Vous êtes sur la page 1sur 214
MARCO ANTONIO MÖNGE ARÉVALO 1

MARCO ANTONIO MÖNGE ARÉVALO

Bajo tres frentes Ser periodista en Guerrero

GUERRERO

MÉXICO

Bajo tres frentes Ser periodista en Guerrero

Marco Antonio Mönge Arévalo©

Primera edición, 2009

D.R. © 2009 Chilpancingo, Guerrero. México

ÍNDICE

INTRODUCCIÓN…………..…………………………….………..6

1. EL ESCENARIO……………………………………………… 12 ..

  • 1.1 Quien tiene el poder pone las reglas…

………………19 ...

1.1.1 Reporte interno.…………………………… 31 ..

1.1.2 Las mordidas de lengua de Z……………… 34 ..

  • 1.2 Cuando la violencia genera silencio…………………

39 ...

  • 1.3 ¿Un poder fáctico?

58

1.3.1 El caso Amado Ramírez……….…….… …75 ..

  • 1.4 Los golpes del poder gubernamental…………… ……85 ..

  • 1.5 El sistema de justicia guerrerense en total desierto…..105

1.6 El sistema de medios impresos en Guerrero…………111

2.

EL DÉFICIT……………………………………………………116

  • 2.1 El hundimiento………………………………….……145

  • 2.2 La unidad del gremio, inexistente……………………153

  • 3. DE LA DISCRECIONALIDAD A LA LEGALIDAD. UN PRIMER PASO……………………………………

…….164 ...

  • 3.1 El desembolso……………………………………… 164 ...

  • 3.2 Transparencia………………………….…………… 176 ..

  • 3.3 El desafío…… ………………………………………183 ..

  • 4. AL CIERRE……………...…………………………………….191

  • 5. ANEXOS……………………………..…………………..…….197

INTRODUCCIÓN

G uerrero es un estado donde la pobreza, exclusión social, intolerancia, sectores marginados, discriminación, corrupción, bajo

perfil del sector político, guerrilla, las ejecuciones, levantones e impunidad, son escenarios cotidianos; en el que además, la presencia del crimen organizado y narcotráfico va en aumento. Bajo este escenario, día a día, trabajadores de los medios de comunicación, se enfrentan a la “difícil” labor de ser periodista.

Por ello nos dimos a la tarea de encuestar 1

a periodistas en activo de las siete regiones del estado, y entrevistar de manera directa tanto a reporteros de prensa escrita 2 , como a directivos de los principales medios impresos en Guerrero. Sus declaraciones fueron concretas y sin miedo a la autocrítica, pero con “temor a hablar de más”. Quienes están acostumbrados a preguntar fueron cuestionados; quienes cotidianamente pulsan el botón rec de la grabadora para entrevistar fueron entrevistados. Las respuestas recabadas rescatan el sentir de los reporteros, de aquellos que hacen la talacha, los de a pie, los que se encuentran en el frente de batalla. En este trabajo no sólo “hablan” los datos duros, sino las voces de los propios periodistas partiendo de una autocrítica hacia el desarrollo de su profesión y sobre todo el temor que ha instaurado el crimen organizado. Únicamente un par de excepciones replicaron:

“te contesto sólo porque te conozco, presiento que estos datos se irán a algún lado, o ¿a dónde se irán

1 Algunas preguntas fueron autorizadas por el Fondo de Periodismo Argentino. 2 Los reporteros de prensa escrita son, en su mayoría, quienes surten a los noticiarios de radio, en los municipios hasta televisión.

estos datos?”

presumiendo que el gobierno enviaba

... a quien esto escribe a recabar información… …pero ¿para qué? Si el gobierno sabe quiénes son: tiene un perfil detallado de cada periodista. Los resultados son contundentes y alarmantes:

bajos salarios, falta de profesionalismo y de compromiso ético; la presión del poder político y de un nuevo poder fáctico que sobrepasa al del Estado: el crimen organizado, son los tres frentes que debilitan el ejercicio periodístico en Guerrero. Las situación laboral de los periodistas es limitada, con sueldos que oscilan entre los 300 a mil 500 pesos quincenales, carencia de seguridad social, y empresas dedicadas a la comunicación que no pagan sus servicios profesionales (en esos casos los periodistas tienen que negociar monetariamente la información con sus fuentes), lo que vulnera la ética de muchos, convirtiéndolos en blanco fácil del poder económico de políticos y funcionarios del gobierno. La carencia de profesionalismo es evidente, la mayoría de los reporteros son empíricos; su formación profesional no está ligada al periodismo o a las Ciencias de la Comunicación, y han visto en la prensa la última opción para emplearse.

El vacío de un periodismo de investigación es innegable. La calidad informativa y visual es, en algunos casos, deprimente. Observamos que el dinero se antepone a los intereses sociales, pues la ruta crítica de los medios de comunicación, se inmoviliza ante el poder económico del gobierno, quien utiliza el presupuesto asignado a la publicidad oficial para estimular la autocensura, ejercer presión contra la libertad de prensa, y manejar como “pieza estratégica” a los medios de comunicación para convertirlos en voceros del poder. Además, existe resistencia a legislar en cuanto al presupuesto asignado para publicidad oficial. Las presiones del poder gubernamental, ya sea político o monetario, no sólo se dan hacia los directivos o a los dueños del cuarto poder 3 , documentamos casos en los que el gobierno ha amedrentado a compañeros periodistas con el afán de que no levanten la voz.

3 Los dueños del cuarto poder. Título del libro de Francisco Vidal Bonifaz. Planeta. México, 2008. La tesis del autor es que los medios de difusión masiva sirven como “instrumentos que generan enormes cantidades de dinero y encumbran a sus principales accionistas”.

El

crimen organizado se ha vuelto una

institución de terror en las regiones de Acapulco, Tierra Caliente, Centro, y la Costa Grande. La violencia por parte de grupos delictivos ha ocasionado que los reporteros y medios de comunicación incurran a la autocensura: “estamos en una condición complicada, porque no hay autoridad que nos proteja, una autoridad en la que confiemos”, dicen.

El terror implementado por el crimen organizado ha dado un duro golpe a la libertad de expresión. Ante esa situación, sobresale que los periodistas se encuentran desorganizados, o “ya no creen” en la que hasta años anteriores era una organización consolidada: el Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SRNP), y las pocas organizaciones que han surgido van desapareciendo por la falta de compromiso y/o por la dinámica reporteril de cada trabajador, y ante amenazas por parte del crimen organizado no hay organizaciones que den señales de alerta.

Por si fuera poco, observamos que las escuelas de Ciencias de la Comunicación escasamente han logrado perfilar periodistas con los mínimos estándares de profesionalismo.

***

El objetivo de este trabajo es construir la información a partir de lo establecido y llevarla al debate público:

estudiantes, intelectuales, académicos, políticos, periodistas e incluso a los dueños del cuarto poder, para generar reflexión, revisar las debilidades del gremio y se puedan generar acciones que lo fortalezcan. El llamado en este documento no es sólo al sector político y gubernamental, sino, también, a la sociedad que nada ha exigido a sus medios de comunicación.

1. EL ESCENARIO

  • L a llegada de la alternancia al poder en Guerrero causó expectativas en la sociedad y en el gremio periodístico no fue la excepción.

Se supuso que con el arribo de la izquierda –puesto

que el candidato ganador fue postulado por el Partido de la Revolución Democrática (PRD)- se fortalecerían las libertades democráticas. Acostumbrados a observar cómo medios de comunicación estaban circunscritos a ser la vocería del gobernante en turno, donde los excesos eran evidentes, existían numerosos “medios de comunicación” -editados por gente que no tenía nada que ver con el medio periodístico-, semanarios que se

imprimían una edición al mes, para repartirlo en los escritorios de las oficinas de gobierno. Publicaciones de las cuales sus dueños cobraban en Casa Guerrero convenios que iban desde 10 a 20 mil pesos, según el compadrazgo. “Tener un periódico era uno de los mejores negocios. Hasta el pasquín más mal hecho y más modesto tenía un ingreso en la Dirección General de Comunicación Social”, dice Rogelio Agustín Esteban, reportero y corresponsal en Chilpancingo, de Vértice y El Sol de Acapulco. En su libro La alternancia del Gatopardo, el analista guerrerense Jorge Salvador Aguilar explica que en Guerrero durante los casi 80 años del imperio del régimen priísta la inmensa mayoría de los medios de comunicación jugaron un papel de alcahuetes, siendo sometidos por el chantaje, la presión, la amenaza o la violencia abierta. Subraya que la tarea de los medios no sólo era la de hacer pasar como legitima la política del sistema, sino ayudar a formar una mentalidad pública adecuada a los intereses del bloque dominante. El Partido Revolucionario Institucional (PRI) supo manejar a la prensa: en La otra guerra secreta, los archivos prohibidos de la prensa y el poder, de Jacinto Rodríguez Munguía, se detalla cómo el autor

encuentra un documento de 41 cuartillas, en el Archivo General de la Nación, un escrito que a decir de Rodríguez Munguía, es una “obra de arte de filosofía y estrategia política mediática en su más alto nivel”. No nos asombre saber que este documento, elaborado para el PRI-gobierno de 1965, haya sido utilizado también en los estados de la república mexicana gobernados por ese instituto político, entre ellos Guerrero. Aquí un fragmento del documento que detalla la estrategia que debería implementar el PRI en materia de medios impresos, el cual nos ayudará a comprender por qué en Guerrero tuvieron (y tendrán) afluencia las publicaciones semanales, así como la importancia del dinero como instrumento de poder:

La información que desprenden los actos del PRI, es por lo general fría y poco espectacular, a fuerza de ser voluminosa y en cierto modo monolítica. Estas informaciones cobran interés, crecen, se dimensionan en los periodos próximos a las elecciones y en los que se suceden. De ahí la necesidad de utilizar, para trascender los actos del Partido, de las publicaciones semanales. Las revistas no precisan de la peligrosa exigencia de “actualidad” de los periódicos.

Antes de revisar las posibilidades editoriales de las revistas, es conveniente señalar para la prensa en general —la de todo el país— algunas consideraciones importantes. Las informaciones del PRI tienen, de común, un costo. De ahí que sus presupuestos de publicidad sean en ocasiones exagerados. Esto no puede evadirse: la publicidad, para ser efectiva, tiene que ser técnicamente controlada. Los periódicos tienen la obligación de INFORMAR. Pero el modo queda al arbitrio de sus ejecutivos. La publicidad de las noticias del PRI —si se desea un grado de saturación y efecto populares satisfactorio— debe ser controlada. Y ejercer un control de “espacio”, “presentación”, “cabeceo”, etcétera, cuesta dinero. 4

El análisis creado en torno a las publicaciones semanales no sólo se vierte en sus contenidos, sino en su modo de sobrevivencia:

La mayoría de ellas (publicaciones semanales) está encaminada a obtener la asistencia económica de las dependencias federales, asistencia que en muchos de los casos rebasa todos los cálculos. El método que utilizan para sus fines es atacar a los funcionarios y condicionan, ya que el elogio o el

4 La otra guerra secreta, los archivos prohibidos de la prensa y el poder. Jacinto Rodríguez Munguía. Debate. México 2007. Pág. 80.

silencio de la publicación, a igualas mensuales y a volúmenes de publicidad.

En épocas de los gobiernos del PRI en Guerrero la relación entre la mayoría de reporteros era de valores entendidos pero, sobre todo, de control hacia los periodistas mediante el dinero. “Hubo un sector muy importante de periodistas en esta situación, vivían con base a un salario, no de un convenio publicitario”, afirma Israel Flores, reportero y corresponsal, en Tierra Caliente del Debate de los Calentanos, y El Sur. Todas las Secretarías de despacho contaban con una Dirección de Comunicación Social lo cual beneficiaba tanto a periodistas como a los dueños del cuarto poder: ahí, estos últimos cobraban jugosos montos económicos tanto en la Dirección General de Comunicación Social del Gobierno del Estado, como en las sucursales establecidas en las Secretarías. La idea era que los secretarios de despacho no sólo tuvieran poder político o económico, sino el poder suficiente para controlar a los medios de comunicación, a fin de servirse de la publicidad en medios y llegar bien posesionados al momento de contender en un cargo de elección popular.

En muchos de los casos los valores entendidos se volvieron alianzas: desde las oficinas de prensa del gobierno se escribían columnas que eran firmadas por “periodistas” que salían en defensa del Estado. Pero cuando el poder del dinero no era efectivo para callar las voces críticas del periodismo, entonces se acababa el medio informativo, o el periodista; “te perseguían o te desaparecían” 5 . “Fueron épocas en las que se presionó o se compró a la prensa en Guerrero. Era difícil no someterse, sabiendo que se olía a muerte. Y todavía más grave (es que) nunca se ha aclarado un crimen, (y) menos se aclararía el de un periodista”, narra el periodista Rodrigo Huerta Pegueros 6 .

***

Un dato que nos podría dar una idea cuál era el manejo de los recursos en los gobiernos priístas es el proporcionado por el actual gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo a través de la Ley de Acceso a la Información Pública Estado de Guerrero, donde se

5 Misael Habana de los Santos, corresponsal en Acapulco de La Jornada. Entrevista con el autor. 6 María Idalia Gómez Silva, Mapa de Riesgos para Periodistas, 2006. Sociedad Interamericana de Prensa

desglosa que en el 2005 el gasto invertido para medios de comunicación fue de 15 millones 787 mil 653. 84 pesos, distribuidos en:

televisión: 4 millones 772 mil 459.75 pesos radio: 3 millones 951 mil 409.21 pesos

y

prensa

escrita:

7

millones 63

mil

784.88

pesos.

 

Observamos que quién mayoritariamente fue beneficiado era el sector de prensa escrita. Es de suponerse que los compromisos adquiridos por el gobierno del René Juárez Cisneros (1999-2005), en cuanto a publicidad gubernamental, fueron dirigidos a ese sector siguiendo la idea del PRI que “la palabra impresa es la que mayor impacto alcanza en la masa”, y pagados por el de Torreblanca Galindo, que en el año natural que, para él, sólo serían nueve meses, pues entró en funciones en abril de 2005. Después habría cambios. Del desglose del presupuesto asignado a medios de comunicación en el periodo de Juárez Cisneros, la oficina de prensa del gobierno del estado informó no contar con esa información.

1.1 Quien tiene el poder pone las reglas

En abril de 2005, se suponía que los cambios en el gobierno serían por default, cosa que no se dio. Hubo dos funcionarios ratificados en áreas estratégicas para el Estado: Turismo y Comunicación Social, Alberto Rodríguez Escalona y César Bajos Valverde, ambos cercanos colaboradores del ex gobernador René Juárez. Las Direcciones de Comunicación Social que operaban en las secretarías de despacho se “eliminaron” y en su lugar hoy cuentan con “Enlaces de Prensa” u oficinas de prensa encubiertas. La idea es hacer un filtro informativo que pase por la Dirección General de Comunicación Social y que el gobernador tenga el control de los medios de comunicación para no compartirlo con sus secretarios de despacho, como ocurrió –según una fuente gubernamental confidencial- con el ex Secretario General de Gobierno, el extinto diputado Armando Chavarría Barrera, “quien tiene aspiraciones de ser gobernador (…) la idea fue, cuando era secretario de Gobierno, quitarle el control que antes tenían las Direcciones de Comunicación Social”. Las voces en cuanto a la política de comunicación social delimitada por parte del

gobernador Zeferino Torreblanca son diversas; la mayoría coincide que al haber “depurado” las listas de empresas que cobraban un convenio publicitario o de reporteros que percibían algún “apoyo” económico fue una buena forma de acabar con viejas prácticas “porque terminó con el dispendio y el despilfarro que hacia el anterior gobernador. (Antes) salían periodistas hasta por debajo de las piedras, periodistas que sus faltas de ortografía las llevaban hasta en las huellas digitales”, precisa Ignacio Hernández Meneses, reportero del Diario 17, Acapulco. En ese sentido habla el fotoperiodista freelance en Acapulco, Claudio Vargas:

Ayudó mucho porque había una familia que tenía 10 miembros y todos tenían una revista y todos hacían fila y cobraban, yo siento que en esto de río revuelto ayudó mucho porque “limpió”. Mucha gente que comía del presupuesto del gobierno y que tenían revistas desaparecieron. A unos los ayudó en ese sentido pero a otros no, algunas revistas que tenían su convenio se lo cancelaron porque no se llevaban bien con el gobernador, y como no hicieron lo que el gobernador decía, simplemente los borraron de la lista.

Algunos de los medios de comunicación afectados con esta nueva política de comunicación social

acusaron al gobierno de Torreblanca Galindo de manejar los convenios publicitarios como un arma. En este tenor, se encuentra el caso del periódico El Sur, un hecho particular porque a todas luces el periódico abrió sus páginas a Zeferino Torreblanca cuando éste era candidato a gobernador por Guerrero. Después, el distanciamiento fue evidente, “ya que al ejercer el poder Zeferino retiró el convenio que el periódico mantenía con el gobierno del Estado”, a decir de su director general Juan Angulo Osorio.

Se suponía que nosotros no podríamos criticar a un gobierno que venía de la izquierda, cuando la función del periodismo es… no es depender de ningún partido político, de ningún poder, la función del periodismo es representar a la sociedad, frente a los poderes establecidos, ser el vocero de la sociedad, y no ser el vocero del gobierno. Se suponía que, como en nuestro periódico se le daba mucho espacio, a la oposición de izquierda, que, cuando esta oposición de izquierda fuera poder nosotros nos convertiríamos en un órgano de propaganda de esta izquierda en el poder, y bueno es claro que no es la línea editorial del periódico. Había una línea crítica cuando éstos eran dirigidos por el PRI y pues esa misma línea crítica debiera permanecer, y fue lo que hicimos.

Nosotros no cambiamos, nosotros seguimos en la misma línea crítica, y eso no le gustó al nuevo gobierno y respondió igual que respondieron en su tiempo los gobiernos del PRI: cortar los convenios de publicidad.

Muchos periodistas y directores de medios argumentan que el actual gobierno no tiene una política de comunicación social, pero otros como el periodista Rogelio Agustín piensan que Zeferino Torreblanca es más astuto en el trato con los medios de comunicación “porque no podrá tener un operador que esté negociando con los editores, pero él lo hace directamente y sabe intimidar, porque aplica una política muy gástrica, al restringir los convenios”, afirma. Juan Angulo critica las medidas aplicadas: “Las políticas siguen siendo las mismas, ‘no pago para que me pegues’, exactamente las mismas reglas, no hay ningún cambio, hay una oposición de legislar en la materia y precisamente para mantener esta discrecionalidad en el manejo presupuestario. Los medios que se favorecían con el PRI, siguen siendo los mismos que se favorecen con el gobierno del PRD”.

Lo mismo opinó al respecto el corresponsal del periódico La Jornada y fundador de La Jornada Guerrero, en Acapulco, Misael Habana de los Santos:

Zeferino considera a la publicidad como una inversión de imagen: “no te pago para que me golpees”, si yo te pago cuando menos respétame. He oído que Zeferino lo dice: te doy publicidad, pero yo no te estoy diciendo que no digas lo que tengas que decir, sino que des espacio a mis opiniones y que no tergiverses lo que diga.

***

Desde el arribo al poder Zeferino Torreblanca, hay choques entre él y los reporteros a quienes ha llamado “mercenarios de la pluma”, “mafiosos”, “extorsionadores” o en voz del exdiputado local por el PRD, Fernando Pineda Ménez, quien pertenece a su grupo político: “gansters del periodismo”. “Yo nunca había visto que un periodista renegara tanto de ser periodista (sic) como al tiempo de que llegara Zeferino Torreblanca, un hombre que dijo ser pulcro, enemigo de las corruptelas dio una apariencia de ser equilibrado en todo. Y no, llegó con un odio espantoso, yo la verdad no tengo idea qué le hicieron los periodistas a Zeferino, pero llegó con un

hígado destrozado al gobierno, y su principal objetivo era matar de hambre a los periodistas como si él les estuviera dando empleo directamente. Empezó a cancelar convenios y fue selectivo”, dice Claudio Vargas. Al ya no obtener recursos económicos del gobierno del estado los dueños del cuarto poder y directores de “medios” modificaron su estrategia de “trabajo”, algunos ejercen su profesión “formalmente”, otros se refugian monetariamente en los Ayuntamientos; u otros se oxigenan con las campañas de promoción política. El cambio de actitud no sólo se vio reflejado en la falta de periodistas en las conferencias de prensa, sino también lo revelan datos de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, La población de 14 años y más, ocupada en el grupo de ocupación periodistas y redactores en Guerrero.

Según el documento, en el tercer trimestre del 2005, en Guerrero se encontraban ejerciendo la profesión 874 periodistas; para el cuarto trimestre de ese año, bajó casi al 50 por ciento, con 453; al primer trimestre del 2006, disminuyó a 271; para el primer trimestre de 2007 se elevó a 342, pero vino el desplome al tercer trimestre de 2007 con sólo 180, en el mismo trimestre de 2008 se elevó a 946; sin

embargo, para el segundo trimestre de 2008 eran sólo 376, los periodistas que se encontraban en activo.

embargo, para el segundo trimestre de 2008 eran sólo 376, los periodistas que se encontraban en

La falta de subsidio económico a los medios de comunicación y la “reorganización” en apoyos a periodistas por parte del gobierno de Zeferino Torreblanca impactaron en los ingresos de los dueños del cuarto poder y de quienes se dedicaban al “periodismo”. En el tercer trimestre de 2007 se registró la peor caída en dos años con sólo 180 periodistas ejerciendo. Para el año siguiente se dio un incremento en el primer trimestre; sin embargo, vino el desplome al segundo trimestre (variación anual, cuatro trimestres de cada año). Fuente: Elaboración propia con datos de la de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo 2008.

No se sabe a ciencia cierta qué originó este repunte en cuanto a contrataciones de periodistas. Lo único cierto es que el gobierno comenzó a contratar más espacios de publicidad y a celebrar más convenios con distintos medios informativos, después de un período de austeridad. Y hoy hay más oxígeno… para los siguientes años los pronósticos son buenos. Se espera que el número de quienes se dedican al “periodismo” aumente ya que buena parte de los ingresos de los periodistas y los medios de comunicación donde trabajan se valen de las dádivas y actividades propias del sector político. En esa tesitura, el PRD está aprendiendo a “trabajar” más de cerca con los periodistas y sus medios de comunicación, algo que el PRI ya sabe hacer.

La receta es simple: DINERO.

Con el

regreso del PRI en las elecciones del

pasado 5 de octubre del 2008, este panorama “alentador” para los periodistas tomó forma… Observemos: en 2005 el PRD contaba con 22 diputados mientras que el PRI con 13 legisladores; el PRD ganó 40 alcaldías, mientras que el PRI 33. Durante ese periodo se redujo el número de

periodistas.

Hoy, tras los resultados electorales del 2008, la conformación política cambió: en el Congreso de Guerrero las dos principales fuerzas políticas en el estado cuentan con 18 escaños cada una; el PRI gobierna 40 de 81 municipios, mientras que el PRD sólo 25. Dato aparte es que, según analistas políticos, el PRI podría repuntar en la elección a gobernador. Tomamos como muestra a Acapulco, municipio que en 2005 gobernaba el PRD y que para el 2008 recuperó el PRI, donde ya hay un resurgimiento 7 de periodistas y semanarios que, en épocas del PRD, fueron excluidos. En conclusión: el PRI sabe que necesita de publicidad para lograr su objetivo. La publicidad cuesta dinero… dinero que el PRI está dispuesto a invertir y “periodistas” dispuestos a percibir.

7 Así lo reflejaba en su editorial el periódico Diario 17 de Acapulco, el 6 de enero de 2009: “Hace nueve años… y seis meses. Los periodistas de Acapulco salieron de quién sabe dónde. No se fueron. A pesar de la desaparición de muchas pequeñas empresas editoriales familiares. A pesar de la represión sistemática y el retiro de subsidios. No se han ido. Necios que son. Ahí siguen”. El comentario fue en referencia por el festejo del día del periodista, en Acapulco. Donde un salón del hotel Crown Plaza lució abarrotado de periodistas.

***

En cuanto a la corrupción periodística, el gobernador de Guerrero no erradicó estas prácticas, sino que las modernizó: ahora otorga monederos electrónicos, a los que simpáticamente los periodistas llaman chayotarjetas 8 . “No hay la suficiente calidad moral como para que él quiera hacer una limpia porque no ha sido congruente. Si somos una mafia, ¿por qué a un grupo selecto de periodistas les regaló monederos electrónicos?, ¿por qué acrecentar esa mafia? No es congruente”, ataja Fernando Santamaría Cruz, director del periódico El Faro, en Marquelia. Esta acción no sólo pervirtió las formas, sino que debilitó incluso a organizaciones de periodistas a tal grado de confrontar a los propios comunicadores:

“vino una etapa mortal para la Asociación de Periodistas del Estado de Guerrero que fue el ofrecimiento del gobernador de los famosos monederos electrónicos; nuestro secretario de Organización, José Luis Méndez, aceptó, otros

8 En el argot periodístico, se define al “chayote” como el pago, soborno o incentivo que recibe un reportero para utilizar su labor en beneficio de determinados intereses.

compañeros también, y de allí vino un choque directo”, refiere Rogelio Agustín. “Este gobierno es más selectivo, y tienen una cartera de privilegiados a discreción. Eso no debe permitirse”, precisa Claudio Viveros Hernández, corresponsal de Monitor y El Sur, en Taxco de Alarcón. Pero para otros, este “apoyo” gubernamental es mejor que la corrupción del pasado “pero es corrupción al fin”, admite un periodista que pidió omitir su identidad. Y explica: “es mejor que se entregue una tarjeta electrónica o dinero electrónico que dinero en efectivo o depósitos bancarios pues esto, inconscientemente, genera en el beneficiario una nueva forma de gastarse de este dinero, una forma más familiar; quienes reciben la tarjeta compran su despensa, para su familia, en tiendas departamentales (Bodega Aurrerá y Sam’s Club) o invitan a comer, a su familia, en los restaurantes donde ésta es aceptada (Vip’s y El Portón)… es mejor gastarse este dinero así, que tenerlo en efectivo; hay un control para que no se gaste personalmente y ayuda en mucho a la economía de un hogar”. “Pero es corrupción al fin, eso que ni que”, remata.

