Vous êtes sur la page 1sur 7

Robot

Un robot se define como una entidad hecha por el hombre con un cuerpo (anatomía) y una
conexión de retroalimentación inteligente entre el sentido y la acción directa no bajo del
control humano. Sin embargo, se ha avanzado mucho en el campo de los robots con
inteligencia alámbrica.

Las acciones de este tipo de robots son generalmente llevadas a cabo por motores o
actuadores que mueven extremidades o impulsan al robot. Así mismo, el término robot ha
sido utilizado como un término general que define a una máquina mecánica o autómata, que
imita a un animal, ya sea real o imaginario, pero se ha venido aplicado a muchas máquinas que
reemplazan directamente a un humano o animal en el trabajo o el juego. Esta definición podría
implicar que un robot es una forma de biomimetismo.

Tres leyes de la robótica

En ciencia ficción las tres leyes de la robótica son un conjunto de normas escritas por Isaac
Asimov, que la mayoría de los robots de sus novelas y cuentos están diseñados para cumplir.
En ese universo, las leyes son "formulaciones matemáticas impresas en los senderos
positrónicos del cerebro" de los robots (lo que hoy llamaríamos ROM). Aparecidas por primera
vez en el relato Runaround (1942), establecen lo siguiente:

1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano
sufra daño.
2. Un robot debe obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepto si
estas órdenes entran en conflicto con la Primera Ley.
3. Un robot debe proteger su propia existencia, hasta donde esta protección no entre en
conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

Esta redacción de las leyes es la forma convencional en la que los humanos de las historias las
enuncian; su forma real sería la de una serie de instrucciones equivalentes y mucho más
complejas en el cerebro del robot.

Asimov atribuye las tres Leyes a John W. Campbell, que las habría redactado durante una
conversación sostenida el 23 de diciembre de 1940. Sin embargo, Campbell sostiene que
Asimov ya las tenía pensadas, y que simplemente las expresaron entre los dos de una manera
más formal.

Las 3 leyes aparecen en un gran número de historias de Asimov, ya que aparecen en toda su
serie de los robots, así como en varias historias relacionadas, y la serie de novelas
protagonizadas por Lucky Starr. También han sido utilizadas por otros autores cuando han
trabajado en el universo de ficción de Asimov, y son frecuentes las referencias a ellas en otras
obras, tanto de ciencia ficción como de otros géneros.
Historia

La palabra "robot" viene del vocablo checo robota, "trabajo", especialmente los llamados
"trabajadores alquilados" que vivieron en el Imperio Austrohúngaro hasta 1848.

El término fue utilizado por primera vez por Karel Čapek en su obra teatral R.U.R. (Rossum's
Universal Robots) (escrita en colaboración con su hermano Josef en 1920; interpretada por
primera vez en 1921; interpretada en Nueva York en 1922; la edición en inglés fue publicada
en 1923). Aunque los robots de Čapek eran humanos artificiales orgánicos, la palabra robot es
casi siempre utilizada para referirse a humanos mecánicos. El término androide puede
referirse a cualquiera de estos, mientras que un cyborg ("organismo cibernético" u "hombre
biónico") puede ser una criatura que es la combinación de partes orgánicas y mecánicas.

En el principio del siglo XVIII, Jacques de Vaucanson creó un androide que tocaba la flauta, así
como un pato mecánico que continuamente comía y defecaba. En uno de los cuentos de
Hoffmann de 1817, El Coco, presenta una mujer que parecía una muñeca mecánica, y en la
obra de Edward S. Ellis de 1865 El Hombre de Vapor de las Praderas se expresa la fascinación
americana por la industrialización.

Hacia 1942, Isaac Asimov da una versión más humanizada a través de su conocida serie de
relatos, en los que introduce por primera vez el término robótica con el sentido de disciplina
científica encargada de construir y programar robots. Además, este autor plantea que las
acciones que desarrolla un robot deben ser dirigidas por una serie de reglas morales, llamadas
las Tres leyes de la robótica.

