Vous êtes sur la page 1sur 4

Fundamentación:

El ser humano es un individuo tanto biológico como espiritual, por lo que desde su gestación
necesitará nutrir su cuerpo y su alma, función que está encomendada principalmente a su
madre y a su entorno. Ella es la encargada de mantenerlo en su útero durante cuarenta
semanas, momento en el cual el feto es capaz de sobrevivir por sí sólo en el medio externo.

En la actualidad, los controles durante la gestación se basan sólo en la salud física de la


madre y el feto, quedando totalmente excluidos temas de interés para las gestantes, quienes
sienten que se realiza una atención incompleta en cuanto a sus reales necesidades. La
Obstetricia ha eliminado progresivamente de su formación profesional aspectos espirituales
y místicos que rodeaban la labor en sus inicios, por lo que el campo laboral se ha
desvalorado y pierde cada vez más su capacidad de ampliación. Si bien en la actualidad se
han creado programas con el objetivo de estrechar la relación madre e hijo in útero, aún
queda mucho por hacer.

Tomando en cuenta lo planteado, surgen diversas interrogantes:


¿Cuál es la respuesta que necesita la mujer que vive también su gestación en los sueños?
¿Cuáles son los cuestionamientos que nos hacemos con respecto a las emociones de la
gestante? ¿Qué pueden hacer las matronas y matrones ante estas preguntas?

Dentro del útero se forma la vida, se desarrollan los órganos que nos permiten estar fuera
de ahí y percibir lo externo desde nuestra base bien formada, con la claridad del amor. Por
un lado parece tan lógico pensar que si se abordan temas que mejoren la calidad de vida y
la comunicatividad de las gestantes, aquellos que se están gestando tendrán más
herramientas para ser personas felices en el futuro y desarrollarán factores que permitan la
resiliencia frente a traumas que se puedan presentar durante su vida. Por lo que estos seres
humanos estarán favorecidos frente a otros que se han desarrollado en un ambiente de
lejanía, frialdad y poco amor.

La madre debe estar consciente de la existencia de intercomunicación con su hijo o hija in


útero, a través de la cual se logrará nutrir el alma de este individuo con el fin de que al
crecer e ingresar en la sociedad alcance su máximo potencial, en todo ámbito, ya sea físico,
espiritual, intelectual, psicológico, desarrollando una persona feliz y por lo tanto menos
expuesta a la enfermedad. Todo esto con la finalidad de crear sociedades futuras más
armoniosas.

Los controles ecográficos nos entregan gran calidad dentro de la atención médica, gracias a
estos, las gestantes y sus familias pueden visualizar físicamente a su hijo dentro del útero
amable junto con las respuestas que este futuro niño da. Antes pudieron pensarlo,
imaginarlo, sentirlo, interactuar, pero para la mayoría de los humanos occidentales
modernos, la visión nos entrega información de lo que consideramos real.

Los estudios más recientes muestran que madre e hijo enfrentan juntos los perjuicios de la
contaminación en el agua, aire y comida, pero también los beneficios de la nutrición, el amor
y la estimulación a través del útero. Hace algunos años se pensaba que los niños no
registraban impacto hasta después de los dos años, y que si lo hubiera, no lo recordarían
después, esto debido a que los nervios del sistema nervioso central no han completado la
etapa de mielinización y por ello no funcionan al 100%. Sin embargo, hoy sabemos que una
compleja serie de actividades reflejas empiezan a aparecer desde las cinco semanas de
gestación y si bien los recuerdos no se han establecido, su desarrollo se basa en estos
estímulos.
Desde el segundo trimestre del embarazo, esto es alrededor de las doce semanas de
gestación, la situación emocional de la madre, es decir, si está bajo mucho estrés, si es
abusada, si está triste, etc.; afecta de forma directa a la formación y desarrollo del feto.
Desde el segundo mes de embarazo, se puede observar al feto gestante desarrollando un
sistema sensorial cada vez más fino, que le lleva a responder de formas avanzadas ante las
situaciones externas. Podemos ver a partir de la semana nueve como los fetos patean,
mueven sus dedos y abren su boca. Sus primitivos y vacíos pulmones se empiezan a
expandir y a contraer practicando para el momento del nacimiento.

Al final del primer trimestre, los fetos han desarrollado la mayoría de sus órganos; y aunque
es imposible sobrevivir fuera del útero, es aquí dónde empiezan a desarrollar una conciencia
intrauterina.

Existen muchas investigaciones acerca de nuestra memoria celular, y cómo esta se implica
en cada etapa de nuestra vida. Por ejemplo, un niño cuya madre estuvo bajo gran estrés
durante el embarazo desarrollará de mayor forma la parte del cerebro reptiliano, el cual se
localiza en la base del cerebro. Por el contrario, un niño con una gestación amorosa,
desarrollará más el lóbulo frontal relacionado con la capacidad de mostrar nuestras
emocionesi

Alfred Tomatis fue el primer científico en estudiar el sentido de la audición en fetos y el


primero en plantear que el feto escuchaii, tomando esto como un hecho real, la estimulación
a través de la voz de la madre será un elemento muy significativo en el desarrollo
psicológico y social de este individuo.

Un punto importante es entender lo que significa la conexión como tal, dentro de la


bibliografía encontramos una gran variedad de significados. Dentro de lo semántico existen
dos puntos que nosotras consideraremos:
Conexión biológica y conexión contemplativa.
Si bien todas las mujeres relatan tener conexiones, estas difieren en sentimientos, claridad,
intensidad, expresiones, características, modos, tiempo, lugares, inspiraciones, enseñanzas
y una parte mística y/o intuitiva difícil de relatar y expresar en palabras con claridad. Basta
con preguntar “le habla usted a su guagüita” para que un universo de sensaciones afloren
en la futura madre, pero que sin embargo sean difíciles de plasmar en palabras.

Todos tenemos el concepto que para que exista comunicación necesitamos un emisor y un
receptor, pero es en esta etapa en que la comunicación se vuelve más interpretativa, ya que
dos seres se comunican a través de un mismo cuerpo.

Las personas son las unidades de comunicación que se constituyen en el acto de


comunicar. Las personas no constituyen sistemas psíquicos ni seres humanos completos
porque ni todo sistema psíquico ni todo el ser humano es requerido para comunicariii.

El legado de relatos y de técnicas cambia el medio ambiente humano y modifica a su vez a


quien lo ha producido. De modo que, el cuerpo el entorno y el artificio constituyen los
elementos organizadores de la condición humana, antes del nacimiento, durante la etapa del
desarrollo y luego más allá del hombre. Si falta una sola de éstas etapas, todo se
desmorona.

El origen de la conducta humana y sus habilidades han sido objeto de fascinación y


especulación a lo largo del tiempo, y a pesar de la carencia de un pleno conocimiento
científico, se produjeron una multitud de diferentes miradas respecto de las habilidades del
feto. Las hipótesis van desde un extremo donde el feto es considerado un individuo ya
formado, unido a su madre psicológica y físicamente, hasta el otro donde es considerado
como un conglomerado de células en desarrollo, incomunicado con su madre y con su
medio ambiente y que sólo luego del nacimiento comenzará el desarrollo psíquico.
i
El encantamiento del mundo. Boris Cyrulnick. Capítulo: La boca, el cerebro y la palabra.
ii
Escuchar se define como la disposición para percibir lo que el otro expresa. Luhmann Niklas.
iii
Teoría de los sistemas autoreferentes y autopoyéticos, Luhmann Niklas