Vous êtes sur la page 1sur 5

UNIVERSIDAD NACIONAL DEL NORDESTE

Carreras de Relaciones Laborales, Comunicación


Social y Turismo

Carrera: Tecnicatura en Periodismo

Trabajo Práctico Nº 7

Televisión Liberal y Privada.

Fecha: 10 de noviembre de 2008

Grupo Nº: 2

Profesor responsable : Belén Ayala

Integrantes: Silvero, Miguel Ángel. López, Zenón Alberto.

Calificación obtenida:

1
Consignas:

1. ¿En qué consistió la televisión experimental?

2. Explica cuales fueron los cambios que tuvo la televisión entre 1958 y
1960.

3. ¿Qué papel jugó el público joven en la televisión?

4. ¿Qué innovaciones o cambios trajo la televisión privada en la


sociedad?

Desarrollo:

1- Durante 1930 comenzó el servicio de onda corta y también surgieron las primeras
noticias acerca de la televisión. Diarios, revistas y publicaciones especializadas
explicaban para diferentes públicos cómo funcionaba y qué ventajas tenía la
transmisión de imágenes y de sonidos.

Durante la Exposición de Radio de 1929, un radioaficionado (Ignacio Gómez) mostró


avances en el proceso de transmisión de imágenes fijas. Fue en una prueba realizada
en el Teatro Opera. En 1930, se formó la Baird Televisión Argentina. José Guerrico y
Antonio Devoto (propietarios de radio Spléndid, junto con Ignacio Gómez, Benjamín
Gaché, Enrique García Mérou y Ángel Perrone se habían vinculado con el experto
escocés John Logic Baird y fundaron una sociedad anónima con un millón de pesos de
capital para realizar experiencias de televisión en onda de 300 metros. La experiencia
sólo duró unos meses.

En 1931, los ingenieros Antonio Medina y Carlos Lamarque fundaron en Buenos Aires
el Centro Argentino de Televisión. En él actuaron radioaficionados y estudiantes de
ingeniería. Eran los primeros pasos experimentales del medio.

2
2- Entre 1958 y 1960, el sistema de televisión y radio de la Argentina sufrió un cambio
profundo. Entre enero y mayo de 1958, se reorganizó la radio. El cambio que
experimentaban las personas que dirigían los aspectos comerciales y de los
contenidos de la radio se entiende si se considera que antes de 1959 no estaban
permitidas las emisoras de música funcional. Durante los primeros años de la radio,
las empresas discográficas se opusieron a que las emisoras pasaran al aire temas
musicales por medio de grabaciones. Consideraban que esto frenaba las; ventas de
discos. Además, algunos productores y profesionales de la radio creían que era poco
profesional hacer programas de radio con música grabada. Es decir, era un descrédito,
dentro del ambiente, el hecho de que se usaran discos en los programas. Sin
embargo, la entrada de la televisión, la crisis económica de la radio y los cambios de
actitud de las discográficas (advirtieron que vendían más discos a raíz de que eran
escuchados repetidamente en la radio) llevaron a que los disc-jockeys y los discos
fueran algo común en el medio.

Las emisoras que habían sido adjudicadas por el presidente Aramburu en 1958 no
fueron entregadas a los licenciatarios hasta dos y tres años después. En junio de
1960, la Compañía Argentina de Televisión (CADETE) adquirió la licencia para
explotar LS83 TV Canal 9. El presidente y director general era Kurt Lowe y su director
artístico, Manuel Alba. En octubre de 1960, Ricardo Pueyrredón asumió como
presidente de la empresa que explotará LS85 TV Canal 13 Río de la Plata S.A. Al año
siguiente, en julio de 1961, LS84 TV Canal11 Dicon (Difusión Contemporánea S.A,)
comenzó a funcionar en Buenos Aires ante la dirección general se encontraba el
padre Ricardo Grandineti de la Compañía de Jesús. De esta manera, a principios de
los años sesenta, se modificaba todo el sistema de comunicaciones: primero, se pasó
de una situación de monopolio estatal de la televisión a otra de competencia entre
privados; segundo, se sumaron tres canales organizados con el modelo de
financiación comercial y explotada por privados. La televisión de Buenos Aires quedó
en condiciones muy diferentes a las que se encontraba desde los inicios de la
televisión en la Argentina. También, en el interior del país se modificó la estructura del
sistema de radiodifusión y especialmente el de la tele-visión. El primer canal fue LU86
TV Canal 8 Difusora Marplatense S.A. Su salida al aire fue el 19 de diciembre de 1960.
Finalmente, en junio de 1966 comenzó a funcionar LS86TV Canal 2, Rivadavia
Televisión S.A., desde la ciudad de La Plata.

Con el comienzo de las transmisiones de los canales privados se inició una nueva
etapa de la televisión. Desde 1951, la televisión había funcionado de acuerdo con una
extraña combinación de control estatal o ideológico, por un lado, y de participación de
personas privadas, como Yankelevich, por otro, dirigidos por objetivos de rentabilidad
económica. Fue un período de aprendizaje y de formación de los profesionales. Pero
sobre todo, de transformación de la técnica de producción de la radio en modelos
diferentes, en tanto se agregaba un factor tan radical como la imagen. Los actores, los
locutores, los periodistas y los directores que habían triunfado en la radio, debían
adaptarse a las nuevas condiciones de producción y , de puesta en escena de la
televisión.

