Vous êtes sur la page 1sur 6

¿ES DIOS LO MÁS IMPORTANTE EN TU VIDA?

¿ES DIOS LO MÁS IMPORTANTE EN TU VIDA? Reflexiona por un momento sobre lo que en

Reflexiona por un momento sobre lo que en este mismo momento es Diospara ti. Es decir: ¿Está en este momento de tu vida Dios siendo lo más importante para ti? A veces vamos por la vida sin un sentido correcto de existencia, nos levantamos y hacemos cada una de las rutinas diarias sin pensar muchas veces en Dios y en lo que Él significa para nosotros en nuestra vida diaria. Hoy te despertaste y fue Dios quien te dio vida, seguramente te levantaste de tu cama y fue Dios quien lo permitió, seguramente tienes ropa que ponerte o alimento que comer y es Dios quien te lo ha otorgado. Para muchos hoy quizá me leen desde su trabajo y fue Dios quien te puso allí. Otros tienen el privilegio de leerme desde un teléfono móvil, una Tablet o un dispositivo inteligente de última generación y fue Dios quien te proveyó de ese privilegio. Quizá muchos hoy están muy bien económicamente o laboralmente y no fue tu sola capacidad que te llevo hasta allí, sino Dios quien te dio esa inteligencia y capacidad para llegar hasta donde has llegado. ¿Se dan cuenta que a veces hay cosas que pasan desapercibidas por nuestra vida sin darnos cuenta que Dios es el artífice de todo?, así mismo en ocasiones podemos estar viviendo con Dios de nuestro lado, pero olvidándonos que está allí. ¿Cuándo deja de ser Dios lo más importante en mi vida?, cuando poco a poco olvido cada detalle que Él ha tenido para conmigo, cuando comienzo a vivir mi vida más pendiente de los afanes que de disfrutar lo que Dios ya me dio, cuando comienzo a quejarme por todo sin darme cuenta que Dios ha sido extremadamente bueno conmigo, cuando comienzo a reclamar a Dios algo que Él no tiene obligación de darme, cuando dejo que los problemas de la vida me hagan pensar que me ira mal, olvidándome de esta manera que quien me cuida es Dios. Hoy quiero invitarte a reflexionar sobre cada detalle que Dios ha tenido para tu vida y por ende a comenzar nuevamente a volver nuestra mirada a Dios y hacerlo lo más importante en nosotros. ¿Cómo puedo hacer de Dios lo más importante en mi vida?, primero manteniendo una comunión real y diaria con Él a través de la oración, la lectura de la Palabra y manteniendo en mi mente siempre el objetivo de agradarlo en todo lo que haga durante mi jornada diaria. Segundo, agradeciendo en lugar de quejarme. Agradecer aDios es un acto de sometimiento y obediencia, porque tienes contentamiento con lo que Dios está haciendo en tu vida. El error que muchos cometemos es reclamarle aDios algo que quizá Él no ha tenido a bien darnos por el momento. Cuando Diosobserva que podemos vivir con lo que Él nos da, entonces evaluará si es momento de subirnos al segundo nivel y darnos más y si Él

observa que es el momento es porque sabe que tendremos la suficiente capacidad para administrar eso de más que Él nos dará. En pocas palabras si en lo poco eres fiel, también lo serás en lo mucho o como dice la Biblia: “Y su señor le dijo:

Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.” Mateo 25:21 (Reina-Valera 1960).

Cuando hago de Dios lo más importante en mi vida es cuando aprendo a vivirconfiadamente y a no afanarme por lo que viene mañana, sino a confiar plenamente en que soy de Dios y que Él me cuida. Hoy quiero motivarte a hacer de Dios lo más importante de tu vida, comienza a cultivar en ti una vida devocional en donde cada día puedas dedicar unos minutos a Dios y en donde durante todo tu día puedas recordarte que vives para agradarlo a Él. Cuando hacemos de Dios lo más importante es cuando le logramos sacar una sonrisa a Dios, esa sonrisa que transmite lo feliz que Él se siente de que seamos conscientes de su presencia en nuestra vida.

¡HAZ DE DIOS LO MÁS IMPORTANTE DE TU VIDA!

