Vous êtes sur la page 1sur 21

Jafar Jafari (*)

Profesor de Hospitalidad y Turismo


University of Wisconsin-Stout
http://www.polyu.edu.hk/htm/istte/p_jafar.htm

"La cientificación del turismo" en Contribuciones a la Economía.

Tal vez sean muy escasas las industrias que han experimentado cambios tan
rápidos como el turismo, a pesar de sus viejos orígenes, sobre todo durante las
últimas décadas. Cuando las comunidades y los países descubrieron sus ventajas
económicas y unieron sus esfuerzos para aprovechar sus potencialidades, el turismo
dio lugar, repentinamente, a vigorosos negocios, a intercambios internacionales y a
una mega industria global. El turismo se desarrolló en poco tiempo y enseguida pasó a
ocupar el segundo lugar después del sector petrolífero, más tarde lo igualó y después
consiguió rebasarlo hasta el punto de que ya es la primera industria del mundo. Al
mismo tiempo, se hicieron esfuerzos para desarrollar un cuerpo de conocimientos con
capacidad para comprenderlo y para orientar su planificación y desarrollo en todas las
fases y en todos los ámbitos: en el local, el regional y el internacional. Con respecto a
su cientificación, también experimentó un proceso muy rápido y hoy se reconoce como
una importante y legítima área de investigación en numerosas universidades del
mundo. Este capítulo II ( Hosts and guests revisited: tourism issues of the 21st century,
obra editada por Valene L. Smith, NY 2001, pp. 28 – 41), se propone:

• ofrecer una visión retrospectiva y prospectiva del proceso de cientificación del


turismo, y, especialmente, identificar los factores históricos que han hecho
posible que el turismo alcance sus actuales dimensiones académicas y la
profundidad de las mismas
• exponer la formación del perfil de su corpus de conocimiento
• extractar selectivamente de este contexto las principales aportaciones
socioeconómicas
• sugerir las líneas de investigación cruciales que permitan seguir avanzando en
la conquista de nuevas fronteras
• poner de manifiesto la excelente situación en la que se encuentra este corpus
de conocimiento – especificando los cambios y las oportunidades que se le
presentarán en el futuro – de cara a orientar la futura planificación y la actividad
de esta mega industria.
Un conjunto de estrategias científicamente diseñadas y empíricamente contrastadas,
basadas ahora en un corpus de conocimientos, puede beneficiar y beneficiará a todos
aquellos que están directa o indirectamente relacionados con el turismo, es decir, el
empresariado y los organismos públicos encargados de él, los turistas que gastan su
tiempo de ocio y sus ingresos disponibles para conocer pueblos y lugares cercanos y
lejanos, las comunidades cuyos recursos son puestos a disposición de los turistas y
las numerosas industrias que los alojan y, finalmente, las instituciones dedicadas a la
investigación, a impartir enseñanza y a su continua mejora en el campo del turismo,
ahora residenciadas en muchas universidades del mundo.

Evolución del pensamiento turístico

En la actualidad el turismo es considerado como la mayor fuerza económica del


mundo y un gigante industrial de dimensiones globales. Las publicaciones de la OMT,
entre otras, demuestran que el turismo viene experimentado un crecimiento sostenido
desde la Segunda Guerra Mundial. Por ejemplo, en 1950, 25,3 millones de llegadas
turísticas internacionales dieron unos ingresos de 2,1 billones de dólares. A fines del
siglo XX, en 1998, 625 millones de turritas internacionales generaron 445 billones de
dólares. En el mismo año, el gasto total en turismo nacional e internacional rebasó los
3 trillones de dólares, una cifra que, según un experto, es varias veces mayor que el
gasto mundial en defensa. O dicho de otro modo, el gasto mundial en turismo excede
el PIB de cualquier país si se exceptúan USA y Japón. Las previsiones sobre el
volumen del turismo para el siglo XXI son realmente impresionantes.

El crecimiento sostenido del turismo desde la Segunda Guerra Mundial, especialmente


durante las últimas décadas, ha despertado un enorme interés como industria y como
fenómeno. Una revisión de la literatura demuestra el crecimiento de la popularidad del
turismo. Con el fin de evidenciarla se agrupan los escritos y las ideas de las últimas
décadas en cuatro grupos, cada uno de los cuales constituye una postura o plataforma
de pensamiento. Estos grupos o plataformas son los siguientes:

• Plataforma Favorable
• Plataforma Desfavorable
• Plataforma Conciliadora
• Plataforma Científica

Y serán expuestas a continuación como surgieron en el tiempo, es decir,


cronológicamente, de forma que cada una lleva a la siguiente pero sin que ninguna de
ellas haya reemplazado a las demás ya que las cuatro siguen coexistiendo en la
actualidad.

Plataforma Favorable: El bien

La primera postura estaba formada por aquellas empresas o instituciones – incluyendo


empresas privadas, organismos públicos y asociaciones del comercio entre otras –
directa o indirectamente relacionadas con las perspectivas económicas del turismo.
Estos grupos de “interés” sostienen frecuentemente que el turismo es una industria:

• trabajo intensiva
• con beneficios que se difunden por toda la sociedad
• constituye una solución económicamente viable para muchas comunidades y
países
• genera relaciones comerciales necesarias para el sostenimiento de los países
del mundo
• y que tiene muchos otros efectos beneficiosos

Para situar al turismo bajo una luz siempre favorable, la Plataforma Favorable aporta
también otros argumentos. Según ella, el turismo,

• preserva la naturaleza
• mejora el medioambiente
• recupera las tradiciones del pasado
• fomenta la cultura
• facilita la comunicación intercultural
• promueve la paz del mundo

Este conjunto de perspectivas socioeconómicas (ver tabla 1), entendidas de forma


agrandada, ha aumentado su crecimiento y promoción en destinos próximos y lejanos.
Tabla 1 Los efectos del turismo según la Plataforma Favorable

