga Tántrico obtiene iluminación a través de la unión y equilibrio de
energía masculina y femenina, tanto de forma sexual (Tantra Rojo - el
sendero de mano izquierda) o en unión no sexual (Tantra Blanco - el
sendero de mano derecha) tal como enseñado por Yogui Bhajan.

¡El Kundalini Yoga es adictivo! ¡Una vez que hemos experimentado los
resultados, queremos más! Yogui Bhajan ha enseñado miles de series y
meditaciones, una abundancia cubriendo cada fase humana y supra-
humana, demostrando la incesante dedicación del maestro.

Todas las yogas aspiran al mismo fin - unión con lo Universal, la Fuente
Divina o Dios. Se ha dicho que el Hatha Yoga lleva a la liberación en 16
años, pero la práctica de Kundalini Yoga promete ese objetivo en una
tercera o cuarta parte de ese tiempo, dependiendo de la dedicación del
practicante.

SERIE DE EJERCICIOS PARA MANTENER


UNA COLUMNA VERTEBRAL FLEXIBLE

(una de la más de 100 series y meditaciones del libro "Relax and Renew", por
Gururattan K. Khalsa, Ph.D. Especialmente adaptado para esta página web)

Aquí te ofrecemos una serie de ejercicios para familiarizarte con el Kundalini Yoga
(KY). Uno de los factores más importantes para tener un cuerpo sano es el mantener
la columna vertebral flexible. Los yoguis afirman que la juventud es determinada por
la flexibilidad de la columna.

Dolor en la parte inferior de la espalda y tensión debido al estrés en la parte superior


son algunas de las dolencias más usuales entre adultos. La mejor forma de evitar
dolores de espalda es el cuidar de tu columna vertebral de forma diaria. No hay
soluciones rápidas para los dolores de espalda, pero esta serie de ejercicios es un
efectivo programa de mantenimiento.

Para Empezar
Siéntate en quietud y presta atención a tu respiración. Reduce el número de tus
respiraciones de forma consciente y respira desde la tripa. Presta atención a las
sensaciones de tu cuerpo. Sintoniza con tu propio ritmo. Permítete un par de minutos
para calmarte, centrarte, y crear tu propio espacio.

Sintonizar
Antes de empezar tu práctica de Kundalini Yoga, siempre debes "sintonizar" usando el
Adi Mantra. Pincha aquí para más detalles.

Ejercicios

Rotar la Pelvis
Siéntate en la postura sencilla. Posiciona
tus manos en tus rodillas. Rota la pelvis
circularmente y con vigor. Haz que sea un
movimiento meditativo.

Haz 26 movimientos ó 1-2 en cada


dirección.

Beneficios: este ejercicio libera la energía


en la parte baja de la columna, masajea
los órganos internos y beneficia la
digestión.

Flexiones de la Columna
Siéntate en la postura
sencilla. Sujeta tus tobillos.
A medida que inhalas con
fuerza, flexionas la columna
hacia delante, manteniendo
los hombros relajados y la
cabeza derecha. No muevas
la cabeza hacia arriba y
hacia abajo. Exhala y relaja
la columna hacia detrás.
Continúa rítmicamente con
una respiración profunda. A
medida que inhalas intenta
sentir la energía bajando por
la columna. A medida que
exhalas intenta sentir la
energía subiendo hasta el
tercer ojo. Mentalmente
lleva SAT hacia arriba y NAM
hacia abajo.

1-3 minutos ó hasta 108 veces.

Para finalizar: Inhala profundamente, mantén el aire, aplica la llave de


raíz (mulabhanda), exhala y relaja. Síentate en quietud e intenta sentir
cómo la energía circula por tu columna y a través de tu cuerpo.

Beneficio: Este ejercicio estimula y estira la parte baja de la espalda.


Flexiones de Columna sentado en
los Talones.
Siéntate sobre los talones; posiciona las
palmas de las manos sobre los muslos.
Haz el mismo movimiento que en el
ejercicio anterior con una respiración
potente (siempre por la nariz).

1-2 minutos.

Beneficios: Este ejercicio es para la


parte mediana de la columna y el
chakra del corazón.

Girar la Cabeza.
Siéntate con la columna erguida
pero relajada. Ajusta la cabeza de
tal manera que tengas la sensación
que está justa encima de la columna
moviendo la cabeza ligeramente
hacia detrás y metiendo la barbilla
un poco hacia dentro. Rueda la
cabeza en una dirección primero y
después en la otra. Deja que sea el
peso de la cabeza el que cree el
impulso. Haz esto de forma
metódica para ir más lento por las
áreas de tensión y así despejarlas.

Al menos un minuto en cada dirección.

Para finalizar: Tras este ejercicio, siéntate en quietud y presta atención a


las sensaciones en tu cuerpo y en tu columna.

Beneficio: Este ejercicio alivia la tensión del cuello y estimula la glándula


tiroide.

Giros Laterales.
Siéntate en los
talones. Coloca las
manos en los
hombros, con el
pulgar detrás y los
demás dedos delante.
Inhala, girando a la
izquierda. Exhala,
girando a la derecha.
Gira también la
cabeza a cada lado.
Presta atención al
incremento gradual de
la rotación de tu
columna. Mantén los
codos paralelos al
suelo, permitiendo
que los brazos giren
libremente con el
cuerpo. Este ejercicio
se puede hacer de pie.

Continúa 1-2 minutos ó 26 veces.

Para finalizar: Inhala en el centro, mantén la respiración, haz la llave raíz,


exhala, relaja y siente la energía circular, especialmente al nivel del
corazón.

Beneficios: Este ejercicio abre el centro del corazón y estimula la parte


superior de la columna.

Flexiones hacia los lados


En la postura sencilla, pon las manos
detrás de la nuca en la presa de
Venus (dedos entrelazados) y
flexiona la espalda hacia un lado
manteniéndola derecha, dirigiendo tu
codo hacia el suelo junto a la cadera.
Inhala al flexionar hacia la izquierda,
exhala al flexionar hacia la derecha.
No debes arquear o dolblar la
espalda. Flexiona solamente hacia
los lados. Este ejercicio también
puede hacerse de pie.

1-2 minutos ó 26 veces.

Beneficios: Este tipo de flexiones


estimulan el hígado y el colon e
incrementan la flexibilidad de la
columna.

Levatamiento de hombros
Siéntate sobre los talones o en postura
sencilla, levanta los hombros al inhalar y
bájalos al exhalar.

1-2 minutos.

Para finalizar: Inhala y lleva los hombros


hacia arriba, mantén la respiración, aplica
mulbhanda, y relaja.

Beneficios: Este ejercicio disminuye la tensión


en los hombros y relaja la parte superior de la
espalda.
Cobra
Acuéstate sobre el suelo
con las palmas en el
suelo debajo de los
hombros. A medida que
inhalas, lentamente
arquea la espalda hacia
arriba, guiándote por la
nariz, después la
barbilla y después
empujando con las
manos vértebra por
vértebra, hasta que
estés arqueado tanto
como puedas hacia
atrás, sin que esto
suponga tensión para la
parte baja de la
espalda, concentrándote
en un buen estiramiento
desde el centro del
corazón hacia arriba.
Haz una respiración
larga y profunda o
respiración de fuego.

2-3 minutos.

Para finalizar: Inhala, mantén la respiración, alza la energía por la columna


usando la llave de raíz. Exhala léntamente y desciende vértebra por
vértebra. Relájate durante 1-3 minutos.

Beneficios: Este ejercicio refuerza la parte baja de la espalda. Elimina


tensión en la espalda y equilibria el flujo de energía sexual con energía
umbilical.

Rodar sobre la columna


Lleva las rodillas al pecho, agárralas
con los brazos y ruédate hacia
delante y hacia detrás sobre la
columna, masajeándola con
suavidad desde el cuello a la base
de la columa. Asegúrate de hacer
esto sobre alguna superficie suave.

1-2 minutos.

Beneficios: Este ejercicio hace que


circule la energía y relaja la
columna.
Estiramientos Alternos de Pierna
Separa las piernas, y cógete los
dedos gordos o cualquier otro sitio
de la pierna donde te sea posible
mantener estiradas las rodillas.
Inhala en el centro y exhala bajando
a la pierna izquierda, inhala hacia el
centro y exhala hacia la pierna
derecha. Muévete desde las caderas
parar abrir la pelvis. Evita el
simplemente doblar y arquear la
parte superior de la espalda. Mantén
la columna confortablemente
derecha y realiza un buen
estiramiento de la espalda. Haz que
los músculos se suelten, pero no los
fuerces. Continúa con una
respiración potente. 1-2 minutos.

Para finalizar: Inhala hacia el centro, mantén la respiración, aplica la llave


raíz y después relaja. Junta las piernas y rebótalas de arriba a abajo un par
de veces para relejar y masajear los músculos.

Beneficios: Abre la pelvis y estira los músculos de las piernas.

Estiramiento del Nervio Vital


Con las piernas estiradas hacia delante, lleva
el pie derecho al muslo izquierdo, doblándote
lentamente sobre la pierna izquierda para
cogerte el pie o el tobilla (o cualquier zona
que te sea confortable), manteniedo la pierna
estirada en el suelo. Haz una respiración
profunda y prolongada o Respiración de
Fuego. 1-2 minutos por cada lado.

Para finalizar: Inhala profundamente y exhala


varias veces estirándote un poquito más.
Después álzate lentamente.

La Gata y la Vaca
Colócate sobre las manos y las rodillas,
con las rodillas separadas la medida de
los hombros. Inhala mientras flexionas
tu columna hacia abajo y alzas la
cabeza. Exhala mientras arqueas la
columna con la cabeza hacia abajo.
Mantén los brazos estirados. Continúa
rítmicamente con una respiración
potente, incrementando la velocidad de
forma gradual a medida que tu columna
se vuelve más flexible.

1-3 minutos.

Para finalizar: Inhala en la postura de la


vaca, mantén la respiración, alza la
energía por la columna con la llave raíz.
Exhala y relájate sobre los talones.
Siéntate en quietud y permite que el
ritmo respiratorio disminuya. Siente la
energía circular. Concéntrate en el tercer
ojo.

Beneficios: Este ejercicio se le conoce como el quiropráctico del Kundalini.


