Vous êtes sur la page 1sur 5

Alejandro Báez La Revolución Mexicana, desde la bola y las manos Letra Franca Noviembre de 2012 La Revolución Mexicana, desde

la bola y las manos Para Gris, por su revolucionario temple La mente humana es parasitable por informaciones que no se han sujetado al filtro de la razón… La mente de los niños cree todo lo que les diga un adulto… La infancia es (por tanto) una edad propicia a las infecciones. De algunas nos salvamos: tos ferina, paperas, polio, sarampión. Otras las arrastramos durante toda la vida: Hidalgo, Morelos, Cuauhtémoc, la Gran Derrota de la Conquista, el Gran Triunfo de la Independencia, el progreso que nos trajo la Revolución… —Luis González de Alba (Crespo, 2009, pág, 291)

La imagen no puede ser más fatídica: la Revolución Mexicana se puede sintetizar en el culto a la mano de Álvaro Obregón, que se dio en el museo de la Bombilla, de 1935 a 1989. Es verdad que los mexicanos tenemos el gusto por la muerte, un gusto kitsch y además fetichista. Y así la institucionalizamos y la celebramos. Igual que nuestra historia broncínea, igual que nuestros héroes y villanos, igual que nuestro presente y pasado. Una mano —o una revolución— que vimos pasar y la gente anónima, las masas, lo que en tiempos del levantamiento de 1910 se llamó la bola, sólo la vio, supo de ella, fue parte del movimiento y lo abonó con su sangre, escuchó de sus grandes beneficios pero nunca se adueñó de ella. Sólo es un término de escuela, un concepto de discurso, una ilusión como la de los personajes de “ Nos han dado la tierra” de Juan Rulfo. Un sueño del que no sabemos si deseamos despertar o continuar con la pesadilla. Sin certezas ni esperanzas.

2009). lo único que hizo fue nacionalizar las banderas que desplegó para justificarse. La propia historia tiene sus razones. dedicada al soldado desconocido. que creyeron en un ideal y se lanzaron en pos de él pero que a la larga nadie conoce ni reconoce. Y es que el mito de la Adelita es fundamental para entender la Revolución Mexicana. olvidaba pronto los motivos que le habían empujado a empuñar las armas (al menos los declarados) y aprestaba a instalarse cómodamente en el poder por encima de cualquier ordenamiento legal o democrático (Crespo. que la historia la escriben los vencedores y que en las grandes revoluciones. Urbina. nada. ya lugar común entre historiadores sin importar su bando o facción. De hecho. Las referencias constante de las novelas y cuentos de Mauricio Magdaleno. Una profunda lectura de la historia de México [nos ha enseñado] que cada vez que se rebelaba algún caudillo en nombre de la libertad y el pueblo. termina el capítulo 32 de Al filo del agua de Agustín Yáñez. institucionalizarse a sí misma como . Para los pobres. así de silenciosos. Los soldados zapatistas que tomaron por sorpresa la entrada del Tratado de Libre Comercio. Para que “las bases”. Así de totales. Son las turbas y la chusma de los textos de Luis G. sigue siendo igual: los marchantes en el mercado cargando sus equipales llenos de fruta o las “marías” vendiendo artesanía por las calles. así de imprescindibles son para México. Los Olvidados de Buñuel. Fueron Los de debajo de Mariano Azuela. ¿Por qué la bola es anónima? ¿Por qué no reacciona? ¿Despertará alguna vez? No.Es un principio elemental. No lo hará. “Que la sobrina del señor cura se fue con muchos hombres1”. esos que son “daño colateral”. La nuestra. Son los sinesperanzas de Juan Rulfo. Las masas villistas que acompañan a María Félix en La Cucaracha. es necesario alguien que los acaudille. un buen título para Emilio Rabasa con La bola. la muy mexicana. y poder comprender a la bola. En el mejor de los casos son otra estatua. Esos que los políticos neoliberales ni ven ni oyen. sean. como los designan los priístas. los zócalos de los héroes se construyen con la vida y muerte de anónimos ciudadanos. La bola. Los más de 60 mil muertos. los pobres que luchan no tanto por ganar algo sino porque ya no tienen nada que perder. que después de poco más de 100 años. Son los muertos de Acteal. sólo en la literatura han tenido cabida pero ni allí han sido nombrados. la que derrocó a un dictador con 33 años en el poder. Los mudos caminantes en la Caravana por la Paz de Javier Sicilia. la primera revolución social del siglo XX. Son los inmigrantes que pierden la vida en busca de una mejor. broncínea y muda también. paisanitos.

