Vous êtes sur la page 1sur 24

Presentación

Este Bloque 4 desarrolla el tema "Las religiones en el mundo".

En este tema recordamos aspectos ya presentados en el Bloque 2 para recalcar cómo el fenómeno religioso, ampliamente estudiado por distintas ciencias, con una estructura específica que lo caracteriza y diferencia de los otros comportamientos humanos, y que tiene un impacto objetivo en la vida de las personas y de las sociedades, puede ser una aportación significativa para el desarrollo humano. Estamos convencidos de que pude ser una aportación valiosa al desarrollo humano en cuanto que ofrece la doble oportunidad de la construcción común de la sociedad desde la búsqueda de sentido y el consenso de una ética universal que potencia y redimensiona el mínimo ético de la Declaración Universal

redimensiona el mínimo ético de la Declaración Universal Índice 4.1. ¿Qué es la Religión y por

Índice

4.1. ¿Qué es la Religión y por qué la necesitamos?

4.2. Por qué y para qué estudiar la Religión

4.3. Lo que subyace en todas las formas religiosas

4.4. Aproximación a las Grandes Religiones de la actualidad

¿Qué es la religión y por qué la necesitamos?

La primera cuestión que nos volvemos a plantear, tras esta reflexión introductoria y lo expresado en el Tema 2, es en qué consiste este comportamiento específico del ser humano, y para qué lo necesitamos.

Desarrollo de la dimensión simbólica

El sociólogo José María Mardones afirma en un artículo titulado "La dimensión simbólica del hombre", aparecido en Religión y Escuela (nº 157 de febrero 2002) que paleontólogos como José Luis Arsuaga, en el libro El Collar del neandertal, nos ofrecen datos fascinantes acerca de la evolución humana que se inicia hace unos cinco o seis millones de años en los bosques lluviosos africanos. La tesis que se presenta aquí viene a desvelarnos que el homo sapiens sapiens, primer eslabón definido de la actual especie humana, sobrevive a otros homínidos coetáneos física y fabrilmente más dotados, gracias a una especialización que les dio superioridad: el desarrollo y la especialización de la dimensión simbólica. De esta especialización nacerán las capacidades del lenguaje, el arte y la religión. Este triple

desarrollo nos ha posibilitado la supervivencia en forma de sociedades que crean identidad, cultura y cosmovisiones de sentido; que crean utopía y progreso hacia estadios de vida cada vez más complejos y evolucionados.

La "competencia religiosa"

En este sentido podríamos decir, en sintonía con el actual debate sobre las Inteligencias múltiples de Howard Gardner, que tanto está influyendo en el replanteamiento moderno de la concepción del hombre en relación con los propósitos del sistema educativo, que la "competencia religiosa" es una capacidad, o dimensión antropológica más con que estamos dotados los seres humanos, y que, como las otras que nos constituyen, tiene una razón de ser de cara a la realización de nuestra especie, y habrá que tenerla en cuenta, no sólo por las posibilidades que nos brinda, sino por el peligro que supone también su carácter ambiguo.

Al hilo de lo que venimos diciendo, José María Mardones dirá expresamente en el artículo citado en el apartado anterior:

"El mundo se llenó de espíritu y de espíritus

Y con ello el mundo, la naturaleza, se hizo transparente,

cobró una vida que no tenía: ahora hasta las sombras hablaban. La mayor lucidez y penetración del espíritu a través del lenguaje y los símbolos se traducía en una mayor profundidad y enriquecimiento de toda

la realidad

historias. Somos gracias a aquellos que supieron ensartar historias, crear mitos y dar sentido a las cosas.

Gracias a esta capacidad simbólica humana fuimos capaces de comunicarnos mejor, formar grupos humanos de enorme sofisticación organizativa y elevar el rendimiento humano hasta límites insospechados. El

No se extralimitan nuestros paleantropólogos cuando nos llaman los hijos de los contadores de

pensamiento simbólico marca las señas de identidad de lo humano frente a lo

Sabemos,

porque la historia de los últimos siete mil años nos lo confirman, que el mundo simbólico es, como todo lo humano, ambiguo: un mundo lleno de posibilidades y peligros. En él se unen lo mejor y lo peor de la cultura. Los mitos, las ideologías, las ideas y los dioses enajenan y perturban casi tanto como dignifican y salvan. Incluso hemos descubierto de nuevo la "trampa neandertal" en versión supersofisticada: el poderoso homo sapiens dotado de una capacidad tecno-económica fabulosa pierde el alma en lo pragmático, cuantitativo y consumista. Ha perdido capacidad simbólica, sugeridora y poética, y el mundo se oscurece falto de sentido. Necesitamos conjugar al experto en I.A. con el alma del poeta

animal y señala los principales pasos de la evolución de los humanos

La búsqueda de respuesta a las "preguntas últimas"

En conexión con esta visión científica, y de lo que nos aporta también el filósofo Eugenio Trías en su libro Por qué necesitamos la religión, podemos concluir que la religión surge de la búsqueda de respuesta a las preguntas que los seres humanos nos venimos haciendo desde hace miles de años sobre la razón última de nuestra existencia: ¿Por qué se origina el mundo, quién y por qué lo crea? ¿Para qué estamos aquí? ¿Qué sentido tienen el placer y el sufrimiento? ¿Qué hay más allá de esta vida, después de pasar por la muerte? ¿De dónde nace la utopía que impulsa nuestros esfuerzos por la transformación de la realidad que nos envuelve?

En la actualidad, los hombres de ciencia intentan responder a estas preguntas trascendentales desde sus aportaciones específicas. Pero la mayoría de las respuestas se aproximan más a la pregunta del "cómo" que a la pregunta del "porqué". Las tradiciones religiosas se plantean, como suposición razonable, la existencia de un Ser-creador-del- universo o Realidad-superior-última que da razón a las preguntas sobre este porqué.

La Religión, "matriz cultural" y "oferta de sentido"

Para muchas personas, la religión es una oferta de sentido que les ofrece ayuda y fortaleza para vivir. Es una experiencia que nace desde dentro de su propia realidad antropológica, desde las dimensiones más profundas de su ser y que se expresa en formas concretas y culturales condicionadas por el tiempo, el espacio y la historia. Una experiencia que, además, le lleva al ser humano a trascenderse a sí mismo, buscando, más allá de sus propios límites, respuestas a las constantes preguntas que es capaz de plantearse constantemente y al ritmo de su constante evolución. Por esto mismo, estas personas expresan su creencia desde la lectura de los libros sagrados de su religión, desde las manifestaciones oracionales, cultuales y de meditación, desde el compromiso solidario con los más necesitados por un mundo mejor. De este modo, según estudiosos como Julio Trebollé, Eugenio Trías, y otros, las religiones son "matrices culturales" que conforman visiones diferentes de la realidad a través de las que se expresa la propia identidad personal y colectiva de los pueblos.