***

Si antes los medios de comunicación limitaban su información para seguir congraciándose con el gobierno en turno, ahora la situación es que sigue habiendo autocensura, pues las empresas restringen su información para no perder lo poco que les da el gobierno estatal. Llama la atención lo camaleónico que llegaron a ser algunos periodistas, sobre todo columnistas, quienes en nombre de los beneficios económicos que les da el gobierno se olvidaron de la protección que brindaban a políticos y gobernantes del PRI y hoy alaban al actual gobernador. El cambio de figuras en el poder no garantiza que haya un cambio también en el manejo de los recursos asignados para medios de comunicación. Sólo hay un objetivo palpable: controlar a los medios de comunicación. Si bien es cierto, como veremos más adelante, la mayor parte del gremio periodístico en Guerrero no cuenta con un alto perfil profesional y ético, eso no da pie a voces de odio y tener una declarada guerra hacia a aquellos sectores que no piensan como el poder quisiera.

1.1.1 Reporte interno

Al inicio de este trabajo recordábamos cómo algunos reporteros preferirían no contestar o con cierta desconfianza daban alguna respuesta, suponiendo que el gobierno enviaba a quien esto escribe a sondear y conocer las debilidades del gremio periodístico. En nuestra introducción afirmamos que el gobierno cuenta con un perfil detallado de cada periodista. Esa tesis la fundamentamos en documentos y testimonios de un funcionario del gobierno estatal que pidió omitir su nombre. La fuente detalló cómo el gobierno del estado realiza sondeos en las siete regiones de Guerrero sobre el comportamiento de medios de comunicación y periodistas, “en especial el trabajo está enfocado para saber el comportamiento de periodistas, y si éstos reciben estímulos económicos”, señaló. Estos reportes –de los cuales el autor tiene una copia- detallan las condiciones de las delegaciones de Comunicación Social en las siete regiones de Guerrero; cita a periodistas con los cuales podrían “trabajar”, promoviendo beneficios económicos como monederos electrónicos. En algunos casos, resalta la presencia de periodistas con quienes el gobierno del estado prefiere

“no trabajar” y detalla niveles de profesionalismo, con lo que se deja sentir una tendencia, por parte del Estado, al espionaje en agravio de periodistas. Los documentos detallan nombres de periódicos por importancia, describe su forma de sustento económico: si tienen dependencia oficial o si abren sus páginas al poder económico. “En los reportes se siguiere trabajar con esos periódicos, así como con los corresponsales y los conductores de noticiarios, y se afirma que los reporteros locales acostumbran a vender su trabajo, y se mencionan nombres de a quiénes les han entregado o están por entregarles monederos electrónicos, los reportes están en manos del Coordinador General del Ejecutivo estatal, Humberto Sarmiento Luebbert”, afirmó el funcionario. El documento y las declaraciones de la fuente arrojan algunos comentarios y cuestionamientos:

La elaboración de dicho material es la representación de acciones de gobiernos anteriores, criticadas en su momento por el gobernador Zeferino Torreblanca, las que hoy se comenten en nombre de la democracia, y son promovidas por Sarmiento Luebbert, a quien se le tomó protesta y asignó dicha actividad “en el marco de las acciones para reorganizar la vida del estado, en función de nuevas

prácticas políticas y de gobierno que permitan la sustentabilidad y el desarrollo de la vida democrática”, como se lee en el boletín de prensa No. 048-07, emitido por la Dirección General de Comunicación Social del gobierno estatal. Léase: “nuevas prácticas políticas y de gobierno que permitan la sustentabilidad y el desarrollo de la vida democrática”. No hay ninguna novedad. Observamos pues, que las acciones llevadas a cabo por la “izquierda” de Zeferino Torreblanca, son las mismas que ha criticado. Prosigue el boletín: “No se trata de engrosar la estructura administrativa del estado, sino que se aprovechen y reestructuren todos los recursos de que se dispone, generando ahorros al eliminar duplicidades en las áreas que hoy mantienen las distintas oficinas bajo su mando tales como unidades de apoyo administrativo e informático”.

Si

su

función

es

la

de

ahorra

y

eliminar

duplicidades, ¿por qué promueve acciones de beneficio económico para periodistas en pro de la imagen del Ejecutivo?, ¿por qué realizar una función que vendría a ser del Director General de Comunicación Social, Manuel Nava García? Si las acciones y políticas de los gobiernos anteriores han

quedado atrás ¿por qué se promueve el contra periodistas?

espionaje

Las respuestas serán las mismas que

encontraríamos

en

los

años

de

los

gobiernos

anteriores. Este gobierno

de

“alternancia”

no

ha

modificado el escenario de corrupción simulación.

y

de

Estos reportes no dan buenas noticias a la democracia que aspiramos los guerrerenses. Es pues,

el poder que tiene nombre y apellido, los

otros

nombres y apellidos, los pondrán aquellos que acepten

“trabajar” en beneficio de la imagen del Ejecutivo Estatal.

1.1.2 Las mordidas de lengua de Z

Las teclas de una computadora portátil rompen el silencio en una iluminada habitación. Sólo en momentos en que el tipeador medita lo que escribirá dejan de sonar y el silencio se vuelve intenso. Su dedo medio pulsa la tecla retroceso, piensa en lo que acaba de escribir, las letras no le saben, borra el texto. Regresa a romper el silencio y escribe:

Relación ante los medios

En la historia de Guerrero, la prensa ha sido fundamental en la conformación de la identidad y la fortaleza de las instituciones. No fue breve el periodo en la que los medios de comunicación estuvieron condenados a trabajar bajo la tutela del gobernante en turno, con el riesgo de perder los privilegios que le representaba la sumisión al poder.

La espectacularidad de los hechos, la sonoridad de los actores, la profundidad de las heridas y rencores abiertos y el escándalo por los favores ofrecidos o recibidos, acabaron por deteriorar la relación de los medios con el Estado. La cooptación silenciosa y el juego de simulaciones explican en buena medida el estancamiento de este sector y su incapacidad para colocarse a la altura de los cambios que la sociedad exige.

Con premisas sesgadas no se puede hacer ni critica, ni política. En mi opinión, el compromiso de los medios es con la verdad pública. Donde quiera que esta se encuentre. Su herramienta es la crítica, desde una tribuna que no es la del partido o del Congreso, sino la simple palabra, que no es poca cosa ...

Especialista en medios de comunicación y conocedor del pasado y presente de la prensa en Guerrero, el tipeador escribe con esquemas mentales previos:

…Las transacciones e incluso las complicidades que se establecían entre los medios de comunicación con el poder constituido, que administraba y repartía prebendas y castigos, abría o cerraba canales de financiamiento, apoyaba o asfixiaba según criterios de eficacia o funcionalidad, no tienen espacios en este gobierno. Con los medios de comunicación se reglamentó la colaboración, mediante convenios explícitos de alcances y formas de trabajo para terminar con la práctica largamente arraigada de cooptarlos para publicitar la imagen del mandatario estatal y evitar las críticas y ataques a su persona…

El tipeador detiene su tarea, sabe que necesita dar al discurso, un toque político y elegante para persuadir y convencer. Vuelve a romper el silencio de su habitación:

…Por convicción, seguiremos siendo respetuosos de la crítica y de la libertad de expresión, a pesar de los excesos que cometen algunos medios y comunicadores; prefiero esos excesos que volver a la práctica del

control de medios y la manipulación de la información mediante dádivas u otra clase de prebendas. Con los medios de comunicación, mi gobierno continuará sosteniendo una relación de profundo respeto y reconocimiento a la labor que desarrollan para mantener amplia y verazmente informada a la sociedad, así como para invitarla a la reflexión y el análisis serio que le permita encontrar siempre mejores caminos para su desarrollo. Por ello, no nos prestamos ni nos prestaremos a desvirtuar su trabajo para favorecer corrientes de opinión en torno a nuestra persona o la de cualquiera de los funcionarios estatales. Si en cambio, les ofrecemos toda nuestra colaboración y apoyo para que cumplan con su cometido frente a la sociedad y lo hagan con toda objetividad y plena convicción. Ciertamente hemos buscado algunos mecanismos que de manera clara y transparente permitan apoyar en mejores condiciones de vida a los profesionales de los medios que así lo requieran, pero nunca para orientar, subordinar o condicionar el ejercicio de su actividad cotidiana. Mi administración heredó de administraciones pasadas relaciones con medios e informantes que cobraban jugosos honorarios, mismos que fueron eliminados o reducidos a la luz de la nueva política de comunicación social; así el presupuesto en

comunicación social se redujo en más del 50%. 9

9 http://guerrero.gob.mx/pics/edito/241/file.357p.pdf

Las 522 palabras escritas en torno a medios de comunicación e introducidas en el discurso con motivo del primer informe del gobernador de Guerrero fueron leídas por Zeferino Torreblanca Galindo el 21 de abril del 2006 en el Congreso local. Torreblanca intentaba hacer comunicación política, pero fue abucheado por algunos periodistas, en el recinto legislativo guerrerense.

1.2 Cuando la violencia genera silencio

Estamos en una condición complicada, porque no hay autoridad que nos proteja, una autoridad en la que confiemos. Sí, es autocensura. Ahora que haya una situación de psicosis, que estemos asustados, no hay tal, porque tratamos de ser cuidadosos y no involucrarnos en los conflictos de estos grupos de delincuencia organizada. Juan Angulo Osorio.

La situación del narcotráfico se le salió de las manos al gobierno, y al salirse de las manos al gobierno, los medios se ven obligados a cubrir cosas que no se pueden ocultar. Claudio Vargas.

Históricamente a Guerrero se le ha ligado a la violencia: muertes entre familias por tierras o venganzas donde se asesinaban generaciones enteras, y/o el surgimiento de grupos armados. Es, pues, Guerrero el estado más bronco del sureste mexicano. Sin embargo, la violencia aquí hoy tiene una nueva apariencia: grupos delictivos bien organizados que cada vez ganan mayor terreno y penetración en nuestra sociedad.

Anteriormente, las planas de la nota roja en los principales medios de comunicación eran llenadas por simples matones que cometían delitos comunes. Hoy, han sido reemplazados por sicarios que han cometido decenas de delitos, la mayoría de ellos espeluznantes, propios de la delincuencia organizada. El periodista Ricardo Alemán describe perfectamente esta transición:

El crimen organizado en sus muchas vertientes, y sobre todo el narcotráfico, hace muchas décadas que dejaron de ser actividades propias de bandoleros de ocasión, y se han convertido en empresas bien organizadas, que cuentan con tecnología, armamento sofisticado, sistemas de inteligencia y seguridad; con cuerpos de sicarios para todo tipo de "trabajitos" que permitan la operación eficiente de esos poderosos y lucrativos negocios. 10

Los grupos delictivos han encontrado en Guerrero un

caldo

de

cultivo

ideal:

las condiciones

socioeconómicas, socioculturales y políticas, por lo cual han logrado nutrirse y desarrollarse. Los comentarios en los pasillos de las instituciones de gobierno, en las calles, en medios

10 Itinerario Político Ricardo Alemán, 8 de abril de 2007. Columna en El Universal

nacionales 11 e incluso de personajes de la política 12 , son en el sentido de que los gobiernos del PRI negociaban con el crimen organizado, cosa que, algunas voces, dicen que Zeferino Torreblanca no ha hecho y que, por eso, desde su arribo al poder, se ha desatado la violencia en Guerrero. Los hechos, claro, son historia.

11 El 10 de abril de 2007 el columnista de El Universal, Ricardo Alemán, escribió en su Itinerario Político en relación a la llegada de la alternancia y la presencia del Crimen organizado en Guerrero: “Resulta que en el último gobierno priísta de Guerrero, el del señor René Juárez Cisneros, la "plaza" de Guerrero y sus principales centros turísticos; Acapulco y Zihuatanejo, eran territorio controlado por el cártel de El Chapo Guzmán. El grupo de Los Pelones -como se conoce a los gatilleros y operadores de El Chapo- mantenía bajo control la venta, distribución y paso de droga. Pero las cosas cambiaron desde el momento en que fue derrotado el PRI y el triunfo electoral fue para el PRD, tanto en el gobierno estatal, como en el municipio de Acapulco. ¿Qué fue lo que pasó? ¿Qué se rompió a la llegada de Zeferino Torreblanca y de Félix Salgado Macedonio?” Nadie lo sabe a ciencia cierta. Hay versiones encontradas que lo mismo señalan que El Chapo Guzmán habría financiado las campañas electorales del PRD, a cambio de la misma protección que recibían de los gobiernos del PRI, pero también existen las presunciones de que las candidaturas de Torreblanca y Salgado habrán sido financiadas por el grupo de Los Zetas, y que por eso su repentino y masivo arribo a la plaza. Lo cierto, lo que todos saben en Guerrero y en Acapulco -porque lo viven cada día-, es que desde que llegaron los nuevos gobernantes, cobijados por las siglas del PRD, se desataron los levantones, ejecuciones de policías y civiles, y los ajustes de cuentas. 12 La Jornada Guerrero, miércoles 27 de agosto de 2008, Pág. 7. El senador perredista y secretario de la Comisión de Seguridad Pública, René Arce Islas, el 26 de agosto de 2008, dijo que el gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo desatendió el problema del narcotráfico, lo que generó el problema de violencia extrema en Guerrero. Y sostuvo que las pasadas administraciones en la entidad (del PRI) eran las que negociaban con los grupos organizados.

Sin embargo, la situación de violencia, hace que la sociedad sienta terror por encontrarse en un estado de indefensión. Y es que ya son comunes en Guerrero los enfrentamientos entre bandas del crimen organizado donde se han reportado hasta explosiones con granadas de desfragmentación; hallazgos de cuerpos sin cabeza o de cabezas humanas en instituciones de gobierno; asesinatos de jefes policíacos, incluso de un diputado, de un candidato a diputado, un empresario y un periodista; además de supuestos levantones, secuestros a diputados locales y amenazas a alcaldes. Acciones que a decir de Misael Habana de los Santos son intimidatorias, de modo que deslizan: “No se metan con nosotros, aprendan a respetar”. Frase similar a la que se leía en el texto de una cartulina aparecida la madrugada del 20 de abril de 2006, junto a dos cabezas humanas, en un muro de la coordinación administrativa Costa Chica y Costa Grande de la Secretaría de Finanzas del gobierno de Guerrero.

Cifras de terror

Según la base de datos del periódico Reforma, en enero de 2008 a nivel nacional se registraron 250 personas asesinadas en hechos relacionados con el crimen organizado, mientras que en el mismo periodo de 2009 se reportaron 463. Hasta enero de ese año, Guerrero era el tercer estado con mayor número de muertes vinculadas al narcotráfico con 42 muertes, después de Chihuahua, con 186 y Baja California, con 44 13 . En lo que fue de 2008, El Universal recuenta que en Guerrero fueron muertas 241 personas ligadas al narcotráfico, y tan sólo en lo que fue de enero a al 19 de febrero de 2009, fueron victimadas 62 personas vinculadas al narco (ver gráfica 1). Si tomamos en cuenta los datos de Reforma para enero de 2009 fue asesinada poco más de una persona cada 24 horas en ese mes: 22 personas en 20 días.

13 Reforma, miércoles 4 de febrero de 2009, portada.

Gráfica1

Gráfica1 Fuente: Elaboración propia con datos de El Universal Según datos del Consejo Estatal de Seguridad

Fuente: Elaboración propia con datos de El Universal

Según datos del Consejo Estatal de Seguridad Pública en Guerrero, obtenidos mediante la Ley de Acceso al a Información, las muertes generadas durante el gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo por la guerra entre grupos de narcotraficantes o por la lucha del Estado contra de éstos fueron 1002:

2005: 46 2006: 363 2007: 240 2008: 353

La misma fuente señala que en el último recuento, en 2008, fueron 353 las personas que perdieron la vida en incidentes relacionados con la delincuencia organizada. Las regiones con mayores niveles de muertes relacionadas con la delincuencia organizada son:

Costa Grande: 80 Tierra Caliente: 79 Centro: 60 Acapulco: 58 Norte: 57 Costa Chica: 12 Montaña: 7

Mapa1

Mapa1 Muertes relacionadas con el crimen organizado por regiones en el estado de Guerrero: Costa Grande

Muertes relacionadas con el crimen organizado por regiones en el estado de Guerrero: Costa Grande y Tierra Caliente son las zonas más vulnerables, seguidas por la Centro, Acapulco y Norte; en los territorios de la Montaña y Costa Chica la actividad es menor. Las cifra proporcionada por El Universal en cuanto a muertes relacionadas con el crimen organizado varía con la información oficial por 112 muertes. Fuente: Elaboración propia con datos de la PGJE y estadística del Consejo Estatal de Seguridad Pública en Guerrero.

Del 1 de abril de 2005, fecha en que Zeferino Torreblanca asumió la Gubernatura del Estado,

Del 1 de abril de 2005, fecha en que Zeferino Torreblanca asumió la Gubernatura del Estado, ha diciembre de 2008 han sido muertas 1002 personas ligadas con la delincuencia organizada. 2006 y 2008 son considerados los años más violentos en la historia reciente de Guerrero. Fuente: Elaboración propia con datos de la PGJE y estadística del Consejo Estatal de Seguridad Pública en Guerrero. Se pidió la información hasta febrero de 2009, sin embargo la proporcionada fue hasta el 2008 .

A finales del 2008, y de acuerdo con declaraciones de

Ernesto

Ontiveros

Godínez,

 

presidente

de

la

Asociación

de

Familiares

de

Detenidos

y

Desaparecidos

(Afadem),

el

estado

de

Guerrero

ocupaba

el

primer

lugar

en

desapariciones o

levantones:

En Guerrero, el pretexto para desaparecer personas fue la guerrilla de Lucio Cabañas”, y en Ciudad Juárez “se dice que son parte de los cárteles de la droga, pero la forma de actuar es la misma: grupos aparentemente policiacos levantan a la gente y nadie investiga. Esos escuadrones de la muerte actúan con total impunidad14 .

Ante este escenario la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) posesionó al estado de Guerrero dentro de las zonas “de muy alto” y “alto riesgo” pare ejercer el periodismo, junto a Tamaulipas, Baja California, Sinaloa, Sonora y Chihuahua 15 . (Véase el mapa 2) Un dato revelador del miedo que ha instaurado el crimen organizado se denota en el ejercicio de nuestra investigación. Observamos que el 34.06 por ciento de los periodistas guerrerenses contempla a la inseguridad como uno de sus principales obstáculos en el ejercicio de su profesión. Es un hecho: el crimen organizado ha instaurado la autocensura en los medios periodísticos de Guerrero.

14 La Jornada, lunes 11 de agosto de 2008, Pág. 5. 15 Mapa de Riesgos para Periodistas, en

http://www.centrodepublicaciones.com/upload/files/libro_37_83.pdf

Los reporteros no investigan los hechos ni tratan de hacerle al policía investigador… aunque hay que decir que esa nunca ha sido –ni será- su función. El miedo a perder la vida es evidente. Hay temor de periodistas a pasar por el territorio del crimen organizado, pero, ¿cómo no pasar por ahí?, si “su territorio es todo el estado.” 16 No hay garantías. Es un poder que sobrepasa al del Estado mismo. Una percepción similar fue publicada en el informe Libertad de prensa en México: la sombra de la impunidad y la violencia 17 : “En Michoacán, Baja California y Guerrero, por ejemplo, los casos del transporte, negocios inmobiliarios y compra-venta de autos de lujo, no se investigan porque pueden ser operaciones de la mafia y ‘una vida no justifica una nota’, coinciden reporteros y editores.” Las peores zonas para ejercer el periodismo en Guerrero son Acapulco, Tierra Caliente, Centro y la Costa Grande (véase el mapa 3).

16 Ezequiel Flores, corresponsal de la revista Proceso en Guerrero. Entrevista con el autor. 17 En el 2008 la Misión Internacional de Documentación sobre Ataques en Contra de Periodistas y Medios de Comunicación, viajó a la Ciudad de México, y a los estados de Oaxaca, Michoacán, Sonora y Guerrero. Se entrevistaron con reporteros, editores víctimas y familiares de periodistas asesinados y desaparecidos.

En

entrevistas

recabadas,

en

esas

zonas,

periodistas de distintas fuentes informativas dan algunas razones por las que llegan a la autocensura.

Autocensura: testimonios…

“He tratado de medir el riesgo y considero que más vale no meterse en camisa de once varas, adoptas (por la) autocensura. De la línea editorial, ellos de apertura, siempre y cuando tú lo firmes, finalmente lo que hacen es ampararse bajo tu nombre y se lavan las manos”. Jesús Pintor Alegre, reportero del Despertar del Sur, Ciudad Altamirano. “A raíz de todos los acontecimientos que se dieron de la violencia entre el narco uno anda con temor, uno como comunicador se la vive en un alto porcentaje en la calle, y con esta situación nosotros andamos con cierto temor. Cuando hay una información de violencia hay que manejar el hecho porque si te metes más a fondo no sólo peligras tú, sino tu propia familia”. Guillermo Hernández Acosta, presidente de la Unión de Periodistas de Tecpan de Galeana. “En lo local, yo conozco quiénes se dedican a ello (crimen organizado), pero no puedo actuar de una

manera clara porque sé lo que ello significa. No tengo seguro de vida, en el medio en que trabajo no hay garantías laborales y tengo que ser muy cauteloso”, reportero anónimo. “Si el gobierno que tiene una estructura, que tiene gente armada, toman sus precauciones, también nosotros tomamos las nuestras, que hay sí, que ellos lo saben también, y saben cantidades, colores, cuándo se mueven etc. Tienen un mapa. Que no me toca a mí arreglarlo tampoco, porque tenemos cautela en lo que se dice, y no nos compete decir algo que no se atreven a decir las autoridades. Hay que tener las reservas no tiene caso que vayas más allá si no tienes garantías”. Fernando Santamaría Cruz, director de El Faro, Marquelia. “No tengo censuras en el medio para el que trabajo, pero tengo una autocensura, es decir: yo hablo del crimen organizado en términos generales. De lo que es una realidad de lo que está pasando en la región en el país etc. Conozco los orígenes, lo motivos desde cuando se está desarrollando esta ola de violencia etc.”, Juan Manuel Robles Salas, reportero del Despertar del Sur, Ciudad Altamirano. “…Autocensura porque está de por medio tu vida y la de tu familia. Me remito: en el 2005 era

corresponsal de Soy Guerrero 18 coincidimos con el corresponsal de El Sur y el de nota roja del Despertar del Sur y coincidimos (sic) en que íbamos a manejar la información oficial, e inclusive aunque hayamos visto quién disparó a alguna persona, pero no lo vamos a decir a menos de que alguien nos lo declare. Está de por medio la vida”. Uriza García Cruz, reportera del Despertar del Sur, Ciudad Altamirano. “(A) principios del año pasado empezaron hacerse muchas cosas que parecían inadvertidas para muchos, y muchos taxqueños prefieren callarse en el tema, porque con las mismas autoridades hay un contubernio y le piensan, (es) autocensura”. Claudio Viveros Hernández. “Después de la muerte de Amado Ramírez, pregúntales a los reporteros si quieren hacer investigación sobre delincuencia organizada. Nadie quiere, porque todo mundo está bien. En el periódico no queremos mártires, queremos trabajadores que traigan información e incluso como política editorial de algunos medios es no investigar más allá del hecho”, Misael Habana de los Santos. “Nos estamos familiarizando con la violencia, ya es parte de la vida cotidiana de los acapulqueños,

18 Radio y Televisión de Guerrero, organismo público descentralizado. Manejado por el gobierno del estado.

es como comer y dormir. Mientras el poder siga complaciente o incapaz de atorar al crimen organizado esto va a seguir. Nos afecta en el que, sales de la casa, pero no sabes si regresarás, no porque estés involucrado, pero te dicen hay un enfrentamiento en La Garita, vas y te topas con una bala”. Ignacio Hernández Meneses. “Aquí todo mundo se cuida y a pesar que tengas información de primera mano no la puedes verificar, de entrada; es decir, si a mí me dicen tal policía vende droga yo no puedo ir directamente a su casa o con sus vecinos y verificar eso, es imposible, porqué, porque allí sí caemos, o allí sí existe la cuestión de la represión, traducida en muerte segura. La forma más mediocre va ser la autocensura, no hay más, o vas a escribir sobre esos temas y atrincherarte como Brancornelas, y a vivir toda tu vida resguardado y blindado o te la llevas de la forma más tranquila posible”. Ezequiel Flores, corresponsal de la revista Proceso en Guerrero. “No hay una instrucción o una línea de que (nuestros reporteros) no se metan, o que solamente reciban la información oficial, como sucede en los estados del norte. La instrucción es reportear el asunto como se reportea cualquier otra nota, si hay una ejecución tenemos que ir, que estar, indagar, ese es

digamos la orientación. De repente ha habido situaciones, en Acapulco, en Chilpancingo, en Tierra Caliente y Zihuatanejo, los cuales los propios reporteros nos dicen: eso hasta ahí le dejo, y nosotros respetamos esa decisión, no los hemos presionado de más”. Juan Angulo Osorio. “Empezó a incurrirse en una autocensura, los propios medios establecieron como política no darle cobertura o no darle tanta difusión a esos casos y mucho menos hablar de la presunción de vínculos con cárteles bien identificados. Esto se vio en mayo pasado cuando mataron a un jefe policíaco, todo mundo se sintió vulnerable. Hubo antes un operativo donde varios medios locales difundieron las imágenes de los policías que intervinieron y no hubo el truco ni siquiera como el que le hicieron Santiago Creel (refiriéndose a difuminar los rostros); después aparecieron tres policías decapitados, tres ministeriales, y con una situación de esas los compañeros se dieron cuenta que no se podía jugar y que no era un manejo de información común, que se estaba perjudicando la vida de otras personas y que estaba implícita la misma propia. Dejaron de darle tanta cobertura”. Rogelio Agustín Esteban.

