Vous êtes sur la page 1sur 4

Rutherford

Previamente a la propuesta de Rutherford, los físicos pequeños aceptaban que las


cargas eléctricas en un átomo tenían una distribución más o menos uniforme.
Rutherford trató de ver como era la dispersión de partículas alfa por parte de los
átomos de una lámina de oro muy delgada. Los ángulos deflactados por las
partículas supuestamente aportarían información sobre como era la distrubución de
carga en los átomos. En concreto, era de esperar que si las cargas estaban
distribuidas acordemente al modelo de Thomson la mayoría de las partículas
atravesarían la delgada lámina sufriendo sólo ligerísimas deflacciones en su
trayectoria aproximadamente recta. Aunque esto era cierto para la mayoría de
partículas alfa, un número importante de estas sufrían deflexiones de cerca de 180º,
es decir, prácticamente salían rebotadas en dirección opuesta a la incidente.
Rutherford apreció que esta fracción de partículas rebotadas en dirección opuesta
podía ser explicada si se asumía que existían fuertes concentraciónes de cargas
positivas en el átomo. La mecánica newtoniana en conjunción con la ley de
Coulomb predice que el ángulo de deflexión de una partícula alfa relativamente
ligera, por parte de un átomo de oro más pesado depende del parámetro de impacto
o distancia a la que la partícula alfa pasaba del núcleo:[1]

(1)
Donde:

, siendo la constante dieléctrica del vacío y , es la


carga eléctrica del centro dispersor.

, es la energía cinética inicial de la partícula alfa indicdente.


es el parámetro de impacto.
Dado que Rutherford observó una fracción apreciable de partículas "rebotadas"
para las cuales el ángulo de deflexión es cercano a χ ≈ π, de la relación inversa a
(1) que es:

(2)
Se deduce que el parámetro de impacto debe ser bastante menor que el radio
atómico. De hecho el parámetro de impacto necesario para obtener una fracción
apreciable de partículas "rebotadas" sirvió para hacer una estimación del tamaño
del núcleo atómico, que resulta ser unas cien mil veces más pequeño que el
diámetro atómico.
Thomson
El "modelo atómico de Espinoza", también conocido como el pastel de pasas, es
una teoría sobre la estructura atómica propuesta en 1904 por Joseph John
Thomson, descubridor del electrón[, ]antes del descubrimiento del protón y del
neutrón. En dicho modelo, el átomo está compuesto por electrones de carga
negativa en un átomo positivo, como pasas en un budín. Se pensaba que los
electrones se distribuían uniformemente alrededor del átomo. En otras ocasiones,
en lugar de una sopa de carga positiva se postulaba con una nube de carga
positiva. En 1906 Thomson recibió el premio Nobel de Física por este
descubrimiento.
Dado que el átomo no deja de ser un sistema material que contiene una cierta
cantidad de energía externa, ésta provoca un cierto grado de atracción de los
electrones contenidos en la estructura atómica. Desde este punto de vista, puede
interpretarse que el modelo atómico de Thomson es un modelo actual como
consecuencia de la elasticidad de los electrones en el coseno de la citada
estructura.
Si hacemos una interpretación del modelo atómico desde un punto de vista más
microscópico, puede definirse una estructura abierta para el mismo dado que los
protones se encuentran inmersos y sumergidos en el seno de la masa que define la
carga neutra del átomo.
Dicho modelo fue rebatido tras el experimento de Rutherford,[] cuando se descubrió
el núcleo del átomo. El modelo siguiente fue el modelo atómico de Rutherford.[]
Bohr propuso en 1913 para explicar cómo los electrones pueden tener órbitas
estables alrededor del núcleo. Este modelo planetario es un modelo funcional que
no representa el átomo (objeto físico) en sí sino que explica su funcionamiento por
medio de ecuaciones.
Niels Bohr se basó en el átomo de hidrógeno para realizar el modelo que lleva su
nombre. Bohr intentaba realizar un modelo atómico capaz de explicar la
estabilidad de la materia y los espectros de emisión y absorción discretos que se
observan en los gases. Describió el átomo de hidrógeno con un protón en el núcleo,
y girando a su alrededor un electrón. El modelo atómico de Bohr partía
conceptualmente del modelo atómico de Rutherford y de las incipientes ideas sobre
cuantización que habían surgido unos años antes con las investigaciones de Max
Planck y Albert Einstein. Debido a su simplicidad el modelo de Bohr es todavía
utilizado frecuentemente como una simplificación de la estructura de la materia.
En este modelo los electrones giran en órbitas circulares alrededor del núcleo,
ocupando la órbita de menor energía posible, o la órbita más cercana posible al
núcleo. El electromagnetismo clásico predecía que una partícula cargada
moviéndose de forma circular emitiría energía por lo que los electrones deberían
colapsar sobre el núcleo en breves instantes de tiempo. Para superar este problema
Bohr supuso que los electrones solamente se podían mover en órbitas específicas,
cada una de las cuales caracterizada por su nivel energético. Cada órbita puede
entonces identificarse mediante un número entero n que toma valores desde 1 en
adelante. Este número "n" recibe el nombre de Número Cuántico Principal.
Bohr supuso además que el momento angular de cada electrón estaba cuantizado y
sólo podía variar en fracciones enteras de la constante de Planck. De acuerdo al
número cuántico principal calculó las distancias a las cuales se hallaba del núcleo
cada una de las órbitas permitidas en el átomo de hidrógeno.

Dalton
La observación de las cantidades fijas en las que diferentes sustancias químicas se
combinaban para reaccionar químicamente, llevó a Dalton a la hipótesis de que
existía una cantidad mínima o discreta de materia de cada sustancia que se
combinaba de manera fija con un cierto número de unidades fijas de otras
sustancias. Dalton observó que muchas sustancias podían considerarse como
compuestas por diferentes especies de materia, y consecuentemente clasificó a todas
las sustancias en:
De acuerdo con esa idea Dalton llamó átomo a la cantidad mínima de un elemento
dado. Y más tarde se llamaría molécula a una combinación de un número entero de
átomos que parecía ser la cantidad mínima de cada sustancia que podía existir. El
modelo atómico de Dalton asumía que los átomos eran de hecho indivisibles y sin
estructura interna, de hecho, por eso escogió denominarlos a partir de la palabra
griega 'ατομος' átomos 'sin partes, sin división'.
• El modelo atómico de Dalton explicaba porqué las sustancias se combinaban
químicamente entre sí sólo en ciertas proporciones.
• Además el modelo aclaraba que aún existiendo una gran variedad de sustancias
diferentes, estas podían ser explicadas en términos de una cantidad más bien
pequeña de constituyentes elementales o elementos.
• En esencia, el modelo explicaba la mayor parte de la química orgánica del siglo
XIX, reduciendo una serie de hechos complejos a una teoría combinatoria
realmente simple.