Finalmente, y acercándonos a una conclusión final en este apartado, podemos decir que la Antropología simbólica, la Psicología, la Sociología, la Fenomenología, y otras ciencias humanas, nos han ayudado a valorar la necesidad de una definición científica del fenómeno religioso como expresión de una dimensión /capacidad antropológica inherente al homo sapiens sapiens.

En este sentido, hoy necesitamos distinguir "religiosidad" / "espiritualidad" de "religión" / "confesión", no como términos contrapuestos o excluyentes entre sí, sino como aspectos de una misma dimensión que se complementan e interrelacionan.

La religiosidad / espiritualidad se viene a comprender como la capacidad de todo ser humano para re-ligarse (solidarizarse) consigo mismo, con los demás, con la naturaleza y con el Misterio, en la búsqueda del sentido de la vida, es decir, la felicidad. En este sentido, esta capacidad o dimensión antropológica no deberá desligarse de su valor profundamente humano: todo aquello que lleva al hombre a ser más hombre es una manifestación de esta dimensión trans-mental, es el impulso de la utopía que lleva al hombre a ir siempre más allá de los propios límites.

La religión / confesión, por otra parte, ha de comprenderse como la expresión contextualizada de la religiosidad / espiritualidad, según el tiempo, el espacio y la cultura. Esta expresión necesariamente se organiza, se institucionaliza, es decir, se convierte en estructuras que conforman valores y comportamientos en los grupos y sociedades, y que dan forma a la identidad tanto individual como colectiva. Y, como ya vimos en el Tema 2, no está exenta del peligro de la ambigüedad y del uso incorrecto por parte de los mismos grupos donde se origina, al servicio de intereses espurios a su sentido y valor original.

En síntesis, diremos que necesitamos de esta dimensión antropológica como orientación y oferta variada de sentido para el desarrollo de nuestro potencial, tanto humano como espiritual, y para nuestra evolución como especie. Afirmar lo anterior supone aceptar al mismo tiempo la condición de que la vivencia y el "uso" de lo religioso se realice siempre de forma correcta, es decir, humanizadora: al servicio de la dignidad humana y de todos los derechos que emanan de ella. En este sentido, la religión, como ya dijimos en el Tema 2, tiene unas funciones sociales legítimas y propias que contribuyen a la construcción de las personas y de la sociedad, nunca desde la imposición, sino desde la propuesta de sentido que se ofrece libremente, en diálogo con los saberes humano y científico, y en cooperación con las otras cosmovisiones, tradiciones y propuestas éticas que, respetando el mínimo universal ético de la Declaración Universal de los Derechos

Humanos, están al servicio de la construcción de nuestro mundo, cada vez más globalizado y diverso, más moderno y secular, más democrático y en la búsqueda del bien común que solucione los problemas que lo amenazan, como son la injusticia, la pobreza, la guerra, el terrorismo, la destrucción nuclear, la degradación ecológica

la destrucción nuclear, la degradación ecológica Por qué y para qué estudiar la Religión Ya en

Por qué y para qué estudiar la Religión

Ya en el Tema 2 presentábamos las ciencias que se ocupan del estudio serio y riguroso de la Religión. Pero, ¿por qué hay que estudiar científicamente este comportamiento humano? Ya hemos indicado más arriba que esta dimensión humana no está exenta del peligro que comporta su ambigüedad. Sobre esto ya hemos hablado en el Tema 2 al describir las funciones sociales de la religión, las aceptables hoy, y las inaceptables. Por esta razón los expertos que acabamos de citar en los apartados anteriores nos advertirán de la necesidad de un estudio serio y científico de este fenómeno de cara a evitar que se utilice perversamente, al servicio de la deshumanización de los seres humanos en las diversas formas conocidas de poder y dominio, de fanatismo y exclusión

Para evitar el peligro de ambigüedad de la Religión

Peter Berger y otros sociólogos de la religión han mostrado cómo ésta, en cuanto "donadora de sentido" por excelencia, ha desempeñado un papel estratégico en la empresa humana de la construcción del mundo. Será Max Weber quien nos hable del enorme impacto de la religión en la misma evolución de la razón humana.

No faltan quienes hablen también de la ambigüedad de la religión, y quizá por ello de la necesidad de procesar este fenómeno desde el saber objetivo y científico, como defiende Eugenio Trías:

"Hoy, al fin, comienza a haber consenso en considerar que el tema de la religión debe ser reflexionado de verdad, sin prevenciones, sin concesiones, con verdadero rigor."

El mismo Thomas O'Dea llega a afirmar que la religión, como "mecanismo legitimador de las sociedades", para bien y para mal, ha hecho que ésta sea presentada a lo largo de los siglos, y especialmente en la modernidad, como un factor de integración social.

Fernando Sabater se decantará por la ambigüedad insuperable de la religión.

Para el conocimiento y desarrollo de las culturas

Pero a pesar del reconocimiento del doble filo que presenta el fenómeno religioso, Julio Trebolle defiende con claridad que:

"El conocimiento científico del hecho religioso es imprescindible para la comprensión de la cultura de los pueblos, e incluso para una correcta orientación de la acción social y

el estudio y conocimiento de los fenómenos religiosos y de las grandes religiones

de la humanidad, permite desarrollar valores de especial importancia para la formación y educación de las futuras generaciones como la promoción de la tolerancia en una sociedad pluralista, y en el mundo educativo, como la conformación de la propia identidad cultural, individual y colectiva, de cada estudiante, de cada generación "

política

de cada estudiante, de cada generación " política Lo que subyace en todas las formas religiosas

Lo que subyace en todas las formas religiosas

Algunas religiones le deben sus comienzos a una persona; alguien que por primera vez enseñó o reveló esa fe particular -alguien como Buda, Jesucristo, el profeta Mahoma. Otras religiones se han formado gradualmente con los siglos, como es el caso del Hinduismo. Hay religiones que ofrecen la esperanza de una vida eterna después de la vida en la Tierra. Otras no lo hacen. Sin embargo aparecieron y, a pesar de sus diferencias, son significativas para sus seguidores pues les dicen que hay "algo más" en la vida que aquello que podemos ver y tocar: "algo sagrado" que es más grande que nosotros.

