Prensa Anarquista de Aguascalientes 1922-1926

Vicente Ribes Iborra
universidad autónoma de A g u a s c a lie n te s

PRENSA ANARQUISTA DE AGUASCALIENTES 1922-1926

Vicente Ribes Iborra

© 1980, UNIVERSIDAD AUTONOMA DE AGUASCALIENTES Jardín del Estudiante No. 1 Aguascalientes, Ags. Impreso en México.

ÍNDICE

Introducción.......................................... PARTE I: Grupo Cultura Racional. . . . Descripción de los Periódicos....... Movimiento Obrero Ferrocarrilero Grupo Cultural Racional ............... PARTE II: Ideología ............................ Capítulo Ideológico. . . .................. Comentarios sobre Temas Interna­ cionales .......................................... Conclusión.............................................. Notas: Parte I y II ............................... Periódicos Consultados ........................ Bibliografía Citada....... ......................... 5

7 11 14 20 31 47 51 76 87 89 93 95

INTRODUCCIÓN
Las inquietudes políticas importadas a México por Plotino C. Rhodakanaty al comenzar la se­ gunda mitad del siglo pasado hallaron pronto arraigo en el país. Los efectos que la dictadura porfi rista pro­ ducía sobre la clase obrera, en proceso de for­ mación, hacían de este sector social tierra abonada para la recepción de las recién llega­ das ideas obreristas. Entre la confusión que envolvía dichas ideas el único punto suficien­ temente esclarecido era su fin: conseguir mejo­ ras para el proletariado. Todo lo demás, estra­ tegia, tácticas para lograr su objetivo, etc. es­ taba sumamente indeterminado. México necesitaba un sintetizador de todas estas doctrinas, alguien que las adecuase a la realidad de su país; y esa persona fué Ricardo Flores Magón. 7

Si se tuviesen que catalogar sus opiniones, vertidas en libros y artículos, en alguno de los “ ismos” políticos, sería el anarquismo el en­ cargado de acoger a la mayoría de ellas. Fueron, sus teorías las que guiaron el movi­ miento obrero mexicano en las dos últimas dé­ cadas de su vida, (1873-1922). Su inspiración presidió las huelgas de Ca­ nanea y Río Blanco y también las actitudes de muchos revolucionarios de la segunda década del siglo. En la tercera década, en cuyo contexto debe de entretejerse el tema que nos ocupa, el anar­ quismo de inspiración magoniana todavía era el que mayor número de adeptos captaba entre el proletariado mexicano; pero estos años señalan el comienzo de su fin. Nuevas doctrinas obre­ ristas, socialismo y comunismo, se delimitaron claramente y comenzaron a ganar afiliados a un ritmo vertiginoso. La década será también fecunda, como las dos anteriores, en movimientos sociales, sobre todo en movilizaciones obreras. Las primeras huelgas victoriosas para el proletariado se die­ ron estos años. Es en este contexto, repito, de luchas ideo­ lógicas y físicas donde se va a situar nuestro estudio. 8

Para introducirnos en ellas nada mejor que conocer a sus protagonistas y las ideas que los conducían. El grupo obrero que estudiaremos desarrolla sus actividades en Aguascalientes; mero acci­ dente, muchos grupos idénticos a este actua­ ban a lo largo y ancho de la geografía mexi­ cana.

9

PARTE I:

GRUPO CULTURA RACIONAL
Vamos a adentrarnos en un importante capí­ tulo de la historia de Aguascalientes: los ini­ cios de un movimiento obrero organizado en la ciudad. Vamos a ser testigos de un progresivo afianzamiento de las ideas políticas entre el proletariado y de su manifestación, en suma, en actividades sindicales, huelgas, edición de periódicos, etc. Hablar de los obreros de Aguascalientes en esa época es hablar de los obreros ferrocarrile­ ros; de ellos, de un grupo selecto de entre los mismos, partirán todas las iniciativas. Serán el aglutinante de sus compañeros, los que traba­ jarán incansablemente por comunicarles una serie de ideas en las que creían con fervor. Se necesitaba mucho valor y convicción para defender ideas obreristas en la década de los años veinte; se luchaba aún por unos dere­ 11

chos elementales de todo trabajador y cual­ quier obrero que no gozase de las simpatías de su patrono se exponía a perder su trabajo con las desastrosas consecuencias que ello ocasio­ naba en economías ya de por sí precarias. Mayor dosis de valentía y fé debían tener las mujeres que militaban en estos grupos obreris­ tas, de las cuales veremos algún ejemplo, pues sobre ellas pesaban todavía más prejuicios y represiones. Entre los grupos de ferrocarrileros con con­ vicciones ideológicas he escogido, para hacerlo objeto de nuestro estudio, al grupo anarquista. Dos hechos son los que me han inducido a centrarme en este grupo: el primero de ellos consiste en su coherencia ideológica mayor, en esta época, que la de los demás grupos políti­ cos, y, el segundo, en el también mayor peso específico y raigambre de sus ideas entre los ferrocarrileros. De cualquier modo, anarquismo y doctrinas socialistas aún no estaban bien delimitadas entre los obreros aguascalentenses. El grupo socialista era escaso pues, a pesar de que pronto comenzará a hacerse fuerte entre los obreros, la imagen de Luis Morones influía mucho en su desprestigio. Por otra parte, los ferrocarrileros se sentían 12

más atraídos por el radicalismo verbal de los anarquistas y sus esperanzas de reconstruir el mundo partiendo de cero que por las ideas so­ cialistas de mejorar la sociedad apoyándose en lo ya conquistado. Eran años de radicalismos, de miseria y explotación. El grupo anarquista aguascalentense estaba formado por unos tres mil simpatizantes, entre los cuales no habían más de quinientos activis­ tas, casi todos ellos pertenecientes al grupo de los carpinteros de los ferrocarriles que siempre se distinguió por ser la avanzadilla ideológica de los ferrocarrileros. Casi innecesaria, por evidente, es la obser­ vación de que a pesar del elevado número de simpatizantes anarquistas, teniendo en cuenta que la población de la ciudad de Aguascalien­ tes no sobrepasaría los cincuenta mil habitan­ tes en esos años, la ciudad se hallaba dividida, aún se halla en cierto modo, en dos mitades impermeables y ajenas entre sí: la ferrocarri­ lera y el resto. Las ideologías sindicalistas y políticas de los ferrocarrileros quedaban limi­ tadas a su círculo. Estudiaremos al grupo anarquista a través de sus periódicos, publicaciones con cabeceras tan llamativas como Grito Rojo, Ni Dios ni Amo, El Anticristo, etc. 13

Circulaban muchos periódicos en esos años; unos anarquistas, otros socialistas, como Mi­ cros, Espartaco,. . . y los trabajadores no po­ dían comprarlos todos; sus simpatías fluctua­ ban entre las dos ideologías que defendían sus derechos. Los periódicos se pasaban de mano en mano, de amigo a amigo, y no todos tenían clientela establecida. El número de comprado­ res variaba influyendo en la eterna precariedad económica del periódico, en su nunca saber a ciencia cierta si el próximo número saldría a la calle. Además, las autoridades gubernativas prohibían constantemente su publicación, o in­ cautaban el periódico y apresaban a sus redac­ tores. No importaba; una vez libres volverían a editar otro periódico, bajo otro nombre pero con las mismas ideas, incansablemente.

Descripción de los Periódicos
Cuatro han sido los periódicos anarquistas consultados para la elaboración de este estu­ dio. Cronológicamente el primero en aparecer se llamaba Grito Rojo, y su primer número data del 5 de Abril de 1918; el segundo, Hori­ 14

zonte Libertario, abarca desde el 1 de Agosto de 1922 al 12 de Diciembre de 1926; el tercero, Ni Dios ni Amo, desde el 10 de Enero de 1926 al 15 de Marzo del mismo año; y por último, El Anticristo, desde el día 21 de Agosto de 1926 al 28 de Octubre del mismo año. Grito Rojo, subtitulado “ quincenal liberta­ rio, escrito por obreros y para obreros” , debió de tener vida muy efímera; de hecho sólo he podido localizar su primer número. Horizonte Libertario no sólo es el periódico ácrata de Aguascalientes de mayor duración sino también el mejor redactado y el que mayor venta de ejemplares alcanzó. En los cincuenta y dos números que editó en un lapso de poco menos de cuatro años y medio se fué superando número a número en cuanto a rigu­ rosidad y cotas ideológicas se refiere. Cada numero consta de dos separatas; la primera recoge artículos de escritores anar­ quistas nacionales y extranjeros consagrados; la segunda, subtitulada como “ suplemento” de la primera, es de inferior calidad ideológica y en ella colaboran los anarquistas de Aguasca­ lientes además de copiar artículos de autores y periódicos de otros estados. Cada una de las dos separatas constaba en principio de cuatro páginas pero a partir del 15

ejemplar treinta y cuatro el número de las mismas aumenta a veintitrés o treinta aunque el formato de estos números es más pequeño; forman unos cuadernillos tamaño cuartilla. Este aumento de páginas es consecuencia del aumento de tirada: el número nueve con­ signa una edición de tres mil ejemplares. La mayor circulación del periódico reper­ cute también en la cada vez mayor seriedad y profundidad de sus artículos que, a medida que aumentan, van desplazando a otras secciones como las de avisos y noticias, a las que se presta menor atención. Del periódico Ni Dios ni Amo conozco el número prospecto y dos ejemplares, no se pu­ blicaron más. Tres números también alcanzó la vida del Anticristo. Ambos periódicos, de un anticlericalismo ramplón y de baja calidad, murieron pronto por la pobreza de sus artícu­ los que no supieron atraerse las simpatías de los obreros. Característica común de los cuatro periódi­ cos enumerados es su tono propagandístico, machacón y reiterativo, y, por regla general, la baja calidad tanto política e ideológica como literaria de sus artículos. No recogen ningún debate interesante ni si­ quiera entre las dos ideologías entonces en16

frentadas, comunismo autoritario y comunismo libertario; no hay confrontaciones, sólo artícu­ los salidos de plumas anarquistas que repiten hasta la saciedad los lugares y temas comunes del anarquismo. Otra de las características comunes de las cuatro publicaciones es que fueron editadas, o al menos inspiradas, por el Grupo Cultura Ra­ cional de Aguascalientes, grupo de anarquistas que se constituyeron en alma del movimiento obrero de su ciudad y cuyos componentes e ideología tendremos ocasión de tratar más ade­ lante. De momento nos vamos a detener en el aná­ lisis y descripción del periódico que fué su principal portavoz: Horizonte Libertario. Su periodicidad fué mensual, apareciendo en principio los días uno de cada mes. A partir del número dieciocho comenzó a salir a la luz el día doce, a excepción de los ejemplares dieci­ nueve y veinte que aparecen el día uno de Fe­ brero y uno de Marzo de 1924 respectiva­ mente. Entre los artículos que el periódico recogía se encontraban escritos de las mejores plumas del anarquismo internacional, tales como Ba­ kunin, Enrique Malatesta, Sebastián Fauré, Carlos Cafiero, Luis Fabbri, Diego Abad de 17

Santillán, Ricardo Flores Magón y Francisco Ferrer y Guardia. Además de estos párrafos de anarquistas famosos, Horizonte Libertario to­ maba los escritos de publicaciones extranjeras que destacaran por sus aportaciones originales a la causa anarquista. De estas voces ácratas diseminadas por el mundo, nuestro periódico cita a Julio J. Centenari y Fernando Gualtieri de Buenos Aires, A. Fernández Martín de Barcelona y a Aniceto Valencia de Miami, Arizona. En los primeros ejemplares se incluían tam­ bién, junto a estos temas ideológicos y doctri­ narios, “ secciones instructivas” y consejos para el mejor ejercicio de la profesión de car­ pinteros, gremio al cual pertenecían los miem­ bros del Grupo de Cultura Racional, tales como instrucciones para la imitación de made­ ras, barnizado de muebles, etc. Se ocupaban también de los problemas que surgían en los tratos de la empresa y sus capa­ taces con los trabajadores ferrocarrileros, así como de defender a algún que otro trabajador atropellado en sus derechos por haber hecho alguna manifestación en contra de la empresa. A partir del número treinta y cuatro aparece de modo intermitente una nueva sección bajo el título genérico de “ Lectura dedicada a las
18

mujeres” , no siempre con ideas progresistas sobre el feminismo, como tendremos ocasión de comprobar en el capítulo destinado a la ideología. Los últimos números, síntoma del final que se avecinaba por inanición doctrinaria, vuelven a mantener amplias secciones dedicadas a la descripción y solución de los problemas técni­ cos de los ferrocarriles. El número cincuenta y uno nos muestra ya una publicación agonizante que acaba de cam­ biar otra vez, cosa frecuente en este tipo de periódicos, de comité editorial, y en la que se aprecia un mayor número de páginas dedicadas a las técnicas del oficio de ferrocarrilero así como la inclusión de numerosos cuentos y poesías de escaso interés ideológico y propa­ gandístico. El último número, fechado el día doce de Diciembre de 1926, se despide así en su última página bajo la editorial “ Así nos despedimos” : “ Muy a nuestro pesar nos vemos obligados a manifestar a las HH. Sucursales que, con mo­ tivo del próximo traslado de nuestro Gobierno General a la Ciudad de México, el Comité Direc­ tivo en sesión verificada el 14 de Diciembre pre­ sente, acordó suspender nuestro vocero en su número correspondiente al 12 de Enero de 1927” . 19

