Vous êtes sur la page 1sur 9

METODOLOGIA PARA UN CURSO-TALLER DE MANEJO INTEGRADO DE

PLAGAS EN LA PAPA

Por Ofelia Trillos - Luis H. Fierro G. - Pedro Corzo *

CONTENIDO

Presentación
Introducción
Preparación del curso-taller
Orientación general y conformación de los grupos
Desarrollo del curso-taller
FASE UNO: Conocimiento general de la plaga
FASE DOS: Daños que causa y ciclo biológico de la plaga
FASE TRES: Manejo integrado de la plaga
Evaluación del Proceso
Agradecimientos

PRESENTACIÓN

El Programa de Transferencia de Tecnología de esta Regional viene aplicando,


adaptando y desarrollando diversos instrumentos metodológicos para acelerar y hacer
más eficaz el proceso de validación, ajuste y transferencia de tecnología con el
productor. Por su naturaleza, tiene responsabilidad directa en los proyectos de la
Agenda Científica y Tecnológica de la Regional en el drea de género, y especialmente,
en la de investigación participativa, gracias al amplio apoyo e importante colaboración
del Centro de Investigación de Agricultura Tropical -CIAT.

Además, el Programa atiende aspectos pertinentes a su función en otros proyectos,


como el que la Regional ejecuta con el Centro Internacional de la Papa -CIP-, sobre
manejo integrado para el control del gusano blanco de la papa (Premnotrypes vorax) en
la localidad de Motavita, Boyacá. Dentro de las actividades de este proyecto, en
septiembre de 1997 se realizó en Chiquinquirá, Boyacá, el II Curso-Taller Intemacional
sobre Manejo Integrado de Plagas de la Papa, evento en donde se aplicó la metodología
que se presenta en esta publicaci6n, la cual fue desarrollada en Antioquia, y que se
dirige, tanto a productores como, a técnicos. En este evento, dicha herramienta
metodológica probó tener una amplia aceptación y gran éxito para introducir o reforzar
de manera práctica y participativa, la transferencia de conocimientos relativos al ciclo
biológico de los insectos-plaga.

Ante tan buena acogida a una metodología que apoya la difusión y mejor comprensi6n
del concepto MIP, la cual se puede utilizar en otras plagas y cultivos, se decidió
proyectar este esfuerzo interregional bajo la forma editorial de la cartilla que hoy tiene
en sus manos. Asi mismo, este trabajo impulsó la preparaci6n de una serie de
publicaciones que contienen otras herramientas metodológicas fruto del trabajo de la
Corporaci6n. En su conjunto, se espera que dichos impresos sean de la mayor utilidad
para los profesionales de CORPOICA, en especial para quienes tienen
responsabilidades a nivel local, asi como para los funcionarios de las Unidades
Municipales de Asistencia Técnica Agropecuaria, UMATA y los asistentes técnicos que
laboran directamente con los productores agropecuarios, unidos bajo el objetivo común
de mejorar su bienestar.

Santiago Fonseca Martínez


Director Regional Uno
Corpoica
Tibaitatá, noviembre de 1.997.

INTRODUCCION

El contenido del presente curso-taller se elaboró durante el desarrollo de los proyectos


de transferencia de tecnología para el manejo integrado de la polilla guatemalteca o
polilla gigante (Tecia solanivora, PovoIny) y el gusano blanco de la papa
(Premnotrypes vorax, Hustache), si bien se puede aplicar en la transferencia de
conocimientos y estrategias para manejar otras plagas que afectan este cultivo.

Su diseño obedeció a la necesidad de mejorar la comunicación entre los productores y


técnicos, con el fin de lograr una mayor comprensión de los conceptos de Manejo
Integrado de Plagas (MIP) e incrementar la adopción de nuevas tecnologías para su
control por parte de los agricultores. Como toda metodología participativa, posee
algunas características distintivas que se resaltan a continuación:

• Promueve el diálogo y la discusión, puesto que todos los asistentes tienen la


oportunidad de expresar su opinión.
• La dinámica de trabajo propuesta supera las fronteras individuales y fomenta la
conciencia de grupo.
• Se construye a partir de la práctica cotidiana, pues consulta permanentemente la
experiencia del grupo.
• AI integrar las respuestas de los productores, y complementarlas con el aporte de
los investigadores, el curso-taller establece el flujo práctica-teoria-práctica.
• La metodología hace énfasis en la formación integral de los productores.
• EI curso-taller tiene lugar en un ambiente informal que potencializa los
resultados, lo cual se apoya en las características de ser dinámico, didáctico y
enriquecedor para productores e investigadores.

