Vous êtes sur la page 1sur 109

Análisis de Funciones de Variable Compleja

Ing. Juan Sacerdoti

Facultad de Ingenierı́a
Departamento de Matemática
Universidad de Buenos Aires

2005
V 1.011

1
Agradecemos al Sr. Alejandro Quadrini por la transcripción de este documento.
2
Índice general

1. Números Complejos 9
1.1. Definición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9
1.2. Igualdad de números complejos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
1.3. Estructuración de C como cuerpo abeliano . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 10
1.4. Imposibilidad de estructurar C como cuerpo ordenado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 11
1.5. Estructuración de C como estructura vectorial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 13
1.6. Estructuración de C como estructura de espacio métrico . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
1.6.1. Propiedades generales de la función distancia en C . . . . . . . . . . . . . . . . . . 14
1.6.2. Notación para la función distancia sobre C . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 15
1.6.3. Módulo de z . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 16
1.7. Estructuración de C como espacio normado . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 17
1.8. Forma binómica de los complejos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
1.8.1. Isomorfismos entre estructuras . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 18
1.8.2. Isomorfismo entre los reales y el conjunto de los complejos con segunda componente
nula . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 19
1.8.3. Forma binómica de los números complejos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 20
1.9. Representación geométrica de los complejos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 22
1.10. Forma Polar de un Número Complejo. Propiedades . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
1.10.1. Forma Polar de un Número Complejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
1.10.2. Igualdad en forma polar. Congruencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
1.10.3. Producto en forma polar. Cociente . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 26
1.10.4. Potencia en forma polar. Radicación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 27
1.10.5. Interpretación geométrica de las operaciones complejas . . . . . . . . . . . . . . . . 28
1.11. Forma exponencial de un número complejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
1.11.1. Expresión de la forma exponencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
1.11.2. Definición de la función ez . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 30
1.11.3. El producto, el cociente y la potencia de complejos en forma exponencial. . . . . . 32
1.12. Conjugado de un complejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 32

2. Elementos de Topologı́a en el Campo Complejo 35


2.1. Definición de bola . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35
2.2. Entorno de un punto c . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
2.3. Vecinal de un punto c . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
2.4. Clasificación de puntos: Interiores, exteriores y frontera . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
2.5. Adherencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39
2.6. Clasificación de puntos de adherencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 40
2.7. Conjuntos abiertos y conjuntos cerrados . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42
2.8. Conjunto acotado y conjunto compacto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43
2.9. Infinito en el Campo Complejo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44

3
4 ÍNDICE GENERAL

2.9.1. Concepto de punto infinito en C . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44


2.9.2. Conjunto Complejo Extendido . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
2.9.3. Esfera de Riemann . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 47
2.9.4. Diversas acepciones de “infinito” . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49

3. Funciones de Variable Compleja. Continuidad y Lı́mite 51


3.1. Funciones de variable compleja . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
3.2. Interpretación geométrica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 51
3.3. Funciones de variable compleja. Caracterı́sticas y ejemplos . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
3.3.1. Caracterı́sticas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
3.3.2. Ejemplos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 54
3.4. Continuidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
3.4.1. Definición . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 56
3.4.2. Continuidad sobre un conjunto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 58
3.5. Lı́mite . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
3.5.1. Definición de lı́mite . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 59
3.5.2. Operaciones con lı́mites . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
3.6. Curvas en el campo complejo. Caminos y lazos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
3.6.1. Continuidad por partes de funciones reales . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 63
3.6.2. Camino . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 64
3.6.3. Lazo . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
3.6.4. Curva . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
3.6.5. Caminos opuestos y yuxtapuestos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 66
3.6.6. Ejemplos de caminos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
3.6.7. Camino simple. Lazo simple . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
3.6.8. Caminos equivalentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
3.7. Conjuntos conexos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
3.8. Homotopı́a de caminos y lazos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
3.8.1. Homotopı́a de caminos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
3.8.2. Homotopı́a de lazos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
3.8.3. Homotopı́a a un punto . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
3.9. Clasificación de conjuntos conexos en C . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
3.9.1. Conjuntos simplemente conexos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
3.9.2. Conjuntos múltiplemente conexos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
3.9.3. Cortadura . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
3.9.4. Grado de multiplicidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73

4. Derivación en el Campo Complejo 75


4.1. Derivación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75
4.2. Diferencial . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 76
4.3. Relación entre derivada y diferencial. Existencia . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 78
4.4. Derivación y continuidad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
4.5. Funciones monógenas y holomorfas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 80
4.6. Reglas de derivación . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
4.7. Holomorfı́a y ecuación de Laplace . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 82
4.7.1. Las componentes de una función holomorfa como funciones armónicas . . . . . . . 82
4.7.2. Propiedades de funciones conjugadas armónicas . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 84
4.7.3. Obtención de la conjugada armónica de una función en el entorno de un punto . . 87
4.8. Holomorfı́a en el infinito . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
4.9. Representación conforme . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
4.9.1. Ángulo entre caminos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
ÍNDICE GENERAL 5

4.9.2. Transformación de caminos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96


4.9.3. Transformación de vectores tangentes . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 98
4.9.4. Aplicación conforme . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 99
4.9.5. Transformación de áreas e integrales dobles . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 104
4.9.6. Los problemas de la representación conforme . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 105
4.9.7. La inversión . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
4.9.8. La función homográfica . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 107
6 ÍNDICE GENERAL
Índice de figuras

1.1. Representación del complejo (x y) en el plano cartesiano. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23


1.2. Representación del complejo z en coordenadas polares. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 24
1.3. Representación geométrica de la suma de dos complejos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 28
1.4. Representación geométrica de la diferencia de dos complejos. . . . . . . . . . . . . . . . . 28
1.5. Representación geométrica del producto de dos complejos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
1.6. Raı́ces quintas de un número complejo z. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 29
1.7. Conjugado de un número complejo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33

2.1. Bola de centro c y radio r. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35


2.2. Entorno de un punto c. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36
2.3. Vecinal de un punto c. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37
2.4. Clasificación de puntos en un espacio métrico. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
2.5. Puntos aislados y puntos de acumulación del conjunto A. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 41
2.6. Clasificación de conjuntos según contengan o no a sus fronteras. . . . . . . . . . . . . . . . 42
2.7. |z| > r. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 44
2.8. Diversos conjuntos transformados mediante la función inversión. . . . . . . . . . . . . . . 46
2.9. Esfera de Riemann. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 48
2.10. Proyección estereográfica de una circunferencia que no pasa por el origen de coordenadas. 48
2.11. Proyección estereográfica de una circunferencia que pasa por el origen de coordenadas. . . 48

3.1. Transformación de regiones en R2 mediante una función de variable compleja. . . . . . . . 52


3.2. Transformación de caminos mediante la función f (z) = z 2 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 53
3.3. Función de una variable real discontinua en a. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
3.4. Función de una variable compleja discontinua en a. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 57
3.5. Composición de funciones de una variable compleja. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 61
3.6. Camino en el campo complejo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
3.7. Lazo en el campo complejo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 65
3.8. Caminos yuxtapuestos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67
3.9. Camino poligonal. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 68
3.10. Ejemplos de caminos y lazos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 69
3.11. Ejemplo de conjuntos conexos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
3.12. Ejemplo de conjuntos no conexos. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
3.13. Homotopı́a de los caminos γ1 y γ2 en D . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 71
3.14. Homotopı́a de los lazos γ1 y γ2 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
3.15. Conjunto simplemente conexo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 72
3.16. Conjunto múltiplemente conexo. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
3.17. Ejemplos de cortadura. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73
3.18. Conjunto con grado de multiplicidad=3 . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 73

7
8 ÍNDICE DE FIGURAS

4.1. Incremento de z a través de un camino γ. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75


4.2. Dominio restringido de una función de variable compleja. . . . . . . . . . . . . . . . . . . 77
4.3. Incremento de una función a través de caminos rectos paralelos a los ejes. . . . . . . . . . 79
4.4. Trayectorias ortogonales de un par de funciones conjugadas armónicas . . . . . . . . . . . 87
4.5. Integración a través de un camino poligonal. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 89
4.6. Reemplazo de un camino γ por otro poligonal. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
4.7. Dominio e imagen de Inv’ y f . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 94
4.8. Vector tangente a γ en el punto γ(c). . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95
4.9. Ángulo entre los caminos γ1 y γ2 en el punto zc . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 96
4.10. Transformación de caminos por una función de variable compleja. . . . . . . . . . . . . . . 97
4.11. Conservación del ángulo entre dos caminos mediante una aplicación conforme f . . . . . . 100
4.12. Transformación de ángulos para aplicaciones con distintos valores de K. . . . . . . . . . . 102
4.13. Lı́neas de campo y equipotenciales para un problema inverso de representación conforme. 105
4.14. Transformación de vectores mediante una inversión. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 106
4.15. Construcción geométrica para obtener la recı́proca de un complejo. . . . . . . . . . . . . . 106
4.16. Construcción geométrica alternativa para hallar la recı́proca de un número complejo. . . . 107
Capı́tulo 1

Números Complejos

1.1. Definición
Se llama número complejo a todo par ordenado (x y) de números reales.
z := (x y) : x ∈ R , y ∈ R
z := Número complejo
Al número real x (primera componente del par ordenado) se lo llama parte real o primera componente
del número complejo.
Asimismo, al número real y (segunda componente del par ordenado) se lo llama parte imaginaria o
segunda componente del número complejo.
Re(z) := x
Im(z) := y

Re(z) := parte real de z


Im(z) := parte imaginaria de z
Observación: Conviene remarcar que tanto la parte real, como la parte imaginaria de un número complejo
(a pesar de su denominación), son ambos números reales.
Al conjunto de todos los números complejos, se lo simboliza con C.
C := {(x y) : x ∈ R , y ∈ R }
C := Conjunto de todos los números complejos
Observación: A partir de la definición de C es inmediato que:
C=R×R o sea que C = R2
Sin embargo, la introducción del nuevo sı́mbolo C para representar al conjunto de los complejos, en
vez de usar directamente R2 , es conveniente para destacar y recordar la diferencia existente entre R2 y
los demás Rn .
Todo Rn conforma estructura de espacio vectorial y también estructura de espacio euclı́deo.
En el caso particular de R2 , además de las estructuras mencionadas, se agrega la estructuración en
cuerpo abeliano. (ver punto 1.3). Esta caracterı́stica no se extiende a ningún Rn con n ≥ 3.

La razón de esta diferencia es porque en C, además de definirse la suma como en todo Rn , se establece
también la multiplicación, condición que le permite alcanzar la estructura de cuerpo abeliano.

9
10 CAPÍTULO 1. NÚMEROS COMPLEJOS

1.2. Igualdad de números complejos


La igualdad de los números complejos es una consecuencia de la igualdad definida entre conjuntos, y
su aplicación sobre los pares ordenados. Resulta entonces:
(
x = x′
(x y) = (x′ y ′ ) ⇔
y = y′

Es decir, dos números complejos son iguales, si y sólo si simultáneamente, las respectivas partes reales
e imaginarias son iguales entre sı́. Una igualdad en C representa entonces dos igualdades en R.

1.3. Estructuración de C como cuerpo abeliano


Sobre el conjunto de los complejos C se definen dos leyes de composición interna:
T : C × C −→ C
((x y), (x′ y ′ )) 7−→ (x + x′ , y + y ′ )
P : C × C −→ C
((x y), (x′ y ′ )) 7−→ (xx′ − yy ′ , xy ′ + yx′ )

T := Ley suma de números complejos


P := Ley producto de números complejos
Los signos ”+” y ”·” representan las leyes de composición interna, suma y producto de números reales.
El conjunto de los números complejos C se estructura en cuerpo abeliano con respecto a las leyes de
composición interna suma de números complejos ”T ” y producto de números complejos ”P ”.
T : C × C −→ C


((x y), (x′ y ′ )) 7−→ (x + x′ , y + y ′ )




=⇒ (C T P ) ∈ Cuerpo abeliano
P : C × C −→ C 



((xy) , (x′ y ′ )) 7−→ (xx′ − yy ′ , xy ′ + yx′ )

La demostración de esta aseveración es inmediata.

Algunos elementos destacables en el cuerpo C son:


(0 , 0) ∈ neutro de C respecto de T
(−x , −y) ∈ simétrico de (x y) respecto de T
(1 , 0) ∈ neutro de C respecto de P
 
x −y
, ∈ simétrico de (x y) respecto de P , ∀(x y) 6= (0 0)
x2 + y 2 x2 + y 2
Los sı́mbolos con los cuales se identificarán estos elementos son:
s := (0 , 0)

z := (−x , −y)
u := (1 , 0)
 
x −y
z• := ,
x2 + y 2 x2 + y 2
1.4. IMPOSIBILIDAD DE ESTRUCTURAR C COMO CUERPO ORDENADO 11

1.4. Imposibilidad de estructurar C como cuerpo ordenado


El conjunto C no puede ser estructurado como cuerpo ordenado. Ello significa que no existe ninguna
relación sobre C × C que cumpla simultáneamente:
(a) Relación de orden amplio sobre C.
(b) Relación de orden total.
(c) Relación de compatibilidad con las leyes de suma y producto complejo.
Estas condiciones presentadas para el caso de un cuerpo genérico (E T P ), llamando RO a la relación de
orden sobre E, pueden expresarse de la siguiente manera:

∀x ∈ E (x x) ∈ RO Reflexividad



 
 (x y) ∈ RO


⇒ x=y Antisimetrı́a
RO ∈ Relación de orden amplio := (y x) ∈ RO

 
 (x y) ∈ RO ⇒ (x z) ∈ RO


 Transitividad
(y z) ∈ RO
n
RO ∈ Relación de orden total := ∀x ∈ E, ∀y ∈ E {x y} =⇒ (x y) ∈ RO o (y x) ∈ RO


(x y) ∈ RO

 =⇒ (xT z , yT z) ∈ RO
∀z ∈ E




RO ∈ Rel. de comp. con suma y producto :=

 (x y) ∈ RO 



 (s z) ∈ RO =⇒ (xP z , yP z) ∈ RO
s :=Neutro de (E , T )

A partir de estas definiciones se establece entonces:





 (E, T, P ) ∈ Cuerpo abeliano




(E, T, P ) ∈ Cuerpo abeliano ordenado := RO ∈ Relación de orden amplio

RO ∈ Relación de orden total





RO ∈ Relación compatible con la suma y el producto

Observación 1: Al cumplirse simultáneamente las condiciones de orden amplio y total sobre E, resulta
superflua la condición de reflexividad, como se muestra a continuación:
A partir de la condición de orden total, tomando x = y se obtiene:

∀x ∈ E {x x} =⇒ (x x) ∈ RO o (x x) ∈ RO

resultando entonces:



∀x ∈ E =⇒ (x x) ∈ RO

Observación 2: Las notaciones usuales para las relaciones de orden son x ≥ y o (x y) ∈ RO. En el texto
se ha preferido el uso de ésta última para evitar confusiones.

A continuación se pasa a demostrar la tesis propuesta, que el cuerpo de los complejos no puede ser
ordenado.
12 CAPÍTULO 1. NÚMEROS COMPLEJOS

El esquema de prueba se basa en que para dos números complejos, (0 0) (neutro de T ) y el (0 1) (más
adelante llamado unidad imaginaria), no puede establecerse ninguna relación de orden que satisfaga las
condiciones anteriores.
(C, T, P ) ∈ Cuerpo abeliano =⇒ ∄ RO sobre C : (C, T, P ) ∈ Cuerpo ordenado

1. Orden total {(0 0) , (s 1))} ⇒ ((0 0) , (0 1)) ∈ RO o ((0 1) , (0 0)) ∈ RO

Suponiendo la primera de las


dos posibilidades:

2. ((0 0) (0 1)) ∈ RO

)
((0 0) (0 1)) ∈ RO
3. Compat. P ⇒ ((0 0) (−1 , 0)) ∈ RO
((0 0) (0 1)) ∈ RO
)
((0 0) (−1 , 0)) ∈ RO
4. Compat. P ⇒ ((0 0) (1 , 0)) ∈ RO
((0 0) (−1 , 0)) ∈ RO
)
((0 0) (−1 , 0)) ∈ RO
5. Compat. T ⇒ ((1 0) (0 0)) ∈ RO
(1 , 0) ∈ C
)
((0 0) (1 0)) ∈ RO
6. (4.), (5.) y antisim. ⇒ (0 0) = (0 1) (prop. falsa)
((1 0) (0 0)) ∈ RO

Como la primera posibilidad


ha conducido a una proposición
falsa, se prueba con la segunda:

7. ((0 1) (0 0)) ∈ RO

)
((0 1)(0 0)) ∈ RO
8. Compat. T ⇒ ((0 0)(0 , −1)) ∈ RO
(0 , −1) ∈ C
)
((0 0)(0 , −1)) ∈ RO
9. Compat. P ⇒ ((0 0) (−1 , 0)) ∈ RO
((0 0)(0 , −1)) ∈ RO

Este resultado es el mismo obte-


nido en (3.). Si se sigue un pro-
cedimiento igual al ya realizado,
se obtiene también:

10. =⇒ (0 0) = (1 0) prop. falsa


Se deben descartar entonces las
dos posibilidades. De donde:
1.5. ESTRUCTURACIÓN DE C COMO ESTRUCTURA VECTORIAL 13



 RO ∈ Relación de orden amplio

 RO ∈ Relación de orden total
11. (1.), (6.) y (10.) ∄ RO sobre C :


 RO ∈ Relación de compatibilidad
con la suma y producto complejo

Observación 1: El hecho de que C no sea un cuerpo ordenado, deja como único Rn que cumple tal
condición al conjunto de los reales R. Este es el cuerpo ordenado por excelencia.
Observación 2: Conviene remarcar que en C carece totalmente de sentido la proposición:

z > z′

Por lo tanto, en el caso de presentarse esta notación, es sencillamente un grave error.

1.5. Estructuración de C como estructura vectorial


El conjunto de los números complejos C conforma una estructura vectorial, sobre un cuerpo K,
respecto de las leyes de composición interna T (suma de números complejos) y composición externa P
oportunamente definida:

P : C × C −→ C
(λ, (x y)) 7−→ (λx, λy)

P := Ley de composición externa de C sobre K.


K := Cuerpo de apoyo de la estructura vectorial o conjunto de los escalares.

La proposición mencionada es consecuencia inmediata de que C = R2 , es decir un caso particular de


n
R .

Tiene particular interés tomar a la terna (R + ·) como cuerpo K sobre el cual conforma C la estructura
vectorial.
C = { (xy) : x ∈ R , y ∈ R}





(R + ·) ∈ Cuerpo de los Reales 






C×C → C

T : =⇒ (C R + · T P ) ∈ Estructura vectorial
((x y) , (x′ y ′ )) 7→ (x + x′ , y + y ′ ) 





P : C×C → C





′ ′ ′ ′ ′ ′ 
((x y) , (x y )) 7→ (xx − yy , xy + yx )

Observación 1: Para no incurrir en confusiones de conceptos se debe tener presente siempre las diferencias
que existen entre las leyes:

- Producto de números reales: ·

- Producto de números complejos: p


14 CAPÍTULO 1. NÚMEROS COMPLEJOS

- Producto de C sobre K: P
Observación 2: Para evitar interpretaciones erróneas se hace notar que la convención adoptada para la
denominación de la séxtupla (E K + · T P ) y el conjunto E es:
(E K + · T P ) := Estructura de espacio vectorial o estructura vectorial

E := Espacio vectorial

1.6. Estructuración de C como estructura de espacio métrico


El conjunto C conforma una estructura de espacio métrico, y en particular una estructura de espacio
euclı́deo, al definirse la función distancia por la expresión pitagórica:
d: C × C −→ R
p
(z , z ′ ) 7−→ (x − x′ )2 + (y − y ′ )2 = d(z z ′ )

d(z z ′ ) := distancia de z a z ′
Esta caracterı́stica es una consecuencia inmediata de que C = R2 , es decir un caso particular de Rn .
C = { (x y) : x ∈ R , y ∈ R }




d : C × C −→ R =⇒ (C , d) ∈ Estructura de espacio euclı́deo
p 

(z , z ′ ) 7−→ (x − x′ )2 + (y − y ′ )2 = d(z z ′ )

Observación 1: Para evitar confusiones se señala que las denominaciones adoptadas para el par (E , d) y
para el conjunto E son:
(E , d) := Estructura de espacio métrico o estructura métrica

E := Espacio métrico
El hecho de poder estructurar E como espacio métrico tiene enorme importancia.
En efecto, se logra con ello la base (función distancia) para construir una estructura topológica.
De esta manera el conjunto de los complejos C conforma simultáneamente una estructura algebraica
de cuerpo, y una estructura topológica, siendo ambas las dos condiciones esenciales para poder definir los
conceptos que son fundamento del análisis matemático: la continuidad (la convergencia) y la diferencial.

1.6.1. Propiedades generales de la función distancia en C


Las propiedades más importantes para destacar de la función distancia sobre el conjunto de los
complejos, se desprenden directamente del caso más general, función distancia sobre los espacios euclı́deos.
Para facilitar su presentación es conveniente usar los sı́mbolos
e := (0 0)
z ∗ := (−x , −y)
respectivamente par el neutro de C respecto de la suma T , y el opuesto de z respecto de T . También se
agregará el nuevo sı́mbolo:
z − z ′ := z T z ′∗
z − z ′ := Diferencia entre los números complejos z y z ′
1.6. ESTRUCTURACIÓN DE C COMO ESTRUCTURA DE ESPACIO MÉTRICO 15

El detalle de las propiedades mencionadas es:

I. d(z e) = 0 ⇔ z = e

II. z − z ′ = w − w′ =⇒ d(z z ′ ) = d(w w′ )

III. d(z + z ′ , z) = d(z ′ e)

IV. d(z − z ′ , e) = d(z z ′ )

V. d(z − z ′ , e) = d(z ′ − z , e) λ∈R

VI. d(λz , λz ′ ) = |λ|d(z z ′ )

VII. d(z e) − d(z ′ e) 6 |d(z e) − d(z ′ e)| 6 d(z + z ′ , e) 6 d(z e) + d(z ′ e)

VIII. d(z e) − d(z ′ e) 6 |d(z e) − d(z ′ e)| 6 d(z − z ′ , e) 6 d(z e) + d(z ′ e)

IX. |Re(z)| 6 d(z, e)


|Im(z)| 6 d(z, e)

Es buen ejercicio demostrar estas fórmulas en forma directa a partir de la definición de distancia sobre
C.

1.6.2. Notación para la función distancia sobre C


La notación de la función distancia sobre C, que por otra parte se emplea normalmente para cualquier
Rn es:

|z − z ′ | := d(z z ′ )
|z − z ′ | := Distancia de z a z ′

De acuerdo a esta última convención resulta:

d(z e) = |z|

En efecto:

d(z e) = |z − e|
= |z T e∗ |
= |z T e|
= |z|

La distancia d(z e) tiene una gran aplicación e importancia, tanto como para adjudicarle una deno-
minación particular. Esto se tratará en el apartado 1.6.3.
La introducción del nuevo sı́mbolo |z − z ′ | para representar la función distancia, es justificada por el
hecho de que ayuda a recordar todas las propiedades del párrafo anterior asimilándolas a las análogas de
la función valor absoluto en el campo real.
En efecto, si formalmente se opera d(z z ′ ) con las propiedades del valor absoluto real, se verifican sin
dificultad las propiedades vistas en 1.6.1:

I. |z − e| = 0 ⇔ z = e
|z| = 0 ⇔ z = e
16 CAPÍTULO 1. NÚMEROS COMPLEJOS

II. z − z ′ = w − w′ =⇒ |z − z ′ | = |w − w′ |
III. |(z + z ′ ) − z| = |z ′ |
IV. |(z − z ′ ) − e| = |z − z ′ |
V. |z − z ′ | = |z ′ − z|
VI. |λz − λz ′ | = |λ||z − z ′ |
VII. |z| − |z ′ | 6 ||z| − |z ′ || 6 |z + z ′ | 6 |z| + |z ′ |
VIII. |z| − |z ′ | 6 ||z| − |z ′ || 6 |z − z ′ | 6 |z| + |z ′ |
IX. |Re(z)| 6 |z|
|Im(z)| 6 |z|
Observación: El valor absoluto en el campo real por su parte estructura al conjunto R como espacio
euclı́deo, pues:
p
d(x y) = (x − y)2
= |x − y|

Entonces, la distancia del espacio euclı́deo Rn puede entenderse como una generalización del valor
absoluto definido para R.

