Vous êtes sur la page 1sur 25

1. Caminamos juntos y nos comprometemos

  • 1. CAMINAMOS JUNTOS Y NOS COMPROMETEMOS 1.1 Conocimiento personal y grupal

1. Caminamos juntos y nos comprometemos 1. CAMINAMOS JUNTOS Y NOS COMPROMETEMOS 1.1 Conocimiento personal y

Estamos comenzando una nueva etapa en nuestras vidas. Muchos y muchas ya nos conocemos, a otros y otras les estamos viendo por primera vez. Y es bueno que nos conozcamos.

 

Vamos

a

estar

un

buen

tiempo

conviviendo,

trabajando,

ayudándonos, conocimiento mutuo.

eso

exige

Para ello vamos a realizar esta dinámica que nos puede ayudar:

  • a. Cada uno y cada una escribe, en forma individual, en una hoja o ficha:

    • Su nombre y apellido

    • ¿Qué cosa o cosas espera obtener durante la catequesis?

    • ¿Cómo espera conseguirla (s)?

  • b. Una vez que ha llenado la ficha, se lo comunica a todos los otros compañeros y compañeras: todos los demás escuchan y hacen anotaciones acerca de las dudas que tengan.

  • c. Cuando todos y todas han hablado y se han presentado, quienes tengan que hacer alguna pregunta, según las anotaciones que hicieron, las hacen ahora y se aclaran esas dudas o preguntas.

  • 1

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    • d. Ya se han presentado todos y todas. Sería bueno que en el pizarrón o en un papelógrafo se escribieran aquellos aspectos que más han resaltado o sobresalido.

    • e. Se escogen tres o cuatro de esos aspectos para tenerlos en cuenta durante su jornada catequética. (Afianzarlos, si son cosas positivas; eliminarlos si son cosas negativas).

    Una vez realizada esta dinámica, entre todos y todas y dirigidos por el docente catequista, podemos dialogar acerca de estos puntos:

    ¿Cómo me he sentido en esta experiencia?

    ¿Cómo veo ahora a mis compañeros y compañeras?

    ¿Qué he aprendido para mi vida?

    Es necesario un acercamiento fraternal entre todos los componentes del grupo. Si queremos pasar un tiempo feliz y de alegre amistad, necesitamos inventar y formar un clima de mayor conocimiento, de mayor colaboración, de mayor entendimiento entre todos. Es decir, crear un clima humano.

    Se trata de:

    • - romper el hielo,

    • - crear un mayor acercamiento,

    • - profundizar más nuestro conocimiento.

    La experiencia nos dice que nunca acabamos de conocernos del todo y que ese esfuerzo por conocernos nos va a llevar mucho tiempo.

    Sabemos que cada uno de nosotros es una caja de sorpresas. Todos, o casi todos, tenemos experiencia de la amistad y sabemos que un

    2

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    conocimiento que no lleva a la amistad, al compromiso, a la aceptación de las personas, puede ser peligroso, egoísta, superficial.

    Vamos

    a

    utilizar

    anteriormente expuesto:

    la

    técnica

    siguiente

    para

    analizar

    un

    poco

    lo

    • A. Empieza por una conversación con uno de tus compañeros.

    • B. Para ello el catequista debe escribir, con anterioridad, el nombre de

    la mitad de los componentes del grupo; cada nombre en una tarjeta.

    • C. Se reparten las tarjetas, una a cada uno, entre la otra mitad cuyos

    nombres no aparecen en ellas.

    • D. Cada uno de los que tienen una tarjeta se reúne con aquel cuyo

    nombre aparece en esa tarjeta.

    • E. Por espacio de diez minutos establecerán, entre los dos, una

    conversación sobre hechos de la vida de cada uno:

    ¿Cómo me siento? ¿Cuáles son mis inquietudes? ¿Cuáles son mis temores? ¿Cuáles son mis aspiraciones?

    • F. Después de esos momentos de conversación entre (los grupos de)

    dos personas, se invita a cada pareja a buscar a otra con la cual se encontrarán durante otros diez minutos. Nadie hará su propia presentación; a cada uno le presentará el compañero o compañera con quien estuvo hablando. Después de esto el grupo de cuatro personas se encontrará con otro grupo de otras cuatro; uno de cada grupo presentará a sus tres compañeros.