Con relación a los niveles de participación en el evento, y en razón de las anteriores


características, se alcanza un alto nivel de participación consultiva. El contenido del
curso-taller se ha enriquecido con aportes y evaluaciones críticas que han formulado
asistentes técnicos, transferidores y productores, luego de haberlo replicado en
diferentes zonas del país.

Además, este curso-taller se considera un buen punto de partida para iniciar cualquier
proyecto sobre MIP, puesto que su aplicación pretende lograr una más decidida
participación por parte de los productores involucrados en el proceso, asi como un
mayor éxito en las actividades de validación, ajuste y transferencia de nuevas
tecnologías de Manejo Integrado de Plagas.

Finalmente, es importante destacar que el desarrollo de esta metodología en el marco


del curso-taller propuesto tiene como propósitos, no sólo capacitar a los asistentes en
técnicas de Manejo Integrado de Plagas, sino también habilitarlos para el manejo de la
metodología propiamente dicha, a fin de poderla replicar y tener un efecto
multiplicador.

PREPARACIÓN DEL CURSO-TALLER

Esta sección consta de algunas recomendaciones de carácter operativo de utilidad para


llevar a buen término el curso-taller; por lo tanto se sugiere tenerlas en cuenta.

1. Instructores

Para la realización de este curso-taller se requiere fundamentalmente la presencia de tres


tipos de persona con el siguiente perfil:

a) Coordinador del proceso. Es quien se encarga de conducir y orientar el curso-taller;


por lo, tanto debe conocer y dominar esta metodología con propiedad, además de poseer
conocimientos básicos de la tecnología particular a transferir. Entre las características
que ha de poseer este guía, se cuenta la de ser una persona orientada hacia la gente,
capaz de comunicarse fluidamente con ella, con habilidades de persuasión y motivación,
y con muy buena capacidad para relacionarse con los asistentes.

b) Especialista en MP. Su papel fundamental consiste en aclarar las dudas de los


productores y presentar en forma precisa y objetiva los distintos aspectos relacionados
con el MIP (conocimiento de la plaga, ciclo biológico, daños, estrategias de manejo,
etc.).

c) Instructores auxiliares. Además de las dos personas mencionadas, es deseable contar


con la participación de dos instructores auxiliares por lo menos, para que apoyen los
trabajos encomendados a cada grupo de participantes.

Las cuatro personas que conforman este equipo deben estar preparadas además, para
servir como promotores de los métodos de control propuestos, pues a cada asistente se
le asigna su método de control, lo cual se explica detalladamente más adelante.

2. Participantes y sitio de reunión

Lo ideal es que el número de participantes en el cuso-taller no sea mayor de 25


personas, máximo 30. Por lo tanto, el salón donde se desarrolle el curso-taller debe tener
capacidad, como mínimo para albergar ese número de personas. Contará con el espacio
suficiente para que los asistentes puedan colocar carteleras y poseer dotación de mesas y
asientos con brazo para escribir.

Además, debe reunir ciertas condiciones que faciliten la proyección de diapositivas y


videocintas, esto es, que se pueda oscurecer y que tenga una pared disponible o una
pantalla donde proyectar. No sobra recordar que se debe disponer de una fuente de
energía eléctrica y una extensión con tomas múltiples que sirvan simultáneamente a
diferentes equipos.
3. Materiales y equipos

Los asistentes se deben organizar en cuatro o cinco grupos de acuerdo al número total
de personas asistentes; éstos requieren del siguiente material para desarrollar su trabajo:

• Material biológico (tubos de ensayo). Para que los asistentes aprendan a


reconocer cada instar (estado del ciclo de vida) que adoptan los insectos, los
grupos deben recibir cuatro (4) tubos de ensayo, cada uno de los cuales debe
contener un instar del insecto: huevos, larva, pupa y adulto. Además, es deseable
disponer de muestras de baculovirus y trampas de feromonas -cuando se trata el
control de la polilla gigante de la papa-, asi como muestras del hongo género
Beauveria spp., organismo que se usa como biocontrolador del gusano blanco de
la papa.