Silencio obligado

Observamos que las reglas del crimen organizado son concretas. El temor a escribir sobre dichos temas está basado en el terror que significa perder la vida. Medios que eran especialistas en temas policíacos, y/o de información relacionada con la narcoviolencia guardan silencio. En disparidad con el Estado el crimen organizado impone sus reglas, finalmente su poder ha rebasado a quien debería proteger al sector social. En las regiones Norte, Costa Chica y Montaña, las condiciones para ejercer el periodismo son distintas, pues es un periodismo de carácter local y de información social o política, muchas veces intrascendental. En esas zonas -donde curiosamente existen mayor marginación y pobreza- los índices delictivos no son tan alarmantes; el narcotráfico está latente en algunas ciudades pero los propios reporteros afirman que “no ha habido hostigamiento ni represión por parte de los grupos criminales”. Y en tono de broma dicen: “Han sido muy respetuosos de nuestro trabajo…”.

Mapa 2

Estados donde se encuentra violencia contra periodistas y sus agentes generadores

Mapa 2 Estados donde se encuentra violencia contra periodistas y sus agentes generadores En 2006 la

En 2006 la Sociedad Interamericana de Prensa dio a conocer los estados donde se encuentra violencia contra periodistas y sus agentes generadores. En Guerrero son: narcotráfico, presiones y amenazas de los políticos o gobiernos, policías involucrados en amenazas o asesinatos de periodistas, corrupción, presencia de guerrilla, pobreza, altos niveles de violencia, autocensura de medios informativos sobre temas de narcotráfico, periodistas asesinados, periodistas amenazados por el crimen organizado y periodistas desaparecidos. Fuente: Tomado del libro Mapa de riesgo para periodistas.

Mapa 3

Mapa 3 Debido a la “alta actividad” del crimen organizado, las regiones de Tierra Caliente, Costa

Debido a la “alta actividad” del crimen organizado, las regiones de Tierra Caliente, Costa Grande, Acapulco y Centro (Chilpancingo) se han convertido en las peores regiones para ejercer el periodismo en Guerrero. Fuente: Elaboración propia, en base a versiones periodísticas y entrevistas a reporteros.

57

1.3 ¿Un poder fáctico?

Si fuera cierto que somos el cuarto poder, vamos a entrarle al combate contra la delincuencia, que le entren los tres poderes y le entramos como cuarto, y vamos a ver si podemos. No somos el cuarto poder, decir eso es irresponsable…Periodista anónimo

— ¿Es peligroso ejercer el periodismo en Acapulco? — pregunto a un periodista.

No, no es peligroso si te manejas con propiedad y no distorsionas la verdad. Hay temas que tienen su factor de riesgo, y el mismo periodista debe conocerlo y si aún así, por amor al oficio y por querer cambiar la

realidad escriben sobre el tema, eso entra en su responsabilidad. Y te hablo de temas estrictamente del narcotráfico y de cuerpos policíacos ligados al narcotráfico.

Según especialistas un poder fáctico es el que se ejerce al margen de los tres poderes establecidos (ejecutivo, legislativo y judicial). “El poder fáctico ni está legitimado ni siempre busca la legitimación para ejercerse, pero ejerce de facto”, afirman. Algunos ejemplos de poderes fácticos son: la banca, la iglesia, los sindicatos o los medios de comunicación.

En el caso del crimen organizado se ha convertido en poder fáctico pues como lo vimos en su definición ejerce su poder al margen de los poderes formalmente establecidos y uno de sus principales poderes es implementar el terror y, en el peor de los casos, la muerte. Darle el mote de poder fáctico al crimen organizado no es darles juego, ensalzar o vanagloriar a estos grupos delictivos, es, simplemente, una realidad: TIENEN MÁS PODER DÍA A DÍA. La supremacía armada y económica del crimen organizado ha superado al del Estado mismo. Hoy, no es posible caminar sin el temor toparse por casualidad a este tipo de organizaciones. El ciudadano común no identifica quién es quién en algún tipo de “operativo” o percance carretero.

Encuentros de poderes fácticos

En el semblante de cada reportero se observa que sobrarían palabras para describir los hechos, pero el miedo genera silencio. “Lo contamos no por sentirnos valientes, sino porque les damos gracias de que no nos mataron”, dicen.

El impulso periodístico hizo que el reportero (en ese entonces) de Novedades Acapulco, Claudio Vargas, se acercara a lo que parecía un operativo de la Policía Investigadora Ministerial. Sin embargo, suscitó un hecho que recuerda aún con la expresión de asombro, y con la misma dice: “no debí haber estado allí”.

Estaba en Novedades como reportero, seguía freelanciando, mi independencia nunca la perdí y mi instinto de perseguir la información para poder comer de ella siempre la traigo. Venía saliendo de una guardia a la una de la mañana. Iba cansado de las nueve de la mañana hasta la una del día siguiente, era una golpiza tremenda, yo iba con mis antenas paradas. Recuerdo que iba a mi casa y cuando vi esas movilización de camionetas lujosas y todo; me ganó el instinto, me bajé y fui por la información y cuando llegó. (Soy muy cuidadoso y antes de llegar siempre observo) Me percaté que había policías ministeriales que yo conocía en ese operativo y había gente de la AFI y al conocer la gente que trabajaba en el gobierno, me acerqué con más confianza, pero mi sorpresa fue que cuando voltee a ver a los lados había gente levantada y amordazada en camionetas, cuando vi esa escena me dio miedo y se me prendió el foco rojo: me había equivocado de lugar, que no debí estar allí, pero ya no te puedes salir y menos apuntando con la cámara a un

levantón. Cuando me di cuenta que había gente del gobierno, no era el operativo del gobierno, sino de otras células tuve que apechugar, me golpearon, me rompieron mi cámara. Te sientes en ese rato como muerto, sentía que podía perder la vida en ese rato y que un error se paga con la vida, pero yo sabía que no me había equivocado, sabía que al ver gente del gobierno me garantizaba que no era un operativo del narco, sino del gobierno, después entendí muchas cosas, pero qué bueno, fue que en ese momento que llegué allí. Estaban a punto de levantarme, cuando llegó un grupo de trabajadores del Ayuntamiento a pintar la calle como unos 70 ó 80 trabajadores y comenzaron a bajarse todos en la misma zona, eso incomodó mucho a los compas estos y dieron la orden de retirada inmediata, y entonces me dejaron tirado allí, fue como logré vivir, es una cosa que no me imaginé porque en Acapulco no se vivían ese tipo de escenas, se sabía que grupos de secuestradores, a veces, se juntan con los ministeriales y había una coparticipación encubierta, pero vivir la experiencia de verlos a ellos incrustados en células del narcotráfico es otra cosa, y allí no pasa más que apechugar. Llegué al periódico y les dije lo que había pasado, dijeron: “mira mijo, si es así el asunto nosotros no queremos meternos en problemas, si tú quieres hacer algo, bajo tu propia responsabilidad, nosotros sugerimos que no lo hagas porque son asuntos muy delicados, allí no hay poder humano que lo pueda

parar, no queremos que vengan aquí y que bañen de balas el edificio. Lo de la cámara no hay problema hazte una denuncia de hechos para que el seguro pague, no nos queremos meter allí, es más ese tema no lo vamos a manejar ya”.

En el libro Mapa de Riesgos para Periodistas, el reportero Javier Trujillo narra a la periodista María Idalia Gómez Silva cómo una camioneta se le emparejó y los tripulantes le pidieron que detuviera su auto.

“Fue tanta la sorpresa y el buen trato de esas

personas que hizo lo que le pedían; además estaba en una calle transitada y era pleno día por lo que nada sospechó”, asegura Idalia Gómez.

La

reportera

cita

textualmente:

“Sólo

te

queremos decir que dejes el asunto que estás investigando”. Le dijo seco y frío uno de los hombres al que no identificó, afirma Gómez Silva.

“Supo después que supuestamente eran enviados de un narcotraficante aliado de los Carrillo Fuentes y Beltrán Leyva”, sostiene la periodista.

En Ciudad Altamirano, municipio de la región de

Tierra

Caliente,

la

publicación

de

una

nota

informativa desató un hecho que nunca en la vida de

los periodistas de esa región se había suscitado y el crimen organizado hizo, en pluma de los mismos reporteros, una carta aclaratoria, afirma Israel Flores:

No hemos recibido amenazas, pero sucedió algo, es algo de lo que no hablamos muy seguido, pasó hace no más de tres meses cuando levantaron a una persona. A los 15 días aparece una mujer, recibimos una llamada, dos compañeros que recibimos una llamada, nos dijeron: “está muy caliente el ambiente por culpa de ustedes, dieron a conocer la nota, ahora ustedes enfríen la situación, queremos que vayan y entrevisten a esta mujer, que le pregunten cómo la trataron, ella ya sabe que va a decir que la tratamos bien, que está libre y que no tiene nada que ver, que está bien con su familia, no pasa nada”. Tuvimos que ir, la señora nos dijo: “no pasó nada, me trataron bien, fue una confusión”. Y sacamos esa nota, pero ¿te imaginas si no la hubiésemos publicado?

Uriza García Cruz recuerda otro antecedente en esa misma ciudad:

Tuve conocimiento de un compañero a quien le dijeron:

“¿Sabes qué? Te vamos a partir tu madre, te vamos a levantar, y cuídate porque ya sabemos dónde vives”. El compañero estuvo como 15 días sin salir, no trabajó y estuvo a punto de irse a otro lugar.

En el 2008 la Agencia Proceso circuló una noticia que impactó a los periodistas de Guerrero en especial a los de la zona de Tierra Caliente, pues en ella se desliza que un reportero de esa zona fue detenido acusado de violar la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos. Días después el director de El Debate, anunció:

“el motivo por el cual fue interceptado, fue porque iba a cubrir la nota”. El 10 de septiembre de 2008, el periódico El Sur retomó la información. En la cabeza de la nota se leía: Detienen a reportero de El Debate de Ciudad Altamirano; lo envían al Cefereso de Matamoros.

En el reporte informativo, firmado en la Ciudad de México, detallan que el periodista Roberto Tepepexteco Hipólito -quien también fungía como director de Gobernación del Ayuntamiento de Arcelia-, fue detenido luego de que hombres armados y vestidos con uniformes similares a los que usan los elementos de la Agencia Federal de Investigación (AFI) lo sacaron del vehículo en que viajaba. En la información especifican que, junto con el reportero, fueron enviados a prisión “presuntos sicarios que participaron en enfrentamientos en Arcelia”.

Según Agencia Proceso, el alcalde de Arcelia, Nicanor Adame, concedió una conferencia de prensa donde afirmó que “el periodista y funcionario municipal circulaba por la carretera federal a Ciudad Altamirano y se detuvo en lo que parecía ser un retén de la Policía Federal. Los hombres armados y vestidos con uniformes de la AFI pidieron a Tepepexteco que los subiera a su camioneta y un tramo más adelante lo bajaron”. El reportero caminaba por la carretera — continua diciendo Agencia Proceso— cuando advirtió que se acercaba un convoy militar. Pidió ayuda a los militares a quienes narró que había sido despojado de su vehículo por hombres fuertemente armados. “Los miembros del Ejército, de acuerdo con la versión del alcalde, pidieron a Tepepexteco que se subiera a un vehículo militar y dieron alcance a los hombres que iban en su camioneta. Allí detuvieron a dos personas en posesión de cuatro armas largas, tres pistolas, una granada de fragmentación, cartuchos, cargadores y equipo de radiocomunicación”, escribió Agencia Proceso. La agencia informativa añade que cuando el gobierno municipal pidió una explicación a los militares por el arresto de Tepepexteco, indicaron que su situación jurídica era de testigo, por lo que fue

trasladado con los otros dos detenidos a la delegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en Chilpancingo. “No obstante, en un comunicado de la delegación de la PRG difundido el domingo pasado, Tepepexteco fue presentado como indiciado junto con otras dos personas, y se integró a la averiguación previa PGR/GRO/CHLFAFE/235/2008, por violaciones a la Ley Federal de Armas y Explosivos”, enfatiza Agencia Proceso. En torno al caso, el día 14 de ese mismo mes y año El Sur, publicaba en el mismo espacio y página:

El reportero detenido en Arcelia sólo cubría la noticia, afirman sus compañeros de El Debate”. En el cuerpo de la nota informativa se desglosaba que tanto el director y reporteros del Debate de los Calentanos “confiaron en que se demostrará que Roberto Tepepexteco Hipólito es inocente de participar con grupos armados y que no es más que otra víctima de la violencia porque sólo cubría la noticia”. Según el corresponsal de El Sur en Ciudad Altamirano, el director de El Debate, Juan Cuevas Román, aseguró que el desconocimiento de las autoridades de la región provocó una mala interpretación del lenguaje de Tepepexteco. Como ejemplo, puso que el delegado (de la PGR) señala que

en la declaración de Tepepexteco dice que “estaba esperando a un hombre apodado El Alushe y entonces los militares llegan y lo pescan, cuando es falso; en realidad él estaba en el camino que conduce a El Ushe, que es un pueblo de la región, muy conocido; ahí los militares no lo detuvieron, lo ayudaron”. El Sur revela que Cuevas Román afirmó que tienen conocimiento de que no hay un solo reporte -de los que participaron en la detención- que lo involucre como gente armada; se confirmó “que fue utilizado y amagado y que lo obligaron a seguir con los armados, por eso se lo llevaron como víctima y testigo. Eso lo supimos porque él mismo pidió apoyo”. “El motivo por el cual fue interceptado, fue porque iba a cubrir la nota. Eso nos puede pasar a cualquiera”, finaliza Juan Cuevas.

***

Juan Angulo relata como uno de sus fotoperiodistas fue amenazado por un criminal:

Agarraron a uno (delincuente) de Sinaloa en un retén, y el reportero estaba en la barandilla, allí llegó (el delincuente), y allí estaban todos los fotógrafos de la sección policíaca, ni siquiera estábamos allí por él, por

esa detención, y le dijo a nuestro fotógrafo: “si me tomas una foto, yo salgo de aquí mañana y te parto tu madre”.

Eso es lo que el fotógrafo nos dijo. (El delincuente) hizo su advertencia. Y sí, (el delincuente) salió al otro día.

Terror en Chilpancingo

Chilpancingo de los Bravo, una ciudad donde la postal informativa era netamente política, por ser la capital del estado y donde los poderes establecidos se agrupan, el crimen organizado no sólo vino a retar a los tres poderes establecidos, sino que al que muchos llaman el cuarto poder, lo acalló. Ezequiel Flores Contreras, narra el hecho, mientras sus líneas de expresión sobresalen más de lo normal:

En una ocasión, no solamente yo, íbamos varios compañeros, nos topamos un grupo, pensábamos que eran agentes judiciales, o ministeriales portaban cuernos de chivo, digo, esto lo cuento no porque me sienta valiente o porque me haya causado indignación, sino porque les agradezco la forma como nos trataron. La verdad, o sea, al principio, de una forma violenta nos pidieron que nos detuviéramos y después de que vieron ellos (sic) nos apuntaron con sus armas, cuando

vieron ellos (sic) que éramos unos simples y mortales reporteros y que no teníamos nada que ver en su juego, pues nos dieron la oportunidad de retirarnos del lugar. Esos son los encuentros, mientras uno no esté metido en eso uno no se vuelve blanco de esas personas, yo cuento esta experiencia… fue muy amarga, La Crónica (periódico vespertino de Chilpancingo), recuerdo que publicó una nota, para mí, muy mala leche porque ni siquiera verificó la información por lo menos. Yo conozco a Pancho Reyes, varios de los que nos pasó conoce y él los conoce, y algunos son sus extrabajadores, lo mínimo que puedes hacer es consultar algunas de esas fuentes, para verificar si era realmente, pero das por hecho un asunto, y no solamente das por hecho ese asunto de que nos detuvieron, con justa razón para estas personas, porque nos atravesamos en su camino y en su territorio porque finalmente su territorio es todo el estado, y Pancho Reyes no sólo destaca que nos detuvieron, sino que nos levantaron, ya la palabra levantado, y aparte pones la lista de los reporteros, fue un episodio muy amargo, varios pedimos vacaciones forzadas, porque sí había una psicosis y nadie desea caer en manos de estas personas, que sin corazón y sin nada, matan por matar, son legiones de asesinos que andan en las calles, que todo el mundo lo ve y que finalmente el gobierno los tolera.

Aquí transcribimos lo que el periódico La Crónica, vespertino de Chilpancingo, publicó en su edición del lunes 6 de noviembre de 2006:

Presunto comando armado amenaza a 5 periodistas. Luego de que fueran a cubrir la información en la que secuestraron a la esposa e hijo de un Policía Federal Preventivo (PFP), cinco periodistas fueron interceptados por un presunto comando armado que los amenazó con armas largas, se dijeron agentes de la Policía Ministerial del Estado. Entre las 10.30 y 11.00 de la mañana de hoy lunes fueron interceptados los periodistas José Luis de la Cruz, camarógrafo del noticiero de televisión por cable “Noticias por la noche”, Ezequiel Flores Contreras, corresponsal de El Sur; Erik Chavelas Hernández, fotógrafo de El Sur; Israel Díaz Acosta, Novedades Chilpancingo y Óscar Alvarado de Vértice. Existe el temor por su integridad física de los periodistas, porque después de haber sido interceptados, algunos de ellos posteriormente ya fueron amenazados de muerte por vía teléfono. Por el momento, los comunicadores comentaron que no denunciarían lo ocurrido ante sus medios, sin embargo se sabe que no fueron elementos de la PME, sino de personas desconocidas. Existe total hermetismo entre los agraviados, por que (sic) temen les temen les cumplan la amenaza.

Al día siguiente en su Policrónica el mismo periódico detalla nombres de otros periodistas que fueron amenazados por el crimen organizado:

Sin embargo en días pasados se conoció que los periodistas y dueños de medios de comunicación, fueron amenazados de muerte, entre ellos también el conductor del programa de televisión por telecable Noticias por la noche, José Luis Méndez Rodríguez, solo por difundir un video de captura de presuntos sicarios de la banda de “Los Pelones” la semana pasada, y en ese mismo tenor fue amenazado el director de los periódicos El Sol de Chilpancingo y La Tarde!, Pedro Julio Valdez Vilchis. La semana pasada vía telefónica también fueron amenazados por los reporteros de Zihuatanejo, Brenda Escobar, corresponsal del periódico El Sur y el reportero local de aquel centro turístico, Jonathan Morales, quienes cubrieron la información de un atentado, sin profundizar más sobre el caso.

El comando negro

En la misma ciudad, la postal nocturna cambió:

— ¿Tú escribiste acerca de un famoso comando negro 19 , has tenido algún problema?, pregunto a Flores Contreras. — Yo creo que no, porque no soy yo el problema, el problema es la práctica de ellos. Yo empiezo a escribir acerca de este comando negro a partir de que empiezan a atacar a familias, a ciudadanos, porque se vuelve una agresión contra la sociedad, porque el hecho de que tú

19 El Sur lunes 4 de junio de 2007. Transcribimos unos párrafos del reporte titulado El comando negro en Chilpancingo: retenes, persecuciones a balazos y ejecuciones: “A unos 50 metros hay una camioneta atravesada en la avenida, alrededor seis u ocho tipos vestidos de negro con rifles –según mis acompañantes AK-47–. Dos de los tipos encañonan a una pareja que se encuentra dentro de un carro, al parecer Jetta. Tú síguete derecho y no los mires, alcancé a pedirle a nuestro conductor, recordando la recomendación de un camarada. Pero el ambiente pesa en estos casos y algunos de los que íbamos en el grupo voltearon a ver la escena cuando pasamos junto a ellos y aproximadamente un kilómetro adelante nos dieron alcance. ‘Párense cabrones’, ordenaron apuntando sus armas hacia nosotros y obligando a nuestro conductor a orillarse, inusualmente hacia la izquierda de la avenida. ‘Quiénes son, identifíquense’, ordenó uno de los que apuntaban sus armas hacia nosotros. Algunos sacamos credencial de reporteros, otros la de elector y finalmente se escuchó la orden: ‘ora pues, sáquense a la chingada’ (…) Se desplazan en camionetas regularmente de color oscuro y de lujo, a veces en un convoy de dos a cuatro unidades, visten de negro y en ocasiones portan gorras con las siglas de la AFI o de la PGR y fusiles de alto poder; en los medios locales se les ha comenzado a conocer como el comando negro”.

vas por la ciudad transitando de manera libre, se puede decir, y encuentras un grupo vestidos así, con uniformes que utiliza la Policía del Estado (sic) Ministerial, negros, y te detienen, y si no te detienes te disparan, yo creo que ellos deberían de ser más profesionales en su labor, y no mostrarse como (sic) o no mostrar esos niveles de violencia contra ciudadanos que están haciendo su vida o quieren hacer su vida. Afortunadamente no he tenido problemas con esas personas porque no estoy metido en esos niveles, lo he escrito porque han sido hechos públicos, las denuncias están en el Ministerio Público y porque no solamente han agredido a ciudadanos, han agredido a diputados, a trabajadores del gobierno del estado, y hasta funcionarios de la Procuraduría. Han sido detenidos por estas personas, el problema no soy yo, el problema es la estrategia o las prácticas de ellos. Hay que recordar que ellos son personas que se influyen con todas las historias y corridos del norte, y si allá en el norte pasan un corrido de Los Tucanes de Tijuana, precisamente de ahí viene el comando negro, es una canción que así se llama que habla de un grupo de Tijuana, no

hallo porqué les pueda incomodar a ellos que en un periódico se publique… finalmente les gusta, puede ser muy grosero y quizá se van a ofender después de esto, pero si no les gustara entonces no mandarían a hacer corridos, aquí mismo hay corridos de esas personas, si no les gustara la publicidad (sic) y es que es una forma para ellos (sic) y le decía la otra vez en una plática con un amigo que también me decía: oye que es muy riesgoso, le digo: no, finalmente a ellos les gusta, es una forma de decir: somos (sic) nosotros la ley. No hay ley máxima más que ellos, aquí no hay policías municipales, no existen los ministeriales, mucho menos estatales o sea no existe autoridad, y eso, para ellos que salga publicado que hacen y deshacen en Chilpancingo, (sic) pues tú vete a cualquier disco que están por esta zona del centro comercial y eso les gusta hacer, llegar y demostrar que ellos son los amos y señores del lugar y se acabó. No creo que les esté causando alguna molestia si no al contrario.

1.3.1 El caso Amado Ramírez

Era un viernes 6 de abril de 2007… El periódico estadounidense Chicago Tribune publicó un extenso reportaje de migrantes mexicanos que han sobresalido económica y políticamente en Chicago, Illinois. Por su relevancia, intenté ponerme en contacto telefónico con Misael Habana de los Santos, entonces coordinador de edición de La Jornada Guerrero, para retomar el texto y fuese incluido en la publicación del lunes.

Al primer intento el celular de Habana de los Santos mandó a buzón. La segunda llamada entró pero su voz no era igual que otros días… Misael se escuchaba desesperado y agitado:

¡Acaban de dispararle a Amado! ¡Llámame después!, dijo.

Ese Amado al que se refería Misael era Amado Ramírez Dillanes, corresponsal de Noticieros Televisa México en Acapulco, quien acababa de ser baleado en pleno centro de Acapulco. Minutos después, se consumó una de esas noticias que ningún periodista quiere escuchar:

precisamente, el asesinato de un periodista. Amado Ramírez había muerto.

