Vous êtes sur la page 1sur 1

Un director que no cumple, un conflicto sin solución 

 
Los  máximos  responsables  de  las  cuatro  organizaciones  sindicales  en  conflicto  con  el 
Ministerio del Interior asistimos ayer a una reunión con el director general de la Policía y 
la  Guardia  Civil.  En  la  misma  nos  hizo  entrega  de  un  documento  de  17  folios,  titulado 
“Propuesta  de  actuaciones  en  el  ámbito  del  Cuerpo  Nacional  de  Policía”,  que contiene 
aspectos  de  la  jornada  laboral,  la  carrera  profesional  y  otros,  y  nos  comprometimos  a 
estudiarlo, realizar nuestras propuestas y volver a reunirnos el día 2 de abril. 
 
Esta mañana asistíamos al Congreso de los Diputados donde el portavoz de Interior del 
Partido  Popular  en  la  Comisión  de  Interior  preguntaba  al  ministro  del  ramo  sobre  la 
manifestación  del  pasado  sábado.  El  ministro  ha  respondido  con  evasivas  y  señalando 
que ayer ya mantuvimos una reunión de negociación con la dirección general. 
 
Lo que no ha dicho el ministro, ni nos dijo ayer el director general, es que mientras con 
una  mano  están  ofreciendo  diálogo,  con  la  otra  están  recordando  derechos  sindicales. 
Están  atacando  al  ejercicio  de  la  actividad  sindical  como  no  se  ha  hecho  nunca  en 
veintidós años, quizás pensando así nos debilitan, nos restan fuerza, o nos coaccionan. 
¿Serán tan torpes de creer que porque no autoricen exención del servicio para reuniones 
sindicales o cursos de formación vamos a ceder en nuestras demandas? 
 
El director general no tiene palabra o no tiene control. Y no sabemos qué es peor. Esta 
nueva  agresión  a  la  libertad  sindical  supone  la  ruptura  de  cualquier  reunión,  diálogo  o 
negociación, hasta que se garantice que se respeta el ejercicio de la actividad sindical en 
las mismas condiciones en que se viene haciendo desde hace más de veinte años. 
 
El director general dijo en la constitución del Consejo de la Guardia Civil que se habían 
equivocado  concediendo  derechos  a  los  sindicatos  policiales.  Y  parece  que  pretende 
arreglar ese presunto error por la vía de recortarlos. En derechos sindicales la policía civil 
española  está  muy  lejos  de  otros  cuerpos  policiales  europeos  de  democracias 
consolidadas. Nos queda mucho por andar. En lo que estamos muy por delante de esos 
otros países es en la pompa y el boato de nuestro director general respecto al suyo; en 
las  prebendas,  el  salario,  la  vivienda  gratis  total,  el  coche,  la  discrecionalidad  en  los 
nombramientos etc. de nuestro responsable político. En eso nos asemejamos más a una 
república bananera que a una democracia europea.  
 
Produce  pena,  y  asco,  que  con  el  Gobierno  del  talante  y  un  ministro  presuntamente 
progresista estemos recibiendo ataques a la libertad sindical. Si el director y el ministro 
quieren  sindicatos  dóciles  y  domesticados  se  han  equivocado.  No  lo  conseguirán. 
Seguimos en conflicto y estudiaremos nuevas medidas de presión.  
 
Madrid, 18 de marzo de 2009. 
Organizaciones Sindicales en UNIDAD DE ACCIÓN