Hecho regularmente provee de soltura y ajusta la columna.

Ejercicio de Levantamiento
Acuéstate sobre la espalda y relájate
durante un momento. Después dobla
las rodillas y lleva los talones hacia las
nalgas, manteniendo los pies planos en
el suelo. Agarra los tobillos, y
sujetándote a ellos, lentamente
levanta las caderas, arqueando la
parte baja de la columna y alzando el
ombligo hacia el cielo. A medida que
vas levantando las caderas, inhala
lentamente a través de la nariz.Mantén
la respiración a medida que te estiras
hacia arriba, levantándote todo lo que
puedas de manera confortable,
después relaja la postura lentamente
hacia abajo mientras espiras por la
nariz.

Repite lentamente este alzar y bajar


un mínimo de doce veces,
sincronizando la respiración con el
movimiento de las caderas, hasta un
máximo de 26 veces. Para avanzar
desde el mínimo de 12 veces al
máximo de 26, incrementa el ejercicio
con 1-2 repeticiones cada dia.

Para finalizar: Inhala hacia arriba, mantén la respiración durante 10


segundos, jala el ombligo hacia dentro y aplica la llave raíz. Después relaja,
estirando las piernas. Relájate totalmente y siente los efectos revitalizantes
de este ejercicio.

Consejos: Si no puedes agarrarte los tobillos, coloca los brazos por los lados
y ayúdate de ellos para alzarte. Personas con un historial de dolor en la
parte inferior de la espalda deberían consultar con su médico antes de
comenzar. Intenta dejar que tu respiración realice el trabajo -- inhala tus
caderas hacia arriba y exhalalas hacia abajo. Este ejercicio
automáticamente hará que repires de forma profunda. Mantén los ojos
cerrados en éste y otros ejercicios para poder sentir el movimiento rítmico
de tu cuerpo, sin distracciones visuales. Descansa sobre tu espalda durante
dos minutos después del ejercicio y disfruta de su efecto revitalizador.

Beneficios: Este ejercicio relaja la tensión abdominal. Te da un aporte


inmediato de energía que puede durarte todo el día. También estimula tu
glándula tiroide. Permite una respiración más profunda y agranda tu nivel
de energía. Moviliza tu energía de la parte inferior a la parte superior de la
columna.

Relajación
Relájate profundamente boca arriba, las manos a los lados, con las palmas hacia
arriba. Simplemente presta atención a las sensaciones de tu cuerpo y disfruta de los
sentimientos.

Meditación
Siéntate en quietud y medita. Presta
atención a las sensaciones de tu
cuerpo. Incrementa tu atención para
incluir todas las partes de tu cuerpo y
columna. Consolida tu presencia
sintiendo todas las sensaciones
simultáneamente durante al menos un
minuto al final.

2-5 minutos o todo el tiempo que


quieras.

Para finalizar: Inhala y exhala


profundamente 3 veces. Sube los
brazos por encima de la cabeza, estira
tu columna, sacude tus brazos y manda
bendiciones al mundo. Lleva esta
sensación de bendición y gratitud
contigo a lo largo del dia.

Beneficios
Esta serie de ejercicios trabaja sistemáticamente la columna, desde la
base hasta la parte más alta. Las 26 vértebras reciben estimulación y
todos los centros energéticos reciben energía. Estos ejercicios
incrementan la circulación de fluido espinal, lo cual contribuye a una
mayor claridad mental. El practicar regularmente este serie
incrementará tu vitalidad, ayuda a prevenir dolores de espalda, reduce
tensión, y te mantiene jóven al incrementar la flexibilidad de la
columna.

Cuando Practicar
Esta serie puede ser practicada por la mañana como una forma de
obtener más energía para el día. También puede ser hecha por la noche
antes de la cena para revitalizarte después de un duro día de trabajo y
darte energía para el resto de la noche.

Respiración y Mantra
Los potentes resultados de los ejercicios Kundalini son obtenidos
combinando movimiento, respiración y mantra. En el Kundalini Yoga o
combinamos un respiración potente o hacemos respiración profunda y
prolongada o respiración de fuego con las poses que son estáticas. Toda
la respiración durante los ejercicios es a través de la nariz con la boca
cerrada, a menos que se especifique de otra manera.

El uso de un mantra, entonado internamente ayuda a concentrar la


mente y despejar la mente subconsciente. El mantra que usamos es
Sat Nam. Durante los ejercicios, mentalmente entona Sat en la
inhalación y Nam durante la exhalación.

(Examina también nuestra sección - Componentes Fundamentales del


Kundalini Yoga)

Tu Propio Ritmo
Empieza y continúa tu práctica a tu propio ritmo. No hay ningún
concurso para ver las posturas difíciles que puedas hacer. El objetivo es
activar nuestra sistema glandular y reforzar nuestro sistema nervioso
para así tener más energía y sentirnos más vivos. Expande tus límites
pero no los sobrepases. Sólo tu conoces tu cuerpo y lo que funciona
para ti. Los posible bases pueden ser activación, estiramientos suaves y
movimiento rítmico.

Entre Ejercicios
Tómate 30 segundos o más para relajarte entre los ejercicios y prestar
atención a la energía tal y como la experimentas en el cuerpo. La
energía se ajustará de forma automática e irá a donde sea necesario.
Tu trabajo es el prestar atenciónconsciente, no el intenar
conscientemente que algo suceda. Si haces los ejercicios , algo ya está
sucediendo. Una de las cosas maravillosas del Kundalini Yoga es el
descubrimiento. Atórgate a ti mismo tiempo para descubrir las cosas
que están sucediendo.

COMPONENTES ADICIONALES
Una vez que domines la serie, prueba a añadir los siguientes componentes más
avanzados, insertados entre los giros de cabeza y los giros laterales. Sigue las
instrucciones con precisión. Si tienes alguna duda, consúltala en el Foro de KY.
La Vela y el Arado
(Asegúrate de que tu cuello está protegido por una
superficie suave).

Echado de espaldas, eleva las piernas y el torso por


encima de la cabeza, apoyando el cuerpo con las
manos en la cintura y extendiendo las piernas y las
caderas en línea recta, con respiración profunda y
prolongada durante 1 ó 2 minutos. Después
desciende las piernas por encima de la cabeza hacia
la pose del Arado, descansando los brazos en el
suelo. Descansa así durante un minuto antes de
bajar las caderas lentamente, vértebra por
vértebra.

Este ejercicio dobla y


estira la columna enteram
especialmente las
vértebras del cuello y el
tórax. Estimula la
glándula tiroide y el
chakra de la garganta, y
relaja y revitaliza la
columna.

Pose del Pez


Siéntate en la Postura del Loto, o con las piernas estiradas, y reclínate sobre los
codos, arqueando el esternón, con el peso reposando sobre la parte superior de la
cabeza y las caderas. Agárrate los dedos gordos con los dedos de las manos opuestas
y haz Respiración de Fuego o respiración profunda y prolongada durante 1 ó 2
minutos. (Con las piernas estiradas, descansa sobre las caderas, codos, y parte
superior de la cabeza.)

La Pose del Pez es la pose suplementaria de la Vela y el Arado. Previene o corrige


hombros abombados y cuellos desalineados. También estimula la glándula tiroide y el
chakra de la garganta.
Los Chakras:
Los chakras, el humano posible y Kundalini Yoga

Antes de comenzar, ser o terminar, el Universo estaba en un plano metafísico


suprasensorial conocido solamente por Dios. En el instante del impulso de la
creación, una pequeña vibración, un spanda, causó una pequeña diferencia
que provocó una cascada ilimitada de diferencias e hizo el Universo tal cual lo
conocemos ahora. Esa división original, semejante a una gran explosión o
expansión cuyo origen fue un punto que está más allá de las dimensiones
conocidas, vibró y se manifestó en el mundo físico. La semilla del Universo se
abrió y expulsó energía de todos los tipos y frecuencias hacia todos lados
simultáneamente. Al principio, cada forma de energía podía comunicarse,
transformarse y conectarse con las demás. Esta "democracia" de la energía fue
la versión física de la Unidad Mística. A medida que los micromovimientos del
tiempo progresaban, el Universo fue congelándose rápidamente, cuajando,
solidificándose en diferentes formas, y las energías se separaron en diferentes
campos. Aún se mantenían conectadas en su esencia y con el núcleo original,
pero en relaciones más complejas, que aparentemente las diferenciaban entre
sí.

Al mundo de la ciencia física le ha tomado siglos de estudio reconocer esas


conexiones. La termodinámica, que estudia la transformación de la energía de
una forma a otra, ha descubierto por fin que la materia y la energía son
equivalentes. Ahora los científicos buscan el eslabón por el que todas las
fuerzas conocidas han evolucionado y siguen evolucionando, la ley única que
dio origen a todas las formas, el campo unificado bajo esa ley única.

En la vasta red de energías universales, los seres humanos somos un


organismo complejo capaz de interactuar y comunicarse con muchos niveles
de energía. En el ámbito físico, tenemos las mismas limitaciones que los
objetos físicos. Nos derretimos y nos disipamos con el calor excesivo, nos
rompemos cuando una gran fuerza nos impacta, la gravedad nos hace caer si
no tenemos apoyo. Pero, a diferencia de las cosas, los humanos somos
capaces de comprender los niveles más sutiles del Universo. Podemos existir,
conectarnos, comunicarnos, obtener fuerza, manifestarnos y pensar en esos
niveles más allá de lo físico.

Somos como un chakra, un círculo o vórtice de energía que penetra varios


niveles de existencia. A diferencia de los exploradores externos de la ciencia,
que creen en un solo nivel de existencia, los exploradores internos han
encontrado, desde el principio de la humanidad, que el Universo es,
ontológicamente, en su Esencia misma, de múltiples niveles. Nuestra falta de
habilidad para comprender y relacionarnos con ese Universo de múltiples
niveles es como el dilema que enfrentan quienes tratan de conciliar la idea de
que un fotón puede actuar como una partícula o como una onda, dependiendo
de las circunstancias y del modo en que es observado. Para el intelecto es más
fácil y más seguro clasificar la luz en uno de los dos conceptos, pero,
experimento tras experimento, se ha demostrado que el fotón no es onda ni
partícula, que puede ser uno u otro, uno y el otro, ninguno o ambos. Los
experimentos de la física en esos niveles nos llevan a una dimensión diferente
de la que hemos considerado normal. Sea lo que sea un fotón, puede serlo de
muchas formas. Sus fases o niveles de manifestación varían según el
observador y las circunstancias de la observación. Su naturaleza individual
depende del estado actual de todo el Universo mayor con el cual está
conectado. Su esencia real está más allá de nuestros sentidos, pero existe.

