Vous êtes sur la page 1sur 66

Contenido

Anales Venezolanos de Nutrición

VOLUMEN. 22, Nº 2. AÑO 2.009

CONTENIDO

Editorial ………………………………………………

61

Bibliometría

Nutrición y salud pública

 

Descriptores versus palabras clave sobre nutrición:

 

Distribución percentilar en edades pediátricas del Índice Energía Proteína. Gladys Henríquez-Pérez, Ingrid Rached-Paoli, Arelis Azuaje-Sánchez ……………………

….

63

aportación a la correcta indización. Vicente Tomás-Casterá, Javier Sanz-Valero, Carmina Wanden-Berghe, Maritza Landaeta-Jiménez.………………

……….

90

 

Artículos de revisión

Determinación del peso corporal para la estatura de bailarines de ballet y danza moderna

 

Las dietas hiperproteicas y sus consecuencias

 

y

folclórica de Cuba

metabólicas

Hamlet Betancourt León, Julieta Aréchiga

 

Michelle López-Luzardo ……………………

….

95

Viramontes, Carlos Manuel Ramírez García, Maria Elena Díaz Sánchez ………………………

69

Uso de la bioimpedancia eléctrica para la estimación de la composición corporal en niños y adolescentes Armando Sánchez Jaeger , María Adela Barón 105

Consumo de alimentos

 
 

Notas

Consumo dietario de hierro y zinc, presencia

 

de inhibidores y facilitadores de la absorción

 

Semblanza del Prof. Pablo Liendo Coll

 

y

conocimiento materno sobre el hierro

Pablo Liendo Chapellin

111

como nutriente Zulay Portillo, Zuleida Fajardo, Liseti Solano

 

Fundación Bengoa informa ……………………….

 

113

y María Adela Barón ………………………

76

Efecto del consumo de aguacate (Persea Americana

 

Indice de autores

116

Mill) sobre el perfil lipídico en adultos con dislipidemia Hazel Ester Anderson Vázquez , Soralys Cabrera,

Indice de descriptores

117

Rosa Lozano, Luisandra Coromoto

Información para los autores

118

Gónzalez Inciarte

84

Contents

Anales Venezolanos de Nutrición

VOLUMEN. 22, Nº 2. AÑO 2.009

CONTENTS

Editorial ………………………………………………

61

Nutrition and public health

Percentile distribution of the Energy-Protein Index in paediatric ages Gladys Henríquez-Pérez, Ingrid Rached-Paoli, Arelis Azuaje-Sánchez ……………………

….

63

Determination of the body weight for stature of ballet and modern & folkloric dancers from Cuba Hamlet Betancourt León, Julieta Aréchiga Viramontes, Carlos Manuel Ramírez García, Maria Elena Díaz Sánchez ………………………

69

Food Consumption

Consumption of dietary iron and zinc, presence of inhibitors and facilitators of absorption and maternal awareness of iron as a nutrient Zulay Portillo, Zuleida Fajardo, Liseti Solano y María Adela Barón ……………………… Effect of consumption of avocado

(Persea Americana Mill) on the lipid profile

in adults with dyslipidemia Hazel Ester Anderson Vázquez , Soralys Cabrera, Rosa Lozano, Luisandra Coromoto Gónzalez Inciarte

76

84

Bibliometric

CONTENTS

Medical subject headings versus keywords on nutrition: contribution for a correct indexing Vicente Tomás-Casterá, Javier Sanz-Valero, Carmina Wanden-Berghe, Maritza Landaeta-Jiménez .……………… ……….90

Reviews article

Hiperproteicas diets and metabolic consequences

Michelle López ……………………

….

95

Use of bioelectrical impedance for the prediction of body composition in children and adolescents Armando Sánchez Jaeger, María Adela Barón

105

Newss

Profile: Prof. Pablo Liendo Coll

 

Pablo Liendo Chapellin

111

Bengoa Foundation news ………

……………….

113

Index of autores

116

Index of descriptores

117

Information for authors

118

Contenido

Anales Venezolanos de Nutrición

VOLUMEN. 22, Nº 2. AÑO 2.009

Editorial …………………………………………………

……………………………

………

61

Nutrición y salud pública

Distribución percentilar en edades pediátricas del Índice Energía Proteína. Gladys Henríquez-Pérez, Ingrid Rached-Paoli, Arelis Azuaje-Sánchez ………………

……

….

63

Determinación del peso corporal para la estatura de bailarines de ballet y danza moderna

y

folclórica de Cuba

Hamlet Betancourt León, Julieta Aréchiga Viramontes, Carlos Manuel Ramírez García,

Maria Elena Díaz Sánchez ………………………

………………………………………

69

Consumo de alimentos

Consumo dietario de hierro y zinc, presencia de inhibidores y facilitadores de la absorción

y

conocimiento materno sobre el hierro como nutriente

Zulay Portillo, Zuleida Fajardo, Liseti Solano y María Adela Barón ……

…………………

76

Efecto del consumo de aguacate (Persea Americana Mill) sobre el perfil lipídico en adultos con dislipidemia Hazel Ester Anderson Vázquez , Soralys Cabrera, Rosa Lozano, Luisandra Coromoto Gónzalez Inciarte

84

Bibliometría

Descriptores versus palabras clave sobre nutrición: aportación a la correcta indización. Vicente Tomás-Casterá, Javier Sanz-Valero, Carmina Wanden-Berghe, Maritza Landaeta- Jiménez

90

Artículos de revisión

Las dietas hiperproteicas y sus consecuencias metabólicas

Michelle López-Luzardo ……………………

….………………………………………

95

Uso de la bioimpedancia eléctrica para la estimación de la composición corporal en niños

y

adolescentes

Armando Sánchez Jaeger , María Adela Barón

……………………………

…………

105

Notas

Semblanza del Prof. Pablo Liendo Coll

Pablo Liendo Chapellin…

………………

…….………………………………………

111

Fundación Bengoa informa ……………………….………………………………………

113

Indice de autores

………………………………………

116

Indice de descriptores

………………………………………

117

Información para los autores

…………………………

……………

118

Artículos de revisión

Uso de la bioimpedancia eléctrica para la estimación de la composición corporal en niños y adolescentes

Armando Sánchez Jaeger 1 y María Adela Barón 2

Resumen. El análisis de la composición corporal constituye el eje central de la valoración del estado nutricional. Su estimación en el área pediátrica ha cobrado gran relevancia debido a la creciente prevalencia de la obesidad en las primeras etapas de la vida y los efectos adversos sobre la salud. La bioimpedancia eléctrica es uno de los métodos desarrollados para estimar la composición corporal; tanto en investigación como en el área clínica. Se fundamenta en la oposición de las células, tejidos o líquidos corporales al paso de una corriente eléctrica. Este método mide el agua corporal total y permite estimar la masa corporal libre de grasa y la masa grasa. Entre sus ventajas están el bajo costo, facilidad de transporte, inocuidad, sencillez en el manejo y la baja variabilidad interobservador. Este artículo hace una revisión de la bioimpedancia eléctrica como técnica para evaluar la composición corporal. Se presentan los aspectos relacionados a las suposiciones metodológicas, así como sus ventajas, limitaciones y aplicaciones de la bioimpedancia eléctrica en la estimación de la composición corporal en niños y adolescentes. Se concluye que la validez y aplicabilidad demostrada por la bioimpedancia eléctrica en estudios epidemiológicos, le permite ubicarse dentro de los métodos recomendables para el estudio de la composición corporal en niños y adolescentes. An Venez Nutr 2009;22 (2): 105-110.

Palabras clave: Descriptores, bioimpedancia eléctrica, composición corporal, agua corporal, niño, evaluación nutricional.

Use of bioelectrical impedance for the prediction of body composition in children and adolescents

Abstract. The analysis of body composition constitutes the center of nutritional state evaluation. Its estimation in the pediatric area has become highly relevant due to the growing prevalence of obesity in the first stages of life and the adverse effects on health. Bioelectrical impedance is one of the methods developed to estimate body compo- sition in research as well as in clinic. Bioelectrical impedance is based on the opposition of cells, tissues or body fluids to the pass of an electric current. This method measures total body water and allows the estimation of fat and fat free body mass. Among its advantages are low cost, easy transportation and handling and low variability be- tween observers. This article makes a revision of bioelectric impedance as a technique to evaluate body composi- tion. Aspects related to its methodological assumptions are presented, as well as its advantages, limitations and applications in the estimation of body composition of children and adolescents. The applicability and validity shown by bioelectric impedance in epidemiologic studies place it next to reliable methods for the study of body composition.An Venez Nutr 2009;22 (2): 105-110.

Key words: Bioelectrical impedance, body composition, body water, children, nutritional assessment.

Introducción

El análisis de la composición corporal permite conocer las proporciones de los distintos componentes del cuerpo humano y su estudio constituye el eje central de la valo- ración del estado nutricional. La estimación del agua cor- poral total (ACT), de la masa grasa (MG), de la masa libre de grasa (MLG) y de la masa mineral ósea, permite la adecuada caracterización de la composición corporal, así

1. Médico Cirujano. Magíster en Nutrición. Especialista en Nutrición

Clínica. Investigador Titular. Instituto de Investigaciones en Nutrición (INVESNUT), Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad de Carabobo. Valencia, Venezuela.

2. Lic. en Bioanálisis. Magíster en Nutrición. Investigador Titular. Institu-

to de Investigaciones en Nutrición (INVESNUT), Facultad de Ciencias de la Salud. Universidad de Carabobo. Valencia, Venezuela. Solicitar copia a: Armando Sánchez Jaeger. Apartado Postal 3458, El Trigal. Valencia. Estado Carabobo. Venezuela. 2002-A. Teléfono 0241-

8672852. E-mail: aasanche@uc.edu.ve y mbaron@uc.edu.ve

como la asociación temprana entre la deficiencia o exce- so de estos compartimientos con la aparición del riesgo para algunas enfermedades crónicas (1,2). Una adecuada evaluación de la composición corporal en niños y ado- lescentes se debe fundamentar en el estudio de sus com- ponentes o compartimientos, así como en el desarrollo y evaluación de los métodos indicados para su estimación

(3).

Los componentes del cuerpo humano se distribuyen en cinco niveles de organización: atómico, molecular, celu- lar, tisular y corporal, correspondiendo la suma de ellos al peso corporal total. El nivel atómico está formado prin- cipalmente por elementos que son responsables de más del 99% del peso total (minerales, electrolitos, hidróge- no, nitrógeno y oxígeno). Estos elementos se combinan para formar compuestos químicos que se agrupan en ca- tegorías que definen el nivel molecular, siendo sus princi- pales componentes el agua, los lípidos, las proteínas, los

Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 105-110.

105

Sánchez Jaeger y Barón

minerales y los carbohidratos. El nivel tisular está forma- do por el tejido adiposo, el músculo esquelético, el hueso

y las vísceras y el nivel corporal total incluye la masa cor- poral, la estatura, los perímetros y los pliegues subcutá- neos (4-6).

La estimación apropiada de la composición corporal en

el área pediátrica ha cobrado gran relevancia debido a la

creciente prevalencia de la obesidad en las primeras eta-

pas de la vida y los efectos adversos sobre la salud. Ello ha propiciado el desarrollo y aplicación de métodos confiables y seguros, tanto en investigación como en el área clínica. Entre ellos están: el análisis de activación neutrónica, la resonancia magnética, la densitometría e hidrometría, la pletismografía por desplazamiento de aire, los métodos de dilución isotópica, la absorciometría dual de rayos X (DXA, por sus siglas en inglés), la antropometría

y el análisis de la bioimpedancia eléctrica (7-9).

Este artículo hace una revisión de la bioimpedancia eléc- trica como técnica para evaluar la composición corporal. Se presentan los aspectos relacionados a las suposiciones metodológicas, así como sus ventajas, limitaciones y apli- caciones de la bioimpedancia eléctrica en la estimación de la composición corporal en niños y adolescentes.

Principio del método La bioimpedancia eléctrica se fundamenta en la oposi- ción de las células, los tejidos o líquidos corporales al paso de una corriente eléctrica (10). La MLG contiene la mayoría de fluidos y electrolitos corporales, siendo un buen conductor eléctrico (baja impedancia u oposición), mien- tras que la MG actúa como un aislante (alta impedancia).

El valor de la impedancia corporal (medida en ohm) pro-

porciona una estimación directa del ACT y permite esti-

mar indirectamente la MLG y la MG (11,12).

A pesar de que fue en el año 1962, cuando el fisiólogo

francés Thomasset demostró que el ACT se estimaba a

partir de la oposición del cuerpo a la corriente eléctrica,

el uso específico de la bioimpedancia eléctrica para cuan-

tificar aspectos de la composición corporal data de los años 80, en donde una gran variedad de equipos de una sola frecuencia estuvieron comercialmente disponibles para analizar la composición corporal y se usaron para estimar el ACT, la MLG y el porcentaje de grasa corporal (% GC) (5).

En el año 1991, se introdujo el primer instrumento de multifrecuencia para el análisis de la composición corpo- ral, permitiendo estimar tanto el agua extracelular como

el agua intracelular, logrando avances en el estudio de

una variedad de condiciones clínicas, así como en la eva- luación del efecto de la temperatura, el ejercicio y una

106 Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 105-110.

gran cantidad de factores que afectan la estimación de dichos compartimientos (13,14).

Supuestos metodológicos El uso de la bioimpedancia eléctrica para estimar la com- posición corporal está basado en la consideración del cuerpo humano como un cilindro homogéneo y en las propiedades eléctricas de los tejidos corporales al paso de varias frecuencias de corrientes (únicas o múltiples). Los tejidos que contienen mucha agua y electrolitos, como el fluido cerebroespinal, la sangre o el músculo, son alta- mente conductores, mientras que la grasa, el hueso o los espacios con aire, como los pulmones, son tejidos alta- mente resistentes (5).

El método de estimación se basa en la aplicación de una corriente eléctrica de una intensidad muy pequeña, por debajo de los umbrales de percepción en el tejido a medir. Esta corriente produce una tensión eléctrica que es tan alta como mayor sea la impedancia que muestra el tejido eva- luado al paso de dicha corriente. La impedancia eléctrica de un tejido biológico tiene dos componentes; resistencia y reactancia (15,16). La resistencia es la oposición al flujo de la corriente a través de las soluciones electrolíticas intra y extracelular; y la reactancia determina las propiedades dieléctricas o mal conductoras de los tejidos. La impedan- cia medida puede ser originada por el paso de corriente a diferentes frecuencias y al posicionar los electrodos sobre diferentes regiones cutáneas.

La mayoría de los equipos de monofrecuencia operan a 50 kHz, frecuencia escogida en parte por consideracio- nes de ingeniería y seguridad, pero también porque re- presenta la principal frecuencia característica del tejido muscular. Sin embargo, las frecuencias características de los músculos pueden variar ampliamente entre los indi- viduos de 30 a más de 100 kHz, razón por la cual los analizadores de multifrecuencia son aquellos que mejor se correlacionan con los métodos “Gold Standard” para la estimación de la composición corporal. En la bioimpedancia de multifrecuencia se utilizan varias fre- cuencias para determinar las características del agua cor- poral total y con los resultados obtenidos, se asume que la corriente a baja frecuencia sigue un recorrido extracelular, y que la corriente a frecuencias mas eleva- das transita libremente por las células (17,18).

