Vous êtes sur la page 1sur 4

DEJAR DE FUMAR CON PNL

Por Inma Capo

Los millones de muertos por causa del tabaquismo superan todas las cifras de
muertes por guerras, catástrofes, tráfico, terrorismo, sida y otras drogas, siendo
considerado por los médicos el enemigo público nº 1. Sin embargo, al ser una droga
legal, la gente no le da importancia y se transforma en hábito, con lo cual deja de luchar
contra ella y la acepta como algo normal. Pero, como diría Maslow, el hecho de que
haya mucha gente que lo haga no significa que eso sea lo normal, sino que mucha gente
lo está haciendo mal. El hecho de que una droga sea legal no implica que sea lícita,
porque el ser humano sólo tiene derecho legítimo a aquello que conquista por su
esfuerzo.

La PNL, como ya se conoce, es una disciplina que ayuda a cambiar la


experiencia subjetiva de la persona, su interpretación de la realidad y su mapa del
mundo, el cual está configurado por nuestra programación, tanto de procedencia
familiar como social, ante cuyos estímulos externos no todo el mundo es consciente de
los recursos internos de que dispone para no dejarse manipular por el entorno.

Nuestra programación viene dada por las palabras que configuran nuestras
experiencias. Así, los que se denominan fumadores, tienen etiquetado el tabaco como
placer, mientras que los no fumadores lo tienen etiquetado como veneno, vicio,
adicción, droga dura, enfermedad, muerte, etc. Nuestras etiquetas son gratuitas, por lo
que se trata tan solo de ser consciente de cómo tenemos etiquetados los estímulos a los
que diariamente nos enfrentamos en nuestra vida. Si las etiquetas son positivas, nuestra
reacción también lo será, y lo contrario si no lo son. La buena noticia es que a nuestro
cerebro le da igual las etiquetas que le hayamos programado, simplemente obedece
órdenes, las cuales mediante la continua repetición, se convertirán en hábitos. Del
mismo modo aprendimos a hablar, a andar, y a comportarnos de formas determinadas
en distintos contextos.

Preguntemos a las personas adictas a la nicotina: fumas, ¿en lugar de qué? ¿qué
cosas estás sustituyendo con el tabaco? ¿qué recursos necesitarías tener para no
necesitar recurrir a tu autodestrucción? Muchas no podrían responder, porque al
convertirse en un hábito, la persona deja de ser consciente de lo que hace, y el
automatismo le impele a ejercitar las mismas acciones una y otra vez, por lo que la
persona se convierte en víctima de sí misma, sujeta a un incontrolado autosabotaje.

Según muchos expertos, para dejar de fumar, lo primero es querer dejar de


fumar, aunque en mi experiencia profesional han dejado de fumar personas que no
habían pensado dejarlo a priori, y que en el transcurso de una intervención profesional
por temas diferentes, se han dado cuenta de cómo se estaban perjudicando y de que
aquel hábito que adquirieron en su juventud ya no les era necesario en su etapa adulta
porque la razón primigenia había desaparecido hacía mucho tiempo.

La razón siempre suele darse ante una falta de personalidad y autoestima,


propias de jóvenes iniciando su periodo de socialización: pertenecer a un grupo, parecer
“mayor” (copia de los adultos), tener algo en las manos para distraer su inseguridad,
creer que fumar les da una apariencia de la que carecen, pensar que les relaja (lo cual es
totalmente falso), y así un largo etcétera que resumiríamos bajo la nefasta norma social
heredada de “ser como los demás”.

Si la razón por la que se empezó a fumar ha desaparecido, ¿por qué continúa el


mismo comportamiento? Porque los hábitos funcionan así, se convierten en anclajes y
actúan por sí solos, como andar, respirar, u otras actividades que al no tener que pensar
al hacerlas nos ahorran energía consciente para atender otras cosas al mismo tiempo.
Solo que en este caso, el hábito es altamente destructivo.