    • G. Terminadas las presentaciones de los ocho componentes del

    grupo, pondrán en común las inquietudes, los temores y las aspiraciones que

    se tienen al comenzar las nuevas reuniones de este año. Terminado el

    3

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    tiempo de discusión y trabajo de grupos de ocho, un representante de cada grupo presentará brevemente a sus compañeros, diciendo una o dos características de cada uno, según lo hablado en el grupo anterior.

    H.

    Concluida

    la

    reunión

    general,

    se

    debe

    realizar una breve

    evaluación. Pueden servir de ejemplo las siguientes preguntas:

    ¿Cómo me he sentido en la experiencia de grupo pequeño? ¿Cómo me he sentido en el grupo general? ¿Cómo me ven ahora mis compañeros? ¿Qué he aprendido para mi vida? ¿He tenido alguna dificultad para comunicarme con los compañeros? ¿Cuál? ¿Porqué?

    • I. El catequista hará una breve síntesis, recalcando los elementos más

    significativos para el trabajo del grupo que va a comenzar. Es conveniente

    también hacer unas reflexiones sobre los puntos más interesantes y enriquecedores que hayan salido en las presentaciones y otros más. Por ejemplo:

    - Relaciones entre los diversos grupos. - Necesidad de "integración" al comenzar juntos un nuevo camino. - Elementos positivos que descubrimos al conocer a las personas más directamente.

    • J. Es el comienzo de un esfuerzo de mayor conocimiento de ti mismo y de

    los demás. En la medida en que quieras y logres comunicarte satisfactoriamente con los otros, descubrirás muchas cosas para ti mismo.

    Sin embargo a pesar de todo siempre nos preguntamos: Pero ¿para qué? Una pregunta que nos debe preocupar a todos los que formamos este grupo.

    4

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    La respuesta no la das tú, ni el compañero o compañera que está al lado. La damos todos juntos. Es muy importante que al empezar formar grupos nos pongamos de acuerdo sobre lo que queremos lograr y cómo queremos lograrlo.

    Ya tú has crecido, ya no eres un niño o una niña. Significa que eres capaz de pensar más, de plantearte interrogantes que surgen alrededor de ti y dentro de ti mismo o de ti misma. Interrogantes que son frutos de tu nueva situación existencial. Están sucediendo hechos significativos en ti y a varios niveles:

    A nivel fisiológico:

    Se está consolidando en ti un cuerpo capaz de cumplir funciones vitales que te convierten en persona adulta con todo lo que eso conlleva.

    A nivel psicológico:

    Tu inteligencia se abre a nuevos campos del saber; empiezas a ser una persona crítica, más lógica, a seleccionar tus centros de interés.

    A nivel social:

    Se afianza un lento proceso de creciente emancipación de tus padres. Necesitas abrirte a los amigos o amigas, tener «tu grupo». Incluso, empiezas a interesarte en una realidad más amplia: los problemas de tu zona, ciudad, país.

    A nivel moral-religioso:

    Se van asomando en ti algunos criterios propios; empiezas a actuar en

    forma más autónoma. No te conformas con cumplir «por cumplir» ...

    Se trata entonces de nuevas situaciones. Hay algo en ti que

    5

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    permanece: costumbres, vínculos familiares, amistades

    ...

    ;

    pero al

    mismo

    tiempo se da una ruptura con tu pasado. Empiezas a ver personas,

    situaciones, acontecimientos, a la luz de los cambios que se están produciendo en ti.

    A partir de todo esto es bueno que nos hagamos la misma pregunta:

    ¿Para qué volvemos a estar juntos?

    Hay que tener en cuenta una cosa y debe quedar claro: Cuanto mejor se conozcan entre todos y todas mejor van a trabajar juntos y mucho mejor estarán en capacidad de ayudarse en todas las necesidades que vayan surgiendo durante este camino.

    El conocerse nunca será algo negativo… siempre estará en el campo

    de lo positivo. Debe servir para ayudar a proyectar un nuevo estilo de vida.

    • 1.2 Integración grupal

    Has descubierto que no estás solo o sola: en esta etapa de tu vida te van acompañar muchas personas. Y, entre esas personas, están tus compañeros y compañeras.

    viven tus mismos interrogantes;

    están en la misma búsqueda que tú;

    pueden compartir tus mismas conclusiones.