DIOS USA LA CRISIS

DIOS USA LA CRISIS ¿Por qué me pasa esto a mi?, ¿Por qué ocurre esto ahora

¿Por qué me pasa esto a mi?, ¿Por qué ocurre esto ahora mismo?, ¿Por qué tengo que ser yo?, u otras preguntas como estas son las que nos hacemos cuando nos encontramos en alguna crisis llámese como se llame. Creo que ninguno de nosotros ora para que una crisis aparezca, no creo que alguno de nosotros este deseando con todo su corazón comenzar mañana mismo un crisis difícil de vivir, al contrario creo que ninguno de nosotros quisiéramos experimentar crisis en nuestra vida, pero la verdad es que en la gran mayoría de los casos Dios usa la crisis para llamar nuestra atención. Y es que a través de la crisis entendemos los vulnerables e indefensos que somos ante los problemas de la vida. Es en medio de la crisis cuando nuestro corazón se dispone más a buscar del Señor. Es en la crisis cuando nuestro orgullo se doblega y da a luz a la humildad que hay dentro de nosotros.

Yo pienso que a veces Dios usa la crisis para acercarnos a Él. Y es que en algunos casos si no es porque la crisis en nuestra vida aparece, no buscamos de nuestra propia voluntad a Dios. Es como que si Dios dijera: “Si no es así no te acercas a mi”.

No hablo que Dios tenga malas intenciones, porque la realidad es que ninguna crisis será más poderosa que Dios, Él siempre tiene control de todo y si algo estás experimentando es porque Dios te dará la capacidad para salir de eso. Yo pienso que a veces Dios permite que esa crisis se prolongue porque nos quiere enseñar algo o simplemente nos quiere moldear una área de nuestra vida. El pueblo de Israel vago cuarenta años por el desierto por decisión de Dios a consecuencia de la falta de fe de su pueblo. Pero aun durante esos cuarenta añosDios no desamparo a su pueblo, siempre hubo alimento, siempre hubo agua, siempre hubo respaldo de Dios, Dios se manifestaba a su pueblo a través de una columna de fuego en la noche y en el día a través de una nube que les hacia sombraprotegiéndolos así del sol. Lo que quiero que entiendas hoy es que aun en medio de la crisis Dios no te deja, Él está allí utilizando sus detalles para cuidarte, protegerte y cumplir su propósito en tu vida. Pueda que hoy estés enfrentando una crisis muy dura, pero ¿Si o no que en medio de estos momentos difíciles tu espíritu se ha sensibilizado y buscado más de Dios?, ¿No es medio de la crisis cuando derramas tu espíritu delante de Dios buscando su favor?, no veas la crisis como algo tan malo, porque después de todo esto te ayuda a mejorar tu relación personal con Dios. Si estás pasando una crisis, no te preocupes, porque Dios sigue estando allí al ladotuyo y no permitirá que salgas derrotado, y es que a veces lo que para nosotros es una derrota, para Dios es el comienzo de una victoria magnifica en nuestra vida. Dios usa la crisis para mostrarnos que es Poderoso y que tiene TODO bajo control. Usa la crisis para acercarnos más a Él y para que comprendamos que dependemos totalmente de Él. Usa la crisis para hacernos crecer y madurar espiritualmente. Usa la crisis para enseñarnos que nada en la vida esta perdido si lo tenemos a Él de nuestrolado. Usa la crisis para que por medio de ella vayamos y demos testimonio de lo queDios es capaz de hacer en la vida de aquello que le creen. En medio de la crisis aférrate a Dios, confía en su Poder, descansa en su amor, y no dudes porque si de algo debes estar seguro siempre es que DIOS TIENE TODO BAJOCONTROL.

¿RENDIRME?, ¡JAMÁS!

