Vous êtes sur la page 1sur 36

JUAN CARLOS PORTANTIERO

CLASES DOMINANTES Y CRISIS POLITICA EN LA ARGENTINA ACTUAL

Estas notas forman parte de un intento de fundar, a partir del materialismo histórico, la relación 
específica que se plantea, en la argentina actual, entre el desarrollo de las contradicciones en el 
nivel económico­social y en el nivel político­social. *  El supuesto que opera detrás del análisis es 
que   entre   ambos   niveles   se   manifiesta   una   diferencia   de   “tiempos”   y   que,   por   lo   tanto,   el 
“descubrimiento” de la contradicción principal en el plano económico­social no implica encontrar 
a la misma simultáneamente “desplegada” en el plano político­social. Esa diferencia de tiempo 
de la contradicción sólo es eliminada a través de un proceso histórico y esa es precisamente, la 
tarea a resolver por toda estrategia revolucionaria correcta: la fusión de los tiempos disímiles de 
la contradicción sólo se consuma plenamente en el período de la revolución social.

El objeto del trabajo es, por lo tanto, el análisis de la coyuntura; el estudio de las reacciones de  
fuerza política  en la sociedad argentina. Su finalidad, inscribirse en la discusión y, por medio de 
ella, en la práctica de constitución de un bloque social de poder alternativo al dominante, que se 
consumará a  través de un proceso en cuyo punto de llegada las contradicciones tal cual se dan 
en el plano económico­social coincidirán con las que aparecen en la escena política.

En el trabajo distinguiremos dos niveles conceptuales. A uno lo llamaremos el de las “clases 
sociales”;   al   otro,   el   de   las   “fuerzas   sociales”.   El   segundo   no   puede   fundarse   sino   sobre   el 
primero, pero su constitución supone un proceso histórico relativamente autonomizado.

El   nivel   que   llamamos   de   las   clases   sociales   marca   “‘la   relación   de   fuerzas   sociales 
estrechamente ligadas a la estructura objetiva, independiente de la voluntad de los hombres”. El 
de las fuerzas sociales marcaría “la fase más estrictamente política, que señala el neto pasaje de 
la estructura a la esfera de las superestructuras complejas (...) la fase en la cual las ideologías ya 
existentes se transforman en partido”. (1)

Con los conceptos de clase social y fuerza social así definidos se conectan, respectivamente, el 
de “alianza de clases” y el de “bloque de fuerzas”, asociados entre sí de la misma manera que lo 
están los anteriores. Una alianza de clases supone una articulación de clases y fracciones de 
clase que el observador establece como “necesaria”, al margen de la voluntad de los actores, a 
través de la adjudicación de “intereses objetivos” en términos de la contradicción en el nivel de la 
estructura   de   una   formación   económico­social.   Las   clases   y   fracciones   así   agrupadas 
conforman, por lo tanto, un específico “campo de interés”.
El   bloque   de   fuerzas   supone,   en   cambio,   un   complejo   proceso   de   constitución   en   el   que 
interviene la conciencia y la voluntad de los actores sociales. Su escenario es la política y su 
objetivo   el   poder;   allí,   las   clases   sociales   (y   aun   otros   grupos   que   no   podrían   ser   definidos 
rigurosamente como tales) actúan a través de fuerzas sociales, es decir, como producto de un 
intercambio   entre   objetividad   y experiencia,   entre  estructura  y  superestructura,   entre   posición 
objetiva y organización voluntaria.

Tanto la alianza de clases como el bloque de fuerzas no son unidades indiferenciadas; en su 
interior operan también las contradicciones —aunque de grado secundario— y la relación entre 
los   componentes   no   es   simétrica:   uno   de   ellos   “domina”   sobre   el   resto.   Para   marcar   esa 
dominación en el nivel de los proyectos de las fuerzas sociales, del bloque de fuerzas, cuyo 
campo   de   constitución   es,   como   queda   dicho,   la   política,   reservamos   el   concepto   de 
“hegemonía”. Para el nivel de los intereses, de las clases, de la alianza de clases, cuyo campo 
de constitución es la economía, reservamos el concepto de “predominio”.

En este sentido, la clase o fracción de clase que es predominante en su campo de intereses no 
es automáticamente hegemónica en el bloque de fuerzas. Esto es válido para cualesquiera de 
los dos polos de la contradicción principal. Así, la clase o fracción de clase predominante en el 
interior  de las  clases propietarias  puede  no ser  hegemónica de las otras clases y fracciones 
pertenecientes a su mismo campo de intereses. En el otro extremo, clase o fracción de clase 
sobre cuya explotación se funda principalmente la dominación puede no ser hegemónica de las 
otras clases y fracciones pertenecientes a su mismo campo de intereses. En el otro 
extremo,   la   clase   o   fracción   de   clase   sobre   cuya   explotación   se   funda   principalmente   la 
dominación   puede   no   ser   hegemónica   de   las   otras   clases   y   fracciones   pertenecientes   a   su 
mismo campo de intereses.

Toda política orgánica de poder tiende a hacer compatible, en cada uno de  los  extremos,  el 


predominio con la hegemonía. La asincronía, en uno como en otro, puede perdurar bastante 
tiempo: esa situación constituye una de las claves principales de la coyuntura política argentina.

PREDOMINIO ECONÓMICO Y HEGEMONÍA POLÍTICA

El punto de partida de este análisis, al que se toma como dato, es el proceso de monopolización 
operado en la estructura productiva argentina.

En efecto, a partir de la década del 60 culmina un proceso de monopolización de los sectores 
fundamentales  de la economía y de creciente control de las actividades productivas y financieras 
por parte del capital extranjero.
Dicho   proceso   instala   como   fracción   de   clase   predominante   en   el   interior   de   los   grupos 
propietarios   a   la   gran   burguesía   industrial,   financiera   y   comercial   monopolista,   extranjera   o 
asociada   al   capital   extranjero,   desplazando   de   su  predominio   tradicional   a  la   gran   burguesía 
agraria.   Nuestra   intención   no   es   explicitar   los   mecanismos   que   operan   en   el   interior   de   la 
estructura económica, a los que damos por supuestos, sino examinar la forma de inflexión de 
esos datos en los otros niveles de las relaciones sociales, particularmente el político.

El predominio de la fracción monopolista en el terreno de la economía supone la apertura de una 
nueva etapa que fija las leyes generales de movimiento y constitución de las fuerzas sociales, al 
redefinir los campos de interés común de las clases. Lo que interesa ver, precisamente, es la 
forma   de   pasaje   entre   predominio   económico   y   hegemonía   política,   de   modo   tal   que   lo 
económico funcione efectivamente en el análisis como “determinación en última instancia”, es 
decir, como serie de parámetros que fijan los límites de variación posible de las relaciones de 
fuerza en los planos político e ideológico.

Una sociedad no aparece, obviamente, como una yuxtaposición de “niveles estructurales”, sino 
como un entretejido de relaciones sociales, de comportamientos de actores sociales. Parecería 
redundante recordarlo, pero ante la ola de nominalismo estructuralista que tiende —al menos en 
su uso vulgar— a fetichizar los instrumentos analíticos como si fueran estructuras concretas, la 
reiteración no es inútil. La sociedad, recuerda, Marx en su famosa carta de Annenov de 1846, es 
“el producto de la actividad recíproca de los hombres”. En la medida en que esa reciprocidad no 
está regulada por el azar sino que detrás de la misma opera una legalidad que le otorga sentido, 
las   distinciones   analíticas   que   propone   el   materialismo   histórico   tienen   la   finalidad   de   hacer 
inteligible lo que en la representación aparece como un caos. Es a partir de esa necesidad de 
explicación   que   tiene   sentido   postular   que   “la   sociedad   no   consiste   en   individuos   sino   que 
expresa   la   suma   de   las   relaciones   y   condiciones   en   las   que   los   individuos   se   encuentran 
recíprocamente situados” (2)  y que vale la diferenciación entre los “niveles” de la realidad social 
(estructuras económica, política, ideológica), entendiéndolos como categorías analíticas, como 
dimensiones que ayudan a explicar la interrelación de las estructuras concretas. La reificación de 
las categorías conduce, en cambio, a una revitalización del reformismo —alimentado por una 
lectura autosuficiente del prefacio de Marx a la Crítica de la Economía Política — según el cual la 
historia   sería   “producto”   de   las   estructuras,   mientras   la   acción   humana,   la   voluntad,   la 
experiencia, quedan reducidas a un rol subordinado.

Siguiendo estos supuestos, la pregunta que, según Gramsci, surge como central en el marxismo, 
esto   es,   cómo   de   la   estructura   nace   el   movimiento   histórico,   queda   sin   respuesta. 
Paradojalmente,  la  “rigurosidad”  en  el tratamiento de  las  leyes  que  rigen  la  estructura  puede 
transformarse así en virtual indeterminación para el campo de la política, sobre el que muy poco 
podría predecirse: por un camino sinuoso, el determinismo se convierte en espontaneísmo.
El nivel de análisis elegido para este trabajo es el de las relaciones de fuerza política, es decir, un 
espacio   en   el   que   operan   fuerzas   sociales,   en   el   que   los   conflictos   de   clase   aparecen 
transmutados como conflictos entre fuerzas, en el que las alianzas de clase buscan constituirse 
como   bloque   de   poder   a   través   de   un   proceso   relativamente   autónomo   de   la   determinación 
estructural, de un proceso complicado que califica la discontinuidad existente entre estructura y 
superestructura.
Pero esa distancia, que funda la autonomía de la política, no significa que ésta gire en el vacío. 
El   análisis   en   el   nivel   de   la   coyuntura   supone   una   caracterización   científica   de   la   etapa 
económica y de sus consecuencias en el nivel de las clases sociales. El examen de lo político no 
puede realizarse a espaldas de lo económico: se asocia con él, en la medida en que aparece 
como   condición   para   medir   la   desviación   o   la   correspondencia   entre   los   “tiempos”   de   la 
contradicción.

Una nueva etapa económica supone la definición primaria de nuevos actores sociales, a la vez 
que   determina   reajustes   en   los   campos   de   interés.   En   un   primer   momento   los   nuevos 
protagonistas   aparecen   definidos   objetivamente   en   el   nivel   de   las   clases;   su   representación 
social y política, sin embargo, se demorará. Durante todo un período el espacio de la política 
estará   primordialmente   ocupado   por   núcleos   residuales,   fuerzas   sociales   y   grupos   políticos 
demorados cuyas respuestas apuntan a preguntas planteadas durante la etapa anterior y que 
sólo en ella podían ser satisfechas. Estos rezagos que desvían o amortiguan las nuevas líneas 
de conflicto social planteadas por los cambios en la economía, pueden ser, en el corto plazo, 
factor principal de las decisiones políticas: desautorizados históricamente en el nivel estructural, 
“vaciados”   ya   de   contenido   si   se   los   observa   desde   el   futuro,   suelen   manifestarse   como 
protagonistas principales en el plano político presente.

Una situación en que los nuevos encuadramientos de clase no se encarnan en fuerzas sociales 
que   se   correspondan   con   ellas   no   es   excepcional:   una   etapa   se   cierra   primero   en   el   plano 
económico­social que en el plano político.

Nuestra hipótesis central es que esa situación se da hoy en la sociedad argentina con un arrastre 
de casi dos décadas: desde mediados de los años cincuenta, cuando entra en crisis el ciclo de 
industrialización sustitutiva, al ritmo del cual se desarrollaron, durante veinte años, las fuerzas 
productivas en el país.

Nuestro punto de partida para el análisis de una sociedad y de una coyuntura es la lucha de 
clases. Desde la perspectiva del materialismo histórico sólo ese examen nos permite determinar 
la contradicción principal, las contradicciones secundarias o subordinadas y las relaciones entre 
ambas.   Descubrir   la   contradicción   principal   supone,   según   Mao,   “descartar   la   arbitrariedad 
subjetiva”; su dilucidación se mueve por lo tanto en el nivel objetivo, el de los campos de interés, 
el de las clases, sus enfrentamientos y sus alianzas. Gramsci calificará este momento como el 
primer grado en el análisis de la relación de fuerzas, “que puede ser medida con los sistemas de 
las ciencias exactas o físicas”. (3)
Este nivel es fundante pero no agota el análisis de la realidad, no nos instala aún en el espacio  
político    de   la   lucha   de   clases.   “El   desarrollo   de   los   aspectos   contradictorios   en   cualquier 
contradicción  es  siempre   desigual”,  señala  Mao,   y  esa   desigualdad,   que  marca  los  aspectos 
principal y secundario de la contradicción, tiene que ver con la voluntad, penetra en el nivel de 
las superestructuras. “En un proceso determinado o en una etapa determinada del desarrollo de 
una contradicción, el aspecto principal es A y el aspecto secundario es B, pero en otra etapa o en 
otro   proceso,   los   papeles   se   invierten;   éste   cambio   está   determinado   por   la   extensión   del 
crecimiento o disminución de la fuerza con que cada uno de los dos aspectos lucha contra el otro 
en el desarrollo de las cosas” (4). Sólo el “esfuerzo de los revolucionarios”, anota Mao, hará que 
las circunstancias desfavorables se truequen en favorables.

Estamos ya en el segundo grado gramsciano del análisis de la relación de fuerzas, el político que 
valora,   de   acuerdo   con   Gramsci,   “el  grado   de   homogeneidad,   autoconciencia   y   organización 
alcanzado   por   los   diversos   grupos   sociales”.   Es   decir,   entramos   en   el   nivel   de   las   fuerzas 
sociales,   en   el   de   la   correspondencia,   analizada   como   proceso,   entre   estructura   y 
superestructura.

LA CONTRADICCION PRINCIPAL EN LA ARGENTINA

Es   a  partir   del   análisis   de   esa   “realidad   rebelde”   que,   en  términos  gramscianos   conforma   el 
primer   grado   de   la   relación   de   fuerzas,   que   puede   determinarse   objetivamente   el   “tipo”   de 
sociedad   (abarcando   en   la   definición   simultáneamente   la   “contradicción   principal”   y   las 
“contradicciones secundarias” que operan en el nivel estructural), así como el “tipo de revolución” 
que tal sociedad puede plantearse con realismo.

