Vous êtes sur la page 1sur 6

INTRODUCCION

Todos y cada uno de nosotros pasamos los días y las horas de nuestra vida teniendo que tomar
decisiones. Algunas decisiones tienen una importancia relativa en el desarrollo de nuestra vida,
mientras otras son gravitantes en ella.

La toma de decisiones en una organización se circunscribe a una serie de personas que están
apoyando el mismo proyecto. Debemos empezar por hacer una selección de decisiones, y esta
selección es una de las tareas de gran trascendencia. Con frecuencia se dice que las decisiones
son algo así como el motor de los negocios y en efecto, de la adecuada selección de alternativas
depende en gran parte el éxito de cualquier organización. Una decisión puede variar en
trascendencia y connotación.

La toma de decisiones es un proceso de definición de problemas, recopilación de datos,


generación de alternativas y selección de un curso de acción.
Los fundamentos de la toma de decisiones entran en juego cada vez que en una organización se
realizan actividades de planeación, organización, dirección y control. Sin embargo, para que un
proceso de toma de decisiones pueda considerarse completo es preciso que existan ciertas
precondiciones. Estas precondiciones se cumplen cuando es posible responder “sí” a las cuatro
preguntas siguiente:
1. ¿Existe una diferencia entre la situación presente y las metas deseadas?
2. ¿El responsable de tomar la decisión está consciente del significado de la diferencia?
3. ¿El responsable de tomar la decisión se siente motivado a actuar para eliminar la diferencia?
4. ¿El responsable de tomar la decisión cuenta con los recursos necesarios (capacidad y dinero,
por ejemplo) para actuar a favor de la eliminación de la diferencia?
En la toma de decisiones se trata con problemas, estos surgen cuándo el estado real de las cosas
no se ajusta al estado deseado. En muchos casos, un problema puede presentar una oportunidad
disfrazada, un ejemplo claro de esto es el problema de las quejas de los clientes debido a las
demoras de entrega de los pedidos, pero también se podría considerar como una oportunidad en
una empresa ya que esta permite diseñar los procesos de producción y servicio al cliente.

LA TOMA DE DECISIONES EN TIEMPO DE CRISIS

Una crisis se describe como un estado temporal de CONFUSIÓN EMOCIONAL y


DESORGANIZACIÓN después de un problema fuerte.
La crisis se caracteriza por una habilidad más baja, individual o grupal, de poder buscar solución
al problema, y hay un potencial elevado de resultados positivos o negativos.
En otras palabras las crisis son autolimitantes, pero que el resultado eventual sea positivo o
negativo depende mayormente de cómo es manejada.
La crisis es un suceso dramático que afecta al individuo en términos de inestabilidad emocional y
reacciones no familiares abrumadoras. Las reacciones emocionales son numerosas.
Ante las crisis, mediante la toma de decisiones se realiza una elección entre las alternativas o
formas para resolver dichas situaciones.
La teoría clásica define a la toma de decisiones como una secuencia de elecciones independientes
llevadas a cabo por los ejecutivos con poderes formalmente delegados.
Podemos definir la toma de decisiones siguiendo a Gore como un modelo de interacciones entre
los individuos, a través del cual se desarrolla y se mantiene el grupo social, que sostiene una
actividad colectiva efectiva.
Para tomar una decisión, no importa su naturaleza, es necesario conocer, comprender, analizar un
problema, para así poder darle solución; en algunos casos por ser tan simples y cotidianos, este
proceso se realiza de forma implícita y se soluciona muy rápidamente, pero existen otros casos
en los cuales las consecuencias de una mala o buena elección puede tener repercusiones en la
vida y si es en un contexto laboral en el éxito o fracaso de la organización, para los cuales es
necesario realizar un proceso más estructurado que puede dar más seguridad e información para
resolver el problema. Las decisiones nos atañen a todos ya que gracias a ellas podemos tener una
opinión crítica.

