Vous êtes sur la page 1sur 5

LA GLOBALIZACIÓN: ¿PARA BIEN O PARA MAL?

(ZENIT)
Mayores precaucioes !ras "as #uras e$periecias pasa#as%
La globalización necesita guiarse y regularse a beneficio de toda la familia
humana, recomendaba Juan Pablo II a los participantes en un reciente encuentro
organizado por la Academia Pontificia para las Ciencias Sociales.
Las opiniones siguen estando diididas en el tema de la globalización, pero
muchos han cambiado sus r!gidas posturas a faor o en contra, "ue con frecuencia
han caracterizado el debate. Incluso el #ondo $onetario Internacional est%
reconociendo los riesgos asociados a la apertura de los mercados, obseraba el &'
de marzo el Financial Times.
(n estudio co)escrito por el economista *efe del #ondo $onetario
Internacional, +en ,ogoff, admit!a "ue abrir los mercados financieros no garantiza
"ue los pa!ses pobres sean capaces de alcanzar a las naciones ricas.
-Si la integración financiera tiene un efecto positio sobre la ri"ueza, hasta
ahora no hay pruebas emp!ricas claras y sólidas de "ue el efecto sea
cuantitatiamente significante., afirmaba el estudio. /e hecho, la liberalización
podr!a aumentar la olatilidad, tanto de la producción como en el consumo de bienes,
en las econom!as m%s pobres, debido a su dependencia de los pocos fiables
inersionistas institucionales, afirmaba.
-0s cada ez m%s eidente "ue el #ondo est% tomando un punto de ista m%s
matizado., dec!a al Financial Times $orris 1oldstein, catedr%tico en el Institute for
International Economics en 2ashington, /. C.
Merca#os a&ier!os' pero co cui#a#o%
0n un te3to del &4 de marzo preparado por parlamentarios de econom!as en
proceso de transición, el director de relaciones e3ternas del #ondo $onetario
Internacional, 5homas /a6son, reconoc!a "ue "uienes proponen la globalización
afirman "ue se ha eleado inmensamente la calidad de ida en muchas partes del
mundo. Sin embargo, a7ad!a, los cr!ticos argumentan "ue los m%s pobres del mundo
1
no han participado en sus beneficios, defendiendo "ue el libre comercio faorece a
los pa!ses ricos mientras "ue los ol%tiles mercados de capital da7an a los pa!ses en
!as de desarrollo.
/a6son afirmaba "ue un estudio del 8anco $undial publicado en el 9::&,
sobre la relación entre libre mercado y crecimiento económico, reelaba "ue los
pa!ses "ue han seguido una pol!tica comercial abierta tuieron un porcenta*e de
crecimiento m%s alto "ue las econom!as no globalizadas. Pero preguntaba; -<=a
sido el comercio el "ue ha conducido a un crecimiento superior en los
globalizadores>.
-?o podemos estar absolutamente seguros., era su respuesta. 0l problema
es "ue los pa!ses "ue se han abierto comercialmente llearon a cabo al mismo
tiempo una serie de cambios en la pol!tica dom@stica. 0n consecuencia, resulta muy
dif!cil establecer el papel preciso "ue ha *ugado el comercio en la ayuda al
crecimiento. Por lo menos, el estudio hace dif!cil "ue los anti globalización defiendan
"ue m%s comercio llea a menos crecimiento, defend!a.
Pero no basta simplemente abrir los mercados, adert!a /a6son. -La opinión
consensuada "ue est% surgiendo ahora )incluyendo la del #ondo $onetario
Internacional) es "ue los pa!ses en desarrollo necesitan tener un sistema de
precondiciones para beneficiarse de la globalización financiera y eitar la creciente
probabilidad de una crisis monetaria o bancaria..
0ntre estas precondiciones est% la necesidad de dar prioridad a la inersión a
largo plazo sobre los flu*os de capital a corto plazo de la fase inicial. Incluso puede
darse el caso de imponer o retener algunos controles de capital. Atro re"uisito
importante es una cuidadosa regulación de los bancos y otras instituciones del sector
financiero.
Po&re(a' #esi)ua"#a# y creci*ie!o%
0l reciente libro de Sur*it 8halla, -Imagine 5hereBs ?o Country. CImagina "ue
no e3istan los Pa!sesD, defiende los beneficios de la globalización. 8halla, un
acad@mico de ?uea /elhi y director financiero de una firma de consultor!a,
2
argumenta "ue la globalización ha reducido la desigualdad y "ue el -periodo de
globalización ha sido la edad de oro del desarrollo..
Pero 8halla tambi@n obsera "ue ha habido marcadas diferencias regionales.
La globalización ha sido e3traordinariamente beneficiosa para los pa!ses asi%ticos,
"ue cuentan con dos terceras partes de la población del mundo en !as de
desarrollo. Los ingresos medios de los asi%ticos se han multiplicado por cuatro desde
&EF:, con un aumento anual de G,HI, comparado con el 9,GI de los pa!ses
industrializados.