1.6.3. Módulo de z
Se define como módulo de z, también llamado valor absoluto de z, a la distancia d(z e).

|z| := d(z e)
|z| := Módulo de z

Esta definición es complementaria de la notación de distancia introducida en 1.6.2, ya que ambas no


son independientes, como se demuestra acto seguido:
Teorema 1.6.1.

d(z z ′ ) = |z − z ′ | ⇐⇒ d(z e) = |z|

Demostración. La demostración de la condición necesaria es:

d(z e) = |z − e|
= |z|

La condición suficiente:

d(z z ′ ) = d(z − z ′ , e)
= |z − z ′ |

La asignación de una denominación especı́fica dada a la distancia d(z e) se justifica no solamente por la
frecuencia con que aparece en las fórmulas anteriores, sino también para resaltar el papel muy importante
que desempeña en todo el álgebra y análisis complejo.
Basta para ello mencionar que su empleo permite:
1.7. ESTRUCTURACIÓN DE C COMO ESPACIO NORMADO 17

a. La definición de la forma polar del número complejo.


b. El hallazgo de métodos operativos más sencillos, derivados de la forma polar, para la multiplicación,
división, potencia, radicación y logaritmación.
c. Establecer una norma sobre C
Todos estos conceptos serán desarrollados más adelante.
El módulo de z, de acuerdo con la definición es una aplicación del conjunto de los complejos sobre los
reales.

||: C −→ R
p
(x y) 7−→ x2 + y 2

Las propiedades más importantes del módulo de z son las detalladas en el párrafo anterior.
A ellas conviene agregar:

|z| = |z ′ | ⇔ |z|2 = |z ′ |2

cuya demostración es inmediata, y además:


Teorema 1.6.2. El módulo del producto es igual al producto de los módulos.

(zz ′ ) ∈ C =⇒ |z P z ′ | = |z||z ′ |

Demostración.

|z P z ′ |2 = (xx′ − yy ′ )2 + (xy ′ + yx′ )2


= x2 x′2 + y 2 y ′2 + x2 y ′2 + y 2 x′2
= (x2 + y 2 )(x′2 + y ′2 )
= |z|2 |z ′ |2

1.7. Estructuración de C como espacio normado


Se llama espacio normado a todo espacio vectorial provisto de una aplicación sobre los reales no
negativa, llamada norma, que cumple las condiciones que se mencionan a continuación:



 (E K + · T P ) ∈ Estr. espacio vectorial)

 N : E −→ R



(E K + · T P N ) :=


 N (x) = 0 ⇔ x = e




 x 7−→ N (x) : N (λx) = |λ|N (x)

N (xT y) 6 N (x) + N (y)

 

N (x) := Norma del vector x


A partir de las propiedades I, V I y V II del párrafo 1.6.2 se concluye de inmediato que la función módulo
de z es efectivamente una norma.
| | : C −→ R
)
p =⇒ (E K + · T P ) ∈ Estr. de espacio normado
(x y) 7−→ x2 + y 2
18 CAPÍTULO 1. NÚMEROS COMPLEJOS

En todo espacio normado, la función distancia d(zz ′ ) = N (z − z ′ ) lo estructura como espacio métrico.
)
d: C × C −→ R
=⇒ (C d) ∈ Estructura de espacio métrico
(z z ′ ) 7−→ N (z − z ′ )

La norma establece una elación directa entre los espacios vectoriales y los espacios métricos.
La importancia de este hecho reside en que con ello se asegura la continuidad de las operaciones
vectoriales suma y producto externo.

1.8. Forma binómica de los complejos


1.8.1. Isomorfismos entre estructuras
Se dice que una aplicación f del conjunto E sobre el conjunto E ′ establece un isomorfismo entre las
estructuras (E T ) y (E ′ T ′ ), donde T y T ′ son leyes de composición interna definidas respectivamente
sobre E y E ′ , cuando:

a. f es biyectiva

b. La composición interna T ′ de la aplicación de dos elementos de E sobre E ′ es igual a la aplicación


sobre E ′ de la composición interna T de dichos elementos de E, es decir:

f (a T b) = f (a) T ′ f (b)

En resumen:


 E = {abc . . . }


T : E × E −→ E






E ′ = {a′ b′ c′ . . . }




′ ′
((E T ) (E T ) f ) ∈ Estructuras isomorfas := T ′ : E ′ × E ′ −→ E ′

 f : E −→ E ′





 (

f ∈ biyectiva



a 7−→ a :


a T b 7−→ a′ T ′ b′

Ejemplo: La función logaritmo natural

L: R+ −→ R
x 7−→ L(x)

establece un isomorfismo entre las estructuras (R+ ·) y (R +).


1.8. FORMA BINÓMICA DE LOS COMPLEJOS 19

Generalizando, una función f puede establecer un isomorfismo entre las estructuras (E T P ) y (E ′ T ′ P ′ )


dotadas cada una de ellas con dos leyes de composición interna, cuando:


 E = {abc . . . }


T : E × E −→ E





P : E × E −→ E






E ′ = {a′ b′ c′ . . . }






 ′
T : E ′ × E ′ −→ E ′
((E T ) (E ′ T ′ ) f ) ∈ Estructuras isomorfas :=
P ′ : E ′ × E ′ −→ E ′




f : E −→ E ′







 
f ∈ biyectiva

 



a 7−→ a : a T b 7−→ a′ T ′ b′





a P b 7−→ a′ P ′ b′
 

1.8.2. Isomorfismo entre los reales y el conjunto de los complejos con segunda
componente nula
Definimos como C1 al conjunto de los complejos con segunda componente nula.
C1 := {(x, 0)}

C1 := Conjunto de los complejos con segunda componente nula o conjunto de las primeras componentes
La función pr1 que se llamará primera proyección,
pr1 : C1 −→ R
(x, 0) 7−→ x
establece un isomorfismo entre las estructuras (C1 T P ) y (R + ·).
Teorema 1.8.1.
)
C1 = {(x, 0)}
=⇒ ((R + ·) (C1 T P ) pr1 ) ∈ Estructuras isomorfas
(x (x, 0)) ∈ pr1
Demostración. Se demuestra en primer lugar que la relación pr1 es una aplicación biyectiva.
∀x ∃ (x, 0)
(
x = x′
x = x′ ⇔
0=0
⇔ (x, 0) = (x′ , 0)
Enseguida se verá como la aplicación pr1 establece el isomorfismo.
x 7−→ (x, 0)
y−7 → (y, 0)
x+y −7 → (x, 0) T (y, 0) = (x + y, 0)
x · y 7−→ (x, 0) P (y, 0) = (x · y, 0)
20 CAPÍTULO 1. NÚMEROS COMPLEJOS

Observación 1: El par (x, 0) no es un número real a pesar de que es frecuente denominarlo ası́, en un
evidente abuso de notación.
El complejo (x, 0) es el correspondiente al real x a través del isomorfismo definido.

Observación 2: Es inmediato demostrar a partir del isomorfismo estudiado entre C1 y R que también
puede establecerse otro isomorfismo entre los complejos con segunda componente nula y los reales a
través de la función:

pr2 : {(0, y)} −→ R


(0, y) 7−→ y

como se verifica considerando las leyes respectivas se suma pero no las leyes de multiplicación.

1.8.3. Forma binómica de los números complejos


Todo número complejo puede descomponerse en la suma de otros dos, con segunda y primera com-
ponente nula, respectivamente:

(x y) = (x 0) T (0 y)

Por el otro lado también se verifica

(0 y) = (y 0) T (0 1)

y entonces se concluye que un número complejo puede ser representado como:

(x y) = (x 0) T ((y 0) P (0 1))

que es la llamada forma cartesiana o binómica de los números complejos.

Es conveniente tomar:

i := (0 1) i := Unidad imaginaria

Queda entonces:

(x y) = (x 0) T ((y 0) P i)

Este resultado, conjuntamente con el isomorfismo estudiado en 1.8.2 induce a pensar la posibilidad de
la existencia de un isomorfismo entre el conjunto de los complejos C y el conjunto de los binomios x + iy
operados formalmente con las reglas del álgebra de los números reales.

En efecto, definiendo al conjunto de los nuevos entes x + iy,

B := {x + iy : x ∈ R , y ∈ R}

la función

f : C −→ B
(x y) 7−→ x + iy

establece un isomorfismo entre (B + ·) y (C + ·) donde + y · son las leyes de composición interna sobre
el conjunto B, definidas en forma conveniente de acuerdo al álgebra de los números reales.
1.8. FORMA BINÓMICA DE LOS COMPLEJOS 21

Las definiciones de estas leyes se hallan en el enunciado del teorema siguiente, y merece señalarse única-
mente que es necesario convenir que:

i2 := −1

Observación 1: Debe tenerse sumo cuidado de no entrar en confusiones con las dos definiciones hechas de
i porque sin distintas.
Se ha usado la misma letra solamente por razones tradicionales.
En el primer caso se ha definido sobre el conjunto de los complejos

i = (0 1)

lo cual lleva a

i2 = i P i
= (−1, 0)

y por lo tanto de acuerdo a la Observación 1 del párrafo 1.8.2

i2 6= −1

siendo i2 simplemente el correspondiente de −1 en el isomorfismo analizado entre C1 y R:

pr1 : i2 7−→ −1

En el segundo caso, que no es una definición operacional de elementos de C sino de entes de B, el


sı́mbolo i2 representa a:

i2 = i · i

es decir, un producto con respecto a la ley · en B. Y se establece a “contrario sensu”:

i2 = −1

El planteo del isomorfismo de las estructuras es:

(C T P ) ∈ Cuerpo complejo





B × B −→ B

+: 



((x + iy), (x + iy ′ )) 7−→ (x + x′ ) + i(y + y ′ )
′ 






B × B −→ B

·: 


xx′ + ixy ′ + iyx′ + yy ′ i2 = =⇒ ((B + ·) (C T P ) f ) ∈ Estr. isomorfas
((x + iy), (x′ + iy ′ )) 7−→ 
(xx′ − yy ′ ) + i(xy ′ + yx′ )






i · i 7−→ −1







C −→ B

f: 




(x y) 7−→ x + iy

La demostración de este isomorfismo surge directamente de la definición de las leyes de composición


interna definidas sobre B.
La denominación de forma binómica del número complejo es justificada con claridad por el isomorfismo
demostrado.
22 CAPÍTULO 1. NÚMEROS COMPLEJOS

Se remarca que la importancia de este resultado reside en que la forma binómica permite operar con
los números complejos como simples números reales, con la condición de sustituir en la multiplicación a
i2 por −1.

Observación 2: No debe olvidarse que del mismo modo que el complejo (x 0) y el real x son nociones
diferentes, también lo son el complejo (x y) y el binomio x + iy.
Sin embargo es usual confundirlos en evidente abuso de notación. Esto no produce dificultades al operar
con complejos si se toman las precauciones del caso.

Llegado a este punto del texto en el cual se han estudiado las diferencias y relaciones existentes entre
las leyes de composición interna complejas y reales, se usarán, por razones tradicionales, a partir de ahora
los signos + y · también para las primeras siempre que ello no induzca a confusiones.

1.9. Representación geométrica de los complejos


De la misma manera que no puede establecerse diferencia entre el número real x y el punto x de una
recta, tampoco existe ninguna diferencia entre el número complejo (x y) y el punto (x y) del plano R × R.

Se comprende que a partir de este razonamiento, no puede hacerse ninguna distinción entre el “álge-
bra”y la “geometrı́a”.

La representación geométrica de un número complejo es sencillamente otra forma de simbolizarlos, es


decir, otra forma de escribirlos o representarlos.

Sin embargo, históricamente ha sido, y todavı́a es, un modelo muy conveniente para estudiar e inter-
pretar las relaciones entre los complejos. Por lo tanto, es importante el manejo fluido de los complejos
teniendo siempre presente su significado geométrico.

La representación más frecuente de R2 es en coordenadas cartesianas ortogonales, mediante un plano


que se denominará plano complejo.

Un número complejo z = (x y) es representado por un punto del plano de coordenadas:

x = Re(z) como abscisa


y = Im(z) como ordenada

Observación 1: Debe observarse que de acuerdo a las apreciaciones hechas más arriba, las palabras número
complejo y punto del plano son sinónimos.
También son equivalentes los términos R×R y plano, primera componente y abscisa, segunda componente
y ordenada, etc.; que se usarán indistintamente a lo largo del texto.

En el plano complejo a los ejes x e y se los denomina real e imaginario respectivamente.

De acuerdo a las convenciones establecidas para la representación en coordenadas cartesianas , el


complejo (x 0) es representado por puntos del eje imaginario.
1.10. FORMA POLAR DE UN NÚMERO COMPLEJO. PROPIEDADES 23

y z

(0 y) (x y)
y b

(0 0) (x 0)
x x

Figura 1.1: Representación del complejo (x y) en el plano cartesiano.

Observación 2: La denominación de forma cartesiana como equivalente de la binómica surge evidentemente


de la representación gráfica de los complejos.
El origen de coordenadas representa al par (0 0)

Otra interpretación del complejo z puede ser la de segmento orientado con origen en (0 0) y vértice
en el punto (x y). La representación polar permitirá estudiar en detalle este nuevo enfoque.
Esta simple observación destaca como la representación geométrica ayuda a estudiar las propiedades del
número complejo. En este caso, la relación entre el conjunto C y los espacios vectoriales como segmentos
orientados.

1.10. Forma Polar de un Número Complejo. Propiedades


Los números complejos (x y) pueden ser representados de otras maneras, además de las ya vistas.

Dada una función biyectiva

f: C −→ C
(x y) 7−→ (u v) : f ∈ biyectiva

Al establecer una correspondencia uno a uno entre los pares (x y) y (u v), permite interpretar al segundo
par como una nueva forma o representación del primer par.

En particular adquieren importancia por su facilidad de operación la forma polar, y su derivada, la


forma exponencial.

1.10.1. Forma Polar de un Número Complejo


En el plano complejo puede observarse con ayuda de la representación geométrica, que cualquier par
(x y) 6= (0 0) puede ser definido por otro par (r θ) cuyos elementos son:

r := Distancia al origen de coordenadas


w := Ángulo formado entre el segmento o z y el eje x

El par (r θ) define las llamadas coordenadas polares del número complejo.

Al par (0 0), origen de coordenadas, se asignan convencionalmente los valores:


(
r=0
θ = θ1
24 CAPÍTULO 1. NÚMEROS COMPLEJOS

donde θ1 es un número real arbitrario.

La primera coordenada polar, r, representa entonces la distancia d(z e), es decir el módulo de z
estudiado en 1.6.3.

y z

z
b

r
y
θ
x x

Figura 1.2: Representación del complejo z en coordenadas polares.

r := |z| = d(z e)
r := módulo de z

El módulo de z está definido para cualquier número complejo, aún el (0 0), por la aplicación:

|| : C −→ R
p
(x y) 7−→ |z| = x2 + y 2

ya estudiada anteriormente.

La segunda coordenada polar θ, que como se dijo, representa el ángulo entre el segmento o z y el eje
x. Debe elegirse entonces analı́ticamente, de manera que satisfaga el sistema:
(
r cos(θ) = x
r sen(θ) = y

A todos los valores de θ, raı́ces del sistema, se los llama argumento de z.


y 
arg(z) := θ : θ ∈ arctan
x
arg(z) := argumento del complejo z

La solución de este sistema, no está unı́vocamente determinada en θ, pues si θ1 es solución, también lo


es θ1 + 2kπ : k ∈ Z (ángulos congruentes entre sı́).
Por lo tanto, para establecer una relación uno a uno entre las coordenadas cartesianas y las polares, debe
1.10. FORMA POLAR DE UN NÚMERO COMPLEJO. PROPIEDADES 25

asignarse un sólo valor de argumento a cada punto, por ejemplo de la siguiente manera:
Arg : C − {(0 0)} −→ R
 y
− π + Arctan x < 0, y < 0
x



π


− x = 0, y < 0





 2  
 y
(x y) 7−→ Arg(z) = Arctan x > 0, ∀ y
 x
π


x = 0, y > 0




 2
 π + Arctan y

  
x < 0, y > 0

x

Arg(z) := Determinación principal del argumento de z o valor principal.

Esta determinación llamada principal del argumento de z se identifica por el sı́mbolo Arg(z), encabe-
zado con A (mayúscula).
Observación 1: La función
Arctan : R −→ (−π/2 , π/2)
x 7−→ Arctan(x)
escrita con A mayúscula, es por convención la determinación principal de la función multiforme (que por
lo tanto no es una aplicación) {x , arctan(x)}, relación inversa de la tangente:
tan : R − {(n + 1/2)π : n ∈ Z} −→ R
x 7−→ tan(x)
En resumen, la transformación biyectiva
f: C −→ C
 p 
 x2 + y 2 , Arg(z) z 6= (0 0)
(x y) 7−→ (r θ) =
 (0 , θ )
1 z = (0 0) , θ1 ∈ R

es una de las posibilidades que define al nuevo par (r θ), cuyos elementos son las coordenadas polares de
un punto del plano complejo.

A su vez, la función inversa de F es:


F −1 : C −→ C
(r θ) 7−→ (x y) = (r cos θ , r sen θ)
a partir de la cual puede deducirse la forma binómica a:
x + iy = r (cos θ + i sen θ)
llamada forma polar o forma trigonométrica del número complejo.

Observación 2: Para definir las coordenadas polares, podrı́a elegirse cualquier otra determinación del
argumento de z, en vez de la principal, obteniéndose resultados equivalentes.
Las diferentes determinaciones tienen también su utilidad, como por ejemplo para el cálculo de logaritmos
y potencias complejas.
26 CAPÍTULO 1. NÚMEROS COMPLEJOS

1.10.2. Igualdad en forma polar. Congruencia


A partir de la igualdad entre pares ordenados se obtiene:
(
′ ′ r = r′
(r θ) = (r θ ) ⇔
θ = θ′

Es decir, la igualdad de dos números complejos es condición necesaria y suficiente de la igualdad de sus
respectivos módulos y argumentos.

Un concepto que no debe confundirse con el de igualdad es el de congruencia.


Se dice que dos complejos expresados en forma polar, son congruentes; con distinta o igual determinación
del argumento, cuando son correspondientes de un mismo punto del plano complejo. Esto significa:

(r θ) , (r′ θ′ ) := r(cos θ + i sen θ) = r′ (cos θ′ + i sen θ′ )

(r θ) , (r′ θ′ ) := (r θ) es congruente con (r′ θ′ )

La congruencia para z 6= (0 0) se reduce a la igualdad sólo en el caso de la igualdad de los argumentos.


Es decir que dos complejos expresados en forma polar con módulo no nulo (z 6= (0 0)) son congruentes,
cuando tienen los módulos iguales y sus argumentos difieren en una cantidad entera de 2π.

En el caso de que el módulo sea nulo, ésta es condición suficiente para la igualdad de dos complejos;
con independencia del valor de los respectivos argumentos.

r 6= 0
(
′ ′ r = r′
(r θ) , (r θ ) ⇔
θ = θ′

r=0
(r θ) , (r′ θ′ ) ⇔ r = r′ = 0

Observación 3: No debe perderse de vista la diferencia existente entre la igualdad y la congruencia. En


algunos casos, donde debe destacarse esta diferencia, se han creado artificios especiales. Por ejemplo,
puede suponerse que al plano polar de los complejos (r θ) se le hace corresponder uno o más planos
cartesianos (uno para cada determinación) que geométricamente se tienen por superpuestos. Estos planos
se llaman de Riemann, y son una forma de establecer una correspondencia biunı́voca aplicable para
trabajar con funciones multiformes.

1.10.3. Producto en forma polar. Cociente


Una primera aplicación donde la forma polar es particularmente eficaz es en el producto complejo:

r(cos θ + i sen θ) · r′ (cos θ′ + i sen θ′ ) = r r′ ((cos θ cos θ′ − sen θ sen θ′ ) + i(cos θ sen θ′ + cos θ′ sen θ))
= r r′ (cos(θ + θ′ ) + i sen(θ + θ′ ))

donde se comprueba que:


I. El módulo del producto es igual al producto de los módulos, teorema ya demostrado en
1.6.3
II. Una de las determinaciones del argumento del producto es igual a la suma de los argu-
mentos de los factores
1.10. FORMA POLAR DE UN NÚMERO COMPLEJO. PROPIEDADES 27

Aquı́, la suma de los argumentos puede cambiar la determinación elegida, pero no afecta los resultados
en cartesianas. esto es un ejemplo de la ventaja de la creación de artificios como los mencionados en la
Observación 3 de este apartado.
En rigor, si se deseara mantener la determinación principal para el argumento del producto, se debe
convenir:

θ + θ′ > π

θ +θ −π

Arg(z · z ′ ) = θ + θ′ π > θ + θ′ > −π
θ + θ′ + π −π > θ + θ′

La forma polar también es de sencilla aplicación para la obtención del cociente de dos complejos, con
divisor no nulo, donde se generaliza la expresión del producto
r′ 6= 0
r(cos θ + i sen θ) r
= ′ (cos(θ − θ′ ) + i sen(θ − θ′ ))
r′ (cos θ′ + i sen θ′ ) r

1.10.4. Potencia en forma polar. Radicación


En el caso de potencia natural, aplicando la fórmula del producto y el principio de inducción completa,
se obtiene:
(r(cos θ + i sen θ))n = rn (cos nθ + i sen nθ)
expresión que puede generalizarse para todo n entero si se conviene:
1
z −1 :=
z
La fórmula de la potencia se puede emplear también para la extracción de la raı́z enésima de un
complejo no nulo.
En efecto, si un complejo r′ (cos θ′ + i sen θ′ ) es raı́z enésima de otro complejo r(cos θ + i sen θ), estos
satisfacen:
(r′ (cos θ′ + i sen θ′ ))n = r(cos θ + i sen θ)
equivalente a un sistema en coordenadas polares, cuya solución no es única para n > 1 pues existen
diversas determinaciones que lo satisfacen y que originan raı́ces diferentes:
(
r′n = r
nθ′ = θ + 2kπ k∈Z
se sigue
(
r′ = r1/n
θ+2kπ
θ′ = n

a partir de la cual se obtiene la expresión de la raı́z,


θ + 2kπ θ + 2kπ
(r(cos θ + i sen θ))1/n = r1/n (cos + i sen )
n n
la cual produce números complejos diferentes para todo k ∈ < 0, n − 1 >.
Existen, por lo tanto, n raı́ces diferentes para un complejo no nulo; y son solamente n como se puede
comprobar analizando su congruencia.
La última de las fórmulas halladas, permite generalizar la expresión de la potencia, ahora también para
exponentes fraccionarios.
28 CAPÍTULO 1. NÚMEROS COMPLEJOS

1.10.5. Interpretación geométrica de las operaciones complejas

Suma y diferencia

Dados dos complejos z y z ′ , representados como segmentos orientados, su suma z + z ′ está represen-
tada por la diagonal del paralelogramo de acuerdo con el diagrama anexo.