Este análisis incluye, desde el momento en que el capitalismo es un sistema mundial, no sólo las 
relaciones 

sociales objetivas que predominan en el interior de cada sociedad nacional, sino los nexos que 
ligan   a   ésta   con   el   sistema   internacional   capitalista,   entendiendo   a   éste   no   como   “la 
yuxtaposición de sistemas capitalistas nacionales”, sino como una red integrada de relaciones 
cuyo eje es la acumulación a escala mundial. (5)

La Argentina formaría parte, así, del conjunto de sociedades capitalistas dependientes. Decimos 
que es capitalista porque tanto en la ciudad como en el campo, predominan abiertamente las 
relaciones   capitalistas   de   producción,   distribución,   consumo   e  intercambio.   Partiendo  de  este 
análisis   de   la   lucha   de   clases   en   el   plano   social,   la   contradicción   principal   aparecería   como 
contradicción entre fuerza de trabajo y capital, entre proletariado y burguesía, de acuerdo con el 
grado de desarrollo de las fuerzas productivas y el tipo de relaciones de propiedad dominantes.
Pero añadimos que la sociedad argentina es dependiente, esto es, forma parte de los países 
llamados del “Tercer Mundo”, insertados en una división internacional del trabajo establecida por 
las naciones imperialistas. La dependencia que oprime a la Argentina sería así una relación de 
subordinación   entre   naciones   formalmente   independientes,   en   cuyo   marco   las   relaciones   de 
producción   de   las   naciones   subordinadas   son   modificadas   o   recreadas   para   asegurar   la 
reproducción ampliada de la dependencia”  (6). Para algunos, el significado de la dependencia 
sobre la sociedad argentina como totalidad sería de tal magnitud, que la contradicción principal 
se redefiniría como antagonismo entre Nación e Imperialismo.

En buena medida, tácita o explícitamente, la discusión de las estrategias políticas revolucionarias 
gira alrededor de esas posiciones extremas que, al ubicar ambas el eje de la lucha de clases en 
el marco nacional y no en el del capitalismo como sistema mundial, disocian alternativamente a 
los dos componentes de la definición, enfatizando sea el capitalismo como sistema nacional de 
estratificación o a la dependencia como sistema mundial de estratificación.

Lo   correcto   parece   ser   encontrar   el   punto   en   que   ambas   variables   se   articulan,   tal   como   lo 
plantea la moderna teoría marxista de la dependencia: “la controversia —señala Amin— podrá 
superarse únicamente si se considera que la lucha de clases no se desenvuelve dentro de los 
cuadros nacionales, sino en el cuadro del sistema mundial” (7).

Empíricamente,   para   el   caso   argentino,   que   es  un   grado   dentro   de  la   escala   de  capitalismo 
dependiente,   ese   plano   de   articulación   sólo   puede   encontrarse   a   través   del   examen   de   las 
características   con   que   opera   actualmente   el   capital   imperialista,   superada   la   etapa   de 
dependencia   con   relación   a   Gran   Bretaña   y   de   crecimiento   “hacia   afuera”   de   las   fuerzas 
productivas. Desde ese momento, ubicable muchas décadas atrás, el imperialismo dejó de ser 
un   factor   primordialmente   “externo”   para   transformarse   básicamente   en   “interno”,   en   pivote 
estructural de la economía. La Argentina siempre ha sido una sociedad con escaso poder de 
decisión, pero esa subordinación, actualmente, se ha “interiorizado” mucho más, fusionando al 
imperialismo   con   la   estructura   productiva   local   más   desarrollada:   no   estamos   enfrentando 
solamente   a   una   “bomba   de   succión”   exterior   al   sistema   sino   a   un   componente   interno, 
expresado en el control del capital extranjero sobre los centros más dinámicos de la actividad 
industrial, constituido así en factor decisivo para la expansión de las relaciones capitalistas de 
producción.

A   partir   de   esta   característica,   la   contradicción   principal   en   la   Argentina   se   establece   por   el 


antagonismo entre dos campos de interés, dos alianzas de clase, lideradas respectivamente por 
el   capital   imperialista   enraizado   en   la   estructura   productiva   y   por   la   fracción   del   proletariado 
directamente explotada por él. 
Extendiendo a la sociedad global la definición que Serge Mallet utiliza específicamente para el 
mundo  obrero,  esta  contradicción  entre  burguesía  monopolista y proletariado  industrial,  en el 
espacio de la fábrica dominada por el capital imperialista, constituiría —claramente desde los 
años   60—   el   “nudo   estructural”   de   la   sociedad,   el   terreno   de   constitución   de   las   principales 
fuerzas en pugna.

Ambos sectores predominarían, a su vez, en el interior de sus campos de interés sobre otras 
clases   o   fracciones,   por   lo   que   un   segundo   paso   en   el   análisis   debe   lleva   a   determinar 
empíricamente   la   composición   específica   de   cada   una   de   estas   alianzas,   así   como   las 
contradicciones secundarias que operan en el interior de cada una de ellas.

Pero todo esto, por más refinado que resulte el análisis (y está claro que cuanto más lo sea 
mejores   podrán   resultar   a   posteriori   las   conclusiones   políticas)   nos   mantendrá   todavía   en   el 
examen   del   nivel   económico­social   de   la   contradicción,   sin   relacionarlo   con   la   diferencia   de 
“tiempos” que lo alejan de los otros niveles. Lo que nos marcaría es “el grado de realismo y 
posibilidad   de   realización”   (Gramsci)   de   las   luchas   políticas   e   ideológicas;   es   decir,   la 
“determinación en última instancia” del movimiento de lo económico sobre el movimiento de las 
otras instancias.

Pasar   de   ese   nivel   al   de   las   relaciones   de   fuerza   políticas   supone   una   discontinuidad,   una 
ruptura: en el plano del examen de coyuntura decir que la contradicción principal en la Argentina 
actual se da entre proletariado y capital imperialista es sólo fijar un punto de partida no un punto 
de llegada, en tanto éste sólo puede hallarse en el espacio de la lucha concreta por el poder 
político. Pero, a la vez, la eficacia de esa lucha desde el punto de vista revolucionario no puede 
fundarse   sin   tomar   como   básico   como   determinante,   al   nivel   económico­social   de   la 
contradicción.   No   hay,   en   una   palabra,   posibilidad   de   constitución   de   un   bloque   social   de 
alternativa destinado a reemplazar revolucionariamente al estado actual, sin un “descubrimiento” 
científico de las alianzas de clases que expresan campos de intereses antagónicos y del papel 
predominante que en una u otra de ellas tiene objetivamente una fracción de esas clases. Y esto, 
porque   la   base   de   toda   estrategia   eficaz   es   el   logro   de   la   correspondencia   entre   el   nivel 
económico­social de la contradicción  y el nivel político­social.

Esta relación entre niveles no siempre aparece articulada en la discusión política e ideológica de 
los  grupos   que  en  la   Argentina   se  postulan  como  revolucionarios.   La  trabazón  entre   las   dos 
instancias   de   la   contradicción   se   disocia,   sea   en   un   socialismo   que   puede   acertar   en   el 
pronóstico  a largo  plazo  pero  que  se muestra  ineficaz para  operar  en la  coyuntura,  o  en  un 
politicismo que puede acertar en la descripción del momento presente pero que por desconocer 
toda ley que opere más allá de la realidad visible, resulta incapaz de proyectar una estrategia 
ofensiva a largo plazo.
El camino propuesto por el marxismo, cuando opera como teoría de la historia y como principio 
de dirección política, es otro: relacionar los dos niveles, establecer desde el punto de vista de la 
clase que lidera el campo objetivo de la revolución cuál es el grado de correspondencia que 
existe entre sus intereses y su actualización en el espacio de la política de poder. Y estudiar 
también el mismo proceso en el otro campo, relacionar predominio y hegemonía en el interior del 
otro bloque. Por ello, todo análisis de coyuntura (y una línea política no es otra cosa que eso) 
supone integrar el examen del sistema de contradicciones —de la lucha de clases— tal cual se 
da en la estructura (para definir así el “tipo” de revolución y las condiciones de constitución de las 
fuerzas sociales) con la especificación de los aspectos principal y subordinado de ese sistema de 
contradicciones, esto es, con la discriminación acerca de la relación de fuerzas políticas tal cual 
ella se da, que es lo que marca en definitiva la característica de la etapa. Es en ese sentido que 
el análisis de coyuntura fusiona sociología y política.

EL EMPATE HEGEMONICO

Hemos considerado la contradicción principal en la Argentina de hoy como aquella que enfrenta 
al proletariado con el capital monopolista. Pero, especificando una definición política de la etapa 
actual, agregamos ahora que las líneas generales del proceso desde 1955 se encuadran dentro 
de lo que llamaríamos fase de no correspondencia entre nueva dominación económica y nueva  
hegemonía política.

Con esta definición nos ubicamos en el plano en que ya se articulan los niveles económico y 
político: el de la determinación del aspecto principal de la contradicción. El supuesto es que dicho 
aspecto está desempeñado en la coyuntura argentina por el conjunto de las clases dominantes y 
por las fuerzas sociales que las representan, las cuales, aunque con dificultades para resolver 
dentro de su bloque el problema de la hegemonía, se hallan en una etapa de ofensiva en la que 
por momentos aparecen —como resultado de las presiones de las clases dominadas y de las 
contradicciones que operan en el interior del bloque dominante— situaciones de equilibrio de 
fuerzas,   que,   como   en   el   presente   pueden   dar   lugar   a   un   repliegue   político   del   capital 
monopolista.

Todo este período en el que la iniciativa política puede encuadrarse dentro de los intentos de la 
fracción monopolista del capitalismo por transformar su predominio económico en hegemonía, se 
resume en los siguientes rasgos característicos:

1­ Situación de ofensiva general de las clases dominantes.

2­   Fragmentaciones   en   el   interior   de   ese   bloque   como   resultado   de   la   aparición   de 


contradicciones de tipo secundario entre las clases y fracciones que lo integran;
3­ Proyección de esas fragmentaciones en el plano político (lucha por la hegemonía) a través de 
la aparición de proyectos alternativos y de división y reparto de control sobre distintos aparatos 
sociales (Fuerzas Armadas, partidos políticos, burocracia sindical, etc.).

4­   Situación   de   “empate   hegemónico”   —que   en   los   momentos   críticos   asume   formas   de 
“vacancia hegemónica”— en el interior del bloque, aunque a la larga el proceso opere en favor 
de la fracción económicamente dominante —el capital monopolista— a un costo mayor que el 
esperado.

Esta descripción de los rasgos más característicos de la etapa está concebida a partir de las 
clases dominantes, porque su ofensiva marca el aspecto principal de la contradicción. Parecería, 
por   lo   tanto,   que   las   clases   dominadas   no   tienen   ninguna   presencia   política   y   no   ejercen, 
correlativamente, ninguna influencia en los desplazamientos que se operan en el poder, en la 
incapacidad que manifiesta el sector predominante para transformarse en hegemónico.

La situación, por supuesto, no es ésta, ni teórica ni empíricamente. Todo análisis de coyuntura es 
análisis de una relación   entre fuerzas dominantes y dominadas, en que el movimiento de unas 
supone el desplazamiento de otras. Por ello, si una etapa puede ser leída analíticamente desde 
dos   ópticas,   en   la   perspectiva   de   las   clases   dominantes   y   en   la   de   las   clases   dominadas 
siempre, en la realidad, una aparece como reverso de la otra, como pares que se condicionan 
mutuamente y que sólo analíticamente pueden ser aislados.

Cuando caracterizamos, por ejemplo, a la situación argentina como una situación de asimetría 
entre predominio económico y hegemonía política, estamos haciendo referencia, en términos de 
las clases dominantes, a la existencia de una situación de “crisis orgánica”. Pero una situación de 
crisis   orgánica   es   siempre,   potencialmente,   para   las   clases   dominadas,   una   “situación 
revolucionaria”. En este sentido, los rasgos de una y otra se complementan.

Para Gramsci, una crisis orgánica es aquella en que “los partidos tradicionales con la forma de 
organización que presentan, con aquellos hombres que los constituyen, representan y dirigen ya 
no son  reconocidos  como expresión  propia  de su  clase  o de una  fracción de ellas”  (8). Esto 
origina   una   “crisis   de   autoridad”   que   tiende   a   reforzar   “la   posición   relativa   del   poder   de   la 
burocracia   (civil   y   militar),   de   las   altas   finanzas,   de   la   Iglesia   y   en   general   de   todos   los 
organismos relativamente independientes de las fluctuaciones de la opinión pública”.

El punto de partida de una “situación revolucionaria” según Lenin se define por rasgos parecidos: 
“crisis en las alturas” y crecimiento de la movilización (9). Pero lo que Lenin enfatiza en ese texto 
son las condiciones para que esa crisis de hegemonía, que desde la perspectiva de las clases 
dominadas conforma una situación revolucionaria, se transforme en crisis revolucionaria.

Nuestro esfuerzo se orientará hacia el enfoque de la situación en términos de crisis orgánica, es 
decir,  en un nivel en el que la presencia de las clases dominadas opera sólo en un segundo  
plano.
En estos términos, una caracterización particularizada de la coyuntura actual se resumiría en 
estos rasgos:

1­ Mantenimiento crónico de una situación de crisis orgánica que no se resuelve como nueva 
hegemonía por parte de la fracción capitalista predominante ni como crisis revolucionaria para 
las clases dominadas.