Hasta ese número, Horizonte Libertario se había publicado gracias a unas pocas suscrip­ ciones al precio de $0.50 los doce números anuales y, sobre todo, a las donaciones de un grupo de entusiastas partidarios de las ideas anarquistas aglutinados en tomo a la “Unión de Carpinteros y Similares” de los ferrocarriles. Todos, tanto editores como suscriptores, eran conscientes de que un periódico de tal especie podía dejar de editarse en cualquier momento y por cualquier causa; en cierto modo el cierre siempre estaba previsto. Por estos motivos junto a los anuncios y tarifas de suscripción del periódico apareció una nota especificando que “ nada de lo que recibamos se perderá en lo más mínimo, pues si por al­ guna circunstancia llegara a fracasar el perió­ dico, regresaremos lo correspondiente en li­ bros, folletos, etc.” 1

Movimiento Obrero Ferrocarrilero
Las publicaciones mencionadas dejan en al­ guno de sus ejemplares espacios destinados a comentar la actualidad del movimiento obrero y notificar acerca de temas tales como suble20

vaciones de campesinos, atropellos a minorías étnicas, etc. En este apartado trataremos los aconteci­ mientos de dicha índole ocurridos en Aguasca­ lientes situándolos dentro del contexto general del movimiento obrero en toda la República. La Gran Liga de Carpinteros de los Estados Unidos Mexicanos, cuyos afiliados de Aguas­ calientes fueron la vanguardia de las doctrinas obreristas de su ciudad, quedó constituida el día doce de Enero de 1907 como resultado de una reunión de multitud de carpinteros ferro­ carrileros en el Salón de Sesiones de la “ Liga de Torcedores de Tabaco” .2 En 1918 y res­ pondiendo al anhelo de hacer más extenso el radio de acción de la Liga para aunar mayores energías se cambió el nombre a la sociedad, llamándose en adelante “ Unión de Carpinteros y Similares” . Durante mucho tiempo esta sociedad limitó sus funciones a actividades obreras y cultura­ les de escaso alcance y repercusiones; tendre­ mos que esperar a la década de los años veinte para encontrarla como avanzadilla del movi­ miento obrero en Aguascalientes. Cuando comienza la década el movimiento ferrocarrilero está completamente desorgani­ zado; muchos de sus más destacados líderes se 21

encontraban todavía trabajando en los Estados Unidos con motivo de la absorción de mano de obra mexicana por parte del vecino país a con­ secuencia de la guerra mundial. Fruto de esta desorganización fué la huelga de 1919, perdida aún antes de hacerla, desorbi­ tada, pero que quedó como antecedente inme­ diato y antesala de las que se produjeron en la década siguiente. A principios de 1920 la Alianza de Ferroca­ rrileros Mexicanos se hallaba en completa de­ cadencia; apenas contaba con trescientos so­ cios en toda la República, y las principales su­ cursales de la misma Alianza, entre las que figuraba Aguascalientes, estaban al borde del cierre por inactividad. Además de participar de esta débilísima si­ tuación de las organizaciones ferrocarrileras, general en todo el país, la sucursal aguascalentense se enfrentaba con un problema específico debido a conflictos internos e intrigas entre sus miembros que repercutían en un abundamiento de la desorganización. El mismo año de 1920 fué elegido presidente de la Alianza Jorge G. León, que engrandeció la sociedad hasta el punto de que el 31 de Enero de 1921 se contaban 2.320 aliancistas, y a fines de 1922, 10.231.3 22

Eran los comienzos del movimiento ferroca­ rrilero y, consecuentemente, las tareas organi­ zativas ocuparon las labores de estos años: el 13 de Diciembre de 1920 se reunieron en el salón de actos del Museo Nacional de la Ciu­ dad de México los delegados de las distintas organizaciones ferrocarrileras para declarar inaugurado el Congreso Ferrocarrilero de la República Mexicana.4 Pero volvamos a Aguascalientes y su Unión de Carpinteros y Similares cuando iban a or­ ganizar la huelga de 1921, la segunda huelga ferrocarrilera. El movimiento duró veintisiete días, ocu­ pando la casi totalidad del mes de Febrero y los dos primeros días de Marzo, estando el Comité de Huelga presidido por D. Alfredo Muro Beltrán. La finalidad de la huelga era terminar con la injusta situación de trabajar sin contratos de ningún tipo, con lo cual el trabajador quedaba a merced del capricho de sus superiores. La huelga dió los resultados deseados por los trabajadores, en gran medida gracias a que la C.R.O.M. la apoyó, y con ella se consiguie­ ron los reconocimientos de contratos. Prueba de las consecuencias favorables a los obreros que se obtuvieron, a pesar de algunos 23

actos de represión por parte del ejército, es que alrededor del año 1925 comenzaron a esti­ pularse los contratos que servirán de prototipo a los actuales en muchas de sus cláusulas. Pero los ferrocarrileros de Aguascalientes, como tendremos ocasión de comprobar, no li­ mitaban sus actuaciones al cerrado ámbito fe­ rrocarrilero sino que se preocupaban también por injusticias que no les atañían directamente. Horizonte Libertario, bajo el título de " Grandiosa Manifestación” , expone que el día 1 de Agosto de 1922, a las diez horas, los tra­ bajadores de los Talleres del Ferrocarril se manifestaron ante el consulado americano de la ciudad para “ reclamar” la libertad de Ri­ cardo Flores Magón, siguiendo hasta el Palacio de Gobierno para hacérselo saber al Goberna­ dor. Antes de disolverse, y por iniciativa del Grupo Cultura Racional se envió a Harding, presidente de los Estados Unidos de America un telegrama reclamando la libertad del preso. La Redacción de Horizonte Libertario no creyendo que con manifestaciones y mensajes se fuese a lograr la libertad de los presos pro­ puso una huelga general para el día 13 de Oc­ tubre con la relativamente ingenua intención de que “ así llegue hasta los magnates de Wall Street el eco formidable de los trabajadores 24

que reclaman libertad para los presos por cues­ tiones sociales” .5 El mismo ejemplar del periódico anunciaba que el día primero de Agosto a las diecinueve horas comenzarían en Aguascalientes los tra­ bajos de la Convención de Pintores Ferrocarri­ leros de acuerdo con la convocatoria lanzada por la Directiva de la Unión el día 30 de Junio. El periódico concluyó haciendo votos por la fusión de los pintores con la Unión de Carpin­ teros en aras de organizar un frente más unido y compacto de los trabajadores ferrocarrile­ ros.6 El mes de Agosto de 1924 iba a tener lugar un acontecimiento importante en Aguascalientes aunque de hecho tuvo escasa trascendencia: la apertura del Segundo Congreso Nacional Fe­ rrocarrilero convocado por la Confederación de Sociedades Ferrocarrileras de la República Mexicana. La C.R.O.M. inició por aquellas fechas sus intentos de controlar el movimiento ferrocarri­ lero y respondiendo a estas pretensiones pro­ tagonizó, en el mismo mes en que se reunía el Congreso, unas intrigas en la Unión de Calde­ reros con sede en Aguascalientes con el objeto de desorganizar la sociedad. Las intrigas no llegaron a ser serios inciden­ 25

tes debido a la reacción enérgica de la misma Unión de Caldereros que destituyó a los cromistas infiltrados.7 Los afanes de los líderes ferrocarrileros se dirigían no sólo a aumentar la cohesión interna entre las distintas sociedades ferrocarrileras, normalmente divididas por oficios, sino a que todas ellas se agrupasen para lograr una mayor eficacia organizativa. Pero no terminaban ahí las intenciones de la Confederación sino que, como se demostró en el Tercer Congreso Fe­ rrocarrilero celebrado en el mes de Octubre de 1926, la tendencia era a aumentar el radio de acción de la misma agrupando otras activida­ des y elementos no relacionados con los ferro­ carriles; de ahí que este Tercer Congreso crease una nueva sociedad, la Confederación de Transportes y Comunicaciones, que res­ pondiese a dichas inquietudes. Paralelamente a estas premisas generales se desató el formidable movimiento huelguístico de 1926 que iba a demostrar la extraordinaria solidez alcanzada por las asociaciones ferroca­ rrileras que ya salieron del mismo sin sufrir graves descalabros, a pesar de que la huelga se perdió. El ambiente laboral que desembocaría en la huelga venía enrareciéndose desde meses 26

atrás: el 22 de Noviembre la Unión Mexicana de Mecánicos dirigió un escrito al ingeniero Mariano Cabrera, Gerente General de los Fe­ rrocarriles Nacionales quejándose porque en Aguascalientes se había destituido de su tra­ bajo a Rosendo Ramírez haciéndole el cargo inexacto de haber obligado al operario de los talleres de la misma ciudad, señor Primo Rosa­ les Bretón, a abandonar el servicio.8 Debido a tiranteces de esta índole entre la empresa y los trabajadores, los ferrocarrileros de Aguascalientes comenzaron la huelga el día 5 de Diciembre de 1926 y la mantuvieron de forma escalonada hasta el día 21 de Marzo de 1927, fecha en que se volvió al trabajo. Faltó cohesión y coordinación entre los huelguistas y este fué uno de los motivos del fracaso. Tardíamente, sólo a partir del mes de Febrero, se habían sumado a la huelga la tota­ lidad de especialidades ferrocarrileras; alguna, como los oficinistas, con muchas reservas y sin dar su apoyo total al movimiento. Por si esto fuese poco, cuando comenzaba a tomar cuerpo el movimiento huelguístico en otras ciudades del país, en Aguascalientes ya estaba declinando. En gran medida la huelga significó también una reacción contra el esfuerzo de Luis N. 27

Morones para imponer la C.R.O.M. a los fe­ rrocarriles creyendo que los pocos sindicatos obreros existentes aún eran lo suficientemente frágiles como para no resistir sus pretensiones. En la ciudad de Aguascalientes la represión del movimiento fué encomendada al General Sepúlveda, jefe de las operaciones. El clima de violencia fué creciendo y se llegaron a registrar varios heridos en los enfrentamientos, entre ellos Loreto García, uno dé los líderes ferroca­ rrileros. Además de que la huelga dejó a muchos obreros sin trabajo también se produjeron como consecuencia gran cantidad de apresa­ mientos por parte del ejército. El día diez de Diciembre una comisión de mecánicos se entrevistó infructuosamente con el general Miguel Piña, Subsecretario de Gue­ rra, pidiéndole la libertad de sus camaradas presos en Aguascalientes.9 Entre los logros positivos del movimiento huelguístico se cuenta el de conseguir, en vir­ tud del decreto de 17 de Septiembre de 1927, que diera comienzo el funcionamiento de las Juntas Federales de Conciliación y Arbitraje, que me­ diaron entre la empresa y los trabajadores. En estas Juntas actuaron personas tan respe­ tadas y prestigiosas entre los obreros de 28

Aguascalientes como Jesús Consuelo, Pedro Vital y Victoriano López. El recuerdo de la huelga de 1926 que planteó con toda crudeza la falta de un estatuto que regulase las relaciones entre capital y trabajo jugó, indirectamente, un importante papel en la posterior promulgación de la Ley Federal del Trabajo, marco jurídico que venía a llenar el vacío legal existente. Además de todo ello, el movimiento huel­ guístico confirmó definitivamente la fortaleza de los sindicatos y asociaciones ferrocarrileras que lograron salir triunfantes de las pretensio­ nes de la C.R.O.M. La C.R.O.M. no sólo había ejercido de es­ quirol, cubriendo los puestos vacantes por la huelga desde el día 9 de Diciembre, sino que consiguió además que las tropas federales presta­ sen garantías y protección a los desertores de la huelga enviándolos a los puntos en los que los ferrocarrileros en paro estaban siendo sustituidos por los cromistas de Luis N. Morones.10 Posteriormente, y una vez finalizada la mo­ vilización, comenzarían las gestiones por parte de la Confederación de Transportes y Comuni­ caciones para lograr la reinstalación de los tra­ bajadores que participaron en la misma en sus puestos de trabajo. 29

En consecuencia, el 24 de Junio de 1929, el Gerente de los Ferrocarriles Nacionales, aca­ tando las instrucciones del Presidente de la República, Sr. Portes Gil, expidió su circular número 64 reconociendo los derechos de anti­ güedad del personal huelguista.1 1 El último incidente importante protagoni­ zado por los ferrocarrileros en la década de los años veinte aconteció en el conflictivo año de 1929. Al iniciarse dicho año se levantó en armas contra el Gobierno de la República el General José Gonzalo Escobar que llegó a con­ trolar una vasta porción del Este y Sur de la República. En previsión de que los ferrocarri­ leros se adhiriesen a la rebelión el General Plu­ tarco Elias Calles, Secretario interino de Gue­ rra y Marina, separó del servicio a trescientos mil trabajadores ferrocarrileros. A pesar de que pronto se reinstalaría a los mismos en sus lugares de trabajo el incidente, junto con el recuerdo de la huelga del año vein­ tiséis, consagró el proyecto de Código Federal del Trabajo con el propósito de evitar tales ar­ bitrariedades.1 2 A finales del mismo año se produjo el último incidente de la década: la suspensión de las pláticas sobre el proyecto de contrato colec­ tivo llevó a la huelga ferrocarrilera que se ini­ 30

ció el día 6 de Diciembre. La huelga se desarrolló con tanta tranquili­ dad y orden que tanto el H. Congreso de la Unión como los periódicos capitalinos pidieron al Presidente Portes Gil que ejerciera un arbi­ traje. El día 18 de Diciembre fué Comunicada la resolución presidencial que favoreció en la mayoría de sus dictámenes a los trabajadores.