Procedimientos de medición La bioimpedancia eléctrica se mide de manera estándar, colocando al sujeto sobre una cama de material no conductivo (sin marcos metálicos que puedan distorsio- nar las medidas de impedancia). Los brazos deben estar separados ligeramente, de manera que no toquen los la- dos del tronco y las piernas deben estar separadas para

Uso de la bioimpedancia eléctrica para la estimación de la composición corporal en niños y adolescentes

que los tobillos estén por lo menos a 20 cm. de distancia

y los muslos no se toquen. Es muy importante adherirse a

esta posición estándar, la cual se ha usado en todos los estudios de calibración, ya que las desviaciones produ- cen grandes diferencias en la impedancia medida (19).

Se debe tomar en cuenta que el niño y el equipo estén aislados de cualquier objeto metálico por una distancia de por lo menos 50 cm. El sujeto puede estar vestido, con la excepción de medias y zapatos y debe estar con la vejiga totalmente vacía. Para mediciones de cuerpo com- pleto mediante técnica de los cuatro electrodos, que se adhieren a la superficie dorsal de la mano y a la superfi- cie anterior del pie. Las medidas de impedancia deben ser tomadas luego de un ayuno de dos horas y por lo menos de 8 a 12 horas después de un ejercicio fuerte u otros factores que puedan afectar la hidratación (10,19).

Reproducibilidad y precisión del método Los estudios han demostrado que la bioimpedancia eléc- trica es un método seguro, reproducible y confiable para valorar la composición corporal (10,12,19,20). En gene- ral, para la estabilidad y precisión de la medición de la bioimpedancia eléctrica es importante seguir el procedi-

miento estandarizado. En tal sentido, se debe considerar:

la posición del cuerpo, ubicación de los electrodos, ejer- cicio reciente, consumo dietario y de fluidos, estado de hidratación del sujeto, temperatura corporal y ambiental (12,19). La confiabilidad de los instrumentos de bioimpedancia es muy alta. El error de medición de la mayoría de los equipos es menor de 0,5% (0,5 a 3 ohms)

y se incrementa a frecuencias muy bajas (<10 kHz) y al- tas (>500 kHz) (21).

Ventajas y limitaciones del método La bioimpedancia eléctrica es un método electro-físico por medio del cual se puede estimar el ACT, la MLG y el % GC de cada sujeto (19). Su bajo costo, rápida operacionalidad, poca dificultad técnica y su carácter no invasivo lo califican como uno de los métodos recomen- dados para estimar la composición corporal. Se realiza con un equipo portátil y es de gran utilidad para estudios de campo (12,22).

Para calcular el ACT y el % GC, se deben usar ecuaciones de predicción para bioimpedancia eléctrica; las cuales están basadas en poblaciones específicas (19). Un requi- sito de la bioimpedancia eléctrica es que las ecuaciones para transformar las medidas de resistencia y reactancia en la estimación del ACT, hayan sido validadas y se adap- ten a la población en la cual se va a utilizar (10).

En Venezuela la principal limitación de la aplicabilidad general de la bioimpedancia eléctrica es la falta de

ecuaciones debidamente validadas. En caso de no contar con una ecuación propia, lo más importante es hacer una cuidadosa selección de las que hayan sido desarrolladas en muestras de similar edad, sexo, raza y estado de salud de los sujetos en estudio.

Las ecuaciones generalmente contienen la estatura, el peso, la edad, el sexo y tienen la propiedad de transfor- mar la impedancia en volúmenes (intracelular, extracelular), masas (grasa, celular), metabolismo basal, y otras variables de composición corporal (Na/K celular, densidad corporal) (18).

Para el cálculo de la composición corporal a través de bioimpedancia eléctrica, en el área pediátrica se cuentan con las siguientes ecuaciones de predicción:

Para el cálculo del agua corporal total (ACT) (23,24):

Entre 4 meses y 3 años: 0,67 (Talla 2 / Impedancia) + 0,48 Entre 5 y 18 años: 0,60 (talla 2 /Resistencia) – 0,50

Para el cálculo de la masa libre de grasa (MLG), expresa- das en kilogramos (25,26):

En < 10 años: 4,83 + (0,640 x Talla 2 /Resistencia) Entre 10 y 12 años: -14,7 + (0,488 x Talla 2 /Resistencia) + (0,221 x Peso) + [(12,77 x Talla) x 0,01] Entre 10 y 14 años: 0,83 x (Talla 2 ) + 4,43

La mayoría de las ecuaciones publicadas para predecir la composición corporal han sido desarrolladas de sujetos sanos, lo que permite asumir que están en equilibrio de fluidos y electrolitos. Estas ecuaciones pueden producir errores impredecibles cuando son aplicadas a pacientes enfermos, que tienen estados de balance de fluidos y electrolitos anormales o que cambian rápidamente (19,22).

Aplicabilidad En el área pediátrica se ha incrementado el uso de la bioimpedancia eléctrica para la valoración de la compo- sición corporal y los datos se han validado con excelen- tes grados de concordancia a través de métodos tipo “Gold Standard”, tales como: la técnica de dilución con oxido de deuterio y el DXA (27,28). En recién nacidos, la bioimpedancia ha sido validada por el método de dilu- ción isotópica, encontrando una buena correlación entre ambos métodos para la estimación de la composición corporal (29); y a través de esta técnica, se ha evaluado la pérdida fisiológica de peso en 43 neonatos saludables adecuados a su edad gestacional, en quienes el peso y la bioimpedancia eléctrica fueron tomados diariamente a la misma hora durante los primeros tres días de vida. Tanto el ACT como el peso disminuyeron durante los primeros días de la vida, demostrando que no solo el ACT es la causante de la pérdida de peso en este grupo de recién

Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 105-110.

107

Sánchez Jaeger y Barón

nacidos (22). En un estudio realizado en 38 recién naci- dos caucásicos con bajo peso al nacer, se hallaron dife- rencias significativas en los parámetros bioeléctricos, así como en la composición corporal dadas por la MLG y el % GC, medidos por antropometría (30,31).

Por otro lado, en un estudio realizado en 118 recién naci- dos de pretérmino, se observó que la información adicio- nal que ofrecía la bioimpedancia eléctrica sobre la antropometría fue realmente escasa para estimar la MLG (11). Lo cual pudiera deberse al error de medición atribui- do a la posición de los electrodos en los miembros supe- riores e inferiores en el grupo de edad evaluado. Esto trae como consecuencia una alteración en la precisión y exac- titud de las mediciones de impedancia y por ende en la concordancia con otros métodos de evaluación de la com- posición corporal.

En los lactantes, se ha evaluado de manera eficiente la velocidad de ganancia del ACT, la MG, la MLG y el % GC en malnutridos por déficit luego de un período de suplementación dietaria, observando mayor ACT y MLG en el grupo suplementado, reforzando esto la capacidad de la bioimpedancia eléctrica en el seguimiento de los cambios de la composición corporal durante la suplementación (32).

En la edad preescolar y escolar, se han evaluado las con- cordancias entre la MG y la MLG evaluadas con diferen- tes métodos (bioimpedancia eléctrica, antropometría y DXA); Eisenman y col (28) evaluaron la composición cor- poral en 75 niños de 3 a 8 años a través de la antropometría y bioimpedancia eléctrica, utilizando métodos “Gold Stan- dard” como referencia; encontrando excelentes grados de concordancia. Adicionalmente, estos autores validaron los datos antropométricos obtenidos mediante el uso de la bioimpedancia eléctrica.

Los trabajos de Lázzer y col (33) en adolescentes obesos entre 10 y 17 años reportaron una alta confiabilidad al utilizar bioimpedancia eléctrica, DXA y pletismografía por desplazamiento de aire y concluyeron que los % GC por los tres métodos estaban altamente correlacionados; sin embargo, se observó una tendencia sistemática de ser mas altos los valores de DXA que aquellos derivados de la bioimpedancia eléctrica. También, se han publicado los percentiles derivados de la bioimpedancia eléctrica para la MG y la MLG en niños y adolescentes entre 8 y 17 años, por edad e índice de masa corporal (34,35).

Durante la adolescencia, la bioimpedancia eléctrica ha permitido detectar cambios en la composición corporal en las diferentes etapas de crecimiento y estadios de ma- duración sexual (36).

108 Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 105-110.

La aplicabilidad de la bioimpedancia eléctrica se eviden- ció igualmente, en el Tercer Censo Nacional de Salud y Nutrición de los Estados Unidos (NHANES III), en donde se uso una muestra representativa de la población de los Estados Unidos se transformaron los datos arrojados del análisis de bioimpedancia eléctrica en ecuaciones de pre- dicción específicas para la composición corporal, esti- mando valores para el ACT, la MLG y el % GC para los grupos seleccionados por edad, género y raza. En dife- rentes grupos étnicos, mediante bioimpedancia eléctrica se observó que entre los 13 y los 19 años, los adolescen- tes méxico-americanos presentaron valores promedios mayores en el % GC que los blancos y negros no hispáni- cos en todas las edades (37). Del mismo modo, se han evaluado las diferencias en el % GC a través de la bioimpedancia eléctrica en 2329 adolescentes (1213 ne- gros y 1116 blancos) entre los 9 y 19 años, confirmando el efecto de la raza y de la pubertad sobre la variabilidad de la composición corporal (38).

En Latinoamérica se ha evaluado la capacidad de la bioimpedancia eléctrica y de la antropometría para esti- mar la grasa corporal en un grupo de 50 niñas chilenas entre los 9 y los 11 años, observando concordancias en- tre ambos métodos (39). En Argentina, se evaluó la corre- lación entre métodos antropométricos (Índice de masa corporal y circunferencia de cintura) y la bioimpedancia eléctrica en 230 niños entre 4 y 6 años de edad y encon- traron buena correlación entre ambos métodos (22). En Brasil, a través de la bioimpedancia eléctrica se pudo evaluar por primera vez la composición corporal y el es- tado nutricional de 83 niños indígenas entre 24 y 117 meses de edad, observándose grandes diferencias con grupos controles no indígenas, las cuales fueron atribui- das a la raza (40).

En Venezuela, el Instituto de Investigaciones en Nutri- ción (INVESNUT) de la Universidad de Carabobo está ejecutando estudios sobre composición corporal en ni- ños a través de un modelo bicompartimental, que inclu- ye la dilución isotópica con oxido de deuterio y la bioimpedancia eléctrica de multifrecuencia.

Se concluye que la validez demostrada por la bioimpedancia eléctrica en estudios epidemiológicos, le permite ubicarse dentro de los métodos recomendables para el estudio de la composición corporal en niños y adolescentes, siempre y cuando las ecuaciones de pre- dicción utilizadas se adecuen a la población estudiada. Se recomienda que cada población diseñe sus propios valores de referencia con ecuaciones validadas con téc- nicas tipo “Gold Standard”.

Uso de la bioimpedancia eléctrica para la estimación de la composición corporal en niños y adolescentes

Referencias

1. Taylor R, Jones I, Williams S, Goulding A. Evaluation of waist cir- cumference, waist-to-hip ratio, and the conicity index as screening tools for high trunk fat mass, as measured by dual-energy X-ray absorptiometry in children aged 3-19 y. Am J Clin Nutr 2000;

72:490-495.

2. Bray G, DeLany J, Harsha D, Volaufova J, Champagne C. Evalua- tion of body fat in fatter and leaner 10-y-old African American and white children: the Baton Rouge Children’s Study. Am J Clin Nutr 2001; 73:687-702.

3. Wang Z, Heshka S, Pierson R, Heymsfield S. Systematic organiza- tion of body composition methodology: overview with emphasis on component based methods. Am J Clin Nutr 1995; 61:457-465.

4. Wang Z, Pierson R, Heymsfield S. The five models: a new approach to organizing body composition research. Am J Clin Nutr 1992;

56:19-28.

5. Pietrobelli A, Wang Z, Heymsfield S. Techniques used in measur- ing human body composition. Curr Opin Clin Nutr Metab Care. 1998; 1:439-448.

6. Wang Z, Deurenberg P, Heymsfield S. Cellular-level body compo- sition model. A new approach to studying fat-free mass hydratation. Ann N Y Acad Sci 2000; 904:306-311.

7. Mareike A, Sonnichsen K, Langnase K, Labitzke U, Bruse U, Muller M. Inconsistencies in bioelectrical impedance and anthropometric measurements of fat mass in a field study of prepubertal children. Brit J Nutr 2002; 87:163-175.

8. Casanova M. Técnicas de valoración del estado nutricional. Vox Paediatrica 2003; 11 (1):26-35

9. Wells J, Williams JE, Fewtrell M, Singhal A, Lucas A and Cole TJ. A simplified approach to analysing bio-electrical impedance data in epidemiological surveys. Inter J Obes 2007; 31: 507-14.

10. Ellis K. Human body composition: in vivo methods. Physiol Rev 2000; 80:649-680.

11. Quang N, Fusch G, Armbrust S, Jochum F, Fusch C. Body composi-

tion of preterm infants measured during the first months of life: bio- electrical impedance provides insignificant additional information compared to anthropometry alone. Eur J Pediatr 2007; 166:215-222.

12. Kuriyan R, Thomas T and Kurpa AV. Total body muscle mass esti- mation from bioelectrical impedance analysis & simple anthropo- metric measurements in indian men. Indian J Med Res 2008; 127(5):

441-46.

13. Segal K, Burastero A, Chun P, Coronel R, Pierson N, Wang J. Estima- tion of extracellular and total body water by multiple-frequency bio- electrical-impedance measurement. Am J Clin Nutr 1991; 54:26-

29.

14. Goldfield G, Cloutier P, Mallory R, Prud’homme D, Parker T, Doucet E. Validity of foot-to-foot bioelectrical impedance analysis in over- weight and obese children and parents. J Sports Med Phys Fitness 2006; 46(3): 447-53.

15. Piccoli A, Nescolarde L, Rosell J. Análisis convencional y vectorial de bioimpedancia en la práctica clínica. Nefrologia 2002; 23

(3):228-238.

16. Kyle U, Genton L, Pichard C. Body composition: what is new? Curr Opin Clin Nutr Metab Care 2002; 5:427-433.

17. Cornish B, Thomas B, Ward L. Improved prediction of extracellu- lar and total body water using impedance generated by multiple frequency bioelectrical impedance analysis. Phys Med Biol 1993;

38:337-346.

18. Dehghan M, Mercha AT. Is bioelectrical impedance accurate for use in large epidemiological studies? Nutr J 2008, 7: 26-33.

19. Ricciardi R and Talbot L. Use of bioelectrical impedance analysis in the evaluation, treatment, and prevention of overweight and obe- sity. J Am Acad Nurse Pract 2007; 19(5): 235-241.

20. Kyle UG, Bosaeus I, De Lorenzo AD, Deurenberg P, Elia M, Gómez JM, et al. Bioelectrical impedance analysis-part I: review of prin- ciples and methods. Clin Nutr. 2004; 23(5):1430-53.

21. Baumgartner R. Electrical impedance and total body electrical con- ductivity. En: Roche A, Heymsfield S, Lohman T, editors. Human body composition. Human Kinetics; 1996. p. 79-107.