2­   Predominio   de   soluciones   de   compromiso   en   las   que   “fuerzas   intermedias”,   que   no 


representan consecuentemente y a largo plazo los intereses de ninguna de las clases polares del 
“nudo estructural” ocupan el escenario de la política como  alternativas principales, aun cuando 
su   constitución   sea   residual   y   su   contenido   heterogéneo   inexpresivo   de   las   nuevas 
contradicciones   generadas   por   el   desarrollo   del   capitalismo   monopolista   dependiente   en   la 
Argentina.
Con estos alcances tendría sentido una definición de la situación de hoy en el plano  político­
social  como de “empate”: “Cada uno de los grupos tiene suficiente energía como para vetar los 
proyectos elaborados por los otros, pero ninguno logra reunir las fuerzas necesarias para dirigir 
el país como le agradaría”.

Nuestra hipótesis es que a raíz de esa situación se halla en que ninguna de las clases sociales 
que lidera los polos de la contradicción principal (capital monopolista/proletariado industrial) y 
que   son   por   ello   objetivamente   dominantes   en   su   respectivo   campo   de   alianzas   ha   logrado 
transformarse en hegemónica de un bloque de fuerzas sociales. 

El golpe de Estado del 28 de junio de 1966 significa en la historia política argentina algo más que 
un mero relevo de gobierno por vía de la típica insurrección cuartelera latinoamericana: se trata 
del intento más decidido realizado hasta hoy por la fracción dominante en el nivel económico­
social, para superar a su favor una situación de crisis orgánica y transformar ese predominio en 
hegemonía.

Su punto de partida es, en ese sentido, similar al del alzamiento militar ocurrido en Brasil en 
1964. Los resultados sin embargo, han sido distintos: mientras en Brasil el capital monopolista 
logró,   a   través   de   la   consolidación   de   una   oligarquía   militar­industrial,   superar   la   “crisis   de 
autoridad”   en   la   Argentina   la   crisis   hegemónica   se   mantiene   en   los   términos   iniciales,   aun 
cuando en el nivel económico el predominio del capital monopolista se haya acentuado desde 
entonces.
Pero esa  potencia  económica  no pudo  transformarse en  potencia  política; los  nuevos grupos 
dominantes  en  el  terreno   de  la  producción  no  fueron   grupos   dominantes  en  el  terreno  de  la 
producción no fueron capaces de crear nuevas fuerzas sociales estables que los representaran o 
de utilizar a su favor  las prexistentes. Su hegemonía sólo se expresó en la fase en que, dentro 
de   la   relación   permanente   violencia­consenso,   predominó   abiertamente   la   primera,   es   decir, 
hasta mediados de 1969. Pero cuando esa violencia engendró su réplica, la fórmula de poder a 
diferencia   del  caso   brasileño,   se   desequilibró.   El  intento   por   buscar,   a  partir  de   ese   fracaso, 
nuevos   mecanismos   consensuales,   tampoco   tuvo   éxito:   hoy,  en   la   escena   política   vuelven  a 
dominar   los   desalojados   en   1966,   con   lo   que   la   situación   de   crisis   orgánica   que   provocó   el 
estallido de la “Revolución Argentina” sigue en pie, agravada para el capital monopolista por la 
participación que en el bloque político triunfante el 11 de marzo tienen fuerzas que representan 
abiertamente   tendencias   socialistas,   fuerzas   cuya   movilización   fue   decisiva   para   la   victoria 
electoral, pero cuyo nivel de organicidad es aún bajo.

Los protagonistas centrales de ese movimiento pendular sin triunfadores políticos netos son, en 
el primer nivel estructural, el capital monopolista extranjero o asociado con el imperialismo; el 
capital   nacional   y   una   rama   particularmente   importante   de   éste,   la   burguesía   agraria. 
Políticamente estos grupos se han expresado predominantemente a través de cuatro actores: los 
partidos   políticos,   las   Fuerzas   Armadas,   la   burocracia   sindical   y   una   nueva   conjunción   que 
llamaremos el “establishment”, integrado por tecnócratas y por representantes directos de capital 
monopolista que al margen de los partidos, asumen roles de élite política.

La coyuntura arranca con una ofensiva hegemónica del capital monopolista que se consolida, en 
el primer período de la Revolución Argentina durante el lapso que podríamos personalizar en la 
pareja   Onganía­Krieger   Vasena.   En   esa   etapa   efectivamente,   el   predominio   del   capital 
monopolista se transformó en hegemonía dentro del bloque dominante, y el capital nacional y la 
burguesía   agraria   debieron   supeditarse   políticamente   a   él.   Ello   se   logró   a   través   del 
establecimiento   de   una   nueva   fórmula   de   poder   que   arrasó   con   el  régimen   de  partidos   y  lo 
suplantó con una coalición entre las Fuerzas Armadas y el establishment,   la que se intentó 
agregar a la burocracia sindical.

Esta fórmula aparecía como la respuesta más coherente en el nivel de las fuerzas sociales para 
las necesidades que la lógica del desarrollo capitalista venía planteando desde tiempo atrás. 
Queremos decir con ello que los contenidos del movimiento de 1966 estaban ya larvadamente 
diseñados cuando encontró su techo, a mediados de la década del 50, el modelo de crecimiento 
capitalista vigente hasta entonces. A partir de ese momento la historia de las clases dominantes 
argentinas es la historia, zigzagueante, de la búsqueda de ajustes entre las nuevas condiciones 
económicas y las estructuras políticas.

Estas nuevas condiciones económicas suponen la necesidad de un proyecto de crecimiento a 
largo plazo caracterizado por cambios de orientación en la política frente al capital extranjero, 
frente a la promoción industrial 
y   frente   a   la   política   laboral,   tendientes   a   favorecer   un   modelo   de   acumulación   adaptado   al 
crecimiento de los sectores monopolistas.

Una orientación de ese tipo en los grupos predominantes de la burguesía es posible comenzar a 
detectarla, a partir de la crisis de 1952, como un intento dirigido desde entonces a concluir con la 
política distribucionista y con la ineficacia de las empresas surgidas al amparo del proteccionismo 
y   del   proceso   inflacionario   y   a   utilizar   el   poder   del   Estado   para   obtener   el   desarrollo   de   las 
economías externas requeridas por su propia dinámica de crecimiento, sólo posibles a través de 
una acción pública que incrementase las inversiones en obras de infraestructura y, por lo tanto, 
racionalizara el desempeño del Estado mediante la eliminación de gastos improductivos.

Ese proceso no encontró, durante años,sino ecos adormecidos en el poder político, siendo que, 
como en todo salto en el desarrollo capitalista el papel a cumplir por el Estado resultaba una 
variable imprescindible. Finalmente, en 1966, como antes en 1930 y en 1943, fueron las Fuerzas 
Armadas quienes, encaramándose en el proceso de desarrollo del capitalismo, disolvieron las 
estructuras políticas anteriores y se transformaron en dinamizadoras de la nueva etapa.

Las   Fuerzas   Armadas   completan   así   en   1966   un   ciclo   político   cuya   primera   versión   había 
estallado   en   1955   con   el  derrocamiento  del   nacionalismo   popular   peronista,   operado   cuando 
tenían   lugar   los   primeros   síntomas   de   la   crisis.   Desde   ese   momento,   es   decir,   desde   al 
agotamiento del tramo industrializador sustitutivo de importaciones de manufactura liviana, se 
planteaban para el futuro del capitalismo en la Argentina dos alternativas básicas. Una, forzar la 
marcha llevada hasta entonces por el peronismo hacia un modelo de desarrollo basado en una 
sólida alianza entre el Estado y el capital nacional para estatizar los centros fundamentales de 
acumulación.

Otra, crea las condiciones para una etapa del desarrollo capitalista en la Argentina, mediante la 
implementación de políticas que, acentuando la dependencia, fueran capaces de garantizarle a 
los sectores más concentrados el control de la economía.

Quedaba, por supuesto, una tercera y residual alternativa: la instrumentación de una política de 
compromisos constantes entre las clases y fracciones de clase dominantes por la que el Estado 
se transforma en una suerte de campo neutro donde todas ellas compiten, obteniendo beneficios 
inmediatos según la fuerza de su presión.

El   derrocamiento   del   nacionalismo   popular   descartó   la   posibilidad   de   un   desarrollo   vía 


capitalismo   de   Estado,   pero   también   condujo   al   establecimiento   de   una   nueva   hegemonía 
mediante   la   cual   el   conjunto   de   las   clases   dominantes   acatara   la   dirección   del   capital 
monopolista.
En primer lugar, porque en el nivel económico el proceso de predominio de capital monopolista 
no estaba aún consolidado y el poder de las otras fracciones de clase, en especial la burguesía 
agraria, era muy grande. En segundo lugar, porque la fórmula de poder se construyó alrededor 
del consenso que podían prestar los partidos políticos, ligados en su mayoría con los proyectos 
de capital nacional y la burguesía agraria.

Esta fórmula de poder, en la que los partidos políticos debían jugar un rol protagónico, fracasó: la 
llamada “Revolución Libertadora” de 1955 fue, quizás, el último intento orgánico de la burguesía 
agraria por mantener un rol hegemónico en el bloque dominante.

Sobre   ese   fracaso   aparece   en   1958,   la   alternativa   de   Frondizi.   Básicamente   el   gobierno   de 
Frondizi   es   un   capítulo   del   proceso   de   maduración   de   los   intentos   hegemónicos   de   capital 
monopolista y del afianzamiento de su predominio en el terreno económico, por el aliento dado 
entonces a la radicación de inversiones extranjeras.

En   el   plano   político   la   etapa   supone   la   emergencia,   en   la   fórmula   de   poder   que   se   busca 


instaurar, de nuevas fuerzas sociales: el establishment, que comienza a asumir roles importantes 
en el aparato del Estado, y la burocracia sindical. Entretanto, el sistema de partidos políticos es 
relegado a un segundo plano, hasta el punto que incluso se arrastra a una virtual disolución al 
propio   aparato   partidario   oficialista:   el   “frondizismo”   es   mucho   más   “desarrollismo”   que 
“radicalismo intransigente”.

El intento de estabilizar una nueva fórmula de poder, sin embargo fracasó. En un plano, porque 
pese a permitir el avance de capital monopolista sobre las otras fracciones buscó constituirse en 
factor unificador de conjunto 
de la burguesía. La hegemonía de capital monopolista supone el sacrificio de sectores de las 
clases dominantes; en la experiencia llevada a cabo entre 1958 y 1962 se trató en cambio, de 
articular una política que mantuviera simultáneamente los niveles de protección para el capital 
nacional,   que   siguiera   transfiriendo   ingresos   a   la   burguesía   agraria   y   que   garantizara   altos 
beneficios para el capital monopolista.
Todo ello, en los hechos, se contrarrestaba y traía como consecuencia un acentuamiento de la 
ineficacia   del   sistema   en   términos   de   su   funcionalidad   para   la   fracción   predominante.   Como 
modelo, el propuesto por el desarrollismo quedó así como un intento pragmático de compromiso 
entre todos los grupos dominantes locales y el capital extranjero. A diferencia del ciclo de la 
Revolución Libertadora, que sólo intentó resarcir a la burguesía agraria y al imperialismo de las 
pérdidas que le infligiera el nacionalismo popular, el frondizismo proyectó ir más allá y superar los 
límites ya exhaustos de la industrialización liviana, mediante el pasaje a una etapa de desarrollo 
de ramas industriales más estratégicas. Pero ese objetivo sólo puede lograrse, en el cuadro de 
las relaciones capitalistas, entregándole al Estado las llaves de la acumulación o poniendo al 
Estado   al   servicio   del   capital   monopolista.   Al   fracasar   en   sus   objetivos   económicos   por   su 
incapacidad   para   consolidar   un   proyecto   consistente,   el   frondizismo   fracasó   también   en   la 
construcción   del   esquema   del   poder:   no   pudo   satisfacer   las   necesidades   que   planteaba   la 
coalición   con   la   burocracia   sindical   ni   con   las   Fuerzas   Armadas,   no   satisfizo   totalmente   al 
establishment y no logró construir una alternativa frente al sistema de partidos políticos que se le 
oponían   desde   la   tribuna   parlamentaria.   Cuando   a   principios   de   1962   fué   desalojado,   su 
legitimidad era nula y el vacío hegemónico se planteaba. Quedaba como saldo, como soporte 
para la nueva etapa, el fortalecimiento de las posiciones económicas del capital monopolista. 
Pese   a   ello,   los   primeros   pasos   del   régimen   militar   posfrondizista   parecieron   marcar   una 
resurrección de la gran burguesía agraria. Duró poco: el ministerio de Economía de Federico 
Pinedo, en 1962 fué como el último estallido victorioso de una ofensiva de la vieja oligarquía.

Tras  ese   episodio  surge  una  suerte  de  “ensayo  general”  en  el  que   dos  de  los  protagonistas 
principales del movimiento militar de 1966 aprontan sus efectivos; la constitución de una nueva 
élite   político­militar,   el   ascenso   a   funciones   de   gobierno   de   una   burocracia   formada   por 
tecnócratas   y   asesores   del   capital   monopolista,   esto   es,   la   coalición   entre   establishment   y 
Fuerzas Armadas que caracterizará el primer tramo de la Revolución Argentina, tiene su anticipo 
en el gobierno de José María Guido, entre 1962 y 1963.

Pero esta élite no estaba, sin embargo, lo suficientemente fortalecida en 1963 como para otorgar 
salida hegemónica a un proceso que en lo económico ya estaba maduro. Es sobre la base de 
esta reiteración de una vacancia, que los partidos políticos resurgen de sus cenizas y forjan el 
gobierno de Arturo Illia; tras ellos el capital nacional y la burguesía agraria, sus tradicionales 
soportes históricos, recuperan posiciones perdidas y, entre 1963 y 1966, jaquean, a veces con 
éxito, al capital monopolista que carecía de expresión política estable.