    Durante toda la vida no puedes prescindir de los demás: los necesitas. Por eso es necesario que los aceptes así como son; aún con los defectos que pueda tener cada uno o cada una: van a ser tus compañeros y compañeras de viaje: La aceptación es el primer paso para poder integrar un grupo.

    6

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    Entre

    todos y todas

    y dirigido

    por el catequista,

    señalen varias

    razones que expliquen la necesidad de formar un grupo integrado y las

    cualidades que debes tener.

    Esas razones que han descubierto y esas cualidades que han señalado las deben tener presente siempre. Sólo así garantizarán que van a tener un grupo feliz, ayudados, ayudadas, comprendidos, comprendidas, perdonados, perdonadas, aceptados y aceptadas por los demás.

    Estamos hablando de capacidad de tener amigos: la amistad es algo importante. Pero no se impone.
    Estamos
    hablando
    de
    capacidad
    de
    tener
    amigos:
    la
    amistad
    es
    algo
    importante. Pero no se impone. El
    deseo de tener amigos y amigas
    nace espontáneo. Sin embargo
    no es fácil tenerlos. Es una
    meta
    posible,
    pero
    exige
    el
    esfuerzo común.
    Todos debemos unirnos en
    este intento de convertir los
    grupos en que vivimos, en
    grupos de amigos y amigas. Para
    ello es necesario tener actitudes que
    lo favorezcan.

    Todo grupo humano establece normas, leyes, para sus integrantes y dichas normas no son para entorpecer la marcha del grupo, sino para favorecerla. Lo mismo debemos hacer nosotros. Conviene que juntos decidamos cómo queremos actuar.

    7

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    No se trata de decir cosas abstractas: "Tenemos que ayudarnos

    ...

    ";

    o

    bien: "Es necesario que aquí haya orden". Hay que hacer algo más concreto,

    más operativo.

    Por ejemplo:

    IDEAS ABSTRACTAS

    No ser egoísta.

    Ser comprensivos.

    Hacer un buen ambiente.

    REGLAS CONCRETAS

    Evitemos fastidiar a los demás hablando todo el tiempo.

    Escuchar y respetar las ideas de los demás.

    Antes de hablar, levantar la mano para pedir permiso.

    De todo lo anterior cabría preguntar ¿Cuál es tu aporte al grupo?

    El grupo puede aportar mucho en la medida en que haya un clima de madurez y seriedad; pero, en última instancia, quien decide la marcha del grupo es cada uno de sus integrantes: y es un modo de integrarse en el grupo.

    Los muchachos y muchachas deben ser los sujetos protagonistas de su crecimiento humano en la fe.

    La

    acción

    educativa

    quiere

    despertar

    en

    el

    joven

    una

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos No se trata de decir cosas abstractas: "Tenemos que ayudarnos

    8

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    colaboración activa y crítica en el camino educativo, de acuerdo a las posibilidades de cada uno y cada una. Por eso es necesario no estar aislado o aislada, sino estar integrado o integrada en un grupo que pueda ayudar a hacer eficaz esa propuesta de crecimiento.

    Se debe responder a ese reto con valentía:

    • I. Hacer grupo:

    No es fácil, aunque todos lo deseen. Las dificultades son muchas:

    La situación psicológica

    de

    los jóvenes respecto al grupo

    es

    la

    representada por la fábula de los erizos, que en la noche fría y humedad

    sienten la necesidad de calentarse juntos, pero desgraciadamente se pinchan cada vez que tratan de acercarse al otro.

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos colaboración activa y crítica en el camino educativo, de acuerdo

    Los jóvenes fluctúan entre la angustia de la soledad y el miedo de la dependencia. La primera lleva a buscar un lugar de fusión absoluta y gratificante con los otros, sobre todo con los compañeros y compañeras. La segunda los lleva a sentir sufrimiento al estar juntos, a sentirse incapaces de comunicarse; a no soportar la relación mutua, porque parece una manipulación de su libertad y autonomía. El grupo es, así, un deseo, pero también un lugar donde se descargan todas las tensiones contra toda forma de límite y toda estructuración de la relación con los otros.

    9

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    Esta situación psicológica es vivida hoy más dramáticamente por los jóvenes, inmersos en una sociedad y cultura que de muchas maneras priva la individualidad, la búsqueda de un éxito personal, la afirmación subjetiva. La misma sociedad empuja hacia una rápida evolución de los modos de pensar y de obrar. Sugiere una selectividad y elasticidad en el pertenecer a algo para no atarse demasiado, para no cerrar la posibilidad de opciones diversas.

