Vous êtes sur la page 1sur 4

La importancia del liderazgo pedagógico de los docentes

Tan importante como el liderazgo pedagógico del rector, es el de los docentes para la consecución de los objetivos institucionales y su continuidad Autor: Lilia Elvira Jiménez Antequera. IE San José de Aguada de Pablo. Municipio de Sabanalarga (Atlántico)

Introducción

El testimonio de la profesora se enmarca en desarrollo del proyecto Escuelas que aprenden en el municipio de Sabanalarga. En la fase inicial del proyecto se elaboró un nuevo plan trienal de mejoramiento institucional y los equipos de gestión conformados hicieron un redimensionamiento estratégico de sus instituciones. Previamente, la Fundación Promigas había apoyado la elaboración del Plan decenal en el municipio, en cuyo marco, se trabajaron entonces los PMI, y posteriormente otras acciones de mejoramiento.

A lo largo de esta experiencia, la profesora Lilia Elvira jugó un papel destacado.

Actualmente, la profesora se desempeña como docente de educación media en

el área de Ciencias Naturales de la IE José Agustín Blando del Municipio.

Rectorías cambiantes y liderazgo docente

La Institución Educativa San José Aguada de Palo era una institución que tuvo momentos críticos, en parte ocasionados porque muchos rectores pasaron por esa institución, y en parte porque había algunas problemáticas que afectaban a la institución. En general, la institución se veía afectada porque faltaba organización a nivel académico, pero también en la parte directiva, la parte administrativa y a nivel comunitario. Había conciencia de la necesidad de una reorganización, pero la falta de continuidad de la rectoría no contribuía a desarrollar los cambios, y también, era importante tener un apoyo externo, frente a la complejidad de los retos que debíamos enfrentar.

Cuando un grupo de maestros fuimos convocados al proyecto de Escuelas Que Aprenden, vimos en el proyecto una oportunidad para ejercer nuestro liderazgo, que era una de las condiciones solicitadas por el proyecto de la Fundación Promigas.

Conformado el equipo de gestión se dio inició a un proceso encaminado a analizar las problemáticas institucionales frente al cual se trazaron metas institucionales y a través de esas metas institucionales, diversas estrategias que lograron organizar muchos aspectos importantes en la institución educativa. En ese momento, pese a los cambios de rectoría, el equipo logró mantenerse e impulsar los acuerdos logrados con todos los maestros con los diferentes rectores.

Lo que se refrenda hoy en día, donde la institución que conocíamos hace 6 o 7 años, es una institución diferente que maneja todos sus proyectos, tiene organizada la parte administrativa, hay orden en los archivos, se desarrollan procesos de mejoramiento en la parte académica y se tienen formatos de seguimiento a estudiantes y a docentes, encaminados a que todos aporten la parte que les corresponde en la formación.

En la parte del modelo pedagógico, se pudo ajustar un modelo pedagógico, que permite la unidad de criterios en el trabajo conjunto de los maestros y aporta también unidad de criterios para relacionarse con los padres de familia.

En la proyección a la comunidad, a través de varias actividades se logró que se motivara mucho a los padres de familia. Incluso había el riesgo de que los padres de familia en ese entonces pasaran a sus niños a estudiar a las instituciones del sector urbano de Sabanalarga. Cuando ellos vieron que había mucha motivación en los docentes y que se empezaron a llamar, que se empezó a organizar el colegio, que llegaban a la institución y ya podían encontrar un certificado, o ya podían hacerse reuniones con la comunidad, que veían el liderazgo de muchos docentes, y las muchas ganas de trabajar, la institución fue aumentando su cobertura y es así como el colegio es hoy reconocido.

De esta experiencia hemos concluido que aunque los docentes queramos individualmente impulsar cambios, se requiere de una base organizativa, y que si por circunstancias como las que vivimos en ese entonces, se da una rotación de directivos, un equipo de gestión docente puede mantener los cambios. También hemos aprendido que la credibilidad con la comunidad se gana y que los padres responden positivamente cuando ven que el trabajo del colegio y los esfuerzos que se adelanten responden a las necesidades de sus hijos. Cuando por el contrario los padres ven desorganización en el plantel, es difícil convocarlos o que colaboren.

La importancia de las pequeñas grandes cosas

Cuando en el proyecto Escuelas que Aprenden nos plantearon la revisión de la visión y la misión institucional, en el colegio ya nosotros las teníamos elaborada en el PEI. La diferencia es que en ese momento no se hizo por cumplir con una exigencia de la Secretaria de Educación del Departamento o por un requisito legal de los PEI.