3
3- La televisión privada surgió dentro de un clima cultural de apertura y de crítica y en
las artes visuales también había un discurso de libertad y de internacionalismo. Este
discurso criticaba el aislamiento que había significado el peronismo para las artes
argentinas. Se buscaba valorizar la libertad expresiva, "el caos como valor". Esto fue
significativo de una época y de un contexto. La percepción social de los jóvenes
artistas, después de varios años de poca libertad intelectual, los llevaba a orientarse
hacia formas abstractas, poco convencionales y nada conservadoras. El intento de
quebrar el canon estético será generalizado. Se representó todo aquello que la cultura
oficial consideraba "lo bajo", lo kitsch, lo popular y lo morboso. Ésta es la época del
Instituto Di Tella en Buenos Aires. La televisión se transformó en un bien de consumo
para las masas y en una nueva forma expresiva, que se integraba a los movimientos
de vanguardia al ser recibida por los grupos más radicales como un medio para que el
público lego comprendiera el arte de vanguardia.

En segundo lugar, entraba en la escena pública de forma evidente y consistente un


nuevo sujeto social: los jóvenes. Éste fue el público que impulsó la introducción de la
televisión en los hogares. Fueron los que establecieron las mediaciones pedagógicas
con sus padres, que eran parte de la audiencia natural de la prensa y de la radio. Los
jóvenes críticos de los años sesenta eran la primera generación televisiva. Y fue un
elemento que influyó para que la televisión fuera masivamente aceptada. Desde el
punto de vista social, la audiencia de la radio y de la televisión había modificado
algunas pautas de relación con los medios. Lo más importante en esta década fue que
la televisión ya era un objeto social de la vida cotidiana.

Los jóvenes de esta época viven una realidad muy distinta de la de la juventud de
décadas anteriores. El afianzamiento de los sectores asalariados y las políticas de
bienestar social abren un nuevo panorama para todos aquellos nacidos después de
los años 40.

A diferencia de sus padres, muchos jóvenes de los años 60 pueden estudiar sin
necesidad de trabajar y cuentan con dinero suficiente para gastar en bienes de
consumo, como radios, tocadiscos, ropa, y música envasada.

Esta nueva franja de consumidores poco a poco va forjando una cultura propia, que
busca diferenciarse del mundo de los adultos, ya sea en su forma de vestir, peinarse,
hablar, o pensar. Esta cultura juvenil constituye un fenómeno a nivel mundial, que se
esparce a la velocidad que imponen los nuevos medios de comunicación y produce
grandes cambios en la forma en que los jóvenes se relacionan con la sociedad. Estas
modificaciones generalmente vienen cargadas de fuertes cuestionamientos a la
autoridad y los valores establecidos.

También en los 60, la mujer atraviesa por una serie de cambios decisivos en su rol
social. La mayor presencia femenina en el mercado laboral, así como el aumento en el
número de profesionales universitarias, les permite a muchas mujeres gozar de una
mayor independencia económica.

4- El 31 de diciembre de 1958, el Canal 7 anunció que cortaría la transmisión a las


once de la noche con el objetivo de que en "las casas se pudiera recibir el Año Nuevo

4
en familia". Pero el público se disgustó y protestó. La familia y el hogar habían
integrado, en menos de diez años, la televisión a sus pautas de vida.

A principios de la década del 60, el nuevo medio de comunicación irrumpió con fuerza
en los hogares argentinos. Para esta época, existen en el país casi un millón de
aparatos de televisión. Esta novedad tecnológica fue desplazando a la radio de su
lugar central, para instalarse como el nuevo punto de interés de la vida familiar.

Por otro lado, gracias a la nueva tecnología de transistores, la radio y los equipos de
música dejan de ser muebles de grandes dimensiones para convertirse en artefactos
más pequeños y portátiles, que permiten trasladar el entretenimiento a otros sectores,
tanto dentro como fuera del hogar. Ya sea la radio Spika, para escuchar el partido, o el
Winco para animar un picnic, durante la década del 60 la industria del entretenimiento
alcanza casi todos los ámbitos de la vida cotidiana.

A las tradicionales revistas musicales y espectáculos en vivo se suman las series


enlatadas, generalmente provenientes de los Estados Unidos. Estas producciones
captan rápidamente la atención del público y estimulan la realización de ficciones
argentinas, como las telenovelas y comedias familiares. Muchas de estas
producciones intentan reflejar el estilo de vida del público televidente. En 1962 canal
13, lanza La Familia Falcón, una telecomedia auspiciada por una conocida empresa
automotriz, como forma de promocionar su modelo Falcon. La Familia Falcón cuenta
las vivencias cotidianas de una familia de clase media urbana, uno de los sectores
más favorecidos por las políticas económicas desarrollistas. Un tipo de familia que
puede acceder a las comodidades de la vida moderna como el automóvil y el televisor.

Con el pasar de los años, y la llegada de la televisión a los hogares de menores


recursos, el paradigma de familia televisiva cambia, dando paso a Los Campanelli, un
modelo de familia de ficción más identificado con los sectores populares y de clase
trabajadora. El surgimiento de la televisión y las distintas innovaciones electrónicas
amplían el universo de imágenes y sonidos, y expanden los horizontes del lenguaje
artístico. Atendiendo a estas novedades, muchos escultores, fotógrafos y pintores se
convierten en “artistas visuales”, que no dudan en incorporar las nuevas técnicas y
materiales a su trabajo habitual.

En poco tiempo, términos como “pop art”, “happening” o “performance” se hacen cada
vez más habituales entre los artistas de vanguardia. La combinación de la plástica
tradicional con los lenguajes modernos de la televisión, la prensa gráfica y la
publicidad, pronto atrae el interés de los medios de la época y de la crítica
internacional.