    Todo esto empuja a los jóvenes a rechazar lo que se presenta como ley o norma, como institución que parece bloquear el camino de las personas para sujetarlo al pasado. Así, todo pertenecer a algo es vivido de modo selectivo, de tal modo, que no pertenece a ningún grupo, aunque se frecuenten muchos.

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos Esta situación psicológica es vivida hoy más dramáticamente por los

    La

    dificultad

    hacia

    el

    grupo

    aparece también entre las causas de

    las crisis de los procesos de la primera socialización, en la familia y en la escuela. En tales ambientes los

    jóvenes,

    frecuentemente,

    experimentan crisis de abandono, de soledad y, sobre todo, no reciben una formación adecuada para la interacción personal y la comunicación de grupo. En consecuencia, tienen poca capacidad para instaurar relaciones estables y profundas para insertarse seriamente en el tejido de las relaciones institucionales. La búsqueda de grupo viene, por eso, a asumir una sobrecarga excesiva de significados: es refugio, es sostén, es ámbito de amistad, es fuga de realidad

    10

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    social abierta ... Tal vez sea esto lo que hacen que los jóvenes sientan un especial desagrado hacia los grupos institucionalizados: el grupo-clase, el grupo- iglesia, y todos los grupos (por ejemplo, los de voluntariado o de compromiso político-cultural) con un programa y un modo de proceder definidos desde arriba. El pertenecer a una clase escolar es algo tan selectivo en las relaciones, tan cerrado entre pequeños grupos, que resulta incapaz de constituir un único sujeto educativo. El desagrado de algunos hacia los grupos eclesiales se manifiesta, en cambio, por no soportar sus vínculos:

    parece que todo está impuesto, aunque con destreza sofisticada, y que no queda sitio para la libertad, la búsqueda, la confrontación de ideas.

    II.

    La comunicación en el grupo:

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos social abierta ... Tal vez sea esto lo que hacen

    Es

    básica

    en

    todo

    grupo.

    Y

    nace de ciertas necesidades claves que todos

    tenemos:

    La necesidad

    de

    inclusión. Para

    distinguirse

    como

    individuos,

    lo

    jóvenes

    necesitan ser reconocidos y tomados en consideración por

    todos, pero en

    particular por los que

    viven a

    su

    lado.

    El

    estar en

    relación-con, va unido a

    la

    exigencia de

    reconocimiento,

    de

    identificación, a

    la

    importancia y al prestigio.

    Es fundamental ser

    reconocidos como individuos distintos, con características propias.

    • La necesidad de influencia sobre los otros. Para afirmar la propia individualidad, los jóvenes sienten la necesidad de ejercitar cierto poder

    11

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    y autoridad. Eso implica la decisión, no siempre expresa, de asumir una función respecto a mandar o ser mandado.

    • La necesidad de afecto. Por mil situaciones de inseguridad que vive la persona, detrás de la búsqueda de un grupo está casi siempre oculto un deseo de manifestar y recibir amistad y afecto entre compañeros y compañeras.

    De lo anterior, será tarea de todos:

    • Hacer tomar conciencia de estas expectativas y la de la respuesta que el grupo puede dar. En el grupo, en efecto, no se busca una relación como la de una pareja, ni una relación ocasional, ni una relación simplemente laboral, sino un encuentro de personas, constante en el tiempo, que lleve hasta vivir una particular experiencia de fusión como un solo organismo, pero sin anular la propia personalidad.

    • Ayudar a establecer las motivaciones personales que muevan a unirse en grupo. Cada uno tiene su historia, sus experiencias vividas hasta aquel momento en la familia, en la escuela, en la parroquia. Si el deseo de hacer grupo se polariza en el desarrollar una tarea, el animador esté atento para destacar la necesidad y la capacidad de la amistad personal.

    • Capacitarse para leer-después de haber descifrado las propias expectativas-las necesidades

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos y autoridad. Eso implica la decisión, no siempre expresa, de

    12

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    de los demás. La apertura a los otros o a las otras es más un punto fatigoso de llegada, que un dato de partida.

    III.