En su nombre se han cometido tantas injurias e injusticias.? ¿En verdad existe una revolución que sea democrática. para comprar un apoyo innecesario pero siempre irrestricto le otorga a manos llenas sea lo que necesita sea lo que quiera darle.justo auto apego a su ego y perpetuar durante poco más de 70 años los mismos vicios que tanto atacó. que el sistema funciona. Fracasamos. necesito más. No es lo mismo pero es lo mesmo..? Además de la retórica de las preguntas per se. las escuelas como centros de analfabetismo funcional. aguantan vara y . ¿Realmente se institucionalizó la revolución. que los estados trabajan. ese término acuñado en el porfiriato y que se mantiene vigente en todos los estratos del sistema. Desde el tlatoani hasta el virrey. disfrazada de elecciones regulares en donde el Estado siempre. las televisoras jugando a crear nulos intelectos en sus espectadores. los que han hecho del “hueso”. Igual que la de don Porfirio. los líderes morales. o los ladrones. Sabios que eran los romanos. ayúdame” y el poderoso. Fracasamos porque nuestra historia es cíclica y estamos condenados a repetirla cada cien años para vivir en soledad absoluta. Una revolución surrealista para un país surrealista. desde el caudillo hasta el presidente.? ¿Realmente hay una acción con tintes nacionales.. el pueblo sólo sabe estirar la mano y exigirle “Quiero más. fue juez y parte. desde el cura de pueblo hasta el obispo en turno. es inútil hablar de los triunfos de la Revolución Mexicana. sea una canasta básica o un contrato. como el de Pemex o el de Educación. Basta ver el caudillismo en los grandes sindicatos. todas coinciden con la nulidad de respuesta o con el absurdo como contestación o lo oximorónico como realidad. de doce años perdidos y de regreso a la Revolución Institucionalizada —en el nombre llevan la fama—. Pan y circo para el pueblo. los pordioseros sistémicos. Los demás. desde el hacendado hasta el gobernante. su modus vivendi entienden las crisis sexenales. Solo los que saben pedir limosna. con cargos y juicios en su contra quienes encabezan a los mineros desde el exilio. después de una transición partidista. por más que el sistema se encargue de decirnos que el gobierno del presidente trabaja. Pobre. los gobernantes más ocupados de sí mismos que del pueblo… El pueblo. los que nunca salen en los diarios más que cuando son cadáveres anónimos en narcofosas. que la justicia trabaja. Eternización de sí misma. la burocracia encasillada en ignorar que son funcionarios públicos. A estas alturas del siglo XXI. hasta la ciudadanización del IFE. Las tribus en los partidos políticos. Una “dictablanda” o “la dictadura perfecta”. Ellos sí padecen la incógnita del mañana. sabio como lo es el maquiavelismo..