La suma geométrica de dos números complejos se reduce entonces a la ley del paralelogramo.

La representación de los complejos por medio de segmentos orientados permite observar claramente
su caracterı́stica de estructura vectorial.

El significado geométrico de la diferencia de dos complejos es fácil de interpretar a partir de la suma.


En el segundo gráfico se ha representado esta operación.

Un buen ejercicio es analizar los significados geométricos del neutro de la suma y del opuesto de un
complejo.

y z y z

z+z
z′
y′ z′
z′ − z
z x ′

y z
x x x

Figura 1.3: Representación Figura 1.4: Representación


geométrica de la suma de dos geométrica de la diferencia de dos
complejos. complejos.

Producto y cociente

El producto dedos complejos se puede representar recordando que:

a. El módulo del producto es el producto del módulo de los factores.

b. El argumento del producto es la suma del argumento de los factores.

A partir de esta construcción se obtiene también por analogı́a la representación del cociente.
Un caso particular de interés es la construcción de la recı́proca de un complejo no nulo, que se deja a
cargo del lector.
1.11. FORMA EXPONENCIAL DE UN NÚMERO COMPLEJO 29

y
z z′

α

rr
z′
θ
z
θ′ r
θ α
1 x
Figura 1.5: Representación geométrica del producto de dos complejos.

Potencia y radicación entera


La representación gráfica de la potencia es simplemente una aplicación reiterada de la realizada para
el producto.

Es de mayor interés el análisis de la radicación.

Las n raı́ces enésimas no congruentes de un complejo (r θ) tienen:


a. Módulo: r1/n , igual para todas las raı́ces; lo que significa que se hallan sobre una circunfe-
rencia de radio r1/n .
θ+2kπ
b. Argumento: n k ∈< 0, n − 1 >. Una raı́z tiene argumento θ/n, el resto se ubica sobre la
circunferencia en forma sucesiva con intervalos 2π/n.

En la figura 1.6 se han representado a tı́tulo de ejemplo las raı́ces quintas de un complejo (r θ)

z1
(r θ)

z0
2π/5 2π/5
r
θ
z2 θ/5
x
r 1/n

z4
z3
Figura 1.6: Raı́ces quintas de un número complejo z.

1.11. Forma exponencial de un número complejo


Una nueva expresión de la forma polar, llamada forma exponencial, tiene gran importancia debido a
la simplicidad operativa que entraña su empleo.
Ejemplo de ello es que toda la trigonometrı́a puede deducirse en forma inmediata de las propiedades de
la forma exponencial. Otra aplicación para destacar es la definición del logaritmo y de la potencia en el
campo complejo, que se hace por medio de dicha forma exponencial.
30 CAPÍTULO 1. NÚMEROS COMPLEJOS

1.11.1. Expresión de la forma exponencial


La base de la forma es la fórmula de Euler:

eiθ = cos θ + i sen θ

la cual permite introducir a la forma exponencial de un número complejo como:

r eiθ := r(cos θ + i sen θ)

r eiθ := forma exponencial de un número complejo

La validez de esta expresión se reduce a la discusión de la fórmula de Euler, que se hace a continuación.

1.11.2. Definición de la función ez


Los caminos para llegar a la fórmula de Euler son dos, basados ambos en la definición de la función
compleja ez

Primer método de definición de ez :


El primer método consiste en la definición de la función ez por medio de una serie:
+∞ k
X z z z2 zn
ez := =1+ + + ··· + + ...
k! 1! 2! n!
k=0

que se estudiará en el capı́tulo especı́fico. Esta serie es entera, es decir convergente para cualquier com-
plejo z.

A partir de la definición se pueden verificar las propiedades:

z = x =⇒ ez = ex

que muestra como la exponencial compleja se reduce a la real cuando z también lo es. Además
′ ′
∀ (z z ′ ) =⇒ ez+z = ez · ez

que es la propiedad fundamental de la función ez , llamada ley de los exponentes, que también es cumplida
en el campo real por la función ex .

Ambas propiedades muestran como con esta definición de ez se obtiene un extensión de la función
real ex al campo complejo, manteniéndose sus principales propiedades.

Una tercera propiedad que se obtiene de la serie, tomando z = x + iy y recordando los desarrollos de
las funciones reales cos y y sen y es la fórmula de Euler

∀ y =⇒ eiy = cos y + i sen y

Observación 1: La introducción de la fórmula de Euler para obtener la forma exponencial, se justifica por
la gran simplicidad que implica su empleo en el producto complejo; donde se reduce dicha operación al
álgebra de los exponentes:

r(cos θ + i sen θ) · r′ (cos θ′ + i sen θ′ ) = r eiθ ·r′ eiθ

= r r′ ei(θ+θ )
= r r′ (cos(θ + θ′ ) + i sen(θ + θ′ ))
1.11. FORMA EXPONENCIAL DE UN NÚMERO COMPLEJO 31

Esta es la razón del porqué adelantar la definición de ez como una serie.


No debe pensarse por ello, sin embargo, que se ha caı́do en un cı́rculo vicioso, porque los desarrollos
posteriores para llegar a dicha serie no son afectados por el uso que se hará de la forma exponencial.
Esta forma puede ser considerada sencillamente como una expresión formal (una forma de escribir) de la
forma polar, para ser usada como regla mnemotécnica en el producto de dos complejos.
El segundo método se basa en un enfoque de esta ı́ndole para definir la fórmula de Euler.

Segundo método de definición de ez :


Las dificultades de la introducción anticipada de una serie para definir ez se obvian con una definición
de tipo formal como la que sigue:

ez := ex (cos y + i sen y)

Las propiedades principales de ez deducidas anteriormente también se obtienen como corolario de esta
definición:

z=x =⇒ ez = ex
′ ′
∀ (z z ′ ) =⇒ ez+z = ez · ez
∀y =⇒ eiy = cos y + i sen y

y además es en el capı́tulo de series se podrá demostrar que:


z z2 zn
ez = 1 + + + ···+ + ...
1! 2! n!
Observación 2: Hay otro razonamiento, de tipo heurı́stico, para indicar la razonabilidad de este segundo
método de definición de ez . Si se desea hacer una extensión de la función real ez al campo complejo de
modo tal que se mantengan las siguientes propiedades:
a. Para z real la función ez se reduce a ex .
b. Se mantiene la validez de la ley de los exponentes.
c. Se mantienen las propiedades formales de la derivación del campo real en el campo complejo.
el problema se reduce a la definición de la exponencial eiy (fórmula de Euler) por ser:

ex+iy = ex · eiy

de acuerdo con la ley de los exponentes y sabiendo que ex es la función de variable real conocida.
Por ser eiy un número complejo se tiene:

eiy = u(y) + iv(y)

derivando como en el campo real,

i eiy = u′ (y) + iv ′ (y)


− eiy = u′′ (y) + iv ′′ (y)

obteniéndose entonces el sistema


(
u′′ + u = 0
v ′′ + v = 0
32 CAPÍTULO 1. NÚMEROS COMPLEJOS

Como para y = 0 ez se reduce a ex , y aplicando la ley de los exponentes

ex+i0 = ex
ei 0 = 1

de donde se deducen las siguientes condiciones iniciales,

u′ (0) = 0

u(0) = 1
v(0) = 0 v ′ (0) = 1

que aseguran al sistema de ecuaciones anterior a una solución única:


(
u(y) = cos y
v(y) = sen y

Este razonamiento por supuesto no es una demostración, sino es una orientación a la definición de la
exponencial eiy .

1.11.3. El producto, el cociente y la potencia de complejos en forma expo-


nencial.
Empleando la forma exponencial; el producto, el cociente y la potencia entera en el conjunto de los
complejos, adquieren su expresión más reducida.
′ ′
r eiθ ·r′ eiθ = r r′ ei(θ+θ )
r eiθ r i(θ−θ′ )
′ iθ ′ = ·e (r′ 6= 0)
r e r′
(r eiθ )n = rn ei nθ
(r eiθ ) n = r n ei( )
1 1 θ+2kπ
n

fórmulas que se verifican fácilmente por su reducción a la forma polar y que son ejemplo de la facilidad
de operación que entraña la forma exponencial.

1.12. Conjugado de un complejo


Se define como conjugado de un número complejo z a otro número complejo, simbolizado por z, de
igual parte real y parte imaginaria opuesta.

z := (x, −y)
z := Conjugado de z

La función conjugado de z, definida por:



: C −→ C
z 7−→ z = (x, −y) = x − iy

es biyectiva y además cumple


I. z1 + z2 = z1 + z2
1.12. CONJUGADO DE UN COMPLEJO 33

II. z1 · z2 = z1 · z2
con lo cual establece un isomorfismo entre el cuerpo (C + ·) y sı́ mismo.
Otras propiedades para destacar del conjugado de un complejo son:
III. z = z
IV. z + z = 2x
V. z − z = i 2x
VI. z z = |z|2
z′ z ′ ·z
VII. z = |z|2
Pn
VIII. Pn (x) = k=0 ak z k : ak ∈ R =⇒ Pn (z) = Pn (z)
Gráficamente, el conjugado de un complejo z es el simétrico respecto del eje x.

r y

x X

r −y

Figura 1.7: Conjugado de un número complejo.

En coordenadas polares, el conjugado es el complejo de igual módulo y argumento opuesto. Por lo


tanto para la forma exponencial resulta:

z = r eiθ ⇔ z = r e−iθ

La noción de complejo conjugado aparece en la resolución de ecuaciones algebraicas con coeficientes


reales, donde las raı́ces o son reales, o son complejas conjugadas.
Además de esta aplicación, el conjugado se introduce por la comodidad que implica su empleo en las
operaciones de producto y cociente de acuerdo a las propiedades VI y VII.
34 CAPÍTULO 1. NÚMEROS COMPLEJOS
Capı́tulo 2

Elementos de Topologı́a en el Campo


Complejo

Como ha sido desarrollado en el párrafo 1.6, el conjunto de los complejos C conforma estructura de
espacio métrico.
Más en particular, es un espacio euclı́deo; al definirse sobre él una distancia de acuerdo con la expresión
pitagórica que caracteriza dichos espacios.
De este hecho se arrastra entonces que en C puede construirse una estructura topológica, que acoplada
a la caracterı́stica de cuerpo, permite llegar al desarrollo de los conceptos de continuidad y diferencial.
Es conveniente, por lo tanto, analizar la aplicación de los elementos básicos de topologı́a al campo
complejo.

2.1. Definición de bola


En un espacio métrico general se define como bola de centro c y radio r, cuyo sı́mbolo es B(c r), a:

r
B(c r) := {x : d(x c) < r , r > 0} b
c
B(c r)
B(c r) := Bola de centro c y radio r
d(x c) := Distancia del elemento x al elemento c
Figura 2.1: Bola de centro c y ra-
dio r.
En particular, en el campo complejo

B(c r) = {z : |z − c| < r , r > 0}

se llama también disco, y desde el punto de vista geométrico representa un cı́rculo de centro en el
complejo c y radio r, sin la circunferencia |z − c| = r.

Observación: Conviene señalar que en la definición de bola (también llamada bola abierta) es indispensable
que las desigualdades sean estrictas (r > 0 y d(x c) < r), porque en caso contrario carecerı́an de sentido
las definiciones posteriores de puntos interiores, exteriores y fronteras, como ası́ también las definiciones
de puntos de acumulación y aislados, con todas las consecuencias resultantes.

35
36 CAPÍTULO 2. ELEMENTOS DE TOPOLOGÍA EN EL CAMPO COMPLEJO

De la definición de bola se implica inmediatamente que su centro siempre le pertenece y por lo tanto
ella es un conjunto no vacı́o.

∃ B(c r) =⇒ c ∈ B(c r)
=⇒ B(c r) 6= ∅

2.2. Entorno de un punto c

Se llama entorno de un punto c a todo conjunto del espacio métrico (y en particular C) que contenga
una bola de centro c.

r
b

c U (c) ∈ Entorno de c := ∃ B(c r) : B(c r) ⊂ U (c)

U (c)

Figura 2.2: Entorno


de un punto c.

De esta definición se extraen dos consecuencias inmediatas:

a. Toda bola B(c r) es un entorno de c.

∃ B(c r) =⇒ B(c r) ∈ Entorno de c

b. La existencia de un entorno de c es condición necesaria y suficiente de la existencia de una


bola de centro c.

∃ U (c) ⇔ ∃ B(c r)

2.3. Vecinal de un punto c

Se llama vecinal (o también entorno reducido) de un punto c, en un espacio métrico (en particular
C), a todo entorno de c al cual se le excluye el mismo punto c.
2.4. CLASIFICACIÓN DE PUNTOS: INTERIORES, EXTERIORES Y FRONTERA 37

\
r V (c) := U (c) C ◦ {c}
bc
c
V (c) := Vecinal de c
C ◦ {c} := Conjunto complementario de {c}
V (c)

Figura 2.3: Vecinal


de un punto c.

T
Observación 1: Es usual representar a A C ◦ {c}, por la notación de conjuntos
\
A − B := A C ◦ {c}

con ella la notación de vecinal se expresarı́a:

V (c) = U (c) − {c}

Observación 2: Se ha preferido el empleo del término vecinal (del francés “voisinage”), en vez del más
común entorno reducido, porque este último puede inducir a error.
En efecto, cuando a un sustantivo se agrega un adjetivo, se establece una subclase particular de la clase
general definida por dicho sustantivo. Ejemplo: Conjunto definido por el sustantivo: hombre. Subconjunto
definido por el sustantivo y el adjetivo: hombres altos.
Sin embargo, este no es el caso de los entornos reducidos, pues no son entornos.
Observación 3: A diferencia de los entornos que nunca pueden ser vacı́os, los vecinales si pueden serlo

2.4. Clasificación de puntos: Interiores, exteriores y frontera


Los puntos de un espacio métrico E pueden ser clasificados como: puntos interiores, puntos exteriores
o puntos frontera de un conjunto A (incluido en E) según la relación de inclusión que puede establecerse
entre los entornos del punto y el conjunto A.

Las definiciones son las siguientes:

Un punto se dice que es interior a un conjunto, cuando existe un entorno suyo que es parte del con-
junto. Es decir, existe un entorno del punto en el cual todos sus puntos pertenecen al conjunto.

Un punto se dice que es exterior a un conjunto cuando existe un entorno suyo, que es parte del com-
plemento de dicho conjunto en el espacio métrico considerado. Es decir, existe un entorno del punto que
no contiene ningún punto del conjunto.

Un punto se dice que es frontera de un conjunto (al cual puede o no pertenecer) cuando no existe
ningún entorno del punto incluido totalmente en el conjunto o en su complemento. Esto quiere decir que
38 CAPÍTULO 2. ELEMENTOS DE TOPOLOGÍA EN EL CAMPO COMPLEJO

en todo entorno de un punto frontera, hay puntos del conjunto y puntos del complemento del conjunto.

(E d) ∈ Estr. Espacio Métrico


A⊂E

a ∈ Punto interior de A := ∃ U (a) : U (a) ⊂ A


a ∈ Punto exterior de A := ∃ U (a) : U (a) ⊂ C ◦ A
(
U (a) ⊂ A
a ∈ Punto frontera de A := ∄ U (a) :
U (a) ⊂ C ◦ A

b
En el esquema adjunto se han representado ejemplos
A
de los distintos tipos de puntos en el plano complejo. b
Debe observarse que el conjunto A (representado en
color) consta de tres “partes”, una de ellas reducida
a un punto. Pt. frontera
Los centros de los entornos en los puntos considera-
dos se han representado con punto negro en el caso
b
de que pertenezcan a A, y con punto rojo en caso
contrario. b
b

Pt. interior Pt. exterior

Figura 2.4: Clasificación de puntos en un espacio métri-


co.

Observación 1: La noción de interior establecida a través de la definición de punto interior, es relativa al


espacio dentro del cual se define. Por ejemplo, el centro de un cı́rculo plano (conjunto A) es un punto
interior del mismo si se toma como espacio métrico de referencia al plano mencionado, pero no es un
punto interior del conjunto A si se toma como espacio de referencia a R3 .

Observación 2: Conviene remarcar que un punto frontera puede o no pertenecer al conjunto del cual es
frontera.

La clasificación de puntos introducida permite ahora definir:

A los conjuntos formados por los puntos interiores, exteriores y frontera, se los llama respectivamente,
2.5. ADHERENCIA 39

Interior, Exterior y Frontera del conjunto A.


IN T (A) := {a : a ∈ Pt. interior a A}
EXT (A) := {a : a ∈ Pt. exterior a A}
F R(A) := {a : a ∈ Pt. frontera a A}
IN T (A) := Conjunto de puntos interiores a A
EXT (A) := Conjunto de puntos exteriores a A
F R(A) := Conjunto de puntos frontera a A

Estos tres conjuntos son una partición del conjunto E porque:


IN T (A) ∩ EXT (A) = ∅



EXT (A) ∩ F R(A) = ∅




 F R(A) ∩ IN T (A) = ∅
IN T (A) ∪ EXT (A) ∪ F R(a) = E

De esta manera se comprueba que la clasificación de puntos de un espacio métrico en interiores, exteriores
y frontera, es exhaustiva.

Las propiedades resultantes de las anteriores definiciones son:


I. IN T (A) ⊂ A
(a ∈ Pt. int. A =⇒ a ∈ A)
II. EXT (A) = IN T (C ◦ A)
III. EXT (A) ⊂ C ◦ A
T
IV. A C ◦ (IN T (A)) = F R(A)
)
a∈A
=⇒ a ∈ Pt. fr. A
a∈
/ Pt. int. A

V. F R(A) = F R(C ◦ A)
VI. F R(E) = ∅
F R(∅) = ∅

2.5. Adherencia
Un elemento de un espacio métrico E se dice que es punto de adherencia de un conjunto A ⊂ E
cuando cualquier entorno suyo contiene puntos del conjunto A.
(E d) ∈ Estr. Espacio Métrico
A⊂E
\
a ∈ Punto de adherencia de A := ∀ U (a) =⇒ U (a) A 6= ∅

Al conjunto de los puntos de adherencia de un conjunto A se lo llama Adherencia de A.


ADH(A) := {a : a ∈ Pt. de adherencia de A}

ADH(A) := Conjunto de los puntos de adherencia de A


40 CAPÍTULO 2. ELEMENTOS DE TOPOLOGÍA EN EL CAMPO COMPLEJO

Algunas propiedades que se pueden extraer de las definiciones son:


I. A ⊂ ADH(a)
II. IN T (A) ⊂ ADH(A)
III. F R(A) ⊂ ADH(A)
T
IV. EXT (A) ADH(A) = ∅
S
V. EXT (A) ADH(A) = E
S
VI. ADH(A) = IN T (A) F R(A)
VII. F R(A) = F R(ADH(A))
T
VIII. F R(A) = ADH(A) ADH(C ◦ A)
IX. ADH(A) = ADH(ADH(A))
X. ADH(E) = E
ADH(∅) = ∅
XI. A ⊂ B =⇒ ADH(A) ⊂ ADH(B)
S S
XII. ADH(A B) = ADH(A) ADH(B)
T T
XIII. ADH(A B) = ADH(A) ADH(B)

2.6. Clasificación de puntos de adherencia


Los puntos de adherencia de un conjunto A ⊂ E se clasifican en dos tipos: puntos de acumulación y
puntos aislados.

Estos conceptos tienen particular importancia por su aplicación en la definición de lı́mite y conver-
gencia, como ası́ en otros temas que se tratarán en el texto.

Esta segunda clasificación para los puntos de un espacio métrico (reducida a los puntos de adherencia)
se caracteriza porque se realiza de acuerdo a la relación de inclusión que puede establecerse entre los
vecinales de un punto y el conjunto A.
La clasificación realizada en 2.4 tenı́a en cuenta los entornos de un punto en vez de los vecinales.

Un punto se dice que es de acumulación de un conjunto A, cuando la intersección de cualquier vecinal


suyo con el conjunto A no es vacı́a. Es decir, en todo vecinal del punto de acumulación hay puntos
pertenecientes al conjunto A. Es claro que todo punto de acumulación es de adherencia.
Un punto perteneciente al conjunto A se dice que es aislado cuando existe un vecinal suyo cuya
intersección con A es vacı́a. Esto significa que existe un vecinal del punto que no contiene ningún punto
del conjunto A.
(E d) ∈ Estr. Espacio Métrico
A⊂E

a ∈ Pt. de acumulación de A := ∀ V (a) =⇒ V (a) ∩ A 6= ∅


(
a∈A
a ∈ Pt. aislado de A :=
∃ V (a) : V (a) ∩ A = ∅
2.6. CLASIFICACIÓN DE PUNTOS DE ADHERENCIA 41

b
b

Observación 1: La noción de punto de acumulación


b
nos es relativa al espacio dentro del cual se define
(comparar con Observación 1 del punto 2.4) A b Pt. aislado
Un punto que tiene esa cualidad, la mantiene si se
extiende el espacio a un superconjunto del primero.
Las definiciones que se han introducido de punto de b

acumulación y punto aislado permiten ahora crear Pt. acumulación


dos nuevos conjuntos:
Figura 2.5: Puntos aislados y puntos de acu-
mulación del conjunto A.

ACU M (A) := {a : a ∈ Pt. acumulación de A}


AISL(A) := {a : a ∈ Pt. aislado de A}

ACU M (A) := Conjunto de puntos de acumulación de A


AISL(A) := Conjunto de puntos aislados de A

Observación 2: El conjunto de puntos de acumulación de A suele llamarse también derivado de A, o


también clausura de A.
Las propiedades que se desprenden de las definiciones son:
I. IN T (A) ⊂ ACU M (A)
II. EXT (A) ⊂ ACU M (C ◦ A)
T
III. EXT (A) ACU M (A) = ∅
IV. ACU M (A) ⊂ ADH(A)
V. AISL(A) ⊂ F R(A)
VI. AISL(A) ⊂ ADH(A)
T
VII. ACU M (A) AISL(A) = ∅
S
VIII. ACU M (A) AISL(A) = ADH(A)
IX. ACU M (E) = E
X. ACU M (∅) = ∅
XI. AISL(E) = ∅
XII. AISL(∅) = ∅
Las propiedades VII a VIII aseguran que los conjuntos ACU M (A) y AISL(A) son una partición del
conjunto ADH(A). Esto permite escribir el siguiente teorema:
(
a ∈ Pt. adherencia de A
a ∈ Pt. acumulación de A ⇔ a ∈
/ Pt. aislado de A

De esta manera se verifica que la clasificación de puntos de la adherencia en acumulación y aislados es


exhaustiva. Además de esto, no debe olvidarse que los puntos de adherencia se pueden dividir en interiores
y frontera.
42 CAPÍTULO 2. ELEMENTOS DE TOPOLOGÍA EN EL CAMPO COMPLEJO

2.7. Conjuntos abiertos y conjuntos cerrados


La condición de abierto y/o cerrado de un conjunto definido en un espacio métrico, se introduce para
establecer una caracterı́stica de su frontera. En el primer caso, ningún punto de la frontera pertenece al
conjunto, en el segundo caso le pertenecen todos.
Se define entonces:

Un conjunto se llama abierto si ningún punto de su frontera le pertenece.

Un conjunto se llama cerrado si todos los puntos de su frontera le pertenecen.