Pero este triunfo de los partidos políticos y de las clases que son expresadas por ellos debía ser 
efímero:   iba   a   contramano   de   la   lógica   del   desarrollo   capitalista,   suponía   un   desfasamiento 
demasiado grande entre economía y política.
Los partidos políticos, como categoría institucional, suponen la vigencia de un sistema particular 
de   toma   de   decisiones.   Ese   sistema   incluye,   básicamente,   un   escenario   y   determinadas 
condiciones para su constitución: el escenario es el parlamento y su condición de existencia, la 
consulta electoral periódica. En la Argentina, dadas las características de reclutamiento de la 
“clase   política”,   los   partidos   tienden   a   ser   la   expresión   política   predominante   del   capitalismo 
nacional, urbano y rural.

El parlamento es así una tribuna en la que confluyen múltiples intereses “particularistas”, el único 
recinto en el que las clases y fracciones de clase económicamente subordinadas en la alianza 
dominante pueden llegar a predominar políticamente. En esa suma de intereses particularistas 
expresados en el parlamento, se incluyen también los del capital monopolista, pero la condición 
para su coexistencia es el estado de compromiso permanente. Un compromiso que debe abarcar 
además, en alguna medida, a las clases populares, porque las consultas electorales periódicas 
suponen la asunción, aunque fuere retórica, de intereses “universalistas”. En el parlamento, el 
capital   monopolista   es   llevado   a   la   mesa   de   negociaciones   y   su   presencia   en   ella   es 
subordinada.   La   elaboración   de   un   proyecto   hegemónico   no   pasa   por   su   presencia   en   ese 
escenario:   se   desplaza   hacia   otros   centros   de   decisión   política:   las   Fuerzas   Armadas,   la 
tecnocracia ubicada en el aparato del Estado y la burocracia sindical, con la que está relacionada 
por el “toma y daca” del conflicto económico.

El proceso lleva a los partidos políticos y a las instituciones en que ellos actúan a girar en el 
vacío.   Un   resultado   que   en   la   Argentina   no   fue   difícil   de   conseguir   dada,   por   añadidura,   la 
situación   de   proscripción   política   de   las   grandes   masas   populares   que   no   se   sentían 
representadas   a   través   del   sistema   de   partidos.   Este   hecho,   sumado   a   la   carencia   de 
representatividad de los intereses económicamente predominantes, llevó en 1966 al completo 
desgaste institucional.

Cuando   en   junio   de   ese   año   los   militares   toman   por   asalto   el   poder   y   utilizan   como   una 
explicación de su alzamiento el deterioro de los partidos políticos decían una verdad: su “crisis de 
autoridad”   era   total.   La   acumulación   de   capital,   el   incremento   de   la   eficacia   del   sistema 
económico,  la   racionalización  de  las   actividades   públicas,   eran   demandas  que  se   asentaban 
sobre la lógica del desarrollo capitalista: ellas imponían nuevas políticas, contradictorias con las 
aspiraciones   de   las   masas   populares   y   con   los   intereses   de   las   clases   económicamente 
subordinadas de bloque dominante. No estaba en la capacidad del sistema de partidos asumir 
esas tareas: es a ese cuello de botella político de desarrollo capitalista que el golpe de junio 
viene a poner fin.

A LA BÚSQUEDA DE UNA NUEVA HEGEMONÍA
El plan monopolista en la economía tiene como correlato, en la política, a un modelo de Estado 
autoritario   que   concentre   el   poder   asociando   los   núcleos   de   decisión   económica   con   los   de 
decisión política. La nueva organización del capitalismo, en la que el Estado debe jugar un fuerte 
papel   intervencionista   como   dinamizador   de   la   economía,   obliga   a   concentrar   el   poder 
fragmentado. El Parlamento —institución concurrencial en la que los partidos son portadores de 
las presiones de todas las fracciones en que se divide la clase dominante— pierde así vigencia: 
en ese mercado político, desfasado con respecto al mercado económico, los desplazados suelen 
ser los vencedores. La lógica del desarrollo monopolista no tolera ese desencaje entre economía 
y política: el Parlamento y los partidos, por ello desaparecen   o se subalternizan y en su lugar 
emerge     la   autoridad     presidencial   y   la   presencia   de   los   tecnócratas   y   aun   de   los   propios 
gerentes del capital en las cúspides de la burocracia.

Esta ley se expresa en cada sociedad según características particulares. En la Argentina de 1966 
fueron las Fuerzas Armadas sus agentes desencadenantes, al tomar el poder para garantizar, de 
hecho, las condiciones políticas de la dominación monopolista. Al lado de las Fuerzas Armadas, 
la   nueva   hegemonía   quiso   fundarse   con   el   agregado   de   otras   dos   fuerzas   sociales:   el 
establishment   y   la   burocracia   sindical.   En   esa   asociación   debía   encontrarse   una   fórmula   de 
poder que fuera expresiva, en el plano político, de la etapa capitalista monopolista dependiente. 
Pero ese alineamiento nunca pudo estructurarse como una verdadera coalición, con lo que el 
proyecto hegemónico manifestó siempre extrema vulnerabilidad hasta estallar, por fin, en 1970: 
enfrentados   a   una   fusión   de   contradicciones   que   abarcaba   a   fracciones   desplazadas 
pertenecientes   a   las   clases   dominantes   y   al   conjunto   de   las   clases   dominadas   y   que   se 
expresaba en lo económico, en lo político y en lo ideológico, los soportes socio­políticos del plan 
monopolista vacilaron, volviendo a crear un vacío de autoridad.

En   su   discurso   de   marzo   de   1967   anunciando   la   nueva   política   económica,   Krieger   Vasena, 


cabeza del establishment asentado en el poder, había fijado los rasgos del proyecto y anticipado 
sus consecuencias sociales: “Lo que buscan las autoridades del país es evitar la transferencia de 
ingresos en gran escala de unos sectores a otros. Dentro de cada sector se desea premiar a los  
más eficientes y que este premio sea el resultado de su propio esfuerzo”. (11)

El reinado del capital monopolista, entendido como proyecto racionalizador del sistema, supone 
—y ese era el sentido de las palabras de Krieger Vasena— la eliminación de lo periférico, de lo 
“artificial”. Si la primera etapa de industrialización, a través de la sustitución de importaciones, 
permitió la coexistencia de distintas fracciones de las clases dominantes gracias a que, en el 
marco de un rápido crecimiento de las fuerzas productivas, todas tuvieron asegurado el acceso a 
una porción del mismo, la etapa monopolista supone, en cambio, tensiones y rupturas graves en 
el interior de los sectores propietarios.

No repetiremos acá un análisis de la implementación del plan monopolista en cuanto hace a sus 
mecanismos económicos, aspectos sobre el que existe ya una importante bibliografía: nuestro 
objeto son sus consecuencias sociales y, por lo tanto, la forma en que se redefinen campos de 
interés y se desplazan los puntos de ruptura políticos.
Si desde la perspectiva de los asalariados el plan monopolista trae apareada una política de 
shock que desde sus primeros tramos rebaja brutalmente sus ingresos reales, en el interior de 
las clases dominantes la hegemonía de la fracción monopolista en la Argentina 1966 supuso una 
transferencia en la distribución de la plusvalía en perjuicio de la burguesía pequeña y mediana y 
de   la   llamada   “oligarquía   agropecuaria”,   proceso   al   que   se   superpuso   un   flujo   constante   de 
ingresos en favor del Litoral en detrimento del Interior.

Una   política   de   tal   modo   agresiva,   que   busca   quebrar   una   situación   de   “empate”,   no   puede 
desatarse  sino   a  través  del   respaldo  de  la  violencia  desnuda,   montada  sobre   una  estructura 
vertical, autoritaria del Estado. El supuesto teórico —en la medida en que la pura violencia no 
puede sostenerse como una situación “normal” en una sociedad compleja— es que los primeros 
“sacrificios”,   tras   una   etapa   de   disciplina   forzosa   pueden   superarse   a   no   muy   largo   plazo   y 
crearse las bases para una ampliación del consenso.

En  efecto,   es  condición  para   la   realización   política   del   modelo,  que  los   reajustes   en   el  nivel 
económico lleven a una racionalización y “modernización” del sistema social, capaz de generar 
una rápida expansión de las fuerzas productivas, una acumulación de riqueza con la que se 
podrá “premiar” luego, selectivamente, a distintos estratos en términos de su comportamiento 
eficiente.

Este supuesto es el que le da sentido al esquema de los “tres tiempos” formulado en 1966 por 
los teóricos de la Revolución Argentina. En realidad, el “tiempo económico”, el “tiempo social” y el 
“tiempo político” por los que debía atravesar ordenadamente la sociedad, pueden ser traducidos 
como una sucesión ideal de dos etapas: en el modelo monopolista operaría primero un momento 
de   Acumulación   (de   riqueza   y   poder)   que   supone   el   sostén   del   autoritarismo   armado   a   la 
reestructuración   económica   en   beneficio   de   los   monopolios   y   un   momento   posterior   de 
Distribución   en   el   cual,   diferencialmente,   se   repartirían   entre   otros   sectores   porciones   de   la 
riqueza acumulada y se regularían formas controladas de participación de esos sectores en el 
poder.

El plan monopolista organiza así una carrera contra el tiempo y su éxito o su fracaso dependen 
de   la   velocidad   de   movimiento   de   dos   factores:   el   rechazo   al   proyecto   por   parte   de   los 
perjudicados   y   la   recolección   de   los   frutos   del   plan,   para   permitir   los   necesarios   reajustes 
consensuales. En la Argentina el primer factor desbordó al segundo obligando, desde mediados 
de   1969,   a   un   repliegue   del   proyecto   hegemónico   monopolista,   ante   una   convergencia   de 
variables   económicas,   sociales   y   políticas   que   acumularon   diversos   puntos   de   ruptura.   Los 
principales   soportes   político­sociales   del   plan   de   los   monopolios,   que   podían   acompañar   al 
establishment en la estructuración del nuevo proyecto hegemónico —las Fuerzas Armadas y la 
burocracia   sindical—   vacilaron   frente   a   la   marea   de   contradicciones   concentradas:   el 
“Cordobazo” hirió de muerte a esta primera versión de la hegemonía monopolista.
LA NUEVA CRISIS POLITICA

Efectivamente, el Cordobazo del 29 de mayo de 1969 desnuda la fragilidad del nuevo proyecto 
hegemónico e inaugura, a nuevos niveles, otra etapa de crisis política. Pero la diferencia con 
1966   es   notoria:   ahora   la   crisis   es   primordialmente   social;   supone   un   estado   general   de 
movilización   de   las   clases   populares,   en   el   que   aparecen   formas   orgánicas   de   contenido 
socialista como primera respuesta a las nuevas contradicciones sociales argentinas. Es a partir 
del Cordobazo que la lectura de la crisis puede caracterizarse legítimamente no sólo en término 
de   los   conflictos   en   el   interior   de   las   clases   dominantes,   sino   también   como“situación 
revolucionaria”   en   la   definición   leninista:   cuando   las   masas   son   empujadas   “a   una   acción 
histórica independiente”.

Por eso la crisis actual coloca en primer plano para las clases dominantes y las fuerzas sociales 
que las expresan el problema del control de esa movilización, en tanto ésta es el embrión de un 
nuevo movimiento social que busca aún su expresión política orgánica. Por eso también en esta 
etapa “pre­política” del nuevo  movimiento social en  que las fuerzas  que buscan  expresar los 
intereses de las clases populares se hallan fragmentadas en un mosaico de experiencias, no es 
“espontaneísta”   considerar   que   la   dirección   socialista   de   un   proceso   se   mide   más   por   las 
posibilidades objetivas que tenga el mismo de alentar la movilización existente en el interior  de 
las   masas   explotadas   por   el   sistema   capitalista   dependiente,   que   por   la   perfección   de   los 
programas o la prolijidad de los métodos de organización.

Para las clases populares, la crisis que se abre en 1969 origina respuestas autónomas que, sin 
embargo todavía hoy, se expresan más en el plano “social” que en el “político”.
Para el capital monopolista la crisis obliga a rehabilitar el espacio de la política, en tanto es en él 
donde aparecen como posibles todavía —aunque cada vez más limitadamente— tentativas de 
integración que el plano económico­social rechaza. Esa reivindicación de un escenario que en 
1966 se creyó clausurado, equivale a la principal derrota del proyecto hegemónico del capital 
monopolista,   aprovechada   por   las   otras   clases   dominantes   que   habían   sido   subordinadas 
durante el primer tramo de la Revolución Argentina.
El   primer   desertor   en   la   aplicación   de   las   formas   “puras”   de   la   dominación   neocapitalista 
dependiente   fué   el   propio   aparato   militar.   Al   asumir   el   poder   en   1966,   las   Fuerzas   Armadas 
justificaron   la   intervención   en   base   al   planteo   de   objetivos   trascendentes,   en   términos   de 
“empresa nacional”. No se evocaron entonces —al menos de manera principal” necesidades de 
defensa del Orden frente a la Subversión, sino fines positivos: “modernizar” el país, encauzarlo 
hacia   la   “grandeza”   superando   la   parálisis   a   que   lo   habrían   llevado   las   pujas   facciosas, 
intersectoriales, encarnadas en los partidos políticos. Así lo razonaba la retórica del “Mensaje de 
la Junta Revolucionaria al Pueblo Argentino” emitido el 28 de junio de 1966: “Hoy, como en todas 
las etapas decisivas de nuestra historia, las  Fuerzas Armadas interpretando el más alto interés 
común, asumen la responsabilidad irrenunciable de asegurar la unión nacional y posibilitar el 
bienestar general, incorporando al país los modernos elementos de la cultura, la ciencia y la 
técnica,   que   al   operar   una   transformación   substancial   lo   sitúen   donde   le   corresponde   por   la 
inteligencia y el valor humano de sus habitantes y la riqueza que la Providencia depositó en su 
territorio”. 