La conexión con nuestra esencia más profunda

Ese "algo más", viene a definirse con términos diversos, como expresa Willigis Jäger reiteradamente al hablar del substrato común de todas la religiones, y que cada una de ellas

expresa con formas propias, pero que vienen a decir que en cada ser humano subyace una naturaleza, esencia o dimensión primordial trans-racional, trans-corporal, trans-mental, trans-

y que se denomina como "vaciedad", "divinidad", "consciencia absoluta",

esta dimensión viene a definir lo que somos, lo

que estamos llamados a ser porque ya lo somos, la senda que nos lleva a nuestra destino final, a la auténtica felicidad más allá de las limitaciones de esta etapa contingente de nuestra vida humana, limitada por el tiempo, el espacio, y la finitud biológica.

personal, trans-confesional

"fondo primordial divino", "esencia verdadera",

El autor citado más arriba, Willigis Jäger lo expresa del modo siguiente en su libro Sabiduría eterna. El camino que se esconde detrás de todos los caminos espirituales:

"Sophia perennis, la sabiduría eterna, no es una religión. Es el plano que nos regala el acceso a la

experiencia de nuestro verdadero ser. Es la esencia de todas las religiones, la experiencia de la realidad de la

que provienen todas las religiones y hacia la que remiten todas las confesiones

mensaje de salvación en el que se basan todas las religiones. Es la experiencia del fondo primordial del ser que se realiza como esta evolución racional inaprehensible, la energía primordial que configura todas las

es el reconocimiento del

formas y estructuras y nos regala a los hombres la auténtica interpretación de nuestra vida confesión y llena al mismo tiempo toda confesión."

sobrepasa toda

En síntesis, se nos quiere decir en esta apartado que en todas las tradiciones religiosas se nos propone un camino hacia la espiritualidad que nos conduce al verdadero conocimiento de lo que somos y al verdadero conocimiento de la realidad que nos rodea. Más allá de los límites de la razón y de la psicología, las religiones vislumbran un camino de libertad que nos lleva a un "plano de consciencia" que está dentro de nosotros mismos y que nos abre la puerta a la felicidad, a la experiencia del "fondo primordial del ser" que nos constituye.

La oportunidad de una "ética universal"

Ese "algo más" que intentan definir, aprehender, experimentar y representar las distintas tradiciones religiosas tiene que ver con la manera de comprender la identidad más profunda del ser humano y del mundo en que éste vive. De esa comprensión de la identidad de la persona y del mundo nacerán las propuestas éticas como caminos de acceso al desarrollo de una vida mejor, a nivel individual y colectivo. Se trata de propuestas de vida orientadas a la construcción de la convivencia humana desde el respeto, el entendimiento, la paz Dichas propuestas están fundamentadas en la concepción que cada tradición tiene de la persona y del mundo, pero se está empezando a vislumbrar que en todas ellas subyace una manera común de entender al hombre y de entender la vida que puede ayudarnos en la construcción de una sociedad común y en la lucha contra los graves problemas que hoy amenazan a esta utopía.

Aquí radica la razón por la cual, en el nuevo paradigma que estrena nuestro mundo actual, el diálogo trans-confesional es tan importante. Sabemos que el reto está en dar un paso más que vaya de la simple aceptación de la multiculturalidad (diversidad, pluralidad), desde una tolerancia pasiva, a la interculturalidad, desde una actitud constructiva y cooperativa. Y en la interculturalidad está incluida la interconfesionalidad. Y, ¿qué es lo que puede aportar la interconfesionalidad a la construcción de un mundo nuevo? Pues la creación de una ética universal, que será el elemento común que late en el plus de realidad y de vida que ofrecen las distintas tradiciones religiosas.

Varios entendidos, entre ellos el estudioso de las religiones Hans Küng, desde su "Fundación Ética Universal para el estudio, formación y encuentro intercultural e interreligioso", están abriendo caminos de reflexión y acción en este nuevo espacio que se impone en nuestro mundo globalizado y plural al mismo tiempo. Citamos a este último autor:

"Entre los pueblos, las naciones y los Estados hay constantemente intereses, prioridades y rivalidades divergentes. Ahora bien, una justa conciliación de los intereses y una paz duradera solo pueden conseguirse si las relaciones no están marcadas por la violencia, si, en vez de la agresión y la confrontación, imperan el diálogo y la cooperación. También la política y la diplomacia necesitan reglas de comportamiento, tanto en los asuntos menores como en los trascendentes. Desde que empezaron a existir las comunidades humanas se han venido elaborando concepciones de una saludable convivencia y de una vida buena del hombre individualmente. En todas las culturas se han elaborado modelos éticos para el comportamiento, una ética

elemental. Las religiones y las filosofías, sobre todo, han concretado y sistematizado estas normas. Pero en el mundo pluralista de hoy, ninguna religión, filosofía o ideología particular puede imponer por sí sola una ética semejante a toda la sociedad. Y, sin embargo, es posible e importante descubrir los elementos comunes existentes en la ética de las diferentes religiones y filosofías, y recordárselos al individuo, para su orientación personal; a la sociedad, como presupuesto para su cohesión; y las naciones y las comunidades religiosas, como base para el entendimiento mutuo, la colaboración y la paz. Sobre la base de este modelo ético o de estas normas, llamadas sintéticamente "ética universal", pueden convivir y colaborar en busca de un mundo más pacífico y más justo hombres de todas las culturas y naciones."

Las distintas tradiciones religiosas pueden colaborar en este intento por la construcción de un mundo más humano y justo recobrando lo que tienen en común con la ética. El paso decisivo hacia esta "ética universal" la dio el "Parlamento de las Religiones del Mundo", congreso interreligioso que tuvo lugar en Chicago en 1993, con más de 6.000 participantes, en el que más de doscientos delegados de todas las religiones y de diferentes continentes firmaron una Declaración sobre la ética universal. Esta declaración se constituye desde entonces en el documento fundamental para el desarrollo de una ética universal. Este proyecto está basado en cuatro convicciones fundamentales:

a) Sin paz entre las religiones no habrá paz entre las naciones.

b) Sin diálogo entre las religiones no habrá paz entre las religiones.

c) Sin modelos éticos globales no habrá diálogo entre las religiones.

d) Sin una ética global, una ética universal, apoyada en común por personas religiosas y no

religiosas, no sobrevivirá nuestro planeta.

religiosas y no religiosas, no sobrevivirá nuestro planeta. Aproximación a las grandes religiones de la actualidad

Aproximación a las grandes religiones de la actualidad

El siguiente paso que proponemos a continuación es una aproximación objetiva a la riqueza que supone la diversidad de formas de las distintas tradiciones religiosas más significativas en nuestro mundo actual. Contemplar esta pluralidad de expresiones nos ayudará a descubrir la riqueza y el plus de vida y humanidad que suponen para la construcción de una sociedad cada vez más globalizada, pero a la vez, cada vez más centrada en la variedad que nos distingue. Este primer conocimiento, en actitud de conocimiento y tolerancia nos podrá ayudar a dar el siguiente paso: ser capaces de aunar nuestra diversidad de forma dialogante y cooperativa para construir una sociedad común para todos. Se trata de pasar de la multiculturalidad a la interculturalidad. Cuando se entra en este ámbito, la persona humana se capacita para descubrir la "unidad" que alienta dentro

de la diversidad. Es entonces cuando podremos descubrir cómo podemos trabajar juntos en la construcción de un mundo mejor para todos.