• Cartulinas. Un pliego de cartulina blanca por cada cinco o seis participantes;


cartulina en octavos de cuatro (4) colores diferentes para cada terna a tratar,
preferiblemente asi: rosado para colocar el nombre del grupo; verde para el
conocimiento de la plaga; rojo para el daño causado en cada fase del ciclo
biológico y amarillo para el control de la plaga. Cada grupo debe recibir por lo
menos dos cartulinas de cada color, con excepción de la correspondiente al
nombre del grupo.

• Marcadores. Cada grupo debe recibir dos marcadores para papel de diferente
color.

• Otros elementos. También deben estar a disposición de los instructores y de los


asistentes, otros elementos tales como papelógrafo, cinta de enmascarar y
transparente, chinches, etc.

• Equipo audiovisual. Televisor, reproductor de video (VHS), proyector de


diapositivas y la videocinta correspondiente a cada plaga.

4. Duración

La realizaci6n de este tipo de curso-taller requiere que tanto los instructores y/o gulas,
como los participantes, dispongan de un día completo. El curso-taller tiene una duración
de seis (6) horas de trabajo continuo, tiempo que no incluye los periodos de descanso y
el almuerzo. La duración de cada fase del curso-taller se especifica mis adelante en el
desarrollo de las mismas.

5. Almuerzo y refrigerio

Puesto que la duración del curso-taller es de un día completo, los organizadores deben
prever en el presupuesto del evento, el costo del suministro de almuerzos y refrigerios
para los participantes, según su número.
ORIENTACI6N GENERAL Y CONFORMACION DE LOS GRUPOS

El curso-taller comenzará con una introducción que ilustre a los participantes sobre la
importancia económica y técnica de aplicar el MIP al cultivo de la papa en Colombia,
según el siguiente modelo propuesto:

"En Colombia se cultivan anualmente alrededor de 180.000 ha de papa, con un número


aproximado de 90.000 familias productoras vinculadas a esta actividad. Los
departamentos de Cundinamarca y Boyacá aportan el 59% de la producción total del
país, que es de 2,7 millones de toneladas (promedio 1992-1995).

Uno de los principales problemas del cultivo de papa es la notable incidencia de plagas
y enfermedades, especial- mente la gota (Phythophthora infestans), el gusano blanco
(Premnotrypes vorax) y últimamente la polilla guatemalteca (Tecia solanivora). Estas
plagas son las que mayor daño ocasionan al cultivo y acarrean cuantiosas pérdidas
económicas a los agricultores.

Para controlarlas, los productores de papa han recurrido fundamentalmente a los


plaguicidas (insecticidas y fungicidas), en especial porque desconocen la posibilidad de
usar otras prácticas o métodos de control que les permitan hacer un manejo integrado de
esas plagas."

Con el fin de capacitar a los agricultores sobre las estrategias de MIP de la papa, la
Regional Uno (Boyacá-Cundinamarca) de Corpoica ha validado y ajustado la presente
metodología. Bajo la forma de un curso-taller, dicha metodología tiene como objetivo
básico enseñar de manera participativa el concepto y las prácticas de MIP a grupos
diferentes de productores, a través de la realización de tres fases de aprendizaje que se
desarrollan mediante trabajo en grupos, así:

Fase Uno: Conocimiento general de la plaga.


Fase Dos: Daños y ciclo biológico de la plaga.
Fase Tres: Manejo integrado de la plaga.

Este proceso permite a los participantes conocer y comprender de manera secuencial el


ciclo de vida y hábitos del insecto, el daño que causa, los diferentes métodos de control
disponibles, asi como el concepto MIP que éstos encierran.