Beneficios económicos: puede generar: Beneficios socioculturales: puede:


• trabajo intensivo y crear empleos: • generalizar la educación
• promover la compresión
o de pleno tiempo entre los pueblos y la paz
o estacionales • eliminar fronteras:
o a tiempo parcial o lingüísticas
o sin cualificar o raciales
• intercambios comerciales con el o políticas
exterior o religiosas
• construcción de infraestructuras • preservar las tradiciones
• generalizar el desarrollo • promover el desarrollo de
• complementar producción de la comunidad global
otras actividades económicas • facilitar la valoración de las
• multiplicar efectos diferentes culturas

Plataforma Desfavorable: el mal

Con el paso del tiempo, constataciones casuales y también investigaciones


respetables pusieron sobre la mesa efectos del turismo que empezaron a cambiar la
postura favorable. Las nuevas voces, claramente audibles durante la década de los
sesenta, aumentaron hasta dar lugar a la Plataforma Desfavorable en la década
siguiente. Miembros de la comunidad de expertos, especialmente los que en el sector
público y en el sector privado se ocupan de la protección de la cultura y la naturaleza,
contribuyeron al surgimiento de la postura desfavorable. El mensaje de esta
plataforma no se limita a los beneficios económicos y sostiene que la industria
turística:

• genera empleos que son en su mayor parte estacionales y no cualificados


• beneficia solo a las empresas y a las grandes corporaciones
• destruye los recursos naturales y paisajísticos
• mercantiliza los pueblos y las culturas
• distorsiona la estructura de la sociedad anfitriona

Hoy como ayer, la segunda postura parte de un rechazo absoluto de la primera


posición a base de elaborados pronunciamientos sobre los efectos negativos del
turismo.

Dado que los partidarios de estas dos plataformas siguen aun expresando sus
respectivos argumentos (aunque nunca de un modo organizado o con una voz
unificada) fue inevitable que discutieran acaloradamente entre ellos, discusiones que
alcanzaron su apogeo durante los años setenta. Los choques, frecuentemente
cargados de tensiones, incluyen intercambios de visiones y posturas e insidiosas
críticas a las posiciones del contrario. Por cada uno de los puntos propuestos por la
Plataforma Favorable (tabla 1) la Plataforma Desfavorable propone un contra punto
(ver tabla 2), una situación que nunca puede conducir a un diálogo fructífero.

Tabla 2. Consecuencias del turismo según la Plataforma Desfavorable

Costes económicos. Puede: Costes socioculturales. Puede:


• causar inflación • contribuir al
• grandes pérdidas desentendimiento
• traer estacionalidad y • general estereotipos
contribuir al desempleo • traer xenofobia
• facilitar la difusión de • producir contaminación
rumores, enfermedades y social
fluctuaciones económicas • mercantilizar la sociedad
• provocar un desarrollo así como su cultura, su
económico desequilibrado religión y sus expresiones
• general extrañas artísticas
dependencias • romper la estructura
• dañar los recursos y familiar
provocar intrusión visual • contribuir a la prostitución
• incrementar la criminalidad
• inducir a conflictos en la
sociedad anfitriona

Plataforma Conciliadora: El cómo

Dado que los debates entre la Plataforma Favorable y la Plataforma Desfavorable se


refieren sobre todo a los impactos de la industria, se puede argüir que unas formas o
tipos de turismo podrían tener menos efectos negativos que otras formas o tipos
alternativos adoptados. De aquí que se fuera prestando cada vez más atención a una
tercera postura en la década de los ochenta: la Plataforma Conciliadora.

Basándose en las dos posturas anteriores, la tercera postura surgió favoreciendo


aquellas formas de turismo que son especialmente respetuosas con las comunidades
anfitrionas y con su cultura y su medioambiente al mismo tiempo que favorece al
turista por medio de oportunidades y experiencias positivas. Las estrategias que
propone se conocen como agroturismo, turismo consciente (aprópiate tourism),
turismo basado en la comunidad, turismo controlado, turismo de cabaña (cottage),
turismo cultural o étnico, ecoturismo, turismo de granja, turismo verde, turismo
indígena, turismo pro vida (lifeseeing), turismo natural, paraturismo, turismo
responsable, turismo rural, turismo sensible, turismo blando y turismo sostenible; a la
lista hay que añadir el “no turismo” considerado como una verdadera alternativa.

En general, la Plataforma Conciliadora sostiene que todas estas formas de turismo se


basan en el respeto a la comunidad anfitriona, emplean los recursos locales, son
relativamente fáciles de gestionar, no son destructivas, benefician tanto a los
anfitriones como a los huéspedes y mejoran la comunicación entre ellos. El turismo
conciliado, al margen de su naturaleza o de su envergadura, se presenta como un
conjunto selecto de opciones alternativas a las convencionales, masificadas,
mercantilizadas, descontroladas y duras, que son las que se practican hoy por doquier.
Una de las alternativas más recientes, la conocida como ecoturismo, atrae la atención
de los operadores, los gobiernos, los investigadores y los profesores, como la primera
a recomendar por sus indudables ventajas. Es evidente que esta y otras formas
“alternativas”, ya aplicadas o que aun no lo han sido, tienen el carácter de remedios
parciales y también que las estrategias que propone la Plataforma Conciliadora son
incapaces de satisfacer las necesidades de alojamiento del creciente flujo de turistas
que se genera en el mundo. Es cierto que las formas y las prácticas pueden ser
conciliadas pero el flujo de turistas no puede ser interrumpido.