Nuestra alma o esencia tiene esa misma relación con nuestra mente y con
nuestras experiencias cotidianas. Nosotros podemos ser como partículas u
ondas, como el hemisferio derecho del cerebro o como el izquierdo, pero en
esencia, somos más que esas clasificaciones y somos más de lo que nuestros
sentidos pueden captar.

El vórtice de energía que somos contiene subvórtices, centros de energía que


cruzan e interconectan los niveles de la existencia. Esos centros pueden
considerarse de diferentes maneras. Podrías imaginarlos de una manera
terrenal, como ruedas; de una manera acuática, como remolinos de agua; área,
como un torbellino de viento, o como filamentos etéreos de lo divino que tocan
los instrumentos de los sentidos y preservan las puertas de nuestra vida interna.
La aparente separación que percibimos con todo lo que nos rodea está
equilibrada por la íntima unidad que compartimos con todo. Ambas
afirmaciones son verdaderas y ninguna es completa como un pensamiento
acabado. Las prácticas espirituales nos permiten ver esa conexión y nos guían
para relacionarnos con todos los niveles de nuestra existencia. Nos ayudan a
no sentirnos fatalmente atraídos, como si estuviéramos en trance permanente,
hacia las dimensiones inferiores de lo que es ser un ser humano. Los sentidos
son atractivos. El impulso o fuerza de manifestarse, reproducirse y sentir es
universal. Es una fuerza irresistible llamada maya. Un velo que hipnotiza y crea
una ilusión de realidad falsa. El flujo opuesto es la transcendencia, la
iluminación, la fuerza Kundalini de la conciencia.

Cada uno de nosotros puede actuar en sincronía con el campo superior del
cual provenimos y con el cual vivimos. Podemos conectarnos con el campo de
energía original, que algunos llaman Dios o Espíritu. O podemos correr un velo
sobre esa realidad, pretender que estamos totalmente solos y limitarnos a
actuar dentro de lo denso, en la dimensión inferior, en lo racional, definido y
tangible. Los chakras o centros de energía son un elemento central para
regular cuán fuertemente pueden cerrarse o abrirse esos velos. Determinan
cuán robótica o libremente podemos actuar; cambian el rango de nuestra
percepción, nuestros sentimientos y nuestras elecciones. Los chakras afectan
el flujo y los tipos de pensamientos que generamos, las energías que somos
capaces de reunir para actuar y manifestar nuestros pensamientos, la relación
entre la conciencia y el subconsciente en todos nuestros comportamientos. Al
abrir y equilibrar los chakras, nuestros sentidos se expanden y se integran a
una red sensible que puede vincularnos con el gran campo de energía del cual
venimos y al cual volvemos. Kundalini es la hebra del Infinito que pasa a través
del pequeño ojo de la aguja finita de la creación.

Todas nuestras partes: el cuerpo entero, un órgano, una célula o una molécula,
vibran y se relacionan con ese gran campo. Cada parte crea una combinación
de energías de diferentes calidades, que puede ser la semilla a través de la
cual el Infinito puede alinearse y manifestarse. Esto, que se ha sabido desde el
principio de los tiempos, solía denominarse magia, chamanismo o alquimia,
pero nunca fue un pensamiento oscuro o confuso. Es una forma de pensar que
cruza varias dimensiones. Es el arte y la ciencia de tener una conversación con
el alma.

El único instrumento del ser humano consciente que puede reconocer y


decodificar estas interconexiones es el alma o la conciencia misma. La ciencia
ha desestimado en gran medida la validez de los maestros espirituales que
pueden guiarnos hacia ese despertar de lo extraordinario en nosotros. Sin
embargo, todos los maestros que han explorado los campos internos del
humano posible, concuerdan en su trayectoria. Dicen que cada experiencia es
única aunque contenga características comunes con muchas otras
experiencias y su proceso manifieste diversas leyes generales. El campo
infinito que representas, en el que te fundamentas y manifiestas, es tan creativo,
original y complejo que ningún individuo se ha repetido ni se repetirá nunca;
ninguno de nosotros es el simple producto de un cortador de galletas cósmico.
Estás hecho con más amor, singularidad y potencial que eso.

Por no haber surgido de la experiencia directa, numerosas clasificaciones


intelectuales existentes sobre las etapas de la experiencia son falsas, son
distracciones que traicionan, por su misma naturaleza, la humildad necesaria
para acercarse al Infinito. No son auténticas. La expresión más auténtica del
Infinito es la vida de un santo. El único registro real de los reinos conscientes
superiores son nuestras acciones y nuestra compasión. Cada palabra, cada
acción, cada éxito expresa la sintonía de cada individuo con la voluntad de Dios
en el proceso real de la experiencia de vida. Por eso son tan útiles y poderosos
las historias de vida de los santos y los recursos y técnicas de elevación por
ellos descubiertos. Apuntan exactamente hacia la Luna aunque no sean la
Luna misma. Te enseñan hacia dónde dirigir tu atención y cómo abatir los velos
del Ego. Transmiten metas, actitudes y creencias que te ayudan a aplicar una
sadhana, una disciplina para lograr la autoiniciación y el despertar del Kundalini.
Las puertas del Yo se van abriendo a medida que los chakras se equilibran y
despiertan por medio del uso de técnicas específicas antes que por reglas
generales de vida.

Cuando Yogui Bhajan comenzó a enseñar en 1969 e inició sus comentarios


sobre los chakras, pidió a sus alumnos que estudiaran todas las referencias
sobre los varios símbolos relacionados con los chakras y que se familiarizaran
con ellos. Pero les advirtió también que, por ser él mismo un maestro en esas
escrituras, sabía por experiencia que tales referencias te hacen dar vueltas y
vueltas en círculos, al igual que los chakras mismos. Por eso, para enseñar a
sus discípulos a afirmarse siempre en la experiencia directa, al final de cada
plática les daba siempre una kriya completa de Kundalini Yoga para equilibrar
sus chakras, despertar el Kundalini y fortalecer en ellos los diferentes aspectos
del cuerpo, la mente y el Ser.

Siguiendo la tradición de los grandes maestros, Yogui Bhajan insistía en la


importancia de asimilar las varias técnicas especiales que podemos practicar
como sadhana, en vez de pasar el tiempo discutiendo reglas intelectuales que
pueden componerse y recomponerse constantemente, inventando para cada
ocasión técnicas basadas en cada pequeño conocimiento que se obtenga.

Como maestros de Kundalini Yoga, les decía -y les decimos nosotros a ustedes
ahora-, los aliento a leer todos los textos que deseen sobre este tema, pero,
por favor, considérenlos un "aderezo", tómenlos con un grano de sal, porque
finalmente lo más poderoso es y será su experiencia, tu experiencia (tu
sadhana), tu frecuencia de comunicación y las enseñanzas que estás
recibiendo.

El primer chakra: Fundamentos, seguridad y hábitos.

El primer chakra está ubicado en la base de la espina dorsal. Uno de sus


principales aspectos es la calidad y funciones de la Tierra. Aquí "tierra" significa
la etapa final de la manifestación en el campo de los sentidos, las áreas más
públicas de la vida. Es también la zona más velada al espíritu, lo que se
encuentra más profundamente envuelto por la ilusión de la separación, la
soledad y lo tangible. Representa el funcionamiento de la mente y las
emociones más inconscientes.

Esta inconsciencia no es mala. Es necesaria. Cuando desplegamos nuestro


mejor esfuerzo en cualquier actividad, gran parte de esa actividad es
automática e inconsciente. Cuando andas en bicicleta, no piensas en los
pedales, los pedales son tu punto de atención sólo cuando comienzas a andar
en bicicleta y a balancearte al mismo tiempo. Después, la acción consciente se
transforma en un hábito inconsciente. Si alguien está acostumbrado a manejar
un auto mecánico y cambia a otro automático, se encontrará de repente
buscando en el aire un par de veces, mientras el hábito de tomar la palanca de
velocidades se adapta a la nueva realidad.

El primer chakra es también el campo de los hábitos, el lugar del


comportamiento automático. Es un recipiente de los patrones instintivos más
profundos que usamos para sobrevivir. Los patrones más practicados por todas
las especies vivas en su evolución permanecen tranquilos, como dormidos en
los genomas. Nuestro potencial genético de respuestas de supervivencia es
inconsciente y profundamente compartido por todos nosotros,
independientemente de la inteligencia, la raza o la edad. Las conductas
instintivas almacenadas y grabadas en los procesos del primer chakra no
permiten ni la más pequeña individualidad. La función del primer chakra es
"reducir todo a su punto base".

El primer chakra está asociado con la eliminación, el ano y el intestino grueso.


Todo el alimento que ingieres regresa desde el ano a la tierra en forma digerida.
Con mínimas variaciones, todo lo que se come sale de nosotros universalizado,
reducido a sus componentes básicos. Los niveles superiores del cuerpo dan
mucha atención a elementos sutiles de las sustancias: a cada olor, sabor, color,
textura y sensación, pero cuando llegan a la tierra, las sustancias se reducen a
lo que les es común, universal y más tangible. La mayoría de las cualidades
sutiles se han perdido. La multi-dimensionalidad que tanto tienta al gourmet es
entregada al producto unidimensional de la tierra para fertilizar las cosechas
futuras y su potencial de florecimiento.

Pero ningún chakra está solo. Todos son partes de un gran ciclo de evolución y
devolución, manifestación y sublimación. La función de eliminación y reducción
es equilibrada por las áreas superiores que acumulan, crean y diferencian.