Por otra parte, desde la generalización del uso de la tecnología en procesos de producción con
la Revolución Industrial se intentó la construcción de dispositivos automáticos que ayudasen o
sustituyesen al hombre. Entre ellos destacaron los Jaquemarts, muñecos de dos o más
posiciones que golpean campanas accionados por mecanismos de relojería china y japonesa.

Robots equipados con una sola rueda fueron utilizados para llevar a cabo investigaciones sobre
conducta, navegación y planeo de ruta. Cuando estuvieron listos para intentar nuevamente
con los robots caminantes, comenzaron con pequeños hexápodos y otros tipos de robots de
múltiples patas. Estos robots imitaban insectos y artrópodos en funciones y forma. Como se ha
hecho notar anteriormente, la tendencia se dirige hacia ese tipo de cuerpos que ofrecen gran
flexibilidad y han probado adaptabilidad a cualquier ambiente. Con más de 4 piernas, estos
robots son estáticamente estables lo que hace que el trabajar con ellos sea más sencillo. Sólo
recientemente se han hecho progresos hacia los robots con locomoción bípeda.

En el sentido común de un autómata, el mayor robot en el mundo tendría que ser el


Maeslantkering, una barrera para tormentas del Plan Delta en los Países Bajos construida en
los años 1990, la cual se cierra automáticamente cuando es necesario. Sin embargo, esta
estructura no satisface los requerimientos de movilidad o generalidad.

En 2002 Honda y Sony, comenzaron a vender comercialmente robots humanoides como


“mascotas”. Los robots con forma de perro o de serpiente se encuentran, sin embargo, en una
fase de producción muy amplia, el ejemplo más notorio ha sido Aibo de Sony.

La robótica en la actualidad

Los robots son usados hoy en día para llevar a cabo tareas sucias, peligrosas, difíciles,
repetitivas o embotadas para los humanos. Esto usualmente toma la forma de un robot
industrial usado en las líneas de producción. Otras aplicaciones incluyen la limpieza de
residuos tóxicos, exploración espacial, minería, búsqueda y rescate de personas y localización
de minas terrestres. La manufactura continúa siendo el principal mercado donde los robots
son utilizados. En particular, robots articulados (similares en capacidad de movimiento a un
brazo humano) son los más usados comúnmente. Las aplicaciones incluyen soldado, pintado y
carga de maquinaria. La Industria automotriz ha tomado gran ventaja de esta nueva tecnología
donde los robots han sido programados para reemplazar el trabajo de los humanos en muchas
tareas repetitivas. Existe una gran esperanza, especialmente en Japón, de que el cuidado del
hogar para la población de edad avanzada pueda ser llevado a cabo por robots.

Recientemente, se ha logrado un gran avance en los robots dedicados a la medicina, con dos
compañías en particular, Computer Motion e Intuitive Surgical, que han recibido la aprobación
regulatoria en América del Norte, Europa y Asia para que sus robots sean utilizados en
procedimientos de cirugía invasiva mínima. Desde la compra de Computer Motion (creador del
robot Zeus) por Intuitive Surgical, se han desarrollado ya dos modelos de robot daVinci por
esta última. En la actualidad, existen más de 800 robots quirúrgicos daVinci en el mundo, con
aplicaciones en Urología, Ginecología, Cirugía general, Cirugía Pediátrica, Cirugía Torácica,
Cirugía Cardíaca y ORL. La automatización de laboratorios también es un área en crecimiento.
Aquí, los robots son utilizados para transportar muestras biológicas o químicas entre
instrumentos tales como incubadoras, manejadores de líquidos y lectores. Otros lugares donde
los robots están reemplazando a los humanos son la exploración del fondo oceánico y
exploración espacial. Para esas tareas, robots de tipo artrópodo son generalmente utilizados.
Mark W. Tilden del Laboratorio Nacional de los Álamos se especializa en robots económicos de
piernas dobladas pero no empalmadas, mientras que otros buscan crear la réplica de las
piernas totalmente empalmadas de los cangrejos.

