Vous êtes sur la page 1sur 9

NATURALEZA Y PROPAGACIÓN DE LA LUZ

NATURALEZA Y PROPAGACIÓN DE LA LUZ ? Estas herramientas de dibujo están hechas de plástico transparente,

?Estas herramientas de dibujo están hechas de plástico transparente, pero en ellas aparecen los colores de un arco iris cuando se las coloca entre dos filtros especiales llamados polarizadores. ¿Qué es lo que produce los colores?

Q uienquiera que tenga ojos para percibir los colores puede gozar de los lagos

azules, los desiertos ocres, los bosques verdes y los arco iris multicolores.

Pero al estudiar la rama de la física llamada óptica, que se ocupa del com-

portamiento de la luz y otras ondas electromagnéticas, es posible alcanzar una apre- ciación más profunda del mundo visible. El conocimiento de las propiedades de la luz nos permite entender el color azul del cielo, el diseño de dispositivos ópticos tales como telescopios, microscopios, cámaras, anteojos y el ojo humano. Los mismos principios básicos de la óptica se encuentran en el corazón de los equipos modernos como el lá- ser, la fibra óptica, los hologramas, las computadoras ópticas y las novedosas técnicas para obtener imágenes con fines médicos. La importancia de la óptica para la física en particular y para la ciencia e ingeniería en general es tan grande que dedicaremos los siguientes cuatro capítulos a su estudio. En este capítulo comenzaremos con el análisis de las leyes de la reflexión y refracción y los conceptos de dispersión y polarización de la luz. Sobre la marcha comparare-

mos las distintas descripciones posibles de la luz en términos de partículas, rayos y ondas, y presentaremos el principio de Huygens, un eslabón importante que relaciona los puntos de vista basados en rayos y ondas. En el capítulo 34 usaremos la descrip- ción de la luz en términos de rayos para entender cómo funcionan los espejos y las lentes, y veremos cómo se usan éstos en instrumentos ópticos tales como cámaras, microscopios y telescopios. Exploraremos las características ondulatorias de la luz con más detalle en los capítulos 35 y 36.

33.1 La naturaleza de la luz

Hasta la época de Isaac Newton (1642-1727), la mayoría de científicos pensaban que la luz consistía en corrientes de partículas (llamadas corpúsculos) emitidas por las fuentes luminosas. Galileo y otros intentaron (sin éxito) medir la rapidez de la luz.

33

METAS DE APRENDIZAJE

Al estudiar este capítulo, usted aprenderá:

• Qué son los rayos de luz y cómo se relacionan con los frentes de onda.

• Las leyes que gobiernan la reflexión y la refracción de la luz.

• Las circunstancias en las que la luz se refleja totalmente en una interfaz.

• Cómo hacer luz polarizada a partir de luz ordinaria.

• Cómo ayuda el principio de Huygens a analizar los fenómenos de reflexión y refracción.

1121

1122 CAPÍTULO 33

Naturaleza y propagación de la luz

Alrededor de 1665, comenzaron a descubrirse evidencias de las propiedades ondula- torias de la luz. A principios del siglo XIX, las evidencias de que la luz es una onda se habían vuelto muy convincentes. En 1873 James Clerk Maxwell predijo la existencia de ondas electromagnéticas y calculó su rapidez de propagación, como se vio en el capítulo 32. Este avance, así como el trabajo experimental que inició en 1887 Heinrich Hertz, demostró en forma concluyente que la luz en verdad es una onda electromagnética.

Las dos personalidades de la luz

33.1 Un elemento calentador eléctrico

emite radiación infrarroja primaria. Pero si su temperatura es suficientemente elevada también emite una cantidad apreciable de luz visible.

también emite una cantidad apreciable de luz visible. 33.2 Los cirujanos oftalmólogos usan láseres para reparar

33.2 Los cirujanos oftalmólogos usan

láseres para reparar retinas desprendidas y para cauterizar vasos sanguíneos en retinopatías. Las pulsaciones de luz azul verdosa son ideales para este propósito, pues atraviesan la parte transparente del ojo sin causar daño, pero son absorbidos

por los pigmentos rojos de la retina.

pero son absorbidos por los pigmentos rojos de la retina. Sin embargo, la concepción ondulatoria de

