Vous êtes sur la page 1sur 3

Dilema con la conciencia: Ser bueno y vivir bien ¿Cuál elegir?

1. Introducción

El tiempo ha seguido su curso, y desde sus inicios en toda sociedad a lo largo de las generaciones se ha experimentado una evolución ética de las personas que conforman cada una, haciendo que debido a las distintas circunstancias, situaciones y formas de pensar se diversifiquen los valores, costumbres y tradiciones, sin embargo un aspecto fundamental para cualquier sociedad se basa en alcanzar la felicidad y todas las acciones que se han de seguir durante su búsqueda. En la actualidad, es importante destacar la falta de conciencia y de responsabilidad que se sufre ante las consecuencias de nuestros actos, pues en una gran parte las decisiones tomadas hoy en día, en cualquier aspecto (familiar, social, intelectual etc.) afecta a terceras personas.

2. Tesis

Resulta común en la sociedad en la que nos desenvolvemos, la creencia de que es imposible o al menos una opción difícil de seguir, el ser bueno con el vivir bien. Lamentablemente se cree que para obtener el primero debe sacrificarse el segundo y viceversa. Pero, ¿Realmente existen argumentos de valor para sobrepasar la práctica de la ética por la búsqueda de un mundo de comodidades que nos dé la “felicidad”? Con éste trabajo, se tiene como objetivo en primera instancia exponer el concepto de felicidad desde un punto de vista ético, así como las diferentes versiones de ella que han surgido de manera distorsionada y que nos han llevado a éste punto. Se expondrán de igual manera los principales argumentos que nos llevan a elegir la búsqueda de nuestros propios intereses y comodidades a costa de los de los demás. De manera general, a lo largo de éste ensayo se dará a conocer el rol que juega la sociedad y el ambiente en el que nos desenvolvemos, exponiendo las razones que originan éste conflicto con nuestra conciencia.

Para esto se analizará el concepto del “eudemonismo” de Aristóteles, que será tomado como referencia y también se tomará en cuenta el trabajo de Simon Blackburn en su libro Sobre la bondad, entre otros autores y textos.

3. Concepción de la Felicidad: Eudemonismo vs. Sociedad actual

Para comenzar, Aristóteles nos dice: " Todas las cosas obtienen su forma perfecta cuando se desarrollan en el sentido de su propia excelencia (areté). [] El bien supremo alcanzable por el hombre consiste en la actividad constante del alma conforme a su excelencia característica." (Ética a Nicómaco, I y 7). Con éste concepto nos explica el eudemonismo, como la consecución de la felicidad como fin último, por medio del ejercicio de la virtud, refiriéndose a ella como una actividad constante del alma. Además nos expone en el mismo trabajo el concepto de virtud: "La virtud (areté) es un hábito de la voluntad consistente en un termino medio en relación con nosotros; [termino medio] que es determinado racionalmente por una regla recta” (Ética a Nicómaco, II, 6, 1106b 3-6). En ésta definición se toma a la virtud como un hábito bueno, algo que con el paso del tiempo se va buscando y se obtiene por convicción. Está medida en el propio ser humano de acuerdo a su racionalidad,

que le hace analizar cuando un acto es bueno o malo. Analizando las definiciones anteriores, el concepto de virtud abarca sin duda el ejercicio de la ética, la cual no debe olvidarse si se busca no sólo practicar hábitos buenos sino en un ejercicio continuo de éste y otros valores, alcanzar la felicidad. La felicidad que Aristóteles nos propuso, es sin duda la búsqueda de ella a través de aquellas pequeñas acciones que nos hacen trascender y crecer como personas. Hoy en día el concepto de felicidad manejado en la sociedad es erróneo, comenzando porque se visualiza la felicidad al final del camino; no en el trayecto y antes que esto porque éste estado que todo ser humano busca se basa en las posesiones que una persona pueda tener y el estatus que éstas le otorguen frente a la sociedad en la que se desenvuelva.

4. Argumentos usados para justificar la vivir bien antes que ser bueno

En el capítulo 17 de su libro Sobre la bondad, Simon Blackburn nos expone una idea de Bernard Williams que nos dice: “la virtud nos exige que sacrifiquemos nuestra propia riqueza o felicidad e inclusive la vida misma por lo que no hay correspondencia entre comportarse bien y cuidar de uno mismo” (Blackburn, cap. 17 p. 183), con lo anterior no es sorprendente que resulte difícil el ejercicio de la virtud y en éste caso la práctica de la ética. Cada individuo dentro de sí busca cuidarse y procurarse, es lo que se conoce como amor propio y existe en nuestra naturaleza humana, por lo que si la virtud como tal exige sacrificio no es raro que se genere conflicto con nuestra conciencia cuando se debe tomar esa decisión entre hacer lo correcto o vivir mejor. Si a esto se le suman los extremismos que maneja la sociedad actualmente, como por ejemplo el significado del dolor y el sufrimiento. Si bien es cierto que el ejercicio de la virtud y de la ética exigen un sacrificio, éste no es precisamente malo, representa sin duda esfuerzo y puede tomar más tiempo conseguir y llegar a donde queremos; pero seguir el camino que debe seguirse no es precisamente sinónimo de imposible.