22. Rodríguez P, Bermúdez E, Rodríguez G, Spina M, Zeni S, Fried- man S y Exeni R. Composición corporal en niños preescolares:

comparación entre métodos antropométricos simples, bioimpedancia y absorciometría de doble haz de rayos X. Arch Argent Pediatr. 2008; 106(2): 102-109.

23. Fjeld C, Freund J, Schoeller D. Total body water measured by 18 O dilution and bioelectrical impedance in well and malnourished children. Pediatr Res 1990; 27: 98-102.

24. Davies P, Preece M, Hicks C. The prediction of total body water using bioelectrical impedance in children and adolescents. Ann Hum Biol 1988; 15:237-240.

25. Deurenberg P, Kuster G, Smith H. Assessment of body composi- tion by bioelectrical impedance in children and young adults is strongly age-dependent. Eur J Clin Nutr 1990; 44:261-268.

26. Houtkooper L, Lohman T, Going S, Hall M. Validity of bioelectri- cal impedance for body composition assessment in children. J Appl Physiol 1989; 66:814-821.

27. Demura S, Sato S, Kitabayashi T. Percentage of total body fat as estimated by three automatic bioelectrical impedance analyzers. J Physiol Anthropol Appl Human Sci 2004; 23(3):93-9.

28. Eisenman J, Heelan K, Welk G. Assessing body composition among 3-to 8-year-old children: anthropometry, BIA, and DXA. Obes Res 2004; 12(10):1633-40.

29. Hashimoto K, William W, Thomas A, Uvena J. Estimation of neo- natal body composition: Isotope dilution versus Total-body electri- cal conductivity. Biol Neo 2002; 81:170-176.

30. Picolli A, Peruzzi L, Fanos V, Schena S, Pizzini C, Borgione S, Bertino E, Chiaffoni G, Coppo R, Tato L. Reference values of the bioelectri- cal impedance vector in neonates in the first week after birth. Nu- trition 2002; 18(3):383-387.

31. Casanova M, Jiménez A, Torres S, Rodríguez I, Mariño A, Casanova

M. Composición corporal del recién nacido de bajo peso. Análisis

de las diferencias según la edad gestacional. Vox Paediatr 1999;

7:23-28.

32. Kabir I, Malek M, Rahman M, Khaled M, Mahalanabis D. Changes in body composition of malnourished children after dietary supplementation as measured by bioelectrical impedance. Am J Clin Nutr 1994; 59:5-9.

33. Lazzer S, Bedogni G, Agosti F, De Col A. Comparison of dual- energy X-ray absorptiometry, air displacement plethysmography and bioelectrical impedance analysis for the assessment of body composition in severely obese Caucasian children and adolescents. Br J Nutr 2008; 100(4):918-925.

34. Mueller W, Harrist R, Doyle S, Labarthe D. Percentiles of Body composition From Bioelectrical Impedance ond Body Measure- ments in U.S. Adolescents 8-17 Years Old: Proyect HeartBeat. Am J Hum Biol 2004; 6:135-150.

35. Bosy-Weatphal A, Danielzik S, Dorhofer R, Piccoli A, Muller M.

Patterns of bioelectrical impedance vector distribution by body mass index and age: implication for body-composition analysis. Am J Clin Nutr 2005; 82(1):60-68.

36. Phillips S, Bandini L, Compton D, Naumova E. A longitudinal com- parison of body composition by total body water and bioelectrical impedance in adolescent girls. J Nutr 2003; 133:1419-1425.

37. Chumlea W, Guo S, Kuczmarski R, Flegal K, Johnson C, Heymsfield S, Lukaski H, Friedl K, Hubbard V. Body composition estimates from NHANES III bioelectrical impedance data. Inter J Obes 2002;

26:1596-1609.

38. Morrison J, Barton B, Obarzanek E, Crawford P, Guo S, Schreiber

G. Racial differences in the sums of skinfolds and percentage of

body fat estimated from impedance in black and white girls, 9 to 19 years of age: the national heart, lung, and blood institute growth and health study. Obes Res 2001; 9:297-305.

Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 105-110.

109

Sánchez Jaeger y Barón

39.

Urrejola P, Hodgson M, Icaza M. Evaluación de la composición corporal en niñas usando impedanciometría bioeléctrica y pliegues subcutáneos. Rev Chil Pediatr 2001; 72(1):26-33.

110

Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 105-110.

40. Fagundes U, Kopelman B, García C, Baruzzi R, Fagundes Neto U. Nutritional status and body composition of two South American native populations-Alto Xingu and Ikpeng. J Pediatr 2004;

80(6):483-489.

Recibido: 12-01-2009 Aceptado: 31-05-2009

Notas

Semblanza del Prof. Pablo Liendo Coll

Profile: Prof. Pablo Liendo Coll

Pablo Liendo Chapellin

El 16 de enero de 1919 nace en Caracas Pablo Liendo Coll, integrante de una verdadera dinastía de hijos úni-

cos, varones 1 , médicos venezolanos, la cual se inició con el Dr. Bartolomé Liendo Tamariz, casado con una hija de María Antonia Bolívar (hermana de El Libertador); parti- cipó en la Guerra de Independencia; graduado de Médico en Bogotá y admitido en la Facultad Médica de Caracas sin examen, el 19 de mayo de 1832; realizó junto con el Dr. Francisco Ignacio Carreño el análisis de sustancias volcánicas, revelando sus conocimientos de la química,

y publicó estudios sobre las fiebres de Apure. El segundo

fue su hijo el Dr. Pablo Antonio Liendo; graduado en 1860 en la Universidad Central y desempeñado entre otros car- gos importantes los de Presidente de la Junta Administra-

tiva de Hospitales Civiles del Distrito Federal e inspector de ellos; fue también Director del Hospital Vargas de 1891

a 1893 y luego de 1896 a 1898, por lo cual históricamen-

te, fue nuestro primer administrador de hospitales, reali- zando en ellos una gran labor. El tercero fue su hijo el Dr. Bartolomé Liendo Clemente quien se graduó en 1895; fue director de los Pabellones de Cirugía del Hospital Vargas en 1903 y según señala el Dr. Oscar Beaujon, “Lo ejerció con excepcionales dotes organizativas durante trece años; fundó el Registro de Operaciones y fue el iniciador de la utilización de los rayos X en este Hospital”. Este último se casó con Doña María Coll Núñez. De sus padres hay varias circunstancias que van a marcar la biografía del Dr. Liendo Coll. Su padre padeció una diabetes que eventualmente lo condujo a una muerte prematura al contraer una infección por ántrax cuando su hijo empezaba su adolescencia. La muerte de su hermanita Margarita, determinó que su padre abandonara el ejercicio de la profesión. Es de suponer que la intelectualidad de Pedro Emilio Coll, su tío materno, influyó notablemente en la personalidad del Dr. Liendo Coll. Se casó con Josefina Chapellín con quien tuvo a Marielba, Gisela y Pablo Antonio.

Liendo Coll cursó su educación primaria en el Colegio San Francisco de Sales. Obtuvo su grado de Bachiller en

Solicitar copia a: Dr. Pablo Liendo Chapellin. E-mail: pliendo@cantv.net

Filosofía en el Liceo Andrés Bello en 1936. Egresó como Doctor en Ciencias Médicas de la Universidad Central de Venezuela en 1942, con la tesis “Método para la Dosifi- cación de Urea en los Líquidos” premiada con un Diplo- ma. Culmina exitosamente su especialización en Endo- crinología y Nutrición en la Universidad de Harvard, Boston, Massachussets, USA, en 1945. En la docencia se desempeñó como Preparador en la Cátedra de Clínica Semiológica y Propedéutica en 1945: sigue hasta 1950 y luego como Jefe de Clínica de 1950 a 1952. En la Escuela de Salud Pública actúa como Profesor Titular en la Cáte- dra de Nutrición de 1958 a 1961 y como profesor de Dietoterapia y Dietología en la Escuela de Dietética de la UCV, de la cual fue uno de los fundadores y miembro del Consejo Directivo desde 1950. Sus compañeros estima- ban que el Dr. Liendo Coll era capaz de suplir a cualquier profesor que dictara materias relacionadas con la nutrición. En la Escuela de Medicina José María Vargas, como miembro del profesorado de la Cátedra de Medici- na Preventiva y Social le tocó dictar la asignatura Socio Antropología Médica tanto a su hijo el Dr. Pablo Liendo Chapellín como a la futura esposa de este último, la Dra. Michelle López Luzardo. Recibió su jubilación en 1980. En el ámbito asistencial se desempeñó como Asistente en el Peter Bent Brighan Hospital de Boston; Externo e Inter- no de los Servicios Médicos del Ministerio de Obras Pú- blicas; Médico Dietólogo del Servicio de Nutrición del Ministerio de Sanidad y Asistencia Social (MSAS); Jefe de la Consulta de Endocrinología y Nutrición del Instituto Venezolano de los Seguros Sociales y Jefe del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Vargas de Cara- cas.

El Dr. Liendo Coll describía su trayectoria profesional iden- tificando su inicio como endocrinólogo en el cual el inte- rés se centraba en qué hacían las células con los nutrientes. Tempranamente reconoce que el tratamiento del indivi- duo trasciende el nivel celular; de ahí que le corresponde históricamente participar en la fundación de la Escuela de Dietética de la UCV. Sin embargo, el problema tam- bién trasciende al ámbito individual y dedica buena parte de sus esfuerzos a la nutrición de los pueblos desde distintas posiciones en el Instituto Nacional de Nutrición.

Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 111-112.

111

Notas

Su última etapa está signada por el convencimiento de que la variable demográfica priva sobre cualquier planifi- cación social, de ahí que opta por concentrar su desem- peño en la fundación y gestión de la Asociación Venezo- lana de Planificación Familiar, no sin antes abandonar el ejercicio clínico de la medicina.

Si bien hay reseñas disponibles acerca de la trayectoria profesional de Pablo Liendo Coll, hay facetas de su bio- grafía que son poco conocidas. En su infancia y juventud practicó la equitación y la natación. En su adultez sentía una gran atracción por el velerismo, la cual compartía con su gran amigo el Dr. Víctor Montoya (otro galeno di- sidente). Fuera de esos deportes ningún otro lo atraía en lo más mínimo. Nunca aprendió a bailar y sin embargo invirtió años en perfeccionar la calidad de los equipos de reproducción de sonido que él mismo diseñaba y fabrica- ba. Era prácticamente abstemio y no le agradaban los pla- tos a base de puros vegetales. Su desayuno cotidiano eran dos huevos fritos con tocineta. Tenía un profundo conoci- miento de la electrónica, su segunda pasión después de la lectura. También era un carpintero muy capaz, siendo su pieza más acabada un reloj de pie (“Granmother Clock”) el cual continúa perfectamente operativo. Tenía un gran sentido del humor, hasta el punto que solía despistar a sus interlocutores, quienes encontraban divertido los señalamientos que él les confesaba acerca de su propia

visión de escenarios probables y con terribles consecuen- cias. Tenía un marcado rechazo por el mundo castrense y por cualquier intento de coartar el libre pensamiento in- dividual o colectivo. Tuvo una breve actuación política, inicialmente al firmar el Manifiesto de los Médicos con- tra la dictadura de Marcos Pérez Jiménez y luego como candidato a diputado al Congreso Nacional en represen- tación del Partido Integración Republicana. Por razones de trabajo le tocó viajar en varias oportunidades, cosa que no disfrutaba en lo absoluto. Decía que “Del Univer- so Venezuela, de Venezuela Caracas y de Caracas su casa”. Era poco entusiasta de las reuniones sociales. Pre- fería quedarse en casa leyendo o trabajando en su taller.

Es de notar que con su hijo, el Dr. Pablo Liendo Chapellín, quien también se graduó de Médico Cirujano, en la Uni- versidad Central de Venezuela en 1970, especializándo- se en endocrinología, termina la dinastía de esta rama de los Liendo médicos. También abandonó el ejercicio de la medicina y tuvo sólo una hija, Johanna, quien optó por la Odontología como profesión graduándose en 2007.

El Dr. Liendo Coll fue un fumador empedernido, desarro- llando un cáncer de pulmón que lo llevó a la muerte el 16 de agosto de 1982. Tres días antes contrajo matrimo- nio con la Lic. Olga Blanco Iglesias.

112 Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 111-112.

Notas

Fundación Bengoa informa

Fundación Seguros Caracas entregó a María Nieves García Casal Premio a la Investigación en Diabetes 2009

Con el objeto de fomentar y reconocer a la investigación en Diabetes que se realiza en nuestro país, la Fundación Seguros Caracas, conjuntamente con la Fundación Bengoa, hicieron entrega el 13 de noviembre, del “Premio a la Investigación en Diabetes Fundación Seguros Caracas 2009”, a la Dra. María Nieves García Casal, del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas, IVIC, por su aporte al conocimiento científico sobre esta condición en Venezuela.

El proyecto ganador se titula “Efecto de la Suplementación con β-Caroteno a Pacientes Diabéticos Tipo 2 e Individuos Sanos sobre el Status de Hierro y la Capacidad Antioxidante del Plasma”, y su finalidad es conocer los beneficios que el uso de antioxidantes y el control del metabolismo de hierro, podría tener en mejorar la calidad de vida de los pacientes diabéticos tipo 2, al evitar o retardar la complicaciones asociadas a esta enfermedad.

El proyecto además, contribuye con la formación académica de cuarto nivel, pues forma parte de la línea de investigación que se desarrolla en los estudios de postgrado del Centro de Medicina Experimental. Laboratorio de Fisiopatología del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC). La Dra. García Casal recibió una asignación en efectivo para la continuación del proyecto y, una placa de reconocimiento con el compromiso de su difusión en un medio de publicación científica.

El Premio a la Investigación en Diabetes Fundación Seguros Caracas se entregó en nuestro país por primera vez. Su objetivo es fomentar el desarrollo de proyectos de investigación originales y reconocer el aporte de investigadores, instituciones u organizaciones venezolanas, para una mejor comprensión de la condición de la diabetes en la población venezolana.

El Jurado estuvo conformado por reconocidos investigadores y profesionales representantes de la Sociedad Venezolana de Puericultura y Pediatría, de la Sociedad Venezolana de Endocrinología y Metabolismo, de la Facultad de Medicina de la Universidad Central de Venezuela, de FUNDADIABETES, International Life Sciences Institute (ILSI), Fundación Seguros Caracas y la Fundación Bengoa, quien presidió la comisión evaluadora.

“Para la Fundación Seguros Caracas, otorgar este reconocimiento es sinónimo de orgullo y satisfacción ya que esta iniciativa es una muestra más del firme compromiso de la asociación por contribuir al conocimiento científico sobre la diabetes en nuestro país, en un ámbito que comprenda las múltiples aristas del problema, con propuestas de innovación ante esta condición, porque sabemos que la educación es una parte fundamental para lograr este objetivo”, destacó Gerardo Perozo, Gerente General de la institución.