Plataforma Científica: El por qué

Las posturas sostenidas por las Plataformas Favorable, Desfavorable y Conciliadora


están entre las principales condiciones y factores que han influido en el desarrollo del
pensamiento en el turismo. Primero: se reconoce que, en general, independientemente
de lo que digan estas posturas, el turismo es una industria global de grandes
dimensiones que atiende diariamente a millones de turistas y que tanto el turismo
como la industria existen y seguirán existiendo. Segundo: cualquier desarrollo,
incluido el turismo, genera efectos deseables y consecuencias indeseables, pero lo
que verdaderamente interesa es la relación entre costes y beneficios. Tercero: los
criterios de las Plataformas Favorable y Desfavorable sobre los impactos y los de la
Plataforma Conciliadora sobre las formas de desarrollo constituyen una visión parcial o
limitada. Cuarto: cuando el turismo se plantea como algo completo o integrado, es
decir, como un sistema para la adecuada comprensión de sus estructuras básicas y de
sus funciones se forma un corpus de conocimiento científico sobre dicha materia. Al
mismo tiempo van surgiendo valiosos desarrollos de constructos teóricos sobre un
fenómeno del que se ocupa una institución global y se transforma en un negocio que
es una mega – industria. Como consecuencia de estas ideas, interrelaciones,
procesos y asimilaciones, durante la última década del siglo XX aparece una cuarta
postura, la Plataforma Científica.

Esta última Plataforma, formada sobre todo por profesores e investigadores de la


comunidad universitaria, constituye por sí misma una verdadera aportación de
naturaleza científica que no debería tener relaciones con las tres primeras plataformas.
Gracias a su enfoque equilibrado, se configura como un corpus de conocimiento
objetivamente configurado que tiende puentes de conexión, no ataduras, con otros
enfoques. Posteriormente, la plataforma:

• estructura de un modo sistemático el estudio del turismo


• le anexiona varios campos de investigación o disciplinas
• determina su lugar en el amplio contexto multidisciplinario que lo genera y
acomoda
• examina sus funciones a nivel personal, sectorial, empresarial, gubernamental
y sistémico
• identifica los factores que lo influencian y que son influenciados por él

Todo lo cual quiere decir que contribuye a un tratamiento holístico del turismo, no solo
al estudio de sus impactos o formas. El principal objetivo es la formación de un corpus
de conocimiento científico del turismo.

Con un desarrollo como este que se comporta como un proceso en general


simultáneo, las primeras definiciones del turismo, generalmente basadas en las millas
viajadas, los motivos del viaje y el dinero gastado (que son los criterios manejados por
la Plataforma Favorable), se encuentran en continua transformación. El cambio se está
dando hacia definiciones de naturaleza holística que incluyen, entre otras cosas,
sistemas emisores y receptores de turistas y su interdependencia en el texto y el
contexto total que los pone en funcionamiento. El turismo puede ser definido, por
ejemplo, como el estudio del hombre y la mujer fuera de su hábitat usual, de las redes
y el aparato turísticos, en el país en el que reside de ordinario o en los países no
ordinarios (turísticos) que visita y sus relaciones dialécticas (tourism may be defined as
the study and of man Hawai from his/her usual habitat, of the touristic apparatus and
networlks, and the ordinary (home) and the nonordinary (touristic) worlds and their
dialectic relationship) Esta definición, e incluso otras más recientes similares, proceden
de las primeras nociones que se proponían ante todo la medición del flujo turístico o
de sus magnitudes económicas desde el punto de vista de un sistema completo
incluyendo la economía solo como una de las dimensiones significativas que lo
configuran. Esta orientación sistémica será sin duda la seguida durante el siglo XXI
(will undoubtedly continue into the next century) apoyada en más definiciones
revisadas y en el tratamiento holístico del turismo considerado como materia de
investigación. En la actualidad, esta postura se encuentra en fase de consolidación: el
trabajo de la Plataforma Científica lo está consiguiendo gradualmente.

La cientificación del turismo

Las plataformas Favorable, Desfavorable y Conciliadora, consideradas en conjunto,


permiten darse cuenta del proceso de formación y de la evolución del pensamiento en
materia de turismo. Pero, tras este esquema general se encuentran los factores
específicos (los catalizadores y los agentes de cambio) que han contribuido a esta
evolución y al desarrollo del conocimiento del turismo. El estudio de este proceso de
cientificación muestra que el turismo cuenta ya con casi todas las características y
herramientas típicamente asociadas con las disciplinas científicas más consolidadas.

El turismo como disciplina universitaria

Como demuestra lo que se acaba de exponer, el interés de la comunidad académica


en el estudio del turismo aumenta con el paso del tiempo. Pero el estudio y la
investigación es uno de los aspectos a valorar del mundo científico; la instrucción es el
otro. Muchas universidades han ampliado progresivamente el número de cursos que
ofrecen incluyendo los de turismo. A principios del siglo pasado, varias Universidades
europeas contaban ya con cátedras de turismo. Las Universidades de Estados Unidos
descubrieron el turismo mucho más tarde. Al principio fueron los Departamentos
universitarios dedicados a la enseñanza de la gestión hotelera los que incluyeron el
turismo en sus programas de estudios. Inmediatamente después, el turismo entró en
los Departamentos dedicados a administración de negocios, ocio y recreación, e
incluso en los de ciencias sociales. La oferta actual cubre una gama que va desde
elementales cursos de turismo para todas las edades hasta diversas diplomaturas y
licenciaturas universitarias. Significativamente, el número de Universidades que
ofrecen titulaciones de grado superior sigue aumentando. Desde hace varios años,
diversas universidades han ampliado sus programas de doctorado en materias como
educación, recreación y planificación regional y urbana para incluir el turismo y unas
pocas están ofreciendo doctorados en turismo de un modo independiente. El análisis
detallado de los programas de enseñanza y las lecciones escritas sobre turismo
revelan que esta verdadera materia multidisciplinar (ver tabla 3) está experimentando
una creciente popularidad tanto en número de centros como en áreas de enseñanza e
investigación. Pero estos desarrollos no están teniendo lugar de una forma aislada.
También influyen otros factores y otros agentes de cambio.