Se pretenden prestar especial atención a las intuiciones de los grandes fundadores: Moisés,

y a las expresadas en los textos de referencia

(Biblia, Corán, Canon búdico

Jesús, Mahoma, Buda, Confucio, Laozi

)

y en sus ritos, costumbres, fiestas y códigos éticos.

Hinduismo

La historia de hinduismo comenzó hace casi 4.000 años. En aquella época, la civilización del Indo, cuyo centro se situaba en las antiguas ciudades de Harappa (en el Punjab actual) y de Mohenjo-Daro (en el Sind), entró en una profunda crisis y desapareció bajo los invasores arios procedentes de Irán oriental. Poco a poco, en oleadas sucesivas, los arios conquistaron el noreste de la India hasta penetrar en la cuenca del Ganges. La religión de estos conquistadores es la que se conoce en la actualidad con el nombre de vedismo. Este término proviene de un conjunto de textos religiosos redactados en sánscrito entre los siglos XV y VI antes de nuestra era, denominados Vedas. La autoridad de estos textos, de origen divino, y cuya extensión es seis veces la de la Biblia, es indiscutible.

El término "hinduismo" es una invención de los europeos para designar la religión india. No designa una religión unitaria, sino todo un conjunto de religiones.

Los indios denominan a su religión "orden eterno", en sánscrito, la antigua lengua clásica de la India, "sanatana dharma". Expresa el orden, la ley, el deber. Pero no se trata de un orden jurídico, sino de un orden cósmico que lo abarca todo y determina toda la vida y al que todos deben atenerse, independientemente de la clase social a la que pertenezcan. Es algo así como la ética fundamental que pueden encontrarse en otras culturas distintas. Se trata de orden que ya está dado desde el principio.

El hinduismo no se trata de proposiciones de fe, de dogmas, sino del proceder recto, del rito recto, de la moralidad, de todo lo que constituye una religiosidad vivida. Tampoco se trata de los derechos que uno tiene frente a los demás, sino de la determinación de una persona, de los deberes que una persona tiene frente a la familia, a la sociedad, a Dios

La mayoría de los hindúes creen en un Dios, en un Absoluto, pero, según la tendencia, lo asocian a una figura de revelación muy determinada: a Siva, Visnú o Shakti. Ellos están convencidos del que el alma humana es eterna, de que es idéntica a la causa primigenia del mundo, y según la ley del Karma, pasa por varias existencias terrenas.

El karma dice que todos los actos tienen causas procedentes de la vida anterior y repercusiones en existencias posteriores.

Los cuatro Vedas son considerados como los escritos sagrados clásicos de los hindúes, pero también es muy popular la Bhagavad-Gita, libro tomado de la epopeya del Mahabharata.

Hay más de 800 millones de hindúes extendidos por el mundo entero; la mayor parte vive en la India.

Los cuatro objetivos vitales de un hindú:

a) La búsqueda de lo agradable y el goce de los sentidos (Kama)

b) La búsqueda de lo útil y la consecución del bienestar (artha)

c) El esfuerzo por la rectitud y la virtud (dharma)

d) La búsqueda de liberación y salvación (moksha) del círculo de nacimiento, muerte y reencarnación

Según Mahatma Gandhi estos serían los siete modernos pecados sociales de la humanidad:

1.- Política sin principios

2.- Negocios sin moral

3.- Riqueza sin trabajo

4.- Educación sin carácter

5.- Ciencia sin humanidad

6.- Goce sin conciencia

7.- Religión sin sacrificio

Según Patanjali estas serían las virtudes del yoga:

No violencia, no herir

Veracidad

No robar

Castidad, conducta pura

Ausencia de deseos

Algunos principios que se expresan en el Atharva Veda 3.30:

"Yo os procuraré la unidad de los corazones y del espíritu y la libertad del odio

"Amaos unos a otros como la vaca ama a la ternera que ha parido

"

"Haced que el hijo sea leal con el padre y esté de acuerdo con la madre

"

"

"Ningún hermano odiará a su hermano, ninguna hermana a su hermana. Decid vuestras palabras de común acuerdo, unidos en el mismo fin, con amabilidad "

Religión china

Religión china Tanto en la actualidad como en el pasado, se habla a menudo del muro

Tanto en la actualidad como en el pasado, se habla a menudo del muro infranqueable que separa Extremo Oriente de Occidente. Una de las claves para entender cómo viven estos pueblos, ahora más cercanos, radica en el conocimiento tanto del confucianismo como del taoísmo, tradiciones que se remontan a la época de dos hombres excepcionales: Confucio (551-479 a. C.) y Laozi (siglo VI a. C.). En realidad, el pensamiento de estos filósofos sigue estando muy presente en China y en muchos otros países de Extremo Oriente, de manera que marcan, de un modo u otro, la vida de más de mil millones de personas.

Lo que constituye el núcleo de la doctrina de Confucio no es lo patriarcal-autoritario, sino lo verdaderamente humano. "Humanidad" (ren), en el sentido de donación, bondad, benevolencia, es el término ético empleado con más frecuencia en los diálogos de Confucio.

Humanidad podría servir también hoy de base para una ética fundamental en el mundo entero. Humanidad que, según Confucio, debe entenderse como reciprocidad tal como él explicaba en la "Regla de oro": lo que no desearías para ti mismo, no se lo hagas a los demás.

La norma básica de la auténtica humanidad permite distinguir el bien del mal de forma válida para todos. Porque, para los chinos, no hay ningún más allá de bien y mal. Sólo hay dos caminos: humanidad o inhumanidad. De aquí se concluye en el sentir de la religión china que lo bueno para el hombre es aquello que le ayuda a ser verdaderamente hombre. Es decir:

a) El hombre, tanto el individuo como la comunidad, no debe comportarse inhumana, antihumana o bestialmente

b) El hombre debe portarse más bien de forma verdaderamente humana, es decir, como individuo o en comunidad: con respeto a los demás hombres, a la sociedad y también a la naturaleza

La primitiva cultura china, de unos 5.000 años de antigüedad, era una cultura chamánica con una fuerte impronta religiosa, en cuyo centro se hallaba la veneración a los antepasados y los ritos.

En el s. VI a. C. comienza en China -con la aparición de los "maestros de la sabiduría", el más famoso de los cuales es Confucio- la era del humanismo chino. Se produce un tránsito de la religiosidad mágica a la racionalidad, estando en el centro la persona y sus decisiones éticas.

Como reacción, en esta época surge el Taoísmo, una vuelta a la naturaleza y su armonía, inspirado por el escrito sapiencial Tao te Ching, que se atribuye al legendario sabio Lao-Tzu (o Lao-Tse, Laozi): una doctrina místico-filosófica del Tao, el Camino, ley primordial y fundamento originario de todo el ser, en el que está inmerso el ser humano y con el que debe vivir en armonía. Más tarde surgió de ahí un movimiento religioso que recogi'o muchos elementos de la antigua religión china.

