Vous êtes sur la page 1sur 3

"El Ciclo del Agua"

El agua está en constante movimiento en la naturaleza. La lluvia y la corriente de los ríos son muestras de este movimiento. El agua pasa continuamente de unos lugares a otros del planeta: de la atmósfera cae a la tierra, a los ríos y los mares, y de todos éstos, por evaporación, vuelve a la atmósfera. Este movimiento continuo del agua de unos puntos a otros es lo que se denomina ciclo del agua.

En el ciclo del agua intervienen también los seres vivos. Por ejemplo, los árboles mueven una gran cantidad de agua: la absorben del suelo por sus raíces y pierden una parte de esta agua por sus hojas. El aporte de agua a la atmósfera por parte de las plantas se denomina evapotranspiración, y es un agente importante en el movimiento del agua entre la biosfera, la atmósfera y la hidrosfera.

Aunque el agua circula sin parar, hay zonas en las que abunda y otras en las que es escasa. Este hecho está relacionado con el clima, que es diferente en distintas zonas de la Tierra, a causa, entre otros factores, de las diferencias en la radiación solar recibida, y al reparto de vientos y precipitaciones debido a la circulación atmosférica.

Las zonas más húmedas del planeta son los trópicos y el Ecuador. En estos lugares, la lluvia es muy abundante. En las zonas templadas del norte de Europa, Asia y América también llueve lo suficiente para que nunca falte agua. Las zonas más secas, en cambio, se encuentran al norte y al sur de los trópicos, y en ellas están casi todos los desiertos del mundo. En contra de lo que cabría pensar, el clima de los polos también es bastante seco.

La enciclopedia del estudiante

INTRODUCCIÓN: El texto propuesto es un texto científico, pues trata un tema relacionado con Ciencias de la Naturaleza, en este caso la Hidrología, disciplina que estudia la distribución y propiedades del agua de la atmósfera y la corteza terrestre. Como texto científico se caracteriza por su objetividad, universalidad, precisión y claridad, como más adelante demostraremos. Se trata de un texto ya que presenta adecuación al propósito comunicativo, es coherente en cuanto al tema y a la estructura, no contraviniendo nuestro conocimiento de la lógica y está cohesionado por los elementos que le dan unidad.

ADECUACIÓN: El emisor es especializado y el receptor es interesado e introducido (La enciclopedia del estudiante) en la presentación del texto. La principal función del lenguaje es la representativa, pues se ofrece mucha información sobre el ciclo del agua. Como secundaria sería la función metalingüística (definiciones) El nivel de lengua empleado es el estándar con algunos tecnicismos que no afectan a la claridad de un texto destinado a estudiantes. El texto resulta adecuado a su propósito comunicativo.

COHERENCIA: El texto tiene una coherencia global, pues el tema es el ciclo del agua y la estructura del texto desarrolla este tema de forma ordenada siguiendo la forma de un texto expositivo deductivo (de lo general a lo particular). Así el primer párrafo explica el concepto del ciclo del agua como un movimiento continuo del agua desde la atmósfera a la tierra y de ésta de nuevo a la atmósfera a través de la evaporación. En el 2º párrafo se concreta la intervención de los seres vivos como los árboles en el ciclo del agua: 1º absorbiendo generalmente por las raíces y 2º expulsando el agua a la atmósfera por las hojas. Los dos siguientes párrafos plantea la desigual distribución del agua en la naturaleza, analizando las causas (3º párrafo) estableciendo la diferencia entre climas húmedos y secos (4º párrafo).

COHESIÓN: El texto esta cohesionado a través de las repeticiones de palabras, como “agua” o “ciclo del agua”, anáforas: el agua… la abordan, en las que dando… y otros en la que… y un uso abundante de conectores extraoracionales (de ejemplificación por ejemplo, de contraste: aunque, en cambio y en contra de) que contribuyen a dar más claridad al texto.

RASGOS LINGÜÍSTICOS: El texto presenta unos rasgos distintivos objetividad, universalidad, claridad y precisión propios del registro científico-técnico. Todas estas peculiaridades se manifiestan en los diferentes niveles del código lingüístico

- OBJETIVIDAD: El afán de objetividad, con el que el autor omite referencias personales, se ponen de manifiesto en el nivel morfosintáctico con el uso de la modalidad enunciativa y el uso predominante del modo indicativo (está, son, pasa, vuelve, se denomina, intervienen,…).

El tono impersonal del discurso se pone de manifiesto a través de las pasivas reflejas (se denomina) y de impersonales (hay zonas).

Construcciones nominales Aparecen estructuras con valor restrictivo como las proposiciones de relativo especificativas

construcciones

(zonas

preposicionales que precisan el significado del nombre corriente de los ríos, muestras de este

movimiento, este movimiento continuo del agua y muchos más ejemplos… Abundan los adjetivos especificativos:

en

las

que

abunda

y

otras

en

las

que

es

escasa,

y

abundantes

- Constante movimiento

- Movimiento continuo

- Seres vivos

- Agente importante

- Radiación solar

- Circulación atmosférica

- Zonas húmedas

- Zonas templadas

- Zonas secas

Así mismo, el léxico es denotativo y concreto: agua, lluvia, ríos, planeta, tierra, asociación afectiva.

sin ninguna

UNIVERSALIDAD Otras de las pretensiones del texto científico es su universalidad, que se manifiesta en la formación de juicios cuya validez sean aplicables en todo tiempo y lugar. Ello explica la presencia del presente gnómico o atemporal cuyo valor se extiende desde el presente hacia el pasado y futuro: Esta, son, pasa, cae, vuelve, se denomina…. Prácticamente en todo el texto se da este uso.

Así mismo constatamos la presencia del artículo con valor generalizador: el agua, la naturaleza, la lluvia, la corriente,…

Por otra parte abundan los sustantivos abstractos: movimiento, ciclo, aporte, agente, factores, diferencias.

PRECISIÓN Y CLARIDAD: Por último no debemos olvidar que el afán informativo de estos textos y su intención divulgativa hacen necesario un estilo claro y preciso. La claridad se consigue con repeticiones de palabras continuas (ejemplo: agua 11 veces, atmósfera 5 veces, lluvia 3 veces).

Así mismo se recurre a definiciones en varias ocasiones:

-Este movimiento es lo que se denomina ciclo del agua -El aporte del agua es lo que se denomina evapotranspiración

Se introducen en el discurso otras estructuras con carácter explicativo, como las proposiciones de relativo explicativas, incisos entre comas y enumeraciones. Aparecen también conectores extraoracionales de carácter lógico como el reformulativo por ejemplo o el de oposición. Especial interés tienen los tecnicismos, vocablos relacionados con la rama del saber que nos ocupa, en este caso, la Hidrografía: evaporación, precipitaciones, trópicos. Algunos de ellos se han formado por composición culta, como biosfera, atmósfera, hidrosfera; otros por composición sintagmática (ciclo del vapor de agua, radiación solar, circulación atmosférica). Podemos decir que el texto gira entorno a los campos semánticos que se refieren al agua y al clima. El nivel de precisión se hace manifiesto a través de los adjetivos especificativos que hemos comentado con anterioridad. También sintácticamente encontramos un texto sencillo con predominio de coordinación y yuxtaposición. Los párrafos son poco extensos y bien delimitados.

En definitiva, se trata de un texto que tanto por su estructura como por el léxico explicado resulta bastante asequible a un lector no especializado. Por su sencillez y claridad podemos afirmar que se trata de un texto didáctico propio de un manual destinado a estudiantes de la materia

Centres d'intérêt liés