Las revistas especializadas

El papel científico que juegan las revistas científicas en los respectivos campos no se
cuestiona. En turismo hay bastantes revistas tanto antiguas como recientes:

USA: Journal of Travel Research, Tourism Analysis , Annals of Tourism Research


Tourism Culture and Communication.

Europa: The Tourist Review y Tourism Management

Asia Tourism Recreation Research, Asia Pacific Journal of Tourism Research ,The
Journal of Tourism Studies y Pacific Tourism Review

Y esto es solo una pequeña muestra de las escritas en inglés. En la actualidad hay
más de 40 revistas científicas sobre hospitalidad, turismo y ocio. En tanto que cada
una de ellas, con sus propios contenidos y tratamientos, se proponen determinadas
metas y objetivos, en conjunto estructuran y son estructuradas por el esfuerzo
investigador de una comunidad académica multidisciplinar cuyas contribuciones
también son publicadas en otros medios y lugares. Sus ocasionales y específicas
aportaciones sobre temas concretos permiten contar con nuevos enfoques y reforzar
la conexión del turismo con y en dependencia de otras materias (tabla 3)

Libros y monografías

La regularidad en la publicación de las revistas especializadas asegura un flujo


continuo de contribuciones científicas. Por esta razón, la información es aportada con
frecuencia cada vez mayor y, de esta forma, se asegura un flujo continuo y
acumulativo. Pero los libros, las monografías, las reseñas y otras publicaciones tienen
los mismos propósitos; sus contribuciones al avance del conocimiento son de la mayor
importancia. El número de tales publicaciones era insignificante durante la década de
los sesenta, creció en los setenta y mucho más en los ochenta hasta llegar a la
indudable abundancia de los noventa. Las editoriales, algunas pertenecientes a los
más prestigiosos grupos internacionales, también usan la regularidad propia de las
revistas y publican colecciones y series de libros entre los que cabe citar la
Enciclopedia of Tourism (Jafari, 2000) una de las más importantes contribuciones que
de un colectivo aumentan la importancia mundial del turismo.

Investigación y grupos académicos

Entre los demás factores que estructuran y son estructurados por este proceso de
cientificacion se encuentra la constitución de grupos académicos de relieve que han
llegado a tener grandes dimensiones y emplean diferentes sistemas de trabajo. El
número de estos grupos no es muy grande en turismo, estando casi todos sus
miembros asociados y teniendo en general metas y objetivos muy parecidos. Al
cumplimiento de estos objetivos contribuyó en el pasado la creación en 1951 de la
Association Internationale d’Experts Scientifiques du Tourisme y, en 1970, la
reorganizada Travel and Tourism Research Association. La aspiración a contar con
una academia de turismo se alcanzó en 1988 con la fundación de la Internacional
Academy for the Study of Tourism. La tabla 3 se debe, naturalmente, a la Plataforma
Científica. Esta figura (el original inglés muestra una figura que ha sido transformada
por el traductor en una tabla) está sin duda directamente relacionada con el contenido
de este capítulo y por tanto sus instrumentos y medios de enseñanza serán tenidos en
cuenta.

Tabla 3. La multidisciplinariedad del estudio del turismo

Curso de turismo Disciplina o Departamento Universitario


• Gestión hotelera • Hospitalidad
• Leyes turísticas • Derecho
• Gestión de centros de recreación • Ocio y recreación
• Marketing del Turismo • Marketing
• Un mundo sin fronteras • Ciencias políticas
• Motivaciones turísticas • Psicología
• Peregrinaciones y turismo • Religión
• Sociología del turismo • Sociología
• Operación de empresas aéreas • Transporte
• Desarrollo y planificación del • Planificación Urbana y Regional
turismo • Agronomía
• Turismo rural • Antropología
• Relaciones entre anfitriones y • Ciencias empresariales
huéspedes • Ecología
• Gestión de inversiones hoteleras • Ciencias económicas
• Diseños en la Naturaleza • Ciencias de la educación
• Economía del turismo • Geografía
• Turismo y educación • Historia
• Geografía del turismo
• Historia del turismo

Factores operativos

Después de varias décadas los gobiernos han reconocido hoy la importancia del
turismo. Aunque esto se debe principalmente a su potencial económico (Plataforma
Favorable), tal reconocimiento ha potenciado su imagen tanto en ámbitos pequeños
como en los grandes, privados y públicos, lo cual a su vez puede decirse que ha dado
bastante ímpetu al trabajo en aspectos ya citados. Posteriormente, hay que citar otras
fuerzas o desarrollos que han colaborado en la cientificación del turismo, entre ellas se
pueden citar los trabajos y funciones de aquellas organizaciones que consideran el
turismo como un conjunto de negocios e instituciones, por cierto muy abundantes a
nivel nacional e internacional, entre las que destaca la Organización Mundial del
Turismo, un organismo intergubernamental filial de las Naciones Unidas. En tanto su
original razón de ser consiste en tratar al turismo como una forma del comercio (de
aquí sus conexiones con la Plataforma Favorable), durante los últimos años ha
realizado un gigantesco esfuerzo orientado al reconocimiento y promoción de la
investigación y la enseñanza del turismo. Su reciente compromiso con lo que se acaba
de decir lo demuestra la firma de acuerdos formales con quince universidades de
Europa y otros lugares.

Seminarios de turismo

Otro conjunto de factores de cambio que han colaborado en el proceso de


cientificación son los seminarios y simposios organizados por numerosos grupos de
interés y por asociaciones, especialmente por los que se ocupan de la investigación y
la enseñanza en sus respectivos ámbitos. De aquí que haya que reconocer la
importancia de las conferencias organizadas por las asociaciones o instituciones
turísticas, las cuales reúnen a investigadores y hombres de la industria de diferentes
disciplinas y sectores profesionales. Los trabajos de los seminarios se publican en
revistas y en volúmenes en los que continúan los debates posteriores a las
conferencias. Los esfuerzos de asociaciones y universidades en campos como la
antropología, la geografía y la sociología son analizados en el libro del que forma parte
este trabajo.