A ∈ Ab := F R(A) ∩ A = ∅
A ∈ Cr := F R(A) ∩ A = F R(A)

A ∈ Ab := A es un conjunto abierto
A ∈ Cr := A es un conjunto cerrado

Observación 1: Esta clasificación no es exhaustiva, ni


debe pensarse que ambas caracterı́sticas no pueden
cumplirse simultáneamente. Abierto Cerrado
En efecto, si un conjunto no es abierto, no significa
que sea cerrado, y viceversa,

/ Ab ; A ∈ Cr
A∈
No abierto y no cerrado
/ Cr ; A ∈ Ab
A∈
Figura 2.6: Clasificación de conjuntos según contengan
o no a sus fronteras.
Basta analizar para ello que si la frontera está compuesta por puntos del conjunto y por puntos del
complemento, no es ni abierto ni cerrado el conjunto en cuestión.
En la figura 2.6 se muestra un ejemplo de conjunto abierto, otro cerrado y un tercero que no es ni lo uno
ni lo otro.
Por otro lado, existen conjuntos que son abiertos y cerrados simultáneamente. Son los que no tienen
frontera: el universo E y el conjunto vacı́o ∅.

Observación 2: Los conceptos de conjunto abierto y cerrado dependen del espacio métrico E, pues de
acuerdo con la Observación 1 realizada en 2.4 la noción de interior es relativa al espacio de referencia E.
Por ejemplo, en una extensión del espacio E, un punto interior se puede transformar en frontera, según
el caso mencionado en 2.4.

Observación 3: La terminologı́a usada por los textos en toda esta temática es todavı́a muy diversificada.
En cada caso se aconseja precisarla para evitar confusiones. Un sinónimo de conjunto cerrado es conjunto
completo.
2.8. CONJUNTO ACOTADO Y CONJUNTO COMPACTO 43

Algunos teoremas que el lector puede demostrar como ejercicio son:

A ∈ Ab ⇔ A = IN T (A)
⇔ F R(A) ⊂ C ◦ A

A ∈ Cr ⇔ A = ADH(A)
⇔ A = ACU M (A)
⇔ F R(A) ⊂ A
)
A ∈ Ab
=⇒ A ∪ B ∈ Ab
B ∈ Ab
=⇒ A ∩ B ∈ Ab
)
A ∈ Cr
=⇒ A ∪ B ∈ Cr
B ∈ Cr
=⇒ A ∩ B ∈ Cr

A ∈ Ab ⇔ C ◦ A ∈ Cr

Es interesante ver también como se caracterizan, de acuerdo con las definiciones de conjunto abierto
y cerrado, algunos de los conjuntos creados en los párrafos precedentes

B(c r) ∈ Ab
IN T (A) ∈ Ab
EXT (A) ∈ Ab
F R(A) ∈ Cr
ADH(A) ∈ Cr
ACU M (A) ∈ Cr
AISL(A ∈ Cr

Observación 4: Como se ha visto, toda bola de un espacio métrico es un conjunto abierto. Esta es la razón
por la cual también suele designarse como bola abierta.

2.8. Conjunto acotado y conjunto compacto


Un conjunto de un espacio métrico se llama acotado si existe una bola B(c r), de radio finito, que lo
contenga.

Visto de otra manera, un conjunto es acotado cuando el supremo de la distancia entre dos cualesquiera
de sus puntos está acotado.
(
r<k
A ∈ Acotado := ∃ B(c r) :
A ⊂ B(c r)

A ∈ Acotado ⇔ sup[ d(z z ′ ) ] < r : (z z ′ ) ∈ A2


44 CAPÍTULO 2. ELEMENTOS DE TOPOLOGÍA EN EL CAMPO COMPLEJO

Los conjuntos cerrados y acotados juegan un papel muy importante por sus propiedades particulares.
Por esta razón se los designa con el nombre de compactos.
(
A ∈ Cr
A ∈ Compacto :=
A ∈ Acot

Si un conjunto es compacto y está incluido en un abierto, entonces para todo punto del compacto
puede construirse una bola con centro en ese punto y que esté contenida en el abierto

A ∈ Compacto 
D ∈ Ab =⇒ ∀ x ∈ A ∃ B(x r) ⊂ D

A⊂D

Este teorema no es cierto para los conjuntos no acotados y tampoco para los conjuntos que no son cerrados.

En los conjuntos compactos se pueden generalizar los teoremas de funciones continuas de una variable
real definidas sobre un intervalo determinado, a funciones reales de varas variables y continuas, definidas
sobre un compacto.
Por ejemplo, una función f real y continua definida sobre un compacto A cumple:

f está acotada

f alcanza su máximo y su mı́nimo absoluto en el compacto A.

f es uniformemente continua en A.

2.9. Infinito en el Campo Complejo


2.9.1. Concepto de punto infinito en C

Para analizar el comportamiento de funciones de


variable compleja en el lı́mite, para valores no aco-
tados de la variable, resulta conveniente introducir
dos nuevas definiciones: el infinito complejo y el
entorno de infinito. r
b

Con ellas se pueden generalizar, en primer lugar, |z| > r


las definiciones conjuntistas de lı́mite y continui-
dad, y posteriormente se aprovechan también para
la extensión de otros conceptos de variable compleja.

Figura 2.7: |z| > r.

La base del razonamiento para crear los nuevos conceptos, es que el conjunto

{z : |z| > r}

puede ser asimilado y tratado como una bola del conjunto C por medio del artificio de crear un nuevo
ente llamado infinito complejo o punto infinito, que no es un elemento de C.
2.9. INFINITO EN EL CAMPO COMPLEJO 45

Uno de los medios para definir el punto infinito es a través de la función inversión:

inv : C −{0} −→ C −{0}


z 7−→ 1/z

definida sobre todo el campo complejo excepto el origen de coordenadas.

Esta función es una biyección de C −{0} a C −{0}, y tiene la propiedad de transformar a:

Cı́rculos del plano z en cı́rculos del plano w cuando el origen de coordenadas es exterior al primero.

Cı́rculos del plano z en conjuntos exteriores a un cı́rculo en el plano w, cuando el origen de coorde-
nadas es interior al primero.

En la figura 2.8 se han representado dos ejemplos de la transformación que produce la inversión.

En particular, el segundo caso muestra como el cı́rculo |z| < a se convierte en el conjunto |z| > 1/a,
por supuesto que hacemos excepción del origen.

A −→ A′
F R(A) −→ F R(A′ )
B −→ B ′
46 CAPÍTULO 2. ELEMENTOS DE TOPOLOGÍA EN EL CAMPO COMPLEJO

y z v w

A
B

x u

B′
A′

y z v w

|z| > 1/a


|z| < a

A B′
x u
B A′

Figura 2.8: Diversos conjuntos transformados mediante la función inversión.


El análisis geométrico indica que un medio de interpretar a |z| > r como un cı́rculo (bola del plano
complejo) es introduciendo dos definiciones:

a. Se introduce un nuevo ente ideal, no representable, llamado punto infinito que es el correspondiente
del origen de coordenadas a través de la función inversión.

b. Se considera que la parte “exterior”de un cı́rculo es también un cı́rculo.

De esta manera, la función inversión se generaliza, pudiendo enunciarse entonces: “Todo cı́rculo que
no tiene por frontera el origen se transforma en otro cı́rculo”.
Además, la inversión da el medio de reducir el estudio de las funciones para valores no acotados de la
variable al entorno de 0.

Desde el punto de los espacios métricos, la idea anterior significa una extensión de los conceptos de
bola y de entorno para el campo complejo. El planteo analı́tico es:
2.9. INFINITO EN EL CAMPO COMPLEJO 47

1o Se define un nuevo ente (que no es un elemento de C) simbolizado por ∞, y llamado punto infinito,
de manera tal que generalice la inversión de la siguiente forma:

∃∞ : Inv : C ∪ {∞} −→ C ∪ {∞}



 1/z 6 0, z 6= ∞
z=
z 7−→ ∞ z=0
0 z=∞

∞ := Punto infinito o punto impropio

Esta función también es biyectiva

2o Se define bola de centro en ∞:

B(∞ r) := {z : |z| > r}

Con esta definición se extienden automáticamente los conceptos de entorno y de vecinal al punto
infinito, siempre en el conjunto C ∪ {∞}.
Cabe señalar, sin embargo, que V (∞) está compuesto totalmente por puntos de C y por ende es
una noción aplicable en ese conjunto.

2.9.2. Conjunto Complejo Extendido


Se llama conjunto complejo extendido a:

Ĉ := C ∪ {∞}

Ĉ := Conjunto complejo extendido

Algebraicamente, se puede intentar extender las definiciones de suma y producto a Ĉ, postulando:

∀a∈C ∞+a= a+∞= ∞ z/∞ = 0


b 6= 0 ∞·b= b·∞ =∞ z/0 = ∞

Quedan sin definir ∞ + ∞ y 0 · ∞, porque se vulnerarı́an las leyes de la aritmética. De todos modos,
estas definiciones son de relativa eficacia porque el conjunto Ĉ no alcanza ni la estructura de espacio
vectorial ni la estructura de cuerpo.

2.9.3. Esfera de Riemann


Los conceptos de punto infinito, conjunto complejo extendido, entorno y vecinal de infinito pueden
ser concebidos a través de una equivalencia que puede establecerse entre el plano complejo y una esfera
tangente a él, llamada esfera de Riemann.

La equivalencia se establece en lo siguientes términos:


48 CAPÍTULO 2. ELEMENTOS DE TOPOLOGÍA EN EL CAMPO COMPLEJO

Si se proyectan, con centro en N , los puntos de la es- b


Z
y
fera sobre el plano, se define una aplicación biyectiva
entre los puntos de la esfera (exceptuando el punto
N ) y los puntos del plano.
x
f : Esf −{N } −→ C
bz
Z 7−→ z
Figura 2.9: Esfera de Riemann.

Esta aplicación puede extenderse también a N si se define un nuevo elemento arbitrario que le corres-
ponde, es decir, el punto infinito.

f : Esf −→ Ĉ

z Z 6= N
Z 7−→
∞ Z=N

Las caracterı́sticas más destacadas de esta correspondencia son:

I. La esfera también es un espacio métrico, provisto de una distancia definida por la geodésica entre
dos puntos (mı́nima distancia).

II. A circunferencias en el plano C le corresponden circunferencias sobre la esfera que no pasan por N .

III. A un entorno del punto z del plano Ĉ, le corresponde un entorno del punto Z (aplicación de z) de
la esfera de Riemann.

N N
y
b
b
y

b
x x

Figura 2.10: Proyección estereográfica de


una circunferencia que no pasa por el origen Figura 2.11: Proyección estereográfica de una circunfe-
de coordenadas. rencia que pasa por el origen de coordenadas.

Esta última es la propiedad más importante y se hace una de ella cuando se desea interpretar a un
entorno del punto infinito a través de la equivalencia plano complejo - esfera de Riemann.

En la figura 2.11 se muestra como un casquete esférico con centro en el punto N (bola del espacio
métrico constituido por la esfera) se transforma en una bola del plano complejo con centro en el punto
infinito.
2.9. INFINITO EN EL CAMPO COMPLEJO 49

Si el casquete esférico no contiene a N se transforma en un cı́rculo plano.

Observación 1: La proyección usada se llama estereográfica, y por esta razón a la esfera de Riemann se la
suele llamar también esfera estereográfica.

2.9.4. Diversas acepciones de “infinito”


La palabra “infinito”tiene una gran variedad de acepciones en el lenguaje matemático y en el lenguaje
corriente.
El infinito complejo no debe ser confundido po lo tanto con otros significados dados de “infinito”.
Algunos de los diferentes sentidos que se le atribuyen son:
1o Dado un conjunto D incluido en R, se dice que tiene cota superior k si:

D⊂R
k ∈ cota sup. D := ∃ k ∈ R : ∀ x ∈ D =⇒ x 6 k

Se dice que el conjunto D tiene extremo superior infinito cuando no está acotado.
Esta primera acepción de infinito se refiere a una propiedad de un conjunto real, la de no estar
acotado.
Este concepto puede ser generalizado a cualquier conjunto ordenado y por lo tanto no puede serlo
en el campo complejo. Análogamente, puede decirse que un conjunto D real tiene por extremo
inferior a menos infinito cuando no existe cota inferior.

2o Una segunda definición de infinito se emplea al agregar al conjunto de los reales des elementos
nuevos llamados más infinito (+∞ )y menos infinito (−∞), para conformar el conjunto de los
reales extendidos, simbolizado por R̂.
Se establece convencionalmente la extensión de la suma y el producto a R̂.

∀x∈R −∞ < x < +∞


∀x∈R x + (+∞) = (+∞) + x = +∞
x + (−∞) = (−∞) + x = −∞
x − (+∞) = −(+∞) + x = −∞
x − (−∞) = −(−∞) + x = +∞
x x
= =0
+∞ −∞
x>0 x · (+∞) = (+∞) · x = +∞
x · (−∞) = (−∞) · x = −∞
x<0 x · (+∞) = (+∞) · x = −∞
x · (−∞) = (−∞) · x = +∞

Quedan sin definir entre otros +∞ + (−∞) y 0 · (+∞).


Esta interpretación de “infinito”tiene un paralelo con la vista en 2.9.2 pero son concepciones dis-
tintas. Basta ver para ello que para pasar del C al Ĉ se crea un solo elemento, el infinito complejo,
mientras que en el caso de extender R a R̂ se crean dos: más infinito y menos infinito.
Tampoco en el caso de R̂ se alcanza la estructura de cuerpo.
50 CAPÍTULO 2. ELEMENTOS DE TOPOLOGÍA EN EL CAMPO COMPLEJO

3o Un tercer empleo de la palabra infinito se hace en la frase “x tiende a +∞”, la cual no tiene de
por sı́ ningún significado particular. En el contexto de “f (x) tiende al lı́mite L cuando x tiende a
+∞”quiere decir que los valores para los cuales se analiza la variable independiente, pertenecen a
conjuntos del tipo x > k.
Como corolario de éste párrafo se aconseja no usar desprejuiciadamente el término “infinito”, y es
conveniente precisar en cada caso su significado.
Capı́tulo 3

Funciones de Variable Compleja.


Continuidad y Lı́mite

3.1. Funciones de variable compleja


Se llama función de variable compleja a una aplicación cuyo dominio D y rango R son subconjuntos
de C.

La notación habitual para este tipo de funciones es z = (x y) para representar a un elemento de D y


w = (u v) para un elemento de R.

D ⊂ C


R ⊂ C

f ∈ func. var. compleja :=


 f: D −→ R

z = (x y) 7−→ w = (u v) = f (z)

Se desprende de la definición que u y v, partes real e imaginaria de w, son sendas funciones reales de
dos variables.

f: z 7−→ f (z) = u(x y) + i v(x y)

Observación 1: Para designar a las funciones de variable compleja es usual también emplear el término
“función compleja”.

3.2. Interpretación geométrica


El análisis geométrico de las funciones de variable compleja requiere de cuatro dimensiones: dos para
la variable z y dos para la variable w.

Una solución para ello es representar los elementos del dominio de la función sobre un plano (llamado
|z ) y los elementos del rango sobre otro plano (llamado |w ).

51
52 CAPÍTULO 3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CONTINUIDAD Y LÍMITE

y v
z w

Γ
f (z)
b
A z b A′
γ w

x u

Figura 3.1: Transformación de regiones en R2 mediante una función de variable compleja.

De esta manera puede decirse que una función de variable compleja establece una relación entre un
punto z del plano |z y un punto w del plano |w .

Una forma de caracterizar geométricamente a las funciones de variable compleja es a través de la


representación de las transformaciones que produce a curvas y conjuntos en general, de un plano a otro.

Esta representación es útil para resolver diversos problemas fı́sicos de campos y potenciales.

Ejemplo: Para analizar un caso determinado, se elige la función:

f: C −→ C
z 7−→ z 2 = x2 −y 2 + i 2xy

que define el sistema:


(
u = x2 −y 2
v = 2xy

Para caracterizar la transformación se eligen dos familias de rectas, la primera de las paralelas al eje
y (familia γ1 ), y la segunda de las paralelas al eje x (familia γ2 ).
La función z 2 transforma las familias γ1 y γ2 del plano |z en las familias Γ1 y Γ2 , respectivamente,
del plano |w , que representan familias de parábolas como se demuestra a continuación.

v2

  2
x = k
2
u = k −y
2 
 u = k − k 6= 0
4k 2
  
2

z
γ1 y = y −→ Γ1 v = 2ky =⇒ (
u60
k=0
  
y∈R y∈R
  

v=0

v2

  2
 u = 4k 2 − k k 6= 0
2 2
x = x u = x −k


  
z2
γ2 y = k −→ Γ2 v = 2kx =⇒ (
   u>0

k=0
x∈R x∈R
  
v=0

La función z 2 transforma rectángulos del plano |z en rectángulos de lados parabólicos en el plano |w.
Se mantienen los ángulos salvo en el caso cuando z = 0.
3.3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CARACTERÍSTICAS Y EJEMPLOS 53

Este hecho no es casual, es una propiedad general de ciertas funciones complejas que se estudiarán en
los próximos capı́tulos.
El lector puede verificar que las familias Γ1 y Γ2 son ortogonales entre sı́.

y v
z w

Γ2
b

A′
b

γ2 A

x u

γ1

Γ1

Figura 3.2: Transformación de caminos mediante la función f (z) = z 2 .

3.3. Funciones de variable compleja. Caracterı́sticas y ejemplos


3.3.1. Caracterı́sticas
Se definen algunas propiedades de las funciones complejas.
Sea una de estas,

f: D −→ R
z 7−→ f (z)

entonces se define como función acotada a aquella cuyo módulo tiene cota superior.

f ∈ Acotada := ∃ k ∈ R : ∀ z ∈ D =⇒ |f (z)| < k

k := Cota del módulo de la función

Se llama función periódica de perı́odo T a aquella que cumple:

f ∈ Periódica := ∃ T ∈ C : f (z + T ) = f (z)
54 CAPÍTULO 3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CONTINUIDAD Y LÍMITE

3.3.2. Ejemplos
En el transcurso del texto ya se han visto diversas funciones complejas como:

Parte real

Parte imaginaria

Módulo de z

Argumento de z

Conjugado de z

Inversión

las que se completarán con algunas otras de empleo frecuente:

Constante

Cte : C −→ C
z 7−→ k = w

Polinomio complejo de grado n

Pn : C −→ C
n
X
z 7−→ ak z k = Pn (z) n ∈ N0 , an 6= 0
k=0

Esta definición es una extensión de los polinomios reales. Como en ese caso n se llama grado del
polinomio.

Función racional

Rac : C−{r : Qm (r) = 0} −→ C


Pn (z)
z 7−→
Qn z
La función racional está definida entonces por el cociente de dos polinomios con dominio válida sólo
para aquellos complejos que no anulan el denominador.

Exponencial
La definición de la función exponencial ha sido discutida detalladamente en el apartado 1.11.2.
Si se sigue la segunda orientación allı́ presentada, se tiene:

exp : C −→ C
z 7−→ ez = ex cos y + i sen y
3.3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CARACTERÍSTICAS Y EJEMPLOS 55

definición válida sobre todo el campo complejo, como extensión de la función exponencial real.

Algunas de las propiedades para destacar son:

Re(ez ) = ex cos y
Im(ez ) = ex sen y
| ez | = ex
arg(ez ) = y
ez = ez
1
= e−z
ez
∄ z : ez = 0
ez = 1 =⇒ z = i 2kπ k∈Z

La exponencial compleja es periódica con perı́odo T = 2πi

Funciones trigonométricas
A partir de la función exponencial pueden extenderse al campo complejo las funciones trigonométricas
reales:

sen : C −→ C
eiz − e−iz

z−
7 →
2i

cos : C −→ C
eiz + e−iz

z−
7 →
2

Las demás funciones trigonométricas, tangente, cotangente, secante y cosecante se definen a partir de
las anteriores, formalmente igual a sus homónimas reales.

El desarrollo de la función sen en forma binómica es:

e−y ey
sen z = (cos x + i sen x) − (cos x − i sen x)
2i 2i
= sen(x) cosh(y) + i cos(x) senh(y)

de donde se implica que es una función no acotada.

Para estas funciones se prueba:

sen2 z + cos2 z = 1
sen(z + z ′ ) = sen(z) cos(z ′ ) + cos(z) sen(z ′ )
cos(z + z ′ ) = cos(z) cos(z ′ ) − sen(z) sen(z ′ )

además, tanto sen z como cos z tienen perı́odo real 2π.


56 CAPÍTULO 3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CONTINUIDAD Y LÍMITE

Funciones hiperbólicas

Como extensión de las funciones homónimas reales se define en el plano complejo a las funciones seno
hiperbólico y coseno hiperbólico:

senh : C −→ C
(ez − e−z )
z 7−→
2

cosh : C −→ C
(ez + e−z )
z 7−→
2

Las restantes funciones hiperbólicas se definen también de la manera habitual.

Estas funciones se relacionan con las trigonométricas a través de:

sen z = −i senh(iz)
cos z = cosh(iz)

y son evidentemente periódicas con perı́odo 2πi.

Queda a cargo del lector el análisis de las propiedades semejante a las de las funciones trigonométricas
y exponencial.

3.4. Continuidad

3.4.1. Definición

Para dotar de rigor al tratamiento del cálculo integral, diferencial, sucesiones, series, etc. es necesario
precisar la noción de continuidad.

Esta, es una de las ideas más importantes y fascinantes del análisis matemático, que ha abierto la
necesidad y el camino para nuevos cursos de estudio y creación, entre ellos por ejemplo los espacios
métricos y los espacios topológicos en general.

Para introducirse en la concepción de la noción de continuidad es más sencillo pasar por el significado
de su opuesto lógico: la falta de continuidad.

Un primer acercamiento a la idea podrı́a ser : “Los puntos x próximos al punto a no tienen una
aplicación f (x) próxima a f (a)”.
3.4. CONTINUIDAD 57

b
b
D R

U(f (a)) U(a) b


b b
f (a) a U(f (a)) f (a)

c
b

a
x Imagen de U (a)
U(a)

Figura 3.3: Función de una va- Figura 3.4: Función de una variable compleja disconti-
riable real discontinua en a. nua en a.

Sin embargo, esta expresión carece de sentido porque la palabra “proximidad”es indefinida, y tiene
en el lenguaje corriente un significado relativo al contexto de referencia. Lo que puede ser próximo en un
caso, puede no serlo en otro.

La noción de distancia con la consiguiente definición de entorno es la que permite dotar de rigor a las
definiciones buscadas.

Se puede decir con precisión entonces para una función

f: D −→ R
X 7−→ Y = f (X)

donde D y R son subconjuntos de los espacios métricos E y E ′ , si dado un entorno de f (a), U (f (a)), no
puede encontrarse ningún entorno de a, U (a), de modo tal que todos los elementos de U (a) ∩ D, tengan
aplicación en U (f (a)), entonces la función f es discontinua en a.

Simbólicamente:

f∈
/ C/a := ∃ U (f (a)), ∄ U (a) : ∀ x ∈ U (a) ∩ D =⇒ f (X) ∈ U (f (a))

f∈
/ C/a := La función f no es continua en a

En el gráfico anterior se han representado dos ejemplos de discontinuidad, uno para una función de
variable real, y otro para una función de variable compleja. Sobre el rango de cada una de las aplicaciones
se ha coloreado la imagen de U (a), que como se observa no está incluida en U (f (a)).