    La relación entre los miembros del grupo:

    Pero

    no

    se

    llega

    a

    la

    relación

    que hace posible una profunda

    comunicación educativa hasta que se libera de sus defensas: aprender a

    instaurar relaciones sinceras supone un crecimiento que requiere en el catequista un tipo de presencia y conocimientos pedagógicos.

    En el momento en que entra en el grupo, todo joven lleva dentro de sí mismo, junto con las necesidades, también ansias y reservas en relación con los otros. Por una parte, le sirven para defender su propia persona; y, por otra, son manifestaciones de su limitación en la capacidad de establecer relaciones. Se habla de máscaras, como formas distorsionadas de una relación no directa y abierta, sino vivida a través de la imagen que cada uno quiere dar de sí mismo. Las máscaras son provocadas por las necesidades de las que se ha hablado (inclusión, influjo, afecto).

    Por eso, en el grupo puede haber:

    quien se

    aísla

    de

    todos: el

    temor de

    ser

    o

    sentirse

    ignorado o ignorada lo mueve

    a fingir que quiere ir adelante él solo o ella sola, o lo lleva a

    hacer ver que entienden;

    los

    otros no

    le

    quien se coloca como centro

    de atención:

    el ansia por no

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos de los demás. La apertura a los otros o a

    13

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    ser considerado lo lleva a adelantarse, a ponerse en evidencia; quien se muestra sumiso o sumisa: prefiere evitar toda responsabilidad, por el temor de no saber corresponder a las expectativas de los otros; quien busca el predominio: quiere a toda costa el reconocimiento de sus méritos y los subraya continuamente; quien evita las ataduras demasiado estrechas y personales: es realmente cordial con todos, pero está atento o atenta para no dar demasiada confianza. No quiere ser molesto o antipático. quien quiere una amistad íntima y relaciones muy confidenciales:

    piensa que así es más valorado, y que hace ver su madurez.

    Frente a estas defensas es necesario capacitarse para realizar una comunicación de tipo educativo, es decir, que ayude a crecer.

    Es necesario crear condiciones para que se dé esa comunicación:

    • a. Reconocer y valorizar la diversidad y originalidad de cada persona en el grupo: cada uno es distinto.

    • b. Favorecer la disponibilidad a comunicar y a hacer madurar a las personas en esa capacidad. Necesita clima de confianza para poder compartir muchas cosas (afecto, relaciones de amistad, cultura, opciones religiosas

    ...

    ).

    • c. Mantener vivo y abierto el deseo de aprender y, si es necesario, modificar el modo de vivir. Disponibilidad de todos y para todos. Igualmente

    hay que

    tomar en

    cuenta

    que

    a

    lo largo

    de

    la

    vida de

    cualquier grupo humano surge necesariamente el conflicto. Por tal, entendemos la disparidad de pareceres que se manifiesta.

    14

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    Los síntomas generales de conflicto en el grupo pequeño o en la clase suelen ser:

    Ataque a las ideas antes de que estén expresadas totalmente. Los argumentos se exponen con violencia. Existe en el grupo un clima de impaciencia, que encierra una agresividad soterrada. Los miembros comienzan a desconfiar de la capacidad del grupo y hablan mal de él. Aparecen las acusaciones recíprocas. Las tensiones suelen polarizarse en dos bandos, que se niegan a ceder. Como consecuencia, cualquier salida organizativa propuesta por algún miembro se estrella con un sinfín de planes y contraplanes opuestos, sin llegarse a la decisión.

    Unas

    veces,

    el

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos Los síntomas generales de conflicto en el grupo pequeño o

    conflicto surge porque al grupo se le ha encomendado una tarea superior a sus posibilidades; otras, porque conductas individualistas de algunos de sus miembros impiden centrarse en la tarea, que se convierte en el pretexto para satisfacer necesidades personales. Por fin, otro tipo de conflicto viene cuando el problema es tan complejo y atañe tan de lleno al grupo, que los miembros, en su afán por resolverlo, trabajan y discuten con ahínco. Este último tipo de conflicto es positivo para el grupo y aumenta la cohesión, si las partes saben ceder.

    Puede ser negativo cuando siempre se ven obligados a ceder los

    15

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    mismos. De ser así, nos encontramos con los bandos "mayoría-minoría", que se repiten a menudo con las mismas personas y que pueden dar al traste con la satisfacción de pertenecer a un determinado grupo o clase.