Hay unos 1.300 millones de chinos, muchos de los cuales, en la medida en que no son irreligiosos, son confucianos o taoístas, otros son budistas, cristianos o musulmanes.

El fundamento de la ética confuciana lo constituyen estas cinco relaciones fundamentales:

Superior / subordinado

Padre / hijo

Hermano mayor / hermano menor

Marido / mujer

Amigo / amigo

Virtudes confucianas:

Encuadramiento justo y subordinación

Humanidad con los otros

Cumplimiento del deber

Conocimiento de lo justo

Reciprocidad, tolerancia

Respeto, cumplimiento de los deberes del niño

Algunos textos de Confucio:

Diálogos 2,4:

"A los quince años me había decidido a aprender, a los treinta estaba seguro, a los cuarenta estaba libre de dudas, a los cincuenta reconocía la voluntad del cielo, a los sesenta seguía estando deseoso de aprender, a los setenta podía seguir los deseos de mi corazón sin atentar contra lo justo."

Diálogos 6,20:

"Consagrarse al propio deber con respecto a los hombres, honrar a los demonios y a los dioses y mantenerse alejado de ellos: eso puede denominarse sabiduría."

Diálogos 3,3:

"Si una persona no tiene humanidad, ¿de qué le sirven los ritos? Si una persona no tiene humanidad, ¿de qué le sirve la música?"

no tiene humanidad, ¿de qué le sirve la música?" Budismo El budismo, una de las religiones

Budismo

El budismo, una de las religiones más importantes del mundo, posee actualmente entre 300 y 400 millones de mieles. Si en el pasado esta religión estaba poco extendida y apenas se conocía en Occidente, actualmente se encuentra muy asentada. Millones de budistas occidentales (más de un millón en Europa), al igual que sus correligionarios orientales, se refugian en Buda, el dharma (enseñanza de Buda) y el sangha (comunidad budista). En un mismo país occidental, pueden existir seguidores del budismo tibetano o del budismo zen (de origen chino, coreano o japonés), o incluso de algunas de las tradiciones importadas del Sureste asiático (Vietnam, Camboya, Laos

Hay quien afirma que el Budismo no es una religión, sino una filosofía. Pero el Budismo no es una filosofía, puesto que no quiere ofrecer simplemente una explicación del mundo. Es religión, es doctrina y camino de salvación.

El Buda se consideró como una especie de médico que quiere ayudar al hombre doliente a encontrar liberación y salvación. Pero con un medio de salvación que cada cual deberá experimentar por sí mismo. En este sentido, el Buda se parece a un psicoterapeuta de hoy, que ayuda a la persona a superar crisis vitales, a sobreponerse al dolor, a aceptar su limitación, finitud y mortalidad. Pero el Buda es más que un psicoterapeuta. Es más radical. Experimentó en persona, en la iluminación, que el ser humano, cuando penetra todo, puede descubrir que todo lo que ve así no es estable, que nada del mundo tiene consistencia y todos es mudable; que incluso su propio yo, al que tanto se aferra, en el fondo no tiene ninguna sustancia permanente, sino que es también efímero.

Así pues, el dolor del que hay que curar al hombre es precisamente el aferramiento a su propio yo. El hombre debe aprender a liberarse de su propio yo mediante la terapia del Buda. Debe encontrar el camino que va desde el egocentrismo y el apego al yo hasta el altruismo, que lo libera para una compasión universal. Esto es algo que en realidad tampoco le debería resultar muy extraño a un cristiano.

El budismo tiene su origen histórico en el siglo VI a. C., con Siddharta Gautama. En las Cuatro Nobles Verdades, él enseñó la visión de la causa del dolor humano y con el Óctuple

Sendero mostró un camino para su superación. Por esta visión, Siddharta Gautama se convirtió en el Buda, el Despierto. Los budistas no conciben la Realidad Última, el Absoluto, como una divinidad personal.

Las enseñanzas del Buda fueron recopiladas a lo largo de un prolongado período de tiempo. Las más importantes son el Canon Tripitaka y el Sutra-Mahayana.

Extendidos por todo el mundo, hay más de 300 millones de budistas, divididos en las escuelas del Theravada (Sri Lanka, Birmania, Tailandia, Camboya y Laos) y del Mahayana (Vietnam, China, Corea, Japón, Tíbet).

El Óctuple Sendero, según Mahasatipatthana-Suttanta 21:

Conocimiento recto

Conciencia del origen del dolor

Conciencia de la extinción del dolor

Conciencia del sendero que conduce a la extinción del dolor

Decisión recta

Decisión de renunciar

Decisión de abstenerse de la maldad

Decisión de no perjudicar

Discurso recto

Abstenerse de la mentira

Abstenerse de la calumnia

Abstenerse de la ordinariez

Abstenerse de la charlatanería

Acción recta

Abstenerse de matar seres vivos

Abstenerse de coger lo no dado

Abstenerse de la vida amorosa inmoral

Camino recto

Renunciar al falso caminar

Aspiración recta

Esfuerzo de la voluntad:

Para no hacer que ocurran cosas malas que aún no han ocurrido

Para hacer que desaparezcan cosas malas que ya han ocurrido

Para hacer que se desarrollen cosas saludables que ya han ocurrido

Vigilancia recta

Vigilar el cuerpo para que renuncie a la codicia y a la cólera

Recogimiento recto

Mantenerse lejos de los apetitos, lejos de los pensamientos insanos, para alcanzar las cuatro contemplaciones

Otros principios budistas, según Vimamsaka Sutta.

a) No dejarse guiar por lo que cuenta, por tradiciones ni por rumores

b) No dejarse guiar por la autoridad de textos religiosos, ni por la pura lógica, ni por

conclusiones, ni por cosas exteriores, ni por el placer de opiniones especulativas, ni por posibilidades aparentes, ni por la imaginación: éste es tu maestro.

c) Pero cuando tú saber por ti mismo que determinadas cosas son insanas, erróneas y

malas, entonces abandónalas

d) Y cuando sabes por ti mismo que determinadas cosas son sanas y buenas, entonces

acéptalas y síguelas.

abandónalas d) Y cuando sabes por ti mismo que determinadas cosas son sanas y buenas, entonces

Judaísmo

Dos importantes acontecimientos marcaron la historia del judaísmo en el siglo XX: el exterminio de los judíos de Europa durante la segunda guerra mundial y la creación del estado de Israel el 14 de mayo de 1948. Estas circunstancias excepcionales dieron un nuevo rumbo a la más antigua de las religiones monoteístas. Los hebreos, un pueblo bíblico, fueron los primeros en afirmar hace casi 3.000 años su creencia en un Dios único, en una época politeísta. Desde el principio, fueron perseguidos. El acontecimiento más dramático de su singular proceso histórico fue el genocidio nazi durante la segunda guerra mundial con el que se planteó exterminar a todo este pueblo.