En la literatura militar de la época, el programa era presentado de manera más particularizada. 
Uno de los teóricos del golpe, que al asumir el nuevo gobierno fué designado secretario del 
Consejo   Nacional   de   Seguridad,   el   general   Osiris   Villegas,   consideraba   que   la   Revolución 
Argentina debía encarnar un nuevo “proyecto nacional” destinado a reemplazar el vigente desde 
fines del siglo anterior. “Estamos viviendo —decía— la finalización del período de transición del 
país   agrícola­ganadero,  de  estructura  armónica   dependiente,  hacia  el  país   industrializado”.   Y 
agregaba: “No puede trazarse una política fundada en el interés nacional si no se reconoce la 
situación argentina de país en vías de desarrollo. Este es un concepto económico que hace al 
tipo de estructura de producción que tiene el país. La política fundada en el interés nacional 
supone el esfuerzo acelerado para transformar esa estructura de producción en una similar a la 
de las sociedades industriales. Exige la construcción de industria básica, la promoción de las 
actividades de la nueva revolución industrial, de la energía nuclear, la electrónica o la cibernética. 
Reclama   la   revolución   técnica   en   el   campo.   Supone,   simultáneamente,   un   gran   esfuerzo 
tecnológico que coordine los esfuerzos de la universidad, las empresas y el Estado en la tarea 
de modernización”. (12)

Todo este “mesianismo” se resolvió con la asociación entre el Estado y el capital monopolista, 
como sustento de la modernización y la grandeza.

Pero esta sociedad no puede ser visualizada como un simple “arreglo” entre intereses inmediatos 
coincidentes.   En   la   medida   en   que   las   Fuerzas   Armadas   constituyen   una   fuerza   social,   sus 
relaciones con el universo de las clases se hallan mediadas por la ideología. Como institución del 
Estado   en   la   que   la   especificidad   de   sus   funciones   debe   ser   justificada   en   términos   de   las 
necesidades de la Nación y no de sus parcialidades, las Fuerzas Armadas siguen siempre una 
determinada “doctrina”, que le otorga sentido a sus acciones y en la que tratan de socializar a 
sus cuadros. Es a través de esa ideología que puede reconstruirse la relación de las Fuerzas 
Armadas con otras fuerzas sociales y, por lo tanto, la coincidencia o disidencia con intereses de 
clase, expresadas como “proyecto”.
Durante   todo   un   largo   período   —especialmente   a   partir   de   los   años   40—   la   doctrina   militar 
predominante estaba basada en el concepto clásico de “Nación en armas” y en la hipótesis de 
guerra provocada por un enemigo externo a las fronteras geográficas. Ponía énfasis por o tanto, 
no   sólo   en   la   necesidad   de   autosuficiencia   económica   —o   que   derivaba   en   reclamos   de 
proteccionismo industrial y de impulso a una industria pesada que pudiera resolver los problemas 
específicamente   profesionales   de   abastecimiento—   sino   también   en   la   necesidad   de   control 
nacional sobre el sistema de decisiones globales de la economía. Esto llevaba a reforzar los 
roles del Estado y a concebir la política económica como política de protección de la economía 
como un todo. El grueso de la literatura militar de esos años parte de un doble supuesto: no hay 
defensa nacional  posible  sin  base  industrial  propia;  esa  base industrial  no implica solamente 
crecimiento económico sino también el control estatal sobre las decisiones básicas de inversión.

Hacia los años 60 esa doctrina cambia. Tras un período de “vacío” en que las Fuerzas Armadas 
se desintegran en pugnas internas, un nuevo proyecto, cuyas condiciones organizacionales son 
planteadas por los llamados 
“azules” en 1962­63, reemplaza al anterior como dador de sentido para el comportamiento militar. 
La interconexión entre Seguridad y Desarrollo será desde entonces la nueva clase estratégica 
presentada por los militares como “empresa nacional”.

El enemigo se ha “interiorizado”; el enfrentamiento básico tiene lugar dentro de las fronteras y la 
“guerra   subversiva”   es   el   nuevo   tema   de   preocupación.   La   función   principal   de   las   Fuerzas 
Armadas es garantizar la Seguridad dentro de las fronteras. A partir de esto, si se mantiene el 
énfasis  sobre la necesidad de  crecimiento industrial —porque  éste  es  un respaldo,  al  disipar 
tensiones  sociales,  de  la  seguridad—  pasa   a segundo  plano  el  principio   del  control  nacional 
sobre las decisiones económicas; no importa tanto quién dirige el desarrollo; lo decisivo es que la 
nación se modernice.

En   1966,   el   jefe   del   Estado   Mayor   General   del   Ejército   planteó   en   una   conferencia   militar 
continental, estos principios. “El desarrollo puede definirse como la expresión de un conjunto de 
cambios en las estructuras mentales  y en los hábitos sociales de un pueblo que lo pone en 
estado de aumentar en forma permanente su producto real global. El desarrollo es a la seguridad 
lo que la causa al efecto, el origen a la consecuencia, lo principal a lo secundario. Sin desarrollo 
la   seguridad   es   utopía   tanto   en   el   orden   particular   o   nacional   como   en   el   orden   general   o 
internacional”. (13)
Estos   cambios   en   la   orientación   estratégica   de   las   Fuerzas   Armadas,   pegadas   al   esquema 
cosmopolita de “bipolaridad mundial” planteado por el Pentágono, que relega a los ejércitos de 
los países independientes a funciones de policía interna, coinciden en la Argentina con la crisis 
del   modelo   de   industrialización   sustitutiva   y   con   la   consolidación   de   poderosos   sectores 
oligopólicos en las ramas más dinámicas de la industria. En su urgencia por el Desarrollo como 
garantía  de la Seguridad, las Fuerzas Armadas parecen encontrarse  con la única  posibilidad 
para sacar al país del estancamiento: poner en práctica las políticas diseñadas por el capital 
monopolista ya que, si no se plantea la alternativa de que sea el Estado quien tome en sus 
manos   la   responsabilidad   principal   del   crecimiento   económico,   la   tarea   deberá   recaer 
forzosamente en los sectores privados más poderosos y concentrados, los únicos que tienen la 
posibilidad de dinamizar un proyecto económico.

Este   esquema   funcionó   satisfactoriamente   en   el   primer   período   de   la   Revolución   Argentina, 


como  lo  señalara  uno  de  los  principales  propagandistas  civiles de la  nueva  coalición:  lo  que 
estaba consolidándose en la Argentina era “una oligarquía político­militar­empresaria, empeñada 
en asegurar el proceso de industrialización a través de grandes inversiones en la infraestructura 
y dispuesta a contener, por lo tanto las prematuras presiones de los sectores populares”. (14)

Pero este proceso no se desarrolló libre de tensiones, tensiones que sólo hubieran podido ser 
relegadas con la presencia visible de efectos económicos favorables, que permitieran el rápido 
pasaje del “tiempo económico” al “tiempo social”.

En el tercer año de vigencia del plan, las Fuerzas Armadas se encontraron con que la suma de 
obstáculos políticos y sociales que imponía la “grandeza” por esa vía era tal, que determinaba 
costos demasiados elevados y, por añadidura, hacía más vulnerable aún la seguridad.

Los   reclamos   del   capital   mediano   y   pequeño   y   de   la   burguesía   agraria;   las   explosiones 
regionales   que   abarcaban   zonas   de     desigual   desarrollo   económico,   político   y   social;   la 
situacción   de   exasperación   de   los   asalariados   que   desbordaba,   en   los   hechos,   los   intentos 
conciliadores de la burocracia sindical y el descontento generalizado de la pequeña burguesía 
expropiada políticamente y sometida a una creciente pauperización, crearon una acumulación de 
fuerzas opositoras al proyecto monopolista tan poderosa, abrieron una crisis social tan honda, 
que   precipitó   la   fractura   de   monolitismo   militar:   a   través   de   esas   grietas   se   filtró   el   reclamo 
político de las otras clases propietarias, subordinadas desde 1966 al capital monopolista. Había 
fracasado la posibilidad de consolidar una oligarquía militar­industrial que hiciera compatibles los 
intereses de las Fuerzas Armadas con los de los grupos más concentrados de la industria y las 
finanzas,   verdadera   clave   del   proyecto   hegemónico   neo­dependiente,   tal   como   lo   certifica 
contemporáneamente el caso brasileño.

Desde ese momento la ecuación que relacionaba Seguridad con Desarrollo, depositando a éste 
en manos del capital monopolista, comenzó a perder sentido; la Revolución Argentina dejó de 
aparecer como realización de 
ese proyecto nacional que las Fuerzas Armadas se habían propuesto en 1966. El tema de la 
Seguridad, a secas pasó a ser prioritario, para conjugarse a partir de entonces con modelos 
políticos de salidas institucionales, más que con modelos económicos de acumulación.

La mayor velocidad que adquirió la conjunción de intereses contrapuestos al plan, en relación 
con la lentitud en el pasaje del “tiempo de la acumulación” al de la “distribución” enajenó también 
al otro soporte prevista por el modelo neocapitalista de desarrollo: la burocracia sindical.

Uno de los presupuestos de la dominación del capital monopolista es el control de la fuerza de 
trabajo. Y si ese objetivo pasa por una primera etapa de disciplina forzosa asegurada por la 
violencia, reconoce una segunda de “participación”. La clave, para la primera fase, es la eficacia 
de   la   política   de   ingresos,   esto   es,   el   poner   en   marcha   las   mejores   condiciones   para   la 
acumulación de capital en favor de los grupos más concentrados de la economía. “El eficiente 
funcionamiento   de   la   política   de   ingresos   —señala   Krieger   Vasena—   es   primordial   para   el 
desarrollo con estabilidad y aun cuando aisladamente cada uno pueda pretender más de lo que 
le corresponde en esta transición, el gobierno ha de mantenerse inflexible ante presiones que, 
analizadas en conjunto y desde un plazo superior, no son atendibles.”

En la segunda etapa, una vez sometida políticamente, la burocracia sindical, la orientación del 
Estado   no   consiste   en   procurar   su   desaparición   o   su   debilitamiento   institucional,   sino   su 
subordinación   al   plan   del   capital   como   un   mecanismo   consensual   importante,   como   un 
reaseguro contra la movilización popular.

La   estrategia   del   capital   monopolista   incluye   como   supuesto   la   posibilidad   de   promover   la 
existencia de sectores obreros privilegiados que pueden conseguir que en las ramas industriales 
de más alta productividad se paguen salarios mayores que en aquellas con menor desarrollo 
tecnológico.   De   esta  expectativa   pudo   participar   un   sector   de   la  burocracia   sindical,   pero  en 
realidad fué distinta; en el período 1966­68 el bloque salarial perjudicó tanto a unos como a otros, 
acentuando  la  homogeneidad  de la  clase  obrera  como  grupo  explotado  por  el capital   (15).  Al 
cumplirse los dos años de la Revolución argentina ninguna fracción dentro de los trabajadores 
podía   ser   computada   como   soporte   objetivo   de   la   coalición   con   que   el   capital   monopolista 
buscaba fundar su hegemonía.

Sin embargo, en junio de 1966, al ser derrocado el gobierno legal, la burocracia sindical   no 
ocultó un prudente entusiasmo. “El movimiento militar que el 27 de junio tomó el poder —dice 
una declaración de la CGT del 29 de ese mes— constituye un hecho nuevo e históricamente 
asume una gran responsabilidad, ante la atenta expectativa que indiscutiblemente ha concitado 
en el país”. Los primeros pasos del nuevo gobierno parecen incluso, satisfacer algunas de sus 
esperanzas   de   coparticipar   de   la   situación   política   creada,   confirmando   la   impresión   de   que 
podrían ser reconstruidos los lazos —rotos desde 1955— entre burocracia sindical y Fuerzas 
Armadas.
Ese clima duró poco, sin embargo. La primera ofensiva brutal descargada por los militares en el 
poder tendió a desmantelar drásticamente las zonas de “ineficiencia” del sistema económico: 
trabajo en los puertos, ferrocarriles, industria azucarera tucumana. El golpe, aún era selectivo. La 
burocracia sindical trató de mantener las negociaciones, especulando con la posibilidad de ganar 
para sí a los sectores “nacionalistas” del elenco gubernamental y de las Fuerzas Armadas. Pero 
la designación de Krieger Vasena como ministro de Economía, a fines de 1966, desvanece todos 
los sueños: la presencia de ese gerente de los monopolios como arquitecto del plan económico 
de la Revolución Argentina, confirma que las Fuerzas Armadas han decidido transformarse en 
sostén del neocapitalismo dependiente.

En marzo de 1967 la CGT se rinde frente a la fuerza militar y levanta un paro general de 48 
horas. Pocos días después recibe el golpe de gracia: Krieger Vasena liquida por dos años las 
convenciones colectivas de trabajo, estableciendo que durante ese período será el Estado quien 
fije   los   ingresos   de   los   asalariados.   La   burocracia   sindical   pierde   así   toda   influencia   en   el 
mercado   de   trabajo,   viéndose   compelida   a   ocuparse   solamente   de   cuestiones   mutuales   o 
asistenciales. El arma poderosa que significaba discutir cada año los salarios y las condiciones 
de trabajo es quitada de sus manos.

A partir de ese momento y hasta la crisis social y política de 1969­70, la burocracia sindical, 
doblegada por el poder, se repliega. Un sector, el vandorista, se aísla de gobierno, pero no lo 
combate. Otro, el llamado participacionista, insiste en mantener lazos con las Fuerzas Armadas, 
a partir del supuesto de que éstas pueden ser aisladas del establishment. La pretensión resultó 
absolutamente vana. Entre 1966 y 1969 la homogeneidad 
de   la   coalición   Fuerzas   Armadas­establishment   fue   casi   perfecta   y   el   papel   adjudicado   a   la 
burocracia   sindical   era   el   de   la   subordinación:   en   la   medida   en   que   mantuviera   la 
desmovilización de los trabajadores podía obtener, como categoría, concesiones aisladas, frutos 
de la corrupción que el poder prodiga.

Hasta   1969,   en   que   el   proceso   sufrió   un   viraje,   la   burocracia   sindical   fue,   pasivamente,   un 
instrumento del plan de los monopolios. Como la burguesía media, con la que ha fusionado su 
proyecto político, fué forzada al repliegue. Si en 1966 el total de jornadas perdidas por conflictos 
de trabajo fué de 1.912.826 (de los cuales 1.542.933 lo fueron en los seis primeros meses), en 
1967 la cifra descendió a 244.844 jornadas y en 1968 a algo más de 23.500, el valor más bajo 
desde 1956.