Las funciones del primer chakra son muy importantes en nuestra vida moderna.
Estamos rodeados de contaminación provocada por muchos procesos
químicos ejercidos por la acción humana reciente. Los compuestos clorhídricos
que se almacenan en la grasa del cuerpo, por ejemplo, se asemejan las
funciones del estrógeno. Esto causa problemas, confusión en las hormonas
sexuales, y, en consecuencia, ha disminuido la diferenciación de los sexos, ha
aumentado el mal funcionamiento y el cáncer de los órganos sexuales y ha
disminuido el poder de atracción de las feromonas entre ambos sexos. Hay
otros miles de agresores químicos que no podemos evitar. La manera más
efectiva de combatirlos es tener la capacidad de procesarlos, eliminarlos y
regresarlos a la tierra. Una capacidad de eliminación fuerte es necesaria para
sobrevivir.

La función de eliminación se aplica a los reinos físico, mental y emocional. Los


pensamientos obsesivos, la tristeza que no se va, la depresión por carencia de
sentimientos, todas estas vivencias negativas tan generalizadas hoy, necesitan
la fuerza del primer chakra. La habilidad para crear y actuar a partir de hábitos
regulares es en gran parte una función terrenal de este chakra. La planificación
puede venir del sexto chakra, la proyección del quinto y el orden del tercero,
pero las acciones finales que los sostienen y los vuelven disponibles requieren
del primer chakra: el "zumbido" de fondo, el tono básico que sostiene la
variedad de las melodías de la vida.

Si eliminas muy rápido, tienes diarrea. Puedes morir rápidamente de tifus.


Pierdes agua, te deshidratas y no te nutres. Pero también la gente que elimina
muy lentamente, apegada a un hábito, que no permite nuevas ideas,
sentimientos o personas en su vida, es extremadamente rígida y se marchita
emocionalmente. El exceso de "funcionamiento" atrae muchas enfermedades.
O al contrario, si no puedes dejar que nada se vaya, desarrollas y acumulas
toxinas, llegas a un estado de autoenvenenamiento, de amargura.

El primer chakra está ligado al sentido del olfato. Cuando mantienes todas las
toxinas dentro de ti, comienzas a oler mal. Entonces la gente mantiene su
distancia contigo. Temen inconscientemente a la enfermedad y a la muerte y tú
te conviertes en portador de ese terror. No usar las funciones del primer chakra
te aísla y te disminuye. Sin importar quién eres tú, eres expulsado por todos -
excepto, claro, por los ángeles de la misericordia, los sanadores y los seres
íntimos que te aman en cualquier circunstancia.

Cuando este chakra funciona bien, irradias un olor dulce. La composición


exacta de ese olor varía de acuerdo con el funcionamiento de toda la
frecuencia de tu conciencia, debida a la mezcla de actividad glandular que
acompaña a todos los chakras involucrados en tu actividad. Esto es la base de
la aromaterapia: el uso de aceites y fragancias para equilibrar y curar el cuerpo.

Gurucharan Singh cuenta que conoció a una mujer famosa por su sensibilidad
olfativa a quien los psiquiatras invitaron a una conferencia en la clínica
Menninger, en Kansas, USA. Se formó una fila con varias personas, la señora
procedió a olerlas con los ojos tapados y de cada una fue diciendo sus
características psicológicas: "Éste no esta deprimido, solamente ansioso. Éste
está disperso como el aire, psicopático y con la mente volando. Esta persona
está tan deprimida que hasta la luz le parece oscura." Usando sólo su nariz,
ella estuvo en todo de acuerdo con las pruebas aplicadas y las entrevistas
realizadas por especialistas a esas mismas personas.

El olfato es un recurso para sobrevivir. Por el olfato detectas si algo está


echado a perder, o si algo huele mal en el ambiente. También puedes detectar
las enfermedades y los cambios de humor de una persona. En los estudios
sobre evolución y genética relacionados con el comportamiento sexual y de
apareo, los investigadores hicieron un experimento interesante relacionado con
el olfato. Colocaron dos hileras de ratones idénticos genéticamente, excepto
por un gene. Cuando un ratón listo para procrear olía a los demás,
invariablemente seleccionaba como pareja a un ratón con el gene diferente. Un
solo gene puede ser olido y afecta la atracción sexual. La preferencia por lo
diferente se explica en razón de que la diversidad procrea una raza más fuerte
y la naturaleza busca instintivamente la supervivencia.

En la misma línea de investigación, se ha encontrado que muchos patrones de


apareamiento sexual y la capacidad para la monogamia están fuertemente
influidos por el olfato y la producción de hormonas durante la relación sexual y
otros momentos de estimulación. Esos olores estimulantes son imitados por la
aromaterapia. Muchos hombres mayores son atraídos por mujeres más
jóvenes. Este comportamiento humano bastante común puede explicarse por el
hecho de que el primer chakra estimula el sentido del olfato, que disminuye con
la edad, así como los hábitos inconscientes de apareamiento y estimulación.
Una mujer joven emite muchas más feromonas y por eso es más fácil que sea
percibida. Su olor despierta patrones de respuesta que ya han dejado de
funcionar en la persona mayor. Los ejercicios que mantienen las glándulas
potentes y el primer chakra funcionando correctamente, ayudan a evitar este
tipo de comportamientos y preocupaciones.

Cuando las toxinas externas o internas aumentan demasiado, también


aumenta otro comportamiento sexual: se reduce el apareamiento entre géneros
opuestos. Las pájaras hembra empiezan a elegir parejas del mismo sexo. Por
ello el primer chakra se relaciona con algunas perversiones sexuales y con la
homosexualidad. Cuando la energía del primer chakra se desequilibra, se
trastocan los hábitos, los sentidos y las hormonas que normalmente diferencian
los géneros. Muchos tipos de comportamiento diferentes se reducen a una sola
categoría predominante, como la estimulación o capacidad de elegir, o la
familiaridad que conforta. Gurucharan Singh afirma que en sus veinticinco años
como terapeuta de humanología, ha visto cientos de personas que cambiaron
compulsiones y hábitos no deseados después de haber practicado
regularmente Sat Kriya durante un determinado tiempo, junto con una terapia
de apoyo individual.

Cuando el primer chakra funciona perfectamente y está bien integrado con los
otros chakras, te proporciona ciertas habilidades. Eres seguro, estable,
constante, positivamente inquieto y leal. Ofreces gran resistencia en las
situaciones no ideales. Ejerces un sentido de autosuficiencia que deriva de la
extinción de tu mente negativa: "No necesito nada. No estoy bajo amenaza.
Aún tengo recursos." Tu lista de verificación de amenazas inminentes está
vacía. Puedes alcanzar y sostener el mundo. Puedes aceptar fácilmente hacer
algo en un momento y lugar determinado. Recibes fácilmente objetos
materiales, dinero, regalos, atenciones y favores. Percibes que tienes una base
y no te perturba el temor al desamparo emocional o a ser arrastrado por la
corriente.

Uno de los momentos de la vida que más afectan esta base son los primeros
cuarenta días de nacido. El cuerpo del infante había estado antes de nacer
totalmente conectado con el de su madre. Su sangre era una. Los latidos del
corazón de su madre eran como el ritmo de un tambor cósmico con el que
bailaba en un mundo de agua lleno de calor y gratas sensaciones. Salir de su
cuerpo y perder ese contacto crea gran confusión. En la tradición de Kundalini
Yoga, el bebé se mantiene junto a su madre desde que nace hasta cuarenta
días después. No se alientan las visitas ni otros estímulos externos. A la madre
se le cuida, se le preparan los alimentos, se le dan masajes y es atendida por
alguna persona amorosa. El bebé está siempre con ella, tocándola, y recibe
masaje de su madre por lo menos dos veces al día. El sentido de contacto y
seguridad que surge de este tiempo mágico no puede ser reemplazado por
años de terapia y meditación. Permite que el recién nacido desarrolle la
confianza básica en la vida. "Estoy aquí. Soy bienvenido. La tierra está bien.
Puedo estar aquí. Debo estar aquí. Mis necesidades están cubiertas. Lo que
necesito está aquí."

Muchos maestros espirituales dicen que una de las mayores dificultades de la


persona moderna es confiar en la tierra, luego en ellos mismos y después en lo
invisible. El gran santo Guru Nanak dice en su poema sagrado Japji: "¿Por qué
nos preocupamos? Cuando el flamenco se va, Dios cuida de su cría." Nuestra
carencia del instinto básico de confianza detiene el flujo de energía hacia los
chakras o centros superiores. Nos impide completarnos y desarrollarnos
emocionalmente. Nos complica en la construcción de muchas defensas contra
el incómodo sentimiento de no tener raíz y seguridad. Nos deprimimos, nos
aislamos y nos apenamos. Rechazamos al mundo antes de que el mundo nos
rechace. Nos aferramos a cualquier cosa para creer que tenemos dirección y
poder negar nuestra inseguridad, nuestra falta de centro personal en la
tormenta de la vida. Esto produce fanatismo, torturas, perversiones y mentes
estrechas.

Con un primer chakra fuerte, la confianza es automática. Confiamos en una


persona por ser una persona. Si roba, sabemos que es un ladrón. Si se reforma,
confiamos en que se ha reformado. Si dominas el elemento de la tierra, sabes
que la tierra puede moldearse y adoptar nuevas formas. El agua (lo emocional)
puede agregarse a la tierra (los viejos hábitos) y la nueva flexibilidad de esta
combinación, puede moldear con un poco de calor (voluntad, desafío y
disciplina) una nueva vasija. Un primer chakra saludable permite que los
cambios se den paso a paso, sin traumatismos.

Conferencia impartida por el Dr. Gurucharan Singh Khalsa, Española Nuevo


México, 1995

Segundo Chakra: sentir, desear, crear

Cada chakra es una visión del mundo. Es un darshan. Es una perspectiva que
organiza nuestros sentimientos, pensamientos y valores para relacionarnos con
el mundo y actuar en él. La visión del segundo chakra está asociada con la
imaginación, el deseo, la pasión, la dualidad y las polaridades, con el
movimiento y el cambio, y, fundamentalmente, con la creatividad.