Propongamos pues a los adictos a la nicotina, unas sencillas técnicas, tareas para
“andar por casa”, de modo que aprendan lo rápidamente que su cerebro responde a las
instrucciones que recibe.

1º) Dejar de autodefinirse como “soy fumador/a”, y en lugar de ello decir que “suelo
fumar cuando me apetece”. La forma de etiquetarnos con el uso del verbo “ser” afecta
directamente a nuestro nivel de Identidad, uno de los más elevados entre nuestros
niveles neurológicos. Hay que tener un cuidado exquisito al usar ese verbo en primera
persona y poner solamente detrás adjetivos calificativos positivos y estimulantes. Eso
formará parte de nuestra nueva programación. Ejemplo: soy perfecto, soy maravilloso,
soy único e irrepetible, soy una gran persona, soy hijo de Dios, soy un ser consciente, y
repetirlo constantemente a partir de ahora. Lo único que un fumador no podrá nunca
decir es “soy libre”. Es el más grande de los placeres que el tabaco le impide saborear.

2ª) Desenmascarar al autosaboteador. Pensar y repetir lo anterior, tomando conciencia


de lo siguiente: “soy maravilloso y un ser humano diferente, aunque hay una parte de mi
que fuma… de momento.” “Soy único y fantástico, y a ese “yo” que fuma le queda
poco tiempo de seguir esclavizándome”. ¡La imaginación al poder! Y si lo que haces no
funciona, haz cualquier otra cosa (premisa básica de la PNL). Te aconsejo que elijas las
frases más poderosas y positivas que se te ocurran, ya que el cerebro reacciona mejor
ante lo nuevo y llamativo. Igualmente escríbelas en lugares visibles para ti (habitación,
espejo, coche, agenda, pantalla ordenador, móvil, etc.)

3ª) Al asumir tu auténtica identidad (nadie nace fumando), y empezar a tomar


conciencia de que tú no necesitas fumar ni someter tu libertad a nada externo a ti
mismo, mientras repites las frases anteriores, respira “como si” estuvieses fumando, es
decir, te das mentalmente las nuevas instrucciones y tomas varias respiraciones muy
profundas, como saboreando el nuevo placer de empezar a reconectar con tu verdadero
“yo”, que irá desplazando a ese falso “ego” social-externo que no eres tú mismo.

4º) Cuando lo hayas hecho durante varios días, para convertirlo en un nuevo hábito,
tómate unos minutos, siempre que no estés conduciendo, ni en actividad de riesgo, para
crearte una imagen mental acorde con tus nuevas afirmaciones de identidad. Ha de ser
una imagen que cuando la proyectes mentalmente, esté situada enfrente de ti o a la
derecha (izquierda si eres zurdo), en un plano algo más elevado que tu visión normal.
Intenta hacerlo con los ojos cerrados al principio, para crearla con todo detalle.

Esta imagen no es dejando de fumar o pisando un cigarrillo… No, esta imagen


es la de tu ser interior, quien eres tu en realidad, la persona perfecta y maravillosa que
nació sin ningún vicio ni adicción, una persona llena de recursos, fuerte, valiente,
decidida, segura, sana y feliz, que ha sabido sobrevivir hasta ahora, a pesar de la
educastración recibida y del entorno, que está haciendo ya lo mejor que sabe, y que no
necesita fumar porque se quiere y se respeta. Piensa que todos esos recursos nacieron
contigo, los hayas o no desarrollado, porque forman parte intrínseca del ser humano,
aunque no te lo hayan enseñado así o no lo hayas podido comprobar todavía, pero tu
espíritu sí que lo reconocerá.

En esa imagen tienes que estar tú solo, de momento, de cuerpo entero, sonriente,
alegre feliz y sano, y has de crear una imagen con mucho brillo, con colores fantásticos,
los que más te gusten, nítida, clara, estando tú como figura central. Puedes ponerle un
entorno atractivo y un bonito marco, todo ello muy luminoso. Ha de ser la imagen de tu
“yo” interior soñado, esa persona que sabes que debes llegar a ser. Verás como te sale
fácilmente.