Antes de iniciar el curso-taller propiamente dicho, es necesario dividir a los asistentes


en cuatro (4) o máximo cinco (5) grupos de cinco (5) o seis (6) personas. Es preciso
dejarles claro que van a trabajar como grupo durante todo el día, por lo cual es
conveniente que:

• Pongan un nombre al grupo, serio o cómico según su criterio, con el fin de


identificarlo y darle sentido de pertenencia a sus miembros. Este nombre se debe
escribir sobre una cartulina de color rosado que se pegará en el sitio de la pared
que el instructor indique.

• Se nombre un secretario para que escriba en las cartulinas, aclarando que esta
persona, antes de escribir, debe consultar la opinión de las demás; es decir, las
cartulinas deben reflejar respuestas obtenidas mediante consenso de todos los
miembros del grupo.

• Se nombre, además, un relator, es decir una persona que tenga una buena
capacidad para hablar ante el público.

DESARROLLO DEL CURSO-TALLER

Una vez establecidas las condiciones operativas que van a asegurar un


desenvolvimiento adecuado del curso-taller (ver Preparación del curso-taller), se puede
dar inicio a las tres fases mencionadas, las cuales se exponen en detalle en la parte que
sigue a continuación.

1. FASE UNO: Conocimiento General de la Plaga

El desarrollo de esta primera fase comprende la realización de los siguientes pasos:

1.1. Trabajo en grupo: Cada grupo debe recibir como mínimo tres (3) tarjetas de
cartulina. de color verde para responder la siguiente pregunta general: <<Qué conocen
ustedes de la plaga?>> Por conocimiento de la plaga se entiende la descripción de la
apariencia física, cómo vive, dónde se hospeda, a qué horas se le ve más y de qué se
alimenta, entre otros aspectos. La pregunta, además de formularse a los participantes,
debe estar escrita en una cartulina del mismo color, la cual se colocará en un lugar
visible para todos.

Se considera que para contestar esta pregunta, la discusión en el grupo debe durar
aproximadamente 30 minutos. No obstante, se recomienda no indicarles inicialmente el
tiempo designado para tal fin, sino empezar a pedir resultados más o menos cuando han
transcurrido 20 minutos.

1.2. Asesoría a los grupos: En el desarrollo del trabajo en grupo, el coordinador y demás
colaboradores estarán pendientes de los asistentes para orientarlos y apoyarlos en la
discusión, aclarar sus inquietudes y colaborar en la formulaci6n de las respuestas.

Una vez finalizado, el tiempo otorgado, los instructores auxiliares recogen las cartulinas
y proceden a ubicarlas en la pared, al frente de la pregunta a la cual se está dando
respuesta y debajo del nombre del respectivo grupo.

1.3. Exposición de los relatores: A continuaci6n se pide al relator de cada grupo que
pase al frente y, en sus propias palabras, explique las respuestas. Se debe tener el
cuidado de pasar primero a aquellos grupos que presentaron menos informaci6n o
conocimiento sobre el tema. Una vez cada relator haya finalizado su exposición, se debe
pedir a los integrantes del grupo que, si los tienen, hagan aportes adicionales, que
expresen su opinión sobre lo presentado, y si están de acuerdo, o no con la exposición
del relator.

El coordinador del curso-taller debe felicitar al relator y al grupo por su trabajo y pedir
al público un aplauso.
1.4. Recapitulación técnica: Una vez terminan las presentaciones de los grupos, el
coordinador del curso-taller debe solicitar al especialista en MIP que, desde su punto de
vista, conteste la pregunta en 5 ó 10 minutos máximo, aclare las respuestas de los
productores y agregue lo que haya hecho falta.
Con esta intervenci6n el especialista debe dar por finalizada esta fase del curso-taller, no
sin antes felicitar a los grupos por el trabajo desarrollado. Esta sencilla práctica motiva
una participación más activa por parte de los asistentes en las fases que siguen.