El elemento asociado con el segundo chakra es el agua. Consideremos las


cualidades del agua. El agua fluye y se mueve libremente, pero no corre hacia
arriba de las colinas; por la fuerza de la gravedad, busca el punto más bajo, así
como las sensaciones, bajo la presión del deseo, buscan una situación de
empatía entre los opuestos, un nivel común en que los sentimientos similares
pueden ser satisfechos. El agua no tiene forma determinada, como los
sentimientos, que tampoco son permanentes. El agua es mucho más móvil que
la tierra, pero, por medio de la repetición paciente y constante, el agua puede
darle una nueva forma a la tierra. Los sentimientos pueden dar forma a los
hábitos, pero el agua no es como el aire, así que hay un límite para la velocidad
en que el agua puede moverse y la velocidad en que tú puedes moverte dentro
del agua. Si alguna vez te has aventado desde un trampolín muy alto y te has
caído de panza, el agua, que tiene naturaleza móvil, debió parecerte durante
unos instantes un muro sólido. Las personas que funcionan fuertemente desde
el segundo chakra y que se han abierto al mundo de los sentimientos, se
mueven a la velocidad dictada por esos sentimientos. Si no se sienten listos
para moverse, aun bajo la presión externa, no lo harán. Si consideran que ya
están listos para moverse, aun cuando las condiciones externas no sean
favorables, lo harán.

Alguien dominado por la visión del segundo chakra ve el mundo en función de


sus sensaciones, de sus deseos, sus impulsos, y busca satisfacer sus pasiones.
La clave para caracterizar a alguien que vive desde el segundo chakra es que
esa persona ve cualquier objeto que sea más largo que ancho como un objeto
sexual. Ve todo como objeto sexual, porque el sexo, desde el segundo chakra,
representa la búsqueda de una polaridad que la persona necesita para salir de
sí misma, aunque en principio la desequilibre, y de la satisfacción que consiste
en soltar la energía almacenada en esa polarización.

A diferencia del primer chakra, cuya visión del mundo es singular, segura,
aislada, el segundo chakra requiere de los otros. La sexualidad del segundo
chakra no es la auto estimulación, sino la estimulación que se siente en
relación con los otros.
Cuando el segundo chakra está bien desarrollado, la persona tiene opiniones,
sabe hacer distinciones, le gusta el rojo pero no el azul, prefiere el calor al frío;
a su vida no le faltan los contrastes y contornos. Un segundo chakra que
funciona bien pinta el mundo con pasión, motivación y opiniones. Prepara el
camino para la compasión del cuarto chakra, porque a la persona le importan
ciertas cosas y las quiere.

El lenguaje del segundo chakra es sensual, colorido y tiene como objetivo la


seducción del otro. Es flexible y fluido como el agua. Muchas personas
entienden esto como tener habilidad para mentir o crear una historia para
satisfacer la pasión. Es como el coqueteo: sin importar de qué estás hablando,
en el coqueteo todo lo que se dice tiene connotación sexual. De hecho, el arte
del coqueteo consiste en hablar sexualmente sin decir nada directamente
sexual.

Desde el punto de vista del yoga, las experiencias del segundo chakra dan una
mínima muestra de lo que es la unión, el ir más allá del ser aislado y disolverse
con, a través de y en el otro. El olvido momentáneo que ocurre en el éxtasis, en
el punto culminante de la relación sexual, es prueba de un mayor estado de
éxtasis, disponible cuando te sueltas y te sumerges en tu polaridad infinita,
cuando tu parte finita e infinita tienen una relación cuyo resultado es un sentido
creativo de conciencia. Esto se parece a lo que se dice en el Tantra, que usa la
sexualidad como una forma de experimentar el espíritu.

Sin embargo el Tantra Yoga que he asociado con el segundo chakra no es una
entidad única. Yogui Bhajan ha dicho que hay tres tipos de tantra: el rojo, el
negro y el blanco. El Tantra Rojo se relaciona directamente con la energía
sexual, el coito y la estimulación sexual. Nosotros enseñamos estas técnicas
en el contexto del matrimonio, cuando hay una relación comprometida, cuando
dos personas se juntan en todo su ser. El Tantra Negro se refiere a la
manipulación de las energías de la mente para desarrollar poderes sobre los
otros. Es una satisfacción y magnificación de tus deseos que usa la capacidad
de tu mente para aprovechar las polaridades, para proyectar y crear con
intención de someter a otros a tu voluntad. El Tantra Blanco es el uso directo
de la energía Kundalini. Está más allá del uso de la simple estimulación de los
sentidos, más allá de la práctica de pranas simples. Es espiritual, viene desde
el Infinito y se relaciona con el Infinito que hay en ti. Sólo hay un maestro de
Tantra Blanco en el planeta, porque esta enseñanza sin dueño ha sido
transmitida, desde tiempo inmemorial de maestro a maestro, y sólo puede
impartirla quien la ha recibido con ese fin, quien tiene la elevación espiritual
para difundirla y la responsabilidad de sus alcances.

La combinación de creatividad y pasión del segundo chakra es una de las


razones por la cual los artistas suelen tener personalidades temperamentales y
estar llenos de singularidades y caprichos. Un artista debe tener opiniones y
pasión. Ve el mundo de una manera diferente. Desea algo y busca la manera
de expresarlo, de darle nacimiento. Es un acto final del segundo chakra dar a
luz, pasar por el canal intrauterino y finalmente llegar a la luz. En el segundo
chakra están mezclados el deseo y el placer, el dolor y el esfuerzo, para
finalmente dar a luz tu creación. Cuando todos los demás chakras están
equilibrados en relación con el segundo, la sexualidad se vuelve divertida,
variada, expresiva, y raras veces tiene las connotaciones de confusión,
dificultad, dolor o perversión que parecen ir en aumento en nuestra cultura.

La estimulación del segundo chakra es la forma más común de estimulación en


nuestra sociedad. Se dice que todo se puede vender si le aumentas el sexo y
por eso los comerciales presentan cuerpos sensuales recargados en autos
lujosos, unas piernas y pies insinuantes que calzan cierta marca de zapatos, o
una persona seductora que prueba algún bocadillo... Esto no significa que
todos los autos, los zapatos o la comida te den buen sexo. Es que ver un objeto
sexual te causa estimulación, te recuerda tus pasiones, tus sensaciones y se
asocia con las pasiones más profundas de tu subconsciente.

El símbolo clásico del segundo chakra tiene en su centro un animal que es un


cocodrilo y una serpiente. Lo llaman Makra. Representa un tipo de monstruo o
serpiente que viaja en las profundidades del océano, como los que trataban de
evitar los marineros para que sus barcos no encallaran. Nuestra mente viaja en
una pequeña barca sobre el océano inconsciente de nuestras sensaciones y
emociones. Puede encallar en cualquier momento por el poder de una ola de
emociones. Este símbolo nos advierte que, a pesar de todos nuestros
pensamientos racionales e intelectuales, o nuestros planes sistemáticos, si no
tenemos destreza y una buena relación con nuestras pasiones, nuestro barco
puede voltearse.

La investigación moderna ha descubierto que el pensamiento y las emociones


van juntas, que nuestros recuerdos se almacenan en la mente tanto por la
emoción que cargan, como por su significado o por otra forma de contenido. No
es verdad que pensar es una función sin emoción. La división entre las
emociones y pasiones expresada a través del segundo chakra, y los
pensamientos y la capacidad de percibir que se reciben en el sexto chakra,
están separadas. Se estimulan unas a otras. Los pensamientos e imaginación
sobre diferentes cosas producen sensaciones y las sensaciones regulan el flujo,
intensidad y credibilidad de los pensamientos.

Si la marea sube, también sube el barco. Si una persona eleva su estado de


ánimo y su capacidad de sentir, todas sus intenciones conscientes aumentan
en claridad y contraste. Obtiene la habilidad de comprometerse de todo
corazón en una acción, hacia una meta.

El sistema sensorial conectado con el segundo chakra es el sabor. Sin pasión,


la vida no tiene sabor. Y el sabor se obtiene por las mezclas acuosas de
químicos que percibimos a través de nuestra lengua. Por ello es tan poderoso
el arte de cocinar y combinar adecuadamente los diferentes sabores -dulce,
salado, agrio, amargo, picante y astringente. Cada combinación de sabores
puede provocar diferentes cualidades en las sensaciones y emociones. Un
sabor te puede hacer sentir apasionado, otro anhelante, otro aletargado y listo
para dormir.

Cuando experimentas una gran pasión, los sabores en tu boca también


cambian. En el yoga se dice que cuando te unes al infinito, tu cerebro produce
amrit, un néctar dulce y el sabor de tu boca cambia. Una vez alguien me
preguntó "¿Qué tiene esto que ver con los órganos sexuales, que se localizan
más abajo en el cuerpo?" Para los tántricos, que entendían el uso de las
polaridades para estimular la pasión, la lengua representa el órgano sexual
masculino, y los labios de la boca, la entrada de los órganos sexuales
femeninos. La vibración constante de esto al hablar es la producción de una
semilla y esas semillas son la creatividad del mundo. Tú puedes crear en un
nivel físico, directamente en el segundo chakra, con los órganos sexuales, o
puedes crear a través de la palabra y la vibración. En ambos casos dominas el
arte de mezclar las polaridades

Cuando el segundo chakra está débil, el mundo parece plano. Hay poca pasión.
Tú no tienes opiniones sobre las situaciones y tu cuerpo no presenta los
efectos de la motivación, de amar los sentidos, del movimiento. Tu cuerpo
tiende a estar constreñido, sin espíritu, insípido. Cuando el segundo chakra
está sobreactivado no hay nada que no sea sexual. Todo se vuelve manía
sexual. Las relaciones serán para satisfacer tus pasiones, sin importar lo que
digas, como te justifiques, ni los sentimientos de la otra persona. A alguien con
el segundo chakra sobreactivado le será difícil mantener una relación de
negocios, constantemente cruzará los límites. No puede contenerse porque,
diga lo que diga la otra persona, lo interpretará como estimulación sexual,
como invitación a relacionarse de otra manera.

