Vous êtes sur la page 1sur 3

Un alma en libertad.

Sanidad interior

UN CORAZON Y UN ALMA EN LIBERTAD

Deuteronomio 30:8-11 Entonces tú escucharás de nuevo la voz del Señor y pondrás en práctica todos sus
mandamientos, tal como hoy te los prescribo.
9 El Señor, tu Dios, te dará abundante prosperidad en todas tus empresas, en el fruto de tus entrañas, en
las crías de tu ganado y en los productos de tu suelo. Porque el Señor volverá a complacerse en tu
prosperidad, como antes se había complacido en la prosperidad de tus padres.
10 Todo esto te sucederá porque habrás escuchado la voz del Señor, tu Dios, y observado sus
mandamientos y sus leyes, que están escritas en este libro de la Ley, después de haberte convertido al
Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma.
11 Este mandamiento que hoy te prescribo no es superior a tus fuerzas ni está fuera de tu alcance.

Buscando tu libertad.
DIOS QUIERE VERTE LIBRE. (La codependencia emocional me ata)
“Se complacerá” eudokeo, (eu: bueno) (dokeo: parecer bueno)
Disposición, libertad de intención, solución con respecto a lo que es bueno,
Pensar bien, buen proyecto.
Hebreo: “jepets” no solo se complace y deleita sino que anhela.
El secreto de la sanidad emocional, está basado en que la transparencia de nuestro amor
a Dios se ve reflejada en la excelencia de nuestro amor hacia nuestro prójimo.
De tal manera que podemos declarar que si no amas a tu prójimo entonces careces de
sanidad en tu propio corazón y estás enfermo.
SOY LIBRE CUANDO SOY YO MISMO, NADIE ME ATA. (Rompiendo
paradigmas afectivos).
Amor es la fuerza más profunda que existe, y esta a la vez nos impulsa a experimentar
el placer de amar, es parte de la esencia ontológica del ser humano, y uno de los
dominios de la razón fundamental del ser, (el domino comunitario). Ahora: Amor es
igual a lealtad. Amor es igual a sacrificio.
Amor es la expresión más profunda que puede darse de la personalidad y de la
intimidad de las relaciones personales.
SOY LIBRE PARA HACER LO QUE DIOS QUIERE QUE YO HAGA.
(Rompiendo la imagen de Adán)
Algo que debe quedar claro es que nuestra misión sobre la tierra es modelar la imagen
deDios (Imago Dei: la razón de la creaciónCuando hablamos de manifestar el amor de
Dios debemos entender que su amor representa su carácter y su personalidad (Dios es
amor) y que Dios solo actúa en esa dirección, el amor de Dios no está afectado ni por
pasión, ni por ira o por la desobediencia humana.
Nuestra infidelidad no afecta su amor, nos afecta a nosotros (recogemos del fruto de
caminar por camino de maldición) Jeremías 31.3 “Porque con amor eterno te he amado”
Conclusión:
LA LIBERTAD EXIGE RESTAURACIÒN. (El arma del perdón total)
La razón de que perdonar sea obligatorio para nuestra restauración es:
“No aborrecerás a tu hermano en tu corazón; razonarás con tu prójimo, para que no
participes de su pecado”.
¿QUIÉN ESTÁ HERIDO?
- Dios se “complace” (esta dispuesto, tiene el buen proyecto) de verme libre.
- Debo romper los paradigmas afectivos que me han causado las carencias emocionales,
para que nada ni nadie me ate.
- Somos Imago Dei (, nuestra misión es modelar el carácter de Jesús; y su amor
representa su personalidad. (Eje. Jesús en la cruz expresó: “Padre perdónalos porque no
saben los que hacen”).
La libertad exige usar el arma de restauración: El perdón total; La razón del perdonar
obligatorio para nuestra restauración está en Levitico. 19.17 “No aborrecerás a tu
hermano en tu corazón; razonarás con tu prójimo, para que no participes de su pecado”.
El secreto de la sanidad emocional, se basa en la transparencia de nuestro amor a
Dios, el cual se ve reflejado en la excelencia del amor hacia nuestro prójimo.
¿QUIÉN PUEDE HERIRME?
Salmo 147.3 :“Restaura a los abatidos, y cubre con vendas sus heridas”
