Vous êtes sur la page 1sur 2

HÁBITOS MENTALES

Desarrolle buenos hábitos mentales y usted tendrá no solo


inteligencia, sino capacidad intelectual, es decir, la capacidad de
utilizar esa inteligencia eficazmente. La vida es más fácil y sus
acciones más efectivas cuando estos “programas” están
instalados en su cabeza.
Su mente ya está programada en gran medida. Usted pudo
haber aprendido conscientemente cómo mecanografiar, por
ejemplo, pero el proceso es en gran parte inconsciente ahora.
De hecho, si usted piensa en lo que va a hacer con cada dedo
antes de hacerlo, su mecanografía sería más lenta. Desarrollar
estos programas inconscientes inicialmente requerirá de
esfuerzo consciente, pero eventualmente podremos realizar la
acción sin esfuerzo y de manera eficaz.
Muchos “expertos” le dirán que un ser humano tarda tres
semanas en desarrollar un nuevo hábito. Repita las acciones o
los pensamientos que usted quiere que sean habituales a diario
por tres semanas y estos se programarán en su mente. Si la
regla de tres semanas no es exacta, no importa, si tarda cuatro
semanas o cinco, también está bien, lo importante es que
repitiendo concientemente ciertas acciones o pensamientos
usted puede programarse para el éxito.
Por ejemplo, si quiere solucionar los problemas de manera más
eficaz, usted puede cambiar conscientemente su enfoque y
practicar nuevos modos de ver las cosas. Un enfoque menos
eficiente para resolver problemas es mirarlos como una molestia
que se evitará o que será tratada solamente de ser necesario.
Sin embargo, un enfoque más efectivo sería mirar a los
problemas como una oportunidad de crear nuevas soluciones.
Suponga que usted quiere pensar de esta manera, pero ¿cómo
lo hace un hábito?... Comience buscando problemas en vez de
evitarlos. Mantenga una lista de problemas que usted ve a
diario, avanzando de problemas personales, como que no hace
suficiente ejercicio, hasta problemas relacionados con el trabajo,
como que los costos son demasiado altos, o cualquier otro que
al azar usted pueda identificar.
Lleve una lista de preguntas simples para hacerse ante cada
problema. Estas son las preguntas diseñadas para darle un
marco más productivo a la mente. A través de ellas se van a dar
nuevas perspectivas. Un ejemplo de estas preguntas claves que
abrirán su mente son:

" ¿Cómo podría este problema serme útil? "


" ¿Cuáles son las ventajas de encontrar una solución? "
" ¿Qué sé sobre esta situación que pueda ayudarme a encontrar
una solución? "
" ¿Cómo puedo hacer para que este problema se convierta en
una oportunidad? "¿Es este realmente un problema...? "

Usar sus propias motivaciones puede ayudar también. Si usted


se imagina lo bien que se va a sentir por encontrar una solución
a una situación determinada, podría ser entonces que usted
quiera enfrentar y solucionar los problemas en lugar de
evitarlos. De cualquier manera, hágalo consciente y diariamente
por varias semanas. Pero "ojo", con esto no estoy diciendo que
se meta en problemas, sino que trate de enfrentar con
inteligencia aquellos que se le presentan.
Una vez que usted ha hecho esto varias veces durante un
periodo suficientemente largo, los patrones de pensamiento
llegan a ser inconscientes. Se encontrará a usted mismo
mirando los problemas de una manera diferente, y tratando de
solucionarlos espontáneamente. Entonces usted puede repetir
este proceso con otro programa mental que usted desee tener.
Un último ejemplo: Suponga que cada vez que usted necesita
mayor capacidad intelectual, usted inconscientemente se
incorpora, se pone derecho y toma una respiración profunda...
Ambas acciones se han demostrado para mejorar la función del
cerebro. Por supuesto toma esfuerzo consciente y disciplina al
inicio desarrollar buenos hábitos mentales, pero el resultado
eventual es mayor capacidad mental por menos esfuerzo.