La investigación

Del asesinato las líneas de investigación han sido varias hasta la más descabellada: crimen pasional; sin embargo, fuentes periodísticas y colegas de Ramírez Dillanes aseguran que éste había investigado hechos relacionados al crimen organizado y dirigen sus comentarios en ese sentido. “No tengo la menor duda que fue el crimen organizado quien lo asesinó”, afirma Misael Habana de los Santos, uno de sus más cercanos amigos y compañero de trabajo, quien da algunas razones por las cuales supone lo anterior:

Esto me tocó de alguna forma, yo he dicho(sic), un poco metafóricamente, que la muerte, ese día viernes de Semana Santa, me atropelló y me aventó a un lado, “contigo no quiero nada”, y se llevó al otro, porque veníamos saliendo de trabajar, habíamos abordado temas espinosos ese día, había violencia, ese día hubo un asalto terrible en La Quebrada, y nosotros llegamos a la conclusión de que había complicidad con los policías, y siempre llegamos a la conclusión de que delincuencia organizada y la policía era lo mismo. No sé si esto u otras prácticas de Amado, que debe de haber otras prácticas de Amado por ahí, por ejemplo, algo que denunció él a un comandante de la policía que hizo una ejecución sumaria, casi por El

Papayo, lo agarró con la cámara a los cinco minutos de haberlo hecho y ellos estaban diciendo que los habían asaltado, cuando en realidad no tenía nada de asalto o de enfrentamiento, sino que los ejecutaron porque venían a denunciarlos a ellos como secuestradores. Entonces se descubrió y el tipo se fue a cárcel, se fue al Cereso, está en la cárcel todavía y ese tipo lo amenazó de muerte, entonces no sé porqué no se investiga esa línea. Lo que sí me queda claro es que las líneas que está investigando la Procuraduría no tienen nada que ver con la muerte de Amado. A Amado lo mató la delincuencia organizada, entiéndase el concepto que tengo por delincuencia organizada. Después de que sucede todo esto me tuve que ir un rato de aquí, me dio mucho miedo y había una amenaza contra mí en la radio, entonces hay que tomar precauciones, esta gente, la policía no se anda con pretextos, actúan y se acabó.

(Per)versiones

El 10 de abril del 2007, Ricardo Alemán, columnista

de

El

Universal daba a conocer parte de un correo

electrónico enviado por un supuesto grupo guerrillero

denominado “Brigadas de Insurgencia

Revolucionaria” (BIR), donde afirman

que

la

ejecución de Amado Ramírez fue un “error” de su corporación, que harían pagar a los responsables y daban una lista de nombres de periodistas guerrerenses. Al día siguiente el periodista de El Universal hizo público el comunicado fechado el 8 de abril de ese año, que se escribe al calce:

Al Pueblo de Guerrero. A la sociedad acapulqueña. A los medios de comunicación profesionales e independientes.

Por primera vez hemos de admitir un grave error por la ejecución equivocada del periodista Amado Ramírez Dillanes. Nos comprometemos, ante palabra jurada y de facto, pasar por las armas a los responsables de este desatino, junto con los que malentendieron el ordenamiento. Al gobierno del estado, más sin embargo, pedimos dejar fuera las simulaciones, la soberbia, la embriaguez de poder y la ceguera y sordera política que lo caracteriza. Mencionar su nombre es mancharse de su farsa, así lo dejamos, para que gastar pensamiento y letras en un hombre que vale lo mismo que quien lo lleva puesto y a quien por su desfachatada soberbia y simulación de héroe de pacotilla sólo decimos: "Mené, Mené, Tekel y Parsin".

Pie de página: Félix Rea Salgado, Javier Sánchez Navarrete, Victor Cardona Galindo, Francisco Javier Trujillo Álvarez, Jorge Torres Palacios, Miguel Ángel Matas Mata, Pablo Ventura Cruz, Sergio Flores Hernández, esos si son solo algunos seudoperiodistas de peligro, traidores, vendepatrias, orejas y tapaderas del crimen organizado, la subversión y socios delictuosos del poder ejecutivo del estado. Fraternalmente. Brigadas de Insurgencia Revolucionaria Patria Sur. Abril 2007 20

Ante el hecho las autoridades expresaron sus dudas en cuanto la veracidad del comunicado y de la existencia del grupo subversivo; empero no descartaron abrir una nueva línea de investigación en ese sentido. Coincidentemente, ese mismo día la subdelegación de la Procuraduría General de la República (PGR) en Acapulco presentó a dos presuntos autores del asesinato. Según versiones periodísticas, los sospechosos fueron detenidos en el Distrito Federal; otras aseguran que se entregaron voluntariamente a policías federales después de ser perseguidos por un grupo armado que pretendía levantarlos.

20 ¿Van por Zeferino?, columna Itinerario Político, Ricardo Alemán, 11 de abril de 2007.

Así las cosas, al día siguiente -11 de abril-, el Centro de Documentación de los Movimientos Armados (Cedema) recibía una contestación que las BIR hace al coordinador del Cedema Jorge Lofredo donde firman que los presuntos asesinos sólo son “chivos expiatorios”. En el documento dan a conocer que Amado Ramírez “fue la segunda víctima de periodistas detestables” del actual gobernador de Guerrero (Zeferino Torreblanca) ya que supuestamente Amado Ramírez “ahondó las investigaciones en torno a las turbios y sospechosos encubrimientos de estos personajes al crimen organizado”. De allí vinieron más comunicados 21 donde las BIR enfocan sus comentarios a las acciones del gobierno y a la política local. Pero además, afirman quien debió morir en lugar de Amado Ramírez era el periodista Enrique Silva Meléndez…

Como puede captar, no estamos evadiendo nuestra responsabilidad, ya que los agresores pertenecen a nuestra organización, pero actuaron a nuestras espaladas al alquilarse a sicarios del Sr. Guman (sic) para liquidar al periodista

21 Los comunicados se pueden encontrar en:

http://www.cedema.org/index.php?ver=verlista&grupo=173&nombrepais=

Mexico&nombregrupo=Brigadas%20de%20Insurgencia%20Revolucionaria

Enrique Silva Meléndez, como mensaje para el señor Frnando (sic) López Zamora, ex secretario privado del notario José Rubén Robles Catalán, ambos traidores del Sr. Guzmán Loera, ya que ambos fungían como prestanombres de algunos negocios ilícitos y se asociaron con los ‘zeta’, y de cuyos negocios turbios el Sr. Silva Meléndez tenía participación.

Enrique Silva, al ser entrevistado al respecto, desechó la hipótesis del grupo guerrillero y comentó, sin dar nombres, tener conocimiento de quién escribió los comunicados. “Quienes hacemos periodismo aprendemos a leer y a saber quiénes los hacen (los comunicados), de inmediato identifiqué con algunos compañeros quién lo escribió. No vale la pena ni siquiera mencionarlo, no es ningún grupo guerrillero”, dijo Enrique Silva, en entrevista telefónica. Periodistas que fueron aludidos en los comunicados de las BIR por igual desechan la posibilidad de su existencia: unos dicen que los comunicados pudieron salir del Gobierno de Estatal y otras que cabe la posibilidad de que sea un grupo paramilitar. Por si fuera poco, nadie ha podido corroborar la existencia del supuesto grupo guerrillero. Al respecto, el estudioso en temas de guerrilla de la Universidad Autónoma de Guerrero, Arturo

Miranda Ramírez, afirma que las BIR no existen ni se tienen antecedentes de este “grupo guerrillero” por lo cual queda en duda su existencia. Por igual Jorge Lofredo, del Cedema, descarta la posibilidad de que este grupo sea real: “Dudas, suspicacias y sospechas recaen sobre las BIR, su existencia, procedencia y objetivos, debido a que la presencia de bandas armadas de otra especie con mayor potencial bélico y logístico operan en la entidad con un despliegue de violencia inusitado, cuyos objetivos son tanto policiales como militares, en defensa de intereses privados que colisionan con la búsqueda de cualquier bienestar social, económico y político que no sean los propios”. Y añade: “Si efectivamente se tratase de una guerrilla, ha sido a través de una manera extraña e inusual. Resulta ésta la primera comunicación pública de las BIR donde debe admitir que ha cometido ‘un grave error por la ejecución equivocada del periodista’, aún cuando luego aseguraron que han ejecutado a quienes llevaron a cabo el asesinato como así también a los que malinterpretaron la ‘orden de ejecución’. De resultar verídico el mensaje, las BIR nacen sumamente desprestigiadas políticamente y

cargarán con ese estigma frente a la sociedad guerrerense” 22 . A finales del 2008 la Fiscalía Especial para Atención a Delitos cometidos contra Periodistas dependiente de la PGR, dio a conocer que la muerte del periodista “no estaría relacionada con su ejercicio profesional”.

Lo descabellado

Y el 24 de marzo de 2009 el juez cuarto de Primera Instancia del Ramo Penal, José Jacobo Gorostieta Pérez, dictó una sentencia de 38 años de prisión a Genaro Vázquez Durán por el homicidio del corresponsal de Televisa, Amado Ramírez Dillanes.

Según el

expediente, todo el proceso de

las

indagatorias llevó a un móvil pasional.

 

Ante

esto

integrantes

de

la

comisión

de

seguimiento para el caso Amado Ramírez, conformada por periodistas, pidieron a la Procuraduría de Justicia del estado y al gobernador, Zeferino Torreblanca Galindo, que reabriera el caso y que

22 Algunas consideraciones sobre las Brigadas de Insurgencia Revolucionaria. Jorge Lofredo. Artículo en:

http://www.cedema.org/ver.php?id=1897

tomen en cuenta otras líneas de investigación y no sólo la pasional.

Por cierto, Televisa guardó

silencio

ante

la

aparición de los comunicados de las BIR, del informe de la Fiscalía de la PGR y sobre los 38 años de prisión.

1.4 Los golpes del poder gubernamental

El gobierno del estado no es una mosca para que lo maten a periodicazos… Sentencia de funcionarios de gobierno.

Una encuesta realizada por el autor revela que el 48.91 por ciento de los periodistas consultados considera que en el actual periodo gubernamental, el de Zeferino Torreblanca Galindo, es donde hay mayor presión restrictiva hacia el periodismo. El periodo del ex gobernador Rubén Figueroa Alcocer ocupa el segundo lugar en esta encuesta con un 18.47. Con este mismo porcentaje, los periodistas precisan que en todos los gobiernos donde les ha tocado trabajar ha habido presión restrictiva, desde cosas simples como el exceso de guardaespaldas y la forma en que tratan a quienes -por el ejercicio de su profesión- tienen que acercarse al gobernador a entrevistarlo; ser selectivo al momento de conceder entrevistas sólo a medios “importantes” o a fines 23 ;

23 El 7 de mayo del 2008, la Dirección General de Comunicación Social del Gobierno del Estado, convocó a una conferencia de prensa, a ella, sólo tuvieron acceso reporteros y corresponsales de Notimex, Televisa, Televisión Azteca y Radio y Televisión de Guerrero. Se impidió la entrada a los reporteros y corresponsales de El Sur, La Jornada, Reforma, Excélsior, Milenio, El Sol de Chilpancingo, y de otros medios locales. La justificación

hasta ejercer presión a comunicadores y/o a dueños del cuarto poder. Periodistas consulados de manera directa indican que también estas acciones restrictivas se dan “en otros niveles”, es decir, con los dueños del cuarto poder: llamadas telefónicas para que algún tipo de información no salga a la luz pública. “Éste es un gobierno (el de Zeferino Torreblanca) que no está fundamentado en bases democráticas. Sí ha habido hostigamiento, no físico, pero éste es un gobierno muy intolerante”, reprocha Pedro Gómez Rivera, corresponsal de Novedades Acapulco, Ometepec.

“Es una orden oficial”…

Documentamos el caso de Uriza García Cruz, quien como corresponsal de Soy Guerrero, tuvo el acercamiento de tipo profesional con el ex alcalde priísta del municipio de Petatlán, Rogaciano Alba Álvarez, a quien en últimas fechas se ha visto involucrado en diversos hechos violentos, la mayoría de ellos, relacionados con el crimen organizado.

del director de Comunicación Social, Manuel Nava fue: “esta vez (el gobernador) eligió que fueran ellos”.

La reportera tuvo la oportunidad de conocer a Rogaciano Alba cuando éste era presidente de la Unión Ganadera Regional de Guerrero y, como funcionario público, los eventos a los que asistía eran cubiertos por el organismo gubernamental. Tras los hechos violentos en los que se vio envuelto Alba Alvarez, la reportera tuvo oportunidad de entrevistarlo, gracias a la cercanía que mantuvo con él tiempo atrás… “Como corresponsal de Soy Guerrero, siempre tuve presente cómo debería de ser la línea editorial del noticiero, pues es un organismo oficial, cubría los eventos a los que asistía el señor Rogaciano, y tenía el número de (celular) dónde localizarlo, se dio lo que ya conocemos todos 24 , y me dije: ‘bueno tengo el número voy a llamarle, y si me recibe la llamada, lo entrevisto’, y se dio, yo le advertí que quería entrevistarlo, me dijo que no había ningún problema, le comenté que le iba a grabar, y me dijo que no había problema”, relata García Cruz. La entrevista se difundió en Soy Guerrero y la reportera se quedó con parte de la grabación donde

24 El 2 y 3 de mayo del 2008, en Iguala y Petatlán, 18 personas fueron asesinadas; la mayoría eran miembros de la Asociación Ganadera del Estado de Guerrero, en ese entonces presidida por Rogaciano Alba Álvarez.

Rogaciano hace referencia al gobernador del estado. La entrevista se transmitió a nivel nacional. Más tarde la reportera recibió una llamada por parte de su jefe de información en Acapulco quien le comentó que le llamarían de un periódico nacional - Milenio Diario- para que le apoyara en lo que llamaron “una orden oficial”. Tres horas después, la periodista recibió la llamada. Del otro lado de la línea, una voz le pidió el número de celular de Rogaciano Alba para que Milenio Diario pudiera entrevistarlo, reiterándole “que era algo oficial”. Según la fuente, las personas de Milenio Diario ya habían hablado con el ahora secretario privado del gobernador, César Bajos Valverde, y con el director de Soy Guerrero, Eduardo Núñez Sánchez. “Casi me quería obligar a que proporcionara el (número de) teléfono y no lo hice. Me regresó la llamada, mi jefe de información, me dijo que era algo oficial y le dije que no estaba obligada hacerlo. No lo hice y de allí se vinieron muchas cosas: hoy no soy corresponsal de Soy Guerrero. Entiendo que fue por lo que se dio, porque no accedí a lo que ellos pedían. Sé muy bien que no nos pueden obligar a dar a

conocer nuestra fuente, menos el número”, enfatiza Uriza García. Aunque informantes del gobierno catalogan a Uriza como una reportera que se conduce con profesionalismo, hoy, está vetada del Gobierno del Estado.

***

Durante del gobierno del priísta René Juárez Cisneros, fueron citados los reporteros Maribel Gutiérrez, editora del periódico El Sur en junio de 2002; y Alejandro Mendoza Pastrana de El Sol de Chilpancingo en abril de 2003. A ambos, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) les envió un citatorio judicial para que revelaran las fuentes en sus trabajos periodísticos. Gutiérrez fue citada por sus reportajes en torno a la muerte de la abogada Digna Ochoa 25 . En dicho trabajo, Maribel refutaba la versión oficial del supuesto suicidio, además de que daba nombres de los asesinos materiales e intelectuales.

25 La abogada que se encargó del caso de los hermanos Cerezo Conteras, acusados de detonar bombas en sucursales de Banamex de la Ciudad de México, y del caso de campesinos ecologistas presos en Guerrero.

La PGJE citó a la reportera de El Sur para que revelara sus fuentes y proporcionara los datos de su investigación periodística, además de que los acusados por Gutiérrez interpusieron una denuncia de hechos en su contra. A Alejandro Mendoza lo citó la PGJE para que revelara sus fuentes sobre una denuncia de la construcción irregular de una obra del encauzamiento del Río Huacapa, en la capital del estado. En la investigación realizada por el periodista éste hacía referencia a la constructora Torreblanca, al entonces secretario de Desarrollo Urbano, Juan Farill Herrera, y a la hija del ex gobernador de Guerrero, Raymundo Abarca Alarcón. El citatorio carecía de argumentos legales pues según organizaciones de periodistas en el estado “no se ajustaba a derecho porque no dice los nombres de los agraviados”. Mendoza Pastrana no acudió al llamado de la

PGJE.

Daños colaterales

Otro caso es el del reportero Ezequiel Flores, quien en lugar de utilizar la palabra represión prefiere llamar “daños colaterales”.

A raíz de la publicación de una nota periodística en el periódico El Sur el 11 de diciembre de 2005 con respecto a la venta de 16 toneladas de libros de la Secretaría de Ecuación Pública (SEP) a una recicladora de papel, Flores Contreras sufrió estos daños colaterales, pues afirma que su trabajo periodístico repercutió en la vida laboral de su madre, una docente con 38 años de servicio, que nunca ha tenido cargos de primer nivel. “Las autoridades de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG) se enfocaron en destrozar la vida y el trabajo de mi madre (…) lo que publiqué sobre la SEG prácticamente repercutió todo contra ella, en su labor, la marginaron, le quitaron programas. El problema es ése, cuando la autoridad reduce una denuncia pública a la cuestión familiar sin importar que estés afectando proyectos educativos, para mí eso es más grave que vinieran aquí y me patearan o algo así, finalmente se están metiendo con gente ajena a un conflicto. El trabajo que hice sobre algunas anomalías en la SEG me afectaron en ese sentido, se enfocaron contra mis familiares”, denuncia. Según el reportero, el secretario de Educación en Guerrero, José Luis González de la Vega Otero, buscó al director de El Sur, Juan Angulo Osorio, para darle una versión en la cual sugería que él “actuaba de

manera dolosa porque estaba preocupado de que corrieran a su madre de la SEG”. En esta reunión privada, el titular de la SEG mostró documentos al director del periódico El Sur que eran parte de un procedimiento administrativo inconcluso contra el reportero, lo cual según la Ley de Acceso a la Información Pública del Estado de Guerrero, es información reservada en tanto no cause estado 26 ; es decir, mientras no se dé la resolución final.

En pocas palabras, información que no tenía por qué estar en poder del funcionario estatal… Como consta en el expediente CODDEHUM/VG/024/2006-IV de la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos en Guerrero, el documento era el acta notarial que el notario público número 2, Emilio Ignacio Ortiz Uribe, levantó en el lugar de los hechos. Allí supuestamente entrevista al reciclador, César Mejía Cano, donde éste narra: “…El día domingo 11 de los corrientes se presentó en mi bodega una persona que dijo ser reportero y llamarse

26 Ley de Acceso a la Información Pública del Estado de Guerrero. Capítulo III, de la información reservada y de la confidencial; artículo 11, fracción sexta: “Las averiguaciones previas, los expedientes de procesos judiciales o de procedimientos administrativos seguidos en forma de juicio, en tanto no hayan causado estado”.

Ezequiel Flores, identificándose con una credencial expedida por el periódico El Sur: (sic) Vengo a tomar fotografías de las 16 toneladas de libros de texto que había adquirido en el tiradero municipal, libros que corresponden a este ciclo escolar— y yo contesté— yo no compré 16 toneladas; lo único que compré son más o menos 4 ó 5 toneladas de libros que corresponden a los años del 98 al 2001, entonces me dijo: que eso no le interesaba la consigna era golpear al Ejecutivo, venía acompañado de cinco reporteros más, que no se identificaron, todos traían cámaras fotográficas, los libros de texto aparecieron en las fotografías el día de ayer en la prensa nunca los compré y desconozco de dónde los sacaron”. La lectura de los documentos hizo que Angulo Osorio desconfiara del reportero. Inmediatamente, llegó el cambió de fuente informativa al reportero. “Yo no sabía de dónde y por qué. El director ni siquiera me dijo que él se había reunido con el secretario de Educación; eso me lo escondió. Yo no lo supe. El reclamo directo del director (sic) fue: que yo estaba extralimitando mis funciones y que el trabajo de los libros estaba enfocado a proteger a mi mamá. Él se negó rotundamente a decirme quién le había proporcionado esa información. Para mí es una

cuestión grave porque si no hay confianza de un directivo hacia un empleado, con todo respeto yo no sé por qué me tienen en el periódico”, explica con molestia Flores Contreras. El acta notarial no sólo fue exhibida a Juan Angulo, sino también a diputados miembros de la Comisión de Educación Ciencia y Tecnología de la LVIII Legislatura del Congreso de Guerrero. Según una fuente que pidió omitir su nombre, José Luis González de la Vega informó a la Comisión legislativa que El Sur, por consigna, estaba buscando cualquier elemento para “chingar al Ejecutivo”. La reunión del secretario de Educación en Guerrero con el director del El Sur, la entrega del documento a diputados locales y la negociación de cambio de fuente informativa a Ezequiel Flores fue corroborado por el corresponsal del periódico El Universal, Juan Cervantes Gómez, en una misiva de fecha 19 de junio de 2006, enviada a la Coddehum:

Ezequiel Flores Contreras, reportero del diario El Sur, el, 14 de febrero del 2006, le pidió en su calidad de secretario de Derechos Humanos de la Delegación XVII del SNRP, en esta capital, que lo acompañara a una entrevista a la que previamente fue citado por el titular de la Secretaría de Educación, Guerrero, José Luis González de la Vega Otero, misma que concretó pasadas las 14:00 horas, de esa misma

fecha, en el lugar conocido como “El Tecuán”, hasta donde llegó el titular de la SEG, para dialogar en torno a la acusación que figura en un acta notarial enviada al Congreso Local, con relación a la venta de libros de texto gratuito como basura; que en dicha plática de la cual fue testigo, el señor secretario de la SEG, reconoció que utilizó información del acta notariada para acusar al quejoso ante el director del diario El Sur, de publicar información dolosa en su contra, poniendo en duda su trabajo profesional de informar, sin que antes concluyera la investigación en torno al hecho imputable a la dependencia educativa de Guerrero; mientras que el quejoso Ezequiel Flores Contreras, en todo momento alegó que con el uso de la información del acta notarial, se le pretendió perjudicar en su trabajo y en su derecho a la libertad de expresión pues incluso de común acuerdo con el director Juan Angulo Osorio, se decidió que le cambiara de fuente informativa hasta que se agotara la investigación 27 .

Lo anterior derivó en una recomendación de la Coddehum al secretario de Educación en Guerrero y el cambio de fuente de Ezequiel Flores Contreras a seguridad pública.

27 Expediente CODDEHUM/VG/024/2006-IV, pág. 17. Comisión de Defensa de los Derechos Humanos en Guerrero

El hermano incómodo

El martes 5 de junio de 2007, el periódico El Sur titulaba su primera plana: Hermano de Zeferino, vinculado a millonario contrato del gobierno, trabajo firmado, también, por Ezequiel Flores Contreras. Este es el lead de entrada.

“La Secretaría de Educación de Guerrero (SEG) distribuyó 100 millones de pesos por medio del procedimiento de adjudicación directa a 15 empresas constructoras que realizaron trabajos de rehabilitación y mantenimiento de planteles escolares el año pasado, 12 de las cuales son del puerto de Acapulco y tienen vínculos con familiares del gobernador Zeferino Torreblanca Galindo y el coordinador de Finanzas de la dependencia estatal, Enrique Pasta Muñúzuri”.

Los “vínculos familiares” a lo que se refería el reportero apuntaban directamente a Alberto Torreblanca Galindo, hermano del gobernador de Guerrero. Esto desató un escándalo en el estado y provocó que hoy El Sur enfrente una demanda por daño moral por 10 millones de pesos; lo anterior, pese a que la mayor parte de la información estaba sustentada en documentos oficiales.

“La única información que no teníamos documentada era la que involucraba a un hermano del gobernador, en este asunto, apenas vas más a fondo, apenas le rascas un poquito más y se te echa encima todo el peso del poder”, justifica Juan Angulo Osorio. Pero esta declaración no refleja congruencia en Juan Angulo, pues el reportero de esta última nota, Ezequiel Flores, fue desplazado por él sin explicación alguna. Quizá por los daños jurídicos ocasionados a su periódico por su investigación periodística en los casos de la venta de toneladas de libro a una recicladora o por la información hecha contra el hermano del gobernador Torreblanca Galindo. Quizá… Hoy, el reportero ya no labora para El Sur.

Brutalidad

La bitácora de hechos habla por sí sola. Los ataques no sólo son del gobierno del estado, sino también del Ejército Mexicano. En la Sierra, donde tiene mayor presencia, ha amedrentado a periodistas como al fotoreportero de la agencia Notimex, Alejandrino González Reyes, quien

afirma sin temor a represalias que “el Ejército te limita, evita que tomes imágenes, que realices plenamente la función”. El 31 de octubre de 2008, Alejandrino González fue golpeado por varios sujetos al grado de ser hospitalizado. A principios de 2009 le robaron su archivo fotográfico de más de tres años de trabajo. Ante estos hechos, el fotógrafo acusa de hostigamiento al Estado. En los municipios, los ediles se encargan por igual de atemorizar a periodistas como el caso de Claudio Viveros Hernández, corresponsal en Taxco de Monitor y El Sur, quien ha sufrido los embates de policías ministeriales y preventivos al momento de ejercer su profesión, al igual que insistentes llamadas telefónicas para tratar de inhibir su trabajo. Otro caso que ejemplifica el exceso de poder por parte de munícipes es el del director de El Faro, Fernando Santamaría Cruz, quien fue retenido durante 12 horas en un rancho y en la comandancia municipal de San Luis Acatlán por el exalcalde Santacruz Nava Lezama. Santamaría Cruz afirma que el expresidente municipal intentó “ponerle un arma” para así tener elementos para procesarlo.