De acuerdo con la Biblia se llama a los judíos "pueblo elegido de Dios". Pero para los judíos creyentes eso no es una expresión de jactancia y arrogancia, sino de una especial obligación, de la obligación a la alianza de Dios, a la ley de Dios, al precepto de Dios, en hebreo Torá.

Ciertamente, eso no significa que los incontables preceptos de la ley sagrada judía existieran desde el comienzo. Y, naturalmente, preceptos elementales de humanidad había también en los pueblos de fuera de Israel. Lo nuevo es esto: los preceptos de humanidad fueron puestos ahora bajo la autoridad del único y mismo Dios. Ahora ya no se dirá genéricamente: "No matarás, no mentirás, no robarás, no cometerás adulterio". No, ahora se dice: "Yo soy el Señor, tu Dios, no matarás, no mentirás, no robarás, no cometerás adulterio".

Ya en época muy temprana, los más importantes de estos mandamientos fueron recogidos en las Diez Palabras, el Decálogo. Esas palabras fueron adoptadas también por los cristianos. Y se encuentran paralelos en el Corán. Constituyen la base para una ética básica común a las tres religiones proféticas. Fundadas en la fe en el único Dios, esas Diez Palabras de Israel constituyen el gran legado de los judíos a la humanidad.

El judaísmo se funda en la fe en un único Dios, que liberó al pueblo de Israel de la esclavitud egipcia bajo la guía de Moisés, por medio del cual los israelitas recibieron los Mandamientos de Dios, la Torá, en el monte Sinaí.

La Biblia hebrea -cuyas partes más antiguas se remontan hasta el siglo X a. C.- es llamada también TaNaK, de acuerdo con las iniciales de sus principales componentes (Torá=instrucción; Nebiim=Profetas; Ketubim=Escritos). Los cristianos suelen llamarla Antiguo Testamento, para distinguirlo del Nuevo Testamento.

A partir del siglo II d. C. fue surgiendo entre los sabios rabínicos un rico caudal de escritos religiosos, entre ellos el Talmud.

Hay aproximadamente 14 millones de judíos extendidos por todo el mundo, cuyas corrientes principales son la ortodoxa, la conservadora y la liberal; la mayoría de ellos viven en Israel y en Norteamérica.

Los Diez Mandamientos, según el Éxodo 20,1-21:

Yo soy el Señor, tu Dios. No tendrás ningún otro Dios junto a mí. No te harás ninguna imagen de Dios

No profanarás el nombre de Dios

Recuerda el día del sábado para santificarlo

Honra a tu padre y a tu madre

No matarás

No cometerás adulterio

No robarás

No darás falso testimonio contra tu prójimo

No codiciarás la casa de tu prójimo

No codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su esclavo, ni su esclava, ni su buey, ni su asno, ni nada de lo que tenga

Otros textos de sus libros sagrados:

"Amarás a tu prójimo como a ti mismo." (Levítico 19,18)

"Al extranjero que vive entre vosotros lo trataréis como a un nativo de los vuestros, y lo amarás como a ti mismo." (Levítico 19,34)

"¿Quién es el hombre que desea una vida feliz y vería con gusto días prósperos? Ese debe guardar su lengua del mal y sus labios de palabras engañosas; debe evitar el mal y hacer el bien, buscar la paz y correr tras ella." (Salmo 34)

"Cuando uno aparece delante del trono del tribunal, entonces la primera pregunta no es: ¿Has creído en Dios?, o ¿Has rezado y realizado los ritos?, sino: ¿Te has comportado honradamente, con lealtad a tu prójimo en todo?" (Talmud, Sabbat 31a)

"Tres son las cosas sobre las que descansa el mundo: la justicia, la verdad y la paz." (Talmud, Abot 1,18)

"En bien de la paz es lícito cambiar una declaración." (Talmud, Yebamot 65b)

"Es posible que no te sea dado coronar la obra, pero no eres libre para eludirla." (Talmud, Abot 2,21)

"El triunfo de Dios es la verdad." (Talmud, Sabbat 55)

pero no eres libre para eludirla." (Talmud, Abot 2,21) "El triunfo de Dios es la verdad."

Cristianismo

Con dos milenios de historia y cerca de 1.800 millones de fieles, el cristianismo es actualmente la religión más extendida en el mundo. Si bien todos sus adeptos afirman tener un mismo fundador, Jesucristo, la historia los ha dividido en un gran número de iglesias, que difieren en su organización y en su interpretación de los Evangelios, su texto de referencia. La iglesia católica y romana, los católicos, agrupada en torno al obispo de Roma, el papa, es la mayor, con mil millones de creyentes. Los ortodoxos, que desde 1054 rechazan la primacía del papa, son cerca de doscientos millones, y se concentran básicamente en Grecia y en Europa oriental. En cuanto a las iglesias protestantes, que surgieron como resultado de la Reforma en el siglo XVI, cuentan con cerca de quinientos millones de fieles.

Es cristiano aquel que en su personalísima trayectoria vital -y toda persona tiene la suya- trata de guiarse por Jesucristo. Tanto si se piensa en el obispo de San Salvador, Óscar Romero, que fue asesinado de un tiro en el altar cuando celebraba la Eucaristía, o en el teólogo protestante y combatiente de la resistencia Dietrich Bonhoeffer, como si se recuerda al pastor americano Martin Luther King, adalid de la igualdad de los derechos civiles, o al sacerdote polaco Popieluszko, todos tienen algo en común: fueron cristianos convencidos; trabajaron sin violencia por el prójimo; y todos fueron liquidados con una violencia brutal. Pero así se hicieron también semejantes a aquel que fue su modelo de vida, en su dolor y en su lucha: Jesús de Nazaret. Y esto nos lleva directamente al núcleo: ¿cuál es propiamente la esencia del cristianismo? La esencia del cristianismo no es, como piensan algunos, una grandiosa teoría, una visión del mundo, ni siquiera un sistema eclesiástico. La esencia del cristianismo es el seguimiento de Jesús. Y en el fondo, ninguna organización, ninguna institución e incluso ninguna iglesia debería llamarse cristiana honradamente si no puede remitirse a él en sus palabras y en sus hechos.

El cristianismo recibe su nombre de Jesucristo, un predicador ambulante judío que vivió en Palestina a comienzos del siglo I. Durante su breve actividad pública -que quizá duró sólo algunos meses, a lo sumo tres años-, Jesús predicó que el Reinado de Dios estaba ya entre nosotros, con sus promesas y criterios.

Reunió en torno de él un grupo de discípulos, entró en conflicto con el poder político y religioso, y fue ejecutado mediante crucifixión cuando contaba en torno a 30 años. Los cristianos creían y creen que Dios lo ha resucitado de entre los muertos a la vida eterna y lo han elevado a Cristo ("Ungido de Dios").

Jesús no escribió personalmente ni una palabra. Su doctrina y su vida están transmitidas en los cuatro Evangelios, que, junto con otros 23 escritos, forman el Nuevo Testamento.