Seminario “Hacia SLAN 2009” El Capítulo Venezolano de la Sociedad Latinoamericana de Nutrición, ILSI y Fundación Bengoa organizaron el 31 de julio el Seminario “Hacia SLAN 2009”. El programa desarrollado contó con la excelente participación de los expositores, quienes con excelente calidad actualizaron a la audiencia en estos temas: Agua y cambio climático, Soledad Pérez- Oficina Sanitaria Panamericana; Funda- mentos básicos de química de proteínas, Dr. José Bubis. Universidad Simón Bolívar; Acidosis tubular renal en ni- ños como problema emergente y su tratamiento: Como diagnosticar y orientar el tratamiento médico. Dra. Michelle López; Calcio: importancia, requerimiento y necesidad de actividad física, Lic. Yimi Vera. Universidad del Zulia; Síndrome metabólico, una moda más en nutri- ción? Conceptos básicos, actuales y tratamiento médico, Dr. Gustavo Oviedo. INVESNUT- Universidad de Carabobo; Tratamiento dietético y actividad físico, Lic. Zulema Zarzalejo; Consumo de grasas, cantidad y tipo para una mejor calidad de vida. Dr. Virgilio Bosch. Uni- versidad Central de Venezuela- Fundación Bengoa Antioxidantes en la prevención de enfermedades cróni- cas no transmisibles, Dra. María Nieves García-IVIC.

13° Congreso de Nutricionistas y Dietistas de Venezue- la. Nutrición esencia de la salud integral. 29 Septiembre al 02 de Octubre 2009. Nueva Esparta, Margarita. La Fundación Bengoa participó en varias de las activida- des del 13° Congreso de Nutricionistas y Dietistas de Venezuela. “Nutrición esencia de la salud integral”, que se efectúo en la Isla de Margarita. El Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Venezuela entregó una pla- ca de reconocimiento al Dr. José María Bengoa por su amplia y extraordinaria labor nacional e internacional en beneficio de la alimentación y nutrición. a. La Fundación Bengoa, ILSI y Farmacia SAAS, patrocinaron a la Lic. Verónica Molina, experta internacional en Guías de Ali- mentación, quien presentó una revisión del estado de las Guías en las Américas y su importancia como instrumen- to indispensable para la educación nutricional en pobla- ciones. El Dr. Virgilio Bosch, presidente de la Fundación Bengoa, intervino con la conferencia «Grasas Trans en Productos Venezolanos. Se presentó el Cine Foro “Una

Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 113-115.

113

Notas

Experiencia de Educación Nutricional Masiva en y para Venezuela, que permitió compartir con la audiencia la experiencia de la Campaña contra la Malnutrición. Parti- ciparon como conferencista la Lic. Elijú Patiño (Funda- ción Bengoa), Lic. Nakarí Galicia (Farmacia SAAS), co- mentaristas la Lic Mariana Iglesia y la Lic. Verónica Molina y la Dra. Maritza Landaeta-Jiménez. Fue una excelente oportunidad para mostrar la importancia del trabajo co- ordinado entre varias instituciones y empresas, en benefi- cio de nuestro país.

II Seminario Marcando Huella en Alimentación: Trastor- nos Alimentarios

El II Seminario Marcando Huella en Alimentación: Tras- tornos Alimentarios, promovido por Cativen en alianza con Fundación Bengoa, se realizó el 11 de noviembre de

2009. Se abordó el tema de los trastornos alimentarios

desde una perspectiva amplia, con la asistencia de profe- sionales y público en general relacionado con estos te- mas. Las conferencias que se presentaron fueron: Nutrien- do el Bienestar o Alimentando el Caos, Lic. Marta Hurta- do. Trastornos de la Conducta alimentaria. Tratamiento médico y psicológico de los Trastornos de la Conducta Alimentaria, Dr. Ernesto Rodríguez. Abordaje nutricional de los Trastornos de la Conducta Alimentaria, Lic. Cynthia Figuera de Soublette. Prediabetes a Diabetes, la historia natural de la enfermedad, Dra. Imperia Brajkovich. Stress, desordenes alimentarios, nutrición y neuroinmunomo- dulación, Dr. Javier Romeo (España). Algunas lecciones aprendidas en RSE: los buenos hábitos de alimentación como área de pertinencia, Víctor Guédez. Avances en el tratamiento de la obesidad, Dr. Gustavo Oviedo. Nutri- ción equilibrada y actividad física, Lic. Mariana Iglesia. Influencia de la actividad física sobre la inflamación rela- cionada con factores de riesgo metabólico Dr. Javier Romeo.

Campaña de educación nutricional en medios masivos La campaña “Con todos los hierros” y la guía que aborda las consecuencia de la deficiencia de hierro y la anemia, ha tenido buena receptividad en el público y en los profesionales, que han manifestado opiniones positivas y expresado inquietudes en busca de respuestas por este programa en los próximos temas que se traten en el programa. De información y comunicación por televisión.

Esta actividad, se complementó, con un ciclo seminarios organizados por las Escuelas de Nutrición de la Universidad del Zulia, Universidad de los Andes y universidad Central de Venezuela, Fundación Bengoa y Farmacia SAAS, en los cuales participaron como expositores profesores de las Escuelas, de Fundación Bengoa y de Farmacia SAAS. Estos seminarios constituyeron espacios de intercambio de experiencias en

114 Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 113-115.

el ámbito de la educación nutricional, con profesores y

estudiantes y, fue una oportunidad de integración entre la academia, las empresas y la fundación, todos preocupados por la alimentación y nutrición en nuestro país. A las Cátedras de Educación Nutricional se entregó una copia de las piezas producidas por el programa. Desde la Fundación Bengoa reconocemos el compromiso de las Escuelas de Nutrición, en la formación de profesionales sensibilizados con la Educación Nutricional y la Nutrición Comunitaria.

Grupo de Transición Alimentaria y nutricional (TAN)

El grupo de Transición Alimentaria y Nutricional (Grupo

TAN), en el próximo semestre publicará los resultados de

la encuesta que venían realizando a través de las páginas

web, de varias sociedades y de la Fundación Bengoa. Dichos resultados serán discutidos en una reunión con los organizadores y participantes de la misma.

Fundación Bengoa en la comunidad.

Flor Amarillo

La Fundación Bengoa, continúa trabajando el estado Apure el programa de nutrición comunitaria y educación “Flor Amarillo” en conjunto con el Centro de Investigaciones Sociales y de Educación (CISE), en los Municipios Pedro Camejo y Biruaca, Estado Apure, con

el apoyo del Hato Santa Luisa y de la Fundación Banco

Venezuela. El objetivo es desarrollar y fortalecer capacidades y actitudes de los alumnos, padres y docentes

de las escuelas involucradas, con la finalidad de contribuir

a mejorar la alimentación y nutrición en el hogar, la

escuela y la comunidad. Se atienden 1200 niños, 120

Docentes y 150 personas de la comunidad.

Durante este periodo, se promovieron y realizaron diferentes actividades, para incentivar la transferencia adecuada de los contenidos de alimentación y nutrición en el aula tales como proyectos pedagógicos de aula, proyectos comunitarios, carteleras, ambientaciones en el aula, actividades culturales y educativas (Canta y Juega con los Alimentos) relacionadas con los alimentos. Se dictaron tres talleres de capacitación práctica de Evaluación Nutricional Antropométrica, en cinco escuelas. Se hizo una jornada de desparasitación con el apoyo de Laboratorio Vargas). Se desarrollo para los docentes el Taller de Desayuno y Anemia, cuyos contenidos debían ser transferidos a los alumnos, para que los usaran en las

actividades de cierre del proyecto, uno de los indicadores de evaluación utilizados por la Fundación Bengoa. Se realizaron dos (2) cursos de cocina en las comunidades y escuelas participantes “Cocina saludable y manipulación

e higiene de los alimentos” y “Cocinando con Vegetales”

Notas

Se logró la articulación con instituciones públicas y pri- vadas, instituciones locales y regionales y medios de co- municación social, quienes participaron en las activida- des de cierre del proyecto junto a varias empresas y orga- nizaciones que se incorporaron con donaciones. Entre ellas agradecemos el apoyo de Venezuela Sin Límites, Cativen, Alimentos Polar, Plumrose, Cargill, Hato La Guanota, Fama de América. Donación del espacio en el restaurant Cinaruco y la sala de eventos “La Macanilla” del Hotel Soleos en San Fernando de Apure para los eventos de cierre con docentes, madres y miembros de la comuni- dad y del Domo Deportivo de Biruaca- Fundeapure para la realización de las actividades con los niños.

Educando en alimentación y nutrición Continuaron las actividades de este programa en cuatro comunidades educativas ubicadas en las ciudades de Maracaibo, Mérida y en la comunidad de la Vega en Ca- racas. Se ejecuta en 4 unidades educativas, 1178 niños, 32 docentes, 76 personas de las comunidades. Es un pro- grama con los siguientes componentes: servicio de ali- mentación, vigilancia nutricional, educación nutricional, formación para la participación y seguimiento y evalua- ción. Se interviene para mejorar el estado nutricional y la calidad de la alimentación, mediante el financiamiento de Regional, que permite el fortalecimiento de la alimen- tación de los niños participantes en el programa. Se tra- baja para lograr cambiar las acciones individuales en ac- ciones que involucren al colectivo y lo comunitario.

Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 113-115.

115

Indice de autores

Anales Venezolanos de Nutrición

Indice de autores 2009

A

Acuña G.,Iraima. Situación socioeconómica, diagnóstico nutricional antropométrico y dietario en niños y adolescentes de Valencia, Venezuela 2009;22 (1): 5-11. Anderson Vázquez, Hazel Ester. Efecto del consumo de aguacate (Persea Americana Mill) sobre el perfil lipídico en adultos con dislipidemia. 2009;22 (2): 84-89. Aréchiga Viramontes, Julieta Véase Betancourt León, Hamlet.

B

Barón, María Adela Véase Solano, Liseti Barón, María Adela Véase Sánchez Jaeger, Armando Barón, María Adela Véase Portillo, Zulay Betancourt León, Hamlet. Determinación del peso corporal para la estatura de bailarines de ballet y danza moderna y folclórica de Cuba. 2009;22 (2): 69-75

C

Cabrera, Soralys Véase Anderson Vázquez, Hazel Ester Calanche Morales, Juan B. Influencias culturales en el régimen alimentario del venezolano. 2009;22 (1): 32-40. Carías, Diamela. Indicadores bioquímicos del estado nutricional en adolescentes pre-universitarios de Caracas. 2009;22(1):12-19. Cioccia, Anna María Véase Carías, Diamela

.

D

Díaz Sánchez, Maria Elena Véase Betancourt León, Hamlet.

F

Fajardo, Zuleida Véase Portillo, Zulay

G

González Inciarte, Luisandra Coromoto Véase Anderson Vázquez, Hazel Ester Granito, Marisela Véase Torres, Alexia Guerra, Marisa Véase Torres, Alexia Guerrero, Arkady. Índice de Masa Corporal según grado de desarrollo puberal en varones venezolanos. 2009;22 (1):20-24. Gutiérrez, Marlén Véase Carías, Diamela

H

Hevia, Patricio Véase Carías, Diamela

L

Landaeta, Maritza Véase Tomás-Casterá, Vicente Liendo Chapellin, Pablo. Semblanza del Prof. Pablo Liendo Coll. 2009;22 (2):111-112. López-Luzardo, Michelle. Las dietas hiperproteicas y sus con- secuencias metabólicas. 2009;22 (2): 95-104. Lozano, Rosa Véase Anderson Vázquez, Hazel Ester

P

Páez, María Véase Solano, Liseti Pérez, Analy Véase Carías, Diamela Portillo, Zulay. Consumo dietario de hierro y zinc, presencia de inhibidores y facilitadores de la absorción y conocimiento materno sobre el hierro como nutriente. 2009;22 (2): 76-83.

R

Ramírez García, Carlos Manuel Véase Betancourt León, Hamlet. Rodríguez, María Véase Torres, Alexia

S

Sánchez Jaeger, Armando Véase Solano, Liseti Sánchez Jaeger, Armando Véase Guerrero, Arkady Sánchez Jaeger, Armando. Uso de la bioimpedancia eléctrica para la estimación de la composición corporal en niños y ado-

lescentes. 2009;22 (2): 105-110. Sanz-Valero, Javier Véase Tomás-Casterá, Vicente Solano, Liseti Véase Portillo, Zulay

Solano, Liseti. Anemia y deficiencia de hierro en niños menores

de cuatro años de una localidad en Valencia 2008;21 (2): 63-

69.

Solano, Liseti Véase Acuña G.,Iraima

T

Tomás-Casterá, Vicente. Descriptores versus Palabras Clave sobre nutrición: aportación a la correcta indización. 2009;22 (2): 90-94. Torres, Alexia. Factibilidad tecnológica de incorporar germen desgrasado de maíz en la elaboración de pasta corta. 2009;22 (1): 25-31.

Wanden-Berghe, Carmina

W

Véase Tomás-Casterá, Vicente

116 Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 116-116.

Indice de descriptores

Anales Venezolanos de Nutrición

Indice de descriptores 2009

A

Acidos grasos monoinsaturados 2009;22 (2): 84-89. Acidosis metabólica 2009;22 (2): 95-104. Acceso a la información 2009;22 (2): 90-94. Adolescencia 2009;22 (1): 20-24. Adolescente 2009;22 (1): 5-11. Adolescente 2009;22 (1): 12-19. Aguacate 2009;22 (2): 84-89. Agua corporal 2009;22 (2): 105-110. Almacenamiento y recuperación de la información 2009;22 (2): 90-94. Antropometría 2009;22 (2): 69-75.

B

Bases de datos bibliográficas 2009;22 (2): 90-94. Bioimpedancia eléctrica 2009;22 (2): 105-110.

C

Cineantropometría 2009;22 (2): 69-75. Composición corporal 2009;22 (2): 69-75. Composición corporal 2009;22 (2): 105-110. Conocimientos de la madre 2009;22 (2): 76-83. Consumo de alimentos 2009;22 (2): 76-83. Cultura alimentaria 2009;22 (1): 32-40.

.

D

I

Indice de masa corporal 2009;22 (1): 20-24. Indice de Masa Corporal 2009;22 (2): 69-75. Inhibidores y facilitadores del hierro 2009;22 (2): 76-83.

L

Lactantes 2009;22 (2): 76-83. Lípidos 2009;22 (2): 84-89. Lípidos sanguíneos 2009;22 (1): 12-19. Lipoproteínas 2009;22 (2): 84-89.

M

Macronutrientes 2009;22 (2): 76-83. Metabolismo óseo 2009;22 (2): 95-104. Micronutrientes 2009;22 (1): 12-19. Micronutrientes 2009;22 (2): 76-83.

N

Niño 2009;22 (1): 5-11. Niño 2009;22 (2): 105-110.

O

Osteoporosis 2009;22 (2): 95-104.

 

P

Descriptores 2009;22 (2): 105-110. Descriptores en ciencias de la salud 2009;22 (2): 90-94. Dieta 2009;22 (1): 5-11. Dieta 2009;22 (1): 32-40. Dietas hiperproteicas 2009;22 (2): 95-104.

Pastas 2009;22 (1): 25-31. Pobreza 2009;22 (1): 5-11. Pubertad.2009;22 (1): 20-24.