Salmo 109.22: “Profundamente herido esta mi corazón..”
Las heridas emocionales surgen cuando en nuestra vida conyugal o familiar se
manifiestan situaciones que marcan el alma, experiencias dolorosas basadas en el
rechazo, la ofensa, la negación de amor, o manifestaciones distorsionadas del amor.
El fundamento de las relaciones interpersonales es el amor, lo que damos a conocer de
nosotros como seres individuales está basado en el amor, quienes nos conocen lo han
logrado debido a la proximidad afectiva que tenemos con ellos y por eso nos hemos
dado a conocer, el gran problema es que “a quien amas es quien te hace llorar”.
· Tu cónyuge.
· Tus hijos.
· Tu mejor amigo.
· Aquel de quien esperas respuestas positivas.
La razón: Un desconocido jamás podrá herirte, (no te interesa, no te afecta
emocionalmente, porque no es importante para ti).
¿POR QUÉ ME HIEREN A MÍ?
San Juan 4. La mujer samaritana manifiesta ante Jesús su vida emocional, sus
limitaciones para ser ella misma y para vivir la libertad que podía darle la experiencia
de la adoración.
Ella no podía vivir en libertad por los fantasmas de dolor y las enfermedades
emocionales que vivía.
Muchas experiencias son tan dolorosas y tan difíciles de sobrellevar que las bloqueamos
en nuestra memoria activa diaria, y en nuestra memoria de trabajo.
Quiero decir que cuando no podemos enfrentar una enfermedad causada por heridas
interiores, las enterramos, las apartamos del plano consciente para tratar de no hacerla
parte de nuestra vida actual (eso hizo la samaritana y Jesús caló en ella hasta el fondo
para poder restaurarla).
Pero, cuando no las enfrentamos, nos hacemos abiertamente sensibles y vulnerables a
más dolor y heridas sucesivas (algunas veces has escuchado a alguien diciendo: ¿Por
qué otra vez me pasa esto a mí? ¿Por qué tiene que volverme a suceder? ¿A caso soy la
única persona sobre la tierra?
No, ¡pero si eres vulnerable, eres sensible porque estas herido/a!.
¿YO TENGO HERIDAS?
Cuando hay heridas internas somos realmente diferentes de lo que quisiéramos ser,
cambiamos a costa de nosotros mismos, imagínate a la mujer samaritana caminando
hasta el pozo a medio día y a solas, para no tener que relacionarse con nadie, pero un día
encuentra a Jesús.
Egoísmo, ira, resentimiento, dolor, temor, conductas tan fuertes y destructivas que
llegan a cansarte de ti mismo.
Hoy tenemos personas:
· Siendo controlada por otros (victimizada).
· Con bajo sentido de valor propio.
· En aislamiento.
· En negación sobre el problema de su familia.
· Tratando de controlar a otros.
· Con manifestaciones adictivas de auto-suficiencia.
El grito del alma dice: ¡Ya basta! No más dolor, no mas esclavitud en mi alma, tengo
derecho a descansar, quiero dejar de sufrir este dolor, y como dijo David al Señor:
“Profundamente esta herido mi corazón ¡oh Dios sana mi alma!, ¡Tú vendas a los
quebrantados y abatidos, sáname!.
Cuando ésto es así el instrumento de sanidad cuesta, duele, como un latigazo que
penetra en tu espalda y hasta tus entrañas, como un frío clavo que rosa tus huesos.
Como una espina que llega a lo más profundo de tu mente y te dice: no…duele tanto
que se llega a sentir una daga atravesando tu pecho con rumbo a tu corazón, duele, duele
cuando amas...
Jesús lo sabía, por eso lo vivió primero, tu y yo podemos hacerlo por el mismo espíritu
que sostuvo a Jesús en la cruz…
“Padre…perdónalos”. “Con la misma misericordia con la que Cristo os perdonó…
perdonad”
La libertad exige usar el arma de restauración: El perdón, total y absoluto perdón.
Jesús lo hizo, y guardó su corazón. “No aborrecerás a tu hermano en tu corazón;
razonarás con tu prójimo, para que no participes de su pecado”.
Dios quiere para ti un alma y un corazón en libertad.
__________________

Centres d'intérêt liés