Varios ejercicios de Kundalini Yoga como Ranas y Sat Kriya trabajan en el


segundo chakra y en los tres chakras inferiores para darles equilibrio y
funcionamiento adecuado. No pienses en los ejercicios como estimulantes para
aumentar o reducir su función. Los ejercicios de Kundalini Yoga son para
despejar un chakra, para abrir y equilibrar sus funciones y para interconectarlo
con los demás chakras

Tercer Chakra: la voluntad del guerrero espiritual

El tercer chakra es el centro de la energía, del poder de la voluntad, del sentido


de control y coordinación. Está asociado con la región que rodea el ombligo. Es
alimentado por el fuego del plexo solar y se asocia con las glándulas
suprarrenales y los riñones. Está regido por el elemento fuego. Coordina y
desarrolla el sentido de la vista. Es el más sutil de los tres primeros chakras,
que conforman el triángulo inferior. Es la fuerza que te impulsa a actuar y
completar la conceptualización, las visualizaciones que tienes en la vida.

El centro del ombligo es nuestro principio. Es el primer punto a través del cual
un ser humano recibe alimento y energía para vivir como feto en el vientre de
su madre. Una vez que termina la conexión física con la madre, el centro del
ombligo continúa su función en un plano más sutil: es el área que recolecta la
energía del cosmos. Al caminar y alternar el movimiento de piernas y brazos,
ejerces una función del cuerpo y de los vellos del cuerpo que acumula energía
en el punto del ombligo.

El tercer chakra es la fuente de reserva de energía del cuerpo. En esta área


comienza la energía Kundalini. La reserva de energía almacenada en esta área
se fortalece y pasa después por dos canales de reserva hacia la base de la
columna, despertando así la Kundalini durmiente, enroscada en el primer
chakra, que empieza así su viaje a través de la columna vertebral.

La estimulación para fortalecer el punto del ombligo, porque ahí se inicia la


energía, y para distribuirla, es parte central de las kriyas de Kundalini Yoga. Por
eso, lo primero que se recomienda hacer al despertar, por la mañana, es la
Postura de Estiramiento: levantar la cabeza y las piernas 15 centímetros y
practicar Respiración de Fuego. Esto estimula el punto del ombligo. Cuando
esa energía fluye adecuadamente, crea una coordinación entre todos los
órganos del cuerpo. Estimula tus funciones de eliminación, sientes que tienes
energía suficiente para apoyar tus acciones del día y voluntad para proyectar tu
energía en la realización que anticipan tus visiones.

Los pétalos del tercer chakra son 10. El número 10 representa estar completo,
haber cumplido un ciclo. El sentido del ser individual es representado por el 1 y
el sentido del ser infinito es representado por el 0. Los 10 pétalos significan que
la persona que ha logrado la maestría sobre el tercer chakra sabe iniciar y
completar una acción. Por eso está asociado con el arquetipo del guerrero
espiritual, aquél que sabe su misión, emite la energía, actúa y la lleva a cabo.

Un guerrero espiritual es consciente, aunque no necesariamente conoce el


propósito completo de una misión en particular o de una guerra. Un guerrero
espiritual sabe servir al Verdadero Rey, actuar en relación con su conciencia
más elevada, aunque no necesariamente haya despertado la energía de los
chakras superiores en el corazón, el entrecejo y la coronilla (el amor, la
intuición, la plenitud). La esencia de un guerrero espiritual es que no tiene
miedo y puede actuar con integridad en cualquier circunstancia.

Una persona con el tercer chakra fuerte tendrá la sensación de que su vida y la
calidad de su vida dependen de lo que haga y lo hace; puede dar forma, dirigir
y desarrollar lo que sucede en su vida. Siente una confianza profunda. El
elemento fuego asociado con el chakra representa la voluntad de iniciar.

Cuando dudes en el primer chakra, asegura tu situación y sosténte en tus


hábitos antiguos. Cuando dudes en el segundo chakra, observa tus
sensaciones y sigue tu pasión. Cuando dudes en el tercer chakra, actúa. Haz
algo, mueve el bote, proyecta tu punto de vista, obtén una visión, una imagen,
enviada desde tu ser más elevado. Una persona que actúa desde el tercer
chakra raras veces está quieta.

Cuando este chakra domina, la persona es exuberante y expresiva. Se asocia


con el color amarillo. Una persona que se viste desde este chakra usará
vestidos coloridos, vistosos, captará tu atención y estimulará la vista.

Cuando la energía del tercer chakra es insuficiente, la persona tiene que


compensarla. Si siente que no tiene energía para completar su tarea, buscará
otras fuentes de energía. Estas pueden ser estimulantes, drogas, comida. Si
tiene muchas emociones, enojos o culpas, resentimientos, ambición pura, y
siente que no tiene la energía para expresarlas, automáticamente empezará a
reunir energía en el centro del ombligo de manera instintiva, porque esa
acumulación es lo que lo prepara para iniciar una acción, y también para
despertar la Kundalini y la conciencia, para iniciar el camino del espíritu.

Hay una relación especial entre el punto del ombligo y el uso del mantra.
Cuando la punta de la lengua y el punto del ombligo se mueven
simultáneamente, ese pulso extra de energía que da el ombligo mueve las
palabras al reino de anahat. Anahat significa "sin limites", la sensación de una
proyección poderosa. El acto de hablar recibe la cualidad de la voluntad
poderosa del guerrero. Intenta esto: cuando repitas un mantra y vibres la punta
de la lengua, dilo desde el canal central, el shushmana, y vibra el punto del
ombligo al mismo tiempo. No es necesario hablar fuerte o gritar. Cada célula
empezará a vibrar con la energía que sale del tercer chakra. Experimenta el
siguiente mantra con los consejos anteriores: Después de limpiar tus canales
pránicos, sentado con la columna derecha, canta en un ritmo continuo Har,
siendo consciente de la punta de la lengua y jalando simultáneamente el
ombligo. Usa el CD o cassette con el Har tantrico. Observa qué te sucede
cuando sistemáticamente juntas (acumulas, metes) y sueltas (relajas, sacas) la
energía del punto del ombligo.

El tercer chakra es la puerta de entrada al cuarto chakra. Los tres chakras


inferiores representan el reino del inconsciente. El diafragma del cuerpo es
como la superficie de la tierra, y sobre él, el chakra del corazón es el principio
de la consciencia. Fortalecer el punto del ombligo es parte de juntar y organizar
las energías de los tres chakras inferiores para penetrar en el reino superior de
la conciencia. Sin un tercer chakra fuerte tendrás muchas ideas y buenas
intenciones pero no darán frutos, no serán realizadas. Con un tercer chakra
fuerte, hasta tus más mínimas intenciones crearán la acción y moverán los
éteres.

Las cualidades asociadas con el tercer chakra son muy apreciadas en nuestra
cultura. Admiramos a aquél que va tras sus metas, al que inicia proyectos, al
emprendedor, al que corre riesgos, al que levanta la mano primero y toma el
riesgo de aceptar una tarea sin importar la seguridad y certeza de sus
resultados.

Algunas de las mejores kriyas para trabajar este centro son Postura de
Estiramiento, Sat Kriya y Postura de Arquero.

Una kriya excelente y corta es Maha Shakti Kriya:

Siéntate con la columna recta, con las piernas juntas y estiradas hacia delante.
Los brazos a los lados del cuerpo con las manos apoyadas en el piso a un lado
de las caderas. Inhala y lentamente sube las piernas a 60°, exhala y baja. Haz
este movimiento 10 veces. Después de la décima vez, sostén las piernas arriba,
estira los brazos a los lados paralelos al piso y equilibrándote en Postura de
Cantilever, haz Respiración de Fuego durante 3 minutos, mirando a tus pies.
Para terminar, inhala, sostén, exhala y relaja. Maha significa grandiosa, Shakti
significa energía. Es una estimulación del centro del ombligo para ponerte en
acción y moverte en el sentido adecuado para completar tus metas.
Observa que el tercer chakra regula la vista, el cuarto chakra nos da la apertura
al reino de las sensaciones a través del tacto y el quinto chakra nos da el poder
de la creatividad a través del sonido sutil. La vista y la visión están asociados
con la estimulación del sistema nervioso parasimpático. La vista y la visión nos
dan el sentido del control. Muchas personas de éxito que constantemente
formulan planes y proyectos, suelen visualizar sus objetivos y así crean una
imagen concreta. Lo tangible de la imagen, la concreción de cada una de sus
partes, aumenta el sentido de enfoque y de la voluntad asociados con el tercer
chakra. Por esta misma razón, muchas personas al meditar prefieren
concentrarse en una visualización en vez de en un mantra. El acceso visual da
un sentido más fuerte de control, de voluntad y conecta fácilmente con los
chakras inferiores. La capacidad visual ciertamente afecta todos los chakras,
pero es finalmente la sensación de la vibración, el sentido del sonido, lo que
abre las puertas para fundirse completamente con y entregarse a los chakras
mas elevados.

Una persona con un tercer chakra fuerte tendrá una relación con sus
emociones para lograr sus objetivos. También volteará al pasado para obtener
información para sus logros en el futuro. La acción desde este chakra no es
necesariamente de estrategia, pero siempre es enfocada e inteligente táctica.

En uno de los manuales de KRI está descrito todo el proceso para sentir el
pulso en el área del ombligo. Si el pulso se localiza exactamente en el centro,
te indica que la salud de esa persona está en optimas condiciones. Si el pulso
está desplazado hacia arriba, hacia los lados o hacia abajo, indica la condición
del cuerpo que debes ajustar. El diagnóstico a través del ombligo y su ajuste es
una capacidad elemental usada por los kundalini yoguis y es uno de los pilares
del diagnóstico de la medicina ayurvédica. Hay en Kundalini Yoga muchas
kriyas que te piden para finalizar relajarte profundamente y meditar en el pulso
del punto del ombligo. Esta meditación profunda en el centro del ombligo,
después de haber ajustado las energías, brinda una sanación profunda y
muchas curaciones milagrosas.

Cuarto chakra: amor y despertar

El chakra del corazón está regido por el elemento aire. A diferencia de los otros
elementos, al aire no lo ves, su influencia es sutil. Por el aire despliegas tus
emociones y cultivas la compasión y la capacidad de amar.

Su símbolo es una estrella de seis puntas formada por dos triángulos, uno
apuntando hacia arriba y el otro hacia abajo, que representa en el cuerpo el
punto de equilibrio entre el flujo de la energía hacia el cielo y hacia la tierra.