Por eso el culto a la mano de Obregón es el paralelismo perfecto de la revolución. Lo tiene rentado. el ogro filantrópico Octavio Paz dixit. Esa mano que. Como lo fue la pierna de Santa Anna para la Independencia o la lengua de Belisario Domínguez para la caída del breve periodo huertista. La mano amiga. formó filas para ver al ejército y la crema y nata del aparato político del momento . Guardada durante años en un burdel. 2005). Arrancada de un cañonazo en la batalla de Celaya en 1915. el presidente de la Universidad de Harvard. Cuando el presidente Cárdenas decidió rendirle homenaje. pero jamás propio. en vida de su dueño y aquí el galimatías es válido. el pueblo de México. al arrojar una moneda de oro y levantarse de entre los cadáveres. amarilla como el pergamino y escatológica por sí misma. Nos lleva la chingada a todos. especialmente el del sur de la capital. La peregrinación en la secundaria o en la preparatoria a verla se tornaba obligatorio. quizá. se pelean. no se mueve pues no se siente dueño de su país. Esa mano que descansaba en un templo laico y cívico. mal usufructuado. rescatada. metida en un frasco con formol. según la leyenda. citando a Larry Summers. era la mano del mártir de la revolución laica. maldicen pero no se mueven. Y como dice la propia analista. siempre la mano. que en algún momento fue su jefe y líder. quien murió a manos. es lo que funciona. Y es que el sistema revolucionario se ha perfeccionado a tal grado que sólo la mano dadivosa. Entronizada por el cardenismo en el mismo lugar donde fue asesinado el triunfador de la lucha intestina al momento de celebrar que traicionaba la bandera maderista y era reelecto por segunda vez para el periodo 1928 a 1932 y. ese que vivía en la delegación de San Ángel y que de la noche a la mañana amanecía en la delegación Álvaro Obregón.se quejan. Quien no estira la mano. Albur que es realidad mexicana por pedestre y por vulgar. empeñado. La mano justiciera. dios-papá-gobierno no lo escucha. ajustició y traicionó lo mismo a Pancho Villa que siempre fue su dolor de cabeza que a Venustiano Carranza. se transformó en la silente reliquia del poder que se ejerció con mano dura como resultado de la justicia de la Revolución. Y no se mueven pues como explica Dennise Dresser en su conferencia dada ante la Coparmex el 12 de octubre de 2007 titulada “De la sumisión a la participación ciudadana”. sea con altas o con bajas. el hombre masa de México. de la Iglesia católica. pero nuestra Revolución Mexicana. Lo mismo sirve el puño levantado en contra del sistema pues lo valida que la mano inerte que exige un puñado de tierra o de pan. la bola. nadie nunca ha lavado un carro rentado (Dresser. hasta la posteridad.

José Antonio (2009). ahora de bronce.mx/img/file/aer/El%20pais%20de%20uno. deseando que algo cambie para que nada cambie.mx/nuevositio/php/popVideoPlayer. la mano de Obregón se desechó y en su lugar se colocó otra. agachada. En Internet en http://www. continua su religioso peregrinar cívico. Por lo menos a la mano de Obregón debieron ponerla pintándonos un violín. Coparmex. Dresser. el 12 de octubre de 2007. silente. Generaciones después. vio pasar la mano y rompió en aplausos.com. Nueva Conciencia. La bola continúa esperanzada desde su desesperanza cotidiana. Episodios de la vida nacional desde la Conquista hasta la Revolución. Bibliografía consultada y citada Crespo. para recordar a quien triunfó en la Revolución y comenzó a institucionalizarla para eternizar la vacuidad de sus principios. Una estatua más de y para la Revolución. Consultada el 23 de octubre de 2012 en http://www. desde el museo de la Bombilla.php?idVideo=9 1&llaveVideo=5970564567466410350&hl=es&catVideo=3 y en http://www. Denise (2005). perpetuando su memoria. México. Y el pueblo inerte. México: Debate.(2007). Así la Revolución nos habría hecho meritoria justicia.com/watch?v=vXt_-6j7Lss 1 Las cursivas son de este autor. ya en pleno neoliberalismo y con la Revolución si no muerta sí agónica. Una forma silente que. La bola. agobiado. . silente.org.nuevaconciencia. recordarlo y venerarlo.coparmex. pdf ----. Consultado el 23 de octubre de 2012. “El país de uno”.youtube. parece saludarnos y recordarnos que al sistema emanado del movimiento armado de 1910 no le importamos. Contra la historia oficial. pero que debemos adorarlo. “De la sumisión a la participación ciudadana” [conferencia videograbada].tributarle veintiún cañonazos. sólo para resaltar la masificación anónima.