El opuesto lógico de esta definición nos asegura que no hay “salto”, es decir que la función es continua.
La definición es válida para cualquier función f entre dos espacios métricos o subconjuntos de dichos
espacios métricos. Se incluye como caso particular, por supuesto, a los casos de funciones reales de una
o varias variables y a las funciones complejas.
(
D⊂E
f : D −→ R :
R ⊂ E′
X 7−→ f (X)

f ∈ C/a := ∀ U (f (a)) , ∃ U (a) : ∀ X ∈ U (a) ∩ D =⇒ f (X) ∈ U (f (a))


58 CAPÍTULO 3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CONTINUIDAD Y LÍMITE

Observación 1: Debe observarse que en la definición no se exige ninguna condición especial al punto a,
salvo que pertenezca al dominio de la función para que exista f (a).
Observación 2: En la definición se interseca a U (a) con D, dominio de la función, para asegurar que para
los puntos X considerados exista imagen f (X).
En particular, el conjunto U (a) ∩ D nunca es vacı́o porque por lo menos contiene al punto a.
A partir de la definición de continuidad se extrae el siguiente teorema:
Teorema 3.4.1. Toda función es continua en los puntos aislados de su dominio.

a ∈ Pt. aislado D =⇒ f ∈ C/a

Demostración.

Por definición de Pt. aisl:

∀ U (f (a)) ∃ U (a) : U (a) ∩ D = {a}

Luego

∀ X ∈ U (a) ∩ D =⇒
∀ X ∈ {a} =⇒ f (a) ∈ U (f (a))

Observación 3: Se ha introducido la noción de continuidad precediendo al concepto de lı́mite por dos


razones:
1o Porque desde un punto de vista heurı́stico el lı́mite es una extensión de la noción de continuidad,
y también por ello desde el punto de vista pedagógico se puede explicar y entender mejor dicho
concepto.
2o Hay funciones continuas que no tienen lı́mite, las definidas sobre un punto aislado.
Para el caso particular de funciones de variable compleja, la definición de continuidad se puede reducir
a una forma operativa, tomando como entornos a bolas con centro a y f (a) respectivamente en los planos
|z y |w.

U (a) = {z : |z − a| < δ}
U (f (a)) = {w : |w − f (a)| < ǫ}

resultando:

f ∈ C/a := ∀ ǫ > 0 , ∃ δ > 0 : ∀ z ∈ {z : |z − a| < δ} ∩ D =⇒ |f (z) − f (a)| < ǫ

3.4.2. Continuidad sobre un conjunto


La definición de continuidad se referı́a a un punto especı́fico a del dominio de la función.

Si esta propiedad se puede extender a un conjunto de puntos, se dice que la función es continua sobre
él, y se escribe:

f ∈ C/A := ∀ a ∈ A =⇒ f ∈ C/a

f ∈ C/A := La función f es continua sobre el conjunto A.


3.5. LÍMITE 59

3.5. Lı́mite
3.5.1. Definición de lı́mite
Puede hacerse una extensión del concepto de continuidad a los puntos de acumulación del dominio de
una función f (pertenezcan o no a él), cuando existe un elemento L del espacio E ′ (donde se aplica f ),
que pueda hacer las veces de f (a) en la definición de continuidad.
No se toma en cuenta lo que sucede en a, punto para el cual puede existir o no la función.

Es decir, el lı́mite L es el valor hipotético que habrı́a que asignarle al punto a para que la función
fuera en él continua. Por supuesto esto no siempre es posible y en ese caso se dice que no existe el lı́mite.

La terminologı́a usada para expresar la existencia de tal número L es: “f (X) tiende a L cuando X
tiende a a”.
La frase “X tiende a a”no tiene significado propio sino como parte de la expresión anterior.

Simbólicamente se define entonces:


(
D⊂E
f: D −→ R :
R ⊂ E′
X 7−→ f (X)
a ∈ Pt. acumulación de D

f (X) −−−−→ L := ∀ U (L) , ∃ V (a) : ∀ X ∈ V (a) ∩ D =⇒ f (X) ∈ U (L)


X−→a

f (X) −−−−→ L := f tiende a L cuando X tiende a a.


X−→a

Otra notación usual para representar a la definición de lı́mite es:

lı́m f (X) = L
X→ a

Observación 1: La diferencia formal de esta definición con respecto a la de continuidad es que se ha


empleado el sı́mbolo V (a) en lugar de U (a). Es decir, el uso de vecinales de a es obligado porque no debe
tenerse en cuenta si existe o no la función en a y tampoco, en caso afirmativo, cual es ese valor f (a).

Observación 2: Para asegurar el sentido de la definición de lı́mite, es necesario que V (a) ∩ D 6= ∅. Esta es
la razón para postular que el punto a debe ser de acumulación de D.
De acuerdo a la Observación 2 del párrafo 3.4.1 esto no era necesario en la definición de continuidad.

Observación 3: La definición del lı́mite de una función no permite su obtención, sino simplemente su
verificación. El llamado “cálculo de lı́mites”se reduce a la aplicación de teoremas que ligan lı́mites de
funciones conocidas y tabuladas.

La definición de vecinal de infinito en el plano complejo permite la extensión de la definición de lı́mite


a ese caso sin necesidad de modificaciones.

En particular, si la definición de lı́mite se expresa para funciones de variable compleja tomando como
60 CAPÍTULO 3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CONTINUIDAD Y LÍMITE

entorno a bolas del plano, resulta:

f (z) −−−→ L := ∀ ǫ > 0 , ∃ δ > 0 : ∀ z ∈ {0 < |z − a| < δ} ∩ D =⇒ |f (z) − L| < ǫ


z→a

f (z) −−−→ L := ∀ ǫ > 0 , ∃ r : ∀ z ∈ {|z| > r} ∩ D =⇒ |f (z) − L| < ǫ


z→∞

f (z) −−−→ ∞ := ∀ M , ∃ δ > 0 : ∀ z ∈ {0 < |z − a| < δ} ∩ D =⇒ |f (z)| > M


z→a

La última expresión significa que en el vecinal del punto a la función no está acotada.

La relación entre las definiciones de continuidad y lı́mite está dado por el siguiente teorema:
Teorema 3.5.1. Para que una función f : D −→ R sea continua en un punto a de acumulación de D,
es condición necesaria y suficiente que exista lı́mite de la función para X tendiendo a a, que exista f (a)
y también que el lı́mite sea igual al valor de la función f (a).

H1 f (X) −−−→ L  (
X→a 
 a ∈ Pt. acum D
H2 f : a 7−→ f (a) ⇐⇒
 f ∈ C/a
H L = f (a)
3

Demostración. En primer lugar se encara la condición necesaria


(
a 7−→ f (a)
f ∈ C/a =⇒
∀ U (f (a)) , ∃ U (a) : ∀ X ∈ U (a) ∩ D =⇒ f (X) ∈ U (f (a))

Eligiendo V (a)

V (a) = U (a) − {a}


a ∈ ACU M (D) =⇒ V (a) ∩ D 6= ∅

Resulta entonces:

∀ U (f (a)) , ∃ V (a) : ∀ X ∈ V (a) ∩ D =⇒ f (X) ∈ U ((f (a)))

Aplicando la definición de lı́mite, se observa que existe y es f(a)

L = f (a)

Se pasa a la condición suficiente

H1 =⇒ ∀ U (L) , ∃ V (a) : ∀ X ∈ V (a) ∩ D =⇒ f (X) ∈ U (L)


H3 =⇒ ∀ U (f (a)) , ∃ V (a) : ∀ X ∈ V (a) ∩ D =⇒ f (X) ∈ U (f (a))
H2 =⇒ {a} = {a} ∩ D =⇒ f (a) ∈ U (f (a))

Eligiendo entonces

U (a) = V (a) ∪ {a}


3.5. LÍMITE 61

Resulta

∀ U (f (a)) , ∃ U (a) : ∀X ∈ U (a) ∩ D =⇒ f (X) ∈ U (f (a))

Con lo cual queda probado que la función es continua. Que a es un punto de acumulación está implı́cito
en la definición de lı́mite.

H1 =⇒ a ∈ Pt. acumulación de D

3.5.2. Operaciones con lı́mites


El enfoque hecho en los conceptos de lı́mite y continuidad por medio de las estructuras de los espacios
métricos permite demostrar una sola vez propiedades que son comunes a determinados conjuntos.

Esto también significa que si dos conjuntos tienen leyes de composición formalmente iguales, las pro-
piedades y teoremas demostrados para uno son válidos para el otro.

Muchas de las propiedades estudiadas en las funciones reales pueden ser extendidas.

En el caso de las funciones compuestas en cualquier espacio métrico, el lı́mite de una función compuesta
es igual a la composición de los lı́mites. En cuanto a la continuidad, la composición de dos funciones
continuas es continua, como lo expresa el siguiente teorema:
Teorema 3.5.2.
f: D −→R
g: D′ −→R′ : R ⊂ D′
)
f ∈ C/a
=⇒ g ◦ f ∈ C/a
g ∈ C/f (a)

R′
R
f
D′ g
D
Y = f (X) g(Y )
X b b
b
b b f (a) b g(f (a))
a
U(f (a)) U(g(f (a)))
U(a)

Figura 3.5: Composición de funciones de una variable compleja.

Demostración. La existencia de la función compuesta está asegurada porque R ⊂ D′ .

H2 =⇒ ∀ U (g(f (a)) , ∃U (f (a)) : ∀ Y ∈ U (f (a)) ∩ D′ =⇒ g(Y ) ∈ U (g(f (a)))


H1 =⇒ ∀ U (f (a)) , ∃ U (a) : ∀ X ∈ U (a) ∩ D =⇒ f (X) ∈ U (f (a))
62 CAPÍTULO 3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CONTINUIDAD Y LÍMITE

Eligiendo en la segunda expresión un U (f (a)) conveniente

∀ U (g(f (a))) , ∃U (a) : ∀ X ∈ U (a) ∩ D =⇒ g ◦ f (X) ∈ U (g(f (a)))

La continuidad y el cálculo de lı́mites para las operaciones vectoriales se extiende a todos los espacios
normados.
Esta es la relación esencial entre las dos estructuras del espacio normado, la métrica y la vectorial.
)
f (X) −→ F
=⇒ f + g −→ F + G
g(X) −→ G

f (X) −→ F =⇒ λf −→ λF

λ −→ Λ =⇒ λf −→ Λf

La prueba de estas propiedades de la suma y producto vectorial, es inmediata aplicando la definición de


lı́mite y teniendo en cuenta que

N ((f + g) − (F + G)) 6 N (f − F ) + N (g − G)
N (λf − λF ) = |λ| N (f − F )
N (λf − Λf ) = |λ − Λ| N (f )

Todas las propiedades vistas hasta el momento pueden ser aplicadas a funciones complejas.
Pero, además, como las definiciones de continuidad y de lı́mite hechas para dichas funciones, coinciden
formalmente con las correspondientes a las funciones reales de una variable.

La consecuencia de este análisis es que la continuidad y el cálculo de lı́mite de las operaciones del
cuerpo de los reales se extienden al cuerpo de los complejos.

En concreto, suponiendo que los lı́mites existan, la suma, diferencia, producto y cociente (exceptuando
el caso de denominador cero) de lı́mites es igual al lı́mite de la suma, diferencia, producto y cociente de
las funciones complejas, siempre suponiendo que los lı́mites son finitos.
Para el caso de continuidad, el resultado de la extensión de las funciones reales de una variable es
análogo.

Un teorema relativo al lı́mite de la parte real e imaginaria de una función de variable compleja es:
Teorema 3.5.3. Una función de variable compleja tiende a un lı́mite si y sólo si su parte real tiende a
la parte real del lı́mite, como ası́ también la parte imaginaria tiende a la parte imaginaria del lı́mite.

u(x y) −−−→ U 
z→a
⇐⇒ u(x y) + i v(x y) −−−→ U + i V
v(x y) −−−→ V  z→a
z→a

Demostración. La condición suficiente se puede demostrar directamente a partir del teorema del lı́mite
de la suma, pero además se puede demostrar directamente a partir de

|(u + i v) − (U + i V )| 6 |u − U | + |v − V |

Como puede acotarse el segundo miembro por la suma de dos números arbitrarios, reales no negativos,
el primer miembro también está acotado arbitrariamente, y por lo tanto hay lı́mite.
3.6. CURVAS EN EL CAMPO COMPLEJO. CAMINOS Y LAZOS 63

Del mimo modo la condición necesaria:


|Re(z)| 6 |z| ∧ |Im(z)| 6 |z|

de acuerdo con las propiedades de 1.6.2

|u − U | 6 |(u + i v) − (U + i V )|
|v − V | 6 |(u + i v) − (U + i V )|
entonces por razonamiento análogo al anterior existen los lı́mites de la parte real e imaginaria de la
función compleja y son U y V , respectivamente.
Una consecuencia inmediata de este teorema es la siguiente:
Corolario 3.5.3.1. Una función compleja es continua si y sólo si son continuas sus partes real e ima-
ginaria.
)
u ∈ C/a
⇐⇒ u + i v ∈ C/a
v ∈ C/a

3.6. Curvas en el campo complejo. Caminos y lazos


Para el desarrollo de la derivación e integración en el campo complejo, se trabaja con conjuntos tales
como curvas, caminos, lazos,etc. conceptos que conviene precisar y analizar con detenimiento.

3.6.1. Continuidad por partes de funciones reales


Una función de variable real, se dice que es continua por partes sobre un intervalo cerrado y aco-
tado (compacto) [a b] cuando salvo para un número finito de puntos es continua sobre dicho intervalo,
y además en los puntos de discontinuidad existen los lı́mites de la función por la derecha y por la izquierda.

No es necesario para esta definición que la función tome valores en los puntos de discontinuidad.

Simbólicamente:


 k ∈ < 0, n >


a = a0 < a1 < a2 < · · · < an = b





f ∈ CI


f ∈ CP [a b] := f : I = [a, b] − {ak } −→ Rn :
 ∀ k , ∃ f (a+
k ) = lı́m f (x)

 x→ak
x>ak



∃ f (a−
k ) = lı́m f (x)




 x→ak
x<ak

f ∈ CP [a b] := La función f es continua por partes sobre el intervalo [a b]

Observación: De acuerdo con la definición, el intervalo I se puede descomponer en un número finito de


intervalos

[a0 , a1 ], [a1 , a2 ], . . . , [an−1 , an ]


64 CAPÍTULO 3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CONTINUIDAD Y LÍMITE

donde para cada uno de ellos se puede definir

fk [ak , ak+1 ] −→ Rn
 f (a+

k) x = ak
x 7−→ f (x) x ∈ (ak , ak+1 )
f (a−
k) x = ak+1

y a partir de allı́ la integral definida según Cauchy se extiende como suma de un número finito de integrales
definidas (las funciones fk son continuas sobre un compacto):

Z b n−1
X Z ak+1
f (x) dx = fk (t) dt
a k=0 ak

3.6.2. Camino
Se llama camino a toda aplicación continua de un intervalo real cerrado y acotado (compacto) [a b]
sobre el conjunto de los complejos C, con la condición adicional de que la aplicación tenga derivada
continua por partes.

γ ∈ Camino := γ : I = [a b] −→ C

a 6= b

t 7−→ x(t) + i y(t) : γ ∈ C[a b]
 ′

γ ∈ CP [a b]

Observación: Por ser γ ′ ∈ CP entonces


Z b
γ(t) = C + γ ′ (s) ds
a

La terminologı́a usada con relación a los caminos es la siguiente:

γ(a) := Origen del camino o extremo inicial.


γ(b) := Extremo final del camino.
t := Parámetro

También se suele expresar que γ es un camino que une los puntos origen γ(a) y el extremo γ(b).

Desde el punto de vista geométrico γ(t) describe una trayectoria γ(I) (imagen de I) con las carac-
terı́sticas:

I. γ ′ ∈ Cc ∧ γ ′ 6= 0

γ′ ∈

/ Cd

II. ∃ γ ′ (d+ ) =⇒ ∃ puntos angulosos con dos tangentes

′ −
∃ γ (d )

III. La trayectoria puede tener puntos múltiples, es decir, para diferentes valores de t puede correspon-
derle el mismo par (x y). Ejemplo el punto m.
3.6. CURVAS EN EL CAMPO COMPLEJO. CAMINOS Y LAZOS 65

γ(a)
b
b c = γ(t0 )

b m

b γ(b)

| |b | b
d
a t0 b

Figura 3.6: Camino en el campo complejo.

Otra definición útil para los desarrollos posteriores es:


γ ∈ Camino contenido en D := γ ∈ Camino : γ(I) ⊂ D

3.6.3. Lazo
Se dice que un camino es un lazo cuando los extremos son iguales:
γ ∈ Lazo := γ ∈ Camino : γ(a) = γ(b)
Es usual decir también que el lazo γ tiene origen en γ(a).

γ(a) = γ(b)
b

γ(t0 )
b

| |b |
a t0 b

Figura 3.7: Lazo en el campo complejo.

3.6.4. Curva
Se llama curva a la imagen de γ, γ(I).
No deben confundirse los conceptos de camino y curva, pues entre ambos existe la misma diferencia
que entre función e imagen de la función.

Puede haber varios caminos con la misma curva.


Si un camino pasa varias veces por un mismo punto (para diferentes valores del parámetro t), corres-
ponden un sólo elemento de la curva (un sólo elemento de γ(I)).
66 CAPÍTULO 3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CONTINUIDAD Y LÍMITE

Ejemplo: Los tres caminos

cf1 : [0 2π] −→ C
t 7−→ cos t + i sen t = eit

cf2 : [0 2π] −→ C
t 7−→ e2it

cf2 : [0 2π] −→ C
t 7−→ i eit

tienen por imagen a una misma curva, la circunferencia de centro en el origen de coordenadas y radio 1,
|z| = 1.

Sin embargo son caminos diferentes, basta para ellos comparar:

cf1 cf2 cf3


origen (1; 0) (1; 0) 0; 1
extremo (1; 0) (1; 0) 0; 1
no de vueltas 1 2 1
sentido giro + + -
longitud 2π 2π 2π

Nota: Se ha designado con signo positivo al sentido de giro contrario al de las agujas del reloj y
negativo al opuesto.

Observación: La diferencia de las nociones de camino y curva es importante y debe ser tenida en cuenta en
el cálculo de integrales complejas. Caminos diferentes con igual imagen pueden dar resultados diferentes.

3.6.5. Caminos opuestos y yuxtapuestos

Camino opuesto

Un camino se llama opuesto de otro γ definido sobre I, y simbolizado por γ ∗ , a:


 γ:
 I = [a b] −→ C

γ ∈ Camino opuesto de γ := γ∗ : I = [a b] −→ C

t 7−→ γ(a + b − t)

El origen y el extremo de γ ∗ son respectivamente γ(b) y γ(a). Desde el punto de vista geométrico, la
curva que representa al camino γ y a su opuesto es la misma, pero “recorrida en sentido inverso”.
3.6. CURVAS EN EL CAMPO COMPLEJO. CAMINOS Y LAZOS 67

Caminos yuxtapuestos
Un camino es la yuxtaposición de otros dos γ1 y γ2 cuando al extremo del primero es el origen del
segundo y se define de acuerdo a las condiciones siguientes.
γ1 : I1 = [a b] −→ C
γ2 : I1 = [c d] −→ C
γ1 (b) = γ2 (c)

γ1 ∨ γ2 : [a, b + d − c] −→ C (
γ1 (t) t ∈ [a b]
t 7−→ γ(t) =
γ2 (t + c − b) t ∈ [b, b + d − c]

γ1 ∨ γ2 := Camino yuxtaposición de γ1 y γ2

γ2 (d)
b

γ1 (I1 )

γ1 (a) γ2 (I2 )
b

γ1 (b) = γ2 (c)
I1 I2
| | | | |
a b b+d−c c d

Figura 3.8: Caminos yuxtapuestos.

Se deduce inmediatamente de la definición que si


γ := γ1 ∨ γ2
entonces se cumple
γ(a) = γ1 (a)
γ(b) = γ1 (b) = γ2 (c)
γ(b + d − c) = γ2 (d)
Un camino puede ser considerado como la yuxtaposición de otros dos, obtenidos dividiendo el intervalo
de la siguiente manera:
γ : [a b] −→ C 


∀ c : a < c < b

=⇒ γ = γ1 ∨ γ2
γ1 : [a c] −→ C

γ2 : [c b] −→ C

Eligiendo un punto c de este modo, se puede considerar un lazo también como yuxtaposición de dos
caminos, γ1 ∨ γ2 . El camino γ2 ∨ γ1 también es un lazo, pero de origen en el punto γ(c).
68 CAPÍTULO 3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CONTINUIDAD Y LÍMITE

3.6.6. Ejemplos de caminos


Algunos casos de interés particular son:

Camino constante
Se dice que un camino es constante si su imagen se reduce a un solo punto.

γ ∈ Camino constante := γ(I) = {a}

Arco de circunferencia unidad


Esta función es:

cf (α) : [0 1] −→ C
t 7−→ e2πiαt : α ∈ R

y es un camino cuya imagen es parte (o todo) de la circunferencia de radio unitario |z| = 1.

Si α es entero no nulo, la imagen γ(I) es la circunferencia unidad recorrida α veces (ver ejemplo del
párrafo 3.6.4). Si α = 0 la función se reduce a un camino constante.

Segmento
El clásico segmento de recta se representa analı́ticamente por:

Sgm : I = [a b] −→ C
t 7−→ ct + d : c ∈ C, d ∈ C

Poligonal o lı́nea quebrada


Toda yuxtaposición de segmentos se llama poligonal.


 a = a0 < a1 < · · · < an = b

 P = S1 ∨ S2 ∨ · · · ∨ Sn


P : I = [a b] −→ C : Sk : [ak−1 , ak ] −→ C k ∈ < 1, n >

t 7−→ ck t + dk




ck ak + dk = ck+1 ak+1 + dk+1

b
b I1 I2
P (a) a b
P (b) | | | |
a0 a1 a2 an

Figura 3.9: Camino poligonal.

La última condición es la de yuxtaposición, pues Sk (ak ) = Sk+1 (ak ).


3.6. CURVAS EN EL CAMPO COMPLEJO. CAMINOS Y LAZOS 69

3.6.7. Camino simple. Lazo simple


Un tipo de camino particularmente importante es el que se llamará camino simple o arco de Jordan.
Ası́ se designa a todo camino γ determinado por una función inyectiva, esto significa geométricamente
que no hay puntos múltiples, hecha excepción de los extremos del camino.
Si γ es un lazo y camino simple, se dice que es un lazo simple.

b b

Camino simple
Caminos no simples

Lazo simple Lazos no simples

Figura 3.10: Ejemplos de caminos y lazos.

Analı́ticamente:

γ : I = [a b] −→ C
γ ∈ Camino simple := ∀ (t s) ∈ I × I − {(a b)} =⇒ (γ(t) = γ(a) ⇔ t = a)

3.6.8. Caminos equivalentes


Des caminos se dicen equivalentes cuando puede establecerse una biyección creciente entre los respec-
tivos intervalos de definición, de acuerdo con las condiciones


 γ1 : I1 = [a b] −→ C

γ2 : I2 = [c d] −→ C






 
ϕ ∈ biyectiva


 

(γ1 γ2 ) ∈ Caminos equiv. :=

 ϕ ∈ creciente


 

∃ ϕ : I2 −→ I1 : ϕ ∈ C/I2




ϕ′ ∈ CP/I2

 


 


 

γ2 (t) = γ1 (ϕ(t))
 
70 CAPÍTULO 3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CONTINUIDAD Y LÍMITE

Los caminos equivalentes, tienen igual imagen, origen y extremo.



 γ1 (I) = γ2 (I)

(γ1 γ2 ) ∈ Caminos equiv. =⇒ γ1 (a) = γ2 (c)

γ1 (b) = γ2 (d)

Un camino
γ2 : t 7−→ γ1 (λt + µ) : λ > 0
es siempre equivalente al camino γ1 . Este resultado permite reducir todo camino a un equivalente con
intervalo de definición I = [0 1].