    Un elemento importante dentro del campo de la integración grupal es ayudar a este grupo que nace ahora entre todos a darnos una estructura. Ya que no es una experiencia ocasional sino comunicativa, el grupo en su evaluación se va estructurando.

    En un primer momento se trata de intentos informales y no muy organizados, pero más tarde llega a ser una opción consciente. La estructura es el diseño original que distingue a un grupo de los otros. El multiplicarse de lazos interpersonales da origen a una red de relaciones. A medida que ésta se consolida, va configurando el grupo, o sea, le da fisonomía interna, y se llega también a la distinción entre el dentro y el fuera del grupo.

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos mismos. De ser así, nos encontramos con los bandos "mayoría-minoría",

    Entre los elementos de la estructura algunos son particularmente importantes desde el punto de vista de la animación:

    • a. La cohesión del grupo.

    Las fuerzas de atracción y su resultante -la cohesión- mantienen unido al grupo, mueven a las personas a manifestar su pertenencia, distinguiéndose de algún modo de los otros. Esas fuerzas son de tres clases: afectivas, ideales y operativas. Son fuerzas afectivas de atracción la antipatía y la simpatía entre las personas.

    16

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    Son fuerzas ideales los valores y la visión de la vida que los miembros comparten al fomentar los mismos sueños. Son fuerzas operativas las que permiten a las personas comunicar entre sí el desarrollo de actividades.

    • b. La finalidad del grupo.

    Delimitar la finalidad, indicando las actividades programadas y los intereses que el grupo quiere desarrollar, refuerza la cohesión y configura ulteriormente la estructura del grupo.

    Un

    grupo

    existe

    en

    la

    medida

    en

    que consigue identificar una

    finalidad común, que pueda ser compartida y lo sea, de hecho, por todos. En todo caso el grupo existe para algo,

    aún cuando eso no sea declarado explícitamente. Las finalidades pueden ser diversas: desde la de tener
    aún cuando
    eso
    no
    sea declarado
    explícitamente. Las finalidades pueden
    ser diversas: desde la de tener amigos
    con quienes pasar el tiempo, a las de
    expresar intereses deportivos,
    culturales, religiosos, o trabajar como
    voluntarios por los marginados o los
    pobres.
    • c. El liderazgo del grupo.

    Todo

    grupo,

    espontáneamente,

    hace

    nacer

    su

    propio

    liderazgo.

    17

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    Tenemos que garantizar que el liderazgo más que a concentrarse, tienda a distribuirse de modo que haya más personas que compartan el influjo sobre el grupo, según su diversa capacidad y competencia, en función de las variadas actividades. Debemos ver en los jóvenes líderes una ayuda preciosa para una buena animación del grupo; utilizar, por tanto, positivamente su influencia.

    Para que el liderazgo pueda ser repartido se pide al grupo que ayude a cada uno a individualizar su propia tarea en relación con los demás. Surgirán así algunos con capacidad de organizar y realizar actividades: son líderes de acción. Otros, en cambio, están dotados de sensibilidad para instaurar relaciones serenas con todos y para crear un clima favorable dentro del grupo: son puntos de convergencia y de entendimiento.

    • d. Las normas del grupo.

    Al elaborar las reglas, hay que procurar con atención que el grupo haga un camino educativo. Las reglas, por otra parte, no tienen la finalidad de asegurar un fácil control de grupo. Son un límite constructivo al individualismo, un freno al conformismo de grupo; capacitan para tener una relación crítica, pero positiva, hacia lo que es institución, ley, obligación asumida o debida; son una llamada a la racionalidad contra el ejercicio arbitrario de las funciones y de la improvisación de los proyectos. El camino educativo de un grupo movido por la animación lleva a evidenciar la libertad, pero también valora las instituciones.

    • e. Las decisiones del grupo.

    Merecen particular atención los procedimientos decisorios. El grupo está llamado a ser un sujeto decisorio único y democrático. Debe educar para un correcto camino decisorio, teniendo en cuenta estas cuatro fases.