0n contraste, tras casi doblar la renta per c%pita de &EF: a &E':, las
econom!as latinoamericanas apenas mantuieron su niel durante los Jltimos 9:
a7os. A Kfrica le ha ido peor, con un &9I de descenso en la renta per c%pita en el
periodo &E':) 9:::.
Sobre la cuestión de la desigualdad, 8halla obsera "ue muchos acad@micos
y organizaciones concluyen "ue las dos Jltimas d@cadas del siglo LL ieron una
creciente diergencia en los ingresos, con un crecimiento de la desigualad "ue ha
acompa7ado al m%s r%pido crecimiento económico.
/edica algunos cap!tulos a mostrar "ue la desigualdad no es tan mala como
se dibu*a. (n importante factor al "ue muchos no han dado el suficiente peso,
defiende, es la notable me*ora en la situación económica de China e India. 0l
crecimiento sostenido en estos dos pa!ses ha sacado a muchas personas de la
pobreza. 0s erdad "ue el porcenta*e de personas pobres est% toda!a le*os del niel
de la gente rica, pero el porcenta*e de crecimiento en los ingresos de los pobres es
m%s alto "ue el de los ricos.
Co*p"acecia #e "a pa!roa"%
John Plender, editorialista y columnista del Financial Times, tiene una isión
menos optimista de la globalización. Su libro del 9::G, -Going Off the Rails: Global
Capital and the Crisis of Legitimacy. CSali@ndose de las M!as; Capital 1lobal y Crisis
de LegitimidadD, defiende "ue los defensores de la globalización -han mostrado una
complacencia propia de la patronal al minusalorar los problemas de los flu*os libres
de capital..
3
0l consenso de 2ashington )borrador de la posición "ue acentJa la desregulación
financiera, la disciplina presupuestaria, el libre comercio e inersión y las pol!ticas
orientadas al mercado) tiene sus ra!ces en el liberalismo del siglo LIL, e3plica
Plender. 0sto se e reforzado por la apertura de los mercados internacionales de
capital en los Jltimos a7os. Pero, a7ade Plender, la burbu*a burs%til y los esc%ndalos
contables han demostrado las trampas de un sistema sin regulación.
Plender no niega las enta*as de la globalización. Absera "ue tiene un
-enorme potencial para me*orar el niel de ida tanto de los mundos desarrollados
como en desarrollo.. Sin embargo, la apertura de los mercados tambi@n ha dado
como resultado, en ocasiones, una mayor inestabilidad y penosos a*ustes, puestos
de reliee en la crisis financiera asi%tica de &EEH, afirma.
Incluso as!, la fle3ibilidad tiene sus enta*as, precisa, obserando cómo
0stados (nidos ha sobrelleado con m%s @3ito las recientes tensiones financieras,
en comparación con los m%s infle3ibles sistemas económicos de Alemania y Japón.
No se !ra!a #e !o*ar !o#o o a#a%
Atra reciente, y m%s optimista, contribución al debate de la globalización ha
enido de Philippe Legrain, un periodista económico. 0n su libro -Open World: The
Truth bout Globali!ation. C$undo Abierto; La Merdad sobre la 1lobalizaciónD,
adierte "ue debemos guardarnos de atribuir todos los males del mundo a la
globalización. La desgraciada pobreza de muchos campesinos con econom!as de
subsistencia es dif!cil "ue se atribuya a los mercados globales, obsera, puesto "ue
ellos no comercian.
Adem%s, argumenta "ue no deber!amos ignorar "ue muchos pa!ses pobres se
han beneficiado de la apertura de los mercados. 0l alor de las e3portaciones de
China, por e*emplo, ha crecido en un &NI al a7o en los Jltimos 9: a7os.
?ecesitamos, por ello, pasar por encima de posiciones simplistas sobre la
globalización y enfocar nuestra atención sobre "u@ clase de globalización "ueremos,
establece Legrain. ?o se trata de tomar todo o nada. Cada pa!s puede adaptarla de
acuerdo a las necesidades locales.
4
0ntre las medidas "ue Legrain recomienda est% una ba*ada de los subsidios
agr!colas en los pa!ses m%s ricos, y permitir en general m%s importaciones desde
pa!ses en desarrollo. Los pa!ses ricos tienen tambi@n obligación de aumentar las
ayudas a las naciones en desarrollo. O los gobiernos deber!an ayudar m%s a la gente
"ue sufrir% por causa de las transacciones económicas asociadas con la
globalización.
0l Papa, en su discurso del 9 de mayo a los participantes del encuentro en
,oma, ped!a -pautas "ue colo"uen firmemente la globalización al sericio del
aut@ntico desarrollo humano.. 5ambi@n obseraba "ue la globalización en s! misma
no es el problema.
-$%s bien., afirmaba, -las dificultades surgen de la falta de mecanismos
efectios "ue la conduzcan por la dirección apropiada. La globalización necesita
integrarse en el conte3to m%s amplio de un programa pol!tico y económico "ue
bus"ue el progreso aut@ntico de toda la humanidad.. Los comentaristas económicos
cada ez est%n m%s de acuerdo con el Papa.
5