Sin embargo, la concepción ondulatoria de la luz no ofrece una visión completa sobre su naturaleza. Varios efectos asociados con su emisión y absorción revelan un aspecto de partícula, en el sentido en que la energía transportada por las ondas luminosas se encuentra contenida en paquetes discretos llamados fotones o cuantos. Estas propie- dades aparentemente contradictorias de onda y partícula se conciliaron a partir de 1930 con el desarrollo de la electrodinámica cuántica, una teoría integral que incluye tanto las propiedades ondulatorias como corpusculares. La propagación de la luz se describe mejor con el modelo ondulatorio, pero para comprender la emisión y la absorción se requiere un enfoque corpuscular. Las fuentes fundamentales de toda la radiación electromagnética son las cargas eléctricas en movimiento acelerado. Todos los cuerpos emiten radiación electromagné- tica como resultado del movimiento térmico de sus moléculas; esta radiación, llama- da radiación térmica, es una mezcla de diferentes longitudes de onda. A temperatura suficientemente alta, toda la materia emite suficiente luz visible para ser luminosa por

sí misma; un cuerpo muy caliente parece estar al “rojo vivo” (figura 33.1) o al “rojo

blanco”. Así, la materia caliente en cualquiera de sus formas es una fuente luminosa. Algunos ejemplos conocidos son la llama de una vela, las brasas incandescentes de una fogata, las bobinas de un calentador doméstico y el filamento de una lámpara in- candescente (que, por lo general, opera a una temperatura cercana a los 3000 °C). La luz también se produce durante las descargas eléctricas a través de gases ioni- zados. El brillo azuloso de las lámparas de arco de mercurio, la luz amarillo naranja de las lámparas de vapor de sodio y los distintos colores de los anuncios de “neón” nos resultan familiares. Una variación de la lámpara de arco de mercurio es la lámpara fluorescente (véase la figura 30.7). Esta fuente luminosa emplea un recubrimiento fosforescente para convertir la radiación ultravioleta de un arco de mercurio en luz vi- sible. Esta conversión hace que las lámparas fluorescentes sean más eficientes que las incandescentes para transformar energía eléctrica en luz. Una fuente luminosa que ha adquirido importancia en los últimos 40 años es el láser. En la mayoría de fuentes luminosas, la luz es emitida de forma independiente por diferentes átomos dentro de la fuente; en contraste, en un láser los átomos son in- ducidos a emitir luz en forma cooperativa y coherente. El resultado es un haz muy an- gosto de radiación que puede llegar a tener una enorme intensidad y que está mucho más cerca de ser monocromático o de una sola frecuencia, en comparación con la luz de cualquier otra fuente. Los rayos láser se utilizan en medicina para hacer microciru- gía, en reproductores de discos compactos y computadoras para leer la información codificada en un disco compacto o en el CD-ROM; también se emplean en la industria para cortar acero y para fundir materiales con puntos de fusión elevados, y en muchas otras aplicaciones (figura 33.2). Sin importar cuál sea su fuente, la radiación electromagnética viaja en el vacío con la misma rapidez. Como vimos en las secciones 1.3 y 32.1 la rapidez de la luz en el vacío es

c 5 2.99792458 3 10 8 m / s

o 3.00 3 10 8 m>s, con tres cifras significativas. La duración de un segundo está defi- nida por el reloj de cesio (véase la sección 1.3), y un metro se define como la distancia que recorre la luz en 1>299,792,458 s.

Ondas, frentes de onda y rayos

A menudo se utiliza el concepto de frente de onda para describir la propagación de

las ondas. Presentamos este concepto en la sección 32.2 para describir el borde frontal de una onda. De manera más general, un frente de onda se define como el lugar geo- métrico de todos los puntos adyacentes en los cuales la fase de vibración de una can-

978 Capítulo 35

Naturaleza de la luz y leyes de óptica geométrica

35.1 Naturaleza de la luz

35.2 Mediciones de la rapidez de la luz

35.3 Aproximación de un rayo en óptica geométrica

35.4 La onda bajo reflexión

Esta fotografía muestra un arco iris secundario con los colores invertidos. La aparición del arco iris depende de tres fenómenos ópticos que se estudian en este capítulo: reflexión, refracción y dispersión. ( ©Jim Parkin/Shutterstock)