Grupo Cultura Racional
En Aguascalientes, quedó dicho al principio, el grupo ferrocarrilero más activo sindicalmente era por estas fechas la Unión de Carpinteros y Similares. Dentro de esta Unión existían una serie de personas que bien por disponer de una ideología obrerista más elaborada que la de los demás, bien por poseer un carisma especial para atraerse a sus compañeros, formaban la élite intelectual del grupo. Estos obreros, anarquistas en su mayor parte, se agruparon para fundar una sociedad que llevaba por nombre “ Grupo Cultura Ra­ cional” . Las labores que se impusieron eran múltiples y variadas: organizar conferencias, actos teatrales, intentar cohesionar el movi­ 31

miento obrero de la ciudad, hacer proselitismo, etc. Toda esta gama de actividades tuvo su reflejo y exposición en los periódicos que hemos descrito. Junto a este grupo anarquista, y aliados a ellos la mayoría de las veces para una mejor defensa de intereses comunes, se encontraba una serie de obreros de ideas socialistas o co­ munistas; estas ideologías aún disponían de es­ caso número de adeptos y tendrán que esperar hasta la década siguiente para que el número de sus seguidores tome auge entre los ferroca­ rrileros aguascalentenses. El Grupo Cultura Racional lo formaban un núcleo de obreros cultos y bienintencionados en su mayor parte que aspiraban a hacer partí­ cipes a sus compañeros de las ideologías ra­ cionalistas que ellos profesaban. Más que hacia la actividad política y sindical su es­ fuerzo se encaminaba a rescatar a los obreros de la ignorancia en que se hallaban y convertir­ los en seres ideológicamente maduros, en li­ brepensadores. Miguel Ruiz Esparza fué el que inició a mu­ chos de los componentes del Grupo de Cultura Racional en las ideas anarquistas; era natural de Teocaltiche y estaba de maestro normalista en Aguascalientes en una escuela federal; ex­ 32

seminarista, hombre pintoresco de gran valor y sabiduría enciclopédica. En Aguascalientes hacía gala de su ateísmo militante. Fué postu­ lado para candidato a Senador en el año 34 y posteriormente quedó en la miseria; ya anciano vivía dé pedir limosna y nunca claudicó de sus ideas a pesar de sus penalidades. Si de Ruiz Esparza se puede hablar como de precursor, el verdadero organizador del Grupo Cultura Racional y alma del mismo fué Alfonso Guerrero. Hombre de una actividad sorpren­ dente impregnaba todos sus actos de una recti­ tud ética admirable. Entre sus múltiples fundaciones, a lo largo de una vida dedicada de lleno a la emancipa­ ción de la clase obrera, destacan la de la Unión de Carpinteros y Similares de los ferrocarriles de Aguascalientes; un taller de costura para obreras en el año veinticuatro; una imprenta, el mismo año, donde editó los periódicos de corte anarquista que conocemos, como Grupo Rojo, Aurora Roja, etc. Fundó el Grupo Cul­ tura Racional, una sección de la Casa del Obrero Mundial.. . Ya en la década de los treinta fué uno de los fundadores en Aguasca­ lientes de la Cámara de Trabajo. En la década de los veinte participaba en las huelgas ferrocarrileras de Aguascalientes como 33

integrante del Escuadrón de Hierro, lo que le valió estar apartado del servicio durante diez años, viviendo en la miseria todo ese tiempo. De antepasados carroceros, fundó cuando le expulsaron de los ferrocarriles un taller de car­ pintería y carrocería para dar trabajo a los obreros alejados del servicio como él. Editor incansable de periódicos portavoces de las ideas en las que creía firmemente, filé encarcelado tres días en el año 1927 por seguir editando sus publicaciones a pesar de que las autoridades aguascalentenses no le quisieron registrar el periódico. En 1932 redactó el “ Manifiesto que lanzan las Sociedades de Padres de Familia, la Unión de Estudiantes Pro-Obrero y Campesino y el Comité de Defensa del Maestro de la ciudad de Aguascalientes” contra el estado de “ verda­ dera ignominia y esclavitud” a que se ha redu­ cido al magisterio del Estado por los indivi­ duos que se dicen “ representantes del pueblo y hasta de la Revolución” .1 3 Como resultado de esta proclama y para pedir que a los maestros se les pagase fija y puntualmente se declaró una huelga de alum­ nos en veintiuna escuelas de esta capital. En Agosto de 1935 redactó otro manifiesto dirigido “ al culto pueblo de Aguascalientes” 34

en el que expresa la solidaridad de la mayoría de los locatarios del Mercado Terán, miembros del Sindicato Unico de Comerciantes en Pe­ queño contra sus opresores, los Bodegueros Mayoristas en el ramo de frutas y legumbres. Acusó a la Unión de Vivanderos y Comer­ ciantes en Pequeño, siempre en contra del sin­ dicato, de no defender los intereses de los lo­ catarios en contra de los acaparadores. Como fondo del problema estaba el hecho de que los mayoristas vendían al mismo tiempo detalle con lo que arruinaban a los vendedores del Mercado Terán que no podían competir con ellos en precio. Agravante era el hecho de que, debido a su escasez de fondos, los deta­ llistas se veían obligados a seguir comprando los productos a los mismos mayoristas que­ dando desarmados ante ellos. Por último, en 1936, encontramos a Alfonso Guerrero publicando un nuevo periódico que vendría a sumarse a la lista de los que ya co­ nocemos: Aurora Roja, editado en colabora­ ción con un socialista, Aurelio Mercado. Otro de los líderes ferrocarrileros de la ciu­ dad de Aguascalientes fue Pedro Vital, tam­ bién del gremio de carpinteros, integrante de las Juntas de Conciliación y Arbitraje institui­ das tras la huelga de 1926. 35

Poseía un verbo candente que ponía al servi­ cio de una anhelada unión entre todos los fe­ rrocarrileros. En los años 1928 y 1929 tuvo enfrentamien­ tos con el Gobernador, alguno de ellos violen­ tos como ocurrió con motivo de una manifes­ tación que él encabezaba por la calle Laurel (ahora Ezequiel A. Chávez) que se enfrentó a pedradas con las fuerzas de choque guberna­ mentales. Los manifestantes llevaban un camión car­ gado de adoquines y con ellos se defendieron de la policía. En el acto hubieron muertos y multitud de heridos. Pedro Vital era también periodista y llegó a ser Presidente Municipal de Aguascalientes; posteriormente estuvo trabajando en un perió­ dico de Ciudad Juárez. Así mismo, destacados simpatizantes de las ideas anarquistas expresadas en los periódicos y miembros del Grupo de Cultura Racional fueron Florencio Muñoz, administrador de Ho­ rizonte Libertario y posterior jefe de policía; Anastasio Carreón, maderista y regidor del Ayuntamiento; Casiano Rivera, carpintero, formador del grupo teatral del Grupo de Cul­ tura Racional, etc. Otros declarados anarquistas aguascalenten36

ses de la época fueron Herminio Rodríguez, de los grupos de choque anarquistas; José S. Flo­ res que daba casi todo el dinero que tenía para el sostenimiento de las publicaciones; A. Orne­ las, D. Trillo, J. Ramírez. Por último es necesario consignar a los miembros del Comité Directivo y de la admi­ nistración de Horizonte Libertario como Ma­ nuel Avila Solís, carpintero, amigo de Pedro Vital; Jesús Romo, M. Serrano, Rafael Limón, Francisco Ruiz, Ignacio Padilla, Jesús Limón, Alejo Ramos, Felipe Herrera, Alberto Aranda, Enrique González, Manuel Sánchez, L. Berriel Venegas, Eduardo Gámez, Ezequiel Aguilar, Bonifacio Molina, Ernesto Medrano, Jesús M. Aguirre, José S. Flores, Agustín Ramírez, Felipe Pluma y Antonio Díaz, todos ellos anarquistas. Junto a estos militantes ácratas vivieron en esa década otros hombres que no pertene­ ciendo a dicha ideología se unían a ellos con el objeto de dar mayor fuerza a la causa a la que subordinaban sus actos: la emancipación del proletariado. Entre ellos se encuentra J. Jesús Consuelo, integrante de las Juntas de Conciliación y Arbi­ traje, despedido posteriormente de los ferroca­ rriles; Francisco Ruiz, socialista; Modesto Sosa, comunista; Reyes Montiel, etc. 37

Conocidos ya los trabajadores ferrocarrile­ ros militantes políticamente pasaremos a con­ tinuación a estudiar los múltiples actos y orga­ nizaciones que, siguiendo un orden cronoló­ gico, protagonizaron. Pedro Vital y Alfonso Guerrero tenían un local sito en la esquina de las calles Nieto y Galiana que era el centro de sus reuniones. El mismo local y ocasionalmente otros, como el Teatro Morelos, eran usados cuando la oca­ sión lo requería para la actuación de grupos artísticos, conferencistas, o cuadros teatrales que el Grupo Cultura Racional patrocinaba. En uno de estos actos, organizado por el Consejo Local de la Confederación de Gremios Ferrocarrileros, Enrique Flores Magón dió un miting el día 27 de Marzo de 1923 “ grandioso como nuestro ideal, vibrante como una cuerda, retador como oriflama de guerra” .14 El Grupo Cultura Racional no sólo invitaba a personalidades anarquistas a venir a Aguasca­ lientes sino que ellos mismos acudían allí donde fuesen invitados, aunque en ocasiones la suerte no les acompañase: “ Invitados galan­ temente por el Sindicato ‘El Reflector del Campesino’ el sábado cuatro del presente (Abril 1923) salimos rumbo a Tancolán, pueblecillo a orillas del mar en que un grupo de 38

valientes campesinos luchan tenazmente con­ tra la saña del capital” . El periódico culpa al mal tiempo del hecho de que no se reuniesen los campesinos en número suficiente para poder cambiar impresiones con ellos y “ orien­ tarlos en los derroteros que día a día se abren en las luchas proletarias” .1 5 En el año 1924 el Grupo Cultura Racional trajo a Aguascalientes a una conferencista fa­ mosa, la anarquista española Belén de Sárraga que había fundado en Málaga (España) una so­ ciedad que agrupaba a unas veinte mil trabaja­ doras del campo. El Teatro Morelos fué el marco de sus conferencias. Otros conferencistas traídos a Aguascalien­ tes fueron Arturo Bruschetta, jefe del grupo anarquista “ Ricardo Flores Magón” consti­ tuido en la ciudad de Puebla; y otro español, Rufino Juanco, ex-sacerdote, espiritista y anarquista, que el día 28 de Octubre de 1926 dió una conferencia titulada “ Cuestión Social y Religiosa, la Biblia ante la Razón y la Cien­ cia” . La entrada a todos estos actos era libre y gratuita. Todas las conferencias tenían el común de­ nominador de versar sobre el racionalismo y también abogar por una vida más digna para 39