Formación y educación
El proceso de cientificación y el cuerpo de conocimientos resultante están
directamente relacionados con los campos de la teoría y de la práctica del turismo.
Uno de los temas que están en el turismo conectados con los demás es el de la
formación/educación. En este momento parece adecuado emplear este tema para
sugerir que el conocimiento del turismo como totalidad y en sus dos campos, el de la
teoría y el de la práctica, puede guiar mejor el objetivo del desarrollo de los recursos
humanos presentes y futuros, un objetivo que cada vez es más asumido por los
colegas y por las universidades de todo el mundo – las numerosos instituciones que
ocupan el primer puesto a la hora de contribuir al desarrollo del conocimiento científico
del turismo. Su misión en formación y educación (la culminación de sus funciones
investigadoras y académicas) es una ingente tarea como pone de manifiesto la
existencia de una fuerza de trabajo de más de 6 millones de trabajadores en el turismo
solo en USA y de más de 120 millones en todo el mundo. La tarea no tiene por qué ser
minimizada porque se sepa que esta fuerza de trabajo es mayoritariamente nada o
medianamente cualificada y que solo un bajo porcentaje es cubierto por los que
ocupan los cuadros de dirección y gestión. En conjunto esta fuerza de trabajo forma
una pirámide en la que los últimos citados ocupan la cima, que son los que tienen
formación, mientras en el centro y en la base están los no calificados (ver tabla 4) En
orden a configurar un esquema de debate manejable, solo se piensa en la
formación/educación de las futuras generaciones, pero no hay que olvidar que este
mismo corpus de conocimiento puede conseguir la mejora continua de los actuales
trabajadores no cualificados.
Tabla 4. Progresión en los niveles de educación y formación profesional detentados
por los trabajadores del turismo

Directivos Supervisores y p. semic. Personal no cualificado


Asp. académico Asp. académico Asp. académico

Campo de visión +++ Campo de visión ++ Campo de visión +

Grado acad. + + Grado acad. ++ Grado acad. +


+
Capacidad concept. + + Capacidad concept. +
Capacidad conceptual+ +
+ Diacronía ocup. ++ Diacronía ocup. +

Diacronía ocup. + + + Saber por qué ++ Saber por qué +

Saber el por qué + + Asp. laboral ++ Asp. laboral +++


+
Estacion. trabajo ++ Estacion. trabajo +++
Asp. laboral
Formación prof. ++ Formación prof. +++
Estacion. trabajo +
Habilidad manual ++ Habilidad manual +++
Formación prof. +
Trabajo manual ++ Trabajo manual +++
Habilid. manual +
Sincronía ocup. ++ Sincronía ocup. +++
Trabajo manual +
Como se hace ++ Como se hace +++
Sincronía ocup. +
Asp. humanos Asp. humanos
Como se hace +
Profesionalidad +++ Profesionalidad +
Asp. humanos
Hospitalidad +++ Hospitalidad +++
Profesionalidad +++
Cosmopolitismo ++ Cosmopolitismo +++
Hospitalidad ++

Cosmopolitismo + + +

Nota: La tabla es una figura en el original, loq ue obliga a introducir cambios en


el texto (NT)
(+) poco o nada
(+ +) bastante
(+ + +) mucho o muchísimo

En materia de turismo, los términos formación profesional y educación se utilizan


indistintamente, pero aquí “formación profesional” se refiere a la que se imparte a
quienes van a desempeñar un trabajo manual mientras que “educación” es la
enseñanza que se imparte a quienes ocuparán puestos de dirección. Como se expone
en la tabla 4, los niveles bajos y altos se contraponen en una y otra y por eso
especificando lo de una queda definida la de otra. De acuerdo con la naturaleza de la
industria, los niveles altos de educación deben reflejar las teorías multidisciplinarias y
los métodos con los que son preparados los directivos y los gestores que realizan las
tareas del más alto nivel en los sectores público y privado del turismo. La tabla 4
muestra que la educación en turismo debe facilitar un “campo de visión”, que incluya:

• una comprensión global del sector industrial,


• las interrelaciones
• las transformaciones
• las tendencias
• y cómo el turismo se relaciona con los sistemas sociopolíticos, más amplios,
que lo configuran y controlan

En contraste, en los niveles inferiores, como muestra la citada tabla, estos aspectos
caen bruscamente a niveles muy bajos; por su parte, estos trabajadores (se dice de
aquellos que sirven las mesas en los banquetes de una convención hotelera) reciben
la formación indispensable para realizar un “trabajo estacional”

Por un lado, la tabla 4 muestra otras diferencias que distinguen categóricamente a los
niveles mínimos y máximos de los empleos. Por ejemplo, lo que se entiende por
“educación” de los niveles superiores equivale a educar en “habilidad conceptual”, una
vez más entendida en los contextos propios de lo multidisciplinar. Por otro, la
“formación” de los niveles inferiores instruye en “habilidad manual”, cuyo contenido es
más amplio en estos trabajadores y alcanza un punto más alto que en otras
actividades. Otros pares de características son los de

• “pensamiento” vs. “manualidad”,


• “diacronía” (una visión del futuro desde el presente y el pasado)
vs. “sincronía” (aquí y ahora) y
• “saber por qué” vs. “saber cómo”,

los cuales son juegos de características que, a pesar de las aparentes separaciones,
son parte constitutiva y esencial tanto de la educación como de la formación y al
mismo tiempo diferencian a una de la otra.

El tercer conjunto de aspectos (los llamados humanos) se refieren tanto a los


trabajadores que se encuentran en posiciones de dirección como a los que se
encuentran a sus órdenes en las empresas, es decir, tanto a los que están arriba como
a los que están abajo. Obviamente, quienes son llamados a tratar con los turistas
necesitan tener además educación y formación en este especialmente difícil cometido.
Quiere decirse que no se trata de que en este aspecto sea más o menos importante
sino más bien el grado de contacto que cada puesto de trabajo tiene con los turistas.
La “profesionalidad” es importante para todos los trabajadores, pero esto se manifiesta
aun más, en lo puestos con contacto (con los turistas), los cuales han de desempeñar
su trabajo con “hospitalidad”. Insistiendo en esto último, hay que reconocer que esta
mega industria es una actividad que tiene tanto de arte como de ciencia, siendo la
componente hospitalidad su “arte” (o espíritu) y el turismo su “ciencia”. Pero, a pesar
de lo que se dice sobre la distinción entre unos y otros, hasta quienes están en
contacto directo con los turistas deben ser instruidos en el arte de la hospitalidad para
lograr atraer, recepcionar, alojar y servir a tantos clientes como llegan desde países
diversos y con identidades culturales y expectativas diferentes. Finalmente, la palabra
“cosmopolitismo” integra tanto la teoría como la práctica de la hospitalidad. La
educación y la formación de quienes se preparan para desempeñar estas tareas
deben contemplar la comprensión de las culturas de los mercados emisores de turistas
de forma tal que se sientan cómodamente instalados en su propia cultura al desarrollar
su trabajo. Cosmopolitismo aquí significa que para tratar con la gente es
imprescindible al menos uno de los idiomas de los mercados principales, una vez al
margen del lugar que se ocupe en el escalafón de personal.

De hecho, la tabla 4 se muestra más comprensible cuando se ve a la luz de la


exposición hecha anteriormente sobre las cuatro plataformas de turismo y su evolución
en el tiempo. Por ejemplo, es habitual que quienes pertenecen a la Plataforma
Favorable se muestren más inclinados por la formación y que los de la Plataforma
Científica se decanten sobre todo por la educación de la fuerza laboral; las
asociaciones de empresarios enfatizan los aspectos prácticos y los círculos
académicos destacan los aspectos teóricos. Gracias a esta perspectiva, la tabla 4, a
pesar de su simplicidad, muestra un desarrollo curricular integrado por

• materias estudiadas
• grados de abstracción
• formación recibida
• áreas de trabajo

Pero, lo que es más importante, el tipo de educación/formación conduce a comentar


que la postura científica permite considerar el turismo como una industria, como una
materia de investigación y como ambas cosas a la vez, gracias a lo cual puede
empezar a ser contemplado como un corpus de conocimiento mejor concebido,
enmarcado y difundido. Esta concepción multidisciplinar conduce a establecer la
necesidad de que sean estudiados todos los aspectos del turismo tanto en sí mismos
como integrados, incluyendo tanto los aspectos de la educación y de la formación que
han sido discutidos durante décadas. Debe mencionarse aquí un tema de estudio muy
novedoso, el debate sobre el desarrollo del turismo sostenible, el cual adquiere
inspiración, fuerza y sustancia gracias a esta evolucionada conceptuación, que ofrece
ahora la posibilidad de que el estudio de dicho tema pueda seguir avanzando.
Educación/formación, desarrollo sostenible, aspectos culturales, costes y beneficios
del turismo, etc. Son todos temas que están siendo incorporados a un corpus de
conocimiento que seguirá creciendo en tamaño y complejidad durante los años
venideros, en los que tanto los aspectos del turismo viejos, los nuevos e incluso los
aun no revelados comenzarán a ser conocidos de un modo más completo.

El futuro previsible

La exposición realizada sobre las cuatro plataformas, sus fuerzas transformadoras y


catalizadoras, el texto y el contexto de esfuerzos y enfoques que están estructurando y
configurando la formación y la educación son factores que facilitan llevar a cabo
visones retrospectivas del turismo tanto en la esfera de los conceptos como en el
campo de las operaciones, lo que ahora puede ser combinado con visiones
prospectivas después de los sólidos niveles de conocimiento y de operaciones
actuales en busca de nuevos horizontes en la ciencia y en el desarrollo.

El turismo como disciplina académica

El proceso acumulativo de la construcción de un corpus científico del turismo – ladrillo


a ladrillo, bloque a bloque – continuará en el futuro. Como en el pasado, las ciencias
sociales contribuirán sustancialmente a su formación y consolidación. Otros campos
relacionados con el estudio del turismo definirán y redefinirán sus áreas comunes con
el turismo. Teniendo en cuenta que se relacionan con diferentes fenómenos y que su
estudio utiliza teorías y métodos de otras disciplinas, el turismo asumirá una condición
indudablemente multidisciplinaria en el mundo de la enseñanza. Por ello, las teorías y
métodos propios que aparezcan serán utilizados también por aquellas disciplinas que
contribuyeron generosamente en el pasado al desarrollo del corpus científico del
turismo. En un futuro la ciencia del turismo se empleará en proporción creciente en
publicaciones y revistas de otras disciplinas con el fin de ilustrar teorías nacidas en sus
propios dominios. Esto será así porque en el turismo cuenta una característica
especial y única ya que es el fenómeno que permite que la gente pueda ponerse en
contacto de un modo inmediato (debido al avance del conocimiento sobre su lugar en
la sociedad y en la economía). Además, un gran número de estudios universitarios
sobre los antiguos y los nuevos elementos del turismo continuarán siendo realizados
por los estudiantes no solo en los centros que lo tienen programado sino, además, en
otros que lo estudian de modo puntual, no programado.

En la actualidad, algunas asociaciones profesionales han creado grupos interesados


en el turismo que cuentan con una estructura orgánica formal. Con el aumento de la
importancia del turismo surgirán nuevas asociaciones profesionales que tenderán
puentes hacia él y que incluirán la formación de nuevos grupos de interés relacionados
con la antropología, la ecología, la economía, la historia, el ocio, el marketing, la
gestión empresarial, las ciencias políticas, la psicología y otras ciencias (de nuevo,
algunas de las que ya están en esa línea). Con los nuevos grupos profesionales
interesados en el turismo aumentará el patrocinio de seminarios y congresos. Está
claro que con tal concurrencia de medios tendrá el conocimiento del turismo
indudablemente la oportunidad de hacer avanzar su discurso multidisciplinario.

Con esta y otras conquistas por venir y con el sostenido crecimiento del empleo en
turismo, las universidades seguirán aumentando el número de títulos medios y
superiores en este campo. Ofreciendo el grado de doctor en turismo atraerá la
atención incluso de las más prestigiosas universidades. Muchas de ellas ofrecerán sus
programas de estudio de turismo en los actuales Departamentos o escuelas y en
Departamentos de ocio y recreación que prestarán aun más atención al turismo en
aras de una eventual integración. Otros Departamentos universitarios, como los
dedicados a las ciencias sociales, las primeras que ofrecieron cursos de turismo,
ofrecían al principio cursos elementales y después de grado medio y superior. Esto
pudo deberse, por un lado, a la actual falta de aptitud para atraer un número suficiente
de estudiantes para los cursos superiores, y, por otro, a la falta de conexión e interés
de sus campos con y por el turismo. Por otra parte, otras Universidades abrirán
escuelas o centros de turismo autónomos. Sus mallas curriculares incluirán
titulaciones básicas de turismo con opciones en especialidades como gestión hotelera,
marketing, planificación y desarrollo, administración pública, turismo en países en vías
de desarrollo y turismo internacional, por solo citar algunas.

El privilegio de ampliar vertical y horizontalmente la ciencia devolverá a las facultades


de turismo la obligación de utilizar regularmente el corpus de conocimientos existente
y contribuir productivamente a su crecimiento. Esta perspectiva es ya una realidad en
todas las disciplinas consolidadas y el turismo no será una excepción. De hecho, este
criterio olvidado en el turismo adquirirá una posición más prominente entre sus
facultades para la conservación, la promoción y la adopción de decisiones.

Algunas Universidades han incluido el turismo en sus cátedras de hospitalidad. Los


avances científicos tanto como los futuros desarrollos de la industria aumentarán las
posibilidades de creación de nuevas cátedras de turismo en muchos países,
desarrollados o no. Como en el pasado, algunas de las nuevas cátedras se crearán
sobre todo con la ayuda de diferentes sectores de la industria. Además, como los
campos científicos aumentan y como el turismo será aun más reconocido como
fenómeno socioeconómico, las instituciones patrocinadoras considerarán
favorablemente las propuestas que se harán a favor del estudio del turismo, un cambio
notable de la situación actual. Este cambio se dará tanto con respecto a la demanda
de fondos para disertaciones y para proyectos de investigación independientes. Tan
favorables desarrollos aumentarán con el establecimiento de prestigiosos premios
reconociendo la investigación universitaria en este campo. Estas mejoras llevarán al
estudio del turismo a alcanzar una nueva cumbre siguiendo en su camino a los demás
campos científicos consolidados.

El turismo como activida

Aunque inverosímil, la industria no admite ni apoya todavía plenamente el estudio del


turismo y sus centros de enseñanza, algo que sin duda cambiará aunque de modo
gradual, especialmente cuando aumente el número de graduados entre quienes toman
decisiones y cuando advierta que progresa gracias a la investigación. También cuando
los funcionarios públicos competentes y las asociaciones sectoriales no solo
incorporen más desarrollos y métodos científicos para llevar a cabo su actividad y
cuando se produzcan más trabajos de investigación de calidad aplicando sus
parámetros inmediatos. Esta previsión se intensificará además cuando los industriales
contraten personal que hayan recibido una formación en turismo avanzada. Será
entonces cuando tanto la industria como los organismos del sector público prestarán
atención creciente a las dimensiones no económicas del turismo puesto que cada vez
dedicarán mayor porcentaje de su presupuesto en investigación a estudios ajenos al
marketing. En general, el actual distanciamiento entre el estudio y la actividad se
reducirá previsiblemente y se equilibrará. Las relaciones entre las tres dimensiones del
turismo, ciencia – industria – sector público, también quedarán reforzadas en el futuro.
Una investigación colaboradora y su interacción con la actividad industrial es así
mismo una de las cosas deseables y esperadas en el futuro. La principal tarea
consiste en unir y armonizar ambas cosas, el estudio y la aplicación de, por ejemplo, el
cambio de los estilos de ida y las tendencias. Se admite con frecuencia que el futuro
es una simple prolongación del pasado. Pero no es así exactamente: la gente cambia,
la sociedad cambia, los valores cambian, las necesidades y las expectativas cambian
y también cambian los estilos de vida. Estos cambios, a su vez, definirán y redefinirán
el futuro de la industria y de sus principales productos porque el turismo refleja los
cambios habidos en la sociedad.

Otro ejemplo del esfuerzo de la colaboración estudio/actividad tendrá lugar en el área


de la salud y el turismo. Los nuevos estilos de vida emergentes llevarán a la
humanidad a ser más sensible a las cuestiones relacionadas con la salud. La gente
aspira a disponer de medios para prolongar la vida, para vivir una vida con más salud
y para vivirla de un modo más pleno y gratificante. Hay precisamente una conexión
automática entre estilo de vida con salud y hacer turismo. Muchas formas alternativas
de turismo quedan favorecidas, habida cuenta de que tanto la noción de “salud” como
su práctica contribuyen a un cuerpo sano en una mente sana.