35.5 La onda bajo refracción

35.6 Principio de Huygens

35.7 Dispersión

35.8 Reflexión interna total

35 Naturaleza de la luz y leyes de óptica geométrica

© koopmanrob on Flickr
© koopmanrob on Flickr

CHRISTIAN HUYGENS

Físico y astrónomo holandés

(1629-1695)

Huygens es mejor conocido por sus aportaciones a los campos de la óptica y la dinámica. Para Huygens, la luz consistía en un tipo de movimiento vibratorio que se dispersa y produce la sensación de luz cuando incide en los ojos. Con base en esta teoría, dedujo las leyes de la reflexión y la refracción y explicó el fenómeno de doble refracción.

978

En este primer capítulo sobre óptica, se presentan dos modelos históricos y se estudian

métodos anteriores para medir la rapidez de la luz. A continuación estudiará los fenóme-

nos fundamentales de la óptica geométrica: reflexión desde una superficie y refracción

cuando cruza la frontera entre dos medios. También estudiará la dispersión de luz cuando

se refracta en materiales, lo que resulta en un despliegue visible como el arco iris. Por últi-

mo, investigará el fenómeno de la reflexión interna total, que es la base para la operación

y el desarrollo de tecnología de fibras ópticas.

35.1 Naturaleza de la luz

Antes de iniciar el siglo xix, la luz era considerada un flujo de partículas que eran emi- tidas por un objeto observado o emanaban de los ojos del observador. Newton, principal arquitecto del modelo de las partículas de la luz, afirmaba que éstas eran emitidas por una fuente luminosa y que estimulaban el sentido de la vista al entrar en los ojos del observa- dor. Con esta idea pudo explicar la reflexión y la refracción. La mayoría de los científicos aceptó esta teoría. De cualquier modo, durante su vida, Newton se propuso otra idea que sostenía que la luz podría ser una clase de movimiento ondulatorio. En 1678, el físico y astrónomo holandés Christian Huygens demostró que una teoría de ondas de luz podría también explicar la reflexión y la refracción.

Sección 35.2

Mediciones de la rapidez de la luz

979

En 1801, Thomas Young (1773-1829) dio la primera demostración clara de la natura- leza ondulatoria de la luz. Demostró que, bajo condiciones apropiadas, los rayos de luz se interfieren unos con otros. Tal comportamiento no podía ser explicado en aquel tiempo por una teoría de partículas porque no había forma imaginable en que dos o más partículas pudieran unirse y cancelarse entre sí. Desarrollos adicionales duran- te el siglo xix condujeron a la aceptación general del modelo de onda de la luz, el re- sultado más importante de la obra de Maxwell, quien en 1873 afirmó que la luz era una forma de onda electromagnética de alta frecuencia. Como se explico en el capítulo 34, Hertz proporcionó información experimental de la teoría de Maxwell en 1887 al producir

y detectar ondas electromagnéticas. Aun cuando el modelo ondulatorio y la teoría clásica de electricidad y magnetismo podían explicar la mayoría de las propiedades de la luz, no pueden explicar ciertos experimentos consecutivos. El más notable de éstos es el efecto fotoeléctrico, también descubierto por Hertz: cuando incide luz sobre una superficie metálica, a veces se expul- san electrones de la superficie. Como ejemplo de las dificultades que surgieron, algunos experimentos demostraron que la energía cinética de un electrón expulsado es indepen- diente de la intensidad de la luz. Este hallazgo contradijo el modelo de onda, que soste- nía que un haz luminoso más intenso adiciona más energía al electrón. Einstein propuso una explicación del efecto fotoeléctrico en 1905 aplicando un modelo de acuerdo con el concepto de cuantización desarrollado por Max Planck (1858-1947) en 1900. El modelo de cuantización supone que la energía de una onda luminosa está presente en partículas llamadas fotones; por tanto, se dice que la energía está cuantizada. Según la teoría de Eins- tein, la energía de un fotón es proporcional a la frecuencia de la onda electromagnética:

E- hf

(35.1)

Energía de un fotón

donde la constante de proporcionalidad h 6.63 10 34 J s es la constante de Planck. Esta teoría se estudia en el capítulo 40. En vista de estos desarrollos, debe considerar que la luz tiene doble naturaleza: en algunos casos exhibe características de una onda y en otras de una partícula. La luz es luz, esto es seguro. De cualquier modo, la pregunta “¿se trata de una onda o de una partícu- la?” es inapropiada. A veces la luz actúa como onda y otras veces como partícula. En los siguientes capítulos se investiga la naturaleza ondulatoria de la luz.