Extendidos por el mundo entero hay unos 2.000 millones de cristianos: católicos, ortodoxos, protestantes, anglicanos y miembros de las iglesias libres.

Algunos textos del Nuevo Testamento:

"Bienaventurados los pobres en el espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos. Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados. Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán la tierra. Bienaventurados los que padecen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados. Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos

alcanzarán misericordia. Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Bienaventurados los pacíficos, porque ellos serán llamados hijos de Dios. Bienaventurados los que sufren persecución por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos." (de "El sermón de la montaña de Jesús", Mateo 5,3-17)

"Amad a vuestros enemigos y rezad por los que os persiguen." (Mateo 5,44)

"Al que abofetea en la mejilla derecha, ofrécele también la otra, y al que llama al juez contra ti y quiere quitarte la túnica, déjale también la capa, y al que te fuerza a caminar una milla, recorre dos con él. Dale al que te pide y no le vuelvas la espalda al que quiere que le prestes." (Mateo 5,39-42)

"Con la medida con que midáis seréis medidos." (Mateo 7,2)

"Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con todos tus pensamientos. Este es el primero y mayor mandamiento. El segundo es semejante a él:

amarás a tu prójimo como a ti mismo." (Mateo 22,37-39)

"El que quiera ser grande entre vosotros, que sea vuestro servidor; y el que quiera ser el primero entre vosotros, que sea vuestro siervo." (Mateo 10,43-44)

"Hay más dicha en dar que en recibir." (Hecho de los Apóstoles 20,35)

en dar que en recibir." (Hecho de los Apóstoles 20,35) Islam El islam, que surgió en

Islam

El islam, que surgió en Arabia en el siglo VII de nuestra era, es un monoteísmo puro que profesa la fe en un Dios todopoderoso y misericordioso. Adoptó algunas de sus características de los monoteísmos que le precedieron en la historia, es decir, el judaísmo y el cristianismo (al igual que éstos, el islam se refiere a Abraham como "el amigo de Dios"); no obstante, los acusa de haber falsificado las Sagradas Escrituras. Los preceptos del islam se hallan en el Corán, la palabra de Dios que fue revelada a Mahoma, su profeta. El islam, una religión de carácter universalista, está dirigido a todos los hombres. Presente en los cinco continentes, se divide en dos grandes tendencias: los suníes, que representan alrededor del 90% y que proclaman la sunna (tradición), y los chiitas, que residen sobre todo en Irán e Iraq, tendencia minoritaria fiel a Alí, yerno de Mahoma, que fue asesinado en el año 661.

Sería erróneo descalificar al islam considerándolo como una religión de sangre y fuego y no ver la sustancia religiosa. Porque sobre esto no hay duda alguna: por el profeta Mahoma se

elevaron los árabes al plano de una religión superior, que está fundada en la fe en un único Dios y en una ética fundamental de la humanidad, con imperativos claros de más humanitarismo y más justicia. Desde sus orígenes, el islam fue menos una religión de la ley que de la ética. En esta religión hay también algo así como los Diez Mandamientos, base de una ética humana común.

No hay duda alguna: Mahoma fue un auténtico profeta, en muchos aspectos no muy distinto a los profetas de Israel. Pero los musulmanes atribuyen gran importancia a esto: en el islam, el profeta Mahoma no es tan central como lo es Jesucristo en el cristianismo. Porque para los musulmanes, la Palabra de Dios no se hizo hombre, sino libro. Y es el Corán, que en su versión originaria se halla junto al mismo Dios, que constituye el centro del islam.

Así, el islam es la religión del libro por excelencia. El Corán completa y sustituye la Torá de los judíos y el Evangelio de los cristianos. Para los musulmanes es insuperable, perfecto, absolutamente verídico. Por eso se recita solemnemente y, sobre todo, los expertos se lo aprenden de memoria. Pero también ciertos teólogos musulmanes han discutido el problema de si el Corán, como palabra de Dios, no es también palabra de hombre, palabra del profeta Mahoma.

Islam significa "sumisión" a Dios. Tal es el mensaje del profeta Mahoma, que le fue revelado poco a poco en el siglo VI de nuestra era por un ángel, y más tarde puesto por escrito en el Corán por compañeros y seguidores del profeta.

Las cinco columnas del islam son:

La fe en Dios y en Mahoma como enviado suyo

La oración ritual diaria

La limosna (impuesto para los pobres)

El Ramadán, mes de ayuno anual

La peregrinación a La Meca, al menos una vez en la vida

Entre los aproximadamente 1.200 millones de musulmanes, las corrientes más importantes son las de los sunitas, chiítas y jariyíes. La mayoría de los musulmanes viven hoy en Asia sudoriental y en la India, en Asia central, África, Oriente próximo y Turquía.

Textos del libro sagrado, el Corán:

"En el nombre de Dios, el Clemente, el Misericordioso. Alabado sea Dios, el Señor de los mundos, el Clemente, el Misericordioso, que tiene poder de decisión sobre el día del juicio. A ti te servimos y a ti te pedimos ayuda. Muéstranos el camino recto, el camino de aquellos a los que has concedido tu gracia, de los que no se encolerizan ni se extravían." (Corán, sura 1)

"El código islámico de deberes: En el nombre de Dios misericordioso y clemente. No pongas ningún otro Dios al lado del Dios único. Y tu Señor ha determinado que le sirvas a él solo. Y tienes que ser bueno con tus padres, y darle al pariente lo que le corresponde, lo mismo que al pobre y al que está de camino. Y no matéis a vuestros hijos por miedo al empobrecimiento. Y no matéis a ninguno al que Dios haya prohibido

matar. Y no caigáis en la lascivia. Y no toquéis los bienes del huérfano. Y cumplid la obligación que aceptáis. Y dad una medida llena cuando medís, y pesad con la balanza exacta. Y no deambules orgullosamente por la tierra." (Corán, sura 17,22-38)

"Y si ellos se inclinan hacia la paz, inclínate tú también hacia ella." (Corán, sura 8.61)

"Así evitáis el horror de los ídolos y evitáis la afirmación falsa." (Corán, sura 22,30)

"¿Has visto al que declara mendaz el juicio? Ese es el que rechaza al huérfano y no se ocupa de la alimentación del necesitado. Ay de los que rezan y no prestan atención a su oración, que solo quieren que se les vea y se niegan a prestar ayuda." (Corán, sura 107,1-7)

"En la religión no hay coacción alguna." (Corán, sura 2,256)

"De vosotros debe surgir una comunidad (de creyentes) que inviten al bien, ordenen lo recto y prohíban lo reprobable. Estos son aquellos a los que les va bien." (Corán, sura 3,104)