Los tres chakras inferiores contienen la capacidad de cultivar la destreza sobre


los impulsos. Cuando se equilibra y se abre el cuarto chakra, llegas al
verdadero primer nivel de la conciencia autorreflexiva, desde donde puedes
verte a ti mismo a través de los ojos de los otros y entiendes que los demás
son tan importantes como tú. En los primeros tres chakras estás regido por el
"yo", en el cuarto empiezas a tener sentido de "nosotros". Cuando tienes
dominio sobre tus pasiones, desde los tres primeros chakras, puedes dirigir
esas pasiones hacia los otros. Sientes compasión. ("com" es lo mismo que
"con", "con-pasión".) Actuar la compasión significa actuar con hábitos,
sentimientos y voluntad en bien de lo más amplio de ti mismo.

Cuando se te abre chakra del corazón, se transforma tu relación con todos tus
sentimientos. Comúnmente hay una confusión respecto a que sólo se puede
sentir desde el cuarto chakra. No es así, tienes capacidad de sentir desde
todos los chakras, pero es a partir del cuarto que sientes esos sentimientos.
Sabes cuáles son tus sentimientos y puedes dirigirlos. Casi todos pueden amar
y sentir fuertes impulsos y pasiones unos por otros, pero actuar desde el cuarto
chakra es dar forma a la pasión para cumplir con los compromisos y
obligaciones del amor, entregarse a todo amor como se entrega una madre al
bien de su hijo(a).

El chakra del corazón rige las sensaciones sutiles y la capacidad de tocar, el


tacto. Decimos que cuando alguien habla desde su corazón, "nos toca", nos
llega a la esencia misma. Sus funciones también determinan el sentido de los
límites. Se relaciona con el funcionamiento del sistema inmune, la glándula del
timo y el bombeo del corazón. Nos da inequívocas "corazonadas". Nos hace
saber quiénes somos y qué queremos en las relaciones. ¿El otro debe estar
conmigo o no? Esta persona o esta situación, ¿me toca a mí vivirla o no?

Cuando funciona bien, actúa como un sistema inmune, te advierte cuando algo
es extraño y necesita ser examinado antes de aceptarlo, sabe cuando algo
tiene afinidad contigo, con tu organismo, y puede entrar en tu cuerpo. Sabes
cómo y cuándo y cuánto dejar entrar a alguien a tu vida, cómo armonizar todas
tus relaciones.

Este es entonces el chakra de las relaciones. Si está sobreactivado,


necesitarás necesitar demasiada simpatía. Si está subactivado, serás
dependiente de los demás y estarás confundido respecto al sentido de ti mismo.

El linaje de la religión Sikh son los diez Gurus que vivieron sucesivamente en el
norte de India entre 1469 y 1708 e impartieron la enseñanza de Kundalini Yoga.
El onceavo Guru es el Siri Guru Granth Sahib, un libro que contiene las
enseñanzas de los diez Gurus y otros sabios y santos de la época. Guru Ram
Das, el cuarto Guru, se relaciona con la mente neutral y la apertura del chakra
del corazón. Sólo desde la mente neutral valorarás compasivamente a los otros
tanto como a ti mismo.

Uno de los sonidos más usados para estimular el cuarto chakra es Hum (jum)
que significa "nosotros". El mantra Humee hum brahm hum (jumi, jum, bram,
jum) abre el cuarto chakra y su relación con el quinto. Es un mantra para
equilibrar el poder y significa "nosotros somos nosotros, nosotros somos el
Infinito".

El cuarto chakra se llama anahata: es el sonido del encuentro de dos cosas sin
fricción, sin golpe, y es inaudible, que sólo con amor se escucha. En el chakra
del corazón no hay conflicto: el cielo y la tierra se juntan en equilibrio, lo interno
y lo externo se unen en acción fluida y espontánea.

Al recitar un mantra desde el centro del corazón, en repetición mental,


sintonizas tu mente con el universo entero que vibra el sonido en el centro
umbilical. Sólo tienes que sumergirte en él.

También estimulas el cuarto chakra con el uso del prana. Cualquier bloqueo en
el diafragma o en el mecanismo de respiración, lo afecta profundamente. Su
más poderoso estímulo es la respiración en todo tipo de pranayamas.

Se asocia con los colores verde y rosa.

La comunicación desde este chakra siempre incluye a los otros tanto como a ti
mismo. Entonces hablas con dulzura, compasión y empatía. A diferencia de la
comunicación desde el quinto chakra, que es muy directa, la comunicación
desde el cuarto chakra no por ser dulce es necesariamente indirecta, ya que
dirás la verdad pero sabrás tomar en cuenta completamente a quien recibe la
comunicación. Cuando hablas desde este chakra con tu pareja les das a
ambos la sensación de estar totalmente presente uno en el otro. Es la base de
la intimidad real. No es cierto que al comunicarte desde este chakra sólo
puedes ser dulce y puedes eludir los retos difíciles. No es una caricatura de
felicidad hueca. El chakra del corazón te infunde una gran fuerza, un gran
poder de convicción para expresar cualquier sentimiento y contextualizar lo que
dices. Yogui Bhajan advierte que cuando dices una verdad con miedo, es una
mentira; este es un comentario sobre el chakra del corazón, pues hablar con
verdad y amabilidad es el distintivo del cuarto chakra.

Quinto chakra: habla y crea

El quinto chakra, asociado con la garganta y con las glándulas tiroides y


paratiroides, es la verdadera entrada a lo milagroso y misterioso, ya que está
regido por el elemento éter. Eter es la condición del espacio y del tiempo para
que algo pueda existir. Es el inicio del proceso de manifestación. Si piensas en
la secuencia de los elementos: éter, aire, fuego, agua y tierra, como si fueran
fases o etapas del proceso de manifestación, reconocerás que el éter es el más
sutil de todos. El éter es el "guiño de ojo" entre el padre y la madre cuando se
ven por primera vez, ese momento misterioso que les permitirá llegar hasta el
momento de la concepción. Ocurre mucho antes de que haya algo preciso,
mucho antes de que aparezca el elemento aire, relacionado con los
sentimientos que inician el proceso del compromiso; seguido del fuego que les
da la energía, la voluntad y el objetivo claro para hacer algo; y después del
agua que les da pasión para fluir y sumergirse uno en el otro; y finalmente la
tierra que les provee la materia para su manifestación final.

Cuando activas el quinto chakra, adquieres la percepción de lo sutil. Sabes


estar alerta al principio de la causa y el efecto. Sabes cultivar una acción desde
la implantación de la semilla (bij). La semilla esencial es la Palabra y por eso el
quinto chakra está asociado con el poder de la palabra, vach siddhi.
Uno de los más grandes poderes de los seres humanos es nuestra capacidad
de determinar la dirección de una acción desde su principio. Una vez que
hemos plantado una semilla, que la hemos colocado en la tierra de la ilusión
(maya), la semilla habrá iniciado su curso de crecimiento, seguirá las leyes de
maya y será muy difícil cambiar su dirección. Vach siddhi es la habilidad de
sembrar semillas que cumplan nuestro objetivo y destino último.

El tipo de comunicación que se expresa desde el quinto chakra es muy directo.


Se dicen las cosas como son: "es como es" y "que así sea". Representa el
poder de la proyección; ese poder viene de la seguridad de haber colocado
algo al comienzo del ciclo de la creación, sabiendo que todas las leyes del
universo lo van a apoyar, porque el intento coincide con ellas. Es una certeza
diferente de la que tienes sólo por haber acumulado poder personal en el tercer
chakra. El poder del quinto chakra radica en que tu lengua y la lengua de Dios
sean la misma.

Un mantra de Kundalini muy efectivo para este chakra es Sat Nam, Sat Nam,
Sat Nam, Sat Nam, Sat Nam, Wahe Guru. El pulso de este bij mantra, Sat Nam,
se mezcla rítmicamente y se adhiere a la apertura del Gur mantra etérico Wahe
Guru.

El quinto chakra es tan sólo llegar frente a la puerta de entrada. Cuando logres
maestría en tu palabra y destreza para iniciar acciones que vienen del alma,
abrirás realmente la puerta a los reinos más elevados.

Sexto, séptimo y octavo chakras, los tres chakras superiores:


Intuición, Ser, Vastedad, Infinito

Cuando pasamos del quinto al sexto chakra estamos más allá de los
elementos naturales. Hemos atravesado todas las transformaciones de nuestra
experiencia ordinaria que están codificadas por la tierra, el agua, el fuego, el
aire y el éter. No hay ningún elemento vinculado a la Tierra asociado a los
chakras superiores.

El sexto chakra está situado en el entrecejo. Se asocia con la glándula pituitaria


y se representa con sólo dos pétalos. Ajna significa "mando" (comandar,
dominar, conocer, obtener maestría sobre algo). Éste es el chakra del dominio.
Aquí es donde alcanzas la integración de la personalidad por encima del
dualismo de la psicología humana. Desde aquí desarrollas el sentido de la
intuición para saber en qué dirección deseas ir. Es aquí donde se juntan los
principales canales de energía ida, pingala y shushumna, donde los tres ríos de
tu energía interna se integran en uno.

Es el chakra asociado con el tercer ojo, con el cual ves más que con dos ojos.
Los dos ojos te dan dimensión en el mundo normal; el tercer ojo te da la visión,
la profundidad y la dimensión de los mundos sutiles. Su función es ver lo
invisible y conocer lo desconocido. Es el centro de la intuición y de nuestra
conexión directa con la fuente infinita de sabiduría. Es diferente del poder
psíquico que usa energía del tercer chakra y trabaja de él, y por ende, puede
ser subjetivo en su apreciación.

La apertura del sexto chakra proviene de la maestría obtenida sobre el flujo de


la mente. Casi siempre se representa como algo luminoso: una luz interna, sutil,
no como la luz exterior del tercer chakra. Quienes llegan a abrir este canal y
tienen una visión mística, dicen que Dios es como un billón o un trillón de soles
en explosión.

En este chakra adquieres también la maestría sobre la dualidad de la mente.