CARACTERISTICAS COMUNES DE LAS CRISIS:

Uno de los aspectos más obvios de la crisis es el desequilibrio emocional grave, con sentimientos
de cansancio y agotamiento, sentimientos de desamparo, sentimientos de confusión, síntomas
físicos (palpitaciones, cefaleas, trastornos digestivos) ansiedad, insomnio, desorganización del
funcionamiento laboral y en las relaciones familiares y sociales. Cuando un individuo siente que
ya no es capaz de enfrentarse a la situación, y le parece que todo se va a acabar, como si ya no
hubiera nada que defender, es cuando requiere la ayuda inmediata del especialista o experto que
le encaminará a:
Explorar activa y racionalmente la situación; expresar sin reservas sus sentimientos; empezar a
tolerar la frustración; pedir ayuda a otros cuando es necesario; jerarquizar los problemas,
diferenciando lo urgente de lo importante y -trabajando con uno cada vez- buscando soluciones
en ese orden.
Igualmente, tratar de dominar los sentimientos hasta donde se pueda, cuando interfieren en la
búsqueda de las soluciones y ser flexible cuando se requiera.
Finalmente, confiar en sí mismo y en otras personas y tener un optimismo básico en los
resultados.
LA INTERVENCIÓN EN CRISIS, es la entrada inmediata y temporal, pero activa, dentro de la
situación de otra persona, o grupo, durante un período de tensión.
Una crisis, constituye circunstancias o situaciones que no pueden resolverse por los recursos
comunes para resolver problemas.
Para la mayoría de personas, la mera exposición a un evento de crisis no es suficiente para
producir un estado de confusión emocional, y depende de cómo es valorada la situación y de
cómo los afectados valoran su habilidad para manejarla.
Los tres elementos básicos de una crisis:
1- La ocurrencia de un evento de tensión.
2- Los afectados por el evento y que tienen dificultad para lidiar con él.
3- El momento de la intervención.
Los eventos de crisis tienden a resultar en un sinnúmero de disfunciones psicológicas:
- Pensamientos desordenados.
- Preocupación con detalles insignificantes.
- Agresión.
- Distanciamiento emocional.
- Pasividad.
- Impulsividad.
- Baja autoestima.
- Dependencia.
- Insomnio.
- Ansiedad expresada mediante dolores de cabeza, dolor en el estómago, palpitaciones fuertes y
tensión muscular.
- Aislamiento del ambiente, sin ningún deseo de involucrarse.
- Depresión, caracterizada por un fuerte sentimiento de insignificancia, cansancio y sentimiento
de inutilidad, y ninguna intención de comprometerse a nada.
- Sentimientos de culpa y enojo; surgen sentimientos de que se pudo haber manejado la situación
de diferente manera.
- Irritabilidad ante la red social y otros.
- Dificultad de concentración.

CRISIS DE DESARROLLO
La crisis de desarrollo es parte del crecimiento humano. Las personas atraviesan una serie
diferente de etapas. La tendencia de las personas es permanecer en la misma etapa en vez de
moverse hacia adelante. Esta tensión crea crisis de desarrollo en el ser humano.
FASES DE UNA CRISIS
FASE 1. EVENTO PRECIPITANTE.
Cuando ocurre un evento precipitante inusual, no anticipado, de mucho estrés o traumático que
es percibido como amenazante o abrumador.

FASE 2. RESPUESTA DESORGANIZADA.


Los afectados comienzan a mostrar signos de aflicción y se tornan más y más desorganizados a
medida que los comportamientos, habilidades o recursos utilizados en el pasado fallan para
resolver la crisis.
FASE 3. FASE DE "EXPLOSIÓN".
Los involucrados pierden el control de sus pensamientos, sentimientos y comportamientos, y
pueden exhibir comportamientos muy inapropiados o destructivos.
FASE 4. FASE DE ESTABILIZACIÓN.
Los individuos afectados comienzan a calmarse a medida que se encuentran recursos alternos. La
persona es muy vulnerable en este momento y puede "explotar" otra vez si se siente amenazada
de alguna manera.
FASE 5. FASE DE ADAPTACIÓN.
El individuo finalmente se tranquiliza, y otra vez toma control de sus acciones.