35.2 Mediciones de la rapidez de la luz

La luz se desplaza con una rapidez tan alta (a tres dígitos c 3.00 10 8 m/s) que los pri- meros intentos por medirla fracasaron. Galileo intentó medirla colocando dos observado- res en torres separadas aproximadamente 10 km. Cada observador llevaba una linterna de persianas. Un observador la abriría primero y luego lo haría el otro al momento de ver la

luz. Galileo explicó que, si conocía el tiempo de tránsito de los rayos de luz de una linterna

a la otra y la distancia entre las dos linternas, podría obtener la rapidez. Sus resultados no fueron concluyentes. En la actualidad (como concluyó Galileo) se sabe que es imposible medir la rapidez de la luz de esta manera porque el tiempo de tránsito es mucho menor que el tiempo de reacción de los observadores.

Método de Roemer

En 1675, el astrónomo danés Ole Roemer (1644-1710) hizo la primera estimación exitosa de la rapidez de la luz. En la técnica de Roemer intervinieron observaciones astronómicas de una de las lunas de Júpiter, Io, que tiene un periodo de revolución alrededor del planeta de aproximadamente 42.5 h. El periodo de revolución de Júpiter alrededor del Sol es de aproximadamente 12 años; por lo tanto, cuando la tierra se mueve 90 alrededor del Sol, Júpiter gira sólo ( 12 )90 7.5 (figura 35.1). Un observador que utilice el movimiento orbital de Io como reloj esperaría que la ór- bita tuviera un periodo constante. No obstante, Roemer, después de reunir datos durante

1

S E 2 E 1 J 2 J 1 Io Figura 35.1 Método de Roemer
S
E 2
E 1
J 2
J 1
Io
Figura 35.1
Método de Roemer

para medir la rapidez de la luz. En el intervalo de tiempo durante el cual la Tierra se desplaza 90

alrededor del Sol (tres meses), Júpiter se desplaza sólo 7.5 (dibujo sin escala).

980 Capítulo 35

Naturaleza de la luz y leyes de óptica geométrica

más de un año, observó una variación sistemática en el periodo de Io. Encontró que los periodos eran más largos que el promedio cuando la Tierra se alejaba de Júpiter y más cortos que el promedio cuando se aproximaba. Roemer atribuyó esta variación al hecho de que la distancia entre la Tierra y Júpiter cambiaba de una observación a otra. Con el uso de los datos de Roemer, Huygens estimó que el límite inferior de la rapidez de la luz era aproximadamente 2.3 10 8 m/s. Este experimento es importante histórica- mente porque demostró que la luz tiene una rapidez finita y proporcionó una estimación de esta rapidez.

d A B C Rueda Espejo dentada Figura 35.2 Método de Fizeau
d
A
B
C
Rueda
Espejo
dentada
Figura 35.2
Método de Fizeau

para medir la rapidez de la luz mediante una rueda dentada giratoria. Se considera que la fuente de luz está en la posición de la rueda; por lo tanto, la distancia d es conocida.

Método de Fizeau

El primer método exitoso para medir la rapidez de la luz por medio de técnicas puramente terrestres fue perfeccionado en 1849 por el físico francés Armand H. L. Fizeau (1819- 1896). La figura 35.2 representa un diagrama simplificado del aparato de Fizeau. El pro-

cedimiento básico es medir el intervalo de tiempo total durante el cual la luz viaja desde cierto punto hacia a un espejo distante y de regreso. Si d es la distancia entre la fuente de

luz (considerada en la posición de la rueda) y el espejo, y si el intervalo de tiempo para

un viaje redondo es t, la rapidez de la luz es c 2d/ t.