los obreros; los mítines adoptaban tonos pací­ ficos o violentos según fuesen las ideas del conferenciante sobre los medios a emplear para conseguir sus ideales. La característica común más acentuada en todas las charlas era el anticlericalismo; no es por tanto de extrañar que la Asociación Cató­ lica de Jóvenes Mexicanos se opusiese a estas pláticas de un modo militante y que a la salida de los actos se entablasen discusiones que a menudo dejaban de ser verbales para conver­ tirse en peleas, lanzamientos de piedras, etc. El Grupo Cultura Racional tenía un cuerpo de choque destinado a la defensa y protección de los conferencistas. Entre sus miembros se encontraban Rafael Limón, Manuel Avila Solís y Herminio Rodríguez. Otro tipo de actividades organizadas por el grupo anarquista de Aguascalientes, y sobre todo por Alfonso Guerrero, eran las represen­ taciones teatrales de obras consideradas de in­ terés para los trabajadores por la problemática social que encerraban. Para ponerlas en escena se formó un grupo cultural que llevaba por nombre “ Cuadro Artístico Emancipación Obrera” . Entre sus representaciones teatrales figuraron el drama de Pedro Gori titulado “El primero de Mayo” , representado en 1923.1 6 El 40

mismo año, el día 5 de Julio, pusieron en es­ cena tres obras más: “ Sin Patria” , “ Virtud o crimen” y “ El condenado a muerte” .1 7 Tras posponerse multitud de veces la repre­ sentación se estrenó por fin el día 21 de No­ viembre de 1924 la obra “ Tierra y Libertad” de Ricardo Flores Magón, en conmemoración del segundo aniversario de su muerte. La en­ trada era gratuita y con los fondos recibidos voluntariamente se pensaba ayudar a los pre­ sos sociales encarcelados en los Estados Uni­ dos.1 8 Al acto asistieron cerca de dos mil personas, mujeres en su mayoría. Antes y después de la presentación de la obra teatral se interpretaron piezas de música y se ofrecieron dos conferencias glosando la vida y la obra de Ricardo Flores Magón, La primera de ellas estuvo a cargo del delegado anarquista del grupo “ Ricardo Flores Magón” de Puebla, Arturo Bruschetta, y la segunda de Guadalupe Morquecho.1 9 Otros dos grupos fundó Alfonso Guerrero: el grupo de teatro infantil “ Ferrer y Guardia” , cuya secretaria general era su hija Aurora Gue­ rrero, que también representó el drama de Flo­ res Magón “ Tierra y Libertad” , y el Sindicato Femenil de Obreras de Aguascalientes, agru­ 41

pación de ayuda mutua, no de lucha, y cuyas dirigentes fueron Luz Zamora, que en 1929 formaría el “ Sindicato de Molineras de Aguas­ calientes” , y Juana Jacobo. El día 17 de Octubre de 1924 se llevó a efecto la celebración del primer aniversario de la fundación del Sindicato Femenil de Obreras de Aguascalientes con varios actos culturales, entre los que figuraba interpretaciones de pie­ zas musicales, lecturas de poesías y discursos políticos. Cerró el acto una integrante del Sin­ dicato, Guadalupe Morquecho, relatando la historia del Sindicato desde sus orígenes. Puso fin a su disertación con una convocato­ ria a los allí reunidos para que se uniesen a una manifestación de protesta que tendría lugar el día 18 de Noviembre para apoyar a los compa­ ñeros de la Fundición de Fierro y Bronce que se encontraban en huelga.20 Para completar el panorama de actos cultu­ rales llevados a cabo por el Grupo Cultura Ra­ cional mencionaremos la venta y distribución de libros realizada por el mismo. Naturalmente las obras de que se ocupaba son estudios sobre ideología o autores anar­ quistas tales como: Enrique Malatesta, cin­ cuenta años de agitaciones revolucionarias de Luis Fabbri; Una jornada en la vida de Mala­
42

testa de Rodolfo Rocker; Doce pruebas de la inexistencia de Dios de Sebastián Fauré; los escritos literarios y sociales de Rodolfo Roc­ ker; ensayos sobre figuras “ amantes de la li­ bertad” como Don Quijote, Edgar Allan Poe, Bécquer, Tolstoi, Fourier, etc. Todas estas publicaciones eran de ediciones muy baratas; no podían ser de otro modo dado el escaso poder adquisitivo del público a que iban dirigidas. El dinero recaudado con su venta era repartido a menudo entre el autor y el Grupo Cultura Racional, o bien se destinaba a obras sociales de carácter asistencial. Otra de las labores asumidas por Horizonte Libertario, sobre todo en sus primeros núme­ ros, fué la de mantener contactos con otros grupos anarquistas de la República y del ex­ tranjero o bien con algunos anarquistas a título individual. Horizonte Libertario daba noticias de los gru­ pos anarquistas mexicanos siguientes: “ Cul­ tura Libertaria” de Santa Rosa, Veracruz; “ Ricardo Flores Magón” de Puebla; “ Tierra Libre” de México, editor del periódico del mismo título; “ Regeneración” de Monterrey; “ Conflagración” de Orizaba, que después pasó a denominarse “ Centro Libertario de Orizaba” ; “ Regeneración” de México; “ Luz y 43

Fuerza” de Cananea, Sonora; y “ Francisco Ferrer y Guardia” de San Luis Potosí. Indica también la existencia de grupos anarquistas desorganizados en Parral, Ciudad Juárez, Chihuahua, Acámbaro (Gto.) y Cárdena (S. Luis Potosí), exhortándoles a organizarse y haciendo votos por la pronta fundación de una “ Federación anarquista de la República Mexi­ cana” que los agrupase.2 1 Así mismo daba noticias cumplidas de las acti­ vidades de la Confederación General de Traba­ jadores y de sus principios vertidos en su pe­ riódico quincenal, Verbo Rojo. Entre los grupos anarquistas extranjeros con los que se relacionaba el Grupo de Cultura Ra­ cional figuran el “ Grupo anarco” de Carta­ gena, Colombia; “ Obreros Libres” de Los Angeles, California; “ Unión Obrera” de Co­ lón, Panamá; y con la revista quincenal argen­ tina Sembrando Ideas de Buenos Aires. A título individual el Grupo Cultura Racio­ nal, a través de Horizonte Libertario se inte­ resaba por el paradero de anarquistas célebres, por los presos políticos mexicanos en las cárce­ les de Estados Unidos, etc. Dos noticias de esta índole adquieren, por causas diferentes, especial significación. En la primera de ellas el periódico dió cuenta 44

de la muerte, en Enero de 1923, del anarquista guanajuateño Ramón Morales, pionero de las publicaciones obreras en México con su edi­ ción de El Obrero Socialista y presidente y organizador de la “ Liga Socialista de Guadala­ jara” . A sus ideas y consejos organizativos debió mucho la fundación del Grupo Cultura Racional. Otro de los motivos de interés que suscita la misma persona radica en el hecho de que en Marzo de 1906 en el centenario de Be­ nito Juárez y por primera vez en la historia de México encabezó una manifestación con una bandera roja.22 La segunda noticia se refiere a una carta di­ rigida por Enrique Flores Magón a Arturo Bruschetta en la que relataba sus problemas para encontrar trabajo debido al boicot de los pa­ tronos y a la imposibilidad de realizar trabajos de pie a causa de una herida en su rodilla dere­ cha que obtuvo en un accidente en Veracruz. El Cuadro Emancipación Obrera y el Grupo Cultura Racional le enviaron en prueba de so­ lidaridad diez pesos; Flores Magón contestó con otra carta diciendo que “ mejor preferiría que los compañeros deseosos de ayudarme a remediar la mala situación en que me encuen­ tro, me diesen su ayuda buscándome empleo en el cual ganarme la vida” . Terminó rogando 45

a sus amigos de Aguascalientes que le infor­ men sobre un posible empleo en las oficinas ferrocarrileras de la misma ciudad” .23 Por último, falta mencionar que en una pe­ queña sección de los primeros ejemplares de Horizonte Libertario, que pronto desapare­ cerá, se recogían las solicitudes de anarquistas de todo el mundo que se interesaban por otros compañeros suyos cuyo paradero desconocían y reclamaban.

PARTE II:

IDEOLOGÍA
“ Para la mayoría, un anarquista es un bom­ bista ejecutor de toda suerte de crueldades porque o bien está medio loco, o bien utiliza las posiciones políticas más extremas como pretexto para dar rienda suelta a sus criminales inclinaciones” .1 O bien, “ con una bomba en cada bolsillo, el anarquista es un medio loco semi-criminal dis­ puesto a matar a quien no piense como él y a sembrar el pánico y el caos general” .2 Múltiples definiciones de anarquistas se po­ drían encontrar, casi todas del mismo género. Verdad es que multitud de matones y pistole­ ros afiliados al anarquismo han conseguido que a esta ideología se le colgase la etiqueta de terrorismo salvaje e indiscriminado. Lo triste es que muchos de estos hombres que le han dado fama ni siquiera eran anarquistas; así se 47

denominaban ellos mismos pensando que el anarquismo es una especie de Legión Extran­ jera donde todos tienen cabida. Por supuesto, ninguna de estas característi­ cas presentaban los ácratas aguascalentenses. Ellos, como la mayor parte de sus correli­ gionarios, eran hombres sencillos, trabajadores sinceramente preocupados por mejorar su condición y la de sus compañeros. Su manera de pensar resultaba extraña para la sociedad de Aguascalientes en que vivían inmersos. El Grupo Cultura Racional y su “fu­ nesta manía de pensar” , de someterlo todo al dictado de la razón, era visto con ojos entre desconfiados y burlones por sus conciudada­ nos. No eran gente normal, eran heterodoxos; al cabo, heterodoxia, herejía, implica elección, capacidad de distinción entre dos posturas y libre elección de una de ellas. “ Siempre a los nuestros los presentan los burgueses como tipos feroces, repulsivos, para que las injusticias que con ellos se cometen no levanten las naturales protestas” , escribía Ho­ rizonte Libertario.3 Los anarquistas de Aguascalientes eran muy conscientes de la imagen que de ellos tenía su sociedad: “ Se tiene de los anarquistas, como
48

individuos, una idea muy falsa. Unos nos con­ sideran como inofensivos utopistas, agrada­ bles, soñadores; nos tratan de espíritus quimé­ ricos, de imaginación extravagante, como si di­ jeran semi-locos. Otros.. . piensan que los anarquistas son brutos, ignorantes, plenos de odio, violentos y dementes. Unos y otros están equivocados” .4 Para unos y para otros tienen contestación: “ No cuesta mucho hacer declarar al más en­ carnizado de nuestros enemigos —que lo son todos los que del privilegio viven— que anar­ quía es un bello ideal. Más todavía, que es la meta hacia la cual dirígese la humanidad.. . Sólo. . . sólo que esta será el resultado de la evolución de la enseñanza —dicen—. Y Ferrer se dedicó a enseñar a los niños, a preparar la evolución. Y fué fusilado. Quiere decir, que nuestros enemigos —que son todos los que del privilegio viven— son tan enemigos de la evolución como de la revoluc i o n .5 Estos son los anarquistas de Aguascalientes; el tiempo habrá desmentido muchas de sus teorías; otros tantos de sus análisis serán toda­ vía plenamente vigentes.
49

Utópicos o realistas —utopía y realidad no son contradic torios— nunca fueron indiferentes a la suerte del mundo en que vivieron: “ El indiferentismo produce la ruina, el caos, el atraso de los pueblos, el estancamiento moral e intelectual’’. “ He aquí pues una enfermedad que corroe al organismo social” . “ Al que posee esta enfermedad no le im­ porta vivir bajo tal o cual régimen; que el mundo se venga abajo, que el burgués despia­ dado chupe la sangre de sus semejantes, que los gobiernos sean despóticos y tiranos —como todos— con sus gobernados, que el insolente militarismo haga estragos en las fa­ langes de los que van en pos de la verdadera libertad, que el fraile mistificador continúe su innoble labor de obscurantismo retardatario, nada, nada de esto le importa tampoco” .6 Hoy que el anarquismo, tras décadas de ol­ vido y desprecio vuelve a resurgir —llámese ecologismo, neoanarquismo, etc.— debido a la perennidad de su premisa fundamental: amor a la humanidad, vamos a ofrecer una visión pa­ norámica de sus teorías tal como las expusie­ ron, a través de sus textos, los periódicos de Aguascalientes.
50