"Oh, vosotros, los que creéis, luchad por Dios y dad testimonio a favor de la justicia. Y el odio a determinadas gentes no debe llevaros a no ser justos." (Corán, sura 5,8)

no debe llevaros a no ser justos." (Corán, sura 5,8) Bibliografía básica DÍAZ, Carlos (1998). Manual

Bibliografía básica

DÍAZ, Carlos (1998). Manual de historia de las religiones. Ed. Desclée de Brouwer, S.A., Bilbao. (Especialmente para el tema 4). ISBN: 8433012673 ISBN-13: 9788433012678

Religiones del mundo. Paz mundial. Ética universal, en RELIGIÓN Y ESCUELA. La revista del profesorado de religión. Monográfico: PPC, Madrid, 2005. ISSN: 0212-3509

SAMUEL, Albert (1996). Para comprender las religiones en nuestro tiempo. Ed. Verbo Divino. Estella. ISBN: 9788471516336

SÁNCHEZ NOGALES, J. Luis (2003). Filosofía y Fenomenología de la religión. Secretariado Trinitario. Salamanca. ISBN: 84-88643-87-X

VÁZQUEZ BORAU, José Luis

- (2002). Las Religiones del Libro (Judaísmo, Cristianismo e Islam). Colección Las Religiones ¿Qué son? 1. Ed. San Pablo, Madrid. ISBN: 9788428524568

- (2002). Las Religiones Tradicionales (Animismo, Hinduismo, Budismo, Taoísmo Religiones ¿Qué son? 2. Ed. San Pablo, Madrid. ISBN: 9788428524575

).

Colección Las

Bibliografía complementaria

ASOCIACIÓN UNESCO PARA EL DIÁLOGO INTERRELIGIOSO, (2002). Diálogo entre religiones. Textos fundamentales. Ed. Trotta, Madrid. ISBN: 8481644994

BESTARD, Joan (2004). Diez valores éticos. PPC, Madrid. ISBN: 9788428818858

ECKEL, Malcolm D. (2005) Entender el Budismo (orígenes, creencias, prácticas, textos sagrados, lugares sagrados). Blume, Barcelona. ISBN: 8480765062

EHRLICH, Carl S. (2006). Entender el Judaísmo (orígenes, creencias, prácticas, textos sagrados, lugares sagrados). Blume, Barcelona. ISBN: 8480766077 ISBN 13: 9788480766074

GIRA, Dennis; POUTHIER, Jean-Luc (2004). Religiones en el mundo. ¿En qué creemos? Larousse, Biblioteca Actual. ISBN: 9788483325353, (8483325357)

GIRA, D. (2004). Tolerancia y religiones. Ed. San Pablo, Madrid. ISBN: 9788428526890

GORDON, Matthew S. (2004). Entender el Islam (orígenes, creencias, prácticas, textos sagrados, lugares sagrados). Blume, Barcelona. ISBN13: 9788480765053 ISBN10: 8480765054

MOYANO, Antonio Luis (2002). Sectas, la amenaza en la sombra (cómo actúan, quiénes son y cómo defendernos) La puerta del misterio. Ed. Nowtilus frontera, Madrid. ISBN: 84-9763-005-X

NARAYANAN, Vasudha (2005). Entender el Hinduismo (orígenes, creencias, prácticas, textos sagrados, lugares sagrados). Blume, Barcelona. ISBN: 8480765518 (ISBN 13: 9788480765510)

RODRÍGUEZ SANTIDRIÁN, Pedro (2004). Diccionario de las religiones. Ed. Alianza. ISBN:

8420656658 ISBN-13: 9788420656656

TORRALBA ROSELLÓ, Francesc (2006). El civismo planetario explicado a mis hijos. PPC, Madrid. ISBN: 9788428813259

VÁZQUEZ BORAU, José Luis (2003). El Hecho Religioso (símbolos, mitos y ritos de las religiones). Colección Las Religiones ¿Qué son? 4. Ed. San Pablo, Madrid. ISBN: 9788428525640

WILKINSON, J. (2003). Diccionario ilustrado de las Religiones; rituales, creencias y prácticas en todo el mundo. San Pablo, Madrid. ISBN: 9788428525244

Actividades

Lee los apuntes, busca información y contesta a los siguientes cuestionarios

HINDUISMO

1. ¿Cómo surgió el hinduísmo?

2. ¿Quién fue su fundador?

3. ¿Qué son los vedas? ¿En qué lengua se escribieron?

4. ¿Qué son las epopeyas? ¿Cuáles son la dos más importantes?

5. Define: Samsara y karma

6. ¿Cuántos dioses tiene el hinduismo? ¿Cuáles son los más importantes?

7. ¿En qué consiste el sistema de castas de la India? ¿Cuántas hay y cómo se llaman?

8. ¿Por qué es tan importante el yoga y la meditación para los hinduistas?

BUDISMO

1. Cuenta brevemente la historia de Siddarta Gautama Buda, fundador del budismo

2. ¿Qué es el nirvana?

3. ¿Cómo se llama el Dios de los budistas?

4. ¿Qué quiere decir que los budistas creen en la reencarnación?

5. Tipos de budismo

6. ¿Qué relación existe entre el hinduismo y el budismo?

7. ¿En qué países está más extendido el budismo?

JUDAÍSMO

1. ¿Qué relación existe entre el judaísmo con las otras grandes religiones monoteístas:

cristianismo e Islam?

2. ¿Quién fue el fundador del judaísmo?

3. ¿Qué recuerdan los judíos en las fiestas del Pesaj y el Shavuot?

5.

¿Por qué fue tan importante el Templo para los judío? ¿Qué es el Muro de las Lamentaciones?

6. ¿Dónde se resume la moral de los judíos?

7. ¿En dónde está el origen del problema reeligió-político entre los judíos y los palestinos?

8. Define: sinagoga, kipá, filacteria, torá, talmud

CRISTIANISMO

1. ¿Qué es el cristianismo?

2. Principales confesiones dentro del cristianismo. Nombra y explica

3. Dentro de la Biblia cristiana. ¿Cómo se llaman los escritos esenciales del cristianismo y cuántos son?

4. ¿Cuál es la diferencia fundamental entre Jesús y otros fundadores de grandes religiones (Abraham, Mahoma…)

5. ¿Cuáles son las enseñanzas más importantes de Jesús de Nazaret?

6. ¿Cómo está organizada la Iglesia católica?

7. ¿Qué son los sacramentos? ¿Cuántos son?

8. Nombra alguno lugares sagrados del cristianismo

ISLAM

1. ¿Quién era Mahoma?

2. ¿Cómo concibe el Islam a su Dios?

3. ¿Por qué es tan importante para los musulmanes el Corán?

4. Nombra y explica brevemente los cinco pilares del Islam

5. ¿Qué es la sharia? ¿Y la sunna?

6. ¿Cuál es la jerarquía (los dirigentes) en la religión islámica?

7. ¿Por qué el Islam produce problemas, en algunos casos, en la sociedad occidental?