Vous êtes sur la page 1sur 2

FOTOSINTESIS

La fotosíntesis puede ser definida como la transformación de energía solar en


energía química a través de la fabricación o síntesis de moléculas complejas, que sirven
de alimento al vegetal.
El proceso de fotosíntesis es sumamente complejo. Para que sea posible deben
estar presentes sustancias capaces de “captar” la energía lumínica y aprovecharla para
producir enlaces químicos; la principal de estas sustancias es la clorofila. La clorofila es
un pigmento que actúa como una “herramienta química” que interviene en el primer
paso de la fotosíntesis “fijando” parte de la energía lumínica.
Pese a la complejidad del proceso podemos comprender algunos aspectos básicos
que tienen una gran significación biológica.
Los vegetales “toman” o absorben del ambiente dióxido de carbono y agua.
Utilizando el dióxido de carbono y el agua, y a partir de la energía que aporta la luz,
construyen moléculas orgánicas, en particular glucosa; la cual representa el primer paso
para luego, a partir de allí, construir todo el resto de las moléculas que participan en los
procesos vitales de la planta.
Dicho de otra forma, la fotosíntesis es un tipo de reacción o transformación
química en la cual la energía lumínica interviene en la transformación de sustancias
sencillas, como el dióxido de carbono y el agua, en una sustancia compleja, la glucosa.
Los átomos de las sustancias iniciales se reorganizan y se producen moléculas de
glucosa. Los átomos que no participan en la constitución de esta nueva molécula
compleja, se combinan entre sí formando moléculas de oxígeno, sustancia simple que se
libera como desecho.
La glucosa es un tipo de molécula orgánica que, una vez “fabricada”, puede seguir
dos caminos: ser usada para obtener energía aprovechable por el vegetal, o ser
almacenada en algún órgano y utilizada en otro momento.
La materia orgánica es la fuente de energía que utilizan los seres vivos para el
desarrollo de las funciones vitales.
La fotosíntesis es el único proceso que permite la construcción de materia
orgánica a partir de sustancias inorgánicas. Esto permite la existencia de otras formas de
vida que, al no tener la capacidad de fotosintetizar, dependen de esta materia orgánica
para alimentarse.
Aquello que denominamos alimentos son determinados tipos de sustancias
orgánicas que sirven para obtener elementos para la construcción de las estructuras
vivas y energía para sus funciones vitales.
Cabe preguntarse: y los fotosintetizadores ¿de qué se alimentan?. Las plantas se
alimentan también de materia orgánica con la diferencia, respecto del resto de los
organismos, de que son capaces de fabricarla.
Por esta característica de los vegetales de fabricar su propio alimento, se los
denomina autótrofos.
Como contrapartida, al resto de los organismos no nos queda otra posibilidad que
alimentarnos de lo que las plantas fabricaron (comiendo directamente plantas, o
animales que comen plantas, o animales que comen a otros animales que comen
plantas). Todos los organismos que no son capaces de fabricar su propio alimento y que
deben obtenerlo de otros seres vivos o de sus desechos, son denominados heterótrofos.
Adaptado de: Wolovesky E. y otros. La Vida en la Tierra. Ed. Colihue - Botto, J. y otros. Biología 1. Ed.
Tinta Fresca (2006)
Prof. Marcela Pérez