 

R

E

Estado nutricional 2009;22 (1): 12-19. Evaluación nutricional 2009;22 (2): 105-110.

G

Germen desgrasado de maíz 2009;22 (1): 25-31. Grasas en la dieta 2009;22 (2): 84-89.

H

Hábitos alimentarios 2009;22 (2): 76-83. Harinas compuestas 2009;22 (1): 25-31. Hierro en la dieta 2009;22 (2): 76-83. Hipercalciuria 2009;22 (2): 95-104.

Régimen alimentario 2009;22 (1): 32-40.

T

Transculturación alimentaria 2009;22 (1): 32-40. Trastornos de crecimiento 2009;22 (2): 95-104. Trigo 2009;22 (1): 25-31.

U

Urolitiasis 2009;22 (2): 95-104.

V

Vocabulario controlado 2009;22 (2): 90-94.

Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 117-117.

117

Información para los autores

Requisitos uniformes para preparar los manuscritos enviados a revistas biomédicas

enviados a revistas biomédicas y citen una versión publicada de estos.

atenerse a las medidas editoriales que se tomen en su contra. Como mínimo, cabe esperar el pronto rechazo del manuscrito presentado. Si

La quinta edición (1997) de los requisitos

Cuestiones que deben considerarse antes de

el

director no estaba al tanto de las infracciones

uniformes se ha preparado con la finalidad de

presentar un manuscrito para publicación

y

el artículo acaba por aparecer en su revista,

reorganizar y modificar la redacción de la cuarta edición a efecto de aumentar la claridad y

Publicación redundante o duplicada

entonces probablemente se publique en ésta un aviso de publicación redundante o

La divulgación preliminar, generalmente por

Publicación secundaria aceptable

abordar inquietudes con respecto a derechos, protección de la vida privada de los sujetos de investigación, descripción de los métodos aplicados y otros asuntos. Los requisitos uniformes para preparar los manuscritos enviados a revistas biomédicas pueden reproducirse para fines educativos y sin afán

Por publicación redundante o duplicada se entiende la publicación de un artículo que se traslapa considerablemente con otro ya publicado.

Los lectores de publicaciones periódicas

duplicada, que puede o no acompañarse de una explicación del autor y no necesitará de su aprobación.

conducto de los medios de comunicación de masas, de la información científica descrita en

de lucro, con prescindencia de los derechos

primarias merecen que se les dé la confianza

un articulo ya aceptado pero aún sin publicar

del autor; el Comité alienta la distribución de

de

que lo que están leyendo es original, a menos

representa una infracción de las normas de

este material.

que haya una clara indicación de que el articulo

muchas revistas. En contadas ocasiones, y solo

se

ha vuelto a publicar por elección del autor y

mediante acuerdo con el director, puede

A

las revistas que accedan a guiarse por los

el director. Esta posición tiene como

aceptarse la diseminación preliminar de datos;

requisitos uniformes (actualmente más de 500 revistas lo hacen) se les pide que en sus instrucciones para los autores citen el documento correspondiente a 1997.

fundamento las leyes internacionales de derechos de autor, la conducta ética y el uso eficaz en función de los costos de los recursos.

por ejemplo, cuando se presenta una emergencia de salud pública.

Es

importante hacer hincapié en lo que los

La mayor parte de las revistas científicas no desean recibir manuscritos acerca de un trabajo

aceptado para publicación en otra parte, ya sea

La publicación secundaria en el mismo idioma

requisitos significan y en lo que no. En primer

que ya ser ha dado a conocer en gran medida

o

en otro distinto, especialmente en otros países,

lugar, los requisitos uniformes son instrucciones sobre la forma de preparar los manuscritos dirigidas a los autores; no se trata sobre

en un artículo publicado o que forma parte de otro manuscrito que se ha propuesto o ha sido

se considera justificable y puede incluso ser beneficiosa, siempre y cuando se cumplan las siguientes condiciones.

indicaciones sobre estilo editorial destinadas a

en

forma impresa o en soporte electrónico. Esta

1.

Los autores tendrán que recabar la

la

redacción de las revistas. (Sin embargo,

norma no impide que la revista considere un

aprobación de los directores de las dos

muchas revistas han incorporado en su estilo editorial ciertos elementos de los requisitos.)

articulo rechazado por otra revista o un informe completo que sigue a la publicación de un informe preliminar, como puede ser un resumen

revistas involucradas; el director de la publicación secundaria tendrá en su poder una fotocopia, separata o manuscrito de la

En segundo lugar si los autores preparan un

o

póster presentados a la consideración de

versión primaria.

manuscrito según el estilo especificado en estos requisitos, los directores de las revistas

colegas en una reunión profesional. Tampoco impide que las revistas consideren un artículo

2.

Se respetará la precedencia de la publicación primaria dejando transcurrir por lo menos

participantes no devolverán el manuscritos para que se hagan cambios de estilo antes de

que se ha presentado en una reunión científica pero que no se ha publicado íntegramente ni

una semana antes de la publicación secundaria (a menos que específicamente se

considerarlo para publicación. No obstante, en

se

está considerando para publicación en las

negocie otra cosa con ambos directores).

el

proceso de publicación los manuscritos

actas de una reunión o en una publicación

3.

El articulo para publicación secundaria se

podrán ser modificados por las redacciones de

semejante. Las informaciones periodísticas

destinará a un grupo diferente de lectores;

las

revistas para adaptarlos a las particularidades

acerca de reuniones programadas no se

podría bastar con una versión abreviada.

de

su propio estilo editorial.

consideran en general como infracciones de esta regla, pero no habrán de ampliarse

4.

La versión secundaria reflejará fielmente los datos y las interpretaciones de la primaria.

En tercer lugar los autores que envíen manuscritos a una revista se abstendrán de prepararlos de acuerdo con el estilo editorial

mediante datos suplementarios o copias de los cuadros y las ilustraciones.

5.

Mediante una nota colocada al pie de la primera página de la versión secundaria, se informará a los lectores, a los colegas de los

Cuando se envié un artículo para publicación,

autores y a los organismos de

de ésta y se concretarán a cumplir con los requisitos uniformes.

Pese a todo, los autores tendrán que seguir así mismo las instrucciones particulares de la revista en cuestión por lo que se refiere a los temas apropiados para ésta y el tipo de manuscrito que se les pueden enviar: por

autor debe siempre adjuntar una relación

completa de toda presentación del documento a otras revistas y de cualquier informe anterior que pudieran considerarse publicación redundante o duplicada del mismo trabajo o de uno muy semejantes. El autor debe poner sobre aviso al director de la revista si el trabajo

el

documentación que el artículo ya se ha publicado con anterioridad en forma total o parcial, indicando la referencia primaria. Este podría ser un texto apropiado para dicha nota: “El presente articulo está basado en un estudio que se dio a conocer primero en (titulo de la revista y referencia completa)”.

ejemplo, artículos originales, revisiones o informes de casos. Además es probable que en

aborda temas sobre los cuales se hayan publicado informes anteriores. Si tal es el caso,

6.

El permiso para la publicación secundaria de este tipo se otorgará gratuitamente.

dichas instrucciones figuren otros requisitos exclusivos de la publicación, tales como el número de copias del manuscrito, los idiomas

esos trabajos se mencionarán con la debida referencia bibliográfica en el artículo nuevo. Junto con el manuscrito propuesto se incluirán

Protección de los derechos del paciente a que se respete su vida privada

en

que este puede ser redactado, la extensión

copias de dichos materiales para ayudar al

 

de

los artículos y las abreviaturas aprobadas.

director a decidir la manera de manejar este

El

derecho de los pacientes a que se respete su

Se

espera que las revistas participantes declaren

asunto.

vida privada no debe ser infringido sin antes obtener su consentimiento fundamentado. Las

en sus instrucciones a los autores que sus

Si

la publicación redundante o duplicada se

descripciones por escrito, las fotografías y los

normas están de acuerdo con los requisitos uniformes para preparar los manuscritos

intenta o se produce sin que medie la notificación descrita, los autores deberán

árboles genealógicos que se publiquen no deberán contener información por la cual se

118 Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 118-123.

pueda identificar a los pacientes, a menos que dichos datos resulten esenciales para fines científicos y que el paciente (o su padre o tutor) otorgue por escrito su autorización para la publicación después de haber sido debidamente informado. Para obtener el consentimiento para esta finalidad, es preciso mostrarle al paciente el manuscrito que se va a publicar.

Los detalles que pueden revelar la identidad del paciente deben omitirse si no son esenciales, pero los datos del paciente nunca

se alterarán ni se falsificarán solamente por tratar

de lograr el anonimato. Es difícil lograr el anonimato completo y frente a cualquier duda será preciso obtener el consentimiento fundamentado. Por ejemplo, cubrir la región de los ojos en las fotografías de los pacientes es una protección insuficiente del anonimato.

La exigencia del consentimiento con conocimientos de causa deben figurar en las instrucciones para los autores de la revista. Siempre que se obtenga dicha anuencia, ésto deberá contar en el articulo publicado.

Información para los autores

Mecanografíese el manuscrito en papel bond blanco de 216 x 279 mm o de la medida estándar ISO A4 (212 x 297 mm), con márgenes de por lo menos 25mm. Escríbase o imprímase solamente sobre una cara del papel. Utilícese doble espacio a lo largo de todo el manuscrito, incluido la pagina del título, el resumen, el texto los agradecimientos, las referencias, cada uno de los cuadros y los pies o epígrafes de las ilustraciones. Numérense las paginas en forma consecutiva, empezando por las del título. Sobre el ángulo superior o inferior derecho de cada página anótese el número que le corresponde.

Manuscritos en disquete Cuando un artículo se halla cercano a la aceptación definitiva, algunas revistas piden que los autores faciliten una copia en forma electrónica (en disquete); pueden aceptar una variedad de formato de procesadoras del texto o ficheros de texto (ASCII ).

Cuando presenten disquetes, los autores deberán:

1. cerciorarse de incluir la versión impresa del articulo que va en el disquete;

tener derecho a la autoría. Cada autor debe haber participado en el trabajo en grado suficiente para asumir responsabilidad pública por su contenido.

Para concederle a alguien el crédito de autor, hay que basarse únicamente en su contribución esencial por lo que se refiere a los siguientes aspectos: 1) la concepción y el diseño o bien el análisis y la interpretación de los datos; 2) la redacción del artículo o la revisión crítica de una parte importante de su contenido intelectual; y 3) la aprobación final de la versión que será publicada. Las tres condiciones tendrán que cumplirse siempre. La participación que consiste meramente en conseguir financiamiento o recoger datos no justifica el crédito de autor. Tampoco basta con ejercer la supervisión general del grupo de investigación. Toda parte del artículo que sea decisiva con respecto a las conclusiones principales deberá ser responsabilidad de por lo menos uno de los autores.

Los directores de revistas podrán solicitar a los autores que describan la contribución de cada uno; esa información puede ser publicada.

 

Requisitos para la presentación de manuscritos a una revista

2. poner en el disquete únicamente la versión mas reciente del manuscrito;

Cada vez es más común que los ensayos

autorización, en la sección de agradecimientos

 

3. denominar claramente el fichero ;

multicéntricos se atribuyan a un autor

Resumen de los requisitos técnicos

corporativo. Todos los miembros del grupo que

Todas las partes del manuscrito estarán a doble espacio. Cada sección o componente comenzará en pagina nueva. Revise la secuencia: página del titulo, resumen

4. rotular el disquete con indicación del formato y el nombre del fichero;

5. facilitar información sobre el equipo de computación y el software utilizados.

sean designados como autores, ya sea en la línea destinada al nombre de los autores a continuación del título o en una nota a pie de página, deberán cumplir plenamente con los requisitos de autoría recién señalados. Los

y

palabras clave, texto agradecimientos,

Los autores deberán consultar las instrucciones que la revista proporciona a los autores para

miembros del grupo que no cumplan con

referencias, cuadros (cada uno en página aparte), pies o epígrafes de las ilustraciones.

Preparación del manuscrito

determinar cuáles son los formatos que se aceptan, las convenciones que se aplican para

dichos criterios serán mencionados, con su

Las ilustraciones se presentarán en forma de impresiones fotográficas sin tomar, y no deberán

denominar los ficheros, el número de copias que deben presentarse y otros detalles.

o

en un apéndice (véase “Agradecimientos”).

exceder de 203 x 254 mm.

El

orden en que figuran los autores debe reflejar

Incluya la autorización para reproducir material publicado con anterioridad o para usar ilustraciones en las que se pueda identificar a los sujetos humanos. Adjunte la transferencia de los derechos de autor y otros formularios. Presente el número exigido de copias impresas del artículo. Guarde copias de todo lo que envié.

Página del Titulo La primera página contendrá: 1) el título del artículo, que será conciso pero informativo: 2) nombre de pila preferido y apellidos de cada autor, acompañados de sus grados académicos más importantes y su afiliación institucional; 3) nombre del departamento o departamentos y la institución o instituciones a los que se debe atribuir el trabajo; 4) declaraciones de descargo de responsabilidad, si las hay; 5) nombre y dirección del autor que se ocupará de la

Autoría

una decisión conjunta de éstos. Como los autores se suelen enumerar de distintas maneras, el significado del orden en que aparecen no puede deducirse con exactitud a menos que ellos mismos lo enuncien explícitamente. Para tal efecto, tal vez deseen agregar, en una nota a pie de página, la explicación sobre el orden de enumeración. Al decidir acerca de dicho orden, los autores tendrán presente que muchas revistas imponen un límite al número de autores que figuran en

Resumen y palabras clave

El

texto de los artículos de observación y

correspondencia relativa al manuscrito; 6)

el índice de materias y que, cuando hay más

experimentales se divide generalmente, aunque no por fuerza, en secciones que llevan estos encabezamientos: introducción métodos, resultados y discusión. En los artículos largos puede ser necesario agregar subtítulos dentro de estas secciones, sobre todo en las de

resultados y discusión, a fin de hacer más claro

nombre y dirección del autor a quien se dirigirán las solicitudes de separatas, o nota informativa de que los autores no las proporcionarán; 7) procedencia del apoyo recibido en forma de subvenciones, equipo, medicamentos o todo ello; y 8) título abreviado (titulillo) que no pase de 40 pulsaciones

de 25 autores, la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos incluye en MEDLINE tan solo los nombres de los 24 primeros más el del último.

La segunda página incluirá un resumen (que

el

contenido. Es probable que otro tipo de

(contando caracteres y espacios), el cual se

no sobrepasará las 150 palabras de extensión

artículos -como los informes de casos, las

colocará, debidamente identificado como tal,

si

es un resumen ordinario o las 250 si es uno

revisiones y los editoriales- exijan otra estructura. Para mayor orientación, los autores deberán consultar la revista en la que pretenden publicar.

en la última línea de la página inicial.

Todas las personas designadas como autores habrán de cumplir con ciertos requisitos para

estructurado). En él indicarán los propósitos del estudio o investigación; los procedimientos básicos (selección de los sujetos o los animales de laboratorio incluidos en el estudio; métodos de observación y análisis); los hallazgos más

Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 118-123.

119

importantes (proporciónense datos específicos

y, de ser posibles, su significación estadística),

y las conclusiones principales. Hágase hincapié en los aspectos nuevos e importantes del estudio o las observaciones.