Robots alados experimentales y otros ejemplos que explotan el biomimetismo también están
en fases previas. Se espera que los así llamados nanomotores y cables inteligentes simplifiquen
drásticamente el poder de locomoción, mientras que la estabilización en vuelo parece haber
sido mejorada substancialmente por giroscopios extremadamente pequeños. Un impulsor muy
significante de este tipo de trabajo es el desarrollar equipos de espionaje militar.

Expo 2005, Nagakute (Aichi)

También, la popularidad de series de televisión como Robot Wars y Battlebots, de batallas


estilo sumo entre robots, el éxito de las Bomba Inteligente y UCAVs en los conflictos armados,
los comedores de pasto “gastrobots” en Florida, y la creación de un robot comedor de lingotes
en Inglaterra, sugieren que el miedo a las formas de vida artificial haciendo daño, o la
competencia con la vida salvaje, no es una ilusión.

Dean Kamen, fundador de FIRST y de la Sociedad Americana de Ingenieros Mecánicos (ASME),


ha creado una Competencia Robótica multinacional que reúne a profesionales y jóvenes para
resolver un problema de diseño de ingeniería de una manera competitiva. En 2003 contó a
más de 20.000 estudiantes en más de 800 equipos en 24 competencias. Los equipos vienen de
Canadá, Brasil, Reino Unido y Estados Unidos. A diferencia de las competencias de los robots
de lucha sumo, que tienen lugar regularmente en algunos lugares, o las competencias de
“Battlebots“ transmitidas por televisión, estas competencias incluyen la creación de un robot.

Los robots parecen estar abaratándose y empequeñeciéndose en tamaño, todo relacionado


con la miniaturización de los componentes electrónicos que se utilizan para controlarlos.
También, muchos robots son diseñados en simuladores mucho antes de que sean construidos
e interactúen con ambientes físicos reales. Un buen ejemplo de esto es el equipo Spiritual
Machine,1 un equipo de 5 robots totalmente desarrollado en un ambiente virtual con el fin de
jugar al fútbol en la liga mundial de la F.I.R.A.2

Arquitectura de los robots [editar]

Existen diferentes tipos y clases de robots, entre ellos con forma humana, de animales, de
plantas o incluso de elementos arquitectónicos pero todos se diferencian por sus capacidades
y se clasifican en 4 formas:

1. Androides: robots con forma humana. Imitan el comportamiento de las personas, su


utilidad en la actualidad es de solo experimentación. La principal limitante de este
modelo es la implementación del equilibrio a la hora del desplazamiento, pues es
bípedo.
2. Móviles: se desplazan mediante una plataforma rodante (ruedas); estos robots
aseguran el transporte de piezas de un punto a otro.
3. Zoomórficos: es un sistema de locomoción imitando a los animales. La aplicación de
estos robots sirve, sobre todo, para el estudio de volcanes y exploración espacial.
4. Poliarticulados: mueven sus extremidades con pocos grados de libertad. Su utilidad es
principalmente industrial, para desplazar elementos que requieren cuidados.

Ética de robots en la era actual

La preocupación de que los robots puedan desplazar o competir con los humanos es muy
común. En su serie Yo, Robot, Isaac Asimov creó las Tres leyes de la robótica (que más tarde
fueron cuatro) en un intento literario por controlar la competencia entre robots y humanos.
Las leyes o reglas que pudieran o debieran ser aplicadas a los robots u otros “entes
autónomos” en cooperación o competencia con humanos si algún día se logra alcanzar la
tecnología suficiente como para hacerlos inteligentes y conscientes de si mismos, han
estimulado las investigaciones macroeconómicas de este tipo de competencia, notablemente
construido por Alessandro Acquisti basándose en un trabajo anterior de John von Neumann.