Puedes añadirle una música que te motive o unos sonidos que te gusten mucho.
Al mismo tiempo, elige una palabra que signifique para ti tu “yo puedo” , “yo soy yo”,
“yo valgo”, “yo merezco”, “soy diferente”, “adelante”, o algo que en tus etiquetas sabes
que funciona para estimularte positivamente. Procura que sea una palabra corta y
contundente, muy motivadora.

5º) Ya tenemos todos los elementos listos para pasar a la acción y empezar a dar
órdenes nuevas a tu cerebro, para crear otro nuevo hábito, el cual poco a poco, irá
sustituyendo al anterior. Falta añadir la guinda: tu creencia de que va a funcionar, tu
creencia en el poder de la mente, que es el mismo que te ha mantenido vivo
inconscientemente hasta ahora: tu mente biológica. Vamos pues a hablar con ella en su
propio lenguaje: el analógico.

6º) Cierra los ojos, y recuerda cómo haces para iniciar el gesto de fumar. ¡Cuidado! No
quiero que te “veas” fumando, sino lo primero que haces: buscar los cigarrillos, abrir el
paquete, encender una cerilla… Detén esa imagen como una foto fija, tal como se da en
la realidad, para que puedas darte cuenta de todos los detalles que ocurren justo antes de
que tu mano logre llevar el cigarrillo a tus labios. Para ahí y congela esa imagen.

Y ahora, sobre esa imagen mental, clara y “real” de la parte que fuma, al inicio
del proceso, haz que la otra imagen seductora y motivadora que has creado, esa imagen
fantástica de tu “yo” auténtico, aparezca delante, entre tú y la otra imagen, ocupando
toda tu pantalla mental, mientras dices en voz alta la palabra elegida y respiras
profundamente, todo a la vez. Haz ese proceso lo más rápido que puedas, cada vez más
rápido, pero siempre iniciando el proceso de la misma forma: sobre la imagen del
proceso de empezar a fumar, colocarás la imagen tuya motivadora que ocupará toda tu
pantalla mental, mientras dices tu palabra mágica y respiras muy profundamente.

La imagen motivadora se quedará fija en tu mente, y verás cómo la otra imagen


cada vez se va volviendo más pequeña y oscura hasta desaparecer. Recuerda: el proceso
siempre ha de hacerse en ese mismo orden y nunca al revés.

Todo lo aprendemos por repetición. La primera vez a nadie le gusta fumar, sólo
que su “razón” para hacerlo le incita a repetirlo hasta que se acostumbra. Lo mismo con
ciertos sabores, comidas, actitudes, etc. Luego sabemos cómo hacemos para aprender.
Ahora estás usando ese mismo proceso para aprender otro hábito, pero éste no es
destructivo sino saludable y beneficioso para tu salud y la de los demás. Es el primer
paso para recuperar tu libertad, el don más preciado del ser humano: tu libre albedrío.

Repite el proceso muchas veces, hasta que se convierta en algo automático que
puedas hacer con los ojos abiertos, es decir, se habrá convertido en un pensamiento, que
por repetición se hará cada vez más fácil y automático, hasta pasar a tu sistema de
creencias, y ese es el proceso de la mente humana: pensamiento-palabra-acción. Si
quieres, puedes. No hay nada ni nadie que te lo pueda impedir.

“Vigila tus Pensamientos; se convierten en tus Palabras.


Vigila tus Palabras; se convierten en tus Acciones.
Vigila tus Acciones; se convierten en tus Hábitos.
Vigila tus Hábitos; se convierten en tu Carácter.
Vigila tu Carácter; se convierte en tu Destino”.

Inma Capo - Directora

IINLP – www.instituto-pnl.com
info@instituto-pnl.com
96 361 95 16 – 686 47 58 26