REACCIONES COMUNES ANTE SITUACIONES DE CRISIS


REACCIONES FÍSICAS
• Fatiga, Cansancio
• Aflicción Gastrointestinal
• Cambio del Apetito
• Encogimiento de la garganta, pecho o estómago
• Empeoramiento de condiciones crónicas: diabetes, presión alta
• Quejas estómago
REACCIONES COGNITIVAS
• Confusión y desorientación.
• Sueños o Pesadillas recurrente
• Preocupación con el desastre; rumores
• Problemas para concentrarse o recordar cosas
• Dificultad para tomar decisiones
• Cuestionando creencias espirituales
REACCIONES EMOCIONALES
• Depresión, tristeza
• Irritabilidad, enojo, resentimiento
• Ansiedad, miedo
• Desesperación y desesperanza
• Culpabilidad y duda de sí mismo
• Cambios impredecibles de humor
REACCIONES DE COMPORTAMIENTO
• Problemas para dormir
• Llorando Fácilmente
• Evitando Recordatorios
• Nivel de Actividad Excesivo
• Incremento de los Conflictos con la Familia
• Hipervigilancia y reacciones de Sobresalto
• Aislamiento Social, Crear Categorías (los afectados del Mitch, los de terremoto, etc.)

PASOS PARA LLEVAR A CABO LA INTERVENCIÓN EN CRISIS

• Realizar contacto
• Invitar a las personas a hablar, escuchar los hechos y sentimientos, mostrar interés por
comunicarse, tocar / abrazar de manera física (“Terapia de Contacto”).
• Analizar el problema
• Examinar el pasado inmediato, presente y futuro inmediato de las personas. El objetivo
de este segundo paso es conocer cuáles son los conflictos o problemas que necesitan
manejarse de forma inmediata y cuáles pueden dejarse para después.
• Analizar las Posibles Soluciones
• Averiguar qué es lo que las personas han intentado hasta ahora, qué es lo que pueden o
podrían hacer y proponer nuevas alternativas (viables).
• Ejecutar la Acción Concreta
• Ayudar a las personas a realizar una acción concreta para manejar la crisis. De
preferencia una acción a la vez. Se trata de dar el mejor paso próximo según la situación.
• Dar Seguimiento
• Restablecer las Redes de Apoyo. Procurar mantener el contacto en un tiempo posterior
puede referir el caso.

APOYO INFORMAL
• Mantenga un listado confidencial, al día, de personas que usted sospecha pueden caer en
una crisis porque hay algo ocurriendo en sus vidas que puede resultar en crisis.
• Sea sensitivo o sensitiva a signos sutiles de tensión. Quién está sufriendo? Esté atento a
esos signos.
• Use frases de "apertura" cuando hable con dichas personas. Por ejemplo:
Cómo van las cosas para ti, dentro de esta situación tan difícil?
Lo que dices sugiere que estás cargando un gran peso.
Se ve que estás sintiéndote molesto, con coraje, culpable.....
Siento que tú tienes un peso que está preocupando tu mente.
• Escuchar y responder a los sentimientos de las gentes.

PROCESO CORTO DE APOYO (FORMAL O INFORMAL)


• Escuche intensamente y ayude a la persona a identificar sus sentimientos con mucho
cuidado. (Yo oigo que TU dices, TU sientes,)
• Use preguntas cuidadosamente para tratar de enfocar áreas de conflicto rápidamente.
• Ayude a las personas a revisar el problema en su totalidad.
• Provea información útil.
• Enfoque en los problemas, conflictos o decisiones mayores de la persona con el propósito
de ayudar en la clarificación de alternativas viables.
• Ayude a la persona a decidir en el próximo paso a seguir y cómo tomarlo.
• Provea guías prácticas cuando sea necesario.
• Dele apoyo emocional e inspiración a la persona.
• Si el proceso corto no es adecuado, entonces considere consejería de largo plazo.

RESPUESTAS NO CONSTRUCTIVAS EN SITUACIONES DE CRISIS


• Negación de que el problema existe.
• Evadir el problema (uso de alcohol y drogas)
• Negarse a buscar o aceptar ayuda
• Incapacidad de expresar y controlar sentimientos negativos
• Fracaso en explorar la naturaleza de la crisis y buscar soluciones alternas
• Proyectar en otros la mayor responsabilidad por causar o curar la crisis
• Evitar relaciones con amigos y amigas, familiares y otra gente que les puedan ayudar en
la crisis