Vous êtes sur la page 1sur 2

Hunter S. Thompson. Miedo y Asco en las Vegas.

Un viaje salvaje a el corazon del sueo americano

A BOB GEIGER por razones que necesitan no ser explicadas aqui. Y a BOB DYLAN el seor pandereta.

"El que hace una bestia de s mismo se libera del dolor de ser hombre. " -Dr. Johnson.

PARTE 1 Capitulo uno.

Estbamos en algn lugar alrededor de Barstow en el borde del desierto, cuando las drogas comenzaron a tomar fuerza. Recuerdo diciendo algo como: "Me siento un poco mareado; quiza deberias conducir..." Y de repente hubo un terrible rugido alrededor nuestro y el cielo estaba lleno de lo que pareca como enormes murcilagos, todos bajando en picada y chirriando y aleteando alrededor del coche, el cual iba a unos cien kilmetros por hora con la capota bajada hacia Las Vegas. Y una voz que gritaba: "Santo Jess. Que son estos animales malditos? Entonces estuvo quieto de nuevo. Mi abogado se haba quitado la camisa y estaba vertiendo cerveza en su pecho, para facilitar el proceso de curtido. "Qu diablos ests gritando?" murmur, mirando hacia el sol con los ojos cerrados y cubiertos con envolventes gafas de sol espaolas. "No importa", le dije. "Es tu turno para conducir. " Pise el freno y apunt el gran tiburn rojo hacia el hombro de la carretera. No tiene sentido mencionar a los murcilagos, pens. El pobre bastardo los vera pronto de nuevo. Era casi medioda, y todava teniamos ms de cien kilmetros por recorrer. Serian millas dificiles.

Muy pronto, lo saba, ambos estaramos completamente torcidos. Pero no haba vuelta atrs, y sin tiempo para descansar. Nos tendramos que aguantar. Registro de prensa de la Casa de la Moneda fabulosa 400 ya estaba en marcha, y tuvimos que llegar por las cuatro a reclamar nuestro sonido - suite de prueba. Una revista de moda deportiva en Nueva York se haba cuidado de las reservaciones, junto con este enorme Chevy rojo convertible que simplemente habamos alquilado fuera mucho en el Sunset Strip. . . y yo era, despus de todo, un periodista profesional, as que tena la obligacin de cubrir la historia, para bien o para mal.