3.7. Conjuntos conexos


Un conjunto D de un espacio Rn se dice conexo, cuando todo par de puntos de D puede ser unido
por un camino contenido en D.
D ⊂ Rn


 

γ(a) = x

D ∈ Conexo :=

n

 ∀ (x y) ∈ D × D =⇒ ∃ γ : I = [a b] −→ R : γ(b) = y
 
γ(I) ⊂ D
 

En particular, el camino γ puede ser una poligonal.

Un cı́rculo en el plano complejo |z − a| < r (bola en el campo complejo) es conexo.

Geométricamente algunos ejemplos son:

A
E
B

C D

Figura 3.11: Ejemplo de conjuntos conexos. Figura 3.12: Ejemplo de conjuntos no conexos.

3.8. Homotopı́a de caminos y lazos


3.8.1. Homotopı́a de caminos
La idea de homotopı́a entre dos caminos significa intuitivamente que puede pasarse de uno a otro a
través de una deformación continua.
3.8. HOMOTOPÍA DE CAMINOS Y LAZOS 71

Matemáticamente puede definirse:




 D ∈ abierto

D⊂C




γ1 : I = [a b] −→ C : γ1 (I) ⊂ D




γ2 : I = [a b] −→ C : γ2 (I) ⊂ D




(γ1 γ2 ) ∈ h(D ϕ) := 


 
 J = [c d]
 
ϕ ∈ C/I × J

 
∃ ϕ : I × J −→ D :



ϕ(t c) = γ1 (t)

 

 


ϕ(t d) = γ2 (t)
 

(γ1 γ2 ) ∈ h(D ϕ) := γ1 y γ2 son caminos homótopos en D por la homotopı́a ϕ


ϕ := Homotopı́a de γ1 y γ2 en D

b b b b b
γ1 (I)

γ2 (I)
b b b b b

Figura 3.13: Homotopı́a de los caminos γ1 y γ2 en D

Observación: Se destacan algunas particularidades de la definición de caminos homótopos:

γ1 y γ2 están definidos sobre el mismo intervalo I.

ϕ es continua respecto de dos variables, (t s) ∈ I × J.

No se exigen condiciones de derivación para ϕ salvo las impuestas a γ1 y γ2 .

3.8.2. Homotopı́a de lazos


Se llama homotopı́a de lazos a aquella que para todo elemento de J da un lazo. Esto significa que
todos los caminos de la homotopı́a son lazos.

(γ1 γ2 ) ∈ h⊙ (D ϕ) := (γ1 γ2 ) ∈ h(D ϕ) : ∀ s ∈ J =⇒ ϕ(a s) = ϕ(b s)

(γ1 γ2 ) ∈ h⊙ (D ϕ) := γ1 y γ2 son homótopos por la homotopı́a de lazos ϕ en el conjunto D.


72 CAPÍTULO 3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CONTINUIDAD Y LÍMITE

Observación: Si D ⊂ D′ puede no existir homotopı́a


en D, pero si en D′ .

Tanto la homotopı́a de caminos como la de lazos son


relaciones de equivalencia. γ1 (I) γ2 (I)
Su verificación es inmediata

Figura 3.14: Homotopı́a de los lazos γ1 y γ2 .

3.8.3. Homotopı́a a un punto

Se dice que un lazo es homótopo a un punto en D si existe una homotopı́a de lazos ϕ de dicho lazo al
lazo constante (cuya imagen es un punto).

(γ1 γ2 ) ∈ h• (D ϕ) := (γ1 γ2 ) ∈ h⊙ (D ϕ) : γ2 (I) = {P }

3.9. Clasificación de conjuntos conexos en C

3.9.1. Conjuntos simplemente conexos

Un conjunto D del plano complejo, abierto y conexo se dice que es simplemente conexo cuando todo
lazo contenido en él es homótopo a un punto.
Es decir, sobre D existe una sola clase de equivalen-
cia de homotopı́a de lazos, que además es homotopı́a
a un punto.

En forma intuitiva, el conjunto simplemente conexo b


es aquel que no tiene “agujeros”.

Una propiedad de estos conjuntos que puede ser em-


pleada para definirlos es:

D ∈ Abierto y conexo
D ∈ Simplemente conexo =⇒ C ⊙ (D/Ĉ) ∈ Conexo Figura 3.15: Conjunto simplemente conexo.

3.9.2. Conjuntos múltiplemente conexos

Un conjunto se llama múltiplemente conexo cuando no es simplemente conexo.


3.9. CLASIFICACIÓN DE CONJUNTOS CONEXOS EN C 73

Desde el punto de vista intuitivo significa que tiene


uno o más “agujeros”.

Ejemplos:
Un anillo en el campo complejo.
Una bola en el campo complejo sin su centro.

Figura 3.16: Conjunto múltiplemente conexo.

La definición de conjuntos múltiplemente conexos es el contrario lógico de la definición de simplemente


conexo. Esto quiere decir que tiene que haber más de una clase de equivalencia de lazos homótopos.

Tal observación permitirá una clasificación de los conjuntos múltiplemente conexos.

Otro método para ello es por medio de cortaduras, que se verá a continuación.

3.9.3. Cortadura

Se llama cortadura en un conjunto abierto y conexo,


a la exclusión del mismo de un camino simple (arco
de Jordan) cuyos puntos deben ser todos interiores
con excepción de los extremos, que pueden no serlo.

En otras palabras, como D es abierto, los puntos no


extremos del camino deben ser de D.
Figura 3.17: Ejemplos de cortadura.
(
γ ∈ Camino simple
γ ∈ Cortadura de D := γ : [a b] −→ C :
∀ t ∈ (a b) =⇒ γ(t) ∈ IN T (D)

3.9.4. Grado de multiplicidad

Se llama grado de multiplicidad de un conjunto


múltiplemente conexo a la mı́nima cantidad de
cortaduras que deben hacerse para transformarlo en
simplemente conexo.

El grado de multiplicidad también es llamado orden


de conexión.

La cantidad de clases de lazos homótopos está rela-


cionada con el grado de multiplicidad.
Figura 3.18: Conjunto con grado de multi-
plicidad=3
74 CAPÍTULO 3. FUNCIONES DE VARIABLE COMPLEJA. CONTINUIDAD Y LÍMITE

En efecto,

q = 2n

q := Cantidad de clases de lazos homótopos


n := Grado de multiplicidad de conexión

Esta relación puede usarse para definir el grado de multiplicidad sin introducir el concepto de corta-
dura.
Observación: Algunos textos definen como orden de conexión a n − 1.
Intuitivamente, el grado de multiplicidad representa la cantidad de “agujeros”que tiene un conjunto
múltiplemente conexo.
Capı́tulo 4

Derivación en el Campo Complejo

4.1. Derivación
Dada una función de variable compleja,
(
D⊂C
f : D −→ R :
R⊂C

se define como derivada de la función f en un punto a del dominio D, simbolizada por f ′ (a), a:
f (a + ∆z) − f (a)
f ′ (a) := lı́m
∆z→0 ∆z

f ′ (a) := Derivada de f en el punto a


Cuando existe la derivada, es decir el lı́mite del cociente incremental, se suele decir que la función f
es derivable en el punto:
f ∈ DER/a := ∃ f ′ (a)

f ∈ DER/a := La función f es derivable en el punto a

Observación: La definición anterior de derivada es γ D


formalmente igual a la de función de una variable b
real. ∆z
Sin embargo, a pesar de que se aprovechará la seme- a b
janza formal para extraer conclusiones sobre algunas
propiedades de la derivada de las funciones de varia- V (a)
ble compleja, no debe caerse en un análisis superfi-
V (a) ∩ D
cial.
Figura 4.1: Incremento de z a través de un
camino γ.

La definición de derivada para variable compleja lleva implı́cito que el lı́mite es doble, es decir, el
incremento ∆z debe tomarse sobre todo un vecinal V (a) en su intersección con el dominio.

75
76 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

Por lo tanto si se incrementa z sobre un camino cualquiera γ, el lı́mite del cociente incremental es
constante.
En particular, el lı́mite del cociente incremental es el mismo (e igual a la derivada en el punto) a
lo largo de cualquier recta que pase por a. Esta es una condición necesaria pero no suficiente, como se
verifica en la función,
3 2 2
 x y +i x y

4 2
z 6= 0
f : z 7−→ f (z) = x + y x + y2
4

0 z=0

que tiene derivada nula en el origen según cualquier dirección, pero no por un camino parabólico y = kx2 ,
y entonces se asegura que no es derivable en modo complejo.

4.2. Diferencial
Se dice que una función de variable compleja f es diferenciable cuando su incremento ∆f puede
escribirse:
(
A∈C
f ∈ DIF/a := ∆f = A ∆z + δ(∆z)∆z :
δ(∆z) −−−−→ 0
∆z→0

f ∈ DIF/a := La función f es diferenciable en el punto a

La definición de diferenciabilidad significa que el incremento de una función puede escribirse como la
suma de:
Producto de una constante A por el incremento de la variable z.
Producto de un infinitésimo δ(∆z) por el incremento de la variable z.
y por lo tanto la diferenciabilidad asegura la aproximación lineal de la función f .
Esta es la importancia del diferencial, que se define como

df := A ∆z

df := Diferencial de f

Observación: La definición de diferenciabilidad de THOMAE para funciones de varias variables reales,


particularizando el ejemplo a dos dimensiones, es:

u: D −→ R
(x y) 7−→ u(x y) : D ⊂ C

A∈R



B∈R



u ∈ DIF/(a b) := ∆u = A ∆x + B ∆y + δ1 ∆x + δ2 ∆y : δ1 −−−−→ 0
∆z→0



δ2 −−−−→ 0


∆z→0

u ∈ DIF/(a b) := La función u es diferenciable en el punto (a b)


4.2. DIFERENCIAL 77

Este enunciado pone en evidencia que la diferenciabilidad asegura la aproximación lineal de la función
u.
Desde el punto de vista geométrico, dicha aproximación lineal se materializa en la existencia de plano
tangente para varias variables y recta tangente para una.
La derivabilidad en variable real significa geométricamente que existe la tangente en una sola dirección,
mientras que el diferencial asegura la existencia de todas las tangentes (en las direcciones donde puede
incrementarse) y además ligadas todas entre sı́, por pertenecer a un mismo plano.
Por esta razón, el segundo concepto tiene mucha más importancia que el primero.
Las propiedades que se enuncian a continuación marcan algunas de las diferencias existentes entre
ambos conceptos.

Teorema 4.2.1.

f ∈ DIF/P =⇒ f ∈ C/P

Demostración. La demostración es inmediata aplicando la definición de diferencial.

La derivabilidad no arrastra la continuidad.

Pueden existir funciones diferenciables no derivables (sin derivadas parciales) y también funciones
derivables, aún en todas las direcciones sin ser diferenciables.

y z
El primer caso se presenta cuando el dominio de la
función está restringido, y no puede incrementarse
en la dirección de los ejes, sin embargo en todas
las demás direcciones las tangentes definen un plano. ∆y
D

Este caso sólo puede presentarse en puntos de fron-


tera.
P ∆x x
Figura 4.2: Dominio restringido de una fun-
ción de variable compleja.

El segundo caso es aquel en el cual las tangentes no están en un plano, por ejemplo en el vértice de
un cono.

Si se obvian los problemas de frontera, la diferenciabilidad implica la derivabilidad. Esta es la razón


por la cual se postula que el punto P es interior y se trabaja con conjuntos abiertos más adelante.

(a b) ∈ Pt. interior de D
(
A = fx′
f ∈ DIF/(a b) =⇒
B = fy′

No es cierto que una función de varias variables reales, continua y derivable sea diferenciable. Basta
analizar el caso del vértice del cono.
Pero si es válido,
)
fx′ ∈ C
=⇒ f ∈ DIF
fy′ ∈ C
78 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

es decir, si una función admite derivadas continuas es diferenciable (en rigor es suficiente la continuidad
de una sola derivada y la existencia de ambas).

En funciones de una variable real, el concepto de derivada y diferencial se confunden, porque hay una
sola tangente. Lo mismo se produce en funciones de variable compleja como se verá a continuación, pero
debe tenerse en cuenta que son conceptos diferentes.

En resumen, para un punto interior del dominio:

func. 1 var. real recta tg ⇔ f ∈ DIF ⇔ f ∈ DER


func. n var. reales (n 6= 2) plano tg ⇔ f ∈ DIF ⇒ f ∈ DER
func. var. compleja f ∈ DIF ⇔ f ∈ DER

4.3. Relación entre derivada y diferencial. Existencia


Teorema 4.3.1. Dada una función de variable compleja f , condición necesaria y suficiente de derivabi-
lidad es la diferenciabilidad.

f ∈ DER/a ⇐⇒ f ∈ DIF/a

Demostración. Se demuestra la condición suficiente:


∆f
− f ′ (a) = δ(∆z)
∆z
)
|δ(∆z)| < ǫ
=⇒ ∆f = f ′ (a)∆z + δ(∆z)∆z
f ′ (a) ∈ C

con lo cual se cumple la definición de diferencial.

La condición necesaria:
(
A∈C
∆f = A∆z + δ(∆z)∆z :
δ −−−−→ 0
∆z→0

∆f
− A −−−−→ 0
∆z ∆z→0

Por lo tanto existe derivada, que además es igual a la constante A

f ′ (a) = A

Observación 1: En la demostración anterior no es necesario que el punto a sea interior al dominio D.

Condición necesaria y suficiente de diferenciabilidad es que las funciones u y v (parte real e imaginaria
de f ) sean diferenciables y que se verifiquen las igualdades siguientes:
(
ux = vy
uy = −vx
4.3. RELACIÓN ENTRE DERIVADA Y DIFERENCIAL. EXISTENCIA 79

llamadas comúnmente de Cauchy-Riemann.

En este caso es necesario que se asegure la posibilidad de incrementar la función en direcciones paralelas
al eje x y al eje y. Según la observación realizada en 4.2 es condición suficiente que el punto sea interior
a D. Esto da paso al siguiente teorema:

Teorema 4.3.2.


 u ∈ DIF/c

 v ∈ DIF/c
f ∈ DIF/c ⇐⇒


 ux = vy
uy = −vx

Demostración. Por ser f ∈ DIF y tomando A = a + ib:

∆f = A ∆z + δ∆z ⇐⇒
⇐⇒ ∆u + i∆v = (a + ib)(∆x + i∆y) + (δ1 + iδ2 )(∆x + i∆y)
(
∆u = a∆x − b∆y + δ1 ∆x − δ2 ∆y
⇐⇒
∆v = b∆x + a∆y + δ2 ∆x + δ1 ∆y


 u ∈ DIF/c

 v ∈ DIF/c
⇐⇒
 a = ux = vy


b = vx = −uy

Esta condición es necesaria y suficiente como resulta de observar la doble implicación entre todas las
proposiciones.

Este teorema demuestra entonces que la diferenciabilidad (o derivabilidad) de f no sólo implica la


diferenciabilidad de u y de v sino además una estrecha relación entre ellas dada por las ecuaciones de
Cauchy-Riemann.

Observación 2: Las condiciones que ligan las derivadas de la parte real e imaginaria de una función com-
pleja, son llamadas tradicionalmente de Cauchy-Riemann pero son originalmente de D’Alembert-Euler.

Es interesante interpretar el significado de las ecuaciones de Cauchy-Riemann.


Ellas representan la igualdad de los lı́mites de los cocientes incrementales según caminos rectos para-
lelos a los ejes coordenados.

γ2

En efecto, según la observación hecha en el párrafo


4.1, una función compleja que es derivable (diferen- ∆y
ciable) implica que el lı́mite del cociente incremental
sobre las infinitas rectas que pasan por el punto, es b
invariable. a ∆x γ1

Figura 4.3: Incremento de una función a


través de caminos rectos paralelos a los ejes.
80 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

En particular, según los dos caminos γ1 , γ2 paralelos a los ejes:

∆f ∆u + i∆v
=
∆z ∆x + i∆y

∆f ∆u + i∆v
γ1 { ∆y = 0 = −−−−→ ux + ivx = fx′ = f ′ (a)
∆z γ1 ∆x ∆x→0

∆f ∆u + i∆v 1
γ2 { ∆x = 0 = −−−−→ (uy + ivy ) = fy′ = f ′ (a)
∆z γ2
i ∆y ∆y→0 i

De la igualdad de estas dos derivadas direccionales, resulta:


(
ux = vy
vx = −uy

Las condiciones de Cauchy-Riemann son entonces necesarias pero no suficientes.

Sin embargo, si se agrega la hipótesis de continuidad de las derivadas parciales de u y de v de acuerdo


a la observación del párrafo 4.2, entonces u y v son diferenciables, y por lo tanto:

ux = vy  
vx = −uy =⇒ f ∈ DIF

ux ∈ C

Observación 3: De acuerdo a lo mencionado en 4.2 es suficiente la continuidad de una sola derivada


parcial.

4.4. Derivación y continuidad


Teorema 4.4.1. Toda función de variable compleja f derivable, es continua.

f ∈ DER/a =⇒ f ∈ C/a

Demostración. La demostración es consecuencia inmediata de la diferenciabilidad.

f ∈ DER =⇒ |∆f | < |A ∆z| + |δ ∆z|

Este teorema es semejante al de una variable real. Para funciones de varias variables reales no es
cierto. La diferenciabilidad en todos los casos, funciones de uno o varias variables reales y complejas,
implica la continuidad.

4.5. Funciones monógenas y holomorfas


Todas las propiedades y conceptos desarrollados hasta el momento son de carácter local o puntual.

Para entender el análisis diferencial a conjunto conviene precisar nuevas definiciones.


4.5. FUNCIONES MONÓGENAS Y HOLOMORFAS 81

Las funciones derivables en un punto y en un entorno del mismo tienen especial interés en la teorı́a
de las funciones potenciales y en la teorı́a de integrales complejas de Cauchy.

Se dice que una función es monógena en un punto a si tiene derivada en ese punto. La monogeneidad
es sinónimo de derivabilidad.

f ∈ monógena/a := f ∈ DER/a

Se dice que una función de variable compleja es holomorfa si tiene derivada en todos los puntos de
un entorno de a.

f ∈ H/a := ∃ U (a) : ∀ z ∈ U (a) =⇒ f ∈ DER/z

f ∈ H/a := f es holomorfa en el punto a

A partir de las definiciones es evidente que:

f ∈ H/a =⇒ f ∈ monógena/a

Hay funciones que son monógenas pero no holomorfas

Ejemplo I

f: C −→ C
z 7−→ |z|2 = x2 + y 2
)
u = x2 + y 2 son diferenciables pero las condiciones de Cauchy-Riemann sólo valen para
v=0 z = (0 0) pues:

ux = 2x uy = 2y vx = 0 vy = 0

Ejemplo II

f: C −→ C
z−7 → x2 + iy 2
)
u = x2 son diferenciables y las condiciones de Cauchy-Riemann sólo valen para
v = y 2 la recta y = x porque:
ux = 2x uy = 0 vx = 0 vy = 2y

Una función f es monógena sobre un conjunto D cuando es monógena en todos sus puntos.

f ∈ M ON/D := ∀ z ∈ D =⇒ f ∈ monógena/z

f ∈ M ON/D := f es monógena sobre el conjunto D

Una función f es holomorfa sobre un conjunto D cuando es holomorfa en todos sus puntos.

f ∈ H/D := ∀ z ∈ D =⇒ f ∈ H/z

Observación 1: La monogeneidad sobre un conjunto D exige la derivabilidad sobre cada uno de sus pun-
tos, incluso los frontera que pertenecen a él.
82 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

Para los abiertos ambos conceptos coinciden.

Observación 2: Muchos autores no diferencian los conceptos de monogeneidad y holomorfı́a. En otros


textos se confunde holomorfı́a con analiticidad.

Se llama función analı́tica a la desarrollable en serie de Taylor. Es claro que en principio las funciones
analı́ticas son conceptos diferentes de las funciones holomorfas.

Sin embargo, uno de los grandes resultados de Cauchy fue probar la equivalencia de los conceptos de
holomorfı́a y analiticidad sobre conjuntos abiertos y conexos en el campo complejo.

Observación 3: El origen de la palabra monógena hace referencia a la propiedad que todas las derivadas
direccionales son iguales (mono=uno, gena=generada).
La palabra holomorfa significa “de forma entera”, en contraposición de las funciones meromorfas, que se
estudiarán más adelante.
Sinónimo de holomorfa es regular.

Se dice también que una función de variable compleja tiene un punto singular, cuando en él no es
holomorfa.

4.6. Reglas de derivación


Como la definición de derivada para las funciones complejas es formalmente igual a la de funciones de
una variable real, se implica que las reglas de la suma, multiplicación, división (denominador no nulo),
función de función, función inversa, etc. se extienden en forma análoga al campo complejo.

Por lo tanto, la suma, diferencia, producto o cociente (excepto el caso de denominador nulo) de fun-
ciones holomorfas sobre un abierto es también holomorfo.

En particular, los polinomios son holomorfos sobre todo el plano. Las funciones racionales, sobre todo
su dominio, es decir el conjunto complementario de los ceros del denominador.

4.7. Holomorfı́a y ecuación de Laplace


4.7.1. Las componentes de una función holomorfa como funciones armónicas
Sea f una función holomorfa en un punto a, si se hace la hipótesis suplementaria de la existencia y
continuidad de las derivadas segundas de la parte real e imaginaria de f en el entorno de a (las funciones
reales u y v respectivamente), entonces se verifica:
(
uxx + uyy = 0
vxx + vyy = 0
es decir, tanto u como v satisfacen la ecuación de Laplace.

La ecuación de Laplace es la que aparece en el estudio de los potenciales gravitatorios, eléctricos,


magnéticos, de velocidades en fluidos, de la transmisión del calor (régimen estacionario), etc.

Esta relación permite vislumbrar, la importancia de las funciones holomorfas en el análisis de proble-
mas bidimensionales de potencial.
4.7. HOLOMORFÍA Y ECUACIÓN DE LAPLACE 83

Observación 1: Los análisis realizados hasta el momento son de carácter puntual, pues han requerido
solamente de la hipótesis de la monogeneidad de la función en un punto.

Sin embargo, para el estudio de las relaciones existentes entre las componentes de una función comple-
ja y las funciones que satisfacen la ecuación de Laplace, es necesario imponer condiciones de derivabilidad
en el punto y también en su entorno.

Esto es, porque en primer lugar, para la existencia de las derivadas segundas en el punto es necesario
que ux y uy puedan ser incrementadas en el entorno del punto.

En segundo lugar, porque como se verá es fundamental en la teorı́a de Cauchy, a través de la intro-
ducción de la integral curvilı́nea en el campo complejo, el uso de conjuntos abiertos y conexos. Entre
otras propiedades de las funciones derivables sobre tales conjuntos (abiertos y conexos) se destaca su
desarrollabilidad en series de Taylor (analiticidad).

De aquı́ la importancia del concepto de holomorfı́a.

Observación 2: La hipótesis de continuidad de las derivadas segundas de u y v (o de alguna de ellas) hecha


al comienzo del párrafo es superflua, porque como se demostrará en el próximo capı́tulo, toda función
holomorfa tiene derivadas de todos los órdenes.