Sólo el debilitamiento del poder y la crisis política posterior al Cordobazo, que tenderán a aislar al 
establishment de las Fuerzas Armadas y a rehabilitar el peso de los partidos políticos, y con él la 
influencia del viejo capitalismo urbano y rural, alentará nuevamente a la burocracia sindical. Para 
obtener un grado de consenso que ayude a dar salida a la crisis de 1970, cuando la violencia 
“pura” se había mostrado insuficiente como garantía de desmovilización, la burocracia sindical es 
nuevamente convocada. Rota la coraza de coerción con que los militares habían protegido la 
hegemonía del capital monopolista, las otras clases dominantes subordinadas entran en la mesa 
de negociaciones; deben ser aceptadas como partes.
A partir de  allí crece  otra vez la influencia política de la burocracia sindical,  en tanto  ella  se 
transforma en el eje de coincidencias económico­sociales entre los representantes directos del 
capital nacional y los partidos políticos, expresadas en los sucesivos pactos programáticos entre 
la   Confederación   General   Económica   (CGE),   la   Confederación   General   del   Trabajo   y   los 
principales partidos políticos. Esos pactos, en los que la burocracia sindical ha jugado un rol 
primordial,   expresan   las   expectativas   de   reingreso   al   poder   de   las   clases   propietarias 
subordinadas en 1966.

La   burocracia   sindical   en   la   Argentina   opera   así   su   pasaje   histórico   de   las   posiciones   del 
“reformismo obrero” a las de “reformismo burgués”, insertándose explícitamente en el sistema del 
capital. Esta calificación que, en general, parece válida para el sindicalismo en casi todas partes 
tiene, en el proceso social argentino, aspectos particulares que deben ser destacados.

En primer lugar parece necesario agregar que se trata de una de las instituciones con mayor 
poder en la sociedad civil; un poder que hace valer en el espacio político a partir de su número, 
de su capacidad de convocatoria y de su riqueza de recursos económicos.

Además, ese poder se ha fundado sobre características muy precisas de la historia posterior al 
derrocamiento del nacionalismo popular en 1955: la burocracia sindical  ha debido asumir, desde 
entonces, dos papeles: el clásico de negociación de las condiciones de venta de la fuerza de 
trabajo y otro “sui generis”, determinado por la proscripción del peronismo, que transformó a los 
sindicatos en los principales representantes políticos de la clase trabajadora.

Ambos   papeles   —uno,   “político”;   otro,   “profesional”—   sólo   se   separan   abstractamente:   las 
condiciones   concretas   de   funcionamiento   del   aparato   sindical   entrelazan   permanentemente 
ambas   funciones,   tornando   a   menudo,   contradictorios   a   sus   comportamientos.   Por   un   lado, 
“profesionalmente”, debe justificar su condición de columna vertebral del nacionalismo popular en 
un proceso que busca la restauración en el poder.
En este andarivel peligroso que combina el diálogo con la oposición, aparece una determinación 
cuyo peso es decisivo para entender las actitudes de la burocracia sindical: la dependencia con 
relación al Estado, cualquiera que sea el bloque de fuerzas que lo controle.

El peso del Estado sobre la burocracia sindical es enorme y las armas legales para controlar sus 
pasos   abarcan   todos   los   grados:   desde   la   intervención   lisa   y   llana   por   funcionarios 
gubernamentales hasta el ahogo económico por el bloqueo de sus fondos. Un eje decisivo de la 
actividad de la burocracia sindical pasa, por lo tanto, a través de sus relaciones con el poder 
político,   para   impedir   que   éste   ponga   en   marcha   medidas   “disciplinarias”,   económicas   o 
administrativas.

Todo   ello   obliga   a   que   la   burocracia   sindical   despliegue   siempre   una   estrategia   tendiente   a 
comparticipar   del  poder;  esto es,  que   busque,  más  allá  de  sí  misma  y  de  sus  componentes 
corporativos, coaliciones con otras 
fuerzas   sociales.   Pasado   el   llamado   período   de   la   “resistencia   peronista”,   toda   la   trayectoria 
política de la burocracia sindical se estructura con el objetivo de terminar con el “aislamiento” 
abierto en 1955 y recuperar su influencia sobre el aparato estatal, a través de la búsqueda de 
coaliciones con otras fuerzas sociales. Un jalón de ese proceso es la restitución que, en 1961, el 
desarrollismo   en   el   poder   efectúa   de   la   CGT,   intervenida   desde   1955,   devolviéndole   a   los 
dirigentes gremiales parte del poder de regateo político del que habían sido despojados tras el 
derrocamiento de Perón.

Esa   política   de   alianzas   desplazada   por   la   burocracia   sindical   marca   una   clara   línea   de 
tendencia.  El  “modelo de  sociedad”  y las medidas económico­sociales que  propugna la CGT 
desde   los   años   60   hasta   la   actualidad,   no   difieren   virtualmente   de   los   reclamos   del   capital 
nacional, agrupado en la CGE. Un análisis de esa orientaciones nos llevaría a comprobar que el 
objetivo   político   de   la   burocracia   sindical   es   recrear   las   condiciones   que   contribuyeron   a   la 
gestación de la coalición sobre la que se fundó el peronismo, a mediados de la década del 40: 
sus interlocutores principales para ese fin no pueden ser otros que los representantes del capital 
nacional   y   los   grupos   nacionalistas   de   las   Fuerzas   Armadas.   En   ese   sentido,   el   “nacional 
desarrollismo”   programático   de   la   CGT   supone   algo   más   que   un   movimiento   táctico   o   una 
decisión   oportunista:   es   la   forma   específica   en   que   la   burocracia   sindical   busca   asumir   la 
representación política de las masas peronistas; es su proyecto histórico de largo plazo el modo 
de su inserción en la política de poder. Todo ello, claro está, de manera insanablemente más 
mediocre que en 1945: ni esta burguesía es la de entonces, ni estas Fuerzas Armadas son las de 
entonces;   ni   esta   burocracia   sindical     está   inspirada   en   el   reformismo   movilizador   de   los 
dirigentes gremiales de la década del 40.

El proyecto hegemónico del capital monopolista no es el mismo que posee la burocracia sindical, 
ni   siquiera   por   parte   de   quienes   fueron   llamados   “participacionistas”   y   buscaron 
permanentemente la negociación con Onganía. Sin embargo, es un hecho que alentaron el golpe 
de   1966   y   que   se   rindieron   en   la   etapa   más   dura   de   la   Revolución   argentina,   sin   movilizar 
consecuentemente sus fuerzas. ¿Por qué es la complicidad con un proyecto que no compartían? 
Las razones de diverso nivel, ilustran el complejo papel que la burocracia sindical cumple en la 
sociedad argentina.

Desde  el  punto  de  vista  de  sus  proyectos políticos  a largo  plazo  ya descriptos,  un elemento 
importante para explicar la tregua concedida es el carácter militar del gobierno de Onganía. Para 
el   nacional­desarrollismo   de   los   sindicatos,   las   Fuerzas   Armadas   constituyen   sus   principales 
aliados; los copartícipes con quienes se busca negociar toda propuesta tendiente a reconstruir la 
coalición gobernante entre 1946 y 1955.
Otro elemento es la dependencia que la burocracia sindical tiene frente a quienes controlan el 
poder político, a fin de asegurar su supervivencia como institución. Basta la modificación de un 
artículo   de   un   reglamento,   para   que   la   riqueza   económica   de   los   sindicatos   se   desintegre. 
Quienquiera que esté en el poder puede lograr, siempre que lo controle efectivamente, alguna 
forma de “colaboración” de la burocracia sindical.

Pero esto sería insuficiente, porque omitiría el análisis de algunos aspectos específicos de la 
complicada trama de relaciones que se establecen entre la burocracia sindical —considerada 
ahora en su dimensión “profesional”— y el capital monopolista en momentos en que este sector 
consolida su hegemonía sobre el resto de las clases dominantes, subordinando a los sectores 
que   la   burocracia   sindical   estima   como   sus   principales   aliados   políticos.   El   sindicalismo 
argentino,   en   tanto   ha   abandonado   el   “reformismo   obrero”   por   el   “reformismo   burgués”,   ha 
integrado su suerte a la del capitalismo. El hecho de que, en el interior de esa elección, prefiera 
como   garantía   para   sus   intereses   —no   sólo   sociales   sino   políticos—   al   modelo   nacional­
desarrollista de la burguesía media, que busca  negociar   la dependencia, no impide que esa 
actitud   pueda   ser   relativizada   coyunturalmente.   Como   la   ofensiva   hegemónica   del   capital 
monopolista   arriba   a   su   punto   más   alto,   acorazada   tras   todo   el   peso   del   poder   militar, 
importantes   sectores   de   la   burocracia   sindical,   especialmente   los   ligados   a   las   grandes 
empresas,   partiendo   de   lo   que   perciben   como   “solidez”   casi   invulnerable   del   proyecto 
neocapitalista, tratan de negociar por su cuenta a fin de obtener el mejor partido posible de la 
nueva situación. Si el capital monopolista hubiera ganado la carrera contra reloj planteada desde 
1966 entre el “tiempo de acumulación” y el “tiempo de distribución” y hubiera podido, por lo tanto, 
introducir cuñas objetivas de diferenciación en el interior de la clase trabajadora, es altamente 
probable   que   la   burocracia   sindical     se   hubiera   fragmentado   también,   a   partir   de   la 
contraposición de dos modelos distintos de participación en el desarrollo capitalista.

Pero,   cuando   el   conjunto   de   la   clase   trabajadora   estalla   en   movilización   contra   el   sistema   y 


plantea, borrosamente, la construcción de una nueva oposición social, haciendo trastabillar el 
“milenarismo” que Onganía buscó 
construir a través de la coalición entre Fuerzas Armadas y establishment y obliga a un repliegue 
del   capital   monopolista   en   el   plano   político   la   burocracia   sindical     retoma   sus   proyectos 
originales.   Desde   ese   momento,   en   conjunción   con   los   empresarios   de   la   CGE,   subraya   su 
autonomía frente al capital monopolista y se transforma en el núcleo social destinado a marcar 
los horizontes del reformismo rehabilitado tras la crisis de 1970:

Explícitamente   desde   entonces   el   programa   económico­social   conjunto   de   la   CGE   y   la   CGT 


unifica a todos los partidos y Fuerzas Armadas, como propuesta reformista tendiente a fortalecer 
el sistema político.
De retorno del fracaso hegemónico del capital monopolista, el sindicalismo es hoy el principal 
soporte para poner en marcha cualquier programa reformista de dependencia negociada entre el 
capital   monopolista   y   el   capital   nacional,   cuyos   actores   sociales   principales   deberán   ser   los 
partidos políticos, las Fuerzas Armadas y la burocracia sindical. El principal soporte, porque el 
acuerdo deberá basarse, ya no en una desmovilización de las masas a través de la violencia 
desnuda, sino en la posibilidad de controlar la movilización existente, a partir de instrumentar 
formas reformistas que permitan un mínimo consensual.

LOS OBSTACULOS PARA LA “BRASILEIZACION”

El eje de  sentido de  este  análisis de  la  crisis  argentina  son las contradicciones  secundarias, 


internas   al   capitalismo.   La   elección   —ya   ha   sido   señalado—   no   implica   transmutar   estos 
antagonismos en los principales en el nivel social, sino a marcar el peso predominante que los 
mismos   efectivamente   tienen   aún   en   el   espacio   político.   Lo   que   interesa   destacar   es   la 
capacidad de resistencia política que, a través de distintas fuerzas sociales, tiene en la Argentina 
el viejo capitalismo urbano y rural frente al proyecto hegemónico neodependiente.

La literatura económica, sociológica y política corriente sobre la dependencia en América Latina, 
tiende   a   enfatizar   —casi   siempre   por   la   proximidad   empírica   que   en   relación   a   sus   análisis 
teóricos   tiene   el   caso   brasileño—   dos   aspectos   complementarios.   Por   un   lado,   la   virtual 
desaparición, como fuerza con capacidad de iniciativa política, de la burguesía no monopolista. 
Por el otro, la disolución de los movimientos populistas. Ninguna de esas dos proposiciones que, 
vistas   por   el   historiador   futuro   pueden   ser   válidas,   permiten   explicar   la   coyuntura   política 
argentina. Las fuerzas polares que se enfrentan en la contradicción social principal no tienen una 
expresión política eficaz, y ese escenario está primordialmente ocupado por representantes de 
proyectos que, residuales desde el punto de vista del desarrollo económico­social, acumulan un 
enorme   poder   de   veto   político   aunque   no   tengan   similar   fuerza   para   poner   en   práctica   sus 
decisiones. Este es el rasgo  político    que diferencia a la Argentina del resto de Latinoamérica, 
especialmente de los dos modelos “límite” que suelen utilizarse como punto de referencia para 
medir las relaciones entre las nuevas formas de dependencia imperialista y las fuerzas sociales 
locales: Perú y Brasil.