Capítulo Ideológico
¿Qué es anarquía? La pregunta es difícil de contestar; para co­ menzar, y por no entrar ex abrupto en intermi­ nables controversias se puede definir etimoló­ gicamente; ausencia de gobierno, de todos los gobiernos, de cualquier síntoma de autoridad. Y aquí mismo comienzan las polémicas entre anarquistas según la interpretación rígida o laxa que se dé a estas palabras. Incluso existe una rama del anarquismo, el anarcobolchevismo, que propugna un poder gubernamental fuerte. ¿Se debe entender el concepto en términos absolutos y excluyentes o, por el contrario, la anarquía no sólo permite sino que aconseja un mínimo principio coordinador? Esta distinción en sí es fundamental, de ella dependerá tanto la praxis anarquista posterior como el modelo de sociedad escogido para la realización de la idea. La definición dada por el Grupo Cultura Ra­ cional es partidaria de la primera interpreta­ ción y un poco idílica: “ La concepción de una Humanidad Nueva sin principio de autoridad, sin derecho de pro­ piedad privada, sin holgazanería; según la cual
51

todos deben trabajar para todos. Filosófica­ mente: el grado de perfección suma a que debe llegar la gran familia humana, dentro de un medio de amor y belleza” . “ La anarquía es la cristalización del Socia­ lismo, consecuencia lógica de la depuración de las Ideas Libertarias cuando estas se han arrai­ gado profundamente en la conciencia de los hombres. Es decir que el hombre debe compe­ netrarse ampliamente de sus deberes y dere­ chos para poder llegar a la Anarquía” .7 En la definición hay muchos términos de suma vaguedad que intentaremos ir aclarando a medida que vayan siendo explicados en el periódico. En uno de sus artículos Horizonte Libertario expone lo que se podría considerar como el decálogo de su ideología: “ La filosofía anarquista es una filosofía de negaciones.” “ Niega la patria porque la patria es men­ tira” . “ Niega la ley porque la ley es tirana” . “ Niega la divinidad porque la divinidad, primer terror de los seres, no existe ni existió nunca sino en la mente precaria” . “ Niega el robo porque el robo es privile­ gio” .
52

“ Y niega el ocio, la tristeza, la cobardía y el odio” . “ Muerta la patria surge la idea de universo junto a la de humanidad, las que comprenden la idea de fraternidad. Muerta la ley, se alza la autonomía para los grandes conciertos de la libertad. Muerto Dios, se tonifica el valor único: el hombre” . “ Muerto el robo, por exclusión de su causa, se abre la era robusta de la paz y del trabajo” . “ La filosofía anarquista, pues, es la filosofía de la suprema afirmación” .8 El camino para la consecución de estos fines es la “ acción directa” : “ Es un sistema de lucha que va rectamente a su objeto, sin ro­ deos, sin cortapisas, sin vacilaciones. Es de resultados más rápidos y más segura en la con­ secución de sus fines, siempre que los que la ejerciten constituyan una fuerza” .9 La acción directa es el medio por el cual la sociedad llegará a la anarquía. “ De lo dicho puede deducirse que el anar­ quista no tiranizando ni tolerando ser tirani­ zado, vivirá en paz; pues cuando todos o la mayor parte de los hombres sean anarquistas, desaparecerán las patrias y por ende las gue­ rras patrioteras; morirán los gobiernos y por
53

ende la guerra que hacen por quítate tú para sentarme yo; morirán los ejércitos, los gen­ darmes y las cárceles, la tesorería general y la municipal; la ley del timbre y todas las leyes llamadas de hacienda, lo mismo que toda la ley escrita como los mandamientos de la ley de dios y los de la iglesia, las constituciones to­ das, todos los códigos y los reglamentos” .1 0 La sociedad prevista en ningún modo será una sociedad estática sino en continuo movi­ miento. Según parece, y a juzgar por las líneas siguientes, detrás de la sociedad ácrata aún existe otro modelo social para los anarquistas de Aguascalientes. “ ¿Habrán concluido todas las aspiraciones humanas con el triunfo del pueblo sobre sus opresores? ¡No, en modo alguno! El progreso es, como diría Eugenio Pelietán: indefinido y constante” . “ ¿Quién conjeturará que después del triunfo del pueblo sobre la burguesía, no surgirá la aristocracia intelectual, tan bárbara como la aristocracia del poder y de la sangre de tiem­ pos pasados? Nadie, respondemos nosotros. El hombre obedece en todos los actos que eje­ cuta a un egoísmo que es innato en él, se desa­ rrolla en él y muere con él” “ El progreso evolutivo no puede estancarse
54

en el hombre del presente; —esto sería ab­ surdo— pero tampoco el progreso social puede estancarse en el régimen anárquico, porque la Anarquía no será más que el principio de la libertad individual” .1 1 Muchas contradicciones se expresan ya en el Grupo Cultura Racional a pesar de estar tra­ zando solamente las líneas fundamentales de su doctrina anarquista: ¿cómo se denominaría la sociedad que siguiese al “ régimen anár­ quico” ?, ¿la palabra régimen no implica un modo de gobierno en contradicción con sus afirmaciones anteriores?, ¿por qué hablan algunas veces de evolución y otras de revo­ lución?, ¿qué se hará con los que no formen “ la mayor parte de los hombres” anarquistas; se les impondrá la acracia autoritariamente?, etc., etc. Son preguntas que quedan por contestar en Horizonte Libertario . La lucha de los anarquistas no sólo tiene por enemigo a la burguesía; mantienen un doble frente: sus diatribas alcanzan también a comu­ nistas y socialistas. Su oposición a ellos deriva de enfrentamientos ideológicos y, además, es resultado de la competencia que con los mis­ mos mantienen por atraerse a la clase obrera a su causa. Marxismo y anarquismo no son irre­
55

conciliables siempre que sus seguidores no sean doctrinarios dogmáticos. Dos son los puntos de fricción entre ambas ideologías: uno de ellos es el papel que jugará el Estado en sus modelos de sociedad; el Es­ tado fuerte que necesita la sociedad marxista en su transición al socialismo es contrario a la idea anarquista de total o casi total desapari­ ción del Estado. El segundo punto no es doctrinario, es ético, y para los anarquistas consiste en la creencia de su superioridad moral, su crítica al poder, su positivo utopismo, en una palabra: el huma­ nismo que echan en falta en el marxismo, el tratamiento y respeto del hombre individual, de su libertad, subordinada a la colectividad en el marxismo. Vieja polémica esta de la que no escapa­ ban los anarquistas de Aguascalientes, a la par que vivían inmersos en el progresivo auge de las teorías comunistas entre los ferrocarrileros. Horizonte Libertario recoge unos párrafos del periódico anarquista Cultura Obrera de Nueva York: “ Los comunistas van de capa caída; empiezan a declinar. Es natural, nunca tuvieron ascendencia propia; dábales alguna al­ tura un espejismo: la revolución r u s a .
56

Sin embargo, los anarquistas aguascalentenses no se dejan engañar por las apariencias; ellos viven a diario la deserción de obreros de sus propias filas que se pasan al comunismo: . . en México pretenden alzar cabeza, prué­ " balo el hecho de que acaban de constituir un ‘Comité proconstrucción del partido comu­ nista’, el cual tendrá también por objeto reca­ bar fondos para hacer diario el periódico de estos. . . comunistas” .1 2 Se refieren las líneas anteriores al semanario comunista Machete, y, como se puede apre­ ciar, la enemistad entre anarquistas y comunis­ tas en Aguascalientes es bien patente. Se busca la clara delimitación de las dos ideologías: “ Hay dos ideologías, la una tiene como principio la autoridad y la tiranía generadas por una dictadura feroz, que llaman proletaria, la otra el racionalismo y trabaja por la libertad integral de los hombres; los unos son comunis­ tas autoritarios dictatoriales, los otros comu­ nistas libertarios anarquistas” .1 3 Nada que suene a hermandad entre dos ideo­ logías proletarias en estas frases: " . . . a pro­ pósito de la muerte de Samuel Gompers, el Machete, periódico del Partido Comunista de México, dice lo que sigue: ‘Gompers, líder de
57

la Social Democracia norteamericana, tenía un capital proletario de 60.000 dólares’. “ Bueno, decimos nosotros, ¿qué tiene esto de particular?, ¿de qué se admiran los Sres. ‘macheteros’?, ¿acaso no es sospechoso el que estos señores, sabiendo perfectamente los crí­ menes que comete el gobierno del Partido Co­ munista en Rusia contra los anarquistas y demás personas que no piensan como él mismo, callen y no digan una sola palabra de esos actos bochornosos, indignos de un go­ bierno ‘proletario’ que se precia de justo y otras zarandajas?, ¿qué este mutismo que guardan los comunistas de México respecto a los crímenes de la ‘Central’ de su partido, no será obra de los rublos?” . 14 No es pues de extrañar que entre los puntos programáticos a tratar en el Segundo Congreso Nacional de la Confederación General de Tra­ bajadores, convocado el día 23 de Septiembre de 1922, junto al punto décimo: “ acción a de­ sarrollar en pro de las víctimas de la represión burguesa internacional, como Sacco y Vanzetti, Ricardo Flores Magón, Radowit zky, etc.” el punto undécimo se refiriese al segundo frente de lucha del anarquismo: “Resolución definitiva acerca de la adhesión a la Interna­ cional de Sindicatos Rojos, a propósito de la
58

persecución de anarquistas y sindicalistas en Rusia” . Por el mismo motivo, unos años después, en el Primer Congreso de Campesinos libertarios, afiliados a la Confederación General de Traba­ jadores, celebrado en la ciudad de Guadalajara del 15 al 19 de Diciembre de 1925, al que asis­ tieron cerca de 60 delegados, la enemistad comunismo-anarquismo volvió a surgir en los debates. La Asociación Internacional de Trabajado­ res les dirigió una carta fechada en Berlín el 15 de Noviembre de 1925 que contenía párrafos referentes a esta enemistad y al papel de los campesinos en la Revolución Rusa de Octubre de 1917: “ Los campesinos rusos, guiados certera­ mente por sus instintos habían comenzado prácticamente la obra de la revolución social, y vieron pronto como las órdenes de unos hom­ bres que se atribuían en Moscú o en Petrogrado una autoridad que nadie les había dado, ponían trabas a su acción revolucionaria” . Estos hombres, según la A.I.T. constituye­ ron “ el verdadero factor contrarrevoluciona­ rio: la dictadura de los dirigentes del partido bolchevista” . Un último párrafo: “ Las escuelas marxistas;
59

que han sido tan fatales para el movimiento obrero de todos los países, porque plantó en su seno las funestas ilusiones del autorita­ rismo” .1 5 Idéntica posición combativa sostenían los anarquistas con los socialistas con respecto a dos postulados: el problema del reparto de la riqueza, diferente en su resolución en las so­ ciedades anheladas por uno y otro grupo, y la creencia anarquista de que por métodos parla­ mentarios los pobres nunca podrán competir con los ricos. Este segundo punto es, en defini­ tiva, consecuencia del camino de “ acción di­ recta” , que vimos anteriormente, propugnado por los anarquistas y que tantas discusiones de interpretación provoca todavía entre los mis­ mos correligionarios. Respecto al primer tema los anarquistas de Aguascalientes se guían de acuerdo al lema de producir cada individuo, según sus aptitudes y consumir de acuerdo con sus necesidades. “ Bajo este punto de vista, el Socialismo Par­ lamentario camina hacia el abismo, hacia la bancarrota, hacia el fracaso: porque si se ha de dar a cada quien según sus aptitudes, la mise­ ria se alargará, aunque disminuirá en parte, consumiendo más y mejor quien más aptitudes tenga en la producción y, lanzando en la mise­
60

ria a los infelices que teniendo idénticas nece­ sidades a sus semejantes, se verán obligados a conformarse con lo poco que produzcan aun­ que esto sea insuficiente a soportar las apre­ miantes necesidades de la vida” . “ La jurisprudencia socialista no será otra cosa que el refinamiento del derecho de pro­ piedad privada e individual en propiedad colec­ tiva y, en último extremo, en propiedad del Estado, qué se adueñará de toda la producción social ejerciendo en la sociedad y sobre los individuos, una especie de patriarcado, pre­ miando con más o menos largueza, según la aptitud de los coasociados en la colectivi­ dad” .16 Con respecto al segundo punto, el del re­ chazo anarquista de la vía parlamentaria para renovar la sociedad, Horizonte Libertario opina que “no es concebible unir dentro de la lucha emancipadora el legalismo y revolucionarismo porque ambos son contrarios entre sí” . “ Toda corporación, todo organismo obrero que pretenda efectuar cualquier transforma­ ción en el orden social presente amontonando peso sobre peso, irá a la bancarrota, porque no es posible que el ochavo miserable del trabaja­ dor pueda competir con el poder aún terrible del capitalismo” .1 7
61