En enero de 2009 Fernando Santamaría recibió amenazas de muerte a través de teléfono celular, por correo electrónico y en el libro de visitas de la página web del periódico por parte del síndico de Azoyú, Jaime Cruz Rivera. Aquí el mensaje íntegro con sus faltas ortográficas:

“Que comodín es tener un medio para denigrar a los que no te son afines, ¿verdad Fernando? ¿crees que nos tragamos tus argucias de que hacen reunión con la directiva del medio para tomat las decisiones a seguir? Entiende bien esto nando, aqui en Quetzalapa no te queremos si vienes prepara tus funerales porque te iras en un petate enrollado. y esto es si es serio y publicalo que sepan cuantos amigos tienes por tu profesionalismo”.

Según versiones periodísticas 28 , en ese mismo mes y año los reporteros Bonifacio Tejacal Coctecón y Salomón Flores presuntamente fueron amenazados por los presidentes municipales de Apango, Gerardo Celino Flores, y de Tixtla, Jorge Luis Campos Espíritu, respectivamente. Pero no sólo los medios estatales han sido amedrentados por el gobierno.

28 El Sur domingo 25 y viernes 30 de enero de 2009.

Francisco Reséndiz, reportero de investigaciones especiales de El Universal, fue despachado vía telefónica del hotel en el que se hospedaba cuando realizaba un trabajo especial en Guerrero sobre el asesinato del diputado local panista José Jorge Bajos Valverde, ocurrido el viernes 5 de enero de 2007. Según el periodista, recibió una misteriosa llamada telefónica. La voz tras el auricular le dijo: “Señor, sólo queremos pedirle que por favor se vaya del estado, y deje de moverle al asunto”. El enviado especial de El Universal ya había escrito que “el asesinato del diputado Jorge Bajos Valverde amigo íntimo del gobernador Zeferino Torreblanca— se concretó en medio de supuestas maniobras de encubrimiento, favores personales y chantajes desde la Auditoría General del Estado contra actores políticos de Guerrero” 29 . Francisco Reséndiz no quiso problemas. Sólo pudo realizar cuatro entregas de su trabajo de investigación.

29 El Universal sábado 20 de enero de 2007.

Incomodidad

Recapitulando nuestro estudio encontramos que el 27.47 por ciento de los periodistas encuestados ha recibido alguna llamada o acción restrictiva de algún funcionario público. En un 42.42 por ciento, las llamadas intimidatorias fueron realizadas por funcionarios municipales; el 36.36 por ciento por burócratas estatales; el 15.15 por ciento por personajes del poder judicial; el 3.03 por ciento de servidores públicos del gobierno federal, mientras que el 3.03 por ciento de sindicatos. De ese mismo porcentaje (27.47), observamos que el 46.87 por ciento de los periodistas que recibieron alguna llamada restrictiva siguió adelante y publicó la nota tal cual como se pensaba; pero el 15.62 por ciento no publicó la nota mientras que el 12.50 por ciento modificó su trabajo. Cabe destacar que sólo el 15.62 del porcentaje total denunció el hecho y el 3.12 por ciento sufrió alguna consecuencia personal/laboral. En ese rubro, según la Comisión de Defensa de Derechos Humanos de Guerrero (Coddehum) e información obtenida gracias a la Ley Estatal de Acceso a la Información Pública, en lo que va del

2000 al 6 de marzo de 2009 han recibido 99 quejas de periodistas (ver cuadros 1 y 2), de las cuales se han emitido sólo 11 recomendaciones (ver gráfica 2). Datos de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) arrojaron que del primero de enero de 1991 al 6 de marzo de 2009 se registraron un total de 35 quejas relacionadas con violaciones de derechos humanos de periodistas del estado, lo que coloca a Guerrero en el cuarto lugar a nivel nacional en cuanto a quejas.

(Cuadro 1) Quejas presentadas por periodistas ante la Coddehum de 2000 a marzo de 2009. -Estatales y municipales-

AUTORIDAD

QUEJAS

Oficina del Ejecutivo Estatal

5

Secretaría de Gobierno

5

Procuraduría General de Justicia

20

Secretaría de Educación Guerrero

4

Secretaría de Seguridad Pública

4

Tribunal Superior de Justicia

3

Secretaría de Desarrollo Económico

1

Comisión de Agua Potable y Alcantarillado

1

Congreso del Estado

1

H. Ayuntamientos Municipales

48

En el cuadro anterior observamos que la dependencia con más quejas es Procuraduría General de Justicia, seguida de las oficinas del Ejecutivo y la Secretaría General de Gobierno. En el desglose que elabora la Coddehum el Congreso del Estado sólo cuenta con una queja y los ayuntamientos 48. Fuente: Coddehum

(Cuadro 2) Quejas presentadas por periodistas ante la Coddehum de 2000 a marzo de 2009 -Autoridades Federales-

AUTORIDAD

QUEJAS

Cámara de Diputados

1

Secretaría de Hacienda y Crédito Público

1

Secretaría de la Defensa Nacional

2

Agencia Federal de Investigaciones (AFI)

1

Policía Federal Preventiva

2

En este cuadro observamos que las autoridades policiales son las tienen mayor número de quejas. Fuente: Coddehum

Gráfica2

Gráfica2 Como observamos en la gráfica la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del Estado

Como observamos en la gráfica la Comisión de Defensa de los Derechos Humanos del Estado de Guerrero (Coddehum) ha emitido seis recomendaciones a la Procuraduría General de Justicia en el Estado, cuatro a la Secretaría de Educación Guerrero y una a un presidente municipal. Los encargados de impartir justicia son los más remomendados por el organizamos de derechos humanos en el estado. Fuente: Elaboración propia con datos de la Coddehum.

1.5 El sistema de justicia guerrerense en total desierto

Los vacíos en cuanto al sistema de justicia guerrerense son evidentes. El informe Libertad de prensa en México: la sombra de la impunidad y la violencia, en el apartado dedicado al estado de Guerrero, afirma que la PGJE no tiene la capacidad de investigar todos los casos debidamente por falta de recursos tanto económicos como humanos. El trabajo cita al titular de la fiscalía, Eduardo Murueta Urrutia, quien afirma que “hay un atraso en el personal que integra la Procuraduría, que sólo cuenta con cuatrocientos agentes del Ministerio Público, tiene 20 mil averiguaciones previas al año y muy pocos recursos”. 30 Por otro lado el titular de la Fiscalía Especializada para Delitos Cometidos contra Periodistas dependiente de la PGR, Octavio Orellana Wiarco, considera que la impunidad es uno de los principales problemas que enfrenta el gremio periodístico.

30 http://www.i-m-

s.dk/files/publications/1340%20Mexico%20Spanish.2008%20FINAL.pdf

“Las autoridades tenemos un adeudo enorme por la tardanza que ha representado la resolución de muchos de estos casos, principalmente en el fuero federal”, admite Orellana Wiarco. Sin embargo, aclara: “también enfrentamos un enorme desafío cuando el asesinato de un periodista pudiera estar relacionado con el crimen organizado, cuando el periodista es quien viola la Ley incluso en su afán de cobertura, cuando los periodistas exigen responsables pero no aportan elementos, cuando denuncian en prensa pero no con autoridad ministerial, etc.” 31

Irregularidades y recomendaciones

Abel Bueno León, asesinado en Chilpancingo en 1997; Leodegario Aguilera Lucas, desaparecido en

Acapulco en 2004; Rafael Villafuerte Aguilar, asesinado en Tierra Caliente en 2003; Misael Tamayo, asesinado en Zihuatanejo en 2006, y Amado Ramírez Dillanes, abatido a tiros en el zócalo de Acapulco en

2007.

31 Fiscalía Especializada para Delitos Cometidos contra Periodistas, Informe Anual -2008

En estos casos, se han emitido recomendaciones estatales y nacional en las que sobresalen violaciones a los derechos humanos de los comunicadores, la falta de interés de las autoridades para resolver los hechos, irregularidades y omisiones en la integración de las averiguaciones previas. Por el caso del periodista Abel Bueno León, la CNDH envió la recomendación 125/1997 al entonces gobernador Ángel Aguirre Rivero. Las investigaciones realizadas por la CNDH concluyen que se violaron los derechos humanos de seguridad jurídica en agravio de Bueno León, además de que se denunció que el agente del Ministerio Público que integraba el caso incurrió en omisiones y deficiencias en la composición de la indagatoria. En el proceso de la desaparición del editor de la revista Mundo Político, Leodegario Aguilera Lucas, la Coddehum envió la recomendación número 019/2006, el 6 de abril de 2006, al procurador Murueta Urrutia. El expediente CODDEHUM-VG/221/2004-II expresa diversas irregularidades en la integración de la averiguación previa, dilatación en la procuración de justicia, incumplimiento de la función pública en la procuración de justicia y ejercicio indebido de la función pública.

Además señala que Ernestina Aguilera Lucas, hermana del periodista desaparecido el 22 de mayo de 2004, presentó su queja ante dicho organismo en contra de René Juárez Cisneros, Jesús Ramírez Guerrero, Luis León Aponte y Pedro Loyo Malabar, en ese entonces gobernador, procurador General de Justicia del Estado, secretario General de Gobierno, agente del Ministerio Público en Acapulco, respectivamente. Sin embargo, según la resolución, Ernestina Aguilera no presentó pruebas que acreditaran sus señalamientos contra el exgobernador y exfuncionarios. Por ello, la recomendación sólo es en el sentido de que “continúen las investigaciones respecto a la hipótesis sobre el caso de Leodegario Aguilera Lucas; así como instruir al agente del MP adscrito al juzgado octavo de primera instancia penal del distrito judicial de Tabares que promueva las diligencias necesarias para acreditar el cuerpo del delito y la probable responsabilidad de los incriminados”. El 13 de diciembre de 2003, Rafael Villafuerte Aguilar, director del periódico La Razón, de Ciudad Altamirano, fue asesinado a balazos en Tierra Caliente.

Por este hecho, el 16 de febrero de 2009 la CNDH emitió la recomendación 11/2009 al gobernador Zeferino Torreblanca por irregularidades en la integración de la averiguación previa, dilación y falta de oportunidad en la práctica de diligencias, ya que encontraron omisiones y dilaciones en la investigación, así como un trabajo deficiente por parte de los encargados de impartir justicia. Además recomienda tomar las “medidas de prevención correspondientes para salvaguardar la seguridad e integridad física de la señora Sonia Gama García y sus hijas, y así evitar actos que puedan causarle algún perjuicio derivado de la investigación de los hechos en que fuera privado de la vida el señor Rafael Villafuerte Aguilar”. La esposa de Villafuerte teme por su seguridad ya que -como consta en el expediente de la CNDH- Gama García aseguró que el “entonces presidente municipal de Altamirano, Guerrero, le pedía que bajara la crítica de su periódico; que una semana antes del homicidio su esposo le comentó que se encontró a la misma persona y le repitió lo que decía el presidente municipal. Que quien fungió en esa época como director de Comunicación Social del municipio de Pungarabato, Guerrero, demandó a su esposo porque suponía que utilizaba su nombre para escribir

sus notas, además de que posterior a los hechos, éste, de forma sospechosa, preguntaba insistentemente respecto de los hechos y a quién se le atribuía el homicidio”. En los casos de Misael Tamayo Hernández y Amado Ramírez Dillanes (el primero director del periódico El Despertar de la Costa y el segundo locutor de radio y corresponsal en Guerrero de Noticieros Televisa México) al igual derivaron dos recomendaciones de la CNDH, dirigidas al gobernador de Guerrero. El 9 de noviembre de 2006, la CNDH emitió la recomendación 069/2007 en la que se afirma que hubo irregularidades en la integración de la averiguación previa, específicamente en la “declaración ministerial de familiares, amigos y empleados de Misael Tamayo Hernández, no se ha recabado su expediente clínico, ni tampoco se ha allegado a la relación de llamadas telefónicas que se realizaron desde el número de celular del agraviado el día de los hechos, así como no se ha indagado el lugar donde desayunaron los señores Misael Tamayo Hernández y Reynaldo Ríos de los Santos y ordenar diligencias que se desprenden de las anteriores”. En el caso de Amado Ramírez Dillanes, en la recomendación 001/2008 de la CNDH -dirigida al

procurador General de la República y al gobernador de Guerrero-, de igual manera exhibe la “deficiente e irregular integración de la averiguación previa”, además que se desestimó la declaración de colaboradores cercanos a Ramírez Dillanes. La CNDH señala, también, las inconsistencias en la elaboración del retrato hablado y la persona que fue detenida “siendo que existen discrepancias en los mismos”; también duda de la participación de los testigos y la imposibilidad de contactarlos. En la recomendación también se denuncia el exceso de uso de la fuerza y actos de tortura contra los detenidos, ya que “fueron sometidos a tratos crueles y/o degradantes y tortura”

1.6

El

sistema

de

medios

impresos

en

Guerrero

 

No existe un registro exacto de la cantidad de medios impresos en el estado de Guerrero. Ediciones aparecen y desaparecen conforme inician y/o terminan periodos gubernamentales, alcaldías o campañas de promoción política. Según la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas -dependiente de la

Secretaría de Gobernación-, en el 2008 eran 89 las publicaciones editadas en el estado que cuentan con registro ante esa Comisión 32 , de las cuales una se encuentra caduca y cinco fueron dadas de baja (véase el anexo 1). Sólo los periódicos Novedades Acapulco, El Sol de Acapulco, El Sur, La Jornada Guerrero y Diario 17, cuentan con un tiraje a nivel estatal; sin embargo, -como lo pudimos constatar en nuestro recorrido por el estado-, los periódicos locales e internet restan fuerza a su penetración en los municipios. La falta de estructura de los medios impresos en Guerrero no sólo se refleja en la falta de contenidos periodísticos, sino en su tiraje: sólo el 1.85 por ciento de los medios cuentan con circulación autenticada por empresas certificadoras (véanse en los anexos 2 y 3) lo cual denota la falta de transparencia de los medios. Las cifras del número de tiraje y zona de circulación que proporcionan los medios escritos no se pueden asumir como efectivas, pues los datos que aparecen tanto en el Padrón Nacional de Medios Impresos (PNMI) como en un documento proporcionado al Instituto Estatal Electoral de Guerrero (IEEG) por los propios medios de

32 La base de datos de la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas, fue iniciada desde 1995. La consulta se hizo en el 2008.

comunicación a través de una licitación pública, cuya copia obra en poder del autor, salvo las de los medios que cuentan con circulación certificada, aunque las cifras expuestas por los medios impresos al PNMI varían: la mayoría se excede del número proporcionado al PNMI. Sólo La Jornada Guerrero redujo tres ejemplares (compárese en los anexos 2 y

3).

Fuentes confidenciales del gobierno del estado confirmaron al autor de este trabajo que en el 2006 Zeferino Torreblanca contrató a la empresa Consulta Mitofsky para hacer un sondeo que les permitiera ubicar a medios impresos por su tiraje. Los resultados de dicho trabajo, “confidenciales”, muestran a los periódicos con mayor circulación. (Véase el cuadro 3)

(Cuadro 3) Principales grupos de periódicos, 2006 -por orden de importancia-

 

Novedades Acapulco

El Sol de Acapulco

Zona:

Diario 21

Acapulco

El Sur

Diario 17

 

Diario de Guerrero

Zona:

Vértice

Chilpancingo

El Sol de Chilpancingo

Nota: En el 2006 La Jornada Guerrero no existía. Fuente: Elaboración propia

Una acción de transparencia en los medios de comunicación es la verificación de su circulación por parte de empresas certificadoras y no sólo de transparencia pues como dicen las propias empresas auditoras “implica tener una carta de presentación confiable frente a anunciantes, centrales de medios y agencias de publicidad, y un ‘sello de garantía’ y profesionalismo frente a su competencia no auditada”. 33 Sin embargo, al momento de vender sus espacios publicitarios, la mayoría de medios impresos expone su circulación bajo su propio criterio (véase el anexo 4). Son diarios, revistas y semanarios que circulan sin certificación; algunos se reparten de manera gratuita, sobre todo, en oficinas de prensa de ayuntamientos o instituciones de gobierno, distribuidos por los propios dueños o reporteros. En torno a las cantidades de tiraje hay ciertas discrepancias, pues no todas las copias llegan a manos del lector, sobre todo por la pobreza monetaria y cultural de los guerrerenses: la población prefiere comprar alimentos para su familia que gastar en periódicos y sólo el 16 por ciento de la población

33 http://www.ivm.com.mx/b_introduccion.htm

manifiesta leer un periódico diario mientras que, el

  • 49.9 por ciento, expresa que sólo se acerca a las

páginas de las publicaciones menos de una vez al mes

o, de plano nunca. 34 Además los medios electrónicos (radio y televisión) acaparan los sectores. Los medios impresos que, hasta el cierre de este trabajo, cuentan con página de internet son:

Novedades Acapulco, El Sol de Acapulco, Diario 17, El Sur, La Jornada Guerrero, El Sol de Chilpancingo, Diario de Guerrero, Pueblo, Objetivo, Diario 21, Diario de Iguala, El Diario, Despertar de la Costa, Despertar del Sur, El Faro de la Costa Chica, Interacción, Expresión popular y Tiempo de Guerrero. El único medio que ha hecho pública sus tarifas de publicidad en su página de internet es Novedades Acapulco 35 .

34 Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), Encuesta Nacional de Prácticas y Consumo Culturales, México 2004, p. 100. Citado

en Los dueños del cuarto poder, Francisco Vidal Bonifaz, México 2008, p

144.

35 http://www.aca-novenet.com.mx/aca-tarifaspublicidad.php

2. EL DÉFICIT

Nosotros publicamos todo lo que pasa en Guerrero, preguntamos a medio mundo, pero nunca nos preguntamos cómo nos va, cómo estamos. Si a caso los días cuatro de enero y siete de junio, es cuando por ahí sale esporádicamente en los medios cómo nos va en la vida de este oficio. Nos preocupamos por todos, pero no nos preocupamos por nosotros mismos. Ignacio Hernández Meneses, reportero del Diario 17 Acapulco.

  • M ientras

que

según

la

tasa de Salarios

Mínimos del 2008, un reportero(a) en

prensa diaria impresa deberá ganar

dependiendo de las áreas geográficas A: $157.56,

Acapulco de Juárez; B: $153.12, C: $148.05, en todos

los municipios del estado, el valor al

trabajo

periodístico que dan los dueños del cuarto poder se ve

reflejado en sueldos que oscilan entre 300 a mil 500

pesos quincenales 36 , además de que no les es pagado el material que suben a la Internet en el caso de los periódicos que cuentan con página web, lo cual obliga a quien pretende ganarse la vida honestamente a trabajar en dos o más medios de comunicación, así como también a cubrir más de una fuente informativa. Hay otros reporteros que incrementan su salario con las comisiones por venta de publicidad política 37 o comercial; unos más optan por ser jefes de prensa de funcionarios públicos y/o políticos o trabajar, incluso, en oficinas de prensa de instituciones de gobierno y al mismo tiempo son reporteros para medios privados. En estas difíciles circunstancias, los periodistas son blanco fácil del dinero de políticos y funcionarios de gobierno. Un dato alarmante que encontramos en nuestro estudio es que el 83.51 por ciento de los periodistas guerrerenses considera que los bajos salarios son un

36 Hasta el cierre de este trabajo la zona en la que mejor se paga a un periodista es Tierra Caliente con 3,300 pesos quincenales. “Hemos coincidido en esta zona se paga un poco mejor, pero las condiciones son más difíciles y de más riesgos, es una de las regiones donde se está acentuado la violencia y es un riesgo, no sólo para los que cubren la nota roja”. Uriza García Cruz (entrevista con el autor). Por otra parte, quien gana por encima de esa cantidad en otras zonas es porque trabaja en dos o en más medios periodísticos, o es corresponsal de algún medio estatal o nacional. Un porcentaje muy pequeño de dos a tres periódicos paga entre 2 mil a 2 mil 500 pesos. 37 Entrevistas a modo a funcionarios o políticos.

factor determinante para que sus colegas acepten sobornos. Localizamos, también, que el principal problema que enfrentan los periodistas en el ejercicio de su profesión son los bajos sueldos: el 72.52 por ciento de los periodistas en Guerrero así lo reveló y las voces de periodistas circulan en el mismo sentido… Francisco Pacheco Beltrán, del Faro del Diario y corresponsal de El Sol de Acapulco en Taxco, afirma que la mayoría de colaboradores de empresas periodísticas en esa zona no tienen un salario y menos una relación laboral con las empresas: “hay otros (medios) que dicen ‘te voy a pagar lo que te publico; si no te publico, no te pago’… eso obliga a que tengan que recurrir a algún tipo de actividad que no tiene que ver con el ejercicio periodístico”. Claudio Viveros Hernández, corresponsal de Monitor y El Sur en Taxco, indica que aquellos periodistas que no tienen las mínimas posibilidades económicas para vivir o llevar al día su existencia son blancos preferidos por los funcionarios para ser usados: “ya ni siquiera ejercen su trabajo de periodistas, les dicen lo que tienen que hacer, son boletineros”.

Claudio Vargas, fotoreportero freelance en Acapulco, habla sin ataduras al referirse a los bajos salarios en los medios locales: “los sueldos no te dan para vivir; por eso es muy difícil mantener la dignidad como periodista… o tienes dignidad o tienes empleo”. Ezequiel Flores Contreras, corresponsal de Proceso en Guerrero, explica lo decadente que puede ser trabajar para un medio de comunicación que no cuente con suficiente poder adquisitivo: “hay periódicos que mandan a sus trabajadores a asaltar; el problema es de la empresa. Si a un reportero le pagas bien y la guía de ese reportero lo manda a trabajar, pues va a trabajar, podrá haber algún desviado que ambicione más, pero ése es el problema”. “Uno de las principales limitantes son los recursos económicos y las condiciones que dispones para ejercer tu trabajo. Eso te impide realizar muchas cosas por el simple hecho que no tienes recursos para poderte mover. Considero que es injusto porque es una mano de obra calificada, no hay improvisación del trabajador”, dice Jesús Rodríguez Montes, corresponsal de La Jornada Guerrero, en la Montaña. “No tengo un salario fijo, por nota publicada me pagan 33 pesos, y me publican de dos a tres notas”, afirma Azaheel Núñez Román, del Diario 21.

O el caso de Artemio Abarca García a quien el Diario 21 de Iguala en el año 2000 le pagaba 250 pesos a la quincena.

Para

el

2009

su

sueldo

es

de 850 pesos

a

la

quincena. Es decir, en 9 años le han aumentado sólo 600

pesos.

Sector desprotegido

A los bajos sueldos se suma el debilitado indicador de la seguridad social y prestaciones. El estancamiento es evidente y preocupante: el 57.44 por ciento de los comunicadores en Guerrero no cuenta con seguro social; al 82.41 por ciento no le pagan horas extras laboradas; el 74.72 por ciento no cuenta con reparto de utilidades; al 56.47 por ciento no le dan prima vacacional y el 60.43 por ciento no accede a seguro de vida. Las mujeres periodistas por igual no tienen las prestaciones de Ley cuando se encuentran en estado de gravidez. Ante esta situación deficitaria, hay periodistas que con distintos énfasis o iguales y diferentes argumentos se quejan de la aparente relación laboral

que tienen reporteros y fotógrafos con los dueños del cuarto poder: el 67.03 por ciento trabaja de manera informal a partir de acuerdos verbales o son contratados por honorarios sin ninguna prestación. La escasez de contratos de trabajo ha puesto en problemas a más de un periódico. Dos casos que salieron a la luz pública y que tuvieron un impacto mediático fueron los de Misael Habana de los Santos y del fotoreportero Alejandrino González Reyes, quienes ganaron un litigio contra el periódico El Sur. Los dos periodistas relatan que fueron despedidos de manera injustificada.

Narra Misael Habana de los Santos:

El Sur, defiende los derechos humanos de la gente, pero de los derechos humanos dentro (de la empresa) no hablan. Juan, el director, lleva 15 años al frente de la empresa y si es una empresa democrática con accionistas, ¿por qué no hay una reunión de Consejo? Yo soy miembro del Consejo y nunca me han llamado, soy accionistas, nunca me han repartido acciones, fui trabajador y me negaron una liquidación. E incluso han negado que yo

trabajo para esa empresa, y camaleónicamente han cambiado de nombre y sigue siendo la misma estructura, y contradictoriamente sigue siendo el mismo director, el mismo gerente y hasta el mismo edificio; pero ellos dicen que no tienen ningún (vínculo) conmigo, cuando yo trabajé siete años. De ese tamaño y además lo politizan. Como tiene la capacidad, politizan el hecho para desacreditarte. Un día me despidieron de El Sur, (por conflictos) La Jornada decide retirarse. Dos días antes había tenido un enfrentamiento con el director y le dije que no me gustaría ir a formar una nueva empresa por todo el historial que tenía debajo, los compromisos que tenía como familia, y yo prefería seguir trabajando con la alianza de La Jornada y que no se diera la ruptura; Juan impuso la línea y me despidieron. Me han desprestigiado me han dicho que tengo alianzas con el gobierno. Esta demanda se puso en el gobierno de René Juárez Cisneros, sigue aún. Les he ganado ante todas las instancias. En cualquier periódico lo hacen, pero en este caso lo hace un periódico democrático.

Alejandrino González Reyes refiere:

La demanda a El Sur se da desde el momento de que me conminan a ya no trabajar, y se da en ese momento una demanda laboral, precisamente por la falta de un contrato de trabajo, la falta de reconocimiento de un patrón hacia el empleado, y es por ello que se da. El caso se va a los tribunales, la idea no era complicarle la vida al periódico, la idea era dar una razón para el reconocimiento de la labor periodística dentro de esa empresa y esa empresa finalmente reconoció que sí había una relación laboral, aunque no hubiera habido un contrato de trabajo, porque así lo ordenó la Ley.