2. FASE DOS: Daños que causa y ciclo biológico de la plaga

Como se sabe, todo ser vivo -ya sea el gusano blanco, la polilla guatemalteca o
cualquier otra plaga-, pasa por diferentes fases o etapas de desarrollo. Por ejemplo, el
hombre nace, atraviesa diferentes etapas de crecimiento, se reproduce y muere; la rana
sufre también un proceso parecido llamado metamorfosis. Por otra parte, cada fase de
desarrollo de los insectos-plaga, conlleva unos daños sobre la planta de papa que son
particulares de esa etapa.

Las anteriores consideraciones se señalan para indicar que, al aplicar esta metodología,
es preciso hacer consideraciones de este tipo para que los participantes en el curso-
taller, no sólo puedan entender fácilmente el concepto de ciclo vital o biológico, sino
también ordenar los diferentes estados de desarrollo de cada insecto-plaga y
relacionarlos con los daños causados. La Fase Dos tiene los pasos que se citan en
seguida.

2.1. Trabajo en grupo: Para el trabajo en grupo de esta fase, cada uno debe recibir una
cartulina roja, cinta adhesiva. un pliego de cartulina blanca y cuatro (4) tubos de ensayo
con los estados de desarrollo de la plaga en estudio (huevo, larva, pupa y adulto). La
primera pregunta que se deben responder es:

A) <<¿Qué daños causa la plaga?>>

Para responder esta pregunta inicial, los asistentes deben elaborar un listado de los
daños que causa la plaga a los tubérculos o la planta según la experiencia que tenga el
grupo, datos que deben consignar en la cartulina roja.

Una vez transcurrido el tiempo necesario para que los grupos describan sus
conocimientos sobre las lesiones y pérdidas que causa el ataque de la plaga, se les
formula la segunda pregunta de la Fase Dos, a saber:

B) <<¿Conocen su ciclo biológico? (¿Cómo organizarían este el ciclo usando los


tubos?)>>

Para contestar esta pregunta, se les indica que deben pegar los tubos sobre la cartulina
de pliego, en la cual previamente han dibujado el ciclo siguiendo el orden de desarrollo
del ciclo vital de la plaga que ellos consideren. Cada grupo debe escribir al lado del tubo
respectivo, el nombre o nombres de la etapa del insecto, la duración de cada estado,
dónde se encuentra y de qué se alimenta. Se recuerda que los instructores auxiliares
deben estar atentos a aclarar las inquietudes de los grupos y orientarlos en el desarrollo
del ejercicio.
2.2. Exposición por grupos: Siguiendo el mismo procedimiento de la fase anterior, se
colocan las cartulinas de respuesta en el lugar de la pared escogido y el relator de cada
grupo procede a hacer la respectiva exposición oral.

2.3. Aclaraciones técnicas: Finalizadas las presentaciones de este segundo ejercicio,


nuevamente el especialista en MIP pasa a ampliar y reforzar los conocimientos de los
asistentes acerca de las lesiones que causan las plagas en estudio e ilustrándoles en
detalle sobre su ciclo biológico; para ello se puede apoyar en ayudas didácticas como
carteles (afiches), diapositivas, dibujos o lo que crea más conveniente.

3. FASE TRES. Manejo integrado de la plaga

Como se puede apreciar, todas las acciones del curso-taller llevadas a cabo hasta este
momento se encaminan a determinar el nivel de conocimiento que tienen los
productores acerca de la plaga; por otra parte, dichas acciones contribuyen a
complementar esos conocimientos prácticos con otros aportados por el especialista en
MIP.

Por lo tanto, se considera que sólo en esta fase del curso-taller se dan las condiciones
necesarias para hablar en detalle sobre las estrategias de control de la plaga, requisito
fundamental para comprender el concepto MIP. Para ello se deben seguir los pasos que
se describen a continuación.

3.1. Trabajo en grupo: Cada grupo de participantes deberá contestar la pregunta general:
<<¿Cómo maneja la plaga?>> Para hacerlo, escribirán sobre cartulinas amarillas las
respuestas a las siguientes preguntas especificas:

A) <<¿Cuál(es) producto(s) aplica?>>

B) <<¿Qué dosis utiliza?>>

C) <<¿En cuáles etapas de desarrollo del cultivo (siembra, germinación, antes de la


desyerba, desyerba, aporque, floración y maduración) realiza las aplicaciones?>>

Igualmente, es importante preguntar en esta fase si en su experiencia cotidiana, los


productores utilizan otra práctica de control, si mezclan los plaguicidas y las razones por
las cuales lo hacen.