El caso brasileño es el más interesante para intentar un sumario análisis comparativo. Como 
hemos señalado, la “Revolución Brasileña” de 1964 y la Revolución Argentina de 1966 tienen 
puntos  de  partida   similares:   la   voluntad   de  establecer   un  sistema   burocrático­autoritario   para 
instrumentar   un   desarrollo   de   las   relaciones   capitalistas   bajo   la   hegemonía   de   la   burguesía 
monopolista.
Sin embargo, a medida que el proceso fué desarrollándose en la Argentina, las dificultades para 
viabilizarlo aumentaron su intensidad hasta hacerlo fracasar políticamente. Si es cierto que la 
determinante de ese fracaso fué la resistencia activa de las clases populares, también lo es que 
el principal beneficiario político de la crisis es el reformismo burgués, expresado en los partidos 
políticos y en la burocracia sindical y sostenido en los límites que traza el proyecto posible de la 
burguesía no monopolista, económicamente a la defensiva pero políticamente a la ofensiva. (16)

Entre   1967  y  1968,  al   cumplirse  el   primer  trienio  del   golpe   de   Estado   dado   por   los   militares 
brasileños, una crisis similar a la que estalla en la Argentina en 1970, se instala en el sistema 
político   de   ese   país.   El   año   1968   es,   en   Brasil,   un   año   de   escalada   en   la   ofensiva   de   los 
perjudicados   por   la   nueva   situación:   grandes   movilizaciones   estudiantiles,   extensión   de   las 
luchas obreras, primera aparición de la guerrilla y consolidación de toda la oposición civil en el 
Frente   Amplio,   una   coalición   en   la   que   confluye   todo   el   sistema   de   partidos,   desde   los 
comunistas hasta Carlos Lacerda, para jaquear al poder militar.

El desenlace de ese proceso será, sin embargo, el fortalecimiento de la hegemonía del capital 
monopolista, a través de la consolidación de una oligarquía militar­industrial que barre totalmente 
a la oposición.

La respuesta que las Fuerzas Armadas pudieron dar entonces a la ofensiva combinada de los 
políticos tradicionales y del movimiento obrero y estudiantil, consistió en galvanizar aún más el 
aparato   autoritario   y   forzar   la   marcha   en   la   realización   de   los   panes   económicos 
neodependientes.   La   decisión   de   volcar   todo   el   peso   de   Estado   a   favor   del   modelo   de 
capitalismo monopólico dependiente, fue lo que permitió el llamado “milagro”: a costa de cada 
vez   más  marginalidad   y  diferenciación   social   y económica,  de  concentración   de  la   riqueza   y 
aumento de la miseria relativa de las grandes masas populares, el sistema probó su dinamismo, 
mostrando que sus límites no se hallan en las leyes de la economía sino en los movimientos del 
sistema   político.   Si   el   capital   monopolista   dispone   de   Poder   necesario   para   desbaratar   las 
primeras resistencias y acelerar la marcha en lugar de detenerla, puede conseguir éxitos en sus 
metas desarrollistas.

Esta decisión es la que no pudo implementarse en la Argentina: la crisis social y política de 1969­
70   arrastrará   a   su   caída   al   autoritarismo   militar   de   Onganía   y   planteará,   nuevamente,   una 
situación de vacío hegemónico.
Aunque   la   dirección   causal   puede   ser   discutida,   es   un   hecho   que   la   crisis   política   de   1970 
aparece como punto de partida de un descenso en los indicadores de crecimiento económico 
que habían manifestado un alza sostenido durante el bienio anterior, en el cual, además, habían 
descendido significativamente las tasas de inflación. Como ha sido señalado, “el plan Krieger 
Vasena lleva a la economía argentina a un punto en el que, dadas las situaciones estructurales 
que   condicionaron   aquella   coyuntura,   la   única   alternativa   al   desorden   económico   es   la 
continuidad del plan. Sin embargo, dicha continuidad implicaba acentuar aún más ferozmente la 
explotación de la clase obrera y la pauperización de la pequeña burguesía el irritar más también 
la situación de parte de los sectores dominantes, especialmente la oligarquía terrateniente.” (17)

Es   decir,   que   en   1970   la   opción   dinámica   para   el   sistema   hubiera   sido,   desde   la   lógica 
económica, la continuidad del plan, pero esa lógica chocaba contra techos políticos y sociales 
que   no  involucraban   solamente  a   las  clases   populares  sino   que   abarcaban   a   sectores  de  la 
burguesía,   lo   suficientemente   poderosos   políticamente   como   para   frustrar   la   hegemonía 
monopolista.

Pero ese poder de resistencia, que contribuyó a desbaratar el plan de Krieger Vasena y que 
desembarcó   a   Onganía   del   Estado   tiene,   a   su   vez,   límites   para   revertir   el   proceso;   límites 
económicos, sociales y políticos que dificultan, hasta tornarla improbable, una asimilación del 
tipo de hegemonía consolidada en el Perú por la revolución militar de 1968.

Entre junio de 1970, en que es derrocado Onganía, y marzo de 1971, en que toma el poder 
Lanusse, tiene lugar en la Argentina un paréntesis significativo: el breve período presidencial del 
general Levingston. El interés de ese lapso interno a la Revolución Argentina consiste en que, 
durante el mismo y a través del ministerio de Economía de Aldo Ferrer, el capital nacional llega al 
punto más alto, desde la caída de Perón en 1955, en sus intentos por influir sobre las decisiones 
del Estado.

Aunque   finalmente   fracasaron,   Levingston­Ferrer   buscaron   poner   en   marcha   un   proyecto 


reformista que, en lo económico­social, aspiraba a asociar al capital nacional con el Estado. No 
se trataba de un proyecto nacionalista revolucionario de capitalismo de Estado, sino de una más 
módica   “argentinización”   de   la   economía,   a   través   de   la   utilización   del   importante   poder   de 
compra del Estado y de una redistribución del crédito bancario que favoreciera a los empresarios 
nacionales.

La estructura de ese poder debía basarse en una coalición entre Fuerzas Armadas, burocracia 
sindical y la tecnocracia ligada a las organizaciones corporativas en que se agrupa el capital 
nacional, dejando fuera de proceso a los partidos políticos. Pero la clave para el funcionamiento 
de ese bloque era que las Fuerzas Armadas aceptaran transformarse en el eje dinamizador de 
un proyecto reformista que revirtiera el proceso de extranjerización de la economía.
Desde el punto de vista de las formas, el modelo propuesto recogía las iniciativas primeras de la 
Revolución   Argentina,   en   tanto   marginaba   al   sistema   de   partidos   y   tendía   a   mantener 
desmovilizados a los sectores populares. Pero su contenido era diferente: así como las Fuerzas 
Armadas habían sido el eje del proyecto 
neodependiente,   debían   transformarse   ahora   en   principal   sostén   de   un   proceso   tendiente   a 
permitir  que  la   burguesía  agraria y  el  capital  nacional   ganaran  posiciones,  en  detrimento  del 
capital   monopolista,   que   debía   dar   un   paso   al   costado   y,   en   algunos   aspectos,   sufrir   las 
consecuencias de medidas económicas que lo perjudicaban.

Un   mes   antes   de   ser   derrocado,   el   gobierno   adoptó   decisiones   que   contrariaban   concretos 
intereses de las grandes compañías petroleras extranjeras y de empresas como Bunge y Born y 
Deltec.   Estas   medidas   que   efectivamente   indicaban   un   desplazamiento   en   el   interior   de   las 
clases dominantes a favor del capital nacional, no impidieron, sino en todo caso aceleraron, la 
crisis política.

El estado de movilización de las clases populares, en ascenso desde 1969, creció en intensidad 
cuando la economía, a fines de 1970, entraba en un nuevo período recesivo e inflacionario. El 
sistema de partidos, por su parte, acentuó su ofensiva contra un modelo político que lo excluía.

En   medio   de   esa   crisis   de   legitimidad,   las   Fuerzas   Armadas   cargaban   ya   con   un   desgaste 
suficiente como para que pudieran tener éxito los planteos tendientes a inducirlas para que se 
pusieran a la cabeza del proyecto reformista elaborado por la tecnocracia ligada al capitalismo 
nacional. La presencia de masas movilizadas había llevado ya a la cúpula militar a diseñar otro 
intento de desemboque para la crisis: la reconciliación con los partidos políticos y la burocracia 
sindical.

El tránsito fugaz de Levingston tiene similitud con el episodio que protagonizara, en Brasil, el 
general   Alburquerque   Lima,   líder   de   la   corriente   llamada   nacionalista   del   Ejército,   finamente 
desalojado   de   toda   participación   en   el   poder.   La   diferencia   está   en   el   proceso   posterior   al 
desenlace infeliz para las corrientes nacionalistas: en Brasil, del fracaso de ese intento resurgirá 
con más bríos el proyecto neodependiente; en la Argentina se irá, trabajosamente, pactando un 
nuevo empate entre las clases dominantes.

LAS SALIDAS PARA LAS CRISIS

El vacío consecuente al fracaso del proyecto hegemónico del capital monopolista puso desde 
entonces  en  el  primer  plano  las   contradicciones  internas   del  sistema   capitalista  dependiente, 
pero sobre el fondo de un crecimiento sostenido de la movilización social de las clases populares 
en   la   que   el   proletariado   industrial   introduce,   con   una   fuerza   inédita   en   la   Argentina,   la 
problemática socialista. Se trata, pues, de la crisis de un modelo hegemónico burgués, ante la 
presencia de una creciente movilización popular con fuertes elementos socialistas.
Es   esta   movilización   la   que   provoca   las   dos   respuestas   orgánicas   con   las   que   las   clases 
propietarias intentan reequilibrar el sistema político. Una respuesta es el transformismo y está 
ubicada a la “derecha” del sistema. Otra es el reformismo, colocada a la “izquierda”. Ambas, 
aunque enfrentadas, pueden coexistir en un acuerdo que no significa homogeneidad absoluta, 
sino integración  conflictiva  entre “oficialismo y  oposición” en el interior  de un  sistema político 
unificado.

El   transformismo   tiene   como   eje   propulsor   a   las   Fuerzas   Armadas.   El   Reformismo,   a   las 
direcciones   de   los   grandes   partidos   políticos   y  a  la   burocracia  sindical.   Pero   lo  que  interesa 
marcar   es   que   el   corte   principal   que   separa   a   ambos   proyectos   no   es   el   contenido   de   sus 
propuestas económico­sociales sino el de sus propuestas políticas. Concretamente, el punto de 
ruptura entre transformismo y reformismo se refiere al control de la movilización, aunque este 
problema político sea matriz de diferenciaciones subsecuentes en otros planos.

El derrocamiento de Levingston inaugura la tercera etapa de la Revolución Argentina, cuyo signo 
es la dura negociación a fin de reconstruir las bases sociales del Poder, debilitado por la crisis 
política que sucede a las conmociones inauguradas por el Cordobazo.

Esta tercera etapa se caracteriza por una inversión, propuesta por las Fuerzas Armadas, de la 
problemática   inicial:   ya   no   se   planteará   que   la   solución   política   habrá   de   surgir   como 
consecuencia natural, a largo plazo, del éxito de un modelo económico, sea éste el del capital 
monopolista (Onganía­Krieger Vasena) o el de la asociación del Estado con el capital nacional 
(Levingston­Ferrer). El orden de la secuencia se alterará en los proyectos 
oficiales:   sólo   la   obtención   de   un   mínimo   de   legitimidad   podrá   garantizar   una   solución 
económica. El objetivo es reconstruir el poder del Estado para todas las fracciones de las clases 
dominantes, otorgándole al sistema político el máximo posible de consenso, con el reaseguro de 
las Fuerzas Armadas a fin de garantizar a través de la violencia, el control de la movilización. 
Este   es   el   sentido   del   “Gran   Acuerdo   Nacional”   proyectado,   en   nombre   de   la   seguridad   del 
sistema, por los altos mandos de las Fuerzas Armadas. El modelo económico pasa a segundo 
plano   frente   al   modelo   político:   interesa   la   seguridad,   a   través   de   “unir   a   los   adversarios   y 
combatir a los enemigos”, por encima del desarrollo.

La doctrina militar disocia sus elementos claves y el período que arranca en abril de 1971 no 
puede identificarse con una orientación precisa en lo económico que vaya más allá de cierto 
pragmatismo   básico.   La   disolución   del   ministerio   de   Economía   es   casi   simbólica:   parece 
refrendar que ese campo es un terreno abierto para la capacidad de presión de las clases y 
fracciones de clase.

La política ocupa el “puesto de mando”; el tema de la legitimidad de poder aparece como central, 
y la “reconciliación” para obtener bases de consenso es planteada como objetivo supremo.
El elemento indispensable para la construcción de ese mínimo consensual que reconstruya la 
integridad del Estado, es la articulación de un acuerdo entre las Fuerzas Armadas, los partidos 
políticos   y   la   burocracia   sindical.   El   carácter   de   ese   acuerdo   y   el   contenido   de   las   fuerzas 
sociales   convocadas   para   ponerlo   en   práctica,   determina,   de  hecho,  un  repliegue  político   de 
capital monopolista, que debe aceptar un pacto con el capital nacional en el espacio que menos 
controla, dada su virtual carencia de representación política partidaria directa: el de la escena 
electoral y parlamentaria.

Esta   salida   negociada,   si   no   significa   la   derrota   del   capital   monopolista,   en   tanto   el 
desenvolvimiento   de   la   economía   sigue   un   rumbo   relativamente   autónomo   que   le   permite 
acentuar su predominio en ese nivel, importa, en sentido contrario, la mayor victoria que, dadas 
las   relaciones   de  fuerza   políticas   y el   carácter   subordinado   de   sus   posiciones   en  el   sistema 
económico pueden conseguir los sectores dominantes no monopolistas. Esto es, reubicarse en el 
poder político, aun cuando su fuerza real solo alcance para restablecer una situación de empate 
y   no   para   instrumentar   un   proyecto   hegemónico   alternativo   capaz   de   potenciar   un   modelo 
económico dinámico.

La   burguesía   monopolista,   al   ser   desautorizado   en   corto   plazo   el   “modelo   brasileño”   de 


hegemonía, queda descolocada ahora en el abanico de posibilidades políticas y debe sacrificar 
su presencia antagónica a favor de conseguir una mínima consolidación del sistema de poder, 
que   había   sido   virtualmente   vaciado   desde   1969   en   adelante.   Incapacitada   para   imponer   su 
modelo, la reconciliación propuesta se le aparece como una menor que, de todos modos, no 
llega a cuestionar su predominio en el mercado económico, aunque deba admitir la competencia 
con los otros sectores de la burguesía en el mercado político del sistema de partidos.