A continuación del resumen agréguense,

debidamente rotuladas, de 3 a 10 palabras o frases cortas clave que ayuden a los indizadores

a clasificar el artículo, las cuales se publicarán

junto con el resumen. Utilícense para este propósito los términos de la lista “Medical Subject Headings” (MeSH) [Encabezamientos de temas médicos] del Index Medicus; en el caso de términos de reciente aparición que todavía no figuren en dicha lista, podrán usarse las expresiones corrientes.

Introducción Exprese el propósito del artículo y resuma el fundamento lógico del estudio u observación. Menciones las referencias estrictamente pertinentes y no incluya datos ni conclusiones del trabajo que está dando a conocer.

Métodos Describa claramente la forma como se seleccionaron los sujetos observados o que participaron en los experimentos (pacientes o animales de laboratorio, incluidos los testigos).

Identifique la edad, el sexo y otras características importantes de los sujetos. La definición y la pertinencia de la raza o el grupo étnico son ambiguos. Los autores deberán ser particularmente cuidadosos con respecto a usar estas categorías.

Identifique los métodos, los aparatos (nombre

y dirección del fabricante entre paréntesis) y

los procedimientos con detalles suficientes para

que otros investigadores puedan reproducir los resultados. Proporcione referencias de los métodos acreditados, incluidos los de índole

estadística (véase más adelante); dé referencias

y explique brevemente los métodos ya

publicados pero que no son bien conocidos; describa los métodos nuevos o que han sido sustancialmente modificados, manifestando las razones por las cuales se usaron y evaluando sus limitaciones. Identifique exactamente todos los medicamentos y productos químicos

utilizados, sin olvidar nombres genéricos, dosis

y vías de administración.

Los informes de ensayos clínicos aleatorizados deberán presentar información sobre todos los elementos importantes del estudio, como son

el protocolo (población de estudio, interven-

ciones o exposiciones, resultados y el funda-

mento lógico del análisis estadístico), asigna- ción de intervenciones (métodos de aleatorización, ocultamiento de la asignación

a los grupos de tratamiento) y método de en- mascaramiento (método ciego).

Los autores que presenten manuscritos de revi- sión incluirán una sección en la que se descri-

Información para los autores

ban los métodos utilizados para localizar, se- leccionar, extraer y sintetizar los datos. Estos métodos se mencionarán también en forma sinóptica en el resumen.

Ética. Cuando informe sobre experimentos en seres humanos, señale si los procedimientos seguidos estuvieron de acuerdo con las normas éticas del comité (institucional o regional) que supervisa la experimentación en seres huma- nos o con la Declaración de Helsinki de 1975, modificada en 1983. No utilice el nombre de los pacientes, sus iniciales ni los códigos hos- pitalarios, especialmente en el material ilustra- tivo. Cuando dé a conocer experimentos con animales, mencione si se cumplieron las nor- mas de la institución, las de un consejo nacio- nal de investigación o cualquier ley nacional acerca del cuidado y el uso de animales de la- boratorio.

Estadística. Describa los métodos estadísticos con detalles suficientes para que el lector ver- sado en el tema y que tenga acceso a los datos originales pueda verificar los resultados presen- tados. Siempre que sea posible, cuantifique los resultados y preséntelos con indicadores apro- piados de error o incertidumbre de la medi- ción (por ej., intervalos de confianza). No de- penda exclusivamente de las pruebas de com- probación de hipótesis estadísticas, tales como el uso de los valores P, que no transmiten infor- mación cuantitativa importante. Analice la ele- gibilidad de los sujetos de experimentación. Proporcione los detalles del proceso de aleatorización. Describa los medios utilizados para enmascarar las observaciones (método ciego), indicando los resultados que dieron. Informe sobre las complicaciones del tratamien- to. Especifique el número de observaciones. Mencione las pérdidas de sujetos de observa- ción (por ej., las personas que abandonan un ensayo clínico). Siempre que sea posible, las referencias sobre el diseño del estudio y los métodos estadísticos utilizados serán de traba- jos vigentes (indicando el número de las pági- nas), y no de los artículos originales donde se describieron por vez primera. Especifique cual- quier programa de computación de uso gene- ral que se haya empleado.

Las descripciones generales de los métodos uti- lizados deben aparecer en la sección de méto- dos. Cuando resuma los datos en la sección de resultados, especifique los métodos estadís- ticos que se emplearon para analizarlos. Limi- te el número de cuadros y figuras al mínimo necesario para explicar el tema central del artí- culo y para evaluar los datos en que se apoya. Use gráficas en vez de cuadros subdivididos en muchas partes; no duplique los datos en las gráficas y los cuadros. Evite el uso no técnico de términos de la estadística, tales como «al azar» (que entraña el empleo de un método de aleatorización), «normal», «significativo», co- rrelaciones» y «muestra». Defina los términos, las abreviaturas y la mayor parte de los símbo- los estadísticos.

120 Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 118-123.

Resultados En el texto, los cuadros y las ilustraciones, pre- sente los resultados siguiendo una secuencia lógica. No repita en el texto todos los datos de los cuadros ni de las ilustraciones; destaque o resuma tan solo las observaciones importantes.

Discusión Haga hincapié en los aspectos nuevos e im- portantes del estudio y en las conclusiones que se derivan de ellos. No repita con pormenores los datos u otra información ya presentados en las secciones de introducción y de resultados. Explique en la sección de discusión el signifi- cado de los hallazgos y sus limitaciones, in- cluidas sus implicaciones para la investigación futura. Relacione las observaciones con otros estudios pertinentes.

Establezca el nexo entre las conclusiones y los objetivos del estudio, pero absténgase de ha- cer afirmaciones generales y extraer conclusio- nes que no estén completamente respaldadas por los datos. En particular, los autores evita- rán hacer afirmaciones sobre los beneficios y los costos económicos, a menos que su ma- nuscrito incluya datos y análisis económicos. No reclame ningún tipo de precedencia ni mencione trabajos que no estén terminados. Proponga nuevas hipótesis cuando haya justi- ficación para ello, pero identificándolas clara- mente como tales. Cuando sea apropiado, puede incluir recomendaciones.

Agradecimientos En un lugar adecuado del artículo (como nota al pie de la primera página o como apéndice del texto; véanse los requisitos de la revista) uno o varios enunciados especificarán lo siguiente:

1) las colaboraciones que deben ser reconoci- das pero que no justifican la autoría, tales como el apoyo general del jefe del departamento; 2) el reconocimiento por la ayuda técnica recibi- da; 3) el agradecimiento por el apoyo financie- ro y material, especificando la índole del mis- mo; y 4) las relaciones que puedan suscitar un conflicto de intereses (véase «Conflicto de in- tereses»).

Las personas que colaboraron intelectualmen- te en el artículo pero cuya participación no jus- tifica la autoría pueden ser citadas por su nom- bre, añadiendo su función o tipo de colabora- ción; por ejemplo, «asesoramiento científico», «examen crítico de la propuesta para el estu- dio», «recolección de los datos» o «participa- ción en el ensayo clínico». Estas personas ten- drán que conceder su permiso para ser nom- bradas. Los autores se responsabi-lizarán de obtener la autorización por escrito de las per- sonas mencionadas por su nombre en los agra- decimientos, pues los lectores pueden inferir que estas respaldan los datos y las conclusio- nes.

El reconocimiento por la ayuda técnica recibi- da figurará en un párrafo separado de los testi- monios de gratitud por otras contribuciones.

Información para los autores

Referencias Numere las referencias consecutivamente si- guiendo el orden en que se mencionan por pri- mera vez en el texto. En este, en los cuadros y en los pies o epígrafes de las ilustraciones, las

si hay más de 25, enumera los primeros 24, continuación el último autor y luego agrega «et al.»)

Vega KJ, Pina I, Krevsky B. Heart transplanta-

Optativamente, si se utiliza la paginación con-

9. Número sin volumen Turan 1, Wredmark T, Fellander-Tsai L. Arthroscopic ankle arthrodesis in rheumatoid arthritis. Clin Orthop 1995;(320): 110-4.

referencias se identificarán ‘ mediante núme-

tion is associated with an increased risk for

10.

Sin número ni volumen

ros arábigos entre paréntesis. Las referencias citadas solamente en cuadros o ilustraciones se numerarán siguiendo una secuencia que se establecerá por la primera mención que se haga en el texto de ese cuadro o esa figura en parti- cular.

pancreatobiliary disease. Ann Intern Med 1996 Jun 1;124(11):980-3.

tinua a lo largo de un volumen (como hacen muchas revistas médicas), se pueden omitir el

Browell DA, Lennard TW. Immunologic status of the cancer patient and the effects of blood transfusion on antitumor responsos. Curr Opin Gen Surg 1993:325-33.

11.

Paginación en números romanos

Emplee el estilo de los ejemplos que aparecen más adelante, los cuales están basados en el

mes y el número. (Nota: Para respetar la uniformidad, en todos los ejemplos que se presentan en los requisitos

Fisher GA, Sikic BI. Drug resistance in clinical oncology and hematology. Introduction. Hematol Oncol Clin North Am 1995

formato que la Biblioteca Nacional de Medici- na de los Estados Unidos usa en el Index

uniformes se aplica esta opción. La NLM, sin embargo, no usa dicha opción.)

Apr;9(2):xi-xii.

Medicus. Abrevie los títulos de las revistas de

12.

Indicación del tipo de artículo, según co-

conformidad con el estilo utilizado en dicha publicación. Consulte la List of Journals

Vega KJ, Pina 1, Krevsky B. Heart transplantation is associated with an increased risk for

rresponda Enzensber er W, Fischer PA. Metronome in

Indexed in Index Medicus [Lista de revistas

pancreatobiliary disease.

Ann Intern Med

Parkinson,s disease [carta]. Lancet

indizadas en Index Medicus], que se publica

1996;124:980-3.

 

1996;347:1337.

anualmente como parte del número de enero y como separata. La lista se puede obtener asi- mismo en el sitio que la biblioteca mantiene en la World Wide Web (http://

Más de seis autores:

Parkin DM, Clayton D, Black Rj, Masuyer E, Friedl HP, Ivanov E, el al. Childhood leukaemia

Clement J, De Bock R. Hematological compli- cations of hantavirus nephropathy (HVN) [resumen]. Kidney Int 1992;42:1285.

www.nlm.nih.gov).

in Europe after Chernobyl: 5 year follow-up.

13.

Artículo que contiene una retractación

Absténgase de utilizar los resúmenes como re-

BrJ Cancer 1996;73:1006-12.

Garey CE, Schwarzman AL, Rise ML, Seyfried TN. Ceruloplasmin gene defect associated with

ferencias. Las referencias a artículos que han

2.

Organización como autor

epilepsy in EL mice [retractación de Garey CE,

sido aceptados pero que todavía no se publi-

The Cardiac Society of Australia and New

Schwarzman AL, Rise ML, Seyfried TN. En: Nat

can se designarán como «en prensa» o «de

Zealand. Clinical exercise stress testing. Safety

Genet 1994;6:426-31]. Nat Genet 1995;11:

próxima aparición»; los autores obtendrán por

and performance guidelines.

Med J Aust

104.

escrito el permiso para citar dichos artículos y

1996;164:282-4.

 

también la verificación de que han sido acep-

14.

Artículo retirado por retractación

tados para publicación. La información pro-

3.

No se indica el nombre del autor

Liou GI, Wang M, Matragoon S. Precocious

veniente de manuscritos presentados para pu-

Cancer in South Africa [editorial]. S Afr Med J

IRBP gene expression during mouse develop-

blicación pero aún no aceptados se citará en el texto como «observaciones inéditas», con el

1994;84:15.

 

ment [retirado por retractación en Invest Ophthalmol Vis Sci 1994;35:3127]. Invest

permiso correspondiente de la fuente.

4.

Artículo en idioma extranjero 1

Ophthalmol Vis Sci 1994;35:1083-8.

No cite una «comunicación personal» a me- nos que aporte información esencial que no pueda obtenerse de una fuente pública; en ese caso, el nombre de la persona y la fecha de la comunicación aparecerán entre paréntesis en el texto. En el caso de artículos científicos, los autores deberán obtener el permiso de la fuen- te y su confirmación de la exactitud de la co- municación personal, ambos por escrito.

Los autores verificarán las referencias coteján- dolas contra los documentos originales.

El estilo de los requisitos uniformes (estilo de Vancouver) se basa en gran medida en una norma de estilo ANSI adaptada por la Bibliote- ca Nacional de Medicina (NLM) para sus bases de datos. En los ejemplos que siguen se han agregado notas cuando el estilo de Vancouver difiere del estilo que actualmente utiliza la NLM.

Artículos de revista 1. Artículo de revista ordinario Enumere los primeros seis autores y añada la expresión «et al.» (Nota: La NLM incluye ahora hasta 25 autores;

(Nota: La NLM traduce el título al inglés, lo encierra entre corchetes y le agrega la abrevia- tura correspondiente al idioma original).

Ryder TE, Haukeland EA, Solhaug JH. Bilateral infrapatellar seneruptur hos tidligere frisk kvinne. Tidsskr Nor Laegeforen 1996; 116:41-2.

5. Suplemento de un volumen Shen HM, Zhang QF. Risk assessment of nickel car- cinogenicity and occupational lung cancer. Environ Health Perspect 1994;102 Suppl 1:275-82.

6. Suplemento de un número

Payne DK, Sullivan MD, Massie Mj. Women’s psychological reactions to breast cancer. Semin Oncol 1996;23(1 Suppl 2): 89-97.

7. Parte de un volumen

Ozben T, Nacitarhan S, Tuncer N. Plasma and urine sialic acid in non-insulin dependent diabetes melli- tus. Ann Clin Biochem 1995;32(Pt 3):303-6.

8. Parte de un número

Poole GH, Mills SM. One hundred consecu- tive cases of flap lacerations of the leg in age- ing patients. N Z Med J 1994;107(986 Pt

1):377-8.

15. Articulo sobre el que se ha publicado una

fe de erratas Hamlin JA, Kahn AM. Herniography in symp- tomatic patients following inguinal hernia re- pair [se publica una fe de erratas en West J Med 1995;162:278]. West j Med 1995; 162:28-31.

Libros y otras monografías (Nota: Con anterioridad, el estilo de Vancouver indicaba, incorrectamente, que entre la edito- rial y la fecha debía ir una coma en vez de punto y coma, como debe ser).

16. Individuos como autores

Ringsven MK, Bond D. Gerontology and lead- ership. skills for nurses. 2nd ed. Albany (NY):

Delmar Publishers; 1996.

17. Directores (“editores”), compiladores como autores Norinan IJ, Redfern SJ, editors. Mental health

1 Evidentemente, «extranjero» se entiende aquí en relación con el idioma inglés, pues los ejemplos de referencias bibliográficas se han trasladado directa- mente del original, sin adaptarlos. [N. del t.]

Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 118-123.

121

care for elderly people. New York: Churchill Livingstone; 1996.

Información para los autores

study estimates 50,000 admissions annually. The Washington Post 1996 Jun 21; Sect. A:3 (col.

periódica en línea] 1995 jan-mar [citada 1996 jun 51;1(1):[24 pantallas]. Se consigue en: URL:

 

5).

http://www.cdc.gov/ncidod/EID/ eid.htm

18.