3.2. Exposición por grupos: Aquí se sigue el procedimiento señalado para las
exposiciones anteriores.

3.3. Promoción de los métodos de control: Todo especialista conocedor del MIP sabe
que existen cuatro (4) tipos esenciales de control, a saber: cultural, químico, biológico y
etológico (el que se basa en el comportamiento de la plaga); sabe Además que, en
términos generales, por manejo integrado se entiende el uso combinado y compatible de
los mismos.

Por tales razones, en esta fase del curso-taller el ejercicio consiste en que cada una de
las cuatro personas conductoras hace una promoción exclusiva y especifica del tipo de
control que se le asignó en un tiempo aproximado de tres (3) minutos. Cada promotor
debe tener muy claro que se trata de <<vender>> el concepto de la práctica respectiva, a
partir de las ventajas y desventajas que ofrece cada tipo de control.

3.4. Concepto MIP: A continuación el coordinador del evento debe indagar o preguntar
a los diferentes participantes: <<¿Qué entienden por Manejo Integrado de Plagas?>>.
Asi mismo, los grupos deben dar uno o varios ejemplos al respecto. Aquí, el objetivo es
concluir que, para cada caso, el MIP es la combinación de las prácticas que cada uno de
los promotores ha expuesto. Como ejemplo se pueden mencionar las diferentes formas
de matar ratones.

3.5. Exposición técnica de las prácticas de control: Nuevamente el especialista en MIP


explica, en forma concreta, cada una de las prácticas que se recomiendan para controlar
la plaga. Esta explicación se debe hacer de manera detallada indicando aspectos tales
como la forma de aplicación y los fundamentos técnicos de la misma.

3.6. Resumen y conclusiones: Antes de dar por terminado, el curso-taller, se recomienda


hacer un resumen de todo el proceso apoyándose en los aportes de los participantes y
solicitarles su opinión sobre las recomendaciones o practicas expuestas por el
especialista en MIP. Esta recapitulación básicamente busca afianzar los conocimientos
adquiridos por parte de los participantes.

EVALUACIÓN DEL PROCESO

Finalmente, si el tiempo alcanza, y si los participantes no están muy cansados, es


importante evaluar de forma participativa el desarrollo del evento. Entre los aspectos
que se podrían explorar están: a) la duración, b) la dinámica de la metodología, c) las
recomendaciones técnicas impartidas, d) el trabajo en los grupos, e) las exposiciones y
los expositores.

En razón a que el curso-taller despierta múltiples inquietudes en los participantes con


relación a las feromonas, el baculovirus, las prácticas e incluso la efectividad de las
mismas, es conveniente señalar los lugares en donde se consiguen los insumos o se
pueden ver funcionando las prácticas. Los compromisos para realizar demostraciones de
método, días de campo y otras actividades de transferencia de tecnología, también
forman parte del orden del día.

* La Dra. Ofelia Trillos González es Ingeniera Agrónoma, M.Sc. en Mejoramiento de


Cultivos. Se desempeña como investigadora del Programa Regional Agrícola en el
Centro de Investigación La Selva, Regional Cuatro (Antioquia) de Corpoica.
(otrillos@corpoica.org.co).

El Dr. Luis Humberto Fierro Guzmán es Médico Veterinario y Zootecnista, M.Sc. en


Periodismo Agrícola; en la actualidad es el Coordinador del Programa Regional de
Transferencia de Tecnología, Regional Uno (Cundinamarca y Boyacá) de Corpoica.

El Dr. Pedro Corzo Carrillo es Ingeniero Agrónomo, M.Sc. en Fitopatología Vegetal


con énfasis en Virologá; se encuentra vinculado al Programa Regional Agrícola de la
Regional Uno de Corpoica como investigador asociado.