Para medir el tiempo de tránsito, Fizeau utilizó una rueda dentada giratoria, que con-

vierte un haz continuo de luz en una serie de pulsos luminosos. La rotación de esta rueda controla lo que ve un observador en la fuente de luz. Por ejemplo, si el pulso que viaja hacia el espejo y pasa por la abertura en el punto A de la figura 35.2 regresa a la rueda en el instante en que el diente B ha girado a su posición para cubrir la trayectoria de retorno, el pulso no llegaría al observador. Con mayor rapidez de rotación, la abertura en el punto C podría moverse a su posición para permitir que el pulso reflejado llegue al observador. Al conocer la distancia d, el número de dientes de la rueda y la rapidez angular de ésta, Fizeau llegó a un valor de 3.1 10 8 m/s. Mediciones similares hechas por otros investi- gadores dieron valores más precisos para c, que llevó al valor actualmente aceptado de 2.997 9 10 8 m/s.

EJEMPLO 35.1

Medición de la rapidez de la luz con la rueda de Fizeau

Suponga que la rueda de Fizeau tiene 360 dientes y da vueltas a 27.5 rev/s cuando un pulso de luz que pasa a través de

la abertura A en la figura 35.2 es bloqueado por el diente B a su regreso. Si la distancia al espejo es de 7500 m, ¿cuál es la

rapidez de la luz?

SOLUCIÓN

Conceptualizar Imagine un pulso de luz que pasa a través de la abertura A en la figura 35.2 y se refleja desde el espejo. Para cuando el pulso llega de regreso a la rueda, el diente B ha girado a la posición anteriormente ocupada por la abertura A.

Categorizar

bajo rapidez constante.

Modele la rueda como un objeto rígido bajo rapidez angular constante y al pulso de luz como una partícula

Analizar La rueda tiene 360 dientes, así que debe tener 360 aberturas. Por lo tanto, porque la luz pasa a través de la abertu-

A pero es bloqueada por el diente inmediatamente adyacente a A, la rueda debe dar vuelta a través de una desplazamiento angular de 720 rev en el intervalo de tiempo durante el cual el pulso de luz hace su viaje redondo.

ra

1

Use el modelo de objeto rígido bajo rapidez angular

constante para encontrar el intervalo de tiempo para

el viaje redondo del pulso:

A partir del modelo de partícula bajo rapidez constan-

te, encuentre la rapidez del pulso de luz:

c

1 ¢u rev 720 ¢t 5.05 10 5 s v 27.5 rev>s 2d 2 17500
1
¢u
rev
720
¢t
5.05
10
5 s
v 27.5 rev>s
2d
2 17500 m 2
2.97 10 8 m>s
¢t
5.05 10
5 s

Finalizar

Este resultado está muy cerca del valor real de la rapidez de la luz.

CAPÍTULO 26 Propiedades de la luz
CAPÍTULO
26
Propiedades
de la luz

Roy Unruh demuestra la conversión de la energía luminosa en energía eléctrica, con modelos de vehículos impulsados por energía solar.

La luz es lo único que vemos. El sonido es lo único que escu- chamos.
La luz es lo único
que vemos. El sonido
es lo único que escu-
chamos.
¡EUREKA!

L a luz es lo único que realmente podemos ver. Pero, ¿qué es la luz? Sabemos que durante el día, la fuente principal de luz es el Sol, y la fuente secundaria es la

claridad del cielo. Hay otras fuentes muy frecuentes, como el fuego, los filamentos incandescentes de las bombillas eléctricas y el gas resplandeciente en los tubos fluo- rescentes. La luz se origina en el movimiento acelerado de los electrones. Es un fenó- meno electromagnético, y es sólo una parte diminuta de un todo mucho mayor: una amplia gama de ondas electromagnéticas llamada espectro electromagnético. Comenzare- mos a estudiar la luz investigando sus propiedades electromagnéticas. En el siguiente capítulo estudiaremos su apariencia: el color. En el capítulo 28 veremos cómo se com- porta, es decir, cómo refleja y refracta. Después, en el capítulo 29, aprenderemos la naturaleza ondulatoria de la luz; y en los capítulos 30 y 31 examinaremos su naturaleza cuántica.

Ondas electromagnéticas

FIGURA 26.1 Agita un objeto cargado eléctricamente y producirás una onda electromagnética.
FIGURA 26.1
Agita un objeto cargado
eléctricamente y producirás
una onda electromagnética.

496

Agita el extremo de una vara dentro de agua en reposo, y producirás ondas en su

superficie. Asimismo, si agitas una vara con carga a uno y otro lados dentro de

un espacio vacío, producirás ondas electromagnéticas en el espacio. Esto se debe a

que la carga en movimiento en realidad es una corriente eléctrica. ¿Qué rodea a una corriente eléctrica? La respuesta es un campo magnético. ¿Qué rodea a una corrien- te eléctrica que cambia? La respuesta es un campo magnético que cambia. Recuerda que, en el capítulo anterior, un campo magnético que cambia genera un campo eléctrico; es la inducción electromagnética. Si el campo magnético oscila, el campo eléctrico que genera también oscila. ¿Y qué hace un campo eléctrico que oscila? Según la contraparte de Maxwell a la ley de Faraday de la inducción elec- tromagnética, induce un campo magnético que oscila. Los campos eléctrico y magnético que vibran se regeneran entre sí y forman una onda electromagnética, que emana (se aleja) de la carga vibratoria. Sucede que sólo tiene una rapidez, con la cual los campos eléctrico y magnético conservan un equilibrio perfecto, refor- zándose entre sí mientras llevan energía por el espacio. Veamos por qué sucede así.

FIGURA 26.2 Figura interactiva
FIGURA 26.2
Figura interactiva

Los campos eléctrico y magnético de una onda electromagnética son perpendiculares entre sí y a la dirección del movimiento de la onda. (Véase la sección a color al final del libro.)

de la onda. (Véase la sección a color al final del libro.) James Clerk Maxwell (1831–1879)

James Clerk Maxwell

(1831–1879)

Capítulo 26 Propiedades de la luz 497 Campo eléctrico Campo magnético Dirección de avance de
Capítulo 26 Propiedades de la luz
497
Campo
eléctrico
Campo magnético
Dirección de
avance de la onda

Velocidad de una onda electromagnética

Cuando una nave espacial viaja puede aumentar o reducir su rapidez, aun cuando los motores estén apagados, porque la gravedad la puede acelerar hacia adelante

o hacia atrás. Pero una onda electromagnética que viaja por el espacio nunca

cambia su rapidez. No es que la gravedad no actúe sobre la luz; de hecho sí actúa. La gravedad puede cambiar la frecuencia de la luz, o desviarla; pero no puede

cambiar su rapidez. ¿Qué es lo que mantiene a la luz moviéndose siempre con

la misma rapidez invariable en el espacio vacío? La respuesta tiene que ver con la

inducción electromagnética y la conservación de la energía. Si la luz fuera más despacio cada vez, su campo eléctrico cambiante genera- ría un campo magnético más débil, que a la vez generaría un campo eléctrico más

débil, y así sucesivamente, hasta que la onda se extinguiera. No se transferiría energía de un lugar a otro. En consecuencia, la luz no se puede desacelerar. Si la luz incrementara su rapidez, el campo eléctrico cambiante generaría un campo magnético más intenso que, a la vez, generaría un campo eléctrico más fuerte, y así sucesivamente, alcanzando una intensidad de campo cada vez mayor y también una energía cada vez mayor: es una clara imposibilidad con respecto a

la conservación de la energía. Sólo hay una rapidez en la que la inducción mutua

continúa en forma indefinida, con la que no se pierde ni se gana energía. A par- tir de sus ecuaciones de la inducción electromagnética, James Clerk Maxwell calculó que el valor de esta rapidez crítica es 300,000 kilómetros por segundo. En sus cálculos sólo usó las constantes de su ecuación, que se determinaban con experimentos sencillos de laboratorio usando campos eléctricos y magnéticos. No usó la rapidez de la luz. ¡Encontró la rapidez de la luz! Maxwell inmediatamente se dio cuenta de que había descubierto la solución de uno de los grandes misterios del Universo: la naturaleza de la luz. Descubrió que la luz visible tan sólo es radiación electromagnética dentro de determinado intervalo de frecuencias: de 4.3 10 14 a 7 10 14 vibraciones por segundo. Esas ondas activan las “antenas eléctricas” en la retina. Las ondas de menor frecuen- cia se ven rojas; y las de alta frecuencia, violetas. 1 Al mismo tiempo, Maxwell se dio cuenta de que la radiación electromagnética de cualquier frecuencia se pro- paga con la misma rapidez que la de la luz visible.

1 Se acostumbra a describir el sonido y la radio por la frecuencia, y a la luz por la longitud de onda. Sin embargo, en este libro conservaremos el único concepto de frecuencia para describir la luz.

498 Parte seis Luz
498 Parte seis Luz

La luz es energía transportada por una onda electromagnética que emiten electrones en vibración.

¡EUREKA!
¡EUREKA!
En el espacio vacío, hay luz, pero no soni- do. En el aire, la luz
En el espacio vacío,
hay luz, pero no soni-
do. En el aire, la luz
viaja un millón de
veces más rápido que
el sonido.
¡EUREKA!
FIGURA 26.3
Figura interactiva

El espectro electromagnético es un intervalo continuo de ondas, que va desde las ondas de radio hasta los rayos gamma. Los nombres descriptivos de sus partes sólo son una clasificación histórica, porque todas las ondas tienen la misma naturaleza; difieren principalmente en

la frecuencia y la longitud

de onda. Todas se propagan

a la misma rapidez

EXAMÍNATE

EXAMÍNATE

¿La rapidez invariable de las ondas electromagnéticas en el vacío es una consecuencia notable de algún principio básico de la física?

El espectro electromagnético

En el vacío, las ondas electromagnéticas se mueven a la misma rapidez, y difieren entre sí por la frecuencia. La clasificación de las ondas electromagnéticas por su frecuencia es el espectro electromagnético (figura 26.3). Se han detectado ondas electromagnéticas de frecuencia tan baja como 0.01 hertz (Hz). Las ondas elec- tromagnéticas de varios miles de hertz (kHz) se consideran ondas de radio de muy baja frecuencia. Un millón de hertz (MHz) está a la mitad del cuadrante de un radio de AM. La banda de TV, de ondas de muy alta frecuencia (VHF) comienza en unos 50 MHz; en tanto que las ondas de radio de FM van de 88 a 108 MHz. Después vienen las frecuencias ultra-altas (UHF), seguidas de las microondas, más allá de las cuales están las ondas infrarrojas, que a menudo se llaman “ondas caloríficas”. Todavía más adelante está la luz visible, que forma menos de la millonésima parte del 1% del espectro electromagnético medido. La luz de fre- cuencia mínima que podemos ver es la roja. Las frecuencias máximas de la luz visible tienen casi el doble de la frecuencia del rojo y son violetas. Las frecuencias todavía mayores son del ultravioleta. Esas ondas de mayor frecuencia son las que causan quemaduras al asolearse. Las frecuencias mayores que el ultravioleta se extienden hasta las regiones de los rayos X y los rayos gamma. No hay límites definidos entre las regiones, que en realidad se traslapan entre sí. Sólo para cla- sificarlo, el espectro se divide en esas regiones. Los conceptos y las relaciones que describimos antes al estudiar el movi- miento ondulatorio (capítulo 18) también se aplican aquí. Recuerda que la fre- cuencia de una onda es igual a la frecuencia de la fuente vibratoria. Aquí sucede lo mismo: la frecuencia de una onda electromagnética, al vibrar y propagarse por

Luz

visible Rayos X Infrarrojo Ondas de radio Microondas Rayos gama Ultravioleta 10 4 10 6
visible
Rayos X
Infrarrojo
Ondas de radio
Microondas
Rayos gama
Ultravioleta
10 4
10 6
10 8
10 10
10 12
10 14
10 16
10 18
1 millón
1,000 millones
1 billón
100 billones
1 millón

de billones

COMPRUEBA

TU

RESPUESTA

COMPRUEBA TU RESPUESTA

El principio básico que hace que la luz y todas las demás radiaciones electromagnéticas se propaguen a una rapidez fija es la conservación de la energía.

Roja Verde Violeta FIGURA 26.4 Figura interactiva Longitudes de onda relativas de la luz roja,

Roja

Verde Violeta FIGURA 26.4 Figura interactiva
Verde
Violeta
FIGURA 26.4
Figura interactiva

Longitudes de onda relativas de la luz roja, verde y violeta. La luz violeta tiene casi el doble de frecuencia que la luz roja, y la mitad de su longi- tud de onda. (Véase la sección a color al final del libro.)

Antes de la llegada de los hornos de microondas, existían los infrarrojos, a los que
Antes de la llegada
de los hornos de
microondas, existían
los infrarrojos, a los
que simplemente se
llamaba “hornos”.
¡EUREKA!

Capítulo 26 Propiedades de la luz

499

el espacio, es idéntica a la frecuencia de la carga oscilatoria que la generó. 2 Las diversas frecuencias corresponden a diversas longitudes de onda: las ondas de baja frecuencia tienen grandes longitudes de onda, y las ondas de alta frecuencia tienen longitudes de ondas cortas. Por ejemplo, como la rapidez de la onda es 300,000 kilómetros por segundo, una carga eléctrica que oscile una vez por segundo (1 hertz) producirá una longitud de onda de 300,000 kilómetros. Eso se debe a que sólo se generó una longitud de onda en 1 segundo. Si la frecuencia de oscilación fuera 10 hertz, se formarían 10 ondas en 1 segundo, y la longitud de onda correspondiente sería de 30,000 kilómetros. Una frecuencia de 10,000 hertz pro- duciría una longitud de onda de 30 kilómetros. Así, cuanto mayor sea la fre- cuencia de la carga vibratoria, su radiación tendrá menor longitud de onda. 3 Tendemos a pensar que el espacio está “vacío”, pero sólo porque no pode- mos ver las figuras de las ondas electromagnéticas que atraviesan cada parte de nuestro alrededor. Naturalmente que vemos algunas de ellas en forma de luz. Esas ondas sólo forman una microporción del espectro electromagnético. No per- cibimos las ondas de radio, que nos abarcan en todo momento. Los electrones libres de todo trozo de metal en la superficie terrestre danzan continuamente al ritmo de esas ondas. Se agitan al unísono, y los electrones son impulsados hacia arriba y hacia abajo, en las antenas transmisoras de radio y de televisión. Un receptor de radio o de televisión es tan sólo un aparato que clasifica y amplifica estas diminutas corrientes. Hay radiación por doquier. Nuestra primera impresión del Universo es de materia y de vacío, pero el Universo es en realidad un denso mar de radiación, donde están suspendidos algunos concentrados ocasionales.

EXAMÍNATE

EXAMÍNATE

¿Es correcto decir que una onda de radio es una onda luminosa de baja frecuencia? ¿Una onda de radio es también una onda sonora?

Materiales transparentes

Luz y materiales transparentes
Luz y materiales
transparentes

La luz es una onda electromagnética portadora de energía, que emana de los elec- trones vibratorios en los átomos. Cuando se transmite la luz a través de la mate- ria, algunos de los electrones en ella son forzados a vibrar. De esta manera, las

COMPRUEBA

TUS

RESPUESTAS

COMPRUEBA TUS RESPUESTAS

Tanto la de radio como la luminosa son ondas electromagnéticas que se originan en las vibraciones de los electrones. Las ondas de radio tienen menores frecuencias que las ondas luminosas, por lo que una onda de radio puede considerarse como una onda de luz de baja frecuencia (y una onda luminosa como una onda de radio de alta frecuen- cia). Pero una onda sonora es una vibración mecánica de la materia, y no es electro- magnética. Una onda sonora es básicamente distinta de una onda electromagnética. Por consiguiente, una onda de radio definitivamente no es una onda sonora.

2 Es una regla de la física clásica, válida cuando las cargas oscilan distancias grandes en comparación con el tamaño de un átomo (por ejemplo, en una antena de radio). En la física cuántica se permiten excepciones. La radiación emitida por un solo átomo o molécula puede ser de frecuencia distinta a la de la carga oscilatoria dentro del átomo o molécula.

3 La relación es c f λ, donde c es la rapidez (constante) de la onda, f es la frecuencia y λ es la longitud de onda.