Para llegar a este resultado, que una función holomorfa tiene derivadas de cualquier orden, y por ende
continuas, no se usa en absoluto los desarrollos que siguen en este párrafo.
Por lo tanto, no se entra en un cı́rculo vicioso, si se obvia la continuidad de las derivadas segundas en
el siguiente teorema:
Teorema 4.7.1.
(
∇2 u = 0
f ∈ H/a ⇐⇒
∇2 v = 0

Demostración. Derivando las ecuaciones de Cauchy-Riemann, la primera respecto de x y la segunda


respecto de y, se obtiene:
(
uxx = vyx
uyy = −vxy

sumando, teniendo en cuenta el teorema de Schwarz sobre la igualdad de las derivadas cruzadas,

∇2 u = 0

y análogamente

∇2 v = 0

Una función real de dos variables, con derivadas parciales de segundo orden continuas, que satisface
la ecuación de Laplace, se llama armónica.
C −→ R

u :

 uxx ∈ C/a

u ∈ Armónica/a := (x y) 7−→ u(x y) : uyy ∈ C/a
  2

∇ u=0

84 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

Si una función es armónica sobre todos los puntos de un conjunto D, se dice que es armónica en D.

u ∈ Armónica/D := ∀ z ∈ D =⇒ u ∈ Armónica/z

Si dos funciones reales u y v son armónicas y satisfacen en D las ecuaciones de Cauchy-Riemann,


entonces se dice que v es conjugada armónica de u.

u ∈ Armónica/D

v ∈ Armónica/D

(u v) ∈ Conjugadas armónicas/D := (


 ux = vy
uy = −vx

Teorema 4.7.2. Condición necesaria y suficiente para que una función sea holomorfa sobre un conjunto
D es que su parte real e imaginaria sean conjugadas armónicas en D.

f ∈ H/D ⇐⇒ (u v) ∈ Conjugadas Armónicas/D

Demostración. Que una función holomorfa tiene partes real e imaginaria (u v) conjugadas armónicas ya
ha sido demostrado.
Además, si u y v son armónicas tienen derivadas primeras continuas ux , uy , vx , vy , que aseguran
la diferenciabilidad de dichas funciones. Por lo tanto, de acuerdo al teorema 4.3.1, se implica que f es
holomorfa.

Es cierto entonces que las partes real e imaginaria de una función holomorfa no pueden ser arbitrarias,
llevan una estrecha relación entre sı́, establecido por el concepto de conjugadas armónicas.

4.7.2. Propiedades de funciones conjugadas armónicas


1o

Conviene remarcar en primer término que si un par de funciones reales (u v) son conjugadas armónicas,
el par (v u) no lo es.

(u v) ∈ Conjugadas armónicas/a =⇒ (v u) ∈
/ Conjugadas armónicas/a

es decir que no existe la simetrı́a en la relación de conjugadas armónicas y en la expresión “v es conjugada


armónica de u”no debe trastocarse el orden de las funciones.
Pero por otra parte sı́ se cumple el siguiente teorema:

Teorema 4.7.3.

(u v) ∈ Conjugadas armónicas/a ⇐⇒ (−v u) ∈ Conjugadas armónicas/a

Demostración. La demostración es inmediata, teniendo en cuenta que,

f ∈ H/a ⇐⇒ if ∈ H/a
(u + iv) ∈ H/a ⇐⇒ (−v + iu) ∈ H/a

Otra demostración es por verificación directa de las condiciones de Cauchy-Riemann.


4.7. HOLOMORFÍA Y ECUACIÓN DE LAPLACE 85

2o
Teorema 4.7.4. una función de variable compleja es constante si y sólo si su derivada compleja es nula,
en un entorno de un punto.
)
U (a) ⊂ D
=⇒ ∀ z ∈ U (a) , f (z) = k ⇐⇒ f ′ (z) = 0
k∈C

Demostración. La condición suficiente es inmediata, la condición necesaria se demuestra,

∀ z ∈ U (a) =⇒ f ′ (z) = 0
(
ux = 0
=⇒
uy = 0

Aplicando el teorema del valor medio

∆u = ux (a + ξ ∆z)∆x + uy (a + ξ ∆z)∆y ξ ∈ [0 1]

El complejo a + ξ ∆z pertenece al entorno de a, y como en todo punto de dicho entorno las derivadas
parciales se anulan, resulta:

∆u = 0 =⇒ u = k1 k1 ∈ R

análogamente,

v = k2 k2 ∈ R

luego,

f (z) = k = k1 + ik2

Es claro entonces que la conjugada armónica de una constante es otra constante, arbitraria.

3o
Teorema 4.7.5. La función v, conjugada armónica de u, es única salvo constante.
)
∃ v : (u v) ∈ Conj. arm./D
=⇒ v − V = k k∈C
∃V : (u V ) ∈ Conj. arm./D

Demostración. Por definición de conjugadas armónicas:


(
ux = vy = Vy
−uy = vx = Vx

De acuerdo con el teorema 4.7.4,

v−V =k k∈C
86 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

4o

Teorema 4.7.6. Una función holomorfa f , cuyas partes real e imaginara son respectivamente u y v, con
derivada no nula, asegura que las familias

(
u(x y) = k1
v(x y) = k2

son trayectorias ortogonales entre sı́.

)
f (z) = u + iv ∈ H/a
=⇒ (u(x y) = k1 , v(x y) = k2 ) ∈ Trayectorias ortogonales
f ′ (z) 6= 0

Demostración. Basta verificar que a partir de las ecuaciones de Cauchy-Riemann:

∇u • ∇v = ux vx + uy vy = 0

Expresión que demuestra la ortogonalidad salvo en el caso de derivada nula1 .

Por lo tanto, si una función armónica v es conjugada armónica de otra u, en los campos vectoriales
∇u, ∇v, las lı́neas equipotenciales de uno son lı́neas de campo del otro y viceversa.

Ejemplo

f: C −→ C
z 7−→ z 2 = x2 − y 2 + i2xy

Entonces, son trayectorias ortogonales:

(
u = x2 − y 2 = k1
v = 2xy = k2

1 El sı́mbolo • se utiliza para representar el producto interno entre vectores


4.7. HOLOMORFÍA Y ECUACIÓN DE LAPLACE 87

y v
z w

x u

Figura 4.4: Trayectorias ortogonales de un par de funciones conjugadas armónicas

En el gráfico se han representado las dos familias que son ortogonales entre sı́, salvo en z = 0.
Este análisis está relacionado con las propiedades de las funciones complejas mencionado en 3.2 (ver
ejemplo) y se explicará en detalle en el estudio de la representación conforme en 4.9.

4.7.3. Obtención de la conjugada armónica de una función en el entorno de


un punto
Un problema que se plantea es, dado un u (función real de dos variables y armónica sobre un deter-
minado conjunto), hallar otra función v que sea conjugada armónica de u.

Este problema, como veremos, siempre tiene solución sobre conjuntos abiertos conexos.
Además, la solución es única (salvo constante) para el entorno de un punto, como se desprende del
teorema 4.7.5. Este resultado se puede generalizar también para conjuntos simplemente conexos.
Con esta conclusión se puede aseverar que cualquiera sea el método empleado para obtener la conju-
gada armónica, ésta solo puede diferir en una constante.

El problema planteado, de hallar la conjugada armónica de una función u, es equivalente a cualquiera


de estos planteos:
a. Hallar una función potencial v, conocido su gradiente, ∇v = (vx , vy ) = (−uy , ux )
b. Hallar la familia de funciones ortogonales de la familia u(x y) = k
Estos problemas significan, en todos los casos, resolver la ecuación diferencial exacta

dv = vx dx + vy dy
que de acuerdo a las condiciones de Cauchy-Riemann, se transforma en:

dv = −uy dx + ux dy
88 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

Para la resolución de esta ecuación diferencial, pueden encararse diferentes métodos que se desarrollan
a continuación.

Primer método
Con este método se resuelve la ecuación diferencial en forma general, expresando v como integral
curvilı́nea a lo largo de un camino contenido en un conjunto D, para el cual u es armónica.

Este análisis, se reduce en primer lugar al caso de que D sea una bola en el campo complejo, pudiendo
extenderse sin dificultad a conjuntos simplemente conexos y abiertos.
El caso de conjuntos múltiplemente conexos se estudiará una vez analizada la integral en el campo
complejo, sobre las cuales v puede no ser única.

Sea una bola B(c r) del plano complejo, sobre la cual u es armónica, entonces, existe una función de
variable real que es conjugada armónica de u.

En primer término conviene investigar, por medio de una discusión heurı́stica, las caracterı́sticas que
puede tener v; suponiendo que exista.

Partiendo de las condiciones de Cauchy-Riemann


(
ux = vy
uy = −vx

Partiendo de la primera de ellas e integrando respecto de y:


Z y
v(x y) = vy (x t) dt + ϕ(x)
b
Z y
= ux (x t) dt + ϕ(x)
b

donde b es un número real, de manera tal que (x b) ∈ B y ϕ es una función de x que hace las veces de
constante de integración.
Derivando bajo el signo integral, posible porque las derivadas primera y segunda de u son continuas
al ser armónica, a efectos de aplicar la segunda condición de Cauchy-Riemann:
Z y
vx (x y) = uxx (x t) dt + ϕ′ (x)
b

recordando además que uyy = −uxx


Z y
−uy (x y) = − uyy (x t) dt + ϕ′ (x)
b
= −uy (x y) + uy (x b) + ϕ′ (x)

Por lo tanto

ϕ′ (x) = −ux (x b)
Z x
ϕ(x) = −uy (t b) dt + C
a
4.7. HOLOMORFÍA Y ECUACIÓN DE LAPLACE 89

donde a es un real tal que (a b) ∈ B y C es una constante de integración. Se llega entonces a:


Z x Z y
v(x y) = −uy (t b) dt + ux (x t) dt + C
a b

Esta es la solución del problema de hallar la función v, conjugada armónica de u, sobre B(c r).
La integral obtenida, puede ser considerada como
una integral curvilı́nea a lo largo del camino γ (poli-
gonal) contenido en B:
(x y) b
r
Z
v(x y) = −uy dx + ux dy
γ
b γ
c
que es también la circulación del vector
b
∇v = (vx , vy ) (a b)
= (−uy , ux ) B(c r)

a lo largo de dicha poligonal Figura 4.5: Integración a través de un ca-


Z mino poligonal.
v(x y) = (−uy , ux ) • dγ dγ = (dx, dy)
γ
Este estudio de orientación permite justificar la definición de una función v(x y) como la integral
curvilı́nea anterior, y a partir de allı́ probar que sobre una bola del campo complejo, v es conjugada
armónica de u(x y) y por lo tanto existe y es única, de acuerdo a 4.7.5 (salvo constante). Esta proposición
se demuestra a continuación.
Teorema 4.7.7.

u ∈ Armónica/B(c r) 


γ ∈ Poligonal contenida en B

Z x Z y =⇒ (u v) ∈ Conjugadas armónicas/B

v(x y) := −uy (t b) dt + ux (x t) dt


a b

Demostración. Derivando v respecto de y:


vy (x y) = ux (x y)

y también respecto de x
Z y
vx (x y) = −uy (x b) + uxx (x t) dt
b
Z y
= −uy (x b) + −uyy (x t) dt
b
= −uy (x b) − uy (x y) + uy (x b)
= −uy (x y)
por lo tanto, se cumplen las dos condiciones de Cauchy-Riemann y siendo las derivadas de v continuas,
el par (u v) son conjugadas armónicas.
Este resultado puede generalizarse extendiendo la validez de v como integral curvilı́nea a lo largo de
un camino genérico γ contenido en conjuntos abiertos y simplemente conexos.
90 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

Para ello basta recordar que una integral curvilı́nea no depende del camino sino solamente de los
extremos cuando:
D ∈ Abierto y simplemente conexo

( 


γ(a) = A 

γ ∈ Camino contenido en D :

 Z
γ(b) = B =⇒ ∃ V (x y) : P dx + Q dy = V (B) − V (A)

 γ
Px , Py , Qx , Qy ∈ C 




Py = Qx

b B
D

γ
Esto significa que existe una función potencial
V (x y). Es esencial que D sea simplemente conexo,
b
pues en caso contrario no puede asegurarse la inde- A
pendencia del camino.

Figura 4.6: Reemplazo de un camino γ por


otro poligonal.
Aplicando este teorema a nuestro caso, se obtiene:
Teorema 4.7.8.
D ∈ Abierto y simplemente conexo


γ ∈ Camino contenido en D




u ∈ Armónica/D =⇒ (u v) ∈ Conjugadas armónicas/D
Z 


v(x y) := −uy dx + ux dy



γ

Demostración. En primer término se cumplen las hipótesis del teorema anterior, pues:
(
uxx , uxy , uyx , uyy ∈ C/D
u ∈ Armónica/D =⇒
−uyy = uxx

y entonces, como la integral curvilı́nea es independiente del camino γ, puede elegirse una poligonal P tal
como lo muestra la figura 4.6.
La poligonal formada por un número finito de segmentos paralelos a los ejes existe siempre porque,
por hipótesis, D es abierto y conexo, y γ es cerrado y acotado (compacto).
Z Z
D ∈ Ab. Conexo =⇒ ∃P : =
γ P

A partir de aquı́ puede aplicarse el resultado anterior del estudio sobre una bola

(u v) ∈ Conjugadas armónicas/D

Este análisis se retomará una vez estudiada la integral en el campo complejo. En particular se estu-
diará el caso de los conjuntos múltiplemente conexos.
4.7. HOLOMORFÍA Y ECUACIÓN DE LAPLACE 91

Segundo método
Conociendo el resultado del método anterior, que asegura la existencia de v, conjugada armónica de
u, sobre un conjunto abierto y simplemente conexo, puede aplicarse el procedimiento visto al comienzo
del párrafo anterior.

Este método, que suele convenir en la resolución de ejercicios, consiste en resolver el sistema de
ecuaciones diferenciales:
ux = vy uy = −vx
por cálculo de primitivas (integración indefinida), por ejemplo:
Z
v(x y) = ux dy + ϕ(x)

derivando

Z
vx = −uy = ux dy + ϕ′ (x)
∂x
de donde puede despejarse ϕ′ (x), y por lo tanto calcular ϕ(x) y v(x y)


Z
ϕ′ (x) = −uy − ux dy
∂x
o también, de acuerdo a lo visto en el primer método:

ϕ′ (x) = −uy (x b)

Llegando al resultado final:


Z
v(x y) = ux (x y) dy + ϕ(x)
Z Z
v(x y) = ux (x y) dy + −uy (x b) dx

Tercer método. Milne-Thomson.


El método de Milne-Thomson permite resolver en forma elegante y directa casos que con los métodos
anteriores son dificultosos.
La demostración es una modificación de la original, y no es simple, pero la aplicación del método,
como se verá, es muy sencilla.

Como hipótesis se toma un conjunto abierto y simplemente conexo, que contenga el origen (0 0), para
simplificar. Si no lo contuviera, el problema se reduce al primero con una traslación.
Teorema 4.7.9 (Milne-Thomson).
D ∈ Abierto y simplemente conexo


(0 0) ∈ D




 (
U (x y) ∈ Armónica/D

 U (z) + iV (z) ∈ H/D
=⇒
U (x) = lı́m U (x y)  (U, V ) ∈ Conjugadas armónicas/D
y→0 


Z 


V (x) = lı́m Uy (x y) dx


y→0
92 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

Demostración. En base al estudio realizado para el primer método se asegura que sobre D existe conju-
gada armónica de u, que se llamará v. De acuerdo entonces al teorema 4.7.1, u + iv es holomorfa sobre
D.
∃ f (z) = u + iv : f ∈ H/D
un primer paso de la demostración es el siguiente lema: Una función f de imagen f (z) tiende a f (x) para
y → 0. Esto significa que el lı́mite para y → 0 se obtiene reemplazando formalmente x por z.
Si f es holomorfa en el entorno de (0 0) se asegura la existencia de dicho lı́mite.
f (z) = f (x + iy) −−−→ f (x)
y→0

Viceversa, este resultado dice que si se conoce f (x) puede obtenerse f (z) reemplazando formalmente x
por z. (
sen x −→ sen z
Ejemplos:
ex −→ ez
El lı́mite para y → 0 adquiere entonces, para el caso de una función holomorfa, la siguiente forma:
f (x + iy) = u(x y) + i v(x y)
y→0 y→0
 
f (x) = U (x) + i V (x)

Donde U (x) y V (x) representan respectivamente los lı́mites de u(x y) y de v(x y) que existen por la
continuidad de f en (0 0), debida a la holomorfı́a.
En nuestro caso, la U (x) se obtiene fácilmente y entonces el problema se reduce a la búsqueda de
V (x).
Para ello se demuestra que:
∂ ∂
lı́m v= lı́m v
y→0 ∂x ∂x y→0
es decir:

∂x
v(x y) / vx (x y)
y→0 y→0
 ∂ 
∂x
V (x) / V ′ (x) = V1 (x)

En efecto, como v es armónica tiene derivadas continuas, y por el teorema de Heine-Cantor de la


continuidad uniforme 2 se asegura que V ′ (x) = V1 (x).
Aplicando, por lo tanto, las condiciones de Cauchy-Riemann:
Z
V (x) = lı́m vx (x y) dx
y→0
Z
= lı́m uy (x y) dx
y→0

2 El teorema de Heine-Cantor, aplicado a una función f : Rn −→ R, afirma que si f está definida sobre un compacto D:
∀ǫ>0, ∃δ >0 : ∀ x′ , x′′ ∈ D : ||x′ − x′′ || < δ =⇒ |f (x′ ) − f (x′′ )| < ǫ
Esto quiere decir que se puede elegir un ǫ tal que toda la imagen de f en D este contenida en una banda uniforme
[f (x − ǫ), f (x + ǫ)].
4.7. HOLOMORFÍA Y ECUACIÓN DE LAPLACE 93

Puede formarse entonces

f (x) = U (x) + iV (x)

y de acuerdo al resultado del lema analizado al comienzo

f (z) = U (z) + iV (z)

Esta función, de acuerdo con lo visto, es holomorfa y sus partes real e imaginaria son:
(
u(x y) = Re(U + iV )
v(x y) = Im(U + iV )

Que son armónicas conjugadas.

La practicidad del método lo prueba el ejemplo siguiente:

x+1
u=
(x + 1)2 + y 2

u verifica la ecuación de Laplace para todo z 6= (−1, 0) y además tiene las derivadas segundas continuas,
siendo por lo tanto armónica. Eligiendo entonces, un conjunto D abierto y simplemente conexo que no
contenga a (-1,0):

1
u −−−→ U (x) =
y→0 x+1

Por otra parte

−2y(x + 1)
uy = −−−→ 0 = V ′ (x)
((x + 1)2 + y 2 )2 y→0
V (x) = k k∈R

resultando entonces

f (z) = U (z) + iV (z)


1
= + ik
z+1

cuyas partes real e imaginaria son conjugadas armónicas:

x+1
u=
(x + 1)2 + y 2
−y
v= +k
(x + 1)2 + y 2

Observación: Si se deseara plantear el problema de obtener u, conocida la función v de manera tal que
(u v) sean conjugadas armónicas, basta recordar que (−v u) son conjugadas armónicas, y por lo tanto son
de aplicación los métodos anteriores.
94 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

4.8. Holomorfı́a en el infinito


Cuando se trabaja con funciones definidas en el complejo extendido Ĉ, aunque no se conserva la es-
tructura de espacio vectorial, es posible dar un sentido al concepto de función holomorfa en ∞.

Esta definición es de especial utilidad para el cálculo de integrales en el campo complejo.

Sea una función f definida en el complejo extendido:


f: D −→ Ĉ : D ⊂ Ĉ , ∞ ∈ D
z 7−→ f (z)
de acuerdo a lo visto en 2.9.1, el 0 es imagen del punto ∞ por la inversión:
Inv : Ĉ −→ Ĉ

 1/z 6 0, z 6= ∞
z=
z 7−→ ∞ z=0
0 z=∞

o también por una restricción de la inversión al entorno de ∞:


Inv’ : U (∞) −→ Ĉ

1/z ∀ z ∈ U (∞) − {∞}
z 7−→
0 z=∞
y entonces el problema del estudio de la función f en ∞ se reduce a un problema en el entorno de 0 de
la función compuesta
f ◦ Inv’ : U (∞) −→ Ĉ

f (1/z) 6 ∞
z=
z 7−→
f (0) z=∞
Observación: La necesidad de restringir la inversión surge de asegurar la existencia de la función com-
puesta f ◦ Inv’, pues debe cumplirse que el rango de la Inv’ debe estar incluido en el dominio D de la
función f . Esto se muestra en la figura 4.7.

Inv’ f

b

D
∞ R

U(∞)

Figura 4.7: Dominio e imagen de Inv’ y f

El análisis anterior permite definir:


D ∈ abierto y conexo
f : D −→ Ĉ : ∞∈D
f ∈ H/∞ := f ◦ Inv’ ∈ H/D
Ejemplo:
sen(1/z) ∈ H/∞ ⇐= sen(z) ∈ H/D
4.9. REPRESENTACIÓN CONFORME 95

4.9. Representación conforme


La transformación de caminos por medio de funciones holomorfas tiene caracterı́sticas tales como para
merecer un estudio particular.

La aplicación de estas propiedades permite resolver, en dos dimensiones, problemas de potencial en


campos gravitatorios, eléctricos, magnéticos, de temperatura, etc. y en general para cualquier campo con-
servativo, además de problemas se ingenierı́a eléctrica: diagramas de impedancia-admitancia y problemas
de cartografı́a.

4.9.1. Ángulo entre caminos


Vector tangente a un camino
Para definir el ángulo orientado entre dos caminos, conviene establecer previamente el concepto de
vector tangente a un camino.

Se llama vector tangente al camino γ, en el punto γ(c), a:


 ′ 
x (c)
T (γ, γ(c)) := : (x′ (c), y ′ (c)) 6= (0 0)
y ′ (c)

T (γ, γ(c)) := Vector tangente al camino γ en el punto γ(c)


El vector tangente T (γ, γ(c),) no es más que γ ′ (c) expresado en notación matricial.
T (γ, γ(c))

b γ(c)

| | |
a c b
Figura 4.8: Vector tangente a γ en el punto γ(c).

La condición impuesta, que γ ′ (c) 6= (0 0), equivalente a que el vector tangente es no nulo, es indispen-
sable para definir la recta tangente en el punto γ(c):
Tg : R −→ C
t 7−→ γ(c) + t γ ′ (c)

Tg := Recta tangente al camino γ en el punto γ(c)


Es usual también introducir la siguiente terminologı́a:

Se dice que un camino es regular en el punto γ(c) si γ ′ (c) 6= 0, es decir, si existe vector tangente en
ese punto.
Asimismo, un camino se dice que es regular a secas, si lo es en todos sus puntos.
γ ∈ Camino regular/γ(c) := γ ′ (c) 6= 0
γ ∈ Camino regular := ∀ c ∈ [a b] =⇒ γ ′ (c) 6= 0
96 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

Ángulo entre dos caminos


Dados dos caminos
γ2
γ1 : [a1 b1 ] −→ C T (γ2 , zc )

γ2 : [a2 b2 ] −→ C b γ1
zc α

que se cortan en el punto zc , es decir:


T (γ1 , zc )
)
∃ c1 ∈ [a1 b1 ]
: γ1 (c1 ) = γ2 (c2 ) Figura 4.9: Ángulo entre los caminos γ1 y
∃ c2 ∈ [a2 b2 ]
γ2 en el punto zc .
zc := γ1 (c1 )

entonces se llama ángulo orientado de γ1 a γ2 , de-


signado en la figura 4.9 por α, al ángulo orientado
entre los respectivos vectores tangentes en el punto
de corte zc .

Analı́ticamente, el ángulo orientado de γ1 a γ2 es el número real definido por:

Ang(γ1 , γ2 ) := Arg(γ2′ (c2 )) − Arg(γ1′ (c1 ))

Ang(γ1 , γ2 ) := Ángulo orientado entre los caminos γ1 y γ2

Observación 1: Conviene remarcar que en la definición anterior se ha empleado la función valor principal
del argumento, que establece una única determinación del mismo.