—Juan Ángulo dice que tú eras freelance y que en ese sentido no tenía ni un compromiso más allá…—se le cuestiona al fotoreportero. —En un momento dado… cuando se dio la relación formal con el patrón se hizo un acuerdo laboral de palabra, pero es verbal, en cuanto eso sucede, si no hay documentos pues tiene que (sic) sostiene siempre: no hay una relación laboral, pero sí la hubo, porque

nosotros cuando… válgase el paréntesis aquí, yo trabajaba con él como parte de una agencia fotográfica, pero en el momento que él me invitó a trabajar como parte de una plantilla del medio, se evitó toda relación con la agencia que yo trabajaba, desde ese momento se quita el nombre de la agencia y sólo se deja el nombre del reportero, y eso fue lo que sucedió y eso fue como parte de una prueba que presentamos en la Junta Local y la Junta Federal de Conciliación, porque se fue a los tribunales federales el caso, y la Junta Federal, reconoce que así fue ¿no? Se hizo una relación laboral y fue donde… — ¿Por qué se da el rompimiento? —Se da el rompimiento porque, se le llama exigir información extra… una información que no está al alcance de la mano de un periodista, y cuando no está al alcance, obviamente que no puedes obligar… hay situaciones que se pueden dar, pero hay situaciones que no se pueden dar, y es allí donde hubo un mal entendido y se pierde toda relación. — ¿Tú ganaste el caso?, ¿qué vino después?

—Sí, se ganó el caso, finalmente hubo un reconocimiento de la relación laboral entre empresa y empleado y allí quedó.

Por su parte, Juan Angulo Osorio asegura que los dos casos son un problema que va más allá de lo laboral y se han convertido en un conflicto “político” por las diferencias que tiene el gobernador Zeferino Torreblanca con el periódico:

Tuvimos un conflicto laboral, en todas partes hay conflictos laborales, que se convirtió en conflicto… digamos de orden político y de orden corporativo, porque nosotros tuvimos un rompimiento de la Sociedad de Accionistas en la cual participábamos y en la cual el socio mayoritario era el periódico La Jornada, la empresa que edita el periódico La Jornada, en ese contexto Misael tomó partido por el socio mayoritario, el único trabajador accionista de entonces que tomó partido, el único accionista que era trabajador del periódico y de hecho el único accionista de todos los de Guerrero. Tomó partido con La Jornada, en ese contexto es el conflicto con él. Si no, no se hubiera dado,

él nos metió una demanda como parte del conflicto.

¿Es político…? —pregunto al directivo.

— — Es corporativo, se convierte en político porque la Junta de Conciliación y Arbitraje, de Zeferino Torreblanca Galindo, le da la razón en todo a Misael (Habana), cuando no tenía razón en nada, su demanda era ficticia, inventada. ¿Por qué no ganó cuando estaba el gobierno de René Juárez, si era una demanda legítima? ¿Por qué ganó con Zeferino? Pues porque Zeferino le dio la razón, como parte del conflicto que tenía Zeferino con nosotros. — Es lo mismo que pasó con Alejandrino González ... Es lo mismo…

— — El argumenta que no tenía un contrato de trabajo… — Era trabajador de honorarios, no tenía por qué tener. (Es) exactamente lo mismo, con Alejandrino, siempre nos dio la razón la Junta y de la noche a la mañana, le dio la razón a él. Resulta que la noche era el gobierno de René Juárez Cisneros, y la mañana era de Zeferino Torreblanca. Exactamente lo mismo. Yo fui fundador del Sindicato de La Jornada, fui

miembro de dos Comités Ejecutivos, en uno de esos Comités fui secretario de Trabajo y Conflictos. Alejandrino no tenía ni un derecho, él era un trabajador por honorarios, ¿por qué tenemos trabajadores de honorarios?, ¿por qué era un trabajador de honorarios?: él al mismo tiempo que mandaba sus fotografías acá, las mandaba a tres, cuatro, cinco periódicos. ¿Es una especie de blindaje por parte de las empresas cuando trabajan por honorarios? — No, no es ningún blindaje, si el trabajara únicamente para El Sur le tendríamos que hacer su contrato de trabajo y meterlo al Seguro Social, al Infonavit, pero si él trabaja para cinco empresas…

La

tesis

de

que

el

conflicto laboral

con

los

dos

periodistas se convirtió en político la ilustra el propio Juan Angulo Osorio en su columna EL FIN Y LOS MEDIOS, bajo el título: “Autoridades laborales y jueces contra El Sur”, el 17 de marzo de 2006:

…Por ejemplo, luego del triunfo de Zeferino Torreblanca, el abogado de Misael Habana,

Eusebio

Romero

–defensor

de

sindicatos

cetemistas corporativos– dijo a nuestro

abogado que ya veía perdido el caso pues “tu jefe es muy amigo del próximo gobernador”. Y luego, cuando leyó aquí en El Sur las críticas a Zeferino, y que el periódico mantenía su línea independiente, cuando Romero se encontró de nuevo con nuestro abogado rectificó: “Te voy a ganar”. Otro ejemplo: el abogado del fotógrafo Alejandrino González, que con chicanada y media y, sobre todo, la colusión con la autoridad laboral de Chilpancingo nos ganó un juicio que vale cerca de 300 mil pesos, se llama Carlos Marx Barbosa Guzmán. Para más datos, es integrante de la Consejería Jurídica del gobierno del estado, con lo que incurre en conflicto de intereses. A mayor abundamiento, es empleado del consejero jurídico Santiago Aguirre Rivera, quien unos días después de que el Segundo Tribunal Colegiado de Chilpancingo falló en nuestra contra acudió a la sede de éste a “dar las gracias” al magistrado presidente Arturo Rafael Segura Madueño que, asimismo, fue el que elaboró la ponencia que tanto daño nos causará. ¿Por qué el representante de un poder tiene que agradecer algo al representante de otro poder?

¿Fue hasta la oficina del magistrado Segura a agradecerle qué?...

Para ejemplos muchos… La mayoría de periodistas se quejan de que en los propios medios de comunicación es donde más se afectan los derechos humanos, pero piden prudencia, prefieren que no se manejen nombres de medios, los medios donde ellos mismos trabajan, desde las empresas bien posicionadas hasta las más pequeñas. Un caso representativo de esta situación ocurrió en febrero de 2009 cuando la reportera de la fuente policiaca del Diario 21 de Iguala, Jenny Yulianna Marchán Arroyo, fue herida de gravedad por un grupo de hombres armados a bordo de una moto, que asesinaron a balazos a su novio, el fotoperiodista del periódico El Correo, editado en la misma ciudad, Jean Paul Ibarra Ramírez. Los funcionarios del Diario 21 negaron ayuda económica a la reportera con el argumento de que Marchán Arroyo no era parte de su cuerpo reporteril; sin embargo, Yuliana Marchán narró a quien esto escribe que ese día recibió una orden de trabajo de los directivos del Diario 21 la cual era retratar unos cuerpos en el Servicio Médico Forense (SEMEFO).

Y a ese lugar iba cuando fue interceptada, en compañía de su novio, por los sicarios de éste… Hoy, la casa de Jenny Yulianna se encuentra custodiada por dos elementos de Seguridad Pública. Durante la entrevista, sonríe de nerviosismo. Recién egresada de la Universidad del Valle de Cuernavaca, la aprendiz de periodista recuerda que en un inicio se acercó a pedir trabajo al Diario de Iguala, pero el Diario 21 atrajo su atención por “ser el periódico con más venta y fama”. Ahí, le ofrecieron un puesto para tomar fotografías con la condición de estar a prueba por 15 días “pero pasaron más de dos meses y no recibía ni un peso y siempre me llamaban por teléfono para que cubriera algún evento. Mi mamá me daba para los taxis”, relata. “Un día me dicen que ya me iban a empezar a dar algo en lo que me empezaba a adaptar. Me dieron 500 pesos a la quincena, 250 a la semana –Jenny sonríe como burlándose de los míseros pesos que recibía o, quizá, para ocultar la vergüenza de ganar tan poco-. Ni siquiera me alcanzaba para los pasajes”, afirma. Al darse cuenta que lo que ganaba no saldaba el trabajo realizado, Marchán Arroyo empezó a apagar su celular para no ser localizada por los directivos del

Diario 21 y trabajar por lo que ella consideraba era lo justo. Pero su empeño por dedicarse al periodismo y la necesidad económica la llevó a cubrir la fuente policiaca los días miércoles: “yo lo hacía con la intención de que me aumentaran un poco más el sueldo pero me siguieron pagando lo mismo; después me dijeron que no sólo eran los miércoles, sino también los sábados, los miércoles fotografías y los sábados redactar notas, por el mismo sueldo”, refiere. — ¿Cómo se da el incidente donde pierde la vida Jean Paul Ibarra Ramírez?, pregunto a la reportera.

Ese día yo había terminado mi trabajo y lo acompañé a él a la preventiva, y allá nos encontramos a Rodimiro Méndez Ríos (un periodista del Diario21) pero como en esos días quien cubría la fuente policiaca era Ismael González Bahena, cuando faltaba me llamaban a mí o a otro compañero y después me enteré que Ismael andaba como si nada, borracho —Yulianna vuelve a sonreír—. Me dio coraje y me dije: yo no lo voy a cubrir porque a él le van a dar su sueldo completo y a mí no me van a dar nada por cubrirlo. Me dijeron: ‘oye hay cinco muertos en el

SEMEFO. Hazme el favor de tomar las fotos ya ves que Ismael no está trabajando, vete’. Yo le dije que sí, de todas formas iría, pues mi compañero (Jean Paul) cubría policiaca todos los días. Y me dije: si voy para allá, no me cuesta nada. Lo único que tenía que hacer era tomar las fotos y entregarlas al Diario21. Pero ya no llegamos. Recuerdo que escuché los disparos y cuando sentí ya estaba en el suelo, no tuve la oportunidad de ver nada”.

Al preguntarle cuál es su impresión de que la empresa no le apoyó, la joven de 22 años suspira y agacha la mirada antes de contestar: “coraje, decepción, tristeza y -calla por un momento- no sé cómo explicarlo. Mis papás esperaron a que yo saliera del hospital y me dijeron que irían al diario para ver en qué nos podrían apoyar. A la hora regresaron y les dijeron que no, que no podían hacer nada”. En su momento lo que los funcionaros del Diario 21 solicitaron a la familia de Marchán era que fuese trasladada al Hospital General, pero precisamente había sido rechazada del Hospital General porque no podían atenderla allí porque no había traumatólogo. Por eso la mandaron a un hospital particular…

“El señor Albarrán (dueño del Diario 21) – recuerda- estuvo insistiendo con mi mamá para que me regresarán al Hospital General, que él ya había hablado con no sé quién para que me operaran la siguiente semana. Yo no podía estar una semana así. Lo que dijo es que podría encontrar un hospital donde nos costara más barato”. El monto de las curaciones, que superó más de 100 mil pesos, tuvo que ser cubierto con dinero de la propia reportera, así como con dinero recabado por reporteros –en diversas colectas, realizadas en todo Guerrero- así como un senador, por conducto del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP). Ante la falta de apoyo evidente del periódico donde trabajaba, organizaciones de derechos humanos sugirieron a Yeni Yuliana que si quería demandar a la empresa, que ellos estaban a su disposición. Pero su inseguridad y el miedo a enfrentarte a una empresa que tiene poder económico y político en la región le bajó el ánimo. “No quiero meterme en más problemas. En este momento lo que más quiero es olvidarme de esto y recuperarme para volver a trabajar”, afirma. —

¿Regresarías a ejercer el periodismo? — Tal vez sí, pero no al Diario 21.

Como dato adicional, nuestra encuesta revela que sólo el 10.98 por ciento de los periodistas de Guerrero ha entablado alguna demanda de carácter laboral contra alguna empresa periodística.

¿Acceso a la información?

Los datos arrojados por nuestro sondeo revelan que el acceso a la información es otra de las limitantes: el 36.26 por ciento de los periodistas lo refiere. Esta situación no solamente se vio reflejada en nuestro instrumento de medida, sino en las entrevistas realizadas a los periodistas: la mayoría coincide en que las dependencias del gobierno del estado son las que más omiten información. Así lo confirma Pedro Gómez Rivera, corresponsal de Novedades Acapulco en Ometepec:

“En cuanto al acceso a la información no hablamos de presidentes municipales, diputados, funcionarios de ayuntamientos, sino de dependencias como la Secretaría de Salud, Secretaría de Desarrollo Social u otras que se limitan a dar información”. Alejandro Aparicio, reportero del Diario 21 de Iguala refiere: “El acceso a la información es

complicado… hay barreras por parte de los funcionarios, dan información a cuentagotas porque no tienen la cultura y porque no han hecho valido el derecho que da la Ley de Acceso a la Información”. Juan Cervantes Gómez, corresponsal El Universal, afirma que “el hermetismo que guardan las autoridades para proporcionar la información es una limitante y se valen de que tienen sus oficinas de prensa o bien que existe la Comisión de Acceso a la Información Pública del Estado de Guerrero (Caipegro). Ya no es como antes que el funcionario daba la información que uno le requería”. En las siete regiones del estado se escuchan voces de periodistas sobre funcionarios que condicionan la información en función de lo que ellos quieren. Punto y aparte, tenemos como referencia que para el 2006 la Caipegro reportó que el 10 por ciento 38 de los solicitantes de información pública fueron medios de comunicación, mientras que para el 2007 el número de solicitudes por parte de los informadores se redujo casi a un 80 por ciento: sólo el 1.80 por ciento 39 utilizó la herramienta.

  • 38 http://www.caipegro.org.mx/pdf/primer_informe.pdf

  • 39 http://www.caipegro.org.mx/pdf/informe_final.pdf

En

ese

sentido,

el

95

por

ciento

de

los

reporteros afirma no utilizar la Ley de Acceso a la Información Pública por lo engorroso y burocrático que suele ser pedir información a los sujetos obligados. No sólo los reporteros pueden dar su visión frente a ello, quien esto escribe tuvo entre sus obstáculos precisamente el acceso a la información, hay un bajo interés por capacitarse y tener cultura de la transparencia, o de difundir cuáles son las obligaciones y cuáles los requisitos para acceder a la información. Los funcionarios de gobierno esconden la información con terror. En ocasiones por descuido o falta de compromiso la información que se remite a veces no es la indicada o no hacen el intento por buscarla. Preferible una multa de 50 días de salario mínimo a dar información. Un dato que revela la falta de interés por parte del gobierno para abrir sus archivos es que, a la fecha (Mayo de 2009), Guerrero es uno de los siete estados que no ajustan su Ley de Transparencia al precepto constitucional.

Periodismo, la última opción

En cuanto a los niveles de profesionalismo informativo, Guerrero se encuentra entre periodistas empíricos que no saben distinguir géneros periodísticos, con problemas de redacción, personajes de todas las profesiones (hasta ex policías), y de bajos niveles educativos.

Agreguemos a ello

que

pocas

empresas

periodísticas están dispuestas a invertir en capacitación de sus trabajadores o no formar escuela

en sus propios medios. Durante la realización

de

este

trabajo,

se

encontraron periodistas que cuentan con nivel de licenciatura pero no siguen preparándose. Las nuevas generaciones –léase egresados de escuelas de Ciencias de la Comunicación o Periodismo- no cuentan con las herramientas suficientes para ejercer su profesión. A esta situación se agrega que ninguno de los profesores de la única escuela en Guerrero de Ciencias de la Comunicación -dependiente de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG)- ha desarrollado el periodismo en medios informativos. De 100 periodistas a los que se les preguntó su opinión sobre la capacitación que reciben las nuevas

generaciones de periodistas, el 45.55 por ciento de los periodistas consideró que es parcial; el 38.88 por ciento opina que no es la adecuada y el 13.33 por ciento afirmó que sí es la adecuada, mientras que el 2.22 por ciento se negó a contestar.

Banqueta, sí; investigación, no

Al echar un vistazo a los medios locales encontramos un periodismo completamente declarativo, entrevistas banqueteras (improvisadas en todos los aspectos) o de eventos. No hay, pues, investigación periodística o contenidos que difieran de lo político o nota roja. Peor aún, lo que en muchas ocasiones venden como trabajos de investigación son recuentos de hechos, datos estadísticos o filtraciones. He aquí los datos duros: el 34.06 por ciento de los periodistas guerrerenses considera que la falta de profesionalización limita el ejercicio periodístico; en cuanto a los niveles de profesionalismo, el 56 por ciento los calificó entre 7, 8, 9 y 10; el 37.76 por ciento estimó sus niveles de entre 4, 5 y 6; y el 2.20 por ciento dio calificaciones de entre 1, 2 y 3.

Periodistas entrevistados coinciden en que la preparación profesional debe ser una exigencia de los dueños del cuarto poder hacia sus trabajadores y éstos a su vez deben pagar capacitación constante a sus reporteros. En el último de los casos, los mismos trabajadores de los medios deben apostar a su capacitación. “Es como la carrera de medicina, estamos obligados a prepararnos académicamente”, dice Pedro Gómez Rivera, reportero del periódico Novedades Acapulco. Los periodistas encuestados afirman que el nivel de profesionalismo del periodismo es deficiente, atribuyendo dicha situación a que quienes ejercen el periodismo “son improvisados (…) las deficiencias son desde la forma de escribir hasta la forma de conducirse, no hay un conocimiento teórico que respalde la práctica”, precisa Jesús Rodríguez Montes, corresponsal del periódico La Jornada Guerrero. Misael Habana de los Santos, corresponsal del periódico nacional La Jornada en Guerrero, afirma que a comparación de hace 25 años los niveles de profesionalización han avanzado “por dos expresiones claras: El Sur y La Jornada Guerrero, creo que

caminamos un trecho de 100 años en los últimos 15”, ejemplifica. Pero también existe resistencia por la actualización profesional por parte de los reporteros, que algunos arguyen a su ritmo de trabajo mientras que otro sector al desinterés…

Desinterés

Cuando el ex gobernador José Francisco Ruiz

Massieu ofreció un curso de capacitación en conjunto con la Universidad de Castro Sor Juana para los periodistas de Guerrero hubo una reportera que le preguntó al entonces gobernador: “Oiga, ¿y nos van a pagar por el curso?”. Sin comentarios… Otro ejemplo: durante este mismo curso, un periodista que no pasó una materia le dijo al gobernador: “me corrieron del curso gobernador, corra a estos cabrones”. El curso costó cerca de 93 millones de viejos pesos por alumno.

Cuando era alcalde de Acapulco,

el

actual

gobernador Zeferino Torreblanca, junto con reporteros del puerto, hicieron un fideicomiso y

llevaron a cabo un curso de periodismo de investigación impartido por profesionales de la revista Proceso. Cuando en las fiestas de periodistas había, por lo menos, 300 reporteros, sólo asistieron 34 al curso, de los cuales terminaron 23. En el periodo gubernamental de René Juárez Cisneros se desarrolló un curso de titulación a periodistas empíricos en conjunto con la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG). De entrada más de la mitad que fueron se defraudaron a sí mismos porque muchos no tenían preparatoria y de la treintena de periodistas que ingresaron sólo se han titulado, a lo mucho, cuatro. En el ejercicio de autocrítica, nuestra encuesta arroja que el 95.60 por ciento de los periodistas opina que requiere mayor capacitación para desempeñar su labor y el 94.5 por ciento expresó que el periodista actual debe tener formación académica.

Periodista: ¿multimedia?

Aunado a todo ese universo, el 28.57 por ciento de los periodistas encuestados identificó a la escasez de

infraestructura y recursos de los medios como uno de sus principales problemas. Ello se ve reflejado cuando en ocasiones los dueños del cuarto poder asignan a cada comunicador la actividad de reportero y fotógrafo a la vez; cubren hasta dos fuentes por medio informativo para el que trabajen; no les conceden la tecnología necesaria para el ejercer su profesión y suelen entregar de 4 a 5 notas por cada medio informativo. En medio del vendaval, bajo la resistencia de las empresas periodísticas a invertir en personal y ante la escasa capacidad de los periódicos de producir contenidos propios, las agencias informativas locales, nacionales e internacionales han pasado a cubrir esa parte, pues nutren de información a la mayoría de los rotativos. “Ha surgido otro fenómeno: las agencias; el editor prefiere darle una mochada a la agencia a tener que contratar a cinco reporteros que resultaría un desembolso a las redacciones”, afirma Juan Cervantes Gómez, corresponsal del periódico nacional El Universal. Sobresale que el 69.23 por ciento de los periodistas guerrerenses afirma que en la empresa periodística donde trabaja no se promueven cursos de capacitación, mientras que en las que sí lo hacen son

el 29.67 por ciento y éstos se dan de forma trimestral, semestral o anual. La falta de enfoque se observa al momento de que el 51.60 por ciento de los reporteros utiliza su propio criterio al momento de recabar información; el 44.08 por ciento se maneja por órdenes de trabajo y sólo el 4.30 por ciento maneja ambas. Un punto relevante es que aunque el 66.66 porciento afirmó desarrollar periodismo de investigación. Sin embargo, en los hechos, la realidad es contrastante: una hojeada a los medios impresos nos permite concretar que NO existe periodismo de investigación en Guerrero. En esa línea, el 32.25 por ciento dijo no realizar periodismo de investigación. Estas son sus razones…

41.17 por ciento contestó que por falta de

apoyo

económico

de

parte

de

empresas periodísticas

las

26.47 por ciento refirió que son trabajos que requieren de mayor tiempo

8.82 por ciento indicó que por falta de interés de los editores

8.82 por ciento dice que evita hacerlo por la inseguridad social 14.7 porciento no contestó.

Encontramos también que el 24.17 por ciento de los periodistas entrevistados consideró la dependencia de la publicidad oficial como un obstáculo. Ello confirma lo que se ha consignado desde el inicio de este trabajo: el gobierno condiciona la publicidad a los dueños del cuarto poder y con ello interfiere la línea editorial de cada medio de comunicación lo que genera la censura a los trabajos periodísticos del comunicador. En ese sentido, observamos que el 15.38 por ciento de los periodistas encuestados afirma que tiene censura en el medio donde labora, además de que 20.87 por ciento percibe influencia del departamento de relaciones institucionales al de redacción del medio donde trabaja. Cuestionados en el sentido de que si dentro de la empresa periodística donde trabaja hay libertad para publicar todo tipo de noticias, el 56.66 por ciento de los periodistas encuestados contestó que sí, mientras que el 25.55 dijo que hay libertad parcial y el 16.66 porciento precisó que no la hay. El 1.11 por ciento se abstuvo de contestar.

Las

presiones

políticas

son

otro

punto

de

preocupación de los periodistas: el 13.18 por ciento así lo considera; en tanto, el 5.49 dijo que la autocensura y el temor a perder el trabajo son una

limitante, a su vez, para el ejercicio periodístico.

En

último lugar quedó la dependencia de la

publicidad privada con un 3.29 por ciento.

2.1 El hundimiento

El salario no determina lo grande o pequeño corrupto que pueda ser uno. Hay corruptos de 50 mil, que ganan 50 mil pesos, y son corruptos; hay gobernantes que ganan más y son corruptos. Ignacio Hernández Meneses.

A los 100 periodistas encuestados se les preguntó si pensaban que ya se les había olvidado que forman parte importante de la estructura social. La respuesta fue tajante: Sí. Los expertos catalogan a la ética periodística como la manera moral de ser y de hacer del periodista. Ésta es regida por su profunda identificación con principios y normas de adhesión a la verdad, a la equidad, al respeto por la dignidad y por la intimidad

de las personas, al ejercicio de la responsabilidad social y a la búsqueda del bien común. Pero, ¿qué se obtiene de la mezcla de falta de profesionalismo, valores en el olvido y bajos sueldos? No hay otra respuesta: un rango de ética decadente. Lamentablemente, en Guerrero esos factores se agrupan en la mayoría de los trabajadores de los medios de comunicación y en los dueños del cuarto poder.

Los

altos

niveles

de

desinformación,

manipulación informativa, sensacionalismo,

parcialidad y corrupción son los factores cruciales que incidieron en el hundimiento de la confianza ciudadana hacia la prensa guerrerense.

Aunado

a

ello, los dueños

del

cuarto poder

anteponen el negocio informativo al de la responsabilidad social. Además, hay casos de periodistas que utilizan los medios informativos para promocionarse y saltar a la política 40 .

40 Los periodistas Víctor Wences Martínez, Lilián Rivas Santillán y Alejandro Mendoza Pastrana, han sido candidatos a la alcaldía de Chilpancingo por el Partido de la Revolución Democrática, en los años 2002, 2005 y 2008, respectivamente; los informadores Noé Segura Salazar por el Partido del Trabajo, y Víctor Wences Martínez (nuevamente) ahora por el Partido Convergencia, intentaron ser alcaldes de Chilpancingo en el 2008; en ese mismo año el periodista Héctor Nájera Apatiga, fue abanderado del PAN para contender por la alcaldía de Acapulco.