5. Análisis ético

Parece que hoy en día nuestra naturaleza humana ha evolucionado hacía una realidad más egoísta, agresiva, llena de apatía y crueldad. Y son precisamente éstos sentimientos los que son usados como “argumentos” para justificar nuestra inclinación por la búsqueda de nuestros propios intereses a costa de los de los demás. A pesar de que en la sociedad sigue siendo mal visto las acciones en las cuales se deja de lado la ética por obtener beneficios propios, desafortunadamente no se aplica en muchos casos un correctivo ni existen consecuencias para quienes lo hacen. No se tienen ya argumentos de valor

para sobrepasar la práctica de la ética porque no se necesitan. Si en algún momento determinado surge un conflicto interno con la conciencia, éste desaparece fácilmente y parece no tener mayor peso al analizar las consecuencias que corromper la ley y faltar a la ética personal puede traer. El ambiente en el que nos desenvolvemos ayuda a que esto suceda, pues es muy común darse cuenta que la mayoría de las personas que nos rodean han llegado a faltar a su ética en algún momento, aún sabiéndolo, lamentablemente no se busca lo contrario sino se usa como justificación para tachar éstas acciones como normales, escudándonos en un “todos lo hacen”.

6. Conclusiones Finalmente, es necesario tomar en cuenta que la mala concepción que tenemos de la ética, y de la felicidad en general se deben en gran medida a la educación que se brinda a los niños desde pequeños. Para prueba de esto, solo basta con revisar el concepto de felicidad por la Real Academia Española:

“Felicidad, Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien”. (RAE, 22.ª edición) Si bien vivímos en un mundo globalizado y consumista, es necesario no dejar de inculcar en los más pequeños el respeto hacia los demás así como la búsqueda del bien común a toda costa. De igual manera, debemos como sociedad además de crear conciencia, estar dispuestos a cambiar el sistema social, cultural y político hacia uno, seguro y estable que permita identificar dentro de él el significado de virtud para poder aplicarla. Pero ante todo, es necesario que cada persona consciente base su vida en la búsqueda de la trascendencia. Nos falta aprender a vivir, y para esto no hay cosa más simple que enfocarse más en la adquisición de virtudes, dejando de lado la acumulación innecesaria de dinero.

Bibliografía:

1.Blackburn, Simon. (2002). Sobre la Bondad. Barcelona: Paidós.

2. Tomás Calvo Martinez (2008). Aristóteles y el aristotelismo, Akal,

Madrid.

3. ARISTÓTELES. Ética a Nicómano. Edición y prólogo de Vicente Hernández

Pedrero, Versión de María Araujo y Julián Marías. Madrid: Alianza Editorial,

1999.

4. Oscar Lagunes. (2013). La pregunta por el sentido de la vida en la ético

web:

aristotélica.

28

de

noviembre

de

2013,

de

Academia

Sitio

https://www.academia.edu/3108428/La_pregunta_por_el_sentido_de_la_vida_

humana_en_la_etica_aristotelica

5.

pensamiento.

http://www.boulesis.com/didactica/apuntes/?a=187&p=4

6. Real Academia Española. (Versión 2013) Definición “Felicidad”. 28 de

Web:

y

Una_Relectura_desde_la_Actualidad

Ética

y

política.

noviembre

de

Filosofía,

2013,

ARISTÓTELES.

28

Boulesis.

de

deliberación

Sitio

Noviembre de 2013, Del sitio web oficial: http://lema.rae.es/drae/?val=felicidad

7. El hombre y la vida. (2010) La felicidad en Aristóteles. 28 de noviembre de

2013. Sitio web: http://elhombreylavida.wordpress.com/2010/01/10/la-felicidad-

en-aristoteles-i/

8.

La filosofía moral aristotélica. El eudemonismo aristotélico. 28 de noviembre

de

2013

Sitio

web:

http://recursostic.educacion.es/secundaria/edad/4esoetica/quincena3/quincena

3_contenidos_4a.htm