Actualmente, no es posible aplicar las leyes de Asimov, dado que los robots no tienen
capacidad para comprender su significado, evaluar las situaciones de riesgo tanto para los
humanos como para ellos mismos o resolver los conflictos que se podrían dar entre estas
leyes.

Entender y aplicar lo anteriormente expuesto requeriría verdadera inteligencia y consciencia


del medio circundante, así como de si mismo, por parte del robot, algo que a pesar de los
grandes avances tecnologicos de la era moderna no se ha llegado.

Ética de robots aplicada a las personas encargadas de su diseño y funcionamiento. [editar]

Por tanto, al hablar de ¨Ética de robots¨ en la era actual, indudablemente estamos hablando
de etica aplicada a las personas que diseñan y construyen robots. Esta etica implicaría, entre
otras cosas:

Evaluación de las funciones del robot y su posible repercusión en el personal que lo manipula,
es decir, los factores de riesgo que debería enfrentar un personal técnico frente a las funciones
o eventuales fallas que podría presentar un robot a lo largo de su vida útil. Dicha evaluación
podría incluir un plan de contingencia frente a imprevistos. (Ej. diseño de un sistema de
apagado automatico en caso de que un robot diseñado para transportar cargas pesadas se
salga de su ruta normal de operaciones por cualquier motivo).

De modo que ¨Ética de robots¨ implicaría la aplicación de normas eticas y morales en el diseño
de un robot industrial o de otro tipo, de manera que la seguridad del personal técnico y
usuarios finales quede totalmente garantizada, así como la calidad de las funciones y servicios
para los cuales está diseñado.

El impacto de los robots en el plano laboral

Muchas grandes empresas, como Intel, Sony, General Motors, Dell, han implementado en sus
lineas de producción unidades roboticas para desempeñar tareas que por lo general hubiesen
desempeñado trabajadores de carne y hueso en épocas anteriores.

Esto ha causado una agilización en los procesos realizados, así como un mayor ahorro de
recursos, al disponer de maquinas que pueden desempeñar las funciones de cierta cantidad de
empleados a un costo relativamente menor y con un grado mayor de eficiencia, mejorando
notablemente el rendimiento general y las ganancias de la empresa, así como la calidad de los
productos ofrecidos.

Pero, por otro lado, ha suscitado inquietudes entre diversos grupos por su impacto en la tasa
de empleos disponibles, así como su repercución directa en las personas desplazadas. Dicha
controversia ha abarcado el aspecto de la seguridad, llamando la atecion de casos como el
ocurrido en Jackson, Michigan, el 21 de julio de 1984 donde un robot aplastó a un trabajador
contra una barra de protección en la que aparentemente fue la primera muerte relacionada
con un robot en los EE.UU.

Debido a esto se ha llamado la atención sobre la etica en el diseño y construcción de los


robots, así como la necesidad de contar con lineamientos claros de seguridad que garanticen
una correcta interacción entre humanos y maquinas.

Estas leyes surgen como medida de protección para los seres humanos. Según el propio
Asimov, la concepción de las leyes de la robótica quería contrarrestar un supuesto "complejo
de Frankenstein", es decir, un temor que el ser humano desarrollaría frente a unas máquinas
que hipotéticamente pudieran rebelarse y alzarse contra sus creadores. De intentar siquiera
desobedecer una de las leyes, el cerebro positrónico del robot resultaría dañado
irreversiblemente y el robot moriría. A un primer nivel no presenta ningún problema dotar a
los robots con tales leyes, a fin de cuentas, son máquinas creadas por el hombre para su
servicio. La complejidad reside en que el robot pueda distinguir cuáles son todas las
situaciones que abarcan las tres leyes, o sea poder deducirlas en el momento. Por ejemplo
saber en determinada situación si una persona está corriendo daño o no, y deducir cuál es la
fuente del daño.

Una cuarta ley

Un robot no puede hacer daño a la Humanidad o, por inacción, permitir que la Humanidad
sufra daño.

Centres d'intérêt liés