Consecuencia derivada de la negación del Estado por los anarquistas es su lucha contra cualquier forma de asociación con fines electo­ rales y políticos, contra todo aquel partido que aspire a ostentar un poder político. Esta carac­ terística del anarquismo siempre ha tenido con­ testación por parte de grupos ácratas que ven insuficiente y condenada al fracaso la concen­ tración de esfuerzos en la lucha sindical. Ejemplos de este tipo de desviacionismo los tenemos en el Partido Liberal Mexicano, de Flo­ res Magón, y en el Partido Sindicalista, f u ndado por Angel Pestaña en la España de 1933. Como veremos, los anarquistas de Aguasca­ lientes siguieron las directrices del abstencio­ nismo político; sin embargo, en uno de los ar­ tículos de Horizonte Libertario se aprecia cla­ ramente la sensación de que el apoliticismo no convence a todos en igual medida y, al mismo tiempo, se vislumbra en ello la causa de que muchos anarquistas se pasen a las filas socia­ listas o comunistas. “ Los trabajadores organizados debemos permanecer alejados de todo movimiento de carácter político” . “ Vuestro mejoramiento lo obtendréis por propios esfuerzos, mas no por el de ningún go­ bierno bueno o malo que este sea” .1 8
62

Indudablemente por “ propios esfuerzos” debe de leerse “ acción directa” revoluciona­ ria. Los anarquistas aguascalentenses mantenían sus convicciones a rajatabla, sin ceder un ápice en ellas, hasta el punto de que a un acto orga­ nizado por los gremios ferrocarrileros para conmemorar el décimo aniversario del asesi­ nato del Presidente Madero no asistió la Unión de Carpinteros para demostrar sus “ convic­ ciones rebeldes” y antipolíticas.1 9 La lucha contra toda forma de participación política les llevaba al abstencionismo electoral: “ Cuando las elecciones se acercan, todos los ladrones, todos los farsantes, todos los hol­ gazanes, todos los parásitos, todos los que viven o aspiran a vivir del presupuestívoro, se declaran amigos del pueblo, defensores del pueblo y campeones de las libertades públi­ cas” . “ Y el populacho inconsciente, habituado ya a la esclavitud, no concibe la vida libre, no vislumbra la vida sin amos, y sin esclavos, sin ricos ni pobres, por eso se entusiasma y se regocija por elegir a los verdugos y tiranos” . “ Que voten los esclavos, los seres abyectos, los que no tienen dignidad ni hombría; pero los obreros conscientes no votan” .20
63

“ Gobernar es encaramarse al poder, regir la vida, el aire, el pan de los pobres, estar arriba. ¿Te conviene ser esclavo?.. . ¡Vota enton­ ces!.. . ¿Te conviene tu libertad? No votes, trabajador” . “ Todos son unos, todos liberalean, demó­ cratas, radicales, comunistas y conservadores, son todos patotas de pillos, malones de bando­ leros fraguando el asalto al presupuesto, a go­ bernar tu libertad.. . ” El Grupo Cultura Racional, al igual que todos los anarquistas mexicanos no podía disi­ mular su amargura al comprobar la deserción en sus filas; para evitarla proponía las federaciones de grupos. Este tipo de asociación federal no traiciona las ideas del anarquismo ortodoxo pero apunta una de sus impotencias: es un querer y no poder constituirse en sociedad política para mantener en sus filas a unos seguidores más de acorde con los tiempos que transcurren. “ Hoy es un hecho común y corriente encon­ trar exlibertarios sirviendo de carnada en ban­ dos y comicios políticos y gubernativos. . . para restar un tanto de valor a nuestras ideas, cosa que ha logrado en parte, habiendo suplan­ tado la acción política a la acción revoluciona­ ria y libertadora” .
64

“ Ante esta verdad que tanto nos duele que lo sea, ante este desconcierto que asfixia toda actividad individual y aislada, surge la necesi­ dad de concentrar nuestras fuerzas, de emplear mejores medios de ataque y de defensa. Noso­ tros sugerimos la federación de grupos anar­ quistas” .2 1 Descartada la participación política, el anar­ quismo se dedica a otros tipos de lucha que según las tácticas y orientación que adopten será un nuevo criterio de división dentro de sus filas. Así, por ejemplo, existen los anarcomutualistas que pretenden crear una sociedad basada en la libre federación de comunidades coopera­ tivas de producción y consumo, o los anarco­ sindicalistas que consideran que la fuerza revo­ lucionaria del proletariado reside en el sindica­ lismo y en la huelga general y que conciben la futura sociedad organizada como un sindicato. El número de seguidores de la primera ten­ dencia ha ido disminuyendo a medida que la sociedad moderna aumentaba la complejidad de su organización económica. El Grupo Cultura Racional se afilia a la se­ gunda corriente, y, además, nos proporciona una crítica del cooperativismo: “ El cooperativismo fué, a no dudarlo, la primera idea emancipadora que surgió del ce­
65

rebro de las masas cuando estas aún estaban en el estado embriológico de la lucha, mas hoy. . . no es concebible como ente de lucha hacia la completa emancipación humana.. . ; mata en la conciencia popular todo afecto y sentimiento de la lucha” . “ El cooperativismo en el orden de la moral es una nulidad, más bien trabaja en pro a que perdure el régimen actual que a destruirlo” . “ Por otra parte el cooperativismo como ór­ gano de lucha ha muerto para los trabajadores, dado el adelanto de la técnica mecánica, indus­ trial, agrícola, comercial, política y social de los pueblos, de las naciones y de las razas” .22 El Grupo Cultura Racional es partidario del sindicalismo, “que como sistema de organiza­ ción se basta por sí sólo para arrancar a los capitalistas por medio de la fuerza lo que por la razón no quieren dar a los que todo lo produ­ cen sin disfrutar de nada” .23 El sindicalismo anarquista es esencialmente distinto del de los demás partidos obreros pues, según los anarquistas, el principio libre, la aspiración de libertad que representa su sin­ dicato choca con las “ tendencias del autorita­ rismo” de los demás sindicatos, haciendo con ello imposible cualquier intento de unidad entre los sindicatos proletarios.24
66

Resulta difícil para los anarquistas conjugar libertad y organización, con el consiguiente descalabro que ello implica a la hora de enfren­ tarse a problemas y situaciones difíciles. Este hecho les aconteció en la guerra civil española de 1936 en la que eran el sindicato que mayor número de afiliados tenía, y lo mismo aconteció en México cuando se tuvo que enfrentar a comparar sus logros con los de otros sindicatos proletarios mucho más mo­ dernos. Horizonte Libertario recoge este sentimiento de incapacidad anarquista para lograr avances en la causa del proletariado: “ Fuerza es reconocer que, de los diferentes elementos revolucionarios que hoy militan en el campo obrero de la región mexicana, el ele­ mento anarquista es el menos capacitado para encauzar un movimiento en caso de que este surgiera de un momento a otro, como muy bien puede suceder. No hay cohesión entre el elemento anarquista” . “ Mucho podría decirse también de lo poco eficaz que ha sido la actitud combativa de los elementos anarquistas, incluyendo nuestra prensa” .25 Hasta el momento hemos estado hablando de las ideas políticas y sindicales del Grupo
67

Cultura Racional; en adelante vamos a tratar de sus ideas respecto al hombre, de su huma­ nismo. Si anteriormente dijeron que el hombre es egoísta no hacían mas que interpretar la reali­ dad que les tocaba vivir; sus ideas respecto a la naturaleza del hombre son muy otras; siguen las teorías rusonianas de que la “ maldad no es innata al ser humano, que este no es malo por naturaleza, sino que es el medio obrando sobre él quien corrompe sus sentimientos y quien le impulsa a obrar mal” . “ Un hombre que no ha comido en todo el día roba un pan y la sociedad le tilda de ladrón y el magistrado le condena a prisión: pero si la sociedad y con ella el representante de la ley pensaran un instante en cómo obrarían ellos en igualdad de circunstancias del proscrito, segu­ ramente que no le condenarían. Pero las reli­ giones son el principio de las castas y de la explotación como el magistrado es el can guar­ dador de los intereses del capitalismo” . “ El individuo es copia de la sociedad en que vive” .26 Y una de las peores lacras que afectan a la sociedad desvirtuando su bondad primitiva es el militarismo: “ En todos los momentos, en todas las oca­
68

siones, en todas las etapas y en todos los pue­ blos, el capitalismo, siempre insatisfecho, ha armado y arma el brazo del pueblo productor para que este defienda los intereses de ladro­ nes y explotadores, para que este vaya a la matanza contra un enemigo que no conoce y que jamás vió.. . , por un trapo llamado ban­ dera” . “ Se forma el ejército con hombres del pue­ blo, se hace de esos hombres en los cuarteles unos esclavos; es necesario obedecer como un maniquí las órdenes más idiotas, inmorales y groseras” . “ El militarismo es cátedra de criminología; al entrar un hombre en él, muere todo el de­ coro, todo sentimiento humano, toda digni­ dad” . “ La sociedad presente, condena a un hom­ bre a muerte porque este haya dado muerte a otro individuo y le execra, le excomulga, le asesina; pero da honores y colma de oblacio­ nes al vulgar asesino galoneado, que se con­ vierte en miserable carnicero en el campo de batalla; respeta y protege al que asesina a un pueblo, al que arruina a una nación, al que desola un continente en nombre de la pa­ tria” .27 El ejército no tiene justificación en las gue­
69

rras exteriores, y mucha menos en los casos en que es garante del “ orden” interno: “ ¡Soldados! hijos del pueblo, niéguense a matar a nuestros hermanos...! Pensad que, acaso, entre esa chusma que váis a ametrallar se encuentran vuestras ma­ dres, quizás vuestros padres, acaso vuestros hermanos, o tal vez vuestras novias. Todos esperan vuestra resolución para morir...” 28 El ateísmo es otro de los pilares que sostie­ nen el edificio ideológico anarquista “ porque un anarquista no cree en Dios, ni teme a Dios en consecuencia y por lo mismo nada le pide y nada espera de él” . “ La conciencia del anarquista es su única guía; a ella sola obedece; mas como reconoce que todos los hombres gozan de iguales dere­ chos, el ácrata o anarquista evita dañar u ofen­ der y de este modo se precave de toda inju­ ria” .29 Tan importante es para el anarquista su ateísmo militante que en el número uno del periódico Grito Rojo al lado del encabeza­ miento y título del periódico figuraba la frase: “ El servilismo es pasión tan incurable en el hombre que aún en el momento de la suprema libertad, que es la muerte, tiene necesidad de crearse más allá de la tumba la ficción de un
70

imperio y la necesidad de un amo para temblar ante él” .30 El Grupo Cultura Racional además de atacar la idea de la existencia de Dios también discute en muchos de sus artículos acerca de proble­ mas como el del origen del mundo. Según ellos, “ no se encontrará ni una sola persona dotada de mediana razón, que conciba cómo con nada puede hacerse alguna cosa” . “ El gesto creador es un gesto imposible de admitir, es un absurdo. Crear es, pues, una expresión místico reli­ giosa y que puede ser de algún valor a los ojos de las personas a quienes place creer lo que no comprenden y a quienes la fé se impone tanto más cuanto menos la comprenden” .31 Es fácil adivinar, vistas las opiniones expre­ sadas por los anarquistas de Aguascalientes acerca de dioses y religiones, cuál será la que tengan acerca de instituciones como la Iglesia Católica y sus ministros: “ Predican el desprecio de los bienes terrena­ les y los acaparan de manera fabulosa” . “ No se puede ser cura y ser hombre de bien, es como decir círculo cuadrado, pues se nece­ sita haber perdido toda dignidad para llamarse representante de un dios que no conoce y en su nombre abrogarse el derecho de perdonar”
71

