Vous êtes sur la page 1sur 4
La imagen frente al boxeador o el nuevo Prometeo: Crónica periodística sobre “El Canelo” Álvarez. por Andrés Padilla “Es una guerra: choque entre dos naciones”1 La tensión dramática se va construyendo alrededor del evento. El mundo, a la expectativa del “hecho histórico”, de la batalla que trascenderá el olvido configurándose como una memoria colectiva. Las identidades emergen y las facciones, ahora encaradas, una frente a la otra, desfilan junto a su ejército de seguidores que cargando seductores símbolos se abren paso hacia el templo, donde entre gritos y rechiflas liberan su espíritu combativo dando un vuelco secularizado a la religión. La propaganda dispuesta y la población alineada permiten la explosión de emociones y sentimientos encarnados y traspuestos. Asistimos, digámoslo ahora, a la “ficcionalización de la realidad”, a la batalla sensual, al combate pugilístico, a la construcción mediática de un héroe y a su prometeico, visceral y doloroso encadenamiento. Mayweather anuncia pelea contra „Canelo‟ El veintinueve de mayo se desató el escándalo. Las primeras imágenes comenzaron a bombardear y no había refugio seguro. En las redes sociales se dio el ultimátum2; el internet, la prensa, el radio y la televisión se convirtieron en catalizadores del fenómeno del 1 Alejandro Rodríguez. “Es una guerra. Choque entre dos naciones”. El Universal - Deportes. 13 septiembre 2013 2 Floyd Mayweather @FloydMayweather). “I chose my opponent for September 14th and it's Canelo Alvarez. I'm giving the fans what they want. It will be at the MGM Grand” . 29 mayo de 2013, 9:13 pm. El twit original reportó nada más) 35,851 RT’s. y, en general, to das las redes sociales se saturaron de la noticia como informa Carlos Narváez Rosario enviado de ESPNdeportes en su nota “Explotaron las redes sociales” el 30 de mayo del 2013. Versión online en: http://espndeportes.espn.go.com/news/story?id=1814186&s=box&type=column consultado el 26 septiembre 2013 boxeo más importante del año. Las piezas se comenzaron a mover y toda la industria, económica y cultural, se empeñó en reclutar adeptos. (Y se me disculpará si campechanéo términos militares y religiosos; ambos funcionan maravillosamente como metáforas). La contienda por el título mundial y por el reconocimiento nacional se puso en marcha y no había nada que la pudiera detener. Todo un sistema propagandístico se desplegó alrededor de dos figuras invictas del boxeo, las fotografías los colocaban uno frente al otro, cada ojo viendo al del otro, estableciendo un primer round, donde el cruzamiento de miradas evocaba potencia, conflicto y drama. Las caras de ambos tan cerca, casi tocándose; provocándose. Cupiera desarrollar un poco la etimología de la palabra propaganda, ubicándola dentro de la lengua latina, para penetrar un poco más en la metáfora y así develar una antropología deportiva3 que podría entenderse con el paralelismo simbólico-religioso: …designa aquello que, de la fe, debe ser propagado: las creencias, los misterios, las leyendas de los santos, los relatos de milagros. No se trata por lo tanto de transmitir conocimiento objetivo accesible a todos por la razón, sino de convertir verdades ocultas que atañen a la fe y no a la razón.4 “El Canelo”, noticia, foto y video en los medios de difusión, suplantó al hombre de carne y hueso; la representación mediática imaginó un doble mejorado, carismático, rápido, fuerte, patriota y, sobretodo, virtual. El bombardeo de imágenes construyó el discurso del “retador legítimo”, capaz y posible ídolo púgil nacional, comparable a los añejos y grandiosos boxeadores mexicanos como J.C. Chávez y “El ratón” Macías que dejaron un vacío5 simbólico. La ayuda sobrenatural y, después, prometeicamente encadenado 3 Cfr. Roberto Cachán Cruz. Antropología del deporte. Estudio de comportamientos y actitudes de una comunidad ante el fenómeno deportivo: el caso del balonmano de León . Universidad de León, Facultad de Filosofía y Letras, colegio de Historia. (tesis de licenciatura). Versión digitalizada: https://buleria.unileon.es/xmlui/bitstream/handle/10612/817/2009ONCACH%C3%81N%20CRUZ%2c%20ROBERTO.pdf?sequence=1 4 Christian Salmon. “El imperio de la propaganda”, en: Storytelling. La máquina de fabricar historias y formatear mentes. España. Quinteto. 2010 p. 185-210 5 Video realizado por HBOsports dónde entrevistan a familiares y personas cercanas al boxeador mexicano. http://tu.tv/videos/la-vida-de-saul-canelo-alvarez (sin referencias) consultado el 25 de septiembre de 2013. Los mitos sobreviven en los tiempos modernos junto con los héroes, su lógica y sus hazañas. ¿Qué no acaso Freud vio en el primer amor, reflejado oníricamente en la madre, un complejo edípico? El mito nos habla de lo humano pero despersonalizado, por ello, transciende culturas y temporalidades, por eso es tan vigente. Hoy asistimos a la materialización icónica de un héroe virtual. Una imagen que debía ser “el hombre […] capaz de combatir y triunfar sobre sus limitaciones históricas personales y locales y [que] ha alcanzado las formas humanas generales, válidas y normales”.6 El boxeo necesitaba un héroe. La necesidad imaginó uno y lo materializó a imagen y semejanza de Saúl Álvarez. Él, otro cliché del pugilismo, nació en una familia numerosa en el pueblo de San Agustín, municipio de Tlajomulco de Zúñiga (para mí, una atopía). Recibió el llamado, las señales de su vocación de héroe; la aceptó y se aventuró en el camino. Logró varias victorias amparándose en la ayuda sobrenatural: “el primer encuentro de la jornada del héroe con una figura protectora (a menudo una viejecita), que proporciona al aventurero amuletos contra las fuerzas del dragón que debe aniquilar”7; llamemos concretamente a la ayuda recibida: Televisa y sus secuaces. Logró cruzar el primer umbral, llegó al vientre de la ballena y, cuando salió, comenzó el camino de las pruebas: triste Prometeo que <>8 He ahí al héroe, ensangrentado con tinta. He ahí la imagen que enfrentó la realidad, al boxeador. 6 Este apartado está grandiosamente inspirado/basado en la teoría psicoanalista del mito realizada y escrita por Joseph Campbell en El héroe de las mil caras, op.cit. 7 Ibid. 8 Yuxtaposición del Héroe de las mil caras con información del boxeador mexicano. Repito: nos enfrentamos a la banalización de la cultura y del deporte, dónde la publicidad fue el vector determinante que ejerció una influencia decisiva en los gustos, la sensibilidad, la imaginación y las costumbres de la tropa9: espectador pasivo que se alimentó de imágenes y no de ideas. Donde la seducción y el deseo penetraron la endeble armadura suspendiendo el razonamiento.10 He ahí el poder de la imagen que provocó una doble derrota, la de la imagen contra la realidad y la del espectador frente a la imagen. Derrotado espectador que, sin importar su condición intelectual ni social, es duramente golpeado por la omnipresente imagen que se esparce indiscriminadamente. 9 Mario Vargas Llosa. “La civilización del espectáculo” en: Letras Libres. No. 122. febrero 2009 Miguel Rojas Mix. “Significado de la imagen”, en: El imaginario. Civilización y cultura en el siglo XXI . Buenos Aires. Prometeo. 2006; también David Freedberg. El poder de las imágenes. España. Cátedra. 1992 10