¿RENDIRME?, ¡JAMÁS! Una alabanza de mis queridos amigos de Holocausto Gospel de El Salvador titulada “Eresp ara p oder entender q ue: sin ti estoy tan vacío, Jesús te necesito, eres todo para mi vida y no seguiré sin ti” ( http://youtu.be/pRqYX0AAGRk ) Y es que la verdad que muchos de nosotros fuimos golpeados duramente por el mundo antes de venir a Cristo, muchos lloramos muchos, muchos sufrimos mucho, muchos perdimos cosas que amábamos, pero todo por muy duro que parezca nos hizo entender la necesidad que existía en nuestro corazón de Dios y cuando reconocimos esa necesidad y le entregamos nuestra vida a Jesús todo nuestro panorama cambio. Nadie dijo que ser cristiano y tratar de vivir para Dios iba a ser fácil, tampoco significa que es difícil, siempre nos enfrentaremos a situaciones que pondrán a prueba nuestra fe. En ocasiones sentiremos que ya no podemos más, pensaremos en rendirnos, pensaremos en abandonar todo el terreno ganado porque creeremos que las fuerzas se nos ha acabado. Habrán momentos en los que nuestro ánimo se vendrá abajo y en donde lo único que vamos a querer hacer es alejarnos de todo, cómo que si esa fuera la solución. Pero aun en medio de las tormentas de la vida, de las tempestades que nos azotan, de los tsunamis que quieran destruirnos y de los terremotos violentos que ataquen nuestra vida, aun y con todo ello debemos seguir confiando en aquel que nos enseño que sin Él nada somos. Quizá los últimos días tú que hoy me lees has sentido el deseo de rendirte, quizá por tu mente ha pasado una y otra vez ese pensamiento de dejar todo, pero, ¿Sabes una cosa?, Dios te llamo y te restauro para que hoy te rindieras, de ninguna manera, Él te llamo para conquistar y no ser conquistado, para vencer y no ser derrotado, para creer y no dudar, para avanzar y no retroceder. Hoy quiero invitarte a que por un momento te pongas a pensar todo lo que Dios hizo por ti desde aquel día en el que le entregaste tu vida. Al pensara en ese momento, ¿Te recuerdas como era tu vida sin Dios?, ahora, ¿Cómo ha sido tu vida con Jesús?, estoy seguro que ha sido el mejor tiempo de tu vida, por ello no puedes rendirte porque vale la pena luchar para seguir cerca del Señor, vale la pena luchar y no rendirte, porque Dios se merece todo tu esfuerzo. ¡Vamos! Rendirse jamás será la solución, no puedes rendirte ante la adversidad, si has tropezado y te sientes en el polvo debes levantarte e intentarlo una vez más. Tú fuiste llamado para grandes cosas y todo lo grande tiene un precio y parte de ese precio es soportar la adversidad, es soportar lo difícil, porque sin lucha no hay victoria, y es que la mayor satisfacción de la lucha es saber que no te rendiste y que por consiguiente viste los resultados que esperabas ver. Todo lo difícil tiene su precio y cuando lo obtenemos nos damos cuenta que valió la pena todo el esfuerzo, porque lo que Dios tenia preparado para ti era mejor de lo que por tu mente paso. Hoy es un día para que te esfuerces una vez más, hoy es un día para renunciar a esos pensamientos de derrota que te querían llevar a rendirte, hoy es un día de entender que si Dios está con nosotros, ¿Quién contra nosotros? " id="pdf-obj-2-5" src="pdf-obj-2-5.jpg">

Una alabanza de mis queridos amigos de Holocausto Gospel de El Salvador

titulada “Eres todo” dice en su primer estrofa: “He tenido que llorar, he tenido que sufrir, he tenido que perder, he tenido que creer para poder entender que: sin ti estoy tan vacío, Jesús te necesito, eres todo para mi vida y no