“ Predica en nombre de un dios que dice nació en un destartalado pesebre, hijo de una humilde campesina y de un modesto carpin­ tero, pero sus amigos son los ricos, cubre con ricos mantos sus ídolos de palo mientras po­ bres infelices tiritan de frío; solamente se acerca a los pobres para aconsejarles resigna­ ción prometiéndoles la gloria para después de la muerte” .32 El Papa, al que califica de “ hombre más rico de la tierra” , tampoco se salva de los ataques: “ Aproximadamente, la fortuna del bandido Padre está evaluada en mil ciento veinte millo­ nes de pesos, que producen una renta anual de 120 millones por mes, o 205.425 pesos por día, que hacen 8.561 pesos por hora, 142 pesos por minuto y cerca de 2,50 pesos por segundo” .33 El anticlericalismo del Grupo Cultura Racio­ nal encontró abierta hostilidad en variados sec­ tores de la sociedad aguascalentense que agru­ pados en torno al periódico El Heraldo desata­ ron una fuerte campaña en su contra, aconse­ jando a las autoridades que de vez en cuando pusiesen al grupo anarquista “ un buen par” . No es pues de extrañar que cuando se anun­ ciaron las leyes anticlericales promulgadas por el Presidente Calles en 1926, y en un arrebato de alegría, Alfonso Guerrero subiese al cam72

panano de la Catedral para hacer repicar las campanas con motivo de la noticia. Por último, dentro de esta rápida visión de las teorías anarquistas sustentadas por el Grupo Cultura Racional de Aguascalientes, vamos a detenernos en cuál era la misión y el papel que ellos atribuían a la mujer dentro de su sociedad. Es bien sabido que fueron los anarquistas los que comenzaron, a nivel mundial, a apoyar las teorías sobre la emancipación femenina del tutelaje del hombre. El grupo aguascalentense no podía ser insensible a dicha corriente y desa­ rrolló el tema en varios artículos. No siempre la coherencia doctrinaria acom­ pañó al conjunto teórico que sobre dicho asunto publicó en su periódico; así, sus interpreta­ ciones van errando desde el feminismo más mo­ derno hasta la romántica idealización de la mujer. A partir del ejemplar número 34 de Hori­ zonte Libertario aparece una nueva sección, como dijimos al principio al describir los pe­ riódicos, titulada: “ Lectura dedicada a las mu­ jeres” . En dicho ejemplar, y a modo de declaración programática, dice: “ En los actuales momen­ tos, en que la Humanidad necesita caracteres
73

fuertes y sanos que la salven de todas sus la­ cras sociales, se necesitan mujeres con princi­ pios, no mujeres instrumentos, mujeres fuertes de espíritu y de cuerpo, mujeres de conciencia propia, elaboradas racionalmente...” 35 A pesar de ello aún caen multitud de veces en una especie de idealización del papel de es­ posa y madre, dándole un tratamiento mimoso y sensiblero, ensalzando a la mujer por medio de poesía del peor género.36 Ejemplo de esto último se da en un artículo titulado “ El hombre y la mujer” , atribuido a Víctor Hugo, “ poesía” del más rancio conser­ vadurismo en cuanto al papel de la mujer se refiere.37 En otro escrito se dice así: “ La mujer, hecha por naturaleza para la cría y el hogar, mejor que para el trabajo rudo a que la ha con­ denado el sistema actual, esclavizándola do­ blemente en el taller, en la fábrica, y luego en el hogar donde ya no es la compañera cari­ ñosa, la amiga idolatrada, sino la esclava, la enemiga irreconciliable del mismo” .38 Un último aspecto de las relaciones entre el hombre y la mujer, vistos desde la perspectiva anarquista, está conformado por lo que deno­ minan “ amor libre” ; “ libre en el más amplio sentido y en el más sano también” .
74

Es una especie de rebelión contra los con­ vencionalismos sociales en dicha materia, con­ tra las artifícialidades y falsedad; por eso se dirigen en sus artículos “ a los timoratos que no conciben las cosas sino regladas, medidas, do­ sificadas y próximas, igual que a los pudibun­ dos que a pesar de sus virtudes asocian a nues­ tra idea inmundas concupiscencias de cobras, perros o monos, les decimos: no temáis que el amor libre nos traiga el libertinaje” . En la sinceridad en las relaciones hombremujer ven la solución a cualquier problema que las aqueje; “ lo demás —bendiciones sacerdota­ les, venias civiles, indisolubilidades, divorcios y cuantas componendas quieran seguir fra­ guando vuestros cerebros en fiebre— no son ni serán nunca otra cosa que paños tibios, cata­ plasmas, té de malvas o agua sucia que no os darán jamás la anhelada solución” .39 “ ¿Queréis ¡oh enamorados! que sea libre el amor, libre de utilitarismo, libre de tutelajes, libre de compromisos, libre de prejuicios, y libre de esa moral hecha por zorras de iglesia, que muestran, como un escarnio, los grandes vientres fecundos sin la sanción de la ley? También nosotros la queremos” .40

75

Comentarios sobre Temas Internacionales
La postura que toman los anarquistas aguascalentenses ante los acontecimientos internacio­ nales está determinada por su incansable an­ helo de libertad que les hace odiar cualquier tipo de tiranías, sea impuesta por “ esos man­ darines degradados que se llaman Benito Mus­ solini, León Trotsky o Primo de Rivera” . “ Odiamos todo género de tiranía, sea negra, blanca o roja; odiamos la tiranía impuesta al pueblo ruso por los bolcheviques, odiamos la tiranía impuesta al pueblo español por el gene­ ral y payaso Primo de Rivera” .4 1 En sus notas internacionales el Grupo Cul­ tura Racional sigue las inspiraciones de la Con­ federación General de Trabajadores, sección mexicana de la Asociación Internacional de Trabajadores, a la que estaba afiliado. Los tres países que aparecen mencionados repetidamente en Horizonte Libertario son Ita­ lia, España y Estados Unidos, y no por casua­ lidad. Los dos primeros tienen muchos moti­ vos, comunes a ambos, para que los anarquis­ tas del mundo les presten atención: son los dos países que cuentan con mayor número de sim­ patizantes y militantes ácratas y los dos están gobernados en estos años por dos dictadores
76

que con sus prohibiciones y persecuciones condenaron al anarquismo a la clandestinidad: Benito Mussolini y Miguel Primo de Rivera. El tercer país, Estados Unidos, es cita obli­ gada; en él sufrían cautiverio multitud de anar­ quistas mexicanos y, además, el presidente Woodrow Wilson se empeñó en una solapada persecución de los anarquistas norteamerica­ nos. El Grupo Cultura Racional analiza de este modo la formación y toma del poder del fas­ cismo italiano: “ Su programa es claro y sencillo; les parece bastante audacia el que los eternos sumisos pidan pan suficiente; comodidades propias de un humano, y tratan de matar en embrión esa aspiración, para continuar su obra maldita” . “ Mientras que ellos disputaban por el poder, poco a poco la idea de la libertad infiltrábase en el paria” . “ Fué entonces que clericales y liberales, dando tregua a su encono, coaligáronse para dar en contra de los obreros que aspiraban a su mejoramiento y tenían ansias de libertad, y de allí nació el fascismo; siendo un aborto de esos dos monstruos que antes lucharan con saña” .42 Los anarquistas aguascalentenses, siguiendo
77

la consigna de la Confederación General de Trabajadores, se adhirieron al boycot que dicha central sindical acordó en contra de la llegada a puertos mexicanos, en el verano de 1924, del barco musoliniano “ Italia” ; “ ese barco que viene comandado por un capitán de foragidos; que viene tripulado por los camisas negras, por los camisas negras que han asesi­ nado y siguen asesinando al pueblo italiano, viene con fines guerreros; viene a incitar a los poderosos, a la autoridad, a establecer su ré­ gimen dictatorial y oprobioso” . Será en España donde los anarquistas aguascalentenses tendrán puesta su mirada; no en vano la española Confederación Nacional de Trabajadores era, antes de la clandestinidad impuesta por Primo de Rivera, el más impor­ tante sindicato anarquista del mundo. La mayor parte de las publicaciones ácratas que se recibían en Aguascalientes provenían de España; también nombramos a dos conferen­ cistas españoles relacionados con el Grupo Cultura Racional: Belén de Sárraga y Rufino Juanco. Entre los amigos personales de Alfonso Guerrero figuraba otro anarquista español, Hermoso Plaja, con el que mantuvo corres­ pondencia en la década de los años treinta.
78

En Horizonte Libertario van a ser los anar­ quistas españoles Diego Abad de Santillán, Francisco Ferrer y Guardia, Pi y Margall, Fer­ nández Martín. . . los que junto a mexicanos e italianos fírmen la casi totalidad de artículos publicados. El tema de la guerra marroquí y el fusila­ miento de Ferrer y Guardia polarizaron la aten­ ción que el Grupo Cultura Racional prestó a España. La hostilidad a la guerra de invasión de Ma­ rruecos es manifiesta por parte de los ácratas aguascalentenses que la consideraban fruto del imperialismo capitalista al que no importaban los sacrificios de vidas humanas con tal de con­ seguir sus fines. En este sentido Horizonte Libertario hace un llamamiento a los soldados españoles: “ Abandonad, soldados, las trincheras marro­ quíes, para que las campiñas ahora convertidas en cementerios vuelvan a cubrirse del verdor de los cultivos. No arrebatéis esas tierras a los indígenas para vuestros amos, sino al contra­ rio, volved a vuestro terruño y tomad posesión de los campos que os usurpan esos mismos señores y que enriquecieron vuestros abuelos, vuestros padres y vosotros mismos siendo aún niños. Y entonces, ya libres de tiranos y explo­
79

tadores, podéis iniciar vuestra propia civiliza­ ción y la de los marroquíes en amigable acuerdo y mutua solidaridad” .43 Por otra parte, la creación de Ferrer y Guar­ dia: la Escuela Moderna, y su fusilamiento, ca­ lificado por Horizonte Libertario de “ delito de lesa humanidad” ,44 van a ocupar amplios es­ pacios en el mismo periódico. La Escuela Moderna fué una institución fundada por Ferrer y Guardia en la que las materias de enseñanza se impartían de acuerdo a criterios estrictamente racionales y siguiendo las doctrinas anarquistas; el ensayo quizás pa­ reció demasiado revolucionario a las autorida­ des españolas. El 26 de Julio de 1909 comenza­ ron en Barcelona una serie de huelgas, atenta­ dos e incendios, iniciados por la negativa de los reservistas a embarcarse hacia Marruecos, que han pasado a la Historia con el nombre de Semana Trágica. Se culpó de los desmanes a los anarquistas y, en especial, a Ferrer y Guardia. El día 20 de Octubre del mismo año fué fusi­ lado. La ejecución levantó una oleada de pro­ testas y críticas en todos los países del mundo que provocó la dimisión del gobierno de Maura. ¿Qué es la Escuela Moderna para los anar­
80

quistas de Aguascalientes? “ Es la continuación de la eterna lucha de la luz contra las tinieblas, de la evolución contra el estancamiento, de los esclavos contra los señores, de los siervos contra el feudalismo, del proletariado contra la burguesía, de la li­ bertad contra el privilegio, de la razón contra el dogma, de la verdad contra la superstición, de lo que no es y debería ser contra lo que es y no debería existir, de la vida contra la muerte, del hombre realidad contra el dios ficción” .45 “ Entre tanto, un Rey Demócrata, verdadero Rey de burlas, juguete voluntario de un clero corrompido y repugnante y de una nobleza es­ túpida y degenerada, sanciona satisfecho aque­ lla obra macabra, aquel crimen maldito. . . por odio y por temor a la educación dada a la Clase Obrera, sea en su Escuela Moderna, que lograron tiempo atrás cerrar, o sea en los libros publicados en la Casa Editorial por él fundada, por temor, repito, de que con la ilustración los desesperados se ennoblezcan y sacudan yugos indignos de la Raza Humana” .46 “ ¡Baldón eterno! para esa España caduca, cuya Monarquía se bambolea; para ese mons­ truoso pulpo que sólo vive de sangre proleta­ ria; para ese Trono apuntalado con esqueletos de sindicalistas” .47
81

Prueba de lo que los anarquistas apreciaron la obra docente y las instituciones creadas por Ferrer y reverenciaron en su figura a uno de los mártires del anarquismo es el hecho de que bautizaran con su nombre a sus grupos liberta­ rios; así hemos hablado del grupo “ Francisco Ferrer y Guardia” de San Luis Potosí y, con el mismo nombre, del grupo infantil de anarquis­ tas de Aguascalientes. Con todo, y como era de esperar debido a la proximidad entre los dos países, los anarquistas mexicanos sostuvieron relaciones más estrechas con sus compañeros de Estados Unidos. El continuo atropello de que eran objeto los anarquistas mexicanos en el vecino país, a pesar del apoyo que gozaban por parte de los sindicalistas norteamericanos de la I.W.W., es noticia constante en Horizonte Libertario. El anarquista Jesús M. Rangel, antiguo revo­ lucionario, escribió desde su cárcel en Estados Unidos al Grupo aguascalentense contando sus luchas durante la Revolución Mexicana y cómo al pasar la frontera fué preso en Carrizo Springs, Texas, por los Rangers. Notifica tam­ bién el paradero de otros presos compañeros suyos: Pedro Perales, Jesús González y Leo­ nardo Vázquez en Perry Landing, Texas, Abraham Cisneros en Wynn Farm... 48
82