Organización como autor y editorial

Institute of Medicine (US). Looking at the fu-

26.

Material audiovisual

34.

Monografía en formato electrónico

ture of the Medicaid program. Washington: The Institute; 1992.

HIV+/AIDS: the facts and the future [videocas- sette]. St. Louis (M0): Mosby-Year Book; 1995.

CDI, clinical dermatology illustrated [monografía en CD-ROM]. Reeves JRT,

19. Capítulo de libro

(Nota: Con anterioridad, el estilo de Vancouver prescribía el uso de dos puntos en vez de la letra p antes de las páginas.)

Phillips SJ, Whisnant JP. Hypertension and stroke. En: Laragh JH, Brenner BM, editors. Hypertension: pathophysiology, diagnosis, and management. 2nd ed. New York: Raven Press; 1995. p. 465-78.

27. Documentos legales

Ley pública:

Preventive Health Amendments of 1993, Pub.

L. No. 103-183, 107 Stat. 2226 (Dec. 14, 1993).

Proyecto de ley sin sancionar:

Medical Records Confidentiality Act of 1995,

S. 1360, 104th Cong., 1 st Sess. (1995).

Código de normas federales:

Informed Consent, 42 C.F.R. Sect. 441.257

Maibach H. CMEA Multimedia Group, produc- ers. 2nd ed. Version 2.0. San Diego: CMEA;

1995.

35. Fichero de computadora

Hemodynamics 111: the ups and downs of hemodynamics [programa de computadora]. Version 2.2. Orlando (FL): Computerized Educational Systems; 1993.

Cuadros Mecanografíe o imprima cada cuadro a doble

20.

Actas de conferencias

(1995).

espacio y en hoja aparte. No presente los cua-

Kimura j, Shibasaki H, editors. Recent advances in clinical neurophysiology, Proceedings of the

Audiencia:

Increased Drug Abuse: the Impact on the

dros en forma de impresiones fotográficas. Numérelos consecutivamente siguiendo el or-

10th International Congress of EMG and Clinical Neurophysiology; 1995 Oct 15-19; Kyoto, Japan. Amsterdam: Elsevier; 1996.

Nation’s Emergency Rooms: Hearings Before the Subcomm. on Human Resources and Inter-

den en que se citan por primera vez en el tex- to, y asigne un título breve a cada uno. Cada columna llevará un encabezamiento corto o

 

governmental Relations of the House Comm.

abreviado. Las explicaciones irán como notas

21.

Artículo presentado en una conferencia

al

pie y no en el encabezamiento. En las notas

Bengtsson S, ToIheim BG. Enforcement of data protection, privacy and security in medical

1561-5.

on Goverment Operations, 103rd Cong., lst Sess. (May 26,1993).

28.

North Carolina. Tuberculosis rates per 100,000

Mapa

al pie se explicarán todas las abreviaturas no usuales empleadas en cada cuadro. Como lla-

informatics. En: Lun KC, Degoulet P, Piemme TE, Rienhoff 0, editors. MEDINFO 92. Pro-

madas para las notas al pie, utilícense los sím- bolos siguientes en la secuencia que se indica:

ceedings of the 7th World Congress on Medi-

population, 1990 [mapa demográfico]. Ra-

*,

†, ‡, ¦, **, ††, ‡‡

cal Informatics; 1992 Sep 6-10; Geneva, Swit- zerland. Amsterdam: North-Holland; 1992. p.

leigh: North Carolina Dept. of Environment, Health, and Natural Resources, Div. of Epide- miology; 1991.

Identifique las medidas estadísticas de varia- ción, tales como la desviación estándar y el error estándar de la media.

22. Informe científico o técnico

Publicado por la institución financiadora o patrocinadora:

Smith P, Golladay K. Payment for durable medi- cal equipment billed during skilled nursing fa- cility stays. Final report. Dallas (TX): Dept. of Health and Human Services (US), Office of Evaluation and Inspections; 1994 Oct. Report No.: HHSIGOE169200860.

Publicado por la institución ejecutora:

Field MjJ Tranquada RE, Feasley JC, editors. Health services research: work force and edu- cational issues. Washington: National Acad- emy Press; 1995. Contract No.:

AHCPR282942008. Sponsored by the Agency for Health Care Policy and Research.

23.

Kaplan SJ. Post-hospital home health care: the elderly’s access and utilization [tesis doctoral]. St. Louis (M0): Washington Univ.; 1995.

Tesis doctoral

24. Patente

Larsen CE, Trip R, johnson CR, inventors; Novoste Corporation, titular. Methods for pro- cedures related to the electrophysiology of the heart. US patent 5,529,067. 1995 jun 25. Otros trabajos publicados

25. Artículo de periódico

Lee C. Hospitalizations tied to ozone pollution:

29. Libro de la Biblia

The Holy Bible. King James version. Grand Rapids (MI): Zondervan Publishing House;

1995. Ruth 3:1-18.

30. Diccionarios y obras de consulta semejan-

tes Stedman’s medical dictionary. 26th ed. Balti- more: Williams & Wilkins; 1995. Apraxia;

p.119-20.

31. Obras clásicas

The Winter’s Tale: act 5, scene 1, lines 13-16. The complete works of William Shakespeare. London: Rex; 1973.

Trabajos inéditos

32. En prensa

(Nota: La NLM prefiere referirse a estos traba- jos como «en preparación» [forthcoming] por- que no todos se publicarán impresos.)

Leshner Al. Molecular mechanisms of cocaine addiction. N Engl J Med. En prensa 1996.

Material en soporte electrónico

33. Artículo de revista en formato electrónicoo

Morse SS. Factors in the emergence of infec- tious diseases. Emerg Infect Dis [publicación

122 Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 118-123.

No trace líneas horizontales ni verticales en el interior de los cuadros.

Cerciórese de que cada cuadro aparezca cita- do en el texto.

Si incluye datos publicados o inéditos prove- nientes de otra fuente, obtenga la autorización necesaria para reproducirlos y conceda el re- conocimiento cabal que corresponde.

Incluir un número excesivo de cuadros en re- lación con la extensión del texto puede oca-

sionar dificultades al confeccionar las páginas. Examine varios números recientes de la revista

a la que planea presentar el artículo y calcule cuántos cuadros pueden incluirse por cada millar de palabras de texto.

Al aceptar un artículo, el director podrá reco- mendar que los cuadros suplementarios que contienen datos de respaldo importantes, pero que son muy extensos para publicarlos, que- den depositados en un servicio de archivo, como el Servicio Nacional de Publicaciones Auxiliares en los Estados Unidos, o que sean proporcionados por los autores a quien lo soli- cite. En tal caso, se agregará en el texto la nota informativa necesaria. Dichos cuadros se pre- sentarán junto con el artículo para su conside- ración.

Ilustraciones (figuras) Envíe los juegos completos de figuras en el número requerido por la revista. Las figuras estarán dibujadas y fotografiadas en forma pro- fesional; no se aceptarán los letreros trazados a mano o con máquina de escribir. En lugar de los dibujos, radiografías y otros materiales de ilustración originales, envíe impresiones foto- gráficas en blanco y negro, bien contrastadas, en papel satinado y que midan 127 x 173 mm, sin exceder de 203 x 254 mm. Las letras, nú- meros y símbolos serán claros y uniformes en todas las ilustraciones; tendrán, además, un ta- maño suficiente para que sigan siendo legibles incluso después de la reducción necesaria para publicarlos. Los títulos y las explicaciones de- talladas se incluirán en los pies o epígrafes, no sobre las propias ilustraciones.

Al reverso de cada figura pegue una etiqueta de papel que lleve anotados el número de la figura, el nombre del autor y cuál es la parte superior de la misma. No escriba directamen- te sobre el dorso de las figuras ni las sujete con broches para papel, pues quedan marcadas. Las figuras no se doblarán ni se montarán sobre cartón.

Las fotomicrografías incluirán en sí mismas un indicador de la escala. Los símbolos, flechas y letras usados en éstas deberán contrastar clara- mente con el fondo.

Si se usan fotografías de personas, estas no de- berán ser identificables; de lo contrario, habrá que anexar un permiso por escrito para poder utilizarlas (véase la sección «Protección del derecho de los pacientes a que se respete su vida privada»).

Las figuras se numerarán en forma consecutiva de acuerdo con su primera mención en el tex- to. Si la figura ya fue publicada, se reconocerá la fuente original y se presentará la autoriza- ción por escrito que el titular de los derechos de autor concede para reproducirla. Este per- miso es necesario, independientemente de quien sea el autor o la editorial; la única salve- dad son los documentos considerados como de dominio público.

Información para los autores

En el caso de las ilustraciones en color, averi- güe si la revista necesita negativos, transparen- cias en positivo o impresiones fotográficas. La inclusión de un diagrama en el que se indique

la parte de la fotografía que debe reproducirse

puede resultar útil a la redacción. Algunas re- vistas publican ilustraciones en color únicamen-

te si el autor paga el costo extra.

Pies o epígrafes de las ilustraciones Los pies o epígrafes de las ilustraciones se me- canografiarán o imprimirán a doble espacio, comenzando en hoja aparte e identificándolos con los números arábigos correspondientes. Cuando se utilicen símbolos, flechas, números

o letras para referirse a ciertas partes de las ilus- traciones, será preciso identificar y aclarar el significado de cada uno en el pie o epígrafe. En las fotomicrografías habrá que explicar la escala y especificar el método de tinción.

Unidades de medida Las medidas de longitud, talla, peso y volumen se expresarán en unidades del sistema métrico decimal (metro, kilogramo, litro, etc.) o sus múltiples y submúltiplos.

Las temperaturas se consignarán en grados Celsius. Los valores de presión arterial se indi- carán en milímetros de mercurio.

Todos los valores hemáticos y de química clí- nica se presentarán en unidades del sistema métrico decimal y de acuerdo con el Sistema Internacional de Unidades (SI). La redacción de la revista podrá solicitar que, antes de pu- blicar el artículo, los autores agreguen unida- des alternativas o distintas de las del SI.

Abreviaturas y símbolos Utilice únicamente abreviaturas corrientes. Evite las abreviaturas en el título y el resumen. Cuando se emplee por primera vez una abre- viatura en el texto, irá precedida del término completo, salvo si se trata de una unidad de medida común.

Envío del manuscrito a la revista

Envíe por correo el número requerido de co- pias del manuscrito en un sobre de papel resis- tente; si es necesario, proteja las copias y las figuras metiéndolas entre dos hojas de cartón para evitar que las fotografías se doblen. Meta las fotografías y transparencias en su propio sobre de papel resistente.

Los manuscritos irán acompañados de una carta de envío firmada por todos los coautores. Es preciso incluir en ella lo siguiente: 1) informa- ción acerca de la publicación previa o dupli- cada, o sobre la presentación de cualquier par- te del trabajo a otra revista, según lo expresado líneas arriba; 2) una manifestación de las rela- ciones financieras o de otro tipo que pudieran dar lugar a un conflicto de intereses (véase más adelante); 3) una declaración de que el manus- crito ha sido leído y aprobado por todos los autores, que se ha cumplido con los requisitos de la autoría expuestos anteriormente en el pre- sente documento y que cada autor está con- vencido de que el manuscrito representa un tra- bajo honrado; y 4) el nombre, la dirección y el número telefónico del autor corresponsal, quien se encargará de comunicarse con los demás autores en lo concerniente a las revisiones y a la aprobación final de las pruebas de imprenta. La carta-incluirá cualquier información suple- mentaria que pueda resultar útil para el direc- tor, tal como el tipo de artículo que el manus- crito representa para esa revista en particular y si el autor (o los autores) estaría dispuesto a sufragar el costo de reproducir las ilustraciones en color.

El manuscrito se acompañará de copias de los permisos concedidos para reproducir material ya publicado, para usar ilustraciones o revelar información sobre individuos que puedan ser identificados, o para agradecer a ciertas perso- nas su colaboración.

Anales Venezolanos de Nutrición 2009; Vol 22 (2): 118-123.

123

Nutrición y salud pública

Distribución percentilar del Índice Energía Proteína en edades pediátricas

Gladys Henriquez-Pérez, Ingrid Rached-Paoli. Arelis Azuaje-Sánchez

Resumen. Se analizó la distribución percentilar del índice energía proteína (E/P) en niños y niñas de 3 meses a 9 años, para optimizar la identificación de alteraciones nutricionales incipientes. El calculó se hizo en 5.212 niños con estado nutricional y talla normales, sanos, provenientes de una comunidad urbana marginal, atendidos en el Centro de Atención Nutricional Infantil Antímano (CANIA) en el período enero 1999 a diciembre 2007. Se excluyeron niños con antecedentes de prematuridad, inicio de estirón puberal y patologías crónicas definidas o en estudio. La circunferencia muscular del brazo y el índice Energía/Proteína se calcularon a partir del pliegue tricipital y circunferencia media del brazo, medidas por antropometristas estandarizadas con control de calidad cuatrimestral, aplicando las normas recomendadas por el Programa Biológico Internacional y el Centro Internacional de la Infancia. Se obtuvieron los estadísticos descriptivos del índice y de las variables utilizadas en su cálculo, así como los percentiles 3, 10, 25, 50, 75, 90 y 97 del índice. Se aplicó el test de Kolmogorov-Smirnoff, Anova de una vía, Chi cuadrado, test de Tukey y correlaciones bivariadas. El comportamiento del índice evidenció valores mayores en el sexo femenino que fueron decreciendo con la edad en ambos sexos en rangos de 1,78 a 1,53 en el sexo femenino y de 1,68 a 1,42 en el masculino. Se encontraron diferencias estadísticamente significativas por edad y sexo. El comportamiento del índice permite concluir la necesidad de aplicar la distribución percentilar de sus valores en la evaluación nutricional en edades pediátricas, debiéndose validar su efectividad. An Venez Nutr 2009;22 (2): 63-68.

Palabras clave: Índice Energía Proteína, distribución percentiles, preescolar, escolar, composición corporal, antropometría, evaluación nutricional.

Percentile distribution of the Energy-Protein Index in paediatric ages

Abstract. The aim of this study was to analyze the percentile distribution of the Energy-Protein index (E/P) in boys and girls aged 3 months to 9 years in order to better identify incipient nutritional alterations. This index was calculated in 5212 healthy children with normal nutritional status and stature from a poor urban community at Centro de Atención Nutricional Infantil Antímano (CANIA), within the period between January 1999 and Decem- ber 2007. Children with prematurity backgrounds, pubertal growth spurts, or with chronic pathologies, were excluded. Calculations of arm muscle circumference and E/P index were based on the anthropometric variables:

triceps skinfold thickness, and mid-arm circumference measured by standardized anthropometrists, with quality control every 4 months as recommended by international standard of the International Biological Program and the International Center for Infancy. The descriptive statistics of the Energy/Protein index and the variables used for their calculation were obtained, as well as the index percentiles 3, 10, 25, 50, 75, 90, and 97. Tests applied included Kolmogorov-Smirnoff, Anova one-way, Chi Square, Tukey and bivariated correlations. The E/P index behavior exhibited higher values in the girls, decreasing with age in both sexes, ranging from 1.78 to 1.53 in girls and from 1.68 to 1.42 in boys. Statistically significant differences were found for each age and sex. The E/P index behavior allows us to conclude that its percentile distribution should be applied to nutritional assessments in pediatric ages. These values should be validated and their effectiveness should be studied. An Venez Nutr 2009;22 (2): 63-68.