“El fin justifica los medios”, se sentencia. Por si fuera poco, en la prensa guerrerense existen niveles altos de manipulación informativa en beneficio de gobernantes, políticos, empresarios o de los propios dueños del cuarto poder, al igual que un abuso del llamado periodismo de opinión; el pago o regalos a periodistas para comprometer su labor; prepotencia y uso indebido de la “influencia” por parte de informadores; mientras que en la llamada nota roja se atropella la privacidad de las personas, se emiten juicios y se exhiben grotescas fotografías. El trabajo hecho por el autor a lo largo de Guerrero arroja una fría realidad: los periodistas entrevistados coinciden que los bajos niveles de ética en el periodismo que existen en Guerrero tienen que ver con los raquíticos sueldos, el bajo compromiso social, la falta de dirección en las empresas periodísticas, la pobreza del perfil de los periodistas, la carencia de códigos de ética, manuales o reglamentos de trabajo en las empresas periodísticas, la complicidad de funcionarios de gobierno que toleran o promueven actitudes no éticas, y el descuido de la sociedad al no exigir a los medios de comunicación profesionalismo y compromiso ético. Para Joel Solís Vargas, coordinador de edición de El Despertar de la Costa en Zihuatanejo, los bajos

niveles de ética en el periodismo guerrerense se deben a la “incultura, el aislamiento y el poco esfuerzo por profesionalizarse de los periodistas”. Otros opinan que la clase política es, precisamente, la que genera esta falta de ética:

“Mucho tienen que ver los partidos políticos: como no tenemos los grandes salarios le buscamos por todos lados. Los que reclutan más periodistas son los partidos políticos, ya sea mediante ayuntamientos, gobiernos o en las campañas. Si te das cuenta el periodista por su situación económica tiene que orientarse hacia una corriente y una ideología política, esto demerita su ética porque no puede hablar mal del grupo político al que pertenece, no puede atacar la mano que le da de comer. Nuestros niveles de ética son bajos y tiene que ver con la cuestión socioeconómica que estamos viviendo”, refiere Israel Flores. “¿Ética?, esa palabra no existe; muchos de los compañeros fácilmente se dejan seducir por las ofertas o regalos… eso no ayuda nada y de inmediato cambia la actitud, precisamente por no contar con principios elementales”, dice Claudio Viveros, corresponsal del periódico El Sur en Taxco. Juan Manuel Robles Salas, reportero del Despertar del Sur, precisa: “algunos columnistas a

veces atacan y luego defienden al mismo personaje. No hay una posición firme y crítica, pese a que nuestra labor fundamental es hacer la crítica, pero una crítica prepositiva que lleve mensaje, que eduque y oriente, pero todo eso se desvirtúa cuando se lleva a la práctica cosas desleales como la extorsión a funcionarios”. “La necesidad, es uno de los factores por los cuales la ética está muy jodida en Acapulco; los periodistas buscan el billete, el chayote, la subsistencia, porque desgraciadamente muchos de ellos son periodistas que viven al día, son utilizados por las empresas o por los políticos”, dice el fotoreportero Claudio Vargas. Misael Habana de los Santos, corresponsal del periódico nacional La Jornada, afirma que al periodismo local “ha llegado gente de todas las actividades donde su único objetivo es la sobrevivencia o buscar una forma de medrar y tener un trabajo de una manera fácil para obtener dinero sin importar caer en el chantaje; eso sucede en la mayor parte de los medios donde al periodista a veces ni se les paga, no tienen un salario digno, profesional, sino que va a adquirir una credencial como una especie de pistola o metralleta para asaltar a la gente. El

compromiso de estos periodistas no es informar, sino una forma de sobrevivir a costa de lo que sea”. A juicio de María del Carmen González Benicio, corresponsal de El Sur en La Montaña, la devaluación del periodismo tiene que ver con el uso que los periodistas dan a los medios de comunicación “porque lo utilizan como instrumento de poder. Hay periodistas que sólo buscan boletines, una entrevista a algún funcionario a cambio de dinero. Los funcionarios ya cargan con esa lógica, que si te dan una entrevista te quieren dar un ‘apoyo’”. En descargo, Ezequiel Flores –corresponsal del semanario Proceso en Guerrero- dice que “la sociedad tiene parte de la culpa (ya que) esta cultura de exhibir la miseria ajena y no la miseria interna es propiciada por la cultura de los medios y la voracidad del morbo de la ciudadanía; es decir, a ti te gusta ver lo que le pasa al vecino, pero no te gusta analizar lo que pasa en tu casa. La falta de ética va ligada a la cultura o a la sociedad donde nos desarrollamos porque si el periodista fuera el problema, no somos 3 millones de periodista en Guerrero, es un grupo muy reducido, y si la sociedad tuviera ética exigiría mejores medios, mayor contenido y menos verborrea. El problema, que lo existe, no es de los periodistas, sino de la sociedad entera”.

Urgente, un código de ética

En la extracción de nuestra muestra, observamos que el 66.29 por ciento de los periodistas considera que el marco referencial que debe orientar la actividad de los periodistas guerrerenses es un código de ética, mientras que el 13.48 considera que debería ser una declaración de principios. En tanto, el 5.61 por ciento se inclina por un manual, mientras que el 1.12 porciento coincide en un decálogo o un juramento. En ese sentido, el 47.30 por ciento de los periodistas guerrerenses dan calificaciones de entre 7, 8, 9 y 10 a sus niveles de ética, mientras que el 43 por ciento opina que sus notas son de entre 4, 5, y 6. Preguntamos a los comunicadores si han tenido conocimiento directo de actitudes no éticas de colegas en el ejercicio de su profesión a lo cual el 87.91 por ciento contestó que sí; de ese porcentaje, el 76.25 por ciento precisó tener conocimiento de muchas veces y el 18.75 por ciento pocas veces. A fin de conocer el perfil de los periodistas, se les cuestionó a los entrevistados sus razones para ser periodistas. He aquí las respuestas y sus respectivos porcentajes:

65.93 por ciento dijo que por vocación

40.65

por

ciento

afirmó

que

eran

periodistas para transformar la realidad

31. 86 por ciento por la búsqueda de la

verdad 7.69 por ciento porque es el trabajo que tengo

4.39 por ciento por el implica

tipo

de vida que

2.19

por

ciento

para

hacer

 

dinero/construir poder

 

2.19

por

ciento

por

reconocimiento

público

Cuestionados sobre lo que sienten por ser periodistas, de 100 periodistas entrevistados el 80.21 por ciento contestó que sentían placer; el 18.68 por ciento dijo contradicción; el 9.89 porciento refirió frustración; el 5.49 por ciento consideró resignación, mientras que el mismo porcentaje aseguró indiferencia. Finalmente, 3.29 por ciento dijo sentir sufrimiento por su condición periodística. Al solicitarles una definición del periodismo en Guerrero en la actualidad, el 44.44 por ciento lo considera como condicionado; el 20.20 por ciento

expresó crítico;

el

17.17

por

ciento

opinó

complaciente;

el

8.08

por ciento

lo

calificó como

extorsivo; sólo

el 6.06 por ciento lo tachó

como

independiente, mientras que el 4.04 refirió otro.

Respuestas verdaderamente optimistas para la

realidad en

que

se

desarrolla

el

periodismo

en

Guerrero…

2.2 La unidad del gremio, inexistente

Originalmente, este apartado se titularía “La paradoja”, haciendo referencia a lo expresado por el periodista taxqueño Claudio Viveros en el sentido de que “los periodistas en Guerrero debemos hacer conciencia de la necesidad de unirnos, de armar un frente común, de velar por los principios y no sucumbir ante nada, pese a esta ola (de violencia) que se ha dado en el estado; tenemos mucho que hacer:

armar estrategias y tener mayor comunicación. Es paradójico, trabajamos en medios de comunicación y no hay esas conexiones en muchos de nosotros (…) somos pocos y si pasa algo en la Costa Grande dicen:

‘¡Chin! Hasta allá…’. La solidaridad debe estar presente en todos los lugares”.

Sin embargo, la realidad que vive el gremio periodístico en Guerrero impidió este cometido. A lo largo de mi investigación me di cuenta que esa unidad no existe, sobre todo, por la pérdida de la credibilidad en las organizaciones gremiales y falta de metas de quienes las dirigen, la rutina laboral y/o el perfil de cada periodista. El informe Libertad de prensa en México: la sombra de la impunidad y la violencia, admite una posición similar al afirmar que “la falta de solidaridad entre colegas y medios es evidente”.

La torre de Babel

“La actividad periodística muchos lo ven como una etapa en la que van de paso, no hay una preocupación por agrupar al gremio, no hay una dirección y metas. Te agrupas para tomar el café o una cerveza pero si no tienes metas ¿para qué?”, se cuestiona un periodista de Zihuatanejo. Claudio Viveros precisa al referirse a la situación del crimen organizado: “No hay organización; el día que nos uniéramos las cosas serían distintas… hay una desorganización, esto es desventaja para el trabajo que hacemos: es una señal

que las cosas andan mal. Debemos darnos un tiempo para discutir esos datos (del crimen organizado) pero no hay una meta”. Rogelio Agustín Esteban, periodista de Chilpancingo, critica: “Nos hemos agrupado cuando han desaparecido a compañeros, como a Leodegario Aguilera Lucas, hubo una movilización muy fuerte en Chilpancingo; en el caso del asesinato de Amado Ramírez se agruparon y cerraron filas en Acapulco, pero hasta donde sé, se corrompieron en el proceso (…) no tenemos una dirección, si hubiera un objetivo y dijéramos vamos a luchar por lograr la firma de contratos colectivos de trabajo y supiéramos que es real y que se puede arrancar a las empresas una situación de esa naturaleza, yo creo que lo haríamos, pero entonces las empresas dirían sí, pero queremos solamente licenciados, en Ciencias de la Comunicación o en Periodismo o maestros en Ciencias de la Comunicación, entonces diríamos mejor no nos agrupamos”.

SNRP: ¿El Club de Toby?

En medio de todo esto, nuestra encuesta revela que sólo el 20.87 por ciento de los periodistas de Guerrero

se encuentran adheridos a alguna organización o al Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP) que, a decir de los propios comunicadores, “es un club que no vigila los derechos del trabajador”. “El SNRP se ha convertido en una especie de club social para presionar políticamente al Estado y no para presionar a las empresas. El Estado no tiene ninguna obligación laboral con los periodistas. Las empresas son las que deben de cumplir con las demandas de los trabajadores, según el artículo 27 de la Constitución”, afirma Misael Habana de los Santos. En Iguala, la situación no cambia en torno a este organismo sindical: “el SNRP no cumple con la función de la defensa de los derechos de los trabajadores. Estábamos luchando porque el sindicato buscara las alternativas de firmar un contrato colectivo de trabajo con las empresas, pero éste ha sido utilizado para satisfacer intereses personales y políticos más que velar por los intereses de los reporteros. Hoy lo estamos viviendo en esta mesa directiva, por que el sindicato hoy está secuestrado por un grupo que sirve a los intereses del senador Lázaro Mazón Alonso; el líder es Francisco Lara Balderas que siempre ha servido a los intereses de Lázaro Mazón y son un grupillo que se han venido rolando la dirigencia durante 12 años”, relata el

periodista Baltasar Israel Salgado Aristegui, del Diario 21. No es posible negar que hasta hace cinco años el SNRP era la organización de periodistas más sólida en el estado, pero fue vulnerable y coaccionada desde su origen por la membresía que llegó a tener. Y es que quien llegaba a ser secretario del SNRP compartía presídiums con autoridades de gobierno lo cual para muchos periodistas “pervertía la relación” entre una instancia y otra. En épocas del PRI, en el caso particular de la delegación 17 del SNRP en Chilpancingo, sus dirigentes recibían una cuota por parte del gobierno estatal para pagar luz, teléfono, secretaria y hasta la renta del inmueble. La relación con el poder fue tal que los secretarios de la organización tenían ciertos beneficios, detalló Rogelio Agustín: “de repente un exsecretario del SNRP apareció como aviador de la Radio Universidad (XEUAG); lo evidenciaron en una asamblea del SNRP y sin el menor rubor lo aceptó; había otro compañero que apareció cobrando en la Secretaría de Educación Guerrero y no era profesor; éste se escudó en que hacía trabajos de investigación. Así se dieron muchos casos”.

Una anécdota que ejemplifica el ánimo que permeaba en la delegación 17 del SNRP es la que cuenta un exsecretario de esa organización: “en una reunión, cuatro dirigentes deseaban independizarse de los apoyos del gobierno; la medida fue porque el gobierno no había pagado la cuota telefónica y éste no funcionaba. Estaban dispuestos a hacerlo cuando al paso de una hora la secretaria dijo: ¡Ya funciona el teléfono! Quienes primeramente ocuparon la línea telefónica fueron los que promovían independizarse del gobierno”. Ante estos hechos el SNRP entró a un proceso de descomposición y poco a poco los periodistas se alejaron de dicha organización para conformar otras organizaciones como fue la Asociación de Periodistas del Estado de Guerrero (APEG), que se convertiría en una de las principales organizaciones impulsoras de la Ley de Acceso a la Información Pública del Estado de Guerrero. Sin embargo, el ofrecimiento de monederos electrónicos y la aceptación por parte de algunos de sus integrantes debilitó la organización hasta extinguirla. El ex dirigente sindical Juan Cervantes Gómez reconoce que la delegación 17 del SNRP “ha entrado

en un bache” sobre todo por la falta de interés de los periodistas y la carencia de “disciplina sindical”. El rompimiento, según el comunicador, ha sido provocado por las propias dirigencias sindicales y los diferendos ideológicos: “El rompimiento (se da) cuando son las elecciones a cambio de planillas. Muchos se fueron”. Y responde a quienes consideran que el SNRP se ha debilitado: “La delegación sigue teniendo presencia, no está muerta. A pesar de los problemas internos, la gente sigue yendo porque allí hay posibilidad de que se les dé a conocer su problema; prueba de ello de que todavía tenemos presencia, los que nos quedamos hicimos una casa sindical”. En resumidas cuentas la desorganización de los periodistas guerrerenses conlleva a la carencia de representatividad y protección a sus derechos laborales ante los dueños del cuarto poder: salarios, condiciones de trabajo, jornada laboral, descansos, vacaciones, licencias, capacitación profesional, etc., o el cumplimiento a la Ley para el Bienestar Integral de los Periodistas que considera, entre otras cosas, un fondo de apoyo para los trabajadores de los medios de comunicación que se conforma con recursos propios y del gobierno estatal, así como financiamiento para

cursos de capacitación y protección a su integridad física.

Pero nada de eso hay… Un caso público de desunión entre los periodistas fue el ocurrido por la inauguración de la casa del Frente de Periodistas y Redactores de la Costa Chica “Vicente Ramírez Sandoval”, donde según un grupo de periodistas afirma que no se contó con el consenso de todos los periodistas de la Región y porque al acto fueron invitados autoridades de gobierno. Transcribimos cartas aclaratorias de las dos partes, publicadas en el periódico El Sur:

Sólo deseamos informar que nos deslindamos y desmarcamos de dicha agrupación, pues no contó con la aprobación ni el consenso de todos los periodistas de la Costa Chica; incluso ni siquiera tuvimos conocimiento previo para su creación y conformación, y menos alguna invitación por ningún medio. Prueba de ello es que no estuvo ningún representante de Novedades, Diario 17 o La Jornada; de El Sol de Acapulco sólo estuvo un reportero que hace poco empezó a trabajar en dicho diario, mientras que de El Sur no asistió su otro corresponsal que tiene su sede en San Luis Acatlán, o al menos no se le menciona en la publicación.

Tampoco puede ser una organización de periodistas o reporteros cuando el acto de inauguración de sus oficinas estuvo presidido por autoridades municipales, estatales y federales, además de algún diputado. Aunque quizá se entiende la presencia de representantes de gobierno en este acto, máxime cuando da buenos frutos en el primer día, pues como se consignó en la misma nota, “obsequiaron” una computadora al mencionado Frente y seguramente la renta y los gastos del edificio los absorberá algún funcionario. La presente aclaración es para deslindarnos de los actos que pudieran llevar a cabo dicha agrupación a nombre de todos los periodistas de la Costa Chica.41

En contestación a la misiva, la coordinación General del Frente de Periodistas y Redactores de la Costa Chica, “Vicente Ramírez Sandoval” comprueba la teoría del ex secretario de la sección 17 del SNRP, Juan Cervantes, en el sentido de que la pugna por presidir los comités y los intereses de cada periodista conllevan a la desunión entre el gremio:

Para conformar un frente ciudadano en cualquier sector no necesitamos de la aprobación ni del consenso de ninguna autoridad ni persona alguna, menos aún

41 El Sur, 6 de enero de 2009

cuando éstas tienen intereses personales y objetivos antagónicos a la mayoría de los periodistas de la región.

Los integrantes del frente negamos que no se haya invitado al ex director de Comunicación Social del Ayuntamiento de Ometepec y corresponsal de Novedades de Acapulco, Pedro Gómez Rivera. Pedro Gómez estuvo en la organización, hasta aportó 500 pesos como cooperación para el pago de renta del local; su enojo responde a que pretendía ser el presidente de nuestra asociación, pero no lo logró, ya que perdió la votación ante el corresponsal de El Sur, Misael Damián de la Cruz. Respecto de Andrés Arias Jurado uno de los corresponsales de El Sol de Acapulco en nuestra región, efectivamente nunca fue invitado a este frente, ya que por consenso no pasó la evaluación que se realizó, pues años atrás fue desconocido como representante de los compañeros, puesto que hacía mal uso del cargo ante organizaciones afines; a costa de los compañeros logró apoyos que sólo lo beneficiaron a él, como la donación de computadoras y viajes de placer a Cuba, Cancún y Taxco, entre otras cosas. Por todo lo anterior aplaudimos el deslinde de Andrés Arias de nuestra organización. Aprovechamos la presente para alertar al Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa (SNRP), al Fondo de Apoyo a Periodistas (FAP) y a otros organismos que nos defienden, ya que hemos sabido que Andrés Arias sigue diciendo que nos representa; a

esos organismos les manifestamos que ratificamos el nombramiento que le otorgamos a nuestro compañero Misael Damián de la Cruz. (…) Respecto a la asistencia de algunos funcionarios, fue para remarcarles como frente defensor de los periodistas, nuestro posicionamiento:

“garantizar la libertad de expresión en todas sus dimensiones porque así lo establece la ley, porque ser periodista es una responsabilidad y un compromiso muy grande con la sociedad (El Sur 5/Dic/09)”. No se identifican con nosotros, pues ellos han lucrado con esta noble labor, prueba de ello es salieron mal con los ayuntamientos: Pedro Gómez Rivera tiene demandado al de Ometepec y Andrés Arias Jurado al de Marquelia. Para no caer en esto, nuestra asociación se rige por un Consejo, que está incluso por encima de nuestro presidente”. 42

42 El Sur, 7 de enero de 2009

3. DE LA DISCRECIONALIDAD A LA LEGALIDAD. UN PRIMER PASO

3.1 El desembolso

  • D e acuerdo con datos oficiales obtenidos a través de la Ley de Acceso a la Información Pública del Estado de Guerrero, la inversión

en medios de comunicación en el transcurso de los casi cuatro años de gobierno de Zeferino Torreblanca ha sido de $206 millones 987 mil 234.73. En el desglose, la Dirección General de Comunicación Social en el estado afirma que en el 2005 gastó $15 millones 787 mil 653. 84 distribuidos en

televisión: $4 millones 772 mil 459.75 radio: $3 millones 951 mil 409.21

y

prensa

784.88

escrita:

$7

millones

63

mil

Para el 2006, esta unidad tuvo un incremento de casi el 300 por ciento en sus gastos: $61 millones 363 mil 627.52, los cuales fueron repartidos del siguiente modo

televisión: $20 millones 763 mil 236.68 radio: $15 millones 161 mil 986.85 prensa escrita: $17 millones 36 mil 185.59 campaña de publicidad: $6 millones 900 mil

y

publicidad

pagada

con

Excedentes de

Ejercicios Fiscales Anteriores (Edefas): un millón $502 mil 218.40.

Conforme a la tabla que presenta el gasto publicitario, al siguiente año (2007) la cifra tuvo un incremento de más de cuatro millones de pesos que fueron distribuidos de la siguiente manera:

$65 millones 453 mil 452.01, para televisión $32 millones 564 mil 473.59, radio

$16 millones 921 mil 794 y prensa escrita: $15 millones 967 mil 184.42.

Para el 2008, según el informe, fueron $64 millones 382 mil 501.01, divididos en

televisión: $30 millones 717 mil 558.92 radio: $17 millones 489 mil 154 y prensa escrita: $16 millones 175 mil 788.44 (Ver gráfica 3).

Si en ese año se nota una reducción de gasto es porque la petición de información se hizo el primero de octubre de 2008. Aún les faltaba por pagar dos meses de publicidad.

Gráfica 3

Gráfica 3 Dinero que gastó el Gobierno del Estado de Guerrero en el periodo abril de

Dinero que gastó el Gobierno del Estado de Guerrero en el periodo abril de 2005 a octubre de 2008. Fuente: Elaboración propia en base a datos del gobierno del estado. La petición de información se hizo en octubre de 2008.

Como se observa en la gráfica el incremento en gasto de publicidad gubernamental se da pese a que en el Decreto del Presupuesto de Egresos del Estado de

Guerrero indica que “durante

el

ejercicio

fiscal

no

podrán

realizarse

traspasos

de

recursos

de

otros

capítulos de gasto al concepto de gasto

correspondiente a comunicación social de los respectivos presupuestos, ni podrán incrementarse dichos conceptos de gasto, salvo en el caso de mensajes para atender situaciones de carácter contingente y en el caso de publicidad para promover la venta de productos de las entidades para que éstas generen mayores ingresos, previa autorización de la Secretaría”. Haciendo un cálculo matemático y de mantener el actual ritmo de gasto publicitario, el gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo podrá desembolsar más de 336 millones de pesos en todo su sexenio.

Televisoras, beneficiadas

La estrategia de publicitarse en semanarios y periódicos ha cambiado: cerca del 50 por ciento del gasto a medios de comunicación, ahora, es dirigido al sector televisivo (ver gráfica 4). Con el nuevo gobierno, el principal sector beneficiado tocó su punto más bajo en el 2006 debido a las “nuevas políticas de Comunicación Social”, donde según el Decreto del Presupuesto de Egresos la difusión de actividades “sólo se puede contratar

publicidad a tarifas acreditadas, así como la cobertura y circulación certificada del medio en cuestión. Como lo vimos anteriormente pocos medios son los que cuentan con esos requerimientos. Sin embargo, en los periodos siguientes observamos que el gobierno tuvo que ceder publicidad a los medios impresos aún sin contar con las pautas señaladas en el Decreto mencionado.

Gráfica 4

Gráfica 4 Distribución del dinero para publicidad gubernamental en televisión radio y prensa escrita en el

Distribución del dinero para publicidad gubernamental en televisión radio y prensa escrita en el periodo abril de 2005 a octubre de 2008. Fuente: Elaboración propia en base a datos del gobierno del estado. La petición de información se hizo en octubre de 2008.

Cabe señalar que no podemos hacer un comparativo de los gobiernos anteriores en cuanto al gasto anual asignado a medios de comunicación. El actual director de Comunicación Social del Gobierno del Estado, Manuel Nava García, notificó que no contaba “con la información referente al

periodo del 2000 al 2004”, porque la anterior administración no les entregó dicha información. Una búsqueda minuciosa dentro de los Decretos del Presupuesto de Egresos -asignado a los años 2006 al 2009- del desembolso en medios de comunicación fue infructuosa, pues no se encontró ninguna partida en ese sentido.

¿La chiquillada?

Los ayuntamientos también ejercen su presupuesto para publicidad oficial. Según documentos del Ayuntamiento de Acapulco, encontrados en su página de internet, el municipio gastó en 2007 y 2008 (periodo gobernado por el perredista Felix Salgado Macedonio) $63 millones 433 mil 5.91. En los documentos —una hoja de cálculo titulada Resumen de modificaciones presupuestales Ejercicio 2007— se desprende que se asignaron para “Difusión e Información” $29 millones 611 mil 168.95(ver gráfica 5); desglosados en

ferias locales: $48 mil reuniones y seminarios $36 mil 801.04

congresos y convenciones $43 mil 500 exposiciones y espectáculos culturales $25 mil

prensa y publicidad $13 millones 708 mil

494.97

cine, radio y televisión $15 millones 451 mil 505.04 publicaciones oficiales $40 mil 747.82 suscripciones y cuotas $84 mil 920.08 otros $166 mil 200 y atención a medios de comunicación $6 mil

Gráfica 5

Gráfica 5 Distribución y porcentaje de los 29 millones 611 mil 168.95 de pesos que fueron

Distribución y porcentaje de los 29 millones 611 mil 168.95 de pesos que fueron destinados para publicidad del ayuntamiento de Acapulco, en el rubro de “Difusión e Información”. El desglose de otros es: ferias locales; reuniones y seminarios; congresos y convenciones; exposiciones y espectáculos culturales; publicaciones oficiales; suscripciones y cuotas; otros, y atención a medios de comunicación. Fuente: Elaboración propia en base a datos del Resumen de modificaciones presupuestales Ejercicio 2007, Ayuntamiento de Acapulco.