Trabajar en el mercado de personas mayores residentes en ciudades así como en


otras instancias de colaboración viene al pensamiento. Los cambios en el estilo de
vida y en los deseos por tener un cuerpo y una mente sanos son ya una tendencia
universal al margen de razas, clases, géneros y edades. Tratar con un campo tan
amplio y con tantas variables complica ahora la tarea de la investigación. El estilo de
vida y la salud, tan mejorada gracias a los avances en medicina, tecnología y en la
implantación del estado del bienestar, entre otros factores, han provocado a su vez
otro fenómeno: un fuerte incremento de la población de tercera edad o mayores
urbanos. Hoy los mayores urbanos son mucho más importantes en número, gozan de
alto nivel de vida y tienen una salud magnífica. Además, muchos de ellos optan por
jubilarse antes de la edad para pasar antes a la siguiente fase de la vida. Sin
obligaciones familiares ni laborales y con las perspectivas de mejorar la vida futura,
aspiran a una vida de ocio y salud – a lo que contribuirán los ahorros y una “ilimitada”
disponibilidad de tiempo libre – acceden a su nueva profesión con el turismo
convertido en el principal medio y fin de una vida dedicada a los viajes, lo que apunta a
un flujo masivo de desplazamientos de mayores urbanos zigzagueando de uno a otro
punto del globo. La consideración de esta población en continuo aumento – que tiene
su propia mentalidad y filosofía, consistente en “el deseo de no morir” y “disponerse a
disfrutar de la vida”, como dicen los periódicos, tanto en casa como fuera de casa,
tanto en destinos cercanos como lejanos – plantea ahora la idea de conectar el
turismo con otros campos como la medicina y la gerontología. Significativamente,
como desean estar fuera de casa tan frecuentemente como sea posible, al tener los
recursos disponibles para ello, se impondrá el cambio y surgirán nuevas alternativas
tanto en el campo de la teoría como en el de la práctica. El turismo es un fenómeno
con capas enrolladas que empiezan desenrollarse y sus dimensiones, frecuentemente
desapercibidas, llevan a un nuevo enfoque multidisciplinario.

En conclusión, en un corto espacio de tiempo, el estudio del turismo experimentará


importante avances, se desprenderá de sus bases de orden práctico y aplicado y las
sustituirá por modestos pero crecientes fundamentos científicos. Este proceso de
transformación ha sido posible gracias a la evolución de las cuatro escuelas de
pensamiento: las Plataformas Favorable, Desfavorable, Conciliadora y Científica. La
última, influenciada por diferentes condiciones y factores favorables, pertrechada con
planteamientos y métodos multidisciplinares, ha avanzado por el camino que lleva
hacia una ciencia definitiva, ahora en una dirección aun más clara.

Hoy, cuando el nuevo siglo comienza, es absolutamente evidente que en el turismo


está por fin surgiendo una postura científica en los investigadores y en los ámbitos
universitarios. Todo indica que la tendencia continuará en el futuro hacia la conquista
de nuevas fronteras de conocimiento. Esta evolución realzará el estatus del turismo
entre las instituciones formales y su importancia social. Pero la consecución del
objetivo de cientificación dependerá del apoyo y de la influencia ejercida por la misma
comunidad científica, las grandes instituciones, los organismos gubernamentales, las
asociaciones y la industria del turismo. Dice un proverbio chino que un viaje de miles
de millas empieza con un simple paso. Obviamente, el turismo es ya un viaje científico
claramente en progreso después de los primeros pasos que está alcanzando nuevas
fronteras y ensanchando sus horizontes. El perfil científico del turismo ya está
diseñado como se ha puesto de manifiesto durante la celebración de los 25 años de
éxito de la revista Annals of Tourism Researcha y con la publicación de Encyclopedia
of Tourism, entre otros acontecimientos.

Los primeros que se aprovecharán de sus logros serán la industria del turismo y los
gobiernos que, en pro de sus intereses, capitalizan y utilizan las continuas
aportaciones de conocimientos teóricos y aplicados del turismo en beneficio de todos,
pero sobre todo del sistema completo de hospitalidad. La investigación políticamente
realizada y las estrategias de actuación – que apuntan al futuro pero que se elaboran
en el presente por medio de proyectos globales pero localmente desarrollados –
facilitan los principios necesarios, las prácticas y los criterios que guían el proceso. El
sector es consciente de que su proceso de cientificación es un viaje, no un destino. La
meta sigue siendo el desarrollo de un corpus de conocimiento que esté temáticamente
organizado y coherentemente sistematizado, que defina y use ese fenómeno singular
que combina conceptos y actuaciones, el campo de teorías y prácticas que se llama
turismo.

Reconocimientos:

Este trabajo está basado en las publicaciones más recientes del autor, sobre todo en
J. Jafari (1990, 1994, 1997ª, 1997b), Jafari y Aeser (1988), Jafari y Ritchie (1981) y
Jafari y Pizam (1996). En particular, en su cargo de editor en jefe (1973 – 2000) de
Annals of Tuirism Research, el autor ha utilizado las aportaciones de sus dos
volúmenes dedicados a la conmemoración del 25 aniversario de Annals en 1999. Las
primeras versiones de este capítulo se presentaron en tres conferencias
internacionales. El autor se ha beneficiado también de comentarios y ayudas de sus
colegas.

(*) Traducción del inglés por Francisco Muñoz de Escalona. Datos del texto original:
“The Scientification of Tourism”; autor: Jafar Jafari, capítulo 2 de la obra coeditada por
V. L. Smith y M. Brent Host and Guests Revisited, Tourism Issues of the 21st Century,
462 páginas y 29 capítulos, Cognizant Communication Corporation, New York, 2001.
El traductor ha publicado un trabajo en Cuestiones de Economía del pasado mes de
junio con el título “La resistible exaltación del turismo”, trabajo que está en gran parte
basado en comentarios críticos sobre la “La Cientificación del Turismo” de Jafar Jafari.
Aunque en el citado trabajo se incluyen numerosas citas de este se ofrece aquí de un
modo completo para los lectores que tengan interés en conocerlo.