Es así que el PEI de la IE San José de Agua de Palo era un proyecto que estaba descontextualizado, que en la letra decía una cosa y en la práctica era totalmente diferente. Al sentarnos a reelaborar la visión y la misión, todos los docentes del plantel nos contextualizamos con la realidad educativa del colegio, con su entorno. Cuando nosotros trabajamos teniendo en cuenta las necesidades e intereses de la comunidad en la cual estamos laborando, ya le vemos sentido a nuestra labor, porque si vamos a trabajar con algo inalcanzable, con cosas que están fuera de nuestro contexto, no vamos a obtener los resultados que debemos obtener.

Para desarrollar nuestra visión, empezamos entonces a trabajar desde lo que teníamos, partiendo de nuestras necesidades, de los intereses de los mismos estudiantes y trabajando con los recursos que teníamos se pudieron mejorar muchos aspectos en la Institución Educativa.

Un plan de mejoramiento institucional real y objetivo

En los seminarios talleres del proyecto logramos intercambiar con los otros equipos de gestión de todas las instituciones del municipio. Era un intercambio donde se reflexionaba y se daban las bases para el trabajo institucional.

Después se llegaba a la institución y a través de las reuniones, el equipo de PMI ejercíamos el liderazgo, nos reuníamos con los docentes de primaria, les mostrábamos que habíamos trabajado acá, que se podía retroalimentar con ellos y llegábamos a acuerdos, porque no se buscaba llegar a imponer. Además estábamos en un campo nuevo como docentes, donde se tenía que ver con otros maestros, con la institución en su conjunto.

Generalmente muchos aspectos de los PMI no se logran porque la institución no tiene los recursos, a veces porque entran otros proyectos con nuevas ideas o en nuestro caso por cambio de maestros, de directivas.

En nuestro caso, la consolidación del equipo de gestión fue determinante, así como el acompañamiento que tuvimos para varios de los aspectos del PMI. Muchas veces a nosotros nos llevaban a una capacitación, hacíamos diversas

acciones pero no se hacía seguimiento y con el tiempo el trabajo se paralizaba. La metodología del proyecto Escuelas que Aprenden nos jalonaba, teníamos que mostrar resultados, pero se nos daba un acompañamiento que siendo exigente, al mismo tiempo asesoraba y tenía un diálogo respetuoso, sin imposiciones.

En un comienzo, el hecho de tener acompañamiento en la institución producía temor en las profesoras de la primaria, y también en el equipo de gestión. Pero vino la confianza por la forma en la que se llevó a cabo el proyecto, donde vio que el acompañamiento era para sacar muchos proyectos adelante.

Por ejemplo, a través de internet nosotros tenemos la posibilidad de enviar algunas inquietudes o sugerencias a través de la acompañante local del proyecto, a través de ella pudimos nosotros mantener una comunicación, que nos permitió sacar adelante algunas dificultades.

No podemos decir que ya todo está hecho, pero fue aporte que nos permitió impulsarnos a cambiar muchas cosas que teníamos que cambiar, mejorar y hacer. A veces los cambios no son hacer cosas nuevas, simplemente es hacer cosas que no se habían hecho y que finalmente se pudieron hacer, se pudieron poner en práctica.

Una conclusión es que para el cambio pedagógico es importante contar con profesionales calificadas que nos acompañen, nos apoyen y ayuden a impulsar procesos y a movilizarnos para evitar el estancamiento. No basta con muchas capacitaciones si no se logra llega a la realidad de las instituciones, conocer la realidad del entorno y a los maestros, ganando la confianza y brindando apoyo continuo.

Una reflexión personal

El trabajo desarrollado ha sido para mí algo importante. Cuando yo empecé a trabajar en el proyecto, luego del PMI seguí con el proyecto en el diseño del currículo. Fue un trabajo que despertó mi interés profesional y decidí profundizar. En este momento, estoy haciendo una maestría en gerencia educativa.

La planeación, el trabajo en grupo, la relación entre lo que pide el gobierno y lo que se vive en las instituciones, la planeación, son retos que he aceptado y que me llaman la atención. Espero poder continuar en esa línea y ya me presenté a un concurso como coordinadora, el cual pasé, estando a la espera del nombramiento.