Para el 2008 el gastó se elevó un 14. 22 por ciento con respecto al del 2007, es decir $33 millones 821 mil 836.96, según el archivo en PDF que contiene documentos 43 oficiales escaneados de la Coordinación

43

Los

documentos

se

pueden

encontrar

en:

http://www.acapulco.gob.mx/transparencia/index.php?id=estados

La consulta se realizó el martes 3 de marzo de 2009. Los documentos

electrónicos, también se encuentran en poder de quien esto escribe.

de Planeación, Control Presupuestal de la Secretaría de Administración y Finanzas. En lo que denominan “Proyecto 105”, a la Dirección de Comunicación Social le fueron asignados $30 millones 201 mil 430.04 para cobertura y difusión de actividades del gobierno municipal; $128 mil 570 para gastos de operación y $3 millones 491 mil 836.92 para servicios personales. En el documento no desglosaron cuánto se invirtió de publicidad en prensa escrita, radio y televisión. El Presupuesto de Egresos 2006 no está disponible en la página de internet; además, según la propia página web fue “posteado 44 el 1 de enero del 2009 por Admin”; es decir, los estados financieros fueron publicados en el nuevo gobierno priísta de Manuel Añorve Baños.

44 Según un diccionario informático postear es la traducción de To post “enviar, publicar, mandar. Acción de enviar un mensaje a un grupo de noticias o newsgroup. Los mensajes incluidos ya en el servidor son llamados post (mensaje, artículo)”.

Imagen de la página de internet del Ayuntamiento de Acapulco donde se pueden encontrar el desglose

Imagen de la página de internet del Ayuntamiento de Acapulco donde se pueden encontrar el desglose de los presupuestos 2007 y 2008, durante el gobierno perredista de Feliz Salgado Macedonio. Para el 2009 la página está a cargo del priísta de Manuel Añorve Baños. Imagen: Marco Antonio Mönge Arévalo.

175

3.2 Transparencia

La principal fuente de ingresos económicos de los medios de comunicación en Guerrero es la venta de espacios publicitarios a los poderes públicos, y órganos autónomos. Cerca del 90 por ciento se concentra en ella, mientras que el resto se distribuye en publicidad privada; es decir, la dependencia de la publicidad oficial en los medios masivos guerrerense es inobjetable. La discrecionalidad con la que se manejan los recursos destinados a la publicidad oficial por igual es inobjetable. El especialista en medios de comunicación Ernesto Villanueva precisa que “el problema de fondo reside, por un lado, en la percepción (y actuación en consecuencia) de nuestros empleados, los gobernantes, que los recursos económicos del pueblo son de ellos; es decir, de la existencia de una cultura patrimonial del poder y, por otro, en la ausencia de una cultura mínima de recepción crítica de medios en la sociedad, lo que genera un círculo perverso: no se modernizan los criterios de asignación de pautas publicitarias porque no hay una cultura de su función

social y no existe ésta porque no se modernizan aquéllos” 45 . La ausencia de una ley en la materia permite que el estado condicione a los medios de comunicación según su línea editorial.

La

restricción

de

publicidad

por

parte

del

Estado al periódico El Sur es un claro ejemplo de ello.

¿Qué hacer?

Ante esta situación, es apremiante que en Guerreo se diseñen leyes y políticas que permitan regular los gastos de comunicación social, transparentar la inversión real en medios y conocer a qué medios se subsidia, y a cuáles, por su línea crítica, se les margina. Adoptar las leyes no tiene que ser una moda democrática sino todo un método de transparencia informativa, así como un método del proceso democrático. Juan Angulo Osorio, director de El Sur, precisa que legalizar el proceso impediría que el presupuesto

45 Transparencia y equidad publicitaria, Ernesto Villanueva, ensayo, en

http://www.etcetera.com.mx/pag27-28ne67.asp

publicitario se use como instrumento de premio- castigo a los medios según su línea editorial. “Todo es un círculo vicioso y el círculo vicioso empieza en el mismo gobierno que no hace transparente sus relaciones con los medios. Hoy sigue igual de opaca la relación, tan opaca que ni siquiera se conoce el monto del presupuesto de Comunicación Social; ya no se desglosa, ya no se presenta como tal e incluso es una opacidad mayor que la que existían en los gobiernos del PRI; hay muchas relaciones por debajo del agua con directivos, reporteros y columnistas”, denuncia Angulo Osorio. En palabras de Claudio Vargas, fotoreportero freelance de Acapulco, es importante la regularización “porque el gobierno escoge con quién debe trabajar; favorece a unos y perjudica a otros. En años anteriores había periódicos chiquitos y los directores vivían como reyes, eran periodiquitos que no circulaban ni mil 500 ejemplares pero eran amigos del gobernador y les daba un billetote, y si eso le daban a un periódico chiquito, ¿puedes imaginar lo que les daban a empresas grandes?”. La Recomendación No. (99) I del Comité de Ministros del Consejo de Europa es clara al afirmar que las medidas de apoyo a los medios “se justifican por razones de pluralismo e independencia de los

medios y deben otorgarse sobre la base de criterios

objetivos

y

no

partidistas

y

en

el

marco

de

procedimientos transparentes y sujetos a un control independiente”. Ese método está muy lejos de ser aplicado en Guerrero.

El papel de los medios

El objetivo de los medios es, y debería de ser, en todo momento, la promoción del derecho a la información. Por ello, periodistas del estado coinciden en que deben aplicarse criterios específicos para la distribución del presupuesto a empresas periodísticas, sobresaliendo las siguientes opciones:

Contenidos con calidad Profesionalismo Cobertura Tiraje (auditado y de concomimiento público) Garantías laborales a trabajadores

Para el reportero Rogelio Agustín, establecer este tipo de criterios sería benéfico “porque así como hay

pasquines que no cuidan los contenidos y únicamente hacen un periódico para sacar dinero a pequeña escala, también los hay a gran escala; hay empresas grandes que quizá no cumplen con los parámetros. Si hubiera instrumentos de medición de qué circulación tienes, de cuánta gente te lee y qué niveles de aceptación tienen yo creo que sería muy bueno porque incluso hasta medios alternativos podríamos sacarle mucha ventaja a empresas que supuestamente están consolidadas”. A su vez Juan Angulo coincide: “Todos los medios de información deben tener publicidad gubernamental, todos sin excepción, todos. Ahora, dependiendo de su tiraje, de su circulación pagada, del perfil de sus lectores, de su periodicidad, dependiendo de eso, será el monto del convenio, del contrato. Todos, así sea el más pequeño, deben de tener publicidad gubernamental porque se supone que el gobierno (…) mantiene, debe, está obligado a mantener una comunicación constante de lo que hace para sus ciudadanos y todos los medios tienen ciudadanos que atienden a sus mensajes. Debe de legislarse”.

— En el gobierno del PRI hubo una proliferación de pasquines, hoy de alguna manera estos

periódicos se están refugiando en los municipios, pero ofrecen mala calidad, no tienen niveles mínimos de ortografía y sintaxis, ¿a ellos también?—se le pregunta a Angulo Osorio. — Sí, si es transparente sí, el problema es si con eso se van a sostener, ¿qué tiraje puede tener un periódico de estas características?, va a ser un tiraje muy pequeño. Si es trasparente todo, y todos los periódicos tienen el apoyo según la fuerza que tienen, van a tener más apoyo los periódicos profesionales, y este periódico tiene apoyo, tiene el contrato de publicidad que merece va a tener condiciones de hacer mejores reportajes, entrevistas y hacer un mejor producto para la sociedad, e incluso puede llegar a bajar el precio de su costo de portada, y estos pasquines como les llamas, cada día van a tener menos pertinencia, porque va haber periódicos profesionales con temas que le interesen a la gente y además a un precio accesible, estos periódicos van a perder su labor de ser…

Ley en camino

El 22 de enero de 2009, la Fracción Parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática (PRD) de la LIX Legislatura al Congreso del Estado de Guerrero, anunció en su Agenda Legislativa la creación de una Ley en Materia de Financiamiento Público a Medios de Comunicación. En el folleto entregado a la prensa se lee: “La asignación de recursos públicos, como es el llamado gasto de comunicación social, debe otorgarse con base en criterios e indicadores específicos, evitando la discrecionalidad y opacidad en el ejercicio de dicho gasto, o su utilización como formas de promoción personal. “Con esta Ley se busca regular las asignaciones presupuestales en materia de publicidad oficial del Gobierno del Estado, los Ayuntamientos y cualquier entidad pública, para impedir que el presupuesto sea utilizado para premiar, castigar o condicionar a medios de comunicación” 46 .

46 Agenda Legislativa 2008-2012, Fracción Parlamentaria del Partido de la Revolución Democrática de la LIX Legislatura al Congreso del Estado de Guerrero. Enero 2009. Pág. 17

Buscamos

la

opinión

del

diputado Carlos

Álvarez Reyes, promotor de esta nueva Ley, pero la

entrevista no nos fue concedida.

3.3 El desafío

Con o sin publicidad privada o gubernamental quienes se ven principalmente afectados son los trabajadores de medios informativos: sus bajos sueldos son, a su vez, su principal limitante en el ejercicio de su profesión. Teóricamente, quien paga los salarios de los comunicadores es el rubro de la publicidad, pero como lo menciona Francisco Vidal Bonifaz, en Los dueños del cuarto poder, “los medios de comunicación son algo más que una magnífica caja de resonancia del pensamiento contemporáneo son también un poderoso negocio regido por la lógica de la competencia y la obtención de ganancia”. Por ello resultan ilógicos los bajos salarios de los periodistas guerrerenses. Ante ese escenario preguntamos a los periodistas si estarían de acuerdo que se legisle 47 para

47 En el 2002 el Congreso de Guerrero aprobó la Ley para el Bienestar Integral de los Periodistas, que considera el apoyo a la salud del periodista y

que la publicidad gubernamental se asigne a las empresas periodísticas que garanticen mayores condiciones laborales a su cuerpo de trabajadores. La respuesta fue contundente: ocho de cada diez dijo estar de acuerdo. Y es que, actualmente, las ganancias no se distribuyen. Ahí el problema y de ello la necesidad de regular los gastos de publicidad oficial en medios y que los trabajadores sean incluidos en esos puntos para mejorar sus condiciones laborales. Pedro Gómez Rivera, corresponsal de Novedades Acapulco, en Ometepec, asegura que la regularización del gasto en medios vendría a “profesionalizar” a los medios de comunicación: “no estoy en contra de los periódicos chicos, pero también los haces más profesionales, es como la oferta y la demanda, si el gobierno dice: ‘sabes qué, quiero que le des a tu trabajador mejores condiciones laborales’. Tú como empresa vas hacer un convenio que cubra las

su familia, capacitación y mejoramiento técnico profesional, estimulo a la educación, apoyo a la vivienda y suelo urbano para los periodistas; con dicha Ley se creó el Fondo de Apoyo a los Periodistas; incluye, además, la participación de los periodistas en el Comité Interno de Programación de Radio y Televisión de Guerrero, fomento a las actividades sociales, culturales y recreativas, y apoyo jurídico y la protección a los periodistas. Sin embargo, esta Ley es poco conocida por el gremio periodístico, y no se le da cumplimiento.

necesidades, y sería sano porque los medios grandes tendrían competencia”. En palabras de Juan Angulo, las cuestiones laborales de los periodistas mejorarían porque los periódicos se escudan en las “relaciones difíciles con los gobiernos” o su sometimiento ante él, “para ellos someter también a sus trabajadores. Debe de haber un salario mínimo profesional, deben de estar los trabajadores inscritos en el Seguro Social, con el salario real que perciben no con un salario ficticio”. Para el periodista Jesús Pintor Alegre del Despertar del Sur, vale la pena añadir el punto en mención, porque “estamos en una simbiosis donde todos dependemos de todos: yo vendo un servicio y tú lo compras, y se necesita para que la entrada de recursos venga o se convierta en un beneficio al trabajador (…) el periodista como trabajador se encuentra marginado, no tiene los medios, no tiene los servicios es un subempleado o un empleado del subterráneo”. Ezequiel Flores Contreras, corresponsal del semanario Proceso en Guerrero, opinó que ello “sería una parte para erradicar un problema estructural porque allí no tocas al reportero: tocas a la empresa. O te dedicas a hacer periodismo o te dedicas a hacer periodismo. Pero si no le jalas o no los obligas a

superarse, ellos jamás les van a pedir superación a sus trabajadores. Es una parte (…) sería benéfico porque le tocas la fibra a los directivos. Hoy en día un reportero no se beneficia si un periódico tiene un convenio con el gobierno del estado, en nada, su salario sigue siendo el mismo. Un medio puede tener 300 mil convenios, y el salario del reportero es el mismo”. La coincidencia se da en todos los frentes, Guillermo Hernández Acosta, presidente de la Unión de Periodistas de Tecpan de Galeana, opina: “Si una empresa se preocupa por dar beneficios como seguridad social, creo que los Congresos, de todos los estados deben legislar en torno a esto. Es cierto, es un trabajo poco remunerado, pero si una empresa hace el esfuerzo por darte seguridad social, prima vacacional, vacaciones, utilidades, debe legislarse a favor de esta empresa, así creas una cultura de un trabajo mucho más permanente que un trabajo itinerante. Porque nuestro trabajo es así, tenemos que buscar aquí allá, y acullá para tener más ingresos económicos”. Fernando Santamaría Cruz, director de El Faro, afirma que la discrecionalidad lleva a varios Ayuntamientos pagar a semanarios o periódicos de Chilpancingo (capital de Guerrero) que no tiene circulación en los municipios cuyos Ayuntamientos

pagan su tiraje, y ejemplifica: “en Xochistlahuaca, se les paga 20 ó 30 mil pesos por uno, dos o tres meses; es más, por un año 30 ó 40 mil pesos, cuando no tienen circulación en el municipio y el único sueldo que tienen comprometido es el del director, porque él es reportero, fotógrafo, corrector, dueño y representante legal. No hay compromisos con la sociedad”. Y añade: “es frustrante que una sola persona que no produce empleos reciba dinero. Y es frustrante que uno que paga, empleados, vehículos, gasolina, renta luz, y que no te tomen en cuenta. Sí, debiera legislarse. Yo te ofrezco un servicio de publicidad, pero cómo acreditas que circulas, y sin oficinas. ¿Le voy a dar publicidad a un fantasma?”, se pregunta Santamaría. El fotoperiodista Alejandrino González Reyes añade un punto más a los ya mencionados: “estoy de acuerdo que se legisle que la relación publicitaria entre el poder y los medios se dé por la vía institucional que se legisle y que 1.5 por ciento ó 2 por ciento de esa publicidad se incluya para un fondo de retiro para los periodistas. Existe una ley de apoyo a los periodistas que no funciona, y sólo se limita a hacer préstamos y pagar enfermedades y es todo, pero no mejora una relación hacia los periodistas”.

Dar transparencia vendría a beneficiar a los trabajadores de los medios de comunicación pues, como afirma Juan Cervantes Gómez, corresponsal de El Universal, “el trabajador no tiene idea de cuántos ingresos económicos tienen los periódicos”. Legislando en ese sentido, dice, “podremos exigir un salario justo, porque lo más socorrido de los editores es: ‘no hay dinero’, aún cuando sabemos que reciben el convenio, pero no sabemos cuánto, así que uno se ve impedido y los editores se aprovechan de esa situación para negar un buen salario”.

David vs Goliath

En medio de este debate hay quienes desestiman la propuesta de que se legisle para que la publicidad gubernamental se asigne a las empresas periodísticas que garanticen mayores condiciones laborales a su cuerpo de trabajadores. Suponen que puede ser utilizado como un “arma de doble filo” para ejercer presión sobre los medios de comunicación e incluso hay quien afirma que caerían en una situación de paternalismo. La estrategia, aseguran periodistas, es hacer reflexionar a los dueños del cuarto poder para que

cumplan los estatutos establecidos en la Ley del Federal del Trabajo. En ese sentido Ignacio Hernández Meneses, reportero del Diario 17, afirma: “De hecho está en la constitución de que cada empresa cumpla con sus trabajadores, tienen una relación laboral, las empresas deben de cumplir, en radio te dicen: ‘vete y ya lo que saques es para ti, pero mándame la nota’. No hay una relación laboral, prestaciones, uno es de carne y hueso; se descompone, tienes que atenderte”. Y se explaya: “Hace falta cuando menos un exhorto a los medios que cumplan con sus trabajadores. Pero ya está en la Ley, falta que se cumpla. En cuanto a la publicidad es un viejo pleito, entre empresarios, no nos beneficia a los trabajadores, pues quien se lleva la ganancia es el director, la empresa”. Juan Manuel Robles Salas, reportero del Despertar del Sur, refiere a la responsabilidad que tienen los dueños del cuarto poder con sus trabajadores: “La empresa es la que debe hacerse responsable del trabajador. Ella tiene que pagar tu seguro social de vida, las presentaciones que uno tiene derecho”. Claudio Viveros Hernández, corresponsal de Monitor y El Sur: “No creo que eso deba de ser como

un prerrequisito o factor fundamental para que se dé apoyo a los medios, lo que la misma Ley permite a los medios es que tengan ese derecho a la publicidad, debe ser a los medios que tengan mayor presencia circulación, pero ya de ahí derivaría que el compromiso de los medios de comunicación es atender a su gente darle los mismos derechos como a cualquier trabajador”.

4. AL CIERRE

T ras pedir opinión de algunos periodistas entorno a mi interés de realizar un extenso reportaje sobre periodistas y su profesión en el

estado, la mayoría coincidió en que era necesario hacerlo. Algunas voces referían que no tenía razón realizarlo “ya sabemos cómo son los periodistas”, decían. O, “quién estaría interesado en publicar un trabajo que hable de periodistas, sobre todo a un nivel local”. Pero una opinión de un periodista y buen amigo fue la pauta para ejecutar el trabajo: “Nadie se ha atrevido a hacerlo”… dijo. Recorrí el estado en mis periodos vacacionales, para entrevistar a periodistas.

En algunas ocasiones gente de gobernación, infiltrados como periodistas, me hacían preguntas, que giraban en torno a si alguna organización no gubernamental o de derechos humanos me enviaba a recabar información.

***

Durante el ejercicio de este trabajo, uno de los principales objetivos era identificar los obstáculos en el ejercicio de la profesión de los periodistas, aunado a ello observar las condiciones laborales de los profesionales de la comunicación. El resultado: la imagen del periodismo en Guerrero es desafortunada. Las principales limitantes las hemos detallado anteriormente. El escenario es complejo, hace falta proporcionar a los profesionales de los medios de comunicación las herramientas que les permitan desarrollar un periodismo con profesionalismo que influya de manera positiva en la sociedad guerrerense. Urge sensibilizar a los dueños del cuarto poder para invertir en sus trabajadores, tanto en aumentar los sueldos como en la inversión profesional y ética, para ser y hacer medios de comunicación socialmente útiles.

Es urgente asumir el carácter integral de los problemas del gremio crear nuevas organizaciones de periodistas (y fortalecer las ya existentes) ayudará a establecer un frente ante la ola de inseguridad pública y las falsas relaciones laborales que existe con las empresas dedicadas a la información. Es necesario crear instancias de periodistas, que aborden estos problemas sin mezquindades, con una visión con sentido humanista que logre elevar la calidad de vida de los trabajadores de los medios de comunicación en el estado. Por otro lado, según organizaciones internacionales de periodistas, México se encuentra ubicado en el segundo lugar más peligroso para periodistas. Si bien es cierto ejercer el periodismo en Guerrero aún no es de gran peligro, tenemos encendidos focos rojos que lo ubican dentro de los estados con mayores índices de violencia y peligro para los periodistas. El poder fáctico del crimen organizado deja un reto a la prensa guerrerense, y la diferencia entre criticar a un político y a las mafias, no es sólo el silencio, sino incluso la muerte. El Estado debe brindar seguridad y facilidades para el ejercicio pleno del periodismo, pero a veces es

el Estado mismo quien abuza de su poder y reprime a comunicadores. Esta crisis impone desafíos a los periodistas guerrerenses que sufren los embates de la inseguridad y del Estado. Por ello el Estado guerrerense debe replantearse la reconstrucción del orden de justicia eficaz con propuestas y respuestas concretas. Necesitamos crear una política de legalidad frente a los altos niveles de impunidad que se viven en nuestro estado. No más crímenes de periodistas sin resolver. Por otra parte, el Estado tiene partidas especiales para subsidiar a las empresas periodísticas, donde los que se ven directamente beneficiados son los dueños del cuarto poder, quienes deberían atender las necesidades de los periodistas, sin embargo, ello no se observó en el ejercicio de este trabajo. Si la Cámara local de diputados legisla en ese sentido, hacemos un llamado a los legisladores para que promuevan la dignificación de la seguridad social de los periodistas. Paradójicamente los medios de comunicación, quienes piden transparencia al Estado, son ellos quienes dan falsas cifras de tiraje, nadie les pide información de sus ingresos y egresos, y por distintas justificaciones dan raquíticos sueldos a sus trabajadores.

El déficit en la ética de los periodistas es evidente y aunque se diga que el verdadero periodismo, está hecho a base de honradez y sacrificios, es muy difícil, con las carencias económicas, no caer en tentación del Dios Dinero. Por ello, sin ingenuidad ni maldad, debemos demandar al Estado que los patrocinios se den preferentemente a aquellos medios de comunicación que cumplan con los requerimientos básicos para elevar la calidad de vida de los profesionales de la comunicación. Si con el PRI fueron eficaces los instrumentos de poder: el manejo discrecional del presupuesto asignado a los medios de comunicación… Hoy, que desde la alternancia, que abandera el PRD, se pretende llevar al pleno del Congreso local una ley que regule la publicidad en medios de comunicación, se deben de encontrar los contrapesos reales para beneficiar a los periodistas. Desconocemos en qué sentido vaya la nueva Ley en Materia de Financiamiento Público a Medios de Comunicación, donde por distintas razones en el Congreso se nos negó conocer el objetivo de ésta, una de ellas: “filtrar información a otros diputados que intenten legislar en ese mismo sentido”.

Sólo esperamos que con esta nueva Ley se cree una nueva oportunidad para una competencia saludable dentro del sector periodístico, que responda

a los nuevos retos

y sin simulaciones.

... Porqué: El PRI viene con nuevos bríos, periódicos que estaban al borde del precipicio por la austeridad del gobierno del PRD, hoy han acelerado su alce y otros resurgen. Es por ello la urgencia de la regularización, para que, los dueños del cuarto poder hagan frente a las necesidades de sus trabajadores, y los Poderes

Públicos pongan especial atención a quiénes da publicidad. Finalmente el equipo que haga una evaluación profesional de sus noticias, informe con veracidad, tenga penetración en la sociedad, produzca contenidos propios (para no depender de la información de las oficinas de prensa), y dé, principalmente, buenos sueldos y seguridad social a sus trabajadores será quienes sobrevivan. Crear la figura de un Consejo Ciudadano que vigile el cumplimiento de las normas de distribución del recurso a los medios de comunicación, y que vigile también los contenidos de los medios informativos sería un buen paso.

5. ANEXOS

ANEXO 1. PUBLICACIONES REGISTRADAS ANTE LA COMISIÓN CALIFICADORA DE PUBLICACIONES Y REVISTAS ILUSTRADAS

La totalidad de las publicaciones editadas en el estado de Guerrero, que cuentan con registro ante la Comisión Calificadora de Publicaciones y Revistas Ilustradas, puede apreciarse en el siguiente cuadro.

Expediente

Nombre de publicación

Ciudad

1/432-00-15088

El Espejo de Urania

Acapulco

1/432-00-15137

Cliche

Acapulco

1/432-01-15358

La verdad como fundamento, Despertar del Sur

Arcelia

1/432-03-16091

Casas and condos luxury homes

Chilpancingo

1/432-77-00016

Der stern

Acapulco

1/432-78-00390

Fiat lux 78

Acapulco

1/432-78-00739

Las grandes eminencias de la medicina en México

Acapulco

1/432-78-00740

Los mejores médicos especialistas en México

Acapulco

1/432-78-00768

Primer directorio de médicos

Acapulco

1/432-78-00811

Diario Trópico, diario independiente de información

Acapulco

1/432-79-00551

El Huizache

Iguala

1/432-79-01358

Acapulco trip kit

Chilpancingo

1/432-79-01451

La Voz de Ometepec, libre expresión del pensamiento

Chilpancingo

1/432-80-01917

Impacto

Acapulco

1/432-80-01918

El Heraldo de Acapulco

Acapulco

1/432-80-01919

Ce Te Me Guerrero

Acapulco

1/432-80-01947

La Opinión, noticias y análisis

Acapulco

1/432-81-02281

The Acapulco

Acapulco

beachcomber

1/432-81-02286

Correo Federal

Acapulco

1/432-81-02301

Opina, un periodismo

Tecpan de

preciso

Galeana

1/432-81-02303

Diario del Trópico

Acapulco

1/432-81-02647

Renacimiento de Guerrero, tribuna de la verdad

Acapulco

1/432-81-02648

Trópico

Acapulco

1/432-81-02649

Diario de Acapulco en la Noticia

Acapulco

1/432-81-02658

Avance (caduco)

Acapulco

1/432-81-02659

Revolución

Acapulco

1/432-81-02660

La Verdad de Guerrero

Acapulco

1/432-81-02690

Pueblo, la voz del pueblo

Atoyac de

es la voz de dios

Álvarez

1/432-81-02691

Tribuna de Atoyac

Atoyac de

Álvarez

1/432-81-02692

Última Hora

Acapulco

1/432-82-02738

La Voz de Guerrero

Acapulco

1/432-82-02778

El Publicador Calentano

Acapulco

1/432-82-02805

Ley del Pueblo

Atoyac de

Álvarez

1/432-82-02828