Los dos pétalos representan los pro y los contra de cada pensamiento. Cada
vez que el intelecto dice "sí", automáticamente implica "no". Cada vez que te da
luz, te da también oscuridad. Obtener dominio sobre el sexto chakra implica no
dejarse confundir por las polaridades de la vida, saber leer entre las
polaridades, saber leer entre líneas. También la glándula pituitaria asociada
con este chakra tiene dos partes, la pituitaria anterior y la posterior. Cada parte
de esta glándula surge de un área diferente en el embrión. Sus tejidos tienen
origen diferente y sin embargo están asociados. La dualidad, la polaridad y la
dinámica constante representada por los dos pétalos del chakra se refleja en
las estructuras físicas asociadas con él.

Cuando cantamos Ong, el sonido nasal "ng" estimula la cavidad del cráneo,
donde descansa la pituitaria. Cuando el sonido vibra adecuadamente, la activa
y desencadena una serie de actividades que la relacionan con la otra glándula
maestra, la pineal. Este sonido nasal también lo emitimos cuando
pronunciamos Sa Ta Na Ma.

La glándula pineal está asociada con el séptimo chakra, también conocido


como el Chakra de la Coronilla, el Loto de Mil Pétalos o la Décima Puerta.

Así como el sexto chakra está asociado con la luz sutil, el séptimo chakra está
asociado con el sonido cósmico. Ahí, cuando se despierta la percepción, es
como si escucharas el ruido ensordecedor de miles de truenos estallando
simultáneamente. Los videntes antiguos intentaron captar ese sonido en el
"gong". Si escuchas el gong con toda atención, todos tus nervios se estiran
hasta su límite. La percepción del cuerpo y la imagen del cuerpo se disuelven
en un flujo de sinestesia, un complejo de sensaciones provenientes de varios
sentidos a la vez. Ante esa presión, tienes opción soltarte y entregarte a la
experiencia o contraerte y salir de ella.

La apertura del séptimo chakra tiene una condición clave: la humildad, la


entrega, la capacidad de postrarse ante el Infinito. Por esto, en muchas
tradiciones, las personas suelen inclinarse o postrarse ante la divinidad. El tope
de la cabeza se inclina hacia la tierra y, al hacer este movimiento, la atención,
la sangre, la circulación y el prana se concentran en el séptimo chakra y la
persona se siente abierta y fortalecida.

Cuando alguien no abre adecuadamente el séptimo chakra, la función psíquica


que puede haber surgido ya de su tercer o sexto chakra, podría meterlo en
problemas. Sin humildad, disponer de información desconocida puede dar
como resultado un ego espiritual. Ésta es una de las razones por las que Yogui
Bhajan suele decir: "Que Dios me proteja de los psíquicos. Ellos contaminan y
diluyen mi fe", refiriéndose al mal uso del nivel más alto que podemos alcanzar
para percibir y funcionar por medio de la intuición, con todos los chakras
abiertos. Cuando alcanzas ese estado, fluyes espontáneamente y con certeza
en tu ritmo con el universo. Muchas personas se detienen antes de alcanzar
ese estado, se sienten satisfechas con sus poderes psíquicos, que son una
gran tentación de poder personal. Por ello muchas tradiciones advierten que no
es recomendable buscar el poder por el poder mismo. Se podría completar esa
frase con la siguiente: "Puedes estar tan loco en el reino astral como lo estás
en la tierra, la diferencia es que entonces tendrás más planos para actuar tu
locura". Algunas personas que, en la medida en que su sexto chakra se va
abriendo, perciben a los espíritus, asumen que toda la información que reciben
de los planos sutiles es verdadera. Esto no es así. El hecho de que una
persona haya muerto no significa que haya logrado superar su ego. Así que
toda la información y la fuerza que recibes en ti cuando se fortalecen tus
chakras inferiores y se va abriendo tu sexto chakra, también debe ser integrada
en armonía y sintonía con el Todo. Esto se logra cuando funcionan
armoniosamente y en combinación el cuarto y el séptimo chakras.

El Aura es conocida en la tradición de Kundalini Yoga como el octavo chakra.


Imagínatela ascendiendo por encima de tu cuerpo físico, y, mirándolo desde
arriba, viendo una luz radiante que lo rodea con forma de óvalo o círculo. Se
conoce como la fuerza circundante, la fuerza del escudo que rodea a todos los
demás chakras. También tiene la apariencia de un chakra: un círculo o vórtice
de energía, un lugar donde se concentra el flujo de la energía universal.
Cuando esta fuerza circundante es fuerte, automáticamente filtras cualquier
influencia negativa. Cuando es débil, eres vulnerable a todo lo que pasa cerca
de ti. Un aura fuerte hace que todos los demás chakras funcionen mejor.

También se relaciona con la integridad de tu campo electromagnético. Este


campo circundante aparece como el aura y se percibe redondo y simétrico
cuando tienes buena salud. Cuando estas enfermo se contrae y tiene bolsas y
es menos radiante. En general cambia de color, intensidad y tamaño
dependiendo del estado físico general y de los pensamientos y sentimientos.

La sensación que percibes a través de este campo es la de estar conectado.


Te entrelaza con el universo entero. El alma siente inmensa dicha al asociarse
y residir en el cuarto chakra o en el aura, se afirma en la sensación de equilibrio
y compasión cuando llega al cuarto chakra y descubre la amplitud y la realidad
impersonal en el aura.

El aura no se asocia con ningún elemento sólo con el sentido o la sensación


del Ser. Establece tu campo de dominio y lo proyecta en todos los lugares con
tu presencia. Cuando ese campo circundante es fuerte y los demás chakras
están alineados y funcionando bien, tu sola presencia actúa y dirige muchas de
las fuerzas del universo para satisfacer tus deseos y necesidades.

El aura se extiende por lo general varios metros en cada dirección y puede ser
más brillante y grande si practicas regularmente alguna técnica de cuerpo-
mente-espíritu, como el Kundalini Yoga y la meditación.

Las Tres Puertas

Cuando repases el simbolismo de todos los chakras, te darás cuenta de que


hay tres nudos básicos, tres áreas o puertas que deben ser atravesadas para
que el camino de la Kundalini fluya libremente. Cada nudo se representa por un
Shiva Lingam, rodeado por algo simbólico en los chakras. El primero es el
Nudo de Brahman, en el primer chakra. El segundo es el Nudo de Vishnu, en el
chakra del corazón. El tercero es el Nudo de Shiva en el entrecejo. En cada
uno de estos sitios, las tres corrientes de energía se juntan, se anudan y se
enredan en un reino.

En la medida en que tu conciencia penetra el primer nudo, empiezas a soltar


tus apegos a todas las sensaciones, los nombres y las formas de las cosas.
Estableces una nueva relación con los sentidos y las sensaciones que percibes
a través de ellos. Antes de penetrar este nudo, cada sensación atrapa tu mente,
la cautiva, la distrae y te es difícil meditar o estar quieto. Todas las
meditaciones que estimulan el punto del ombligo preparan el fuego que hace
arder esa barrera y te permite despertar más allá de su umbral.

Finalmente, llegas a la tercera puerta, en el sexto chakra. Este nudo está más
allá de los cinco elementos naturales. Es donde se entrelazan ida, pingala,
shushumna y los demás nadis. Cuando lo abres, la respiración se equilibra
temporalmente en ambos orificios nasales y te lleva mas allá del sentido del
tiempo y de tu identidad terrenal. Entonces se dice que el trikuti, los tres ríos, te
convierten en un , "uno que ve a través de los tres tiempos". Como dice Yogui
Bhajan, cuando se abre ves el pasado, el presente y el futuro. Ya no actúas
solo para este tiempo sino para todos los tiempos. Si el nudo sigue apretado,
puedes obtener poderes, pero estarás apegado a ellos. Seguirás anudado a
ellos como estuviste enredado a los sentidos exteriores en el primer nudo. El es
un gran riesgo. Muchas personas creen que se les ha abierto al entrar al reino
de lo psíquico, pero su apego a ese mundo los delata. Cuando logras
trascender los cinco elementos y las tres que dan origen a los elementos, te
conviertes en : te estableces en un estado no dual, de apertura y éxtasis, y
puedes repetir ¡Wahe Guru!

A medida que crece la energía Kundalini y los nudos se van deshaciendo, se


expande la percepción del sonido y de la vibración. Los yoguis dicen que
escuchas muchos y variados sonidos: el sonido de los animales, pájaros, grillos,
campanas, conchas de mar, flautas, el estallido del trueno en el gong y hasta el
rugir de un león. Éstos son los impactos que llegan cuando se despierta la
energía y amplías tus sentidos para captar las vibraciones de todo el universo.

Estas tres puertas son una de las razones por las cuales son tan importantes
las tres cerraduras: , y . , la gran cerradura, pone una ligera presión en cada
una de estas áreas, para que el y el se equilibren en los canales derecho e
izquierdo y la energía Kundalini empiece a fluir y perforar los nudos. mezcla y
saca a los tres chakras inferiores del adormecimiento, usando el fuego del
tercero. sube la energía desde el tercero hasta el cuarto chakra y empieza a
penetrar la segunda puerta. Cuando se aplica correctamente el al recitar el
mantra, el que está en el líquido espinal se concentra y empieza a abrir el
quinto chakra y penetrar la tercera puerta.

En la medida en que la energía Kundalini se va moviendo, gracias al equilibrio


y la devoción del aspirante, empiezan a ajustarse los cuerpos de nuestro
cuerpo. La sensación durante esta experiencia es el movimiento, sientes que
fluyes. Se percibe como electricidad, agua o calor, y tiene diferentes
características, como las describen la medicina ayurvédica y la acupuntura.
Según el elemento o que domina la personalidad en ese momento, el
movimiento se experimenta de manera diferente. Es un movimiento silencioso y
constante cuando domina la tierra. Parece un torrente o un rompimiento
cuando lo domina el agua. Se siente calor y un movimiento como de serpiente
cuando domina el fuego. Y cuando domina el aire se siente vibración,
cosquilleo y ligereza. O puede llegar como un gran viento que te expande
súbitamente, como si dieras un salto al vacío, como el salto de un mono al
infinito, cuando domina el elemento éter. En todos los casos, el yogui sostiene
su postura y permite que todos esos movimientos sutiles de ocurran mientras él
sostiene el cuerpo firmemente. Al lograr ese equilibrio, hay la quietud de la
conciencia, porque el propósito no es brincar y seguir la ocurrencia sutil, sino
ajustar, alinear estas sensaciones con la intención y proyección de quien
medita.