    18

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    • Reconocer la necesidad y urgencia de decidir. Es el momento del análisis de la realidad para darse cuenta del estado de incertidumbre, de intolerancia, de apatía; de la existencia de un conflicto, de un problema organizativo. En general, el grupo no se da cuenta y retarda las decisiones. El animador, vista la situación de incertidumbre, ayuda a hacer circular las informaciones que permiten a todos captar el problema y la necesidad de decidir. Al mismo tiempo asegura el respeto a las novedades que podrían nacer de las decisiones, sobre todo cuando atañen de cerca a las personas.

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos Reconocer la necesidad y urgencia de decidir. Es el momento
    • Identificar el objeto de la decisión. El grupo debe vencer la tentación de esconder el problema, sobre todo cuando éste surge porque falta el valor de poner en discusión la propia persona y la relación con los otros. El punto de llegada es la descripción objetiva del problema, con las informaciones necesarias para poder tomar una decisión.

    • La producción y la confrontación entre las alternativas. Después de haber enfocado el problema es necesario proceder a la búsqueda de las soluciones posibles. Se necesita avivar la imaginación para encontrar las alternativas existentes. El animador ayuda a superar el temor de algunos a pensar en modo diverso que los demás, el

    19

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos

    peligro de limitarse a apoyar las soluciones ajenas; estimula, en cambio, los puntos de vista y la contribución que cada uno es capaz de dar.

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos peligro de limitarse a apoyar las soluciones ajenas; estimula, en

    La decisión final. El grupo, finalmente, toma una decisión entre todas las posibles, aceptando el hecho de que toda la decisión es siempre limitada y parcial: Porque decidir no es sólo indicar "qué cosa se ha de hacer", sino también "cómo se ha de hacer", con qué iniciativas, con qué tareas para cada uno; también eso es un momento de paciente elaboración.

    1. Caminamos juntos y nos comprometemos peligro de limitarse a apoyar las soluciones ajenas; estimula, en

    20

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    2. Somos personas en crecimiento y en proceso de cambio

    2. SOMOS PERSONAS EN CRECIMIENTO Y EN PROCESO DE CAMBIO 2.1 Somos conscientes de nuestra realidad
    2. SOMOS
    PERSONAS
    EN
    CRECIMIENTO
    Y
    EN
    PROCESO
    DE
    CAMBIO
    2.1 Somos conscientes de nuestra realidad
    a.
    Somos distintos
    Si haces
    un
    viaje
    en
    lancha por
    la
    Laguna
    de
    La
    Restinga
    vas
    a
    encontrar paisajes sorprendentes.
    Cada caño de la Laguna te abre a
    nuevos horizontes.
    Siendo
    siempre la misma laguna
    orillas son siempre distintas.
    las
    Tu vida es algo parecido a una río
    o a un río. En cada caño, en cada
    recodo, en cada
    período, en
    cada
    año,
    te
    esperan
    nuevos
    encuentros,
    ambientes desconocidos que te sorprenderán.

    La primera sorpresa que aparece, desde el momento mismo de emprender el viaje, es el constatar que no vas solo o sola. Otros y otras van contigo, emprenden el mismo viaje. Y ellos, ellas como tú, también están creciendo.

    El cambio es característico de todo ser vivo. Pero en este momento de la vida do, tan fuerte, tan acelerado, que se hace visible. Y si miras atrás, te ves distinto, cómo eras ayer.

    ¿Piensas igual que antes? ¿Quieres las mismas cosas?: Ciertamente

    no.

    21

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    2. Somos personas en crecimiento y en proceso de cambio

    Entre todos y todas y dirigidos por el Catequista, dialogan; pueden servirles estas dos preguntas:

    1. ¿Cómo te veías hace un año? 2. ¿Cómo te ves ahora?

    • b. Cambios que se sienten Todo eso que se ha dicho lleva a una conclusión: has cambiado.

      • en tu aspecto físico;

      • en tus deseos;

      • en tu lenguaje;

      • en tus sentimientos y afectos;

      • en tu modo de relacionarte con las personas;

      • en tu modo de ver y juzgar lo que pasa;

      • en tu modo de vivir la fe.

    Estos cambios que experimentas son propios del período que inicias o has iniciado. Se llama preadolescencia.

    Todo comenzó

    cuando

    tu organismo

    se puso

    en marcha

    bajo los

    estímulos de una glándula que funciona como despertador: la hipófisis.

    Entonces se inició en ti una revolución corporal que todavía conmueve toda la persona. Por eso, todo lo que pasa y todo lo que experimentas es normal.