Una propiedad del ángulo entre dos caminos, que destaca el concepto de orientación intrı́nseco a la
definición, es:

Ang(γ1 , γ2 ) = −Ang(γ2 , γ1 )

Una cota superior para el ángulo orientado α está dada por:

|Ang(γ1 , γ2 )| 6 |Arg(γ2′ (c2 ))| + |Arg(γ1′ (c1 ))|


6π+π
6 2π

Observación 2: El módulo del ángulo entre los caminos γ1 y γ2 puede ser expresado bajo forma vectorial
a partir de:

T1 • T2
cos(α) =
||T1 || ||T2 ||

4.9.2. Transformación de caminos


Teorema 4.9.1. Una función f : D −→ R de variable compleja, cuyas partes real e imaginaria tienen
derivadas primeras continuas, transforma un camino γ : [a b] −→ C, contenido en D, en otro camino
f ◦ γ contenido en R.
4.9. REPRESENTACIÓN CONFORME 97

D b
b
γ
f
f ◦γ

b b

Figura 4.10: Transformación de caminos por una función de variable compleja.

γ : [a b] −→ D



t 7−→ x(t) + iy(t)







γ ∈ Camino contenido en D

=⇒ f ◦ γ ∈ Camino contenido en R

f : D −→ R ( 


ux , uy ∈ C/D


z 7−→ (u v) :



vx , vy ∈ C/D

Demostración. Sea la composición

f ◦ γ : [a b] −→ R
t 7−→ u(x(t), y(t)) + iv(x(t), y(t))

γ es un camino, y por lo tanto es continua. γ ′ es continua por partes:


)
γ ∈ C/[a b]
=⇒ f ◦ γ ∈ C/[a b]
f ∈ C/D

(f ◦ γ)′ = (ux xt + uy yt ) + i(vx xt + vy yt )

que es continua por partes porque las derivadas primeras de u y de v son continuas

(f ◦ γ)′ ∈ CP/[a b]

Con las mismas hipótesis del teorema anterior, si f es además inyectiva, transforma un camino simple
(arco de Jordan) en otro camino simple:
Teorema 4.9.2.

γ ∈ Camino simple contenido en D  



f : D −→ R ( 


ux , uy ∈ C/D =⇒ f ◦ γ ∈ Camino simple contenido en R
z 7−→ (u v) :
vx , vy ∈ C/D 






f ∈ Inyectiva

98 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

Demostración. De acuerdo al teorema 4.9.1, f ◦ γ es un camino, pero además:


γ ∈ Camino simple =⇒ γ ∈ Inyectiva
por lo tanto:
)
γ ∈ Inyectiva
=⇒ f ◦ γ ∈ inyectiva
f ∈ Inyectiva

entonces f ◦ γ es un camino simple.


Las transformaciones de lazos se rigen por los mismos teoremas anteriores. Si f es una función de las
caracterı́sticas indicadas, todo lazo se transforma en lazo y además, se f es inyectiva, todo lazo simple se
transforma en un lazo simple.
Corolario 4.9.2.1.

γ ∈ Lazo contenido en D 




f : D −→ R (
=⇒ f ◦ γ ∈ Lazo contenido en R
ux , uy ∈ C/D
z 7−→ (u v) : 

vx , vy ∈ C/D


Corolario 4.9.2.2.

γ ∈ Lazo simple contenido en D 




f : D −→ R ( 


ux , uy ∈ C/D =⇒ f ◦ γ ∈ Lazo simple contenido en R
z 7−→ (u v) :
vx , vy ∈ C/D 






f ∈ Inyectiva

4.9.3. Transformación de vectores tangentes


Dada la función f : D −→ R de variable compleja, cuyas partes real e imaginaria tienen derivadas
primeras continuas, como se ha visto transforma un camino γ en otro f ◦γ por medio de una transformación
que se puede caracterizar por:
(
ut = ux xt + uy yt
vt = vx xt + vy yt

sistema que escrito en notación matricial toma la forma:


    
ut ux uy xt
=
vt vx vy yt
que representa la aplicación lineal que transforma los vectores tangentes al camino γ en el punto γ(c)
en los vectores tangentes a f ◦ γ, en el punto (f ◦ γ)(c); siempre y cuando se cumplan las condiciones
detalladas al final de este párrafo.
La aplicación anterior es llamada aplicación lineal tangente a f en el punto γ(c) y se caracteriza como
sigue:
J(f, γ(c)) : T (γ, γ(c)) 7−→ J(f, γ(c)) · T (γ, γ(c))

J(f, γ(c)) := Aplicación lineal tangente a f en el punto γ(c)


4.9. REPRESENTACIÓN CONFORME 99

donde la matriz
 
ux uy
J(f, γ(c)) =
vx vy

no es otra que la matriz jacobiana del sistema

(
u = u(x y)
v = v(x y)

6 0), se asegura la existencia y unicidad de la


y por lo tanto, si el determinante de J no es nulo (|J| =
función inversa f −1 continua y con derivadas primeras continuas para sus partes real e imaginaria, es
decir:
(
x = x(u v)
y = y(u v)

Se deduce directamente de la definición de la aplicación J(f, γ(c)) que:

Condición necesaria y suficiente para que una aplicación lineal tangente J(f, γ(c)) transforme el vector
tangente al camino γ en el punto γ(c) en el vector tangente al camino f ◦ γ en el punto f ◦ γ(c), es que
6 0) y que γ tenga vector tangente γ ′ (c) 6= 0.
la matriz J sea regular (|J| =

f : D −→ R
z 7−→ (u v) : ux , uy , vx , vy ∈ C/D

γ ∈ Camino contenido en D
)
γ ′ (c) 6= 0
=⇒ (f ◦ γ)′ 6= 0
|J(f, γ(c))| =
6 0

4.9.4. Aplicación conforme

Se dice que una función f : D −→ R de variable compleja, cuyas partes real e imaginaria tienen
derivadas primeras continuas, es una aplicación conforme en el punto zc ; si la matriz J(f, γ(c)) conserva
los ángulos orientados de los vectores tangentes a dos caminos.

Esto significa que el ángulo orientado entre dos caminos γ1 y γ2 es igual al ángulo orientado entre los
caminos transformados f ◦ γ1 y f ◦ γ2 .

 f : D −→ R


f ∈ Aplicación conforme/zc := z 7−→ (u v) : ux , uy , vx , vy ∈ C/D

∀ (γ1 γ2 ) : zc = γ1 (c1 ) = γ2 (c2 ) =⇒ Ang(γ1 , γ2 ) = Ang(f ◦ γ1 , f ◦ γ2 )

100 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

γ2

f ◦ γ1

b γ1 f ◦ γ2
zc α
α

f (zc )

b
Figura 4.11: Conservación del ángulo entre dos caminos mediante una aplicación conforme f .

En particular, una aplicación conforme transforma caminos ortogonales α = ± π2 en caminos orto-


gonales, caso de interés para el estudio de las lı́neas equipotenciales de un campo y sus trayectorias
ortogonales: las lı́neas de campo.

Observación 1: Una aplicación f se dice que es isogonal cuando en su transformación conserva los ángulos
de dos caminos en módulo, es decir sin especificar la orientación.
Es decir, la aplicación isogonal asegura la conservación del valor absoluto del ángulo en la transformación,
pero no asegura la conservación del signo.
Es condición necesaria entonces, para que una aplicación sea conforme, que sea isogonal.
Condición necesaria y suficiente, desde el punto de vista vectorial, para que una transformación sea
isogonal es que para todo par de vectores (x1 x2 ) se cumpla:

X1 • X2 x1 • x2
∀ (x1 x2 ) =
|X1 ||X2 | |x1 ||x2 |

donde con X mayúsculas se has simbolizado los transformados de x minúsculas, es decir:

A : x 7−→ A x = X

Antes de estudiar las condiciones generales que debe cumplir una función f de variable compleja para
ser una aplicación conforme es inmediato observar que:

Condición necesaria para que f sea una aplicación conforme en zc es que el jacobiano sea distinto de
cero:

f ∈ Aplicación conforme/zc =⇒ |J(f, zc )| =


6 0

Es obvio que para que existan los ángulos orientados entre caminos, tanto γ como f ◦ γ deben ser
regulares.

Por lo tanto, (f ◦ γ)′ 6= 0 implica que el jacobiano no es nulo de acuerdo con el resultado obtenido en
la sección anterior “in fine”.
4.9. REPRESENTACIÓN CONFORME 101

Observación 2: A los efectos posteriores de estudiar las caracterı́sticas generales de la aplicación lineal
J(f, zc ) : T −→ J · T : |J| =
6 0
cuyo determinante no es nulo, conviene recordar las propiedades que debe tener una aplicación lineal de
dos dimensiones:
A : x −→ A x = X
para que conserve los ángulos entre dos vectores de la transformación.

Para ello es condición necesaria (no suficiente) que se conserve el producto interno, salvo constante
positiva, para cualquier par de vectores (x1 x2 )3 :
∀ (x1 x2 ) X1 • X2 = k x1 • x2 : k>0
xT1 AT · A x2 = k xT1 · x2

Como esta igualdad debe cumplirse para cualquier par (x1 x2 ) debe ser:

AT · A = k I

Es decir, A es ortogonal salvo constante

AT = k A−1

La forma general de A se deduce de esta última igualdad haciendo:


 
a b
A= |A| =
6 0
c d
   
a c k d −b
=
b d ad − bc −c a
k
Llamando K = ad−bc resulta
 
Kd −Kb
=
−Kc Ka

De la igualdad de matrices se obtiene como única posibilidad:

K = ±1

Por lo tanto, las dos matrices que mantienen el producto interno, salvo constante son:
   
a −b cos(α) − sen(α)
K = 1 =⇒ A = =R
b a sen(α) cos(α)
   
a b cos(α) sen(α)
K = −1 =⇒ A = =R
b −a sen(α) − cos(α)

3 En el desarrollo siguiente se expresa el producto interno de dos vectores cualesquiera x, y ∈ R2 como x • y = xT · y,

donde xT representa el vector transpuesto de x, y · representa el producto usual de matrices.


102 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

donde
( √
R = a2 + b 2
α = Arg(a, b)

sin embargo, una sola de ellas conserva los ángulos orientados, pues:
    
cos(α) − sen(α) r cos(θ) cos(α) cos(θ) − sen(α) sen(θ)
=r
sen(α) cos(α) r sen(θ) sen(α) cos(θ) + cos(α) sen(θ)

= r ei(α+θ)

representando entonces la primera de las dos matrices una rotación para R = 1 o una rotación con
dilatación para R 6= 1 (homotecia), y por lo tanto conservando los ángulos orientados, mientras que:
    
cos(α) sen(α) r cos(θ) cos(α) cos(θ) + sen(α) sen(θ)
=
sen(α) − cos(α) r sen(θ) sen(α) cos(θ) − cos(α) sen(θ)

= r ei(α−θ)

la aplicación de la segunda matriz es una simetrı́a respecto de la recta que pasa por el origen, de pendiente
α
2 . Si R = 1 es una simetrı́a y una dilatación si R 6= 1, no conservándose por lo tanto los ángulos orientados.

y X2 z y X2 z

X1
X1

x2

x1
x1 α
2
x2

x x
K=1 K = −1
Figura 4.12: Transformación de ángulos para aplicaciones con distintos valores de K. Para K = 1 es conforme,
mientras que para K = −1 es sólo isogonal.

En resumen:
Teorema 4.9.3. Para que una aplicación lineal en dos dimensiones A : x 7−→ A x conserve los ángulos
orientados, es condición necesaria y suficiente que la matriz A sea regular y del tipo:
 
a −b
A=
b a
Es decir:
A : R2 −→ R2
x 7−→ A x  !

A = a −b
∀ (x1 x2 ) Ang(x1 , x2 ) = Ang(A x1 , A x2 ) ⇐⇒ b a

|A| =
6 0

4.9. REPRESENTACIÓN CONFORME 103

Analizando las caracterı́sticas que debe cumplir una función de variable compleja, para que sea una
aplicación conforme se llega a:
Teorema 4.9.4. Condición necesaria y suficiente para que una función f : D −→ R de partes real e
imaginaria con derivadas primeras continuas, sea aplicación conforme en zc , es que f sea holomorfa y
de derivada primera no nula en ese punto.
)
f ∈ H/zc
⇐⇒ f ∈ Aplicación conforme/zc
f ′ (zc ) 6= 0

Demostración. De acuerdo al análisis hecho en la Observación 2 anterior, para que la aplicación lineal
tangente conserve los ángulos orientados debe ser del tipo
 
a −b
J(f, zc ) =
b a
|J(f, zc )| =
6 0

Como por definición, J tiene como elementos las derivadas parciales de u y de v, que son continuas,
resulta:
 
ux uy
J(f, zc ) =
vx vy

ux = vy 

uy = −vx ⇐⇒ f ∈ H/zc

ux , uy , vx , vy ∈ C/zc

|J| = ux vy − uy vx
⇐⇒ f ′ (zc ) 6= 0
= u2x + vx2 6= 0

La doble implicación del teorema surge inmediatamente de la reversibilidad de la demostración.


De acuerdo con el resultado obtenido, se desprende:
Corolario 4.9.4.1. Condición necesaria y suficiente para que un camino transformado por una función
holomorfa sea regular, es que el camino original sea regular y que la derivada primera sea no nula.

γ ∈ Camino contenido en D
f ∈ H/zc
)
f ′ (zc ) 6= 0
⇐⇒ (f ◦ γ)′ 6= 0
γ ′ (c) 6= 0

Bajo las hipótesis anteriores, f es holomorfa en zc y con derivada no nula, resulta:

(f ◦ γ)′ = f ′ · γ ′

por lo tanto, la aplicación lineal tangente J(f, γ(c)) puede ser expresada por:

z 7−→ f ′ (zc ) · z

que representa una homotecia compleja (rotación y dilatación) de γ sobre sı́ mismo. El coeficiente de
dilatación es |f ′ (zc )| y el ángulo de rotación es Arg(f ′ (zc )).
104 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

En el caso de que f ′ (zc ) = 0, siendo f una función no constante, no se mantiene el ángulo orientado.
Se puede demostrar que el ángulo entre dos caminos, en este caso, se transforma de un valor α a un valor
nα, donde n es el orden de la menor derivada no nula en zc .

Si la función f : D −→ R es una aplicación conforme sobre todos los puntos del domino D, se dice
que f es una representación conforme de D sobre f (D).

f ∈ Representación conforme/D, f (D) := ∀ z ∈ D, f ∈ Aplicación conforme/z

f ∈ Representación conforme/D, f (D) := La función f es una representación conforme de D sobre f (D)

La existencia de f ′ (z) 6= 0 asegura la no nulidad del jacobiano |J(f, z)|; lo cual, de acuerdo a lo ya
mencionado en 4.9.3, implica la existencia de la función inversa de f

f −1 : f (D) −→ D
w 7−→ z : w = f (z)

Existe también la derivada de la función inversa, según las reglas normales

1
(f −1 )′ =
f ′ (z)

En este caso, entonces, la función f es biyectiva.


La función inversa también es una representación conforme de f (D) sobre D.

Quedan explicadas, a la luz de la representación conforme, las propiedades de las transformaciones


complejas dadas como ejemplo en 3.2 y 4.7.2.

4.9.5. Transformación de áreas e integrales dobles


Sea f una representación conforme de D sobre f (D). Para estas funciones se puede llegar a una
fórmula particular de cálculo de áreas.

Si f (D) es un conjunto sobre el cual puede calcularse la integral que define el área, entonces se acuerdo
a las reglas de cambio de variables:
ZZ ZZ
A= du dv = |J| dx dy
f (D) D

pero como

|J| = u2x + vx2


= |f ′ (z)|2

Resulta entonces:
ZZ ZZ
du dv = |f ′ (z)|2 dx dy
f (D) D

fórmula que establece la relación de áreas en una transformación conforme.


4.9. REPRESENTACIÓN CONFORME 105

4.9.6. Los problemas de la representación conforme


Sea una función de variable compleja f que transforma un conjunto D en otro f (D).

Se pueden plantear entonces dos problemas llamados directo e inverso de representación conforme.

I. Problema directo de la representación conforme.


Dado el conjunto D y la función f , hallar la imagen f (D). La función f tiene que ser holomorfa y
no constante.
II. Problema Inverso de la representación conforme.
Dados dos conjuntos D y D′ , hallar la función f holomorfa que sea una representación conforme
de D sobre D′ .

El problema inverso no siempre tiene solución y existen teoremas generales que se ocupan del tema,
pero tampoco dan solución en todos los casos.
En la práctica se suelen emplear soluciones aproximadas que dan origen a difı́ciles problemas de cálculo
numérico.
Otro método importante para resolver el problema inverso es la tabulación de representaciones con-
formes según el problema directo.

El problema inverso tiene especialı́simo interés en las cuestiones relacionadas con los campos poten-
ciales, es decir, los conjuntos abiertos sobre los cuales se cumple la ecuación de Laplace:

∇2 u = uxx + uyy = 0

que rige en campos eléctricos, magnéticos, gravitatorios, hidrodinámicos y teorı́a del calor.

Un problema tipo es el siguiente:


Conocido el potencial sobre la frontera de un conjunto abierto D (representada por el lazo γ) que en
particular puede ser una lı́nea equipotencial, hallar la distribución de potencial en el interior de D.

Este puede encararse (no siempre tiene solución) hallando una función f que sea una representación
conforme de D sobre un conjunto D′ de geometrı́a sencilla (por ejemplo un cı́rculo) sobre el cual se
conozca el potencial en todos sus puntos.
Invirtiendo la función f , el problema planteado queda resuelto. En particular pueden hallarse las
lı́neas equipotenciales y las lı́neas de campo en el conjunto D.

γ
γ′
f
D′
D

Figura 4.13: Lı́neas de campo y equipotenciales para un problema inverso de representación conforme.
106 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

4.9.7. La inversión
El estudio de la función inversión tiene particular importancia en las aplicaciones de representación
conforme.
inv : Ĉ −→ Ĉ

 1/z
 z 6= 0, z 6= ∞
z 7−→ 0 z=∞

∞ z=0

Es fácil verificar que la inversión es una biyección de Ĉ sobre sı́ mismo.


En coordenadas cartesianas las inversión, para z 6= 0 y z 6= ∞ puede presentarse como la transforma-
ción que sigue, y su inversa:
x −y
(x y) 7−→ (u v) = ( , )
x2 + y 2 x2 + y 2
u −v
(u v) 7−→ (x y) = ( 2 , )
u + v 2 u2 + v 2
o también en coordenadas polares
(r θ) 7−→ (R Θ) = ( 1r , −θ)
(R Θ) 7−→ (r θ) = ( R1 , −Θ)
Las expresiones en coordenadas polares permiten una interpretación sencilla de la inversión de un
complejo z = (r θ). El complejo z1 tiene por módulo al recı́proco del módulo de z, y por argumento el
opuesto del argumento de z, es decir z1 = ( r1 , −θ). Geométricamente:

b
z

θ
x −θ u

1
r b
1
z

Figura 4.14: Transformación de vectores mediante una inversión.

Las construcciones geométricas más sencillas para obtener la recı́proca de un complejo son:
z

β
Construyendo dos triángulos semejantes, como mues-
r
tra la figura 4.15, se obtiene que R = 1r , pues:

r 1 

= 
sen(α) sen(θ)  1 θ α
=⇒ R =
R 1  r θ β 1 x
= 
 R α
sen(θ) sen(α)
1
Figura 4.15: Construcción
z geométrica para
obtener la recı́proca de un complejo.
4.9. REPRESENTACIÓN CONFORME 107

b r

Un segundo método, mostrado en la figura 4.16, se


θ
1 basa en un método semejante al anterior con apoyo
θ
x en la circunferencia de radio unitario.
1
r
1
z

Figura 4.16: Construcción geométrica alter-


nativa para hallar la recı́proca de un número
complejo.

Una aplicación de utilidad es la inversión de la familia γ

a(x2 + y 2 ) + bx + cy + d = 0

γ

que representa a todas las circunferencias del plano para a 6= 0 y a todas las rectas del plano para a = 0.

Si se aplica la inversión a la familia anterior, resulta:

a + bu − cv + d(u2 + v 2 ) = 0

f ◦γ

que es una ecuación de las mismas caracterı́sticas de la anterior, representando todas las circunferencias
del plano para d 6= 0 y a todas las rectas del plano para d = 0.

En el cuadro 4.1, preparado al efecto, se muestran todos los casos posibles de transformación de cir-
cunferencias y rectas por medio de la inversión.

En los respectivos gráficos se presentan las construcciones geométricas convenientes para obtener la
inversión propuesta. Para ello debe recordarse que el punto z, perteneciente a γ de máximo módulo, se
transforma en el punto w, perteneciente a f ◦ γ de mı́nimo módulo; y que también la transformación es
conforme, es decir, mantiene los ángulos orientados.

4.9.8. La función homográfica


Se llama función homográfica no degenerada u homografı́a a la función racional:

Hom : Ĉ −→ Ĉ
 (
az + b d a, b, c, d ∈ C
6 − z 6= ∞


 z= :
 cz + d c ad − bc 6= 0


z 7−→ a z=∞

 c
d


∞

z=−
c
108 CAPÍTULO 4. DERIVACIÓN EN EL CAMPO COMPLEJO

γ |z f ◦γ |w

y z v w
(0 0) ∈ γ (0 0) ∈ f ◦ γ

α
x α u
f ◦γ
a=0
d=0
Recta que pasa por (0 0) Recta que pasa por (0 0)

y z v w
(0 0) ∈ f ◦ γ

(0 0) ∈

b
A

α
γ x α u
f ◦γ
b
a=0
A′
d 6= 0
Recta que no pasa por (0 0) Circunf. que pasa por (0 0)

y z v w
(0 0) ∈ γ (0 0) ∈
/ f ◦γ

b
A

f ◦γ
α γ
x α u
b

A
a 6= 0
d=0
Circunf. que pasa por (0 0) Recta que no pasa por (0 0)

y z v w
(0 0) ∈
/γ b
A (0 0) ∈
/ f ◦γ

γ
b
B
α
x α u
A′ b f ◦γ
a 6= 0 b
B′
d 6= 0
Circunf. que no pasa por (0 0) Circunf. que no pasa por (0 0)

Cuadro 4.1: Diversas transformaciones mediante la función inversión.


4.9. REPRESENTACIÓN CONFORME 109

Si se supusiera que ad − bc = 0, la función homográfica se reducirı́a a una constante.

Si c = 0, la homografı́a se reduce a la función lineal


a b
z 7−→ z+
d d
Si c 6= 0, la homografı́a puede llevarse a la forma
β
w−α=
z−δ
que representa sucesivamente:

I. Desplazamiento z1 = z − δ
II. Inversión z2 = z11
III. Homotecia z3 = β z2
IV. Desplazamiento w = α + z3
y que permite interpretar fácilmente la transformación de circunferencias y rectas por medio de la
tabla hecha para la inversión.

Recta que pasa por δ ←→ Recta que pasa por α


Recta que no pasa por δ ←→ Circunf. que pasa por α
Circunf. que pasa por δ ←→ Recta que no pasa por α
Circunf. que no pasa por δ ←→ Circunf. que no pasa por α

La homotecia está caracterizada por un giro definido por el Arg(β) y una dilatación definida por el |β|.

La homografı́a permite también estudiar la representación conforme de cı́rculos en semiplanos, o


cı́rculos en cı́rculos, u otras combinaciones de conjuntos del plano limitados por circunferencias y rectas.