Todo el proceso protagonizado por las Fuerzas Armadas, los partidos políticos y la burocracia 
sindical tras la propuesta lanzada desde el Estado para la construcción de un Gran Acuerdo 
Nacional,  tiende a afirmar, como tendencia, los presupuestos básicos de esta tregua que las 
clases   dominantes   deben   pactar   para   salir   de   la   crisis   política   y   colocarse   en   mejores 
condiciones para enfrentar la crisis social. Un problema, el de los métodos más idóneos para el 
control de la movilización, sobre el que se impostan luego determinaciones de clase, marca la 
cuota   mayor   de   dificultades   que   se   traduce,   incluso,   en   choques   violentos,   a   partir   de   las 
discrepancias,   que,   como   respuestas   orgánicas   a   la   situación,   aportan   el   reformismo   y   el 
transformismo.

El transformismo es la ideología de las Fuerzas Armadas; la fórmula político­social que asume, 
en esta etapa de la crisis argentina, la doctrina de la seguridad. Es el modo “realista de la contra­
insurgencia”.   Definimos   en   general   al   transformismo   como   un   camino   de   salida   para   una 
situación de crisis orgánica en el  que una de las fracciones dominantes   propone un programa 
de mantenimiento del Orden que incluya la absorción de representantes de fuerzas dominadas. 
Esta absorción modifica las formas políticas de la dominación, pero no altera sus contenidos 
económico­sociales. Aunque utilice cuadros reformistas para realizar sus fines, un sistema de 
tipo transformista intenta la superación de la crisis a través del rechazo de toda reforma orgánica.
En   el   caso   argentino   actual   este   proceso   se   especifica.   El   transformismo   de   las   Fuerzas 
Armadas, como acuerdo con la burocracia sindical y los partidos políticos, parece dispuesto a 
aceptar ciertas reformas económico­sociales. Sus “límites de tolerancia” están básicamente en lo 
político, en el control de la movilización popular, en 
el manejo de la seguridad. Las garantías que las Fuerzas Armadas exigían de las otras partes 
convocadas   para   el   acuerdo,   tuvieron   un   punto   de   arranque   “máximo”   —la   candidatura   de 
Lanusse a la presidencia constitucional— y parece tener ahora un punto de llegada “mínimo”: la 
coparticipación   en   el   poder,   el   control   sobre   la   movilización   a   través   de   la   violencia,   la 
responsabilidad indelegable de garantizar la seguridad contra el “enemigo interior”. Es a partir de 
esto y no de la adhesión, como lo fuera en 1966, a un modelo económico explícito, que  las 
Fuerzas Armadas se transforman en representantes indirectos del mejor programa posible, en 
las condiciones actuales, para los monopolios; en el estrato protector que éstos tienen si el resto 
de las clases dominantes intenta aprovechar la movilización popular para recuperar posiciones 
perdidas en el sistema económico.

El   reformismo,   sustentado   en   los   partidos   políticos   y   en   la   burocracia   sindical,   expresa,   en 


cambio, más directamente intereses económico­sociales. Su contenido es maximizar las metas 
del  capital   nacional   frente   al  modelo   de   neodependencia,   a  través   de   una  asociación  con  el 
Estado   que   ponga   en   marcha   un   programa   nacional­desarrollista   y   que   permita   negociar   la 
dependencia. Su plataforma es la de los acuerdos entre la CGE y la CGT: los puntos allí incluidos 
unifican a las burocracias políticas de los grandes partidos.

En estas condiciones se llega a las elecciones del 11 de marzo. Ese día,  la fuerza del número se 
transforma en un hecho cualitativo: la multitudinaria votación a la coalición hegemonizada por el 
peronismo   pone   en   cuestión   también   al   “punto   de   llegada   mínimo”,   aceptado   por   el 
transformismo   militar   tras   haber   asimilado   el   irremediable   fracaso   de   los   intentos   de 
“constitucionalizar”   la   presidencia   de   Lanusse.   Esta   puesta   en   cuestión,   en   tanto   paraliza   la 
iniciativa política desplegada hasta entonces por las Fuerzas Armadas, significa el bloqueo más 
significativo sufrido por el proyecto hegemónico del capital monopolista, al sancionar su derrota 
en manos de la peor coalición posible para sus intereses, en las condiciones presentes.

Claramente, el mejor resultado para el capital monopolista de unas elecciones a las que había 
sido   empujado,   era   lograr   una   fragmentación   del   poder   que   obligara   a   una   negociación 
permanente   entre   reformismo   (dividido   casi   por   mitades   entre   oficialismo   y   oposición)   y 
transformismo, aun cuando el primero mantuviera formalmente el control del sistema político. 
Esto es, una versión institucionalizada del Gran Acuerdo Nacional, bajo la supervisión de las 
Fuerzas Armadas. El aluvión de votos desbarató esas intenciones, planteando una ruptura grave 
de la continuidad proyectada.
Los comicios, dado el carácter rotundo del pronunciamiento, dejan virtualmente sin estrategia al 
transformismo y en un vacío político al capital monopolista. El bloque a instalarse pasa a ser 
liderado   por   fuerzas   representativas   de   la   burguesía   no   monopolista,   básicamente   las 
burocracias políticas, la burocracia sindical y las organizaciones representativas directas de los 
intereses del capitalismo nacional. En su interior, con una capacidad organizativa menor, pero 
expresando con nitidez las expectativas más profundas de la movilización popular posterior a 
1969, coexisten tendencias socialistas, radicadas básicamente en la juventud y en el sindicalismo 
de oposición.

Finalmente, a la derecha, pero todavía en el exterior del sistema, expectantes, sin un liderazgo 
claro, se ubican las Fuerzas Armadas, envueltas en el fracaso político de su grupo dirigente, pero 
hasta ahora incapaces de revertir ese marginamiento provocado por la derrota.

Este   gobierno,   con   contradicciones   en   su   interior   entre   quienes   postulan   el   “capitalismo 


nacional”, quienes reclaman la movilización para el socialismo y aun aquellos otros que actúan 
como cuñas larvadas del capital monopolista; que no goza, además, de un sostén activo por 
parte de las Fuerzas Armadas sino de un consentimiento sólo pasivo, resultado de una derrota 
que no ha sido elaborada, necesita transformarse rápidamente en poder, esto es, en alternativa 
hegemónica tras el fracaso del capital monopolista.

Es en este punto donde comienza a plantearse, como problema central, el de la capacidad de la 
coalición triunfante para poner en marcha una política de reformas orgánicas que pueda revertir 
el avanzado proceso de dependencia económica, cuando hoy, a diferencia de lo que sucedía en 
la década del 40, ésta se asienta básicamente en el dominio desde el interior de la estructura 
productiva más avanzada.

La   debilidad   económica   frente   al   capital   monopolista   de   las   clases   que   le   dan   contenido   al 
liderazgo del nuevo proceso sólo podría ser compensada por una efectiva y profunda asociación 
con las Fuerzas Armadas que se resuelva en un proyecto de capitalismo de Estado, algo que en 
las actuales condiciones de monopolización de 

la economía argentina se acercaría peligrosamente —para la burguesía local y para las Fuerzas 
Armadas preocupadas por el “enemigo interior”— a una vía no capitalista de desarrollo.

Si el reformismo nacionalista fracasara en la consolidación de un proyecto hegemónico basado 
en la asociación entre el Estado y la burguesía no monopolista, o si limitara sus ambiciones a 
una mera negociación de la   dependencia aprovechando las nuevas condiciones del mercado 
mundial, el retorno al empate y la continuidad de la situación de crisis social y política resultaría 
la previsión más verosímil. Mucho más, en tanto el capitalismo monopolista, que mantendría su 
predominio   en   el   nivel   económico   forzaría   nuevamente   la   búsqueda   de   la   hegemonía   en   el 
bloque de poder.
Para las clases populares, el proletariado en primer lugar, el triunfo electoral de marzo significa el 
pasaje   a   una   nueva   etapa   de   lucha,   que   librará,   obviamente,   en   condiciones   mucho   más 
favorables que las existentes desde 1955. Cualquier recrudecimiento de la crisis tiene, ahora, un 
dato suplementario inexistente a mediados de los años 60: la presencia de un nuevo movimiento 
social que, desde diferentes tiendas organizativas, pero básicamente ahora desde el interior del 
propio   sistema   político,   plantea   una   redefinición   de   las   salidas   políticas   en   términos   de   su 
adecuación   con   la   contradicción   social   básica   generada   por   el   desarrollo   del   capitalismo 
monopolista dependiente en la Argentina.

NOTAS

* El cuerpo fundamental de este artículo fue pensado y redactado antes de las elecciones del 11 de marzo. Las líneas 
básicas   del   análisis   se   mantienen   inalteradas   y   ninguna   de   las   conclusiones   debe   ser,   a   mi   juicio,   reformada.   La 
estrepitosa derrota política sufrida por el capital monopolista seis años después de su ascenso triunfal al poder en andas 
de la Revolución Argentina, ha abierto una nueva fase en la lucha de clases que coloca, por primera vez en décadas, 
nuevamente a las fuerzas populares ante la posibilidad de revertir a su favor un proceso; de transformar una situación 
defensiva, primero en equilibrio y luego en ofensiva. Pero ese proceso recién se abre: la avalancha de votos populares no 
sólo no alcanza por sí sola para tomar el poder   sino que tampoco permite excluir del gobierno  a fuerzas antipopulares 
que actúan en su propio interior, las que intentarán ahora negociar la dependencia con el capital monopolista. El 11 de 
marzo el pueblo dispuso los funerales del proyecto más coherente elaborado por el capital monopolista, al derrocar a la 
camarilla militar que, claramente desde 1966, se había transformado en principal soporte político de la dependencia. Este 
es un hecho histórico, pero a partir de él otra historia debe nacer aún. 

1   Antonio Gramsci,  Notas sobre Maquiavelo sobre política y sobre el Estado moderno,    Buenos Aires, Nueva Visión, 


1972, págs. 71 y 72. La expresión acerca de que deben transformarse en partido, no tiene que ser tomada en sentido 
estricto: para Gramsci, un gran diario, por ejemplo, puede ser calificado como “partido” o “fracción de partido”. Se trata de 
expresiones orgánicas que, a partir de intereses de clase, plantean las cuestiones en conflicto no sólo sobre un plano 
corporativo, sino sobre un plano universal.”

2   *arl Marx, Elementos fundamentales para la crítica de la economía política,    tomo 1, Buenos Aires, Siglo XXI, 1971, 
pág. 204.

3   Gramsci, op. cit., pág. 71. La expresión la toma casi literalmente del Prefacio a la  Contribución a la crítica de la  
economía política,  de Marx.

4  Mao Tse Tung, Sobre la contradicción,  en Obras Escogidas, tomo 1 pág. 356.

5  Samir Amin, L’Accumulation a l’echelle mondiale,  París, 1970, pág. 34.

6  Ruy Mauro Marini, “Dialéctica de la dependencia: la economía exportadora” en Sociedad y Desarrollo,  Nº 1, Santiago 
de Chile, 1972, pág. 37.

7  Amin, op. cit. pág. 34.

8  Gramsci, op. cit., pág. 76.

9   La definición de Lenin sobre “situación revolucionaria”, en Obras Completas,   tomo XXI, pág. 211/12, Buenos Aires, 
1960.

10   Torcuato Di Tella, “Inmovilidad o coexistencia en la Argentina”, en James Petras y Maurice Zeitlin,  América Latina:  


¿Reforma o Revolución?,  tomo 1, Buenos Aires, Tiempo Contemporáneo, 1970, pág. 205.
11  Política Económica Argentina,  Buenos Aires, 1968, pág. 35.

12  Osiris Villegas, Políticas y estrategias para el desarrollo y la seguridad nacional,  Buenos Aires, 1969, pág. 136.

13  El discurso del general Juan N. Iavicoli, pronunciado en la Conferencia de Ejércitos Americanos reunida en Buenos 
Aires en noviembre de 1966, puede leerse en Clarín del 3 de noviembre de 1966.

14  Columna de Mariano Grondona, en Primera Plana  del 12 de diciembre de 1967.

15  Cf. Mónica Peralta Ramos, Etapas de acumulación y alianzas de clases en la Argentina,   Buenos Aires, Siglo XXI, 
1972, págs. 62 y 183.

16  En realidad, desde los años 60 la ofensiva del capital monopolista ha tendido, con éxito, a integrar subordinadamente 
a la burguesía nacional en su circuito económico o condenarla a su desaparición. De acuerdo con estadísticas oficiales, 
más de once mil empresas quebraron en los últimos cinco años, debilitando el peso económico del capital nacional. Pero 
lo   que   interesa   destacar,   más   allá   de   las   habituales   discusiones   sobre  la   extinción   de   la   burguesía   nacional   en   la 
Argentina, es lo siguiente, dentro de la línea de razonamiento de estas notas: a) la existencia de una diferenciación 
contradictoria entre esos grupos y la burguesía monopolista, basada en  intereses;    b) la capacidad, en esa relación 
conflictiva, de oponer resistencias, de negociar transacciones. Es que, por encima de su peso económico (mucho mayor 
que el de similares fracciones de clase en otros países latinoamericanos), vale su peso social. Según la clasificación del 
Censo Industrial 1963­64, las empresas de las ramas industriales “mediana y escasamente concentradas”, en las que 
predomina abiertamente el capital nacional y cuyo destino se liga al del mercado interno, producían el 43,6% de los 
bienes industriales y ocupaban el 57,7% del total de la mano de obra. Este último dato es muy importante en términos de 
peso social: puede ayudar a explicar la relación que la burocracia sindical mantiene con las organizaciones profesionales 
del empresariado nacional y los reiterados acuerdos a que han llegado para reclamar en conjunto modificaciones a la 
política estatal.

17    Oscar Braun  y  Ricardo  Kesselman,  Argentina  1971:  estancamiento  estructural  y  crisis  de  coyuntura,    Centro  de 
Estudios de Economía Política, Buenos Aires, 1971, pág. 1 (véase pág. 45 del presente volumen).