seguiré sin ti”(http://youtu.be/pRqYX0AAGRk) Y es que la verdad que muchos de nosotros fuimos golpeados duramente por el mundo antes de venir a Cristo, muchos lloramos muchos, muchos sufrimos mucho, muchos perdimos cosas que amábamos, pero todo por muy duro que parezca nos hizo entender la necesidad que existía en nuestro corazón de Dios y cuando reconocimos esa necesidad y le entregamos nuestra vida a Jesús todo nuestro panorama cambio. Nadie dijo que ser cristiano y tratar de vivir para Dios iba a ser fácil, tampoco significa que es difícil, siempre nos enfrentaremos a situaciones que pondrán a prueba nuestra fe. En ocasiones sentiremos que ya no podemos más, pensaremos en rendirnos, pensaremos en abandonar todo el terreno ganado porque creeremos que las fuerzas se nos ha acabado. Habrán momentos en los que nuestro ánimo se vendrá abajo y en donde lo único que vamos a querer hacer es alejarnos de todo, cómo que si esa fuera la solución. Pero aun en medio de las tormentas de la vida, de las tempestades que nos azotan, de los tsunamis que quieran destruirnos y de los terremotos violentos que ataquen nuestra vida, aun y con todo ello debemos seguir confiando en aquel que nos enseño que sin Él nada somos. Quizá los últimos días tú que hoy me lees has sentido el deseo de rendirte, quizá por tu mente ha pasado una y otra vez ese pensamiento de dejar todo, pero, ¿Sabes una cosa?, Dios te llamo y te restauro para que hoy te rindieras, de ninguna manera, Él te llamo para conquistar y no ser conquistado, para vencer y no ser derrotado, para creer y no dudar, para avanzar y no retroceder. Hoy quiero invitarte a que por un momento te pongas a pensar todo lo que Dios hizo por ti desde aquel día en el que le entregaste tu vida. Al pensara en ese momento, ¿Te recuerdas como era tu vida sin Dios?, ahora, ¿Cómo ha sido tu vida con Jesús?, estoy seguro que ha sido el mejor tiempo de tu vida, por ello no puedes rendirte porque vale la pena luchar para seguir cerca del Señor, vale la pena luchar y no rendirte, porque Dios se merece todo tu esfuerzo. ¡Vamos! Rendirse jamás será la solución, no puedes rendirte ante la adversidad, si has tropezado y te sientes en el polvo debes levantarte e intentarlo una vez más. Tú fuiste llamado para grandes cosas y todo lo grande tiene un precio y parte de ese precio es soportar la adversidad, es soportar lo difícil, porque sin lucha no hay victoria, y es que la mayor satisfacción de la lucha es saber que no te rendiste y que por consiguiente viste los resultados que esperabas ver. Todo lo difícil tiene su precio y cuando lo obtenemos nos damos cuenta que valió la pena todo el esfuerzo, porque lo que Dios tenia preparado para ti era mejor de lo que por tu mente paso. Hoy es un día para que te esfuerces una vez más, hoy es un día para renunciar a esos pensamientos de derrota que te querían llevar a rendirte, hoy es un día de entender que si Dios está con nosotros, ¿Quién contra nosotros?

IMITAR LO BUENO

IMITAR LO BUENO Nos es tan fácil imitar lo malo, pero tan difícil imitar lo bueno,

Nos es tan fácil imitar lo malo, pero tan difícil imitar lo bueno, y es que por naturaleza somos inclinados al mal, pero por deseo de nuestro espíritu debemos tratar de imitar el bien. Por alguna razón somos muy rápidos para adquirir malos hábitos, pero muy lentos para inculcarnos buenos hábitos. La pregunta es: ¿Qué es lo que estoy imitando?, ¿De que forma estoy siendo influenciado por imitar lo bueno?, ¿Será que realmente dentro de mi corazónhay un deseo por imitar lo bueno? Pablo le escribía a los Corintios: “Sed imitadores de mí, así como yo de Cristo.” 1 Corintios 11:1 (Reina-Valera

1960).

Yo siempre me he preguntado: ¿Seriamos capaces nosotros de decirle a las demás personas: “Sean imitadores de mi, como yo lo soy de Cristo”? Y es que la verdad muchas veces nuestra vida no está imitando a Cristo, muchas veces nuestra vida no es el reflejo de que Cristo vive en nosotros, muchas veces no estamos viviendo como hijos de Dios, pues nuestra forma de ser, de comportarnos y de actuar es muy distinta a la que Dios quiere de nosotros. Considero que cada día aprendemos algo bueno y si somos humildes y sinceros podemos concluir que cada día necesitamos aprender más del Señor, necesitamos imitarlo más, necesitamos hablar como hijos de Dios, comportarnos como hijos de Dios, reaccionar como hijos de Dios. ¿Cómo estamos reaccionando ante un mundo indiferente a Dios?, ¿Cuál esta siendo nuestra forma de vivir en ese mundo?, ¿Qué palabras salen de mi boca?, ¿Qué pensamientos hay en mi mente?, ¿Cuál es la forma en la que reacciono frente al mundo? Debemos traer a la memoria cada día que nuestra tarea es imitar a Cristo, que nuestra forma de comportarnos y vivir tiene que ser justa y piadosamente. Que nuestro propósito cada día sea parecernos más a nuestro Señor y Salvador. Imitemos lo bueno, desechemos lo malo, imitemos lo justo, desechemos lo injusto, imitemos lo humilde, dejemos la soberbia, imitemos lo espiritual y hagamos a un ladolo carnal. Hoy es un buen día para recapacitar en mi forma de actuar y conducirme por la vida, hoy es un día en donde debemos traer a nuestra memoria una pregunta y ser sincero y humildes para contestarla. La pregunta es: ¿A quien estoy imitando?, ¿A Cristo Jesús?, sino es así entonces reflexionemos muy bien sobre nuestro andar.

Centres d'intérêt liés