    Por

    el hecho

    de

    que

    esto

    sea normal no debemos

    llegar a

    la

    conclusión de no prestar atención a dichos cambios. Por el contrario, exige conocerlos, interpretarlos.

    22

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    2. Somos personas en crecimiento y en proceso de cambio

    • c. ¿Qué dices de estos cambios?

    Has
    Has

    dejado

    atrás

    hacia

    mismo

    o

    camino",

    de

    la

    infancia.

    Estás

    en

    la

    construcción

    de

    ti

    ti misma. "Estar en

    "crecer",

    "cambiar",

     

    palabras

    camino

    "desarrollarse", son

    diferentes con las que expresamos la realidad que tú experimentas. Por un lado tu cuerpo se hace fuerte, capaz de esfuerzos nuevos. A nivel corporal se están desarrollando los órganos genitales.

    Simultáneamente nace en ti la capacidad de reflexionar sobre las cosas. Te atreves a rechazar las opiniones de otros, juzgas como cosas de niños o niñas lo que hasta hace poco era importante para ti. Sientes desapego hacia tus padres y los adultos. Te gusta que en público no te atosiguen con demasiados mimos, rechazas expresiones de afectividad que te eran tan naturales y prefieres llamar la atención y buscar tus amistades entre personas del otro sexo.

    Todo esto te da ciertas seguridades. Te sientes fuerte y buscas la independencia física, No necesitas que te protejan ni te estén cuidando. Te sientes dueño de tu potencia nueva - la sexualidad - y quieres independencia para experimentarla sin tener que rendir cuentas a nadie.

    Confías en tu capacidad de reflexión y quieres independencia para poder expresar lo que piensas.

    23

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    2. Somos personas en crecimiento y en proceso de cambio

    Con un cuerpo nuevo, con una capacidad sexual que exige nuevas relaciones, con un pensamiento crítico, con un sistema hormonal que te provoca emociones fuertes, buscas independencia afectiva. Y poco a poco vas construyendo, por ti mismo o por ti misma tu mundo de cosas importantes.

    Pero sucede que todo esto te causa también confusiones. A nivel corporal no estás aún con la imagen que te agrada. La ebullición de la sexualidad te hace presentir que esto es algo serio y misterioso con lo que no se puede jugar.

    Tu afectividad está dirigida a otras personas pero ninguna termina por

    convencerte del todo. Tus relaciones con los amigos y amigas son inestables y el trato con los adultos y con tus padres produce incomprensiones. Aquí

    estás metido o metida tú

    ...

    o metiéndote ...

    Entre

    todos

    y

    todas,

    y

    dirigidos

    por

    el

    catequista,

    se

    pueden

    intercambiar ideas acerca de lo que han descubierto y sentido hasta ahora.

    • d. ¿Qué haces ante estos cambios?

    2. Somos personas en crecimiento y en proceso de cambio Con un cuerpo nuevo, con una

    Nadie puede escapar al proceso de crecimiento ni a los cambios que se originan. Éste es un hecho que se da obligatoriamente en un momento determinado de la vida.

    Se trata del crecimiento

    de

    toda

    la

    persona, no sólo de lo biológico. Y ahí sí puedes intervenir: promover, frenar, desviar el crecimiento. Más aún. Ésa es una tarea que se dejado en tus manos. No sólo no estás ya programado o programada,

    24

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación

    2. Somos personas en crecimiento y en proceso de cambio

    sino que eres tú quien debe ir escogiendo caminos. En esta realización tuya podrán influir los demás, así como tú influyes en la de ellos o en la de ellas.

    No puedes prescindir de

    nada de

    esto

    porque es real

    y

    lo

    estás

    viviendo tú, tus compañeros y compañeras de clase y todos los muchachos y muchachas de tu edad, estén donde estén.

    2» Las otras personas me ayudan a crecer En el mundo en el que estás descubres momentos y situaciones en las que experimentas la necesidad de los demás:

    • nacemos de otras personas y heredamos muchas de sus características;

    • el niño recién nacido es incapaz de valerse por sí mismo; si se le abandona,

    muere;

    • el muchacho o muchacha que no encuentra en su ambiente un estímulo para aprender, deja de desarrollar muchas de sus posibilidades;

    • la persona adulta que está sola, se siente frustada ...

    25

    Itinerario Catequético del Sacramento de la Confirmación