Vous êtes sur la page 1sur 3

El turrón:

Monográficos

Sabor de Navidad

El turrón: Monográficos Sabor de Navidad Más de cinco siglos de historia Tipos de turrón Propiedades

Más de cinco siglos de historia Tipos de turrón Propiedades nutritivas

La Navidad ya está aquí y, como es tradición desde hace más de quinientos años, las comidas de los días más importantes del año, Noche Buena, Navidad, Noche Vieja, Año Nuevo y Reyes, incluirán el dulce por excelencia de estas fechas: el turrón.

A pesar de la evolución de los usos sociales en los últimos años, los hogares españoles conservan la costumbre de presidir el apartado de los postres con los turrones duro y blando, los tradicionales elaborados con almendra. Estos son acompañados ahora con un amplio surtido de especialidades en las que se sustituye la almendra por productos como chocolate, praliné, yema quemada, frutas, coco… Además, se elaboran turrones sin azúcar que pueden ser consumidos por las personas diabéticas.

Más de cinco siglos de historia

De origen árabe, el turrón consiste en una masa elaborada mediante la cocción de miel y azúcar, con o sin clara de huevo y albúmina, a la que se incorpora, con un amasado, almendras tostadas o peladas. Con estos ingredientes se prepara el turrón blando de Jijona y el duro de Alicante, los tradicionales.

La historia sitúa a Jijona como la pionera en la fabricación de turrón. Esta ciudad alicantina transformó la elaboración artesanal y familiar de este dulce en un proceso industrial.

Hay constancia de la elaboración artesanal del turrón en Jijona desde el siglo XIV, y así queda demostrado en escritos como el libro “Anales y Documentos históricos sobre turrón de Jijona”, de D. Fernando Galiana Carbonell, cronista oficial de Jijona. Además, se cuenta que en las celebraciones conmemorativas de la toma de Granada el 25 de enero de 1492 se obsequió con turrón a los músicos.

Monográficos

El turrón: Sabor de Navidad

No todo el mundo está de acuerdo en situar en Alicante el origen del turrón, los catalanes también reclaman la paternidad de este producto. Una leyenda reza que en 1703, tras la peste que asoló Barcelona, se convocó un concurso de pasteles que pudieran resistir un mes como mínimo sin estropearse, resultando ganador el pastelero Pau Turró o Turrons.

Sea Alicante o Cataluña el lugar de nacimiento del turrón, lo que queda claro es que su origen está ligado a la costa mediterránea, donde se producen almendras y miel de alta calidad.

Aunque hay muchas referencias a la costumbre de consumir turrón en Navidad desde muy antiguo, como atestigua el libro “Conduchos de Navidad” escrito en 1584 por Francisco Martínez Montiño, jefe de cocina de Felipe II, su popularización como dulce navideño se produjo con el lanzamiento definitivo del turrón en el siglo XVIII.

En la actualidad, la calidad de la producción de este manjar típico de España y exportado a todo el mundo está protegida por el Consejo Regulador de las Indicaciones Geográficas Protegidas Jijona y Turrón de Alicante.

Tipos de turrón

Aunque los turrones de Jijona y de Alicante son los más conocidos, existen también otras variedades como el Guirlache, Terronico y el Turrón a la piedra. Todos tienen características propias:

Turrón de Jijona: es el conocido como “blando” y debe llevar al menos un 52% de almendra y un 10% de miel pura. Además, puede llevar avellanas, clara de huevo, canela, etc.

Turrón de Alicante: es el “duro” y debe estar elaborado con al menos un 46% de almendra y un 10% de miel. También suele llevar clara de huevo, piel de limón, obleas, etc.

Guirlache: se compone esencialmente de almendras y azúcar.

Terronico: se trata de un turrón de guirlache elaborado con almendra sin pelar y en cuya superficie se añade ajonjolí o sésamo.

Turrón a la piedra: variedad de turrón preparada con almendra, azúcar, corteza de limón y canela.

Asimismo, los turrones blandos y duros se suelen clasificar en varias categorías, dependiendo de los porcentajes mínimos de almendra que contengan: Suprema, Extra, Estándar y popular.

Hoy además, podemos encontrar una amplia variedad de nuevas especialidades: chocolate, praliné, yema, crema quemada o tostada, mazapán…, que reciben la denominación de turrones diversos.

- 2 de 3 -

Monográficos

El turrón: Sabor de Navidad

Propiedades nutritivas

El turrón es un alimento de gran poder energético, rico en glúcidos,

grasas vegetales y proteínas. Su aporte calórico, que varía dependiendo de la cantidad de almendra que contenga, es elevado, por ello debe ser consumido con moderación, sobre todo por aquellas personas con problemas de sobrepeso.

A

pesar de su alto valor calórico, el turrón es un producto saludable

y

compatible con la dieta mediterránea gracias a que está elaborado

con materias primas naturales.

Las grasas del turrón proceden de la almendra, un fruto cardiosaludable, y no contienen colesterol. Se trata de grasas con un alto contenido en ácidos grasos insaturados, como el linoleico.

La miel posee una gran variedad de sales minerales y una gran riqueza vitamínica. Su aporte energético principal procede de los hidratos de carbono.

Otra de las ventajas de este tradicional dulce es que aporta vitaminas (A, E, grupo B), potasio y fósforo.

Todas estas propiedades nutritivas, además de por su delicioso sabor, invitan a degustar estas Navidades el dulce español por excelencia.

- 3 de 3 -