Key words: Energy Protein Index, ppercentile distribution, preschool, school, body composition, anthropometric, nutritional assessment.

Introducción

El estudio de la composición corporal por métodos efectivos y de fácil aplicación, es una herramienta cada día más útil en la evaluación del estado nutricional individual (1).

Centro de Atención Nutricional Infantil Antímano (CANIA). Solicitar copia a: Gladys Henríquez-Pérez. Centro de Atención Nutricional Antímano (CANIA). Caracas – Venezuela. Av Intercomunal de Antímano con Av. Principal del Algodonal. CANIA. Antímano. ZP:

1100, Apartado 20485, Caracas, Venezuela. Teléfono: 4714525 Fax:

4714347. E-mail: accaniadg@cantv.net

Los pliegues subcutáneos, el área grasa y el área muscular (2-4) se han utilizado en la práctica clínica diaria con el fin de diferenciar condiciones tan disímiles, como son la desnutrición subclínica y la delgadez constitucional o para establecer en forma definitiva la normalidad nutricional en niños que son categorizados como un riesgo de desnutrición por efecto, bien sea del mismo valor de referencia o del punto de corte aplicado. De allí el debate, aún permanente, sobre la exactitud de los métodos antropométricos utilizados en la evaluación nutricional

(5,6).

Estos eventos han condicionado la aplicación de otros índices, que reflejen la masa grasa y la masa magra y que han demostrado ser sensibles y exactos en la identificación

Henriquez-Pérez et al.

precoz de alteraciones de dichos compartimientos; entre estos se encuentran: el índice Energía/Proteína (E/P) (7), la relación grasa/músculo (AG/AM) (7), el peso corporal graso (PCG) (8), el peso relativo en grasa (%GC) (8) y el índice AKS (9), evaluándose la capacidad discriminatoria de los mismos a este fin (9,10).

El índice E/P es la relación entre la transformación logarítmica del pliegue tricipital y el logaritmo de la

circunferencia muscular del brazo; es de fácil aplicabilidad

y buena capacidad discriminatoria, siendo uno de los

limitantes en su utilización, la falta de valores de referencia para edades pediátricas ya que hasta la fecha sólo se dispone de los mismos en algunos grupos de edad de población cubana (11-13).

Por lo antes expuesto se diseña una investigación para conocer la distribución percentilar del índice Energía/ Proteína en lactantes, preescolares y escolares prepúberes por sexo y analizar su asociación con otras variables e índices antropométricos de composición corporal utilizados en la evaluación nutricional del grupo de estudio.

Materiales y métodos

Se trata de un estudio descriptivo de tipo transversal y correlacional. El grupo de estudio estuvo constituido por 5.212 niños y niñas menores de 10 años de peso y talla normales, sanos, evaluados en el Centro de Atención Nutricional Infantil Antímano (CANIA) en el período enero 1999 a diciembre 2007. Se excluyeron los casos con antecedentes de prematuridad, con inicio del estirón puberal y aquellos con patologías crónicas definidas o en estudio.

La evaluación nutricional fue realizada por un pediatra con base en la evaluación clínica y antropométrica, esta última incluyó indicadores globales y de composición corporal (14). La maduración sexual se hizo con la metodología de Tanner (15) y se interpretó según valores de referencia venezolanos (16).

Las mediciones de las variables antropométricas: peso (P) (kg), talla (T) (cm), circunferencia media del brazo izquierdo (CMBI), pliegue tricipital (Ptr) (mm) y pliegue subescapular (PSE), requeridas para la construcción de los indicadores utilizados en la categorización del estado

nutricional, fueron realizadas por técnicos antropometristas previamente estandarizados siguiendo las normas recomendadas por el Programa Biológico Internacional y

el Centro Internacional de la Infancia (17), con controles

de calidad cuatrimestrales y con valores de error

intraobservador e interobservador señalados a

continuación:

Tipo de error Peso Talla CBI Ptr PSE Error intra observador 0,0395 0,0477 0,0685 0,0645
Tipo de error
Peso
Talla
CBI
Ptr
PSE
Error intra
observador
0,0395
0,0477
0,0685
0,0645
0,0709
Error inter
observador
0,0457
0,0321
0,0526
0,0425
0,0721
Los valores reportados están en el valor mínimo del rango
aceptado (18).
En todos los individuos se calculó el índice Energía/
Proteína (E/P) mediante la siguiente fórmula (10):
Índice E/P =
T (Ptr)

donde :

Log 10 CMuB

Logaritmo de la transformación del pliegue tricipital (mm)=

T = (Ptr-18).

Circunferencia muscular del brazo (mm)= CMuB = [ CMB - p (Ptr)]. Circunferencia media del brazo (mm) = CMB.

También se calcularon los indicadores: área muscular (AM) (cm 2 ), área grasa (AG) (cm 2 ) y área del brazo (AB) (cm 2 ), así como los pesos graso (PG) (kg) y magro (PM) (kg) a partir de la ecuación de regresión lineal desarrollada por Dugdale y Griffiths (8).

Para el análisis estadístico se obtuvieron, los estadísticos descriptivos de Ptr, CMBI y CmuB, desagregados por año de edad y sexo.

De igual manera, se calcularon los estadísticos descriptivos: media y desviación estándar (DS) y los

percentiles 3, 5, 10, 25, 50, 75, 90, 95 y 97 del índice E/

P en cada sexo, por año de edad, con un intervalo de confianza 95% (IC 95% ).

Para la evaluación de la normalidad del índice se utilizó

el test de Kolmogorov-Smirnoff.

Se aplicó Anova de una vía, Chi cuadrado y test de Tukey para estudiar la significancia de las diferencias del índice E/P según sexo y grupos de edad. Para establecer la asociación entre el índice y las variables e indicadores antropométricos de composición corporal se calcularon correlaciones bivariadas, aplicando los siguientes valores para su interpretación; correlación débil: £ 0,49, correlación media: 0,50 – 0,74, correlación: fuerte 0,75

– 0,89, y correlación muy fuerte: ³ 0,9 (19).

Distribución percentilar del Índice Energía Proteína en edades pediátricas

Resultados

En el Cuadro 1 se muestra la composición del grupo de estudio según años de edad y sexo.

Cuadro 1.- Distribución del grupo de estudio según edad y sexo.

Edad

Sexo

cronológica

Masculino

Femenino

Total

decimal

n

%

n

%

n

%

(0,00 – 0,99) (1,00 – 1,99) (2,00 – 2,99) (3,00 – 3,99) (4,00 – 4,99) (5,00 – 5,99) (6,00 – 6,99) (7,00 – 7,99) (8,00 – 8,99) (9,00 – 9,99)

194

3,7

159

3,1

353

6,8

179

3,4

302

5,8

481

9,2

219

4,2

165

3,2

384

7,4

197

3,8

163

3,1

360

6,9

337

6,5

268

5,1

605

11,6

348

6,7

308

5,9

656

12,6

357

6,8

300

5,8

657

12,6

349

6,7

277

5,3

626

12,0

344

6,6

238

4,6

582

11,2

250

4,8

258

5,0

508

9,7

Total

2774

53,2

2438

46,8

5212

100,0

En el Cuadro 2 se señala el comportamiento de las variables antropométricas requeridas para la construcción del índice en el grupo de estudio:

El pliegue tricipital evidencia un comportamiento

caracterizado por tendencia al incremento de los valores con la edad en ambos sexos, siendo estos más altos, en forma sostenida, en el sexo femenino en comparación con

el masculino, a partir de los 6 años.

La circunferencia media del brazo presentó también tendencia al incremento con la edad, los valores fueron

superiores en el sexo masculino hasta los 2 años, se igualan

a los 3 años y posteriormente son superiores en el sexo

femenino en todos los grupos de edad, excepto en los 7

años.

La circunferencia muscular del brazo se incrementó con

la edad en ambos sexos, con valores superiores en el sexo

masculino hasta los 8 años. La prueba Chi cuadrado mostró

la existencia de diferencias estadísticamente significativas

entre ambos sexos, en las tres variables analizadas y en

cada edad.

En los Cuadros 3 y 4 se presentan la media, la DS, el IC 95% y la distribución percentilar del índice E/P por edad y sexo. En estos se puede observar una tendencia sostenida en los valores del índice en ambos sexos a disminuir hasta los 7 años, mayor en el sexo femenino, después de esta edad los valores se estabilizan. Sin embargo, la disminución en este sexo no presenta una tendencia constante y los valores se igualan a los 2 y 3 años.

Cuadro 2. Estadísticos descriptivos de las variables antropométricas según edad y sexo.

Edad

cronológica

decimal

Pliege Tricipital

(mm)*

Circunferencia media del brazo (mm)*

Circunferencia muscular del brazo (mm)*

 

Masculino

Femenino

Masculino

Femenino

Masculino

Femenino

Media

De

Media

De

Media

De

Media

De

Media

De

Media

De

(0,00_0,99)

6,09

1,56

6,22

1,54

143,50

17,09

137,00

17,51

116,49

14,24

111,10

14,43

(1,00_1,99)

6,21

1,26

6,79

1,27

154,00

10,21

149,00

11,32

127,32

14,25

122,11

9,51

(2,00_2,99)

7,28

1,71

7,01

1,08

158,00

8,72

152,00

9,21

131,21

8,28

130,78

7,62

(3,00_3,99)

7,65

1,19

7,34

1,15

163,00

9,02

163,00

8,32

137,28

8,19

135,98

7,66

(4,00_4,99)

7,96

1,14

8,15

1,32

162,00

16,27

165,00

16,71

138,26

11,27

136,11

9,36

(5,00_5,99)

8,23

0,24

8,21

1,49

163,00

18,52

168,00

18,25

143,19

11,42

140,12

13,05

(6,00_6,99)

8,31

1,07

8,38

1,97

169,00

20,32

170,00

21,52

147,00

12,74

144,39

12,92

(7,00_7,99)

8,41

1,28

8,92

1,45

178,00

20,70

176,00

26,12

151,20

12,48

151,12

15,68

(8,00_8,99)

8,59

1,31

9,62

1,48

180,00

27,35

183,00

37,28

157,85

16,15

154,21

18,57

(9,00_9,99)

8,62

1,51

9,65

1,06

183,50

25,41

191,00

31,23

161,20

15,52

162,15

17,61

* P-valor = 0,00

Henriquez-Pérez et al.

Cuadro 3.- Distribución percentilar del índice E/P en el sexo masculino por edad.

PERCENTILES

ECD

Media

DE

IC 95%

3

5

10

25

50

75

90

95

97

(0,00_0,99)

1,72

0,12

(1,89;1,72)

1,54

1,54

1,58

1,65

1,71

1,74

1,82

1,95

1,96

(1,00_1,99)

1,62

0,07

(1,61;1,62)

1,49

1,51

1,53

1,58

1,62

1,66

1,72

1,75

1,76

(2,00_2,99)

1,55

0,07

(1,70;1,71)

1,44

1,45

1,48

1,53

1,58

1,64

1,67

1,70

1,73

(3,00_3,99)

1,57

0,08

(1,56;1,57)

1,42

1,44

1,47

1,52

1,57

1,63

1,68

1,70

1,71

(4,00_4,99)

1,50

0,10

(1,49;1,50)

1,31

1,34

1,37

1,44

1,50

1,57

1,62

1,67

1,70

(5,00_5,99)

1,48

0,10

(1,45;1,46)

1,32

1,34

1,36

1,41

1,46

1,53

1,59

1,66

1,72

(6,00_6,99)

1,45

0,11

(1,43;1,44)

1,26

1,29

1,32

1,38

1,44

1,51

1,58

1,63

1,70

(7,00_7,99)

1,44

0,12

(1,41;1,42)

1,25

1,27

1,30

1,36

1,42

1,50

1,57

1,65

1,75

(8,00_8,99)

1,44

0,14

(1,41;1,44)

1,20

1,24

1,29

1,34

1,44

1,51

1,62

1,74

1,78

(9,00_9,99)

1,44

0,13

(1,40;1,43)

1,23

1,26

1,29

1,36

1,42

1,50

1,60

1,70

1,76

CDC = Edad cronológica decimal

 

Cuadro 4.- Distribución percentilar del índice E/P en el sexo femenino por edad.

 
 

PERCENTILES

 

ECD

Media

DE

IC 95%

3

5

10

25

50

75

90

95

97

(0,00_0,99)

1,77

0,11

(1,74;1,77)

1,56

1,58

1,61

1,69

1,76

1,85

1,90

1,95

1,99

(1,00_1,99)

1,65

0,13

(1,62;1,65)

1,50

1,52

1,55

1,59

1,64

1,69

1,75

1,77

1,79

(2,00_2,99)

1,60

0,07

(1,58;1,61)

1,47

1,48

1,51

1,56

1,60

1,65

1,70

1,74

1,75

(3,00_3,99)

1,60

0,07

(1,58;1,61)

1,45

1,48

1,51

1,55

1,60

1,65

1,68

1,70

1,72

(4,00_4,99)

1,56

0,10

(1,54;1,57)

1,36

1,39

1,43

1,51

1,56

1,61

1,67

1,72

1,80

(5,00_5,99)

1,55

0,10

(1,53;1,56)

1,36

1,39

1,43

1,49

1,55

1,60

1,68

1,74

1,78

(6,00_6,99)

1,54

0,11

(1,51;1,54)

1,34

1,37

1,40

1,46

1,53

1,59

1,67

1,76

1,83

(7,00_7,99)

1,53

0,12

(1,51;1,54)

1,35

1,36

1,40

1,45

1,53

1,60

1,69

1,78

1,84

(8,00_8,99)

1,57

0,15

(1,51;1,54)

1,33

1,35

1,39

1,47

1,53

1,65

1,80

1,88

1,92

(9,00_9,99)

1,57

0,15

(1,52;1,55)

1,33

1,36

1,40

1,47

1,54

1,66

1,79

1,86

1,87

CDC = Edad cronológica decimal

La prueba Anova de una vía evidenció diferencias, estadísticamente significativas, en la distribución percentilar del índice Energía/Proteína según sexo y edad, excepto a los 6, 7, 8 y 9 años en niños y 5, 6, 7, 8 y 9 años en niñas según el test de Tukey.

La correlación del índice y las variables e indicadores de composición corporal se reportan en detalle en los Cuadros 5 y 6.

Cuadro 5. Correlaciones entre el índice E/P y algunas variables antropométricas en el sexo masculino por año de edad.

Grupos de edad

Variables

 

Peso

Talla

Cmb

CmuB

Ptr

PSE

AM

AG

PG

PM

(0,00 - 0,99) (1,00 - 1,99) (2,00 - 2,99) (3,00 - 3,99) (4,00 - 4,99) (5,00 - 5,99) (6,00 - 6,99) (7,00 - 7,99) (8,00 - 8,99) (9,00 - 9,99)

-0,285 **

-0,345 **