Además de esta correspondencia ininte­ rrumpida entre el Grupo Cultura Racional y los anarquistas mexicanos residentes en los Esta­ dos Unidos, recuérdese la carta de Flores Magón a Horizonte Libertario, el periódico re­ cogía noticias sueltas y fotografías de los atro­ pellos que sufrían en Estados Unidos sus co­ rreligionarios u otras minorías étnicas bajo el título de “ Bellezas del País de la Democra­ cia” . Este espacio presenta fotografías comenta­ das de linchamientos de negros ocurridos en Lee County, Georgia, y en Omaha, así como el asesinato del tipógrafo anarquista Andrés Sal­ cedo efectuado por la policía neoyorquina arro­ jándolo desde el piso catorce del Park Row Building.49 Otro de los temas más constantemente tra­ tados es el de la conmemoración de la muerte de los “ Mártires de Chicago” , ocurrida en 1887 cuando en Chicago se luchaba por la aprobación de la jornada de ocho horas. Un grupo de socialistas, Spies, Parsons, Engel, y Fischer, atacaron a unos policías que estaban disolviendo una asamblea, siendo des­ pués presos y, en un juicio de dudosa senten­ cia, condenados a muerte.50 En el repaso exhaustivo que Horizonte Li­
83

bertario nos ofrece de la vida y obras de todos los mártires del anarquismo no podían faltar, al tratar los Estados Unidos, las de Nicolás Sacco, Bartolomé Vanzetti y Ricardo Flores Magón. Es curiosa la caterva de insultos que siste­ máticamente adjudican al vecino país “ embru­ tecido y salvaje” cuando hablan del asesinato de estos tres anarquistas. “ Ricardo Flores Magón se encontraba ciego y tuberculoso y ésta sola circunstancia habría bastado para ser puesto en libertad en otro país cualquiera, menos en esta América salvaje y medieval. En los Estados Unidos se sacrifica a los hombres y se les quema vivos como en los buenos tiempos de la Santa Inquisición. Pedro Arbués y Torquemada son unos pigmeos al lado de Woodrow Wilson y Warren G. Hardin. Los autos de fé de la Inquisición española pa­ lidecen ante los crímenes de esta América bár­ bara y soez” .5 1 “ Ricardo Flores Magón cayó, cayó cogido por la zarpa de la bestia rubia... , ” “ con esa facilidad asombrosa de que se sirve la raza sa­ jona para sus extravagancias... ; ” “ oh raza de víboras, raza de rufianes, tan vil que os pos­ tergáis ante los mugosos dollars.. . ” Horizonte Libertario culpa a John P. Bush­
84

nell, ayudante del comisionado de comercio de la oficina del agregado comercial de los Esta­ dos Unidos en la ciudad de México, de tener responsabilidades en el asesinato de Flores Magón; “ y se oye la carcajada brutal de la burguesía mejicana que constituye los postres del macabro festín de que gustaron los tiranos de la Rubia Albión” .52 El día 14 de Enero de 1923 el cadáver de Ricardo Flores Magón, a su regreso del exilio, pasó por Aguascalientes donde se realizó una manifestación de duelo organizada por el Grupo Cultura Racional que rindió así home­ naje al primer pensador anarquista mexicano.

85

CONCLUSION
A lo largo de las páginas anteriores los periódi­ cos anarquistas de Aguascalientes, con sus pá­ rrafos entresacados de aquí y de allá, han es­ tado guiándonos a través de los problemas del movimiento obrero de su ciudad y de las doc­ trinas que gozaban de la fé de sus redactores. En ningún momento se pretendió a lo largo de nuestro estudio exponer o criticar las teo­ rías anarquistas de modo total y exhaustivo. El objetivo era, simplemente, presentar al Grupo Cultura Racional y sus creencias al mismo nivel en que ellos nos las dieron a conocer por medio de su prensa. Desechar o aprobar la totalidad de sus ideas o, de otro modo, censurarlas con el pretexto de que no alcanzaron “ elevados” niveles ideo­ lógicos, sin tener en cuenta el contexto histó­
87

rico en que se desenvolvían, sería una sim­ pleza. Analizando serenamente las ideas del Grupo, lejos de cualquier apasionamiento par­ tidista, se llega a la conclusión de que muchas de ellas tienen completa vigencia en la actuali­ dad, corroborando nuestro presente muchas de las frases que ellos escribían en futuro. Hemos podido comprobar como el espíritu de destrucción y el nihilismo son en realidad extraños al anarquismo que, por el contrario, está basado en la libertad, confianza en la ca­ pacidad creadora del hombre y un no querer sujetarse a normas preestablecidas artificiosa­ mente, llámense estas normas “ Estado” o “ autoridad” doctrinal de los “ padres” de la acracia. Si bien las conclusiones del humanismo anarquista alcanzan cimas difícilmente iguala­ das por algunas otras doctrinas, el fracaso del anarquismo en su aspecto político es evidente. La inutilidad y desorganización de sus tácti­ cas políticas no debe de ser obstáculo que nos impida justipreciar su aportación ideológica. “ Lamentablemente, el mundo vive la “ anarquía” del caos capitalista o socialburocrático, y lejos de ver la viga en el ojo propio, se complace en señalar la mota en el ajeno” .53
88

NOTAS
PARTE I 1 Horizonte Libertario. N. 3. Suplemento, p. 3. 2 M. Rodea. 1944. p. 12. 3 Ibid. pp. 226, 227-228. 4 Ibid. p. 213. 5 Horizonte Libertario. N. 1. Suplemento, p. 4. 6 Ibid. p. 4. 7 Rodea. 1944. pp. 247-248. 8 Ibid. p. 470. 9 Ibid. p. 475. 10 Ibid. p. 476. 1 1 Ibid. p. 267. 12 Ibid. pp. 264-265. 13 “ Manifiesto” . Aguascalientes, 8 de Noviembre de 1932. 14 Horizonte Libertario. N. 9. Suplemento, p. 4. 15 Loc . cit. p. 3. 16 Ibid. N. 11. Suplemento, p. 4. 17 Ibid. N. 12. Suplemento, p. 4. 18 Ibid. N. 28. Suplemento, p. 1. 19 Ibid. N. 29. p. 3.

89

20 Idem. 21 Ibid. N. 5. Suplemento, p. 6 y N. 10. Suplemento, p. 8. 22 Ibid. N. 6. Suplemento, p. 4. 23 Ibid. N. 31. Suplemento, p. 2.

PARTE II 1 Rusell, Bertrand. Roads to Fre edom: Socialism, Anarchism and Syndicalism. London, 1918, p. 49. Cit. por Díaz. 1976. p. 11. 2 Most, J. Der Communistische Anarchismus. New York. 1889. p. 1. Cit. por Díaz. 1976. p. 11. 3 Horizonte Libertario. N. 20. Suplemento, p. 3. 4 Ibid. N. 29. Suplemento, p. 1. 5 Ibid. N. 3. Suplemento, p. 1. 6 Ibid. N. 18. Suplemento, p. 3. 7 Ibid. N. 11. Suplemento, p. 4. 8 Ibid. N. 21. Suplemento, p. 1. 9 Ibid. N. 11. Suplemento, p. 4. 10 Ibid. N. 20. Suplemento, p. 4. 11 Ibid. N. 9. Suplemento, p. 4. 12 Ibid. N. 30. Suplemento, p. 2. 13 Ibid. N. 9. Suplemento, p. 1. 14 Ibid. N. 30. Suplemento, p. 3. 15 N i Dios ni Amo. Número prospecto, p. 4. 16 Horizonte Libertario. N. 5. Suplemento, p. 1. 17 Ibid. N . 7. Suplemento, p. 4. 18 Ibid. N. 18. Suplemento, p. 3. 19 Ibid. N . 8. Suplemento, p. 2. 20 Ibid. N. 14. Suplemento, p. 1. 21 Ibid. N . 23. Suplemento, p. 3.

90

22 Ibid. N. 7. Suplemento, p. 1. 23 Ibid. N . 14. Suplemento, p. 4. 24 Ibid. N. 24. Suplemento, p. 1. 25 Ibid. N. 23. Suplemento, p. 2. 26 Ibid. N . 27. Suplemento, p. 3. 27 Ibid. N . 14. Suplemento, pp. 1, 4. 28 Ibid. N. 11. Suplemento, p. 4. 29 Ibid. N . 20. Suplemento, p. 3. 30 Grito Rojo. N . 1. p . 1. 31 Horizonte Libertario. N. 32. Suplemento, p. 2. 32 Ibid. N . 20. Suplemento, p. 4. 33 Ibid. N. 32. Suplemento, p. 3. 34 Ibid. N. 7. Suplemento, p. 4. 35 Ibid. N . 34. p. 7. 36 Ibid. N. 52. p. 10. 37 Ibid. N. 5. p. 9. 38 Ibid. N. 28. Suplemento, p. 3. 39 Ibid. N. 22. Suplemento, p. 1. 40 Ibid. N . 26. Suplemento, p. 1. 41 Ibid. N . 25. Suplemento, p. 4. 42 Ibid. N. 6. Suplemento, p. 1. 43 Ibid. N. 31. Suplemento, p. 2. 44 Ibid. N. 3. p. 1. 45 Ibid. N. 3. Suplemento, p. 1. 46 Ibid. N . 3. Suplemento, p. 3. 47 Ibid. N. 3. Suplemento, p. 4. 48 Ibid. N. 3. Suplemento, p. 2. 49 Ibid. Nos. 15, 16 y 17. Suplementos, p. 3. 50 Ibid. N. 34. p. 11. 51 Ibid. N . 6. Suplemento, p. 1. 52 Ibid. N. 7. pp. 1, 6, 13. 53 Díaz. 1976. p. 8.

91

PERIODICOS CONSULTADOS
Grito Rojo — N. 1, 5 de Abril 1918. Horizonte — N. — N. — N. 13 — N. — N. — N. — N. — N. — N. — N. — N. — N. — N. — N. — N. — N. — N. — N. Libertario 1, 1 de Agosto 1922. 2, 1 de Septiembre 1922. 3, 1 de Octubre 1922; el Suplemento data del de Octubre 1922. 4, 1 de Noviembre 1922. 5, 1 de Diciembre 1922. 6, 1 de Enero 1923. 7, 1 de Febrero 1923. 8, 1 de Marzo 1923. 9, 1 de Abril 1923. 10, 1 de Mayo 1923. 11, 1 de Junio 1923. 12, 1 de Julio 1923. 14, 1 de Septiembre 1923. 16, 1 de Noviembre 1923. 17, 1 de Diciembre 1923. 18, 12 de Enero 1924. 19, 1 de Febrero 1924. 20, 1 de Marzo 1924.

93

N. N. N. N. N. N. N. N. N. N. N. N. N. N. N.

21, 12 de 23, 12 de 24, 12 de 25, 12 de 26, 12 de 27, 12 de 28, 12 de 29, 12 de 30, 12 de 31, 12 de 32, 12 de 34, 12 de 50, 12 de 51, 12 de 52, 12 de

Mayo 1924. Junio 1924. Julio 1924. Agosto 1924. Septiembre 1924. Octubre 1924. Noviembre 1924. Diciembre 1924. Enero 1925. Febrero 1925. Marzo 1925. Mayo 1925. Octubre 1926. Noviembre 1926. Diciembre 1926.

N i Dios ni Amo — Número prospecto, 10 de Enero 1926. — N . 1, 15 de Febrero 1926. — N. 2, 15 de Marzo 1926. El Anticristo — N. 1, 21 de Agosto 1926. — N. 2, 30 de Septiembre 1926. — N. 3, 28 de Octubre 1926.

94

BIBLIOGRAFIA CITADA — Díaz, Carlos. Las teorías anarquistas . (Col. “ Promoción del Pueblo”). Serie P. Núm. 93. Madrid. 1976. — Gómez Quiñones, Juan. Las ideas políticas de Ricardo Flores M agón , Serie Popular Era. Núm. 47. México. 1977. — Horowitz, Louis. Los anarquistas . T. 2. La práctica . (Col. libros de bolsillo) Alianza Editorial. Madrid. 1975. — Rodea, Marcelo N. Historia del Movimiento Obrero Ferrocarrilero en México. “ Ex libris M. Rodea” . México. 1944.

95

Este libro se terminó de imprimir el día 30 de octubre de 1980, en los talleres de LITOARTE, S. de R.L. F.C. de Cuernavaca 683; México 17, D. F. Fototipografías de
FOTOEDISA

Laguna de Mayrán 258; México 17, D. F. Se tiraron 1,000 ejemplares.

Vicente Ribes Iborra,
nacido en Valencia, España, el año 1954, es actualmente profesor de Historia en la Universidad Autónom a de Aguascalientes. Estudioso del pasado mexicano, ha publicado sus investigaciones anteriores en la revista de Historia de América del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de España y en el Instituto de Investigaciones Históricas de la U.N . A . M. Próximamente aparecerán d os obras su yas sob re el Aguascalientes contemporáneo: La Independencia de Aguasca­ lientes de Zacatecas, publicado por la U. N . A . M. y La Reforma y el Porfiriato en el Estado de Aguascalientes, editado por la U. A . A.

universidad au tó n o m a de A g u ascalien tes

Colección "Aguascalientes, Presente y Pasado"

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful