Vous êtes sur la page 1sur 50

Sistema

Circulatorio
Humano
Introducción
El Sistema Circulatorio (también llamado aparato circulatorio) es el sistema de transporte interno del organismo.
Su objetivo es llevar elementos nutritivos, defensivos y oxígeno a todos los tejidos del organismo, eliminar los
productos finales del metabolismo (desechos, dióxido de carbono) y llevar las hormonas desde las
correspondientes glándulas endocrinas a los órganos sobre los cuales actúan. Durante este proceso, regula la
temperatura del cuerpo, debido a que transporta el calor generado en los músculos.
El Sistema Circulatorio está compuesto por:
1. Un corazón
2. Vasos Sanguíneos (Venas, Arterias, Capilares)
3. Sangre
4. Vasos Linfáticos
5. Linfa
El Corazón
El Corazón
El Corazón es un órgano muscular hueco que recibe sangre de las venas y la impulsa hacia las arterias. Tiene el
tamaño y volumen de un puño y está situado en el tórax, entre los dos pulmones y ligeramente desplazado a la
izquierda, por delante del esófago y apoyado sobre el diafragma.
Las paredes de tejido muscular son reforzadas por bandas de tejido conectivo y todo el órgano está recubierto por
tejido conectivo llamado pericardio, saco de pared doble con una capa que envuelve, además, al esternón, el
diafragma, y las membranas del tórax. Tanto el corazón como todos los vasos están revestidos por una capa de
células aplanadas llamada endotelio que evita que la sangre se coagule.
El Corazón

En su parte interna está dividido en cuatro cavidades:


dos aurículas y dos ventrículos (izquierdos y derechos) y
la sangre pasa de la aurícula al ventrículo. Por su función
de bombeo el corazón está provisto de válvulas (en la
conexión aurícula - ventrículo) que al cerrar
herméticamente evitan el retroceso de la sangre. La
válvula tricúspide se encuentra entre la aurícula y el
ventrículo derecho, mientras que la válvula bicúspide o
mitral se ubica entre la aurícula y ventrículo izquierdo.
Podemos encontrar a las válvulas semilunares (aórtica)
en el origen de las arterias aorta y pulmonar que parten
de los ventrículos
Del corazón salen arterias y a él llegan venas. Su función
es impulsar la sangre a todo el cuerpo, permitiendo así
que cada tejido corporal reciba la cantidad de oxígeno y
nutrientes que necesita y que elimine los desechos o
productos celulares.
Circulación de la sangre en el corazón (animación)
Válvulas Cardiacas
Circulación Coronaria
Ciclo Cardiaco
Cada latido del corazón desencadena una secuencia de eventos llamados ciclos cardiacos, que constan principalmente
de tres etapas: sístole auricular, sístole ventricular y diástole. El ciclo cardíaco hace que el corazón alterne entre una
contracción y una relajación aproximadamente 75 veces por minuto, es decir el ciclo cardíaco dura unos 0,8 segundos.
Durante la sístole auricular, las aurículas se contraen y proyectan la sangre hacia los ventrículos. Una vez que la sangre
ha sido expulsada de las aurículas, las válvulas auriculoventriculares entre las aurículas y los ventrículos se cierran.
Esto evita el reflujo de sangre hacia los atrio. El cierre de estas válvulas produce el sonido familiar del latido del
corazón.
La sístole ventricular implica la contracción de los ventrículos expulsando la sangre hacia el sistema circulatorio. Una
vez que la sangre es expulsada, las dos válvulas sigmoideas, la válvula pulmonar en la derecha y la válvula aórtica en la
izquierda, se cierran.
Por último la diástole es la relajación de todas las partes del corazón para permitir la llegada de nueva sangre.
Este movimiento se produce unas 70 veces por minuto.
La expulsión rítmica de la sangre provoca el pulso que se puede palpar en las arterias radiales, carótidas, femorales, etc.

Diástole Ciclo Cardiaco Sístole Ventricular


Automatismo Cardíaco

Un sistema de conducción eléctrico


único en el corazón provoca los latidos
con su ritmo regular. El nodo sino
auricular (SA), una pequeña zona de
tejido en la pared de la aurícula
derecha, envía una señal eléctrica para
comenzar la contracción del músculo
cardíaco. Este nodo se denomina
"marcapasos del corazón", porque fija
la velocidad del latido y hace que el
resto del corazón se contraiga a su
ritmo. Estos impulsos eléctricos hacen
contraer primero a las aurículas y
después se trasladan hacia abajo en
dirección al nodo auriculoventricular
(AV), que actúa como una estación de
relevo. Desde allí, la señal eléctrica viaja
a través de los ventrículos derecho e
izquierdo, haciéndolos contraer y
expulsando la sangre hacia el interior de
las arterias principales.
Automatismo Cardiaco
Los Vasos
Sanguíneos
Red de Vasos Sanguíneos y Corazón
Vasos Sanguíneos: Venas
Una Vena es un vaso sanguíneo que transporta sangre
desoxigenada desde los capilares hasta el corazón. Las
venas se localizan más superficialmente que las
arterias, prácticamente por debajo de la piel en las
venas superficiales. Al igual que las arterias, sus
paredes están formadas por tres capas pero son de
menor espesor, sobre todo al disminuir la capa del
medio. Las venas tienen válvulas que hacen que la
sangre fluya desde la periferia hacia el corazón o sea
que llevan la circulación centrípeta
Existen tres sistemas en los que se agrupan las venas:
Venas del sistema general: Por las venas de la
circulación sistémica o general circula la sangre pobre
en oxígeno desde los capilares o microcirculación
sanguínea de los tejidos a la parte derecha del corazón.
Las venas de la circulación sistémica también poseen
unas válvulas, llamadas válvulas semilunares que
impiden el retorno de la sangre hacia los capilares.
Venas del sistema pulmonar: Por las venas de la
circulación pulmonar circula la sangre oxigenada en
los pulmones hacia la parte izquierda del corazón.
Venas del sistema portal: Las venas portales reciben
sangre procedente de las venas esplénica, mesentérica
superior, cística, gástrica y pilórica, entran en el hígado
y se ramifican en pequeños capilares que atraviesan
todo este órgano.
Vasos Sanguíneos: Arterias

Las Arterias son vasos tubulares que conducen la


sangre desde el corazón hacia los tejidos del
organismo.
Su función es llevar la sangre desde el corazón hasta
los tejidos. Están formada por tres capas, una capa
media de fibras musculares lisas rodeada de dos capas
de tejido conectivo; por dentro de ella se encuentra una
capa muy delgada de células que constituyen el
endotelio.
Hay dos arterias con comunicación directa con el
corazón: la aorta, que lleva la sangre oxigenada desde
el ventrículo izquierdo a todo el organismo, y la
arteria pulmonar, que conduce la sangre desde el
ventrículo derecho a los pulmones. Las ramas
arteriales más pequeñas se comunican con las venas a
través de los capilares. Las arterias suelen recibir el
nombre de la zona del cuerpo donde se localizan, como
la arteria humeral (húmero), o braquial (brazo) o la
metacarpiana (muñeca), o del órgano que irrigan,
como la arteria hepática (hígado) o la arteria ovárica
(ovario). Las arterias se dilatan y después se contraen
con cada latido del corazón, un movimiento rítmico
perceptible, el pulso.
Vasos Sanguíneos: Capilares
Los Capilares (figura de la izquierda) son diminutos vasos sanguíneos que constituyen la conexión entre las arterias
y las venas. Estos vasos son muy finos, tienen un diámetro que varía entre unos 0,0127 Mm. y 0,2032 Mm., son muy
numerosos y están repartidos por todo el cuerpo. Las paredes de los capilares son extremadamente delgadas y muy
permeables; a través de ellas se produce el intercambio constante entre sustancias que están en la sangre y los
productos de desecho presentes en el exterior, en los tejidos corporales y en la linfa. Esta característica facilita los
procesos de nutrición y excreción, y permite el intercambio de oxígeno y dióxido de carbono. Los capilares linfáticos
colaboran con los capilares sanguíneos en este proceso.
Sus paredes se componen de una sola capa celular, el endotelio, que se continúa con el mismo tejido de las venas y
arterias en sus extremos. La sangre no se pone en contacto directo con las células del organismo, sino que éstas son
rodeadas por un líquido intersticial que las baña; las sustancias se difunden desde la sangre por la pared de un
capilar y atraviesan el espacio ocupado por líquido intersticial para llegar a las células. Las arterias antes de
transformarse en capilares son un poco más pequeñas y se llaman arteriolas y cuando el capilar pasa a ser vena
nuevamente hay un paso intermedio en el que son venas más pequeñas llamadas vénulas (figura de la derecha).
Circuitos Mayor y Menor

El aparato circulatorio está conformado por el corazón


y los vasos sanguíneos, incluyendo las arterias, las
venas y los capilares. Nuestro cuerpo, en realidad, tiene
dos aparatos circulatorios: la circulación pulmonar es
un circuito breve que va del corazón a los pulmones y
de regreso al corazón y recibe el nombre de Circuito
Menor, y la circulación sistémica que envía sangre
desde el corazón a todas las partes de nuestro cuerpo y
después vuelve a traerla al corazón y recibe el nombre
de Circuito Mayor. El circuito mayor comienza en el
ventrículo izquierdo, sigue por la arteria aorta y a
través de sus ramificaciones llegará a los capilares de
todo el cuerpo. Este circuito retorna por las venas que
drenan finalmente a las venas cavas, superior e
inferior, finalizando el circuito en la aurícula derecha.
El circuito menor, comienza en el ventrículo derecho,
sale a través del tronco pulmonar sigue por las arterias
pulmonares derecha e izquierda, capilarizándose en los
pulmones. Este circuito retorna por las vénulas que
convergen para formar las cuatro venas pulmonares,
dos del pulmón derecho y dos del izquierdo, las que
drenan en la aurícula izquierda.
Sentido de la circulación (animación)

La sangre que procede de la circulación de todo el cuerpo, entra


en la aurícula derecha a través de las venas cava superior e
inferior. Por la superior ingresa la sangre que procede de la
cabeza y los brazos y por la cava inferior la sangre que proviene
de la parte inferior y las piernas. Esta sangre está desoxigenada
pues ha dejado todo su oxígeno y nutrientes en el organismo.
Ingresa por la aurícula derecha, entra en el ventrículo derecho
atravesando la válvula tricúspide y se conduce a los pulmones
por la arteria pulmonar, pasando luego por la válvula pulmonar.
Esta arteria es la única que lleva en su interior sangre venosa. La
arteria pulmonar conduce la sangre a los pulmones en sus
ramificaciones izquierda y derecha. La sangre desoxigenada
vuelve a oxigenarse en los pulmones (intercambio gaseoso o
Hematosis; cambia el anhídrido carbónico por oxígeno,
enriqueciéndose), luego regresa por las cuatro venas pulmonares
(dos izquierdas y dos derechas) recién oxigenada desde los
pulmones a la aurícula izquierda. Estas son las únicas venas del
organismo que transportan sangre con oxígeno y nutrientes.
Ingresan al ventrículo izquierdo pasando por la válvula mitral y
se dirige a la arteria aorta atravesando la válvula aórtica. La
arteria aorta enriquecerá con la sangre oxigenada a todos los
órganos y tejidos del cuerpo humano.
Modelo Simplificado de la Circulación Mayor y Menor en
Humanos
Vasos Linfáticos
Los vasos linfáticos representan la vía de retorno del líquido
intersticial (líquido que se encuentra en el espacio que hay entre las
células) al sistema circulatorio. A lo largo del recorrido de los vasos
linfáticos se encuentran los ganglios linfáticos, órganos con forma de
riñón que contienen grandes cantidades de leucocitos incluidos en una
red de tejido conectivo. Toda la linfa que circula por los vasos
linfáticos hacia el torrente sanguíneo debe atravesar varios de estos
ganglios, que filtran los materiales tóxicos e infecciosos y los
destruyen. Los ganglios funcionan como centro de producción de
macrófagos, que ingieren bacterias y demás sustancias.
Durante el transcurso de cualquier infección, los ganglios aumentan
de tamaño debido a la gran cantidad de macrófagos que forman; estos
ganglios suelen estar, durante el proceso infeccioso, inflamados y son
dolorosos.
Los vasos linfáticos forman una red de conductos que se inician en el
espacio intersticial y que en el torrente circulatorio sanguíneo a nivel
de la base del cuello, en el ángulo formado por las venas yugular
interna y subclavia.

Derecha: Sistema linfático


mostrando los vasos los
ganglios y los órganos.
Izquierda: ganglio linfático
en corte
Sangre

La Sangre es un tejido constituido por células


(eritrocitos, leucocitos y plaquetas) y sustancia
intercelular líquida (plasma). Mantiene su fluidez
mientras circula por vasos que conserven la integridad
de sus paredes. Al lesionarse esos vasos, coagula
rápidamente. El volumen de sangre total de un adulto de
70 Kg. de peso es de aproximadamente 5,5 litros. Está
compuesto por:
Plasma sanguíneo: es un líquido amarillento compuesto
por agua, iones, glucosa, aminoácidos, proteínas, lípidos,
hormonas, vitaminas, etc. Por el plasma sanguíneo se
transporta gran cantidad de sustancias que son usadas a
distancia por todos los tejidos corporales (hormonas,
aminoácidos, etc.).
Eritrocitos o Glóbulos rojos
Leucocito o Glóbulo blanco
Plaquetas
La sangre se forma normalmente en un tejido conectivo
especializado denominado hemopoyético ubicado en la
médula ósea roja dentro de los espacios de los huesos
largos jóvenes en la cavidad medular y en el hueso
esponjoso.
Composición de la Sangre
Eritrocitos o Glóbulos Rojos
Los glóbulos rojos, también denominados eritrocitos o hematíes, se encargan de la distribución del oxígeno
molecular (O2). Tienen forma de disco bicóncavo y son tan pequeños que en cada milímetro cúbico hay cuatro a
cinco millones. Su citoplasma carece de organelas y ribosomas que desaparecen junto con el núcleo en la célula
precursora antes de ser lanzados a la circulación desde su sitio de origen. Contiene hemoglobina, proteína rica en
hierro que le permite combinarse con oxígeno y transportarlo al resto de las células del organismo o con dióxido
de carbono (CO2), lo que permite su eliminación. Su membrana plasmática permite el pasaje de O2 y CO2.
Eritrocito y Hemoglobina

Estructura química de la hemoglobina y el grupo hemo con su ion Fe en el centro.


La hemoglobina es una heteroproteína de la sangre, de peso molecular 68.000, de color rojo característico, que
transporta el oxígeno desde los órganos respiratorios hasta los tejidos, en mamíferos y otros animales. La forman
cuatro cadenas polipeptídicas (globina) a cada una de las cuales se une un grupo hemo, cuyo átomo de hierro es
capaz de unirse de forma reversible al oxígeno. La hemoglobina se encuentra en el interior de los glóbulos rojos.
Hematosis

Se llama Hematosis al mecanismo de intercambio de gases respiratorios entre la sangre y los alvéolos pulmonares.
Este intercambio se realiza debido a la diferente concentración de gases que hay entre el exterior y el interior de los
alvéolos pulmonares; por ello, el O2 pasa al interior de los alvéolos y el CO2 pasa a los conductos respiratorios.
Cuando la sangre llega a los pulmones tiene un alto contenido en CO2 y muy escaso en O2. El
O2 pasa por difusión a través de las paredes alveolares y capilares a la sangre. Allí es transportada por la
hemoglobina que la llevará a todas las células del cuerpo donde por el mismo proceso de difusión pasará al interior
para su posterior uso.
El mecanismo de intercambio de CO2 es semejante, pero en sentido contrario, pasando el CO2 a los alvéolos.
El CO2 se transporta disuelto en el plasma sanguíneo y en los glóbulos rojos.
Relación Entre Sistema Circulatorio y Respiratorio
Leucocitos o Glóbulos Blancos
Los Leucocitos o Glóbulo Blancos normalmente se encuentran de 5000 a 10000 por /mm3 en el adulto. Pueden
desplazarse y hasta deslizarse a través de los vasos sanguíneos para penetrar en los tejidos corporales y cumplir
funciones de protección del organismo (eliminar bacterias, por ejemplo). Se dividen en dos grandes grupos, de
acuerdo con la presencia o ausencia de gránulos: granulocitos o agranulocitos.
a) Los granulocitos comprenden los siguientes tipos celulares:
Neutrófilos: su función es dirigirse a áreas del organismo infectadas y fagocitar el material nocivo para el
organismo.
Eosinófilos: concurren hacia las áreas en que se acumulan complejos antígeno-anticuerpo, a los que fagocitan y
neutralizan, disminuyendo la intensidad de las reacciones alérgicas.
Basófilos: fija anticuerpos sobre su membrana plasmática. Cuando penetra en el organismo un antígeno específico,
se forma el complejo antígeno-anticuerpo sobre su superficie y la célula puede destruirse.
b) los agranulocitos se agrupan en dos tipos:
Linfocitos: sintetizan anticuerpos e intervienen en los procesos inmunológicos.
Monocitos: migran al tejido conectivo en donde eliminan bacterias, hongos, virus, etc.
Linfocitos B: representan cerca del 5-15% de todos los linfocitos circulantes.
En el feto, se producen en el hígado y después en la médula ósea. Se distribuyen
en los tejidos linfoides secundarios y responden a los estímulos antigénicos
dividiéndose y diferenciándose a células plasmáticas, liberadoras de anticuerpos
(inmunoglobulinas), gracias a la acción de citocinas secretadas por las células
T.

Linfocitos T: se desarrollan en el timo a partir de células madre linfocíticas de la


médula ósea de origen embrionario. Después expresan receptores antigénicos
específicos y se diferencian en dos subgrupos. Uno expresa el marcador CD4 y el
otro el CD8. A su vez, constituyen diferentes poblaciones que son: los linfocitos T
helper (auxiliadores), los citotóxicos y los supresores. Sus funciones son: 1)
ayudar a las células B a producir anticuerpos; 2) reconocer y destruir a los
patógenos; y 3) controlar el nivel y la calidad de la respuesta inmunológica.

Mastocitos: se asocian con las células epiteliales de la mucosa, donde su


proliferación depende de las Células T y con el tejido conectivo donde son T-
independientes. Contienen gránulos ricos en mediadores inflamatorios, como la
histamina y ante la estimulación también liberan prostaglandinas y leucotrienos.
Su función es relacionar la respuesta inmunológica y las reacciones inflamatorias,
sobre todo en el caso de la infección por parásitos, pero también participan en las
reacciones de hipersensibilidad.
Eosinófilos: constituyen del 2-5% de los leucocitos circulantes en los
individuos no alérgicos. Se clasifican como granulocitos debido al núcleo
bilobulado y sus abundantes gránulos de una proteína básica, capaz de
dañar a numerosos patógenos, particularmente parásitos. También
contienen histaminasa y aril-sulfatasa que controlan las reacciones alérgicas
e inflamatorias, respectivamente. Son atraídos por productos liberados por
las Células T, los mastocitos y los basófilos.

Basófilos: constituyen menos del 0.5% de todos los leucocitos de la sangre.


Median las reacciones inflamatorias y se parecen funcionalmente a los
mastocitos, si bien se diferencian estructuralmente por la presencia de una
abundante cantidad de gránulos citoplasmáticos de color azul violáceo
oscuro

Células presentadoras de antígenos: constituyen un grupo de células,


definido desde el punto de vista estructural, capaz de fagocitar a los
antígenos y presentarlos a los linfocitos en una forma en la que ellos los
pueden reconocer. Sobre todo se encuentran en la piel, los nódulos linfáticos,
el bazo y el timo. Su arquetipo son las células de Langerhan de la piel. Son
ricos en antígenos de histocompatibilidad de clase V
Macrófagos: se trata de células de gran tamaño con función fagocítica, presente
en la mayoría de los tejidos y cavidades. Algunos permanecen en los tejidos
durante años y otros circulan por los tejidos linfoides secundarios. También
pueden actuar como células presentadoras de antígenos.

Neutrófilos: son los leucocitos más abundantes (>70%). Su tamaño es de 10-20m


de diámetro y se clasifican como granulocitos debido a sus gránulos
citoplasmáticos de lisosomas y de lactoferrina. Pasan menos de 48 horas en la
circulación antes de migrar a los tejidos, debido a la influencia de los estímulos
quimiotácticos. Es en ellos donde ejercen su acción fagocítica y eventualmente
mueren.

Monocitos: células circulares que se originan en la médula ósea y constituyen


cerca del 5% del total de leucocitos de la sangre, donde permanencen sólo unos
tres días. Después atraviesan las paredes de las vénulas y capilares donde la
circulación es lenta. Una vez en los órganos, se transforman en macrófagos, lo
que se refleja en el aumento de su capacidad fagocítica, de la síntesis de
proteínas, el número de lisosomas y la cantidad de aparato de Golgi,
microtúbulos y microfilamentos. Estos últimos se relacionan con la formación de
pseudópodos, responsables del movimiento de los macrófagos.
Trombocitos o Plaquetas
Las Plaquetas o Trombocitos son masas citoplasmáticas sin núcleo, de forma esférica u ovoide. Intervienen en la
coagulación sanguínea y además son importantes en la respuesta inmunológica a la inflamación. Después de un
daño al endotelio (tejido de revestimiento de los vasos sanguíneos), se adhieren y agregan en su superficie y liberan
sustancias, capaces de aumentar la permeabilidad y factores responsables de activar al sistema complemento para
atraer leucocitos
Coagulación Sanguínea
El proceso de coagulación se inicia inmediatamente después de una herida, cuando las plaquetas (trombocitos)
liberadas se pegan a los bordes de la herida. Las siguientes se adhieren a su vez y así se forma un tapón sanguíneo,
que toma su rigidez a partir de la formación de unos “hilos” de fibrina, una proteína de coagulación.
Para que los hilos de fibrina se puedan formar, son necesarios una serie de iones y factores, llamados factores de
coagulación. Todos unidos actúan sobre la enzima tromboquinasa, que transforma la protrombina en la enzima
trombina. La trombina puede finalmente formar los hilos de fibrina a partir del fibrinógeno.
Cerca de 10 minutos después de la herida se abren de nuevo los vasos sanguíneos y en caso de heridas pequeñas, ya
para entonces se ha formado el tapón sanguíneo que cubre la herida.
Las personas, a las que les falta alguno de los factores de coagulación tienen en comparación, una coagulación muy
lenta, de manera que el sangrado casi no puede detenerse. Esta enfermedad se llama hemofilia y es hereditaria. Esta
enfermedad se investigó y estudió en los árboles genealógicos de familias nobles europeas.
A estos pacientes se les puede inyectar el factor coagulante de que carecen, de manera que puedan vivir una vida
normal.
Tejido Hematopoyético o Hemopoyético
El tejido hematopoyético es un tipo de tejido conjuntivo especializado en la producción de las células de la sangre
mediante un proceso llamado hematopoyesis. El tejido hematopoyético junto con el tejido adiposo, son los
principales componentes tisulares de la médula ósea.
La hematopoyesis o hemopoyesis es el proceso de formación, desarrollo y maduración de los elementos celulares de
la sangre (eritrocitos, leucocitos y plaquetas) a partir de un precursor celular común e indiferenciado conocido
como célula madre hematopoyética pluripotencial, Hemocitoblasto o stem cell. Las células madre que en el adulto se
encuentran en la médula ósea son las responsables de formar todas las células y derivados celulares que circulan
por la sangre.
Las células sanguíneas son degradadas por el bazo y los macrófagos del hígado.
Muestra de sangre mostrando las diferentes células sanguíneas
Sistema ABO
El sistema AB0, fue descubierto por Karl Landsteiner en 1901 (fotografía de la izquierda), que estudió los
anticuerpos encontrados en el plasma sanguíneo, definiendo tres grupos sanguíneos A,B y 0. En el año 1907
Decastrello y Sturli definieron el cuarto grupo AB.
Los grupos sanguíneos están definidos por antígenos. Estos son las glicoproteínas de la membrana de algunos
eritrocitos en la sangre. El grupo 0 posee el antígeno H, El grupo A posee el antígeno A, el grupo B el antígeno B y
el grupo AB posee ambos. Generalmente no se menciona el antígeno del grupo 0.
El grupo AB, tiene antígenos A y B alternados a lo largo en su membrana y no posee antígenos H.
Los distintos grupos de sangre presentan anticuerpos en el plasma sanguíneo. El grupo A, tendrá anticuerpos B. El
grupo B, tendrá anticuerpos A. El grupo O, tendrá anticuerpos A y B y el grupo AB no poseerá anticuerpos
(imagen de la derecha).
Sistema AB0
En el caso de las transfusiones de sangre, si se
mezclan dos tipos de sangre de igual grupo lo Sistema AB0
más probable es que no suceda nada. En
cambio si se exponen dos tipos de sangre con Receptor Donante
grupos diferentes, pueden ocurrir diversas
O- O+ B- B+ A- A+ AB- AB+
complicaciones asociadas a una respuesta
inmune del organismo contra las
glicoproteínas de la superficie del eritrocito,
produciéndose la aglutinación del glóbulo
rojo, la cual consiste en la degradación de la AB+ X X X X X X X X
membrana, hasta transformarla en una
"grumo".
Lo que determina la compatibilidad o la X X X X
AB-
incompatibilidad de dos tipos de sangre es la
presencia de antígenos, los cuales
desencadenan una seria de reacciones entre A+ X X X X
ellas la producción de anticuerpos, por
ejemplo, si una persona del tipo A dona sangre
a una persona tipo B, los antígenos del tipo A A- X X
al ser extraños al cuerpo del receptor, X X X X
B+
posibilitaran la producción de anticuerpos
anti-A, los cuales atacaran, produciendo su
lisis y su eliminación. B- X X
Dependiendo de las concentraciones y de la
cantidad de la transfusión estas reacciones O+ X X
pueden llegar a ser casi imperceptibles,
pueden producir insuficiencia renal, o incluso
O- X
la muerte, ya que el sistema inmunológico no
es capaz de fagocitar a todos los grumos
generados por los anticuerpos.
El factor Rhesus o antígeno D fue descubierto por Landsteiner y Wiener en Factor Rh
1940. Este antígeno lo poseen en común el 82 % de los europeos y los monos
rhesus. Ellos son rh-positivos.
Quien no posee este antígeno, o sea quien es rh-negativo, no produce
automáticamente anticuerpos contra ese antígeno como en el sistema ABO.
Solamente luego de un contacto sanguíneo con el antígeno D se producen los
anticuerpos en una persona rh-negativa. Los anticuerpos son detectables luego
de unos meses después del contacto.
La producción de anticuerpos se provoca por trasfusiones sanguíneas con
diferente factor Rhesus y también en mujeres con factor Rh-negativo que dan a
luz a un segundo niño Rh-positivo. En el nacimiento de un niño no se puede
evitar que el sistema circulatorio materno entre en contacto con la sangre del
niño. Para el primer niño que nace, esto no tiene consecuencias, ya que el
sistema inmunológico de la madre producirá después los anticuerpos. Si naciera
otro niño, también Rh-positivo, entonces los anticuerpos anti-D pasarían al
Mono Macaco rhesus.
sistema circulatorio del embrión, dañando y destruyendo los glóbulos rojos.
En estos primates se
Estos niños nacen, si sobreviven, con una especie de ictericia, la eritroblastosis,
descubrió el antígeno Rh, el
y podrán sobrevivir, solamente si se les practica inmediatamente una
mismo que poseen algunos
transfusión total de sangre, con lo que se eliminaría la presencia de los
humanos
anticuerpos a los antígenos D del cuerpo del niño.
Nuevos Rh+ niños nacidos de esa madre no podrían sobrevivir, ya que la
producción de anticuerpos se estimuló por el nuevo contacto.
Para evitar esas complicaciones, se inyecta actualmente a las madres rh-
negativas, que han dado a luz a un niño rh-positivo, un suero con anticuerpos al
antígeno D, inmediatamente después del nacimiento del niño. Ellos ocupan los
antígenos en los glóbulos que han penetrado y evitan así que el sistema
inmunológico materno tenga contacto con el antígeno D y de esa manera no
produzca anticuerpos al antígeno D.
SISTEMA CIRCULATORIO
Fuentes De Información Utilizadas
Curtis, H. Biología. Editorial Panamericana. 2002
Villée, C. Biología. Editorial Interamericana. 2003
Aljanatti, Wolovelsky, Tambussi, Los Códigos de la Vida, Editorial Colihue.
L. Testut, A. Laterjet. Tratado de Anatomía Humana. Editorial Salvat. Buenos Aires,1960.
P.B. Beeson, W. McDermott. Tratado de Medicina Interna. Editorial Interamericana. Buenos Aires, 1972.
Apuntes Personales

http://www.ulb.ac.be/sciences/biodic/EPageImages.html
http://calphotos.berkeley.edu/
http://pages.unibas.ch/botimage/
http://www.ulb.ac.be/sciences/biodic/EPageImages.html
http:// www.elmundosalud.elmundo.es
http:// www.librosvivos.net
http://www.biologia.edu.ar
http://www.biocarampangue.dm.cl
http://www.biologia.arizona.edu
http:// www.telmeds.org
http://www.proyectosalonhogar.com/CuerpoHumano/Cuerpo_humano_circulatorio.htm
http://www.highered.mcgraw-hill.com
http:// www.bloodbook.com
http:// www.visibleheart.com
http:// www.pbs.org/wgbh/nova/heart/
http:// www.livefromtheheart.org/students/heart/work1.htm

Encarta 2007. Microsoft Corp